Está en la página 1de 3

BIOTIPO MORFOFUNCIONAL O ESTADO CONSTITUCIONAL

Se refiere a la forma general del cuerpo dependiente de la distribución de sus diferentes estructuras,
pero el estado constitucional total es el producto de la combinación de factores físicos, psicológicos
y funcionales en los cuales han intervenido la herencia y el medio ambiente. (Surós)

Los factores físicos constituyen el hábito corporal o biotipo morfológico, los psicológicos; el
temperamento o animo; y los fisiológicos, la capacidad reactiva. (Surós)

1. Hábito corporal. - también llamado somático o biotipo morfológico, es el aspecto particular


del cuerpo dependiente de la especial combinación morfológica de sus segmentos. Siendo
parte de la constitución total, su estudio tiene notorio interés practico. A partir de Hipócrates,
se señala una correlación entre la figura corporal y la aparición y curso evolutivo de las
enfermedades. Rostan menciona la noción de que los cuatro tipos morfológicos (muscular,
respiratorio, digestivo y cerebral) corresponden al predominio de uno u otro de los aparatos
orgánicos sobre los restantes y que tal primacía no solo predispone al individuo al
padecimiento de ciertas enfermedades, sino que también imprime modalidades a su curso que
habrá de tenerse en cuenta en el tratamiento y en el juicio pronostico. (Surós)

2. Temperamento o ánimo. - constituye la estructura psíquica primaria que imprime


dinamismo a la constitución y determina la conducta vital emotivo-afectiva. Apenas es
influido por el ambiente y la educación, son más eficaces sobre el carácter, el espíritu o
estructura psíquica secundaria de Adler. Asi se procede a distinguir junto con Kretschmer,
las siguientes variedades temperamentales: (Surós) (Surós)

a) Esquizotímica: corresponde a individuos con tendencia impulsiva o del todo


indiferente y con vida afectiva pobre.
b) Ciclotímica: individuos intensamente afectivos con oscilaciones entre la
exaltación y la depresión.
c) Enequética o viscosa: individuos de conducta y afectos perseverantes, interativos,
minuciosos. (Surós)

3. Capacidad reactiva. - Es el tercer componente integrante de la constitución. Determina el


modo de reaccionar y el funcionalismo de cada sujeto ante las diversas situaciones y estrés
de la vida. Está en relación con la herencia, el sistema neurohormonal y temperamento.
Atendiendo a la capacidad reactiva, se han distinguido diversas diátesis o predisposiciones
como: diátesis alérgicas, la baditrófica, la neurodistónica vegetativa y simpaticotónica.
(Surós)

Numerosas escuelas han pretendido clasificar el fenotipo. Sin dejar de reconocer la utilidad de muchas
de ellas, nos centraremos en la de Kretschmer.

TIPOLOGÍA DE KRETSCHMER

Kretschmer ha demostrado que la estructura física de una persona se asocia a menudo con cierto tipo
de personalidad y en caso de enfermedades psiquiátricas, con una perturbación peculiar. Así el autor
clasifica a los biotipos en 4 categorías que son:

1. TIPO PÍCNICO: su arquetipo es la figura de Sancho Panza. Predomina el diámetro


anteroposterior abdominal sobre el transverso. Cara pecho y abdomen anchos y gruesos,
miembros cortos y más bien gráciles. Manos anchas y cortas, articulaciones delicadas, cabeza
algo hundida entre los hombros, piernas delgadas. La cara del pícnico propende al
enrojecimiento y la grasa tiende a concentrarse especialmente debajo del mentón. Los
hombres pícnicos son calvos precoces, por seborrea, desde jóvenes se inicia en ellos l curva
de la felicidad, en estos existe un buen desarrollo genital y piloso. En las mujeres la
menstruación es precoz. (Surós)

Psicológicamente son ciclotímicos muy afectos y alternan entre la alegría fácil y la depresión;
son realistas, viven más y mejor el presente, sin mucha preocupación por el futuro y son
grandes comedores. Destacan en algunos deportes como lucha danza y alzamiento de pesas.

Son propensos a la diabetes mellitus, a la gota, a la hipertensión arterial, la cardioesclerosis


y sus consecuencias y a algunas enfermedades crónicas pulmonares. (Guarderas)

2. TIPO LEPTOSOMÁTICO O ASTENICO. - su arquetipo es la figura de Don Quijote, en


el predomina el diámetro longitudinal vertical sobre los demás. Se trata de sujetos delgados,
de hombros estrechos, pecho largo y aplanado, vientre sin grasa caderas poco prominentes.
La cara también es alargada, estrecha y pálida, con frente inclinada hacia atrás, gran nariz y
micrognatia que produce un perfil angulas (cara de pájaro). El perímetro craneal es escaso,
se ensancha por encima de las orejas y aparece cubierto de un pelo fuerte con largas cejas
muy unidas. Las extremidades son largas y delgadas con manos y pies con tendencia a
cianosis. (Surós)

Psicológicamente son esquizotímicos, asténicos, son idealistas, menos pegados a las cosas
materiales, tiene tendencia a la depresión, pero pueden ser impulsivos. Son propensos a las
vicero-ptosis, la hernias, la tuberculosis pulmonar, ulcera gástrica, la jaqueca y el
envejecimiento prematuro. (Guarderas)

3. TIPO ATLÉTICO.- Corresponde al individuo alto, con desarrollo armónico y proporcional


de todas sus partes, en las que se destaca por el desarrollo de la cintura escapular, mientras
que la pélvica es más bien estrecha; la cabeza y la cara son alargadas con rasgos faciales bien
definidos; el desarrollo óseo impresiona como muy sólido, y el muscular muy bien
desarrollado lo cual permite que los diferentes grupos musculares se dibujen claramente bajo
la piel pues, además, tienen escasa grasa subcutánea. (Surós)
Psicológicamente responden al temperamento viscoso, es decir, son constantes, tenaces, y
minuciosos; pero fisiológicamente son más lentos, aunque más vigorosos. Propenden a la
psicosis manicodepresiva y a la epilepsia. (Guarderas)
Presentan un subtipo ASTENICO ATLETICO con características de los tipos anteriores en
general los individuos pertenecen a este subtipo, producen la impresión de asténicos
artificialmente desarrollados por el ejercicio muscular activo. (Surós)

4. TIPO DISPLASICO. - señala a los sujetos cuyas anomalías morfológicas son tan patentes
que no permiten encasillarlos en ninguno de los grupos anteriores. Según Kretschmer
presenta tres variedades: (Surós)
1. Gigantes enucoides
2. Eunocides y obesos pluriglandulares
3. Hipoplasicos e infantiles.

Todos ellos tienen en común la falta de euritmia, su desproporción y tosquedad, su falta de


armonía intrínseca. Los displásicos en todas sus variedades corporales conocidas, se
encuentran a menudo en la epilepsia y en la esquizofrenia, pero faltan casi por completo en
la psicosis maniacodepresiva. (Surós)