Está en la página 1de 31

Creative Commons

Licencias e influencia de nuevos modelos de negocio


en creadores, emprendedores y proveedores de
contenidos digitales.

II Curso de Experto Profesional


en Gestión y Protección de Contenidos Digitales
Programa de Posgrado, UNED
Curso 2005/2006

Sergio López Figueroa


www.sergiolopezfigueroa.com
info@sergiolopezfigueroa.com
www.bigbang-lab.com
info@bigbang-lab.com

Mayo 2006

1
Objetivos

El objetivo de este trabajo es indagar en el relativamente reciente fenómeno creative


commons desde distintos ángulos, no sólo el estrictamente legal, para lo cual me haría
falta una preparación profesional previa para hablar con cierto conocimiento. Como
compositor y emprendedor, el interés parte de una necesidad real por aplicar modelos de
negocio sostenible con principios éticos y de responsabilidad social a la empresa que
estoy formando dedicada a la creación de contenidos digitales e interactivos con fines
culturales y educativos. No pretendo llegar a conclusiones absolutas, a partir de unos
criterios predefinidos. Haría falta mucho más tiempo y documentación para profundizar y
llegar a conclusiones más definitivas. Más bien, pretendo plantear ciertas dudas,
reflexiones, y si me perdonan, añadiendo de paso alguna opinión de valor personal.

No está más lejos de mi intención, ofrecer una visión profunda del tema por todas las
connotaciones que el tema merece ya que se salen del objetivo del curso. Al ser algo tan
nuevo, no existen aún datos suficientes, especialmente con respecto al impacto
económico. A pesar de todo, en poco tiempo Creative Commons ha dejado de ser un
proyecto de un grupo de intelectuales y emprendedores para convertirse en un proceso
en vias de expansión y con bases sólidas que merece la pena ser analizado en
profundidad, porque representa una alternativa que influye en la gestión de contenidos
digitales, y no debe ser ignorado. Las licencias representan la parte instrumental y más
visible, pero lo más interesante es descubrir que iniciativas como Creative Commons se
solapan con otros proyectos que comparten una visión común sobre accesibilidad de
contenidos, modelos de reparto equitativo, y en definitiva un equilibrio entre intereses
públicos y privados, para creadores y usuarios en el entorno digital e internet.

En el contexto del curso de gestión y protección de contenidos digitales, me parece que


debería estar incluido en las próximas ediciones. Aprovecho esta circunstancia para dejar
diseminadas preguntas abiertas e incompletas que espero encuentren respuesta
individual o colectiva no en este trabajo, pero sí en un blog de futura creación que sirva
de base para futuras discusiones e intercambio de ideas.

Mi objetivo es despertar la curiosidad por creative commons, desmitificar algunos


esteriotipos bien por desconocimiento u otros motivos, sobre las licencias y continuar el
intercambio con todas aquellas personas que me han ayudado de forma directa o
indirecta en este estudio, facilitándome contactos personales e información. Este trabajo
no está dirigido a un público especializado o ya conocedor del tema. Espero no haber
sucumbido a posturas dogmáticas o puramente académicas y que la información les sea
de utilidad. Me conformo con suscitar un debate constructivo en la medida de las
circunstancias y experiencias de cada uno de vosotros.

2
Introducción

Comenzaré introduciendo el concepto de copyleft y exponer un estudio de los orígenes,


entorno cultural y social y en definitiva la filosofía detrás de Creative Commons, (CC a
partir de ahora). Entrando en el tema de las licencias se pasará a una descripción de
cada una de ellas con especial mención a su aplicación en el contexto jurÍdico español.
Ilustrarán a modo de ejemplo, algunos proyectos ya arraigados que operan en internet
bajo CC así como testimonios de sectores que públicamente han manifestado su opinión
respecto al cuestionable beneficio para los creadores. Pasaremos a mencionar algunos
ejemplos o modelos de negocios virtuales y su aplicación de licencias CC, en diversos
paises, para continuar el viaje con la descripción de otros proyectos desarrollados, o en
fase de desarrollo que están en sintonía con su visión.

Luego pasaremos al tema de la protección digital bajo DRM (Digital Rights Management)
y su relación con CC, así como estudiaremos más en detalle la reciente plataforma global
aún no implementada de DMX (Digital Management Exchange), por su visión integradora
en la relación a modelos legales P2P, su relación con Creative Commons y como
alternativa comprometida a agilizar la economía de contenidos digitales para credores,
distribuidores y usuarios. Por último las conclusiones o cuestiones pendientes quedarán
plasmadas, así como los contactos y referencias para aquellas personas que deseen
continuar la búsqueda e investigación, y poder llegar así a su propias conclusiones.

Sergio López Figueroa Las Palmas de Gran Canaria (España) 1966 Pianista y compositor de
formación clásica y especializado en composición de bandas sonoras y sound design, habiendo
estudiado en la National Film & Television School y en la Universidad de Bournemouth, en el
Reino Unido. Ha escrito música contemporánea para concierto, audiovisual, teatro, danza,
ópera y multimedia. Responsable de la introducción en el mercado español del software de
notación musical Sibelius, así como de la traducción completa al castellano.

Ha desarrollado un nuevo método interactivo de enseñanza pianística donde el alumno


participa enla creación musical, apoyado por las nuevas tecnologías. Ha fundado recientemente
la empresa BigBang lab, una productora de contenidos digitales interactivos y juegos con fines
educativos y de comunicación multimedia. El propósito es favorecer el diálogo intercultural y la
diseminación del conocimiento del patrimonio cultural, medioambiental y científico utilizando las
tecnologías de la información y comunicación y en especial los recursos y posibilidades del
sonido. A través de una relación entre contenidos virtuales y su impacto social, BigBang lab
contribuye a un desarrollo local sostenible a través de proyectos de cooperación.

info@sergiolopezfigueroa.com info@bigbang-lab.com

3
1. Copyleft y software libre: antecedentes de Creative Commons
2. Orígenes de Creative Commons
3. Creative Commons en el mundo
4. La carta Adelphi: creatividad, innovación y propiedad intelectual
5. Las licencias Creative Commons

5.1 Características comunes


5.2 Niveles de lectura
5.3 Las cuatro condiciones
5.4 Observaciones sobre las licencias
5.5 Estadísticas de licencias en uso (Mayo 2006)
5.6 Reflexiones finales sobre las licencias CC

6. Los otros proyectos, plataformas y acciones “commons”


7. SGAE y la autoproducción
8. Muestra de empresas y creadores que utilizan licencias CC

8.1 Música
8.2 Vídeo, cine y animación
8.3 Televisión online
8.4 Literatura
8.5 Prensa
8.6 Videojuegos / espacios virtuales
8.7 Fotografía

9. Modelos de negocio: P2P y DRM ¿oportunidad o amenaza?


10. Otros proyectos afines a la filosofía de Creative Commons
10.1 Redes sociales asociados a blogs: Proyecto Isla de Manolo Almeida
10.2 Descargas gratuitas como estrategia de venta: Lovereading ltd.
10.3 Una idea de cooperativa de propiedad intelectual: Ideas Bank
10.4 Sistema de distribución P2P en cadena: Fair copy

11. DMX: Digital Media Exchange


11.1 Licencias cc y DMX
11.2 DMX y P2P
12. Conclusiones
13. URLs
14. Bibliografía
15. Anexo

4
1. Copyleft y software libre: antecedentes de Creative Commons

A pesar de que no todas las licencias CC están dentro del ámbito del copyleft, me ha
parecido oportuno empezar por explicar de forma breve lo que es el copyleft y su
filosofía, con el fin de centrarnos a continuación en el tema de la cultura libre y su
influencia en la concepción del movimiento Creative Commons, que explicaremos en el
siguiente apartado.

El copyleft tiene su origen en el ámbito de programas informáticos cuando


Richard Stallman creó su propia licencia de copyright dentro del marco legal
existente, y otorga el permiso legal para copiar, redistribuir un programa,
modificarlo y distribuir el código fuente. Así nació la Licencia Pública General
de GNU (GPL), la primera licencia de copyleft.

