Está en la página 1de 2

LA TELEVISIÓN BASURA

Muy buenos días tengan todos los presentes, en esta ocasión hablaré sobre un tema muy
controversial hoy en día, que está ligado al delicado tema de la educación, en nuestros tiempos
la televisión ha tomado una papel importante, pues gran parte de la educación que hoy
recibimos niños, jóvenes y adultos nos llega por este medio.

Todos queremos recibir una educación que nos forme como buenos ciudadanos, sin embargo,
parece que quienes hacen televisión no están consientes de ello. Y es que durante gran parte
del día, las pantallas están contaminadas con imágenes que siembran el miedo, la mediocridad,
la amoralidad y todo tipo de antivalores entre la población.

Programas como Amor, Amor, Amor son un claro ejemplo de esto y es lamentable que llamen
"diversión o entretenimiento" a la vulgaridad, escándalo, perversión, sexismo, peleas, racismo,
etc. La televisión ha buscado dar una imagen errónea de lo que es el entretenimiento,
asimilándola con la denigración y la estupidez.

Los noticieros no son ajenos a estas críticas, pues tienen horarios estelares para sus programas,
horarios claves para nuestra mentalidad en el resto del día. Saturados de asaltos, secuestros,
extorsiones, violaciones, asesinatos. A través de ellos, la televisión siembra en el ciudadano la
inseguridad y el temor; la manera más efectiva para cosechar un ser sin esperanzas y con baja
autoestima.

También es evidente el sensacionalismo, los noticieros son capaces de colocar imágenes sin
ningún tipo de respeto por los televidentes y las personas que están involucradas en las
noticias, la prensa amarillista ha invadido la televisión.

Tal vez parezca que esta apreciación negativa de la televisión es exagerada y generalizada, sin
embargo, la mayoría de nuestra población comparte este pensar, aunque no todos son capaces
aún de ver la esencia del problema ni sus consecuencias.

Es urgente proteger ¡YA! la salud mental de nuestros niños. Niños que forman su personalidad
imitando modelos.

Como padres de familia, como maestros, como alumnos, anhelamos que nuestra patria sea
grande y feliz. Que este poblada por gente inteligente, trabajadora y solidaria. Que sea la
admiración de todas las naciones del planeta por su alto desarrollo.
Sin embargo, la televisión está moldeando un país de individuos semejantes a los que aparecen
en Esto es Guerra; Al aire; Amor, amor, amor, etc.: embrutecidos, holgazanes, insolidarios y
violentos; que no saben siquiera que ¡nuestra bandera es un símbolo patrio! La pantalla se ha
convertido en el caldo de cultivo de un país decadente y eternamente subdesarrollado.

Como dijera en una entrevista el afamado productor italiano de cine Federico Fellini: “La
televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural”.