Está en la página 1de 35

Aprendemos a investigar la historia:

Índice temático
Aprendiendo a formular hipótesis

 El caso de Monte Verde


 El Secreto de Bonampak.
 Aguateca, la ciudad que desapareció.
Aprendiendo a utilizar fuentes: la clasificación.

 Cómo conocemos al Imperio Inca.


El problema de las Pruebas.

 Francisco Pizarro a juicio.


 El crimen de Berruecos
Aprender a interrogar.

 Hacer preguntas: causas y motivos

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 1


LAS CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

INTERROGAR LOS DOCUMENTOS DEL PASADO

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 2


INTRODUCCIÓN

En la historia de la Humanidad hay hechos que, una vez ocurridos, resultan de tal
magnitud que es inevitable preguntarse: ¿Por qué pudo ocurrir? ¿Cuáles fueron las
causas de todo ello? ¿Qué motivos tenía la gente para actuar como actuó?

Intentar descubrir por qué los humanos actuaron de una determinada forma y descubrir
las causas que provocaron un guerra o un conflicto no siempre es fácil, como has
podido ver en los ejemplos de la unidad anterior ya que, a menudo, no se trata de una
causa sino de un conjunto de causas, de la misma forma que no hay un solo motivo para
comprender como actuamos los humanos.

También es cierto que no siempre somos libres de actuar del modo que quisiéramos. Las
circunstancias, lo que nos rodea suele ser un fuerte condicionante. Por ello te
proponemos estudiar LAS CAUSAS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.

¿Quiénes fueron los responsables de una carnicería que costó la vida a casi setenta
millones de personas? ¿Por qué lo hicieron? ¿Qué motivos tuvieron para embarcar a la
Humanidad a un Holocausto tan brutal? ¿Cuáles fueron las causas de estos hechos?

Para ello hemos seleccionado un conjunto de fuentes primarias a las que deberás
interrogar, separando los motivos que tuvieron los responsables de los países para
enzarzarse en una guerra de las causas inmediatas así como las causas más remotas.
Además, debemos plantearnos qué tipo de causas pesaron más en el desencadenamiento
del conflicto…

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 3


Documento 1.

La guerra según Joaquín Von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores alemán.

“En 1929 sobrevino en Alemania una tremenda crisis económica (…) Las exportaciones
alemanas no podían cubrir las importaciones; las reservas de oro del Reichbanck se
agotaron rápidamente; la vida comercial se estancó; la producción fue disminuyendo;
las masas obreras fueron despedidas de las fábricas; el capital huyó al extranjero (…)

A pesar de mis ideas políticas yo seguía siendo un hombre de negocios y no había


decidido a entregarme a la política. Sin embargo, cuando en 1931 y 1932 vi que
Alemania se iba a pique me esforcé en trabajar para el gran proyecto Nacional
Socialista.

Exactamente igual que todos los gobernantes del pasado, el gobierno del III Reich llegó
a la conclusión de que lo que deseaba el pueblo alemán no podía llevarse a cabo por el
camino de la Paz. ¿Por qué los ingleses adoptaron una actitud de hostilidad hacia
Alemania? (…) La respuesta a esta pregunta es la misma que aclara las causas de la II
Guerra Mundial: ¡Peligra en Europa el equilibrio de poderes! (…) Muchas veces
repetía Hitler que en caso de no entendernos con Inglaterra respecto a nuestro poderío,
si este país veía derrumbarse el equilibrio de poder entre las potencias europeas,
acudiría a las armas.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 4


Von Ribbentrop en una foto oficial.

La tercera causa que impidió el acercamiento entre Alemania e Inglaterra fue el poder
de algunos círculos formados principalmente por masones y judíos (…) Hay que añadir

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 5


a esto, además, que Hitler era muy influenciable por lo que decía la prensa y buena
parte de la prensa inglesa se mostraba contraria a Alemania.

Hoy, agosto de 1946, mientras escribo estas líneas en mi celda de la cárcel de


Nuremberg, ocho días antes de la sentencia, creo firmemente que en cualquier
circunstancia quiso Adolfo Hitler llegar a un acuerdo con Inglaterra.

Polonia no solamente se negó a entrar en razón con Alemania, sino que acentuó La
persecución de las minorías alemanas asentadas en su territorio (…) No cabe ninguna
duda de que Inglaterra tuvo posibilidades de evitar la guerra haciendo una llamada a
Varsovia. El hecho de que el gobierno británico no lo hiciera, demuestra claramente que
Inglaterra estaba decidida a ir a la guerra”

Hitler en su despacho privado

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 6


Documento 2. La posición italiana y alemana sobre las causas de la guerra según
Paul Schmidt, interprete personal de Hitler.

En el transcurso del verano (1939) la tensión en Europa se acentuó casi día a día. En
todos los países comenzaron más o menos abiertamente los preparativos bélicos. Las
ondas y los periódicos venían cuajadas de discursos amenazadores (…) Sospechando
confusamente que en los meses siguientes yo tendría mucho que hacer, me tomé una
vacaciones en Norderney. Acababa de hallar después de una laboriosa búsqueda de
varios días alojamiento en dicha playa, cuando me llamaron del Ministerio de Asuntos
Exteriores del Reich:

- Lo sentimos mucho, pero tiene usted que interrumpir su permiso – me decía una
voz amiga desde Berlín; el avión especial del Ministerio está ya en vuelo. Por
favor, espere Ud. Dentro de una o dos horas en el Aeropuerto.
Puntualmente el conocido avión Ju52 AMMY, dando vuelta alrededor de la isla
aterrizó. (…) Fuimos a Salzburgo, en el extremo meridional de Reich. Me necesitaban
para servir de intérprete en una visita entrevista de Ciano (ministro italiano de Asuntos
Exteriores), que llegaba el 11 de agosto a dicha ciudad austríaca. Tanto él como la
delegación italiana parecían muy excitados.

