Está en la página 1de 100

N.

o 10 - 2015
6,90 €

uadernos investigacionyciencia.es
Cuadernos

ADICCIONES
Neurobiología y psicología
de la conducta adictiva

NEUROLOGÍA BIOLOGÍA
Alteraciones Raíces evolutivas
en el sistema del alcoholismo
de recompensa
1.er CUATRIMESTRE 2015

TABAQUISMO TRATAMIENTOS
ANOREXIA Huellas De los fármacos
Enganchados cerebrales a las técnicas 00010

a la inanición de la nicotina de neuroimagen


9 772253 959008
Títulos disponibles en tu quiosco
Suscríbete a la versión DIGITAL
de nuestras publicaciones y accede
a la hemeroteca completa (en pdf)*

www.investigacionyciencia.es
* Ejemplares de IyC disponibles desde 1990 y el archivo completo de MyC, TEMAS y CUADERNOS
SUM ARIO

12
uadernos 1er cuatrimestre de 2015 – N.o 10
COLABORADORES DE ESTE NÚMERO
Asesoramiento y traducción:
Ignacio Navascués: La trampa de la adicción, Cerebro transparente y
educable; Federico Fernández Gil: Sistema de recompensa; F. A sensi: Las
drogas: un enfoque neuroético, La rutina del pitillo; Noelia de la Torre:
Las raíces evolutivas del alcoholismo; Luis Bou: Adictos a la inanición, La
psicoterapia a distancia, más consolidada, Fármacos contra la conducta
adictiva; Á lex Santatala: Ludopatía cibernética; I Nadal: Alcoholismo;
M ar Sanz Prevosti: Compra compulsiva
Portada: Thinkstock/-Vladimir- (cerebro); Thinkstock/stocksnapper
(mano); Mente y cerebro (composición)

Mente y cerebro
DIRECTORA GENERAL  Pilar Bronchal Garfella
DIRECTORA EDITORIAL  Laia Torres Casas
EDICIONES  Yvonne Buchholz, Anna Ferran Cabeza,
Ernesto Lozano Tellechea, Carlo Ferri BA SES NEUROBIOLÓGIC A S
PRODUCCIÓN M.a Cruz Iglesias Capón, Albert Marín Garau
SECRETARÍA  Purificación Mayoral Martínez
ADMINISTRACIÓN  Victoria Andrés Laiglesia
SUSCRIPCIONES  Concepción Orenes Delgado, Olga Blanco Romero
4 El sistema dopaminérgico en las adicciones
La dopamina es esencial en el aprendizaje mediado por re-
Edita
compensa y d
­ esempeña un papel fundamental en la adic-
Prensa Científica, S. A. Muntaner, 339 pral. 1.a
08021 Barcelona (España) ción. Por Margarita Corominas Roso, Carlos Roncero Alonso
Teléfono 934 143 344 Telefax 934 145 413
y Miquel Casas Brugué
www.investigacionyciencia.es

Gehirn und Geist 12 Sistema de recompensa


CHEFREDAKTEUR: Carsten Könneker (verantwortlich) Cuando experimentamos felicidad, se activan unas áreas
ARTDIRECTOR: Karsten Kramarczik
cerebrales que se comunican entre sí a través de determi-
REDACTIONSLEITERIN: Christiane Gelitz
REDAKTION: Steve Ayan (Textchef), Katja Gaschler (Koordination Sonderhefte), nados mensajeros químicos. Sin embargo, el refinado tejido
Anna von Hopffgarten, Andreas Jahn (Online-Koordinator), Frank Schubert,
FREIE MITARBEIT: Joachim Retzbach, Daniela Zeibig
neuronal que hace sentir bien puede también llevar a la
SCHLUSSREDAKTION: Christina Meyberg, Sigrid Spies, Katharina Werle desdicha. Por Claudia Christine Wolf
BILDREDAKTION: Alice Krüßmann, Anke Lingg, Gabriela Rabe
REDAKTIONSASSISTENZ: Inga Merk
VERLAGSLEITER: Richard Zinken 18 La trampa de la adicción
GESCHÄFTSLEITUNG: Markus Bossle, Thomas Bleck
Drogas como la cocaína y la heroína bloquean, a través de
mecanismos neuronales de aprendizaje, la capacidad de
Distribución
para España:
tomar decisiones con conocimiento de causa. ¿Qué ocurre
LOGISTA, S. A. en las neuronas? Por Christian Lüscher
Pol. Ind. Pinares Llanos  -  Electricistas, 3
28670 Villaviciosa de Odón (Madrid) - Teléfono 916 657 158
para los restantes países: 24 El receptor nicotínico de acetilcolina
Prensa Científica, S. A. Además de controlar la transmisión sináptica neuromuscu-
Muntaner, 339 pral. 1.a  -  08021 Barcelona  -  Tel. 934 143 344
lar, los receptores nicotínicos modulan la actividad de mu-
Publicidad chos circuitos neuronales. La nicotina del tabaco produce
NEW PLANNING
Javier Díaz Seco adicción al actuar sobre receptores nicotínicos neuronales
Tel. 607 941 341 y modificar la actividad de algunos de estos circuitos. Por
jdiazseco@newplanning.es
Manuel Criado Herrero
Tel. 934 143 344
publicidad@investigacionyciencia.es
32 Las raíces evolutivas del alcoholismo
Copyright © 2002-2014 Spektrum der Wissenschaft Verlagsgesellschaft mbH, D-69126 Heidelberg ¿Por qué tienden las personas a consumir alcohol? El estu-
Copyright © 2015 Prensa Científica S.A. Muntaner, 339 pral. 1.a 08021 Barcelona (España)
Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción en todo o en parte
dio de nuestros ancestros arroja luz sobre esta cuestión.
por ningún medio mecánico, fotográfico o electrónico, así como cualquier clase de copia,
reproducción, registro o transmisión para uso público o privado, sin la previa autorización
Por Andreas Gerloff y Manfred V. Singer
escrita del editor de la revista.
ISSN 2253-959X Dep. legal: B. 3021 – 2012
Imprime Rotocayfo (Impresia Ibérica) Ctra. N-II, km 600 - 08620 Sant Vicenç dels Horts (Barcelona)
Printed in Spain - Impreso en España

2 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


70 90

36 Las drogas: un enfoque neuroético 70 Alcoholismo


El LSD y otros alucinógenos no son tóxicos, ni crean de- Se suele achacar a los alcohólicos hedonismo y falta de vo-
pendencia. Amplían la consciencia y en ocasiones llegan luntad para liberarse de su dependencia. ¿Con fundamen-
a proporcionar profundas sensaciones anímicas. ¿Deben to? La neurobiología enseña que cualquiera puede volverse
prohibirse? Por Thomas Metzinger alcohólico, pero también que existen remedios para curar-
se. Por Andreas Heinz

TIPOS DE ADICCIÓ N 75 Compra compulsiva


Ir de compras puede pasar de ser una necesidad o un
40 Adictos a las nuevas tecnologías placer ocasional a convertirse en un afán desmedido que
La adicción a las redes sociales y a los teléfonos inteligen- requiere tratamiento. Sin embargo, los afectados no piden
tes constituye un fenómeno preocupante. Sin embargo, el ayuda hasta que las deudas les ahogan o su relación de
abuso se debe con frecuencia a otras psicopatologías sub- pareja pende de un hilo. Por Astrid Müller
yacentes. Por Enrique Echeburúa

46 Adictos a la inanición TR ATA MIENTOS


La anorexia puede constituir un trastorno psiquiátrico gra-
ve, que engendra una adicción compulsiva a la inanición. 80 Cerebro transparente y educable
Por Trisha Gura Las nuevas técnicas de neuroimagen permiten observar la
actividad cerebral en tiempo real. Gracias a ello, los pacien-
54 Ludopatía cibernética tes aprenden a corregir por sí solos los circuitos defectuo-
Los juegos de azar pueden crear dependencia, Y su oferta sos de su encéfalo. Por Heather Chapin y Sean Mackey
en Internet multiplican la tentación. ¿Nos hallamos ante
una amenaza social? Por Daniela Simon 86 La psicoterapia a distancia, más consolidada
El tratamiento en línea muestra sus ventajas en el terreno
58 Ludopatía y mujer de la salud mental. Por Robert Epstein
Las adictas al juego presentan un perfil diferente al de los
hombres con el mismo problema. Por ello, la adicción al 90 Fármacos contra la conducta adictiva
juego en las mujeres constituye un problema de salud es- El consumo habitual de drogas daña la flexibilidad cere-
pecífico pendiente de resolver. Por Paz de Corral bral. Los investigadores estudian cómo restablecer la plas-
ticidad neuronal y así facilitar a los afectados el control de
64 La rutina del pitillo su comportamiento. Por Michele Solis
Además de en el centro neuronal r­ esponsable de la adic-
ción, el hábito de encenderse un cigarrillo deja huella en
regiones sensoriales y motoras del cerebro. Por Yavor Yala-
chkov, Jochen Kaiser y Marcus J. Naumer
www.menteycerebro.es

ADICCIONES 3
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

El sistema dopaminérgico
en las adicciones
La dopamina es esencial en el aprendizaje mediado por recompensa y ­desempeña
un papel fundamental en la adicción. El consumo crónico de drogas produce
­alteraciones en los mecanismos básicos del aprendizaje relacionados
con la corteza prefrontal, la amígdala y el estriado

M ARGARITA COROMINA S ROSO, C ARLOS RONCERO ALONSO Y MIQUEL C A SA S BRUGUÉ

ESTÍMULOS CONDICIONADOS
Los factores ambientales relacio-
nados en tiempo y espacio con
los efectos de la droga (luz, so-
nido, olor o entorno, entre otros)
pueden convertirse en estímulos
condicionados. Estos, por sí solos,
podrán desencadenar el deseo
irrefrenable de consumir.

4 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


H
asta no hace mucho, la adicción nómeno de la adicción. Prestaremos aquí especial
se consideraba un vicio. Se creía atención a este sistema de neurotransmisión, así
que el abandono del tabaquismo como a los aspectos emocionales y conductuales
o del alcoholismo era una simple que caracterizan el proceso adictivo desde su in-
cuestión de fuerza de voluntad. sinuación hasta su consolidación.
Se culpabilizaba a la persona que bebía en exceso
o que consumía otras drogas, comportamiento
Efecto dopaminérgico
que debía interrumpir por sus propios medios. Se sabía que todas las drogas de abuso convergían
Por fortuna, esta concepción ya ha sido superada. en un mecanismo neurobiológico común con in-
Merced a los espectaculares avances registrados tervención de los circuitos límbicos del cerebro.
en la investigación sobre los mecanismos neuro- Forman esos circuitos las vías que desde el área
biológicos de la adicción, se entiende ahora que tegmental ventral (ATV) se proyectan al núcleo
nos hallamos ante una enfermedad, y como tal, accumbens (NAc). En los últimos años se han in-
debe tratarse. La terapia farmacológica y psico- corporado a la lista otras estructuras: amígdala,
lógica permite que, en muchos casos, la persona hipocampo, algunas regiones de la corteza pre-
afectada vuelva a llevar una vida normal. frontal (CPF), estriado dorsal y sustancia negra. Al-
La adicción se define como un conjunto de tras- gunas de estas regiones participan en los circuitos
tornos psíquicos caracterizados por una necesidad de memoria, lo que parece avalar la hipótesis que
compulsiva de consumo de sustancias psicotropas implica a la memoria emocional en el trastorno
con alto potencial de abuso y dependencia (las de la adicción.
drogas). En la definición se incluye la realización Todas las drogas de abuso, consumidas de for-
de una conducta adictiva (como el juego patológi- ma intensa, provocan un aumento de la liberación
EN SÍNTESIS
co), que invade progresivamente todas las esferas del neurotransmisor dopamina, sobre todo en el
de la vida del individuo (familia, amigos, relacio- NAc, a pesar de su distinta estructura química y Cambios
nes sociales o trabajo). Al mismo tiempo, se pro- mecanismo de acción. La cocaína o la anfetamina, ­neuronales
duce un desinterés hacia actividades, experiencias pertenecientes al grupo de los psicoestimulantes,
y de conducta
y placeres alternativos que habían formado parte
de la vida del individuo afectado.
ejercen el efecto dopaminérgico al actuar de ma-
nera directa sobre las sinapsis del NAc, mientras 1 Todas las drogas de abu-
so causan un aumento
de la actividad del sistema
En la vida diaria, cuando se habla de adicción, que el alcohol, los opiáceos o el cannabis producen
dopaminérgico mesocortico-
se piensa de inmediato en el consumo de alcohol, un efecto dopaminérgico a través de mecanismos
límbico. Durante el consumo
cocaína u otra droga. No suele repararse en un se- de acción indirectos. La anfetamina y la cocaína
crónico se producen cambios
gundo grupo de conductas adictivas: juego patoló- inhiben la eliminación de dopamina de las sinap- neuroadaptativos y neuro-
gico, compras compulsivas y adicción a la comida. A sis y promueven la liberación de dopamina sináp- plásticos, que modifican la
ello hemos de añadir un tercer grupo de conductas tica. La nicotina o los opiáceos actúan de manera estructura de ese sistema.
adictivas que están emergiendo, a saber, las asocia- indirecta: modifican el mecanismo de realimen-
das al abuso de ordenadores, teléfonos inteligentes
e Internet [véase «Adictos a las nuevas tecnologías»,
tación de las células dopaminérgicas y terminan
por inducir un aumento de la actividad de dichas
2 Los estímulos ambien-
tales, relacionados en
CORTESÍA DE MARGARITA COROMINAS ROSO, CARLOS RONCERO ALONSO Y MIQUEL CASAS BRUGUÉ

tiempo y espacio con la


por Enrique Echeburúa, en este mismo número]. células. La nicotina promueve la transmisión exci- droga, pueden convertirse
ISTOCKPHOTO / DWPHOTOS (discoteca); LAS DEMÁS ILUSTRACIONES DE ESTE ARTÍCULO:

La adicción no se desarrolla tras un primer con- tadora del glutamato en el ATV, mientras que los en estímulos condicionados
sumo, sino que es un proceso largo, que empieza opiáceos reducen la acción inhibidora del GABA que, más tarde y por sí solos,
por el uso social de la droga y pasa luego a una sobre las neuronas dopaminérgicas. desencadenarán el deseo
segunda etapa en la que se va perdiendo de forma Las sustancias adictivas se comportan igual irrefrenable de consumo.

progresiva el control sobre la droga o la conducta que las recompensas naturales, trátese de comi-
adictiva. Pero el uso social de la droga no desem-
boca, por sí solo, en una adicción. Para que esta
da, bebida o sexo; es decir, aumentan la liberación
de dopamina en las regiones límbicas. Por esa ra-
3 En la corteza prefrontal,
los cambios neuronales
inducidos por el consumo
se implante, deben confluir en el sujeto factores zón, a una parte del sistema dopaminérgico se crónico producen hipofron-
de vulnerabilidad previa, propia del individuo, y le conoce como sistema de la recompensa. Pero talidad, que compromete las
factores ambientales; al operar juntos, facilitarán ¿cuál es la función de la dopamina liberada por capacidades emocionales y
cognitivas de orden superior
el desarrollo del trastorno. las recompensas naturales y las drogas de abuso?
y, por tanto, la capacidad de
El sistema dopaminérgico constituye la princi- Se da por supuesto que el neurotransmisor
controlar la conducta.
pal estructura neurobiológica implicada en el fe- en cuestión interviene en el procesamiento de

ADICCIONES 5
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

ejecutar la respuesta adaptativa para conseguir


dicho premio.
Corteza
prefrontal Durante las primeras fases de consumo de
la droga, cuando el uso es de tipo social, la do-
Núcleo Estriado pamina secretada facilita aprendizajes relacio-
Amígdala accumbens dorsal nados con el consumo. Pero existen diferencias
Estriado Sustancia
dorsal negra fundamentales entre las drogas de abuso y las
Corteza
prefrontal recompensas naturales, que explican el desarrollo
del trastorno adictivo, es decir, que la conducta
evolucione desde un consumo impulsivo inicial
hasta el consumo compulsivo. Con las drogas, la
liberación de dopamina en las sinapsis del sistema
Núcleo dopaminérgico es de mayor magnitud y duración
accumbens que la que se produce en respuesta a una recom-
Amígdala Área Sustancia pensa natural.
tegmental Área negra Otra diferencia importante entre las drogas
ventral tegmental
ventral adictivas y los estímulos naturales estriba en lo
siguiente: con la reiteración de los estímulos na-
CAMINOS DE LA DOPAMINA
información relacionada con la recompensa. En turales disminuye, hasta extinguirse, la liberación
Las vías dopaminérgicas se
proyectan desde la parte alta particular, la dopamina cumple dos funciones de dopamina. En cambio, el neurotransmisor se
del tronco del encéfalo, del principales: facilitar el aprendizaje relacionado libera cada vez que se consume la droga adictiva.
área tegmental ventral y la con la recompensa y favorecer el recuerdo del Aunque en los consumidores crónicos hace falta
sustancia negra (azul), al nú- estímulo asociado a la recompensa. un aumento progresivo de la dosis, debido al fe-
cleo accumbens, la amígdala, En relación con la primera función, el neuro- nómeno de la tolerancia, siempre que se adminis-
estriado dorsal (verde) y la transmisor se libera en presencia de las recom- tre una dosis suficiente, la dopamina continuará
corteza prefrontal (rojo).
pensas primarias (comida o sexo) cuando el liberándose en las sinapsis.
individuo está aprendiendo las circunstancias
ambientales en las que se hallan y la conducta
Cambios en el cerebro
necesaria para conseguirlas. Una vez aprendida Durante el consumo crónico de drogas de abuso,
la respuesta más eficiente para obtener una re- sus efectos dopaminérgicos instan neuroadap-
compensa, la dopamina deja de ser necesaria y, taciones, cambios en los circuitos del sistema de
por tanto, no se segrega. Ahí reside la explicación la recompensa. Poco a poco van modificando la
de que las situaciones nuevas nos emocionen y estructura y la función del cerebro adicto, lo que
motiven, pero pierdan interés cuando se han con- repercute en la memoria emocional relacionada
vertido en escenas familiares. Además, una grati- con el consumo.
ficación primaria puede asociarse a un estímulo Las primeras modificaciones neuroadaptativas
neutro que se presenta de manera simultánea. se detectan en los receptores de la dopamina. Es-
De ese modo, a través de un proceso de condi- tas proteínas pertenecen a las familias D1 y D2.
cionamiento de tipo pavloviano, el estímulo neu- Los receptores de la familia D1 se alojan en la
tro se transforma en un estímulo condicionado, membrana de la neurona postsináptica, mientras
el cual puede actuar como un sustituto parcial que los receptores de la familia D2 se encuentran
de la recompensa [véase «Ivan Petrovich Pavlov en la neurona presináptica (segregadora de dopa-
(1849-1936)», por José María López Piñero; Mente mina) o en la postsináptica.
y cerebro n.o 8, 2004]. A través de este proceso, Los receptores D1 y D2 desempeñan funcio-
los estímulos condicionados adquieren valor in- nes distintas. D1 es activador: excita la neurona
centivo y pueden motivar la conducta. postsináptica y permite que la información pase
La segunda función de la dopamina en rela- de la neurona presináptica a la postsináptica. Los
ción con la recompensa se desarrolla en una etapa receptores D2, inhibidores, limitan la liberación
subsiguiente al aprendizaje. El neurotransmisor de dopamina y la activación de la vía neuronal
promueve el recuerdo del estímulo asociado a correspondiente. El equilibrio entre las respectivas
la recompensa y la información necesaria para funciones de D1 y D2 posibilita el funcionamiento

6 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


correcto de la neurona. De producirse un desequi- ción deltaFosB se ha relacionado con la expresión
librio en la cantidad relativa de los receptores o de los receptores de glutamato GluR2 o con la
de alterarse su capacidad funcional, aparecerían inhibición de la expresión de dinorfina. Por ese
trastornos neurológicos y psiquiátricos. mecanismo aumentan los efectos reforzantes y
Uno de los parámetros del sistema dopaminér- adictivos de las drogas. Ahora bien, el incremento
gico más estudiados en la adicción es la expresión de deltaFosB se normaliza de manera progresiva
de receptores D2. Nora D. Volkow, directora del durante la abstinencia, por lo que este factor no
Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de puede ser responsable de los efectos a largo plazo
Estados Unidos, ha aplicado la técnica de tomo- de las drogas.
grafía por emisión de positrones para detectar la
densidad de receptores D2 que se expresan en el
Neurotransmisión glutamatérgica
NAc y el estriado dorsal. Si la dopamina es fundamental para el proceso de
En el estudio sobre el consumo crónico de adquisición de la conducta de consumo de drogas,
diversas sustancias adictivas (cocaína, alcohol y el glutamato lo es para el control de la conducta
opiáceos) se ha observado una disminución de de búsqueda. Dicho neurotransmisor interacciona
la expresión de receptores D2 en las estructuras con la dopamina en el sistema nervioso central;
cerebrales mencionadas. Tal reducción, muy esta- ambos, glutamato y dopamina, operan de forma
Los receptores
ble en el tiempo, se presenta en pacientes adictos complementaria.
incluso después de casi un año de dejar de drogar- El glutamato interviene en la activación de me-
dopaminérgicos
se. Además, la caída de receptores D2 explica, en canismos de plasticidad sináptica, potenciación a se agrupan en
parte, la disminución de los efectos placenteros de largo plazo (PLP) y depresión a largo plazo (DLP),
dos grandes
la droga, además del síndrome de falta de energía en las estructuras del sistema de la recompensa,
y la anhedonia, asociados a la abstinencia. ATV, NAc, amígdala y CPF. La neuroplasticidad se
familias, D1 y D2.
La activación de los receptores de la familia D1 desarrolla sobre un fondo de estimulación dopa- Los primeros
es crucial en la generación de modificaciones en la minérgica, mediada por el aumento en la activi-
cambios
fisiología neuronal. La hiperestimulación de esos dad de los receptores D1 que origina el consumo
receptores, inducida por el consumo crónico de la de la droga.
neuroadaptativos
droga, resulta también fundamental en el apren- La activación de los mecanismos de PLP y DLP por el abuso
dizaje de las conductas desaptativas, propias de durante el uso crónico de drogas se acompaña de
de drogas se
la adicción. cambios estructurales en las sinapsis: aumento o
La activación de los receptores D1, alojados en disminución de las espinas y arborizaciones den-
detectan en estas
la membrana de la neurona, se transmite hasta el dríticas a tenor de la intensidad de la estimulación proteínas
núcleo celular a través de una cadena de segundos y del tipo de receptores de glutamato estimulados.
mensajeros intracelulares en una cascada de seña- El tipo de droga (estimulantes, alcohol u opiá-
lización intracelular (véase la figura de la página ceos) determina también los cambios neuroplás-
8). En el núcleo se activa el factor de transcripción ticos que se producen sobre las sinapsis de los
CREB. Dicha proteína promueve la transcripción de circuitos de los sistemas dopaminérgicos. Estos
genes de expresión inmediata que determinan la cambios estructurales pueden ser muy estables
síntesis de nuevas proteínas y otros procesos. en el tiempo y ejercer efectos duraderos sobre el
La expresión de algunos de estos genes se ha control de la conducta de consumo.
relacionado con una disminución de los efectos
reforzantes de la droga. Se trata del fenómeno de
El condicionamiento
tolerancia: a medida que repetimos los consumos Cuando un paciente acude a la consulta, suele
de la droga, debe incrementarse la dosis para con- explicar que, al aproximarse a ciertos ambientes
seguir los mismos efectos. La concentración de que le recuerdan el consumo, siente un impulso
algunas proteínas codificadas por los genes se intenso de consumir, que le cuesta mucho vencer.
mantiene elevada durante la abstinencia. Son las Los exfumadores saben por propia experiencia
responsables de la sensación de malestar y disfo- que el estar al lado de una persona que fuma
ria, que contribuye a la recaída. constituye el detonante para su recaída. Amigos,
Sin embargo, la expresión de otros genes con- lugares, sonidos y estímulos similares despiertan
trolados principalmente por el factor de transcrip- el deseo de la droga.

ADICCIONES 7
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Receptor D1 un estudio con ratas sobre el entrenamiento en


la autoadministración de cocaína. El programa de
refuerzo que emplearon para su investigación in-
corporaba estímulos que después controlarían la
Membrana
neuronal conducta de autoadministración de los animales.
G Enseñaron a las ratas a presionar una pa­lanca
repetidas veces, antes de obtener el refuerzo, la
Neuroadap- droga, que se administraba asociada a una luz. La
taciones
AMPc iluminación terminó por convertirse en estímulo
condicionado: por sí sola promovía la conducta de
búsqueda de la droga. Al mismo tiempo, exami-
PKA
naron qué sucedía en el cerebro de los roedores.
Cambios
Implantaron cánulas en el núcleo accumbens
estructurales
Núcleo de los múridos para extraer muestras de la com-
posición del líquido extracelular. Según compro-
CREB Activación baron, la presentación inesperada de los estímulos
de genes asociados a la cocaína provocaba un aumento del
120 por ciento de los niveles de dopamina en el
Transcripción NAc. Este incremento de neurotransmisor desen-
cadenaba la activación de los receptores D1, la in-
ducción de genes y otros procesos mencionados,
aunque siempre en relación con la información
asociada a la droga.
Este proceso de aprendizaje por condicio­
RECEPTORES EXCITADORES
¿Qué ocurre en el cerebro de una persona adicta namiento (asociación entre un estímulo neutro
La activación del receptor
D1, acoplado a la proteína G, cuando se encuentra con tales estímulos? A me- y el consumo) se da porque el NAc se halla conec-
pone en marcha una cadena dida que el consumo se prolonga en el tiempo, tado con la amígdala, en concreto con el núcleo
de segundos mensajeros los estímulos ambientales relacionados con los basolateral, a través de proyecciones neuronales
intra­celulares (AMPc, PKA), efectos de la droga (una luz, un sonido o un olor que aportan información de la amígdala al NAc.
que transmiten la información concretos) pueden convertirse en estímulos con- Este último recibe también información del hi-
hasta el núcleo celular, donde dicionados, que luego bastarán por sí solos para pocampo.
la proteína CREB promueve
despertar el deseo. Grabados en la memoria del Las vías neuronales que desde la amígdala y el
la transcripción y activación
afectado, estos estímulos ponen en marcha la ma- hipocampo se proyectan sobre el NAc y portan
de genes que cambian la
estructura y la función del quinaria neurobiológica, en la que dopamina y información emocional y del contexto, utilizan
sistema nervioso. La hiperesti- glutamato desempeñan funciones cruciales que, glutamato como neurotransmisor. En el núcleo
mulación de estos receptores con frecuencia, acaban en una recaída. accumbens confluyen con las vías que liberan do-
a causa del consumo crónico pamina. Durante el proceso de condicio­namiento,
de la droga resulta clave en el Grabados en la memoria la activación simultánea de los receptores de glu-
aprendizaje de las conductas Los cambios neuroplásticos que modifican la es- tamato en las neuronas del NAc sobre un fondo
desaptativas, propias de la
tructura de los circuitos de la recompensa almace- de estimulación dopaminérgica provocado por
adicción.
nan información relacionada con el consumo. Los la droga induce mecanismos de plasticidad si-
estímulos, las situaciones, los lugares y las emo- náptica, PLP y DLP, que acaban por modificar la
ciones vinculados a la droga quedan grabados. estructura de las espinas y arborizaciones den-
Más adelante, cuando un adicto vuelve a toparse dríticas del NAc. Estos cambios neuroplásticos,
con uno de esos estímulos condicionados, el pro- persistentes, contienen información emocional y
ceso de recuperación de la información almace- contextual relacionada con el consumo. Por ello,
nada en su memoria pone en marcha emociones la adicción es una enfermedad crónica, en la que
que promueven comportamientos de búsqueda y el riesgo de recaída permanece toda la vida.
consumo. En ese proceso interviene la dopamina. En los pacientes adictos, un estímulo puede
En el año 2000, Retsuko Ito y sus colaboradores desencadenar el impulso de consumo sin que el
en la Universidad de Cambridge emprendieron afectado sea consciente del agente causal. La falta

8 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


de consciencia va siempre ligada a una disminu- Sonido
ción del control sobre la situación, lo que facilita
la recaída. Dispensador

Luz
Alteraciones en la corteza prefrontal
Las vías dopaminérgicas se proyectan también
sobre la corteza prefrontal. Durante el consumo Palanca
crónico pueden producirse cambios en la activi-
dad de dicha estructura, cruciales para el arraigo
Cocaína
del trastorno adictivo. En las regiones prefronta-
les residen las capacidades ejecutivas, esenciales
en nuestra vida. De ellas depende que seamos
capaces de ser conscientes de nosotros mismos,
de valorar los riesgos y posibilidades que hay a
nuestro alrededor, de reflexionar antes de actuar,
de decidir la actuación más conveniente en un
momento dado y de llevarla adelante.
La corteza prefrontal interviene en la modi-
PRUEBA DE
ficación de una conducta aprendida para cam-
CONDICIONAMIENTO
biarla por otra mejor adaptada a un nuevo en- Mediante una caja de condi-
torno. Participa en nuestras motivaciones. Estas cionamiento operante, los in-
son las capacidades propiamente humanas, que síndrome de abstinencia con las sensaciones de vestigadores analizan la con-
nos distinguen del resto de los animales. Pero el anhedonia y depresión. ducta de autoadministración
uso continuado de drogas altera la función de las Volkow y su equipo estudiaron la respuesta de en ratas. Los animales apren-
regiones prefrontales. En concreto, puede provo- la corteza prefrontal en adictos a la cocaína du- den a apretar una palanca
antes de obtener un refuerzo
car cambios neuroadaptativos que inducen un rante la abstinencia cuando se les administraba
(droga), que en un segundo
desequilibrio entre los receptores D1 y D2, favo- metilfenidato, una sustancia de características
paso del ensayo se asocia a
reciendo la actividad del D1 por encima del D2. muy parecidas a la cocaína. Investigaron, a la estímulos auditivos o visuales
Se observa también la inducción de genes, como par, la respuesta emocional de los pacientes en (estímulo condicionado). De
deltaFosB. Estos cambios neurobiológicos produ- esta situación. El metilfenidato posee propiedades este modo, el sonido o la luz
cen consecuencias sobre la capacidad funcional estimulantes; activa la función de las vías de la acaban promoviendo por sí
de la CPF, sobre todo en las regiones orbitales y dopamina, pero no es adictivo. solos la búsqueda de la droga
mediales. Para abordar la respuesta del cerebro en estos por parte de los roedores.

Por su parte, los cambios en la liberación de glu- sujetos se realizó una tomografía por emisión de
tamato durante los episodios de consumo produ- positrones, comparando los resultados con los
cen modificaciones persistentes en la estructura
neuronal de la corteza prefrontal y contribuyen ALTERACIONES NEURONALES
a sus alteraciones funcionales.
a b
El consumo crónico de drogas
Las técnicas de neuroimagen funcional han produce cambios estructura-
aportado datos valiosos acerca de los cambios que les de tipo físico en las sinap-
se producen en la corteza prefrontal. Durante la sis, según se ha podido obser-
abstinencia, después de consumos prolongados, var en roedores. Mientras que
se ha observado en humanos una disminución la neurona de un animal al
del metabolismo de las regiones prefrontales, que, de forma reiterada, se le
fenómeno que implica una disminución de la ha administrado anfetamina
capacidad funcional de las mismas. Esta merma presenta una disminución
afecta sobre todo al cingulado anterior o a la en las arborizaciones de las
corteza orbitofrontal. La hipofuncionalidad del dendritas y del axón (a), la
CPF durante la abstinencia dificulta la capacidad neurona de un congénere
del adicto para tomar decisiones que le manten- no consumidor manifiesta un
gan apartado de la droga y explica, en parte, el desarrollo sano (b).

ADICCIONES 9
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

obtenidos con un grupo control (véase la figura La adicción, en sus fases iniciales, es una ac-
de la página 10). Se observó que el metilfenidato ción instrumental, motivada y dirigida hacia un
inducía mayor activación de las regiones orbitales objetivo claro: la obtención de placer, bienestar o
y de la corteza prefrontal en los pacientes que en euforia producidos por la droga. Con el tiempo,
los controles, a la vez que los primeros experimen- el consumo de drogas pasa a ser un hábito auto-
taban un intenso deseo de drogarse. Así pues, las mático controlado por mecanismos de estímulo-
mismas regiones que estaban hipoactivas durante respuesta. La disfunción de la corteza prefrontal
la abstinencia, provocando malestar emocional, (hipofrontalidad), permite que el hábito se conso-
son las que más se activan cuando la persona lide con mayor fuerza, sin la posibilidad de inter-
adicta se sitúa frente a la droga y la toma. Esta vención de procesos conscientes.
hiperactivación de las regiones prefrontales pro- La estructura neuronal esencial en el desarrollo
voca, en parte, la pérdida de control sobre la droga de un hábito de conducta es el estriado dorsal, con
y la recaída en el consumo. la dopamina procedente de las vías neuronales de
la sustancia negra como neurotransmisor clave.
Dopamina y la formación de hábitos Existe una densa trama de conexiones directas e
Las acciones voluntarias están gobernadas por indirectas entre el núcleo accumbens, responsable
la corteza prefrontal, que da las órdenes cons- de los efectos reforzantes de la droga, y el estria-
cientes. Sin embargo, con el tiempo y el entre- do dorsal, conexiones en las que corresponde a la
namiento, las acciones voluntarias se transfor- dopamina un papel importante. Los efectos do-
man en habituales, ejecutadas por mecanismos paminérgicos de las sustancias adictivas afectan,
de estímulo-respuesta convertidos en hábito. De por ello, al NAc y al estriado dorsal. También los
esta manera, la conducta evoluciona desde un estímulos condicionados provocan un aumento de
proceso declarativo y consciente, que implica las la liberación de dopamina en el estriado dorsal, lo
capacidades ejecutivas de la corteza prefrontal, a que refleja la participación del neurotransmisor y
una conducta automática (hábito), que se ejecuta de esta estructura neuronal en la adicción.
repetidamente. La tomografía por emisión de positrones ha
En el momento en que la conducta automática permitido observar que, cuando pacientes adictos
deja de ser adaptativa, la corteza prefrontal irrum- desintoxicados observan imágenes que les recuer-
pe de nuevo y toma el control de la conducta, para dan el consumo, se produce un aumento de la li-
desmontar la respuesta automática y permitir el beración de dopamina en las regiones dorsales del
aprendizaje de nuevos comportamientos. estriado. Los pacientes experimentan deseos de

Persona sin adicción a la cocaína

Anterior
REDUCCIÓN DE LA
ACTIVIDAD CEREBRAL
Las neuroimágenes revelan
una menor actividad en el ce-
rebro de un paciente adicto a
la cocaína y en proceso de
Posterior
desintoxicación en compara-
ción con el de un sujeto sano.
Paciente adicto a la cocaína durante la abstinencia
Los colores claros (amarillos y
naranjas) indican actividad, Anterior
mientras que los oscuros
(verdes y azules) reflejan falta
de ella. La disminución de
actividad neuronal destaca
sobre todo en las regiones
cerebrales anteriores, donde Posterior
se encuentra la corteza pre-
frontal, de la persona adicta.

10 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


consumo (craving), cuya intensidad corre pareja a Predisposición al consumo
la cuantía de dopamina en el estriado. Por tanto, De los individuos que entran en contacto con la
la asociación entre la actividad dopaminérgica en droga o han apostado en alguna ocasión, solo
el estriado dorsal y la presentación de estímulos unos pocos desarrollarán la adicción. Dependerá
relacionados con el consumo refleja el carácter de la vulnerabilidad individual, a la que contribu-
automático del craving en la adicción. yen factores biológicos y ambientales.
El aumento en la liberación de dopamina en el En 2007, un grupo de investigadores, dirigidos
estriado produce cambios neuroadaptativos que por Trevor Robbins, de la Universidad de Cam-
afectan al transportador de la dopamina, a genes bridge, describió en Science la importancia de los
de expresión inmediata como c-fos y al glutamato. receptores D2 en la predisposición al consumo de
En el estriado dorsal se han descrito procesos de cocaína. Abordaron el comportamiento de ratas
potenciación y depresión a largo plazo, en los que Lister Hooded mediante una prueba conductual
intervienen tanto la activación de las neuronas de retraso de la recompensa. Los animales más
dopaminérgicas nigroestriadas como los aferen- impulsivos elegían una recompensa, aunque pe-
tes prefrontales glutamatérgicos. queña, inmediata; los que no eran impulsivos, o
En el estriado dorsal se requiere la activación lo eran menos, aguardaban para conseguir una
de los receptores D1 para la inducción de PLP. Por gratificación mayor.
su parte, la DLP reclama la activación simultánea Cuando se estudió el cerebro de las ratas me-
de los receptores D1 y D2. A medida que avanza el diante técnicas de neuroimagen, se observó que
consumo de drogas, parece que el papel de las pro- las impulsivas presentaban menos receptores
yecciones glutamatérgicas que se emiten desde la D2 en el núcleo accumbens que sus congéneres
corteza y la amígdala sobre el NAc van perdiendo no impulsivos. Además, cuando se sometieron a
peso en favor de las proyecciones glutamatérgi- una prueba de autoadministración de cocaína,
cas que arrancan de las regiones sensoriales y las primeras consumieron más cocaína que las
motoras corticales hacia el estriado dorsal. Estos segundas.
cambios neuroplásticos contribuyen a la consoli- De los resultados en animales se desprende que
dación de la adicción. una diferencia biológica, genéticamente determi-
El consumo de drogas produce alteraciones nada, en relación con la presencia de más o me-
en los mecanismos de plasticidad sináptica que nos receptores D2 en el núcleo accumbens puede
reorganizan los patrones de conectividad en el predecir tanto el comportamiento (impulsividad)
estriado dorsal. Los cambios operados dificultan como el efecto reforzador de la cocaína (consumo).
la formación de nuevas conexiones y, por tanto, Los datos de este estudio coinciden con ob-
el aprendizaje de conductas adaptativas novedo- servaciones clínicas anteriores. En este sentido,
Para saber más
sas, además del olvido de las relacionadas con el algunos autores hablan del síndrome de déficit
Is there a common molecular
consumo. de recompensa para referirse a un estado de áni- pathway for addiction?
El proceso de formación de hábitos de conducta, mo depresivo, anhedónico y de falta de confort, E. J. Nestler en Nature Neuro­
science, vol. 8, págs. 1445-1449,
con la puesta en marcha de los mecanismos que frecuentemente verbalizado por los pacientes 2005.
constituyen el sustrato neurobiológico de apren- adictos. Tal estado de ánimo amplificaría el efecto Prefrontal cortex by methyl-
dizaje, resulta fundamental en todos los tipos reforzante de la droga, pues esta proporcionaría phenidate in cocaine-addicted
subjects but not in controls:
de adicción. En el juego patológico, las compras una sensación de bienestar que los afectados solo Relevance to addiction. N. D.
compulsivas y otras adicciones no químicas, en experimentan con la droga. El síndrome de défi- Volkow et al. en The Journal
of Neuroscience, vol. 25, págs.
las cuales no existen los efectos dopaminérgicos cit de recompensa se hallaría relacionado con un 3932-3939, 2005.
adicionales que la sustancia genera, el control de déficit de receptores D2. The dopaminergic system
la conducta del adicto desempeña un papel de- and addictions. M. Corominas
Margarita Corominas Roso trabaja en el departamento Roso, C. Roncero, E. Bruguera,
terminante en la activación de los mecanismos M. Casas en Revista de Neuro­
de psiquiatría del Hospital Universitario Valle de Hebrón
neurobiológicos propios del aprendizaje motiva- de Barcelona. Carlos Roncero Alonso coordina el ambu- logía, vol. 44, págs. 23-31, 2007.
cional y de hábitos. Además, los efectos de este latorio de drogodependencias del mismo hospital y es Nucleus accumbens D2/3
profesor de psiquiatría en la Universidad Autónoma de receptors predict trait impulsi-
tipo de aprendizajes, que forman parte de los Barcelona. Miquel Casas Brugué es catedrático de psi- vity and cocaine reinforce-
mecanismos de memoria procedimental, contri- quiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona y Jefe ment. J. W. Dalley et al. en
buirían a explicar la resistencia a la extinción de
del Servicio de Psiquiatría del mismo centro hospitalario. Science, vol. 315, págs. 1267-
1270, 2007.
las conductas adictivas. Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 35

ADICCIONES 11
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Sistema de recompensa
Cuando experimentamos felicidad, se activan unas áreas cerebrales que se
comunican entre sí a través de determinados mensajeros químicos. Sin embargo,
el refinado tejido neuronal que hace sentir bien puede también llevar a la desdicha

CL AUDIA CHRISTINE WOLF

U
na rata se agazapa en la jaula del bienestar más intensa que la que les ocasionaban
EN SÍNTESIS
laboratorio. De su cabeza emerge los estímulos naturales (comida, agua o contactos
Emoción neuronal un fino alambre. El animal está sociales). Tras aprender a pulsar «la palanca de la

1 El sistema de recompen- unido a una fuente de corriente felicidad», los múridos dejaban literalmente de
sa del cerebro se com- eléctrica a través de ese cable que lado todo lo demás y se aplicaban por sí mismos
pone de diferentes circuitos envía impulsos a su cerebro. Completamente los impulsos eléctricos con una persistencia ma-
que alcanzan numerosas agotado, ya no come ni bebe; también ha dejado níaca.
áreas encefálicas. hace tiempo de cuidar de su prole. No es víctima Ese descubrimiento fue el disparo de salida
de fuerzas externas malintencionadas: el propio para la búsqueda de la fuente de la sensación de
2 Los «centros del placer»
correspondientes se co-
munican entre sí, sobre todo
roedor se autoadministra los impulsos eléctricos
accionando una pequeña palanca.
placer. En la actualidad, neuroinvestigadores y
médicos saben que no existe un sistema de re-
a través del neurotransmisor Esta horripilante imagen es la que observa- compensa. Más bien se trata de una serie de áreas
dopamina y de opioides. ron James Olds y Peter Milner, de la Universidad y conexiones nerviosas que contribuyen a propor-
McGill en Montreal, durante un experimento que cionar sensación de bienestar. No obstante, esta
3 La ludopatía va de la
mano de una dismi-
nución en la actividad del
ya forma parte de la historia de la neurociencia. A
lo largo de la década de los cincuenta del siglo xx,
bendición puede tornarse en maldición cuando
surgen problemas de abuso y dependencia.
sistema dopaminérgico. surgieron las primeras pruebas de que el encéfalo
albergaba una especie de centro del placer.
La dopamina, elemento clave
En los ensayos iniciales, los neurobiólogos se Una estación de encendido central para los meca-
centraban en provocar movimientos musculares nismos neuronales que subyacen en este proceso
mediante la estimulación eléctrica del cerebro de es el núcleo accumbens, un grupo de neuronas
modelos animales, pero Olds y Milner pretendían situado en la parte inferior del prosencéfalo.
ir más allá: querían conocer si se podía influir en Una importante función también la desempeña
las conductas más complejas mediante los impul- el septum, estructura membranosa de células
sos eléctricos. gliales que se aloja entre ambos hemisferios ce-
En efecto, los roedores aprendieron con rapi- rebrales. Las ratas de Olds y Milner presionaban
dez a desarrollar ciertas acciones o a inhibirlas de forma especialmente apasionada la palanca
según si experimentaban ese estímulo como una cuando el electrodo de estimulación se encon-
recompensa o, por el contrario, como un castigo. traba en esta área.
La pareja de investigadores había descubierto un Hoy por hoy, sabemos que tanto el núcleo ac-
área cerebral cuya estimulación directa mediante cumbens como el septum forman parte de un
electrodos provocaba a las ratas una sensación de extenso circuito de recompensa: el sistema do-

12 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


PARA RELAMERSE
Qué ocurre en la cabeza
cuando tenemos ganas
de sexo o de una comida
suculenta figura entre las
preguntas más fascinan-
tes de la investigación
sobre la felicidad.
FOTOLIA / BENICCE

ADICCIONES 13
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

EN BREVE paminérgico. Las neuronas que participan en él Los investigadores evolutivos están conven-
Tomografía emplean el mensajero químico dopamina para cidos de que, en el pasado, el sistema de recom-
por emisión la transmisión de las señales en las sinapsis, de pensa dopaminérgico afianzó la supervivencia
de positrones ahí su nombre. de los humanos. El equipo de Melanie Glocker y
En esta técnica de neuroima- Como actores principales actúan las células Norbert Sachser, de la Universidad de Münster,
gen se inyecta a los sujetos nerviosas del área tegmental ventral, en el me- comprobó en 2009 que los rasgos infantiles que
una sustancia radiactiva de
marcado que emite positrones. sencéfalo. Las neuronas mesocorticales alcan- estimamos en especial tiernos (ojos grandes, cara
Cuando una de estas partículas zan desde dicho punto diversas regiones de la redonda, frente alta) activan el núcleo accumbens
choca contra un electrón del corteza cerebral, mientras que las mesolímbicas en las personas adultas.
propio cuerpo, se emiten dos
estimulan principalmente al núcleo accumbens. Mediante tomografía por resonancia magnética
fotones en sentidos opues-
tos. Numerosos detectores Al sistema dopaminérgico se suma, además, la funcional, los científicos registraron la actividad
pequeños y en forma de anillo vía nigroestriada, la cual conecta la sustancia cerebral de un grupo de mujeres que observaban
organizados alrededor del pro- negra con el cuerpo estriado y cumple una des- caras de niño. Los resultados fueron reveladores:
bando registran las partículas
que llegan a ellos. Dado que las tacada función en el control del movimiento. Las cuanto más se correspondían las imágenes al típico
parejas de fotones se emiten ramificaciones de una neurona dopaminérgica esquema de «niño para comérselo», más pronun-
a la vez, el ordenador registra del sistema mesocorticolímbico alcanzan, en su ciada aparecía la actividad en el núcleo accumbens.
la distribución de la sustancia
conjunto, una longitud de unos 74 centímetros Al parecer se trata de una especie de mecanismo
radiactiva en el cerebro.
y poseen alrededor de 500.000 terminaciones asistencial automático que garantiza que la des-
sinápticas que activan otras células cerebrales. cendencia reciba protección y cuidado.
Pese a que ni un uno por ciento de todas las A comienzos de los años setenta, más de 20
neuronas contiene dopamina, este mensajero años después del descubrimiento del sistema
químico difícilmente opera como la «hormona dopaminérgico, Solomon Zinder, de la Universi-
de la felicidad». dad Johns Hopkins en Baltimore, y poco después
Las neuronas dopaminérgicas participan en el John Hughes y Hans Kosterlitz, de la Universidad
aprendizaje y en la memoria; también median en de Aberdeen, dieron con otra vía neuronal para
necesidades básicas, entre ellas, alimentarse. Gra- la sensación de placer: el sistema opioide. A los
cias a estas células nerviosas, un niño que prueba péptidos opioides pertenece, entre otros, la en-
por primera vez el chocolate encuentra gustoso dorfina.
su sabor dulce, incluso pide más para repetir la La beta endorfina ejerce aquí un papel de
experiencia; en cambio, si muerde un trozo de suma importancia. Aparece en las neuronas del
ácido limón rehusará ese alimento en adelante núcleo arqueado, una región central del hipotá-
[véase «Cuestión de gustos», por Angelika Bauer- lamo. Sorprendentemente, las células nerviosas
Delto; Mente y cerebro n.o 44, 2013]. de esa parte del cerebro pueden activar el núcleo
accumbens, el área tegmental ventral e incluso el
septum (regiones también conectadas de manera
Tabaquismo directa con el sistema dopaminérgico).

