Está en la página 1de 13

Ante la critica y el cuestionamiento de los fariseos y de los escribas,

Jesús contó una serie de tres parábolas para explicar porque el Hijo
de Dios gustaba de la compañía de los pecadores y entraba a comer
a sus casas. Estas narraciones aparecen registradas en el Evangelio
Según San Lucas 15.

Estas historias ilustran de una forma muy profunda el amor de Dios


por la humanidad y su deseo incesante de salvarla. Una lectura
superficial podría no ser suficiente para descubrir sus más
profundas implicaciones.

Es por ello que en esta serie, que esta diseñada para llevarse acabo
en 8 temas, estudiamos este capítulo fascinante de la Biblia usando
también otras referencias bíblicas como Génesis 3, Salmo 23,
Zacarías 3 y Juan 3. Para tener una visión más clara de los temas que
se exponen en este capítulo.

A través de esta serie de estudio, trataremos de comprender


aspectos del amor de Dios, el problema del pecado, la salvación, la
conversión, entre otros aspectos de la fe cristiana, con la intención
de hacer o renovar nuestra devoción por el Señor.
La narración de Lucas, en el capítulo 15, abre con una descripción
del auditorio que solía reunirse entorno a Jesús: “pecadores y
publicanos”; esto pone sobre la mesa nuestro primer tema: ¿Qué es
el pecado y cuáles son sus efectos sobre la vida de los seres
humanos.

Los asistentes conocerán el origen del pecado sobre esta tierra y


sus efectos destructivos en los seres humanos; descubrirán por
qué es necesario, como las personas del primer siglo, “acercarse a
Jesús para oírlo.
Una vez que Adán y Eva descubrieron que habían sido engañados,
se escondieron de Dios, el Señor descendió y comenzó a buscarlos,
esta ha sido siempre la dinámica entre el Cielo y le humanidad, Dios
buscando al ser humanos y este huyendo de él; pero en Lucas
vemos una imagen fascinante: “Jesús sentado a la mesa de los
pecadores”.

A través de este estudio seremos motivados para hacer lo mismo


que la gente del primer siglo, abrir la puerta de casa para que Jesús
coma con nosotros.
Dios el Hijo es también eterno y todo poderoso, pero estuvo
dispuesto a renunciar a su divinidad para hacer un hombre débil y
morir en la cruz por nuestra salvación. Podría decirse que si Dios
tiene una debilidad que lo llevó incluso a la muerte, es su amor por
el ser humano.

Es imposible calcular el costo que Jesús pagó por nuestra salvación,


a través de este estudio intentaremos dimensionar el costo de
nuestro rescate y seremos motivados a responder a ese amor”.
El interés de Dios por la salvación del ser humano queda ilustrado
en por la parábola de una moneda extraviada, y una mujer que la
“busca con diligencia”.

Los asistentes serán motivados a creer y aceptar el amor de Dios, y


buscar la reconciliación espiritual con el Padre.
En esta última parábola, vemos a un hijo que tiene sueños de libertad,
pero al correr tras esos sueños lastima el corazón de su padre, rompe
la armonía con su familia y termina autodestruyéndose; ¡Una
excelente descripción de la sociedad moderna!

A través de este estudio, descubriremos lo que significa la verdadera


libertad en Jesús, y su deseo por apartarnos del pecado.
A menudo los cerdos son utilizados en la Biblia para ejemplificar los
pecados, en la parábola del Hijo Prodigo no solo esta rodeado por
ellos, sino que los alimenta y aún desea comer las algarrobas con la
que los alimenta. Esta es una descripción desgarradora de un hombre
que se ha hundido miserablemente en el pecado.

En este estudio aprenderemos que aún hasta las personas que están
en lo más profundo de la miseria del pecado, puede encontrar
salvación en Cristo Jesús.
El Hijo ha vuelto a casa, el Padre le ha recibido, ¿bajo que términos
vivirá ahora en el hogar? ¿Será un jornalero? ¿Tiene los mismos
derechos de hijo que antes de irse? ¿Ha cambiado la relación entre el
padre y el hijo?. Estas cuestiones también ilustran la relación de Dios y
sus hijos redimidos, ¿Cómo nos trata Dios después de nuestros
errores?

En este estudio aprenderemos cómo es la relación entre los Hijos de


Dios y Él, después de su restauración.
En nuestro último tema, analizaremos la historia desde la óptica del
hijo mayor, trataremos de colocarnos en sus zapatos y descubriremos
que es posible estar en casa y cerca del Padre y aún así encontrarnos
espiritualmente perdidos.

Seremos motivados a hacer o rehacer un compromiso con el Padre y


tratar a nuestros “hermanos menores” con la misma bondad y
misericordia que el Padre.
Daniel Hernández
12 de Junio
Tijuana, BC, México.
Lic. en Teología por la Universidad de
Navojoa.
Pastor en la Iglesia Adventista del
Séptimo Día Distrito Aeropuerto-Juárez, Director
asociado departamento de Comunicaciones Asociación
de Chihuahua.
Casado con Neri Flores
Estudiar la Biblia, escuchar música, leer,
escribir, navegar por Internet, ver películas, series,
diseño gráfico, fotografía, y experimentando con la
locución y producción de radio.

hervandan@gmail.com
+52 656 107 1642 Social: @Hervandan
Shift

También podría gustarte