Está en la página 1de 2

Para entender cómo está formada la materia, tuvieron que pasar más de 20 siglos y esa

pregunta no está resuelta del todo. En un principio existieron dos teorías. Una de ellas
proponía a la materia como divisible hasta el infinito y que cada de una de las partes
conservaba las características de la totalidad de la cual surgió. La otra teoría propone que
la división infinita de la materia es posible hasta cierto punto y que existe una cantidad
mínima de la cual parte todo. A este modelo se le llamó modelo discontinuo de la materia.
Y es ahí, en la misma Grecia, que surge la idea de una partícula básica, mínima, indivisible
y en constante movimiento denominada átomo. Y aunque esta idea nació hace tantísimo
tiempo, no fue retomada sino más de 2000 años. Cuando se empiezan a estudiar con más
detalle el estado gaseoso, los científicos son capaces de explicar el comportamiento de
los gases imaginando que están formados por partículas y espacio vacío, de esta manera
es posible comprender propiedades como la expansión y la compresión. Así es como
surgió el modelo cinético de partículas, que más tarde se adapta a los demás estados de la
materia con muy buenos resultados. Bajo esta perspectiva, debemos considerar que en la
época de Newton, por ejemplo, átomo y partícula eran tratados como sinónimos, la
realidad es que no lo son. En la actualidad se concibe una partícula como porción mínima
de materia que conserva las características y propiedades de la totalidad de la materia que
forma parte. A partir de estos estudios nace un modelo basado en la existencia de las
partículas, el cual es llamado “modelo cinético de partículas”, entre sus postulados
básicos están los siguientes:

Toda la materia está formada por partículas.


Las partículas se encuentran siempre en movimiento.
Las partículas interaccionan entre sí con fuerzas de mayor o menor intensidad
La distancia que existe entre partícula y partícula es muy grande en comparación con su
tamaño.
Los choques entre partícula-partícula y entre la partícula y la pared del recipiente en
donde se encuentran ocurren sin pérdida de energía.
La energía cinética promedio de las partículas es proporcional a su temperatura.
Calor, transferencia de calor y principios térmicos
El calor es la energía total del movimiento molecular en una sustancia mientras la
temperatura es una medida de la energía molecular media. El calor depende de la
velocidad de las partículas, su número, su tamaño y tipo. Por ejemplo, la temperatura de
un vaso pequeño de agua puede ser la misma a la de un cubo, pero el cubo tiene más calor
porque tiene más agua y por lo tanto más energía térmica total.

El calor hace que la temperatura aumente o disminuya, las temperaturas más altas tienen
lugar cuando las moléculas se están moviendo, vibrando y rotando con mayor energía. Si
tomamos dos recipientes de agua con la misma temperatura y las ponemos en contacto
no habrá transferencia de energía entre ellas porque la energía media de las partículas en
cada objeto es la misma. Pero si la temperatura de uno de los recipientes es más alta que
el otro habrá una transferencia de energía del objeto más caliente al más frío, hasta que
los dos alcancen la misma temperatura.

La temperatura no es energía sino una medida de ella, el calor sí es energía.

Formas de transferencia de calor

Conducción
Se basa en el contacto directo entre las partículas de dos cuerpos. Por ejemplo cuando se
aplica un cautin a la soldadura este le transfiere su calor para fundirla. El atizador desplaza
su calor hacia el extremo frío.
Convección
En ella un fluido (gas o líquido) transporta el calor de un objeto o zona más caliente.
Cuando un fluido se calienta aumenta su volumen y en consecuencia disminuye su
densidad. Por ejemplo cuando calentamos en la estufa una olla con agua el líquido más
próximo al fondo se calienta por el calor que se ha transmitido por convección a través
de la olla. El agua calentada asciende mientras el agua más fría desciende.
Radiación
Es cuando la energía se propaga por medio de ondas electromagnéticas o partículas
subatómicas, puede darse en el vacío o a través de otro medio como el agua. Es lo que
sucede cuando calientas comida en el horno de microondas. El calor atraviesa el espacio
en forma de rayos infrarrojos.