Está en la página 1de 34

A nuestros docentes por otorgarnos lo

mejor de su tiempo y sus conocimientos para así


forjarnos nuestra meta profesional
ÍNDICE
INTRODUCCIÓN

La Sociedad Anónima es un hecho importante del siglo XIX, evoluciona,


convirtiéndose en una suerte de entidad que capta ahorro público. Se empieza a
invitar al mercado a que participe en la sociedad anónima mediante la colocación
de ciertos capitales, ello como consecuencia de la constitución de una entidad que
emite títulos libremente negociables, que son representativos del capital social,
aportado por personas que forman parte de ella.
Con la transformación de la sociedad anónima, producida por el enorme
crecimiento y desarrollo de la actividad industrial, comercial y financiera, es que se
consagra la sociedad anónima de nuestro tiempo como gran empresa, grandes
capitales y gran cantidad de accionistas. Se ha dicho con razón que la evolución de
la tecnología, llamada inicialmente revolución industrial, no habría consumado su
obra de transformación sin las fórmulas jurídicas adecuadas. Han sido sociedades
anónimas las que cimentaron las grandes empresas de producción de acero y de
máquinas, las industrias químicas y la eléctrica. Son también sociedades anónimas
la que en los países desarrollados o en proceso de desarrollo, elaboran toda la
extensa gama de productos técnicos que caracterizan a nuestra época.
Se puede constatar fácilmente que la gran mayoría de las sociedades que
se constituyen en nuestro país lo hacen bajo la forma de sociedad anónima. Este
no es, sin dudad, un fenómeno actual ni exclusivamente local. La preponderancia
de la sociedad anónima se había reflejado claramente en la antigua Ley de
Sociedades Mercantiles de 1966, mediante un tratamiento normativo extenso y mas
completo que el de cualquier forma societaria.
Históricamente las Sociedades anónimas encuentran su origen en las
compañías coloniales, la primera fue la compañía holandesa de las indias en 1602.
Dichas compañías a su vez parecen proceder del condominio naval germánico y
de algunos presentes italianos como la Casa de San Jorge. Esta última era una
asociación, de los acreedores de la República genovesa, la cual para garantiza sus
créditos. Había asumido sucesivamente la gestión de un importante servicio, la
exacción de tributos, desarrollándose así una compleja actividad comercial.
CAPITULO I
MARCO CONCEPTUAL
1.1 SOCIEDADES MERCANTILES
La LGS no define a las sociedades, sino que las describe al señalar que
quienes la constituyen acuerda aportar bienes o servicios para el ejercicio común
de actividades económicas.
La sociedad mercantil es el acuerdo de dos o más personas, que se
encuentran vinculadas por un interés común para realizar determinadas actividades
económicas.
Cuando se habla de personas en general nos referimos a las personas
naturales (físicas) y a las jurídicas.
1.2 REQUISITOS DE LA SOCIEDAD
 Capacidad.- Aptitud para contratar.
 Consentimiento.- Debe ser expreso y libre de todo vicio. Debe ser por escrito, en
forma directa o por apoderado con facultades expresas.
 Affectio societatis propósio de cooperación.- Aceptación deliberada de
participar en las ganancias y en las pérdidas. El socio debe adecuar su
conducta e intereses personales a los fines y necesidades de la
sociedad para el cumplimiento de su objeto social.
 Pluralidad de personas.- Mínimo dos personas naturales o jurídicas.
 Organización.- Con el pacto social nace una organización, cuya complejidad
depende del tipo de sociedad que se constituye.
 Ejercicio en común de actividades económicas.- Es el propósito que motiva a los
socios a constituir y mantener en actividad a la sociedad.
1.3 OBJETO DE UNA SOCIEDAD
El objeto está constituido por aquellos negocios u operaciones lícitas, física
y jurídicamente posibles, que en virtud del pacto social y el estatuto, podrá realiza
la sociedad, para el logro del fin común propuesto por los socios.
Los actos que exceden el objeto social, en doctrina se denomina actos ultra
vires.
Una sociedad no puede tener por objeto social, las actividades que la
Ley atribuye de manera exclusiva a otras entidades o personas.
1.4 FORMAS DE APORTE
a) Aportes dinerarios: Los aportes en dinero en efectivo se debe depositar
a nombre de la sociedad en una empresa bancaria o financiera, debiendo
constar dicho acto en la escritura pública de constitución.
b) Bienes entregados a título de dominio: En este caso el socio aportante
transfiere a la sociedad la propiedad del bien o bienes aportados.
c) A título distinto al de dominio: En este caso, respecto a los bienes aportados,
la sociedad sólo adquiere el derecho de uso o usufructo.
d) Títulos Valores o documentos de crédito: En este caso se requiere contar
la aprobación de los demás socios; es decir lo debe contemplar el pacto social,
para admitirse este tipo de aporte.
Se considera efectuado el aporte, cuando el título o documento a cargo del
socio aportante ha sido íntegramente pagado.
Si el obligado principal no es socio, se entenderá cumplido con la
transferencia por endoso de los títulos valores o documentos, sin perjuicio de
la responsabilidad solidaria conforme a ley.
e) Servicios: Es admitido el aporte en servicios en las sociedades de
personas, como las sociedades colectivas y civiles. En las sociedades
anónimas no se admite el aporte en servicios.
Los aportes en dinero se desembolsan en la oportunidad y condiciones
previstas en el pacto social.
Los aportes de bienes no dinerarios se reputa efectuado al momento de
otorgarse la escritura pública.
1.5 CONSTITUCIÓN DE LA SOCIEDAD
Acto jurídico de fundación. La sociedad surge con el pacto social, que
asume apariencias contractuales.
La sociedad se constituye por escritura pública, en la que está contenido el
pacto social, que incluye el estatuto, para cualquier modificación de estos se
requiere la misma formalidad (art. 5 de la LGS), debiendo nombrarse a los primeros
administradores, según la forma societaria adoptada.
La escritura pública es la forma solemne del pacto social que da origen a la
sociedad, no es posible adoptar el principio de libertad de forma, sino la formalidad
ad solemnitatem, debido a la importancia que reviste la constitución de una
sociedad, del pacto social y del estatuto, y por la complejidad de sus cláusulas
y las consecuencias jurídicas que emergen a partir de la constitución de la
sociedad.
1.6 ACCIONES
Una acción es la parte alícuota del capital social de una sociedad anónima.
Cabe resaltar que poseer acciones de una compañía confiere legitimidad al
accionista para exigir sus derechos, pero a su vez para cumplir con sus
obligaciones.
También se dice que esta acción es un título representativo del valor de una
de las fracciones iguales en que se divide el capital social de una sociedad de
Capital. Tales acciones confieren derechos políticos y económicos a quien la posea,
es decir a su titular (accionista), como por ejemplo el derecho a una parte de las
utilidades o también el voto en las juntas de accionistas.
Estas acciones sirven para acreditar y transmitir la calidad y los derechos de
socio propietario, en relación proporcional al monto de las acciones suscritas.
Normalmente las acciones son transables sin ninguna restricción, es decir
libremente.
Como inversión, supone una inversión en renta variable, dado que no tiene
un retorno fijo establecido por contrato, sino que depende de la buena marcha de
dicha empresa.
1.7 CAPITAL
En derecho y finanzas, el capital es una cantidad de dinero que se presta o
se impone, de la cual se distingue el interés cobrado por el préstamo.
CAPÍTULO II
ANTECEDENTES

