Está en la página 1de 88

 

 
 
1
 
Papa  Francisco  
 
 
PADRE  NUESTRO  
 
 
Una  conversación  con    
Marco  Pozza  
 
 
 
 
 
 
 
2
 
 
Padre  nuestro  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
3
 
Índice  
 
•Rezar  al  Padre  
•Padre  nuestro  
•“No  os  dejaré  huérfanos”  
•Que  estás  en  los  cielos  
•Los  padres  y  el  Padre  nuestro  
•Santificado  sea  tu  nombre  
•Participar  con  la  oración  en  la  obra  de  la  salvación  
•Venga  a  nosotros  tu  reino  
•El  reino  de  Dios  exige  nuestra  colaboración  
•Hágase  tu  voluntad  en  la  tierra  como  en  el  cielo  
•El  si  pleno  de  María  a  la  voluntad  de  Dios  
•Danos  hoy  nuestro  pan  de  cada  día  
•Dar  de  comer  al  hambrientos  
•Perdona   nuestras   ofensas,   como   también   nosotros  
perdonamos  a  los  que  nos  ofenden  
•El  entrenamiento  para  el  don  y  perdón  
•No  nos  dejes  caer  en  la  tentación  
•El  fundamento  de  nuestra  esperanza  
•Y  líbranos  del  mal  
•La  cizaña  entre  el  trigo  bueno  
•La  oración  del  Señor  
•La  oración  de  los  abuelos  es  una  riqueza  
•Fuentes  
 
4
 
Rezar  al  Padre  
 
 
“Padre”:   sin   decir,   sin   sentir   esta   palabra   no   se  
puede  orar.  
   ¿A   quién   rezo?   ¿Al   Dios   Omnipotente?  
Demasiado   lejano,   no   logro   sentirlo   cercano:   ni  
siquiera   Jesús   lo   sentía.   ¿A   quién   rezo?   ¿Al   Dios  
cósmico?   Está   de   moda,   en   estos   días,   rezar   al  
Dios  cósmico:  es  la  modalidad  politeísta  típica  de  
una  cultura  light...  
  ¡Tú   debes   orar   al   Padre!   Es   una   palabra  
fuerte   ,   “padre”.   Debes   rezar   a   quien   te   ha  
engendrado,  a  quien  te  ha  dado  la  vida.  Se  la  ha  
dado   a   todos,   ciertamente;   pero   “todos”   es  
demasiado  anónimo.  Te  la  ha  dado  a  ti,  me  la  ha  
dado  a  mí.  Y  es  también  aquel  que  te  acompaña  
en   tu   camino:   conoce   toda   tu   vida,   lo   que   es  
bueno   y   lo   que   no   es   tan   bueno.   Si   no  
comenzamos   la   oración   con   esta   palabra,   dicha  
no   con   los   labios,   sino   desde   el   corazón,   no  
podemos  rezar  en  “cristiano”.  
  Tenemos   un   Padre.   Muy   cercano,   que   nos  
5
abraza.   Todos   estos   afanes,   todas   las  
preocupaciones   que   podemos   tener,  
dejésmoslas    al  Padre:  Él  sabe  que  necesitamos.  
Pero,   ¿en   que   sentido   ”Padre”?   ¿Mi   Padre?   No:  
¡Padre   Nuestro!   Porque   yo   no   soy   hijo   único,  
ninguno   de   nosotros   lo   es,   y   si   no   puedo   ser  
hermano,   difícilmente   podré   llegar   a   ser   hijo   de  
este   Padre,   porque   es   un   padre   de   todos.   Mío,  
ciertamente,  pero  también  de  los  demás,  de  mis  
hermanos.   Y   si   no   estoy   en   paz   con   mis  
hermanos,  no  puedo  decirle  “Padre”.  
  No   se   puede   rezar   teniendo   enemigos   en   el  
corazón.  No  es  fácil,  lo  sé.  «“Padre”,  yo  no  puedo  
decir   ”Padre”,   no   me   viene».   Es   verdad,   lo  
entiendo.  «No  puedo  decir  “nuestro”  porque  mi  
hermano,   mi   enemigo,   me   ha   hecho   esto,  
aquello   y...   ¡Deben   ir   al   infierno,   no   son   de   los  
míos!»   Es   verdad,   no   es   fácil.   Pero   Jesús   nos   ha  
prometido   al   Espíritu   santo:   es   él   quien   nos  
enseña,   desde   dentro,   desde   el   corazón,   cómo  
decir  “Padre”  y  cómo  decir  “nuestro”.  Pidamos  al  
Espíritu  Santo  que  nos  enseñe  a  decir  “Padre”  y  a  
poder  decir  “nuestro”,  haciendo  la  paz  con  todos  
nuestros  enemigos.  

6
 
Este   libro   contiene   mi   diálogo   con   Don   Marco  
Pozza   sobre   el   Padre   Nuestro.   Jesús   no   nos   ha  
entregado   esta   oración   para   que   sea  
simplemente   una   fórmula   con   la   que   dirigirse   a  
Dios:  con  ella  nos  invita  a  dirigirnos  al  Padre  para  
descubrirnos   y   vivir   como   verdaderos   hijos   suyos  
y  como  hermanos  entre  nosotros.  Jesús  nos  hace  
ver   qué   quiere   decir   ser   amados   por   el   Padre   y  
nos   revela   que   el   Padre   desea   derramar   sobre  
nosotros   el   mismo   amor   que   tiene   desde   la  
eternidad  para  con  su  Hijo.  
  Espero   que   cada   uno   de   nosotros,   mientras  
dice  “Padre  nuestro”,  se  descubra  cada  vez  más  
amado,   perdonado,   bañado   por   el   rocío   del  
Espíritu  Santo  y  así  sea  capaz  de  amar  y  perdonar    
a   su   vez   a   cualquier   otro   hermano,   a   cualquier  
otra  hermana.  
  Así   tendremos   una   idea   de   lo   que   es   el  
paraíso.  
 
Francisco  
 

7
 
 
 
 
8
Padre  Nuestro  
 
 
Santo   Padre,   el   13   de   marzo   de   2013   fue   una  
tarde  extraña  para  mi.  Estaba  frente  al  televisor,  
había   acabado   de   rezar   las   Vísperas   y,   por   tanto,  
para  la  liturgia  de  la  Iglesia,  estaba  ya  en  el  14  de  
marzo,  que  es  el  cumpleaños  de  mi  madre.  El  13  
de   marzo   usted   salió   al   balcón   de   la   Basílica  
vaticana   y   supimos,   con   gran   asombro,   que   se  
llamaría   Francisco,   el   papa   Francisco...   Aquella  
tarde  tuve  la  sensación  de  tener  a  Dios  mas  cerca  
que   nunca.   Por   eso   quiero   empezar   llamándole  
Santo   Padre.   Por   dos   motivos:   en   primer   lugar,    
porque   el   término   Padre   evoca   la   filiación,   y  
además   Santo,   porque   usted   es   un   padre   que  
proclama  la  santidad  de  Dios.  Querría  comenzar  
por  aquí,  por  el  concepto  de  “Padre”,  pues  en  la  
oración   que   me   enseñó   mi   padre   cuando   yo   era  
niño,  el  Padre  nuestro,  está  presente  el  asombro  
ante   un   Dios   que   se   deja   tutear   por   sus   criaturas.  
Me   gustaría   saber   que   emoción   experimenta  
usted  al  rezar  el  Padre  nuestro,  tuteando  a  Dios,  
también  hoy  como  Papa.  
9
 
 
Me   da   seguridad.   Comienzo   por   aquí:   el   Padre  
nuestro   me   da   seguridad,   no   me   siento  
desarraigado,   no   me   siento   huérfano.   Tengo   un  
padre,  un  padre  que  me  trasmite  la  historia,  me  
hace   ver   la   raíz,   me   custodia,   me   guía,   y   también  
un  padre  ante  el  cual   yo   siempre   me   siento  niño,  
porque   Él   es   grande,   es   Dios,   y   Jesús   pidió   eso,  
sentirse   niño.   Dios   ofrece   la   seguridad   de   un  
padre,   un   padre   que   te   acompaña,   te   espera.  
Pensemos   en   las   parábolas   del   capítulo   15   del  
evangelio   de   Lucas:   la   oveja   perdida,   el   hijo  
pródigo...   Un   padre   que,   cuando   te   has  
arrepentido   de   los   malos   caminos,   de   los  
caminos   tortuosos   que   has   emprendido,   y   te  
preparas  lo  que  vas  a  decir,  no  te  deja  hablar,  te  
abraza,   te   celebra   una   fiesta.   Un   padre   que  
amonesta   -­‐   «Atento,   ten   en   cuenta   esto...»   -­‐  
pero   te   deja   libre.   Creo   que   hoy   el   mundo   ha  
perdido  un  poco  el  sentido  de  paternidad.  Es  un  
mundo   enfermo   de   orfandad.   Decir   y   sentir   el  
término   “nuestro”   del   Padre   nuestro   significa  
comprender  que  no  soy  hijo  único.  Es  un  peligro  

10
que   corremos   los   cristianos:   sentirnos   hijos  
únicos.    No,  no:  todos,  también  los  despreciados,  
son   hijos   del   mismo   Padre.   Jesús   nos   dice:   los  
pecadores,  las  prostitutas,  los  excluidos  entrarán  
en   el   reino   de   los   cielos   antes   que   vosotros,  
todos.  
 
 
 
Efectivamente,   pienso   que,   si   pudiésemos,  
colocaríamos   el   cartel   de   “Propiedad   privada”,  
sólo  mía:  esta  es  la  tentación.  Sería  fácil  rezar  a  
un  Dios  que  tiene  sólo  un  hijo  y  ese  hijo  soy  yo.  En  
cambio,   saber   que   el   Padre   es   “nuestro”,   quizás  
nos   haga   sentirnos   un   poco   menos   solos,   tanto  
en  los  momentos  difíciles  como  en  los  momentos  
de  despreocupación.  
 
 
 
 
 
 
 

11
 
“No  os  dejaré  huérfanos”  
 
 
 
 
 
 
Hay     una   palabra   que   es   la   más   querida   para  
nosotros,  cristianos,  porque  es  el  nombre  con  el  
que   Jesús   nos   ha   enseñado   a   llamar   a   Dios:  
“padre”.  Dicho  nombre  ha  recibido  un  sentido  y  
una   profundidad   nuevos   precisamente   por   el  
modo  en  que  Jesús  lo  usaba  para  dirigirse  a  Dios  
y   expresar   su   relación   especial   con   Él.   El   misterio  
sagrado   de   la   intimidad   de   Dios,   Padre,   Hijo   y  
Espíritu,   revelado   por   Jesús,   es   el   corazón   de  
nuestra  fe  cristiana.  
  “Padre”   es   una   palabra   conocida   por   todos,  
una   palabra   universal.   Indica   una   relación  
fundamental   cuya   realidad   es   tan   antigua   como  
la   historia   del   hombre.   Hoy,   sin   embargo,   se   ha  
llegado   a   afirmar   que   nuestra   sociedad   es   una  
“sociedad   sin   padres”.   En   otros   términos,  

12
especialmente   en   la   cultura   occidental,   la   figura  
del   padre   estaría   simbólicamente   ausente,  
desvanecida,   eliminada.   En   un   primer   momento  
esto   se   percibió   como   una   liberación:   liberación  
del  padre-­‐patrón,  del  padre  como  representante  
de   la   ley   que   se   impone   desde   fuera,   del   padre  
como   censor   de   la   felicidad   de   los   hijos   y  
obstáculo  a  la  emancipación  y  autonomía  de  los  
jóvenes.  A  veces  en  algunas  casas,  en  el  pasado,  
reinaba   el   autoritarismo,   en   ciertos   casos   nada  
menos   que   el   maltrato:   padres   que   trataban   a  
sus  hijos  como  siervos,  sin  respetar  las  exigencias  
personales  de  su  crecimiento;  padres  que  no  les  
ayudaban  a  seguir  su  camino  con  libertad  -­‐si  bien  
no  es  fácil  educar  a  un  hijo  en  libertad-­‐  ;  padres  
que   nos   les   ayudaban   a   asumir   las   propias  
responsabilidades  para  construir  su  futuro  y  el  de  
la  sociedad.    
  Esta,   ciertamente,   no   es   una   actitud   buena.  
Y,   como   sucede   con   frecuencia,   se   pasa   de   un  
extremo  a  otro.  El  problema  de  nuestros  días  no  
parece  ser  ya  tanto  la  presencia  entrometida  de  
los   padres,   sino   mas   bien   su   ausencia,   el   hecho  
de  no  estar  presentes.  Los  padres  están  algunas  

