Está en la página 1de 20

Rehabilitación prótesis de cadera

La rehabilitación de la prótesis de cadera comenzará antes de poner la misma, a esto se


le llama rehabilitación prequirúrgica de prótesis de cadera, y constará de:

Trabajo de movilización de ambas caderas, estiramiento de los grupos musculares


implicados en el movimiento de la cadera, principalmente, del músculo psoas, glúteos,
piramidal, cuadrado lumbar, cuádriceps e isquiotibiales, al igual que los gemelos (cadena
posterior de la pierna), debido a que por la artrosis de cadera esta articulación habrá
estado durante un tiempo funcionando en una mala posición lo cual habrá provocado
hipertonía y acortamientos musculares, para evitar el dolor.

Revisaremos también la zona lumbar y si es preciso realizaremos tratamiento de


fisioterapia en la zona lumbar y resto de la columna si es necesario.

Tras la operación de cadera, trabajaremos la rehabilitación desde el primer día:

1. Carga temprana, podrá empezar a apoyar a las 24 horas de la operación (salvo que
el cirujano indique lo contrario), con la ayuda de un andador o dos muletas. Deberá tener
cuidado (al menos las 6 primeras semanas) con:

 No flexionar la cadera más de 90º (la rodilla no puede estar más arriba que la cadera
en la posición de sentado), en la taza del baño deberá poner un asiento más alto.

 No cruzar las piernas

 No realizar rotación interna de cadera (meter la punta del pie hacia dentro)

 Cuidado al levantarse de la silla: Estiraremos primero la pierna pierna operada y nos


ayudaremos con los brazos y la pierna sana.

 Cuidado al levantarse de la cama, lo realizaremos igual que al levantarnos de la silla.

 En la cama dormiremos boca arriba al menos las seis primeras semanas.

 Cuidado al ponerse los calcetines y los zapatos, usaremos calzador con mango largo
y un pone calcetines

 Cuidado con los giros bruscos de la pierna.

 Escaleras, primero sube o baja la pierna sana y después la operada, subiremos de


uno en uno.

1
2. Empezaremos con ejercicios de flexión de tobillo, rodilla y cadera en descarga, para
mejorar la movilidad de las articulaciones y musculatura, además de bajar la inflamación y
disminuir el dolor

3. Reeducación de la marcha, muy importante trabajar la musculatura estabilizadora de la


cadera.

4 .Tonificación muscular de toda la musculatura de los miembros inferiores.

5. Realizaremos ejercicios de rehabilitación de la prótesis de cadera en piscina, tan pronto


como la cicatriz esté completamente cerrada. En la piscina podremos realizar una
rehabilitación más rápida al no tener que soportar el peso de todo el cuerpo.

6. Trabajaremos la zona central (abdomen y lumbares) para mejorar la estabilidad.

7. Caminar: Iremos aumentando progresivamente las distancias y retirando las muletas


cuando el paciente se encuentre estable.

Con los nuevos avances en las intervenciones quirúrgicas, las nuevas prótesis de cadera
y una buena rehabilitación, los resultados tras esta operación de cadera son
excepcionales.

En Premium Madrid estamos a su disposición y contamos con un equipo multidisciplinar


de profesionales (médicos, podólogos, fisioterapeutas y licenciados en educación física)
para asegurarle una recuperación completa.

Protocolo de rehabilitación. Prótesis de cadera


En el periodo Preoperatorio:
Se debe enseñar al paciente las precauciones a tomar para evitar la luxación del
implanto. Es importantísimo enseñar al paciente a realizar algunos cambios posturales,
incluyendo:
 Entrar y salir de la cama
 Sentarse: evitar las sillas profundas, no cruzar las piernas
 Para levantarse acercarse lo más posible al borde de la silla
 Utilizar un asiento elevado para el inodoro
 Enseñar al paciente la de ambulación con el utilizo tales como el andador, las
canadienses
 Enseñar al paciente los ejercicios físicos que tendrá que practicar desde el primer día
post-operatorio.

2
Después de la cirugía:
A la salida de la sala de operaciones al paciente vendrá posicionada la pompa venosa en
las extremidades inferiores, que proveerá en la ayuda del círculo venoso periférico en los
días de pseudo-inmovilidad siguientes a la operación.
Pasos posturales asistidos, 2 veces al día, desde la cama a la silla en el 1 y 2 día.
Empieza a deambular 1-2 después de la cirugía, con el auxilio de un andador, bajo el
directo control del fisioterapeuta.
En los primeros dos días post-operatorio el paciente vendrá movilizado pasivamente
posicionado en la cama en decúbito supino prestando atención a la extremidad operada
para que se mantenga bien distendida y perfectamente recta (evitar el posicionamiento de
cojines bajo la rodilla), en este punto resultan muy útiles electro estimulaciones del
cuádriceps, alrededor de 20 minutos.