- Puede Ud. Creerme - me dijo el embajador italiano Attolico ene l Hotel


Osterreichscher Hof de Salzburgo- Inglaterra y Francia están decididas ahora a
la guerra si Alemania procede con Polonia del mismo modo que el año anterior
con Checoeslovaquia.
Yo asentí sinceramente:

- No es a mí a quien Ud. Ha de convencer. Si su Ministro de Asuntos Exteriores,


durante la entrevista con Hitler, defiende esta opinión, puede Ud. estar seguro
que yo traduciré sus argumentos con toda convicción y con gran insistencia.
- -Tendrá Ud. Mucho trabajo en estos días – siguió diciendo Attolico-, y tendrá
que traducir al Canciller del Reich exactamente lo que acabo de explicarle, ya
que para esto ha enviado Mussolini a Ciano (Ministro italiano de Asuntos
Exteriores)
Primero fuimos al castillo de Fuschl, una de las fincas de Ribbentrop (ministro alemán
de Asuntos exteriores), situado a pocos quilómetros de Salzburgo, junto a un lago (…)

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 7


Ciano intentaba cumplir con su encargo. Hablaba con la mayor dulzura, trataba de

De izquierda a derecha Daladier, el interpreta Schmidt y Hitler

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 8


prevenir y, haciendo protestas de lealtad, subrayaba la debilidad italiana. Pero toda su
elocuencia no le sirvió de nada. Ribbentrop se hallaba en un estado de excitación febril,
como un perro de caza que espera con impaciencia que su dueño le suelte para arrojarse
sobre la presa. Comenzó con unos ataques exagerados contra Inglaterra, Francia y
Polonia, hizo unas manifestaciones grotescas sobre la potencia armada alemana y
adoptó, en suma, una actitud completamente intransigente.

Aquella noche se manifestó nuevamente aquel contraste, ya apuntado, entre la gravedad


de la situación y las manifestaciones exteriores que constituyeron un Carnaval continuo
durante todo aquel fatal año hasta la última semana de agosto, en que se decidió nuestra
suerte. (…)

Al dia siguiente fuimos a ver a Hitler. En la gran sala de entrevistas de la Berghof


reinaba una atmosfera de tempestad que se avecinaba. Hitler, exactamente lo mismo
que Ribbentrop la víspera, pensaba únicamente en la guerra, más la decisión de
emprender la lucha no era en él tan rígida como en su ministro de asuntos exteriores. Se
advertía que éste, otra vez más, solo había sido la voz de su amo, porque Hitler empleó
entonces los mismos argumentos que él había expuesto la víspera.

- “Toda la culpa la tienen los ingleses” era el estribillo cien veces repetido; y a él
se unían estos otros: “los polacos necesitan una dura lección”; “los demócratas
son inferiores a Alemania y no lucharán” y “la superioridad militar y técnica del
Reich es innegable”.
El Dictador alemán no salía de aquellos tópicos; Ciano, aquel primer día se enfrentó
bastante con Hitler; parecía, en efecto, que el Duce (Mussolini) le había instruido
exactamente, tal como escribe en su “Diario” para que hiciera ver a Hitler la locura de
una aventura bélica. Más de una vez acentuó con gran insistencia que la guerra contra
Polonia no quedaría localizada ni mucho menos a dicho país; que aquella vez, las
democracias occidentales tomarían parte en la Guerra.

Otro tema que por indicación del Duce presentaba siempre en sus declaraciones era la
debilidad de Italia y el hecho de no hallarse preparada para la guerra. Ciano dijo a Hitler
rotundamente que Italia sólo resistiría algunos meses ante un conflicto general. A causa
de su carencia de materias primas no sería capaz de resistir más. Su lenguaje era
clarísimo.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 9


Finalmente Ciano presento luego el borrador de un comunicado, según el cual se
proyectaba sugerir negociaciones internacionales para liquidar los problemas que
ponían en peligro la Paz de Europa. Este comunicado había sido ya enérgicamente
rechazado por Ribbentrop, quien había propuesto un texto en el cual, frente a toda
propuesta de soluciones diplomáticas se hablaba de la “unión impresionante de ambas
naciones”.

Al día siguiente, Ciano fue recibido de nuevo en la Berghof. Hitler pronunció en aquella
ocasión aquella frase que aún recuerdo:

- Estoy plenamente convencido que no Inglaterra ni Francia tomarán parte en una


conflagración general.
En este segundo día de conversaciones, Ciano ya no cumplía con la misión
encomendada por Mussolini de convencer a Hitler sobre la locura de una aventura
bélica contra Polonia. (…) Simplemente dijo:

- Ud ha tenido tantas veces razón,- dijo a Hitler- ent antas veces en las cuales
nuestra opinión discrepaba, que me parece muy probable que también ahora
perciba Ud. La realidad con más clarividencia que nosotros.(…)

Aquel mismo día 13 de agosto por la tarde Ciano salió del aeródromo de Salzburgo. En
su diario1 escribió: “Regreso a Roma lleno de asco de Alemania, de sus jefes y de su
modo de actuar”. Yo por mi parte, regresé a la isla del Mar del Norte a proseguir mis
vacaciones.

