Está en la página 1de 1111

-y -

~
MANUAL
DE TUNELES YOBRAS
~

) SU BTERRAN EAS

MADRID
1997
PRESENTACIÓN

La realización de túneles y obras subterráneas ha conocido un importante incremento en los


últimos cuarenta años en todo el mundo y también en España. Las razones fundamentales han
sido la construcción de vías rápidas de transporte que cruzaban áreas de montaña, las obras
hidráulicas y el desarrollo del Espacio Subterráneo industrial y urbano en unas ciudades cada
día más congestionadas.

Estas realizaciones han sido posibles y a la vez han demandado el desarrollo de la Mecánica
de Terrenos, Rocas y Suelos, y de la Geología Aplicada a la Ingeniería, utilizando también
diversas técnicas originalmente desarrolladas para la Minería, de los jumbos perforadores a los
minadores y topos, en una conjunción simbiótica de ingenieros civiles, de minas y geólogos.

A pesar de la importancia del tema, la realidad es que la literatura técnica española a nivel
de compendio resulta escasa, habiendo sido tratada hasta ahora con cierta entidad solamente
por el Dr. Ingeniero de Caminos José M' Rodríguez Ortiz en 1980 dentro de la obra colectiva
Geotecnia y Cimientos dirigida por el profesor Jiménez Salas, y de forma más extensa por el
autor de esta presentación y otros colaboradores en 1986 en Introducción a los usos
industriales y urbanos del Espacio Subterráneo y su tecnología, publicado por el Instituto
Geológico y Minero de España, así como por el Ingeniero de Minas Laureano Cornejo en
Excavación Mecánica de Túneles, de 1988. Debo decir, sin embargo, que el Manual de Túneles
y Obras Subterráneas, que ha dirigido el profesor Carlos López Jimeno, profundiza en las
cuestiones antes tratadas e incorpora nuevos desarrollos tocados de forma rigurosa por autores
experimentados, por lo cual supone, al igual que por lo exhaustivo de su temática, una
aportación realmente valiosa y necesaria que prestigiará la ingeniería española.

Las obras subterráneas, al igual que las excavaciones, cimientos y otras obras de tierra, se
diferencian de los diseños estructurales por producirse en formaciones geológicas, caracteriza-
das en general por su heterogeneidad y anisotropía, cuyo conocimiento resulta en la práctica
siempre limitado. Ante esta situación, sólo queda realizar una investigación geotécnica previa
más intensa que lo habitualmente acostumbrado, con objeto de reducir el nivel de incertidumbre
a un límite admisible. Es necesario recordar, como dijo Hoek en 1980, que en obras
subterráneas, el peor problema es el no previsto, ya que el espacio reducido, la falta de luz, y
la siempre presente problemática de seguridad, limitan el margen de maniobra y pueden llegar
a producir accidentes o afectar severamente la economía de la operación.

Por otra parte, con vistas al diseño geotécnico y de método de excavación, es necesario
recordar que su bondad nunca superará la del modelo geológico, por lo que casi toda inversión
en este campo está sobradamente justificada. Como se suele decir, en este campo los sondeos
se pagan siempre, y a un precio mayor cuanto más tarde se hagan. La mera presencia en el
frente de una capa cuarcítica o piritosa, puede cambiar la economía de la operación; en este
sentido, es conveniente recordar la mayor capacidad de adaptación de las voladuras a capas
duras. Todo estudio o proyecto debe, al menos, identificar los problemas que pueden
presentarse, en especial los que pueden suponer riesgos laborales, como la presencia de
gases tóxicos o explosivos, causantes de graves accidentes.

Gracias al concurso de la Mecánica de Terrenos y la Geologia Aplicada a la Ingeniería (la


Engineering Geology anglosajona, traducida a veces en España incorrectamente por Ingeniería
Geológica) el proyecto y construcción de obras subterráneas ha ido pasando de la técnica
8

empírica a la ingenieril, de base científica. En este sentido, el desarrollo de métodos


geotécnicos ha sido espectacular, de las Líneas Caracteristicas de los 60 a los Elementos
Finitos de los 70-80 pasando por la primera aproximación proporcionada por las Clasificaciones
Geomecánicas de Macizos Rocosos de los 70. La sofisticación de los métodos de cálculo
disponibles gracias a los ordenadores no debería, sin embargo, ayudar a ocultar las limitaciones
que imponen la heterogeneidad y estructura de las formaciones geológicas, ni el principio
filosófico fundamental de la Ingeniería del Espacio Subterráneo puesto de relieve por el Método
Austríaco: que el peso fundamental de la resistencia debe correr a cargo del propio terreno.

En definitiva, dados los límites del conocimiento, siempre será necesario organizar un
seguimiento de la excavación con objeto de adaptar el proyecto a la realidad allá donde sea
necesario, y contar con la presencia de profesionales experimentados tanto en el diseño como
en la construcción.

La seguridad, es un aspecto crucial durante la construcción. En este sentido, la elaboración


de un proyecto adecuado en sus aspectos de sostenimiento, excavación y ventilación de
acuerdo con lo previsto minuciosamente en el Reglamento General de Normas Básicas de
Seguridad Minera, referencia obligada en este tipo de obras conforme a la vigente Ley de
Prevención de Riesgos Laborales de noviembre de 1995, es junto al Plan de Seguridad e
Higiene una herramienta necesaria para la protección de los trabajadores de las obras
subterráneas en condiciones de homogeneidad con los de la minería, con tradición centenaria
en este tema.

El Manual toca también los nuevos desarrollos, como las técnicas de microtúneles y empuje
de tubos, que tan útiles se han mostrado en las áreas urbanas, ahorrando tiempo, dinero y
molestias a los ciudadanos. Asimismo, trata el importante tema de las cavernas excavadas para
almacenamiento o ubicación de instalaciones industriales, e incide, conforme a la sensibilidad
ambiental de nuestro tiempo en la integración en el entorno, que pasa por una adecuada
elección de emplazamiento y restauración ambiental de las escombreras, y el tratamiento
ecológico de los emboquilles. Buena muestra también de su carácter exhaustivo es el
interesante capítulo sobre Historia de los Túneles del Dr. Ingeniero de Caminos José Antonio
Juncá, reconocido especialista en el tema, que abre el libro, así como los capítulos dedicados
a instalaciones y mantenimiento, temas no tocados hasta ahora en ningún compendio español.

En definitiva, se trata de una obra integral y rigurosa, elaborada por un equipo pluridisciplinar
de profesionales experimentados que contribuirá a mejorar la Ingeniería del Espacio
Subterráneo en todos los países de habla española de ambos lados del Atlántico.

Francisco Javier Ayala Carcedo


Dr. Ingeniero de Minas
Instituto Tecnológico Geominero de
España
PRÓLOGO

Cuando nos propusimos publicar un libro sobre Túneles y Obras Subterráneas lo hicimos
contemplando un triple fin. Por un lado, éramos conscientes del auge que este tipo de obras
había tomado en los últimos años en España, donde están presentes en la mayoría de los
grandes proyectos de infraestructura viaria -carreteras y ferrocarriles-, debido a que los
condicionantes orográficos, e incluso ambientales, desaconsejan en algunos tramos su
ejecución a cielo abierto, y también en las grandes ciudades, donde el transporte público
subterráneo -Metro- se configura como la alternativa más eficaz y económica a largo plazo para
resolver los problemas de congestión; todo ello sin olvidar un vasto conjunto de obras urbanas
de todo tipo, como las redes de saneamiento, conducciones de agua y de energía, etc.

Es un hecho evidente que la sociedad del futuro va a hacer un uso más amplio y racional
del subsuelo con el fin de satisfacer sus necesidades, que se sumará al aprovechamiento
tradicional de los recursos minerales que alberga. Baste citar como ejemplos los depósitos
subterráneos de combustibles líquidos y de residuos peligrosos, la construcción de obras y
centrales hidráulicas, de refugios, etc.

La evolución que han sufrido en los últimos tiempos las técnicas de recpnocimiento del
terreno, diseño y construcción de obras subterráneas exigía una puesta al día y revisión de las
mismas, recogiendo no sólo el estado del arte actual sino incluso las tendencias de futuro. Esa
necesidad era patente al no existir casi publicaciones en español, que trataran de una manera
global, sistemática y en detalle dicha temática.

En segundo lugar, pretendíamos demostrar la viabilidad de una obra ambiciosa, compleja


e interdisciplinar, como lo son hoy en día la mayoría de los proyectos de ingeniería, con la
participación de especialistas en diferentes ramas de la Ingeniería y Ciencias de la Tierra. No
han sido pocos los obstáculos a salvar, que lejos de ser de tipo natural, como los macizos
rocosos atravesados por los túneles, eran fruto de posturas anacrónicas o corporativistas mal
entendidas. No obstante, el espíritu de colaboración ha sido de tal magnitud que ha servido
para superar y dejar a un lado esas dificultades.

Finalmente, es fin de esta obra que constituya un libro de texto en las Escuelas de
Ingeniería, tanto de España como de lberoamérica y, al mismo tiempo, un nexo de unión y
medio de actualización de todos los profesionales que desarrollan su actividad en el sector de
las obras subterráneas.

Carlos López Jimeno


Dr. Ingeniero de Minas
Catedrático de Proyectos de Ingeniería
AGRADECIMIENTOS

La publicación de este manual no hubiera sido posible sin el valioso apoyo de varios
compañeros del mundo universitario, entre los que es de justicia destacar a Antonio León
Sánchez, en los trabajos de delineación, y a Hugo Aduvire Pataca, en la preparación de
originales. Igualmente queremos agradecer sus continuas palabras de ánimo y colaboración
a Javier Díaz Pérez, Begoña Ruiz Piñeiro, Carlos Ramiro Visser y Rubén Muñoz Aguilera.

Asimismo, a aquellos fabricantes de equipos y maquinaria, que gentilmente nos han


facilitado información y datos actualizados de sus productos, que han sido descritos en este
libro y que han servido para ilustrar el mismo. Especial mención se merecen, también, aquellas
empresas que han ayudado a sufragar parte de los gastos de edición mediante inserciones
publicitarias.

Y, por último, a todos los que han intervenido directamente en la redacción, por su espíritu
de colaboración y entusiasmo, por poder hacer realidad un proyecto ambicioso, si no tan
complejo como el de un túnel, sí con las dificultades propias de una obra con una temática
amplia y variada.

El editor
,
INDICE

6.9. El proceso de innovación en la Inge-


CAPÍTULO 1 niería de túneles . . . 58
HISTORIA DE LOS TÚNELES Y SU 6.1 o. Métodos de excavación de túneles . 59
EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA 6.11. Maquinaria para la perforación de
túneles . 60
1. INTRODUCCIÓN 31 6.12. Experiencia en perforación de túne-
les ........... 61
2. RAZÓN DE SER DEL TÚNEL 32
7. PRINCIPALES FACTORES EN EL PRO-
3. MITO Y LEYENDA EN TORNO AL TÚNEL 32 GRESO DE LA INGENIERIA SUBTERRÁ-
NEA 61
4. EL TÚNEL EN LA HISTORIA DE LOS 7.1. Hitos clave de la ingenieria subterrá-
PUEBLOS 34 nea durante las últimas décadas . 61
4. 1. El arte de la minería y el arte de los 7.2. Reconocimientos previos y seguridad
túneles . 34 en el trabajo . 64
4.2. El túnel de Babilonia bajo el Eúfrates 35
4.3. Túneles de la antigüedad: Egipto, 8. TENDENCIAS DE FUTURO 64
Asiria, Tierras de Canaan . . . . . . . . 36
4.4. Subterráneos en India y China 36 9. EL TÚNEL COMO VINCULO DE UNIÓN . 65
4.5. El túnel de la Isla de Samas 37
4.6. El Arte de los túneles en Roma . 37 10. BIBLIOGRAFIA 67
4.7. Petra 38
4.8. Túneles y galerías en la Edad Media 38
4.9. Renacimiento: La Mina de Daroca 39
4.1 o. La Era de los canales: túnel de Mal- CAPÍTUL02
pas . 39 EL PROYECTO DE TÚNELES
4.11. La Era de los ferrocarriles: del túnel
de Terre-Noir a los grandes túneles 1. INTRODUCCIÓN 71
alpinos . 39
4.12. El túnel de Brunei bajo el Támesis 41 2. EL OBJETIVO DE LA OBRA SUBTERRÁ-
4.13. Primeros túneles en los Estados NEA 72
Unidos 42
4.14. La historia de los metros 42 3. LA GEOMETRÍA DEL PROYECTO: TRAZA-
4.15. Urbanismo subterráneo .. 44 DO Y SECCIÓN TIPO 74
4.16. La era de las carreteras . 44 3.1. Trazadoenplanta 74
4.17. Los "nervios de la ciudad" . 45 3.2. El trazado en alzado: pendiente 76
3.3. La sección tipo . 77
5. PRESENTE Y FUTURO DEL TÚNEL Y
EL ESPACIO SUBTERRÁNEO 46 4. GEOLOGIA Y GEOTECNIA DEL MACIZO 80
5.1. Túneles japoneses 46
5.2. Túneles noruegos 48 5. EL SISTEMA CONSTRUCTIVO . 82
5.3. El Túnel del Canal de la Mancha . 48 5.1. Cut and cover 83
5.2. Excavación subterránea (o "en
6. EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA E INNOVA- mina") 83
CIÓN EN EL ARTE DE LOS TÚNELES . 51 5.2.1. Excavación con explosivos 84
6.1. La fuerza bruta y primeras herramien- 5.2.2. Excavación mecánica con máqui-
tas rudimentarias . 51 nas puntuales . 85
6.2. La técnica del fuego 52 5.2.3. Excavación mecánica con máqui-
6.3. La moderna industria de los túneles 52 nas integrales no presurizadas
6.4. Perforación con explosivos 54 (TBMs convencionales) 87
6.5. Túneles en roca: perforadora acciona- 5.2.4. Excavación mecánica con máqui-
da por aire comprimido 54 nas integrales presurizadas (TBMs
6.6. La edad de oro de la Ingeniería Civil 54 presurizadas) . . . 88
6.7. Túneles en terreno blando: el escu-
do.... .............. 55 6. LA ESTRUCTURA RESISTENTE. EL CÁL-
6.8. Aire comprimido en el frente de traba- CULO ............ 90
jo . . . . . . . . . 57 6.1. Sostenimiento y revestimiento . . 90
14
6.2. Teorías clásicas de cálculo y dimen-
sionamiento ......... 92 CAPÍTULO 4
6.3. Teorías modernas ........... 92 CARACTERIZACIÓN GEOTÉCNICA DE
6.4. Dimensionamiento y control del soste- MACIZOS ROCOSOS
nimiento. El N.A.T.M. . .. 94

7. INSTALACIONES PARA LA EXPLOTA- INTRODUCCIÓN ...... 143


CIÓN. TEMAS VARIOS ....... 95
7.1. Impermeabilización y drenaje ..... 96 2. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA. CONSI-
7.2. Pavimentos y revestimientos ...... 96 DERACIONES ECONÓMICAS . . 144
7.3. Redes de servicios (energia eléctrica
y otras) ....... 98 3. TRABAJOS PRELIMINARES .......... 145
7.4. Iluminación del túnel ............ 99 3.1. Cartografía geológico-geotécnica . 147
7.5. Ventilación ......... 99 3.1.1. Fotogeología ............... 147
7.6. Instalaciones de seguridad y 3.1.2. Cartografía de afloramientos .. 148
control . . . . . . . . . . . 103 3.2. Estaciones geomecánicas ....... 150
3.3. Hidrogeología ................. 151
8. BIBLIOGRAFÍA . 104
4. PROSPECCIONES DE CAMPO ........ 152
4.1. Técnicas geoflsicas ............ 152
4.2. Sondeos mecánicos . . ...... 157
CAPÍTULO 3
INFLUENCIA DE LAS CONDICIONES 5. ENSAYOS GEOTÉCNICOS. . . 158
GEOLÓGICAS DEL TERRENO EN EL 5.1. Ensayos in situ . ................ 158
DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN DE 5.2. Ensayos de laboratorio . .. 160
TÚNELES
6. CARACTERIZACIÓN GEOTÉCNICA
DEL TERRENO . .. 160
1. INTRODUCCIÓN 107 6.1. Macizo rocoso ............. 164
6.1.1. Parámetros resistentes . .. 164
2. EL MEDIO ROCOSO ................ 107 6.1.2. Parámetros deformaclonales 168
2.1. Rocas ígneas ................. 108 6.2. Discontinuidades 176
2.2. Rocas sedimentarias ....... 108 6.2.1. Modelo tensión tangencial -
2.3. Rocas metamórficas . . ... 109 deformación 176
2.4. Grandes unidades geológicas de 6.2.2. Modelo de dilatancia . 177
España ...................... 110 6.2.3. Modelo de ensayo a carga
normal . 178
3. METEORIZACIÓN DE LAS ROCAS ..... 117 6.2.4. Medida y efecto de escala en
los datos de entrada 179
4. ESTRUCTURA DEL MACIZO ROCOSO . 119
4.1. Fallas ....................... 119 7. CONCLUSIONES . 180
4.2. Plegamientos .... 121
4.3. Diaclasas .................... 122 8. BIBLIOGRAFIA . . .............. 181