2.1 ANTECEDENTES HISTÓRICOS


Las sociedades como las conocemos hoy en día surgieron desde un
principio como una necesidad para una finalidad comercial, surgió como una
manera de satisfacción a las necesidades de diferentes comunidades, en cuanto
a la facilitación y expansión del tráfico comercial. La sociedad comercial fue
precedida por una realidad en donde la reunión de esfuerzos permitía una mayor
ventaja al momento de alcanzar logros.
2.2 LAS CIVILIZACIONES DE LA ANTIGÜEDAD.
En los pueblos de la antigüedad no encontramos estructuras organizativas
que puedan asemejarse a las formas asociativas que fueron apareciendo en la
evolución de la sociedad comercial, hasta llegar a la actual, con todos sus tipos y
formas. Diferentes razones constituyeron esta falta de organización asociativa en
las primeras civilizaciones. Algunas de las mismas estaban dadas por la escasa
comunicación entre los pueblos, lo que traía aparejado muy poco intercambio entre
ellos; además de las constantes luchas a los que estaban sometidos. Otra
importante causal, estaba determinada por la monopolización de ciertas
actividades por parte de Estado. Así, por ejemplo, encontramos como en
Egipto la actividad industrial estaba dirigida en todo sentido por el poderoso Estado,
abarcando tanto la artesanal, como así también las grandes construcciones que se
llevaban a cabo.1
En los pueblos mesopotámicos y mediterráneos, se presentaba una
situación semejante. Si bien, se reconocía una cierta libertad a los individuos para
el intercambio, la presencia e intervención de la administración pública en la
actividad comercial, tenía una importancia relevante. Sin embargo,

1
LUCARELLI MOFFO, Ricardo M. Historia de las Sociedades Comerciales, p. 1
particularmente, en Babilonia, el Código de Hamurabi, contenía una de las
más antiguas referencias en cuanto a la regulación jurídica de la actuación
humana asociada.
2.3 GRECIA.
En Grecia, se dieron los primeros antecedentes de expansión de la actividad
económica. El desarrollo de las construcciones navales, la metalurgia y las
cerámicas fueron de gran importancia para esta actividad. Con cierta libertad
política, logró surgir una burguesía mercantil. Sin embargo, las agrupaciones
asociativas no se manifestaron sino hasta el siglo IV a.C.
A comienzos de la época clásica surgen las primeras asociaciones, las
cuales, principalmente se concentraban en el dominio y explotación de navíos cuya
propiedad solía ser colectiva, donde los socios se repartían los riesgos y las
ganancias de la empresa marítima. En este sentido, una de las formas asociativas
que existieron en Grecia, era la llamada nautikon dancion. Esta consitía en el
aporte que se le otorgaba al armador del buque para que éste pudiera efectuar la
expedición; y sólo si ésta última resultaba exitosa, entonces se devolvía dicho
aporte con un interés variable según el riesgo de la misma. Esta asociación,
bajo forma de préstamo, puede ser considerada como un antecedente de lo
que más tarde se llamará commenda, y remoto de la sociedad en comandita.2
2.4 LA “SOCIETAS” DEL DERECHO ROMANO.
En Roma, la actividad privada tuvo una amplia libertad, lo que permitió un
importante desarrollo del comercio. Ello posibilitó el bienestar de los ciudadanos
romanos, más allá de las cruentas luchas por las que atravesaron. Las formas
asociativas que existieron en Roma eran tomadas como meros contratos
asociativos, donde no existía un patrimonio diferenciado al de cada uno de los
asociados, el capital afectado no constituía una garantía preferente para los
acreedores sociales. Además, no constituían un sujeto de derecho distinto a los
integrantes, por lo que no gozaban de personalidad jurídica. Eran sociedades
estrictamente personalistas, la muerte de alguno de sus integrantes determinaba
necesariamente la disolución del negocio. Los beneficios y las pérdidas eran
estipulados; no existiendo, en principio, la responsabilidad solidaria, ya que cada
socio respondía por su parte. Se carecía de un derecho específicamente comercial;
todas las relaciones jurídicas estaban reguladas por un derecho común. Este
sistema jurídico contemplaba dos tipo de sociedades, la societas omnium
bonorum y la societas unius negotiationis; sin embargo, éstas dos no fueron

22
LUCARELLI MOFFO, Ricardo M. Ob. Cit. p.3.
contemporáneas, sino que existieron en diferentes momentos de la historia de
Roma, y respondieron a la satisfacción de diferentes necesidades. La societas
omnium bonorum consistía básicamente en una sociedad familiar, donde, en
principio, estaba vedada la entrada de terceros extraños a la familia a la cual
pertenecía la sociedad. En ella, los socios aportaban en común la totalidad de sus
patrimonios. Esta forma tenía su antecedente remoto en la comunidad
hereditaria, surgida entre los filii familias con el advenimiento de la muerte del
pater en la época arcaica, que recibía el nombre de erctum non citum
(patrimonio no dividido). En cambio, las societas unius negotiationis
constituían agrupaciones que se unían para concentrar recursos con el objeto de
llevar adelante transacciones de carácter internacional, y para una sola operación
o un negocio específico, tales como la compraventa de esclavos. Una variedad
de esta forma, fueron las denominadas societatis vectigalium, las cuales eran
constituidas por los publicanos para funcionar como intermediarios en el cobro de
impuestos entre el Estado y los contribuyentes. Otra especie era la societas unius
rei, en la cual se aportaban bienes singulares para la obtención de un beneficio en
común para todos los socios.3
Por su parte, aquellos que se dedicaban a realizar préstamos cobrando
intereses, realizaban su actividad uniéndose en otra forma asociativa denominada
sociedad de argentarii. Estas sociedades tuvieron una importancia relevante en el
desarrollo de la actividad económica de Roma, estableciendo el derecho romano
ciertas normas específicas sobre la materia. Estas sociedades de argentarii
carecían de personalidad jurídica; los socios poseían una responsabilidad
solidaria, constituyendo ello un precedente de lo que sería la sociedad colectiva.
Durante el Imperio (siglo II), se produjo un auge en el desarrollo de la
actividad mercantil, que propició la organización de asociaciones bajo la forma del
contrato de commendas, teniendo como elemento característico que el socio
capitalista fuera un individuo que no se daba a conocer y las participaciones en la
sociedad estaban divididas en partes negociables.
La sociedad quedaba disuelta por voluntad de los socios, o bien por la
decisión de uno de ellos, extinción del negocio, o muerte de algún socio. Producida
la causal de disolución, cada socio tenía la actio pro socio (el medio para hacer
efectivas las obligaciones reciprocas de los socios.), la cual consistía en una bonae
fidei, consistente en una rendición de cuentas, liquidación y reparto del saldo
resultante de la compensación realizada entre ganancias y pérdidas.