Por primera vez, el titular de los derechos de autor podía, si así lo deseaba, transferir de
manera permanente el máximo número de derechos al usuario de un programa, sin
importar cualquier revisión posterior que alguien pudiera hacer sobre el programa
original. Con esta medida no se concedían derechos al público en general, solamente a
aquellos que ya habían recibido una copia del programa, pero era lo mejor que podía
hacerse bajo la ley existente. A la nueva licencia no se le puso aún la etiqueta de
copyleft. Según GNU, la forma más sencilla de hacer que un programa sea libre es
ponerlo en dominio público sin derechos reservados. Esto le permite a la gente compartir
el programa y sus mejoras, pero no impide la explotación comercial de trabajos con
copyleft.

La explotación comercial del copyleft puede conseguirse con un modelo de servicios -


como asesoría y soporte - alrededor del trabajo con copyleft. Generalmente, se espera
que un negocio "copyleft" genere unos beneficios económicos más bajos que un negocio
que utilice trabajos privativos. Las empresas que trabajan con productos privativos
pueden generar ingresos exclusivamente con las ventas, las licencias individuales y
transferibles, y los lucrativos litigios sobre derechos del trabajo.

En un artículo de opinión publicado por Manuel Castells en el diario "La Vanguardia", el


citado autor llamaba la atención sobre uno de los ejes centrales del debate sobre la
innovación en el siglo XXI: "... y es que hoy día se ha demostrado que hay formas de
producción de la innovación tecnológica que pueden obtener resultados superiores a los
de las empresas tradicionales a partir de la cooperación libre no remunerada y sin
apropiación privada del conocimiento resultante del proceso de producción. Aunque estas
formas de cooperación productiva pueden extenderse a otras actividades, sus resultados
más espectaculares se registran en el software informático. Lo cual no es un tema menor.
El software es el lenguaje que permite relacionarnos con los ordenadores y los sistemas
digitalizados. O sea, con las redes de máquinas que forman la infraestructura básica de
nuestra sociedad. La apropiación privada del software es equivalente a la apropiación de
la escritura en los orígenes de la humanidad".

5
Para Castells "el movimiento de software libre ejemplifica una forma de organización de
la producción y la distribución en una economía del conocimiento que se basa en la
propiedad común de la innovación, mediante la colaboración libre de los creadores, y la
apropiación privada y comercial de las aplicaciones y productos derivados de esa
creación. No se trata de abolir la propiedad privada, sino la propiedad de rentistas y
parásitos que bloquean la innovación y la distribución de la riqueza de la humanidad.
Pero también es un tema fundamental en un mundo en desarrollo donde la batalla en
torno a los derechos de propiedad intelectual es la cuestión decisiva para que el planeta
comparta la innovación y sus beneficios, en un círculo virtuoso entre los que contribuyen
a la innovación como productores y los que la mejoran como usuarios, estén donde estén
y cualquiera que sea la posición de poder que heredaron de la geopolítica de la historia."

Un ejemplo popular de sistema operativo de software libre y código abierto es Linux,


cuyo código fuente está disponible públicamente y a cualquier persona. Ejemplos de
distribuidores comerciales de sistemas basados en Linux como RedHat y Mandrake han
demostrado que es posible basar un negocio en un servicio comercial en torno a una
creación con copyleft.

El éxito del movimiento de software libre explica el apoyo de numerosos gobiernos y


administraciones públicas a este tipo de programas, incluyendo Brasil, India, China,
Francia, Alemania, Finlandia, y comunidades autónomas como Extremadura (donde
crearon el programa Linex, como distribución simplificada de Linux), Andalucía, y, más
recientemente, la Comunidad Valenciana, el País Vasco y Cataluña. Moodle es un
ejemplo de plataforma abierta de e-learning, adoptada por numerosas Universidades
españolas como plataforma estandar de formación online.

II Conferencia Internacional de Software Libre (II Open Source World Conference)


Málaga 2006

Cerca de 170 expertos en Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación


(TICs) procedentes de 26 países participarán en está segunda edición de la Conferencia
Internacional de Software Libre. Las Áreas de encuentro entre el Software libre y el
mundo de los contenidos digitales y de la Red se reúnen bajo el mismo espíritu en esta II
Conferencia de Málaga. Un espíritu que tiene que ver con la evolución de las licencias de
Software Libre, desde la GNU Public License (GPL), o Licencia Pública GNU, hasta la
Creative Commons. Con la evolución en la toma de conciencia de las diferentes
Administraciones Públicas en el uso y desarrollo de este Software de Código Abierto en
Sistemas de Información y de la Sociedad del Conocimiento, Y con la evolución hasta el
libre acceso al conocimiento de todos los ciudadanos, especialmente de aquellos más
desfavorecidos por la ruptura tecnológica conocida como “brecha digital”

6
2. Orígenes de creative commons

Creative Commons es una organización no gubernamental fundada el año 2001 en


Estados Unidos por Lawrence Lessig, profesor de derecho de la Universidad de Stanford,
junto a un grupo de científicos, expertos en propiedad intelectual y nuevas tecnologías,
artistas y editores.

La idea surge por la necesidad de facilitar el acceso a la información propiciada por el


desarrollo de internet y las tecnologías digitales y que en la década de los años 90 un
lobby de empresas de comunicación norteamericanas controlaban a través de la
propiedad intelectual. En Estados Unidos, en 1998 se amplía en 20 años más el plazo de
prórroga de protección de una obra antes de pasar a dominio público o uso libre. Por
casualidad la nueva ley americana aparece cuando expiraría de forma natural la
protección sobre Mickey Mouse de la Disney Inc. La nueva ley hace que ahora el plazo
de dominio público de la legislación americana y la europea coincidan en 70 años
después de la muerte del autor.

Por otro lado otra influencia sobre Creative Commons es, como hemos visto
anteriormente, el movimiento de software libre y la idea de posibilitar un modelo legal
para la distribución y el uso de contenidos para el dominio público.

La filosofía del movimiento Creative Commons está justificada en detalle en el libro del
fundador Lawrence Lessing bajo el título, Cultura libre. El concepto de cultura libre es
porbablemente la raíz de división entre los impulsores y detractores de Creative
Commons. En el libro el autor analiza como las nuevas regulaciones sobre propiedad
intelectual y derecho de autor imposibilitan el desarrollo y difusión de la cultura y el
conocimiento en el mundo digital. En él defiende que tradicionalmente la creación de los
autores siempre de una forma u otra han sido inspiradas o basadas en la de otros. Desde
el momento en que aparece internet se está produciendo pues una lucha entre los que
quieren aplicar normas restrictivas a través del permiso y quienes profesan una cultura
libre. Si a esto añadimos los discursos de paises en desarrollo y exigiendo una
democratización en el acceso al conocimiento a través de sistemas alternativos nos
parece lógica la adhesión al movimiento de paises como Brasil, y el impulso que ha dado
al proyecto CC, liderados por su actual ministro de cultura, el músico y compositor
Gilberto Gil. Según sus propias declaraciones en la cumbre de Porto Alegre, lanzamiento
de CC en Brasil en 2004.

“...Es una disposición estratégica. El software libre será básico, fundamental, para que
tengamos libertad y autonomía en el mundo digital del siglo XXI. Es condición sine qua
non de cualquier proyecto de cualquier proyecto verdaderamente democrático de
Inclusión Digital. Por todo eso, el Ministerio de Cultura del Gobierno de Lula piensa que
Brasil debe prepararse, concretamente, transformarse en un polo del software libre en el
mundo. Este es el camino para el dominio completo de la cultura digital; este es el
camino para la inclusión de todos los brasileños en el universo cultural contemporáneo”.

7
3. Creative Commons en el mundo

Actualmente existen alrededor de 55 millones de obras bajo licencias cc y a la fecha de


hoy, 38 paises incluyendo a España. De estos paises, 23 han adaptado la totalidad de las
licencias CC. En Europa, los paises con más fuerza son Francia, Alemania, Italia, Croacia
e Inglaterra. Cada pais adapta las licencias a la legislación local y para la gestión
establece alianzas estratégicas con instituciones como universidades (España, Alemania,
e Italia) grandes empresas de tecnología (Japón) o escuelas de derecho bajo el auspicio
de una fundación como es el caso de Brasil.

Paises CC: Argentina, Austria, Australia, Alemania, Bélgica, Bulgaria, Brasil, Suiza,
Chile, China, Colombia, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Croacia, Hungría,
Irlanda, Israel, India, Italia, Jordania, Japón, Corea, Malta, México, Malasia, Nigeria,
Holanda, Filipinas, Polonia, Reino Unido: Escocia, Reino Unido: Inglaterra y Gales,
Suecia, Eslovenia, Taiwan, Ucrania y Sudáfrica.