1
El diario de Ciano, que escribió durante la guerra, se publicó por primera en Suiza en 1945.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 10


Documento 3.El intérprete de Hitler, Paul Schmidt, narra lo que sucedió en la
entrevista entre el ministro alemán del Reich Von Ribbentrop y el ministro ruso de
asuntos exteriores Molotov.

Pocos días más tarde, me llamaron otra vez desde el Ministerio de Berlín: “
Desgraciadamente tienes que interrumpir de nuevo tu permiso” me dijo un amigo.
Pregunté enfadado que pasaba de nuevo; pero él no me quiso contestar. A no tardar
mucho, probablemente te podrás bañar de nuevo en el Mar del Norte; esto fue lo único
que pude sacarle.(…) En Berlín encontré la solución del enigma en un sobre sellado
colocado encima de mi mesa en el Ministerio; era una orden para ir en avión en
compañía de Ribbentrop a Moscú, donde tenía que actuar en las entrevistas con Stalin
(…) El martes 22 de agosto, a las 9 de la noche en el aparato cuatrimotor Cóndor
FW200 salimos para Moscú con Ribbentrop y una numerosa delegación (…) Toda la
delegación se alojaba en la embajada alemana en Moscú y en las viviendas de algunos
funcionarios de la misma. Despues de un breve desayuno Ribbentrop se trasladó
inmediatamente a ver a Molotov en el Kremlin. Los acontecimientos se desarrollaron
aquí a toda prisa. En realidad yo debía acompañarle, pero un incidente me lo impidió:
mi equipaje con el traje oscuro, también imprescindible en Moscu, se había extraviado
en el camino del aeródromo a la ciudad, y por error fue llevado a otra embajada.
(…)Volví a la embajada a una hora algo avanzada de la tarde; poco después regresó
Ribbentrop del Kremlin. Venia rebosante de entusiasmo por la acogida de Molotov y
Stalin, que también se habían unido más tarde a los ministros de asuntos exteriores.

- Van muy bien las negociaciones con los rusos- exclamó el ministro de exteriores
alemán durante la breve cena que tuvimos. Seguramente esta misma noche
llegaremos a un acuerdo.
Según dijeron, en la sesión de la tarde ya se había hablado de la línea de demarcación,
después tan famosa entre las esferas de intereses rusa y alemana, que atravesaba Polonia
y que representaba un nuevo reparto de este país. Ribbentrop consultó a Hitler desde la
embajada si estaba de acuerdo en que los puertos bálticos de Libau2 y de Windau3
quedaran dentro de la esfera de intereses rusos. En menos de media hora se recibió la
contestación afirmativa de Hitler.(…) El contenido de las negociaciones en el Kremlin

2
Libau era el nombre alemán de la ciudad actual de Liepaja, situada en Letonia, en la costa del mar
Báltico. Stalin siempre la quiso incorporar la URSS
3
Se trata del nombre que daban los alemanes a la ciudad letona actual de Ventspils, en la costa del
Báltico. Stalin la quería ocupar e incorporarla a la URSS

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 11


lo conocí aquella misma noche, cuando Ribbentrop y sus acompañantes, una vez
terminadas las negociaciones, se presentaron muy satisfechos en la embajada.
Ribbentrop hablaba entusiasmado a cuantos le querían escuchar. (…)

Molotov y Ribbentrop tras la firma del Pacto en Moscú

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 12


Documento 4. Fragmentos extraídos del diario personal de Goebbels, ministro de
Propaganda del Reich alemán.

Goebels en una foto oficial de ministro de Propaganda.

18 setiembre 1938.

Con el Führer. La idea de un referéndum (en los Sudetes) está ganándose la opinión
pública de Paris y Londres. Praga, en cambio, lucha con uñas y dientes contra él.(…)
Daladier y Bonnet (primer ministro y ministro de asuntos exteriores franceses) están
manteniendo conversaciones en Londres. (…)

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 13


19 setiembre 1938

Se ha tomado la decisión (…) De repente el frente de oposición (contra el referéndum


en los Sudetes) se viene abajo. (Francia e Inglaterra). Paris y Londres están de acuerdo a
entregar el territorio alemán de los Sudetes sin un referéndum. No se habla de Polonia

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 14


ni de Hungria. A Chamberlain (primer ministro británico) le gustaría ver al Führer en
Godesberg.¡ De acuerdo! (…) Las ratas abandonan el barco que se hunde. Un cambio
completo de dirección en la prensa de Paris y Londres. Todo el mundo está furioso con
Praga. Volvemos a presionar con todas nuestras fuerzas. Seguimos estando
completamente decididos. El Führer ya está dibujando el nuevo mapa. Planteará
exigencias categóricas a Chamberlain. (…) Por la tarde parece que Praga se rinde. Yo
tenía razón. El Führer está muy contento. Proclama a voces su alegría y su triunfo.(…)

22 setiembre 1938

Llegada a Godesberg: el Führer está en muy buena forma. La gente le recibe con
entusiasmo.(…) En Praga el poder está en las calles. Pregunta: ¿terminará en Dictadura
militar o en revolución roja? (…) Quizás tengamos que realizar el papel de policía del
mundo, encargados de mantener la ley y el orden en Praga.