3
LUCARELLI MOFFO, Ricardo M. Ob. Cit. p. 4
La sociedad anónima como tal, con las características que la tipifican
actualmente, surge en el siglo XVIII cuando el capitalismo comienza a imponerse
como modo específico de producción. Durante el periodo anterior solo se dan
formas jurídicas que constituyen los precedentes de primera sociedad anónima,
y que van a servir para su formulación teórica.
Si bien los antecedentes más comunes de la sociedad anónima actual son
las grandes empresas de colonización, nacidas en el siglo XVII y desarrolladas
durante el siglo XVIII, como son las denominadas Compañías de las Indias, la
Compañía Holandesa de las Indias Orientales y la Compañía Inglesa de las
Indias Orientales, podemos resumir el tema indicando que, en cuanto al origen de
la sociedad anónima, se conocen dos cauces históricos diversos: El cauce italiano
donde aparece esta forma societaria como consecuencia de las relaciones entre
el Estado y sus acreedores, y el cauce holandés que es precisamente el que
ubica su origen ligado al comercio con las Indias Orientales y Occidentales.
Estas primigenias sociedades anónimas se caracterizan por su absoluta
dependencia del Estado, la desigualdad de derechos dentro de la sociedad, con la
preponderancia de los grandes accionistas, y la carencia de los derechos de los
pequeños accionistas. El derecho a voto, es decir, el derecho a participar en el
Gobierno, no podía configurarse como derecho mínimo de todo accionista. No se
cumplía en este periodo con el principio de la proporcionalidad entre el capital
aportado y el derecho a la gestión.
Son tres los periodos a través de los cuales evoluciona la sociedad anónima,
que se agrupan en tres sistemas:
 Sistema de concesiones reales: En este sistema las sociedades dependían
absolutamente del Estado y existía dentro de ellas desigualdad de
derechos, constituían filiales del Estado, pudiendo este intervenir
constantemente en la vida de la sociedad. El concepto de limitación de
responsabilidad por el aporte efectuado se formula legalmente recién en el
Código de Comercio francés de 1807.
 Sistema de autorización gubernativa: Se pone fin a la concesión real y se instaura
el régimen de la previa autorización gubernativa, a través del Reglamento de
la Administración Pública.
 Sistema de disposiciones normativas: Libera a las sociedades de la concesión
previa por el Estado y las somete a las diversas normas coactivas vigentes para
su constitución y funcionamiento.4

4
HUNDSCOPF EXEBIO, Oswaldo citando a GARRILES JOAQUÍN en Manual de ….
En la sociedad anónima del siglo XIX se constituye la junta general
como órgano soberano de la sociedad en la que participan todos los accionistas
en virtud de la regla una acción, un voto. Se consagra en este periodo, que
es conocido como el de la regulación normativa, el estatus de accionista, en
el cual el derecho de voto aparece como un derecho esencial.
Un hecho importante de resaltar es que la sociedad anó nima del
siglo XIX, evoluciona, convirtiéndose en una suerte de entidad que capta
ahorro público. Se empieza a invitar al mercado a que participe en la sociedad
anónima mediante la colocación de ciertos capitales, ello como consecuencia de la
constitución de una entidad que emite títulos libremente negociables, que son
representativos del capital social, aportado por personas que forman parte de
ella.
Con la transformación de la sociedad anónima, producida por
el enorme crecimiento y desarrollo de la actividad industrial, comercial
y financiera, es que se consagra la sociedad anónima de nuestro
tiempo: gran empresa, grandes capitales y gran cantidad de accionistas. Se ha
dicho con razón que la Revolución tecnológica, llamada inicialmente Revolución
industrial, no habría consumado su obra de transformación sin las fórmulas jurídicas
adecuadas. Han sido sociedades anónimas las que cimentaron las grandes
empresas de producción de acero y de máquinas, las industrias químicas y la
eléctrica. Son también sociedades anónimas la que en los países desarrollados o
en proceso de desarrollo, elaboran toda la extensa gama de productos técnicos que
caracterizan a nuestra época.
Es así que nacen las modalidades de sociedades anónimas, la cerrada de
tipo familiar y de dimensiones reducidas, y la abierta al público, para la gran
empresa con muchos accionistas y acciones que se cotizan en bolsa. Esta
reforma se ha ido plasmando en algunos países y ha sido recogida por nuestro
ordenamiento legal societario en la Sección Séptima del Libro II de la LGS.
Sintetizando, podemos adelantar que la sociedad anónima abierta se caracteriza
externamente por la intervención del Estado, por su publicidad legal y por su influjo
en la actividad económica. Como características internas, en las sociedades
anónimas abiertas existen dos tipos de accionistas, unos con affectio societatis y
los otros que carecen de él.
CAPÍTULO III
SOCIEDAD ANONIMA

3.1 DEFINICIÓN DE SOCIEDAD ANÓNIMA


La sociedad anónima es aquella sociedad mercantil cuyos titulares lo son
en virtud de una participación en el capital social a través de títulos o acciones.
La S.A. es conocida también como sociedad por acciones, es una persona
legal formada por un capital social representado por acciones.
Es una sociedad de capitales, con responsabilidad limitada, en la que el
capital social se encuentra representado por títulos negociables y que posee
un mecanismo jurídico propio y dinámico orientado a separar la propiedad de la
administración de la sociedad.
El capital se representa por acciones libremente transmisibles, hasta por
cuyo importe se restringe la responsabilidad de los socios.
Es una persona con estructura, patrimonio, capacidad y funciones propias,
distinta a la de los accionistas y de la administración.
3.2 DENOMINACIÓN
Según el artículo 50° de la LGS, la sociedad anónima puede adoptar
cualquier denominación, pero debe figurar necesariamente la indicación «sociedad
anónima» o las siglas «S.A.», con la cual los accionistas están en libertad de elegir
el nombre de la sociedad, no siendo necesario que se consigne en la denominación
el nombre de alguno de los socios. Asimismo, señala dicho artículo que cuando se
trate de sociedades cuyas actividades solo pueden desarrollarse, de acuerdo con
la ley, por sociedades anónimas, el uso de la indicación o de las siglas es
facultativo y no obligatorio, siendo aplicable dicha norma, a manera de ejemplo, a
los bancos, compañías de seguros, entidades financieras, sociedades agentes de
bolsa que, para su constitución, organización y desarrollo, no tienen otra opción que
la sociedad anónima.5