A nivel cualitativo sólo mencionar que la BBC, el proveedor de contenidos de titularidad


pública más influyente del mundo ha seguido la filosofía de Creative Commons,
especialmente en el lanzamiento del proyecto digital, Creative Archive (Archivo Creativo).
Aparte de la BBC instituciones influyentes en el Reino Unido tales como OfCom,
Research Council UK, JISC, Museum Libraries and Archives, The National Health Service
y la British Library hacen mención a cc en sus directrices y documentos sobre los planes
futuros de la diseminación del conocimiento y la cultura.

Por el contrario las industrias creativas comerciales han lanzado abiertamente su


objeción a CC, especialmente las industrias musicales que se muestran escépticas sobre
el valor de CC, señalando que los músicos que utilicen sus licencias puden ser
marginalizados por la propia industria tan hostil a las mismas. [Becky Hogge]

4. La carta Adelphi: creatividad, innovación y propiedad intelectual

Dentro de el contexto social ante la nueva sociedad del conocimiento, cabe mencionar
una organización internacional en sintonía con los principios de creative commons
formada por artistas, abogados, políticos, economistas, académicos, empresarios,
investigadores, científicos, expertos en derechos humanos, y el sector público, con base
en la Royal Society of Arts en Londres, cuya misión es la innovación en las artes,
ciencias e industria. La carta Adelphi es una serie de consideraciones para que los
gobiernos apliquen nuevos principios menos restrictivos en las leyes de propiedad
intelectual.

8
“La capacidad humana para generar nuevas ideas y conocimiento es su mayor ventaja,
siendo el origen de las artes, las ciencias, la innovación y el desarrollo económico. Sin
ella, los individuos y las sociedades se estancan. Esta imaginación creativa requiere el
acceso a otras ideas, modos de aprendizaje y culturas, del pasado como del presente.

Los derechos humanos nos instan a asegurar que todo el mundo pueda crear
información, acceder a esta, usarla e intercambiarla al igual que el conocimiento,
haciendo que los individuos, las comunidades y las sociedades alcancen su máximo
potencial.

La creatividad y la inversión deberían estar reconocidas y recompensadas. El propósito


de la ley de propiedad intelectual (del mismo modo que el copyright y las patentes)
debería ser, tanto ahora como en el pasado, asegurar el poder compartir la información al
igual que la recompensa a la innovación.

La amplitud, el alcance y el plazo de ejecución de la ley en los últimos treinta años han
dado pie a un régimen de propiedad intelectual que está radicalmente desfasado de las
tendencias tecnológicas, económicas y sociales. Todo esto amenaza al proceso creativo
e innovador del cual dependemos nosotros y las generaciones futuras”.

5. Las licencias Creative Commons

Como expresa de forma explícita Raquel Xalabarder “el éxito en la implementación de


creative commons a nivel global radica en el hecho de haber diseñado una serie de
licencias que no están en contra a copyright ni a la propiedad intelectual, pero permite el
uso de una obra como si fuera de dominio público”.

Las licencias CC son sencillas de entender para el gran público y están adaptadas a las
cuestiones específicas de cada legislatura vigente en cada pais. Además todas las
licencias son compatibles con todas las jurisdicciones. Existen cuestiones de la
legislación norteamericana que han tenido que ser adaptadas o añadidas en caso de no
existir. Es el caso del concepto “fair trade” o la explotación de obras en internet que en
lugar de distribución, la normativa europea establece el calificativo de comunicación
pública. A través de estas licencias los autores ceden algunos de sus derechos de forma
voluntaria como donación, pasando del tradicional “todos los derechos reservados” a la
fórmula “algunos derechos reservados”. A través de las licencias CC, el autor retiene el
copyright y cede algunos derechos como veremos más adelante.

La diferencia con GPL radica en que el autor puede elegir en CC si permite o no los usos
comerciales y la modificación de la obra. Antes de proceder a una descripción detallada
de cada una de las licencias resumiremos las condiciones comunes a todas ellas,
sintetizadas entre otros por el experto Andrés Guadamuz, de las que destacamos las
siguientes:

9
5.1 Características comunes

• Los autores retienen el copyright y son licencias gratuitas.


• Las obras asignadas a sociedades de gestión de derechos no pueden ser licenciadas.
• No pueden usar ninguna forma de protección técnica. (o sea incompatibles con DRM)
• No es posible alterar ninguna de las condiciones de cada licencia. (claúsulas prefijadas)
• Las licencias son irrevocables y a perpetuidad.
• Las licencias tienen aplicación global. (sin barreras internacionales)
• Para otro tipo de uso definido en la licencia es necesario la autorización de los autores
• Cada copia de la obra debería mantener un enlace con la licencia.
• Las cc autorizan la reproducción, distribución, transformación y comunicación pública.
• Las licencias CC no tienen carácter exclusivo.

5.2 Niveles de lectura Todas las licencias permiten tres niveles de lectura*:

Commons Deed para usuarios en general: a través de iconos y con un texto descriptivo
minimalista que facilita su identificación y entendimiento. Las caracteriza una
presentación visualmente atractiva. Es un resumen de los usos que el autor permite de
su obra y que está cediendo de forma gratuita.

Legal code para especialistas: se trata de un documento legal como cualquier otra
licencia. Requiere conocimientos que permita su lectura e interpretación jurídica por un
profesional de propiedad intelectual o abogado.

Digital code para máquinas: se trata de una lectura tecnológica solamente descifrable
por un programa, especialmente para que los motores de búsqueda puedan identificar
una obra con licencia CC. [* Raquel Xalabarder]

5.3 Las cuatro condiciones:

Reconocimiento (Attribution) : El material creado por un artista puede ser


distribuido, copiado y exhibido por terceras personas si se muestra en los créditos.

No Comercial (Non commercial) : El material original y los trabajos derivados


pueden ser distribuidos, copiados y exhibidos mientras su uso no sea comercial.

Sin Obra Derivada (No Derivate Works): El material creado por un artista puede
ser distribuido, copiado y exhibido pero no se puede utilizar para crear un trabajo
derivado del original.

Compartir Igual (Share alike) : El material creado por un artista puede ser
modificado y distribuido pero bajo la misma licencia que el material original.

10
Con estas cuatro condiciones combinadas se pueden generar las seis licencias cc:
!
!

Reconocimiento ( by): El material creado por un artista puede ser distribuido,


copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos.

! Reconocimiento - Sin obra derivada ( by-nd): El material creado por un


artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los
créditos. No se pueden realizar obras derivadas.

Reconocimiento - No comercial ( by-nc): El material creado por un artista


puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si se muestra en los créditos. No se
puede obtener ningún beneficio comercial.

Reconocimiento - Sin obra derivada - No comercial (by-nd-nc):


El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si
se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial. No se
pueden realizar obras derivadas.
!

Reconocimiento - Compartir igual (by-sa):


El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si
se muestra en los créditos. Las obras derivadas tienen que estar bajo los mismos
términos de licencia que el trabajo original
!

Reconocimiento - No comercial - Compartir igual (by-nc-sa):


El material creado por un artista puede ser distribuido, copiado y exhibido por terceros si
se muestra en los créditos. No se puede obtener ningún beneficio comercial y las obras
derivadas tienen que estar bajo los mismos términos de licencia que el trabajo original.

11
Existen además otras licencias para usos más específicos:

Sampling Licenses : permiten el uso de fragmentos de obras (no la obra entera


como permiten las CC) para mezclarla (remix) en otros trabajos incluso con fines
comerciales

Music Sharing License (P2P) se trata de una Reconocimiento - Sin obra derivada
- No comercial (by-nd-nc) pero específica para obras musicales exclusivamente. El
objetivo es autorizar la explotación típica de los sistemas peer-to-peer (Grokster, KaZaA)

Developing Nations: diseñada para autorizar el uso de obras a los paises en vias
de desarrollo (de acuerdo con el Banco Mundial), estableciendo condiciones más
favorables y menos restrictivas en esos paises, mientras que en el autor conserva el
copyright total en los paises desarrollados.

Public Domain Dedication: Licencia pensada especialmente para los Estados


Unidos (por las razones que mencionamos con anterioridad). Permite al autor decidir que
su obra sea de dominio público para siempre y de esta forma renuncia a los tiempos de
protección que la ley le otorga.