13
veces   tan   concentrados   en   sí   mismos   y   en   su  
trabajo,   y   a   veces   en   sus   propias   realizaciones  
individuales,   que   olvidan   incluso   a   la   familia.     Y  
dejan   solos   a   los   pequeños   y   a   los   jóvenes.  
Siendo   obispo   de   Buenos   Aires   percibía   el  
sentido  de  orfandad  que  viven  hoy  los  chicos;  y  a  
menudo   preguntaba   a   los   papás   si   jugaban   con  
sus   hijos,   si   tenían   el   valor   y   el   amor   de   perder  
tiempo   con   los   hijos.   Y   la   respuesta,   en   la  
mayoría  de  los  casos,  no  era  buena:    «Es  que  no  
puedo   porque   tengo   mucho   trabajo...».   Y   el  
padre   estaba   ausente   para   ese   hijo   que   crecía,  
no  jugaba  con  él,  no,  no  perdía  tiempo  con  él.  
  Querría   decir   a   todas   las   comunidades  
cristianas   que   hemos   de   estar   más   atentos:   la  
ausencia   de   la   figura   paterna   en   la   vida   de   los  
niños   y   jóvenes   provoca   lagunas   y   heridas   que  
pueden   llegar   a   ser   muy   graves.   De   hecho,  
muchas   desviaciones   de   niños   y   adolescentes  
están   relacionadas   con   esta   carencia,   con   la   falta  
de   ejemplos   y   guías   autorizados   en   su   vida   de  
cada   día,   falta   de   cercanía,   falta   de   amor   por  
parte   de   los   padres.   El   sentimiento   de   orfandad  
que  viven  muchos  jóvenes  es  más  profundo  de  lo  

14
que  pensamos.  
  Son   huérfanos   en   la   familia,   porque   los  
padres   a   menudo   están   ausentes,   incluso  
físicamente,  de  la  casa,  pero  sobre  todo  porque,  
cuando   están,   no   se   comportan   como   padres,   no  
dialogan  con  sus  hijos,  no  cumplen  con  su  tarea  
educativa,   no   dan   a   los   hijos,   con   su   ejemplo  
acompañado   por   las   palabras,   los   principios,   los  
valores,   las   reglas   de   vida   que   necesitan   tanto  
como  el  pan.  La  calidad  educativa  de  la  presencia  
paterna   es   mucho   es   mucho   más   necesaria  
cuando   el   papá   se   ve   obligado   por   el   trabajo   a  
estar   lejos   de   casa.   A   veces   parece   que   los  
padres   no   sepan   muy   bien   cual   es   el   sitio   que  
ocupan  en  la  familia  y  cómo  educar  a  los  hijos.  Y,  
entonces,   en   la   duda,   se   abstienen,   se   retiran   y  
descuidan   sus   responsabilidades,   tal   vez  
refugiándose   en   una   cierta   relación   “de   igual   a  
igual”   con   sus   hijos.   Es   verdad   que   tú   debes   ser  
“compañero”   de   tu   hijo,   pero   sin   olvidar   que   tú  
eres   el   padre.   Si   te   comportas   sólo   como   un  
compañero  de  tu  hijo,  esto  no  le  hará  bien  a  él.  
  Este   problema   lo   vemos   también   en   la  
comunidad   civil.   La   comunidad   civil,   con   sus  

15
instituciones,   tiene   una   cierta   responsabilidad   –  
podemos  decir  paternal  –  hacia  los  jóvenes,  una  
responsabilidad   que   a   veces   descuida   o   ejerce  
mal.  También  ella  a  menudo  los  deja  huérfanos  y  
no   les   propone   una   perspectiva   verdadera.   Los  
jóvenes  se  quedan,  de  este  modo,  huérfanos  de  
caminos   seguros   que   recorrer,   huérfanos   de  
maestros   de   quien   fiarse,   huérfanos   de   ideales  
que   caldeen   el   corazón,   huérfanos   de   valores   y  
esperanzas   que   los   sostengan   cada   día.   Los  
llenan,     en   cambio,   de   ídolos   pero   les   roban   el  
corazón;   les   impulsan   a   soñar   con   diversiones   y  
placeres,  pero  no  se  les  da  trabajo;  se  les  ilusiona  
con  el  dinero,  negándoles  la  verdadera  riqueza.  
  Y   entonces   nos   hará   bien   a   todos,   a   los  
padres  y  a  los  hijos,  volver  a  escuchar  la  promesa  
que   Jesús   hizo   a   sus   discípulos:   «No   os   dejaré  
huérfanos»   (Jn   14,   18).   Es   Él,   en   efecto,   el  
Camino   que   recorrer,   el   Maestro   que   escuchar,  
la  Esperanza  de  que  el  mundo  puede  cambiar,  de  
que  el  amor  vence  al  odio,  que  puede  existir  un  
futuro  de  fraternidad  y  de  paz  para  todos.    
 
 

16
 
   
Que  estás  en  el  cielo  
 
 
 
 
Esta  localización,  “en  el  cielo”:  me  choca  la  gran  
cercanía   de   quien   dice   “padre”,   pero   también   la  
distancia.   Las   religiones   nacen   entre   esa   cercanía  
y   esa   distancia.   Quizás   lo   más   bello   de   la   nuestra  
es  que  no  es  el  hombre  quien  busca  a  Dios,  sino  
Dios  el  que  sale  al  encuentro  del  hombre.  ¿Qué  es  
el  “cielo”?  
 
 
El   “cielo”   significa   la   grandeza   de   Dios,   la  
omnipotencia.   Él   es   el   primero,   es   grande,   es   el  
que   nos   ha   creado.   El   “cielo”   indica   la  
inmensidad   de   su   poder,   de   su   amor,   de   su  
belleza.   Pensemos   en   el   Dios   de   Abrahán,   que   se  
acerca   y   le   dice:   ”Yo   soy   Dios   todopoderoso,  
camina  en  mi  presencia  y  sé  íntegro”  (Gén  17,1).  

17
Mira,   sigue   adelante,   cree,   espera,   no  
defallezcas.   Un   Dios   muy   cercano,   por   tanto;  
pero  pensemos  también  en  el  Dios  que  se  revela  
en   el   Sinaí:   «hubo   truenos   y   relámpagos   y   una  
densa   nube   sobre   la   montaña;   se   oía   un   fuerte  
sonido   de   trompeta»,   leemos   en   el   libro   del  
Éxodo   (19,16);   «La   montaña   del   Sinaí   humeaba,  
porque   el   Señor   había   descendido   sobre   ella   en  
medio  del  fuego.  Su  humo  se  elevaba  como  el  de  
un  horno»  (Éx  19,18).  Dios  se  revela  en  la  gloria,  
en   la   luz,   en   el   humo,   en   la   nube,   muestra   su  
tremenda  majestad,  y  esto  es  difícil  de  entender.  
Tú   debes,   yo   debo,   nosotros   debemos   decir  
«Padre  nuestro  que  estás  en  los  cielos»,  pero  no  
con  un  sentimiento  de  humillación.  Me  viene  a  la  
mente   un   episodio   sucedido   cuando   tenía   cinco  
o   seis   años     y   me   operaron   de   la   garganta   para  
quitarme  las...  
 
Las  amígdalas...  
 
  Entonces   se   hacía   sin   anestesia:   te  
enseñaban   el   helado   que   te   darían   después,   te  
ponían  algo  en  la  boca  abierta  y  la  enfermera  te  

18
sujetaba,  tú  no  podías  cerrar  la  boca  abierta  y  la  
enfermera   te   sujetaba,   tú   no   podías   cerrar   la  
boca  y  el  médico,  con  unas  tijeras,  te  cortaba  las  
dos   amígdalas   sin   anestesia.   Luego   te   daban   el  
helado,   y   allí   acababa   todo.   Después   de   la  
operación   no   podía   hablar   por   el   dolor.   Mi   padre  
llamó   un   taxi   y   volvimos   a   casa.   Cuando  
llegamos,   mi   padre   pagó,   y   yo   me   quedé  
sorprendido:   ¿por   qué   le   paga   mi   padre   a   este  
señor?   Dos   días   después,   cuando   pude   hablar   de  
nuevo,   le   pregunté   a   mi   padre:   «¿Por   qué   le  
pagaste   a   aquel   señor   del   coche?».   El   me   explicó  
que  era  un  taxi.  «  ¿Cómo,  no  era  tuyo  el  coche?,  
le   respondí».   ¡Pensaba   que   mi   padre   era   el  
dueño   de   todas   los   coches   de   la   ciudad!   El  
recuerdo   de   esta   experiencia   infantil   ante   un  
padre   que   enseña   y   explica   nos   da   una   idea   de  
nuestra   relación   con   Dios,   de   su   grandeza   y  
también   de   su   cercanía.   Es   el   Dios   inmenso,   el  
Dios  de  la  Gloria,  pero  camina  contigo  y,  cuando  
es  necesario,  te  da  también  el  helado.  
 
 
 

19
Me   choca   este   término,   “orfandad”.   Tengo   un  
amigo  que  una  vez  me  dijo:  «A  mí  no  me  interesa  
saber  si  existe  un  padre;  si  existe,  es  un  problema  
suyo».   Otra   vez   le   pregunté   a   una   persona  
encarcelada   (uno   de   mis   parroquianos,   pues   mi  
parroquia   es   la   cárcel):   «¿Por   qué   te   fuiste   de  
casa  de  joven?».  Me  respondió:  «Porque,  con  mi  
padre,  el  aire  se  había  vuelto  irrespirable».  Y  sin  
embargo   los   dos,   cuando   su   padre   estaba  
muriendo,   volvieron   junto   a   su   cabecera   para  
despedirse   de   él.   Quizás   sea   casi   una   versión  
actualizada   de   la   parábola   del   capítulo   15   de  
Lucas:   se   vuelve   a   casa   no   porque   se   tiene  
hambre,   sino   porque   se   sabe   que   hay   un   padre  
que  nos  espera.  
 
 
Sí,   está   siempre   ahí,   esperándonos.   Y   «en   el  
cielo»  es  poderoso,  inmenso  y  majestuoso  –  eso  
significa   la   expresión   «que   estás   en   el   cielo»   -­‐  
pero   es   un   Dios   cercano   que   camina   con  
nosotros.    
 
 

20
 
Los  padres  y  el  Padre  Nuestro  
 
 
 
 
La  primera  necesidad  es  precisamente,  esta:  que  
el   padre   esté   presente   en   la   familia.   Que   sea  
cercano   a   su   esposa,   para   compartir   todo,  
alegrías   y   dolores,   fatigas   y   esperanzas.   Y   que  
esté   cerca   de   los   hijos   en   su   crecimiento:   cuando  
juegan   y   cuando   tienen   tareas,   cuando   están  
despreocupados   y   cuando   están   angustiados,  
cuando   se   expresan   y   cuando   están   taciturnos,  
cuando   se   atreven   y   cuando   tienen   miedo,    
cuando   dan   un   paso   equivocado   y   cuando  
encuentran   el   camino;   el   padre   presente,  
siempre.   ¡Decir   presente   no   es   lo   mismo   que  
decir  controlador!  Porque  los  padres  demasiado  
controladores   anulan   a   los   hijos,   no   les   dejan  
crecer.  
  El   evangelio   nos   habla   de   la   ejemplaridad  
del  Padre  que  está  en  el  cielo,  el  único,  dice  Jesús  
que   puede   ser   llamado   verdaderamente   “Padre              

21
bueno”   (cfr.   Mc   10,18).   Todos   conocen   esa  
extraordinaria   parábola   llamada   del   “hijo  
pródigo”,   o   mejor   dicho   del   “padre  
misericordioso”,   que   se   encuentra   en   el  
evangelio   de   Lucas   en   el   capítulo   15   (cfr.15,11-­‐
32).   ¡Cuánta   dignidad   y   cuánta   ternura   en   la  
espera   de   ese   padre   que   está   a   la   puerta   de   casa  
esperando   que   el   hijo   vuelva!   Los   padres   deben  
ser   pacientes.   Muchas   veces   no   hay   otra   cosa  
que   hacer   que   esperar   con   paciencia,   dulzura,  
magnanimidad,  misericordia.  
  Un   buen   padre   sabe   esperar   y   sabe  
perdonar,   desde   lo   profundo   del   corazón.  
Ciertamente,  también  sabe  corregir  con  firmeza:  
no   es   un   padre   débil,   condescendiente,  
sentimental.   El   padre   que   sabe   corregir   sin  
humillar   es   el   mismo   que   sabe   proteger   sin  
reservas.   Una   vez   oí   en   una   reunión   de  
matrimonios  a  un  papá  decir:  «Yo  algunas  veces  
debo  pegar  un  poco  a  mis  hijos...  pero  nunca  en  
la   cara   para   no   humillarles».   ¡Que   hermoso!  
Tiene   sentido   de   la   dignidad.   Debe   castigar,   lo  
hace  de  forma  justa,  y  va  adelante.  
  Por  tanto,  si  hay  alguien  que  puede  explicar  

22
hasta   el   fondo   la   oración   del   Padre   nuestro,  
enseñada   por   Jesús,   es   precisamente   quien   vive  
en   primera   persona   la   paternidad.   Sin   la   gracia  
que   viene   del   Padre   que   estás   en   los   cielos,   los  
padres   pierden   valor,   y   abandonan   el   campo.  
Pero  los  hijos  necesitan  encontrar  un  padre  que  
los   espera   cuando   regresan   de   sus   fracasos.  
Harán   todo   para   no   admitirlo,   para   no   hacerlo  
ver,   pero   lo   necesitan;   y   el   no   encontrarlo   abre  
en  ellos  heridas  difíciles  de  cicatrizar.  
  La   Iglesia,   nuestra   madre,   está  
comprometida   en   apoyar   con   todas   sus   fuerzas  
la   presencia   buena   y   generosa   de   los   padres   en  
las   familias,   porque   ellos   son   para   las   nuevas  
generaciones,   custodios   y   mediadores  
insustituibles   de   la   fe   en   la   bondad,   la   fe   en   la  
justicia   y   en   la   protección   de   Dios,   como   san  
José.  
 