Se introducen en el programa ejercicios isométricos:

 Flexión de cadera con la rodilla extendida: extender la rodilla y levantar la pierna fuera
de la cama.
 Ejercicios para el cuádriceps: contraer los músculos del muslo, empujando la rodilla
contra la cama, contar hasta 5 manteniendo la posición; descontraer el muslo.
 Ejercicios para los glúteos: contraer los músculos por 5 segundos consecutivos.
 Ejercicios para el tobillo: flexo-extensión del tobillo más veces a lo largo del día.
 Abducción/aducción de la cadera:
 En posición supina hacer resbalar lateralmente la extremidad sobre la cama y volver a la
posición inicial.( atención a no extra-rotar el pie).
 En posición erecta: llevar la extremidad hacia fuera y volver a la posición inicial.
 Stretching a 1-2 dias de la operación, realizar diariamente ejercicios de stretching para
evitar que se instaure una rigidez en flexión de la cadera.
 En posición supina, flexionar la rodilla controlateral hasta el tronco, al mismo tiempo
extender la extremidad operada, empujándola contra la cama. La extensión de la cadera
estira la capsula anterior y lo flexores de la cadera operada, evitando la flexión de la
articulación.

A los 6-8 días de la operación, se puede empezar a utilizar la bicicleta con el sillín alto
siendo cautelosos en el subir y bajar con la extremidad sana.
Sera deber del fisioterapeuta explicar bien al paciente la forma de realizar el ejercicio y la
durada.
A partir de esos dos tipos de intervención (cementada o no) se da lugar a dos tipos
diferentes de programas de rehabilitación, que se describen a continuación.

El programa de rehabilitación se compone de:

1. Fisioterapia
2. Farmacoterapia
3. Rehabilitación post-operatoria( esta tiene una duración de más o menos 40 días y
empieza el día siguiente a la intervención. Al mismo tiempo el paciente llevara a cabo
actividades en el gimnasio y se somete a terapia farmacológica.

3
Primer y segundo día post-operatorio
 Fisioterapia. Vienen efectuados pasos posturales asistidos dos veces al día silla-cama,
con la prohibición absoluta de carga sobre la extremidad operada sin superar nunca el
85% de flexión;
 Crioterapia
 Movilización pasiva cadera y rodilla en flexión y extensión para prevenir complicaciones
vasculares.
 Reposo arto operado en ducha de goma pluma con cojín bajo el tobillo para obtener la
extensión completa de la rodilla y prestando atención que esté completamente recto y no
extra-rotado.
 Terapia farmacológica

Tercer día post-operatorio


Fisioterapia:
 De ambulación asistida con andador y bajo axilares, con carga de un 20% del peso
corpóreo sobre el arto operado.
 Potenciamiento muscular isométrico del cuádriceps y glúteos.
 Movilización tibio-tarsica.
 Crioterapia.
 Ejercicios de stretching para evitar la instauración de una rigidez en flexión de la cadera
(como descripto anteriormente).

Desde el sexto hasta el decimocuarto día post-operatorio


Fisioterapia:
 De ambulación con carga progresiva. Desde el 50% al 75%.
 Decimocuarto dia con carga sobre el arto operado pares al 100% del peso corporal con
bastones canadienses.
 Ejercicios en el gimnasio: movilización de la articulación coxo-femoral y rodilla activa
asistida (exclusivamente en flexo-extensión).
 Potenciamiento isométrico y isotónico, abductores/aductores.
 Estiramientos de los aductores y isquio-crurales.
 Semipiegamentos (squat) a 90 grados bipodalico asistidos.

Desde el día 15 a el día 24 del post-operatorio

Fisioterapia:
 Caminar con bastones canadienses y paso a par.
 Masaje del tejido conjuntivo en la zona de la herida después de la extracción de los
puntos.
Ejercicios en el gimnasio:
 Sigue el protocolo en curso y empieza la hidroterapia y bicicleta con el sillín lo más alto
posible.
 Ejercicios de propiocepcion para controlar el equilibrio del cuerpo en los cambios de
dirección de la marcha.