5
HUNDSKOPF EXEBIO, Oswaldo. “Manual de Derecho Societario”. Editorial GRIJLEY E.I.R.L. Primera edición
2009 – Lima. Pag. 88
3.3 CARACTERÍSTICAS:
En la mayoría de las legislaciones, y en la doctrina, se reconoce como
principales características de este tipo de sociedad las siguientes:
 Es una sociedad de capitales.
 El capital está representado por acciones.
 Podrá adoptar cualquier denominación
 El número de socios no puede ser inferior a 2 personas naturales o jurídicas.
 Limitación de responsabilidad de los socios frente a terceros.
 Negociabilidad de las acciones.
 Estructura orgánica impersonal.
 Es una persona con personalidad y autonomía propia que actúa por medio
de la Junta General de Accionistas, el Directorio y la Gerencia.
 Lleva un Registro denominado Libro Matrícula de Acciones.
 No admite el aporte de servicios.
3.4 FORMAS DE CONSTITUCIÓN
De conformidad con el artículo 3° de la LGS, las sociedades anónimas
se pueden constituir simultáneamente en un solo acto por los accionistas
fundadores, o en forma sucesiva mediante oferta a terceros, contenida en
el programa de fundación otorgado por los fundadores.
3.4.1 Constitución simultánea
Bajo la denominada constitución simultánea y conforme al artículo 53° de la
LGS, los accionistas fundadores suscriben el íntegro de las acciones
representativas del capital social al momento de otorgarse la escritura pública de
constitución social que contiene el pacto social y el estatuto, convirtiéndose en
titulares de las acciones, y en responsables frente a la sociedad y frente a terceros,
en su condición de accionistas fundadores.
Conforme al artículo 54° de la LGS, el pacto social debe contener
obligatoriamente lo siguiente:
• Los datos de identificación de los fundadores. Si es persona natural, su
nombre, domicilio, estado civil y el nombre del cónyuge en caso de ser
casado; si es persona jurídica, su denominación o razón social, el lugar de
su constitución, su domicilio, el nombre de quien la representa y el
comprobante que acredite la representación.
• Como elemento esencial del pacto social, debe constar la manifestación
expresa de la voluntad de los accionistas de constituir una sociedad anónima;
sin esta manifestación no existe el pacto social.
• El monto del capital y las acciones en que se divide.
• La forma como se paga el capital y el aporte de cada accionista en dinero o
en otros bienes o derechos, con el informe de valorización correspondiente en
estos casos; con lo cual quedará establecido el compromiso patrimonial que
cada socio asume al constituir la sociedad.
• El nombramiento y los datos de identificación de los primeros
administradores, con lo cual se permite que la sociedad inicie sus actividades
inmediatamente después de que se adquiera la personalidad jurídica con la
inscripción en el Registro Público.
• El estatuto que regirá el funcionamiento de la sociedad.
Conforme al artículo 55° de la LGS, el estatuto debe contener
obligatoriamente lo siguiente:
• La denominación de la sociedad, cumpliéndose al efecto con los requisitos
de los artículos 9° y 50° de la LGS.
• La descripción del objeto social, con claridad y precisión conforme a
las reglas generales del artículo 11° de la LGS.
• El domicilio de la sociedad, siendo suficiente señalar una determinada
circunscripción territorial.
• El plazo de duración de la sociedad, el cual puede ser determinado o
indeterminado, según lo permite el artículo 19° de la LGS, con indicación de
la fecha de inicio de sus actividades.
• El monto del capital, el número de acciones en que está dividido, el valor
nominal de cada una de ellas y el monto pagado por cada acción suscrita.
• Cuando corresponda, las clases de acciones en que está dividido el capital,
el número de acciones de cada clase, las características, derechos especiales
o preferencias que se establezcan a su favor y el régimen de prestaciones
accesorias o de obligaciones adicionales.
• El régimen de los órganos de la sociedad, con lo cual se configurará su
estructura jurídica interna.
• Los requisitos para acordar el aumento o disminución del capital y para
cualquier otra modificación del pacto social o del estatuto, relativas a los
quórums, mayorías, formas de tomar acuerdos, etc.
• La forma y oportunidad en que debe someterse a la aprobación de los
accionistas la gestión social y el resultado de cada ejercicio.
• Las normas para la distribución de las utilidades.
• El régimen para la disolución y liquidación de la sociedad.
Adicionalmente, el estatuto puede contener convenios o pactos lícitos que
se estimen convenientes para la organización de la sociedad y los convenios
societarios entre accionistas que los obliguen entre sí y para con la sociedad. Solo
para estos últimos, el párrafo final del artículo 55° de la LGS señala que los
convenios que se celebren, modifiquen o terminen luego de haberse otorgado la
escritura pública en la que conste el estatuto, se inscriben en el registro sin
necesidad de modificar el estatuto.
3.4.2 Constitución por oferta a terceros
La denominada constitución sucesiva o por oferta a terceros se diferencia
de la constitución simultánea por el rol de los accionistas fundadores; aquí estos
no son los únicos que suscriben el capital social, pudiendo inclusive no suscribir
ninguna acción sino que, por el contrario, tienen que recurrir a terceros porque
el negocio implica una inversión inicial que requiere de un capital social que no
puede ser cubierto únicamente por los promotores o fundadores.
Se trata de un procedimiento a través del cual se reúnen a los accionistas
que suscribirán y pagarán las acciones. Para esto los promotores o fundadores,
sobre la base de un programa
Suscrito por ellos, dirigirán ofertas a un número indeterminado de posibles
suscriptores. En dicho procedimiento se pueden reconocer para fines didácticos
cuatro etapas sucesivas:
• Programa de constitución.
• Suscripción de acciones.
• Asamblea de suscriptores.
• Otorgamiento de la escritura pública de constitución social.
Es necesario precisar que no todas las ofertas a terceros tendrán la
condición legal de oferta pública, pero si las ofertas tienen las mismas
características que la Ley del Mercado de Valores atribuye a las ofertas
públicas, el procedimiento forzosamente deberá sujetarse ala legislación
especializada, no siéndoles de aplicación las disposiciones de los artículos
57° y 58° de la LGS.
El programa de constitución es el documento en el que constarán las
características de la oferta de suscripción que harán los fundadores. Conforme con
el artículo 57° de la LGS, dicho programa debe contener obligatoriamente la
siguiente información:
• Los datos de identificación de los fundadores, conforme con el inciso 1 del
artículo 57° de la LGS;
• El proyecto de pacto y estatuto sociales;
• El plazo y las condiciones para la suscripción de las acciones, la facultad
de los fundadores para prorrogar el plazo y, en su caso, la empresa o
empresas bancarias o financieras donde los suscriptores deben depositar