En un estudio de 2010, el equipo de Rudolf Stark de la Universidad de Giessen Trabajo en equipo


fijó su atención en la participación del sistema de recompensa en la adicción a Una prueba de la estrecha colaboración entre los
la nicotina. Los investigadores registraron la actividad cerebral de los fumadores sistemas dopaminérgico y opioide la ofreció en
mediante tomografía por resonancia magnética funcional mientras estos obser- 1990 un equipo dirigido por Toni Shippenberg
vaban imágenes relacionadas con el insano hábito. ¿Provocarían las fotografías (1957-2012), del Instituto Nacional sobre el Abuso
patrones de activación cerebral distintos? Así fue. Cuando los probandos veían de Drogas en Baltimore. Los farmacólogos admi-
imágenes de «estímulos iniciadores» (un cigarrillo encendido), incrementaba nistraron a las ratas péptidos opioides de diferen-
la actividad en partes de su sistema dopaminérgico, en concreto, en la corteza tes tipos, lo que con frecuencia llevó aparejado un
prefrontal o el cuerpo estriado. Por el contrario, los «estímulos finalizadores» aumento en la emisión de dopamina en el núcleo
(apagar un cigarrillo en el cenicero) desactivaban las áreas en cuestión. accumbens.
(«Neural responses to begin- and end-stimuli of the smoking ritual in nonsmokers, nondeprived Por su parte, el grupo de Thomas Tölle, de la
smokers, and deprived smokers». B. Stippekohl et al. en Neuropsychopharmacology, Universidad Técnica en Múnich, proporcionó
vol. 35, págs. 1209-1225, 2010).
una demostración indirecta de que los péptidos
opioides que produce el propio cuerpo pueden

14 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


provocar estados de embriaguez. Los científicos
seguían la pista a la euforia del corredor (júbilo
Hemisferio cerebral derecho (visto desde la izquierda)
repentino que permite a los atletas olvidarse de
que están cansados, de manera que se sienten ca-
Corteza
paces de correr casi eternamente). frontal
Para su ensayo, inyectaron a los deportistas una Cuerpo
calloso
sustancia marcadora radiactiva que se acoplaba a Núcleo
estriado Septum
los mismos sitios de unión de los opioides. Con Núcleo
ayuda de la tomografía por emisión de positro- accumbens
Hipotálamo
nes visualizaron los lugares de acoplamiento de
la sustancia en el cerebro de los participantes an- Área
tegmental
tes y después de que estos realizaran una carrera ventral
Sustancia negra
de entrenamiento de dos horas. Tras el ejercicio, el Núcleo del rafe Cerebelo
encéfalo presentaba menos sustancia radiactiva
Vía mesocortical Sistema
acoplada que antes. Esta relación inversa indica- Vía mesolímbica dopaminérgico
ba que durante la actividad física se multiplicó la Vía nigroestriada
Sistema serotoninérgico
liberación de péptidos opioides que desplazaron
al radiofármaco de los puntos de unión.
Los opioides mitigan el dolor. Un efecto que ya Las vías principales
conocían los antiguos griegos. A partir del jugo de
la adormidera obtenían opio, el cual empleaban Las células nerviosas de la parte inferior del mesencéfalo median en las sen-
como medicina (probablemente, la droga más an- saciones de felicidad a través de cuatro vías neuronales. La ruta mesocortical
tigua del mundo). Hoy en día, se diferencia entre (azul), que parte del área tegmental ventral, activa sobre todo la corteza fron-
los opioides producidos por el propio cuerpo (en- tal, área importante para la motivación y las reacciones emocionales. Un mal
dógenos) y los suministrados desde el exterior funcionamiento de este sistema puede conducir a las psicosis. Las neuronas
(exógenos). A este último grupo pertenecen el mesolímbicas (verde) estimulan sobre todo el núcleo accumbens, centro de
opio, la heroína y la morfina. Dichas sustancias conexión del sistema dopaminérgico. La vía nigroestriada (rojo), que conecta

GEHIRN UND GEIST / MEGANIM


activan los mismos circuitos cerebrales que los la sustancia negra con el cuerpo estriado, interviene en la conducta motora.
opioides, mas comportan una desventaja decisi- Desde el núcleo del rafe parten rutas hacia la corteza cerebral que abastecen
va: provocan dependencia con rapidez, ya que su del neurotransmisor serotonina.
efecto resulta más fuerte que el de las sustancias
endógenas. A pesar de todo, no podemos ima-
ginarnos por ahora una medicina del dolor que la felicidad», al menos existen conexiones entre
prescinda de los opioides exógenos. aquellas vías que parten del núcleo del rafe en
El sistema de recompensa incluye, junto a los el mesencéfalo y que abastecen de serotonina
sistemas dopaminérgico y opioide, un circuito al cerebro y al sistema dopaminérgico. Por ello
más. Los investigadores suponían ya en los años apenas es posible asignar claramente funciones
setenta del siglo xx que el neurotransmisor sero- separadas unas de otras a cada una de las partes
tonina intervenía en las emociones positivas, o en integrantes de la química cerebral.
su caso, cuando estas escaseaban. De hecho, las Resulta harto probable que otras sustancias
personas con depresión presentan con frecuencia contribuyan a que los humanos experimente-
un déficit de dicho mensajero químico, circuns- mos felicidad. Después de todo, las sensaciones
tancia que los medicamentos inhibidores selecti- agradables y de satisfacción no se limitan a la co-
vos de la recaptación de serotonina se encargan mida y al sexo. Una recompensa puede ser todo
de solventar. Estos fármacos incrementan los aquello por cuya consecución invertimos tiempo
niveles extracelulares de serotonina, de manera y esfuerzo. Algunas formas de comportamiento
que aumenta la cantidad del neurotransmisor en pueden producir incluso (de forma parecida a los
la hendidura sináptica. Ello suele elevar el estado estupefacientes) una verdadera adicción cuando
de ánimo del afectado. «sobreactivan» las vías neuronales.
A pesar de que este transmisor no se cuenta Igual que sucede en el abuso de las drogas, el
habitualmente como uno de los «mensajeros de síntoma principal de una dependencia no aso-

ADICCIONES 15
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

mostraron durante el juego un incremento en la


Quien bien quiere, tarde olvida actividad del sistema dopaminérgico. Aun así, los
probandos con ludopatía presentaban una excita-
El equipo de Lucy Brown, de la facultad de medicina Albert Einstein de Nueva
ción menor que la media. Además, su respuesta
York, localizó a parejas de casados que, tras años de convivencia, afirmaban
neuronal resultaba tanto más débil cuanto más
estar aún enamorados el uno del otro. Mostraron a los participantes foto-
se les instaba a jugar.
grafías de sus respectivos cónyuges, de amigos y de desconocidos mientras
Los investigadores refieren que la baja activi-
registraban la actividad de su cerebro mediante resonancia magnética fun-
dad crónica del sistema dopaminérgico de los
cional: solo la imagen de la persona amada produjo una fuerte actividad del
afectados vuelve una y otra vez a empujarles a
sistema dopaminérgico.
los juegos de azar, un mecanismo que parece in-
(«Neural correlates of long-term intense romantic love». B. P. Acevedo et al. en Social Cognitive fluir en otras dependencias. Ello explicaría por
and Affective Neuroscience, vol. 7, n.o 2, febrero de 2012) qué las personas que han caído en una adicción se
vuelven fácilmente dependientes de otras drogas
o formas de conducta y buscan un «sustitutivo
ciada a sustancias es el fuerte deseo de satisfac- de la droga» cuando están en un tratamiento de
ción. Las ratas del laboratorio de Old y Milners desintoxicación.
sufrieron un problema comparable: eran adictas Esos resultados corroboran, asimismo, la su-
a presionar la palanca que activaba parte de su posición de que algunos individuos poseen una
sistema de recompensa. predisposición genética a la adicción. Sin embar-
En lo que respecta a las personas, la lista de po- go, esta característica no comporta por sí misma
sibles adicciones conductuales es larga. Entre las el problema de la adicción; deben concurrir otros
más destacadas se encuentran la ludopatía, la adic- factores, como una situación social desfavorable
Para saber más ción a las compras, a la comida o al ordenador. Una o un golpe duro del destino. Una convivencia ín-
Pathological gambling is persona sufre dependencia si no puede controlar tegra, la satisfacción laboral o la pasión por una
linked to reduced activation
of the mesolimbic reward su conducta a pesar de conocer las consecuencias afición fomentan una vida libre de adicciones.
­system. J. Reuter et al. en de su acción y sufrirlas. Por lo general, los afecta- El deporte puede prevenir el riesgo de adicción.
­Nature Neuroscience, vol. 8,
dos no consiguen liberarse de sus dependencias En un estudio de 2002, el equipo de Bruce Kirkcal-
págs. 147-148, enero de 2005.
The runner’s high: Opioi­
por sí solos. dy, director del Centro Internacional para el Estu-
dergic mechanisms in the dio de Salud Ocupacional y Mental en Düsseldorf,
human brain. H. Boecker et La ludopatía, en el punto de mira halló que los deportistas habituales son, por lo
al. en Cerebral Cortex, vol. 18,
págs. 2523-2531, 2008. Una de las dependencias conductuales más co- general, más seguros de sí mismos y padecen me-
Endogenous opioids and ad­ nocida es la adicción al juego. Al igual que los nos problemas sociales o molestias corporales que
diction to alcohol and other drogodependientes, los afectados viven con un las personas que no practican una actividad física.
drugs of abuse. C. Gianoulakis
en Current Topics in Medicinal permanente anhelo por la «sustancia». Los lu- El deporte activa el sistema opioide del cerebro,
Chemistry, vol. 9, págs. 999- dópatas sienten un impulso incontrolable por el por lo que si se utiliza como remedio terapéuti-
1015, agosto de 2009.
juego. Se endeudan y desatienden a la familia, a co puede facilitar la curación de individuos con
Baby schema modulates the
brain reward system in nul­ los amigos y a su trabajo; siempre confían en que trastornos de adicción: el ejercicio les proporciona
liparous women. M. Glocker la suerte les sonreirá pronto. una suerte de «embriaguez sin drogas».
et al. en Proceedings of the
National Academy of Sciences Christian Büchel, de la Clínica Universitaria Tan complejos como los circuitos de recom-
USA, vol. 106, págs. 9115-9119, Hamburgo-Eppendorf, ha hallado una posible pensa del cerebro resultan los estímulos que los
2009.
explicación a la pregunta de por qué los ludó- activan: la euforia al cruzar la línea de meta, la
Dopaminergic reward system:
A short integrative review.
patas recaen una y otra vez: su sistema dopami- alegría tras aprobar un examen o el hormigueo
O. Arias-Carrión et al. en nérgico reacciona con debilidad a los estímulos ante una cita romántica. Todos estos momentos
International Archives of Medi-
de recompensa. Junto a sus colegas, este médico activan los centros cerebrales de la felicidad. Aún
cine, vol. 3, artículo 24, octubre
de 2010. registró mediante tomógrafo de espín nuclear la deberá pasar mucho tiempo hasta que sus secre-
Reward and the seroto­ actividad cerebral de 12 jugadores patológicos y tos nos sean revelados por completo.
nergic system. G. S. Kranz et de otras tantas personas sanas mientras lleva-
al. en Neuroscience, vol. 166,
págs. 1023-1035, abril de 2010. ban a cabo un sencillo test. La tarea consistía en
La trampa de la adicción. elegir una de entre dos cartas presionando una Claudia Christine Wolf es bióloga y redactora de Gehirn
C. Lüscher en Mente y cerebro, und Geist, edición alemana de Mente y cerebro.
tecla. Por un naipe rojo, el participante ganaba un
n.o 48, mayo de 2011.
euro; por uno negro, perdía uno. Todos los sujetos Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 61

16 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


¿Quieres compartir tu pasión
por la ciencia, la innovación
y el conocimiento?
Obsequia nuestras publicaciones
a través de la página web
z
1 Elige tu regalo (suscripciones, revistas, libros...).

z
2 Personaliza tu mensaje de felicitación.

z
3 Nosotros nos encargamos de que el destinatario reciba
puntualmente tu obsequio y una tarjeta de felicitación
a su nombre.

investigacionyciencia.es/regalos
CORTESÍA DE CHRISTIAN LÜSCHER BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

La trampa de la adicción
Drogas como la cocaína y la heroína bloquean, a través de mecanismos
neuronales de aprendizaje, la capacidad de tomar decisiones con conocimiento
de causa. ¿Qué ocurre en las neuronas?

CHRISTIAN LÜSCHER

18 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


IDILIO ENGAÑOSO
La imagen muestra una apa-
cible casa de campo en Berna
Alta tras la cosecha del heno.
Para las personas adictas a la
cocaína significa algo más: la
contemplación de las bolsas
de plástico blancas puede
acelerar su frecuencia cardia-
ca y desencadenar en ellos un
deseo incontrolable de consu-
mir droga.

EN SÍNTESIS

Una enfermedad
cerebral

1 Los mecanismos bio-


lógicos de aprendizaje
hacen que se automatice el
consumo de una sustancia o
una conducta en los drogo-
dependientes.

2 Drogas como la cocaína


o la heroína modifican
ciertos receptores de gluta-
mato en el mesencéfalo. Se

C
pone en marcha una cas-
ontemple por un momento el paisa- La explicación del ensayo es sencilla: las bolsas cada de señales cuyo final
je que se muestra en estas páginas. blancas de plástico llenas de heno recuerdan a culmina en la enfermedad
Apacible, ¿cierto? Incluso puede que los afectados el envoltorio usual de la cocaína. En adictiva.

le resulte relajante. No obstante, las múltiples ocasiones bastan tales imágenes para
personas adictas a la cocaína reac-
cionan de otra manera frente a la misma instan-
despertar un deseo poderoso de droga, incluso a
veces para provocar una recaída.
3 La activación de los
receptores metabotrópi-
cos de glutamato impide la
tánea: se les acelera el pulso, sus manos se hu- El experimento pone sobre el tapete el proble- plasticidad sináptica media-
medecen y experimentan un ansia insaciable de ma básico de la adicción: ciertas asociaciones con da por las drogas y, con ello,
quizá también la aparición
droga. Dicho efecto lo observó el investigador en el consumo de droga pueden llevar a una pérdida
de la adicción. Es posible
drogadicción Daniele Zullino, del Hospital Uni- de control y, con ello, a un consumo forzoso. A
que los tratamientos futuros
versitario de Ginebra, en varios de sus pacientes menudo, la asociación se halla tan arraigada que
actúen sobre esta diana.
al mostrarles la imagen. ni siquiera el sujeto adicto la percibe. En Europa,

ADICCIONES 19
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Siguientes pasos 37 millones de personas sufren dependencia de el que el área tegmental ventral desempeña una
Los investigadores pretenden alguna sustancia; las drogas más habituales son función capital.
desarrollar modelos anima- la nicotina, el alcohol, la cocaína y la heroína. A Para entender el fenómeno de la adicción, hay
les optimizados, de manera
que representen el proceso ellos hay que sumar los millones de adictos al jue- que ocuparse primero de una cuestión esencial:
de la adicción de forma más go o a la comida. Desde el punto de vista clínico, ¿qué ocurre cuando la persona toma decisiones
completa, además de ser todos comparten una característica: la pérdida soberanas? Dicha facultad aparece muy limitada
accesibles a técnicas genéti-
de control. A pesar de la repercusión negativa, las entre los adictos. Los humanos y los animales po-
cas, moleculares y de biología
celular. Los nuevos métodos personas afectadas prefieren el consumo de una seen dos sistemas complementarios de toma de
—como los canales iónicos sustancia o un determinado comportamiento a decisiones que se asientan en lugares anatómicos
que se activan por la luz y que cualquier otra actividad. Una curación completa diferentes del cerebro según la decisión sea pla-
pueden introducirse de ma-
nera selectiva en las neuronas es por ahora difícil, afirmación que, por otro lado, neada o automática.
del sistema de recompensa denota una clara misión para la neurobiología ex- La decisión sopesada persigue obtener el mejor
cerebral— deberían facilitar perimental, puesto que la adicción representa una resultado. Para ello exige comparar diversas opcio-
mediante dichos modelos una
enfermedad del cerebro. nes, proceso que a su vez requiere tiempo. Se trata
verificación más fiable de las
hipótesis. En los diez últimos años, los neurobiólogos de un procedimiento muy flexible; según las cir-
han descubierto algunos procesos corporales cunstancias, pueden tomarse decisiones diferentes.
que explican el trastorno. Hoy sabemos que la En una decisión automática, en cambio, el es-
activación excesiva de una pequeña parte del tímulo lleva de inmediato a una reacción, con
mesencéfalo puede ocasionar la adicción: el área la ventaja de que las acciones discurren de for-
tegmental ventral. Experimentos como el des- ma inconsciente. Ello permite dirigir al mismo
crito al inicio del artículo, además de investiga- tiempo la atención hacia otras actividades (como
ciones con animales, indican que la adicción se cuando se conduce un vehículo mientras se con-
genera a través de un aprendizaje patológico en versa con el copiloto).

Diferencias entre dependencia y adicción


En el lenguaje coloquial se usan, de manera indistinta, los términos «dependencia» y «adicción». Sin
embargo, desde el punto de vista neurobiológico, deben diferenciarse.
La dependencia se define como la aparición de un síndrome de abstinencia en cuanto deja de
administrarse la sustancia tóxica. El síndrome de abstinencia resulta muy acusado en el caso de la
heroína y otros opiáceos, puesto que aparece horas después de la última dosis. La dependencia puede
tratarse con éxito a través de un programa de desinto­xicación.
La adicción, por el contrario, designa un estado persistente en el que, a pesar de toda la repercusión
negativa, se consume la sustancia o se adopta una determinada conducta. Esto también significa que,
tras una desintoxicación satisfactoria, la persona deja de ser dependiente, pero sigue siendo adicta.
En cuanto vuelve a tomar la droga, pierde de nuevo el control en muy poco tiempo.
Mientras algunas drogas, como los opiáceos (la heroína, entre otras), crean una dependencia
rapidísima, no todas las personas dependientes son en absoluto adictas. En el caso de los opiáceos,
la adicción se da en un porcentaje reducido de consumidores; de hecho, con la droga más adictiva,
la cocaína, solo una quinta parte cumple los criterios diagnósticos de adicción. Lo mismo ocurre
con comportamientos y acciones como los juegos de azar. Según los estudios epidemiológicos, la
ludopatía afecta a menos de un uno por ciento de las personas que han jugado alguna vez en su
vida. La inmensa mayoría de los individuos puede acudir sin temor al casino, ya que podrá aban-
donarlo sin problemas.
La diferencia entre adicción y dependencia, además de la observación de que, incluso tras una expo-
sición repetida, solo una minoría pierde el control de su conducta, ha llevado a plantear dos preguntas
fundamentales en la investigación moderna de la adicción: ¿sobre qué estructuras cerebrales actúan
las drogas?; ¿qué alteraciones producen allí? También debe averiguarse en qué grado se diferencian
las alteraciones entre las personas que realmente padecen adicción.

20 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Los tres caminos hacia la adicción
El área tegmental ventral del mesen­ la subunidad b2 del receptor no manifes- piden que las vesículas sinápticas se llenen
céfalo es una acumulación de cuerpos taban interés alguno por la nicotina que de dopamina. De esta manera, se eleva la
de células nerviosas (núcleo nervioso) se les ofrecía. En cambio, al restaurar la concentración de dopamina dentro de la
con dos tipos de neuronas: por un lado, subunidad b2 en las células nerviosas del neurona y se invierte en última instancia
las neuronas de proyección liberan el neu- área tegmental ventral de los múridos, el sentido de transporte de dicho neuro-
rotransmisor dopamina hacia la porción estos empezaron a consumir la nicotina transmisor: la célula absorbe menos dopa-
ventral del estriado (en concreto, al nú- que se les daba. mina y libera más hacia la sinapsis. Como
cleo accumbens) y hacia la corteza pre- las anfetaminas, el éxtasis entra dentro de
frontal. Las interneuronas, por su parte, 3) La cocaína, la anfetamina y el éxtasis la célula, con lo que destruye las neuronas,
descargan el transmisor inhibidor GABA modifican el transportador de dopamina a diferencia de la cocaína.
al área tegmental ventral y frenan así la que vuelve a captar la dopamina liberada
actividad de las neuronas de proyección. en el espacio sináptico entre dos neuro- Las drogas como la dietilamina del ácido
Todas las drogas adictivas incrementan nas, de manera que bloquean el proceso lisérgico (LSD) no aumentan, sin embargo,
las cifras de dopamina del núcleo accum- normal. Las anfetaminas ­penetran hasta los niveles de dopamina; por este motivo,
bens (las bases moleculares se han des- el interior de la célula nerviosa, donde im- tampoco producen adicción.
cubierto en los últimos años con ratones
genéticamente modificados). Hoy, los in- Área tegmental ventral Cuerpo estriado ventral
vestigadores diferencian tres mecanismos
1. Inhibición
principales: de interneuronas 3. Bloqueo
(opiáceos, de la recaptación
cannabis, GHB, de dopamina (cocaína,
1) Algunas drogas inhiben las interneuro- benzodiacepinas) anfetamina, éxtasis)
nas y potencian, con ello, la actividad de
las neuronas dopaminérgicas. A este gru- GABA
po pertenecen los opiáceos, el cannabis, el
2. Activación directa
gammahidroxibutirato (GHB) y, probable- Inter- (nicotina)
neurona
mente, las benzodiacepinas, aunque en es-
tas últimas todavía falta la comprobación
experimental.

GEHIRN UND GEIST / ART FOR SCIENCE


2) La nicotina activa directamente las
Dopamina
neuronas dopaminérgicas a través de
los receptores de acetilcolina a4b2. Uwe
Maskos, del Instituto Pasteur de París, Neurona
de proyección
comprobó que ratones que carecían de Dopamina

Los experimentos conductuales con múridos por el polvo blanco. En breve, se interrumpió la
revelan que las drogas causantes de adicción automatización del consumo.
conectan entre sí los dos sistemas con una con- En 2001, Mark Ungless, del Laboratorio de An-
secuencia: la automatización de la conducta. El tonello Bonci, y Robert Malenka, de la Universi-
sujeto no decide de manera voluntaria sobre el dad de California en San Francisco, desarrollaron
consumo de la droga, sino que se ve obligado a una observación trascendente: una sola dosis de
consumirla. Para validar tal hipótesis, David Belin, cocaína refuerza determinadas sinapsis del área
del Laboratorio Barry Everitts de la Universidad tegmental ventral. Dicho efecto, de varios días
de Cambridge, seccionó las vías nerviosas que de duración, se halla mediado por iones de calcio
comunican entre sí los dos sistemas decisorios que entran en la célula a través de los receptores
del cerebro en ratas cocainómanas. Acto seguido, NMDA (receptores ionotrópicos del neurotransmi-
los animales desplegaron mucho menos interés sor glutamato). El aumento de la concentración de

ADICCIONES 21
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Manuel Mameli, otro colaborador, investigó la


posibilidad de revertir la plasticidad producida
por las drogas. Aisló cortes finos de cerebro de
ratón en placas de Petri y comprobó, a través
de mediciones eléctricas, que se necesita para ello
otro tipo de receptores de glutamato, los metabo-
trópicos. A los pocos minutos de su activación, se
ENSAYO CONDUCTUAL
producen nuevos receptores AMPA que contienen
EN RATONES
Se introduce el ratón en una GluR2 y se incorporan a la sinapsis. En otros ex-
jaula con dos ambientes. perimentos, Mameli comprobó que el mecanismo
Se graba al animal con una ocurre en cortes cerebrales y en ratones vivos.
videocámara durante 15 Los receptores metabotrópicos de glutamato
minutos. Tras administrarle representan, pues, una especie de sistema defen-
cocaína, se aprecia una prefe- sivo contra la adicción, lo que explicaría por qué
rencia del múrido por el lado
CORTESÍA DE CHRISTIAN LÜSCHER

un pequeño porcentaje de todos los consumidores


del habitáculo en el que se le
de drogas sufren una adicción clínica: es posible
inyectó la droga (en este caso,
el izquierdo). En la imagen que estas personas presenten una vulnerabilidad
inferior aparece el recorrido especial debido a que sus receptores metabotró-
del ratón. picos se activen con dificultad.
La plasticidad originada por las drogas no se
calcio pone en marcha una cascada de reacciones limita al área tegmental ventral, también se pre-
bioquímicas, cuya consecuencia es la modifica- senta en la corteza cerebral o en el núcleo accum-
ción de otro tipo de receptores de glutamato, los bens, ambos conectados directamente con el área
receptores AMPA. tegmental ventral. Para que ocurra esta modifi-
cación cerebral en una rata, debe administrarse
Mecanismo de aprendizaje fatal de forma repetida la droga durante al menos una
Entre tanto, algunos grupos han confirmado di- semana, a diferencia del efecto único característi-
cha observación; incluso con otras drogas adic- co en los receptores de glutamato NMDA del área
tivas. Estas sustancias modifican los lugares de tegmental ventral.
contacto entre las células nerviosas del cerebro. Esta secuencia temporal lleva a pensar que
Los neuroinvestigadores hablan de plasticidad las distintas formas de plasticidad inducidas
sináptica, un proceso neuronal que se desarrolla por las sustancias tóxicas se relacionan entre sí,
siempre que aprendemos. de tal manera que suman juntas una reacción
En nuestro laboratorio de Ginebra tratamos en cadena. Las modificaciones sinápticas del
de seguir la pista al mecanismo molecular que área tegmental ventral podrían, con el tiempo,
genera la adicción. Camilla Bellone se centró en determinar cambios en las neuronas del núcleo
los receptores de glutamato de tipo AMPA. De este accumbens. Solo entonces, la toma de decisiones
modo comprobó que la síntesis de tales receptores pasaría al modo automático que llevaría a una
experimentan cambios sustanciales cuando se conducta compulsiva.
potencia la transmisión de la señal: en lugar de Con el fin de comprobar dichos supuestos
contener una subunidad GluR2 y otra GluR1, solo pueden efectuarse pruebas conductuales en ra-
contienen subunidades GluR1. tones; no obstante, la complejidad de la adicción
Este juego de variaciones afecta por partida no p
­ uede simularse en toda su extensión en este
doble en la función de la sinapsis. Los receptores tipo de modelos experimentales. Por ese motivo,
reaccionan entonces con más sensibilidad —en los investigadores se concentran en algunos as-
consecuencia, la respuesta neuronal se potencia— pectos como la activación de la conducta adictiva
y, además, siguen mostrándose permeables a los a través de los contenidos de la memoria. Para
iones de calcio, los cuales no solo actúan como ello, se introduce a un ratón en una jaula divi-
neurotransmisores para la plasticidad sináptica, dida en dos mitades (izquierda y derecha) con
sino que regulan otras muchas funciones esen- paredes de diferente color o cenefa. Una cámara
ciales de la neurona. de vídeo registra, durante un cuarto de hora, los

22 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Corteza Lóbulo
Corteza cerebral Corteza cerebral
orbitofrontal parietal
Hipocampo

Tálamo Tálamo

Decisión Decisión
planeada automática
Globo pálido Globo pálido

Núcleo Porción dorsal


Cuerpo estriado Cuerpo estriado
accumbens del cuerpo estriado

GEHIRN UND GEIST / ART FOR SCIENCE


Área tegmental Sustancia
Mesencéfalo Mesencéfalo
ventral negra

DIFERENCIA TERMINANTE
Las decisiones conscientes y planificadas se originan en la porción ventral del cuerpo estriado (núcleo ac-
cumbens), en el hipocampo y en la corteza orbitofrontal. Las decisiones automáticas, en cambio, activan
otras regiones dorsales del lóbulo parietal y del cuerpo estriado. Los dos sistemas son regulados por la do-
pamina; por un lado, desde el área tegmental ventral, por otro, desde la sustancia negra.

movimientos espontáneos del múrido; también ratones normales, una dosis única y pequeña de
se anota la trayectoria que lleva a cabo. cocaína no ocasionaba un efecto duradero en la
memoria. En cuanto el roedor olvidaba la relación
Dosis pequeña, larga acción entre espacio y droga, no se reactivaba el recuer-
Tras inyectar una dosis de cocaína al ratón, se le do. Es decir, no ocurría ningún riesgo duradero
retiene, mediante un obstáculo, en la parte iz- de recaída y, en consecuencia, tampoco aparecía
quierda de la jaula. Al día siguiente, se retira la ninguna adicción en el sentido clínico.
barrera. Sin embargo, el animal permanece en la Nuestro grupo comprobó asimismo que la
mitad izquierda del habitáculo, ya que al parecer plasticidad sináptica inducida por las drogas se
Para saber más
asocia el color de la pared de la izquierda con la extiende en pocos días desde el área tegmental
Cocaine-evoked synaptic
droga. Este efecto recordatorio dura varios días. ventral hasta el cuerpo estriado. Así pues, se mo- plasticity: Persistence in the
Incluso puede provocarse semanas después al difican círculos cada vez más extensos del sistema VTA triggers adaptations in
the NAc. M. Mameli et al. en
administrar una nueva pequeña dosis de cocaí- de gratificación lo que, en última instancia, puede Nature Neuroscience, vol. 12,
na al animal. Lo mismo ocurre con los humanos llevar a una pérdida del control. págs. 1035-1041, 2009.

toxicómanos. Los conocimientos crecientes de ambos meca- Drug-evoked synaptic plas-


ticity in addiction: From
Ainhoa Bilbao, del Laboratorio de Rainer Spa- nismos auguran que pronto entenderemos por molecular changes to circuit
nagel en el Instituto Central de Salud Mental de qué diferentes personas presentan distinta vulne- remodeling. C. Lüscher y R. C.
Malen­ka en Neuron, vol. 69,
Mannheim, efectuó en 2008 la misma prueba con rabilidad frente a la adicción. Es de prever que en págs.650-663, febrero de 2011.
un ratón modificado genéticamente. En concreto, un período razonable de tiempo podrá disponerse Cocaine inverts rules for sy­
carecía de los receptores NMDA en las neuronas de un tratamiento causal para este trastorno. naptic plasticity of glutamate
transmission in the ventral
dopaminérgicas del área tegmental ventral, cuya
tegmental area. M. Mameli
activación representa el punto de inicio para el Christian Lüscher es neurólogo, neurobiólogo y profesor et al. en Nature Neuroscience,
desarrollo de un trastorno de drogadicción. El
en la facultad de medicina de la Universidad de Ginebra publicado online el 20 de
febrero de 2011.
resultado fue significativo: a diferencia de los Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 48

ADICCIONES 23
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

El receptor nicotínico
de acetilcolina
Además de controlar la transmisión sináptica neuromuscular, los receptores
nicotínicos modulan la actividad de muchos circuitos neuronales. La nicotina
del tabaco produce adicción al actuar sobre receptores nicotínicos neuronales
y modificar la actividad de algunos de estos circuitos

M ANUEL CRIADO HERRERO

E
n 1921, Otto Loewi (1873-1961) obser- Bernhard Katz, John Eccles y Stephen Kuffler.
EN SÍNTESIS
vó que el nervio vago liberaba una Estos pioneros demostraron con métodos elec-
Receptor sustancia que disminuía la velocidad trofisiólogicos que la interacción de acetilcolina
de membrana clave de los latidos de un corazón de rana. con un receptor de la membrana postsináptica

1 Tras 10 o 20 segundos Además, si el líquido de este corazón provocaba un incremento en la conductancia de la


de ser inhalada, la nicoti- se transfería a otro, se reproducía el mismo efecto membrana a cationes. Se producía así una despo-
na alcanza el cerebro. Allí se inhibitorio. Loewi describió esta actividad como larización de la membrana de la célula muscular,
encuentra con los receptores «transmisión humoral». Posteriores experimen- lo que constituía, en suma, la señal inicial para la
nicotínicos de acetilcolina de
tos demostraron que la sustancia liberada era la contracción muscular.
tipo neuronal, a los cuales
acetilcolina y que sus efectos podían observarse En 1953, el bioquímico David Nachmansohn
activa. Ello produce, entre
otros procesos, la liberación
en otros tejidos. (1899-1983) sugirió que el receptor postsináptico
de dopamina en los núcleos En 1934, Sir Henry Dale (1875-1968) clasificó es- de la acetilcolina podría ser una proteína que, al
límbicos. tos efectos farmacológicos en dos grupos: «musca- unirse el neurotransmisor, sufriría un cambio
rínicos», si eran producidos por el alcaloide mus- conformacional. Esa nueva conformación provo-

2 El estudio del órgano


eléctrico de los peces
torpedo ha contribuido al
carina, y «nicotínicos», si los causaba el alcaloide
nicotina. Para su actuación, estas sustancias deben
caría la apertura de un túnel o canal para el paso
de iones a través de la membrana. Los resultados
conocimiento sobre la es- unirse a moléculas receptoras; solo entonces indu- posteriores han confirmado la hipótesis de Na-
tructura y el funcionamiento cen la consiguiente respuesta. Los dos investiga- chmansohn.
bioquímico del receptor dores, ambos fisiólogos y farmacólogos, recibieron
nicotínico. en 1936 el premio Nobel de Fisiología o Medicina.
Bioquímica del receptor nicotínico
Los receptores muscarínicos se caracterizan por A pesar de los avances obtenidos en la descripción

3 Además de en el taba-
quismo, los receptores
nicotínicos se hallan invo-
respuestas prolongadas, que son el resultado de
interacciones con sistemas de segundos mensa-
electrofisiológica y farmacológica de la respuesta
colinérgica, hasta mediados de los años setenta del
lucrados en enfermedades jeros a través de las denominadas proteínas G. siglo pasado no se pudo abordar el estudio bioquí-
causadas por la alteración Por el contrario, las respuestas nicotínicas son mico y estructural del receptor nicotínico. Dos «re-
de determinados sistemas rápidas y breves, ya que el neurotransmisor se galos» de la naturaleza facilitaron esta tarea. Por
de neurotransmisión, como une al receptor y provoca rápidos cambios en su un lado, la identificación de ciertas neurotoxinas y,
la epilepsia, el párkinson o el
estructura que conducen a la apertura de un poro por otro, el órgano eléctrico de los peces torpedo.
alzhéimer.
iónico, selectivo de cationes. En el veneno de serpientes se encontraron
El papel de la acetilcolina en la transmisión cobratoxina (procedente de la cobra Naja naja
neuromuscular fue estudiado, entre otros, por siamensis) y a-bungarotoxina (de Bungarus

24 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


RECEPTOR DEL TORPEDO
multicinctus). Estas neurotoxinas son pequeñas Así, la cadena a aparecía como la de mayor movili-
La vista desde arriba (iz-
proteínas compuestas de unos 70 aminoácidos. dad y, presumiblemente, la de menor tamaño. Sin quierda) y abajo (derecha)
Se unían al receptor y lo bloqueaban de forma embargo, el clonaje molecular demostró que todas del receptor nicotínico en el
prácticamente irreversible. La versión radiactiva las subunidades tenían similar número de aminoá- órgano eléctrico de un pez
de dichas toxinas pudo usarse para el estudio de cidos. Es probable que la migración ­anómala en la torpedo revela la entrada del
la localización, purificación y cuantificación del electroforesis se deba a que todas las subunidades canal iónico en el centro de la
receptor nicotínico. son glicoproteínas que contienen entre un 4 y un estructura. Las a-hélices se re-
presentan como cilindros (ver-
En peces eléctricos de la familia de los Torpedi- 7 por ciento de azúcares.
de) y las hojas b como láminas
nidae (Torpedo californica, T. marmorata y T. no- Los estudios bioquímicos demostraron, entre
(marrón). En la imagen inferior
biliana, entre otros), cercanos a las rayas, se halla otras cosas que: el receptor es un pentámero que se muestra de nuevo la es-
un órgano eléctrico capaz de generar potenciales atraviesa la membrana con todas sus subunida- tructura del receptor, formada
de 50 voltios con una intensidad de corriente de des; el sitio de unión de acetilcolina y de otros por cinco subunidades, vista
50 amperios, gracias a su peculiar arquitectura agonistas y antagonistas reside principalmente en desde arriba. Cada subunidad
de pilas de células llamadas electrocitos. Se tra- las subunidades a; una vez purificado, el receptor aparece diferenciada con un
ta de células musculares que perdieron su ca- puede ensamblarse en membranas lipídicas arti- color distinto.

pacidad de producir contracciones, pero no su ficiales y reconstituir su función translocadora de


TODAS LAS IMÁGENES: CORTESÍA DE MANUEL CRIADO HERRERO

excitabilidad. El receptor abunda en estas célu- iones si se activa con agonistas, y el poro iónico
las (aproximadamente 1000 veces más que en parece alojarse en el centro de la molécula del
músculo estriado), lo que facilitó su aislamiento receptor. A su formación contribuyen todas las
y purificación mucho antes del desarrollo de las subunidades.
modernas técnicas de biología molecular que se
aplicaron posteriormente al estudio de otros re-
Técnicas del ADN recombinante
ceptores similares. En 1982, el grupo de Shosaku Numa (1929-1992),
La cromatografía de afinidad usando a-bunga- de la Universidad de Kioto, publicó la secuencia
rotoxina inmovilizada permitió la purificación del de aminoácidos completa de la subunidad a del
receptor nicotínico del órgano eléctrico de ejempla- receptor nicotínico de acetilcolina. Dicha se-
res torpedo: consta de cinco cadenas polipeptídi- cuencia aminoacídica se obtuvo a partir de la
cas, denominadas a, b, g y d, con dos copias de a por secuencia nucleotídica del correspondiente ADN
molécula de receptor (véase la figura de la página recombinante. A ella le siguieron las de las demás
28). Esta nomenclatura obedecía al orden en que subunidades, tanto del órgano eléctrico de peces
migraban las proteínas en geles de poliacrilamida. torpedo como de la placa motora de varios mamí-

