Está en la página 1de 2

BENEFICIOS DEL BIOMAGNETISMO MÉDICO

El magnetismo es una de las fuerzas naturales más poderosas y conocidas que existen.
Utilizado en la investigación biomédica, se han desarrollado técnicas diagnósticas que
emplean campos magnéticos con estos fines.

Sin embargo, la primera finalidad terapéutica del magnetismo hay que buscarla en los
campos magnéticos que rodean la Tierra, protegiendo a los seres vivos de las radiaciones
procedentes del espacio.

Por otra parte, se reconoce la utilidad que los campos magnéticos tienen en la curación o
alivio de diversas enfermedades, y se sigue investigando sobre sus usos y fines. La ciencia
que utiliza los campos magnéticos para producir alivio o curación de las enfermedades es
el Biomagnetismo Medicinal.

Puesto que todas las funciones del organismo pueden ser reducidas en último término a
reacciones e interacciones fisicoquímicas, todas las células poseen un campo magnético con
dos polos, positivo y negativo, que forman parte de campos más extensos en los tejidos a
los que pertenecen. El cuerpo se encuentra en equilibrio gracias a la presencia de campos
de signo opuesto.

Como sistemas electromagnéticos, nuestros cuerpos existen en equilibrio entre y bajo la


influencia de fuerzas magnéticas positivas y negativas. La corteza terrestre ejerce un
poderoso campo magnético negativo, aunque durante el día experimentamos un fuerza
positiva procedente del Sol. Por la noche, el campo magnético negativo de la Tierra
incrementa el oxígeno de las células, facilitando el sueño, la curación, reduciendo las
inflamaciones.

La NASA conoce la importancia de los campos magnéticos sobre la salud. Solucionaron una
gran incidencia en enfermedades y pérdidas de densidad ósea en los astronautas, cuando
regresaban a la Tierra, colocando imanes en los trajes y en la nave.

¿En qué consiste la terapia con imanes?


Como su nombre indica, el Biomagnetismo Medicinal es una técnica que aplica campos
magnéticos al cuerpo con propósitos terapéuticos. Es un método no invasivo y seguro, que
puede ser usado independientemente o ir de la mano con otras terapias. Ha sido probado
estadísticamente y en laboratorio su eficacia en el tratamiento de muchas enfermedades.

A diferencia de los analgésicos y los tranquilizantes, esta terapia no produce efectos


secundarios. La Organización Mundial de la Salud ha emitido una declaración en la que
confirma que los campos magnéticos no representan riesgos para la salud.

Hoy sabemos que todas las funciones corporales y mentales son controladas por campos
electromagnéticos producidos por el movimiento de partículas electroquímicas llamadas
iones. Cuando nos damos un golpe y el tejido resulta dañado, iones con carga positiva se
mueven hacia el área afectada, provocando dolor e inflamación. Para mejorar la salud, los
campos electromagnéticos de la zona dañada deben recuperar su equilibrio normal.

La aplicación de un campo magnético ayuda a que los campos electromagnéticos


restablezcan sus niveles normales. Los imanes trabajan con el mismo principio que la
acupuntura, equilibrando el flujo de energía, pero sin la utilización de agujas.

También podría gustarte