A las 4 de la tarde comienza la entrevista del Führer con Chamberlain. Dura hasta las
siete. El Führer hace exactamente lo que había dicho. Chamberlain queda bastante
desconcertado por el mapa y su línea de demarcación.

El Führer no habla de dar garantías por lo que queda de Checoeslovaquia.(…) Londres


está enormemente asustada de la fuerza(…) El 28 de septiembre estará todo preparado
para una intervención militar. (…)

29 de setiembre de 1938

El discurso de Chamberlain (en la Cámara de los Comunes) fue ante todo una
exposición de la génesis del conflicto. Cuando dijo que iba a viajar a Munich, la Cámara
de los Comunes rompió en un aplauso atronador. Daladier y Chamberlain llegan a
Munich. Comienzan las conversaciones decisivas. Un intento de llegar a un acuerdo
basándose en lo siguiente: Ocupación a partir del 1º de octubre y realizada por el
ejército, no por la policía. (…)

30 de septiembre de 1938

La palabra “paz” está en boca de todos. (…) El prestigio de Alemania ha aumentado


enormemente. Volveremos a ser una potencia mundial. La consigna a partir de ahora es:
rearmarse, rearmarse, rearmarse… Esta ha sido una victoria de la presión, de los nervios
y de los medios de comunicación (…)

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 15


16 de agosto de 1939

La actitud de la prensa extranjera se ha endurecido. Ahora se habla de guerra claramente


y sin tapujos (…) Haría falta un milagro para evitarla. Pero si no hay más remedio,
cuanto antes mejor.

18 de agosto de 1939

La crisis empeora, pero el Führer está tranquilo. Dolores de estómago al final de la


tarde. Una noche espantosa.

20 agosto 1939

Me tumbo al sol. Hemos llegado a un acuerdo comercial con Moscú (…)¡Como


cambian los tiempos!

21 agosto de 1939

Un día de locura. Todo está preparado para un ataque a Polonia. Casi un millón y medio
de hombres esperan que el Führer de la señal. (…)

22 de agosto 1939

Todo el equilibrio de poder europeo ha cambiado. Londres y Paris no saben que hacer.
Varsovia habla con dureza pero no va en serio. El Führer ha hecho una jugada de
ajedrez genial. Londres declara: A pesar del pacto con Rusia, Inglaterra mantendrá sus
compromisos con Polonia.

23 agosto 1939

Obersalzberg: el Führer acaba de mantener una reunión con Henderson (embajador


británico ante el Reich). Trae una carta de Chamberlain (primer ministro británico) :
Inglaterra está decidida a ir a la guerra si atacamos Polonia. El Führer le envía su
respuesta a Chamberlain: si Londres se moviliza, Alemania hará lo mismo. Hay que
destruir al estado polaco igual que al checo. No supondrá mucho problema. La cuestión

más complicada es saber si Occidente intervendrá. El Führer ha enviado una carta


personal a Stalin, que ha enviado una respuesta agradable. Las negociaciones de Moscú
son el resultado. Europa del Este se dividirá entre Berlín y Moscú. Naturalmente Rusia
quiere parte del Báltico. Se lo daremos. Se va a dividir Polonia. No se reconocerán los

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 16


intereses de ninguna otra potencia en Europa Oriental (…) El tiempo se hace eterno
esperando noticias de Moscú. Por fin, de madrugada, llega un comunicado. Acuerdo
total. Un pacto de no agresión y consulta por diez años. Un acontecimiento en la
Historia del Mundo, de consecuencias imprevisibles.

Goebels habla para la red de emisoras alemanas

24 agosto 1039

Chamberlain ha hablado en la Cámara de los Comunes. Inglaterra está decidida a ir a la


guerra si Polonia toma las armas. (…) la guerra de nervios ha alcanzado el clímax.

25 agosto 1939

Está previsto que el ataque empiece a las 4: 30`. Los franceses y los ingleses están
adoptando importantes medidas para responder. Todo está pendiente de un hilo.

26 agosto 1939

Los italianos han enviado una lista con todo lo que les falta para una guerra de 12
meses. (…) Inglaterra firma un pacto con Varsovia. He jugado un ratito con los niños y
les he contado un cuento.

27 agosto 1939

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 17


Almuerzo con el Führer: está en muy buena forma y se muestra muy precavido. Está
furioso con el Rey de Italia, que nos ha causado grandes problemas. Mussolini se ve
afectado por esto. Estoy muy cansado.

29 agosto 1939

Henderson trae la respuesta de Inglaterra. Londres está dispuesto a hacer negociar a


Polonia tomando como base el discurso de Führer en el Reischtag. El Führer quiere un
referéndum bajo control internacional sobre el corredor (de Danzig).

30 agosto 1939

Henderson ha entregado la carta de Alemania a Londres: el gobierno inglés está


debatiendo el tema (…) Base: devolución de Danzig y del corredor y solución del
problema de la nacionalidad. Inglaterra no parece dispuesta a negociar. El Führer cree
que se va a llegar a algo serio.(…) Danzig debe ser alemán, referéndum en el corredor
según las condiciones de 1914, 51 % suficiente para una decisión. El que pierda se
queda sin territorio del corredor.