Founders Copyright: parecida a la anterior, con la diferencia que la obra no entra


de forma inmediata en dominio público, sino a los 14 o 28 años a partir de su publicación.
La palabra Fundadores hace referencia a la ley norteamericana de 1909, cuando el
periodo de protección era de 28 y anteriromente de 14 años. Estas últimas licencias son
de aplicación dudosa en España, ya que en principio el autor no puede renunciar a los
derechos de autor que la ley le reconoce.

CC-GNU GPL y CC-GNU LGPL: se trata de licencias de software como hemos visto
anteriormente integrando elementos de creative commons.

5.4 Observaciones sobre las licencias

A continuación veremos el significado de las licencias CC en relación a la legislación


española, a través del análisis que realiza Raquel Alabarder: “En España solamente
pueden utilizar las licencias cc los autores, no los músicos, artistas e intérpretes o
productores. Sin embargo en Bélgica y Estados Unidos, las licencias cc incluyen también
las grabaciones de artistas y productores”.

12
“En la ley española el autor tiene el derecho exclusivo e irrenunciables de explotación en
reproducción, comunicacion publica, trasformación. El derecho moral de reconocimiento
del autor es irrenunciable: atribución, integridad y derecho moral de divulgación. Las cc
no sustituyen ni reducen los derechos de la ley al autor. De todas formas hay problemas
entre la línea divisoria que supone permitir la obra derivada y la infracción del derecho
moral de integridad”.

“Las licencias CC cubren todo tipo de medios y formatos, tangibles o intangibles, no sólo
en internet pero también en el mundo real” En españa a pesar que la licencia sea de
todos medios y formatos etc... se limita a las modalidades de explotacion conocidas
porque en el articulo 43 (TRLPI) no permite la licencia de modalidades inexistentes o
desconocidas””

Una de las críticas hacia CC es su carácter gratuito lo que ha sido interpretado que el
perfil de usuario más proclive a utilizar este tipo de licencias es un músico o artista no
profesional cuya actividad es un hobby o pasatiempo, o por el contrario el caso de
músicos ya establecidos o famosos capaces de ceder de forma gratuita parte de su
música porque no necesitan ganarse la vida y se puede permitir ser “generosos”. La
mayoría de músicos profesionales está en la franja intermedia. Ante esta crítica una de la
respuesta unánime de los músicos usuarios de CC es que su visibilidad en internet ha
aumentado y por tanto su popularidad, lo cual les proporciona más conciertos que es
verdaderamente su fuente de ingresos.

Esto podría hacer pensar que una de las aplicaciones de CC es que serviría de modelo
funcional de negocio, es decir como herramienta de marketing y fidelización de clientes,
aunque no se puede generalizar a falta de datos de diferentes actividades artísticas, no
sólo la musical. ¿Qué pasaría entonces si un compositor no es intérprete: necesitaría
obtener una autorización de este último para utilizar CC? ¿las licencias CC están
propiciando más encargos para estos autores?

Volviendo al tema del carácter gratuito, según la observación de Raquel Alabarder “...en
la ley española el caracter gratuito es válido y limita los actos y usos autorizados por la
licencia. El autor puede cobrar por cualquier acto de explotación más allá de la licencia
CC (por ejemplo un libro) incluyendo la remuneración compensatoria por copia privada.
Sin embargo es difícil que se pueda encargar la gestión de obras CC a la sociedades de
gestión, ya que normalmente éstas exigen la exclusividad de la gestión de la obra.”

El caso de Cory Doctorow, escritor y gurú implicado en la diseminación de CC es


significativo. Según el mismo confiesa, su primera novela fue descargada más de
600.000 veces desde su sitio web, fue editada simultáneamente en línea bajo licencia CC
y con la editorial Tor haciendo coincidir la publicación física con la virtual y gratuita en
internet. Ya ha sido editada seis veces y continúa vendiéndose en formato papel.

13
5.5 Estadísticas de licencias en uso (Mayo 2006)
(fuente: Creative Commons Statistics Generator (www.openbusiness.cc/cc_stat/)

Media Global
Francia

Japón

España

Brasil

Nota: El número representa el grado de actualización de la licencia. El hecho más


significativo es que más de la mitad de las licencias incorporan el elemento compartir
igual o copyleft (sa) sea en su versión no comercial by-nc-sa o comercial by-sa, y que las
licencias menos populares son las by y by-sa. La gran mayoría excluye usos comerciales.

14
5.6 Reflexiones finales sobre las licencias CC

Los ideólogos de Creative Commons dan por hecho que en el acto creativo ha
intervenido e interviene la transformación o utilización por parte de los creadores de
material previamente existente, de archivos digitalizados que de por sí son susceptibles
de ser utilizados para crear nuevas obras en conjunción con las tecnologías. Ya existen
ejemplos de licencias CC para partituras tratándolas como si fuera el “código fuente” de
un programa informático. El negocio de la música dejó hace tiempo de ser las partituras,
pero en el caso de la nueva música orquestal de autores vivos que incluya elementos de
notación musical, a pesar de ser un mercado minoritario necesitará aún fuertes
inversiones antes de poder explotar el archivo audio sea en CD o internet, dejando a un
lado las formas tradicionales de concierto.

El impulso de la innovación y creatividad no sólo está propiciada por la accesibilidad


gratuita de contenido en internet sino a la creatividad individual en relación a la
experimentación con nuevos conceptos y contenidos entre el mundo real y el virtual y
sobre todo a las posibilidades que ofrecen la convergencia tecnológicas de la informática
y comunicación. La convergencia de medios no está limitada al hardware o nuevos
aparatos multifuncionales, pero sí una oportunidad para la creación y explotación de
nuevas ideas, conceptos, contenidos y aplicaciones, a través de producciones más o
menos complejas, más o menos comerciales.

En la actualidad ya existen producciones interactivas donde el usuario participa en el


desarrollo del contenido, juegos en línea, obras multidisciplinares, creaciones colectivas
online y nuevas formas de entretenimiento virtual. Intuyo que es aquí donde el modelo
actual de licencias cc y el propio concepto de autoría podría resultar difícil de aplicar y
delimitar en la práctica o habría que preveer nuevos conceptos y desarrollos más allá de
las actuales licencias.

En el fondo, el mismo problema de autoría individual y colectiva lo tenemos en formas de


folklore tradicional, tradiciones orales, intangibles y formas de conocimiento de
poblaciones indígenas y otras comunidades, para quienes el concepto de propiedad
intelectual, entidades de gestión de derechos, etc. son conceptos alienígenas dentro de
su contexto de valores culturales. Sin embargo las compañías multinacionales usurpan
su conocimiento ancestral, registrando patentes de conocimiento tradicionales con fines
puramente comerciales.

Volviendo al tema de cc en relación a las obras derivadas, Raquel Xalabarder plantea


“queda por ver si a la larga tal y como dicen sus defensores, el commons demuestre ser
un mejor modelo no sólo para fomentar la creatividad, sino también para que el autor
obtenga un rendimiento económico. El movimiento de software libre (y los solicitados
Linux o Google) demuestra que el copyleft no está reñido con el beneficio comercial, pero

15
no todas las obras tienen las mismas características de creación y de explotación que los
programas de ordenador, ni pemiten los servicios de mantenimiento, cuotas, etc. de las
que éstos se hacen servir para generar beneficios”.

“Mientras que no existan mecanismos de compensación para los usos autorizados, es


importante recordar que las licencias cc son de carácter gratuito y que, por tanto, la mejor
manera de asegurar la remuneración del autor es excluyendo las de usos comerciales y
obras derivadas (licencia by – nc – nd)” [R.X].

6. Los otros proyectos, plataformas y acciones “commons”


Antes de proceder a nombrar ejemplos de usos concretos de las licencias Creative
Commons, conviene mencionar otros proyectos y acciones que forman parte del propio
movimiento o guardan relación con el mismo, para ilustrar de forma más completa los
intereses y el alcance del movimiento commons.