5. FLUJO DEL AGUA EN EL MACIZO RO-


COSO ....... 124
CAPÍTULOS
6. DIFICULTADES DEL TERRENO DURANTE CLASIFICACIÓN DE LOS TERRENOS
LA CONSTRUCCIÓN DE TÚNELES .... 126 SEGÚN SU EXCAVABILIDAD
6.1. Rocas expansivas ............. 127
6.2. Rocas agresivas ............... 129
6.3. Presiones del terreno ........... 129 1. INTRODUCCIÓN ....... 183
6.4. Terrenos cárstlcos ............. 129
6.5. Gases en rocas ............... 131 2. PROPIEDADES GEOMECANICAS QUE
6.6. Gradiente de temperatura ....... 132 INFLUYEN EN LA EXCAVABILIDAD DE
6.7. Inestabilidad en terrenos no consoli- LOS TERRENOS ......... 183
dados 132 2.1. Resistencias y dureza de las rocas 183
6.8. Fenómeno de estallido de roca ... 135 2.2. Densidad y factores de esponja-
6.9. Investigación de zonas peligrosas . 137 miento. . ............. 186
2.3. Abrasividad. . ............... 186
7. EMBOQUILLES DE TÚNELES ......... 137 2.4. Tenacidad . . ............. 188
2.5. Tamaño y forma de los bloques con-
8. BIBLIOGRAFIA .. ............ 141 formados por las discontinuidades . 189
15

3.6. Auscultación 235


3. CLASIFICACIÓN DE LOS MACIZOS
ROCOSOS EN FUNCIÓN DE SU EXCA- 3.6.1. Obras subterráneas 235
VABILIDAD .. 190 3.6.1.1. Instrumentación . 235
190 3.6.1.2. Movimientos verticales 235
3.1. Método de Atkinson .
3.2. Método de Franklin 190 3.6.1.3. Influencia del agua 235
3.3. Método de Weaver 191 3.6.2. Obras a Cielo Abierto . 235
3.4. Método de Kirsten 192 3.6.2.1. Movimientos reales de
3.5. Método de Abdullatif y Cruden 193 pantallas 235
3.6. Método de Scoble y Muftuoglu 194 3.6.2.2. Piezómetros . 236
3.7. Método de Hadjigeorgiou y Scoble 195 3.6.2.3. Células de carga 236
3.8. Método de Singh 196 3.6.2.4. Anclajes del terreno . 236
3.9. Método de Romana 197 3.6.2.5. Puntales metálicos 237
3.6.2.6. Lodos . 237
4. PERFORABILIDAD DE LAS ROCAS 200
4. BIBLIOGRAFIA 238
5. EXCAVACIÓN MECÁNICA DE TÚNELES
EN ROCA 202

6. EXCAVACIÓN MECÁNICA DE TÚNELES


CAPÍTULO 7
EN SUELOS. 206 EXCAVACIÓN CON MINADORES

7. BIBLIOGRAFIA 210 1. INTRODUCCIÓN .. 239

2. CARACTERISTICAS GENERALES . 240


2.1. Chasis y tren de rodaje 240
CAPITULo6 2.2. Brazo y dispositivo de giro . 241
EXCAVACIÓN EN TERRENOS 2.3. Equipo eléctrico . 242
BLANDOS 2.4. Sistema hidráulico . 242
2.5. Cabeza de corte 242
1. INTRODUCCIÓN 213 2.6. Sistema de recogida y carga .. 244
2.7. Consola de control . 246
2. SISTEMAS CONSTRUCTIVOS . 213 2.8. Otros componentes . 246
2.1. Túnel 213
2.1.1. Ejecución subterránea 214 3. HERRAMIENTAS DE CORTE . 246
2.1.1.1. Método tradicional . 214 3.1. Tipos de picas 246
2.1.1.2. Nuevo Método Austriaco 3.2. Colocación de las picas .. 247
Modificado . 216 3.3 Número y tamaño de las picas 248
2.1.1.3. Método del Precorte Mecá- 3.4. Portapicas 249
nico del Terreno . 217 3.5. Corte con chorro de agua 250
2.1.1.4. Escudos . 220
2.1.2. Ejecución a Cielo Abierto . 220 4. TIPOS DE MINADORES 250
2.1.2.1. Entre pantallas como ele- 4.1. Minadores de brazo . 250
mentas auxiliares 220 4.2. Minadores de tambor . 251
2.1.2.2. Entre pantallas como parte 4.3. Minador de cadenas 251
de la estructura del túnel 222 4.4. Equipos especiales 252
2.2. Cavernas y recintos de gran dimen-
sión 222 5. CRITERIOS DE SELECCIÓN DE MINADO-
2.2.1. Ejecución subterránea 222 RES 252
2.2.2. Ejecución a cielo abierto 224 5.1. Geometría de la excavación 253
5.2. Características geomecánicas de
3. COMENTARIOS A LOS DIFERENTES las rocas 253
MÉTODOS .. 226 5.2.1. Cálculo de rendimientos . 254
3.1. Ejecución a cielo abierto ventajas 5.2.2. Cálculo del consumo de picas 257
e inconvenientes 226
3.2. Observaciones . 227 6. PRÁCTICA OPERATIVA 259
3.3. Ejecución subterránea. Ventajas e 6.1. Excavación del frente de avance .. 259
inconvenientes . 227 6.2., Corte de rocas blandas 259
3.3.1. Precorte mecánico 227 6.3. El corte en materiales medios a
3.3.2. Método Tradicional .. 228 duros 261
3.3.3. Nuevo Método Austriaco 232 6.4. Perfilado 261
3.3.4. Escudos 233 6.5. Corte selectivo en rocas mixtas . 262
3.4. Campañas geotécnicas . 234
3.5. Rampas de ataque 234 7. BIBLIOGRAFÍA 262
16

2.5. Sostenimiento del terreno .. 292


CAPÍTULO 8 2.6. Revestimiento interior del pozo ... 292
EXCAVACIÓN CON MÁQUINAS 2.7. Rendimientos de perforación de
INTEGRALES: TOPOS Y ESCUDOS pozos .. 292
2.8 Costes de shaft drilling . .. 293
1. INTRODUCCIÓN ......... 265
3. SHAFT BORING . 293
2. TOPOS .... 266 3.1. Robbins Company ..... 294
2.1. Descripción de la máquina ....... 266 3.1.1. Modelo214SB-184. . .. 294
2.1.1. Cabeza .. 266 3.1.1.1. Cabeza cortante ....... 294
2.1.2. Grippers ... 269 3.1.1.2. Sistema de avance ..... 295
2.1.3. Cilindros de empuje ......... 270 3.1.1.3. Sistema de evacuación de
2.1.4. Back-up . . ................ 270 detritus .......... 295
2.2. Guiado .... 271 3.1.1.4. Sostenimiento del terreno y
2.3. Limitaciones de utilización .... 272 sistema de enganche ... 296
2.4. Máquinas especiales ...... 273 3.1.1.5. Drenaje y sistema de con-
2.5. Rendimientos .. 273 ducción del aire ....... 296
3.1.2. Otras máquinas . . .. 296
3. ESCUDOS .... 274 3.1.2.1. Descripción técnica de la
3.1. Descripción de la máquina ....... 274 SBM .......... 297
3.1.1. Cabeza o elemento excavador . 274 3.1.2.2. Sistema V-mole de la com-
3.1.2. Cuerpo de mando y controles .. 275 pañía WIRTH ......... 298
3.1.3. Cilindros de empuje y erector
de dovelas . . ........ 275 4. RAISE BORING ... 300
3.1.4. Back-up . . ................ 276 4.1. Tipos de Raise Boring .......... 300
3.2. Tipología actual ............... 277 4.2. Preparación del emplazamiento y
3.3. Escudos abiertos . 277 transporte de equipos ........... 302
3.4. Escudos cerrados . .. 277 4.3. Taladro piloto ................. 302
3.4.1. Escudos mecanizados de rueda 4.4. Evacuación de los detritus ....... 302
con cierre mecánico : .. 279 4.5. Escariado al diámetro final . . 303
3.4.2. Escudos presurizados con aire 4.6. Cabeza del escariador .......... 303
comprimido ........ 279 4.7. Cortadores ........ 303
3.4.3. Hidroescudos ........... 280 4.8. Sarta de perforación y estabiliza-
3.4.4. Escudos de frente con presión dores ...... 304
de tierras . . ..... 281 4.9. Costes de perforación con Raise
3.5. Guiado ...................... 283 Boring . . ............. 305
3.6. Limitaciones de utilización ....... 283 4.1 O. Nuevas aplicaciones ........ 305
3.7. Rendimientos . 283 4.11. Parámetros de operación ........ 307

4. DOBLE ESCUDO ...... 284 5. MODELOS EMPIRICOS DE PREDICCIÓN


4.1. Descripción de la máquina ....... 284 DE LA VELOCIDAD DE PERFORACIÓN . 307
4.1.1. Cabeza de corte ............ 284
4.1.2. Escudo delantero . 285 6. SELECCIÓN DEL MÉTODO DE CONS-
4.1.3. Escudo trasero .... 285 TRUCCIÓN . . ........ 308
4.1.4. Sistema principal de empuje ... 285 6.1. Tomadedatos .............. 311
4.2. Modo de operación ............. 286 6.2. Pautas en la selección del método 311

5. BIBLIOGRAFIA ..................... 286 7. BIBLIOGRAFÍA ......... . . ...... 312

CAPÍTULO 10
CAPíTULo9 MÉTODOS DE EXCAVACIÓN CON
EXCAVACIÓN MECÁNICA DE POZOS PERFORACIÓN Y VOLADURA
Y CHIMENEAS
1. INTRODUCCIÓN .. 313
1 INTRODUCCIÓN .. 289
2. FUNDAMENTOS DE LA PERFORACIÓN
2. SHAFT DRILLING ................... 289 ROTOPERCUTIVA . . . ....... 314
2.1. Brocal del pozo y cimentación .... 290 2.1. Percusión ... 315
2.2. Plataforma de perforación ....... 290 2.2. Rotación . 315
2.3. Sarta de perforación ............ 291 2.3. Empuje .... 316
2.4. Lodo de perforación ............ 291 2.4. Barrido ... 316
17

3. TIPOS DE MARTILLOS 317 9.1. Voladuras en pozos. 354


3.1. Martillos neumáticos 317 9.1.1. Método de banqueo 354
3.2. Martillos hidráulicos . 317 9.1.2. Método de espiral . 355
9.1.3. Método de sección completa 355
4. SISTEMAS DE AVANCE 319 9.2. Voladuras en chimeneas 356
4.1. Empujadores 319 9.2.1. Métodos con perforación ascen-
4.2. Deslizaderas de cadena 319 dente 357
4.3. Deslizadera de tornillo . 320 9.2.2. Métodos con perforación descen-
4.4. Deslizaderas hidráulicas 320 dente 358

5. SISTEMAS DE MONTAJE . 320 1O. VOLADURAS EN GRANDES CÁMARAS


5.1. Jumbos para túneles y galerías . 320 SUBTERRÁNEAS . 361
5.2. Equipos para perforación de po- 10.1. Cámaraspequeñas. 361
zos y chimeneas 326 10.2. Grandes cámaras 362
5.2.1. Perforación de pozos 326
5.2.2. Perforación de chimeneas 326 11. ALTERACIONES PRODUCIDAS POR LAS
5.3. Perforadoras manuales . 328 VOLADURAS 364
11.1. Vibraciones terrestres 364
6. ACCESORIOS DE PERFORACIÓN 329 11.1.1. Estudio de vibraciones . 365
6.1. Introducción . 329 11.1.2. Normativa española r e l a t i v 8
6.2. Tipos de roscas . 329 a vibraciones . . . . . . . . . . 366
6.3. Adaptadores 330 11.1.3. Efecto de las vibraciones
6.4. Varl11aje 331 y onda aérea sobre las per-
6.5. Manguitos 332 sanas 368
6.6. Bocas . 333 11.2. Onda aérea 369
6.7. Vida de los accesorios. 334 11.2.1. Cálculo de sobrepresiones

7. EXPLOSIVOS Y ACCESORIOS 334


en voladuras subterráneas . 369
11.3. Medidas para reducir los niveles de
\
7.1. Propiedades de los explosivos in- vibración y onda aérea 372
dustriales . 334
7 .1 .1. Potencia explosiva . 334 12. CALCULO DE RENDIMIENTOS Y TIEMPOS
7.1.2. Velocidad de detonación 336 DEL CICLO 372
7.1.3. Densidad de encartuchado 336 12.1. Velocidad de penetración 372
7.1.4. Resistencia al agua 336 12.1.1. Extrapolación de datos
7.1.5. Sensibilidad. Aptitud a la deto- reales 373
nación . 336 12.1.2. Fórmulas empíricas 373
7.1.6. Humos 336 12.1.3. Ensayos de laboratorio . 373
7.2. Tipos de explosivos industriales 337 12.2. Velocidad media de perforación 373
7.2.1. Explosivos sensibilizados con
nitroglicerina . 337 13. BIBLIOGRAFIA 375
7.2.2. ANFO 337
7.2.3. Hidrogeles 337
7.2.4. Emulsiones . 337
7.3. Accesorios . 338
7.3.1. Detonadores eléctricos conven- CAPÍTULO 11
cionales 338 EQUIPOS DE DESESCOMBRO
7.3.2. Detonadores no eléctricos 340
7.3.3. Cordón detonante. 341
1. INTRODUCCIÓN 377
8. VOLADURAS EN TÜNELES Y GALE-
RIAS. 342 2. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA
8.1. Sistemas de avance 342 SELECCIÓN. TIPOS DE TÜNELES 378
8.2. Esquemas de voladura en túneles 343
8.3. Tipos de cueles y cálculo de vola- 3. CARGADORAS DE VOLTEO 380
duras ......... . 343 3.1. Producción teórica .......... . 382
8.3.1. Cueles cillndricos . 344 3.2. Producción real .. . 382
8.3.2. Comprobación de los esquemas 3.2.1. Producción máxima 382
de voladura 350 3.2.2. Producción bruta 382
8.3.3. Cueles en ángulo 350
8.4. Secuencias de encendido y tiempos 4. PALAS CONWAY ... 383
de retardo . . . . . . . . . . . . . . 354
5. CARGADORA DE BRAZOS RECOLEC-
9. VOLADURAS EN POZOS Y CHIMENEAS 354 TORES .... 384
18

6. CARGADORAS LHD
6.1. Selección del equipo
. 385
. 386
CAPÍTULO 12
DISEÑO DEL SOSTENIMIENTO
6.1.1. Tamaño. . 386
DE TÚNELES
6.1.2. Capacidad . . . 386
6.1.3. Motores . 386
1 INTRODUCCIÓN . 415
6.1.4. Ventilación .. 387
6.1.5. Localización del túnel . 387
6.1.6. Cuchara .. 387 2. DISTRIBUCIÓN DE TENSIONES EN
EXCAVACIONES SUBTERRÁNEAS . 415
6.1.7. Flexibilidad . 388
2.1. Terreno con comportamiento elás-
6.2. Producción de las LHD . . . . . 388
tico . 416
6.2.1. Tiempo de ciclo de trabajo .. 388
6.3. Estimación del tiempo de desescom- 2.2. Terrenos con comportamiento
elasto-plástico . 416
bro y distancia .. 390
2.2.1. Terrenos con rotura dúctil .. . 418
. 391 2.2.2. Terrenos con comportamiento
7. OTROS EQUIPOS DE CARGA
frágil .. 419
8. CAMIONES DE PERFIL BAJO . . . 391
8.1. Tracción . 393 3. CONSIDERACIONES SOBRE EL CALCULO
8.2. Criterios económicos de selección . 393 DE DESPLAZAMIENTOS DEL TERRENO 421
8.3. Tamaño .. 394 3.1. Discontinuidades del terreno . 421
8.4. Producción . 394 3.2. Heterogeneidades del terreno . 422
8.4.1. Tiempos fijos . . . . 394 3.3. Efecto de la variación del confina-
miento ... . 423
8.4.2. Tiempos variables . . . . . 395
8.5. Costes de operación . 396 3.4. Variación del volumen en la post-
rotura . 423
.. 396 3.5. Terrenos blandos . 425
9. VEHÍCULOS LANZADERA .
3.5.1. Efecto escala . 425
1O. TRANSPORTE POR FERROCARRIL .. 397 3.5.2. Sobreconsolidación ... . 426
10.1. Vla .. 397 3.5.3. Efecto del agua .. .. 426
10.2. Vagones . . . 398 3.6. Modelos constitutivos ... .. 426
10.3. Cambio de vagones . . 399 3.6.1. Criterio de Hoek-Brown .. .. 428
10.3.1. Ramal secundario.. . 399 3.6.2. Strain-softening . ... 430
10.3.2. Cambio californiano .. 399 3.6.3. Cam-cfay . . 430
10.3.3. Cherry Pickero elevadores
de vagones . 399 4. ETAPAS EN EL DISElilO DEL SOSTENI-
10.3.4. Cambio lateral . . . . 399 MIENTO DE TÚNELES . . . .. 432 n
10.4. Locomotoras . . 400 4.1. Aproximación empírica . . . . . . 434 ~ 'l>t....
4.2. Curvas características .. 435
11. EQUIPOS DE TRANSPORTE SOBRE VIA 4.2.1. Curva característica de la exca-
QUE NO REQUIEREN CAMBIO DE VA- vación . 436
GONES 400 4.2.1.1. Soluciones analíticas . 436
11.1. Vagones de fondo móvil . . . .. 400 4.2.1.2. Soluciones obtenidas me-
11.2. Tren-bunker .. 402 diante cálculos numéricos 437
11.3. Tren autocargador TRAfNLOADER 403 4.2.2. Curvas caracter!sticas del sos-
tenimiento .. 438
12. CINTAS TRANSPORTADORAS 404 4.2.3. Cálculo del Factor de Seguridad 440
12.1. Consideraciones de selección .. 405 4.2.4. Efecto del frente de la excava-
12.1.1. Producciones horarias y dimen- ción . 440
sionamiento de cintas .. 406 4.3. Diseño Estructural Activo . . . 441
12.1.2. Tablas de capacidad de las 4.3.1. Caracterización del terreno . . . 444
cintas . . . . . . 406 4.3.2. Cálculo de las Secciones Tipo . 444
12.1.3. Angulas de carga . 406 4.3.3. Medida de las convergencias .. 445
12.1.4. Tamaño máximo de bloque . 406
12.1.5. Angulo de artesa . . . . . . 407 5. CONCLUSIONES . 445
12.1.6. Velocidad de las cintas .... 407
12.1.7. Angulas de inclinación . 408 6. BIBLIOGRAFIA .. .. 446
12.1.8. Cálculo de la potencia de ac-
cionamiento . . . 408