ADICCIONES 25
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

lar, constituido por unos 200 aminoácidos y que


Transmisión sináptica en la placa motora contiene los elementos más importantes del sitio
de unión de agonistas. En segundo lugar, cuatro
En condiciones de reposo a segmentos hidrofóbicos (denominados M1 a M4),
Vesícula
(a), apenas se libera ace- que atraviesan la membrana como estructuras a-
tilcolina (ACh). Se abren, helicoidales. En tercer lugar, dominios hidrofílicos
pues, muy pocos canales, que se conectan a los anteriores y son poco exten-
dando lugar a potenciales sos, salvo el que une los fragmentos M3 y M4; puede
Receptor nicotínico
de placa miniatura (PPM), Acetilcolina en estado de reposo este dominio tener entre 50 y 250 aminoácidos, está
lo que crea un cierto «rui- (10 –8M) orientado de modo intracelular y es la única zona
do». La llegada de un po- PPM
de las subunidades sin homología. Por último, un
tencial de acción (b) provo- 1 mV
corto segmento C-terminal extracelular.
ca la entrada de iones de Membrana En cuanto proteína, la estructura cuaternaria
calcio (Ca2+) y la liberación celular
de una molécula de receptor viene dictada por el
de acetilcolina de las ensamblaje de cinco subunidades que pueden ser
Potencial
vesículas sinápticas, con b de acción iguales o distintas, pero que mantienen en todos
lo que su concentración los casos la misma organización estructural. Re-
en el espacio intersináp- sulta así una molécula cuasi-simétrica de forma
tico aumenta (de 10–8 a pentamérica, cuyo eje de simetría es perpendicu-
10–4 M). La unión de ace- Ca2+ Sitios lar al plano de la membrana celular.
tilcolina al receptor pro- de unión
de la
La combinación de las técnicas bioquímicas y
voca la apertura del canal Acetilcolina acetilcolina farmacológicas clásicas con las de biología mo-
(10 –4M)
iónico (c), a través del que lecular permitió la disección de las zonas del
pasan iones de sodio (Na+) receptor implicadas en el reconocimiento de
e iones de potasio (K+), agonistas y antagonistas. El receptor nicotínico
merced al gradiente de K+ posee dos sitios de unión de acetilcolina en cada
potencial electroquímico, oligómero a2 b g d. Ambos parecen interaccionar
con la consiguiente despo- c Acetilcolina con cooperatividad positiva y coeficientes de Hill
larización de la membrana PP de al menos 1,5, tanto en lo que respecta a activa-
Receptor 0
(el valor del potencial de activo mV ción de la apertura del canal por el agonista como
membrana —PP— pierde (canal –70 a la propia unión de este.
iónico
negatividad). El canal no abierto) Despolarización A través de experimentos de marcaje con li-
de la membrana
conduce iones al pasar a gandos a los que el receptor nicotínico se unía
Na+
su estado desensibilizado Canales mediante un enlace covalente se determinó ini-
(d), pero basta la despola- dependientes
cialmente que era la subunidad a la que contenía
d de voltaje
rización mencionada para abiertos el sitio de unión de agonistas. Más tarde se locali-
activar canales dependien- zaron, dentro del dominio amino terminal de la
tes de voltaje, que dejarán Membrana misma, tres regiones (A, B y C) accesibles al mar-
despolarizada
entrar iones sodio, comen- caje con ligandos fotoactivables. La mutación de
zando la fase inicial de un determinados aminoácidos en estas zonas (Tyr93
Receptor
potencial de acción. en la región A, Trp149 en la región B y Tyr190,
STUART INGHAM

desensibilizado Na+
(canal iónico (Fase inicial de un
cerrado)
Cys192, Cys193 y Tyr198 en la región C) producía
potencial de acción)
desplazamientos en las curvas dosis-respuesta
hacia concentraciones de acetilcolina más altas.
De ese comportamiento se dedujo la importancia
feros. Según se comprobó, constituían secuencias funcional de estos residuos en la unión del neu-
homólogas entre sí y dotadas de una organización rotransmisor.
estructural similar. Los dos sitios de unión de acetilcolina parecen
La estructura en cuestión constaba de cuatro ser ligeramente distintos en su comportamiento
componentes. En primer lugar, un dominio N-ter- farmacológico, lo que es comprensible, si se admite
minal hidrofílico orientado hacia el exterior celu- que, aunque ambos residen, al menos en parte, en

26 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


las dos subunidades a, estas contactan con subu- estos receptores. Se conservan en esta proteína
nidades diferentes. De hecho, los experimentos de todos los aminoácidos de las subunidades a, g y
fotomarcaje han indicado que, junto a cada subu- d del receptor que componen el sitio de unión de
nidad a, también las subunidades g y d contribu- ligandos. Dicho sitio se encuentra en una cavidad
yen por separado a la formación de cada uno de de la mitad del cilindro, entre dos subunidades y
los sitios de unión de acetilcolina. El antagonista orientado hacia el exterior.
d-tubocurarina marca Trp55 en la subunidad g, y En lo que respecta a la otra zona del receptor
Trp 57, en la subunidad d. Esta región, denominada con gran importancia funcional, la determina-
D, contribuiría junto a las tres anteriores, A, B y C, da por el poro iónico, se ha demostrado, a través
a la formación del sitio de unión del neurotrans- de experimentos de fotomarcaje por afinidad
misor (véase figura de la página 30). y mutagénesis dirigida, que el segmento trans-
En resumen, varias zonas de la molécula oli- membrana M2 podría constituir la principal es-
gomérica, probablemente cercanas en el espacio, tructura involucrada en su formación. Algunas
pero lejanas en la estructura primaria, contribu- sustancias penetran en el canal iónico, si este se
yen a la unión de ligandos. Estas áreas pueden es- ha abierto previamente por acción de un agonista,
tar formadas por distintas subunidades. En razón y bloquean la conducción. Entre tales bloqueantes
de ello, se sugiere que la unión de agonistas podría no competitivos de la conformación abierta del
inducir cambios estructurales que se transmiti- canal, así se llaman, se encuentran la cloropro-
rían de forma cooperativa. Se trata de un proceso mazina y el trifenilmetilfosfonio. Se utilizaron
ya conocido en las enzimas alostéricas. como fotomarcadores: señalaban residuos del
En 2001, el grupo de Titia K. Sixma y Judith J. fragmento M2 de todas las subunidades, con un
Smit, del Instituto del Cáncer de los Países Bajos, patrón de marcaje que indicaría la presencia de
dio un paso muy importante en el conocimiento anillos de aminoácidos químicamente homólo-
de la estructura de la región extracelular del re- gos, es probable que expuestos a la luz del canal.
ceptor nicotínico y, por tanto, del sitio de unión de La mutagénesis de estos aminoácidos alteraba EN BREVE
ligandos colinérgicos, al descubrir y cristalizar una la conductancia, así como la selectividad entre
La acetilcolina (ACh), primer
proteína homopentamérica soluble. Es secretada cationes divalentes y monovalentes, o entre ca- neurotransmisor descubier-
por células gliales de un caracol (Lymnaea stag- tiones y aniones. Todos estos datos sugieren que to, se halla en el encéfalo, la
nalis) en las sinapsis colinérgicas, donde modula el segmento M2 es el principal componente de la médula espinal y diferentes
sitios del sistema nervioso
la transmisión sináptica al unirse a acetilcolina. estructura molecular del canal.
periférico. Se sintetiza en las
La proteína en cuestión presenta entre un 15 Dada la distancia entre el sitio de unión de ligan- neuronas colinérgicas. Posee
y un 25 por ciento de homología con las subuni- dos donde se inicia la activación del receptor y el dos familias de receptores: los
nicotínicos y los muscarínicos.
dades de los receptores. Su estructura vendría a segmento M2 que constituye el poro iónico (estima-
Es responsable de la contrac-
equivaler a todo el dominio extracelular de los da entre 20 y 40 ángstroms), resulta claro que debe ción muscular.
receptores. Cuanto se ha investigado hasta ahora existir un mecanismo de transducción de la señal El receptor nicotínico se con-
sobre la misma ha servido para aclarar y, sobre de apertura del canal. El grupo de Nigel Unwin, del forma de cinco subunidades,
todo confirmar, los resultados precedentes. Del Laboratorio de Biología Molecular en Cambridge, que configuran un canal de
sodio y potasio, formados a su
análisis cristalográfico de la proteína se desprende ha avanzado en su desentrañamiento mediante vez por cuatro dominios trans-
que nos hallamos ante una estructura cilíndrica microscopía electrónica de alta resolución. membrana. Cuando la ACh lo
de 80 ángstroms de diámetro por 62 ángstroms de Para aplicar esa técnica observacional, se re- activa, se origina un potencial
excitador postsináptico. Tam-
altura. Cada una de las cinco subunidades idénti- quiere disponer de una ordenación cuasi-cris-
bién presenta alta afinidad
cas ocupa un sector del cilindro, rodea a un canal talina de las moléculas de receptor. Se consigue por la nicotina, sustancia que
de 18 ángstroms y da lugar, mirado desde arriba, a través de determinados tratamientos de las actúa en este receptor como
a una suerte de hélice con cinco aspas. membranas postsinápticas del órgano eléctrico agonista. Es decir, produce en
él los mismos efectos que el
La zona N-terminal de la proteína se hallaría del pez torpedo. Puesto que el receptor abunda en neurotransmisor endógeno.
en la parte superior. Formaría una a-hélice con dicho órgano, no resulta difícil obtener las molé- El potencial de acción cons-
tres giros, seguida por la estructura principal culas deseadas con las que se generarán mapas de tituye la unidad básica del
con 10 hojas de estructura b que recuerda en densidad tridimensionales a una resolución de ~4 lenguaje del sistema nervio­
so. Consta de una fase de
su disposición la de las inmunoglobulinas. En ángstroms (aunque inferior a la obtenida en estu-
despolarización y de una de
la parte inferior, es decir, la de su vecindad a la dios cristalográficos, esa resolución nos permite repolarización del potencial
membrana, habría un puente disulfuro, típico de asignar cadenas polipeptídicas a dichos mapas). de membrana.

ADICCIONES 27
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Mediante ese método se ha comprobado que el nar entre sí, mantienen cerrado el canal. Quince
canal iónico está formado por un anillo interior a-hélices, tres por subunidad (M1, M3 y M4), inte-
de cinco a-hélices (M2), una por cada subunidad, raccionan unas con otras, rodean el anillo interior
que van curvándose radialmente hacia el interior y lo protegen de los lípidos de la membrana. El
y crean así un paso estrecho para los iones. Este acoplamiento del neurotransmisor acetilcolina a
filtro, situado hacia la mitad de las hélices, consta su receptor provoca la rotación de una zona extra-
de aminoácidos hidrofóbicos que, al interaccio- celular de las subunidades a. Estos movimientos
se transmiten al filtro a través de las hélices M2,
con la apertura consiguiente del poro. Para ex-
Estructura del receptor nicotínico en el pez torpedo plicar tales movimientos, se supone la interven-
ción destacada de la zona extracelular que une
El órgano eléctrico del pez torpedo (en la imagen, sin la piel que lo cubre) está los segmentos M2 y M3. De hecho, nuestro grupo
formado por electrocitos (1), células que se encuentran apiladas y producen en de la Universidad Miguel Hernández demostró,
estos peces electrogénesis y electrorecepción. La peculiar inervación sitúa al trabajando con receptores de tipo neuronal, que
receptor nicotínico en la membrana postsináptica en concentraciones muy altas se requería la presencia de un aminoácido en esa
(2). La purificación y solubilización (3) de estas membranas rinde una fracción zona para la apertura del canal. Recientemente
muy rica en el receptor, que puede purificarse aún más por medio de la cro- se ha confirmado este mecanismo al conseguir
matografía de afinidad con a-bungarotoxina inmovilizada (4). Si se lleva a cabo cristalizar dos receptores similares al receptor ni-
una electroforesis del receptor purificado (5), se comprueba que está compuesto cotínico y comparar sus estados abierto y cerrado.
por cuatro cadenas polipeptídicas diferentes (a, b, g y d), habiendo dos copias
de la subunidad a. La microscopía electrónica de una preparación hecha por Receptores nicotínicos en neuronas
el autor (6) revela varias moléculas de receptor con estructura pentamérica y Casi el 20 por ciento de todas las muertes en los
con una zona densa a los electrones situada en el centro. Posteriormente se países desarrollados se debe al consumo de ta-
ha comprobado que esta zona es la entrada del canal iónico, a cuya formación baco. Muchos fumadores tratan de dejarlo, pero
contribuyen las cinco subunidades del receptor. vuelven a caer; el 80 por ciento de ellos en menos
de dos años. Aunque queda todavía mucho que
discernir sobre el mecanismo de adicción al ta-
  baco, una cosa parece clara: un componente del
tabaco, la nicotina, es el principal culpable.
Receptores
nicotínicos Una vez inhalado el humo del cigarrillo, la nico-
tina entra en la circulación arterial y se distribuye
Electrocitos
rápidamente a todos los tejidos, tardando entre 10
y 20 segundos en llegar al cerebro. Allí encontrará
su blanco: los receptores nicotínicos de acetilco-
Pez torpedo
lina de tipo neuronal. Estos receptores abundan
 en la corteza cerebral, el tálamo y el núcleo inter-
Solubilización
y purificación peduncular y, en menor medida, aparecen en la
Observación amígdala, el septum, núcleos motores del tronco
por microscopía del encéfalo y locus ceruleus.
electrónica Electroforesis
  Durante los últimos 25 años, las técnicas de
~63 δ ADN recombinante han facilitado la identificación
Cromatografía paulatina de diversas subunidades de los recep-
~57 γ de afinidad
tores nicotínicos neuronales. Estas subunidades
~49 β  tienen una secuencia de aminoácidos parecida a
las subunidades del receptor de tipo muscular y
~39 α2
fueron denominándose a2, a3, etcétera, si se pa-
Kilodáltons recían a la subunidad a, es decir, la que preferen-
~85 ángstroms temente une agonistas, y b2, b3, etcétera, si mos-
STUART INGHAM

Muestra
traban mayor disimilaridad. Se han encontrado
más purificada
nueve subunidades a ( a2- a10) y tres subunidades
b (b2- b4). Aunque no pueden todas ellas combi-

28 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


narse entre sí, cabe la formación de una amplia de neurotransmisores, no es de extrañar que se
diversidad de receptores. los encuentre involucrados en la patogénesis de
El receptor neuronal predominante en el cere- síndromes y enfermedades causados por la alte-
bro y principal responsable de los sitios de alta ración de determinados sistemas de neurotrans-
afinidad para nicotina consta de dos subunidades misores. En ciertos casos, así en la depresión y la
a4 y tres subunidades b2. En el sistema nervioso esquizofrenia, la relación parece ser indirecta; se
periférico predominan las subunidades a3 y b4, a ha deducido principalmente de los efectos bené-
veces acompañadas de la subunidad a5. Estos re- ficos del tratamiento con nicotina, ya sea a través
ceptores no se bloquean con la a-bungarotoxina, de automedicación en forma de tabaco o median-
mencionada antes en razón de su acción sobre te el tratamiento con parches. En otros casos, que Las neuronas
el receptor muscular. Sin embargo, existe un re- se mencionan a continuación, la relación aparece dopaminérgicas
ceptor homomérico muy abundante en el siste- con mayor nitidez.
expresan, al
ma nervioso, formado por cinco subunidades a7, La llamada epilepsia autosomal nocturna
que es el responsable de los sitios de fijación de dominante del lóbulo frontal está causada por menos, tres
a-bungarotoxina y posee una gran permeabilidad mutaciones en la subunidad a4 de los receptores subtipos de
a iones calcio. Hemos de recordar, por último, la nicotínicos neuronales. En esta forma de epilep-
receptores
combinación a9- a10, de localización muy restrin- sia se presentan ataques breves durante el sueño
gida en algunos tejidos sensoriales. ligero, que a veces se diagnostican equivocada- nicotínicos
En breve, podemos afirmar que en diferentes mente como pesadillas. Relacionadas con la mis-
áreas del cerebro se encuentran distintos recep- ma se han identificado varias mutaciones en el
tores nicotínicos con propiedades electrofisiológi- segmento M2 de la subunidad a4 que comportan
cas y farmacológicas muy dispares. Tal diversidad la pérdida de la función del receptor. Se cree que
explicaría los múltiples efectos de la nicotina en esta pérdida funcional provoca una reducción
las personas. en la liberación del neurotransmisor inhibitorio
En el sistema nervioso, la activación de recepto- ácido g-aminobutírico (GABA) de interneuronas,
res nicotínicos provoca la liberación de acetilcoli- lo que conduciría a una mayor excitabilidad cor-
na, serotonina, noradrenalina, dopamina y otros tical en los períodos de transición entre sueño
neurotransmisores. Los núcleos límbicos del me- y vigilia.
sencéfalo son los implicados en la adicción a nico- En la enfermedad de Alzheimer, la intensa
tina y a otras drogas. Las neuronas dopaminérgi- degeneración de neuronas que inervan la corte-
cas del área ventral tegmental se proyectan hacia za cerebral, la amígdala y el hipocampo provo-
el núcleo accumbens y otras estructuras límbicas: ca los síntomas típicos del trastorno: dificultad
la amígdala, el hipocampo, la corteza prefrontal y para aprender, merma creciente de memoria y
el núcleo pálido ventral. La nicotina incrementa del mantenimiento de la atención, ansiedad,
la frecuencia de actividad de neuronas en el área depresión, entre ellos. Aunque se ha observado
ventral tegmental y facilita la liberación de neu- que existe una gran pérdida de sitios de alta afi-
rotransmisores en el núcleo accumbens. nidad para nicotina en el cerebro de enfermos
Las neuronas dopaminérgicas expresan, al me- de alzhéimer, parece que semejante fenómeno
nos, tres subtipos de receptores nicotínicos. Dos constituye, más que una causa, una consecuencia
de ellos tienen en común la presencia de subuni- de la patología neurodegenerativa. Sin embargo,
dades b2 y una composición más heterogénea de se producen efectos positivos en el tratamiento
subunidades a, mientras que el tercero está com- nicotínico de estos pacientes. Se ha comprobado,
puesto de solo subunidades a7. Este último sub- por ejemplo, que la nicotina aumenta la atención
tipo guardaría una relación más estrecha con los visual sostenida, el tiempo de reacción, la percep-
síntomas de abstinencia producidos al prescindir ción y la memoria a largo plazo.
de la nicotina (irritabilidad, ansiedad, malestar, Desconocemos los mecanismos responsables
incremento del apetito, entre otros). de tales mejoras, que podrían guardar relación
con la activación de los receptores nicotínicos
Influencia en las patologías neurales que quedan y que modularían los sistemas
Dado el control que los receptores nicotínicos dopaminérgico y glutaminérgico. Se ha pro-
neuronales pueden ejercer sobre la liberación puesto una hipótesis sobre la neuroprotección

ADICCIONES 29
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Estructura del receptor


Todas las subunidades del receptor nicotínico (a) tienen la misma M2 a la formación del poro iónico, mientras que los otros tres seg-
topología respecto a la membrana: segmentos N y C terminales mentos transmembranales forman un anillo externo en contacto
extracelulares, cuatro dominios transmembranales (M1-M4) y los con los lípidos de la membrana.
correspondientes segmentos que los conectan. El segmento que une El sitio de unión de la acetilcolina (Ach, en c) se ha localizado ma-
los dominios M3 y M4 es el mayor. De ubicación intracelular, se trata yoritariamente en las subunidades a, aunque otras subunidades
de la única zona de la molécula que es distinta para cada subunidad. en contacto con aquellas también participarían en su formación
La estructura cuaternaria del receptor (b) presenta un ensam- (g y d). Se ha propuesto la existencia de tres dominios (A, B y C) en
blaje de cinco subunidades (cilindros amarillos) iguales o distintas, las subunidades a y un cuarto (D) en las g y d que contribuirían a
aunque con parecida organización, que da lugar a un oligómero la formación del sitio de unión. La modificación de ciertos ami-
cuasi-simétrico con un eje de simetría perpendicular al plano de noácidos (círculos negros) en estas regiones provoca variaciones
la membrana. Las cinco subunidades contribuyen con el dominio drásticas en la afinidad de los agonistas.

a b
Terminal N
Receptor nicotínico

Terminal C

Lado
extracelular

M1 M2 M3 M4

Lado Poro iónico


citoplásmico Subunidad

M2 M2
Subunidad M2 Membrana
M2
M2
c

B ACh D Subunidad
γoδ
Sub
un

da Dominios
C
i

dα transmembranales
STUART INGHAM

que podría ejercer la nicotina y sus derivados Enfermedad de Parkinson


a través de la interacción con los receptores de y síndrome de Tourette
tipo a7. A este respecto, se ha comprobado ya Caracterizada por temblores, rigidez muscular y
que la a-bungarotoxina bloquea esos efectos extremada lentitud de movimientos, la enferme-
neuroprotectores y que el péptido b-amiloide, dad de Parkinson se halla asociada a la pérdida
característico del mal de Alzheimer, se acopla a de neuronas de dopamina de la sustancia negra.
los receptores tipo a7 de forma selectiva, para Se ha observado una reducción del 70 por ciento
así activarlos. de receptores nicotínicos en la zona pars compac-

30 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


ta de la sustancia negra y de entre el 40 y el 50 por La eliminación de la subunidad a3 provoca de-
ciento en el núcleo tegmental laterodorsal. Se ha fectos en el sistema nervioso autónomo y en el
comprobado que la administración de nicotina intestino, así como alteraciones en las respuestas
en parches y chiclés a pacientes no fumadores colinérgicas de las neuronas del ganglio cervical
reduce la rigidez, temblores, confusión y depre- superior. Los animales así manipulados mueren
sión. Al parecer, tales efectos benéficos proce- durante la primera semana después de nacer. Sin
den de una mayor liberación de dopamina en la embargo, la eliminación de la subunidad b4, que
sustancia negra, de la inhibición de monoamino se asocia con a3 en muchos sitios, no resulta letal;
oxidasa B, enzima que degrada la dopamina, y afecta solo a las respuestas de las neuronas del
de la potenciación de la secreción mesolímbica de ganglio cervical superior.
la dopamina. La nicotina también protege de la La supresión de la subunidad a4 provoca la desa-
enfermedad. De acuerdo con las estadísticas, los parición de los sitios de alta afinidad para nicotina
fumadores tienen la mitad de probabilidades de en el cerebro y se reduce la analgesia producida
contraerla que los no fumadores. Se está traba- por nicotina. Parecidos efectos tiene la elimina-
jando para encontrar análogos de la nicotina sin ción de b2, que se asocia sobre todo con a4. Los
los efectos cardiovasculares no deseados que su animales transgénicos que presentan esas defi-
inhalación produce. ciencias envejecen con mayor rapidez y sufren,
Los pacientes con síndrome de Tourette sufren por tanto, alteraciones en procesos de aprendizaje.
tics motores y vocales de carácter breve, rápido y Pierden también la capacidad de autoadministrar-
repentino diaria o intermitentemente, asociados se nicotina, lo que confirma la implicación de este
a un comportamiento obsesivo-compulsivo con subtipo en la adicción a esta sustancia.
hiperactividad, ansiedad, fobias, dificultad para La eliminación simultánea de b2 y b4 resulta le-
aprender, etcétera. Se observa con más frecuencia tal al poco tiempo de nacer, fenómeno que sugiere
en jóvenes menores de 18 años y tiene un fuerte que, en el caso de la supresión individual, estas
componente familiar (se transmite a través de subunidades, por separado, pueden sustituirse
un gen dominante autosómico de penetración una a la otra, con lo que el animal consigue vivir.
variable). Apoyándose en una cierta efectividad Por lo que respecta al otro subtipo predominante,
terapéutica del haloperidol, un antagonista del el formado por los receptores homoméricos a7, su
receptor dopaminérgico, se ha atribuido la cau- eliminación no produce grandes cambios. Cuando
sa de la enfermedad a un exceso de sensibilidad se eliminan las subunidades minoritarias a9 y b3,
al sistema dopaminérgico. El recurso a parches el individuo presenta una inervación anormal de
de nicotina ha permitido una reducción en la la cóclea, en el caso de la primera, y mayor activi-
severidad de los tics, efecto beneficioso que per- dad locomotora, en el segundo caso. Ninguna de
sistió durante bastante tiempo después de este estas supresiones es letal.
tratamiento complementario. Se cree que la ni- Los experimentos de manipulación genética
cotina, en dosis moderadamente bajas, provoca la confirman el importante papel de determinados
desensibilización de receptores nicotínicos presi- subtipos del receptor nicotínico y sugieren una
nápticos en el estriado que controlan la liberación cierta redundancia de algunas subunidades, de Para saber más
de dopamina, con la consiguiente disminución del forma que las funciones destacadas pueden ser Crystal structure of an ACh-
binding protein reveals the
neurotransmisor. llevadas a cabo por diferentes subtipos. Conviene ligand-binding domain of
señalar, no obstante, que en estos estudios pue- nicotinic receptors. K. Brejc
Ensayos con animales transgénicos den haber pasado inadvertidas alteraciones no tan
et al. en Nature, vol. 411,
págs. 276-296, 2001.
Existe un enfoque muy eficaz en el estudio fun- llamativas como las mencionadas. Se necesitan, Emergin structure of the nico-
cional de cualquier proteína. Consiste en anular la pues, investigaciones más detalladas. tinic acetylcholine receptors.
A. Karlin en Nature Reviews
expresión del gen correspondiente en una deter- Neuroscience, vol. 3, págs. 102-
minada especie y observar las consecuencias que Manuel Criado es catedrático de bioquímica y biología 114, 2002.
dicha eliminación acarrea en los animales gené- molecular de la Universidad Miguel Hernández e investi- Structure and gating mecha-
gador del Instituto de Neurociencias de Alicante (UMH- nism of the acetylcholine
ticamente modificados con ese fin. Casi todas las CSIC), donde dirige un grupo dedicado al estudio de la receptor pore. A. Miyazawa,
subunidades de los receptores nicotínicos neuro- estructura y función del receptor nicotínico de acetilcoli- Y. Fujiyoshi y N. Unwin en
nales se han suprimido una a una. Los resultados
na neuronal. Nature, vol. 423, págs. 949-955,
2003.
obtenidos se resumen a continuación. Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 7

ADICCIONES 31
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Las raíces evolutivas


del alcoholismo
¿Por qué tienden las personas a consumir alcohol? El estudio de nuestros ancestros
arroja luz sobre esta cuestión

ANDRE A S GERLOFF Y M ANFRED V. SINGER

D
esde hace siglos, el alcohol y el crucial para la eliminación de esta sustancia en
EN SÍNTESIS
tabaco ocupan un lugar desta- los humanos) apuntan a que existe una base filo-
Adicción a la bebida cado en el tiempo de ocio de los genética que ha dado lugar al alcoholismo. Ade-

1 Los investigadores tra- humanos. Se trata de sustancias más, se han encontrado otras especies animales
tan de inferir a partir de con características «especiales», en contacto con el etanol, el tipo de alcohol más
la observación en animales pues, por una parte, son drogas psicoactivas que consumido y que puede hallarse de manera na-
cómo se desarrolló el consu- crean dependencia; por otra, están legalizadas, tural en las plantas.
mo de alcohol en nuestros por lo que pueden consumirse libremente, ex- Si pudiéramos comprender, desde un punto
ancestros.
ceptuando algunas limitaciones. Como cualquier de vista evolutivo, por qué apareció el hábito de

2 Las musarañas arborí- otra sustancia psicoactiva con potencial de crear ingerir alcohol, ya sea de manera moderada o en
colas de cola plumosa, adicción, actúan sobre el circuito dopaminérgico exceso, lograríamos determinar enfoques teóri-
parientes cercanos de los del cerebro, es decir, sobre el sistema cerebral de cos y caminos terapéuticos novedosos para tratar
primates, se alimentan sobre recompensa, en el cual la dopamina interviene su adicción. En un principio, pueden plantearse
todo de néctar fermentado. como neurotransmisor. tres preguntas clave: ¿por qué toman las personas
Al parecer toleran el alcohol
El consumo de tabaco se remonta a unos 40.000 bebidas alcohólicas?, ¿cómo es posible que el orga-
mejor que los humanos.
años; el de la cocaína a, al menos, 7000. Hace ya nismo humano metabolice el alcohol? y ¿cuál es el

3 Desde un punto de vista


evolutivo, el alcoholismo
puede concebirse como una
millones de años, nuestros ancestros tomaban
diversas drogas vegetales. Las plantas sintetizan
motivo de que algunos sujetos beban en exceso?
En 2008, un equipo internacional dirigido por
sustancias (etanol, cocaína o nicotina, entre otras) Frank Wiens y Annette Zitzmann, ambos por en-
enfermedad causada por un
con el fin de repeler a los invasores y parásitos. tonces en la Universidad de Bayreuth, presentó
exceso alimentario, de igual
Los mamíferos, por su parte, agudizaron ciertos unos sorprendentes y ya clásicos hallazgos acerca
manera que la obesidad o la
sentidos, como el olfato y el gusto, con el objetivo del origen y de las formas de consumir alcohol.
diabetes.
de diferenciar las plantas comestibles de las da- Basaron su estudio en la observación en animales.
ñinas; se protegían de los venenos a través de la Hasta entonces, las investigaciones atribuían el
excreción o del vómito. Hoy en día, los biólogos origen del alcoholismo al descubrimiento del al-
creen que a raíz de esta coevolución de la fauna cohol por parte de los mesopotámicos hace unos
y la flora surgió la capacidad de los mamíferos de 9000 años. Estos ciudadanos habrían elaborado la
reaccionar a las sustancias psicotrópicas, a la co- susodicha bebida, mediante la fermentación, con
caína y la morfina, además de otras. No obstante, el objetivo de conservar alimentos. No obstante,
cabe remarcar que las drogas de origen natural no el novedoso estudio situaba la piedra angular de
actúan, ni mucho menos, de forma tan potente este hábito social a una etapa histórica bastante
como las que se sintetizan hoy en los laboratorios. anterior. La musaraña arborícola de cola plumosa
La evolución de la ingesta alcohólica se ha in- (Ptilocercus iowii), un pequeño mamífero que vive
vestigado poco. Por supuesto, su adicción no cayó en Malasia Occidental, les proporcionó la pista. Se
del cielo. La heredabilidad genética y la dispersión considera que es el pariente más próximo de to-
geográfica de la alcohol deshidrogenasa (enzima dos los primates, y su ecología y comportamiento

32 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


se asemeja en gran medida a la de nuestros ances-
tros que vivieron hace más de 55 millones de años.
Entre 1995 y 2006, y durante un período total
de 38 meses, Wiens reunió, junto con sus colabo-
radores, datos de campo que revelaron un curioso
comportamiento de las musarañas arborícolas de
cola plumosa y de otras seis especies de mamífe-
ros de la selva tropical. Al parecer, estos animales
ocupaban sus días y noches alimentándose del
néctar fermentado que producían las flores de las
palmeras Bertam (Eugeissona tristis).
Las levaduras de estas plantas propician la fer-
mentación del néctar con un máximo de conte-
nido alcohólico del 3,8 por ciento, más o menos,
el porcentaje que contiene una cerveza, lo que
supone una de las mayores concentraciones de
alcohol natural que se ha registrado hasta ahora.
Las flores de la palmera almacenan el néctar fer-
mentado y aromático hasta que madura el polen
con el objetivo de atraer a las musarañas durante
la polinización.

Experto en degradar el alcohol


Las musarañas arborícolas de cola plumosa se
alimentan esencialmente del néctar alcohólico.
De esta manera, se mantiene una relación simbió-
tica: los animales viven como polinizadores y las
palmeras como productoras de néctar. Puesto que
estas plantas florecen durante todo el año, las mu-
sarañas disponen siempre de una despensa llena.

CORTESÍA DE ANNETTE ZITZMANN


Ahora bien, si se traza una comparación entre es-
tos animales y los humanos, la ingesta constante
del néctar debería mantener a los primeros en un
estado de embriaguez crónico. Un riesgo mortal
en un hábitat en el que abundan los depredadores.
Sin embargo, desde hace millones de años las mu-
BEBEDORES NATOS
sarañas arborícolas de cola plumosa sobreviven
Las musarañas arborícolas de
en este circunscrito ecosistema, ya que, al parecer cola plumosa (arriba) son pa-
poseen una elevada tolerancia metabólica. Dicho rientes cercanos de los prima-
de otro modo, son capaces de degradar el alcohol tes. Viven en los bosques tro-
mejor que los humanos. picales de Malasia Occidental
A semejanza de nuestros parientes filogenéticos y se alimentan principalmente
más cercanos, a saber, los primates no humanos, del néctar alcohólico de cier-
tas palmeras (izquierda). A
las personas metabolizamos el alcohol a través de
pesar del constante consumo,
la enzima alcohol deshidrogenasa que se encuen-
no suelen mostrar síntomas
tra en el hígado. Con estos animales también guar- de embriaguez, lo cual sugiere
damos similitudes de conducta, neuroanatomía y un trasfondo causal evolutivo.
CORTESÍA DE FRANK WIENS

neurofisiología. Los macacos rhesus muestran un


temperamento y una personalidad individuales,
tal que los humanos. Además, conviven en gru-
pos sociales extensos y desarrollan vínculos du-

ADICCIONES 33
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

ciento, debían constituir una fuente de alimen-


tación atractiva para aquellos primates. De hecho,
las frutas, a medida que maduran, cambian de
color, se tornan más tiernas y liberan sustancias
volátiles, entre ellas, etanol. Nuestros ancestros
eran capaces de percibirlas a grandes distancias
a través del olfato, según Dudley.
Así pues, la localización de las frutas mediante
el sentido olfatorio condujo a la ingesta de alcohol
hace ya millones de años. Debido a ello, el olor y el
sabor del mismo se habrían asociado al hallazgo
WIKIMEDIA COMMONS / YANN / LICENCIA CREATIVE COMMONS Y GNU

de alimentos. Esto habría embebido el compor-


tamiento de los primates, dando continuidad
hasta los humanos de hoy en día, indica el biólo-
go. El hecho de que los ancestros comenzasen, a
partir de un momento determinado, a producir
de forma artificial productos con un elevado con-
tenido alcohólico, con la consiguiente posibilidad
de embriagarse, eliminó, sin embargo, la venta-
ja evolutiva que los frugívoros habían logrado
antaño. Por otra parte, la época decisiva parece
demasiado corta para poderle adscribir un peso
SIN CONTROL
raderos con sus semejantes, se encuentren estos evolutivo. Debido a ello, el biólogo concibe el al-
Ante la posibilidad de elegir
una bebida, los monos rhesus emparentados o no. Pero, mientras los primates coholismo de nuestra sociedad actual como un
muestran una conducta muy salvajes carecen de acceso al alcohol de elevada vestigio de la evolución, de allí el nombre que le
similar a la humana. Si se les graduación en su entorno natural, la mayoría de concede: «resaca evolutiva».
ofrece tan solo alcohol de alta los monos rhesus consumen, si se les ofrece la
graduación, tienden a beber oportunidad, cantidades de alcohol que acaban
Microbios, plantas y frugívoros
hasta que sufren un coma afectándoles. Douglas J. Levey, zoólogo de la Universidad de
etílico.
En un experimento se dio a elegir a estos pri- Florida en Gainesville, contradice la argumenta-
mates entre agua y una solución alcohólica, ambas ción de Dudley. Si, como postula este último, el
endulzadas. Se observó que preferían la segunda. atractivo del alcohol se condicionó genéticamente,
Incluso consumían la misma cantidad de alcohol ello conduciría a que los frugívoros prefiriesen los
que las personas, es decir, de una a tres bebidas frutos con un alto contenido en etanol. Puesto que
a lo largo de una hora. Ello conlleva un nivel de la concentración aumenta a lo largo del proceso
alcohol en sangre de 0,5 hasta 0,8 por mil. Del 15 madurativo y de descomposición, ello llevaría a su
al 20 por ciento de los macacos rhesus ingerían vez a que las frutas maduras o podridas constitu-
alcohol hasta intoxicarse y, como en el caso de yesen su alimento preferido en lugar de las piezas
las personas, menos de una décima parte de los menos maduras. Por supuesto, no es el caso.
monos permanecían abstemios. Los animales en En su lugar, Levey destaca la función que de-
estado de borrachera mostraban signos de aturdi- sempeñan los microorganismos. Estos, de igual
miento y torpeza. Cuando se les limitó la ingesta manera que los frugívoros, sacan provecho de
alcohólica a una hora al día, se comportaron como las frutas. Los microbios, sobre todo la levadura,
jóvenes en pleno «botellón». producen etanol bajo condiciones de poco oxíge-
El biólogo Robert Dudley, de la Universidad de no y lo utilizan para obtener energía, así como
California en Berkeley, propuso en el año 2000 que para defenderse de otros microbios con los que
la relación simbiótica entre nuestros antepasados deben competir. Paralelamente, otros microorga-
frugívoros y las plantas podría haber propiciado nismos favorecen la descomposición, de manera
la base evolutiva del consumo excesivo de alco- que evitan que los frutos resulten atractivos a los
hol. Según este supuesto, las frutas maduras, cuyo frugívoros. La lucha de la planta por sobrevivir es
contenido en azúcar puede ascender al 61 por decisiva: si bien los animales frugívoros dispersan

34 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


las semillas con los excrementos, los microorga- serotonina desarrollan necesariamente un pro-
nismos no realizan esta contribución. En caso de blema de alcoholismo. Este trastorno surge, más
que los microorganismos ganasen la competición, bien, de una combinación entre dicho efecto, el
iría en detrimento tanto de los frugívoros como impulso hacia el refuerzo positivo y la percepción
de los vegetales. Por todo esto, Levey propone una subjetiva errónea que produce el alcohol de que
tríada evolutiva. En ella, las plantas, los frugívoros se posee una constitución física más robusta de
y los microorganismos se encuentran involucra- la que en realidad se tiene.
dos en una estrecha y continua retroalimentación: Aparte de la serotonina, una serie de neuro-
por una parte, los frutos se vuelven más atractivos transmisores (el ácido gammaaminobutírico y
para los frugívoros a medida que maduran; por la dopamina) y otros mensajeros (como la hor-
otra, los mecanismos de defensa físicos y químicos mona liberadora de corticotropina, opioides y
se atenúan, de modo que facilitan el proceso de cannabinoides) ejercen una función destacada
descomposición para los microorganismos. en la susodicha adicción. Los estudios acerca del
Otra teoría sobre el origen del alcoholismo comportamiento de la musaraña arborícola de
defiende que en la evolución de los humanos se cola plumosa sugieren que el consumo de alcohol
han conservado las disposiciones genéticas que debió constituir, hace millones de años, un factor
potencian el consumo excesivo de alcohol y la destacado para la evolución de los humanos.
adicción, pues las mismas características habrían Nuestros antepasados experimentaron una
contribuido antaño a mantener una buena for- ventaja selectiva al ingerir pequeñas cantidades Para saber más
ma física. ¿Cómo se sustenta este razonamiento? de alcohol de las frutas, por lo que quedó grabada Evolutionary origins of hu-
La hipótesis parte de la observación de que las en sus genes. No obstante, este beneficio reper- man alcoholism in primate
frugivory. R. Dudley en Qua­
personas con una cantidad reducida de serotoni- cute de manera negativa en los tiempos actuales, terly Reviews in Biology, vol. 75,
na (neurotransmisor y componente del sistema en los que el alcohol resulta casi ominipresente. págs. 3-15, 2000.
hormonal que guía el instinto sexual, el apetito Por esta razón, el alcoholismo puede conceptua- Evolutionary underpinnings
of excessive alcohol consump-
y el estado de ánimo) presentan problemas con lizarse hoy por hoy como una enfermedad «de tion. M. S. Gerald y J. D. Hig-
el alcohol y escasas habilidades sociales durante la abundancia», a semejanza de la obesidad o la ley en Addiction, vol. 97,
págs. 415-425, 2002.
su juventud. diabetes. Bajo nuestro punto de vista, la propues-
Psychotropic substance-­
Este efecto también se conoce en nuestros pa- ta de Levey, que sugiere una función especial de seeking: Evolutionary patho­
rientes. Los primates que presentan en el cerebro los microorganismos en esta simbiosis a lo largo logy or adaptation? R. J. Sulli­
una menor concentración de ácido 5-hidroxindo- de la evolución, resulta plausible, a pesar de que, van en Addiction, vol. 97,
págs. 389-400, 2002.
lacético (5-HIAA, un metabolito de la serotonina) por el momento, no se haya comprobado de for-
The evolutionary ecology of
tienden a abusar del alcohol. Además, según se ha ma experimental. ethanol production and alco-
constatado, son más agresivos e impulsivos en También es posible que las características de holism. J. L. Levey en Integra­
tive and Comparative Biology,
las relaciones con sus congéneres. Asimismo, los personalidad que favorecen el alcoholismo se ha- vol. 44, págs. 284-289, 2004.
macacos rhesus con una disminución del 5-HIAA yan consolidado a lo largo de la historia de nuestra Chronic intake of fermented
abandonan antes el grupo cuando buscan una evolución, puesto que, de alguna manera, debieron floral nectar by wild tree-
shrews. F. Wiens et al. en
pareja sexual y asumen más riesgos si compiten suponer una ventaja en el entorno pasado. Debe- Proceedings of the National
por potenciales parejas con un mayor rango so- mos seguir investigando el comportamiento y los Academy of Sciences of the
USA, vol. 105, págs. 10.426-
cial. Debido sobre todo a su mayor impulsividad, rasgos de personalidad de los primates, nuestros 10.431, 2008.
estos individuos cuentan con una esperanza de parientes más cercanos. Los resultados podrían Alkohol: Belohnungseffekte,
vida inferior a la del resto, no obstante, este efecto ayudarnos a comprender los mecanismos etioló- Enthemmung und Sucht.
R. Spanagel en Schweizer
se ve compensado con una mayor descendencia gicos del alcoholismo y a desarrollar novedosas Zeitschrift für Ernährungsmedi­
durante su juventud. Dicho de otro modo, se ajus- terapias. zin, págs. 13-17, enero de 2009.
tan al lema «vive rápido y muere joven». Alcohol abuse, endoplasmic
reticulum stress and pancrea-
En las épocas de escasez de recursos y de com-
titis. S. J. Pandol, F.S. Gorelick,
petencia, este tipo de características genéticas de A. Gerloff y A. Lugea en Di­
personalidad proporcionaban una ventaja selecti- gestive Diseases, vol. 29,
págs. 776-782, 2010.
va. Sin embargo, en los tiempos de abundancia de Andreas Gerloff y Manfred V. Singer trabajan e investi- Alcohol and smoking.
hoy en día, conduciría a un aumento del consumo gan en el Departamento de Medicina II del Hospital Uni- M. V. Singer, P. Feick y A. Ger-
versitario de Mannheim. loff en Digestive Diseases,
de alcohol. De todos modos, cabe señalar que no
vol. 28, págs. 177-183, 2011.
todos los individuos con una baja producción de Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 65

ADICCIONES 35
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Las drogas:
un enfoque neuroético
El LSD y otros alucinógenos no son tóxicos, ni crean dependencia.
Amplían la consciencia y en ocasiones llegan a proporcionar profundas
sensaciones anímicas. ¿Deben prohibirse?