Open business cc Es un proyecto conjunto coordinado por los


representaciones de creative commons en Inglaterra, Sudáfrica y Brasil. Está dirigido
principalmente a emprendedores que quieran compartir e intercambiar información, ideas
de negocio, discutir modelos de forma abierta y gratuita a través de una serie de
herramientas online, como foros, wikis etc. El principio es que dando se recibe, una de
las primeras leyes de network. El propio Arts Council o el equivalente al Ministerio de
Cultura en España patrocina el proyecto junto a otras fundaciones. Los beneficios de esta
comunidad global es el estímulo de la innovación, visibilidad y promoción de proyectos
empresariales con criterios afines a Creative Commons. La oficina de Sudáfrica ha
impulsado además una agencia de consultoría para aquellos usuarios de licencias cc que
quieran además licenciar comercialmente sus creaciones atrayendo la atención de
distribuidores, editores o galerías por ejemplo.

iCommons es un proyecto dentro de la estrucrtura de Creative


Commons. Es una organización con la visión de desarrollar un movimiento global
commons unido, colaborando con contenido abierto, acceso al conocimiento, acceso
gratuito de distribución, edición y cooperación de comunidades de cultura libre a lo largo
y ancho del planeta.

A través de un foro o congreso anual internacional (el próximo en Río de Janeiro) bajo el
nombre de iCommons Summit, se buscará la colaboración más allá de las fronteras
nacionales, y promocionar las herramientas, modelos, prácticas y aplicaiones que
faciliten la participación en las esferas de la cultura y el conocimiento. El Summit
colaborará con organizaciones y comunidades de todo el mundo para demostrar y
compartir las mejores prácticas, discutir estrategias y el impacto positivo de “compartir”.

16
ccMixter es una comunidad exclusiva para intercambio online de
archivos musicales bajo licencias cc, con el fin de aglutinar los intereses en torno a los
contenidos digitales más abundantes en internet.

science commons tiene como objetivo la promoción de la innovación y


desarrollo en el campo de la ciencia, bajando los costes legales y técnicos y
compartiendo recursos así como reutilizando el trabajo científico y de investigación. Esto
es posible creando regímenes de voluntariado para I+D. Dentro de este grupo se
desarrollan tres grandes líneas de proyectos.

Publishing project: Se encarga de proyecto de documentación para la comunicación


científica apoyada en las tecnologías de la comunicación e información y con la
cooperación directa de grupos de expertos técnicos y legales. Dentro de este grupo
destacan proyectos como open acces law y author self-archiving. En este proyecto
colaboran editoriales, archivistas e investigadores.

Licensing project: Este grupo investiga y desarrolla modelos tradicionales estandar de


licencias con el fin de facilitar mayor acceso al conocimiento científico y materiales.

Data project: Explora las estrategias que aseguren mayor acceso a los datos científicos,
un problema común que comparten disciplinas tan dispares como la antropología,
biología marina o la geografía.

7. SGAE y la autoproducción

No se puede hablar de la influencia de CC en los órganizaciones de gestión de derechos


a falta de datos, pero cabe mencionar que la SGAE con el objetivo de captar y acoger
como socios a aquellos autores noveles o autoproductores que quieran ofrecer su música
de forma gratuita en internet, ha ideado una licencia de tipo promocional desde Enero de
2006. El ámbito de aplicación de esta nueva alternativa son los Servicios de Música a la
Carta en redes digitales (con descarga, ringtones y licencias de sincronización). Esta
licencia tiene una duración limitada a tres años, sin contraprestaciones, con explotación
gratuita. Las obras musicales licenciadas bajo esta fórmula irán incorporadas en
fonogramas autoproducidos por el propio autor, gozando del mismo tratamiento la
licencia del soporte fonográfico.

17
8. Muestra de empresas y creadores que utilizan licencias cc

Netlabels
Netlabel es, tal como su nombre en inglés indica, sello de red. Son discográficas contrapuestas a
las tradicionales compañías con ubicación física. Un netlabel tiene además otro rasgo que le
define: la música que produce y promociona se encuentra en descarga gratuita para todos los
internautas. No hay coste alguno por descargarse discos enteros, nisiquiera hay que exponer los
datos personales o soportar ninguna publicidad.
Es una nueva modalidad de promoción musical que se inscribe en un circuito de culto y bajo la
licencia de Creative Commons.

Los netlabels están generando una escena musical paralela en el ámbito de la electrónica y el
hip-hop; principalmente en los países centroeuropeos y escandinavos, pero también en países
tan diversos como Japón, Chile o Israel. Su baza es darse a conocer en la red a base de
sociedades virtuales de seguidores e intercambio de música. No contemplan la pieza musical
como un objeto comercial, sino como una tarjeta de presentación de su talento; algo que les da a
conocer y les llena las salas de conciertos.

La lista a continuación no es exhaustiva. No incluye archivos, biblitotecas, instituciones


académicas etc... Se trata simplemente de una muestra como punto de referencia.

8.1 Música
Fading Ways www.fadinwaysmusic.com catálogo de música online
Magnatune http://magnatune.com cntenido gratuito y de pago.
Voymusic www.voymusic.com catálogo de música online
Jamendo www.jamendo.com/es sello de música latina a través de P2P
Opsound www.opsound.org catálogo de música online
Música libre II www.culturalliure.cat jazz catalán experimental, contemporáneo, bebop etc..
Promocioname www.promocioname.net promoción musical online
LaMundial.net http://lamundial.net banda de funk español
BeatPick www.beatpick.com sello discográfico con más de 70 artistas
Loca records www.locarecords.com sello discográfico de elecrtrónica
Durden records www.durdenrecords.net Netlabel español: hardcore y pop

8.2 Video, cine y animación


Ourmedia www.ourmedia.org portal multiplataforma para creadores independientes
Media Rights www.mediarights.org documentales con temática social contemporánea
Prelinger archives www.archive.org/details/prelinger más de 1.000 películas de dominio público
Vecinos productions http://vecinos-productions.com pequeña productora de cortos de Madrid
Slow light television www.slow-light.net/ servidor a la carta de producciones audiovisuales
Guillermo Zapata www.loquetuquierasoir.com cortometraje lo que tu quieras oir
Strange company www.strangecompany.org cortometraje blood spell

8.3 Televisión online


Participatory Culture Foundation www.getdemocracy.com televisión y video independiente

18
8.4 Literatura
Cory Doctorow www.craphound.com autor
Acuarela libros http://acuareladiscos.com/libros/ editorial
Traficantes de sueños http://www.sindominio.net/traficantes/ editorial
Lulu http://www.lulu.com servicios para auto-editores digitales

8.5 Prensa
Eureka! http://castellano.revistaeureka.com/ revista gratuita de cultura
UOC papers www.uoc.edu/uocpapers/1/es/index.html publicación electrónica multidisciplinaria
IndieKarma www.indiekarma.com ejemplo de blog comercial
20 minutos www.20minutos.es diario de distribución gratuita (2 millones)
Boing Boing http://boingboing.net/ blog de noticias y opiniones sobre cc

8.6 Videojuegos / espacios virtuales


Second life http://secondlife.com mundo virtual que contiene algunos eventos “cultura libre”

8.7 Fotografía
Flickr http://www.flickr.com/creativecommons/ librería de fotografías bajo cc

9. Modelos de negocio: P2P y DRM ¿oportunidad o amenaza?


A continuación analizaremos dos fenómenos en el ámbito
de la música con modelos de negocio legal desde la
alternativa propuesta por la EFF (Electronic Frontier
Foundation) con respecto a las redes peer to peer P2P y
DMX como alternativa a DRM en un modelo de negocio
de contenidos digitales globales. La información sobre
P2P está extraída literalmente de la propia página web de
autor Metin Seven / licencia by-nc-sa EFF. www.eff.org

La industria de la música, por ejemplo, parece haber encontrado un obstáculo a su


desarrollo en los programas de intercambio de ficheros en redes P2P. La Fundación de la
Frontera Electrónica (Electronic Frontier Foundation, EFF) propone algunas sugerencias
para resolver este problema:

Licenciamiento voluntario colectivo: Suena obvio: las principales casas discográficas


podrían reunirse y ofrecer unas licencias justas y no discriminatorias para su música. A
ésto se le llama "licenciamiento voluntario colectivo", y es lo que se lleva practicando 70
años para mantener legal la radio y al mismo tiempo remunerar a los compositores.
Protege a las estaciones de posibles pleitos mientras reúne el dinero por las canciones
que éstas reproducen.

Licencias individuales obligatorias: Si a los artistas, compositores, y titulares de


derechos de autor se les exigiera permitir la copia on-line a cambio de unos honorarios
fijados por el gobierno, las compañías podrían arreglárselas sin problemas para reunir

19
dichos honorarios, hacer la contabilidad, y remitirlos a los artistas. El pago a cada artista
no tiene que reflejar directamente lo que paga cada consumidor, siempre que el total
entre todos los artistas y consumidores quede equilibrado. (...)