 
 
 
 
 

23
 
 
Santificado  sea  tu  nombre  
 
 
 
 
 
La   oración   del   Padre   Nuestro   continúa   en   una  
forma   quizás   incluso   embarazosa.   Se   dice  
«santificado   sea   tu   nombre».   Cuando   oigo   la  
palabra   “nombre”   me   viene   a   la   mente   una   frase  
que   siempre   dicen   en   mi   pueblo:   «Hacer   honor   al  
buen  nombre»,  hace  honor  a  la  reputación  de  su  
nombre.  ¿Cómo  traduce  un  Papa  la  santificación  
del   nombre   de   Dios,   que   de   por   sí   ya   es   santo?  
¿Quizás   alguien   ha   tomado   esta   santidad,   la   ha  
profanado   y   nosotros   pedimos   a   Dios   que   la  
limpie  de  nuevo  con  su  gracia?  
 
 
«Santificado  sea  tu  nombre»  en  nosotros,  en  mí.  
Porque   muchas   veces   nosotros   creyentes,  
nosotros   cristianos,   decimos   que   tenemos   un  
24
padre,   pero   vivimos   como,   no   digo   como  
animales,  sino  como  personas  que  no  creen  ni  en  
Dios   ni   en   el   hombre,   sin   fe,   y   vivimos   también  
haciendo  el  mal,  vivimos  no  en  el  amor,  sino  en  
el   odio,   en   la   pugna,   en   las   guerras.   ¿Es  
santificado   en   los   cristianos   que   luchan   entre   sí  
por   el   poder?   ¿Es   santificado   en   la   vida   de   los  
que   contratan   a   un   sicario   para   librarse   de   un  
enemigo?   ¿Es   santificado   en   la   vida   de   aquellos  
que   no   cuidan   de   sus   hijos?   No,   así   no   se  
santifica  el  nombre  de  Dios.  
 
 
Una   experiencia   que   estoy   viviendo   en   la   cárcel  
me   trae   a   la   memoria   una   predicación   suya.  
Conozco   un   preso   que   cada   vez   que   entra   en   la  
iglesia  se  duerme  completamente.  Una  vez  probé  
a   decirle:   «Mira,   quizás   no   es   una   buena  
costumbre   dormir   en   la   iglesia».   Él   me   dio   una  
respuesta   maravillosa:   «Mira,   yo   no   estoy   bien  
de   la   cabeza,   no   logro   conciliar   el   sueño   en  
ninguna   parte,   el   único   momento   en   que   estoy  
sin  pensamientos  es  cuando  estoy  en  la  iglesia».  
Me  vino  a  la  mente  cuando   un   día,   respondiendo  

25
a   un   chico   que   había   confesado:   «Yo   de   vez   en  
cuando   echo   una   cabezada   cuando   hago   la  
adoración»,   usted   respondió:   «No   importa,   él  
continúa   mirándote   de   todas   maneras».   Este  
preso   me   enseña   lo   que   significa   santificar   el  
nombre,  es  decir  como  hacer  la  adoración.  
 
 
Dejarse   mirar   por   Él.   También   yo,   cuando   voy   a  
rezar,  algunas  veces  me  duermo,  y  santa  Teresita  
del   Niño   Jesús   decía   que   también   a   ella   le  
sucedía   y   al   Señor,   a   Dios,   al   Padre   le   gusta  
cuando   uno   se   duerme.   Dice   el   salmo   130   –   o  
131,   según   la   numeración-­‐   el   breve:   «acallo   y  
modero  mis  deseos,  como  un  niño  en  brazos  de  
su   madre».   Esta   es   una   de   las   muchas   maneras  
para  santificar  el  nombre  de  Dios:  sentirme  niño  
en  sus  manos.  
 
Pero  el  nombre  de  Dios  es  misericordia.  
 
Es   misericordia,   esto   es   cierto.   Perdona   todo,  
perdona   todo.   Una   vez   vino   a   Buenos   Aires   la  
imagen  de  la  Virgen  de  Fátima  y  había  una  Misa  

26
para   los   enfermos,   en   un   gran   estadio   lleno   de  
gente.  Yo  era  ya  obispo,  fui  a  confesar  y  confesé  
y  confesé  antes  y  durante  la  Misa.  Al  final  ya  no  
había  casi  gente  y  me  levanté  para  irme,  porque  
me   esperaba   una   confirmación   en   otra   parte.   Sin  
embargo,   llegó   una   señora   pequeñita,   simple,  
toda   vestida   de   negro   como   las   campesinas   del  
sur   de   Italia   cuando   están   de   luto,   pero   sus  
espléndidos  ojos  le  iluminaban  el  rostro.  «Usted  
quiere   confesarse»   le   dije,   «pero   no   tiene  
pecados».   La   señora   era   portuguesa   y   me  
contestó:   «Todos   tenemos   pecados...   ».«Esté  
atenta,  entonces:  quizás  Dios  no  perdona».«Dios  
perdona  todo»,  sostuvo  con  seguridad.  «Y  usted  
¿cómo   lo   sabe?».«Si   Dios   no   perdonara   todo»  
fue  su  respuesta,  «el  mundo  no  existiría».  Habría  
querido   decirle   yo:   «¡Usted   ha   estudiado   en   la  
Gregoriana!».  Es  la  sabiduría  de  los  sencillos,  que  
saben   que   tienen   un   padre   que   siempre   le  
espera:   Dios   no   espera   a   que   tú   llames   a   su  
puerta,  es  Él  quien  llama  a  la  tuya,  a  inquietarte  
el   corazón.   Él   es   el   primero   que   te   espera.   A   mí  
me  gusta  decirlo  en  español:  Dios  nos  primerea.  
 

27
 
Juega  con  antelación,  casi.  
 
Juega  con  antelación.  Esta  es  la  misericordia.  
 
Un   sacerdote   de   mi   diócesis   ha   traducido   así   la  
misericordia,   hablando   en   la   cárcel:   “Jesús   nos  
dice:   “¿Os   habéis   equivocado   vosotros?   No  
importa,   pagaré   yo”.   Hermoso   este   Dios   que  
juega  con  antelación.  
 
 
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

28
 
Participar  con  la  oración  en  la  obra  de  salvación  
 
 
En  el  Evangelio  de  Lucas,  en  el  capítulo  11,  Jesús  
ora   solo,   apartado;   cuando   termina,   los  
discípulos   le   preguntan:   «Señor,   enséñanos   a  
orar»   (v.   1);   y   el   responde:   «Cuando   oréis,   decid:  
“Padre...”»   (v.   2).   Esta   palabra   es   el   secreto   de   la  
oración  de  Jesús,  es  la  clave  que  Él  mismo  nos  da  
para   que   podamos   entrar   también   nosotros   en  
esa  relación  de  diálogo  confidencial  con  el  Padre  
que  acompañó  y  sostuvo  toda  su  vida.    
  Al   apelativo   “Padre”   Jesús   le   asocia   dos  
peticiones:   «Santificado   sea   tu   nombre,   venga   tu  
reino»  (v.  2).  La  oración  de  Jesús,  y  por  tanto  la  
oración   cristiana,   es   ante   todo   un   hacer   sitio   a  
Dios,   dejándole   manifestar   su   santidad   en  
nosotros   y   haciendo   avanzar   su   reino,   a   partir   de  
la   posibilidad   de   ejercer   su   señorío   de   amor   en  
nuestra  vida.  
  Otras  tres    peticiones  completan  esta  oración  
que   Jesús   enseña,   el   Padre   nuestro.   Son   tres  
súplicas   que   expresan   nuestras   necesidades  

29
fundamentales;   el   pan,   el   perdón   y   la   ayuda   en  
las  tentaciones.  El  pan  que  Jesús  nos  hace  pedir  
es  el  necesario,  no  el  superfluo;  es  el  pan  de  los  
peregrinos,  el  justo,  un  pan  que  no  se  acumula  y  
no   se   desperdicia,   que   no   estorba   nuestra   ruta.  
El  perdón  es,  ante  todo,  lo  que  nosotros  mismos  
recibimos   de   Dios:   sólo   la   conciencia   de   ser  
pecadores   perdonados   por   la   infinita  
misericordia   divina   puede   hacernos   capaces   de  
realizar   gestos   concretos   de   reconciliación  
fraterna.   Si   una   persona   no   se   siente   pecadora  
perdonada,   nunca   podrá   hacer   un   gesto   de  
perdón   o   reconciliación.   Se   comienza   desde   el  
corazón   donde   uno   se   siente   pecador  
perdonado.   La   última   petición,   «no   nos   dejes  
caer   en   la   tentación»,   expresa   la   conciencia   de  
nuestra   condición,   siempre   expuesta   a   las  
insidias   del   mal   y   a   la   corrupción.   ¡Todos  
conocemos  lo  que  es  una  tentación!  
  La   enseñanza   de   Jesús   sobre   la   oración  
prosigue  con  dos  parábolas,  con  las  cuales  toma  
como  modelo  la  actitud  de  un  amigo  respecto  de  
otro  amigo  y  la  de  un  padre  respecto  de  su  hijo  
(cfr.   vv.   5-­‐12).   Ambas   nos   quieren   enseñar   a  

30
tener   plena   confianza   en   Dios,   que   es   Padre.   Él  
conoce  nuestras  necesidades  mejor  que  nosotros  
mismos,   pero   quiere   que   se   las   presentemos   con  
audacia   y   con   insistencia,   porque   este   es   nuestro  
modo   de   participar   en   su   obra   de   salvación.   ¡La  
oración  es  el  primer  y  principal  «instrumento  de  
trabajo»  en  nuestras  manos!  Insistir  con  Dios  no  
sirve   para   convencerlo,   sino   para   robustecer  
nuestra   fe   y   nuestra   paciencia,   es   decir,   nuestra  
capacidad   de   luchar   junto   a   Dios   por   las   cosas  
realmente   importantes   y   necesarias.   En   la  
oración   somos   dos:   Dios   y   yo   que   luchamos  
juntos  por  las  cosas  importantes.  
  Entre  estas  hay  una,  la  gran  cosa  importante  
que   Jesús   dice   hoy   en   el   evangelio,   pero   que   casi  
nunca  pedimos,  y  es  el  Espíritu  Santo.«!Dame  el  
Espíritu   Santo!»   Y   Jesús   dice:   «Si   vosotros   que  
sois   malos,   sabéis   dar   cosas   buenas   a   vuestros  
hijos,  ¡cuánto  mas  vuestro  Padre  del  cielo  dará  el  
Espíritu  Santo  a  los  que  se  lo  pidan!»  (v.  13)  .  ¡El  
Espíritu   Santo!     Debemos   pedir   que   el   Espíritu  
Santo  venga  a  nosotros.  Pero,  ¿para  qué  sirve  el  
Espíritu   Santo?   Sirve   para   vivir   bien,   para   vivir  
con   sabiduría   y   amor,   haciendo   la   voluntad     de  

31
Dios.  ¡Que  bella  oración  sería,  esta  semana,  que  
cada   uno   de   nosotros   pidiera   al   Padre:   «Padre,  
dame   el   Espíritu   Santo!».   La   Virgen   nos   lo  
demuestra   con   su   existencia,   toda   ella   animada  
por   el   Espíritu   de   Dios.   Que   nos   ayude   a   orar   al  
Padre   unidos   a   Jesús,   para   vivir,   no   de   manera  
mundana,  sino  según  el  Evangelio,  guiados  por  el  
Espíritu  Santo.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
32
Venga  a  nosotros  tu  reino  
 
 
 
 
 
Llegamos   al   tercer   versículo,   “venga   a   nosotros  
tu   reino”.   De   por   sí,   Jesús   ya   ha   venido,   la  
encarnación   fue,   aquella   vez   en   Belén,   el   gran  
asombro  de  la  humanidad.  Sin  embargo,  todavía  
hoy,   me   parece   escuchar   aquel   bonito   canto  
resonando,  esa  invocación  que  la  esposa  hace  al  
esposo:   “Maranatha   -­‐   ¡Ven   Señor   Jesús!”.  
Muchas   veces   en   el   evangelio   se   dice   que   el   “el  
reino   de   Dios   está   aquí”.   Es   casi   una   urgencia:  
“¡Convertíos,   creed   en   el   Evangelio!”   En   cambio,  
en   la   oración   parece   que   cambia   el   verbo   a  
“venga”,   es   decir,   una   exhortación   dirigida   al  
futuro.   Sé   que   llegará,   tarde   o   temprano,   pero  
me  suscita  una  curiosidad:  ¿cómo  podemos  ver  el  
reino  de  Dios  que  nace?  
 