13. TRANSPORTADORES DE RACLETAS . 411 CAPÍTULO 13


SOSTENIMIENTO CON BULONES
14. TRANSPORTE POR TUBERIA .. 412
1. INTRODUCCIÓN .... .. 448
15. BIBLIOGRAFIA .. . 413
19

2 CONCEPTO DEL TRABAJO DE LOS 2.3. Sistema de mezcla húmeda 479


BULONES 447 2.4. Velocidad de proyección en el guni-
2.1. Anclaje de bloques 448 tado 480
2.2. Bulonaje en terrenos plastificados . 450
2.3. Comportamiento de los bulones so- 3. MATERIALES PARA EL GUNITADO 480
metidos a desplazamientos cortan- 3.1. Áridos 480
tes 453 3.2. Cementos 482
3.3. Agua 483
3. TECNOLOGIA DEL BULONAJE 454 3.4. Aditivos 483
3.1. Sistemas de anclaje 454 3.5. Adiciones . 484
3.1.1. Anclaje por adherencia 454 3.6. Fibras .. 486
3.1.1.1. Anclajes a base de resina 455
3.1.1.2. Anclajes a base de ce- 4. TIPOS DE MORTEROS Y HORMIGONES
mento. 456 PROYECTADOS 489
3.1.2. Anclaje por fricción . 456 4.1.Propiedades y nomenclatura . 489
3.1.2.1. Anclaje con elevada pre- 4.2.Dosificación . 491
sión de contacto 456 4.3.Granulometrías 492
3.1.2.2. Anclaje con baja presión 4.4.Resistencias iniciales y finales 495
de contacto 457 4.5. Ventajas e inconvenientes de la vla
3.1.3. Deformabilidad de los sistemas seca y la vía húmeda .. 497
de anclaje .. 459
3.2. Materiales para la fabricación de 5. MAQUINARIA PARA GUNITADO 499
bulones 460 5.1. Equipos de amasado y transporte . 501
3.2.1. Redondos corrugados 461 5.1.1. Plantas de mezclado 501
3.2.2. Barras de resina con fibra de 5.1.2. Transporte 501
vidrio .. 461 5.2. Equipos para proyectar 502
3.2.3. Bulones autoperforantes 461 5.3. Dosificadores de aditivos aceleran-
3.2.4. Cables 462 tes 502
3.3. Placas de reparto 463 5.3.1. Boquilla ........ 502
5.4. Brazos y robots de proyección 505
4. ASPECTOS PRÁCTICOS 464
4.1. Elección del tipo de bulón 464 6. PRÁCTICA OPERATIVA 505
4.2. Parámetros de bulonaje 466 6.1. Rebote . 505
4.2.1. Longitud de los bulones . 467 6.2. Formación de polvo y aerosoles 510
4.2.2. Densidad de bulonaje 467
4.2.3. Orientación de los bulones . 467 7. BIBLIOGRAFÍA 511
4.3. Colocación de los bulones . 467
4.4. Control del bulonaje . 469
4.4.1. Control de la calidad del anclaje 469
4.4.1.1. Fuerza axial que resiste
el anclaje . 469 CAPÍTULO 15
4.4.1.2. Determinación de la ad- SOSTENIMIENTO CON ENTIBACIÓN
herencia del anclaje 470 METÁLICA
4.4.1.3. Longitud anclada en los
pernos de anclaje repar- 1. INTRODUCCIÓN 515
tido. 470
4.4.2. Control de la carga asumida 2. CARACTERISTICAS DE LA ENTIBA-
por un bulón 471 CIÓN METÁLICA 516
2.1. Formas típicas de entibación . 516
5. BIBLIOGRAFIA 473 2.2. Propiedades de los perfiles pretor-
mados 517
2.3. Características de los diferentes tipos
de perfiles 518
CAPÍTULO 14 2.4. Tipos de acero empleados 519
SOSTENIMIENTO CON HORMIGÓN
PROYECTADO 3. SOSTENIMIENTO RIGIDO DE ACERO 521
3.1. Sostenimiento con arcos de acero 521
1. INTRODUCCIÓN 475 3.2. Sostenimiento con anillos de acero 521
3.3. Sostenimiento con vigas de acero
2. MORTEROS Y HORMIGONES PROYEC- laminado 521
TADOS. 477 3.4. Secciones usadas . 522
2.1.Sistema de mezcla seca 478 3.5. Sostenimiento rígido con vigas de
2.2.Sistema de mezcla semi-húmeda . 479 sección H . 523
20

3.6. Campo de aplicación de los arcos 3. INFILTRACIÓN DE AGUA EN LOS TÚ-


NELES . 551
rígidos . . . . 525
3.1. Factores que afectan a la infiltra-
3.7. Bridas o eclisas ... 526
ción . .. 552
3.8. Barras de unión o arriostramiento . 527
3.2. Métodos para determinar la capaci-
3.9. Zapatas .. 527
dad de infiltración . . . 553
3.10. Solera en la entibación. . 528
3.3. Volumen de agua infiltrada. . 553
3.11. Revestimiento . . . 529
3.11.1. Materiales empleados para el
revestimiento . 529 4. ESTIMACIÓN DE CAUDALES DE AGUA
INFILTRADA EN LOS TÚNELES . 554
3.11.2. Relleno de los huecos detrás
4.1. Método de Hvorslev .. . 554
del revestimiento . . . 530
4.2. Método de Goodman 554
3.12. Métodos de calculo simplificado de
4.3. Método de Heuer . 555
la entibación rígida . . . .. 530
4.4 Otros métodos . 558
3.12.1. Cuadros trapezoidales 531
3.12.2. Cuadros en arco .. 531
5. DESAGÜE E IMPERMEABILIZACIÓN ... 561
4. SOSTENIMIENTO DEFORMABLE DE 5.1. Impermeabilización del túnel . 561
ACERO O DESLIZANTE DE ACERO . . 531 5.2. Canalización de filtraciones u obras
4.1. Fundamento ... 531 de desagüe . . . .. 562
4.2. Comparación entre las entibacio- 5.3. Influencia del terreno y del siste-
nes deslizante y rigidas . 532 ma constructivo en la impermeabili-
4.3. Tipos de perfiles TH . . 532 zación . . 562
4.4. Secciones de galerías y tuneles y 5.4. Influencia del tipo y calidad del agua
tipos de cuadros TH utilizados . . . 533 en la impermeabilización .. 564
4.5. Uniones .. 533 5.5. Influencia del uso del túnel en la
4.6. Sistemas de acodalamiento y reves- impermeabilización .. 565
tido . 534 5.6. Requisitos básicos para una imper-
4.6.1. Revestimiento y rellenado del meabilización . 567
cuadro . . 535
4.6.2. Otros tipos de revestimiento . 538 6. SISTEMAS DE IMPERMEABILIZACIÓN
4.7. Dimensionamiento y espaciado de DE TÚNELES .... 567
los arcos deformables .... 539 6.1. Impermeabilización primaria ... 568
48. Mecanización de la entibación .... 540 6.2. Impermeabilización intermedia .. 569
6.3. Impermeabilización principal 569
5. OTROS TIPOS DE SOSTENIMIENTO ... 541 6.4. Impermeabilización posterior . . 570
5.1. Vigas reticuladas . 541 6.5. Soporte para una impermeabiliza-
5.2. Propiedades de los materiales ción . . . . 570
empleados .. 543 6.6. Colocación de láminas impermea-
5.3. Tipos de vigas reticuladas ... 543 bles . 570
6.6.1. Pasos para colocar léminas
.. 545 impermeables en túneles .. 571
6. BIBLIOGRAFIA ...
6.7. Características técnicas de las geo-
membranas o láminas de impermea-
CAPÍTULO 16 bilización 574
DESAGÜE E IMPERMEABILIZACIÓN
7. BIBLIOGRAFÍA . . 576
DE TÚNELES

1. INTRODUCCIÓN . 547

2. CONCEPTOS DE HIDROGEOLOGIA ... 547


CAPÍTULO 17
2.1. Procedencia de las aguas subterrá- TRATAMIENTOS DEL TERRENO
neas ....... 547
1. INTRODUCCIÓN . .... 579
2.2. Mecanismos de almacenamiento
del agua . . . . . . . . 548
2. INVESTIGACIÓN DEL TERRENO . .... 580
2.3. Movimiento del agua del subsuelo . 548
2.1. Investigación geológica 580
2.4. Tipos de acuiferos .. 548
. .. 581
2.5. Litologla de los acuíferos ........ 549 2.2. Investigación geotécnica
2.3. Investigación hidrológica . .. 581
2.6. Parámetros hidrogeológicos de
interés . . . . .... 549
3. INYECCIÓN DEL TERRENO .... 583
2.7. Cálculo de la porosidad y la permea-
bilidad . . . ..... 549 3.1. Suspensiones jnestables 585
~-------------------------·-----··

21

3.2-. Suspensiones estables 585 5.7. Desagüe desde el túnel . . . . 619


3.2.1. Lechada de cemento activado . 586 5.8. Cálculos de aspiración . . 620
3.2.2. Mezclas de cemento-bentonita 586
3.2.3. Mezclas de cemento-arcilla 586 6. CONGELACIÓN DEL TERRENO 620
3.2.4. Consideraciones de disefio 587 6.1. Técnicas y medios de congela-
3.3. Equipo básico en las inyecciones ción 620
de cemento . . . 589 6.1.2. Salmuera refrigerante . 621
3.3.1. Mezcladores . 590 6.1.3. Nitrógeno líquido 621
3.3.2. Agitador . . . . . . . . 591 6.2. Factores que afectan a la estructura
3.3.3. Bombas de inyección . 591 del muro de hielo 622
3.3.4. Líneas de circulación 592 6.3. Disef'io estructural de una pared de
3.3.5. Equipo de medición 593 hielo . . . . . . . . . . 623
3.3.6. Obturadores . 593
3.3.7. Equipo de inyección en túneles 594 7. ELECTROÓSMOSIS 623
3.4. Métodos de inyección de sondeos 594
3.5. Procedimientos de inyección . . 595 8. BIBLIOGRAFIA 623
3.6. Diseño de una pantalla de inyección 596
3.7. Soluciones puras . . . . . . . . . . . . 597
3.7.1. Tipos de inyecciones qulmicas 598
3.7.2. Consideraciones de diseño y CAPÍTULO 18
control 599 REVESTIMIENTO CON HORMIGÓN Y
3.8. Equipo básico para las inyecciones DOVELAS
químicas 602
3.8.1. Bombas de inyección . 602 1. INTRODUCCIÓN 625
3.8.2. Líneas de circulación y obturado-
res 602 2. REVESTIMIENTO DE HORMIGÓN BOM-
3.9. Aplicación de las técnicas de inyec- BEADO. 625
ción 603 2.1. Función resistente del revestimiento 625
3.9.1. Tratamiento previo al avance . 603 2.2. Formas y fases de ejecución . 626
3.9.2. Inyecciones de consolidación y 2.2.1. Introducción 626
refuerzo 603 2.2.2. Formas . 626
3.9.3. Inyecciones de impermeabiliza- 2.2.3. Fases de ejecución del revesti-
ción . 605 miento 626
3.9.4. Tratamiento de obras . 605 2.3. Puesta en obra 630
3.9.5. Técnicas especiales de inyec- 2.4. Inyecciones de contacto 633
ción . 606 2.5. Armaduras . 633
3.10. Práctica operativa de las inyeccio- 2.6. Cálculos justificativos 633
nes . . 607 2.6.1. Consideraciones sobre la elec-
3.10.1. Radiodeacción 608 ción del método de cálculo . 633
3.10.2. Espaciamiento entre taladros608 2.6.2. Cuantía de las cargas 634
3.10.3. Esquema de los sondeos . 608 2.6.3. Métodos de cálculo 635
3.11. Proyecto de ejecución de inyeccio- 2.6.3.1. Generalidades . 635
nes . 609 2.6.3.2. Cálculos estructurales . 635
3.12. Ejemplo de Ja obra. 610 2.6.3.3. Cálculos estructurales con
3.13. Inyecciones en túneles y galerías . 612 interacción terreno-reves-
timiento 635
4. JET GROUTING . 613 2.6.3.4. Cálculos basados en lí-
4.1. Introducción. 613 neas características 636
4.2. Descripción del método . 613 2.6.3.5. Cálculos basados en ele-
4.3. Equipo de inyección y de perfora- mentos finitos 636
ción 614
4.4. Criterios de disef'io . 615 2.7. Acciones sísmicas . 636

5. DESAGÜE DEL TERRENO 617 3. HORMIGÓN BOMBEADO CON ENCOFRA-


5.1. Consideraciones básicas . 618 DO PERDIDO DE CHAPA METÁLICA 636
5.2. Bombeo desde la superficie 618
5.3. Bombeo desde el fondo del sondeo 618 4. REVESTIMIENTOS A BASE DE PANE-
5.4. Efectos producidos en la superficie LES PREFABRICADOS . 638
a causa del drenaje . 619
5.5. Bolsas de agua colgadas 619 5. REVESTIMIENTO DE DOVELAS PREFA-
5.6. Variación de la permeabilidad . 619 BRICADAS . 638
22

... 638 2.3.4. Criterios de aceptación y recha-


5.1. Generalidades zo .. 661
5.2. Descripción . . 638
.. 638 2.4. Ensayos de control de endureci·
5.2.1. Introducción
... 640 miento. . 662
5.2.2. Tipo de anillos ..
.. 640 2.5. Ensayos indirectos o no destruc-
5.2.3. Colocación tivos .. 662
5.2.4. Formas de las dovelas ... 641
2.5.1. Determinación de la resistencia
5.2.5. Juntas y elementos de fijación . 643 a la penetración . 662
5.2.6. Armaduras . 643
... 644 2.5.2. Procedimiento de penetración;
5.2.7. Fabricación
.. 645 extracción de pernos . . . 664
5.3. Impermeabilización 2.5.3. Determinación de la resistencia
5.4. Cálculo de la dovela .. ... 647
. 647 al arrancamiento . . . 666
5.4.1. Generalidades .
. 648 2.6. Ensayos directos o destructivos ... 667
5.4.2. Elección de los materiales
5.4.3. Coeficientes de seguridad . . 648
5.4.4. Flexibilidad del revestimiento . 648 3. CONTROL DE CALIDAD DE HORMIGO-
. 649 NES PROYECTADOS CON FIBRAS DE
5.4.5. Deformaciones
. . 649 ACERO . 670
5.4.6. Hipótesis de cálculo
.. 649 3.1. Ensayo de rotura por compresión . 671
5.4.6.1. Introducción
3.2. Ensayo de tracción por rotura .. 671
5.4.6.2. Acciones debidas al terre-
no .. . 650 3.3. Ensayo de tracción directa . . 671
3.4. Ensayos de flexión . . .. 671
5.4.6.3. Comprobación de las defor-
. 651 3.5 Ensayo de punzonamiento-flexión . 671
maciones
3.6. Determinación del contenido de
5.4.6.4. Acciones debidas a la mo-
dificación de dovelas ... 651 fibras. . . . 672
3.6.1. Ensayo por lavado 672
5.4.6.5 Construcción y desenco-
frado . . . 651 3.6.2. Ensayo por inducción electromag-
nética .. 672