4
Vigésimo quinto día desde el post-operatorio
Fisioterapia:
 De ambulación con bastón canadiense en controlateral;
 Valoración y capacitación estabilometrica.

Trigésimo día post-operatorio

 (Squat) a 90 grados monopodalico.


 Escalera. El arto bueno sube el peldaño, el arto malo baja el peldaño.

Treinta días después de la operación

Ejercicios en el gimnasio:
 Sigue el protocolo en curso.
 Terapias farmacológica se suspende.
 Dia cuadragésimo desde la operación
 Dimisión

Instrucciones para casa

 Seguir con los ejercicios para mejorar la de ambulación.


 Evitar movimientos bruscos para no correr riesgos de luxación.
 Utilizar el asiento elevado para el inodoro.
 Utilizar los bastones canadienses.
 Adaptar el protocolo de rehabilitación a la arquitectura de la casa (peldaños, puertas
etc.).
 Evitar cruzar las piernas mientras se esté sentado o acabalarlas.
 Evitar mantener la misma posición más de una hora.
 Evitar sentarse sobre sillas bajas o sillones.
 No acostarse de cubito lateral sobre el lado operado.
Evitar agacharse para recoger algo en el suelo.
Y esto lo quiero recalcar ...tener paciencia aunque sé que es difícil y mas siendo una
persona activa.
Temas
 Fisioterapia, Lesiones y tratamientos
 Fisioterapia Traumatológica
 Fisioterapia Geriátrica

5
Uso de un bastón
Es importante empezar a caminar poco después de una cirugía de una lesión en la pierna,
pero necesitará apoyo mientras su pierna esté sanando. Se puede usar un bastón para
apoyarse. Puede ser una buena opción si usted sólo necesita un poco de ayuda con el
equilibrio y la estabilidad o si su pierna sólo está un poco débil o adolorida.

Los dos tipos principales de bastones son:

 Los bastones con una sola punta.

 Los bastones con cuatro puntas en la parte de abajo.

El cirujano o el fisioterapeuta le ayudará a escoger el tipo de bastón que sea mejor para
usted. El tipo de bastón que use dependerá de cuánto apoyo necesite.
Hable con el médico si está experimentando mucho dolor, debilidad o problemas de
equilibrio. Unas muletas o un caminador pueden ser mejores opciones para usted.

Lo básico del bastón


La pregunta más común acerca del uso de un bastón es: "¿En qué mano lo debo
sostener?". La respuesta es la mano opuesta a la pierna que le operaron o que esté más
débil.

La punta o todas las cuatro puntas necesitan estar en el suelo antes de que usted
recueste su peso sobre el bastón.

Mire hacia adelante cuando camine, no a sus pies.

Verifique que su bastón se haya ajustado a su estatura:

 El mango debe estar al nivel de la muñeca.

 Su codo debe doblarse ligeramente cuando usted sostiene el mango.

Escoja un bastón con un mango cómodo.

Use una silla con apoyabrazos cuando pueda para que sea más fácil sentarse y pararse.

6
Caminar y girar con un bastón
Siga estos pasos cuando camine con un bastón:

1. Párese con un agarre firme sobre su bastón.

2. Al mismo tiempo que da un paso hacia adelante con su pierna más débil, balancee
el bastón la misma distancia delante de usted. La punta del bastón y su pie delantero
deben estar igualados.

3. Quite algo de la presión de su pierna más débil poniendo presión sobre el bastón.

4. Dé el paso más allá del bastón con su pierna fuerte.

5. Repita los pasos 1 a 3.

6. Voltee girando sobre su pierna fuerte, no la pierna más débil.

Vaya lentamente. Puede llevarle un tiempo acostumbrarse a caminar con un bastón.

Bajar o subir un peldaño o andén


Para subir un peldaño o andén:

 Dé el paso primero con su pierna fuerte.

 Ponga su peso sobre la pierna fuerte y suba el bastón y la pierna más débil para
que se encuentren con la pierna fuerte.

 Use el bastón para ayudarse con el equilibrio.

Para bajar un peldaño o andén:

 Ubique su bastón en la parte de abajo del peldaño.

 Baje su pierna operada. Use el bastón para tener equilibrio y apoyo.

 Baje su pierna su pierna más fuerte al lado de su pierna operada.

Si le operaron ambas piernas, aun así avance con su pierna fuerte al subir y su pierna
débil al bajar. Recuerde: "hacia arriba con la buena, hacia abajo con la mala."