 
 
33
El  reino  de  Dios  está  ya,  el  reino  de  Dios  vendrá.  
Es   el   tesoro   escondido   en   el   campo,   es   la   perla  
preciosa  que  hace  que  el  mercader  venda  todos  
sus   activos   para   obtenerla   (cfr.   Mt   13,44-­‐46).   El  
reino   es   el   trigo   bueno   que   crece   junto   a   la  
cizaña,  y  que  debe  luchar  contra  ella  (cfr.  Mt  13  
24-­‐40).  El  reino  de  Dios  viene  ya,  pero  al  mismo  
tiempo   todavía   no   ha   llegado   del   todo.   El   reino  
de   Dios   ha   venido,   Jesús   se   encarnó,   se   hizo  
hombre   como   nosotros,   camina   con   nosotros   y  
nos   da   la   esperanza   para   el   mañana:   «Yo   estoy  
con   vosotros   todos   los   días   hasta   el   fin   del  
mundo»   (Mt   28,20).   El   reino   de   Dios   es   una  
realidad   que   ya   poseemos;   bueno,   es   mejor  
cambiar   la   perspectiva:   dejarnos   poseer   por   la  
certeza   de   que   Él   ha   venido.   Pero,   al   mismo  
tiempo,  también  tenemos  la  necesidad  de  arrojar  
el  ancla  allí  y  aferrarse  a  la  soga  para  que  venga  
su   reino.   Estos   dos   movimientos   son   muy  
importantes.  
 
 
Los  dos  tiempos  de  la  salvación:  el  ya  y  el  todavía  
no.   No   quisiera   forzar   el   sentido   del   Evangelio,  

34
pero  hay  una  imagen  que  asocio  con  el  reino  de  
Dios.   Mi   padre,   cuando   yo   era   pequeño,   me  
contó  la  historia  de  Don  Lorenzo  Milani,  y  sé  que  
usted   ha   estado   hace   poco   tiempo   en   Barbiana.  
Para   mí,   Barbiana   es   un   pequeño   fragmento   del  
reino  de  Dios.  Yo  me  lo  imagino  así,  cuando  veo  a  
pobres  que  se  convierten  en  protagonistas  de  su  
historia,  creo  que  el  reino  de  Dios  está  naciendo  
allí,  en  Barbiana,  en  Bozzolo,  en  la  cárcel,  incluso  
a  veces,  en  mi  casa.  ¿Me  equivoco?  
 
 
 
 
No,  no  te  equivocas.  En  Barbiana  me  conmovió  el  
lema  “I  care”  (“me  preocupa”,  “me  toca  muy  de  
cerca”),  que  va  en  contra  del  “no  me  importa”  de  
la   época   fascista.   Nos   tenemos   que   hacer   cargo  
de   esto.   Me   viene   a   la   mente   una   frase:   “El  
protagonista   de   la   historia   es   el   mendigo”.   La  
podría  haber  dicho  Péguy.  La  historia  se  hace  con  
los  más  pobres  y  ellos  son  los  protagonistas  de  la  
salvación.  Jesús  está  con  ellos  y  con  todos,  pero  
cuando   invita   a   la   fiesta   de   aquel   hijo   que   va   a  

35
casarse,   dice:   «Que   vengan   todos,   buenos   y  
malos,  todos».  Los  pobres  son  sus  preferidos.  El  
protagonista   de   la   historia   es   el   mendigo;   pero  
no   sólo   el   mendigo   material,   sino   también  
nosotros,   mendigos   espirituales:   «Venga   a  
nosotros   tu   reino,   Señor,   porque   sin   ti   no  
podemos   hacer   nada».   Decir   «venga   tu   reino»   es  
mendigar.  
 
 
 
¡Muy  bonito!  El  reino  del  mendigo  
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 
 

36
 
 
 
 El  reino  de  Dios  requiere  nuestra  colaboración  
 
 
 
El   Evangelio   de   hoy   esta   formado   por   dos  
parábolas   muy   breves:   la   de   la   semilla   que  
germina   y   crece   sola,   y   la   del   grano   de   mostaza  
(cfr.   Mc   4,   26-­‐34).   A   través   de   estas   imágenes  
tomadas   del   mundo   real,   Jesús   presenta   la  
eficacia  de  la  Palabra  de  Dios  y  las  exigencias  de  
su   reino,   mostrando   razones   de   nuestra  
esperanza   y   de   nuestro   compromiso   en   la  
historia.  
  En   la   primera   parábola   la   atención   se   centra  
en  el  hecho  de  que  la  semilla,  echada  en  la  tierra,  
arraiga   y   se   desarrolla   por   si   misma,  
independientemente   de   que   el   campesino  
duerma  o  vele.  Él  confía  en  el  poder  interior  de  la  
semilla   misma   y   en   la   fertilidad   del   terreno.   En   el  
lenguaje   evangélico,   la   semilla   es   símbolo   de   la  
Palabra   de   Dios,   cuya   fecundidad   recuerda   esta  

37
parábola.   Como   la   humilde   semilla   se   desarrolla  
en  la  tierra,  así  la  Palabra  actúa  con  el  poder  de  
Dios   en   el   corazón   de   quien   la   escucha.   Dios   ha  
confiado   su   Palabra   a   nuestra   tierra,   es   decir,   a  
cada   uno   de   nosotros,   con   nuestra   humanidad  
concreta.   Podemos   tener   confianza,   porque   la  
Palabra  de  Dios  es  palabra  creadora,  destinada  a  
convertirse   en   «el   grano   maduro   en   la   espiga»  
(v.28).  Esta  Palabra,  si  es  acogida,  da  ciertamente  
sus  frutos  ,  porque  Dios  mismo  la  hace  germinar  
y   madurar   a   través   de   caminos   que   no   siempre  
podemos   verificar   y   de   un   modo   que   no  
conocemos   (cfr.   v.   27).   Todo   esto   nos   hace  
comprender   que   es   siempre   Dios,   es   siempre  
Dios   quien   hace   crecer   su   reino   –   por   esto  
rezamos  mucho  «venga  a  nosotros  tu  reino»-­‐,  es  
Él  quien  lo  hace  crecer  ,  el  hombre  es  su  humilde  
colaborador,   que   contempla   y   se   regocija   por   la  
acción  creadora  divina  y  espera  con  paciencia  sus  
frutos.  
  La   Palabra   de   Dios   hace   crecer,   da   vida.   Y  
aquí   querría   recordaros   otra   vez     la   importancia  
de   tener   el   Evangelio,   la   Biblia,   al   alcance   de   la  
mano  -­‐el  Evangelio  pequeño  en  el  bolsillo,  en  la  

38
cartera-­‐  y  alimentarnos  cada  día  con  esta  Palabra  
viva   de   Dios:   leer   cada   día   un   pasaje   del  
Evangelio,   un   pasaje   de   la   Biblia.   Jamás   olvidéis  
esto,  por  favor.  Porque  esta  es  la  fuerza  que  hace  
germinar  en  nosotros  la  vida  del  reino  de  Dios.    
  La   segunda   parábola   utiliza   la   imagen   del  
grano   de   mostaza.   Aun   siendo   la   más   pequeña  
de   todas   las   semillas,   está   llena   de   vida   y   crece  
hasta   hacerse   «más   alta   que   las   demás  
hortalizas»   (Mc   4,   32).   Y   así   es   el   reino   de   Dios:  
una   realidad   humanamente   pequeña   y  
aparentemente  irrelevante.  Para  entrar  a  formar  
parte  de  él  es  necesario  ser  pobres  en  el  corazón;  
no  confiar  en  las  propias  capacidades,  sino  en  el  
poder   del   amor   de   Dios;   no   actuar   para   ser  
importantes   ante   los   ojos   del   mundo,   sino  
preciosos   a   los   ojos   de   Dios,   que   tiene  
predilección   por   los   sencillos   y   humildes.   Cuando  
vivimos   así,   irrumpe     a   través   de   nosotros   la  
fuerza   de   Cristo   y   trasforma   lo   que   es   pequeño   y  
modesto   en   una   realidad   que   fermenta   toda   la  
masa  del  mundo  y  de  la  historia.  
  De   estas   dos   parábolas   nos   llega   una  
enseñanza  importante:  el  reino  de  Dios  requiere  

39
nuestra   colaboración,   pero   es,   sobre   todo  
iniciativa   y   don   del   Señor.   Nuestra   débil   obra,  
aparentemente  pequeña  frente  a  la  complejidad  
de  los  problemas  del  mundo,  si  la  sitúa  en  la  obra  
de   Dios   no   tiene   miedo   de   las   dificultades.   La  
victoria   del   Señor   es   segura:   su   amor   hará   brotar  
y  hará  crecer  cada  semilla  de  bien  presente  en  la  
tierra.   Esto   nos   abre   a   la   confianza   y   a   la  
esperanza,  a  pesar  de  los  dramas,  las  injusticias  y  
los  sufrimientos  que  encontramos.  La  semilla  del  
bien  y  de  la  paz  germina  y  se  desarrolla,  porque  
el   amor   misericordioso   de   Dios   hace   que  
madure.  
  Que   la   santísima   Virgen,   que   acogió   como  
“tierra   fecunda”   la   semilla   de   la   divina   Palabra,  
nos   sostenga   en   esta   esperanza   que   nunca   nos  
defrauda.  
 
 
 
 
 
 
 

40
 
 
Hágase  tu  voluntad    
en  la  tierra  como  en  el  cielo  
 
 
La   petición   «venga   a   nosotros   tu   reino»   enlaza  
muy  bien  con  la  siguiente  «hágase  tu  voluntad».  
Le   confieso   papa   Francisco,   que   a   veces   como  
sacerdote,   tengo   un   poco   de   confusión   entre   mi  
voluntad   y   la   voluntad   de   Dios.   Hago   como  
Donna   Prassede   la   del   libro   los   novios   de  
Alessandro   Manzoni:   confunde   el   cielo   con   su  
cerebro   y   luego   dice:   «   he   hecho   lo   que   el   cielo  
quería».   Quizá   resuena   el   eco   de   lo   que   dice   el  
mundo  de  hoy.  «Esta  es  la  pasividad  habitual  de  
los   cristianos,   aceptan   todo   lo   que   llega».   De  
hecho,  me  atrevería  a  decir  que  hacer  la  voluntad  
de   Dios   es   casi   lo   contrario:   significa   dejar  
espacio   para   que   haya   un   Dios   que   nos   envuelva,  
que  nos  atraiga  hacia  sí.  
 
 

41
Tomemos   los   Diez   Mandamientos   que   Dios   ha  
revelado   a   su   pueblo   en   los   primeros   tiempos   de  
la   peregrinación   hacia   la   Tierra   Prometida.  
Representan   el   núcleo   de   la   voluntad   de   Dios,   y  
es  curioso  que  sólo  tres  de  ellos  se  refieran  a  él  
en   primera   persona;   los   otros   siete   tienen   que  
ver   con   el   hombre:   la   voluntad   de   Dios   es   no  
robar,   no   matar,   no   hacer   daño;   no   ser  
mentirosos...   La   verdad   significa   avanzar   en   un  
camino   que   se   ensancha   a   medida   que   se  
profundiza    en  su  sentido.  Se  extiende,  y  a  la  vez  
de   vuelve   más   sutil,   por   la   delicadeza   del   alma.  
Los  pequeños  gestos  de  la  voluntad  de  Dios,  los  
pequeños   gestos...   Si   somos   sinceros   y   abiertos  
con   el   Señor,   lograremos   hacer   la   voluntad   de  
Dios,  porque  él  no  esconde  su  voluntad,  la  hace  
comprender   a   los   que   la   buscan;   no   obliga   en  
cambio,   a   aquellos   a   quienes   no   les   interesa,  
pero  los  espera.  El  espera  siempre.  
 
 
La   voluntad   de   Dios   es   que   al   final   no   se   pierda  
nada...  
 

42
Que  no  se  pierda  nada  
 
 
Es   un   Dios   en   espera.   Sé   que   a   usted   le   gusta  
Jorge   Luis   Borges,   que   escribió:   «En   las   grietas  
está  Dios,  que  acecha».  
 