Compartir los ingresos por publicidad: Sitios como Internet Underground Music
Archive, EMusic.com, Soundclick, y Artistdirect.com ponen a disposición de los fans un
espacio donde escuchar flujos de música (streaming), descargar ficheros, y ponerse en
contacto con los artistas. Mientras tanto, estos fans ven publicidad cuyos beneficios se
reparten entre el propio sitio y los titulares de los derechos de autor.

Suscripciones P2P: Algunos vendedores de software P2P podrían empezar a cobrar por
su servicio. Los amantes de la música podrían pagar una cantidad fija por el software o
por cada canción descargada. Los fondos podrían ser distribuidos a los artistas y titulares
de derechos de autor mediante acuerdos de licencia con los estudios o firmas
discográficas o a través de licencias obligatorias. En 2001, Napster se planteó este
servicio de suscripción. Aunque las batallas legales de Napster contra la industria del
disco lo dejaron fuera de juego, (junto con muchos otros sitios y sistemas P2P), los
servicios de suscripción (como el iTunes Music Store de Apple) muestran que los
consumidores están dispuestos a pagar por la música que descargan.

Patrocinio digital y propinas on-line: La contribución directa de los amantes de la


música es una manera muy antigua de compensar a los artistas. Puesto que el contenido
se ha transformado en digital, así debe hacerlo también la forma de pago. Con un bote de
propinas on-line como el Amazon Honor System, los artistas pueden pedir donaciones
directamente desde sus páginas web, en cantidades tan pequeñas como un dólar. Los
sitios que ofrecen patrocinio como MusicLink y QuidMusic emergen con este propósito
permitiendo a los consumidores seleccionar a los músicos y compositores que les
gustaría apoyar. De cualquier forma, se proporciona a los consumidores un método fácil y
seguro para dar dinero directamente a los artistas que admiran.

Impuestos por ancho de banda: Algunas personas han propuesto a los ISPs como
puntos de recaudación por el intercambio P2P. Todo usuario de Internet obtiene acceso
web a través de un ISP. La mayoría mantiene también un acuerdo financiero regular con
alguno de ellos. A cambio de protección contra posibles pleitos o juicios, los ISPs podrían
vender cuentas "autorizadas" (con un cargo extra) a los usuarios de P2P.

Tarifas sobre los medios: Otro lugar donde generar ingresos es en los medios físicos
que se utilizan para almacenar la música. Canadá y Alemania gravan todos los discos
grabables y distribuyen luego los fondos entre los artistas. En Estados Unidos tienen
discos grabables con derechos pagados y discos de datos. Es difícil pagar a los artistas
de forma precisa con este sistema por sí solo, pero otros datos (como estadísticas de las
redes P2P, por ejemplo) podrían ayudar a la hora de hacer más justo el desembolso de
los fondos.

20
Conciertos: Está comprobado, los conciertos son una enorme fuente de ingresos para
los artistas. Algunos, como las bandas Grateful Dead y Phish, han construido sus
carreras alrededor de sus giras, al mismo tiempo que animaban a sus fans a grabar e
intercambiar su música. El P2P encaja a la perfección con este modelo, constituyendo un
sistema de distribución y promoción para aquellas bandas que eligen ganarse la vida en
la carretera. Algunos se muestran más firmes sobre el comercio de ideas y dicen: "La
propiedad 'intelectual' no funciona igual que la propiedad material.

Si yo te doy un objeto físico dejo de poder usar y controlar dicho objeto, y puedo pedir
algo a cambio, algún tipo de pago o compensación. En cambio, cuando te doy una idea,
no pierdo nada. Aún puedo utilizar esa idea como desee. No necesito pedir nada a
cambio."

10. Otros proyectos afines a la visión de creative commons

10.1 Redes sociales asociados a blogs: Proyecto Isla de Manolo Almeida


En España el fenómeno está en ciernes, pero la cultura social de la red se percibe en las
páginas existentes. Por ejemplo, Almeida publicita en Proyecto Isla su blog Útil y Gratis
para promover la cultura del uso inteligente de las tecnologías y la creación artística.
Desde el blog se comunica con unos lectores que comparten sus opiniones, se interesan
por todo lo que él hace y además se descargan sus obras. A su vez Almeida se interesa
por lo que hacen sus lectores en sus páginas personales y también escucha su música.

10.2 Descargas gratuitas como estrategia de venta: Lovereading Ltd


Peter Crawshaw fundador de Lovereading Ltd, tiene acuerdos específicos con editores
autores e ilustradores para conseguir la distribución gratuita de su propiedad intelectual,
mientras que los lectores puede descargar entre 10 y 15 páginas del catálogo de libros
online y decidir si les gusta o no antes de efectuar la compra.

10.3 Una idea de cooperativa de propiedad intelectual: Ideas bank


Es un proyecto desarrollado en Londres entre la agencia de consultoría Pembridge
especializada en estudios financieros para las industrias creativas y Own it entidad que
promueve el conocimiento práctico sobre propiedad intelectual dirigido a emprendedores
y artistas en el Reino Unido.

El concepto de ideas es aquí más genérico en el sentido más amplio de propiedad


intelectual con aplicaciones de negocio o producto (digital o no) en las industrias
culturales y creativas. Esta propuesta nunca ha llegado a desarrollarse pero pone de
manifiesto el sentido de propiedad intelectual compartida con el fin de un reparto
equitativo de los royalties.

Parte de los siguientes principios:


• Propiedad Intelectual es la base para la sostenibilidad de un negocio creativo

21
• La gestión y protección de derechos son complejos para la mayoría de las PYMES
• Las nuevas tecnologías ofrecen un potencial para que una PYME cree un brand

10.4 Sistema de distribución P2P en cadena: Fair copy (www.faircopy.com)


Ofrecen muestras gratuitas bajo licencias cc y además muestra que cualquier usuario
que compre una obra a través de redes P2P se convierte en distribuidor y por tanto
recibe un porcentaje de los royalties (decidido por el autor original) por la venta de esa
obra (de la que no es autor porque tampoco ha transformado la obra en derivada) a otro
usuario y así sucesivamente. (ver gráfico)

11. DMX: Digital Media Exchange


Es un proyecto que entrará en vigor en Enero de 2007 y ha sido desarrollado por el
Berkman Center for Internet and Society. El Berkman Center es un centro de
investigación dentro de la Universidad de derecho de Harvard, representando una red de
estudiantes, emprendedores, abogados, arquitectos virtuales trabajando conjuntamente
con códigos, comercio, gobierno, privacidad, propiedad intelectual y educación en
relación a internet. Los fundadores de DMX son Willian (Terry) Fisher y Paul Hoffert.

DMX opera como una cooperativa sin ánimo de lucro formada tanto por proveedores, de
contenidos digitales así como subscriptores o usuarios. Como servicio proporciona
licencias para distribución global así como administración y distribución de royalties. Los
subscriptores tienen permiso para intercambio ilimitado (descarga, streaming y copia) de
música, películas, programas de televisión, fotos, juegos, documentos, sin protección
técnica o DRM. Además muchos de los títulos podrán ser utilizados por los usuarios para

22
crear obras derivadas. Al contrario de sistemas como iTunes o Rhapsody, el servicio
legal bajo el modelo de distribución P2P, permite el intercambio de archivos, sin la
intervención de un servidor central.

El modelo DMX tiene la intención de atraer a millones o billones de clientes, primero


haciendo pagar un porcentaje menor con respecto a las tarifas actuales, o sea quieren
aumentar el número potencial de clientes abaratando los precios de venta. Segundo:
cortando con los costes añadidos de distribución, haciendo que DMX sea en sí mismo sin
ánimo de lucro. La tercera acción es eliminar los costes de millones de dólares
empleados en marketing con el fin de atraer a los usuarios de internet a formas legales
de distribución de contenidos digitales.
Para ello se cobrará a los agregadores de contenidos a los usuarios finales tales como
ISP, compañías telefónicas de móviles los cuales suministran el 100% de sus
subscriptores o estudiantes a DMX.