Bajar o subir una serie de escaleras


Si hay una baranda, sosténgase de ésta y use su bastón en la otra mano. Para una serie
de escaleras, use el mismo método que para peldaños solos.

7
Suba las escaleras con su pierna más fuerte primero, luego su pierna más débil y luego el
bastón.

Si está bajando escaleras, empiece con su bastón, luego su pierna más débil y luego su
pierna fuerte.

Dé los pasos uno a la vez.

Cuando llegue a la cima, deténgase por un momento para recobrar su equilibrio y fuerza
antes de seguir.

Si le operaron ambas piernas, avance con su pierna más fuerte al subir y su pierna más
débil al bajar.

Consejos de seguridad
Haga cambios entorno a su casa para prevenir caídas:

 Verifique que cualquier alfombra suelta, esquinas de las alfombras que se


atranquen o cuerdas estén aseguradas al piso, de manera que usted no tropiece ni
se enrede en ellas.

 Elimine el desorden y mantenga los pisos limpios y secos.

 Use zapatos o chanclas con suelas de caucho u otro antideslizante. NO use


zapatos con tacones o suelas de cuero.

Revise la(s) punta(s) de su bastón diariamente y reemplácela(s) si están desgastadas.


Usted puede conseguir repuestos en su tienda de suministros médicos o en la farmacia
local.

A medida que usted esté aprendiendo a usar su bastón, procure que alguien cercano le
brinde apoyo extra si es necesario.

Use un morral pequeño, una bolsa de cintura (canguro) o la bolsa de hombro para llevar
consigo artículos que necesite (como su teléfono). Esto mantendrá sus manos libres
mientras esté caminando.

8
Cómo usar un bastón correctamente

Ya sea que te estés recuperando de una lesión o cuidando una pierna lastimada, un
bastón te puede ayudar a mantener la movilidad. Lee algunos consejos acerca de cómo
escoger y usar una ayuda para caminar.

Método 1 de 2: Sostener y usar un bastón

1.

1 Evalúa cuánta ayuda necesitas. Los bastones son la ayuda para caminar más
liviana, y transfieren el peso a tu muñeca o antebrazo. Se usan generalmente como
ayuda en lesiones menores o para mejorar el equilibrio. Un bastón no puede y no
debe sostener la mayoría de tu peso corporal.

2.

9
2 Elige tu estilo. Los bastones vienen en una gran variedad de estilos para suplir
las necesidades de los usuarios. Algunas variables para considerar son:

 Empuñadura. Algunos bastones están diseñados para sujetarse con la palma


y los dedos, mientras otros poseen soporte para el antebrazo. Sin importar lo
que escojas, asegúrate que la empuñadura se sienta sólida y manejable, no
resbaladiza o demasiado grande.
 Caña. La caña es la parte larga del bastón, y puede estar hecha de madera,
metal, polímero de fibra de carbono y otros materiales. Algunas cañas son
retráctiles para que sean más fáciles de cargar.
 Regatón. La punta o la base del bastón generalmente viene cubierta en goma
para brindar mayor estabilidad. Algunos bastones tienen tres o cuatro
regatones en su base en vez de sólo uno. Esto les permite aguantar más peso.
 Color. A pesar de que muchos bastones son simples y no tienen adornos, no
tienes que conformarte con un bastón gris sencillo si no quieres. Puede que
encuentres un bastón personalizado que combine con tu personalidad a la
vez que aguanta tu peso.

10
3.

3 Comprueba la longitud. Para elegir la longitud apropiada del bastón, ponte de


pié con tus zapatos puestos y tus brazos a los lados del cuerpo. La empuñadura del
bastón debe alcanzar la articulación en la parte inferior de la muñeca. Si el bastón es
apropiado para ti, tu codo se flexionará entre 15 y 20 grados cuando sujetes el
bastón mientras estás de pié.

 La longitud del bastón generalmente es la mitad de la altura del usuario (en


centímetros) mientras usa zapatos. Tenlo en cuenta como una regla de oro.
 Si tu bastón es muy pequeño, tendrás que agacharte para alcanzarlo. Si tu
bastón es muy grande, tendrás que inclinarte hacia tu lado lastimado para
usarlo. Ninguna opción es la ideal. Un bastón adecuado te mantendrá en
posición vertical a la vez que brinda soporte.

11
4.

4 Sostén el bastón con la mano que está en el mismo lado que tu pierna
funcional. Suena ilógico, pero es cierto.[1][2] Si tu pierna izquierda está lastimada,
entonces deberías sostener el bastón con la mano derecha. Si tu pierna derecha está
lastimada, entonces sostén el bastón con la mano izquierda.