las sumas de dinero que estén obligados a entregar al suscribirlas y el
término máximo de esta prórroga;
• La información de los aportes no dinerarios a que se refiere el artículo 27° de
la LGS;
• La indicación del registro en el que se efectuará el depósito del programa;
• Los criterios para reducir las suscripciones de acciones, cuando excedan
el capital máximo previsto en el programa;
• El plazo dentro del que deberá otorgarse la escritura de constitución;
• La descripción e información sobre las actividades que desarrollará la
sociedad;
• Los derechos especiales que se concedan a los fundadores, accionistas o
terceros; y,
• Las demás informaciones que los fundadores estimen convenientes
para la organización de la sociedad y la colocación de las acciones.
Conforme con el artículo 58° de la LGS, el programa debe ser suscrito por
todos los fundadores, cuyas firmas se le
• El monto pagado por el suscriptor conforme se establezca en el
programa de constitución, y,
• La fecha y la firma del suscriptor o su representante. Un ejemplar del
certificado se entregará al suscriptor.
Asimismo, el artículo 600 de la LGS establece que los aportes en dinero
depositados en las empresas bancarias o financieras deben generar intereses a
favor de la sociedad.
En caso de no constituirse la sociedad, o que algunos suscriptores ejerzan
el derecho de separación que les concede el artículo 63° de la LGS, se debe
reembolsar los aportes a los suscriptores agregando el monto de los intereses que
estos hayan generado en forma proporcional al monto y a la fecha en que cada uno
realizó su aporte.
3.4.3. Asamblea de suscriptores
Concluida la suscripción de acciones se ingresa a la tercera etapa del
proceso. Conforme con el artículo 61° de la LGS, la asamblea de suscriptores se
debe realizar en el lugar y fecha señalados en el programa o, en su defecto, en los
que señale la convocatoria que hagan los fundadores. Los fundadores efectúan la
convocatoria con una anticipación no menor de quince días, contados a partir de la
fecha del aviso de convocatoria.
Los fundadores pueden hacer ulteriores convocatorias, a condición de que
la asamblea se celebre dentro de los dieciocho meses contados a partir de la fecha
del depósito del programa en el registro. Esta disposición de la LGS es de carácter
imperativo y señala un plazo máximo que se puede emplear en las tres primeras
etapas del proceso y de no cumplirse, se incurrirá en una causal de extinción del
proceso de constitución.
Según lo señala el artículo 62º de la LGS, antes de la asamblea se debe
formular una lista de suscriptores y de sus representantes; mencionándose
expresamente el número de acciones que a cada uno le corresponde, su clase, de
ser cl caso, y su valor nominal. Dicha lista estará a disposición de cualquier
interesado con una anticipación no menor de cuarenta y ocho horas a la celebración
de la asamblea. Los poderes que representan los suscriptores pueden registrarse
hasta tres días antes de la celebración de la asamblea.
Señala también dicho artículo 62° que, al iniciarse la asamblea, se formula
la lista de los asistentes, con indicación de sus nombres, domicilios y el número y
clase de acciones suscritas. En el caso de representantes, debe indicarse el nombre
y domicilio de estos debiendo acompañarse la lista al acta respectiva.
Para que la asamblea pueda instalarse válidamente es necesaria la
concurrencia de suscriptores que representen al menos la mayoría absoluta de las
acciones suscritas, computándose el quórum al inicio de la asamblea, debiendo los
fundadores designar al presidente y secretario de la asamblea.
Conforme con el artículo 63° de la LGS, cada acción suscrita da derecho a
un voto y la adopción de todo acuerdo requiere el voto favorable de la mayoría
absoluta de las acciones suscritas para que la asamblea pueda modificar el
contenido del programa de fundación. Si existen aportes no dinerarios, los
aportantes no pueden votar cuando se trate de la aprobación de sus aportaciones
o del valor de estas.
Los fundadores no pueden votar en las cuestiones relacionadas con los
derechos especiales que les otorgue el estatuto ni cuando se trate de los gastos de
fundación.
Los suscriptores disidentes y los no asistentes que estén en desacuerdo con
la modificación del programa pueden hacer uso del derecho de separación, dentro
del plazo de diez días de celebrada la asamblea.
Dichos suscriptores recuperan los aportes que hubiesen hecho, más los
intereses que correspondan, conforme con lo establecido en el artículo 59° de la
LGS, quedando sin efecto la suscripción de acciones que hayan efectuado.
Según lo dispone el artículo 64° de la LGS, los acuerdos adoptados por la
asamblea constan en un acta certificada por notario que suscriben el presidente y
el secretario: los suscriptores que así lo deseen pueden firmar el acta.
En cuanto a la competencia de la asamblea de suscriptores, esta delibera y
decide sobre los siguientes asuntos:
• Los actos y gastos realizados por los fundadores;
• El valor asignado en el programa a las aportaciones no dinerarias, si las
hubiere;
• La designación de los integrantes del directorio de la sociedad y del gerente; y,
• La designación de la persona o las personas que deben otorgar la escritura
pública que contiene el pacto social y el estatuto de la sociedad.
La asamblea podrá además deliberar y decidir sobre cualquiera otra materia,
teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 64° de la LGS y concordantes.
3.5 FORMALIZACION DE LOS ESTATUTOS
3.5.1 Escritura Pública de Constitución
Es el instrumento notarial donde consta el Pacto Social y el Estatuto
suscritos por los socios fundadores. Es decir, es el contrato de constitución de los
socios formalizados y legalizados ante un notario.
Por esta razón debemos dividir los conceptos: por un lado, están el pacto
social y el estatuto que elaboran y acuerdan los socios y, por otro lado, la escritura
pública que es el instrumento legalizado que contiene a ese pacto social y estatuto.
a. Pacto social
La jurisprudencia señala: "El pacto social incluye el estatuto;
específicamente, es la decisión de los socios fundadores sobre la formación de
la sociedad, su capital, los aportes y el nombramiento de los primeros
administradores. El estatuto es el conjunto de normas de cumplimiento obligatorio
al cual se somete la persona jurídica y sus miembros, siendo el marco dentro del
cual deben desarrollarse los actos que realiza la persona jurídica" (Res. N° 307-98-
ORLC/TR, del 21/08/1998).
Es el acuerdo mediante el cual los socios fundadores hacen manifiesta su
voluntad de constituir una sociedad para el desarrollo de una o más actividades
económicas.6
El pacto social debe contener:
1. Los datos de identificación de los fundadores. Si es persona natural, su
nombre, domicilio, estado civil y el nombre del cónyuge en caso de ser
casado; si es persona jurídica, su denominación o razón social, el lugar de