6. BIBLIOGRAFIA . . 651
4. CONTROL DE CALIDAD SOBRE EL EM-
PERNADO .. 673
4.1. Determinación de las características
CAPITULO 19 4.2.
de los aceros
Método de ensayo a tracción sobre
.. 67 4
CONTROL DE CALIDAD DURANTE
bulones ya instalados... . . 674
LA CONSTRUCCIÓN
4.3. Control de calidad del anclaje .. 674
1. INTRODUCCIÓN .. 653
5. BIBLIOGRAFIA .. . ... 674
2. CONTROL DE CALIDAD DE HORMIGO-
NES, HORMIGONES PROYECTADOS Y CAPiTULo20
MORTEROS PROYECTADOS . . . 653
2.1. Ensayos previos . . . 653 SUBSIDENCIA PRODUCIDA POR
2.1.1. Materiales básicos .... 653 LOS TÚNELES
2.1.1.1. Áridos.. . 654
2.1.1.2. Cementos. . ... 655 1. INTRODUCCIÓN ..... 677
2.1.1.3. Agua.. . .. 657
2.1.1.4. Aditivos . . . . 657 2. EVALUACIÓN GLOBAL DE MOVIMIEN-
TOS. . ..... 679
2.2. Determinación de la fórmula de tra·
bajo. . . . 658
3. EVALUACIÓN DE ASIENTOS ...... 680
2.3. Ensayos de control . . . . 660
2.3.1. Determinación de la resistencia
media del hormigón .. 660 4. ESTIMACIÓN DE MOVIMIENTOS HORI-
2.3.2. Primera modalidad de control: ZONTALES . . . 686
control total .. 661
5. RECOMENDACIONES ... . ... 689
2.3.3. Segunda modalidad de control:
control estadístico . . . 661
6. ALGUNOS EJEMPLOS .... 690
2.3.3.1. Ensayos de control a nivel
reducido . 661
2.3.3.2. Ensayos de control a nivel 7. METO DOS PARA REDUCIR EL EFECTO
normal .... 661 DE LOS ASIENTOS .. 693
2.3.3.3. Ensayos de control a nivel
8. BIBLIOGRAFÍA . . ... 695
intenso . 661
23

2.1.2. Desplazamiento del tapón de hu-


CAPÍTULO 21 mas por el túnel 723
INSTRUMENTACIÓN Y CONTROL 2.1.3. Ventajas e inconvenientes de la
GEOTÉCNICO ventilación soplante 724
2.2. Ventilación aspirante . 724
1. INTRODUCCIÓN 697 2.3. Ventilación por aspiración e impul-
sión sucesivas . 725
2. INSTRUMENTACIÓN . 698 2.4. Ventilación aspirante y soplante si-
2.1. Objetivos 698 multáneas 726
2.2. Propósito y ventajas 699
2.3. Selección de instrumentación 700 3. CAUDAL DE AIRE NECESARIO EN LA
2.4. Métodos e instrumentos 700 CONSTRUCCIÓN DE TÚNELES . 726
3.1. Dilución de los gases de escape de
3. MOVIMIENTOS SUPERFICIALES 700 los motores Diesel . 727
3.1. Tipos 700 3.2. Ventilación de los gases de voladu-
3.2. Métodos topográficos 704 ra 727
3.3. Varios 704 3.3. Ventilación del polvo 729
3.4. Vibraciones 704
4. VENTILADORES Y PERDIDA DE CARGA 730
4. MOVIMIENTOS EN EL INTERIOR DEL TE- 4.1. Cálculo de la pérdida de carga 731
RRENO 704 4.2. Ventilación natura! 732
4.1. Tipos 704 4.3. Ventiladores y curvas característi-
4.2. Medida de convergencias 705 cas 733
4.3. Extensómetro vertical de varilla . 707 4.3.1. Tipos de ventiladores . 733
4.4. lnclinómetro . 707 4.3.2. Curva característica de un
4.5. Deflectómetro 708 ventilador 733
4.6. Extensómetro 708
4.7. Emisión acústica 709 5. LAS TUBERÍAS DE VENTILACIÓN . 734
5.1. Pérdidas de caudal en una tuberla
5. PRESIONES IN SITU . 710 no estanca . 735
5.1. Tipos 710 5.2. Tipos de tuberías . 735
5.2. Piezómetros . 710 5.3. Tipos de juntas 736
5.2.1. Pozo de observación 711
5.2.2. Piezómetro abierto .. 711 6. INSTALACIÓN DE LOS VENTILADORES
5.2.3. Piezómetros cerrados 711 Y LAS TUBERIAS 736
5.3. Células de presión . 712 6.1. Ventiladores en serie unidos al co-
5.4. Células de carga 713 mienzo de !a tubería 736
5.5. Medidores de deformación 713 6.2. Ventiladores en serie escalonados
a lo largo de la tubería . 737
6. TENSIONES IN SITU .. 714 6.3. Ventiladores en paralelo en la boca
de la tubería . 737
7. INSTRUMENTACIONES TIPICAS . 714
7.1. Macizos rocosos 714 7. CÁLCULO DE LA POTENCIA NECESA-
7.2. Suelos en áreas urbanas . 715 RIA PARA LA VENTILACIÓN DE TÚNELES
EN CONSTRUCCIÓN 737
8. AUSCULTACIÓN 716 7.1. Pérdida de carga en la tubería 737
7.2. Pérdida de carga en el túnel 738
9. CONTROL GEOLÓGICO-GEOTECNICO 717 7.3. Pérdida de carga en singularidades
y obstáculos . 739
10. BIBLIOGRAFIA 719 7.3.1. Pérdida de carga debida a las
tuberías de ventilación . 739
7.3.2. Pérdida de carga debida a
CAPÍTULO 22 cintas transportadoras 740
VENTILACIÓN DE TÚNELES 7.3.3. Pérdida de carga debida a obstá-
culos ............ 740
1 INTRODUCCIÓN 721
8. DISPOSICIÓN CON RESPECTO A LA
2. ESQUEMAS DE VENTILACIÓN DE TÚNE- VENTILACIÓN PRINCIPAL 741
LES EN CONSTRUCCIÓN 722
2.1. Ventilación soplante 722 9. SISTEMAS DE VENTILACIÓN DE TÚNE-
2.1.1. Purga del frente 722 LES EN EXPLOTACIÓN 741
24

9.1. Ventilación longitudinal . 741 3.2. Instalaciones y equipos eléctricos


9.2. Ventilación semitransversal .. 743 de interior . . . ... 762
9.3. Ventilación transversal ... .. 744 3.3. Instalaciones y equipos eléctricos
de exterior .. 768
10. CAUDAL DE AIRE NECESARIO EN
LA EXPLOTACIÓN DE TÜNELES ... 745 4. RIESGOS EN EL EMPLEO DE LA ENER-
10.1. Limitación de la concentración de GÍA ELECTRICA EN LOS TRABAJOS
monóxido de carbono . . . 7 46 SUBTERRÁNEOS. MEDIDAS PREVENTI-
10.1.1. Cálculo de la producción de VAS Y DE PROTECCIÓN . . 766
co. . 747 4.1. Riesgo de electrocución . . 769
10.2. Limitación en la concentración del dió- 4.2. Riesgo de incendio . . . 773
xido de nitrógeno ... 7 48 4.3. Riesgo en atmósferas potencial-
10.2.1Cálculo de la producción de mente explosivas ..... 775
gases nitrosos . . . 749
10.3. Reducción de la visibilidad por causa 5. REDES ELÉCTRICAS Y SUBESTACIONES
de los humos . 750 DE TRANSFORMACIÓN .......... 775
5.1. Tipos de cables ............ 775
11 CALCULO DE LA POTENCIA NECESA- 5.2. Determinación de la sección de un
RIA PARA LA VENTILACIÓN DE TÜNE- cable . . . 776
LES EN EXPLOTACIÓN . 750 5.2.1. Calentamiento de los cables ... 776
11.1. Pérdidadecargaeneltúnel ... 751 5.2.2. Intensidades de cortocircuitos ad-
11.2. Pérdidas de carga en las singulari- misibles en los conductores . 777
dades .. 751 5.2.3. Cálculo de la caída de tensión . 778
11.3. Fuerzas de origen climático que afec- 5.2.4. Condiciones de tendido ...... 780
tan al flujo de aire en el túnel ... 752 5.3. Subestaciones de transformación . 781
11.4. Efecto pistón de los vehículos ... 752
11.5. Ejemplo de cálculo . 753 6. MONTAJES, MANTENIMIENTO, COMUNI-
CACIONES Y CONTROL .. 782
12. DETECCIÓN Y CONTROL ..... 755
12.1. Detectores de monóxido de carbo- 7. BIBLIOGRAFÍA . . 782
no .... 755
12.2 Medidores de opacidad ... 756 ANEXO 1. REGLAMENTACIONES Y NOR-
12.2:1. Sistemas de medición direc- MAS DE APLICACIÓN VIGEN-
ta . . .. 756 TES ... 783
12.2.2. Sistemas de medición por difu-
sión .. 756 ANEXO 2. ITC. MIE 09.0.02 . . 783
12.2.3. Sistemas de medición por difu-
sión compensados por puente
de Wheatstone óptico . 756
12.3. Dirección y velocidad del viento ... 756 CAPiTULo24
12.4. Control del Sistema .. 756 MEDIDAS DE SEGURIDAD DURANTE
LA CONSTRUCCIÓN
13. BIBLIOGRAFIA .... 757
1. INTRODUCCIÓN ...... 785

2. EQUIPO DE PROTECCIÓN PERSONAL


CAPiTuLo23 Y PROTECCIONES COLECTIVAS .. 785
INSTALACIONES ELÉCTRICAS EN LA 2.1. Equipo de protección personal . . . 785
EXCAVACIÓN DE OBRAS 2.2. Protecciones colectivas .. 786
SUBTERRÁNEAS
3. INSTALACIONES AUXILIARES . . 787
1. INTRODUCCIÓN ..... 759 3.1. Instalaciones eléctricas . 787
3.1.1. Medidas de carácter general . 787
2. REGLAMENTACIONES Y NORMAS DE SE- 3.1.2. Medidas de seguridad respecto
GURIDAD EN EL EMPLEO DE ENER- al voltaje .. 787
GIA ELÉCTRICA . . . ..... 759 3.1.3. Medidas de seguridad respecto a
los cables ... 787
3. POTENCIAS NECESARIAS PARA LA 3.1.4. Medidas de seguridad en los cua-
ALIMENTACIÓN DE LOS EQUIPOS ELÉC- dros de interruptores . . ..... 788
TRICOS......... . ... 761 3.1.5. Medidas de seguridad en las tomas
3.1. Balance de potencia y de energía . 761 a tierra . . . 788
25

3.1.6. Medidas de seguridad respecto a 10.3. Medidas de seguridad en la excava-


los transformadores 789 ción por rozadora y excavadora 801
3.1.7. Medidas de seguridad en la ilumi- 10.4. Medidas de seguridad en la excava-
nación . 789 ción manual 801
3.2. Instalaciones de agua 790
3.3. Instalaciones de aire comprimido 790 11. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL
3.3.1. Medidas generales de seguridad 790 SOSTENIMIENTO 802
3.3.2. Medídas de seguridad en !os com- 11.1. Saneo de techos, hastiales y frente 802
presores de aire . . 790 11.2. _Instalación de refuerzos y bulones 802
3.3.3. Medidas de seguridad en los cal- 11.3. Puesta en obra del hormigón proyec-
derines de aire 791 tado 803
3.3.4. Medidas de seguridad en las lí- 11.4. Medidas de seguridad en la instala-
neas de aire 791 ción de cerchas y cuadros metáli-
3.4. Instalaciones de ventilación 792 cos . 804
3.5. Sistemas de comunicación 792 11.5. Medidas de seguridad en la instala-
ción de dovelas 804
4. MEDIDAS DE SEGURIDAD CONTRA EL
FUEGO. 793 12. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LA CAR-
GA Y TRANSPORTE DEL ESCOM-
5. MEDIDAS DE SEGURIDAD CON RELACIÓN BRO 804
A LA PRESENCIA DE AGUA EN EL TÚ- 12.1. Transporte del escombro con má-
NEL 793 quinas de neumáticos 805
12.2. Transporte del escombro con vago-
6. DESPLAZAMIENTOS DE PERSONAL POR neta 805
EL INTERIOR DEL TÚNEL 794 12.3. Transporte del escombro con cin-
6.1. Desplazamiento de trabajadores y tas 805
transporte por máquinas de neumá- 12.4. Transporte del escombro en pozos
ticos . . 794 de grandes dimensiones 806
6.2. Desplazamiento de personal y trans- 12.5. Transporte en pozos de pequeñas
porte mediante vía . 794 dimensiones y chimeneas . 806
6.3. Transporte de personal mediante ve-
hículos de transporte . 795 13. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LA
6.4. Transporte de personal en pozos 795 CONSTRUCCIÓN DE POZOS . 807
6.5. Utilización de escaleras . . 796
14. MEDIDAS DE SEGURIDAD DURANTE
7. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LA PERFO- LA COLOCACIÓN DEL SOSTENIMIEN-
RACIÓN 796 TO DEFINITIVO O REVESTIMIENTO 808
7 .1. Medidas de seguridad en la perfora-
ción con jumbo 797 15. SUSTANCIAS TÓXICAS Y MEDIOS
7.2. Medidas de seguridad en la perfora- PARA COMBATIRLAS 808
ción manual . 797 15.1. Problemas derivados del polvo 808
15.1.1. Polvo y humos en el transpor-
8. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LA CARGA te. 809
DE BARRENOS . . 798 15.1.2. Polvo y humos en la perfora-
ción y voladura . 809
9. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN EL MANEJO 15.1.3. Polvo debido a la carga del
Y TRANSPORTE DE EXPLOSIVOS 798 escombro 81 O
9.1. Medidas de seguridad durante el ma- 15.1.4. Polvo debido al hormigón pro-
nejo en general 798 yectado . a 1o
9.2. Medidas de seguridad con los explo- 15.2. Gases tóxicos 810
sores y líneas de tiro 799
9.3. Medidas de seguridad durante el 16. BIBLIOGRAFÍA .. 810
transporte de explosivos 799
9.4. Medidas de seguridad antes y des-
pués de la voladura . 799 CAPiTULo25
INSTALACIONES Y SERVICIOS
1O. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN LA AUXILIARES
EXCAVACIÓN 780
10.1. Medidas generales de seguridad 800 1. INTRODUCCIÓN 813
10.2. Medidas de seguridad en la excava-
ción a sección completa 801 2. CLASIFICACIÓN DE LOS TÚNELES 814
26

3. COSTES DE LAS "INSTALACIONES" ... 816 6.3.3. Impermeabilización . . .. 858


3.1. Estudios de costes . . 816 6.4. Importancia de la rugosidad de un
3.2. Costes de construcción .... 816 túnel sin revestir . . 858
3.2.1. Coste total del túnel . 816 6.4.1. Ensayo de incendio en los túneles
3.2.2. Coste de la obra civil. . .. 817 de El Padrún, Asturias (España) 858
3.2.3. Coste del equipamiento .. 817 6.4.2. Pérdidas de carga por rugosidad
3.2.4. Porcentaje de los costes de equi- de los hastiales y bóveda de los
pamiento en función de los cos- túneles .... 859
tes totales . 817 6.5. Conclusiones .. 861
3.3. Coste de la explotación . 818
7. BIBLIOGRAFiA . .. 862
4. OBJETIVOS DE LAS "INSTALACIONES" 818
4.1. Importancia de las instalaciones .. 818
4.2. Equipos fundamentales ... 819
4.2.1. Ventilación .. 819
CAPíTULo26
4.2.2. Alumbrado .. 820
4.2.3. Postes de auxilio, extintores y ILUMINACIÓN DE TÚNELES
mangueras contra incendios .. 821
4.2.4. Circuito cerrado de televisión. 821 1. INTRODUCCIÓN ... 865
4.2.5. Señalización . . 822
4.2.6. Aforo de tráfico . . 822 2. ZONAS DE ALUMBRADO EN LOS TÚNE-
4.2.7. Control de accesos .. 824 LES ..... 867
4.2.8. Control de gálibo .... 824 2.1. Zona de acceso ..... 868
4.2.9. Centro de control ..... 828 2.2. Zona de entrada o umbral ...... 868
4.2.1 O. Instalación eléctrica . . .... 828 2.3. Zona de transición ....... 868
2.4. Zona central ...... 869
5. ESTUDIOS PARA UN TÚNEL LARGO: TÚ- 2.5. Zona de salida .. 869
NEL DE SOMPORT (ESPAÑA-FRANCIA) 831 2.6. Zona de separación ........ 869
5.1. Características fundamentales del 2.7. Portal (de entrada y salida) ...... 870
túnel de Somport ....... 831
5.2. Ancho disponible para e! paso de 3. ASPECTOS GENERALES DEL ALUMBRA-
los-vehículos ..... 831 DO DE TÚNELES . . ... 870
5.2.1. Ancho de calzada en el túnel de 3.1. Condiciones del túnel . . . ... 870
Somport ... 831 3.2. Distinción entre túneles largos y
5.2.2. Ancho de calzada en otros túne- cortos ....... 871
les importantes y bidireccionales 3.3. Distancia de frenado ........ 871
de Europa ..... 833 3.4. Sistemas alternativos para el alum-
5.2.3. Ventajas de la adopción del ancho brado de la entrada del túnel ..... 873
de calzada de 9,00 m .. 837 3.4.1. Alumbrado artificial ....... 874
5.3. Anchurones de aparcamiento .... 844 3.4.2. Luz natural ....... 875
5.3.1. Introducción .... 844
5.3.2. Tipos de averías que pueden pro- 4. CLASIFICACIÓN DE LOS TÚNELES LAR-
ducirse en el túnel . . . . . . . . 844 GOO ........ ~
5.3.3. Diseño adecuado de los anchuro-
nes .. 846 5. ALUMBRADO DE TUNELES LARGOS .. 875
5.1. Alumbrado de la zona de entrada . 875
6. TÚNELES SIN REVESTIMIENTO ...... 846 5.1.1. Zona de acceso durante el día . 875
6.1. Introducción ... 846 5.1.2. Los requisitos de iluminación
6.1.1. Revestimiento . . .... 847 para la zona de umbral durante
6.1.2. Sostenimiento . . ..... 851 el día . . . 878
6.1.3. Funciones del sostenimiento y 5.1.3. Longitud de la zona de umbral . 879
del revestimiento . . ..... 852 5.1.4. Alumbrado de las paredes en la
6.2. Coste del revestimiento ...... 852 zona de umbral ... 880
6.2.1. Introducción ...... 852 5.1.5. Uniformidad de !a luminancia de
6.2.2. Condiciones constructivas .... 853 la superficie de la calzada en la
6.2.3. Línea de abono . . . . ...... 854 zona de umbral ...... 880
6.3. Aspectos sobre los que influye el re- 5.2. Alumbrado en la zona de transición 880
vestimiento : . . ...... 856 5.2.1. Luminancia media de la superficie
6.3.1. Explotación, alumbrado y ventila- de la calzada . . 880
ción ...... 856 5.2.2. Longitud de la zona de transi-
6.3.2. Reparaciones y auscultación .. 857 ción ...... 880
27