THOM A S ME T ZINGER

EXPERIENCIAS ALUCINÓGENAS
Lo que es, será. Experiencias personales de Aldous Huxley con mezcalina
«¿Es agradable?», preguntó alguien. «Ni agradable ni desagradable», contesté. «Simplemente es.»
La condición de ser, ¿no era esa una expresión que le gustaba utilizar al maestro Eckhart? Es el ser de la filosofía platónica, solo que
Platón parece haber cometido el tremendo y grotesco error de separar el ser del llegar a ser y de equiparar la abstracción matemática
a las ideas. El pobre no pudo haber visto nunca cómo las flores resplandecen por su propia luz interior y casi se estremecen ante la
presión de su significado. Nunca pudo percibir que el mensaje que con tanta intensidad transmiten la rosa, el gladiolo y el clavel no
era nada más y nada menos aquello que fueron, un pasado que en realidad era vida eterna, un inagotable llegar a ser que al mismo
tiempo era puro ser, un conjunto de particularidades insignificantes, únicas, a través de las cuales se hace patente la inefable y, sin
embargo, evidente paradoja del origen divino de toda existencia.
Aldous Huxley en: «Las Puertas de la Percepción» 1954: el autor experimentó personalmente los efectos del alucinógeno mezcalina aislado del cactus peyote.

Más cerca de la luz de Dios


Viví en directo el emanacionismo, una teoría metafísica según la cual la luz divina empieza siendo clara, compacta e infinita, luego
se disgrega en diversas formas y disminuye en intensidad, mientras en progresión descendente va transformándose la realidad... La
teoría de la emanación, y en particular los estratos del ser que con todo detalle elaboran la cosmología y la psicología hinduista y
budista, hasta entonces habían sido para mí meros conceptos y deducciones. Ahora eran objeto de percepción directa e inmediata.
Pude entender perfectamente cómo surgieron estas teorías si sus antepasados tuvieron vivencias de este tipo. Pero mucho más allá
de una explicación de su origen mi propia experiencia me convence de su rigurosa autenticidad.

Llama centelleante y claridad vívida


El aspecto más impresionante e intenso de esta vivencia fue la luz blanca en su absoluta pureza. Era como una llama brillante y
centelleante de una belleza blanquísima. En realidad no era una llama, sino una barra de oro comburente, pero mucho mayor que el
lingote. Los sentimientos que despertaba eran de absoluto respeto, veneración y santidad. Inmediatamente después de esta experiencia
tuve la sensación de penetrar profundamente en mí mismo, de llegar a mi propio ser liberado de todo fingimiento y falsedad. Había
llegado al punto en el que la persona podía aferrarse a su absoluta integridad, algo de una importancia muy superior a la de la mera
vida psíquica. La experiencia de la luz blanca fue de la máxima relevancia: es algo que por sí mismo confiere una veracidad absoluta,
algo en lo que vale la pena centrar la vida y algo en lo que se puede depositar toda confianza.
Dos estudiantes de teología sobre sus experiencias con la psilocibina, principio activo del hongo Psilocybe mexicana. El psicólogo de Harvard Walter Pahnkese se lo
había administrado en 1962 durante una misa en el famoso «Experimento del Viernes Santo».

36 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


L
as tres experiencias citadas muestran
  hasta qué punto una acción farmaco-
  lógica sobre el cerebro humano puede
  desencadenar cambios drásticos en las
  vivencias subjetivas. Aldous Huxley y
los alumnos de teología del experimento de Wal-
ter Pahnkes en la Universidad Harvard vivieron
una profunda experiencia anímica.
Tales estados de consciencia tienen muchos pun-
tos en común. Por un lado, son desencadenados por
sustancias psicoactivas que en pequeñas dosis no
son tóxicas ni crean adicción. La mezcalina, que se
obtiene del peyote, y la psilocibina, que se extrae
de cierto hongo (Psilocybe mexicana), no producen
ningún daño en el cuerpo. También la sal de cocina
o el agua pueden considerarse dañinas y letales si
superan determinado umbral. Lo mismo vale para
el LSD, sintetizado en 1938 por Albert Hofmann, de
los laboratorios Sandoz en Basilea. Cinco años más
tarde él mismo descubrió el efecto alucinógeno
del alcaloide.
Por otro lado, estas experiencias comparten un
mismo estigma social, y por ello se ha convenido
en declarar ilegal su consumo. Se consideran sus- EN SÍNTESIS
tancias estupefacientes, pese a que no guardan re-
lación alguna con los estupefacientes. No obnubilan
Necesidad de una
regulación precisa
la consciencia, sino que la estimulan y amplían.
Ante estas experiencias, la neuroética se pre-
gunta si hay razón para tal ilegalización o si de- 1 En pequeñas dosis,
ciertas sustancias psi-
coactivas no son tóxicas
biéramos mejor integrarlas en nuestra cultura.
ni crean adicción. ¿Existe
¿Hay circunstancias en las que los ciudadanos
razón para su ilegalización
libres de un país libre permitan disponer libre- o deberíamos integrarlas en
GEHIRN UND GEIST / MEGANIM

mente de ellas? Tenga presente, además, el neu- nuestra cultura?


roético que, cuanto mejor conocemos los me-
canismos neuroquímicos del cerebro humano,
tanto mayor es el número de drogas disponibles
2 La neuroética debe
ponderar las consecuen-
cias fisiológicas del consumo
en el mercado negro. de sustancias, además de
valorar el equilibrio entre
Químicos en pos de las drogas
los riesgos físicos, psíqui-
Para enmarcar la cuestión podemos partir de En el segundo volumen presentaban 55 trip- cos y sociales y el grado de
la obra de Alexander y Ann Shulgin, PIHKAL: A taminas, en su mayoría desconocidas en el mer- satisfacción que produce su
chemical love story, que tuvo su prolongación en cado negro en 1997, fecha de la publicación. Por influencia en el cerebro del
que consume.
­TIHKAL: The Continuation. PIHKAL son las iniciales supuesto figuran ahora en Internet instrucciones

3
de «Phenethylamines I Have Known and Loved» y para su síntesis, de libre acceso para los interesa- Si existiesen leyes preci-
TIHKAL, las de «Tryptamines...». En el primer libro, dos, sea un estudiante de psicología en Argenti- sas se podría regular el
los Shulgin presentan 179 fenetilaminas alucinó- na o un profesor ucraniano de química en paro. acceso a las sustancias que
genas, en su mayoría descubiertas por Alexander Accesible también para los que se lucran con el influyen en el grado de cons-
durante su época de químico farmacéutico en mercado tenebroso de las drogas. En la era de la ciencia. En este supuesto, la
heroína o la cocaína nunca
Dow Chemicals. Da cuenta de las experiencias vi- globalización y de la moderna neurofarmacolo-
dispondrían de un permiso
vidas con diversas dosis. (Se incluyen también las gía siguen apareciendo nuevos desafíos contra
de circulación.
instrucciones para su síntesis química.) la salud pública.

ADICCIONES 37
BA SES NEUROBIOLÓ GIC A S

Albert Hofmann (1906-2008), descubridor del LSD: viaje hacia la libertad y el peligro
«Reconozco que todo mi mundo descan- tendríamos que vivir y a qué otra cosa lo mismo que sucede con el LSD, la bomba
sa sobre vivencias subjetivas, está en mí, podríamos abrirnos? Precisamente cuan- atómica psíquica. Es también una sustancia
en mi interior. No está fuera, no hay co- do me percato de que creo el mundo, me extraordinariamente peligrosa»
lores fuera de mí. Y ciertamente esto fue enriquezco con lo que entra en mí, intento Entrevista a Albert Hofmann realizada en 1989
el mayor logro: se sabe que realmente el permanecer abierto. Y es posible que nos por Thomas Metzinger

mundo surge de mí; no es solo cuestión de abramos cada vez más, que permitamos
creencias. Hay que estar muy agradecido que nos penetren cada vez más cosas de
al Altísimo, al Creador, por haber tenido la este extraordinario milagro de la Creación.
confianza de darme la facultad de hacer Y así llega la vejez. [...]

WIKIMEDIA COMMONS / CC BY-SA 2.0 DE


este mundo. El LSD es una sustancia de potencia ex-
Esto entraña una drástica ampliación traordinaria. Su efecto alcanza al núcleo
de la conciencia. Toda nuestra vida ha de de nuestra existencia, a nuestra concien-
ser una constante ampliación de nuestra cia. Pensemos solo en la energía habitual
conciencia y es nuestra obligación enri- y en la energía atómica. La posibilidad de Albert
quecerla cada vez más. ¿Por qué otra cosa dominarlas supone también un peligro. Es Hofmann

Tal vez ya no podremos afrontar tales desafíos queremos integrar en nuestra cultura y contra
con una legislación represora. La humanidad ha qué otras queremos luchar.
acumulado millones de experiencias con los alu-
cinógenos clásicos, es decir, con la psilocibina, el
Semejanza con los neurotransmisores
LSD o la mezcalina. Sabemos que, en general, estas ¿Se reduce la cifra de muertes y de drogadiccio-
sustancias no suponen peligro para el organismo, nes ilegalizando las drogas? ¿Se ahorra dinero la
aunque pueden en casos singulares desencadenar sociedad con las medidas represoras? No se trata
reacciones psicóticas, ocasionalmente prolongadas. tanto de defenderse ante riesgos futuros, cuanto
Y así, en vez de los deseados arrebatos del maestro de saber aprovechar con inteligencia las innova-
Eckhart, pueden producirse manía persecutoria, pá- ciones terapéuticas. No cabe duda de que la hu-
nico inmovilizador o un profundo sentido de culpa. manidad seguirá manipulando el metabolismo
¿Cuál es la situación con los alucinógenos 2C-B de su cerebro con alucinógenos. Las drogas psi-
(4-bromo-2,5-dimetoxi-fenetilamina, llamado en codélicas evidencian una clamorosa semejanza
el argot «Venus» o «Nexus») o 2C-T-7 (2,5-dime- química con la serotonina, la noradrenalina y la
toxi-4-(n)-propiltiofenetilamina, coloquialmente dopamina, neurotransmisores. De manera espe-
«Místico azul» o «T7»)? cial actúan sobre las neuronas noradrenalínicas
La neuroética debe abordar el problema desde del locus coeruleus de cuyos somas parten axones
su raíz. La cuestión fundamental se centra en aco- que se ramifican por todo el cerebro.
tar los estados del cerebro que se reputan vedados. El locus coeruleus desempeña una función
Importa partir de una imagen realista de la perso- determinante en la integración de distintas vías
na. El hombre aspira siempre a variar sus estados sensoriales aferentes. Se le supone responsable
de consciencia, no solo a la sublimación religiosa, también de la hipersensibilidad perceptiva subse-
al relajamiento optimista, a una hipersensibilidad cuente al consumo de alucinógenos. Se trata, pues,
perceptiva y capacidad de concentración; e inclu- de sustancias «desestupefacientes», introducidas
so a una embriaguez epicúrea. erróneamente en la legislación sobre estupefa-
Desde hace milenios, todas las culturas han cientes. Las investigaciones demuestran que los
venido empleando sustancias psicoactivas que psicodélicos clásicos actúan de forma enérgica
operan sobre su cerebro y les llevan a estados de sobre un subtipo de los receptores serotonínicos
consciencia singulares. De ahí que convenga es- llamado S2A. La fuerza con que se unen a este re-
tablecer con precisión qué entender por un buen ceptor S2A guarda una correlación con los efectos
estado de consciencia, qué sustancias psicoactivas subjetivos que producen en la consciencia.

38 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Una ley para cada molécula Humanos se dice: «Toda persona tiene derecho
El profesional de la neuroética se encuentra así a libertad de pensamiento, de consciencia y de
con una legislación sin matices, apenas aceptada religión; este derecho incluye la libertad de cam-
por la ciudadanía. Urge desarrollar una política biar de religión o de convicciones, individual y
sanitaria precisa, que señale qué es lo que un ciu- colectivamente, en público y en privado, y a ma-
dadano libre en un país libre puede hacer con su nifestarlo a través de la enseñanza, la práctica,
cerebro. Es decir, se requieren leyes pormenoriza- el servicio religioso o la celebración de ritos». En
das de cada molécula y su perfil neurofenomeno- consecuencia, la neuroética tendrá que afrontar
lógico. Según se desprende de los tres informes la cuestión de las sustancias psicoactivas de for-
iniciales del artículo, no se trata de elaborar una ma rigurosa y cuidada, y por tanto, definir qué
clasificación química de las sustancias, sino de situaciones del cerebro debieran ser declaradas
establecer las distintas modalidades de estados ilegales. En particular debe ocuparse de las cir-
de consciencia que producen. cunstancias en las que, en un caso concreto, puede
Compete a la neuroética no solo ponderar las permitirse la manipulación farmacológica de la
consecuencias fisiológicas que comporta el consu- propia consciencia.
mo de sustancias y sus mecanismos de actuación Una política racional frente a las drogas de-
en el cerebro, sino también valorar el equilibrio biera trazarse como objetivo, resultar convin-
entre los riesgos físicos, psíquicos y sociales que cente para sus destinatarios. A los jóvenes, en
suponen y el grado de satisfacción de las vivencias particular, buscadores del sentido de la vida y
por los cambios experimentados en el cerebro. siempre amantes de la aventura, de experiencias
Si dispusiésemos de leyes precisas, podríamos límite. Cuando la investigación neurológica está
regular el acceso a las sustancias que influyen en encontrando de forma ininterrumpida nuevas
el grado de conciencia. Para determinadas molé- sustancias psicoactivas, cuando el mercado de las
culas, y en consecuencia para los estados de con- drogas se ha globalizado y a través de Internet se
ciencia que provocan, se podría introducir una pueden obtener libremente recetas para fabricar
suerte de «permiso de circulación». Esto no sig- drogas de diseño, no hay fuerza policial capaz de
nifica que semejante licencia hubiera de ser fácil reprimirlo. Añádase la dificultad de controlar el
de conseguir o que fuera válida para los 365 días mercado negro.
del año. Tampoco significa que el poseedor no la
pudiera perder nunca. El actual statu quo debie-
Límites al mercado de pastillas
ra mantenerse y prohibir la publicidad de tóxi- La industria del alcohol trabaja para captar clien-
cos peligrosos que creen dependencia (alcohol y tes jóvenes. Con ese fin se crearon los llamados
­nicotina). alcopops, en los que el sabor a alcohol queda en-
Nunca podría haber un permiso de circulación mascarado por el azúcar. De esta forma los fabri-
para la heroína o para la cocaína, porque ese tipo cantes aprovechan procesos cerebrales de apren-
de «vehículos» neurofarmacológicos con los que dizaje inconscientes. En ese mismo contexto, la
se viaja a nuestro alterado interior es, en princi- neuroética debiera alertar ante las posibilidades
pio, incontrolable: los costes para la sociedad son disponibles por la industria farmacéutica dejada a
demasiado elevados porque estas drogas destru- su albur. Para ello, sería bueno sustituir la frontera
yen el organismo. La heroína y la cocaína limitan entre sustancias legales e ilegales por la distinción
Para saber más
la capacidad de actuación del individuo y crean entre intensificación de la cognición y percepción
PIHKAL: A chemical love story.
dependencia. Un simple cálculo coste-beneficio y drogas de estilo de vida. A. Shulgin y A. Shulgin. Trans-
demuestra que el estado de consciencia que pro- La neuroética no debe ceñirse a procesos cere- form Press, Burgly, California,
1991.
vocan la heroína y la cocaína no debiera integrar- brales. Ha de abordar también el uso inteligente
TIHKAL: The continuation.
se nunca en nuestra sociedad. y ordenado de nuestra propia consciencia. A. Shulgin y A. Shulgin. Trans-
form Press, Burgly, California,
¿Creencias libres igual a drogas libres? 1997.
LSD, mein Sorgenkind. A. Hof-
Por otra parte, el estado anímico que provocan Thomas Metzinger dirige la unidad de filosofía teórica y mann. dtv, Múnich, 1999.
las sustancias psicoactivas mencionadas al princi- neurofilosofía en la Universidad Johannes Gutenberg de Die Pforten der Wahrneh-
Maguncia. mung. A. Huxley. Piper, Mú-
pio, no tiene por qué excluirse de nuestra cultura.
nich, 2005.
En el artículo 18 de la Declaración de Derechos Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 19

ADICCIONES 39
TIPOS DE ADICCIÓN

Adictos a las nuevas


tecnologías
La adicción a las redes sociales y a los teléfonos inteligentes
constituye un fenómeno preocupante. Sin embargo, el abuso
se debe con frecuencia a otras psicopatologías subyacentes

ENRIQUE ECHEBURÚA

L
as tecnologías de la información y de a los ojos adolescentes en los últimos tiempos.
EN SÍNTESIS
  la comunicación (TIC) están llamadas Existen diversas razones: la respuesta es rápida;
Conexiones dañinas   a facilitarnos la vida, pero también las recompensas, inmediatas, y permiten interac­

1 El abuso de las redes so-   pueden complicárnosla. Los recursos tividad y variadas posibilidades para relacionarse.
ciales o de los teléfonos   técnicos para acceder a Internet, en­ Sin embargo, la práctica excesiva del hábito en
inteligentes puede ser una tre ellos el cada vez más presente teléfono inteli­ apariencia inofensivo puede acabar en una adic­
manifestación secundaria gente (smartphone), pueden convertirse en un fin ción u ocultar problemas personales, familiares
de otros problemas perso- y no en un medio, sobre todo entre la población o psicopatológicos subyacentes.
nales, familiares o psicopa-
adolescente. La repetición excesiva de un sencillo
tológicos.
gesto con los dedos sobre una pantalla táctil de
Distinguir el buen uso del malo

2 El uso abusivo puede


provocar una pérdida
de habilidades en el inter-
un dispositivo inteligente puede derivar de este
modo en trastorno.
El uso de las nuevas tecnologías resulta positivo
siempre que no se dejen de lado el resto de las
Twitter y Facebook, entre otras redes sociales, actividades sociales y habituales en la vida de un
cambio social y facilitar la ofrecen al usuario la posibilidad de conseguir adolescente (estudiar, practicar deporte, ir al cine,
construcción de relaciones
visibilidad ante los demás, reafirmar su identi­ salir con los amigos o relacionarse con la fami­
sociales ficticias.
dad ante el grupo y mantenerse conectado con lia). La cara negativa del fenómeno surge cuando

3 El objetivo terapéutico
en las adicciones sin
drogas corresponde al rea-
los amigos o seguidores. Un dulce caramelo si se
compara con el terror que producen por lo gene­
existe un abuso por parte del joven, de manera
que ese comportamiento le provoca aislamiento y
ral el anonimato y la soledad [véase «Soledad», ansiedad, afecta a su autoestima y pierde la capa­
prendizaje de una conducta
por E. Stachura; Mente y cerebro n.o 53, 2012]. cidad de control. De hecho, cualquier inclinación
controlada.
En las redes sociales se vuelcan las emociones desmedida hacia alguna actividad puede desem­
bajo la protección que ofrece la pantalla y se bocar en una adicción, exista o no una sustancia
comparte el tiempo libre. Las personas incluso química de por medio.
pueden creerse populares; les crece la autoestima Conectarse a la Red nada más despertarse, al
en correspondencia con el engorde de la lista vir­ llegar a casa o justo antes de acostarse, y con ello
tual de amigos. En los casos más preocupantes, reducir el tiempo dedicado a las tareas cotidianas
las redes virtuales pueden «atrapar» al individuo, (comer, dormir, estudiar o charlar con la fami­
pues le permiten crearse una falsa identidad y lia) son algunos de los comportamientos usuales
distanciarse de las demás personas (pérdida de del adicto a las redes sociales o, en su caso, a las
contacto personal). nuevas tecnologías. Es decir, más que el número
Las TIC, sobre todo los dispositivos como los de horas, el factor determinante en la adicción
teléfonos inteligentes, cobran atractivo por sí solas es el grado de interferencia negativa que ejerce

40 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


ISTOCKPHOTO / LILIBOAS

NO ME PASA NADA
De manera similar a lo que sucede con las drogas,
resulta difícil que un adicto a las redes sociales se
considere como tal. Por lo general, sucesos negativos
(fracaso escolar, trastornos de conducta, mentiras
reiteradas, aislamiento social, entre otros) dan la señal
de alarma a padres y educadores.

ADICCIONES 41
TIPOS DE ADICCIÓN

discusiones por no entender el tono irónico de un


Señales de alerta mensaje o considerarlo controlador) o de pérdida
de intimidad (posibilidad de «copia y pega»).
Las principales señales de alarma que denotan la conversión de una afición en
Con todo, no debe confundirse el mal uso de
una adicción son:
las redes sociales con la adicción a ellas. En este
n Privarse de sueño (menos de 5 horas) para estar conectado a la Red, a la último caso existe una pérdida de control, una
que se dedica un tiempo excesivo de conexión. absorción mental y una interferencia grave en
n Descuidar otras actividades importantes, como el contacto con la familia, la vida cotidiana (en la escuela, en la familia o
las relaciones sociales, el estudio o el cuidado de la salud. en el ámbito social). Los comportamientos del
n Recibir quejas en relación con el uso de Internet de alguien cercano, como usuario se tornan automáticos, emocionalmente
los padres o los hermanos. activados y con poco control cognitivo sobre el
n Pensar en la Red a todas horas, incluso cuando no se está conectado a ella; acierto o error de la decisión. El adicto sopesa los
mostrar una irritación excesiva cuando la conexión falla o resulta muy lenta. beneficios de la gratificación inmediata, pero no
n Intentar limitar el tiempo de conexión sin conseguirlo; perder la noción del repara en las posibles consecuencias negativas a
tiempo. largo plazo. Por ello, el abuso de las comunidades
n Mentir sobre el tiempo real que se está conectado. virtuales puede facilitar el aislamiento, el bajo
n Aislarse socialmente, mostrarse irritable y empeorar el rendimiento en los rendimiento, el desinterés por otros asuntos, los
estudios. trastornos de conducta y el quebranto económico
n Sentir una euforia y activación anómalas cuando se está delante de la (por la compra desmesurada de videojuegos, por
pantalla. ejemplo), así como el sedentarismo y la obesidad.
Diversos fenómenos advierten de que la adic­
ción se ha instalado en el individuo: el uso exce­
ese comportamiento en la vida cotidiana del sivo va asociado a una pérdida de control, exis­
afectado. Así, el teléfono inteligente puede crear ten síntomas de abstinencia (ansiedad, depresión,
dependencia en individuos que consideran el dis­ irritabilidad) ante la imposibilidad temporal de
positivo indispensable para la vida y que no saben acceder a la Red, se establece un estado de tole­
cuándo deben prescindir de él. Su atención a los rancia (necesidad creciente de aumentar el tiempo
mensajes que reciben es constante, por lo que con de conexión en línea para sentirse satisfecho) y
frecuencia desatienden otras actividades, incluso el comportamiento repercute de forma negativa
la comunicación cara a cara, para contestar a los en la vida rutinaria.
contactos virtuales. Las consecuencias del uso abusivo de un teléfo­
En un estudio británico desarrollado en 2011 no inteligente suponen, asimismo, una diversidad
por Ofcom, ente regulador del Reino Unido para de efectos negativos: existe una focalización aten­
el sector de las telecomunicaciones, un 15 por cional en torno al dispositivo y sus aplicaciones, se
ciento de los adolescentes admitía leer menos a reduce la actividad física, y no se es capaz de diver­
causa del smartphone; un 34 por ciento afirmaba sificar el tiempo e interesarse por otras activida­
que lo usaba durante las comidas; el 40 por ciento des o temas. El sujeto muestra ansia por las redes
reconoció que lo encendía nada más despertarse, sociales y se produce un flujo de transrealidad que
y un 65 por ciento, que trasteaba con el aparato recuerda la experiencia adictiva de las drogas. Se
mientras socializaba con otras personas. crea un efecto bola de nieve, ya que los problemas
Amenazas en línea La mensajería inmediata, como el exitoso se extienden a todas las parcelas personales (salud,
Además de la adicción, las
WhatsApp, favorece de alguna manera ese uso familia, escuela y relaciones sociales).
redes sociales y las tecno-
logías de la información y abusivo. La llegada de mensajes es perceptible En definitiva, la dependencia y la supeditación
de la comunicación com- siempre que se tiene conectado el teléfono a la del estilo de vida al mantenimiento del hábito
portan otras conductas de Red. Por otro lado, la aplicación propicia las con­ conforman el núcleo central de la adicción. Así, la
riesgo. Entre ellas, el acceso
a contenidos inapropiados ductas controladoras. Se sabe si un individuo se dependencia a las redes sociales no se caracteriza
(pornográficos o violentos), halla en línea o a qué hora se ha conectado por úl­ tanto por el tipo de conducta implicada, sino por
el ciberacoso o la pérdida de tima vez con solo echar un vistazo al dispositivo. la forma de relación que el sujeto establece con
intimidad. Asimismo, pueden
También puede originar problemas de exclusión ella. Todo esto puede desembocar en una especie
incitar a la comisión de delitos
(carreras de coches ilegales, social (cuando una persona ve que no la incor­ de analfabetismo relacional y facilitar la construc­
por ejemplo). poran a un grupo), de malentendidos (peleas o ción de relaciones sociales ficticias.

42 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Como ya se ha dicho, los adolescentes consti­ con un mundo imaginario. Los dispositivos móvi­ El joven adicto
tuyen un grupo especialmente vulnerable a este les de última generación actúan como una suerte utiliza las redes
trastorno por su tendencia a buscar sensaciones de «prótesis tecnológica». Más que de un perfil
novedosas. A ello se suma su habituación y fami­ de adicto a las nuevas tecnologías debe hablarse
sociales para
liarización con Internet y las nuevas tecnologías. en estos casos de una persona propensa a sufrir escapar de
Sin embargo, existen sujetos más sensibles a de­ adicciones. El contenido concreto del trastorno va la vida real
sarrollar un comportamiento de dependencia y a estar marcado por la disponibilidad ambiental.
de falta de control. Solo hace falta pensar en la
y mejorar su
amplia disponibilidad ambiental de las TIC en las
Estrategias preventivas estado de ánimo
sociedades desarrolladas y el número reducido de En términos generales, debe enseñarse al ado­
personas que manifiesta problemas de adicción lescente a hacer un uso razonable de las nuevas
para confirmarlo. tecnologías. Para ello, especialmente durante la
infancia, hay que elaborar, junto con el niño, una
Factores de riesgo planificación horaria de las distintas tareas que
Ciertas características de personalidad o estados deberá realizar durante el día. También se reco­
emocionales aumentan la vulnerabilidad psico­ mienda limitar el tiempo de conexión (unas 1,5
lógica a la adicción. Destacan la impulsividad, la horas diarias, excepto los fines de semana) y revi­
disforia (estado anormal del ánimo que el sujeto sar los contenidos. Los padres y educadores deben
experimenta como desagradable y que se carac­ instruir a los menores en configurar su intimidad, ATRAPADO EN LA RED
teriza por oscilaciones frecuentes del humor), la lo que implica, por ejemplo, explicarles que no Las comunidades virtuales
intolerancia a los estímulos displacenteros —tan­ deben exponer datos personales ni fotografías pueden «atrapar» a un indivi-
to físicos (dolores, insomnio o fatiga) como psí­ comprometedoras. Algunos adolescentes acceden duo al permitirle elaborar una
quicos (disgustos, preocupaciones o responsabi­ a desvelar su intimidad por la presión del gru­ falsa identidad, distanciarse
lidades)— y la búsqueda exagerada de emociones po, el sentimiento de pertenencia o el deseo de del contacto físico con otras
personas o distorsionar el
fuertes que se traduce en el deseo de manifestar transgredir. Si el sistema preventivo falla, hay que
mundo real.
una transgresión de las normas. Además, cabe la
posibilidad de que el uso abusivo de las comuni­
dades virtuales favorezca las conductas histrióni­
cas y narcisistas, cuando no deformadoras de la
realidad (por ejemplo, alardear del número de
amigos agregados).
En ocasiones, un problema de personalidad
subyace a la adicción: una timidez exagerada,
una baja autoestima o un rechazo de la imagen
corporal, entre otros, pueden contarse entre es­
tas. Trastornos psiquiátricos previos (depresión,
trastorno por déficit de atención e hiperactividad,
fobia social u hostilidad) aumentan, asimismo, la
conducta adictiva a las TIC y a las comunidades
virtuales. El ambiente también influye. El ais­
lamien­to social o las relaciones con un grupo de
personas habituadas a utilizar en exceso las nue­
vas tecnologías pueden incitar al adolescente a
«engancharse». Esta tendencia a dejarse influir
por el entorno o a compensar en el mundo virtual
las carencias del mundo real se intensifica cuando
no existe un ambiente familiar cohesionado capaz
DREAMSTIME / VCLEMENTS

de modular los impulsos del joven.


Otras veces se trata de sujetos que se sienten
insatisfechos con su vida o que carecen de un
afecto consistente, déficits que intentan resolver

ADICCIONES 43
TIPOS DE ADICCIÓN

darles seguridad para que, en el caso de que surja sitivos tecnológicos resulta difícil que un adicto
PROGRAMAS
DE TRATAMIENTO un problema, acudan a los padres o educadores se considere como tal. Por lo general, un suceso

Algunos de los centros que en busca de ayuda. negativo (fracaso escolar, trastornos de conducta,
tratan adicciones o pro- Resulta conveniente que los progenitores par­ mentiras reiteradas, aislamiento social, problemas
blemas de salud mental ticipen de forma activa en la relación de sus hijos económicos, presión familiar, etcétera) desenca­
en general disponen de
con Internet y las redes sociales: deben navegar dena la toma de consciencia del problema en los
un programa específico
para la adicción a Internet. con ellos en la Red, saber a qué páginas acceden padres u otros familiares, más que en el propio
Entre ellos: e interactuar con ellos en su mismo lenguaje. En afectado.
Centro de Tratamiento y el ámbito escolar se requiere la alfabetización En el ámbito de las adicciones químicas (ta­
Desintoxicación de Adic- digital de los educadores. Asimismo, padres y baquismo, alcoholismo, dependencia a opiáceos,
ciones Llaurant La Llum
docentes deben ayudar a los jóvenes a que de­ etcétera) la meta terapéutica suele consistir en
Partida de Terrabona, s/n
Picassent, Valencia sarrollen la habilidad de la comunicación cara a la abstinencia total de la sustancia en cuestión.
www.llaurantlallum.com cara, lo que, entre otras cosas, supone: limitar el En cambio, en el tratamiento de las adicciones
Capio Nightingale Hospital uso de aparatos tecnológicos y pactar las horas sin drogas (con excepción del juego patológico)
Lisson Grove, 11-19 de uso; fomentar la relación con otras personas; resulta implanteable ese mismo objetivo ya que
Marylebone, Londres potenciar aficiones tales como la lectura, el cine se trata de conductas que, a pesar de estar descon­
www.nightingalehospital. y otras actividades culturales; estimularles en la troladas, son necesarias en la vida cotidiana, como
co.uk
práctica del deporte y las actividades en equipo; conectarse a la Red o hablar por teléfono móvil.
desarrollar tareas grupales, como las vinculadas Por ello, el objetivo terapéutico debe centrarse en
al voluntariado, y estimular la comunicación y el el reaprendizaje del control de la conducta.
diálogo en la propia familia. Las vías de intervención postuladas presentan
gran similitud en todos los casos descritos. A corto
Tratamiento del trastorno plazo es importante el aprendizaje de respuestas
Como también ocurre en el ámbito de las drogas, de afrontamiento adecuadas ante las situaciones
en la adicción a las redes sociales o a los dispo­ de riesgo (técnicas de control de estímulos). En

Decálogo del uso inteligente del smartphone


1 Limitar el tiempo de conexión para 5 Cuidar las relaciones interpersonales nes personales cara a cara, por ejemplo.
que el teléfono inteligente no se en- cara a cara. Evitar dejar el móvil en un Cuidar las relaciones verdaderas.
cuentre activo cuando se desarrollan lugar visible (encima de la mesa, en las 9 Configurar la intimidad de forma ade-
actividades incompatibles con su uso manos) cuando se está manteniendo cuada. No mostrar datos personales ni
(si se está en clase, estudiando o con una conversación con otra persona. imágenes comprometidas.
otra persona en comunicación cara a 6 Apagar el teléfono inteligente cuando 10 Buscar un equilibrio entre las relacio-
cara). ya no se necesite su uso. Si se quiere nes en línea y las d
­ irectas.
2 Apagarlo cuando se va a dormir; res- utilizar una de sus aplicaciones que
petar las horas de sueño. no requiera la conexión en línea, pue-
3 Evitar, en los momentos fuera de línea, de desactivar la itinerancia de datos
cualquier estímulo que pueda llamar (el 3G o la conexión a Internet) para
la atención o provocar la tentación de posponer la llegada de mensajes de
mirar el dispositivo (sonido, tono de WhatsApp.
llamada, vibración). Ello ayuda a cen- 7 Planificar más actividades diarias en las
trarse en la actividad que se desarrolla. que el uso del aparato esté restringido
4 No llevar encima el teléfono inteligen- o no sea necesario (prácticas deporti-
te o mantenerlo apagado en activida- vas, de ocio, encuentros sociales).
8 Establecer unas reglas personales sobre
ISTOCKPHOTO / PIXELEMBARGO

des de ocio o tiempo libre (salida a la


playa, al monte, al cine, etcétera). De el uso del WhatsApp: utilizarlo para
ese modo podrá disfrutar por comple- mensajes informativos o envío de foto-
to del momento. grafías, pero no para sustituir las relacio-

44
EDUCACIÓN NECESARIA
Hay que enseñar a los jóvenes
y adolescentes a hacer un
uso razonable de las nuevas
tecnologías. Es una función
fundamental de los padres
y educadores enseñarles a
configurar su intimidad en las
redes sociales.
ISTOCKPHOTO / MEREDITH MULLINS

Para saber más


la adicción a las redes sociales se trata de ejercer Según confirmó Kimberly S. Young, de la Uni­ ¿Adicciones sin drogas? Las
un control sobre el horario y la frecuencia de co­ versidad de San Buenaventura, la mayoría de nuevas adicciones. E. Eche-
burúa. Desclée de Brouwer,
nexión a la Red, así como de eludir los lugares de un total de 117 adultos con adicción a Internet Bilbao, 1999.
riesgo (aislarse en la habitación para navegar por conseguía controlar los problemas del trastorno Cognitive behavior thera-
Internet). A medida que avanza el tratamiento, a través de un tratamiento psicológico cognitivo- py with Internet addicts:
Treatment outcomes and
el control de estímulos tiende a hacerse menos conductual de 12 sesiones. Esta mejoría se mantu­ implications. K. S. Young en
estricto, pero la persona debe seguir unas reglas vo a los seis meses de seguimiento. Daniel King, Cyberpsychology & Behavior,
vol. 10, n.o 5, octubre de 2007.
de conducta determinadas. de la Universidad de Adelaida, y sus colaboradores
Adolescentes y nuevas tecno-
A medio plazo, una vez reasumido el control de adaptaron el mismo enfoque terapéutico para tra­ logías: ¿innovación o adicción?
la conducta, la terapia de mantenimiento requiere tar, en su caso, a un adolescente de 16 años con J. L. Matalí y J. A. Alda. Edebé,
actuar sobre la prevención de recaídas. Se trata adicción a Internet. Los resultados fueron también Barcelona, 2008.
Adicción a las nuevas tecnolo-
de identificar situaciones de riesgo y de aprender positivos.
gías en adolescentes y jóvenes.
respuestas adecuadas para el afrontamiento de las En conclusión, el objetivo terapéutico en las Dirigido por E. Echeburúa, F. J.
mismas. Si una persona se mantiene alejada de la adicciones sin drogas se basa en el reaprendizaje Labrador y E. Becoña. Pirámide,
Madrid, 2009.
adicción durante un período prolongado (uno o de la conducta de una forma controlada. Conclui­
Adicción a Internet y redes
dos años), la probabilidad de recaída disminuye da la intervención inicial, los programas de pre­ sociales. Tratamiento psico-
de forma considerable. A medida que aumenta vención de recaídas, en los que se prepara al sujeto lógico. M. Chóliz y C. Marco.
Alianza Editorial, Madrid, 2011.
temporalmente el control de la conducta y que para afrontar las situaciones críticas y abordar
Adicción a las redes sociales
se es capaz de enfrentarse con éxito a las diversas la vida cotidiana de una forma distinta, pueden y a las nuevas tecnologías en
situaciones presentadas en la vida cotidiana, el reducir de manera notable el riesgo de volver a jóvenes y adolescentes. Guía
para educadores. E. Echeburúa
sujeto experimenta una percepción de control, caer en la adicción. y A. Requesens. Pirámide,
la cual aumenta la expectativa de éxito en el fu­ Madrid, 2012.
turo. Por último, y más a largo plazo, conviene Cognitive-behavioral ap-
proaches to outpatient
solucionar los problemas específicos (de ansiedad, treatment of Internet
depresión, de pareja) e introducir cambios en el addiction in children and
Enrique Echeburúa es catedrático de psicología clínica de adolescents. D. L. King, P. H.
estilo de vida del individuo, de modo que sea ca­ la Universidad del País Vasco, investigador del Centro de Delfabbro, M. D. Griffiths y M.
paz de hacer frente con éxito a las dificultades Investigaciones Biomédicas en Red de Salud Mental (CIBER- Gradisar en Journal of Clinical
de la vida cotidiana y de obtener otras fuentes de
SAM) y miembro de la Academia Jakiunde. Psychology, vol. 68, n.o 11, págs.
1185-1195, noviembre de 2012.
gratificación alternativas al mundo virtual. Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 61

ADICCIONES 45
TIPOS DE ADICCIÓN

Adictos
a la inanición
La anorexia puede constituir un trastorno
psiquiátrico grave, que engendra una adicción
compulsiva a la inanición

TRISHA GUR A

U
na publicación sensacionalista
norteamericana condensa en
pocas palabras «lo que todo el
mundo sabe» sobre la anorexia
nerviosa. En una entrevista, la ac­
triz Christina Ricci, que la había sufrido, culpaba
a las exigencias que el éxito conlleva. El titular
clamaba: «Hollywood me hizo anoréxica».
¿De verdad? La anorexia, es cierto, se carac­
teriza por el seguimiento compulsivo de dietas
hipocalóricas, acompañadas de ejercicio físico,
para adelgazar. La delgadez ha adquirido una
prestigiosa valoración social —en la «cultura»
de Hollywood— y se ha convertido, al parecer,
en obsesión contagiosa. Estar esbelto es una cosa;
demacrado, otra muy distinta. Traspasar la divi­
soria entraña la pérdida de un instinto elemen­
tal, básico para la supervivencia: comer cuando
se siente hambre, algo que ningún valor social
debería atreverse a tocar.
DESEO DE HAMBRE
Y hay más. Las presiones socioculturales no sondeando los cerebros de personas anoréxicas.
Las investigaciones sugieren
pueden explicar fácilmente por qué las víctimas De tales trabajos aparece un nuevo retrato de la que las personas anoréxicas
de este mal, cuya extremada delgadez nos espan­ anorexia: el de una enfermedad mental polifa­ sienten mayor placer al ayu-
ta, opinan de sí mismas que están gruesas. Las cética, cuyos efectos trascienden, con mucho, los nar que al comer, tanto, que
anoréxicas suelen afirmar que se encuentran más trastornos del apetito. Este mal va acompañado incluso puede engendrarles
alerta y con mayores energías durante el ayuno; de perturbaciones en los circuitos cerebrales de adicción.
de hecho, la inanición acelera su ritmo meta­ recompensa y puede desembocar en una incapaci­
bólico, en abierto contraste con la disminución dad general para gozar de la vida, sea por la comi­
metabólica que experimenta cualquiera cuando da, el sexo o los premios de la lotería. La anorexia,
ayuna. en este aspecto, comparte ciertas características
Tales misterios demandan una explicación propias de la drogodependencia, siendo la droga
biológica. Tratando de hallar alguna, se están aquí la propia privación.

46 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


EN SÍNTESIS

Privación de goces

1 Los estudios constatan


que la anorexia consti-
tuye una enfermedad men-
tal polifacética cuyos efectos
se extienden mucho más
allá del apetito.

2 La anorexia se acompa-
ña de perturbaciones en
los circuitos de recompensa
FOTOLIA / PRIMABILD

del cerebro que pueden


volver, a las pacientes, inca-
paces de disfrutar de los pla-
ceres de la vida, trátese de la
comida, el sexo o un premio
de la lotería. Algunos cientí-
El estudio de la anorexia puede, pues, propor­ alcanzan una recuperación completa, ni siquiera ficos comparan la anorexia
cionar una comprensión más honda de los meca­ tras años de tratamiento, que en la actualidad con la drogodependencia.
nismos cerebrales de producción de placer y de consiste, sustancialmente, en psicoterapia. El re­
cómo algo tan duro de soportar como la laceria
o el ascetismo extremo pudiera, extrañamente,
sultado es que la mortalidad por anorexia entre
mujeres jóvenes alcanza el 20 por ciento, la más
3 Los factores de riesgo
biológico de esta en-
fermedad parecen ejercer
desembocar en una forma de hedonismo. elevada de todas las asociadas a enfermedades gran parte de su insidioso
Según estimaciones del Instituto Nacional de mentales en ese colectivo. Según los especialistas, poder en la pubertad, lo que
Salud Mental estadounidense, entre un 5 y un 37 la reducción de tan elevada mortalidad exigirá subraya la importancia de
tomar medidas preventivas.
por 1000 de las mujeres norteamericanas —ado­ metodologías de nuevo cuño. «Desde hace mucho
Parece que una predisposi-
lescentes o adultas— sufren anorexia; en el caso se viene culpando a la familia y a los medios de
ción genética contribuye a
masculino, la proporción es diez veces menor. Al comunicación», afirma Walter Kaye, de la Univer­
desarrollar dicho trastorno.
menos dos terceras partes de estas enfermas no sidad de California en San Diego. «Pero los trastor­

ADICCIONES 47
TIPOS DE ADICCIÓN

Núcleo caudado nos de la alimentación son de carácter biológico;


los tratamientos idóneos habrán de provenir de
enfoques más fundados en la biología.»