6
ROMERO ARANÍBAR, César. “Manual Societario para Contadores”. Gaceta Jurídica S.A. Primera Edición
2012 – Lima. Pág. 28
su constitución, su domicilio, el nombre de quien la representa y el
comprobante que acredita la representación;
2. La manifestación expresa de la voluntad de los accionistas de constituir una
sociedad anónima.
3. El monto del capital y las acciones en que se divide;
4. La forma como se paga el capital suscrito y el aporte de cada accionista en
dinero o en otros bienes o derechos, con el informe de valorización
correspondiente en estos casos.
5. El nombramiento y los datos de identificación de los primeros
administradores; y,
6. El estatuto que regirá el funcionamiento de la sociedad.
b. Estatuto

Si la Ley es la norma sobre la cual se rigen las sociedades en general, el


estatuto viene a ser el reglamento interno que gobierna a cada sociedad en
particular. Está integrado por un conjunto de cláusulas de cumplimiento obligatorio
relativas a la realización del objeto de la sociedad, su organización y
funcionamiento, el ejercicio de los derechos de sus socios y la forma de
cumplimiento de sus obligaciones.
El estatuto debe contener:
1. La denominación de la sociedad;
2. La descripción del objeto social;
3. El domicilio de la sociedad;
4. El plazo de duración de la sociedad, con indicación de la fecha de inicio de sus
actividades;
5. El monto del capital, el número de acciones en que está dividido, el valor
nominal de cada una de ellas y el monto pagado por cada acción suscrita;
6. Cuando corresponda, las clases de acciones en que está dividido el capital, el
número de acciones de cada clase, las características, derechos especiales o
preferencias que se establezcan a su favor y el régimen de prestaciones
accesorias o de obligaciones adicionales;
7. El régimen de los órganos de la sociedad;
8. Los requisitos para acordar el aumento o disminución del capital y para
cualquier otra modificación del pacto social o del estatuto;
9. La forma y oportunidad en que debe someterse a la aprobación de los
accionistas la gestión social y el resultado de cada ejercicio;
10. Las normas para la distribución de las utilidades; y,
11. El régimen para la disolución y liquidación de la sociedad.
Adicionalmente, el estatuto puede contener:
a. Los demás pactos lícitos que estimen convenientes para la organización
de la sociedad.
b. Los convenios societarios entre accionistas que los obliguen entre sí y para
con la sociedad. Estos convenios si se celebran, modifican o terminan
luego de haberse otorgado la escritura pública en que conste el estatuto,
se inscriben en el Registro sin necesidad de modificar el estatuto.
3.6 FUNDADORES
En la constitución simultánea son fundadores aquellos que otorguen la
escritura pública de constitución y suscriban todas las acciones. En la constitución
por oferta a terceros son fundadores quienes suscriben el programa de fundación.
También son fundadores las personas que intervienen a través de apoderado o
representante.
3.7 CAPITAL SOCIAL
Está constituido por los aportes de los socios que constituyen los primeros
activos con que la S.A. inicia el desarrollo de las actividades económicas para las
cuales fue creada, puede ser en bienes muebles o inmuebles aportados en
propiedad, en uso o usufructo, dinero en efectivo, títulos valores o documentos de
crédito, pero no servicios.
Los aportes no dinerarios son objeto de revisión de su valoración, que lo
debe hacer el directorio dentro de los 60 días de la constitución de la sociedad o
del pago del aumento de capital, sino lo hacen vencido dicho plazo dentro de los 30
días siguientes, cualquier socio lo puede solicitar judicialmente.
3.8 LAS ACCIONES
3.8.1 Definición
Las acciones representan partes alícuotas del capital, todas tienen el
mismo valor nominal, son indivisibles y dan derecho a un voto.
Existen tres acepciones o nociones de la acción.
Acción cuota parte.- Título que represente una fracción o una parte alícuota del
capital social.
Acción valor.- Título que incorpora derechos patrimoniales y por tanto tiene un
valor económico.
Acción derecho.- Título que confiere al tenedor el ejercicio de determinados
derechos.
3.6.2 Emisión de acciones
En la emisión de acciones se debe tomar en cuenta:
- Las acciones sólo se emiten una vez que han sido suscritas y pagadas
en por lo menos el veinticinco por ciento de su valor nominal, salvo en
el caso de aportes en especie no se emitirán hasta que se cumpla con
la verificación de la valoración de los bienes aportados o hasta que
transcurra el plazo para dicha comprobación (60 días desde la
constitución de la sociedad).
- Los derechos que corresponden a las acciones emitidas son
independientes de si ellas se encuentran representadas por certificados
provisionales o definitivos, anotaciones en cuenta o en cualquier otra
forma permitida por la Ley.
- No podrán emitirse acciones por sumas inferiores a su valor nominal.
- La sociedad considerará propietario de la acción a quien aparezca como
tal en la matrícula de acciones.
- La acción confiere a su Titular legítimo la calidad de socio y le atribuye
los derechos a participar e intervenir en la sociedad.
- Las acciones emitidas, cualquiera que sea su clase, se representan por
certificados, por anotaciones en cuenta o cualquier otra forma que
permita la ley.
- Es nula la emisión de certificados de acciones y la enajenación de éstas
antes de la inscripción registral de la sociedad o del aumento de capital
correspondiente, excepcionalmente se podrá emitir certificados
provisionales de acciones antes de la inscripción.
- En los casos de constitución o aumento de capital por oferta a terceros,
los certificados a que se refiere el artículo 59 de la LGS podrán
transferirse libremente sujetos a las reglas que regulan la cesión de
derechos.
3.6.3 Clases de acciones
- Acciones con derecho a voto
La acción con derecho a voto confiere a su titular la calidad de
accionista y le atribuye, cuando menos, los siguientes derechos:
1. Participar en el reparto de utilidades y en el del patrimonio neto
resultante de la liquidación;
2. Intervenir y votar en las juntas generales o especiales, según
corresponda;
3. Fiscalizar en la forma establecida en la ley y el estatuto, la gestión
de los negocios sociales;
4. Ser preferido, con las excepciones y en la forma prevista en esta ley,
para:
a) La suscripción de acciones en caso de aumento del capital social
y en los demás casos de colocación de acciones; y
b) La suscripción de obligaciones u otros títulos convertibles o con
derecho a ser convertidos en acciones; y,
5. Separarse de la sociedad en los casos previstos en la ley y en el
estatuto.
- Acciones sin derecho a voto
La acción sin derecho a voto confiere a su titular la calidad de
accionista y le atribuye, cuando menos, los siguientes derechos:
1. Participar en el reparto de utilidades y en el del patrimonio neto
resultante de la liquidación con la preferencia que se indica en el
artículo 97;
2. Ser informado cuando menos semestralmente de las actividades y
gestión de la sociedad;
3. Impugnar los acuerdos que lesionen sus derechos;
4. Separarse de la sociedad en los casos previstos en la ley y en el
estatuto; y,
5. En caso de aumento de capital:
a) A suscribir acciones con derecho a voto a prorrata de su
participación en el capital, en el caso de que la junta general acuerde
aumentar el capital únicamente mediante la creación de acciones
con derecho a voto.
b) A suscribir acciones con derecho a voto de manera proporcional y
en el número necesario para mantener su participación en el
capital, en el caso que la junta acuerde que el aumento incluye
la creación de acciones sin derecho a voto, pero en un número
insuficiente para que los titulares de estas acciones conserven su
participación en el capital.
c) A suscribir acciones sin derecho a voto a prorrata de su
participación en el capital en los casos de aumento de capital en
los que el acuerdo de la junta general no se limite a la creación
de acciones con derecho a voto o en los casos en que se acuerde
aumentar el capital únicamente mediante la creación de acciones
sin derecho a voto.
d) A suscribir obligaciones u otros títulos convertibles o con
derecho a ser convertidos en acciones, aplicándose las reglas de
los literales anteriores según corresponda a la respectiva emisión
de las obligaciones o títulos convertibles.
3.6.3 Matrícula de acciones
La matrícula de acciones se llevará en un libro especialmente abierto a dicho
efecto o en hojas sueltas, debidamente legalizados, o mediante registro
electrónico o en cualquier otra forma que permita la ley. Se podrá usar
simultáneamente dos o más de los sistemas antes descritos; en caso de
discrepancia prevalecerá lo anotado en el libro o en las hojas sueltas, según
corresponda.7
El régimen de la representación de valores mediante anotaciones en cuenta
se rige por la legislación del mercado de valores.
La sociedad considera propietario de la acción a quien aparezca como tal
en la matrícula de acciones.
En la matrícula de acciones se anota:
- La creación de acciones
- Las transferencias, los canjes y desdoblamientos de acciones.
- La constitución de derechos y gravámenes sobre las mismas
(usufructo, prenda, embargos).
- Las limitaciones a la transferencia de las acciones y los
convenios entre accionistas o de accionistas con terceros que
versen sobre las acciones o que tengan por objeto el ejercicio de los
derechos inherentes a ellas.
3.7 ORGANOS DE LA SOCIEDAD
3.7.1 Junta General de Accionistas
Es el órgano supremo de la sociedad y está integrado por los titulares de
las acciones que representan el capital social.
En la junta general se discuten y resuelven los asuntos señalados en la ley
o el estatuto, como la aprobación de la gestión social, la elección del directorio, el
aumento o reducción del capital, el destino de las utilidades, etc.
Las decisiones de la junta general son ejecutadas por otros órganos que si
son permanentes y ejecutivos como el directorio y la gerencia.
Las juntas pueden ser:
Junta obligatoria anual.- Se realiza obligatoriamente cuando menos una vez al
año dentro de los tres meses siguientes a la terminación del ejercicio económico.