11.1 Licencias CC y DMX


El contenido de los catálogos DMX proviene de una combinación entre creadores
individuales (en caso de no estar asignadas las obras a un editor u otro, DMX ofrece
100% de los royalties, actuando como sociedad de gestión) Productoras majors e
independientes, editores, agregadores o distribuidores de contenidos como The Orchard
que posee un catálogo de más de 10,000 archivos a asociaciones de profesionales del
cine, gobiernos y contenidos de dominio público (por expiración de la fecha o por deseo
de sus autores). Todas las licencias creative commons son compatibles con DMX. Por
ejemplo muchas licencias cc reservan los derechos de explotación comercial. DMX
proporciona una excelente oportunidad para autores cuyas obras las registren con DMX
para poder recaudar a través de su uso en el sistema DMX que es comercial.

11.2 DMX y P2P


El sistema de DMX P2P se diferencia de sistemas ilegales porque respeta las leyes de
propiedad intelectual. La red de DMX solo distribuye contenido bajo licencia para tal uso
u obras de dominio público. DMX se encarga que los archivos sean de alta calidad, sin
virus y convertir los más de decenas de millones de contenido ilegal P2P en contenido
legal. El usuario final va a gozar de los mismos privilegios y opciones con las redes
ilegales P2P tales como número ilimitado de descargas, streaming y copia. La única
diferencia es que DMX sólo permite que una pequeña porción de su catálogo sea
utilizado en obras derivadas. Esta restricción no tiene lugar en redes ilegales P2P. Ahora
bien, en caso de permitir obras derivadas el creador de la nueva obra recibe pago no el
autor original. En caso de que el autor de la obra derivada decida explotarla fuera de
DMX, debe obtener permiso de los creadores originales.

23
Resumen
• respeto de leyes de copyright.
• precios bajos para los suscriptores y altos para los proveedores de contenidos.
• gobernado por una cooperativa de proveedores y consumidores.
• sin DRM ni encripción.
• se estimula a los subscriptores para que sean también proveedores de contenido.
• incentivos financieros para los dueños de los derechos.
• facilita a los suscriptores el uso de obras derivadas.
• incentivos a los creadores de contenidos para permitir la incorporación de las obras.
de forma legal en las obra musicales en una librería para su incorporación legal en
otras obras.

Variables en la distribución de royalties


• número de descargas o downloads
• número de ejecuciones del archivo (experiencias)
• bonos para obras nuevas añadidas
• copias realizadas para dispositivos, discos duros y otras formas de almacenamiento
• disponibilidad de las obras para derivados
• royalties personalizados según los pagos del subscriptor y el consumo

DMX proporciona información sobre el uso de los archivos por territorio, tiempo, categoría
etc..al tiempo que mantiene la privacidad de los subscriptores. DMX ofrecerá a los
proveedores de contenidos de oportunidades para promocionar su trabajo incluyendo
hospedaje de las biografías de los artistas, libros, artículos, posters, trailers, enlaces a
páginas web personales, blogs, etc... creando comunidades de usuarios por intereses
temáticos. DMX ofrecerá gracias a las negociaciones con proveedores tecnológicos,
conectividad de alta velocidad (cable, modem, DSL y Wi-fi) a precios atractivos.

El proceso de registro online de las obras incorpora un número de identificación de


contenido o CIN que está unido a los identificadores ISBN (International Standard Book
Number), ISWC (International Standard Musical Work Code), ISRC (International
Standard Recording Code), and ISAN (International Standard Audiovisual Number), si
éstos han sido asignados a la obra. Una copia digital será almacenada en los servidores
DMX para diseminar el intercambio de archivos, creando una única huella digital para
cada obra registrado. DMX podrá identificar los movimientos de cada archivo (download,
streaming, copia o ejecución) de cada dispositivo de cada usuario. La aplicación DMX
estará en los sistemas operativos Windows, Mac OS, y Linux, respetando la privacidad
de cada usuario y no contendrá programas spyware ni intrusiones en el sistema operativo
de los usuarios. DMX entra en el mercado siguiendo el modelo de acceso a contenidos
digitales por subscripción, pero con la diferencia de la variedad de servicios ofertados y
su atractivo precio a los usuarios, dentro de la legalidad.

24
12. Conclusiones

Creative Commons representa una revolución porque se engloba dentro de un un


movimiento ético que responde a una necesidad social que con el tiempo se irá
consolidando y desarrollando. Promueve la democratización y un acceso más equitativo
a la cultura y conocimiento a través de fórmulas legales y alternativas que satisfacen los
intereses de creadores y consumidores. Es importante evitar la irracionalidad y promover
la transparencia que demuestre cómo pueden beneficiar económicamente a los artistas
autoeditores y creadores. Las licencias respetan los derechos de autor y la acción de
libertad en la cesión por el mismo de algunos de sus derechos, agilizando el uso y
disfrute de las creaciones a través de internet, al tiempo que dinamiza la difusión de
obras y la promoción de las mismas.

Las licencias cc son sencillas de entender y aplicar, pero el mundo comercial es más
complejo. Me queda la duda de su validez para todo tipo de obras no concebidas para
internet, para obras multimedia, nuevos contenidos digitales nacidos a través de formas
complejas colaborativas de redes de creadores a nivel global, o la participación del
usuario en la creación de la obra. Intuyo que la propia colaboración multidisciplinar de
autores, tecnólogos y usuarios va a precisar de nuevas reglas de juego. Creative
Commons, código abierto, el copyleft son nuevos modelos irreversibles que ya tienen un
impacto en el presente.

Sería saludable que algunos autores no utilicen las licencias cc por motivos ideológicos o
anti-copyright porque estarían desvirtuando la realidad. Como instrumentos para modelos
de negocio está funcionando bien especialmente en el campo de los sellos de música en

25
red y dentro de cierto mercados, estableciendo modelos de negocio innovadores y
alternativos que incorporan el uso legal de peer to peer P2P, al tiempo que prescinden de
controles técnicos y costes añadidos a través de DRM.

Un ejemplo de estrategia interesante que he descubierto a través de este trabajo es el


DMX, que con clara influencia en creative commons, propone un modelo articulado de
plataforma para la creación y comercialización de contenidos digitales alternativo y
sostenible a tener en cuenta en el futuro. Otras dudas están en el ámbito de legislación
respecto a la copia privada digital o que pasaría si una obra de dominio público es
modificada y explotada como obra derivada por grandes grupos o empresas oportunistas.

Lo que está claro es que las PYMES en España dentro de las industrias culturales y
creativas en el entorno digital están actualmente fragmentadas. Faltan infraestructuras
efectivas de apoyo, programas (no me refiero a subvenciones) para pequeñas empresas,
autores, productores independientes, innovadores y creadores de contenidos digitales
especialmente multimedia e interactivos. La pregunta final es ¿podría incluirse Creative
Commons como parte de una herramienta estratégica, dentro de un nuevo modelo
sostenible de negocio para este sector?

Queda también pendiente un análisis en detalle sobre el impacto económico directo o


indirecto de Creative Commons en el grupo de autores que comercializan y distribuyen a
través de internet sus propias creaciones, sin intermediarios.

Las dudas generan el debate y espero continuarlo con las personas interesadas en
participar, epecialmente aquellos emprendedores que buscan soluciones alternativas y
justas en un mundo complejo y quieran compartir ideas o recursos. Para los más curiosos
adjunto en el anexo, los resultados preliminares (en inglés) de una encuesta dirigida a
artistas en el Reino Unido, sobre las licencias creative commons.

obra derivada

obra original

26
Problema familiar: ¿Por qué el copyright es tan complicado papá?
Marta dibuja un garabato en clase y se lo trae a papá. A papá le gusta y lo estiliza
creando la obra original. Años más tarde la hija reconoce la obra de papá porque está en
una página web. Aparece en el logotipo de una ONG a la que papá había cedido bajo
licencia gratuita basada en el garabato y por entonces, su obra original. La obra derivada
está registrada como marca. Marta que está en la edad rebelde, denuncia a papá y a la
propia ONG cuando se descubre que en realidad el garabato fue copiado de un libro de
arte cuyo autor era papá.

13. URLs

www.creativecommons.org www.commoncontent.org
http://freeculture.org www.openbusiness.cc
www.adelphicharter.org www.creativearchive.bbc.co.uk
www.opensource.org www.openrightsgroup.org
www.anduin.pwp.blueyonder.co.uk/personal.htm http://es.wikipedia.org/wiki
http://www.lessig.org/ www.cibersociedad.net
www.eff.org www.paulhoffert.ca
http://www.cpsr-peru.org/cc-peru www.elastico.net/copyfight
http://cyber.law.harvard.edu/media/projects/dmx www.ipfirst.org/index.htm

14. Bibliografía

Xalabarder, Raquel (2005) Seminario sobre la protección de la propiedad intelectual en


relación con la tecnología digital e Internet IDP, ISSN 1699-8154

Xalabarder, Raquel (2006) Les llicènciesCreative Commons: una alternativa al copyright?