El ayuno, una droga


Casi todo el mundo aborrece ponerse a dieta. Pero

DE: NEUROANATOMIE: EIN EINFÜHRUNG. WALLE J. H. NAUTA Y MICHAEL FEIRTAG, PAG. 264, 1990
cuando una persona con anorexia la practica, la
realidad es que se siente mejor —más despierta,
con más vitalidad— cuando ayuna. Los anoréxi­
cos sí experimentan la mordedura del hambre;
lo que hacen es, sencillamente, buscar formas de
superarla. La dieta se convierte en una realiza­
ción, en el logro definitivo, una opción que una
cierta clase de seguidores de un régimen aprende
a desear con ansia.
Núcleo
En los anoréxicos de uno y otro sexo, la pri­
accumbens
vación de alimento puede funcionar como una
droga adictiva, explica Valerie Compan, del Centro
Ínsula Nacional de Investigación Científica de Francia en
Montpellier. Casi todas las drogas de abuso actúan
sobre los circuitos naturales de recompensa del
A LARGO PLAZO
El centro de recompensa a través del núcleo accumbens en personas que han pasado cerebro —y en particular, sobre un nodo de sen­
por una anorexia reacciona de forma débil ante los eventos alegres. En cambio, el nú- das de placer, denominado núcleo accumbens— y
cleo caudado presenta una mayor alteración; se trata de una estructura involucrada elevan las concentraciones de dopamina, un neu­
en la evaluación de consecuencias a largo plazo. También la ínsula muestra patrones rotransmisor. La liberación de dopamina suscita
de reacción inusuales ( figura inferior). sensaciones gratas y provoca también el «subidón»
de muchas drogas. Algunas de tales drogas, entre
ellas la conocida como «éxtasis», muy consumida
en discotecas y poderosamente adictiva, suprime
el apetito, una indicación de que la negativa a co­
CORTESÍA DE TYSON OBERNDORFER, UCSD

mer pudiera surgir de una actividad anómala en


el sistema de recompensa del cerebro.
ÍNSULA SILENCIOSA Compan y otros investigadores hallaron en
En un grupo de control octubre de 2007 una serie de indicios que respal­
compuesto por mujeres que daban esta idea. Cuando los investigadores inyec­
siempre habían comido nor- taron éxtasis en el núcleo accumbens de ratones,
malmente, el sabor del agua estos roedores empezaron a comportarse como
azucarada provocó la activa- anoréxicos. Al serles ofrecidos alimentos, los
ción de la ínsula (rojo), región
animales apenas comieron, y cuando se les pri­
cerebral que interviene en el
vó de comida, no se esforzaron en conseguirla. El
procesamiento de sabores.
En cambio, la ingesta de equipo estableció que el éxtasis era inhibidor del
agua azucarada provocó, en 1,2 apetito de estos roedores porque estimulaba un
Grupo de control receptor de la serotonina, otro neurotransmisor.
promedio, una activación de
Porcentaje de cambio
de señal en la ínsula

Anoréxicas
la ínsula menor en el cerebro 0,8 recuperadas La activación de dicho receptor en las neuronas
de pacientes con anorexia del núcleo accumbens llevó a la producción de
que se habían recobrado 0,4
TRAC (sigla de transcripto regulado por anfeta­
(línea roja) en comparación
minas y cocaína), un neurotransmisor asociado
con las participantes sanas 0,0
2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 a las dependencias que era, en definitiva, el que
(línea azul), lo que sugiere
que las anoréxicas no pue- –0,4 deprimía el deseo de comer.
Tiempo transcurrido (en segundos)
den apreciar plenamente las Este mecanismo conecta la activación de cir­
DE: «ALTERED REWARD PROCESSING IN WOMEN RECOVERED FROM ANOREXIA NERVOSA».
comidas de buen sabor. ANGELA WAGNER ET AL. EN AMERICAN JOURNAL OF PSYCHIATRY, VOL. 164, NO. 12, 2007 cuitos de recompensa cerebral con una falta de

48 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


apetito. Y si los dos efectos se dan simultáneamen­ RISEGO DE ANOREXIA
Las atletas jóvenes pueden
te, puede ocurrir que la persona llegue a asociar
correr especial riesgo de
la carencia de alimento con la recompensa. De
­anorexia. Ciertos datos llevan
ese modo, una persona podría volverse adicta al a conjeturar que las prácticas
hambre misma. «La anorexia pudiera ser una de­ de ayuno frecuentes en estas
pendencia», explica Compan, «y parece compartir mujeres pudieran activar
el mismo mecanismo que una droga adictiva». genes de susceptibilidad
a la anorexia.
Luces extintas
Existen otros datos indicativos de que los elemen­
tos clave en el problema de la anorexia consisten
en perturbaciones de los circuitos de recompensa
cerebral. Ciertas investigaciones apuntan a que
una adicción al ayuno torna a los anoréxicos in­

ISTOCKPHOTO / STOCKPHOTO4U
capaces de sentir placer con la comida, lo mismo
que les ocurre a los drogodependientes, y segura­
mente, también con otras formas de satisfacción.
Kaye, junto con Angela Wagner, de la Universidad
de Pittsburgh, y otros colaboradores efectuaron
escáneres de los cerebros de 16 anoréxicas que se
habían recuperado, y de un grupo de control de que iban acompañadas de exclamaciones del tipo
16 mujeres que siempre habían comido normal­ «¡Bien! ¡Acerté!» o «¡Bah! ¡He perdido!». Tales reac­
mente, mientras unas y otras bebían agua clara ciones tenían reflejo en los cerebros de las jugado­
o agua azucarada. Todas ellas debían declarar si ras: las ganancias encendían una región cerebral
la bebida les agradaba. denominada estriado ventral anterior, que con­
Los investigadores comunicaron en mayo de tribuye al procesamiento de las recompensas in­
2007 que a todas las mujeres del grupo de control mediatas, mientras que las pérdidas no lo hacían.
les había gustado más el sabor del agua azucarada En contraposición, las mujeres que habían pasado «La anorexia
que el del agua clara, y que la grata sensación del por una anorexia, ni expresaban alegría al ganar, pudiera ser una
sabor dulce hacía que la ínsula, una estructura ni desencanto al perder, y sus cerebros mostraban
cerebral que desempeña un papel importante en la misma indiferencia: el estriado ventral anterior
dependencia.
el reconocimiento de sabores, apareciese brillante de estas mujeres ofrecía el mismo aspecto con Parece
en los escáneres. En cambio, en las mujeres con independencia del resultado de cada ronda del compartir
historial de anorexia, la ínsula respondía mucho juego, lo que indicaba el arraigo de su indiferencia
más débilmente al sabor dulce; de la observación emotiva en los circuitos de recompensa.
el mismo
se desprendía que estas carecían de la facultad Sin embargo, sus cerebros sí exhibieron, cuando mecanismo
de apreciar plenamente los sabores agradables. ganaban, una intensificación de actividad en el que la droga
La indiferencia de las anoréxicas a las recom­ núcleo caudado, que forma parte del estriado dor­
pensas no se limitaba a las bebidas de buen sabor. sal, y la correspondiente disminución de actividad
adictiva»
En un estudio publicado en diciembre de 2007, el cuando perdían. Esta región cerebral forma parte —Valerie Compan,
equipo de Kaye hizo que dos grupos de 13 muje­ de un circuito que contribuye a la planificación del Centro Nacional
res, similares a los de la prueba anterior, partici­ y a la evaluación de consecuencias a largo plazo. de Investigación Científica
pasen en un juego de decisiones mientras yacían Es posible que en el cerebro de las anoréxicas se de Francia

en un escáner de formación de imágenes por re­ conecten ascetismo y recompensa. Un hallazgo


sonancia magnética funcional. Las participantes que resulta coherente con la tendencia de las
tenían que apostar, diciendo si un número oculto ­anoréxicas a vivir en el futuro, a tener previstas
era mayor o menor que 5. Por cada acierto recibi­ todas las contingencias y a desdeñar en gran me­
rían un premio de 2 dólares, pero perderían 1 por dida el presente. «A quienes sufren anorexia les
cada respuesta incorrecta. resulta difícil vivir el aquí y ahora», explica Kaye.
Las mujeres del grupo de control respondieron Esa dificultad concuerda con otros rasgos de
como era de esperar ante ganancias y pérdidas, personalidad compartidos por muchas personas

ADICCIONES 49
TIPOS DE ADICCIÓN

HERMANO PROTECTOR
La testosterona producida en
el útero por un gemelo varón
puede proteger a su hermano

FOTOLIA / ROBERT HAMMER


de los trastornos alimenta-
rios. En cambio, la exposición
prenatal a estrógeno de
una hermana gemela puede
­precipitarlos.

anoréxicas, entre ellos, ansiedad crónica —entre tito. Entre tales genes se contarían los asociados
un 80 y un 90 por ciento de ellas informan de a un receptor de la serotonina, a un receptor de
fases de angustia previas a la aparición de la en­ la dopamina y al factor neurotrófico derivado del
fermedad— perfeccionismo, definido por la ne­ cerebro, una proteína que desempeña un papel
cesidad de evitar los errores y sus consecuencias general en el crecimiento de nuevas neuronas y
negativas (como el aumento de peso), y una ten­ en la conservación de las ya existentes.
dencia a concentrarse en el logro de objetivos. Es­ Al objeto de explorar más detenidamente la
tos rasgos definen a una persona que se preocupa conexión entre la personalidad de los individuos
intensamente por vivir de acuerdo con las reglas anoréxicos y su singular dotación genética, Kaye,
de extrema delgadez de su sociedad y aplica todo con un equipo internacional de investigadores,
Los datos su perfeccionismo al arte de perder peso. entre ellos, Cynthia M. Bulik, de la Universidad de
apuntan a que Este tipo de personalidad y estilo de vida no Carolina del Norte en Chapel Hill, se halla empe­
constituyen precisamente una receta para sen­ ñada en localizar con exactitud variantes de los
bajo la anorexia
tirse satisfecho. Antes bien, la existencia de las genes que muestren correlación con la ansiedad y
nerviosa personas anoréxicas gira en torno a rituales con una forma de perfeccionismo a la que deno­
subyace una concebidos para alcanzar una forma anormal de minan «obsesionalidad». Los primeros informes
recompensa, en la que tiene mayor peso la evita­ se emitieron en 2002; el estudio prosigue todavía.
perturbación
ción de emociones negativas —como la ansiedad Los análisis preliminares del ADN de 1167 indivi­
de los circuitos intensa o el dolor que causa la crítica ajena— que duos anoréxicos han ido acotando la búsqueda
cerebrales de el sentimiento de encontrarse bien. Desde este hasta un cierto segmento del cromosoma 1, que
punto de vista, la anorexia no guarda relación con contiene al menos 546 genes distintos.
recompensa
la dieta, sino con la forma de afrontar un sufri­ Pero los genes, por sí solos, no pueden dar
miento emotivo intolerable. A estas personas, se­ cuenta completa de la anorexia. Según Bulik y
ñala Kaye, «la vida no les resulta remuneradora». Kelly L. Klump, del departamento de psicología
clínica en la Universidad estatal de Michigan,
Genes alterados los análisis de ADN de gemelos univitelinos,
La raíz de este sufrimiento tal vez resida en for­ que comparten casi en su totalidad un mismo
mas alteradas de los genes. Hasta el momento, ADN, cotejados con los de gemelos dicigóticos (de
los candidatos más claros son los que ejercen una distinto óvulo, que poseen diferencias genéticas)
miríada de efectos sobre el cerebro, lo que es cohe­ no permiten justificar más allá del 50 por ciento
rente con la idea de que la anorexia emana de una de la susceptibilidad individual a la anorexia. El
enfermedad mental polifacética y no se reduce a ambiente, genes aparte, ejerce una enorme in­
una anomalía concreta en la regulación del ape­ fluencia sobre el cerebro.

50 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


¿Hasta dónde se puede adelgazar?
A muchas personas les gustaría presumir de poseer muy poca jeres que para los hombres, a causa de las diferencias hormonales
grasa corporal. Pero ¿qué es lo que eso significa? El índice de grasa relacionadas con la reproducción, según Cedric Bryant, experto en
corporal resulta de dividir la masa del tejido graso por la masa fisiología deportiva del Consejo Americano del Ejercicio.
total del cuerpo y multiplicar por 100. Un índice elevado significa Incluso los atletas profesionales suelen poseer más grasa que
que su cuerpo es relativamente fofo; un índice pequeño, relativa- ese mínimo basal. Los asiduos de los gimnasios, aficionados de
mente delgado. Para llevar una vida sana y para la reproducción, categoría «ágiles» tienen algo más de grasa corporal que los atle-
es esencial cierta cantidad de grasa (véase «Grasa esencial» en la tas, y van seguidos por los individuos en el intervalo «aceptable»,
tabla). Ese mínimo absoluto es notablemente mayor para las mu- personas sanas, pero que quisieran estar algo más delgadas. Las
obesas, en cambio, cargan con grasa corporal suficiente para poner
Porcentajes básicos de grasa corporal en peligro su salud.
Clasificación Mujeres Hombres La mayoría de los norteamericanos adultos se encuadran entre
(porcentaje (porcentaje el extremo superior de «aceptable» y el inferior de «obeso», afirma
de grasa) de grasa) Bryant, mientras que los anoréxicos que realizan ejercicios agota-
Grasa esencial 10-13 2-5 dores pueden a veces hundirse hasta el intervalo «grasa esencial».

Atletas 14-20 6-13 En muchos casos, sin embargo, las personas con anorexia no llegan
a alcanzar muy bajos índices de grasa corporal porque han llegado
Ágiles 21-24 14-17
a perder tanto tejido muscular que los tejidos grasos constituyen
Aceptable 25-31 18-24
una porción mayor de su masa, explica Bryant.
Obesos 32 o más 25 o más —Ingrid Wickelgren
Fuente: Consejo Americano del Ejercicio

Marejada hormonal lar, desempeña una función importante. Klump


Para estas investigadoras de la anorexia, en el especula que las hormonas desencadenan la ex­
ambiente ha de contarse la pubertad, una eta­ presión de genes de susceptibilidad a la anorexia
pa compleja en la maduración de la persona, de y que el efecto es más pronunciado en chicas do­
la que se sabe que constituye uno de los más tadas de variantes génicas causantes de ansiedad,
poderosos desencadenantes de la anorexia ner­ perfeccionismo y obsesividad.
viosa. De acuerdo con la Asociación Nacional de Pero las hormonas pueden, asimismo, tener res­
Trastornos en la Nutrición, al menos el 40 por ponsabilidad en casos de anorexia muy anteriores
Las hormonas
ciento de los casos de anorexia identificados se a la pubertad. En un estudio de marzo de 2008, pu­
dan en jóvenes del sexo femenino y edades entre blicado en Archives of General Psychiatry, Klump
pueden
15 y 19 años. y sus colaboradores evaluaron en una población tener una
Además, en un estudio efectuado en 2007 so­ de 582 personas gemelas, de edades comprendi­
responsabilidad
bre un colectivo de 772 muchachas gemelas, de das entre 18 y 29 años, la frecuencia de hábitos
edades entre 11 y 18 años, Klump, junto con otros morbosos en la alimentación, como dietas injusti­
en casos
investigadores, señalaba que los trastornos ali­ ficadas, consumo desmesurado de alcohol por ex­ de anorexia
mentarios raramente se presentaban en ninguna hibicionismo grupal o ingestión de laxantes. Las
muy anteriores
de las gemelas antes de llegar a la menstruación. mujeres jóvenes con hermanos gemelos comían
Las observaciones de Klump guardan coherencia más saludablemente que las que tenían hermanas
a la pubertad
con los resultados publicados por Bulik en 2002 gemelas —señalan estas investigadoras— pero,
y también con los de estudios anteriores suyos, con mayor generalidad, las formas enfermizas
que señalaban que el componente genético de los de alimentarse, tanto en uno como en otro sexo,
trastornos en la ingesta ejerce sus efectos princi­ eran más reducidas cuando el otro hermano era
palmente después de alcanzada la pubertad. varón. Es decir, los peores hábitos alimentarios
No se sabe de cierto a qué se deben los efec­ correspondían a las chicas con hermanas gemelas,
tos de la pubertad sobre la activación génica. De seguidas por las chicas con hermanos gemelos y,
acuerdo con una hipótesis propuesta, la marejada por último, por los chicos con hermanas gemelas.
de hormonas ováricas, del estrógeno en particu­ Quienes se alimentaban de forma menos irregular

ADICCIONES 51
TIPOS DE ADICCIÓN

«Supervivencia del más flaco»


¿Por qué habría de sobrevivir en el acervo génico una predispo- en las ventajas que pudo tener la anorexia para que los humanos
sición a la anorexia, especialmente cuando una de sus caracterís- primitivos pudieran enfrentarse a las hambrunas.
ticas definitorias es que la mujer deja de menstruar durante tres Una hembra cuyos genes la vuelven más activa cuando está
ciclos consecutivos cuando menos? Shan Guisinger, asociado a la medio muerta de hambre pudiera haber contribuido a la super-
Universidad de Montana, especula que la respuesta puede residir vivencia de su clan en tiempos de penuria: podría forrajear y ex-
plorar en busca de alimentos en circunstancias en las que nadie
DELGADEZ HEROICA más podría. Los rasgos de perfeccionismo y superación, además,
Según una teoría so- podrían serle de ayuda en sus difíciles excursiones en busca de
bre los orígenes de la alimento. La hambruna podría incluso haber activado su anorexia.
anorexia, las afligidas Y —prosigue la teoría de Guisinger— cuando la comida volviera a
por este mal pudieran ser abundante, la tribu la alimentaría lo suficiente para que recu-
parecerse a la heroína
perase la capacidad de reproducirse.
Juana de Arco.
Aunque la demostración de semejante teoría es imposible,
aceptarla puede tener ventajas terapéuticas. Si a una mujer que
padece esa enfermedad, tan marcada por la aflicción y la pérdida
de la autoestima, se le explica que tal vez lo que sucede es que se
encuentra genéticamente programada para ser una Juana de Arco
(quien, según Guisinger, debió sufrir de anorexia), la explicación
puede servir para que se vea más como una heroína que como
una fracasada. Tal vez entienda que la anorexia pudo haber sido
un valor positivo en un remoto pasado, pero que en una cultura
que hace hincapié en la delgadez en todo momento constituye
una enfermedad.
«La explicación confiere sentido a sus experiencias», dice Guisin-
ger, que ha aplicado esa noción en sus tratamientos. «Explica por
WIKIMEDIA COMMONS

qué se sienten virtuosas al resistir al hambre, por qué ven grasa


en sus cuerpos demacrados y por qué se sienten obligadas a hacer
ejercicio. Las pacientes me dicen: “Me ha ayudado a recuperarme”.»

eran los varones jóvenes con un hermano gemelo de moléculas afines. «Sabemos que el estrógeno
también varón. ejerce efectos sobre genes en el cerebro; y sabemos
¿Qué está ocurriendo? Klump opina que la tes­ que el estrógeno es un regulador potente de los
tosterona forma parte de la respuesta. Y explica: receptores de serotonina», afirma Klump.
«Sabemos que la testosterona organiza el cere­ Tal modelado latente de la arquitectura y fun­
bro antes del nacimiento, y lo “masculiniza”. Así cionamiento cerebral pudiera explicar, al menos
pues, la testosterona producida por un gemelo en en parte, las llamativas diferencias en anorexia
el seno del útero pudiera proteger a su hermana asociadas a los distintos sexos. La posible influen­
gemela de trastornos en la alimentación». cia de las hormonas sexuales nos lleva a pensar
La exposición al estrógeno prenatal pudiera que bajo la anorexia subyacerían distorsiones de
precipitar el trastorno en la nutrición; después escala relativamente grande en la fisiología ce­
de todo, los varones del estudio exhibían hábitos rebral.
de alimentación mucho más saludables si su her­
mano gemelo era también varón. Algunos investi­
Huelgas de hambre
gadores señalan que los fetos femeninos segregan Pudiera darse también que ciertas influencias
hormonas que pudieran inducir la expresión de ambientales externas al organismo humano
genes de susceptibilidad a la anorexia, como el desencadenasen aspectos genéticos inductores
correspondiente al receptor de serotonina o los de anorexia. Es probable que uno de ellos sea la

52 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


subnutrición misma. Es decir, la carencia de su­ privación de alimento, incluso en hombres nor­
ficientes calorías puede constituir otra «llave de males, podría inducir la instauración de anorexia
encendido» para los genes de susceptibilidad a en un pequeño número de individuos propensos.
la anorexia, además de las subidas de estrógeno En previsión de que la hambruna pueda de­
de la pubertad. sencadenar el trastorno anoréxico, los expertos
Shan Guisinger, asociado a la Universidad de están enseñando a entrenadores y profesores de
Montana, ha señalado que los estirones de cre­ educación física a que presten atención a la po­
cimiento de la pubertad y, en muchos casos, la in­ sibilidad de que haya jóvenes atletas en peligro.
tensa participación en deportes, pueden elevar las Señalan a los entrenadores que recuerden a sus
necesidades calóricas de los jóvenes (de las chicas, pupilos que, si no comen lo suficiente, puede de­
sobre todo) hasta valores muy superiores a lo que caer su rendimiento y, lo que es peor, incurrir en
ingieren. Un estudio realizado en 1999 sobre 1445 una peligrosa adicción a la subnutrición.
atletas de la División 1 de la Asociación Nacional Christopher Fairburn, de la Universidad de
Atlética Universitaria de Estados Unidos respalda Oxford, ha adaptado una terapia cognitivo-con­
la idea de que las jóvenes atletas pueden correr ductual (TCC) para el tratamiento de la anorexia.
un riesgo especial. La TCC, inicialmente diseñada para remediar
Craig Johnson, director del programa de tras­ la depresión, se propone ayudar al paciente de
tornos alimentarios en la Clínica Psiquiátrica ­anorexia para que modifique sus destructivos
Laureate, de Tulsa, en Oklahoma, y su equipo hábitos alimentarios y el estado mental que
han observado que más de la tercera parte de condujo a ellos. El grupo de Kaye y otros han ex­
las mujeres que ellos encuestaron informaban plorado estrategias de psicoterapia que ayuden a
de actitudes y prácticas que las ponían en riesgo los anoréxicos a disfrutar de la comida, o si no, a
de anorexia: seguían dietas de adelgazamiento, valerse de incentivos, para que adopten conductas
tomaban píldoras adelgazantes o deseaban lograr de alimentación orientadas hacia recompensas
índices de grasa corporal anormalmente redu­ inmediatas, en lugar de hacerlo a resultados a
Para saber más
cidos. De hecho, en estas atletas femeninas se largo plazo.
Puberty moderates genetic in-
apreció un porcentaje medio de grasa corporal Otra frontera experimental hace uso de la hor­ fluences on disordered eating.
del 15,4 por ciento, un valor que a menudo es mona leptina, producida por los lipocitos, con el K. L. Klump, P. S. Perkins, S. A.
Burt, M. McGue y W. G. Iacono
inferior al necesario para el desarrollo normal fin de ayudar a mujeres con historia de anorexia en Psychological Medicine,
de la menstruación. a recuperar la menstruación y posiblemente, vol. 37, págs. 627-634, marzo
de 2007.
Pero ¿acaso es el ayuno el que impulsa a la per­ también, a desarrollar actitudes más saludables
The genetics of anorexia
sona hacia la anorexia, o podría ser, sencillamen­ acerca de la comida y de la vida. Compan y sus nervosa. C. M. Bulik, M. C.
te, que las propensas a la anorexia sean quienes colaboradores, por otra parte, han ensayado en ­Slof-Op’t Landt, E. F. van Furth
y P. F. Sullivan en Annual
hacen ejercicio intenso y comen demasiado poco? ratones un compuesto que bloquea la actividad
­Review of Nutrition, vol. 27,
En favor de la primera hipótesis figura un renom­ de un tipo de receptor de serotonina, con la es­ págs. 263-275, abril de 2007.
brado estudio que llevaron a cabo Ancel Keys y peranza de reducir en el núcleo accumbens sus Anorexia induced by activa-
tion of serotonin 5-HT4 recep-
su grupo en 1944. Para observar cuál sería la me­ efectos inhibidores del apetito.
tors is mediated by increases
jor forma de alimentar a famélicos prisioneros Con el progreso de estas y otras ideas para in CART in nucleus accum-
de guerra, esos investigadores de la Universidad tratamientos, se aprecia que sus orígenes se re­ bens. Alexandra Jean et al. en
Proceedings of the National
de Minnesota reclutaron a 36 varones jóvenes y montan a las raíces neurobiológicas, psicológicas Academy of Sciences USA,
redujeron a casi la mitad su ingesta calórica du­ y endocrinas de una enfermedad que tal vez se vol. 104, n.o 41, págs. 16.335-
16.340, octubre de 2007.
rante 24 semanas. haya formado ya desde el desarrollo embrionario.
Intrauterine hormonal envi-
Durante ese período de hambruna, los sujetos «Hasta que comprendamos mejor la biología de ronment and risk of develo­
se hallaban obsesionados por la comida, fanta­ estas condiciones», opina Kaye, «no será posible ping anorexia nervosa. Marco
Procopio y Paul Marriott en
seaban y soñaban con comida. Cuando se les idear mejores tratamientos». Archives of General Psychiatry,
permitió comer normalmente, los voluntarios se vol. 64, n.o 12, págs. 1402-1408,
saciaron y recuperaron su peso. Algunos de ellos, diciembre de 2007.
Under- to over-eating: How
sin embargo, comenzaron a adoptar conductas Trisha Gura es bióloga molecular y autora de Lying in do serotonin receptors con-
cuasi-anoréxicas, a hacer régimen y a quejarse weight: The hidden epidemic of epic disorders in adult tribute? V. Compan en Future
de que tenían demasiada grasa en el vientre, los
women (HaperCollins, 2007). Neurology, vol. 8, n.o 6, págs.
701-714, diciembre de 2007.
muslos o las nalgas. El estudio demostró que la Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 44

ADICCIONES 53
TIPOS DE ADICCIÓN

Ludopatía cibernética
Los juegos de azar y las apuestas crean dependencia, constatan los estudios
­neurobiológicos. Y las ofertas a través de televisión e Internet multiplican
la tentación. ¿Nos hallamos ante una amenaza social?

DANIEL A SIMON

B
etandwin, mybet, starbet o cualquier
EN SÍNTESIS
otro nombre. Para apostar no hace
Adicción al juego falta salir de casa. Con la ayuda de
virtual las agencias de apuestas virtuales,

1 Las páginas de apuestas podemos convertir en un casino la


por Internet aumentan salita de estar; bastan un ordenador o la caja ton-
el acceso a los juegos de ta. Podemos jugar al póquer o a la ruleta, apostar,
azar y, con ello, el riesgo de si nos place, por un último gol del Bayern de Mú-
casos de ludopatía.
nich o del Real Madrid diez minutos antes de la

2 El cerebro de los ludópa- terminación del partido. Pero lo que en aparien-


tas muestra una activi- cia es un emocionante entretenimiento al final de
dad del sistema mesolímbico la jornada laboral representa, para los expertos en
menor en comparación con adicciones, un motivo de preocupación: el acceso
el de los jugadores sanos, al juego desde casa podría multiplicar el fenóme-
por lo que deben apostar
no de la ludopatía.
cada vez más para sentirse
¿Quién no ha tentado nunca la suerte en una
bien.
apuesta sobre un resultado de la liga de fútbol o

3 Las personas con predis-


posición genética, per-
sonalidad frágil o carencia
enviando un SMS con la respuesta a una pregunta
en uno de los infinitos programas de televisión
que ofrecen esa opción? No obstante, la tentación
de estrategias antiestrés, así
permanente no es el único factor de riesgo. Tobias
como los jóvenes, son gru-
Hayer, de la Universidad de Bremen, aclara: «En
pos de riesgo.
cuanto se apuesta desde casa, desaparece el factor
de control social, ya que aparte del que ofrece la
apuesta, nadie ve si juega y cómo lo hace. Además
existen menos trabas cuando podemos apostar
en pijama».
Las páginas de las casas virtuales de juego en
Internet se han convertido en paraíso de ludó-
patas. Lo demostraron Robert Wood y Robert
Williams, sociólogos de la Universidad de Leth-
bridge. En 2004 llevaron a cabo un estudio piloto
sobre los hábitos de 1920 jugadores en línea. El
resultado fue alarmante: el 42,7 por ciento de los
participantes en el estudio eran jugadores con
problemas de dependencia, y había un 23,9 por
ciento en situación de riesgo.

54 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


A diferencia de quienes consideran una patolo- de la suerte, los afectados reaccionan de forma
gía del comportamiento la conducta del jugador descontrolada con temblores o estallidos de
enfermizo, otros expertos hablan de una adicción agresividad. Sabine Grüsser-Sinopoli, directora
del mismo orden que la heroinodependencia. En del grupo interdisciplinar de investigación de las
efecto, la atracción patológica a apostar suele ir dependencias, adscrito a la Universidad Charité de
acompañada de un endeudamiento económico Berlín, demostró que los adictos reaccionan ante
enorme y de consecuencias sociales negativas. la simple visión de una mesa de ruleta o de una
Más de uno ha perdido en un abrir y cerrar de tragaperras con un estado de sobreexcitación y
ojos todas sus posesiones, además de su trabajo un sentimiento intenso de deseo. Lo mismo que
y familia. los drogadictos ante las sustancias euforizantes.
No fue en 2005 ninguna sorpresa descubrir que
Huellas en el cerebro el apostar deja huellas en el cerebro; en particular,
Cuando ya no existe ninguna posibilidad de en el sistema de recompensa, lo mismo que las
participar en esta persecución frenética en pos dependencias «clásicas». Debemos ese hallazgo a

VASTA Y ATRACTIVA OFERTA


Internet ofrece una gran va-
riedad de juegos de azar a los
que se puede acceder desde
casa, lo que favorece la adic-
ción, pues facilita el hábito de
jugar y evita el control social.

GEHIRN UND GEIST / CHRISTIAN BARTHOLD

ADICCIONES 55
TIPOS DE ADICCIÓN

Así se genera la dependencia en el cerebro


El sistema mesolímbico reacciona ante accumbens. La consecuencia directa es el aportadas por el hipocampo, la puerta de
una amplia variedad de estímulos. Una estado de euforia. entrada a la memoria.
función clave en el sistema de recom- Pero no solo tamaña embriaguez de Para evitar una sobreexcitación dañina
pensa la desempeña el núcleo accum- bienestar y alegría marca la necesidad pos- del sistema, en caso de estimulaciones
bens. Dicha estructura reacciona ante la terior de repetir la acción. Diversas áreas crónicas se atenúa la respuesta. Queda
comida, el sexo o una especial emoción cerebrales analizan la situación y propor- mucho por averiguar sobre dicho proceso
de la apuesta en un juego de azar. Se dan cionan al núcleo accumbens informaciones de amortiguamiento, aunque parece ser
diferencias de intensidad para los distin- adicionales: la amígdala valora cuán pla- que es precisamente en esta fase de ha-
tos agentes; la reacción ante la cocaína u centera resultó una situación. La evaluación bituación cuando se establece la adicción
otras drogas diverge de la que se produce de los riesgos asociados al evento se realiza cerebral: la sensación ansiada solo se pro-
ante una inocua salchicha. En función de en el centro del corteza prefrontal, en el duce si las apuestas son más frecuentes o
la intensidad se segrega el transmisor do- lóbulo frontal. Las coordinadas necesarias de mayor importe cada vez. Por último, el
pamina por el área tegmental ventral, lo de «dónde» y «cómo» en relación a la ex- adicto reacciona con ansiedad ante la mera
que produce una estimulación del núcleo periencia del evento de recompensa son visión de su objeto de deseo.

Corte
semitransparante
del cerebro

Corteza
prefrontal
medial

Área
tegmental
ventral

Evaluación del riesgo Núcleo accumbens


Recuerdo Cerebelo

GEHIRN UND GEIST / MEGANIM


Amígdala
Valoración emocional
Euforia (por segregación
de dopamina) Hipocampo

Jan Reuter y Christian Büchel, de la Clínica Univer- inicial de 15 euros se incrementaba en uno más.
sitaria de Hamburgo-Eppendorf. Con la técnica de Pero si salían picas o tréboles, la suma se reducía
tomografía por resonancia magnética funcional, en ese importe.
analizaron la actividad cerebral de doce jugadores Durante el transcurso del ensayo, los investiga-
habituales a los que se les permitió participar en dores registraron el patrón de excitación cerebral
la especialidad que mayor emoción les provocaba: de los ludópatas. Para mejor control y referencia,
los naipes con apuesta económica. A los volun- hicieron participar en el experimento a otros doce
tarios se les presentaban dos cartas boca abajo. voluntarios sanos. El análisis comparado eviden-
Mediante el teclado debían descubrir la carta que ció que la actividad del sistema de dopamina me-
ocultaba diamantes rojos. Si acertaban, su cuenta solímbico era mucho menor en un jugador habi-

56 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


tual que en otro sano; una consecuencia conocida magnética funcional, según los investigadores,
en la drogadicción. Aún más: cuanto mayor era el se acota el instante del transcurso del juego en
comportamiento adictivo de un individuo en par- que se produce la máxima actividad del sistema
ticular, tanto menos se activaba dicha estructura de recompensa. Para Büchel, la hiperexcitación del
cerebral durante el juego. apostante se produce cuando llega el resultado; en
Con el sistema mesolímbico, la naturaleza ha el póquer, el momento de enseñar las cartas. Ahí
generado un elemento que nos empuja a llevar a podría residir el desencadenante de la adicción.
cabo actividades destinadas a la supervivencia. La
comida o el sexo son estímulos de recompensa na-
De apuesta en apuesta
turales y producen la segregación del transmisor Hay pruebas de que la frecuencia y celeridad del
cerebral dopamina. Las sensaciones de felicidad suceso influyen en el riesgo de adicción. En 1989,
unidas a ello nos animan a repetir este compor- Gerhard Meyer, de la Universidad de Bremen,
tamiento. Pero el sistema no solo se limita a me- realizó una encuesta entre 400 voluntarios de
didas relacionadas con la preservación de la vida asociaciones de jugadores anónimos preguntán-
y de la especie: los estímulos que encontramos en doles, entre otras cuestiones, la forma de jugar que
el seno de nuestra civilización (el dinero) pueden más les atraía. Solo el cinco por ciento declaraba
también activarlo, hecho que se ha comprobado su incapacidad de dominar el impulso de jugar a
en numerosos ensayos con probandos sanos. la lotería, mientras que en los primeros lugares,
con más del 90 por ciento, aparecían las máquinas
Estímulos atenuados de los bares y salas de juegos. Números para sor-
Pero ¿qué sucede cuando se estimula el sistema teos se compran solo para los escasos sorteos de
de recompensa de una persona de forma crónica, la semana. Por el contrario, las máquinas están
como en el caso de un jugador empedernido? La disponibles y preparadas para el juego todos los
respuesta es que se produce una autorregulación días durante horas y horas. ¿Sucederá acaso que
a través de cierta atenuación, como medida de todos los usuarios de televisión e Internet serán
protección ante una hipe­restimulación dañina. ludópatas? No parece. Al fin y al cabo, el acceso a
Hablamos de la fase de habituación y gestación las bebidas alcohólicas es inmediato y no todos
de la dependencia. adquieren la adicción.
A fin de poder sentir la emoción ansiada pese a Un círculo social adecuado o la satisfacción con
una creciente atenuación, el evento que desenca- la propia vida personal y laboral actúan como pro-
dena la recompensa debe ocurrir con mayor fre- tectores del individuo ante los comportamientos
cuencia, con una intensidad superior o, mejor, con adictivos. Lo que no obsta para que denunciemos
la suma de ambas. Para un jugador, eso significa riesgos importantes para personas con predispo-
que debe apostar cada vez más a menudo sumas sición genética, una personalidad más frágil o ca-
de dinero crecientes si quiere sentirse bien. Se ha rencia de estrategias antiestrés. Del mismo modo,
estudiado ya ese proceso de neuroadaptación, res- los jóvenes son un grupo de riesgo a considerar.
ponsable de la dependencia de ciertas sustancias Por este motivo, los expertos exigen una pre-
[véase «Alcoholismo», por Andreas Heinz, en este vención activa, así como medidas que protejan
mismo número]. a los jugadores. «Precisamente en Internet sería Para saber más
Los hallazgos del equipo de Büchel sobre la re- especialmente sencillo detectar comportamien- Pathological gambling:
ducción de la actividad del sistema de recompensa tos adictivos y, en caso necesario, bloquear las A comprehensive review.
N. Raylu y T. P. S. Oei en Clini-
en los jugadores adictos permite concluir que la cuentas», apunta Meyer. «Desde luego, un inicio cal Psychology Review, vol. 22,
dependencia en cuestión se graba también en el sería que el Estado echase un vistazo al volumen págs. 1009-1061, 2002.
cerebro. Y posiblemente funcione según patro- de negocio de las apuestas.» La financiación de las Pathologisches Glücksspiel:
Eine empirische Untersuchung
nes descubiertos en otras adicciones patológicas medidas de protección podría salir de los ingen­ des Verlangens nach einem
basadas en una alteración del comportamiento tes ingresos que anualmente generan los juegos stoffungebundenen Suchtmit-
(adicción al trabajo, al deporte, etcétera). de azar. tel. S. M. Grüsser et al. en Der
Nervenarzt, vol. 5, págs. 592-
¿Qué es lo que activa el sistema de recompensa 596, 2005.
mientras se participa en un juego de azar? ¿Quién Daniela Simon es psicóloga e investigadora en la Univer- Spielsucht. Ursachen und The-
sidad Humboldt de Berlín. rapie. G. Meyer, M. Bachmann.
es, en consecuencia, el responsable de la depen-
Springer, Berlín, 2005.
dencia? Gracias a la tomografía por resonancia Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 25

ADICCIONES 57
TIPOS DE ADICCIÓN

Ludopatía y mujer
Las adictas al juego presentan características distintas a los ludópatas varones:
­tienen motivaciones diferentes, niegan su dependencia con mayor ahínco y son
más reacias a buscar ayuda terapéutica. Con ello, la ludopatía en la mujer adquiere
un perfil diferencial y constituye un problema de salud específico

PA Z DE CORR AL

L
a mayoría de las personas juegan como familia. En concreto, el rechazo de la pareja hacia
EN SÍNTESIS
  una forma de entretenimiento, en un la mujer jugadora es mucho más explícito que en
Trastorno   marco social y dentro de sus posibi- el caso inverso, así como su falta de colaboración
con diferencias   lidades económicas. Apostar es una en el proceso terapéutico.
de género   manera divertida de asumir un ries- Existe también una doble moral social ante el

1 Los hombres y las


mujeres con ludopatía
presentan diferencias entre
go, siempre que una persona sea adulta y que ese
riesgo se mantenga bajo control. Sin embargo, hay
juego de la mujer. Al hombre se le tolera el jue-
go excesivo en las primeras fases, a la mujer, en
una minoría de personas que pueden perder el cambio, se la tilda rápidamente de «viciosa», lo que
sí en diversos planos: desde
control con el juego, arruinar su vida o ver agra- conlleva una ocultación del problema más tenaz, al
el tipo de juego, pasando por
vados sus problemas preexistentes, llegando a menos externamente, y, por ello, una mayor resis-
la evolución del trastorno,
hasta las psicopatologías
caer, en los casos más graves, en una adicción. tencia a la búsqueda de ayuda terapéutica.
asociadas. La presencia incontrolada de máquinas tra-
gaperras en bares y lugares de ocio, junto con la
Perfil demográfico

2 Por lo general, las mu-


jeres recurren al juego
excesivo para hacer frente a
oferta abundante de bingos, casinos y de los jue-
gos más tradicionales (quinielas, loterías, cupones,
Las mujeres constituyen el 30 por ciento del total
de los ludópatas detectados en los estudios epide-
carreras de caballos, etcétera), ha hecho aumentar miológicos en la población general. Sin embargo,
sus problemas personales y
familiares o para afrontar un de manera considerable la ludopatía, que puede en los centros clínicos de tratamiento de la lu-
estado de ánimo disfórico. afectar al 2 o 3 por ciento de la población adulta dopatía, ellas representa solo entre el 10 y el 15
española. La indefensión ante esta avalancha de por ciento del total de los pacientes tratados. Hay,

3 El tratamiento de la
adicción al juego debe
adecuarse a las característi-
juegos con apuestas afecta sobre todo a los ado-
lescentes y a las personas más vulnerables psico-
por tanto, una bolsa oculta de mujeres ludópatas
que no consultan por su trastorno o que lo hacen
lógicamente. tardíamente, cuando la situación es ya grave y el
cas específicas del trastorno
en cada sexo. Las diferencias de la mujer respecto al hombre pronóstico resulta más sombrío.
en el ámbito del juego patológico se manifiestan En cuanto a la edad, existen dos picos signi-
en diversos planos: los tipos de juego implicados, ficativos: una edad joven (en torno a los 18 y 30
el mayor control en la obtención de dinero para años) y una edad más tardía (de los 45 a los 55
jugar, la adquisición y el desarrollo del trastorno, años). El estado civil guarda una relación directa
el mayor nivel de psicopatología asociada y las con este parámetro: las solteras predominan en el
repercusiones psicológicas más acentuadas en la primer tramo y las casadas, en el segundo; si bien

58 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


BINGO Y CUPONES
Por lo general, las mujeres con
ISTOCKPHOTO / SIMON ASKHAM

ludopatía suelen preferir los juegos


de azar pasivos y que no requieren
interactuar con otras personas,
como el bingo y las loterías.

ADICCIONES 59
TIPOS DE ADICCIÓN

Juegos más pasivos y solitarios


Existen ciertas diferencias en cuanto a los tipos de juegos de azar que eligen hombres
y mujeres. En general, los primeros prefieren los juegos activos e inmediatos, como
las máquinas tragaperras; las segundas, los pasivos y no tan inmediatos, como las
loterías o los cupones.
Sin embargo, por lo que a la ludopatía propiamente se refiere, el bingo es el tipo de
juego más presente en las ludópatas y, en menor medida, las máquinas tragaperras.
Los bingos constituyen para muchas mujeres (el 60 por ciento de sus clientes son
mujeres de más de 40 años) y jubilados un centro de encuentro social. Si las afectadas
han optado por autodenunciarse para no poder entrar en bingos y casinos, el riesgo
de adicción a las máquinas tragaperras aumenta.
ISTOCKPHOTO / LISA KYLE YOUNG

En EE.UU., los hombres tienden a engancharse a juegos que implican estrategia o


competición con otras personas, como pueden ser el póquer o el blackjack, mientras
que las mujeres se decantan por juegos pasivos y que no impliquen relaciones inter-
personales, como el bingo o las máquinas tragaperras.

el número de divorciadas en este último grupo marido enfermo o adicto al juego o al alcohol,
tiende a aumentar. etcétera), así como para afrontar un estado de
La formación educativa suele ser más bien baja. ánimo disfórico (depresión, ansiedad, ira, entre
En general, cuanto menor es el nivel educativo, ellos). El deseo de ver a otras personas en un lu-
sobre todo en el caso de las mujeres de más edad, gar público, lo que no equivale necesariamente a
mayor es la probabilidad de desarrollar una adic- socializarse con ellas, puede ser una motivación
ción al juego. Respecto a la situación laboral, hay adicional. Pero, por desgracia, estas diferencias
un claro predominio de las amas de casa (más del motivacionales en uno y otro sexo no se han te-
80 por ciento) entre las ludópatas. El perfil habi- nido en cuenta a la hora de diseñar tratamientos
tual es el del ama de casa que sale del domicilio específicos.
para hacer la compra o resolver la intendencia del Los antecedentes familiares de juego o alcohol
hogar, pero se gasta el dinero en el juego. excesivo constituyen un factor de riesgo de ludo-
Cuando se comparan los perfiles demográficos patía tanto para hombres como para mujeres. El
(edad, estado civil, estudios y nivel económico) de efecto de modelado de los padres es un factor de
las ludópatas con los de los jugadores patológicos, riesgo claro para que los adolescentes se inicien en
no existen diferencias entre ellos, salvo en lo que el juego, con las expectativas de la obtención de
se refiere a la ocupación laboral. Los hombres lu- un dinero fácil. En el caso de las mujeres adictas,
dópatas tienden a estar activos laboralmente, si el riesgo aumenta cuando tienen antecedentes
bien en profesiones poco cualificadas. de un divorcio temprano de los padres, han su-
frido sucesos traumáticos en la infancia (como
¿Qué les motiva a jugar? abuso sexual o maltrato), han experimentado
En general, los hombres tienden a jugar más por pérdidas importantes (ruptura no deseada de la
excitación y para ganar dinero. En estos casos, la pareja, muerte de un hijo, etcétera) y cuentan con
búsqueda de sensaciones, sobre todo entre ado- maridos con dependencia alcohólica o que per-
lescentes, puede facilitar el contacto inicial con manecen mucho tiempo fuera de casa. De hecho,
el juego, y la impulsividad, ser responsable de la numerosas mujeres ludópatas comienzan a jugar
persistencia de esa conducta; a pesar incluso de como un modo de escape de problemas que las
las pérdidas y de los problemas acumulados. desbordan (soledad, maltrato, relaciones maritales
Por el contrario, las mujeres tienden a recurrir problemáticas, entre otros).
al juego excesivo para hacer frente a sus proble- En concreto, la soledad y la propensión al aburri­
mas personales (soledad y aburrimiento, entre miento son variables que se relacionan estrecha-
otros) y familiares (mala relación de pareja, mente con la tendencia a la ludopatía en la mujer.