5.2.3. Iluminación de las paredes en la


881 CAPíTULo27
zona de transición
5.2.4. Uniformidad de la luminancia de MANTENIMIENTO DE TÚNELES
la superficie de la calzada en la
zona de transición 881 1. INTRODUCCIÓN .... 893
5.3. Alumbrado de la zona central 881
5.3.1. Lumlnancia de la superficie de 2. CONCEPTOS GENERALES DE MANTE-
la calzada en la zona central 881 NIMIENTO. MANTENIMIENTO PREVEN-
5.3.2. Alumbrado de las paredes de la TIVO, CORRECTIVO Y PREDICTIVO . 893
zona central 881
5.3.3. Uniformidad de la luminancia 3. LISTAS DE REVISIÓN .. 894
de la superficie de la calzada
de la zona central .. 882 4. MEDIDAS DE SEGURIDAD ... 895
5.4. Alumbrado de las zonas de salida y
de separación 882 5. OPERACIONES A REALIZAR SOBRE
5.4.1. Zona de salida 882 LOS ELEMENTOS DE UN TÚNEL CARRE-
5.4.2. Zona de separación 882 TERO ........ 895
5.5. Restricción de deslumbramiento . 883 5.1. Pavimentos 896
5.2. Aceras y bordillos 896
5.6. Restricción del efecto de parpadeo 883
884 5.3. Drenajes 896
5.7. Alumbrado nocturno
884 5.4. Impermeabilización 896
5.8. Guia visual .
5.5. Elementos de sostenimiento . 897
5.8.1. Gula para túneles de la clase
884 5.6. Revestimientos funcionales . 897
de iluminación 1 a 7
5.7. Marcas viales .. 899
5.8.2. Gula en la entrada del túnel du-
rante el día para la clase de ilu- 5.8. Balizamiento y señalización 899
minación 1 ......... 884 5.9. Suministro de energia y centros
de transformación 899
5.8.3. Guía durante la noche y, en el inte-
5.10. Iluminación 901
rior, durante el día para la clase
5.11. Ventilación 902
de iluminación 1 885
5.12. Detección y extinción de incendios 903
5.13. Postes de auxilio SOS . 905
6. ALUMBRADO DE TÚNELES CORTOS . 885 905
5.14. Detección y control de tráfico
6.1. Determinación de la falta de visibili- 906
5.15. Televisión de circuito cerrado
dad .. ........ 885
5.16. Radiocomunicaciones 906
6.2. Luz del sol en túneles cortos .. 885
5.17. Sistema de transmisión de datos 906
6.3. Diseno de alumbrado para túneles 5.18. Centro de Control 906
cortos . 886
6.4. Alumbrado diurno (uso parcial) 887 909
6. CUADRO DE PERIODICIDADES
6.5. Alumbrado diurno (todo el día) 887
6.6. Alumbrado nocturno 887 910
7. BIBLIOGRAFIA
6.7. Gula visual de túneles cortos 887

7. ALUMBRADO DE EMERGENCIA . 888 CAPíTULo28


7 .1. General 888
ASPECTOS MEDIOAMBIENTALES DE LA
7.2. Alumbrado de guía (de emergencia)
CONSTRUCCIÓN Y EXPLOTACIÓN DE
en caso de incendio . 888 TÚNELES

8. SEf'IALES LUMINOSAS PARA CONTROL 911


1. INTRODUCCIÓN
DEL TRAFICO ......... 888
2. ASPECTOS SOCIOECONÓMICOS 913
9. EQUIPOS DE ALUMBRADO EN TÚNE- 2.1. Demografía 913
LES . 888 2.2. Factores socioculturales 914
2.3. Sector primario 914
1O. DISTRIBUCIÓN DE LAS LUMINARIAS 889 2.4. Sector secundario 915
2.5. Sector terciario 915
11. MANTENIMIENTO . 890 2.6. Sistema territorial . 915

12. SUMINISTRO DE ELECTRICIDAD PARA 3. USOS DEL TERRENO . 915


LA ILUMINACIÓN DE EMERGENCIA 891
4. HIDROLOGIA SUBTERRÁNEA Y PATRI-
13. BIBLIOGRAFiA 891 MONIO GEOLÓGICO 915
28

4.1. Efectos sobre la hidrologla subte- 2. ESTÉTICA E INTEGRACIÓN DESDE UN


rránea . . . .. 916 ENFOQUE AMBIENTAL . . . ... 939
4.2. Patrimonio geológico . 917 2.1. El subterráneo como alternativa
a soluciones a cielo abierto 942
5. EL RUIDO . . . 917 2.2. Hacia una concepción integral del
5.1. Efectos provocados por el ruido ... 918 túnel y del planeamiento del espa-
5.2. Principales fuentes de ruido .. 918 cio subterráneo ... 943
5.3. Conceptos básicos en ruidos . . . 921 2.3. Claves para un diseño equilibrado
5.4. Niveles máximos de ruido acepta- estético-funcional .... 944
bles . . .. 923 2.4. El túnel y el paisaje .. 945
5.5. Condiciones sónicas en los embo-
quilles de un túnel en explotación . 923 3. FACTORES A CONSIDERAR EN EL ANÁLI-
5.6. Medidas para el control del ruido .. 924 SIS ESTÉTICO DE SUBTERRÁNEOS ... 947
5.6.1. Reducción del nivel de emisión 924 3.1. Tipologfa de subterráneos y su sus-
5.6.2. Uso de cerramientos . . . .. 924 ceptibilidad de tratamiento estético 948
5.6.3. Uso de materiales resilientes .. 924 3.2. Estética de túneles: factores clave . 949
5.6.4. Alejamiento de las fuentes ... 924 3.3. Estética de espacios subterráneos:
5.6.5. Barreras acústicas .... 924 factores clave . . . . . . 951
5.6.6. Atenuación por vegetación .... 925
5.6.7. Planificación y diseño .. 925 4. DISEÑO ESTÉTICO DE TÚNELES DE CA-
RRETERA . . ...... 952
6. ALTERACIÓN DE LA CALIDAD DEL 4.1. La entrada: concepción y diseño de
AIRE . 926 boquillas .. 952
6.1. Emisión de polvo en la fase de 4.1.1. Integración de la embocadura en
obras ........ 926 el entorno . . . . . . . . . . . . . 952
6.1.1. Problemas generados por el 4.1.2. Tipología y diseño de boquillas 955
polvo .. 927 4.1.3. Ejecución de la boquilla .... 958
6.1.2. Tipos de fuentes .. 927 4.1.4. Requerimientos funcionales ... 959
6.1.3. Cuantificación de las emisiones 4.1.5. El caso del diseño estético de bo-
de polvo ....... 928 quillas de los túneles del Garraf 960
6.1.4. Prevención y control del polvo . 929 4.2. El interior del túnel . . . . 961
6.2. Contaminación del aire en la fase 4.2.1. Objetivos básicos en el diseño in-
de explotación . . . . . . . . .. 931 terior ..... 963
6.2.1. Valores límite de concentración 931 4.2.2. Factores que influyen en el con-
6.2.2. Cálculo de la concentración de fort visual . . . . . . . . . . . . . . 964
contaminantes .. . 931 4.2.3. Tratamiento de superficies y re-
vestimientos ...... 965
7. AFECCIÓN A CONSTRUCCIONES E INS- 4.2.4. Requerimientos funcionales 968
TALACIONES .... 932 4.3. Túneles submarinos noruegos .... 969
4.4. Túneles urbanos . . 970
8. IMPACTO SOBRE LA VEGETACIÓN ... 934
8.1. Causas de impacto sobre la vegeta- 5. DISEÑO ESTÉTICO DE REDES DE ME-
ción . . ...... 934 TRO. ......... . ....... 971
8.2. Efectos sobre la vegetación . . 934 5.1. Estética y función en el espacio Me- 1
!
tro . . . ............. 972
9. RESIDUOS SÓLIDOS Y LIQUIDOS ..... 937 5.2. El Metro como factor de calidad de
9. 1. Residuos generados en la fase de vida .. . ....... 973
construcción . . . ..... 937 5.3. La entrada . . . . . . . . . ...... 973
9.2. Residuos generados en la fase de 5.4. Formas y volúmenes ........ 974
explotación . . .. 937 5.5. Arte en el subterráneo ....... 975
5.6. Estaciones de referencia ...... 975
10. BIBLIOGRAFIA .. 937 5.7. De Montreal a Lille ..... 976

6. URBANISMO Y ESPACIO SUBTERRÁ-


NEO ..... 978
CAPíTuLo29 6.1. Teoria y práctica del urbanismo sub-
ESTÉTICA E INTEGRACIÓN EN EL terráneo .... 978
ENTORNO DE TÚNELES Y ESPACIOS 6.2. La Caverna Olímpica de Gj~vik ... 979
SUBTERRÁNEOS PARA USO PÚBLICO 6.3. Otros recintos subterráneos . 983

1. INTRODUCCIÓN ...... 939 7. REFLEXIÓN FINAL . . . 984


29

8. BIBLIOGRAFÍA 984 2.3. Consideraciones geotécnicas 1020


2.3.1. Parámetros geotécnicos 1020
2.3.1.1. Clasificación de los mate-
riales 1020
2.3.1.2. Determinación de ten-
CAPÍTULO 30 siones 1021
CRITERIOS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE 2.3.1.3. Deformaciones 1021
CAVERNAS 2.3.1.4. Comportamiento del nivel
freático . 1021
1. INTRODUCCIÓN 987 2.3.2. Toma de muestras y ensayos de
laboratorio 1022
2. CENTRALES HIDRÁULICAS SUBTERRÁ- 2.3.3. Sondeos . 1022
NEAS 987
2.1. Métodos de excavación y maqui- 3. CONSIDERACIONES CONSTRUCTIVAS
naria. Programación 991 EN PROYECTOS DE MICROTÚNELES
2.2. Hormigonado, sostenimiento y aus- Y EMPUJE DE TUBOS 1023
cultación 998 3.1. Diseño del perfil . 1023
3.2. Estaciones intermedias de empuje 1024
3. CAVERNAS PARA EL ALMACENAMIENTO 3.3. Sistemas de lubricación . 1024
DE COMBUSTIBLES LIQUIDOS . 1001 3.4. Consideraciones del área y de
3.1 Antecedentes . 1001 los pozos de trabajo 1024
3.2. Investigación del área 1001 3.4.1. Requisitos del área de trabajo 1025
3.3. Aspectos de disef'io . 1002 3.4.2. Construcción de los pozos de
3.3.1. Cavernas de almacenamiento empuje y llegada 1026
de petróleo . 1002 3.4.3. Estación principal de empuje . 1026
3.3.2. Diseño de una caverna para al- 3.5. Trazado de curvas . 1026
macenamiento de combustibles 3.5.1. Esquema de empuje en el traza-
diversos 1005 do de curvas . 1028
3.4. Costes de referencia en construcción 3.6. Consideraciones sobre las tube-
de cavernas 1007 rias. 1029
3.6.1. Fuerzas aplicadas en las tube-
4. NUEVAS TÉCNICAS PARA LA EXCAVA- rías 1029
CIÓN DE GRANDES CAVERNAS VERTI- 3.6.1.1. Fuerzas aplicadas per-
CALES 1008 pendicularmente al eje
4.1. Consideraciones generales en el de la tuberia . 1029
diseño de cavernas verticales . 1009 3.6.1.2. Fuerzas aplicadas parale-
4.2. Principios constructivos del Método lamente al eje de la tube-
de Voladura de Pilares (MVP) . 1010 ría 1029
4.2.1. Accesos 1010 3.6.1.3. Resistencias a los es-
4.2.2. Preparación de tajos 1010 fuerzas a fatiga 1031
4.2.3. Procedimiento constructivo 1012 3.6.2. Tipos de tuberlas ... 1031
4.2.4. Limitaciones y posibles modifi- 3.6.3. Tipos de juntas . 1032
caciones del método MVP 1014 3.6.4. Tolerancias admisibles . 1032
4.3. Operación de una caverna vertical 1015
4. MÉTODOS DE PERFORACIÓN EN LA
5. BIBLIOGRAFIA 1015 TÉCNICA DE EMPUJE DE TUBOS . 1032
4.1. Métodos de escudo a sección abier-
ta 1033
4.1.1. Escudo de protección . 1033
CAPÍTULO 31 4.1.2. Brazo retroexcavador .. 1033
TÉCNICAS DE MICROTÚNELES Y 4.1.3. Brazo con cabeza de rozadora 1033
EMPUJE DE TUBOS 4.2. Máquinas perforadoras de túnel a
sección completa . 1033
1. INTRODUCCIÓN 1017 4.2.1. Escudo de compensación de
presión de tierras (WBM-EP) . 1033
2. CONSIDERACIONES PARA EL DISEfiiO 4.2.2. Escudos de bentonita .. 1034
Y PLANIFICACIÓN DE PROYECTOS DE 4.2.3. Escudos para perforación en
MICROTÚNELES Y EMPUJE DE TUBOS 1018 roca dura 1035
2.1. Consideraciones de diseño y 4.2.4. Escudos de aire comprimido 1035
construcción ......... 1019 4.3. Métodos de transporte del material
2.2. Consideraciones geológicas .. 1019 excavado en el empuje de tubos . 1035
30

5. MÉTODOS DE PERFORACIÓN EN LA 6.3. Energía, Agua y Medio ambiente 1065


TÉCNICA DE MICROTÚNELES. 1037 6.4. Minería subterránea 1067
5.1. Método Slurry . 1037 6.5. Otras Industrias y servicios . 1067
5.1.1. Descripción general . 1037 6.6. Evaluación de los Nuevos Produc-
5.1.2. Escudo de construcción . 1038 tos .... 1068
5.1.3. Sistema de guía láser . . . 1038 6.7. Evaluación de las nuevas tecnolo-
5.1.4. Sistema de transporte y regene- glas 1069
ración de lodos 1038
5.1.5. Sistema de empuje . . 1038 7. LOS PLANTEAMIENTOS GLOBALES:
5.1.6. Características principales ... 1038 LA CRISIS DEL SISTEMA ACTUAL Y
5.1.7. Ventajas e inconvenientes .. 1039 EL FUTURO DE LAS OBRAS SUBTE-
5.1.8. Principales tipos de máquinas 1040 RRÁNEAS. 1072
5.1.8.1. Máquina MEPCB (lseky) 1040 7 .1. Critica del Sistema Postindustrial . 1073
5.1.8.2. Telemole ... 1040 7.2. Los planteamientos globales a la cri-
5.1.8.3. Telemouse ..... 1041 sis del sistema . 1074
5.1.8.4. Hansemole. . ... 1041 7.3. Conclusiones. 1077
5.1.8.5. Crunchingmole . .. 1042
5.1.8.6. Unclemole ... 1042 8. BIBLIOGRAFIA . 1078
5.1.8.7. Serie WBM-LF6 A LF10
(Alpine-Westfalia) ..... 1042
5.2. Método Auger . . 1043
5.2.1. Descripción del método ..... 1043
5.2.2. Características principales .. 1044
5.2.3. Ventajas e inconvenientes . 1045
5.2.4. Principales tipos de máquinas 1045
5.2.4.1. Serie WBM-L6 AL 1O
(Alpine-Westfalia) 1045
5.2.4.2. Serie WBM-L 12
(Alpine-Westfalia) ..... 1045
5.2.4.3. Serie WBM-C8-C12
(Alpine-Westfalia) . . 1045

6. BIBLIOGRAFIA ..... 1047

CAPITULO 32
EL FUTURO DE LAS OBRAS
SUBTERRÁNEAS

1. INTRODUCCIÓN .. 1049

2. ESTRUCTURAS BÁSICAS DE LOS


MÉTODOS DE ESTUDIO . . . . .. 1050

3. EL MÉTODO HISTÓRICO ... 1051


3.1. Resumen del Método ......... 1051
3.2. Otras alternativas formales del Mé-
todo . . . . . . 1052

4. EL MÉTODO TÉCNICO .. 1053


4.1. Resumen del método .. 1053
4.2. Las vias de análisis usuales ... 1053

5. MÉTODO RACIONAL . . . . . . . . . . . . 1056

6. ESTADO ACTUAL DE LAS TENDEN-


CIAS FUTURAS DE LAS OBRAS SUB-
TERRÁNEAS ................. 1060
6.1. Transportes . . . . . . . . . . . . .. 1060
6.2. Otros servicios urbanos ......... 1062
CAPÍTULO 1
HISTORIA DE LOS TÚNELES Y
SU EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA

1. INTRODUCCIÓN

El Diccionario de la Real Academia Espa-


ñola de la Lengua define túnel como Paso
subterráneo abierto artificialmente para
establecer una comunicación a través del
monte, por debajo de un río u otro obstáculo.