7
NORTHCOTE SANDOVAL, Cristhian, ALVA MATTEUCCI, Mario. “Guía de Operaciones Societarias y
Comerciales”. Editorial Pacífico. Primera Edición. 2010 – Lima. Pág. 226
Junta universal.- no hay convocatoria previa si concurren todos los acciones
titulares de acciones con derecho a voto y si unánimemente aceptan la celebración
de la junta y la agenda a tratar.
Junta especial.- Es una junta previa que celebran los accionistas titulares de una
clase determinada de acciones en tanto puedan preverse acuerdos futuros de la
junta general que puedan afectar derechos particulares de esa clase de
acciones. Se adopta la posición que se llevará ante la junta general.
3.7.2 El Directorio
Es el órgano colegiado, permanente y de carácter técnico que representa
a la junta general de accionistas, a la cual está subordinado y que lo ha elegido. En
ningún caso el número de directores es menor de tres (3).
 Es el órgano de gestión y representación de la S.A.
 Los Directores son elegidos por la junta general.
 Para ser Director no se requiere ser accionista, a menos que el Estatuto
lo establezca.
 El número de Directores será el que fije el Estatuto.
3.7.3 La Gerencia
Es un órgano ejecutivo, representativo y de administración que se ocupa de
la gestión cotidiana de la sociedad con la finalidad de lograr el máximo valor del
negocio, empero, carece de voluntad propia cuando el directorio ya ha decidido y
debe ejecutar según lo que se ha establecido.
El Gerente, será nombrado por el Directorio, salvo que el Estatuto reserve
esa facultad a la Junta General. Se pueden nombrar uno o más gerentes.
La duración del cargo de Gerente es por tiempo indefinido, salvo disposición
en contrario del estatuto.
CAPITULO IV
SOCIEDAD ANONIMA ABIERTA Y CERRADA
4.1 SOCIEDAD ANÓNIMA ABIERTA
4.1.1 Naturaleza
La sociedad anónima abierta, como sociedad anónima de masas,
o sociedad anónima de accionariado difundido observa características propias que
la diferencian de las demás personas jurídicas creadas bajo la organización
societaria. En atención a ello, toma gran importancia el carácter capitalista de
dicha sociedad, al posibilitar en mayor medida la facilidad en la captación de
inversiones debido a su mayor libertad en la transferencia de acciones. Ello
importa el control público al que se ve sometida y a su vez al uso de mecanismos
centralizados bursátiles para la negociación de sus acciones.
La sociedad anónima puede adaptarse al tipo especial de sociedad
anónima abierta cuando esta observe al menos alguna de las siguientes
condiciones:
– Que realice oferta pública primaria de acciones u obligaciones convertibles en
acciones.
– Cuente con más de setecientos cincuenta (750) accionistas.
– Más del 35% del capital social pertenezca a 175 o más accionistas, sin considerar
dentro de este número aquellos accionistas cuya tenencia accionaria individual no
alcance al dos por mil del capital o exceda del 5% del capital.
4.1.2 Características
- Sociedad de capitales de grandes dimensiones, que capta recursos
de ahorro público.
- Lleva denominación, a la que debe incluirse la indicación "Sociedad
Anónima Abierta" o las siglas "S.A.A.".
- Responsabilidad limitada de los socios.
- Debe inscribir todas sus acciones en el Registro Público del Mercado
de Valores, excepto las acciones que estén sujetas a estipulaciones que limiten la
libre transmisibilidad.
- Libre transferencia o transmisibilidad de la propiedad de acciones.
- Directorio obligatorio.
- Protección de accionistas minoritarios.
- Supervisión y control administrativo de funcionamiento por la
CONASEV (Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores).
4.1.3 Denominación y Régimen
Debe expresar además de la denominación social su tipo societario .Sociedad
Anónima Abierta» o sus siglas .S.A.A.
4.1.4 Marco legal
Se encuentra regulada bajo un régimen especial, y en forma supletoria por las
normas de la sociedad anónima ordinaria, en cuanto sean aplicables (artículos 2500 y
251° de la LGS).
4.1.5 Junta general de accionistas, derecho de concurrencia, quórum,
representación y adopción de acuerdos
En una sociedad anónima abierta no se permite la celebración de juntas no
presenciales, estableciéndose así otra diferencia con las sociedades anónimas cerradas
y las sociedades comerciales de responsabilidad limitada. Las juntas generales de
accionistas solo pueden realizarse por medios de comunicación o interacción directa
entre los socios, llevándose a cabo en el domicilio social o el lugar indicado en la
convocatoria.
Representación en Junta
El accionista es libre de elegir al representante de sus acciones sin limitar su
capacidad de decisión como sucede en la S.A.C. Sin embargo, debe cumplir con la
formalidad de demostrar la constancia del poder por escrito, debiendo señalar el carácter
especial para poder concurrir a cada junta. Ahora bien, si se trata de un poder otorgado
por escritura pública, la representación podrá ser ejercida libremente en mas de una junta
según lo establecido.
Es pertinente indicar que para hacer efectiva dicha representación debe
comunicársele a la sociedad con una anticipación mínima de 24 horas antes de la
celebración de la junta. Esta exigencia se aplica con la finalidad de poder tener un
tiempo mínimo para la revisión de dicha representación. Así se permite la comprobación
adecuada de su legitimidad (artículo 122° de la LGS).

Derecho de concurrencia
Todo accionista, según el artículo 256° de la LGS tiene el derecho de concurrir
a las juntas siempre y cuando tenga su titularidad inscrita en la matrícula de acciones
dentro del plazo no menor de 10 días de antelación a la celebración de la junta.
Convocatorias a junta
Con la finalidad de asegurar la concurrencia del mayor número de
accionistas, las publicaciones para la celebración de la junta se deben realizar con 25
días de anticipación.
No existe inconveniente legal para que en un solo aviso se haga constar
más de una convocatoria (artículo 258° de la LGS).
Quórum y acuerdos de la junta general de accionistas
A efectos de la instalación de la junta general de accionistas de la sociedad, se
deberán tener en cuenta los siguientes porcentajes mínimos de asistencia:
Asuntos trascendentales
Se consideran asuntos transcendentales aquellos que hacen referencia a la
modificación del estatuto, el aumento o reducción del capital, la emisión de obligaciones,
el acuerdo de enajenación de la sociedad en un solo acto de activos cuyo valor exceda
el capital social, el acuerdo de la transformación, fusión, escisión, reorganización y
disolución de la sociedad, así como resolver sobre la liquidación.
Para todos los supuestos anteriormente señalados se requiere:
1. Convocatoria: concurrencia de accionistas que representen por lo menos el 50%
de las acciones suscritas con derecho a voto.
2. Convocatoria: se requerirá la concurrencia del 25% de las acciones suscritas con
derecho a voto.
3. Convocatoria: se celebrará con cualquier número de acciones suscritas con derecho
a voto.
Asuntos no trascendentales:
Teniendo como aplicación supletorio el artículo 125° de la LGS, la junta quedará
válidamente constituida según lo siguiente:
1. Convocatoria: es necesaria la concurrencia de accionistas que representen no
menos de la mitad de las acciones suscritas con derecho a voto.
2. Convocatoria: puede concurrir cualquier número de acciones suscritas con derecho
a voto (artículo 257° de la LGS).
Adopción de acuerdos en junta general de accionistas
De acuerdo con el artículo 257° de la LGS se dispone que r para adoptar
acuerdos se requiera, en cualquier convocatoria, la mayoría absoluta de las acciones
suscritas con derecho a voto que se encuentren representadas en dicha sesión.
4.2 SOCIEDAD ANÓNIMA CERRADA
4.2.1. Naturaleza
Conforme al artículo 234° de la LGS la sociedad anónima puede adoptar la
modalidad de sociedad anónima cerrada cuando cuente con un número no mayor de
20 accionistas y no tenga sus acciones inscritas en el Registro Público del Mercado de
Valores.
Es necesario destacar que la sociedad anónima cerrada fue concebida para
empresas gestionadas por grupos de estrecha vinculación, otorgándose suma
importancia al elemento personal, pero sin desnaturalizar el sentido capitalista a través
del cual se adoptan sus decisiones, ejemplo de ello son las sociedades familiares,
etc.). Es decir, su naturaleza se centra en mantener el desarrollo de una actividad
económica bajo la supervisión y en beneficio de un número mínimo de personas que
responderán ante terceros hasta por el monto del aporte efectuado.8
4.2.2 Requisitos
La SA puede sujetarse a régimen de SAC cuando:
- Tiene no más de 20 socios.
- No tiene acciones inscritas en el Registro Público del Mercado de
Valores
4.2.3 Características
- Sociedad de capitales
- Lleva denominación
- Capital representado por acciones.
- Responsabilidad limitada de los socios.
- Limitación a la transferencia de la propiedad de acciones.
- Limitación a la representación de los socios en la junta general, en
otro socio, cónyuge, descendiente o ascendiente en primer grado.
- Directorio facultativo.
- Convocatoria a través de un medio que permita obtener
constancia de recepción.
- Permite juntas no presenciales
- Derecho de adquisición preferente
- Adquisición preferente en caso de enajenación forzosaza (diez
días hábiles para subrogar al adjudicatario).
4.2.4. Denominación y régimen
Debe contener además de la denominación social la indicación de «Sociedad
Anónima Cerrada» o de las siglas «S.A.C.» (Artículo 235° de la LGS).
4.2.5 Marco legal
De acuerdo con el al artículo 236°de la LGS, la sociedad anónima cerrada se
rige por normas especiales contenidas en la Sección Séptima del Libro Segundo de la
LGS y en forma supletoria por las disposiciones de la sociedad anónima ordinaria.