31 agosto 1939

A medio día el Führer ordena un ataque para esta madrugada a las 5:00 h. Parece que
por fin se han lanzado los dados. Goering (ministro de la aviación alemán) sigue
mostrándose escéptico. El Führer no cree que Inglaterra intervenga. De momento nadie
puede saberlo.(…)

1 setiembre 1939

Me levanto al despuntar el día. Primer informe del ejército. Hemos tenido algunos
éxitos satisfactorios, pero no definitivos. Elimino algunos errores psicológicos del
informe. Mucho trabajo en la radio. El Führer acepta mi propuesta de pena de muerte
por escuchar emisoras extranjeras. Muy bien. Le quitamos un arma al enemigo. Sirenas.
Alarma aérea en Berlín.

3 setiembre 1939

A las 9 de la mañana Londres lanza un ultimátum con las 11 de la mañana como plazo;
debemos abandonar el combate y hacer regresar a nuestras tropas. De lo contrario será
la guerra. Directo a la Chancillería del Reich. El Führer está indignado y se niega a

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 18


aceptar el ultimátum. Redacta un memorándum para justificar su postura. Después un
llamamiento a la Nación, al partido y a los frentes Oriental y Occidental. Hago que se
difunda por la Radio. A las 11 de la mañana habla Chamberlain. Declara que Inglaterra
está en guerra con nosotros. ¿Llegará Londres hasta el final?. Paris espera hasta las 5 de
la tarde. Luego emite una breve declaración formal de guerra. (…) Paso la tarde
dictando octavillas que se lanzaran sobre Polonia, Inglaterra y Francia. (…) Después me
reúno con el Führer. Vuelve a explicarme la situación militar. Cree que en el Oeste solo
habrá una guerra de broma. Pero ahora que se que Churchill está en el gobierno, no
puedo creerlo.

Chamberlain, Musolini y Galeazzo Ciano en septiembre de 1939

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 19


Documento 5. Fragmento del diario del Conde Ciano, ministro italiano de Asuntos
Exteriores sobre los motivos de Mussolini para entrar en el conflicto.

El conde G. Ciano en su despacho oficial

11 agosto 1939

Ribbentrop se muestra esquivo cada vez que le pregunto detalles de lo que piensa hacer
Alemania; tiene la conciencia sucia: ha mentido demasiadas veces sobre las intenciones
alemanas respecto a Polonia. (…) El propósito de ir a la guerra de los alemanes es
implacable; rechaza toda solución que pueda satisfacer a Alemania y evitar la guerra.
Estoy seguro que aunque se les diera a los alemanes más de lo que piden atacarían
igualmente porque están dominados por el demonio de la destrucción.

12 agosto 1939

Me doy cuenta muy pronto de que no hay nada que hacer; Hitler está decidido a dar el
golpe y lo dará. Nuestros argumentos no pueden servir para detenerlo. Hitler repite
siempre que localizará el conflicto en Polonia pero su afirmación de que la Gran Guerra

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 20


debe hacerse mientras él y el Duce (Mussolini) sean jóvenes me induce a creer que obra
de mala fe.

13 mayo 1940

Mussolini me ha dicho que los aliados han perdido la guerra. Los italianos hemos
perdido el honor por no haber cumplido el pacto con Alemania. No se puede perder más
el tiempo; este mes declararemos la guerra y atacaremos a Francia y a Inglaterra por
mar y tierra.

Ciano con el uniforme del Fascio

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 21


Documento 6. Las causas de la guerra según las memorias de Édouard Daladier,
ministro de la Guerra del gobierno francés

Desde mayo (1939) la URSS sostenía dos negociaciones para firmar una alianza: una
con Francia y otra con Alemania. La alianza con Francia era para defender Polonia del
previsible expansionismo alemán; la alianza con Alemania era para repartirse Polonia
entre ambos estados. La URSS parecía preferir el reparto de Polonia a la defensa de la
misma. Tal fue la causa inmediata de la Segunda Guerra Mundial.

Daladier y P. Schimdt.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 22


Documento 7. Las causas de la guerra según un fragmento de las memorias de
Winston Churchill, primer ministro británico durante la mayor parte del tiempo
que duró la guerra

Entre tanto (1929-1933) llegó el turno a Alemania de padecer las consecuencias de la


crisis económica (Crac de 1929). Ello produjo un amplio cierre de fábricas en las que se
fundaba el renacer pacífico de Alemania (tras su derrota en la Primera Guerra
Mundial). Los acuerdos territoriales de Versalles que dieron fin a la Primera Guerra
Mundial (1914-1918) dejaron a Alemania prácticamente intacta, que seguía siendo la
principal potencia de Europa. Cuando el marisca francés Foch escucho lo que contenía
el tratado de Versalles dijo con singular justedad: “Esto no es una paz; es una tregua por
veinte años” (…) Alemania quedaba condenada a pagar reparaciones en una cuantía
enorme (…) y ninguna nación derrotada puede jamás pagar los costes de la guerra
moderna.