 
 
Si,   el   nuestro   es   precisamente   un   Dios   que  
espera.   Por   esto,   cuando   se   da   cuenta   de   que  
alguien   está   perdido,   deja   a   los   que   no   lo   están   y  
va  en  busca  de  quien  se  ha  extraviado.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

43
 
 
El  sí  pleno  de  María  a  la  voluntad  de  Dios  
 
 
 
Las  lecturas  de  esta  Solemnidad  de  la  Inmaculada  
Concepción   de   la   Bienaventurada   Virgen   María  
presentan  dos  pasajes  cruciales  en  la  historia  de  
las   relaciones   entre   el   hombre   y   Dios:   podríamos  
decir   que   nos   conducen   al   origen   del   bien   y   del  
mal.  
  El   libro   del   Génesis   muestra   el   primer   no,   el  
no   de   los   orígenes,   el   no   humano,   cuando   el  
hombre   prefirió   mirarse   a   sí   mismo   antes   que   a  
su   Creador,   cuando   quiso   actuar   por   su   cuenta,  
eligió   bastarse   a   sí   mismo   y   comenzó   a   tener  
miedo,   a   esconderse   y   acusar   a   quien   estaba  
cerca  (  cfr.  Gén  3,10-­‐12).  Estos  son  los  síntomas:  
el  miedo  es  siempre  un  síntoma  de  no  a  Dios,  e  
indica  que  estoy  diciendo  no  a  Dios;  acusar  a  los  
demás  y  no  mirarme  a  mí  mismo  indica  que  me  
estoy   alejando   de   Dios.   Y   esto   hace   el   pecado.  
Pero  el  Señor  no  deja  al  hombre  a  merced  de  su  

44
mal;   inmediatamente   lo   busca   y   le   dirige   una  
pregunta   llena   de   preocupación:   “¿Dónde    
estás?”   (v.9).   Como   si   dijera:   «Detente,  
piensa:¿dónde   estás?».   Es   la   pregunta   de   un  
padre   o   una   madre   que   busca   al   hijo   perdido:  
«¿Dónde   estás?   ¿En   qué   situación   te   has  
metido?».  Y  esto  Dios  lo  hace  con  tanta  paciencia  
,   hasta   colmar   la   distancia   que   se   creó   en   los  
orígenes.    Éste  es  uno  de  los  pasajes.  
  El   segundo   pasaje   crucial,   que   narra   hoy   el  
Evangelio,   es   cuando   Dios   viene   a   habitar   entre  
nosotros.   Y   esto   es   posible   por   medio   de   un   gran  
sí  –  el  del  pecado  era  el  no;  éste  es  el  sí,  ¡es  un  
gran   sí!-­‐   el   de   María   en   el   momento   de   la  
Anunciación.   Por   este   sí   Jesús   comenzó   su  
camino   por   los   senderos   de   la   humanidad;   lo  
comenzó   en   María,   trascurriendo   los   primeros  
meses   de   su   vida   en   el   seno   de   su   madre:   no  
apareció  ya  adulto  y  fuerte,  sino  que  siguió  todo  
el   itinerario   de   un   ser   humano.   Se   hizo   igual   a  
nosotros,  excepto  en  una  cosa:  aquel  no.  Excepto  
el   pecado.   Por   eso   eligió   a   María,   la   única  
criatura  sin  pecado,  inmaculada.  En  el  Evangelio,  
con   una   sola   palabra,   ella   es   denominada   “llena  

45
de  gracia”  (Lc  1,28),  es  decir  henchida  de  gracia.  
Quiere   decir   que   en   ella,   de   inmediato   llena   de  
gracia,   no   hay   espacio   para   el   pecado.   Y   también  
nosotros,   cuando   nos   dirigimos   a   ella,  
reconocemos   esta   belleza:   la   invocamos   como  
“llena  de  gracia”,  sin  sombra  de  mal.  
  María   responde   a   la   propuesta   de   Dios  
diciendo:  «He  aquí  la  esclava  del  Señor»  (v.  38).  
No   dice:   «Bueno,   esta   vez   haré   la   voluntad   de  
Dios,  me  hago  disponible,  después  veré...».  ¡No!  
Su   sí   es   un   sí   pleno,   total,   para   toda   la   vida,   sin  
condiciones.   Y   así   como   el   no   de   los   orígenes  
cerró  el  pasó  del  hombre  a  Dios,  el  mismo  modo  
el   sí   de   María   abrió   el   camino   a   Dios   entre  
nosotros.   Es   el   sí   mas   importante   de   la   historia,  
el   sí   humilde   que   derroca   el   no   soberbio   de   los  
orígenes,  el  sí  fiel  que  cura  la  desobediencia,  el  sí  
disponible  que  abate  el  egoísmo  del  pecado.  
  También  para  cada  uno  de  nosotros  hay  una  
historia   de   salvación   hecha   de   sí   y   de   no.   Sin  
embargo,   a   veces   somos   expertos   en   los   síes   a  
medias:   somos   buenos   fingiendo   que   no  
entendemos   bien   lo   que   Dios   querría   y   que   la  
conciencia   nos   sugiere.     También   somos   astutos  

46
y  para  no  decir  un  no  auténtico  a  Dios  decimos:  
«Discúlpame,   no   puedo»,   «hoy   no,   pienso  
mañana»;   «mañana   seré   mejor,   mañana   rezaré,  
haré   el   bien,   pero   mañana».   Y   esta   astucia   nos  
aleja  del  sí,  nos  aleja  de  Dios  y  nos  lleva  al  no,  al  
no   del   pecado,   al   no   de   la   mediocridad.   El  
famoso   “si,   pero...”:   “Sí,   Señor,   pero...“.   Así  
cerramos  la  puerta  al  bien,  y  el  mal  se  aprovecha  
de   estos   síes   que   faltan.   ¡Cada   uno   de   nosotros  
tiene   una   colección   de   ellos   dentro!.   Pensemos  
sobre   ello,   encontraremos   muchos   síes   que  
faltan.  Es  así.  En  cambio  cada  sí  pleno  a  Dios  da  
origen   a   una   historia   nueva:   decir   sí   a   Dios   es  
verdaderamente   “original”,   es   origen,   no   el  
pecado,    que  nos  hace  viejos  por  dentro.  ¿Habéis  
pensado   esto,   que   el   pecado   nos   envejece   por  
dentro?.     ¡Nos   envejece   pronto!   Cada   sí   a   Dios  
origina   historias   de   salvación   para   nosotros   y  
para  los  demás.  Cómo  María  con  su  propio  sí.  
  En   este   camino   de   Adviento,   Dios   desea  
visitarnos   y   espera   nuestro   sí.   Pensemos:   «Yo,  
hoy,   ¿que   sí   debo   decir   a   Dios?».   Pensemos  
sobre  ello,  nos  hará  bien.  Y  encontraremos  la  voz  
del  Señor    dentro  de  nosotros,  que  nos  pide  algo,  

47
un   paso   adelante.   «Creo   en   ti,   espero   en   ti,   te  
amo;   que   se   haga   en   mí   tu   voluntad   de   bien».  
Esto  es  el  sí.  Con  generosidad  y  confianza,  como  
María,  digamos  hoy,  cada  uno  de  nosotros,  este  
sí  personal  a  Dios.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

48
 
Danos  hoy  nuestro  pan  de  cada  día  
 
 
Ahora  se  abre  la  segunda  parte  de  la  oración  del  
Señor.   Mientras   las   primeras   invocaciones   se  
referían   al   nombre   de   Dios,   ahora   pedimos  
algunas   cosas   también   para   nosotros.   Hemos  
pensado   primero   en   Aquel   que   nos   ama,   para  
pasar   a   la   esperanza   de   que   Él   piense   en  
nosotros:   “Danos   hoy   nuestro   pan   de   cada   día”.  
Me   fascina   este   plural,   “danos”.   Ya   que   tú   eres  
nuestro   “padre”,   creo   que   tú   piensas   en   mí   hoy,  
en  este  día  concreto.  
 
 
Todo   esto,   en   el   reino   de   Dios   que   se   nos   narra  
en   el   Evangelio,   sucede   cuando   nos   sentamos   a  
la  mesa.  La  fuerza  de  la  presencia  de  Dios    en  el  
mundo   de   hoy   está   en   la   mesa,   en   la   Eucaristía  
con  Jesús,  con  Jesús.  Por  eso  pedimos  que  nos  dé  
de   comer   a   todos   nosotros.   Danos   para   comer  
esa   comida   espiritual   que   nos   fortalece,   en   la  
mesa  de  la  Eucaristía,  pero  también  para  dar  de  
49
comer   a   todos,   en   este   mundo   donde   es   tan  
cruel   el   reino   del   hambre.   Cuando   recemos   el  
Padre  nuestro,  nos  hará  mucho  bien  detenernos  
en   esta   petición-­‐   «danos   hoy   el   pan   de   cada   día»  
para   mi   y   para   todos-­‐,y   pensar   en   tantas  
personas   que   no   tienen   este   pan.   Cuando   era  
niño,   en   casa,   cuando   el   pan   se   caía,   nos  
enseñaban   a   cogerlo   inmediatamente   y   besarlo;  
jamás  se  tiraba  el  pan.  El  pan  es  símbolo  de  esta  
unidad   de   toda   la   humanidad,   es   símbolo   de  
amor  de  Dios  por  ti,  el  Dios  que  te  da  de  comer.  
Cuando   sobraba   las   abuelas   y   las   madres,   ¿qué  
hacían   (y   siguen   haciendo)?   Lo   remojaban   en  
leche   y   hacían   una   tarta,   o   cualquier   otra   cosa,  
pero  el  pan  no  se  tira.  
   
 
Mi   abuela,   en   cambio,   cuando   mi   hermano   y   yo  
nos  tirábamos  las  migas  nos  decía:  “Niños,  con  el  
pan   no   se   juega”.   Yo,   hoy   en   día,   cuando   como  
sacerdote  levanto  la  Eucaristía  escucho  dentro  de  
mí  la  frase  de  mi  abuela:  tampoco  con  este  pan,  
especialmente  con  este  pan,  se  debe  jugar.  Para  
un  cristiano,  el  pan  es  la  Eucaristía.  

50
 
 
¡Pero   también   el   otro!   No   olvidemos   la   obra   de  
misericordia  que  recomienda  dar  de  comer  a  los  
hambrientos.  
 
 
En  la  cárcel,  a  veces,  la  Eucaristía  me  la  planteo  
no   tanto   como   un   premio,   sino   como   una  
medicina.   Si   me   equivoco,   necesito   que   Dios   no  
me  quite  su  pan,  sino  que  me  haga  sentir  que  soy  
un    hijo.  
 
Eso   es   algo   muy   cierto.   Si   me   permite   hacerme  
publicidad,   es   lo   que   he   escrito   en   Evangelii  
gaudium  (n.  47):  la  Eucaristía:  «no  es  un  premio  
para   los   perfectos   sino   un   generosos   remedio   y  
un  alimento»,  una  medicina  «para  los  débiles».  
 
 
Esto   me   hace   consciente   de   que,   por   lo   tanto,  
estoy   dentro   del   corazón   de   Dios,   aunque   haya  
caído.  
 

51
 
Dar  de  comer  a  los  hambrientos  
 
En  la  Biblia,  un  salmo  dice  que  Dios  es  aquel  que  
«da   el   alimento   a   todos   los   vivientes»   (136,25).  
La  experiencia  del  hambre  es  dura.  Lo  sabe  quien  
ha   vivido   períodos   de   guerra   y   carestía.   Sin  
embargo,   esta   experiencia   se   repite   cada   día   y  
convive  junto  a  la  abundancia  y  al  derroche.  Son  
siempre   actuales   las   palabras   del   apóstol  
Santiago:«¿De   qué   le   sirve   a   uno,   hermanos  
míos,   decir   que   tiene   fe,   si   no   tiene   obras?  
¿Acaso   esa   fe   puede   salvarlo?   ¿De   qué   sirve   si  
uno   de   vosotros,   al   ver   a   un   hermano   o   una  
hermana   desnudos   o   sin   el   alimento   necesario,  
les  dice:  ”Id  en  paz,  calentaos  y  comed”,  y  no  les  
da   lo   que   necesitan   para   su   cuerpo?   Lo   mismo  
pasa  con  la  fe:  si  no  va  acompañada  de  las  obras,  
está   completamente   muerta»   (2,14-­‐17):   es  
incapaz  de  hacer  obras,  de  hacer  caridad,  de  dar  
amor.   Hay   siempre   alguien   que   tiene   hambre   y  
sed  y  tiene  necesidad  de  mí.  No  puedo  delegar  a  
ningún   otro.   Este   pobre   necesita   de   mí,   de   mi  
ayuda,   de   mi   palabra,   de   mi   compromiso.  