8
HUNDSKOPF EXEBIO, Oswaldo. “Manual de Derecho Societario”. Editorial GRIJLEY E.I.R.L. Primera edición
2009 – Lima. Pag. 210
4.2.6 Control y gestión social
La sociedad anónima cerrada es la única sociedad que puede prescindir del
directorio si así lo señala en su estatuto (artículo 247° de la LGS), y ello se debe a que
en esta modalidad de sociedad prima la injerencia de los accionistas en la
administración, haciendo de este órgano un elemento facultativo.
De no existir directorio, todas sus funciones serán asumidas por el gerente
general.
4.2.7 Auditoría externa anual
El artículo 242° de la LGS dispone que con la finalidad de asegurar el derecho a
la información de todos los accionistas para conocer directamente la situación de sus
intereses en la sociedad, se llevará a cabo una auditoría externa por año.
Para que esta se realice debe haberse establecido en el pacto social, en el
estatuto o mediante acuerdo general de los socios con el voto favorable por lo menos
el 50% de las acciones suscritas con derecho a voto.
4.2.8 Junta general de accionistas, derecho de concurrencia, quórum,
representación y adopción de acuerdos
Representación en junta
Por primar el elemento personal en esta forma especial de sociedad anónima,
el accionista solo podrá hacerse representar por medio de otro accionista, su cónyuge
y los ascendientes o descendientes en primer grado.
Sin embargo, el estatuto puede extender la representación a otras personas.
Derecho de concurrencia
Aunque no se encuentre regulado dentro de esta modalidad societaria, es una
facultad de todo accionista con derecho a voto.
Por lo tanto es aplicable supletoriamente el artículo 121° de la LGS.
Siendo así, para concurrir ala junta general de accionistas y participar en la
adopción de sus acuerdos es necesario que previamente aquellos titulares de acciones
con derecho a voto se encuentren inscritos en la matrícula de acciones con una
antelación mínima de dos días ala respectiva sesión.
Convocatorias a junta
La convocatoria a junta la realiza el directorio y en defecto de este, el gerente
general (artículo 245° concordado con el 116°).
Lo peculiar de este artículo es que se permite la convocatoria mediante
cualquier medio que acredite fehacientemente la recepción de notificación por parte de
todos los accionistas.
Por consiguiente, la convocatoria puede ser efectuada mediante esquelas con
cargo de recepción, facsímil, correo electrónico o cualquier otro medio que cumpla con
las condiciones establecidas.
El gerente, a falta de directorio, será el responsable de la correcta notificación
de la convocatoria.
Juntas no presenciales

La LGS (artículo 246°) posibilita a los accionistas para que sin necesidad de
reunirse físicamente en algún lugar realicen las juntas necesarias, utilizando cualquier
otro medio que garantice la autenticidad de la comunicación y los acuerdos.

No obstante la facultad de celebrar juntas no presenciales, se mantiene la


obligación de llevar el libro de juntas de accionistas, plasmándose así los acuerdos
adoptados para cualquier revisión posterior.
Estas juntas no podrán realizarse cuando el 20% de las acciones suscritas con
derecho a voto exijan la realización de la asamblea con presencia física de los titulares.

4.2.5.1 Quórum simple y calificado de la junta general de accionistas

Para efectos de la instalación de la junta general de accionistas, se deberán tener


en cuenta los porcentajes mínimos de asistencia siguientes:

Asuntos no trascendentales:

1ºConvocatoria: ·Es necesaria la concurrencia de accionistas que representen


no menos de la mitad de las acciones suscritas con derecho a voto.
2º Convocatoria: Puede concurrir cualquier número de acciones suscritas con
derecho a voto.

Asuntos trascendentales

Son considerados como tales la modificación del estatuto, el aumento o


disminución del capital social, la emisión de obligaciones, transformación, fusión,
escisión, reorganización y disolución de la sociedad, así como también resolver sobre su
liquidación. Siendo así se requerirá en:
1° Convocatoria: concurrencia de accionistas que representen al menos los dos
tercios de las acciones suscritas con derecho a voto.
2° Convocatoria: tres quintas partes de las acciones suscritas con derecho a
voto (artículos 125' y 126° de la LGS).

4.2.5.2 Adopción de acuerdos en junta general de accionistas

Aplicando supletoriamente el artículo 127' de la LGS se entiende que en la


sociedad anónima cerrada los acuerdos se adoptan por la mayoría absoluta de
acciones representadas en la junta, pero tratándose de asuntos trascendentales se re-
quiere, para la adopción del acuerdo un número de acciones que represente, por lo
menos, la mayoría absoluta de las acciones suscritas con derecho a voto.

BIBLIOGRAFIA
 HUNDSKOPF EXEBIO, Oswaldo. Manual de Derecho Societario.
Editorial Grijley, 1ra ed. 2009. Lima. Pp.544

 ROMERO ARANÍBAR, César. Manual Societario para Contadores.


Gaceta Jurídica. 1ra ed. Lima. Pp. 304

 NORTHCOTE SANDOVAL, Cristian y ALVA MATTENUCCI, Mario.


INSTITUTO PACÍFICO. Guía de Operaciones Societarias y Comerciales. Pacífico
Editores. Lima. Pp.320.

 www.wikipedia.org
ANEXOS