Churchill haciendo el típico signo de la Victoria que le caracterizó

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 23


Es posible que en el último año anterior al estallido de la guerra, Alemania fabricase el
doble sino triple cantidad de municiones que Francia e Inglaterra juntas. También sus
fábricas de tanques debieron llegar a la máxima capacidad. Por tanto, los nazis se
proveían de armas mucho más rápidamente que nosotros (…) Finalmente, un hecho
más: sólo en 1938, Hitler anexionó a Alemania a más de seis millones de austriacos y
tres millones y medio de checoslovacos de habitantes de la región de los Sudetes. En
resumen, más de 10 millones de nuevos súbditos, trabajadores y soldados. La balanza
de la guerra que ya estaba preparando se inclinaba a su favor.

El pueblo inglés mostró una creciente tendencia a abandonar todo temor a Alemania
(…) Setenta millones de alemanes debían ser autorizados a rearmarse y prepararse para
la guerra, sin que los vencedores del conflicto anterior hiciesen la menor objeción (…)
La actitud inglesa alentó al gobierno alemán, que creyó que nuestra debilidad se debía al
parlamentarismo y la democracia que tenemos en Inglaterra. Animados por el empuje
de Hitler, los representantes de Alemania, de forma altanera, abandonaron la
Conferencia de Desarme (de Ginebra), mientras Alemania acaparaba armamento,
Inglaterra y Francia desarmaban a sus ejércitos. Ante esta situación, los americanos no
hicieron más que encogerse de hombros.

En la noche del 19 de agosto de 1939 Stalin comunicó que se proponía firmar un pacto
con Alemania(…) El 22 de agosto se celebró la entrevista Stalin- Ribbentrop (…)
Pronto y sin dificultades se llegó a un acuerdo de no agresión entre ambos. Nada podía
evitar ya ni retrasar el conflicto (…)

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 24


Documento 8. El inicio de la guerra visto desde las calles de Berlín por un
intelectual judío-alemán. El diario de Victor Klemperer.

Victor Kampeler

3 setiembre. Domingo tarde.

Esto destroza los nervios a cualquiera de una manera insoportable. El viernes por la
tarde se ordenó un corte de luz hasta nuevo aviso. Nos sentamos en el minúsculo sótano,
la terrible humedad debida a la falta de ventilación, el sudar y temblar constantemente,
el olor a moho, la escasez de comida, lo hace todo más insoportable. Intento ahorrar
mantequilla y carne para Eva y Muschel, me las arreglo siempre que puedo con pan y
pescado, que aún no están racionados. Esto puede parecer trivial, pero es lo único que
puede hacerse. ¿Qué ocurre? De hora en hora nos decimos, ahora es el momento en que
se decide todo, si Hitler es todo poderoso, si su mandato continuará indefinidamente, o
se interrumpirá ahora, ahora. El viernes por la mañana, 1 de setiembre el chico joven del

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 25


carnicero vino y nos dijo: “Por la radio han dicho, que aun controlamos Danzig y el
corredor, la guerra con Polonia va adelante, Inglaterra y Francia se mantienen
neutrales”. Dije a Eva, entonces una inyección de morfina o algo parecido es lo mejor
para nosotros, nuestra vida se ha acabado. Pero después nos dijimos, que no era posible
que las cosas fueran de este modo, el chico a menudo nos había dicho cosas absurdas
(era un ejemplo perfecto del modo como la gente entiende las noticias). Un poco más
tarde oímos la voz agitada de Hitler, después de los habituales gritos, pero no pudimos
aclararnos. Nos decíamos que si la noticia fuese medio cierta habrían salido con las
banderas. Más tarde en el centro de la ciudad (Berlín) la noticia de la declaración de
guerra. Pregunté a varias personas si Inglaterra se había declarado neutral. Solo una
vendedora inteligente de un estanco de la plaza Chemnitzer dijo que no, que en realidad
era una broma. Un joven frente al anuncio de un periódico afirmaba: “¡Los ingleses son
cobardes, no harán nada!” y así de modo parecido la vox populi (el vendedor de
mantequilla, el quiosquero, el cobrador del gas, etc.). Por la tarde leí el discurso del
Führer. Me pareció pesimista tanto por lo que hacía referencia a la política interior
como a la exterior. Todo apuntaba al endurecimiento del castigo contra Polonia. Ahora
que es el tercer dia, parece que hayan pasado tres años: de espera, de desesperación, de
esperanza, de sopesar, de ignorar. El periódico de ayer, sábado, poco claro y en cierta
medida, anticipaba ya una declaración general de guerra: Inglaterra –el atacante-
movilización inglesa, movilización francesa. ¡ Morirán desangrados! Etc. Pero no hubo
ninguna declaración de guerra por su parte ¿ Se producirá o acabarán resistiéndose y
solo demostrarán debilidad?.

El boletín militar también es poco claro. Habla de éxitos por todas partes; no ha habido
una oposición seria y aun muestra que el avance las tropas alemanas no ha ido mucho
más allá de las fronteras. ¿Cómo cuadrarlo todo? Considerándolo todo: las noticias y las
medidas tomadas eran serias, la opinión popular estaba segura de la victoria, Inglaterra
y Francia son dos estados castrados, de carácter menor, o una catástrofe diez mil veces
peor que el 1918. Nosotros dos, justo en medio, sin esperanza, y probablemente, en
cualquier caso, perdidos. (…) Y todavía nos obligamos a llevar una vida habitual,
algunas veces con éxito durante un par de horas: leer en voz alta, comer (lo mejor que
podemos), escribir, cuidar el jardín. Pero cuando me tumbo en la cama a dormir pienso:
¿Vendrán a buscarme esta noche?,¿Me dispararán o me llevarán a un campo de
concentración?. Esperar en el tranquilo barrio (de Dötzschen), separado del mundo, es

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 26


particularmente malo. Uno oye cualquier ruido, mira todas las caras, está atento a todo.
No aprende nada. Espera el periódico y no puede hacer nada. En estos momentos tengo
tendencia a pensar que habrá una guerra con las grandes potencias.