60 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


En estos casos, el juego puede comenzar como compulsivo, el consumo exagerado de fármacos Tratamiento
un mero entretenimiento para ocupar el tiempo o la adicción al sexo. de la ludopatía
libre excesivo, como consecuencia del inicio de Lo que lleva más específicamente al juego pato- El estigma social negativo,
especialmente acentuado en
los hijos en el colegio o de su salida del hogar, y lógico en las mujeres es el consumismo excesivo
el caso de la mujer, contribuye
transformarse en una adicción. (que puede incitar a la búsqueda de un dinero a impedir el reconocimiento
Otras veces, la existencia de una depresión fácil; sobre todo, cuando se trata de personas su- del problema y a retrasar la
primaria supone un factor de riesgo para la lu- persticiosas o con una distorsión cognitiva de la búsqueda de ayuda terapéuti-
ca. Es, con frecuencia, el dete-
dopatía. El juego excesivo puede actuar como una realidad), la estancia habitual en los bares (como rioro de la relación familiar la
forma de escape de los problemas cotidianos a consecuencia de la profesión o de la afición) y la variable crítica que determina
los que no se ve salida y, de esta manera, como frecuentación de amigos jugadores o el estableci- la consulta por la ludopatía.
una fuente de activación para superar el estado miento de una relación de pareja con un jugador La búsqueda de ayuda
terapéutica por parte de la
de ánimo deprimido. En el hombre ludópata, en excesivo.
mujer se hace generalmente
cambio, resulta más habitual el abuso de alcohol en solitario. A diferencia del
y drogas; la depresión derivaría de la ludopatía, es
Factores de contención hombre ludópata, que suele
decir, se hallaría ligada a las consecuencias nega- El rechazo social a la mujer adicta (sea alcohóli- venir acompañado por alguno
de sus familiares cercanos, la
tivas del juego excesivo. ca, toxicómana o ludópata) se halla mucho más mujer acude sola y no cuenta
Otro factor de riesgo para la ludopatía en la mu- arraigado que el experimentado por el hombre con una colaboración activa
jer es la multiimpulsividad, que se pone de relieve en esas mismas circunstancias. Incluso el apoyo por parte de su pareja en el
tratamiento.
en conductas como la presencia de atracones o de familiar de la pareja o de los hijos resulta menor
Asimismo, y a diferencia del
episodios bulímicos, el abuso de alcohol, el fumar en la mujer con adicción en comparación con el
hombre con adicción al juego,
quien adopta una actitud más
egocéntrica, altiva y negadora
del problema, la mujer ludó-
Evolución más tardía y menos visible pata, una vez que ha dado el
paso inicial de buscar ayuda,
Como ocurre en otras conductas adictivas (abuso de alcohol, tabaquismo, etcétera), las mujeres co- se muestra más consciente
mienzan a hacer uso de los juegos de azar más tarde que los hombres. En lugar de iniciarse durante la de lo ocurrido y manifiesta
adolescencia, algunas empiezan a jugar entre los 30 y 40 años, cuando se complican las circunstancias un profundo sentimiento de
vergüenza.
vitales (soledad, mala relación de pareja, problemas con los hijos, entre otros). De esta manera, la
La necesidad de establecer
ludopatía en la mujer suele aparecer en las edades medias o tardías de la vida.
una relación empática con la
Sin embargo, es en el curso del trastorno cuando aparecen diferencias más notables entre ambos paciente, así como de adecuar
sexos. Aunque las mujeres se inician más tardíamente en el juego, la progresión hacia la adicción la terapia a sus necesidades
específicas, es fundamental
resulta dos veces más rápida que en el caso de los varones. En concreto, la evolución de la ludopatía
para el éxito del tratamiento.
antes de la búsqueda de ayuda terapéutica es de once años en los hombres, y
de cuatro, en el de las mujeres.
El desarrollo del trastorno se acelera cuando las
afectadas carecen de habilidades de autocontrol,
comunicación y solución de problemas; cuando su
apoyo social es escaso y la utilización del tiempo libre
poco satisfactoria, y si cuentan con pocos recursos psi-
cológicos para hacer frente a las situaciones de estrés.
El curso del juego patológico en las mujeres se ha-
lla asociado con mayor frecuencia a la aparición de
alteraciones mentales (depresión) o de problemas psi-
cosomáticos (fatiga crónica, dolores de cabeza, altera-
ciones gastrointestinales, entre ellos) que en el caso de
los hombres. No obstante, los problemas con la justicia
por robos, falsificaciones, préstamos no devueltos, entre
otros, resultan menos habituales en ellas. Por así decirlo, la
evolución de la ludopatía en la mujer cursa de una forma
más interna y menos visible.
BIEL
ASIA
/K
OTO

61
CKPH

ADICCIONES
ISTO
TIPOS DE ADICCIÓN

Repercusión que recibe el varón adicto, al que se tilda antes de atención primaria, y los problemas de sa-
en los hijos de «enfermo» que de «vicioso», al revés de lo que lud mental, como la depresión o los síntomas
Los niños sufren de un modo ocurre en la jugadora excesiva. inespecíficos de ansiedad, constituyen la parte
muy acusado las consecuen-
La interiorización de este rechazo hacia las mu- visible de la ludopatía en la mujer y pueden
cias de tener una madre
jugadora patológica, incluso jeres adictas o hacia la presencia regular de las contribuir a ocultar el problema de raíz (la
más que cuando es el padre mujeres en los bares (lugar habitual de las má- ludopatía).
el afectado. Además de pa- quinas tragaperras) representa una barrera de
decer las consecuencias del
deterioro económico familiar contención para ellas en la progresión en el jue- n A nivel psicológico: El sufrimiento causado
y de presenciar las disputas go. Asimismo, las mujeres suelen tener un mayor por las pérdidas económicas y la inseguridad
de sus progenitores, los hijos control en la obtención y en el manejo del dinero. permanente de ser descubierta en su adic-
pueden ser el blanco del abu-
En general, como mínimo tradicionalmente, al ción generan en la mujer ludópata un estado
so parental, tanto físico como
verbal. Muchos de estos niños ser amas de casa o ejercer profesiones de menor de irritabilidad, nerviosismo e inestabilidad
presentan inestabilidad emo- cualificación, cuentan con menos dinero propio y, emocional que acaba por aislarla familiar y
cional y pueden tener proble- por ello, se entrampan menos, lo que facilita una socialmente. Además, las mentiras y los auto­
mas de identidad psicosocial.
Asimismo, pueden sentirse contención de la espiral de deterioro. engaños deterioran su autoestima. Todo ello
responsables del clima emo- Por último, la relevancia de la mujer como acentúa una sensación de inutilidad y facilita
cional en el hogar (o adoptar madre de los hijos y la responsabilidad familiar la aparición de un estado de ánimo deprimido,
conductas evasivas), así como
y social inherente a ello suponen un freno en la que, en ocasiones, es preexistente, pero que, en
reaccionar ante el proble-
ma con comportamientos progresión de la ludopatía. otras, resulta de la degradación personal y del
contraproducentes (presentar rechazo familiar y social que experimenta la
un rendimiento académico in- Consecuencias del juego patológico mujer como consecuencia de la adicción.
consistente, abusar de alcohol
y drogas, habituarse al juego, La adicción a los juegos de azar lleva de forma
etcétera). progresiva a un profundo deterioro de la mujer n A nivel familiar, social y profesional: La
afectada en el plano de la salud física y mental, reacción del marido o de la pareja ante la mu-
así como en el ámbito de las relaciones familiares, jer ludópata es mucho más intransigente que
sociales y profesionales. Hagamos un repaso. cuando sucede al revés. En este contexto, re-
sulta habitual la violencia de pareja. La consi-
n A nivel físico: Las alteraciones psicosomáti- deración de la mujer ludópata como «viciosa»,
cas, que la llevan a consultar a los médicos algo similar a como si fuese una alcohólica o

Trastornos mentales asociados al juego patológico


La depresión, con el riesgo consiguiente de suicidio, es el trastorno dada por las responsabilidades familiares (educación de los hijos,
comórbido más frecuente en la mujer jugadora, sobre todo cuan- situación económica precaria, rechazo de la pareja, etcétera).
do la ludopatía entraña ya una fase Asimismo, el abuso de alcohol o
de deterioro general. Por lo que a fármacos constituye una conducta
la diferencia de sexos se refiere, de riesgo en la ludópata, sobre todo
la depresión puede constituir un cuando ya se ha establecido una
factor predisponente al juego en dependencia acentuada al juego.
la mujer, que luego se acentúa con Los ludópatas de uno y otro sexo
el impacto desfavorable del juego, manifiestan conductas impulsivas
mientras que en el hombre el tras- asociadas al juego. Sin embargo,
torno depresivo puede ser secun- mientras los hombres tienden a im-
dario a la ludopatía y estar ligado plicarse más en comportamientos
a sus consecuencias negativas de temerarios y de consumo excesivo
ISTOCKPHOTO / CLINT SPENCER

toda índole. de alcohol, en las mujeres predomi-


La depresión se torna más habi- nan las patologías psicosomáticas,
tual cuando hay violencia de pareja las conductas suicidas ligadas a la
o cuando la mujer se siente desbor- depresión y los episodios bulímicos.

62 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


IGUAL PERO DISTINTA
Perfil diferencial de la ludopatía según el sexo Una serie de características
(izquierda) revelan las diferen-
MUJER HOMBRE
cias que presenta el trastorno
de la ludopatía según el sexo
Bingo, máquinas tragaperras, loterías Máquinas tragaperras, casino,
Preferencias de juego del paciente. Entre ellas desta-
y cupones. y bingo.
can la motivación, los factores
Afrontamiento de problemas perso- Búsqueda de sensaciones. de riesgo y las patologías
Motivación asociadas.
nales y del estado anímico disfórico. Ganancia de dinero.

Dimensiones Impulsividad.
Introversión.
de personalidad Búsqueda de sensaciones.

Depresión primaria.
Sintomatología ansioso-depresiva. Abuso de alcohol y drogas.
Factores de riesgo
Multiimpulsividad. Conductas antisociales.
Víctima de abuso en la infancia.

Inicio tardío. Inicio anterior.


Evolución del trastorno
Progresión más rápida. Progresión más lenta.

Depresión. Depresión secundaria.


Comorbilidad asociada Problemas psicosomáticos. Problemas con la justicia.
Episodios bulímicos. Conductas temerarias.

Búsqueda de ayuda En solitario. En compañía de su pareja.


terapéutica Actitud de vergüenza. Actitud altiva o arrogante.

una prostituta, denota un enfoque moral del ayuda terapéutica. No más del 10 o 15 por ciento
problema, no en términos de salud y enferme- de ludópatas en tratamiento son mujeres.
dad. El descuido de los hijos y la derivación del Los principales retos en este ámbito son diseñar
dinero familiar hacia el juego acentúan este estrategias motivacionales para atraer a las afec-
enfoque. tadas al tratamiento, contar con instrumentos de
detección precoz (de aplicación, por ejemplo, en el
Cuando la mujer ludópata es ama de casa, se ámbito de los centros de atención primaria, dada
produce a menudo una desatención a las tareas la presencia de muchos síntomas psicosomáticos
del hogar y una inversión del dinero familiar en en las mujeres ludópatas) y desarrollar programas
el juego. Si se trata de una mujer profesional, la de tratamiento encaminados específicamente a Para saber más
disminución del rendimiento laboral, con ina- los déficits de conducta experimentados por las Características de la mujer
sistencias o retrasos e incumplimiento de las ac- jugadoras patológicas. jugadora patológica. E. Becoña
en Revista de Psicopatología
tividades profesionales, constituye la conducta El tratamiento de hombres y de mujeres ludó- y Psicología Clínica, vol. 2,
habitual, lo que pone en peligro su estabilidad patas no puede ser el mismo si la motivación para págs. 21-34, 1997.

laboral. el juego es distinta y si los problemas planteados Ludopatía y relaciones fami-


liares. M. Garrido, P. Jaén y A.
Por último, la situación se agrava con el aisla- difieren también. Sin embargo, la mayoría de los Domínguez. Paidós, Barcelona,
miento social de la mujer ludópata, resultado de estudios se han llevado a cabo con participantes 2004.

su intento de ocultar su realidad ante otras per- masculinos, por lo que apenas existe investiga- Pathological gambling, gender
and risk behaviors. S. S. Mar-
sonas y del rechazo social de las personas de su ción orientada a las necesidades específicas de las tins, H. Tavares, D. Sabatini,
entorno hacia ella. Todo eso contribuye a aumen- mujeres. Urge contar con estrategias motivaciona- A. M. Galetti y V. Gentil en
Addictive Behaviors, vol. 29,
tar sus emociones negativas. les y programas de tratamiento orientados a las págs. 1231-1235, 2004.
necesidades de las ludópatas. Perfil psicopatológico diferen-
Retos de futuro cial de las mujeres ludópatas:
Implicaciones para el tra-
La dependencia al juego se da en ambos sexos. Si
tamiento. P. de Corral, E. Eche-
bien es más frecuente (en una proporción de 7 a Paz de Corral es profesora de psicología clínica en la burúa y M. Irureta en Análisis
Universidad del País Vasco. y Modificación de Conducta,
3) en los hombres que en las mujeres, estas son
vol. 31, págs. 539-556, 2005.
más reacias a reconocer el problema y a buscar Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 28

ADICCIONES 63
TIPOS DE ADICCIÓN

La rutina del pitillo


La dependencia de la nicotina no solo se manifiesta en el centro neuronal
­responsable de la adicción. La tendencia a encenderse un cigarrillo también
deja huella en regiones sensoriales y motoras del cerebro

YAVOR YAL ACHKOV, JO CHEN K AISER Y M ARCUS J. NAUMER

64 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


FOTOLIA / JULIA SUVOROVA

FUMADOR HABITUAL
Quien se enciende un cigarri-
llo varias veces al día domina
a ciegas los movimientos
correspondientes. Ello se refle-
ja en la actividad cerebral.

ADICCIONES 65
TIPOS DE ADICCIÓN

U
na mañana cualquiera. Una per- lares. En 2002, Deborah Due y sus colaboradores
sona cualquiera. La alarma del de la Universidad Duke, en Durham, presentaron a
despertador resuena en sus oídos, un grupo de fumadores empedernidos fotografías
arrastra los pies hasta la cocina, al- de escenas relacionadas con el acto de fumar (una
canza cual autómata el recipiente mano con un cigarrillo entre los dedos) o bien imá-
de café soluble, vierte con una cucharilla la canti- genes neutras semejantes (una mano sostenien-
dad habitual de cafeína en una taza, añade agua e do un bolígrafo). Los probandos se encontraban
introduce el resultado en el microondas. En nin- tumbados en el escáner de RMf, lo que permitía
gún momento recapacita sus movimientos, ni observar su actividad cerebral. Según se averiguó,
cuando abre la puerta del microondas y sustrae las imágenes referentes a la adicción activaban de
la taza de café humeante de su interior, tal es la forma más intensa los centros cerebrales de recom-
rutina del ritual matutino. Incluso si el envase de pensa, entre estos, el área tegmental ventral.
café no se encuentra en el sitio de costumbre, No solo intervienen las áreas responsables de
de inmediato le salta a la vista desde su nueva las emociones en la adicción a la nicotina. El equi-
situación. ¿Cómo es posible? po dirigido por Arthur Brody, de la Universidad
Existe una sencilla explicación. Las personas de California en Los Ángeles, demostró en 2007
dirigimos la atención sobre todo a aquello que nos la importante función que desempeña la corteza
resulta agradable, caso del café. Esta bebida esti- sensorial, en especial, la corteza visual. Es probable
mulante goza de gran «prominencia», dirían los que el cerebro de las personas adictas procese con
científicos. Cuán saliente (relevante) se considera mayor intensidad las imágenes asociadas al consu-
un estímulo y hasta qué punto su manejo se con- mo de drogas. Por otra parte, el grado de respuesta
vierte en una rutina depende de las experiencias neuronal depende de cuán intensa sea la necesidad
de cada persona. de consumir: cuanto mayor es la necesidad que
Pero el proceso de aprendizaje no solo intervie- se siente, más se activa la corteza visual. Quizás
ne en la preparación del café matutino. También una corteza visual muy estimulada proporcione al
los fumadores desarrollan un programa automá- adicto una mayor eficiencia a la hora de detectar la
tico cuando ven la cajetilla de tabaco, extraen de sustancia de la que es dependiente: el paquete de
su interior un cigarrillo, se lo colocan entre los la- tabaco situado en una esquina de la mesa llama
EN SÍNTESIS bios, lo encienden e inspiran el humo. Al parecer, de inmediato la atención a un fumador, es decir, le
El hábito hace los humanos integramos los estímulos relaciona- resulta muy saliente, por lo que satisfará enseguida
al fumador dos con sustancias adictivas, como la nicotina, de su necesidad de dar unas caladas.
manera particularmente eficiente en el repertorio
1 Junto a los centros
cerebrales de recom-
pensa, las áreas sensoriales
de conductas.
Mediante tomografía por resonancia magnética
Más sensible a ciertos estímulos
Tales efectos se deben a procesos neurobiológicos
y motoras desempeñan una funcional (RMf), nuestro grupo de trabajo en la de aprendizaje. John T. Serences, de la Universidad
función destacada en la Universidad de Fráncfort estudia qué regiones del de California en San Diego, solicitó a un grupo de
adicción al tabaco.
cerebro participan en este proceso. Hasta ahora, los probandos sanos, quienes yacían en un escáner
investigadores centraban su atención en áreas cere- cerebral, que fijaran su atención en un punto que
2 La corteza visual de un
fumador se muestra
más activa ante imágenes
brales subcorticales. Se sabe desde hace tiempo que
tanto el área tegmental ventral del mesencéfalo
aparecía en una pantalla luminosa. De manera
repetida surgía a la derecha del punto un círculo
asociadas al consumo del como el núcleo estriado ventral, el cual forma parte rojo y a su izquierda, uno verde. Los participantes
tabaco. Es decir, procesa de los ganglios basales, desempeñan una función debían pulsar un botón para elegir una de las dos
con mayor intensidad el
importante en el aprendizaje de la recompensa y opciones. Si la elección era correcta, recibían un
estímulo.
en la adicción. A través de la experimentación con premio en metálico. Se consideraba una selección

3 Cuando los adictos reci-


ben estímulos relaciona-
dos con su adicción también
animales se conoce que el consumo crónico de sus-
tancias adictivas altera las conexiones sinápticas en
«correcta» unas veces un color, otras, el otro, sin
embargo, uno de los estímulos parecía siempre
estas dos áreas. Con ello, los estímulos ambienta- más prometedor que el otro.
se activan áreas motoras, les que el animal asocia con la sustancia que crea Como era de esperar, los sujetos manifestaron
entre estas, la corteza
adicción ganan relevancia. su preferencia por el círculo que en la prueba an-
premotora, fenómeno que
Los estudios iconográficos llevados a cabo en terior les había proporcionado más dinero. Esa
promueve el consumo.
voluntarios humanos llegan a conclusiones simi- conducta se reflejaba en su actividad cerebral. El

66 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Corteza
Corteza parietal superior
premotora
Corteza
frontal medial
GEHIRN UND GEIST / MEGANIM

Corteza
temporal medial Corteza
occipital lateral
Corteza
temporal inferior

CENTROS DE CONSUNCIÓN
área de la corteza visual que procesaba el estímulo informaciones sensoriales. Los no fumadores
La adicción a la nicotina no
«atractivo» mostraba más actividad que la región carecen de esta experiencia multisensorial es- altera solo los centros cere-
que recibía la información del otro círculo. pecífica del objeto: aunque es probable que en brales relacionados con la
Es probable que la corteza visual no constituya su día a día vean utensilios relacionados con el dependencia. También influye
la única área sensorial que reacciona de forma fumar, en contadas ocasiones hacen uso de ellos. en la actividad de las áreas
destacada a los estímulos que crean adicción. Con el fin de averiguar si dicha diferencia se sensoriales y motoras, entre
Estos estímulos se registran también a través refleja en la actividad cerebral, estudiamos dos ellas, las del complejo occipi-
tal lateral, la corteza parietal
de otros sentidos: olemos el humo del cigarrillo, grupos de personas: uno de fumadores y otro de
superior y las zonas de las
tocamos el frío metal del encendedor, oímos el no fumadores. Una vez en el tomógrafo, les pre-
cortezas premotora, frontal y
crujido del plástico que envuelve la cajetilla de sentamos imágenes de diversos objetos: utensilios temporal.
tabaco, etcétera. relacionados con el acto de fumar (cigarrillos y
Nuestro grupo de trabajo estudia el modo en ceniceros) y otros neutros (bolígrafos o tarros de
que el cerebro procesa las informaciones visuales crema). De forma simultánea, se les ofrecían los
y táctiles que inciden sobre el estímulo adictivo y correspondientes objetos para que los tocaran con
cómo las integra. Esta integración multisensorial las manos, de manera que podían percibirlos a
resulta decisiva para el reconocimiento de objetos. través de la vista y el tacto. En algunos casos la
Constantemente relacionamos señales proceden- prueba se limitó a que los probandos viesen las
tes de diversos canales sensoriales. Solo así reci- fotografías; en otros, a que solo tocaran los ele-
bimos una imagen unitaria del mundo que nos mentos.
rodea. Las experiencias previas con los estímulos
influyen sobre esta capacidad cerebral. La inves-
Una integración exitosa
tigación con animales, así como con humanos, En ese montaje nos interesaba sobre todo el com-
ha revelado que esta integración multisensorial plejo occipital lateral, área que reacciona a las ex-
puede adiestrarse. Ello permite que se refuerce periencias sensoriales (entre otras situaciones, se
la respuesta neuronal a los estímulos y así estos activa cuando reconocemos objetos o formas y
puedan percibirse más rápido. los relacionamos con informaciones táctiles). Ob-
Al parecer, un fenómeno similar ocurre en los servamos que dicha región cerebral posterior se
fumadores. Ven el paquete de tabaco, extraen mostraba especialmente activa en el lado izquierdo
un cigarrillo de su interior, sostienen el encen- cuando los participantes veían y tocaban a la vez
dedor con la mano contraria, giran la piedra del los objetos. Ello indicaba que su cerebro integraba
mechero, así sucesivamente. Todo ello conforma las informaciones que proporcionaban ambos ca-
una serie de aspectos cuya coordinación resulta nales. Aunque los objetos neutros provocaban este
relevante para la integración eficaz de múltiples patrón de actividad en fumadores y no fumadores,

ADICCIONES 67
TIPOS DE ADICCIÓN

ISTOCKPHOTO / IVANMATEEV (izquierda); ISTOCKPHOTO / SERGEY GALUSHKO (derecha)


EL PODER DE LA IMAGEN
Si se muestra a los adictos
a la nicotina la fotografía de
una persona fumando, en
su cerebro se activan áreas
sensomotoras (la corteza
premotora y parietal superior).
Por el contrario, si se sustituye
el pitillo por un bolígrafo, la
imagen no produce ningún
efecto.

si se trataba de un utensilio relacionado con fumar, tabaco activaban áreas sensomotoras (la corteza
el resultado difería: la integración de los estímulos premotora y la parietal superior) más en los fu-
táctiles y visuales se daba solo en el cerebro de madores que en los no fumadores. El grado de
los consumidores de tabaco. Además, cuanto más activación de las áreas era proporcional al nivel
adictos, más intensa se mostraba la actividad del de dependencia del sujeto.
complejo occipital lateral. Ya en 1990, Stephen Tiffany, de la Universidad
Fumar de forma regular e intensa influye, pues, estatal de Nueva York (SUNY), postuló que el cere-
en la manera en que el cerebro asocia las corres- bro de las personas fumadoras presentaba esque-
pondientes informaciones sensoriales. Queda por mas de actuación. En otras palabras, retenía las
saber, sin embargo, el significado práctico de este informaciones motoras que permiten a los consu-
fenómeno para las personas que quieren aban- midores de tabaco llevar a cabo de modo eficiente
donar este hábito. Es probable que la integración y rápido los correspondientes movimientos. En el
multisensorial veloz y eficiente de los estímulos momento en que esos movimientos se convier-
relacionados con la adicción sea el motivo por el ten en rutina, los estímulos condicionantes (un
cual quienes dejan de fumar vuelvan a caer rápida- encendedor o una cajetilla de cigarrillos) activan
mente en las garras de la nicotina al oler el humo los esquemas de acción. Según la teoría de Tiffany,
de un cigarrillo o ver un paquete de tabaco. de esa forma se perpetúa la conducta de consumo,
Ver el paquete En 2009, demostramos que la adicción a la nico- ya que se enciende el siguiente pitillo.
de tabaco, tomar tina no solo influye en la percepción. Quien fuma
practica una y otra vez los mismos movimientos
Por favor, tómeme
un cigarrillo,
de forma casi automática. Como consecuencia, se Pusimos a prueba el modelo de Tiffany mediante
prender el en- produce un cambio de actividad en las regiones un experimento común en psicología cognitiva.
cendedor. Todo cerebrales que reaccionan cuando se planean o Se basa en la presunción de que un detalle deter-
llevan a cabo movimientos o cuando se usan ob- minado de un objeto (el asa de una taza) activa
ello conforma
jetos. Entre estas áreas se encuentran las cortezas el área cerebral que procesa la correspondiente
una eficiente premotora, parietal superior y frontal medial, así acción, en este caso, el movimiento de agarrar la
integración de como un área de la corteza temporal medial. taza. Ello, a su vez, prepara el cerebro para ordenar
Mostramos a los probandos imágenes neutras dicho movimiento.
informaciones­
o relacionadas con el acto de fumar (una persona En ese contexto, mostramos a un grupo de pro-
multisen­ fumando, por ejemplo). Mediante RMf observa- bandos la imagen de un objeto con un asa situada
soriales mos que los estímulos referentes al consumo de unas veces a la derecha y otras a la izquierda. En

68 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


cuanto aparecía la imagen, debían pulsar lo más

SciLogs
presto posible un botón unas veces con la mano
derecha y otras con la izquierda. Observamos que
la reacción era más rápida cuando el asa se encon-
traba en el mismo lado que la mano con la que
pulsaban el botón.
También presentamos a los voluntarios foto-
La mayor red de blogs
grafías de utensilios de fumador (entre ellos, un
de investigadores científicos
cenicero con un cigarrillo apoyado en el borde).
Según confirmamos, el objeto asociado al hábito
de fumar solo desencadenaba el fenómeno descri- Las mariposas
to por Tiffany en los fumadores, sobre todo en los del alma
Nuevas ideas en psicología
más adictos. Ello quedaba patente en la actividad
Antonio Crego
cerebral: cuanto más marcado era el efecto, con Universidad a Distancia
mayor intensidad reaccionaban las áreas cerebra- En las entrañas de Madrid

les sensomotrices a los estímulos relacionados con de la mente


El cerebro y la inteligencia
la adicción. Dichas áreas activaban el correspon- humana
diente esquema de acción. Conclusión: la teoría Ignacio Morgado
Universidad Autónoma De ratones
de Tiffany es cierta. de Barcelona y hombres
Observaciones semejantes se han confirmado Neurociencia imperfecta
en otro tipo de adicciones. En 2006, Thomas Kosten Carmen Agustín
y sus colaboradores de la Universidad de Yale en Pavón
Para saber más Psicología 2.0 Universidad Jaume I
New Haven informaron de que la corteza motora y mHealth de Castellón
Neural substrates of resisting
de personas adictas a la cocaína reaccionaba cuan- craving during cigarette cue Salud y enfermedad
en la era digital
do se les presentaba una película sobre esa droga. exposure. A. L. Brody et al. en
Biological Psychiatry, vol. 62, Manuel Armayones
Cuanto más activas se mostraban las correspon- págs. 642-651, 2007. Universidad Abierta Tormenta
de Cataluña
dientes regiones cerebrales, tanto más probable Value-based modulations de cerebros
era que la persona volviese a consumir. in human visual cortex. Avances en neurobiología
S. T. Serences en Neuron, José Ramón Alonso
Tales resultados pueden contribuir al tra- vol. 693, págs. 1169-1181, 2008. El cerebro Universidad
tamiento de las adicciones. Probablemente la de Salamanca
Brain regions related to tool de Rubik
señal de la corteza motora y sensorial pueda use and action knowlledge Neuroepigenómica
reflect nicotine dependence. Raúl Delgado
utilizarse como biomarcador específico de este Y. Yalachkov et al. en Journal
Morales
trastorno. Con ello, los médicos y psicólogos po- of Neuroscience, vol. 29,
Instituto Max Planck
págs. 4922-4929, 2009. de Psiquiatría
drían identificar mejor a los pacientes con eleva-
Smoking experience modu- en Múnich
do riesgo de recaídas y tratarlos de manera más lates the cortical integration
apropiada. Hasta cierto punto, el éxito terapéutico of vision and haptics. Y. Ya­
lachkov et al. en Neuroimage,
podría medirse a partir de la actividad cerebral.
vol. 59, págs. 547-555, 2012.
En 2007, Arthur Brody, de la Universidad de Cali- Sensory modality of smoking
fornia en Los Ángeles, confirmó que las RMf de cues modulates neural cue
las regiones sensoriales y motoras del cerebro reactivity. Y. Yalachkov et al.
en Psychopharmacology,
de fumadores mostraban una actividad menor vol. 225, págs. 461-471, 2013.
cuando los probandos reprimían el deseo de fu- Factors modulating neural
marse un cigarrillo. reactivity to drug cues in
addiction: A survey of human
neuroimaging studies. Y. Ya-
lachkov et al. en Neuroscience
and Biobehavioral Reviews,
vol. 38, págs. 1-16, 2014.
Yavor Yalachkov es investigador posdoctoral en el Insti-
tuto de psicología médica de la Universidad Goethe de
Fráncfort del Meno. Jochen Kaiser es profesor de psicolo- En nuestro archivo
gía médica en el mismo centro. Marcus J. Naumer dirige Adicción al tabaco. Joseph
allí el laboratorio COIL (Crossmodal Object Imaging Lab). R. DiFranza en IyC, julio de
2008.
www.scilogs.es
Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 58

ADICCIONES 69
TIPOS DE ADICCIÓN

Alcoholismo
Se suele achacar a los alcohólicos hedonismo y
falta de voluntad para liberarse de su dependen-
cia. ¿Con fundamento? La neurobiología enseña
que cualquiera puede volverse alcohólico, pero
también que existen remedios para curarse

ANDRE A S HEINZ

EN SÍNTESIS

Insensibilidad
peligrosa

1 Las personas poco sen-


sibles a los efectos del

G
alcohol se sienten ajenas a
las consecuencias secunda- racias a una cura radical de desin- pulso irresistible hacia la bebida. Los afectados
rias de la bebida (náuseas, toxicación, Pablo* llevaba varias pierden el control y terminan por entregarse al
vómitos) y, por tanto, son semanas sin probar la bebida. alcohol, arruinando su salud.
más propensas a caer en la Pero, al cruzarse con Pedro, un Hay muchos mecanismos más que tuercen la
trampa de beber sin tiento y
juerguista empedernido, aquella voluntad. Claudio había salido exasperado, días
habituarse a ello.
tarde gris de otoño, le faltó un suspiro para que antes, de las oficinas de asistencia social, porque

2 En estos casos acontece acabara con la abstinencia. «Antes me pasaba lo la encargada no le concedía una prestación. Cuan-
un desequilibrio de los mismo. Durante el día no necesitaba el alcohol. do esperaba el tranvía de retorno a su domicilio,
neurotransmisores inhibi- Pero, al anochecer, en cuanto veía un bar abierto experimentó de repente los típicos síntomas de
dores y excitadores en el y oía el tintineo de los vasos, comenzaba mi pri- abstinencia. «De golpe empecé a tiritar y sudar;
cerebro.
mera ronda», explica el ex alcohólico. sentí náuseas. Ansié como nunca echarme a correr

3 Aunque ciertos fár- Los estudiosos de las adicciones denominan a hasta la taberna más próxima», cuenta. ¿Cómo se
macos contribuyen al ese fenómeno deseo condicionado: si se consume llega a esta situación?
tratamiento del alcoholismo, alcohol siempre en las mismas circunstancias, un La respuesta la da el propio paciente: «Antes, en
el afectado requiere una encuentro con los estímulos característicos re- unas circunstancias similares, no habría dudado
asistencia psicosocial suple- fuerza la necesidad del causante de la adicción. un instante en beber». En razón de esas vivencias,
mentaria para superar su
Particular peligro encierra el efecto dominó: tras el cerebro había esperado, también en esta nueva
adicción.
una abstinencia, incluso larga, una vuelta circuns- situación, el efecto tranquilizante del alcohol y
* Nombres alterados por la redacción. tancial al consumo puede desencadenar un im- contaba con ello. Pero como la droga no apare-

70 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


THINKSTOCK / MICHELE PIACQUADIO
EL ALCOHOL, UNA DROGA
A quien ha caído una vez en
ció, las contramedidas neuronales operaban en con resultado de muerte. Al parecer, el cerebro de
el círculo infernal de la adic-
el vacío y, por tanto, aparecieron los síntomas de los animales había aprendido en qué situación se ción le resulta difícil salirse.
abstinencia. puede contar normalmente con la droga y empe- El cerebro se ha amoldado a
zaba, por tanto, ya en el preludio, a tomar auto- la droga.
La fuerza de la costumbre máticamente medidas preventivas, para atenuar
Este efecto de abstinencia condicionada suele con- el efecto de la droga. Mas si se veía sorprendido
ducir a la recaída. Lo sufren, según nuestros datos por la entrega de la droga (porque esta tenía lugar
de la Universidad Charité de Berlín, un tercio de en un entorno desconocido), no se presentaba la
los alcohólicos. contrarregulación y el opio ejercía su efecto letal.
Por lo demás, fenómenos semejantes se pre- La abstinencia condicionada y el deseo con-
sentan también entre los animales. En los años dicionado se basan en mecanismos cerebrales
ochenta del siglo pasado, Shepard Siegel, de la muy diferentes, en buena medida descifrados en
Universidad ­McMaster de Hamilton, observó lo los últimos años. Merced a tales avances, se han
siguiente en ratas opiómanas: los animales de creado medicamentos que pueden contrarrestar
laboratorio soportaban dosis muy altas de dro- los peligros de recaída.
ga, siempre que la recibieran en una jaula que les Pero ¿cómo se torna dependiente del alcohol
resultara familiar. Pero en un lugar nuevo y poco un individuo? Un óptimo factor pronóstico de la
habitual, la misma cantidad de opio les llevaba a propensión nos lo ofrece la sensibilidad frente a los
potentes manifestaciones de sobredosis, a veces graves efectos de la droga. Según Marc ­Schuckit,

ADICCIONES 71
TIPOS DE ADICCIÓN

de la Universidad de California en San Diego, nada ante otras sustancias, que, como el alcohol, in-
protege de la dependencia con la eficacia con que tensifican la acción inhibidora de los neurotrans-
lo hacen las secuelas desagradables del consu- misores GABA (ácido g-aminobutírico). Por ese
mo de alcohol; las náuseas, por ejemplo. Por eso motivo, los macacos, que habían crecido aislados,
corren un peligro especial los jóvenes que presu- podían consumir ingentes cantidades de alcohol;
men de poder «tumbar» a los demás sin padecer seguían haciéndolo cuando los investigadores les
después una mala resaca. daban acceso libre a la droga. Los animales quizá
En estos casos se desequilibra posiblemente la buscaban emborracharse, porque el alcohol les
interacción en el cerebro de neurotransmisores ex- prometía la seguridad y tranquilidad que normal-
citadores e inhibidores. Por otra parte, experimen- mente les faltaba.
tos con animales (en este caso, con macacos rehsus Al parecer, los genes desempeñan también una
que tuvieron que crecer sin su madre) confirman función importante en este asunto. Schuckit par-
esta opinión. Como observó James Dee Higley, del te, en todo caso, de que una sensibilidad merma-
Instituto Nacional de Alcoholismo en Bethesda, da ante el alcohol se halla condicionada al 50 por
estos animales se comportaban con un miedo, una ciento por la herencia. En un estudio llevado a
tensión y una agresividad insólitos. cabo durante 15 años, su equipo halló indicios
No solo esto. Si algo más tarde se les ofrecía de que, en los humanos, los receptores que reac-
bebidas de alta graduación, estas apenas si sur- cionan a los neurotransmisores GABA tienen una
tían efecto. Una insensibilidad análoga mostraban composición muy distinta en cada individuo y,

Equilibrio alterado: los efectos bioquímicos del alcohol


Entre los neurotransmisores res NMDA que se enlazan con el El alcohol bloquea la unión tensifica su sensibilidad. De ese
excitadores más importantes glutamato. Su unión insta el flu- del glutamato con los recep- modo se establece un nuevo
del sistema nervioso se cuenta jo de iones de sodio y calcio en tores NMDA; no se da la exci- equilibrio, que, por lo demás,
el glutamato, un aminoácido. las neuronas y, con ello, desen- tación. En casos de consumo solo funciona con un consumo
En la membrana celular de las cadena potenciales de ­acción crónico de alcohol, el cerebro, continuado de alcohol (centro).
neuronas, en particular en la si- postsinápticos excitatorios; la para compensar, incrementa Si se interrumpe el suministro
napsis, se asientan los recepto- célula se excita (arriba). el número de receptores e in- de alcohol (por ejemplo, duran-
te una cura de desintoxicación o
Glutamato Sinapsis con receptores Efecto incluso durante el descanso noc-
de NMDA turno), los receptores NMDA si-
guen estando regulados al alza,
porque el cerebro no se puede
Excitación
(potenciales acomodar de repente a la nueva
Normal postsinápticos situación, y, en consecuencia, las
de excitación) neuronas reaccionan con hiper-
sensibilidad al glutamato (aba-
jo). Este «estado hipe­rex­citado»
Alcohol no solo conduce a los síntomas
Inhibición
Con alcoholadicción (regulación alta de abstinencia (miedo, ataques
de los receptores)
espasmódicos, inestabilidad
circulatoria, etcétera); también
puede acarrear daños irreversi-
bles al sistema nervioso: desde
Superexcitación una destrucción masiva de neu-
GEHIRN UND GEIST / MEGANIM

En abstinencia (estado de
ronas (excitotoxicidad) hasta
hiperexcitación)
el desarrollo de una demencia
inducida por el alcohol.

72 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


por tanto, cada uno reacciona también de manera
diferente ante el alcohol.
Las personas con una baja sensibilidad al al-
cohol se sienten ajenas a los efectos secundarios
desagradables: náuseas, conductas descontroladas
y embarazosas o la temida resaca de la mañana
siguiente. Sin embargo, más allá de estos efectos,
a primera vista inofensivos, puede caerse en la
trampa de beber sin tiento y amoldar así, lenta-
mente, su cuerpo al veneno.

Una adaptación
con consecuencias graves
El alcohol no solo estimula los receptores de GABA
de las células nerviosas, sino que bloquea también
los receptores NMDA, que reaccionan al glutama-
to, neurotransmisor excitador. Estas moléculas
transductoras deben su nombre al neurotransmi-
sor sintético N-metil-D-aspartato, que solo se une
a este tipo de receptores. Guochuan Tsai y Joseph
Coyle, de la facultad de medicina de Harvard, han
descubierto que el cerebro forma más receptores
NMDA en los bebedores crónicos e incrementa
su sensibilidad para equilibrar así el efecto blo-
queante del alcohol. El cerebro reprime, además,
el efecto inhibidor del GABA, para compensar el
del alcohol. El cuerpo trata, pues, de establecer
un nuevo equilibrio entre el efecto excitador del
glutamato y el inhibidor del GABA.
Si falta el alcohol unos días o tan solo un par de
horas, los receptores NMDA mantienen, como an-
tes, su sensibilidad incrementada y los receptores
de GABA la suya disminuida; aparecen entonces
los temidos síntomas de abstinencia. Quien ya
de mañana se despierta con temblores, sudor o
náuseas y necesita de inmediato un trago para

THINKSTOCK / ILZE79
luchar contra ese malestar se ha transformado en
un alcohólico empedernido. El cerebro de los afec-
tados se ha amoldado a la droga con tanta fuerza,
que hasta las pocas horas nocturnas sin probar
SORBO TRAIDOR
alcohol bastan para que se vuelva a descomponer de este fármaco, mantenerse abstemios el primer
Las bebidas alcohólicas dulces
en el cerebro el equilibrio a duras penas logrado. año después de la desintoxicación. Si no se recibe son muy apreciadas por mu-
Para el tratamiento de tales síndromes de absti- esa medicina, se reduce a la mitad el número de chos jóvenes, pero son tam-
nencia se indican el clometiazol o la benzodiacepi- quienes resisten la tentación del alcohol. bién peligrosas.
na, que refuerzan la sensibilidad de los receptores Pero el número altísimo de reincidencias hace
de GABA y ejercen un efecto tranquilizante. Por su necesarias otras medidas terapéuticas: grupos de
parte, el acamprosato atenúa los receptores NMDA ayuda, asesoramientos individualizados y apoyos
y remedia, en particular, a quienes sufren absti- en la búsqueda de trabajo. El acamprosat puede
nencia condicionada, tal como han mostrado los constituir una ayuda valiosa para superar los de-
estudios clínicos: entre el 30 y 40 por ciento de cisivos primeros meses de abstinencia, cuando se
los afectados investigados consiguieron, con ayuda da el mayor peligro de recaída.