52
Estamos  todos  involucrados  en  esto.  
  Es   también   la   enseñanza   de   esta   página   del  
Evangelio   en   la   cual   Jesús,   viendo   a   tanta   gente  
que   desde   algunas   horas   les   seguía,   pide   a   sus  
discípulos:   «¿Dónde   compraremos   pan   para  
darles   de   comer?»   (Jn   6,5).   Y   los   discípulos  
responden:   «Es   imposible,   es   mejor   que   los  
despidas...».   En   cambio   Jesús   les   dice   a   ellos:  
«No.   Dadles   vosotros   mismo   de   comer»   (Mc  
6,37).   Hace   que   le   den   los   pocos   panes   y   peces  
que   tenían   consigo,   los   bendice,   los   parte   y   los  
distribuye   a   todos.   Es   una   lección   muy  
importante  para  todos  nosotros.  Nos  dice  que  lo  
poco   que   tenemos,   si   lo   ponemos   en   las   manos  
de  Jesús  y  lo  compartimos  con  fe,  se  convierte  en  
una  riqueza  superabundante.  
  El  papa  Benedicto  XVI,  en  la  encíclica  Caritas  
in   veritate,   afirma:   «Dar   de   comer   a   los  
hambrientos   en   un   imperativo   ético   para   la  
Iglesia  universal.  […]  El  derecho  a  la  alimentación  
y   al   agua   tiene   un   papel   importante   para  
conseguir   otros   derechos.[...]   Por   tanto,   es  
necesario   que   madure   una   conciencia   solidaria  
que  considere  la  alimentación  y  el  acceso  al  agua  

53
como   derechos   universales   de   todos   los   seres  
humanos,   sin   distinciones   ni   discriminaciones»  
(n.27).   No   olvidemos   las   palabras   de   Jesús   «Yo  
soy  el  pan  de  Vida»  (Jn  6,35)  y  «El  que  tenga  sed,  
venga   a   mí»   (Jn   7,37).   Estas   palabras   son   una  
provocación   para   todos   nosotros   creyentes,   una  
provocación   para   que   reconozcamos   que,   a  
través  de  dar  de  comer  al  hambriento  y  de  beber  
al   sediento,   pasa   nuestra   relación   con   Dios,   un  
Dios   que   ha   revelado   en   Jesús   su   rostro   de  
misericordia.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

54
 
Perdona  nuestras  ofensas,  
 como  también  nosotros  perdonamos    
a  los  que  nos  ofenden  
 
 
Sigue   una   idea   muy   bonita:«Perdona   nuestras  
ofensas   -­‐o   nuestros   pecados-­‐,   como   también  
nosotros   perdonamos   a   los   que   nos   ofenden».  
Me   viene   aquí   a   la   mente   un   preso   que   el   año  
pasado   en   Nochebuena   estaba   leyendo   la  
oración   de   los   fieles,   en   la   que   estaba   escrito:  
«Recemos   a   Dios,   el   Salvador».   Él   cometió   un  
pequeño   error   y   dijo:   «Recemos   a   Dios,   el  
soldador»,   y   me   acordé   de   mi   padre   soldando.  
Donde   había   dos   piezas   rotas,   mi   papá   no   las  
tiraba,   las   soldaba.   Y   me   he   dicho:   mira   a   los  
pobres   cómo   han   traducido   la   misericordia   de  
Dios.   Para   mí,   sigue   abierto   el   significado   del  
adverbio   “como”.   ¿Significa   «para   que   también  
nosotros   podamos   hacer   esto»   o   el   sentido   es,  
«en  la  medida  en  que  yo  perdono?  ¿También  tú,  
Señor,  me  perdonas?»  La  perspectiva  cambia.  

55
 
¡Es   una   petición   que   les   gusta   mucho   a   los  
banqueros!  Aunque,  les  gusta  hasta  cierto  punto.  
No   es   que   les   guste   mucho   perdonar,   no  
perdonan   las   deudas   en   este   mundo   donde   en   el  
centro   de   todo   está   el   dinero.   El   perdón,   el  
perdón,   es   tan   difícil   perdonar...   Sin   embargo,  
hay  una  sola  condición    esencial  sin  la  cual  nadie  
podrá   perdonar   jamás.   Podrás   perdonar   si   has  
tenido   la   gracia   de   sentirte   perdonado.   Solo   la  
persona   que   se   siente   perdonada   es   capaz   de  
perdonar.   Yo   perdono   porque,   antes,   he   sido  
perdonado.    Pensad,  en  cambio,  en  los  doctores  
de  la  ley,  esos  que  le  habían  declarado  la  guerra  
a  Jesús,  creían  que  eran  perfectos,  justos,  y  que  
por   lo   tanto   no   tenían   ninguna   necesidad   de  
perdón  y  no  entendían  por  qué  Jesús  perdonaba  
a   los   pecadores,   por   qué   comía   con   ellos,   y  
curaba   y   se   relacionaba   con   los   leprosos.   Él  
perdonaba   a   todos   y   ellos   no   lo   entendían,  
porque   se   sentían   tan   justos   que   no   podían  
disfrutar   de   aquella   experiencia   tan   hermosa.  
También   yo   relataré,   como   cristiano,   como  
persona,   aquello   de   lo   que   tengo   experiencia:  

56
Una   vez   que   sentí   que   el   Señor   me   había  
perdonado  tantas  cosas,  lloré  de  alegría.  Incluso  
hoy,  cuando  pienso  en  esas  lágrimas,  y  me  toca  a  
mi  perdonar,  me  digo:  «No  hay  proporción,  esto  
no  es  nada  en  comparación  con  aquella  vez».  
 
 
Le   voy   a   hacer   una   confidencia,   papa   Francisco.  
Yo  era  de  aquellos  que  pensaba  que  si  alguien  se  
equivocaba  debía  pudrirse  en  la  cárcel.  Hoy  Dios  
me   está   concediendo   la   gracia   de   ser   el   pastor  
para   esa   gente,   de   serlo   junto   a   ellos.   De  
nuestros   encuentros,   también   yo   recuerdo   el   día  
y  la  hora.  Ese  día  en  el  que  mi  historia  no  volvió  
no   volvió   ya   a   ser   la   misma;   avergonzándome,  
sentí   los   latidos   del   renacimiento.   Lo   aprendí  
leyendo  un  texto  suyo  sobre  la  gracia  de  saberse  
avergonzar.   Me   avergüenzo   porque   había  
expulsado     a   Dios   de   mi   vida   y   luego   he   vuelto  
por  el  camino  de  búsqueda  del  Padre.  Hoy  en  día,  
me   toca   mirarme   al   espejo   con   el   corazón   en   la  
mano  tras  haber  sentido  el  amor  propio  y  haber  
experimentado   una   inmensa   vergüenza   al   estar  
lejos  de  Él  ,de  nuestra  casa.  

57
 
 
En   el   relato   de   la   pasión   de   Jesús   hay   tres  
episodios   que   hablan   de   la   vergüenza.   Tres  
personas   que   se   avergüenzan.   La   primera   es  
Pedro.   Pedro   oye   cantar   el   gallo   y,   en   aquel  
momento,   siente   algo   dentro   de   sí   y   ve   a   Jesús  
que  sale  y  lo  mira.  La  vergüenza  es  tal  que  llora  
amargamente  (cfr.  Lc  22,54-­‐62).  El  segundo  caso  
es  el  del  buen  ladrón:  “Nosotros  estamos  aquí”,  
dice   al   otro   compañero   de   desgracias,   “porque  
hemos   hecho   cosas   malas   e   injustas,   pero   este  
pobre   inocente   no   tiene   ninguna   culpa...”   Se  
siente   culpable,   avergonzado,   y   así,   dice   san  
Agustín,  con  esta  vergüenza  robo  el  Paraíso  (cfr.  
Lc   23,39-­‐43).   La   tercera,   la   que   más   me  
conmueve,  es  la  vergüenza  de  Judas.  Judas    es  un  
personaje  difícil  de  entender,  ha  habido  muchas  
interpretaciones   de   su   personalidad.   Sin  
embargo,  al  final,  cuando  ve  lo  que  ha  hecho,  va  
a   los   “justos”,   a   los   sacerdotes,   y   les   dice:   “He  
pecado,   porque   he   entregado   sangre   inocente”.  
Y  ellos  le  responden:  “¿A  nosotros  qué?.  Allá  tú”.  
(cfr   Mt   27,3-­‐10).   Y   se   aleja   embargado   por   la  

58
culpa   que   le   sofoca.   Tal   vez   si   hubiera  
encontrado   a   la   Virgen   María,   las   cosas   habrían  
sido  distintas,  pero  el  pobre  se  va,  no  encuentra  
una   salida   y   se   ahorca.   Pero,   hay   una   cosa   que  
me   hace   pensar   que   la   historia   de   Judas   no  
termina   ahí...   A   lo   mejor   alguno   va   a   pensar:  
”Este  Papa  es  un  hereje...”  ¡Pero  no!  Os  invito  a  
contemplar  un  capitel  medieval  de  la  basílica  de  
Santa   María     Magdalena   en   Vézelay,   en   la  
Borgoña   (Francia).   Los   hombres   de   la   Edad  
Media   hacían   catequesis   a   través   de   las  
esculturas   y   las   imágenes.   En   este   capitel,   por   un  
lado,   está   Judas   ahorcándose,   pero   en   el   otro  
lado   está   el   Buen   Pastor   que   lo   carga   sobre   sus  
hombros  y  lo  lleva  con  él.  En  los  labios  del  Buen  
Pastor  hay  un  atisbo  de  sonrisa,  no  digo  irónico,  
pero  sí  un  poco  cómplice.  Detrás  de  mi  escritorio  
tengo  la  fotografía  de  este  capitel  dividido  en  dos  
partes,  porque  me  ayuda  a  meditar:  hay  muchas  
maneras   de   avergonzarse.   La   desesperación   es  
una,   pero   debemos   tratar     de   ayudar   a   las  
personas   desesperadas   a   encontrar   el   auténtico  
camino   de   la   vergüenza,   y   que   no   acaben   como  
lo  hace  Judas.  Estos  tres  personajes  de  la  pasión  

59
de   Jesús   me   ayudan   mucho.   La   vergüenza   es   una  
gracia.   Para   nosotros,   en   Argentina,   alguien   que  
no   sabe   cómo   comportarse   y   actúa   mal   es   un  
“sinvergüenza”.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
 
 
 
 

60
 
 
El  entrenamiento  para  el  don  y  el  perdón  
 
 
 
 
Hoy  quisiera  destacar  este  aspecto:  que  la  familia  
es  un  gran  gimnasio  de  entrenamiento  en  el  don  
y  en  el  perdón  recíproco  sin  el  cual  ningún  amor  
puede   ser   duradero.   Sin   entregarse   y   sin  
perdonarse  el  amor  no  permanece,  no  dura.    En  
la  oración  que  Él  mismo  nos  enseñó  –  es  decir  el  
Padre  nuestro  -­‐    Jesús  nos  hace  pedirle  al  Padre:  
«Perdona   nuestras   ofensas,   como   también  
nosotros  perdonamos  a  los  que  nos  ofenden».  Y  
al   final   comenta:   «Porque   si   perdonáis   a   los  
hombres   sus   ofensas,   también   os   perdonará  
vuestro  Padre  celestial,  pero  si  no  perdonáis  a  los  
hombres,   tampoco   vuestro   Padre   perdonará  
vuestras  ofensas  »  (Mt  6,12.14-­‐15).  No  se  puede  
vivir  sin  perdonarse,  o  al  menos  no  se  puede  vivir  
bien,   especialmente   en   la   familia.   Cada   día   nos  
ofendemos   unos   a   otros.   Tenemos   que  

61
considerar   estos   errores,   debidos   a   nuestra  
fragilidad   y   a   nuestro   egoísmo.   Lo   que   se   nos  
pide   es   curar   inmediatamente   las   heridas   que  
nos  provocamos,  volver  a  tejer  de  inmediato  los  
hilos   que   rompemos   en   la   familia.   Si   esperamos  
demasiado,   todo   se   hace   más   difícil.   Y   hay   un  
secreto   sencillo   para   curar   las   heridas   y   disipar  
las   acusaciones.   Es   este:   no   dejar   que   acabe   el  
día  sin  pedirse  perdón,    sin  hacer  las  paces  entre  
marido   y   mujer,   entre   padres   e   hijos,   entre  
hermanos  y  hermanas...  entre  nuera  y  suegra.  Si  
aprendemos  a  pedirnos  inmediatamente  perdón  
y   a   darnos   el   perdón   recíproco,   se   sanan   las  
heridas,  el  matrimonio  se  fortalece  y  la  familia  se  
convierte   en   una   casa   cada   vez   más   sólida,   que  
resiste   a   las   sacudidas   de   nuestras   pequeñas   y  
grandes   maldades.   Y   para   esto   no   es   necesario  
dar   un   gran   discurso,   sino   que   es   suficiente   una  
caricia   y   todo   se   acaba,   y   se   recomienza.   ¡Pero  
no  terminar  el  día  en  guerra!  
  Si   aprendemos   a   vivir   así   en   la   familia,   lo  
hacemos   también   fuera,   donde   sea   que   nos  
encontremos.   Es   fácil   ser   escépticos   en   esto.  
Muchos   -­‐también   entre   los   cristianos-­‐   piensan  

62
que  se  trate  de  una  exageración.  Se  dice:  sí,  son  
hermosas   palabras,   pero   es   imposible   ponerlas  
en   práctica.   Pero   gracias   a   Dios   no   es   así.   En  
efecto,   precisamente   recibiendo   el   perdón   de  
Dios,   somos   capaces   de   perdonar   a   los   demás.  
Por   eso   Jesús   nos   hace   repetir   estas   palabras  
cada   vez   que   rezamos   la   oración   de   Padre  
nuestro,  es  decir  cada  día.  Es  indispensable  que,  
en   una   sociedad   a   veces   despiadada,   haya  
espacios,   como   la   familia,   donde   aprender   a  
perdonarse  los  unos  a  los  otros.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

63
 
 
 
No  nos  dejes  caer  en  la  tentación  
 
 
 
La  desesperación  es  una  tentación.  Y  así  llegamos  
a  la  penúltima  invocación,  «nos  no  dejes  caer  en  
la   tentación».   Algunos   amigos,   unos   no  
creyentes,   otros   sí,   de   vez   en   cuando   me  
preguntan:   «Don   Marco,   ¿puede   Dios  
tentarme?»   Y   me   gusta   leer   esta   petición   de   esta  
manera:   «Puesto   que   Satanás   me   tienta,  
ayúdame   a   no   caer   en   las   trampas   de   sus  
seducciones».   Yo   no   puedo   creer   que   Dios   me  
tiente.  
 