En la carnicería una amable viejecita me ha puesto las manos en la espalda y con una
voz llena de lágrimas: “Él ha dicho que quiere ponerse otra vez el uniforme de soldado
y ser otra vez soldado, y si cae, entonces Goering (…)” Una joven me trae mi carnet de
racionamiento, me mira con una expresión amigable: “¿Se acuerda de mí? Fui alumna
suya, me he casado con alguien de aquí”. Un señor mayor, muy amablemente, trae el
aviso del apagón: “Terrible, aquí está la guerra de nuevo, ¡pero todavía soy tan patriota
que cuando vi una batería quise acompañarles ante todo!” A nadie ofende la alianza con
Rusia; la gente piensa que es genial o una broma excelente. Vogel es optimista (ayer:
“¡Casi hemos acabado con los polacos y los otros no se moverán!” Es para nuestro
provecho en café, salsa, te, sopa, etc. ¿Es el estado de ánimo general de Alemania?¿Está
fundamentado en los hechos o en el destino?(…) Tomo nota de cómo el 1 de septiembre
el Führer declara en dos palabras la duradera amistad con Rusia ¿es realmente posible
que no haya nadie en Alemania que no tenga remordimientos de conciencia?

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 27


Documento 9. Texto extraído de las notas secretas de una reunión celebrada el 24
de mayo de 1939 entre Hitler y su estado mayor, después de la firma del “Pacto de
acero” entre Italia y Alemania.

En este momento nos hallamos en estado de fervor patriótico sólo compartido por otras
dos naciones: Japón e Italia. El periodo que tras nosotros se extiende ha sido bien
aprovechado (…) Polonia siempre estará con nuestros adversarios y a pesar de los
tratados de amistad los polacos han tenido siempre la intención secreta de perjudicarnos.
Conseguir la ciudad de Danzig, en resumen, no es el objeto de la disputa. Se trata de
expandir nuestro espacio vital en el este de Europa y de asegurar nuestros suministros
alimenticios; por lo tanto no podemos perdonar a Polonia y sólo nos queda la decisión
de atacarla a la primera ocasión (…) Si bien no hay certeza de que la guerra germano-
polaca conduzca a una guerra mundial, si se produjese seria en primer lugar, contra
Inglaterra y Francia. Si hay una alianza de Francia, Inglaterra y la URSS contra
Alemania, Italia y Japón, me veré obligado a atacar a Inglaterra y a Francia con unos
golpes aniquilatorios. Dudo de la posibilidad de un arreglo pacífico con Inglaterra. En
consecuencia, es nuestra enemiga y el choque con ella será a vida o muerte. Hemos de
avasallar Holanda y Bélgica, prescindiendo de su neutralidad. Sería conveniente pactar
con la URSS para dividir a nuestros potenciales enemigos.

La residencia de Hitler en los Alpes, cercana a Salzburgo

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 28


Documento 10. Carta privada de Hitler a Mussolini después dela firma del pacto
Ribbentrop- Molotov.

Duce: Hace algún tiempo que Alemania y Rusia meditaban la posibilidad de un pacto.
Las razones son las siguientes:

1º La situación política del Mundo.

2º Las dudas de Japón sobre si atacará o no a Inglaterra y la URSS.(…)

3º Las relaciones entre Alemania y Polonia son muy malas, no por culpa del Reich, sino
por la de los Ingleses (…)

Estas razones me han inducido a acelerar la conclusión del tratado (Pacto


Ribbentrop.Molotov) (…) Puedo informarle querido Duce que gracias a esto la actitud
benévola de la URSS ha sido asegurada. Ha dejado de existir la posibilidad de un ataque
por el este en caso de conflicto.

Mussolini, Hitler y Ciano

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 29


ANALIZA LA DOCUMENTACIÓN Y EMITE TU JUICIO SOBRE LAS
CAUSAS Y LOS CAUSANTES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 30


Documento 1.

¿Quién fue Ribbentrop? Dice que escribe este texto desde la celda de Nuremberg. ¿A
qué crees que se refiere? Infórmate sobre él.

¿Cuál es el motivo que aduce Ribbentrop para ingresar en el Parido Nazi?

¿A qué causas atribuye el inicio de la guerra?

Compara este testigo con el documento 2, 5 y 9. ¿Crees que Ribbentrop en estas


memorias dice toda la verdad?

Chamberlain y Mussolini

Documento 2

¿Quién era Paul Schmidt? Busca información sobre él.

Averigua por qué dice que en aquel verano de 1939 la tensión aumentaba en Europa. ¿A
qué se refiere?

Busca e infórmate del trayecto que hizo el testigo en avión. Para ello descubre a que se
refieren con los nombres de Norderney, Salzburg, el castillo de Fuschl y la Berghof.
¿Por qué tuvo que hacer Paul este largo viaje en aquella época? ¿Quiénes eran los
interlocutores con los que tenía que encontrar? Informate sobre cada uno de ellos
¿Qué tema era el que se debatía en la Berghof? ¿Cuál era la posición de cada personaje

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 31


de los asistentes en este encuentro con respecto a la guerra según el testimonio del autor
de este texto?