Para Ernest Wahlstrom el túnel es un desa-


fío a la naturaleza, mientras que Nordlund,
ingeniero protagonista de la novela Muerte
en el túnel, afirma que:

un túnel no es 'un agujero más en la


tierra'. En términos estrictamente prác-
ticos se trata de una obra de ingenie-
ría extraordinariamente sofisticada. Y
nunca fue sencilla ni segura.

El túnel arranca de la necesidad de superar


un obstáculo natural, generalmente un maci-
zo montañoso. Pero además de la montaña
existen otras barreras que se pueden salvar
mediante túneles como los cursos de agua
-fluviales o marinos- y las zonas urbanas
densamente edificadas en las que a menudo
se incorporan túneles. Foto 1. Túnel: luz y oscuridad.

Entre los usos más frecuentes pueden enu-


merarse los túneles para vehiculos, para natural hasta amplios recintos subterráneos
redes de ferrocarril urbano o Metros, para transitables dentro de lo que podría englo-
uso peatonal, para abastecimiento de agua, barse como urbanismo y espacio subterrá-
saneamiento y galerías de servicio. neo; en suma, el túnel como obra de tránsito
y también como hábitat. En este sentido es
Si bien el túnel en sentido estricto se carac- obligado partir del primer túnel, la cueva
teriza por su .marcado carácter lineal, aquí natural, lugar donde lo numinoso es acogido,
se considerará, por extensión, el término donde luces y sombras se funden con casos
túnel en un sentido amplio, no sólo como tan sobrecogedores como la Cueva de los
obra lineal sino como espacio subterráneo Verdes de Lanzarote o las malagueñas de
que incluye desde la caverna, la cueva Nerja.

1
li
32

2. RAZÓN DE SER DEL TÚNEL Desde tiempos remotos el hombre ha mani-


festado un interés especial por el interior de
Por diversas razones los animales escarban la tierra; como dice Virgilio, es fácil descen-
y cavan en el interior de la tierra: para en- der hasta el Averno, lo difícil es ir más allá,
contrar agua, para conseguir alimento, para afrontar el misterio de las mutaciones, utili-
fabricarse un hogar, para esconderse y zar la fertilidad de las raíces, descubrir las
ocultarse del peligro, para almacenar comi- fuentes amarillas.
da.
En Oriente Próximo la gruta simboliza tam-
El hombre p[etende al excavar estos mis- bién los orígenes y renacimientos; podemos
mos propósitos y algunos otros, propios de detenernos en aquella leyenda turca del
su naturaleza. La perforación de túneles fue siglo XIV que refiere cómo sobre la Montaña
el primer ejercicio de ingeniería llevado a Negra, en los confines de la China, las
cabo por el hombre. La ampliación de la aguas inundan una gruta y vierten en ella
cueva en la que vivía el hombre primitivo arcilla, que va llenando una fosa de forma
resultaba una operación inmediata para una humana. La gruta sirve de molde y, al cabo
criatura capaz de un pensamiento lógico. Así de nueve meses, por efecto del calor solar,
lo atestiguan los restos localizados de vícti- el molde adquiere vida.
mas debido al colapso en la construcción de
galerías en la Edad de Piedra. Algunos pueblos de México creen que las
criaturas proceden de Chicomóztoc, que en
El descubrimiento accidental de depósitos azteca significa e/ fugar de fas siete cuevas;
de agua y de minerales durante las opera- para los aztecas la cueva es la casa del
ciones de extensión del hogar indujeron a maíz, la patria de las subsistencias y la tierra
los hombres a perforar con ese propósito y, de los nacimientos; se cuenta que en la
asi, de forma gradual la perforación de provincia de Chalco los dioses descendieron
túneles se fue desarrollando pasando desde del cielo a una cueva en la que las deidades
una etapa en la que el instinto animal era Piltzintecutli y Xochiquétzal engendraron a
predominante a otra más evolucionada, Tzentéotl, dios del maiz.
convirtiéndose en un Arte.
Desde época temprana se ha localizado el
pais de los muertos en el interior de la mon-
3. MITO Y LEYENDA EN TORNO AL TÚ- taña; esta identificación ancestral de la tierra
NEL con el imperio de la muerte se plasma en
manifestaciones tan sobrecogedoras como
El túnel, la cueva, lo subterráneo suscitan a las tumbas hititas, persas o micénicas, pero
menudo inquietud, misterio, claustrofobia, muy especialmente en los monumentos
enigma. Ese contraste de luces y sombras, funerarios del Antiguo Egipto. Los egipcios
ese adentrarse en lo recóndito de las entra- profesaban un sofisticado tratamiento ritual
ñas de la tierra, de siempre ha supuesto hacia sus muertos, sepultándolos en pirámi-
algo más, arrastrando simbolismos ambiva- des, mastabas y tumbas pintadas. El clima
lentes vitales y mortales. de la zona ha preservado los rollos de papiro
que soportan el Libro de los Muertos, así
El subterráneo ha sido, y continúa siéndolo como los libros inscritos en el interior de las
para algunos, símbolo de vida que surge de cámaras mortuorias de las pirámides y cuyo
las entrañas de la tierra, cual seno materno, objeto era el de servir de auxilio para alcan-
convirtiéndose en una constante en las zar la vida eterna a los reyes en ellas sepul-
civilizaciones primitivas. En el extremo tados. A Osiris se le adjudica el gobierno del
opuesto, se asocia con frecuencia a la muer- otro mundo en muchos documentos tardíos,
te, al enterramiento, a lugares infernales y siendo el Señor de Tuat o Mundo Subterrá-
tenebrosos. Entre estos polos se debate el neo.
misterio de las profundidades. Mística y
recogimiento, vínculo con el más allá anidan, En ese fascinante libro de Las Mil y una
se cobijan, en la penumbra de la caverna Noches surgen y desaparecen ríos soterra-
oculta. ños que conducen casi siempre desde su
33

Es un arquetipo acudir a antros subterrá-


neos para consultar el futuro, como en el
caso de la Sibila, exaltada profetisa que
anuncia los hados futuros bajo una hueca
peña y escribe en hojas de árboles sus
vaticinios.

En su Divina Comedia, Dante explicita al


máximo la identificación entre los subterrá-
neos y las zonas infernales; baste recordar
aquella terrible sentencia escrita en el dintel
de la puerta del antro morada de los desdi-
chados: ¡Oh vosotros tos que entráis, aban-
donad toda esperanza!.

Pero la asociación infernal viene contrapues-


ta con la de santuario y templo bajo tierra;
desde los primeros tiempos la caverna
adquiere un significado místico acogiendo
pinturas simbólicas de cultos y ritos remotos.
Son numerosos los pueblos y civilizaciones
que construyen templos subterráneos: los de
Zuni y aquellos de los Pueblos en América

Figura 1. La gruta de la Ba!me.
del Norte que se inspiran -como en Egipto-
en una división vertical del mundo, pero
partiendo al mismo tiempo de una concep-
cauce bajo tierra a amplias campiñas, oasis ción original según la cual la humanidad
que alivian e! paso del viajero y hacen recu- surge a través de mundos subterráneos
pere el resuello para proseguir su camino; sucesivos.
así, mientras Hasán busca llegar a la mítica
morada del scheij de los pájaros, Simbad Los aztecas adoraban al dios Tepeyollotli,
trata de recuperar la ruta perdida. corazón de los montes, que aparecía con la
figura de un jaguar; era el dios de los bos-
Pero el túnel, y seguimos con la ambivalen- ques umbríos de las montañas, de las cue-
cia, se identifica también tanto con sede del vas, del interior de la tierra y el eco era su
mal como con lugar sagrado, encontrándo- voz. Famosos son los templos tallados en la
nos con multitud de referencias al respecto. roca pertenecientes a la arquitectura religio-
En efecto, en diversas religiones el infierno sa de India y China y en ellos surge de
se sitúa bajo tierra; así, en el Antiguo Testa- nuevo esa íntima unión entre lo sagrado y
mento es referido como un lugar subterrá- las entrañas de la tierra. En la Edad Media la
neo donde moran los muertos en un estado cueva se identificaba con el corazón huma-
de tristeza tal, que ni a Dios pueden bende- no, como centro espiritual; es ese templo
cir. El viaje subterráneo en tanto que des- subterráneo, gigantesco receptáculo de
censo a los infiernos es uno de los tópicos energía telúrica.
clásicos enlazado con el viejo mito de la
cueva como sede del mal. Eneas baja a los En este recorrido por el misterio de los
infiernos, como también lo hará Dante en túneles, de los símbolos y mitos asociados a
compañía de Virgilio, así como Orfeo en lo telúrico en su profundidad podríamos
busca de Eurídice. La asimilación del túnel también referirnos al simbolismo de los tres
con el ámbito infernal se refuerza con la niveles cósmicos, Tierra, Cielo y Regiones
presencia del agua: si es estática comporta Infernales, comunicadas entre sí mediante el
el simbolismo de muerte; si es fluyente, Eje del Mundo que se ubica en el punto
arrastra el sentido de paso del tiempo, de central y pasa físicamente por el agujero a
viaje iniciático a través de regiones inferna- través del cual los dioses descienden a la
les. Tierra y los muertos bajan a las regiones
34

subterráneas. En relación con esa transición lado, muros que tienen toda la tierra tras
de niveles y su relatividad, la Tabla Esmeral- ellos. Y el drama crece, y el miedo se exage-
da señala: lo que está arriba es como lo que ra. Podría asociarse tal sensación a la que
está abajo, fo que está dentro (idea) está siente el tunelero en el frente de avance, esa
también afuera (forma). estética de lo desconocido que encierra una
de las situaciones más tensas e intrasferi-
Si nos adentramos en el territorio del mito, bles que se desencadenan al adentrarse en
son frecuentes e intensos los pasajes de la el interior de la tierra.
Mitología que tienen que ver con lo profun-
do, desde el famoso Mito de la caverna de El túnel, en breve, lo profundo es germen
Platón, pasando por el rapto de Perséfone o fecundo de mitos y leyendas, se constituye
el descendimiento dé Orfeo a los infiernos, en escenario donde se funden luces y som-
hasta llegar a la Cueva de Hércules, apor- bras, donde el hombre nace, vive y muere,
tando riqueza de matices y alegorías. donde los enigmas de la existencia se hacen
presentes, donde el silencio sólo es trans-
En el Mito de la caverna, ésta adquiere un gredido por el murmullo de las aguas que
significado cósmico y ético; la caverna y sus por allí fluyen.
sombras desencadenadas representa este
mundo de agitada apariencia del que emer-
ge el alma para poder percibir el mundo de 4. EL TÚNEL EN LA HISTORIA DE LOS
las realidades, de las ideas; como ha escrito PUEBLOS
Plotino, la caverna para Platón significa
nuestro mundo, donde la marcha hacia la Una de las posibles formas de adentrarse en
inteligencia es para el· alma la liberación de la historia y la cultura de los pueblos es
sus lazos y la ascensión fuera de la caverna. estudiando sus túneles y construcciones
subterráneas_ Resulta fascinante adentrarse
Leyendas, mitos y acontecimientos reales en ese reflejo de las civilizaciones a partir de
más o menos magnificados los encontramos la forma en que construían sus túneles y
también en la historia de las Cuevas de subterráneos, tomando como referencia sus
Salamanca que Botello de Moraes plasma creencias y mitos en torno a, lo profundo,
en un relato de literatura fantástico-herméti- observando el enfoque místico o funcional
ca a finales del siglo XVIII; la Cueva llega a dado al adentrarse en la tierra.
catalogarse como una institución en negativo
de aquella otra a fa que Salamanca debe su El hombre primitivo no sólo se guarece en la
fama: fa Universidad; al Palacio de la Virtud cueva sino que desde ella se proyecta,
se va a oponer la escuela del mal, como le invoca la caza a través de las pinturas ru-
llama el Padre Marín del Río. pestres, primera manifestación artístico-
mágica del ser humano. Aquí la cueva ya es
La transición de lo filosófico o lo psicológico mucho más que receptáculo pétreo que
es una difusa frontera que podemos pasar cobija de una climatología adversa; constitu-
de la mano de Gaston Bachelard, con ese ye de alguna manera un vínculo de unión
interrogante: ¿No encontraremos en noso- con la vida, con la supervivencia a través de
tros mismos, soñando en nuestra simple la potencia que irradia del arte parietal. La
casa, consuelos de gruta?. En ese contraste vivienda troglodítica ha permanecido con el
del claustro materno como primera morada, paso de milenios.
con la caverna hecha vida de contornos
difusos, flexible y nutritiva, la dualidad luz-
oscuridad es una constante y las raíces del 4.1. El Arte de la Mineria y el Arte de los
inconsciente apuntan a que la casa, la mora- Túneles
da primera y oniricamente definitiva debe
conservar su penumbra. El Arte de los Túnefes se funde en sus
orígenes con el Arte de fa Minería. Si bien
Leyendo los cuentos de Edgar Allan Poe el desde el principio el propósito del tunelero y
soñador del sótano sabe que los muros son del minero son dispares e incluso contra-
paredes enterradas, paredes con un solo puestos -aquel valora el recinto y desprecia
35

lo que extrae mientras que éste olvida la se difumina con el territorio del mito, fue el
galería y su tesoro es la mena sacada a la que la leyenda dice mandara construir Semí-
luz del día- las técnicas mineras y tuneleras ramis bajo el Eúfrates para comunicar el
son prácticamente idénticas durante mile- Palacio y el Templo de Belos en la Babilonia
nios. del 2200 a.c. A este formidable trabajo se
refieren entre otros los historiadores Diodoro
En relación con esta problemática, con este de Sicilia, Herodoto y Estrabon. Así Diodoro
diferente vocabulario de túneles y minas, los proporciona un minucioso relato de la obra:
alemanes emplean palabras muy precisas:
por una parte Oer Baugrund, que es el terre- Entonces, desviando el río, ella cons-
no en el que el trabajo es realizado; y por truyó un pasadizo subterráneo desde
otra Oer Grundbau que es el trabajo en el un palacio hasta el otro; y haciéndolo
terreno. Conforme se avanza en el arte de con ladrillo cocido, ella revistió las
los túneles, tanto tuneleros como mineros cámaras abovedadas en cada extremo
aprenden la extraordinaria variedad del con betún caliente hasta que consiguió
Baugrund y la necesidad de acomodar y que el espesor de este revestimiento
adaptar su Grundbau hasta alcanzar el éxito, fuera de cuatro codos ..
a partir de los medios rudimentarios disponi-
bles: el inteligente uso de las manos y de Las paredes laterales del pasadizo
sus elementales útiles, sin olvidar la impres- tenían un espesor de veinte ladrillos y
cindible habilidad para protegerse ellos doce pies de altura con exclusión de la
mismos frente a posibles desprendimientos bóveda de cañón, y la anchura del
mediante la colocación de soportes y entiba- paso era de quince pies.
ciones.

La mina más antigua que se conoce en el


mundo se localiza en el cerro de Bomvu, en
Swazilandia, y data del año 40.000 a.C.; en
ella el hombre de Neandertal minaba hemati-
ta, piedra de sangre, muy apreciada para
ritos mortuorios; las herramientas no eran
otras que piedras afiladas y sus manos
desnudas.

El primer método de perforación de galerías


mineras y, con posterioridad, de túneles es
la técnica del fuego, consistente en provo-
car un incendio en el frente de ataque para
luego sofocarlo bruscamente con agua fría
-el uso del vinagre o infuso aceto no deja de
pertenecer al dominio del mito- produciendo
un brusco gradiente térmico que da lugar al
resquebrajamiento de la roca; pero esta
técnica también provoca, como no es difícil
imaginar, una atmósfera viciada, irrespirable, Figura 2. Recreación del túnel bajo el Eúfrates en
generando gases a menudo venenosos, Babilonia.
convirtiendo el trabajo del minero en una
trampa mortal a la que sólo unos pocos
afortunados sobreviven.
Se trataba en realidad de un falso túnel, por
cuanto no se perforó en galería sino median-
4.2. El túnel de Babilonia bajo el Eúfra- te zanja a cielo abierto y posteriormente
tes recubierta, para lo cual se desviaron las
aguas del Eúfrates aprovechando el periodo
El primer túnel de la Historia, allá donde ésta de estiaje. Además del túnel se construyó un
36

puente, alguna de cuyas pilas ha sido locali- agua en aquellas regiones se evapore como
zada. consecuencia· de los potentes rayos sola-
res, servir de dren para captar aguas subte-
El siguiente túnel construido bajo el cauce rráneas y -este motivo era clave- por consi-
de un río se peñeró cuatro mil años después deraciones estratégicas: conducir el agua a
de aquel de Babilonia, obra de los Brunei la ciudadela de forma oculta para evitar que
padre e hijo quienes tras veinte años de el enemigo la envenene o desvíe. Aquí
lucha denodada y arrojo lograron dominar surge una de las características esenciales
las furiosas aguas de un Támesis que se del túnel y que permanece y se refuerza
resistía a ver peñerado su lecho. con el paso del tiempo: su carácter estratégi-
co.