ADICCIONES 73
TIPOS DE ADICCIÓN

Dopamina, la sustancia clave pacientes cuando contemplan esas imágenes. El


El alcohol actúa, además, en otro sistema men- cerebro debería tener claro, bien pronto, que en
sajero del cerebro: en el sistema de recompensa, este tubo estrecho y ruidoso no se puede contar
que gobierna nuestra motivación. Aquí, la molé- con licores o cerveza. Pero la escala de activación
cula decisiva es la dopamina, que se libera en el en los centros de atención indica las enormes di-
núcleo accumbens. Por lo general, los estímulos ficultades que las personas alcoholdependientes
que desempeñan una función importante en la tienen para ignorar imágenes referentes al alco-
supervivencia de la especie (los relacionados con hol. De hecho, aproximadamente un tercio de
la reproducción, la comida o las relaciones sociales) nuestros pacientes lamenta el efecto fatídico de la
se cuidan de que se libere dopamina. Esta sustan- publicidad de marcas alcohólicas en la televisión,
cia mensajera aumenta nuestras expectativas y sobre todo cuando aparecen en situaciones tales
deseos. Semejantes sensaciones placenteras in- como después de un partido de fútbol internacio-
fluyen después en nuestra conducta; intentamos nal, en las que, tiempo atrás, habían disfrutado
volverlas a experimentar y, por consiguiente, hace- con la bebida.
mos las mismas cosas que en el pasado liberaron Hablando con propiedad, el sentimiento de
dopamina. Algunas otras drogas desencadenan felicidad al consumir drogas no se origina por
también el mismo mecanismo, lo que explica su la dopamina, sino por las endorfinas, sustancias
potencial de crear dependencia. opiáceas endógenas, que se liberan, asimismo, por
Al igual que en el caso del sistema NMDA y del el alcohol y actúan en el estriado ventral. Hemos
GABA, el cerebro trata de adecuar también el sis- descubierto en los adictos alteraciones funestas:
tema de recompensa al consumo continuado de tienen un número más alto de determinados
alcohol. Para ello, reduce el número de puntos puntos de enlace con las endorfinas: los recep-
de fijación de dopamina, los receptores D2 , para tores opioides µ. Si estas personas beben alcohol,
protegerse de la permanente inundación de ese pueden ligarse más endorfinas, de manera que la
Para saber más neurotransmisor. Pero el efecto del alcohol va más droga actúa de modo especialmente gratificante.
The role of glutamatergic neu-
allá, según se revela en la resonancia magnética Ello explica el alto riesgo de reincidencia de los
rotransmission in the patho-
physiology of alcoholism. nuclear. Al mostrarles a pacientes adictos al alco- pacientes.
G. Tsai, J. T. Coyle en Annual hol imágenes en las que aparecían vino o cerveza, En este punto entran en juego determinados
Review of Medicine, vol. 49,
págs. 173-184, 1998. se activaban —al contrario que en las personas medicamentos, entre ellos, la naltrexona. Al blo-
Selective genotyping for the no adictas— las regiones cerebrales que rigen la quear los receptores opioides µ, este fármaco re-
role of 5-HT2A, 5-HT2C, and atención: el cíngulo anterior y la corteza prefron- duce de manera notable el riesgo de recaída. No
GABA alpha 6 receptors and
the serotonin transporter tal medial adyacente. Cuanto más fuerte se regu- obstante, la mera administración del medicamen-
in the level of response to laban los receptores D2 , con tanta más intensidad to, sin una asistencia psicosocial complementaria,
alcohol: A pilot study. M. A.
se disparaban los centros de atención a la vista de no basta. El paciente ha de poner tenaz empeño en
Schuckit et al. en Biological
Psychiatry, vol. 45, n.o 5, las bebidas alcohólicas. la abstención; solo así le puede ayudar el fármaco.
págs. 647-651, 1999. Esto explica por qué les resulta tan difícil a los En resumen, todos estos conocimientos ponen
Neurobiologie der Alkohol-
alcohólicos percibir otros estímulos como grati- de manifiesto que los sujetos adictos al alcohol
und Nikotinabhängigkeit.
A. Heinz, A. Batra. Kohlham- ficantes y agradables. Les parece poco menos que sufren alteraciones en sus funciones cerebrales,
mer, Stuttgart, 2003. imposible hallar algo sin relación con el alcohol cuya dimensión guarda relación con el riesgo de
Correlation between dopa-
que les recompense y satisfaga, sea una relación reincidencia. Carece, pues, de fundamento la opi-
mine D2 receptors in the
ventral striatum and central amorosa, un objetivo en la vida o el simple pla- nión harto extendida que declara a los alcohólicos
processing of alcohol cues cer de una buena comida. Cuanto más grave es personas «débiles de voluntad» o «hedonistas».
and craving. A. Heinz et al. en
American Journal of Psychiatry, el deterioro del sistema de dopamina, tanto más No se nace con cerebro de alcohólico; es preci-
vol. 161, n.o 10, págs. 1783-1789, fuertemente se fija la atención en las habituales samente el consumo excesivo de alcohol el que
2004.
imágenes del alcohol. altera el cerebro.
Correlation of stable ele-
vations in striatal µ-opioid
receptor availability in detoxi-
Cualquiera puede volverse adicto
fied alcoholic patients with
Este fenómeno sucede incluso en situaciones tan
alcohol craving. A. Heinz et al.
en Archives of General Psychia- insólitas como en una permanencia de algo más Andreas Heinz es director de la Clínica de Psiquiatría
try, vol. 62, n.o 1, págs. 57-64, de treinta minutos en el aparato de espín nuclear,
y Psicoterapia de la Universidad Charité en Berlín.
septiembre de 2005
con el que observamos la actividad cerebral de los Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 14

74 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


TIPOS DE ADICCIÓN

Compra compulsiva
Las compras pueden pasar de ser por necesidad o simple placer ocasional
a convertirse en un afán desmedido que requiere tratamiento.
Sin embargo, los afectados no piden ayuda hasta que las deudas les ahogan
o su relación de pareja se tambalea

A STRID MÜLLER

L
a primera vez que la señora L. acudió a impulso de comprar y seguir comprando. Incluso
  la consulta estaba abatida. Las peleas a veces ocultaba las compras para que no las vie-
  con su marido eran continuas. El mo- ran ni su marido ni sus hijos. El sótano ya estaba
  tivo, por regla general, eran las cartas repleto de cajas desbordadas con floreros, cojines
  de aviso de facturas impagadas que y candelabros. Por miedo, la señora L. no compro-
llenaban el buzón de casa. L., al parecer, derro- baba el saldo de su cuenta bancaria; tampoco se BOTÍN REVELADOR
chaba demasiado dinero en ropa y complementos atrevía a abrir el correo. Su comportamiento la Los compradores compulsi­
para el hogar. Día sí, día también, se encapricha- avergonzaba tanto que no podía hablar del tema vos pierden con rapidez la
ba con artículos que «necesitaba» poseer. Pero con nadie. ilusión de sus nuevos objetos
la ilusión por los objetos recién adquiridos des- Sin embargo, muchas personas presentan el mientras que los números
rojos irrumpen en su cuenta
cendía presto. No obstante, no podía resistirse al mismo problema que L.: para ellas, la necesidad
bancaria.
EP OGAN
/ ZEYN
PHOTO
ISTOCK

ADICCIONES 75
TIPOS DE ADICCIÓN

de comprar se convierte en una adicción. Al prin- Algunos sienten verdadero placer al comprar.
EN SÍNTESIS
cipio, las compras resultan un modo de ahuyentar Es cierto que la intensidad de los momentos de
Consumo el mal humor o de recompensar el trabajo rea- satisfacción no alcanza el éxtasis que proporcio-
sin control lizado; después, con el tiempo y la persistencia, nan las drogas, pues el acto de comprar apenas

1 Adquirir objetos inútiles se convierten en un problema serio que requiere altera la consciencia, pero en la imaginación del
de forma persistente y tratamiento. Entre los psicólogos se conoce como afectado la sensación de placer parece infinita.
durante un período prolon­ «trastorno de compra compulsiva». Mientras consumen, muchos se imaginan los elo-
gado puede significar un Los afectados casi nunca utilizan los objetos gios y los gestos de admiración que recibirán por
trastorno de adicción a la
comprados. Muchas veces ni los desempaque- su acertada elección.
compra: el acto de comprar
tan. Con frecuencia silencian haberlos adqui-
activa la sensación de placer Frustración, no diversión
que, sin embargo, no tarda
rido o los esconden. Incluso en muchos casos
en desvanecerse. se olvidan por completo de su existencia. El El efecto, sin embargo, es efímero. Al pasar por
tipo de producto depende de las preferencias caja o, en su caso, al recibir el pedido, aparecen

2 Los afectados son cons­


cientes de la inutilidad
de sus actos, mas no pueden
de cada cual: desde zapatos y bolsos, pasando
por artículos electrónicos o utensilios de cocina,
el arrepentimiento, la vergüenza y la mala cons-
ciencia. Los problemas reprimidos durante unos
hasta alimentos. No siempre las compras son de instantes vuelven a emerger.
controlarlos. Las consecuen­
cias son sentimientos de consumo propio; en ocasiones estas personas En cierto modo, a todos nos asalta el impulso de
miedo, vergüenza y depre­ también gustan obsequiar a los demás. Algunos realizar una compra insensata de vez en cuando.
siones... además de una afectados se complacen con los cumplidos y la No obstante, el comprador compulsivo se dife-
deuda creciente. atención personal y exclusiva que reciben a cam- rencia del consumidor de ofertas ocasional o del
bio, incluso con el trato casi amistoso de los ven- que se da una alegría para compensar un mal

3 Existen pocos trata­


mientos para este tipo
de trastorno. La terapia
dedores. En cambio, otros prefieren el supuesto
anonimato que les proporciona la compra por
día por la frecuencia exagerada y las cantidades
desmedidas en las adquisiciones que exceden sus
conductual demuestra los catálogo e Internet. capacidades económicas. Los adictos a las com-
primeros resultados de éxito. Aun así, más que el producto adquirido o la for- pras intentan mitigar, justificar o, con frecuen-
ma de comprar, lo que en realidad cuenta para cia, disimular las consecuencias negativas de su
los compradores compulsivos es el acto en sí. Les comportamiento a través de mentiras o engaños.
SUBIDÓN CON LA TARJETA resulta una suerte de evasión: los sujetos se con- Por ejemplo, en aras de satisfacer su necesidad
El acto de comprar desata centran de tal modo en el acto de comprar que cometen a veces delitos como la falsificación de
una sensación de placer en olvidan los sentimientos desagradables y rehuyen cheques o los pedidos con nombre falso.
los afectados. El objeto adqui­ de los conflictos. Para ellos no existe ninguna es- En 1994, la psiquiatra Susan McElroy, de la
rido en sí es algo secundario. trategia de distracción tan rápida, efectiva y de Universidad de Cincinnati, formuló los criterios
Mientras compran, los proble­
aceptación social como ir de compras. científicos de diagnóstico para el comprador com-
mas desaparecen.
pulsivo. Los afectados son totalmente conscientes
de su conducta descontrolada de consumo y de los
daños resultantes, sin embargo, no son capaces de
dominar su impulso. Por otro lado, la conducta de
compra compulsiva no se manifiesta de un día
para otro, sino que se desarrolla de modo pro-
gresivo a lo largo de los años. La mayoría de los
pacientes enmascara su pérdida de control hasta
que las deudas les ahogan o la pareja amenaza
con dejarles.
Si bien este trastorno de conducta puede pare-
cer a priori un fenómeno de nuestros días, nada
más lejos: el psiquiatra alemán Emil Kraepelin
ISTOCKPHOTO / MARCUS CLACKSON

(1856-1926) ya lo describió hace más de un siglo.


Kraepelin registró en sus manuales este compor-
tamiento bajo el nombre de «oniomanía» (compra
compulsiva) y lo catalogó como un trastorno del
control de impulsos.

76 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Pese a la larga existencia del concepto, las in- se trata más bien de una afección añadida de otras
vestigaciones relacionadas son escasas. Psicólogos enfermedades psiquiátricas. Hasta el momento,
y sociólogos no empezaron a interesarse más por los científicos no han logrado responder con certe-
el problema hasta los años noventa del siglo pa- za la cuestión. Tampoco existe un modelo exhaus-
sado. Sin embargo, se encuentra muy extendido. tivo sobre las causas que originan el trastorno de
En Alemania se indica que un 6 por ciento de los la compra compulsiva.
adultos está expuesto a padecer el trastorno, si es No obstante, cada vez existen más indicios de
que no lo sufre ya, según se desprende de la en- que problemas de autoestima, alta impulsividad
cuesta llevada a cabo en 2005 por investigadores y bajo autocontrol contribuyen a la adicción a las
de las universidades de Hohenheim y Ludwigsha- compras. Los pacientes se describen a menudo a sí
fen. Lorrin Koran, de la Universidad de Stanford, mismos como personas inseguras y con miedo so-
obtuvo resultados muy similares en 2006: junto cial. Existe una estrecha relación entre el impulso
con su equipo constató que en EE.UU. hasta un consumista y el estado emocional. En muchos ca-
6 por ciento de la población manifiesta síntomas sos, un estado de ánimo bajo provoca los «ataques
de adicción a las compras. Los dos trabajos se- de compras». También influye el entorno cultural
ñalan, además, que esta conducta desadaptativa y social. El fenómeno de la compra compulsiva se
es más frecuente en jóvenes que entre personas conoce casi únicamente en países con sistemas
mayores. En España se estima que un 7 por ciento económicos capitalistas.
de la población es compradora compulsiva, según Asimismo se considera la existencia de posi-
informó en 2014 el Hospital de Bellvitge. bles causas neurobiológicas, como por ejemplo,
El hábito de comprar en exceso se considera un un desequilibrio en la dopamina y la serotonina.
problema típico de mujeres. En efecto, los resul- No obstante, debido a las numerosas enfermeda-
tados de numerosos estudios indican que entre des concomitantes, resulta difícil atribuir tales
un 80 y un 95 por ciento de los pacientes diag- alteraciones de forma específica a la adicción a
nosticados por compra compulsiva son mujeres. las compras.
Sin embargo, ambos sexos presentan la mismas
probabilidades de padecer el trastorno obsesivo
Impulsos irrefrenables
compulsivo, según la investigación de Koran. Los expertos discrepan a la hora de catalogar esta ¿Adictos o no?
Muchos afectados acumulan sus compras en psicopatología en el sistema de clasificación psi- En 1994, la psiquiatra Susan
casa. El creciente desorden y la incapacidad de en- quiátrica. Para la mayoría de los psiquiatras debe- McElroy, de la Universidad­
de Cincinnati, formuló
contrar las cosas provocan nuevas adquisiciones ría considerarse como un trastorno del control de los siguientes criterios de
inútiles. Las actividades sociales, como invitar a los impulsos, categoría bajo la que se reúnen otras diagnóstico para la compra
los amigos a cenar a casa, se reducen por la ver- conductas que perjudican al propio afectado o a compulsiva:
güenza del caos que de manera progresiva inunda personas de su entorno, caso de la cleptomanía y n Actos o ansias de comprar
de forma irracional, con
el hogar. Asimismo, los afectados pierden cada vez la ludopatía. La compra compulsiva tiene en co-
impulsos irrefrenables
más la capacidad de decidir sobre la conveniencia mún con tales trastornos la incapacidad por par- y dominantes.
de comprar un producto, dado que ya no saben te del paciente de resistirse a los impulsos y de n Adquisición de más artículos
lo que poseen e ignoran su verdadera situación justificar de forma racional su comportamiento. de los que puede permitirse
económica. Además, los compradores compulsivos persisten, el afectado.

Entre los compradores compulsivos que acuden a pesar de las consecuencias negativas, en su con-
n Compras continuadas de
productos inútiles durante
a tratamiento, más de un 90 por ciento padece ducta, característica que también aparece en el prolongados períodos de
como mínimo una afección psíquica concomitan- trastorno del control de impulsos. tiempo.
te. Según un estudio desarrollado en el Hospital Por su parte, otros autores contemplan el meca- n Sufrimiento considerable a
Universitario de Erlangen, entre los trastornos nismo psicológico que aparece tras la compulsión causa de la constante nece-
sidad de comprar; alteración
más comunes se encontraban la depresión y las de las compras como una verdadera adicción, pero
de las funciones sociales o
fobias, con un 80 por ciento, y uno de cada tres sin necesidad de sustancias adictivas. Según este laborales, y aparición de pro-
pacientes padecía trastornos alimentarios u otro razonamiento, la dependencia a las compras, al jue- blemas financieros (deudas
o quiebra).
tipo de adicción. go, al trabajo, al sexo o a Internet puede clasificarse
n Manifestación de excesos
Ante la cantidad de síntomas concomitantes, bajo una misma categoría: conductas adictivas.
de compras no solo durante
debemos plantearnos si la compra compulsiva es La discusión sobre si se trata de un impulso las fases maníacas o hipo-
un síndrome con entidad propia o si, en cambio, descontrolado o de una adicción es probable que maníacas.

ADICCIONES 77
TIPOS DE ADICCIÓN

Indicador de Hohenheim
El equipo de investigación de la compra compulsiva en la Universidad de Hohenheim desarrolló en 2005 un cuestionario para deter­
minar signos de la patología en pacientes o probandos. A continuación, algunas de las 16 preguntas:

En desacuerdo De acuerdo

Cuando tengo dinero, siento la necesidad de gastarlo.


A menudo siento una necesidad incomprensible,
un deseo imperioso, de salir y comprar cualquier cosa.

Muchas veces compro algo solo porque es barato.

Más de una vez me he comprado algo que, en realidad,


no me podía permitir.
Ir de compras es para mí una forma de huir de la desagradable
cotidianidad y de relajarme.
A veces tengo mala conciencia después de haberme comprado algo.

(Screeningverfahren zur Erhebung von kompensatorischem und süchtigem Kaufverhalten (Sksk). G. Raab et al. Hogrefe, Gotinga, 2005)

importe poco a los pacientes, mas la confusión ataques de compra a través del conocimiento del
en la clasificación científica del trastorno dificulta origen de sus impulsos. Al mismo tiempo asimi-
la proliferación de tratamientos. Pese a que los lan una conducta de consumo adecuado. Ya que
excesos de consumo generan un enorme sufri- los compradores compulsivos presentan, por lo
miento entre los afectados y su entorno, a menu- general, dificultades para administrar de manera
do los médicos y los psicólogos pasan por alto o correcta su dinero, el programa incluye el apren-
trivializan los síntomas. Aunque las fobias y las dizaje y entrenamiento en la gestión de finanzas,
depresiones concomitantes se asisten con éxito, así como en el uso de las tarjetas de débito y de
raras veces se logra normalizar la conducta de crédito. Si bien la mayoría de los pacientes no
compra del paciente. administran sus propias cuentas bancarias —los
Por tal motivo, los medicamentos establecidos bancos les han retirado las tarjetas o bien algún
no suelen funcionar. Así, por ejemplo, un tra- familiar ha asumido la responsabilidad financie-
Para saber más tamiento con antidepresivos ayuda en contadas ra—, estas son solo ayudas provisionales; tarde o
A review of compulsive ocasiones a solventar el problema. Asimismo, los temprano los pacientes deberán gestionar de nuevo
­buying disorder. D. W. Black escasos estudios publicados sobre los inhibidores su dinero.
en World Psychiatry, vol. 6,
págs. 14-18, 2007. de la recaptación de serotonina (SSRI) en compra- En 2008, a través de un estudio con un grupo de
A randomized, controlled tail dores patológicos no demuestran una eficacia con- terapia de 60 afectados, demostramos que el tra-
of group cognitive behavioral trastada de tales sustancias respecto a un ­placebo. tamiento resulta eficaz. Tras la terapia, la mitad de
therapy for compulsive buying
disorder: Posttreatment and los probandos no manifestaba los criterios relacio-
6-month follow-up results. Aprender a consumir nados con una adicción a las compras, aunque en
A. Müller et al. en Journal of
Clinical Psychiatry, vol. 69,
Los primeros tratamientos con psicoterapia han muchos perduraban algunos síntomas. Por ahora,
págs. 1131-1138, 2008. dado resultados favorables. El equipo de investi- el desarrollo e investigación de este tipo de pro-
Shoppen ohne Ende. Wenn gadores de James Mitchell, psiquiatra de la Uni- puestas de tratamiento específicas se vislumbra
kaufen zur Sucht wird.
C. Karsten. Patmos, Düssel-
versidad de Dakota del Norte, ha desarrollado una como el vestigio más prometedor para abordar el
dorf, 2008. terapia cognitiva conductual ideada para compra- problema de la compra patológica.
Compulsive buying. A. Müller, dores compulsivos. Por su parte, el departamento
J. E. Mitchell y M. de Zwann
de enfermedades psicosomáticas y psicoterapia
en The Oxford handbook of
impulse control disorder, del Hospital Universitario de Erlangen ha creado Astrid Müller es psicóloga e investigadora en la Escuela
págs. 398-409. Oxford Univer- una versión alemana del mismo programa. En
de Medicina de Hannover.
sity Press, Nueva York, 2011.
12 sesiones los pacientes aprenden a reducir sus Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 46

78 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


VISITA NUESTRA WEB
www.investigacionyciencia.es

FUENTE DE INFORMACIÓN
DE REFERENCIA
Más de 10.000 artículos elaborados
Ǹß`žx³îŸ‰`¸äxĀÇxßî¸äÍ

ORGANIZACIÓN TEMÁTICA
Consulta todos los contenidos
de la página web organizados
Ǹß­DîxߞDä`žx³îŸ‰`DäÍ

BUSCADOR REFINADO
Obtén resultados más precisos con
§¸ä‰§î߸älxUùäÔøxlDDþD³ąDlDÍ

HEMEROTECA DIGITAL
Accede a todas nuestras revistas
digitalizadas en pdf.

ARTÍCULOS INDIVIDUALES
lÔøžxßxǸßäxÇDßDl¸§¸ä
DßîŸ`ø§¸äÔøx­Eäîxž³îxßxäx³Í

ACTUALIDAD CIENTÍFICA
2xäx¶DälxîßDUD¥¸ä`žx³îŸ‰`¸ä
actuales elaboradas por nuestro
xÔøžÇ¸xlžî¸ßžD§Í

SCILOGS Síguenos
La mayor red de blogs de
ž³þxäDl¸ßxä`žx³îŸ‰`¸äÍ
en las redes sociales
SUSCRIPCIONES A LA CARTA
Accede a todas nuestras
publicaciones en el formato
Ôøxîxßxäø§îx­Eä`¹­¸l¸
(papel, digital o ambos).

BOLETINES TEMÁTICOS
2x`žUxßDîžääx§x``ž¸³xäÇxߞ¹lž-
cas de todos nuestros contenidos
sobre una materia determinada:
medicina y salud, energía y
medioambiente, astronomía...

REDES SOCIALES
Comparte nuestros contenidos
en Facebook, Twitter y Google+.

SINDICACIÓN
DE CONTENIDOS
Artículos, noticias, blogs...
TR ATA MIENTOS

Cerebro transparente
y educable
Las nuevas técnicas de neuroimagen permiten observar la actividad
cerebral en tiempo real. Gracias a ello, los pacientes aprenden a corregir
por sí solos los circuitos defectuosos de su encéfalo

HE ATHER CHAPIN Y SE AN M ACKE Y

M
elanie Thernstrom se encuen­ Stanford para probar una nueva técnica, la neu­
EN SÍNTESIS
tra tumbada, inmóvil, en el rorretroalimentación por imágenes de resonancia
Autocuración tubo del tomógrafo de reso­ magnética funcional (RMf) en tiempo real. Con­
en el laboratorio nancia magnética mientras siste en lo siguiente: el sujeto debe anular por sí

1 Con la neurorretroali- trata de ignorar el zumbido mismo los procesos cognitivos dañinos o adver­
mentación basada en la ruidoso de la máquina y centra su atención en sos en su cerebro siguiendo el patrón de la propia
imagen por resonancia mag- la llama parpadeante del monitor situado ante actividad cerebral. Es decir, en lugar de entrenar
nética funcional, los pro- sus ojos. El fuego salta de un lado a otro; su ta­ nuevas conductas, estas personas procuran mo­
bandos pueden observar su
maño cambia sin cesar, como el dolor abrasador dificar durante la sesión la actividad neuronal con
actividad cerebral en tiempo
que siente en la nuca y en los hombros y que tan la fuerza de su pensamiento.
real dentro del tomógrafo y
tratar de controlarla con la
pronto se inflama con gran viveza como pasa casi Para nuestro ensayo contamos con ocho pro­
fuerza de su pensamiento. desapercibido. bandos sanos y otros tantos pacientes con dolo­
En realidad, el tamaño de la llama representa res crónicos. Todos debían elaborar estrategias

2 Esta técnica podría


ofrecer a los pacientes
la posibilidad de autocon-
la actividad de una región concreta del cerebro
de Thernstrom, a saber, la corteza cingulada an­
mentales para apagar el fuego que aparecía en
el monitor. Mientras, un programa analizaba la
terior (CCA). Esta región prosencefálica interviene, actividad de su CCA y adaptaba, en tal conformi­
trolar los circuitos cerebrales
defectuosos, de manera entre otras funciones, en la percepción del dolor. dad, el tamaño de la llama. Acto seguido, los pa­
que podrían reducir por sí A medida que se intensifica la sensación de ardor cientes con dolor crónico evaluaron la intensidad
mismos el dolor crónico, los en la espalda de la paciente, aumenta también de sus molestias en una escala del uno al diez.
síntomas del párkinson o los la actividad de la CCA y, por ende, el fuego de la En el caso de los participantes sanos medimos
problemas de adicción. pantalla. La tarea de la paciente es tratar de miti­ el umbral doloroso en la palma de la mano con
gar la llama con la fuerza de su pensamiento. Los un pequeño dispositivo que se iba calentando de
3 También podría fomen-
tarse la creatividad y la
atención a través de este
científicos, que contemplan a la mujer a través de
la ventana de la sala de control, confían en que,
manera progresiva hasta causar dolor.
Con todo, no resulta nada sencillo modificar la
método. con la ebullición neuronal de esta región, se alivie propia actividad cerebral. Al igual que un bebé
también el dolor. aprende por ensayo y error a sujetar un objeto
Thernstrom padece dolores crónicos de espalda. con los dedos, los probandos debían averiguar
Se ha apuntado a nuestro grupo de la Universidad primero qué ideas avivaban el fuego y cuáles lo

80 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


CORBIS / ADRIANNA WILLIAMS

CRÁNEO CABLEADO
La actividad cerebral de los
pacientes se puede vigilar
y regular mediante técnicas
de neuroimagen.

ADICCIONES 81
TR ATA MIENTOS

La actividad de extinguían. Thernstrom se imaginó, al principio, RMf, se proponía a los sujetos que modificaran la

las estructuras que se encontraba en la playa y que la llama se imagen visualizada, de manera que regulaban con
correspondía al calor agradable del sol. Sin em­ ello la propia actividad cerebral.
cerebrales más bargo, lejos de conseguir el efecto deseado, la El potencial terapéutico de la neurorretroa­
profundas llama se acrecentó. A continuación se le ocurrió limentación despertó muy pronto el interés de

apenas se capta una idea brillante. Recordaba la historia de un numerosos científicos. Examinaron el método en
mártir religioso que fue sacrificado en la hoguera. distintos trastornos (entre otros, la depresión, las
a través de Cuando se planteó cómo podría escaparse de esa adicciones y los dolores crónicos). Incluso algunos
la superficie situación, el fuego de la pantalla desapareció de enfermos con epilepsia aprendieron a regular los

craneal forma repentina, al igual que los pinchazos que ritmos neuronales que subyacían a sus crisis.
sentía en la nuca. En definitiva, cada cual des­ Sin embargo, la neurorretroalimentación por
cubre su propia estrategia para adueñarse de su EEG presenta de un inconveniente grave: las se­
actividad cerebral. ñales que detectan los electrodos son difíciles de
En nuestra investigación comprobamos que atribuir a una región cerebral concreta. En par­
tanto las personas sanas como las aquejadas ticular, la actividad de las estructuras cerebrales
de dolor conseguían manipular sus molestias. más profundas, que participan en numerosas
Cuanto mejor controlaban su ACC, menos dolo­ enfermedades, apenas se capta a través de la su­
res sentían. Según opinaban los pacientes, su perficie craneal.
dolor se había reducido casi a la mitad. Además, Durante los años noventa del siglo xx se in­
tras desconectar los monitores, con lo que desapa­ trodujo la resonancia magnética funcional como
recía la retroalimentación visual, los probandos técnica de imagen neuronal [véase «Evolución de
continuaron gobernando su ACC durante cierto las imágenes cerebrales», por A. von Hopffgarten;
tiempo. El entrenamiento parecía actuar, pues, Mente y cerebro n.o 55, 2012]. Dicha técnica, en
de forma sostenida. la actualidad muy extendida, permite medir el
contenido de oxígeno en la sangre. Si se activan
Investigación pionera las neuronas de una región cerebral determinada,
La neurorretroalimentación por resonancia mag­ precisarán más oxígeno de los vasos sanguíneos
nética funcional en tiempo real representa un de la vecindad, con lo que el flujo sanguíneo por
método terapéutico relativamente nuevo, aun­ esa región aumentará. La relación entre la sangre
EL ALIVIO DEL TORMENTO
Cuando sentimos dolor, se que los investigadores trabajan desde hace ya casi muy poco oxigenada constituye, pues, un indi­
excita la corteza cingulada cuarenta años con una aplicación similar median­ cador fiable de la magnitud de activación en el
anterior (amarillo). La neu- te la electroencefalografía (EEG). Con ayuda de cerebro.
rorretroalimentación por electrodos en la superficie del cuero cabelludo El primer paso hacia la neurorretroalimen­
resonancia magnética se captaba la actividad eléctrica de los fascículos tación por RMf lo dieron en 1995 Robert Cox y
funcional permite reducir nerviosos, fenómeno que el probando visualizaba sus colaboradores, por entonces en la Escuela de
su actividad y mitigar, en
en el monitor. Como en nuestro experimento con Medicina de Wisconsin. Los biofísicos hallaron
consecuencia, los dolores.
DE: «REAL-TIME FMRI APPLIED TO PAIN MANAGEMENT». H. CHAPIN
ET AL. EN NEUROSCIENCE LETTERS, VOL. 520, PÁGS. 174-181, 2012,
REIMPRESO CON PERMISO DE ELSEVIER/CCC

82 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


El paciente
reduce el fuego
con la fuerza del
pen­samiento. El dispositivo (Thermode)
que se coloca en la palma
El tamaño de la
de la mano del probando
llama del mo-
se calienta hasta que le
nitor se corres-
produce dolor.
ponde con la
actividad de la
corteza cingula-
da anterior.

El sujeto evalúa
la intensidad del
dolor mediante
un botón.

JASON LEE
Gimnasia imaginaria ESPIONAJE DE ALTURA
un modo de analizar los datos de la imagen cere­
Durante la neurorretroalimen-
bral en tiempo real; no después del experimento, Durante una pausa semestral, los probandos de­ tación por resonancia magné-
como era lo usual en esa época. De esa manera, los bían seguir ejercitándose en su casa en la «reani­ tica funcional en tiempo real,
investigadores podían presentar a los probandos mación» de la citada región cerebral. El grupo de un tomógrafo registra en el
las señales de RMf en el momento que sucedían control, es decir, los participantes que no habían paciente la actividad neuronal
para que ellos mismos las modificaran con la fuer­ recibido retroalimentación de la actividad de su de una región concreta del
za de su pensamiento. corteza motora durante la resonancia, también cerebro, como puede ser la
corteza cingulada anterior
Un poco más tarde, nuestro grupo de Stanford, practicaron con regularidad el movimiento ima­
(CCA, área que interviene en
junto con el neuroinvestigador Christopher de­ ginario.
la percepción del dolor). Una
Charms, inició una aplicación práctica de la ima­ Cuando los investigadores convocaron a los par­ computadora transforma la
gen por resonancia magnética funcional con fines ticipantes por segunda vez al laboratorio, aquellos señal en una imagen simbóli-
terapéuticos. Nos centramos en el tratamiento que habían recibido la neurorretroalimentación ca, una llama, cuyo tamaño se
de individuos que padecían dolores, caso de la activaron la AMS de manera más notable que los transforma según la actividad
paciente Melanie Thernstrom. Otros científicos probandos de control. Además, obtuvieron mejo­ de la CCA. El probando trata
utilizaron la neurorretroalimentación por RMf res resultados en la tarea de velocidad. Y, lo que es de apagar la llama con la fuer-
za de su pensamiento; de esta
para aliviar los síntomas de la enfermedad de Par­ más importante, el característico temblor síntoma
manera reduce la sensación
kinson. Leena Subramanian y otros investigadores de la enfermedad de Parkinson se redujo.
de dolor.
de la Universidad de Cardiff ensayaron en 2011 La contemplación de las regiones cerebrales
esta técnica con pacientes que presentaban un mediante RMf en tiempo real aportó, tal y como
párkinson incipiente. Invitaron a los participan­ ocurrió en estos estudios, sorprendentes cono­
tes al laboratorio en dos ocasiones. En la primera cimientos. No obstante, esta metodología topó
visita se les solicitó, una vez tumbados en el tomó­ pronto con limitaciones: cada pensamiento y cada
grafo, que imaginasen un movimiento corporal sentimiento activan redes extensas de grupos de
determinado mientras los neurocientíficos les células nerviosas. Hasta los procesos más simples
mostraban, a través de un monitor, la actividad (oler una flor, por ejemplo) ponen en marcha una
momentánea del área motora suplementaria (o «coreografía» de procesos neuronales.
AMS, región de la corteza cerebral que se relaciona Supondría un gran avance que los pacientes
con los movimientos motores y se halla menos supieran dirigir la interrelación de varias regiones
activa en las personas con párkinson que en las cerebrales con ayuda de la neurorretroalimenta­
sanas). En cuanto los pacientes pensaban en el ción. Mas, para ello, los investigadores tendrían
movimiento correspondiente, su AMS se ponían que clasificar el patrón complejo de activación del
en marcha. cerebro para estados mentales determinados. De

ADICCIONES 83
TR ATA MIENTOS

momento, los científicos han logrado «leer» de vez que nos impresionan ciertas escenas y luego
un modo sencillo el pensamiento mediante RMf. las evocamos. Tras la resonancia, los probandos
La búsqueda de una impronta neuronal de pro­ debían reconocer las fotografías que habían visto
cesos imaginarios específicos resulta laboriosa: al entre un total de 500.
principio, la persona ha de contemplar miles de Como comprobaron los investigadores del MIT,
fotografías dentro del tomógrafo de resonancia; a los sujetos reconocieron mejor las escenas que ha­
continuación, los patrones correspondientes de bían contemplado cuando su PPA se encontraba
activación se almacenan, junto con las imágenes, activa. Así pues, parece posible acelerar los proce­
en un banco de datos. Si el ordenador registra un sos de aprendizaje si adaptamos nuestro programa
patrón conocido durante un barrido de la RMf, de entrenamiento al estado real del cerebro.
puede inferir lo que el probando está visualizan­ De momento, un uso extendidio de la neurorre­
do en ese momento [véase «El maravilloso cere­ troalimentación por RMf no resulta posible. La ra­
broscopio», por Christof Koch; Mente y cerebro zón principal radica en que un escáner de RMf vale
n.o 59, 2013]. Como la codificación de las ideas y una fortuna; en otras palabras, medir la actividad
de los recuerdos varía de un cerebro a otro, los neuronal solo para aprender algunos vocablos resul­
investigadores necesitan abordar estos bancos de taría un enorme dispendio. Por ello, este método se
datos de forma individual para cada probando. aplicará sobre todo para combatir las enfermedades
La primera aplicación potencial de este méto­ que no responden bien a los tratamientos al uso,
do la descubrió Stephen LaConte, hoy en el Ins­ como son el dolor crónico o la adicción.
tituto de Investigación Virgina Tech Carilion, en Es muy probable que la resonancia magnética
Roanoke. Gracias al patrón de activación cerebral funcional en tiempo real pueda combinarse con
logró saber si un fumador estaba deseando encen­ técnicas de imagen móviles más accesibles eco­
derse un cigarrillo en ese preciso momento. Si se nómicamente, como el EEG o la espectroscopía
pudiese reducir la actividad de la red cerebral con de infrarrojo cercano (EIC). El principio de EIC se
la fuerza del pensamiento, los adictos al tabaco parece al de RMf, con la diferencia de que registra
quizá podrían superar el vicio. la actividad cerebral con la ayuda de la luz en vez
El potencial de la RMf en tiempo real no se li­ de utilizar un imán. Aunque EEG y EIC no ofrecen
mita al tratamiento de las enfermedades; también la misma resolución que la imagen por resonancia
Para saber más permite elaborar tácticas que estimulan la crea­ magnética funcional, los investigadores podrían
Decoding fMRI brain states tividad personal. Cuando una persona descubre elaborar un patrón de la actividad cerebral regis­
in real-time. S. M. LaConte
en NeuroImage, vol. 56, cómo hacer que su cerebro sea «más creativo», trado mediante neurorretroalimentación por RMf
págs. 440-454, 2011. puede entrenarlo a diario, de forma parecida a a la impronta de EEG o EIC
Real-time functional magne- los ejercicios de los individuos con párkinson del La neurorretroalimentación por RMf en tiempo
tic resonance imaging
neurofeed­back for treatment estudio citado antes. real nos ofrece la oportunidad de mirar bajo el
of Parkinson’s disease. Los neuroinvestigadores han dado ya los prime­ capó, es decir, de acceder a los orígenes de los pro­
L. Subramanian et al. en Jour-
nal of Neuroscience­, vol. 31,
ros pasos para estimular el rendimiento cognitivo cesos de pensamiento conscientes e inconscien­
págs. 16.309-16.317, 2011. gracias a las imágenes por resonancia magnéti­ tes. Ello permite a los terapeutas la posibilidad de
Real-time fMRI applied to pain ca funcional en tiempo real. Se sabe, desde hace tratar a sus pacientes a la vez que monitorizan las
management. H. Chapin et al.
en Neuroscience Letters,
tiempo, que la capacidad humana para asimilar respuestas de su cerebro a ese tratamiento. Tam­
vol. 520, págs. 174-181, 2012. nueva información fluctúa: a veces nos resulta bién abre camino a las terapias y rutinas de ejer­
fácil aprender; otras nos cuesta y ni siquiera recor­ cicio que evolucionan al ritmo de la adaptación
En nuestro archivo damos las palabras. El equipo de John Gabrieli, del del cerebro. Sin olvidar que con la exploración de
Origen de los chips cerebrales. Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), este novedoso panorama, tanto para avanzar en
J. Horgan en MyC n.o 15, 2005.
intentó averiguar en 2012, por medio de RMf en la investigación como para acelerar la curación
Neurorretroalimentación.
U. Kraft en MyC n.o 18, 2006. tiempo real, los plazos en los que los probandos de los trastornos, empezamos a aprender sobre
Marcapasos para el cerebro. eran más receptivos. ¿Podría mejorarse así el ren­ la capacidad de autodirigir nuestro crecimiento.
M. L. Kringelbach y T. Z. Aziz dimiento educativo?
en MyC n.o 40, 2010.
Mostraron a los participantes 250 imágenes Heather Chapin trabaja en la facultad de medicina
Neuromodulación contra
la depresión resistente. durante la resonancia al tiempo que medían la de la Universidad Stanford. Sean Mackey es profesor de
C. V. Torres Díaz et al. en MyC medicina del dolor y neurología en este mismo centro.
actividad del área parahipocámpica de lugar (PPA,
n.o 55, 2012.
por sus siglas en inglés), región que se excita cada Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 67

84 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


Otros títulos
de la colección
uadernos

Nuestros mejores artículos sobre los grandes Puedes adquirirlos en

temas de la psicología y las neurociencias investigacionyciencia.es


TR ATA MIENTOS

La psicoterapia a distancia,
más consolidada
El tratamiento en línea muestra sus ventajas en el terreno de la salud mental

ROBERT EP STEIN

G
abriela (nombre ficticio) es aseso- distancia? El terapeuta me consulta en mi propia
ra de inversiones. Tiene 42 años. casa. Nuestra interacción es inmediata. He com-
Lleva más de uno recibiendo tra- partido con él cosas que jamás habría compartido
tamiento psicológico a través del con nadie», responde Gabriela. También explica
chat de su ordenador. Su última que en las sesiones presenciales, «cara a cara», cen-
ruptura sentimental la hundió en una fuerte suraba sus palabras para evitar reacciones faciales
depresión; necesitaba contar con un oído atento, negativas del terapeuta. La terapia por chat le ha
coherente y objetivo. Años atrás, a causa de la pér- permitido ser «completamente sincera».
dida de un hijo, experimentó con la psicoterapia Linda y Gabriela comparten terapeuta: Char-
EN SÍNTESIS
presencial clásica, a su entender, sobrevalorada. les Benedict. Este reside en Maryland. Linda se
Consultas En cambio, el tratamiento a partir de conversa- encuentra en California, a más de 4000 kilóme-
a distancia ciones electrónicas le permite repasar y revivir tros de Benedict; Gabriela vive en Múnich, a

1 La psicoterapia por la secuencia de comunicaciones y los momentos unos 6500 kilómetros. ¿Resulta eficaz una tera-
correo electrónico, terapéuticos. En negro sobre blanco puede apre- pia a tantos miles de kilómetros de distancia?
vídeo, chat o telefonía ciar su mejoría. Aunque ¿qué es en realidad la distancia? ¿Puede
móvil puede ofrecer un Linda (nombre también ficticio), de 57 años y ser la lejanía geográfica grande y, en cambio, la
tratamiento eficaz para los
divorciada, utiliza desde hace más de dos años el separación psicológica pequeña? Mi condición
trastornos emocionales,
tratamiento psicológico vía chat. Cada semana de investigador en psicología interesado desde
cognitivos o de conducta.
realiza una sesión electrónica, cuyo precio le supo- hace tiempo en cuestiones tecnológicas me llevó

2 Incluso mensajes
terapéuticos breves
enviados por teléfono
ne menos de la mitad que el coste de la asistencia
presencial. «Además, no perdemos el tiempo en
a examinar el estado en el que se halla la psico-
terapia a distancia.
cháchara banal; vamos directamente al grano», Hace tiempo que investigadores, pacientes y
móvil pueden ayudar en el
comenta. Su terapeuta la ha ayudado a salir de profesionales de la salud mental aplauden ciertos
tratamiento de trastornos
una debilitante depresión que se inició cuando aspectos de la terapia a distancia: menor coste de
alimentarios, alcoholismo,
tabaquismo y ansiedad,
Linda intentaba consolar a una amiga apenada. las sesiones y mayor facilidad para concertarlas;
entre otros. Nunca ha visto a su terapeuta. De hecho, ni si- respeto a la intimidad del paciente; protección
quiera conoce su voz. —tanto del paciente como del terapeuta— de po-

3 El número de recursos
electrónicos para la
Ante la pregunta del factor distancia caracte-
rístico en las conversaciones terapéuticas de esta
sibles abusos físicos o sexuales; y accesibilidad
a la pericia profesional ante enfermedades poco
GETTY IMAGES

atención de la salud mental


índole, ambas pacientes sostienen puntos de vista comunes desde cualquier punto del planeta. In-
crece con rapidez.
similares, a la par que un tanto curiosos. «¿Qué vestigaciones recientes han demostrado también

86 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


que la teleterapia resulta eficaz en la práctica. De vés de algún medio electrónico. Determinaron
hecho, gran parte del escepticismo que desde que esta forma de tratamiento resultaba igual de
antiguo rodeaba las novedosas modalidades de eficaz que la variedad presencial.
tratamiento va disipándose. En 2009, la psicóloga Lisa K. Richardson y sus
colaboradores de la Universidad de Murdoch, en
Avalancha de pruebas Australia, revisaron 148 artículos publicados des-
Diversos estudios han comprobado la potencia de 2003. En su caso, señalaron que la metodología
de la psicoterapia ejercida mediante medios re- de algunas de las investigaciones resultaba defi-
motos, como chats, correos electrónicos, vídeos o ciente (sobre todo, por carecer de ensayos contro-
comunicación telefónica (ya sea oral o a través de lados y aleatorizados). Aun así, el equipo concluyó
mensajes breves en el móvil). Azy Barak, psicólogo que el alto grado de satisfacción y aceptación de
asesor de la Universidad de Haifa, ha recopilado la atención remota a la salud mental había que-
una lista de investigaciones y comentarios sobre dado demostrado de forma consistente entre los
la «e-terapia»: un total de 983 artículos que se re- pacientes, una variedad de poblaciones clínicas
montan al año 1993, aunque la mayoría de ellos y una amplia gama de servicios. En otro artículo
corresponden a los últimos años. En 2008, Barak de revisión, también datado en 2009, psicólogos
y sus colaboradores analizaron los resultados de de las universidades de Indiana Meridional y de SIN CITA PREVIA
92 estudios que, en su conjunto, evaluaban a casi Manchester llegaron a la conclusión de que los La terapia a distancia permite
la atención inmediata y en la
10.000 personas que habían recibido terapia a tra- psicoterapeutas a distancia y sus clientes pueden
propia casa del paciente.

