Está en la página 1de 2

1.

- ¿Por qué se considera que la mente abierta, la responsabilidad y la


honestidad son actitudes necesarias para la reflexión?
El profesor debe tener tres actitudes básicas, la primera, una mente abierta, para
que pueda tomar en cuenta varias puntos de vista, reconozca más de una
alternativa y esté dispuesto a aceptar sus errores; responsabilidad, que implica
considerar con atención las consecuencias de cada acción, y en la enseñanza
pueden presentarse las personales, las académicas y las sociales y políticas; y la
honestidad que requiere de docentes que examinen sus propias suposiciones y
creencias de forma periódica y evalúen los resultados de sus acciones.
2.- De acuerdo con Dewey ¿porque es importante lograr un equilibrio entre el
pensamiento y la acción?
Dewey buscaba un equilibrio entre la reflexión y la rutina, entre el pensamiento y la
acción. Un poco de rutina es necesaria para que nuestras vidas sean manejables.
Necesitamos lograr algún tipo de equilibrio entre la aceptación y la crítica de los
supuestos y las rutinas que nos guían cotidianamente. Dewey sostenía que es
necesario que los maestros busquen el balance entre la arrogancia que rechaza
ciegamente lo que es aceptado como verdad común y el servilismo que aprueba sin
objetar.
3.- ¿Por qué se considera a la reflexión como una competencia que debe
desarrollar el profesor?
Como en todo, la enseñanza reflexiva, también tiene ciertos obstáculos, que en
ocasiones el maestro no puede revertir, tales como la falta de tiempo, la cantidad
de alumnos y la presión por cubrir un programa obligatorio, sin embargo, apresar de
ello, el docente que es capaz de dar un enseñanza reflexiva, siempre busca la forma
de equilibrar el trabajo, para que defina y resuelva problemas diversos que se
presenten en su vida como maestro.
4.- ¿Cómo contribuye la reflexión a la toma de decisiones para la siguiente
practica?
La enseñanza reflexiva puede darse de dos formas, la primera es la “reflexión sobre
la acción”, en donde retoma lo que pasa antes y lo que pasa después del proceso
de aprendizaje]; la segunda es “la reflexión en la acción”, que se lleva a cabo durante
el proceso y se hacen ajustes a los que sean necesario, dependiendo del criterio y
de lo que suceda. Si conjuntamos estas dos propuestas sobre la enseñanza
reflexiva podemos percibir que tanto un autor como otro, retoman la idea que el
maestro es quien debe llevar a cabo las acciones que permitan una evaluación de
esta, que debe ser el principal promotor de la misma, y las cualidades que le atribuye
Dewey y las medidas de acción que propone Schon se deben articular, para que
éste logre ponerlas en práctica con sus alumnos y su desempeño sea más óptimo.
5.- ¿Qué aporta la practica a la formación de los futuros docentes?
Partiendo de nuestra formación como futuros docentes, muchas veces nacen de
nosotros diversos interrogantes sobre nuestro rol en el quehacer docente, pero en
mi caso que ya me encuentro laborando creo en la idea que para ser un excelente
docente se deben tener buenas bases en cuanto al saber pedagógico que nos
proporciona la universidad. Sin embargo, no solo basta con ello, sino que el ser
docente en sí, se forma dentro de un aula de clase, a partir de su práctica
pedagógica.