4.3. Túneles de la Antigüedad: Egipto, Pueden también recordarse las galerías que
Asiria, Tierras de Canaan desde muy antiguo practican los zapadores
para evitar la muralla asaltando la fortaleza
En las<:ulturas de la Antigüedad la esclavi- desde el subsuelo, como hicieran las legio-
tud proporciona una mano de obra barata y nes romanas en el 396 a.c. tras diez años
su vida no merece mayor aprecio. Así, obras de infructuoso asedio a Veyes, último reduc-
faraónicas como las pirámides de Egipto o to etrusco. Ésta es una cruel paradoja de la
las tumbas talladas en la roca del Valle de historia, pues fueron los etruscos quienes
los Reyes se hacen realidad a costa de enseñaron a Roma la técnica de los túneles
muchas vidas, trabajadores anónimos y que dominaban en alto grado como demues-
forzados. En Egipto el túnel tiene una evi- tran sus cunículos, sus monumentos funera-
dente vinculación con la muerte y con la vida rios y sus emisarios.
después de la muerte. El mejor exponente lo
tenemos en las tumbas excavadas en la
roca, donde faraones y nobles eran alojados 4.4. Subterráneos en India y China
para el tránsito a la vida futura en cámaras
pintadas con escenas de su vida cotidiana. En India primero y más tarde en China los
Pero también el túnel excavado en la ladera túneles y construcciones subterráneas tie-
tiene un sentido religioso como se plasma en nen de nuevo, como ya sucediera en Egipto,
el templo de Abu Simbel que Ramses 11 un carácter esencialmente religioso; los
mandara construir para inmortalizar su sobrecogedores e imponentes conjuntos de
memoria y que el genio de la ingeniería Ellora y Ajanta templos y monasterios talla-
contemporánea salvó de quedar sepultado dos, esculpidos en la roca, son sin duda los
para siempre bajo las aguas de la presa de exponentes más significativos en la India,
Assuan. construidos como recintos sagrados budistas
e induistas; las pinturas que cubren sus
En la Fértil Media Luna, esa amplia franja de paredes representan escenas de las vidas
territorio delimitada por el Tigris y el Eúfrates anteriores de Buda y el lugar más recogido
y que abarcaría Asiria y las Tierras de Ca- es el caitya o sagrario. Una de las inscripcio-
naan, los túneles se perforan desde antiguo, nes de Ajanta dice:
tal vez desde el siglo X a.c., pero aqui el
propósito no es místico, religioso, vital-mor- Las plantas están adornadas con flo-
tal; aqui el túnel se reviste de su carácter res, las nubes cargadas de agua con
ingenieril, hidráulico; en efecto, los qanats, los hilos de los relámpagos, los estan-
que así es como se llama a los túneles que ques con flores de loto que atraen a
conducen agua fresca desde el manantial las abejas embriagadas; pero los se-
hasta las ciudades, a menudo fortificadas, res humanos están adornados por la
tienen como propósito el abastecimiento de virtud llevada a la perfección.
agua y en buena medida también su capta-
ción. En China la Ruta de la Seda se convierte
también en la ruta de los templos budistas
Pero, ¿por qué bajo tierra?. Por varias razo- horadados en la roca o esculpidos en las
nes, evitar que un bien precioso como es el laderas, con ejemplos como las cuevas de
---------------------- -

37

Longmen en Luoyang o las de Kizil. Diversas


dinastías, desde los Ming a los Tang, man-
dan construir estos templos troglodíticos que
a diferencia de los que se levantaran a cielo
abierto han resistido el paso de los siglos,
datando del siglo XIII d.C. los más recientes.

4.5. El túnel de la Isla de Samos

Pero siguiendo con los principales hitos de la


historia de los túneles merece especial
referencia el de Samas, de un kilómetro de
longitud y primero del que se tiene noticia
del ingeniero que lo construyó, Eupalinos de
Megara, hijo de Naustrofo. Esta obra cons-
truida hacia el 530 a.e, en tiempos del tirano
Policrates, servia para el abastecimiento de
agua a la capital-de la isla, estuvo en funcio-
namiento durante un milenio y fue conside-
rada como una de las tres maravillas del
Mundo Heleno.

Hacia el año 450 a.c. Heródoto escribe de Figura 3. Túnel de Montefurado. Embocadura aguas
esta obra en los términos siguientes: arriba.

LX.. Por las entrañas de un monte


que tiene 150 orgías de altura abrieron
una mina o camino subterráneo, af
cual hicieron dos bocas o entradas.
Empezaron la obra por la parle inferior
del monte, y el camino cubierto que
allí abrieron tiene de largo siete esta-
dios, ocho pies de alto y otros tantos
de ancho. A la largo de la mina exca-
varon después un conducto de 28
codos de profundidad y de tres pies de
anchura, por dentro del cual corre
acanalada en sus arcaduces el agua,
que tomada desde una gran fuente,
llega hasta la misma ciudad.

4.6. El Arte de los Túneles en Roma

Roma construye túneles de muy diverso


propósito, galerías mineras, túneles para
abastecimiento de agua, para alcantarillado
-como la célebre Cloaca Maxima- para el
drenaje de lagos volcánicos -los llamados
emisarios como los de los lagos Albano y
Fucino, entre otros- en las calzadas roma- Foto 2. Las Médulas. Cueva La Encantada.
rias -como la Boca di Furia o el túnel de
Pausilippo, cerca de Nápoles, con sus 1500 propósito militar y las catacumbas que hora-
metros de longitud- sin olvidar los túneles de daron los cristianos no sólo bajo Roma sino
38

en muchas otras ciudades de la cuenca ciudad perdida que los nabateos tallaron en
mediterránea. las rocas del desierto en un enclave estraté-
gico, lugar de paso obligado en la Ruta de
En la Península Ibérica, como en otros los Aromas y las Especies. Petra y sus
territorios que formaron parte del Imperio monumentos enigmáticos labrados a cincel,
Romano, se localizan túneles de aquella horadados en la piedra arenisca roja, con
época, como el de Montefurado para la fachadas que reflejan una síntesis de estilos
explotación aurífera del Sil o el impresionan- helenístico, romano y autóctono nabateo, es
te, por su extensión y complejidad, conjunto un desafío que la vida lanzase al rostro de la
minero de Las Médulas. muerte. Los ecos de Petra resuenan a miles
de kilómetros de distancia y sus formas
En fin, Roma domina la ingeniería subterrá- erosionadas y difuminadas serían una obra
nea y su límite técnico tal vez se encontrara que hubiera soñado Henry Meare.
en el emisario del Fucino con sus 5,5 km de
longitud y que pese a ser considerado por
Plinio el trabajo de las obras públicas más 4.8. Túneles y galerías en la Edad Media
importante de todos los tiempos constituyó
un brillante fracaso de la ingenier(a romana, En la Edad Media, la Edad de las Sombras,
estableciendo a la vez el punto máximo y los los túneles también se debilitan y ensombre-
limites del arte de los túneles en época del cen, pierden esa potencia como obras vigo-
Imperio. rosas de ingeniería civil y derivan en galerías
y pasadizos en castillos y fortalezas, obras
menores. Pero no todo es un páramo en los
4.7. Petra largos siglos del medievo: así, la minería se
robustece y consolida, fundamentalmente en
Punto y aparte merece Petra, piedra, la Centroeuropa, surgiendo al filo del Renaci-

Foto 3. Derinkuyu. Presunta sala para la celebración de asambleas.


39

miento De Re Metallica, obra maestra de agradecida a quien en algún momento deci-


minería de Georgius Agrícola publicada en el diese asentar DaÍoca en una cuenca de
siglo XVI, magnífica no sólo por sus textos recepción que la hacia sumamente vulnera-
sino por sus grabados mundialmente conoci- ble en momentos de lluvias torrenciales,
dos de una gran calidad y expresividad; en pues por esa causa los preclaros bajoarago-
este trabajo se recopilan las prácticas y neses de esta villa decidieron construir la
técnicas mineras, siendo un libro básico de Mina, para conducir y encauzar, y evacuar
consulta durante los dos siglos siguientes a dichas aguas, antes letales; otra, Daroca,
su publicación; la técnica de la construcción que encuentra en el túnel que construyera
de qanats se propaga más allá de la Fértil Pierres Bedel a comienzos del XVI su víncu-
Media Luna, llegando hasta el norte de lo de unión con la supervivencia, con la
África y la Península Ibérica. recuperación del sosiego aún cuando el
aguacero arreciaba. He aquí un bello ejem-
Entre tanto, en la Capadocia se asiste a una plo, éste del primer túnel renacentista de
c_ontinua lucha fronteriza, a guerras de propósito hidráulico, de cómo el túnel es
religión sangrientas y aquellas gentes optan obra singular y excepcional, que se vincula
por ponerse a buen recaudo perforando y se enraíza en el entorno y el territorio.
verdaderas ciudades subterráneas como
Derinkuyu, en cuyos ocho pisos bajo tierra
se estima pudieron vivir de forma autónoma 4.1 O. La Era de los Canales: túnel de
unos diez mil habitantes, y Kaymacli, autén- Malpas
ticas ciudades refugio cuyas galerías podían
obstruirse en los puntos de paso haciendo Pero es en el XVIII cuando surge la Era de
rodar pesadas losas circulares de piedra de los Canales y dentro de ella los túneles
metro y medio de diámetro que impedían el empiezan a adquirir peso propio: el túnel de
acceso a los niveles inferiores y actuaban Malpas, cerca de Beziers en el Canal de
como eficaces puertas bf;ndadas de antaño Midi para la unión de los dos mares, obra
aislando a la población troglodítica de sus portentosa que impulsa Colbert bajo el
agresores. reinado del Rey Sol es el primer túnel para
canal. Este túnel, de 155 m de longitud, 6,5
m de anchura y 8 m de altura, fue perforado
4.9. Renacimiento: La Mina de Daroca por Pierre-Paul Riquet, empleando la pólvora
por primera vez. Así comienza la Era de los
El Renacimiento marca el resurgir del hom- túneles para canal: tras él muchos túneles
bre y también los túneles salen de su relati- se construirán en las siguientes décadas
vo letargo medieval. Ya Leonardo da Vinci destacando los túneles ingleses para canal,
concibe niveles subterráneos en sus proyec- muchos de ellos obra de ese prodigioso
tos de ciudades y piensa en la posibilidad de ingeniero autodidacta que se llamó James
perforar túneles allá donde los canales se Brindley.
encuentran con la barrera montañosa. Pero
las geniales ideas y concepciones de Leo-
nardo había que plasmarlas en la realidad. 4.11. La Era de los Ferrocarriles: del tú-
nel de Terre-Noir a los grandes tú-
El primer túnel del Renacimiento es la Mina neles alpinos
de Daroca, túnel de unos 600 m de longitud,
6 m de anchura y altura variable entre los 7 Las cadenas montañosas, las cordilleras de
y 8 metros, construida entre 1555 y 1570 por siempre han sido una barrera natural difícil
Pierres Bedel para conducir y desviar las de superar y que hacían que los habitantes
aguas torrenciales que venían castigando la de valles contiguos estuvieran incomunica-
villa aragonesa. dos, con costumbres, idiomas y culturas
diferentes, sin apenas ningún tipo de rela-
La Mina de Daroca fue plasmada magistral- ción. Los Alpes fueron superados por Aníbal
mente por Pier María Baldi en un célebre y.sus ejércitos allá por el 218 a.c., logrando
grabado donde la Mina y la Villa de Daroca incluso el paso de elefantes; para conseguir-
surgen en armonía, integradas; una, la Mina, lo tuvo que perforar algunos pequeños
40
túneles. En Epoca del Imperio es probable la Revolución Industrial hacen que aparez-
que también se horadara algún túnel menor can los caminos de hierro. En 1803 se abrió
en las estribaciones alpinas, pero no es el primer ferrocarril tirado por caballos del
hasta el año 1475 cuando se documenta la mundo en Surrey, Inglaterra. Así, los raíles
primera galería perforada en esta cordillera, de este metal se extendieron al transporte
la galería de Buco di Viso, de 75 metros de de mercancías y viajeros. Con las primeras
longitud, completada en 1480. Más adelante locomotoras de vapor el desarrollo del tren
se construiría el Urnerloch, obra de Pietro de estaba decidido. En 1825 se inauguró el
Ticino en el año 1707. primer tren traccionado por una locomotora
de vapor, creada por Stephenson.
La experiencia adquirida con la construcción
de túneles para canal resultaria valiosísima El primer túnel de ferrocarril fue el de Terre-
en el período siguiente -ya superado en el Noir en Francia, de la línea Roanne-Andre-
corazón de Europa el umbral de la Revolu- zieux, camino de carriles traccionado por
ción Industrial- la Era de los Ferrocarriles. caballos, construido en 1826, con 1.476
metros de longitud, 5 metros de altura y
En la Historia de los Ferrocarriles, que se cerca de 3 metros de anchura.
desarrolla a partir del siglo XIX, los túneles
tuvieron un gran auge; en la historia de los Los ferrocarriles de vapor, que comenzaron
túneles de ferrocarril se agolpan grandes en Gran Bretaña, se multiplicaron de forma
hazañas en una denonada lucha del hombre importante entre los años 1830 y 1845. El
por dominar el arte de perforar la tierra; ferrocarril de Liverpool a Manchester, obra
incorporando de forma progresiva maquina- de lsambard Kingdom Brunei fue el primero;
ria y procedimientos constructivos a partir de dicha línea atravesaba la montaña por dos
los cuales el esfuerzo manual va cediendo túneles, uno de 4,8 km y otro de 1,6 km.
en pro de una incipiente mecanización. Resulta sencillo relatarlo ahora pero fue
empresa titánica para la época.
En el siglo XVI existía ya el transporte por
carriles cuya infraestructura estaba construi- En un principio, la construcción de un ferro-
da de madera y se utilizaba para mover por carril era considerada como empresa de
ella vagones en las minas. Los avances colosos, pero conforme los progresos se
técnicos del siglo XIX, que surgen gracias a iban consolidando, los ferrocarriles se cons-

Figura 4. Vista del túnel de North Church en el ferrocarril Londres a Birmingham.


41

truían con relativa facilidad y economía, negra historia de Louis Favre y el túnel de
desarrollándose en todo el mundo como un San Gotardo: el compromiso de un plazo de
gran modo de transporte terrestre. Ello llevó ejecución imposible de cumplir con duras
a una revolución en el transporte en todo el penalizaciones por cada día de retraso
mundo y a un cambio trascendental en el condujo a Favre primero a la ruina, luego a
estilo de vida. la muerte y a sus trabajadores a unas condi-
ciones laborales y sanitarias infernales,
Ya en la segunda mitad del siglo XIX se estimándose en cerca de doscientos el
produce un avance impresionante con la número de muertos durante las obras. Un
construcción de los grandes túneles alpinos precio muy elevado en una historia apasio-
de ferrocarril; los nombres de Mont Cenis, nante pero tremendamente cruel, ésta de los
San Gotardo y Simplón constituyen la triada túneles.
en la titánica lucha de perforar los Alpes y
que marca el punto de mayor tensión en la
Historia de los túneles: baste recordar que la 4.12. El túnel de Brunei bajo el Támesis
longitud respectiva de estas galerías es de
12,6 km, 15,2 km y 19,7 km; los medios Es a principios del XIX cuando tiene lugar la
disponibles eran todavía modestos, si bien la gesta de la perforación del primer túoel bajo
incorporación de máquinas taladradoras el Támesis entre Rotherhithe y Wapping, el
accionadas por aire comprimido, obra de primero que se construye en terreno blando
Sommeiller, marca un salto cualitativo en los y con enorme presencia de agua y en el que
rendimientos alcanzados. por primera vez se aplica la técnica de!
escudo que patentase Marc Brunei. Cuando
En aquellas décadas la temeridad y audacia la Reina Victoria inaugura el túnel en marzo
de los ingenieros no tenía límites y tal vez de 1843 han transcurrido casi veinte años de
por ello ninguno de los que emprendieron los brutal lucha contra las inundaciones del
tres grandes túneles alpinos de ferrocarril Támesis, contra la quiebra financiera, contra
pudieron ver su obra terminada; probable- ese gran agujero del que casi todos recela-
mente, en ocasiones, también a causa de ban péro que los Brunei superaron enfren-
una ambición desmedida, las condiciones de tándose a todas las dificultades con arrojo y
trabajo resultaban inhumanas, destacando la valentía sin límites.

Foto 4. Túnel del Simplón.


42

Figura 5. Túnel de Brunei bajo el Támesis.