 
Esta   es   una   buena   traducción.   De   hecho,   si  
miramos   el   texto   del   Evangelio   en   la   última  
edición   de   la   Conferencia   Episcopal   Italiana,  
leemos:   “no   nos   abandones   a   la   tentación”   (cfr  
Lc   11,4;   Mt   6,14).   También   los   franceses   han  
64
cambiado   el   texto   con   una   nueva   traducción   que  
dice:  no  me  dejes  caer  en  la  tentación”.    Soy  yo  
el   que   cae,   no   es   Él   quien   me   empuja   a   la  
tentación   para   que   pueda   ver   luego   como   he  
caído.  Un  padre  no  hace  esto,  un  padre  ayuda  a  
levantarse   enseguida.   Quien   nos   tienta   es  
Satanás,   este   es   el   oficio   de   Satanás.   El  
significado   de   esta   oración   es:   “Cuando   Satanás  
me   tiente,   tú,   por   favor,   dame   tu   mano”.   Es  
como   ese   cuadro   en   el   que   Jesús   tiende   su   mano  
a   Pedro,   quien   le   pide:   “¡Señor,   sálvame,   me  
estoy  ahogando,  dame  la  mano!”  (cfr.  Mt  14,30).  
 
 
 
En   nuestra   parroquia   de   la   cárcel,   la   mayor  
tentación   con   la   que   Satanás   intenta   todas   las  
mañanas   seducir   el   corazón   es   susurrando:   «no  
lo   intentes,   nada   cambia,   todo   está   perdido».  
Para   mí,   desesperar   significa   no   tener   ya   la  
mirada  puesta  en  el  rostro  de  Cristo.  
 
Él  es  la  esperanza,  el  ancla.  
 

65
También   es   cierto,   sin   embargo,   que   cuando   me  
siento   tentado,   me   doy   cuenta   de   cuánta   gracia  
me   ha   dado   Dios   en   mi   corazón.   Quizás   no   me  
hubiera   dado   cuenta   si   no   fuera   tentado.   En   mi  
pueblo   siempre   dicen   que   nadie   puede   presumir  
de  ser  casto  si  nunca  antes  ha  sido  tentado.  
 
Es  cierto,  es  una  buena  forma  de  decirlo  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

66
 
 
El  fundamento  de  nuestra  esperanza  
 
 
 
Pensemos   en   la   parábola   del   padre  
misericordioso  (cfr.  Lc  15,  11-­‐32).  Jesús  habla  de  
un  padre  que  sabe  ser  solo  amor  para  sus  hijos.  
Un  padre  que  no  castiga  al  hijo  por  su  arrogancia  
y   que   es   capaz   incluso   de   confiarle   su   parte   de  
herencia   y   dejarle   irse   de   casa.   Dios   es   Padre,  
dice  Jesús,  pero  no  a  la  manera  humana,  porque  
no   hay   ningún   padre   en   este   mundo   que   se  
comportaría   como   el   protagonista   de   esta  
parábola.   Dios   es   padre   a   su   manera:   bueno,  
indefenso  ante  el  libre  arbitrio  del  hombre,  solo  
capaz   de   conjugar   el   verbo   “amar”.   Cuando   el  
hijo   rebelde   después   de   haber   despilfarrado  
todo,  vuelve  finalmente  a  la  casa  natal,  ese  padre  
no   aplica   criterios   de   justicia   humana,   sino   que  
siente   sobre   todo   la   necesidad   de   perdonar,   y  
con  su  abrazo  hace  entender  al  hijo  que  durante  
todo  este  largo  tiempo  de  ausencia  le  ha  echado  

67
de   menos,   ha   sido   dolorosamente   echado   de  
menos  por  su  amor  de  padre.  
  ¡Qué   misterio   insondable   es   el   de   un   Dios  
que   nutre   este   tipo   de   amor   respecto   de   sus  
hijos!  
  Quizás  por  esta  razón,  evocando  el  centro  del  
misterio   cristiano,   el   apóstol   Pablo   no   es   capaz  
de   traducir   en   griego   una   palabra   que   Jesús,   en  
arameo,   pronunciaba   “abbá”.   San   Pablo,   en   su  
epistolario   (cfr.   Rom   8,15;   Gál   4,6),   toca   dos  
veces   este   tema,   y   en   dos   ocasiones   deja   esa  
palabra  sin  traducir,  en  la  misma  forma  en  la  cual  
ha   florecido   en   boca   de   Jesús,   “abbá”,     un  
término   aún   más   íntimo   respecto   a   “padre”,   y  
que  alguno  traduce  como  “papá”.  
  Queridos   hermanos   y   hermanas,   nunca  
estamos   solos.   Podemos   estar   lejano,   hostiles,  
podemos  incluso  profesarnos  “sin  Dios”.  Pero  el  
Evangelio   de   Jesucristo   nos   revela   que   Dios   no  
puede   estar   sin   nosotros:   Él   no   será   nunca   un  
Dios   “sin   el   hombre”;   ¡es   Él   quien   no     puede  
estar  sin  nosotros,  y  esto  es  un  misterio  grande!  
Dios  no  puede  ser  Dios  sin  el  hombre:  ¡este  es  un  
gran   misterio!   Y   esta   certeza   es   el   manantial   de  

68
nuestra  esperanza,  que  encontramos  custodiada  
en   todas   las   invocaciones   del   Padre   nuestro.  
Cuando   necesitamos   ayuda.   Jesús   no   nos   dice  
que  nos  resignemos  y  nos  cerremos  en  nosotros  
mismo,   sino   que   nos   dirijamos   al   Padre   y   le  
pidamos   a   Él   con   confianza.   Todas   nuestras  
necesidades,   desde   aquellas   más   evidentes   y  
cotidianas,   como   la   comida,   la   salud,   el   trabajo,  
hasta   la   de   ser   perdonados   y   apoyados   en   las  
tentaciones,  no  son  el  espejo  de  nuestra  soledad:  
sin  embargo,  hay  un  Padre  que  siempre  nos  mira  
con  amor,  y  que  seguramente  no  nos  abandona.  
  Ahora   os   hago   una   propuesta:   cada   uno   de  
nosotros   tiene   muchos   problemas   y   muchas  
necesidades.   Pensemos   un   poco,   en   silencio,   en  
estos   problemas   y   necesidades.   Pensemos  
también   en   el   Padre,   en   nuestro   Padre,   que   no  
puede   estar   sin   nosotros,   y   que   en   estos  
momentos  nos  está  mirando.  Y  todos  juntos,  con  
confianza  y  esperanza,  recemos:  “Padre  nuestro,  
que  estás  en  el  cielo...!”  
 
 
 
69
 
Y  líbranos  del  mal  
 
 
 
El  trigo  y  la  cizaña  deberán  madurar  juntos  hasta  
el   tiempo   de   la   siega.   ¡Está   prohibido   adelantar  
los   tiempos   de   la   cosecha!   Sólo   entonces   la  
cizaña  será  quemada.  «Y  líbranos  del  mal»:  así  se  
concluye   el   Padre   nuestro.   En   la   cárcel   de  
menores   que   está   en   la   isla   de   Nisida,   frente   a  
Nápoles,   un   chico   me   regaló   una   confidencia  
conmovedora:  «Sólo  hay  una  frase  que  yo  por  la  
noche   antes   de   dormir   repito   bajo   las   mantas:  
Señor,   líbrame   del   mal».   Oír   que   me   lo   decía   un  
muchacho  de  dieciséis  años  me  hizo  percibir  toda  
la   concreción   del   mal.   En   su   catequesis,  
muchísimas   veces,   usted   habla   de   Satanás   y   lo  
desenmascara.  
 
 
 
Esto  es  el  mal.  El  mal  no  es  algo  impalpable  que  
se   difunde   como   la   niebla   de   Milán.   Es   una  
70
persona,  Satanás,  que  es  también  muy  astuta.  El  
Señor   nos   dice   que   cuando   es   expulsado   se   va,  
pero   después   de   un   cierto   tiempo,   cuando   uno  
está   distraído,   quizás   tras   algunos   años,   vuelve  
peor   que   antes.   Él   no   entra   invadiendo   la   casa.  
No,   Satanás   es   muy   educado,   llama   a   la   puerta,  
toca  el  timbre,  entra  con  sus  típicas  seducciones  
y  sus  compañeros.  Al  final  este  es  el  sentido  del  
versículo:   “No   nos   dejes   caer   en   la   tentación”.  
Hay   que   ser   astutos   en   el   buen   sentido   de   la  
palabra,   ser   despiertos,   tener   la   capacidad   de  
discernir   las   mentiras   de   Satanás,   con   el   cual,  
estoy   convencido,   no   se   puede   dialogar.   ¿Cómo  
se  comportaba  Jesús  con  Satanás?  O  lo  echaba,  o  
como  hizo  en  el  desierto,  se  servía  de  la  palabra  
de   Dios.   Ni   siquiera   Jesús   puso   en   marcha   un  
diálogo   con   Satanás,   porque   si   comienzas   a  
dialogar  con  él  estás  perdido.  Es  más  inteligente  
que   nosotros,   y   te   trastorna,   te   hace   que   des  
vueltas   a   la   cabeza   y   al   final   estás   perdido.   No,  
”¡vete,  vete!”.  
 
Una   vez   me   entusiasmé   leyendo   un   pasaje   en   el  
que  usted  citaba  la  frase  de  un  gran  poeta,  León  

71
Bloy:  «Quien  no  reza  a  Dios...».  
 
«...  reza  a  Satanás».  
 
No   hay   alternativa.   Y   por   tanto,   usted   nos   dice  
que  el  Mal  se  debe  escribir  con  mayúscula,  «tiene  
un  nombre  y  un  apellido».  
 
Exacto  
 
¿También  dentro  de  nuestra  casa?  
 
Sí,   dentro   de   nuestra   casa.   Pero   Satanás   es  
astuto  y  finge  que  es  educado  con  nosotros.  Con  
nosotros  sacerdotes,  con  nosotros  obispos:  entra  
con  delicadeza,  pero  las  cosas  terminan  mal  si  no  
te  das  cuenta  a  tiempo.  
 
 
 
 
 
 
 

72
La  cizaña  entre  el  trigo  bueno  
 
 
La  parábola  del  trigo  bueno  y  de  la  cizaña  afronta  
el   problema   del   mal   en   el   mundo   y   pone   de  
relieve  la  paciencia  de  Dios  (cf.  Mt  13,24-­‐30.  36-­‐
43).  La  escena  se  desarrolla  en  un  campo  donde  
el   dueño   siembra   trigo;   pero   una   noche   llega   el  
enemigo   y   siembra   la   cizaña,   término   que   en  
hebreo   deriva   de   la   misma   raíz   del   nombre   de  
Satanás   y   evoca   el   concepto   de   división.   Todos  
sabemos  que  el  demonio  es  un  “cizañero”,  el  que  
siempre  busca  dividir  a  las  personas,  las  familias,  
las   naciones   y   los   pueblos.   Los   servidores  
querrían   enseguida   arrancar   la   hierba   mala,   pero  
el   dueño   lo   impide   con   esta   motivación:   “Para  
que  no  suceda  que,  al  recoger  la  cizaña,  con  ella  
se  arranque  también  el  trigo”  (Mt  13,29).  Porque  
todos   sabemos   que   la   cizaña,   cuando   crece,   se  
parece   al   trigo   bueno,   y   existe   el   peligro   que   se  
confundan.  
  La   enseñanza   de   la   parábola   es   doble.   Ante  
todo   dice   que   el   mal   que   viene   del   mundo   no  
proviene   de   Dios,   sino   de   su   enemigo,   el  

73
Maligno.   Es   curioso,   el   Maligno   va   de   noche   a  
sembrar   la   cizaña,   en   la   oscuridad,   en   la  
confusión;  va  a  donde  no  hay  luz  para  sembrar  la  
cizaña.   Este   enemigo   es   astuto:   ha   sembrado   el  
mal   en   medio   del   bien,   así   que   es   imposible   para  
nosotros   los   hombres   separarlos   claramente;  
pero  Dios,  al  final,  podrá  hacerlo.  
  Y   aquí   llegamos   al   segundo   tema:   la  
contraposición   entre   impaciencia   de   los   siervos   y  
la   paciente   espera   del   propietario   del   campo,  
que  representa  a  Dios.  A  veces  tenemos  una  gran  
prisa   por   juzgar,   clasificar,   poner   a   este   lado   los  
buenos  y  al  otro  lado  los  malos...  Pero  recordad  
la   oración   de   aquel   hombre   soberbio:   “Oh   Dios,  
te   doy   gracias   porque   soy   bueno,   no   soy   como  
los   demás   hombres,   malos...”   (cfr.   Lc   18,11-­‐12).  
Dios,   en   cambio,   sabe   esperar.   Él   mira   el  
“campo”   de   la   vida   de   cada   persona   con  
paciencia   y   misericordia:   ve   mucho   mejor   que  
nosotros   la   suciedad   y   el   mal,   pero   también   ve  
los   gérmenes   del   bien   y   espera   con   confianza  
que   maduren.   Dios   es   paciente,   sabe   esperar.  
Qué   hermoso   es   esto:   nuestro   Dios   es   un   padre  
paciente,   que   nos   espera   siempre   y   nos   espera  

