Está en la página 1de 3

Unión Industrial de Entre Ríos

Informe de la Cámara de Productores Porcinos de Entre Ríos


Mayo 2018

El estado actual del sector porcino

El sector porcino entrerriano atraviesa una fuerte crisis producida por diversos factores
que, en su conjunto, configuran el actual escenario: el costo de producción está por
encima del precio de venta del animal en pie. Esta situación se da incluso de cara a un
año donde parece que esta realidad será una constante.

En primer lugar, vale destacar el aumento del precio de la alimentación. Empujado


principalmente por el precio del maíz y la soja, el rubro alimentación subió más de un
40% desde diciembre a esta parte. Esto se produjo por la aceleración del ritmo
devaluatorio y por el efecto sequía que acusan los cereales en la Argentina. Es
importante subrayar que en el alimento de los animales representa el 60% de la
estructura de costos de una granja.

Por otro lado, debemos remarcar que el precio de venta actual se encuentra estancado
y que incluso ingresamos en una etapa del año en la cual comienza a caer. Como
sabemos, el capón en pie tiene una estacionalidad histórica muy marcada que indica
que durante el invierno el precio retrocede -generalmente hasta el mes de septiembre-,
para después recuperarse hacia fin de año y mantenerse estable hasta terminar el
verano.

Asimismo, la reciente modificación de la alícuota de IVA de la carne porcina (en pie y


fresca sin procesamiento) también impactó negativamente en los productores
primarios ya que el giro comercial de este negocio, con márgenes ajustados o
negativos (como viene ocurriendo en lo que va del año), produce saldos técnicos de
IVA a favor de los productores, que no se pueden recuperar dado que no existen
mecanismos fluidos.

Perspectivas de crecimiento y desarrollo

Las perspectivas de crecimiento y desarrollo son inciertas, conforme el escenario


crítico que vive el sector, fundamentalmente por el resultado negativo para producir.
Según datos relevados por Capper, una granja de elevado nivel de eficiencia (casi
3000 kgs/madre/año) no sólo está en una situación de quebranto mensual de $0,60/kg,
sino que también acumula saldos irrecuperables de IVA por $0,9/kg, lo que
mensualmente significan $56.578,81 que el productor paga al Fisco nacional y tiene
que considerar como un costo porque no lo puede recuperar.

A esto se suma el problema del mecanismo de recupero de IVA de inversiones, que


aún no se encuentra reglamentado. Esto implica un fuerte desincentivo a la producción
primaria ya que, en virtud de la normativa sancionada en la reforma de diciembre
pasado, quien solicite su devolución debe demostrar haber pagado IVA dentro de los
cinco años posteriores. De lo contrario, deberá devolver el IVA inversiones adelantado
por el Fisco con un interés equivalente al que cobra AFIP ante incumplimientos. De no
subsanarse esta situación que no contempla soluciones para negocios con balances
de IVA positivos -a favor del contribuyente-, las inversiones en el sector porcino serán
inviables.

Desde Capper vemos que ha sido un comienzo de 2018 muy complicado para la
producción porcina entrerriana. Además, vemos que la situación se agravará, por lo
menos en los próximos seis meses, hasta que el precio del capón comience a subir.
Preocupa también que en este momento del año (en donde el precio del cerdo
históricamente baja), la sequía haya producido una suba inesperada de los precios de
los cereales, una incertidumbre muy grande sobre la disponibilidad de cereales hasta
la próxima cosecha y una liquidación de los stocks ganaderos en virtud la expectativa
de falta de pasturas para el invierno que comienza. Este conjunto de situaciones hace
que la producción porcina atraviese uno de sus momentos más difíciles, a lo cual debe
sumársele el impacto negativo de las reformas tributarias a nivel nacional y provincial.
De no revertirse esta situación, las perspectivas son malas, con el riesgo inminente de
la desaparición de una cantidad importante de productores, un claro desaliento a la
producción, que hoy ya está jaqueada, y la parálisis de nuevas inversiones.

Obstáculos y oportunidades

Dentro del abanico de obstáculos que se suman al resultado negativo para los
productores, se suman los actuales niveles de importaciones de determinados cortes
provenientes de Brasil (como por ejemplo bondiola), que generan graves distorsiones
en el mercado y desalientan la producción nacional. Por esta razón es indispensable
controlar la calidad y trazabilidad de cortes importados, así como también la
información brindada a los consumidores.

Además, resulta necesario generar condiciones de competitividad para que los


productores locales puedan utilizar las mismas herramientas productivas que los
competidores mundiales o bien limitar las importaciones de cortes que hayan sido
producidos con estos instrumentos veterinarios que aquí se encuentran prohibidos.

Ante la suba generalizada de la estructura de costos, es importante remarcar que otro


obstáculo es el estancamiento del precio del capón en pie. Estamos en el punto de
precio más alto del animal, sin perspectivas de subas en el corto plazo y con
probabilidades de baja. De continuar esta ecuación, este escenario agravaría el
quebranto de las granjas.

Finalmente, cabe señalar que dentro de las oportunidades se presenta el debate a


través de la Mesa Nacional de Producción Porcina que, en un diálogo con el Ministerio
de Agroindustria, define una serie de medidas para llevar a cabo cuanto antes que
permitan sortear esta situación crítica que vive el sector en todo el país. Puntualmente,
estas propuestas apuntan, primero, a restringir el ingreso de cortes de cerdo del
exterior, que permita disminuir la competencia desleal y eliminar las asimetrías;
segundo, a establecer mecanismos de devolución dinámicos y simples del IVA técnico,
que hoy el productor no está pudiendo recuperar y, por lo tanto, se constituye en otro
costo más que de por sí ya está teniendo resultados negativos; y tercero, a desarrollar
una serie de herramientas de asistencia técnica, comercial y de gestión para el
eslabón más vulnerable de la cadena (los productores), con la idea principalmente de
promover esquemas asociativos con líneas de financiamiento blandas.

Cámara de Productores Porcinos de Entre Ríos