UOC Papers [artículo online]. Núm. 2. UOC. ISSN 1885-1541
www.uoc.edu/uocpapers/2/dt/cat/xalabarder.pdf

Lessig, Lawrence (2004). Free Culture – How Big Media Uses Technology and the Law to
Lock Down Culture and Control Creativity. Nova York: Penguin Press.
www.derechosdigitales.org/culturalibre/cultura_libre.pdf

Lessig, Lawrence (2001). The Future of Ideas – The Fate of the Commons in a
Connected World. Nova York: Random House.

Lessig, Lawrence (1999, mayo). Reclaiming a Commons [discurso online].


http://cyber.law.harvard.edu/events/lessigkeynote.pdf

27
Malmierca, Marta; Martín-Prat, María; Ramírez, Javier; Xalabarder, Raquel (2005). «La
copia privada digital. Mesa redonda». En: «Copyright y derecho de autor: ¿convergencia
internacional en un mundo digital?» [monográfico online]. IDP. Revista de Internet,
Derecho y Política. N.o 1. UOC. ISSN 1699-8154
www.uoc.edu/idp/1/dt/esp/mesaredonda02.pdf
Creative Commons, Copyright & The Independent Musician
New Approach To Copyright Licensing. Revista: Sound on Sound Enero 2005

www.openbusiness.cc/uk/preliminary-report/

http://static.publicknowledge.org/pdf/so-what-about-copyright.pdf

cc Podcasting legal guide: rules for the revolution; Colette Vogele, Mia Garlick
The Berkman Center Clinical Program in Cyberlaw Harvard Law School (pdf online)

!Copyright and digital media in a post Napster world: international supplement.


The Berkman Centre for internet & Society y Gartner G2,
Enero 2005 Urs Gasser (autor)"" Mike McGuire
""" ""
Guadamuz, Andrés Creative Commons. AHRC Research Centre for Studies in Intellectual
Property and Technology Law

Nota: Wikipedia y la búsqueda online han sido la mejor fuente de documentación

15. Anexo

OpenBusiness Survey: Creative Commons and the Arts in the UK


Preliminary Report

The survey focuses on new media arts and copyright; art forms that thrive in the open
environment provided by the internet. This survey combines qualitative and quantitative data to
examine the motivations behind using a Creative Commons licence and the impact of using the
licence for artists.

The key questions of the survey are:

• Why would artists use Creative Commons Licences in relation to some of their work?

• What political reasons do the artists have, if any, for using CC licensing?

• Do artists believe that use of open licensing can become part of an art practice that
creates revenue for the artist?

28
• What do artists believe the role of the open licencing is in assisting with the creation
of that income?

• Where do artists believe Creative Commons licencing sits in relation to other forms
of copyright licensing, distribution and methods of business?

• What understanding do artists have of the different “some rights reserved” licences
Creative Commons offers?

Responses were emailed directly to us and Statistics are automatically generated as the
survey is filled in. This allowed the research team to quickly create pools of responses
and to gather some quantitative details through the survey itself to support the qualitative
data it gathers

Quantitive Data

i) Overview!!!!

Creative Commons Statistics Generator:

The impact of the Creative Commons project is largely determined by the proliferation of
its licences. The survey is employing several methods to determine how many licences
are in use. The data below is taken from a statistic generator, which was released on 17
March 2006. It queries Yahoo! for back-links to Creative Commons licences. To be
licenced under a Creative Commons licence, content (text, pictures, graphics etc) needs
to link to a licence URI. The number of backlinks gives some insight into the amount of
CC licenced works available on the Internet.

The data above indicates that 39400 backlinks from the UK exist for works licenced under
BY-NC-ND 2.0 and 29600 under BY-NC-SA. What is remarkable about this is that in other
jurisdictions the ratio is reverse. More works are licenced under Share-Alike licences
allowing derivative uses of the work, than under licences which prohibit the creation of
derived works. Yet, in contrast half of the survey respondents report that they integrate
CC licenced works into their creations. The overall number of CC licenced works is
relatively low compared with Germany or France. In England and Wales 88 500 works are
licenced whereas in Germany or France roughly three times more licences are being
used. The most likely explanation for this is that many CC users in the UK are using the
generic US licence and have not felt the need to use a jurisdiction specific licence.

ii) Quantitive Results of the Survey

Within the survey Quantitive data was collected through multichoice questions. Although

29
they are prescriptive and limit the range of responses open to contributors they produce a
broad/general understanding of the group as a whole and provide valuable insight into the
clusters that CC users align themselves into.

a) Respondents

60% of our respondents are between the ages of 20-35, 35% are older.

Considering the youth of our respondents the chart below, which illustrates how long
participant have been creating artistic work, certainly indicates that for many the
production of art is an interest or passion. This assumption is supported but the fact that
for 3/4 of our respondents artistic work has not been their main source of income.

The vast majority of respondents were male and most believed that they were competent
using computers; 25% described themselves as skilled and 40% as expert.

Almost half of our artists work alone. Of those who are part of a creative ‘hub’ the number
of people who collaborate online is equal to those who collaborate meeting face to face.
Very few share a studio space.

b) CC adoption

Three quarters of our contributors had used CC licences on their own work and half have
incorporated CC work into their own creations. This indicates that some respondents who
had completed the survey have not released their own works, that legally have to be CC,
as CC creations.

It is possible here that some creators are making derivative works but are not sure how to
release these works online. This could be because they do not have their own domain
and do not know where they can “post” their creative work for dissemination/hosting.

Seventy five percent have used CC work without incorporating it into their own work, for
example, by listening to CC licenced music or reading CC licenced literature. This shows
that CC is part of a way of life where people enjoy the access that CC creates to cultural
production and in turn are choosing to licence their own work in kind.

Half of the Survey participants describe that their main reason for using CC was because
it is practical, the other 50% opted for “other” as their main reason and we will look into
these responses in more depth/detail in section ??? of the Report. One hundred percent
of responde nts state that they are using some form of non-open licencing

30
c) Comprehension of Copyright and Creative Commons

Most respondents have a negative inclination towards copyright and responses vary from
stating “copyright is evil”, “it helps the rich” to more ambivalent arguments. Across the
board of responses no one mentioned that copyright spurs creativity, or helps them
securing income. But some describe it as a “double edged sword” recognizing its intention
to protect, but also the debilitating results of this protection. When asked why they use
Creative Commons and presented with five choices ranging from economic, political,
practical, trendy or other reasons 50% say that it is practical, the other 50% give other
reasons. This points towards two possible interpretations: the reasons for using Creative
Commons are either very straight forward, because the current copyright regime is seen
as a nuisance and CC as an effective and practical tool to work in this environment.
Alternatively, and most likely complimentary, is the interpretation that reasons for using
CC are rooted in the desire to exploit network effects and to better market creative work.
In addition copyright is interpreted by respondents as “too strict” and they see it in its
current form as outdated. While it is not surprising that users of Creative Commons
licenses are antagonistic towards copyright it is noteworthy that many seem to feel that
copyright goes against there understanding of the purpose of their work. They intend to
use CC because it “keeps their work free”.

Qualititative Results

i) Audience

For most of our participants the projected audience was not required to have a high
degree of computer literacy or a strong interest in popular culture. The majority believed
their audience would be over the age of 13 and would have a specific interest in the kinds
of works they produced, for example many contributors directed their work to a specifically
academic audience, produced a specific kind of music or photograpghy, or produced
professional design work upon which innovative creators could develop their own ideas.

ii) Collaboration

Collaborative producers meet with surprising regularity, aiming to meet once a week or
more. These physical meetings are supported through email communication, the creation
of Wikis and filesharing. Although very few actually share a studio space, weekends and
evenings present opportunities for face to face collaboration, dicussion and field trips that
our participants tend to value.

Only two people who search online for CC licenced matierial for incorporation in to their
own work described this act as collaboration. It would appear that thinking has obviously
not kept up with the reality of creating online…. Their imagined community lacks the
coherence required for participants to see this mode of sharing as a form of collaboration

31