74
con  el  corazón  en  la  mano  para  acogernos,  para  
perdonarnos.  Él  siempre  nos  perdona  si  vamos  a  
Él.  
  La   actitud   del   dueño   es   la   de   la   esperanza  
fundada  en  la  certeza  de  que  el  mal  no  tiene  ni  la  
primera   ni   la   última   palabra.   Y   gracias   a   esta  
paciente   esperanza   de   Dios,   la   misma   cizaña,   es  
decir,   el   corazón   malo   con   muchos   pecados,   al  
final   puede   llegar   a   ser   trigo   bueno.   Pero  
atención:   la   paciencia   evangélica   no   es  
indiferencia   hacia   el   mal;   ¡no   se   puede   confundir  
el  bien  con  el  mal!  Frente  a  la  cizaña  presente  en  
el   mundo   el   discípulo   del   Señor   está   llamado   a  
imitar   la   paciencia   de   Dios,   alimentar   la  
esperanza   con   el   apoyo   de   una   confianza  
inquebrantable   en   la   victoria   final   del   bien,   es  
decir,  de  Dios.  
  Al   final,   en   efecto,   el   mal   será   quitado   y  
eliminado:  en  el  tiempo  de  la  siega,  es  decir,  del  
juicio,   los   segadores   ejecutarán   la   orden   del  
dueño   separando   la   cizaña   para   quemarla   (Mt  
13,30).  En  aquel  día  de  la  siega  final  el  juez  será  
Jesús,  Aquel  que  ha  sembrado  el  trigo  bueno  en  
el   mundo   y   que   se   ha   convertido   Él   mismo   en  

75
”grano   de   trigo”,   ha   muerto   y   ha   resucitado.   Al  
final   seremos   juzgados   todos   con   la   misma  
medida   con   la   que   hayamos   juzgado:   la  
misericordia   que   hayamos   utilizado   con   los  
demás   será   utilizada   también   con   nosotros.  
Pidamos   a   la   Virgen,   nuestra   Madre,   que   nos  
ayude   a   crecer   en   paciencia,   esperanza   y  
misericordia  con  todos  los  hermanos.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

76
 
 
 
 
 
77
   
 
La  oración  del  Señor    
 
 
 
Hemos  llegado  al  final  de  esta  bellísima  oración,  
la   más   bella   de   todas.   Como   advertía   Simone  
Weil,   ya   no   se   han   escrito   oraciones   que   no  
estuvieran  ya  contenidas  en  el  Pater.  Para  cerrar  
el   círculo,   confieso   que   cuando   celebro   la  
Eucaristía   me   sorprende   siempre   aquella   frase  
temerosa   que   el   sacerdote   pronuncia   antes   de  
entonar   la   oración:   «Fieles   a   la   recomendación  
del  Salvador  y  siguiendo  su  divina  enseñanza,  nos  
atrevemos   a   decir».   Es   maravilloso   ese   «nos  
atrevemos»   casi   de   puntillas,   en   voz   baja:   es  
como   si   solo   juntos   encontráramos   el   coraje   de  
decir  “Padre”.  El  cristianismo  no  puede  existir  en  
la  soledad.  
 
 
 
78
Hace   falta   valentía   para   rezar   el   Padre   nuestro.  
Hace  falta  valentía.  Digo:  poneos  a  decir  “papá”  y  
a   creer   realmente   que   Dios   es   el   Padre   que   me  
acompaña,   me   perdona,   me   da   el   pan,   está  
atento   a   todo   lo   que   pido,   me   viste   aún   mejor  
que   las   flores   del   campo.   Creer   es   también   un  
gran   riesgo:   ¿y   si   no   fuera   verdad?   Atreverse,  
atreverse,   pero   todos   juntos.   Por   eso   rezar  
juntos  es  tan  bello:  porque  nos  ayudamos  unos  a  
otros  a  atrevernos.  
 
 
 
En   efecto,   como   dijo   usted   en   una   catequesis  
hablando  de  la  figura  de  Moisés,  orar  es  negociar  
con   Dios:   si   estoy   junto   al   pueblo   entonces  
encuentro   la   valentía   de   negociar   con   Dios,   de  
decirle:  «Por  favor,  cálmate,  míranos  a  la  cara;  es  
cierto,  somos  infieles,  pero  somos  tu  pueblo».  La  
oración  como  negociación.  
 
 
 
 

79
Y  también  Abraham  negoció  con  Dios  que  estaba  
a  punto  de  destruir  Sodoma  y  Gomorra  (cfr.  Gén  
18,20).   Abraham   intercedió   por   las   personas  
justas  de  la  ciudad  contratando  y  negociando  con  
Dios   y   Dios   le   respondió   que   no   la   destruirá   si  
encontraba   treinta,   veinticinco,   veinte,   diez  
personas  justas  en  la  ciudad.  
 
 
Habría   bastado   una   para   que   Dios,   como  
mendigo,   entrara   en   esas   ciudades   con   su  
salvación.   Con   todo,   aquel   día   no   había   ni  
siquiera  un  justo...  
 
 
       *  *  *  
Papa   Francisco,   gracias   por   habernos   contado,  
como  un  padre,  el  Padre  nuestro.  ¿A  usted  quién  
le  enseño  el  Padre  nuestro,  cuando  era  pequeño?  
 
La  abuela.  La  abuela  
 
¿Y   le   sucede   que,   durante   el   día,   reza   el   Padre  
nuestro  sin  darse  cuenta  de  ello?  

80
No,  sin  darme  cuenta  no,  pero  cuando  me  pongo  
a  rezar  viene  enseguida.  
 
 
Para   concluir   nuestro   encuentro   le   regalo   -­‐visto  
que  no  poseo  nada  más  que  el  olor  de  mis  ovejas,  
de   mi   grey   -­‐un   verso   de   Goethe:   «   Lo   que  
heredaste   de   los   padres   reconquístalo   si   quieres  
poseerlo   de   verdad.   Para   nosotros   el   Padre  
nuestro   es   una   herencia.   Pero   no   basta  
heredarlo,   debo   reconquistarlo   para   poder   decir  
que  lo  poseo.  
 
Por   eso   es   importante   volver   a   las   raíces.   Sobre  
todo   en   esta   sociedad   desenraizada,   debemos  
volver  a  las  raíces,  reconquistarlas.  
 
Darse  la  vuelta  y  experimentar  que  hay  un  Padre  
que  nos  espera.  
 
Por   eso   a   mí   me   gusta   hablar   tanto   de   diálogo  
entre   los   chicos   y   los   abuelos,   porque   significa  
precisamente  esto:  volver  a  las  raíces.  
 

81
Recemos  juntos  el  Padrenuestro.  
 
Padre  nuestro  que  estás  en  el  cielo,  
santificado  sea  tu  nombre,  
venga  a  nosotros  tu  reino,  
hágase  tu  voluntad  
en  la  tierra  como  en  el  cielo.  
Damos  hoy  nuestro  pan  de  cada  día.  
Perdona  nuestras  ofensas,  
como   también   nosotros   perdonamos   a   los   que  
  nos  ofenden;  
no  nos  dejes  caer  en  la  tentación,  
y  líbranos  del  mal.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

82
 
 
 
La  oración  de  los  abuelos  es  una  riqueza  
 
 
 
 
La   oración   de   los   ancianos   y   de   los   abuelos   es   un  
don   para   la   Iglesia,   ¡es   una   riqueza!   Una   gran  
inyección   de   sabiduría   también   para   toda   la  
sociedad   humana:   sobre   todo   para   aquella   que  
está   demasiado   ajetreada,   demasiado  
enfrascada,   demasiado   distraída.   ¡Alguno   debe  
incluso   cantar,   también   para   ellos,   cantar   los  
signos   de   Dios,   proclamar   los   signos   de   Dios,  
rezar   por   ellos!   ¡Miremos   a   Benedicto   XVI,   que  
ha   escogido   pasar   en   oración   y   escucha   de   Dios  
el   último   trecho   de   su   vida!   ¡esto   es   hermoso!  
Un   gran   creyente   del   siglo   pasado,   de   tradición  
ortodoxa,   Olivier   Clément,   decía:   “Una  
civilización   donde   ya   no   se   reza   es   una  
civilización  donde  la  vejez  ya  no  tiene  sentido.  Y  
esto   es   terrorífico;   necesitamos   ante   todo   de  

83
ancianos  que  oren  porque  la  vejez  se  nos  da  para  
esto.  Necesitamos  de  ancianos  que  recen  porque  
la   vejez   se   nos   da   precisamente   para   esto”.   Es  
una  cosa  hermosa  la  oración  de  los  ancianos.  
  Nosotros   podemos   dar   gracias   al   Señor   por  
los   bienes   recibidos,   y   llenar   el   vacío   de   la  
ingratitud  que  lo  rodea.  Podemos  interceder  por  
las  expectativas  de  las  nuevas  generaciones  y  dar  
dignidad   a   la   memoria   y   los   sacrificios   de   las  
pasadas.   Nosotros   podemos   recordar   a   los  
jóvenes  ambiciosos  que  una  vida  sin  amor  es  una  
vida  árida.  Podemos  decir  a  los  jóvenes  miedosos  
que   la   angustia   del   futuro   puede   ser   vencida.  
Podemos   enseñar   a   los   jóvenes   demasiado  
enamorados   de   sí   mismos   que   hay   más   alegría  
en   dar   que   en   recibir.   Los   abuelos   y   las   abuelas  
forman   la   “coral”   permanente   de   un   gran  
santuario   espiritual,   donde   la   oración   de   súplica  
y   el   canto   de   alabanza   sostiene   a   la   comunidad  
que  trabaja  y  lucha  en  el  ámbito  de  la  vida.  
   La  oración,  finalmente,  purifica  incesantemente  
el   corazón.   La   alabanza     y   la   súplica   a   Dios  
previenen   el   endurecimiento   del   corazón   en   el  
resentimiento   y   en   el   egoísmo.   ¡Qué   feo   es   el  

84
cinismo  de  un  anciano  que  ha  perdido  el  sentido  
de   su   testimonio,   desprecia   a   los   jóvenes     y   no  
comunica   una   sabiduría   de   vida!   Es  
verdaderamente   la   misión   de   los   abuelos,   la  
vocación   de   los   ancianos.   Las   palabras   de   los  
abuelos   tienen   algo   especial   para   los   jóvenes.   Y  
ellos   lo   saben.   Las   palabras   que   mi   abuela   me  
entregó   por   escrito   el   día   de   mi   ordenación  
sacerdotal  las  llevo  todavía  conmigo,  siempre  en  
el  Breviario  y  a  menudo  las  leo  y  me  hacen  bien.  
  ¡Como   querría   yo   una   Iglesia   que   desafiara   la  
cultura   del   descarte   con   la   alegría   desbordante  
de   un   nuevo   abrazo   entre   los   jóvenes   y   los  
ancianos!   ¡Y   esto   es   lo   que   hoy   pido   al   Señor,  
este  abrazo!  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

85
 
Fuentes  
 
La   entrevista   de   Don   Marco   Pozza   al   papa  
Francisco   fue   realizada   en   Santa   Marta   el   4   de  
agosto  de  2017  para  TV2000.  
El   prólogo   Rezar   al   Padre     recoge   en   parte,   con  
variaciones  y  complementos,  la  homilía  de  Santa  
Marta  del  20  de  junio  de  2013.  
 
Estas  son  las  fuentes  de  los  pasajes:  
 
“No  os  dejaré  huérfanos”  
Audiencia  general,  28  de  enero  de  2015  
 
Los  padres  y  el  Padre  nuestro  
Audiencia  general,  4  de  febrero  de  2015  
 
Participar  con  la  oración  en  la  obra  de  salvación  
Ángelus,  24  de  julio  de  2016  
 
El  reino  de  Dios  exige  nuestra  colaboración  
Ángelus,  14  de  junio  de  2015  
 

86
El  sí  pleno  de  María  a  la  voluntad  de  Dios  
Ángelus,  8  de  diciembre  de  2016  
 
Dar  de  comer  a  los  hambrientos  
Audiencia  general,  19  de  octubre  de  2016  
 
El  entrenamiento  para  el  don  y  el  perdón  
Audiencia  general,  4  de  noviembre  de  2015  
 
El  fundamento  de  nuestra  esperanza  
Audiencia  general,  7  de  junio  de  2017  
 
La  cizaña  entre  el  trigo  bueno  
Audiencia  general,  20  de  julio  de  2014  
 
La  oración  de  los  abuelos  es  una  riqueza  
Audiencia  general,  11  de  marzo  de  2015  
 
 
 
 
 
 
 

87
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
NOTA:   En  el  libro  original  hay  una  segunda  parte  titulada:  “Un  
Padre  nuestro,  entre  los  presos”  por  Marco  Pozza.  Son  13  páginas  
escritas   por   este   sacerdote   que   no   hemos   introducido.   Nos  
limitamos  a  lo  escrito  por  el  Papa.  
 

88