ADICCIONES 87
TR ATA MIENTOS

E N LA WEB establecer alianzas terapéuticas formales y signi- petencia en el ejercicio profesional, no la forma en
ficativas. Advirtieron, además, de que numerosos que se proporcione la terapia».
Para comprobar si le re-
sultaría beneficioso acudir profesionales dedicados al tratamiento tradicional
a algún tipo de consulta (cara a cara) subestiman la calidez y la profundi-
Nadie sabe que eres un perro
psicológica (presencial o en
dad de los vínculos que se establecen en la terapia Aun así, la psicoterapia a distancia presenta al-
línea), puede cumplimen-
tar el test de Epstein en a distancia. gunos problemas peculiares. Según sostiene la
doYouneedtherapy.com Un año después, en 2010, Kristin Heron y Jo­ Asociación Americana de Psiquiatría al reiterar
(en inglés). shua Smyth, psicólogos ambos en la Universidad su posición a favor de dicha modalidad de tra-
de Syracuse, apreciaron que las intervenciones de tamiento en 2005 y 2009, y a pesar de carecer
terapia «momentáneas» mediante teléfono móvil todavía de datos empíricos, la terapia a distancia
ayudan a tratar y gestionar los trastornos alimen- presenta mayores probabilidades de eficacia si
tarios, el abuso del alcohol, el tabaquismo, la an- los contactos iniciales se realizan de forma pre-
siedad, además de otros problemas: los mensajes sencial. El testimonio de una de las pacientes con
breves resultan fáciles y baratos de enviar, por lo las que he hablado me confirma tal afirmación.
Los mensajes que constituyen unos refuerzos ideales para el Annie (nombre ficticio), de 45 años y residente
breves por móvil tratamiento tradicional. (Imagínese el lector que, en Boston, quería seguir el tratamiento de su
de forma periódica, recibiera tuits enviados por su trastorno alimentario con su terapeuta habitual,
ayudan en
terapeuta a las pocas horas, e incluso minutos, de pese a que este iba a mudarse a Florida. Al final,
los trastornos perder los nervios o de sentirse en la necesidad la terapia pudo continuar su curso sin tropiezo
alimentarios, de recurrir a un cigarrillo.) alguno gracias al teléfono. Sin embargo, Annie
Ante este panorama favorable, diversas asocia- duda de que hubiese accedido a una psicoterapia
entre otros
ciones profesionales, entre ellas la Asociación Ame- de haber sido en tales condiciones desde un ini-
ricana de Orientación Psicológica y la Asociación cio. En la entrevista personal con el profesional se
Nacional de Trabajadores Sociales estadounidense, establece a menudo un vínculo especial, incluso
conceden el visto bueno a este tipo de tratamiento. si el paciente no cuenta gran cosa.
Incluso disponen de directrices oficiales en torno a El quid del problema, sugiere Koocher, estri-
la psicoterapia a distancia para sus asociados. Por ba en saber qué es lo más adecuado para cada
CONTAR CON TELETERAPIA
su parte, la Asociación Americana de Psicología persona. Así, algunos pacientes se tomarían más
Desde 1998 se han publicado
cerca de mil artículos sobre ha otorgado al tratamiento en línea su aprobación en serio al terapeuta si observasen en él signos
psicoterapia a distancia en tácita: no hace distingos con respecto a la terapia de autoridad (chaqueta y corbata, pongamos por
revistas científicas, de los electrónica en la introducción de su código de caso), o si la consulta sucede en un gabinete de
cuales casi dos tercios apa- ética profesional; al contrario, la incluye entre las aspecto clásico (con diplomas enmarcados en la
recieron en los últimos cinco diversas modalidades de tratamiento psicológico. pared, por ejemplo). «Para el paciente que necesita
años. Antes de 1998 solo se En palabras de Gerald P. Koocher, psicólogo clínico hallarse en una sala de consulta, a solas con un
escribieron cinco o seis ar-
del Colegio Simmons, «lo que importa es la com- terapeuta, es probable que el tratamiento a distan-
tículos sobre el tema.
cia no le resulte el adecuado, por muy buena que
sea su conexión a Skype», añade Koocher.
Publicaciones científicas sobre psicoterapia a distancia Otro motivo de preocupación en este tipo de
1000 psicoterapia es la posibilidad de fraude. Koocher
900
evoca una viñeta cómica en la que un perro ha-
Número acumulado

800
de publicaciones

700 bla con otro mientras escribe en un teclado. «En


600
Internet nadie sabe que eres un perro», le dice.
500
400 Organizaciones como la Sociedad Internacional
300 en Línea para la Salud Mental o el Instituto de
200
100 Psicoterapia Oline facilitan al público formas
0 de verificar si los terapeutas que se anuncian en
00

09
06

línea están autorizados y cualificados para ejercer.


04

08
03

07
02

05
99
96
94

98

01
93

97
95

20
20
20

20
20

20

20

20
20
20
19
19

19
19

19
19
19

Año Sin embargo, el ciberespacio es vasto y, en gran


Gráfica basada en «References: Internet-assisted therapy & counseling», compilación medida, carece de regulación, por lo que presenta
de Azy Barak (http://construct.haifa.ac.il/~azy/refthrp.htm) una amplia cabida para los charlatanes. En una
encuesta llevada a cabo en 136 sedes que ofrecen

88 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


VIRTUAL A LA VEZ QUE REAL
En su consulta de Second Life,

CORTESÍA DE LINDEN RESEARCH, INC. (captura de Second Life);


un mundo virtual (izquierda),
las terapeutas DeeAnna Merz

DE: THERAPY ONLINE: A PRACTICAL GUIDE. K. ANTHONY


Y DA. MERZ NAGEL, SAGE PUBLICATIONS, 2010 (chat)
Nagel y Kate Anthony instru-
yen a otros profesionales para
ejercer la psicoterapia en lí-
nea. En el simulacro (derecha),
«Clara» asesora a «Mary».

consejo psicológico por la Red se observó esca- ciertas formas de tratamiento, con lo que redu- Uno de los
so cumplimiento de las normas establecidas en cen la necesidad de recurrir al terapeuta humano.
inconvenientes
fecha reciente por la Junta Nacional de Asesores Los niños con autismo se benefician hoy por hoy
Certificados (NBCC, por sus siglas en inglés), orga- de robots sonrientes especialmente diseñados
en la terapia
nización estadounidense para la certificación de para interactuar con ellos con la paciencia que a distancia es
profesionales en servicios sociales. ningún ser humano sería nunca capaz de reunir
la posibilidad
Otro problema es que la normativa sobre licen- y conservar.
cias profesionales resulta un barrizal: la licencia Los programas de realidad virtual pueden
de fraude
autoriza a los psicoterapeutas a ejercer tan solo también prestar servicio en el tratamiento de
en el estado en el que se encuentran registrados. psicopatologías, como las fobias, ciertos trastor-
¿Supone, entonces, el envío de mensajes textuales nos alimentarios o el estrés postraumático [véase
o telefónicos desde una consulta sita en un estado «Terapia 2.0», por N. Westerhoff; Mente y cerebro
ejercer en ese territorio concreto? De no ser así, la n.o 30, 2008]. Los individuos pueden, asimismo, de-
presentación de querellas por mala práctica con- rivar beneficios de carácter conductual o emotivo
tra aquellos terapeutas que ofrezcan tratamiento de las actividades de sus avatares. De hecho, dos
a pacientes transfronterizos podría congelar to- terapeutas humanas y reales han abierto consul-
dos los intercambios con clientes fuera del área ta en el mundo virtual de Second Life, donde sus Para saber más
geográfica del profesional. Organizaciones como respectivos avatares atienden a otros avatares y A comprehensive review and a
meta-analysis of the effective-
la Asociación de Estado y Juntas Provinciales de a las personas reales que se esconden tras ellos. ness of internet-based psy-
Psicología (ASPPB, por sus siglas en inglés) tratan Se estima que, en el plazo de cinco a diez años, chotherapeutic interventions.
de despejar estos asuntos. Otra cuestión más a más de mil millones de personas van a ocupar A. Barak, L. Hen, M. Boniel-Nis-
sim y N. Shapira en Journal of
tener en cuenta: el psicoterapeuta a gran distancia gran parte de su tiempo en comunidades virtua- Technology in Human Services,
de sus pacientes se halla en condiciones desfavo- les. En ellas, sin lugar a dudas, no faltarán clien- vol. 26, págs. 109-160, 2008.

rables para atender los casos urgentes. tes virtuales a los terapeutas, sean humanos o Current directions in videocon-
ferencing tele-mental health
trasuntos computarizados. En el ínterin, siguen research. L. K. Richardson, B. C.
Solo es el comienzo progresando otras terapias no tradicionales, sea Frueh, A. L. Grubaugh, L. Egede
y J. D. Elhai en Clinical Psycho­
Aunque, de forma progresiva, iba sintiendo más con fármacos o por estimulación directa del cere- logy: Science and Practice,
confianza en la licitud y viabilidad de las diversas bro. Aunque la psicoterapia tradicional, basada en vol. 16, págs. 323-338, 2009.
formas de psicoterapia a distancia, me percaté de entrevistas personales, continuará practicándose Therapy revolution: Find help,
get better, and move on with-
que las mismas fuerzas que permiten proliferar durante decenios, seguramente va a desempeñar out wasting time or money.
con rapidez las nuevas modalidades terapéuticas un papel cada vez menor en el extraordinario R. M. Zwolinski y C. R. Zwolinski­.
Health Communications, 2009.
serán las que, no a mucho tardar, las dejarán atrás. mundo de la intervención terapéutica que nos
Therapy online: A practical
Se ha comprobado que los juegos computarizados espera. guide. K. Anthony y DA. Merz
y las bitácoras pueden ejercer aplicaciones tera- Nagel. Sage Publications, 2010.
péuticas en ciertos trastornos, posiblemente, por- The use of technology in
Robert Epstein es escritor y psicólogo investigador del mental health: Applications,
que abren vías para aliviar tensiones que se han Instituto Americano para la Investigación del Compor- ethics and practice. Kate An-
ido acumulando. La inteligencia artificial cuenta tamiento y la Tecnología. Ha sido redactor jefe de Psycho- thony, DeeAnna Merz Nagel
logy Today. y Stephen Goss. Charles C.
ya con programas informáticos muy elaborados,
Thomas, 2010.
los cuales suplementan, e incluso administran, Artículo publicado en Mente y cerebro n.o 51

ADICCIONES 89
TR ATA MIENTOS

Fármacos contra
la conducta adictiva
El consumo habitual de drogas daña la flexibilidad cerebral.
Los investigadores estudian cómo restablecer la plasticidad neuronal
y así facilitar a los afectados el control de su comportamiento

MICHELE SOLIS

R
amón* empezó a abusar del alcohol las sinapsis (uniones entre neuronas), incluso si
en 1994. Ese año, le pareció que todo se consumen por un corto período de tiempo.
su entorno se derrumbaba: su padre El funcionamiento sináptico sano resulta crítico
falleció; él mismo sufría problemas para traducir la voluntad de la persona en acción.
de salud; también le surgieron di- En otras palabras, las estructuras necesarias para
ficultades laborales. Comenzó a beber más de arrancar al sujeto de su adicción se degradan al
lo que solía hacer hasta entonces; inclusó llegó consumir drogas.
a consumir más de diez tragos diarios. En 2009 Ante ese deterioro, los investigadores estudian
EN SÍNTESIS
su familia le planteó un ultimátum: o dejaba la formas de restablecer la flexibilidad cerebral per-
El poder bebida o se iba de casa. dida mediante compuestos que modulen el modo
de la adicción «La elección parece sencilla, pero resulta muy, de operar del neurotransmisor glutamato en las

1 Las personas adictas


presentan dificultades
para cambiar sus viejos
muy difícil», explica este empresario de 58 años
y con carrera universitaria. «Tengo una esposa
sinapsis. «Tratamos de reparar la maquinaria ce-
rebral que permite a las personas tener un mayor
por la que daría la vida; dos chicos de lo mejor control de su comportamiento», señala Peter W.
hábitos de consumo.
que puede haber; y aquí estoy, mirándome en el Kalivas, de la Universidad de Medicina de Carolina

2 Las drogas alteran en el espejo, preguntándome, “¿Vas a dejarlo todo por del Sur. Si se devolviera al cerebro a un estado en
núcleo accumbens los un trago?”», se decía entonces. Aun así, seguía el que acepta los cambios, en lugar de rechazarlos,
lugares de contacto entre las bebiendo a escondidas, trasegando en secreto la recuperación podría recibir el empujón nece-
neuronas: las sinapsis. Estas botellitas de vodka cuando sacaba a pasear al sario. Sin embargo, Nora D. Volkow, directora del
se vuelven rígidas y dejan de perro, encerrado en el cuarto de baño o dentro Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas esta-
reaccionar a ciertos neuro-
del coche, mientras pasaba el automóvil por el dounidense, apunta: «Esto no curará la adicción,
transmisores.
túnel de lavado. pero, decididamente, será una ayuda».

3 Los investigadores
indagan fármacos que
permitan restaurar la plasti-
La sensación que sufren las personas alcohóli-
cas de hallarse atrapadas en viejas rutinas refleja
Aprendizaje limitado
una resistencia al aprendizaje que los científicos En el pasado, los científicos se centraban en de-
cidad neuronal, lo que faci-
tratan de conocer a escala molecular. En los últi- terminar el modo en que las drogas se apode-
litaría al individuo cumplir
mos años se han obtenido pruebas de que el alco- raban de las regiones cerebrales de recompensa
con su objetivo de dejar de
hol y las drogas merman la plasticidad del cerebro [véase «Sistema de recompensa», por Claudia
drogarse.
y afectan a regiones que deben participar en los C. Wolf, en este mismo número]. Las nuevas in-
* Nombre alterado por la redacción. cambios de hábitos, entre otras. Las drogas dañan vestigaciones sobre el glutamato, en cambio, no

90 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


UN SALVAVIDAS NECESARIO
Salir de una adicción resulta
con frecuencia complicado si
no se cuenta con la ayuda de
otras personas.
DANIEL STOLLE

ADICCIONES 91
TR ATA MIENTOS

Sinapsis rígidas
Las adicciones afectan a gran parte de la del neurotransmisor glutamato. Investiga- las gliales cercanas, las cuales no alcanzan a
maquinaria molecular presente en las si- ciones recientes han revelado que el uso mantener las concentraciones normales de
napsis, puentes intercelulares entre neu- de drogas destruye la plasticidad cerebral, glutamato en el espacio extracelular.
ronas. Las conexiones entre la corteza pre- porque trastorna la maquinaria neuroquí- Al parecer, ciertos fármacos podrían
frontal (donde se gestan las decisiones) y mica asociada al glutamato. Los receptores corregir estos y otros funcionamientos
el núcleo accumbens (perteneciente al que detectan a dicho neurotransmisor en la sinápticos deficientes y con ello ayudar a
sistema de recompensa y responsable de sinapsis funcionan de manera defectuosa, que la voluntad de la persona adicta triunfe
la creación de hábitos) se dañan, por lo que por lo que la neurona receptora no envía sobre su dependencia.
las personas adictas presentan problemas a las células subsiguientes señales de in-
para cambiar la manera de proceder. Las tensidad adecuada. El sistema también se
sinapsis se vuelven rígidas e incapaces desequilibra debido al funcionamiento alte-
de responder a información nueva, como rado de las bombas proteínicas de las célu-
«Quiero dejar las drogas».
El funcionamiento normal y plástico de
estas sinapsis depende de forma crítica

Neurona de la corteza
prefrontal liberando
glutamato

Glutamato
Bombas
proteínicas

Receptores
de glutamato

Neurona
del núcleo
accumbens
recibiendo
glutamato
SCIENTIFIC AMERICAN MIND / JIM KOPP

Célula glial

buscan explicar cómo se instaura la adicción, voluntad y acción es consecuencia de una merma
sino que persiguen averiguar por qué resulta en la capacidad de aprendizaje por efecto de las
tan difícil de superar. drogas. Aunque se sabe desde hace tiempo que
Incluso cuando las personas adictas ansían estas sustancias inducen una variedad de defi-
dejar de consumir, sea por temor a perder el ciencias cognitivas, en los diez últimos años ha
empleo, la familia o incluso la vida, a menudo ido aflorando la idea de que el déficit de aprendi-
recaen. Se sospecha que esta incongruencia entre zaje constituye una de las claves de la contuma-

92 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


cia en las adicciones. A los drogodependientes les les averiguaron el escondrijo, los investigadores
cuesta romper con viejos hábitos, aunque estos ocultaron el alimento bajo un objeto diferente
no guarden relación alguna con la dependencia con el fin de que los monos descubrieran la nueva
que sufren. ubicación.
A partir de pruebas de «inversión de aprendi- Aquellos cercopitecos verdes que no habían
zaje» puede medirse la dificultad para adquirir recibido las dosis de cocaína optaron con rapidez
nuevas rutinas. En este tipo de test se pide al por un nuevo objeto bajo el que encontrar el sucu-
probando que cambie su respuesta a un estímulo lento premio; en cambio, los que habían recibido
al que se ha habituado. En el caso de los sujetos la droga continuaban buscando la golosina en el
adictos, a pesar de que pueden aprender una regla mismo lugar en el que se ocultaba al inicio del en-
novedosa, presentan tropiezos cuando esta pauta sayo. Efectos similares se han observado en ratas
de conducta nueva cambia. y ratones a los que se ha administrado cocaína,
En 2006 se solicitó a voluntarios cocainóma- metanfetamina o alcohol.
nos y alcohólicos que pulsaran una tecla cada vez
que aparecía un rectángulo verde en una pantalla.
Circuitos con sobrecarga
Tras 500 repeticiones, se cambió la regla: ahora La incapacidad o dificultad para deshacer lo Las nuevas
el rectángulo verde significaba «no pulsar». Los aprendido revela que el cerebro se halla en «pi-
investigaciones
sujetos de control (sin adicción) dejaron pronto de loto automático». Las conductas que arraigan
apretar la tecla, en cambio, quienes sufrían depen- en hábitos, trátese de buscar comida o de dro- no buscan
dencia siguieron haciéndolo. Según se comprobó garse, comienzan, en gran parte, de forma sub- explicar cómo
en un estudio de seguimiento posterior, incluso consciente y perduran hasta que un incidente
se instaura
después de explicarles sus errores, los sujetos con o una nueva circunstancia exige un cambio. El
alcoholismo y drogodependencia continuaron proyecto de modificación se gesta en las regio- la adicción,
apegados a la respuesta inicial. nes cerebrales de supervisión en la corteza pre- sino saber por
David Jentsch, de la Universidad de California frontal y se lleva a efecto mediante conexiones
qué resulta
en Los Ángeles, afirma que la adicción podría de dicha área con otras que gobiernan los com-
describirse como una pérdida de la capacidad portamientos habituales, entre ellas el núcleo tan difícil de
de desaprender lo aprendido. Se empieza apren- accumbens, estructura del tamaño de un terrón superar
diendo una regla («Me drogo y me siento bien») y, de azúcar que se aloja bajo la corteza cerebral.
con el tiempo, las consecuencias negativas se van «Se trata de un circuito de autocontrol», indica
acumulando, por lo que la regla cambia («Si uso Jentsch, «como un punto de encuentro del saber
drogas me ocurren cosas malas»). Jentsch aclara: con el hacer».
«Los adictos conocen la nueva regla, saben que Dichas regiones se comunican mediante las si-
las cosas van mal, que la droga ya no resulta tan napsis neuronales. Para enviar un mensaje, una
positiva como antes, pero son incapaces de ajustar neurona de la corteza prefrontal libera glutamato
su conducta». Ramón solía autoconvencerse de sobre el extremo receptor de una neurona del nú-
que era capaz de tomar un solo trago. «Pensaba cleo accumbens. Allí, las moléculas de glutamato
que una cerveza no me haría ningún daño. Pero, se unen a moléculas receptoras (proteínas espe-
antes de darme cuenta, ya había perdido la cons- cíficas) de la segunda neurona. A continuación,
ciencia», comenta. los receptores descargan una señal eléctrica en
Estudios con animales apuntan a que la incapa- la neurona del núcleo accumbens, el cual libera
cidad de reajustar el comportamiento es resultado más neurotransmisores en sus propias sinapsis,
de las drogas; en otras palabras, no se trata de un de manera que el mensaje viaja de unas neuronas
rasgo innato. Jentsch y sus colaboradores informa- a otras. Las sinapsis robustas traducen este men-
ron en 2002 que los ejemplares de mono cercopi- saje de glutamato en una intensa señal eléctrica,
teco verde a los que habían inyectado cocaína a mientras que las débiles no consiguen ocasionar
diario y durante dos semanas presentaban una tal respuesta.
menor capacidad en la inversión de aprendizaje. Estudios recientes constatan que esas sinapsis
A los nueve días de la última inyección, los monos resultan inusitadamente rígidas en las adicciones,
aprendieron, a base de tanteos, cuál de tres objetos como si el núcleo accumbens recibiera mensajes
ocultaba una golosina. Una vez todos los anima- de la corteza prefrontal pero no pudiera atender

ADICCIONES 93
TR ATA MIENTOS

UNA AYUDA MÁS


La restauración de la flexi-
bilidad cerebral deteriorada
no supone por si sola la su-
peración de la adicción: los
afectados deben reforzar su
propósito de abandonar las
drogas mediante psicoterapia;

GETTY IMAGES
por ejemplo, participando en
grupos de apoyo.

a sus instrucciones. Por lo general, el vigor de las lar responsable de liberar y detectar los mensajes
sinapsis varía con el tiempo según la pauta de glutamáticos.
mensajes que se han enviado a su través. De esta Al parecer, las adicciones deterioran varios de
manera, la liberación a ritmo rápido de glutama- esos componentes sinápticos. En 2003, el equipo
to causa intensificaciones de larga duración en de Kalivas descubrió que la cocaína reduce la can-
la respuesta eléctrica. Sin embargo, en animales tidad de glutamato que nada por el exterior de las
expuestos a la cocaína, por mucho glutamato que neuronas del núcleo accumbens, en el espacio que
se libere y por muy rápidamente que dicho neuro- rodea a las células cerebrales y a sus diminutas
transmisor inunde la sinapsis, las señales eléctri- sinapsis. La carencia de esta molécula señaliza-
cas de los receptores no varían. Se han observado dora distorsiona los mensajes de glutamato que
El tratamiento
desorganizaciones de la plasticidad sináptica si- la corteza prefrontal envía a través de sinapsis.
con N-acetil­ milares en animales expuestos a metanfetamina, La cocaína parece provocar esta deficiencia al
cisteína redujo nicotina y heroína. reducir el número de bombas proteínicas que su-
Kalivas y Volkow proponen que esta pérdida ministran glutamato y que se alojan en la glía, cé-
el consumo
de flexibilidad impide a las personas que sufren lulas de soporte cercanas [véase «Células gliales»,
tanto en una adicción valerse de la información proce- por Bernardo Castellano López y Berta González
fumadores de dente de la corteza prefrontal para doblegar sus Mingo; Mente y cerebro n.o 13, 2005].
hábitos adictivos. «No es que las conexiones se Las células gliales importan un aminoácido, la
un paquete
hayan quemado por completo», explica Kalivas. cisteína, desde el espacio extracelular y expor-
de cigarrillos «Se trata de algo más sutil, lo que nos alienta la tan glutamato, que vierten a ese espacio. Kali-
diario como en esperanza de poder arreglarlo». vas y otros investigadores se preguntaron si un
aporte mayor de cisteína al cerebro potenciaría
adolescentes Reparación de sinapsis el suministro de glutamato. Para comprobarlo
consumidores Conocedores de que la restitución de esas sinapsis recurrieron a un compuesto de uso corriente: la
de cannabis a su estado original podría ayudar a las perso- N-acetilcisteína (NAC), que se utiliza, entre otros
nas a superar su dependencia, los investigadores casos, para tratar las sobredosis de paracetamol y
indagan qué partes sinápticas daña la adicción. como mucolítico en algunos jarabes contra la tos.
Aunque una sinapsis no es sino un diminuto En 2009, Kalivas demostró que este compuesto
punto de contacto entre dos neuronas, se basa «ponía el turbo» a las bombas de glutamato res-
en una amplia panoplia de maquinaria molecu- tantes, lo que devolvía la concentración de este

94 CUADERNOS MyC n.o 10 / 2015


neurotransmisor a valores normales y restauraba bles de consumir drogas. Kalivas y sus colaborado-
la plasticidad de las sinapsis. res descubrieron que un tratamiento con NAC de
En 2011, el grupo de Kalivas halló un vínculo tres días reducía, aunque no suprimía, el deseo de
entre dicha flexibilidad sináptica inducida por volver a drogarse en los consumidores de cocaína.
NAC y una reducción de conductas recidivantes Un tratamiento similar rebajó a la mitad las ganas
en ratas. En un inicio, enseñaron a los múridos de cocaína, según informaron los participantes,
que si accionaban una palanca recibían cocaína usuarios habituales de la droga. Otros trabajos
intravenosa. A continuación, los mismos anima- han revelado que la terapia con NAC reduce, tanto
les aprendieron a soltar la palanca cuando en vez en adultos fumadores de un paquete de cigarrillos
de cocaína se les administraba suero salino. Tras diario como en adolescentes consumidores usua-
una pequeña dosis de «recuerdo» de cocaína o de les de marihuana, el vicio de fumar.
algún indicio asociado con la droga, las ratas de No obstante, Kalivas califica de «modestos»
control empezaron de nuevo a accionar la palan- sus resultados en humanos en comparación con
ca; en cambio, los roedores tratados con NAC la los que se han obtenido en múridos. Es posible Para saber más
pulsaron un menor número de veces. que NAC necesite más tiempo para rehabilitar las Impulsivity resulting from
frontostriatal dysfunction
Las drogas no se limitan a obstruir las bombas sinapsis en el cerebro humano; además, segura-
in drug abuse: Implications
de glutamato: también alteran la maquinaria si- mente los resultados serían mejores si los proban- for the control of behavior
náptica responsable de su detección, efecto que dos se abstuvieran de consumir drogas durante by reward-related stimuli.
J. D. Jentsch y J. R. Taylor en
sugiere otra posible diana terapéutica. Existen va- el ensayo, hipótesis que investiga. Psychopharmacology, vol. 146,
rios tipos de receptores de glutamato; de hecho, Con todo, las estrategias farmacológicas que se n.o 4, págs. 373-390, octubre
de 1999.
cada uno confiere a la señal eléctrica que emite están estudiando para paliar la adicción no hacen
Reversing cocaine-induced
ciertos rasgos diferenciales. Los diversos recepto- sombra a las terapias conductuales: estas seguirán synaptic potentiation provides
res interactúan, por lo que las alteraciones induci- constituyendo una parte crucial del tratamiento. enduring protection from re-
lapse. Khaled Moussawi et al.
das por la droga en uno de ellos pueden afectar a «La rehabilitación de la maquinaria sináptica no en Proceedings of the National
receptores de otro tipo y provocar una especie de logrará nada por sí sola», explica Kalivas. «Las Academy of Sciences USA,
reajustes moleculares en un efecto dominó. «No personas necesitan estímulos y apoyos que les vol. 108, n.o 1, págs. 385-390,
enero de 2011.
creo que la sinapsis tenga nada de monolítico, es ayuden a dejar las drogas». La rehabilitación de
New medications for drug
decir, de algo que se rompa de una vez, sino que las sinapsis a través de fármacos puede allanar ­addiction hiding in gluta-
experimenta alteraciones, una tras otra», opina el camino y facilitar que los proyectos que «for- matergic neuroplasticity.
P. W. Kalivas y N. D. Volkow en
Marina Wolf, de la Universidad Rosalind Franklin mula» la corteza prefrontal presidan la conducta. Molecular Psychiatry, vol. 16,
de Medicina y Ciencia. Este tipo de tratamiento podría acelerar la rehabi- n.o 10, págs. 974-986, octubre
de 2011.
Wolf y su equipo descubrieron en 2008 que el litación de personas como Ramón, quien intentó
A double-blind randomized
acceso prolongado a la cocaína espoleaba en ratas abandonar la bebida en varias ocasiones, con otros controlled trial of N-acetyl-
el refuerzo duradero de un receptor de glutamato tantos fracasos. Tras la humillante experiencia de cysteine in cannabis-depen­
dent adolescents. K. M. Gray
de un tipo inusitado, que iba parejo al deseo com- que le detuvieran por conducir ebrio empezó a to- et al. en American Journal
pulsivo de los roedores por droga. En 2011, este mar un fármaco que bloquea el metabolismo del of Psychiatry, vol. 169, n.o 8,
págs. 805-812, agosto de 2012.
equipo informó que la estimulación farmacológi- alcohol y provoca náuseas y arcadas si consume
An open-lable pilot trial of
ca de otro tipo de receptor de glutamato invertía bebidas alcohólicas. Esta amenaza, combinada con N-acetylcystene and vareni-
el efecto, posiblemente, instigando la remoción una terapia cognitivo-conductual, le ha ayudado cline in adult cigarette smo­
de los receptores insólitos. a mantenerse sobrio desde enero de 2011. kers. E. A. McClure et al. en
American Journal of Drug and
No obstante, Ramón asegura que nada en la Alcohol Abuse, vol. 41, n.o 1,
Vía rápida hacia la recuperación vida le ha costado tanto. Sus antiguos hábitos págs. 52-56, julio de 2014.

Numerosas de las alteraciones drogoinducidas en aún le persiguen. Fármacos directamente orien- More cocaine-more glu­
tamate-more addiction.
la señalización por glutamato pueden tratarse con tados a las regiones cerebrales responsables de la C. D. Gibson y P. W. Kalivas en
medicamentos para otros fines. Ciertos compues- creación de comportamientos rutinarios podrían Biological Psychiatry, vol. 76,
n.o 10, págs. 765-766, noviem-
tos receptores de glutamato han sido aprobados facilitarle la recuperación. «Hoy mismo pensaré bre de 2014.
para trastornos como la migraña o la enfermedad en algún momento del día que una cerveza fría
de Parkinson. NAC se vende incluso en tiendas de me sentaría muy bien. Pero tendré que superarlo En nuestro archivo
dietética como antioxidante. y seguir adelante». Psicobiología de los hábitos.
Estudios preliminares en humanos apuntan a Ann M. Graybiel y Kyle S.
Smith en IyC, agosto de 2014.
que la ingesta de NAC reduce las ganas irrefrena- Michele Solis es neurocientífica y escritora científica.

ADICCIONES 95
C ATÁLO G O DE PRODUC TOS
PROMOCIONES
5 EJEMPLARES AL PRECIO DE 4 TAPAS DE ENCUADERNACIÓN
DE INVESTIGACIÓN Y CIENCIA
Ahorra un 20 % ANUAL (2 tomos) = 12,00 €
5 ejemplares de MENTE Y CEREBRO más gastos de envío = 5,00 €
o 5 ejemplares de TEMAS
Ejemplares atrasados de Investigación y Ciencia: 6,90€ por el precio de 4 = 27,60€

SELECCIONES TEMAS
Ahorra más del 25 %
Ponemos a tu disposición grupos
de 3 títulos de TEMAS
seleccionados por materias.
Si las tapas solicitadas, de años anteriores,
3 ejemplares = 15,00 € se encontrasen agotadas remitiríamos,
en su lugar, otras sin la impresión del año.

1 ASTRONOMÍA
Planetas, Estrellas y galaxias,
Presente y futuro del cosmos
2 BIOLOGÍA
Nueva genética, Virus y bacterias,
Los recursos de las plantas
3 COMPUTACION Edición en rústica
Máquinas de cómputo, Semiconductores N.o ISBN TITULO P.V.P.
y superconductores, La información
012-3 El sistema solar 12 €
4 FÍSICA
016-6 Tamaño y vida 14 €
Núcleos atómicos y radiactividad,
025-5 La célula viva 32 €
Fenómenos cuánticos, Fronteras de la física
038-7 Matemática
5 CIENCIAS DE LA TIERRA y formas óptimas 21 €
<¹¨`D´yåj"DåùÈyàŠ`Ÿyïyààyåïàyj
Riesgos naturales Edición en tela
6 GRANDES CIENTÍFICOS N.o ISBN TITULO P.V.P.
Einstein, Newton, Darwin
004-2 La diversidad humana 24 €
7 MEDICINA 013-1 El sistema solar 24 €
El corazón, Epidemias,
015-8 Partículas subatómicas 24 €
Defensas del organismo
017-4 Tamaño y vida 24 €
8 MEDIOAMBIENTE 027-1 La célula viva (2 tomos) 48 €
Cambio climático, Biodiversidad, El clima 031-X Construcción del universo 24 €
9 NEUROCIENCIAS 039-5 Matemática
Inteligencia viva, Desarrollo del cerebro, y formas óptimas 24 €
desarrollo de la mente, El cerebro, hoy 046-8 Planeta azul, planeta verde 24 €
054-9 El legado de Einstein 24 €
11 LUZ Y TÉCNICA
La ciencia de la luz, A través del microscopio,
Física y aplicaciones del láser
12 ENERGÍA
Energía y sostenibilidad, El futuro de la
energía (I), El futuro de la energía (II)

BIBLIOTECA SCIENTIFIC
AMERICAN (BSA)
Ahorra más del 60 %
Los 7 títulos indicados de esta
colección por 75 €

_Tamaño y vida
_Partículas subatómicas
Para efectuar tu pedido: _ Construcción del universo GASTOS DE ENVÍO
Teléfono: (34) 934 143 344 _ La diversidad humana (Añadir al importe del pedido)
_El sistema solar Otros
A través de nuestra Web: _Matemáticas y formas óptimas España países
_La célula viva (2 tomos)
www.investigacionyciencia.es Las ofertas son válidas hasta agotar existencias.
1er ejemplar 2,00 €
Por cada ejemplar adicional 1,00 €
4,00 €
2,00 €
C ATÁLO G O DE PRODUC TOS

Precio por ejemplar: 6,90 €


TEMAS de
Precio por ejemplar: 6,90 €
MyC 1: Conciencia y libre albedrío MyC 54: Naturaleza y psique T-1: Grandes matemáticos * T-54: Darwin
MyC 2: Inteligencia y creatividad MyC 55: Neuropsicología del yo T-2: El mundo de los insectos * T-55: Riesgos naturales
MyC 3: Placer y amor MyC 56: Psiquiatría personalizada T-3: Construcción de un ser vivo * T-56: Instinto sexual
MyC 4: Esquizofrenia MyC 57: Psicobiología de la obesidad T-4: Máquinas de cómputo T-57: El cerebro, hoy
MyC 5: Pensamiento y lenguaje MyC 58: El poder del bebé T-5: El lenguaje humano * T-58: Galileo y su legado
MyC 6: Origen del dolor MyC 59: Las huellas del estrés T-6: La ciencia de la luz T-59: ¿Qué es un gen?
MyC 7: Varón o mujer: cuestión MyC 60: Evolución del pensamiento T-7: La vida de las estrellas T-60: Física y aplicaciones del láser
de simetría MyC 61: TDAH T-8: Volcanes T-61: Conservación de la biodiversidad
MyC 8: Paradoja del samaritano MyC 62: El legado de Freud T-9: Núcleos atómicos y radiactividad T-62: Alzheimer
MyC 9: Niños hiperactivos MyC 63: ¿Qué determina T-10: Misterios de la física cuántica * T-63: Universo cuántico *
MyC 10: El efecto placebo la inteligencia? T-11: Biología del envejecimiento * T-64: Lavoisier, la revolución química
MyC 11: Creatividad MyC 64: Superstición T-12: La atmósfera T-65: Biología marina
MyC 12: Neurología de la religión MyC 65: Competición por el cerebro T-13: Presente y futuro T-66: La dieta humana:
MyC 13: Emociones musicales MyC 66: Estudiar mejor de los transportes biología y cultura
MyC 14:$y®¹àŸDDùï¹UŸ¹‘àEŠ`D MyC 67: Hombre y mujer T-14: Los recursos de las plantas T-67: Energía y sostenibilidad
MyC 15: Aprendizaje con medios MyC 68: La hipnosis clínica T-15: Sistemas solares T-68: La ciencia después
virtuales MyC 69: Cartografía cerebral T-16: Calor y movimiento de Alan Turing
MyC 16: Inteligencia emocional MyC 70: Pensamiento creativo T-17: Inteligencia viva T-69: La ciencia de la longevidad
MyC 17: Cuidados paliativos T-18: Epidemias T-70: Orígenes de la mente humana
MyC 18: Freud ( ) Disponible solo en formato digital
* T-19: Los orígenes de la humanidad * T-71: Retos de la agricultura
MyC 19: Lenguaje corporal T-20:"DåùÈyàŠ`Ÿyïyààyåïày T-72: Origen y evolución del universo
MyC 20: Aprender a hablar T-21: Acústica musical T-73: El sida
MyC 21: Pubertad T-22: Trastornos mentales T-74: Taller y laboratorio
MyC 22: Las raíces de la violencia T-23:myDåmy¨Ÿ´Š´Ÿï¹ T-75: El futuro de la energía (I)
MyC 23: El descubrimiento del otro T-24: Agua T-76: El futuro de la energía (II)
MyC 24: Psicología e inmigración T-25: Las defensas del organismo T-77: El universo matemágico
MyC 25: Pensamiento mágico T-26: El clima de Martin Gardner
MyC 26: El cerebro adolescente T-27: El color T-78: Inteligencia animal
MyC 27: Psicograma del terror T-28: La consciencia *
( ) Disponible solo en formato digital
MyC 28: Sibaritismo inteligente T-29: A través del microscopio *
MyC 29: Cerebro senescente T-30: Dinosaurios
MyC 30: Toma de decisiones T-31: Fenómenos cuánticos
MyC 31: Psicología de la gestación T-32: La conducta de los primates
MyC 32: Neuroética T-33: Presente y futuro del cosmos
MyC 33: Inapetencia sexual T-34: Semiconductores
MyC 34: Las emociones * y superconductores
MyC 35: La verdad sobre la mentira T-35: Biodiversidad
MyC 36: Psicología de la risa T-36: La información
MyC 37: Alucinaciones T-37: Civilizaciones antiguas
MyC 38: Neuroeconomía T-38: Nueva genética
MyC 39: Psicología del éxito T-39: Los cinco sentidos
MyC 40: El poder de la cultura T-40: Einstein
MyC 41: Dormir para aprender T-41: Ciencia medieval
MyC 42: Marcapasos cerebrales T-42: El corazón
MyC 43: Deconstrucción T-43: Fronteras de la física
de la memoria * T-44: Evolución humana
MyC 44: Luces y sombras T-45: Cambio climático
de la neurodidáctica T-46: Memoria y aprendizaje
MyC 45: Biología de la religión T-47: Estrellas y galaxias
MyC 46: ¡A jugar! T-48: Virus y bacterias
MyC 47: Neurobiología de la lectura T-49: Desarrollo del cerebro,
MyC 48: Redes sociales desarrollo de la mente
MyC 49: Presiones extremas T-50: Newton
MyC 50: Trabajo y felicidad T-51: El tiempo *
MyC 51: La percepción del tiempo T-52: El origen de la vida *
MyC 52: Claves de la motivación T-53: Planetas
MyC 53: Neuropsicología urbana

uadernos
d
Precio por ejemplar: 6,90 €
Cuadernos 1: El cerebro Cuadernos 6: El mundo
Cuadernos 2: Emociones de los sentidos
Cuadernos 3: Ilusiones Cuadernos 7: El sueño
Cuadernos 4: Las neuronas Cuadernos 8: Neuroglía
Cuadernos 5: Personalidad, Cuadernos 9: La memoria
desarrollo y conducta social Cuadernos 10: Adicciones
Accede a la
HEMEROTECA
DIGITAL
DE TODAS NUESTRAS PUBLICACIONES

Suscríbete y accede a todos los artículos

PAPEL ARCHIVO DIGITAL


Elige la modalidad mixta Encuentra toda Accede desde cualquier
y recibirás también la información sobre ordenador o tableta
las revistas impresas el desarrollo de la ciencia al PDF de más de 8000
correspondientes al y la tecnología durante artículos elaborados
período de suscripción los últimos 25 años por expertos

www.investigacionyciencia.es