Cuando el autor de este texto, Paul Schmidt escribió este texto, ¿que “diario” de unos de
sus interlocutores había leído ya? ¿Qué diferencias crees que existe entre un “diario” y
un libro de memorias? ¿Los dos son fuentes primarias? ¿Cuál crees que transmite las
opiniones “más frescas”?

Documento 3.

¿Con que personajes tenía que encontrarse el intérprete Schmidt en Moscú? Compara la
noticia con la que proporciona el periódico La Vanguardia del 22 de agosto de 1939. Se
afirma que firmaron un acuerdo. Pero, en realidad ¿Qué se repartieron aquel dio en
Moscú? ¿Por qué estaban todos tan contentos? ¿Qué repercusiones tuvo este encuentro
para el desencadenante de la guerra? Compara este documento con el testimonio del
documento número 9. ¿Qué conclusiones sacas de ello?

Documento 4.

Este documento está formado por fragmentos extraídos de un diario a lo largo de dos
años. Infórmate del autor del diario ¿Quién era? ¿Qué responsabilidades tenía en su
país? ¿Estaba bien informado sobre lo que ocurrida? El autor habla de dos temas: el de
los Sudetes y el de la guerra con Polonia. Investiga quieres eran Daladier y
Chamberlain. ¿Qué era el tema de los Sudetes? ¿a que país partencia esta región? ¿Qué

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 32


pretendía el Führer con un “referéndum”? Podrías averiguar a qué se refieren las
referencias anotadas en el diario entre el 18 y el 30 de setiembre de 1938. ¿Por qué
Hitler está contento? ¿Qué consiguió? Relaciona esta información con el documento 7.

Ahora, del mismo documento analiza los fragmentos del diario entre el 16 de agosto y
el 3 de setiembre de 1939. ¿En que día se dice que todo está preparado para el ataque a
Polonia? ¿En que día se decidió la hora del ataque a Polonia?¿Por qué se compara todo
con una partida de ajedrez?¿En que día queda claro que Rusia y Alemania van a
repartirse Polonia? ¿Qué significa la frase del día 23 de agosto “acuerdo total”? ¿Por
qué este día iba a ser importante para la “Historia del Mundo”? ¿Crees que de este
diario se desprende que Hitler estaba decidido a atacar Polinia de todas maneras?
Compara este texto con el del documento 5. Razona tu respuesta.

Documento 5.

Averigua quien era el autor de este “diario”. ¿Estaba en condiciones de conocer lo que
estaba ocurriendo? En todo caso, ¿Cuál es el motivo que aduce que tienen los dos
dictadores para iniciar la guerra? ¿Por qué dice el autor del diario que Ribbentrop ha
mentido demasiadas veces? Compara este documento con el número 2. ¡Corresponden
al mismo día 11 de agosto! Lee también el documento 1. ¿En qué documente crees que
Ribbentrop miente descaradamente? Según la opinión expresado por Ciano, ¿quién
tiene la culpa del inicio de la guerra?

Documento 6.

Busca quien es el autor del texto. ¿Podía estar bien informado sobre la preparación de la
guerra? Según este personaje, ¿qué acto fue el más decisivo para el estallido de la
guerra? Compara está opinión con la del documento 7. ¿Dicen lo mismo?

Documento 7.

Infórmate sobre el autor de este texto. ¿Participó en el conflicto? Según él, cuáles fueron
las causas de la guerra. ¿Fue el desarme de algunos, según él, una de las causas de la
guerra? Razona porque Churchill acusa al “desarme” de la causa de la guerra.

Documento 8.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 33


Busca información sobre este autor alemán. Fijante en la fecha en que está escrita esta
página de su diario. ¿Había empezado ya la guerra? ¿Qué sensación tenía la gente en
Berlín? ¿Crees que creían que llevaban ellos la razón en la guerra? Los nazis
transmitieron la idea que los países democráticos no entrarían en la guerra por “culpa”
de Polonia?

¿Estaban racionados los alimentos en Alemania cuando este hombre escribió? El texto
alude al “carnet de racionamiento. ¿Qué era? Si en Alemania estaban racionados los
alimentos antes de empezar la guerra, ¿quiere esto decir que se estaban preparando a
fondo para el conflicto? Razona estas respuestas.

Documento 9.

¿Cuándo se tomó la decisión de ir a la guerra según este razonamiento de Hitler? ¿Qué


motivos tiene Hitler para la guerra? ¿Hay una decisión implacable de ira al guerra?
Compara este documento con el núm 1, 5 y 7. Comenta tu respuesta.

Documento 10.

¿Cuál es la circunstancia que ha permitido al Führer a acelerar la guerra?

Informe personal

Ahora que las fuentes primarias te han permitido conocer de cerca a algunos de los
actores principales en el estallido de la guerra, realiza un informe detallado sobre
las causas del conflicto y los motivos que tuvieron los principales actores del mismo
para desencadenarlo.

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 34


Churchill visita la catedral de Coventry, destruida por un terrible bombardeo alemán

Las causas de la Segunda Guerra Mundial. Página 35