 ¿Por qué? Cuando los humanos caminamos, damos pasos y balanceamos


nuestras manos al mismo tiempo. Pero cuando damos un paso con el pié
izquierdo, balanceamos la mano derecha y viceversa. Cuando sostienes el
bastón con la mano opuesta al lado de tu lesión replicas el movimiento
natural de los brazos, dando oportunidad a tu mano de absorber algo del
peso mientras caminas.
 Si estás usando un bastón para mejorar tu equilibrio, considera sostenerlo
con tu mano no dominante, de modo que tengas libre tu mano dominante
para las taras cotidianas.

12
5.

5 Comienza a caminar. Cuando des un paso con tu pierna lastimada, mueve el


bastón hacia adelante al mismo tiempo, colocando tu peso en la pierna y el bastón,
pero permitiendo que el bastón absorba más tensión que la pierna. No uses el bastón
para dar pasos con tu pierna funcional. A medida que te acostumbras al bastón, se
sentirá como una extensión natural de tu cuerpo.

13
6. 6Para subir escaleras con
un bastón, coloca tu mano en la barandilla (si hay) y sostén el bastón con la
otra mano. Sube el primer escalón con tu pierna funcional, y luego lleva tu pierna
lastimada al mismo escalón. Repite el proceso.

7.

Para bajar escaleras con un bastón, coloca tu mano en la barandilla (si hay) y
sostén el bastón con la otra mano. Baja el primer escalón con la pierna lastimada
y el bastón al mismo tiempo, y luego baja tu pierna funcional. Repite el proceso.

14
Método 2 de 2: Sostener y usar muletas

1. 1 Evalúa
cuánta ayuda necesitas. Si no puedes colocar ningún peso en la lesión (por
ejemplo, si te estás recuperando de una cirugía de rodilla o de pié), entonces
necesitarás una o dos muletas; preferiblemente dos para lograr un mejor
equilibrio.[3] Las muletas sostienen el peso mejor que los bastones, y te permiten
desplazarte con una sola pierna.

15
2.

2 Consigue la altura adecuada. La mayoría de muletas son muletas de antebrazo


o muletas axilares. Después que el doctor te diga cuál estilo debes usar, sólo debes
preocuparte de que las muletas vayan de acuerdo a tu altura. Para las muletas
axilares, la almohadilla debe ir un poco más abajo de tu axila (sólo 2,54cm) y las
empuñaduras deben estar niveladas con tus caderas.

16
3.

3 Comienza a caminar. Coloca ambas muletas en el suelo unos 30 centímetros


delante de ti e inclínate un poco hacia adelante. Muévete como si fueras a dar un
paso con tu lado lastimado, y luego traslada el peso a las muletas y balancéate hacia
adelante entre ellas. Desciende en tu pierna funcional a la vez que mantienes
elevada tu pierna lastimada, de modo que no coloques presión en la lesión.

17
4.

4 Aprende cómo sentarte o levantarte con las muletas. Coloca ambas muletas
juntas en la mano que está en el mismo lado de tu pierna funcional, como si crearas
un único bastón grande y robusto. Desciende o asciende lentamente usando las
muletas para mantener el equilibrio.

18
5.
Aprende cómo subir o bajar escaleras con muletas. Comienza colocando ambas
muletas debajo de un brazo, paralelas al suelo. Luego, puedes subir o bajar los
escalones únicamente con tu pierna funcional, mientras te sostienes de la barandilla.

 Otra alternativa es colocar tus muletas en los escalones, sentarte, y halar las
muletas a medida que te desplazas con tu pierna funcional entre los
escalones.

Consejos

 Los tapones de goma en la base de los bastones y muletas necesitan remplazarse a


menudo. Los tapones están disponibles en la mayoría de farmacias.
 Intenta mirar al frente y no hacia abajo a tus muletas o bastón. Esto te ayudará a
mantener el equilibrio.
 Siempre lleva tu bastón o tus muletas contigo.
 Discute las opciones con tu doctor, para que sepas cuál tipo de soporte es el mejor
para ti.

19
 Con una prescripción escrita de tu doctor, la mayoría de planes de seguro médico
cubrirán el costo de un bastón.
 Si sufres de una lesión crónica demasiado grave como para que te sostenga un
bastón, entonces deberías comenzar a buscar un andador.
 Una camilla es una manera efectiva de transportar cosas alrededor de la casa y de
darte soporte.

20