4.13. Primeros túneles en los Estados 4.14. La Historia de los Metros


Unidos
Ahora bien, la historia de los túneles adquie-
También en la segunda parte del siglo XIX re un ritmo especial, una taquicardia urbana,
los túneles se van imponiendo no sólo en con el nacimiento del Ferrocarril Metropolita-
Europa sino también en Norteamérica: baste no en Londres en 1863. La Historia de los
recordar los dos túneles bajo el río de Chica- Metros resulta excitante e intensa y a partir
go abiertos en 1869 y 1871 y que, además de ella las grandes ciudades adquieren una
de ser los primeros túneles por los que nueva dimensión, se permeabilizan, se
circularon vehículos traccionados por cable, democratizan, pasando con las décadas a
se convirtieron en la única vía de escape ser el metro no sólo el transporte público
para los habitantes de Chicago durante el urbano más rápido, seguro y eficaz, sino
feroz incendio que redujo la ciudad a cenizas mucho más que transporte colectivo al
en octubre de 1871, sólo cuatro meses incorporar una nueva sociología urbana,
después de inaugurarse el túnel de la calle convirtiéndose en un potente escenario,
La Salle. Una vez más el túnel demuestra su generando el urbanismo subterráneo en
enorme potencial estratégico y su escasa muchas ciudades y siendo soporte para la
vulnerabilidad. creación arquitectónica y el desarrollo del
arte público a través de una percepción
El túnel de Hoosac en los Estados Unidos sensible de las estaciones de metro.
marca también sin duda un hito a nivel de
avances tecnológicos, como el de la utiliza- Frente a las antiguas estructuras elevadas
ción por primera vez de la nitroglicerina en agresivas visual y acústicamente, como el
este tipo de obras, y el túnel de Saint Clair Metro elevado de Nueva York o el Loop de
construido a finales del XIX bajo el río que le Chicago, el Metro subterráneo proporciona
da nombre entre Estados Unidos y Canadá un espacio propio e interior, comunicando la
mediante un escudo de 6,45 m de diámetro. ciudad desde sus entrañas, aflorando de
43

Foto 5. Metro de Londres.

tanto en tanto a su superficie con elementos Entre los Metros más representativos cabe
a veces tan singulares como los edículos Art citar el Metro de Moscú, verdadero Palacio
Nouveau de Héctor Guimard del Metro de Subterráneo para el pueblo, el Metro de
París o las estaciones de Otto Wagner en Estocolmo, la galería de arte más larga del
Viena como las de Karlsplatz, hoy restaura- mundo con sus famosas estaciones gruta,
das y declaradas monumento nacional. que se inician en la línea Jarva. Otros Me-

Foto 6. Metro de San Petersburgo.


44

Foto 7. Metro de Washington.

tras destacables son el de Washington, lasen mercancías; también el teórico del


donde la sobriedad y elegancia son las notas urbanismo subterráneo francés Edouard
características, y el de Atlanta, ciudad en la Utudjian décadas después insistía en la
que el Metro ha dinamizado el desarrollo de misma idea de urbanismo enterrado subsi-
actividad urbana en torno a las estaciones diario, ocultando todo lo que no merece
con amplias zonas de recreo y comerciales estar expuesto a los rayos solares.
en e\ subsuelo, en línea con lo sucedido en
el Metro de Montreal, donde la estética se Esta concepción ha evolucionado de forma
conjuga con el diseño, la heterogeneidad de radical en los últimos años, y viene unido a
soluciones, la amplitud de espacios y la muy un fuerte impulso de la mejora en la calidad
lograda iluminación. Por su parte el Metro de del entorno Metro, incorporando obras de
México resulta modélico en varios aspectos, arte y teniendo en cuenta además un trata-
!a celeridad en su construcción, la sinceridad miento estético de los recintos subterráneos.
de los restos arqueológicos de valor incalcu-
lable localizados en algunas estaciones La Historia de los Metros es en cierta medi-
como Pino Suárez, así como su sistema de da la historia de las ciudades del Mundo de
señalización informativa. En Europa es los últimos ciento cuarenta años, es la joven
extensa y diversa la relación de Metros en historia del Urbanismo Subterráneo cuyo
seNicio, desde Oslo hasta Lisboa, pasando precedente encontramos en Derinkuju, en la
por Praga y Milán, Madrid y Glasgow; cada Capadocia.
uno es dueño de su historia, de su presente
y de su propia identidad.
4.16. La Era de las Carreteras

4.15. Urbanismo subterráneo La generalización del automóvil da lugar


desde las primeras décadas del siglo XX al
E! Urbanismo Subterráneo tiene su antece- nacimiento de la Era de las Carreteras y en
dente en el Plan Evelyn, quien propuso ella no podían faltar los túneles, tanto urba-
resolver la congestión en el Londres victoria- nos como -sobre todo- interurbanos. El túnel
no a base de construir calles subterráneas ojival de Budapest o el túnel bajo el Elba en
iluminadas con luz de gas, por las que circu- Hamburgo son buenos ejemplos de túneles
í"
!
45

Figura 6. Nueva York subterráneo.

para automóviles pioneros en la ciudad. La la evolución y el progreso de la humanidad


expansión de los túneles de carretera tienen han tenido, tienen y tendrán las obras de
lugar tras la Segunda Guerra Mundial y -al ingeniería civil. La falta de estas infraestruc-
igual que pasó en tiempos de apogeo turas esenciales fueron causantes en la
ferroviario- ahora de nuevo los Alpes se ven Edad Media de pestes y epidemias que
perforados por largos túneles por los que diezmasen los burgos y poblaciones; su
circulan con intensidad turismos y camiones. generalización con el transcurso de . tas
El túnel carretero de San Gotardo, con casi décadas tuvo un decisivo y positivo impacto
17 km de longitud es en la actualidad el más en la salud y la salubridad de los asenta-
largo en su género en todo el mundo, si bien mientos de población. Éste es uno de los
este récord será superado al arrancar el muchos casos en los que se constata que la
siglo XXI. obra de ingeniería civil es factor desencade-
nante de progreso real y tangible.

4.17. Los "nervios de la ciudad" Si bien puede resultar paradójico, tras la


aparición de la aviación los túneles también
Pero no sólo de túneles para transporte, en tuvieron que desarrollarse y diversificarse al
canales, carreteras y ferrocarriles, se nutre objeto de construir refugios ante ataques
la Historia de los túneles, con ser aquéllos aéreos, fábricas subterráneas, puestos de
importantes; además, existen otras muchas mando y almacenamiento de materiales,
galerías decisivas y estratégicas desde combustibles y alimentos bajo tierra.
tiempo inmemorial; es el caso de los túneles
integrantes de las redes de abastecimiento Japón tiene una importancia extraordinaria
de aguas o aquellos otros para saneamiento en la Historia reciente de los túneles, incor-
y evacuación de aguas negras. Estos últi- porándose en las últimas décadas pero con
mos túneles, escondidos, ingratos, malolien- un tremendo vigor y entusiasmo que le lleva
tes, los intestinos de fa ciudad como son a perforar gran cantidad de túneles primero
citados por Víctor Hugo, son un buen ejem- para ferrocarril, para Redes de Metro y
plo de la trascendental importancia que para después para carreteras y autopistas, ha-
46
5. PRESENTE Y FUTURO DEL TÚNEL Y
EL ESPACIO SUBTERRÁNEO

En los últimos años se asiste al boom de la


ingeniería subterránea siendo el rasgo ca-
racterístico -como ya lo fuera en Roma a
otra escala- su diversificación; podría decirse
sin exageración que estamos viviendo la era
de los túneles y construcciones subterráneas
multipropósito.

Además de grandes túneles de base, como


los que se proyectan bajo los Alpes y que
dejarán pequeños a los túneles actuales, o
el túnel submarino de ferrocarril del Seikán
con sus 54 km de longitud, las autopistas
subterráneas de circunvalación de las gran-
des ciudades como las de la Bahía de Tokio,
París o los Artery Tunnel de Bastan, y los
impresionantes túneles submarinos de
carretera bajo los fiordos en la hermosa
Noruega.

Pero hoy no sólo se trata de concebir obras


Foto 8. Trabajadores en el túnel Lincoln.
lineales sino también de construir amplios
espacios subterráneos e inmensas cave~nas
de propósito diverso: bien de carácter lúdico
ciendo uso de una tecnología cada vez más como el urbanismo subterráneo que adquie-
sofisticada, situándose en los últimos años re especial esplendor en Montreal, Toronto,
en cabeza tanto en cuanto a kilometraje y Estocolmo y diversas ciudades japonesas,
número de túneles operativos y en cons- bien con función de depósito y almacena-
trucción como a tecnología en su construc- miento, tanto de combustible, alimentos,
ción altamente robotizada; puede citarse la residuos, plantas hidroeléctricas, potabiliza-
alta densidad de túneles de ferrocarril en las doras, refugios para situaciones de emer-
líneas de alta velocidad del Shinkansen. gencia; o palacios de deporte como la Arena
de Gjcpvik en Noruega, con 25 metros de
En suma este recorrido breve por la historia altura, 91 metros de longitud y 61 metros de
del túnel y de la construcción subterránea luz libre -récord mundial de la ingeniería
ilustra sobre un rasgo que permanece como subterránea- y que fue escenario de los
constante en todo este proceso: el túnel Juegos Olímpicos de Invierno de 1994.
siempre ha constituido, y sigue constituyen-
do, de una forma u otra un vínculo de unión.
5.1. Túneles japoneses
Pero la Historia la escriben los hombres y
mujeres; habría que, llegados a este punto, El túnel del Seikan, que bate todos los ré-
rendir tributo, rescatándolo del olvido más cords hasta ahora establecidos en un túnel
injusto, a todos los tuneleros, sean ingenie- ferroviario con sus cerca de 54 km de longi-
ros, mineros, geólogos y trabajadores que tud; enlazando bajo el Estrecho de Tsugaru
con su esfuerzo denodado, incluso a menu- las dos islas principales del Japón, Honshu
do con e! sacrificio de su salud o de sus y Hokkaido.
propias vidas han sido y son los verdaderos
protagonistas de esa lucha constante en la El comienzo de la cuidadosa supervisión
que, como en pocos otros casos, el ingenio, geológica del estrecho de Tsugaru se re-
la audacia, el desprecio por el peligro y el monta a 1946, pero no es hasta 1964 cuan-
afán de superación se hacen solidarios. do empiezan las excavaciones de los túne-
47
53·85 km
23·3 km
m
400

200

-300

m
300 Honshu Hokkaido
23·3 km

20 30 40km
LIMOLITA ARENOSA ~ANDESITA
PIZARRA
BRECHA-LODOLITA !ii51'J BASALTO ! FALLA
TOBA 1
Figura 7. Túnel del Seikan. Pertil longitudinal.

les de exploración para conocer las caracte- sen los 30 ºC. A destacar la enorme impor-
rísticas de las formaciones rocosas. tancia de los sistemas de drenaje y ventila-
ción durante la construcción del túnel.
Se trataba de que el túnel diseñado permitie-
se el tránsito tanto de trenes convencionales Dos aspectos técnicos de gran interés se
como del Shinkansen, nueva línea de tren pusieron a punto durante los trabajos: los
bala. sondeos horizontales de prospección de
gran longitud y las inyecciones a alta pre-
Así, tras la excavación de los túneles piloto sión.
y de servicio se construye el túnel principal.
La ejecución de las secciones terrestres del Finalmente, el 27 de enero de 1983 las islas
túnel, que representan un total de 30,55 km, de Hokkaido y Honshu quedaron unidas
se inició en 1973, efectuándose todas las mediante un enlace fijo de 53,85 km perfora-
excavaciones por el método convencional de do 100 m bajo el fondo marino, con una
explosivos. profundidad máxima de 140 m en el tramo
central del túnel, gracias a un proyecto que
Hubo que superar grandes dificultades, tales ha representado una serie de formidables
como las cuatro inundaciones sufridas du- logros técnicos.
rante la construcción, una de ellas la acaeci-
da en mayo de 1976 en la que se llegaron a Entre los túneles japoneses de carretera
evacuar 70 m' de agua por minuto; el grado destacan los de Kan-Etsu, que atraviesan la
de humedad que en ocasiones llegó a alcan- montaña de Tanigawa, con longitudes en
zar el 95%; las altas temperaturas que se torno a los 11 km, y en los que se han apli-
paliaron mediante sistemas de ventilación cando técnicas punta y diseño innovador en
similares a los empleados en las minas de el proyecto y construcción de túneles; a
carbón, consiguiéndose que no sobrepasa- destacar el diseño cuidado de las boquillas,
48

la exístencia de un túnel paralelo auxiliar de comunicará Bergen y Oslo, libre de conexio-


seguridad, y una cámara de purificación de nes con ferrys. El proyecto del sistema de
aire y reciclaje del mismo, mediante elimina- ventilación y del equipamiento de seguridad
ción de polvo. ha representado un formidable reto, habien-
do sido muy útil la experiencia obtenida en el
túnel carretero de Gudvanga, de 11,4 km de
5.2. Túneles noruegos longitud.

Noruega es uno de los países líderes indis- El problema de la ventilación no sólo ha de


cutibles en el campo de los túneles, tanto resolverse una vez el túnel entre en servicio,
por el volumen de obras subterráneas como sino asimismo durante la fase de construc-
por su desarrollo tecnológico. Una de sus ción dada la enorme distancia existente
especialidades es la construcción de túneles entre los frentes de avance y las embocadu-
submarinos de carretera. ras. De hecho, el tráfico que ha de soportar
el túnel durante la fase de construcción será
El de Vardcp es el túnel carretero más al mayor que tras su apertura oficial. El volu-
Norte del Mundo; sus casi tres kilómetros de men total de roca a excavar que supondrá la
longitud perforados bajo el mar enlazan la construcción de este túnel, que pulverizará
isla de Vardcp con la Noruega continental. el récord que estableciera el túnel del San
Este túnel, construido en 1982 y sin revestir Gotardo. será del orden de 2,5 millones de
en buena parte de su sección, fue el primer m 3 . En marzo de 1996. ya se habían perfora-
túnel submarino de carretera que entró en do más de 5 km de este túnel. Esta formida-
servicio en Noruega; hay que rendir home- ble obra está siendo abordada por la Admi-
naje al geólogo Arne Grcpnhaug, artífice en nistración Pública de Carreteras de Noruega.
buena parte de esta grandiosa y audaz obra.
El coste estimado del túnel es de 800 millo-
En la actualidad son catorce los túneles de nes de Coronas Noruegas. unos 15.200
este tipo abiertos las 24 horas del día bajo millones de pesetas. Cada 500 m se cons-
los fiordos del país nórdico, lo que represen- truyen puntos de retorno para automóviles y
ta del orden de 50 km de carreteras perfora- cada 1500 m para autobuses y camiones. El
das bajo el mar y con una previsión de máximo tráfico horario previsto es de 400
notable crecimiento cara a los próximos vehículos/hora y la intensidad media diaria
años. De esta forma los ferrys son reempla- de 1000 vehículo/día. La inauguración del
zados de forma sistemática por enlaces fijos, túnel de Auruad-Lardal tendrá lugar en el
seguros e imperturbables frente a los agen- año 2001.
tes meteorológicos adversos.

El proyecto más ambiciosos sin duda es el 5.3. El Túnel del Canal de la Mancha
del túnel de Hareid, de 13 km de longitud y
una profundidad máxima de 630 metros. Muchas ideas y proyectos se han suscitado
Pero los noruegos no conocen límites en lo y sucedido durante casi dos siglos en torno
que al Arte de los Túneles se refiere, razón al establecimiento de un enlace fijo que
por la cual, antes o después, esta obra se salvara el paso de Calais. Fue el Ingeniero
hará realidad. de Minas francés Albert Mathieu quien en
1802 inició una serie de estudios para la
Además de ser especialistas en esta tipolo- perforación del Canal de la Mancha propo-
gía de túneles submarinos de carretera, niendo una vía subterránea a dos niveles; la
dentro de la relación mundial ae túneles bóveda inferior serviría para recoger las
carreteros superiores a los 3 km, del orden aguas que se filtrasen y la superior dispon-
del 20 % son noruegos. El túnel de carretera dría de una vía pavimentada e iluminada con
más largo del mundo se está construyendo lámparas de aceite y por la cual circularían
en la región noruega de Sogn og Fjordane las diligencias tiradas por caballos. Este pro-
entre las localidades de Aurland y Laerdal. yecto fue presentado por Fax a Napoleón.
El túnel tendrá una longitud de 24,5 km, y
formará parte de la principal carretera que Posteriormente Thomé de Gamond concibió
,-
49

PERFIL GEOLOGICO DEL TUNEL E1 6 OSLO-BERGEN

ALTITUD m Hornmipa §
1600-

1200- AURLAND UERDAL

800-

H.3bakken

t!EM_fil
o 4 10 12 14 16 18 20 22 24 km

lil] 'NORTO"« ZONA ALTERADA

• GNEIS ZONA ALTERADA >10 m POTENCIA

• FILITA
FALLA
[ifl PRECAMBRICO A CHIMENEA VENTILACION

.
IUIJNLIYIWI 11 I~.',

. .,,_,.. ,........
'"'~'""""•··~""""'•""'"'~
"""~""'~
" ¡:::~.\'Ji.?::,'~:~',\!:;::....~ .......,......
"~~:-::1:~.. """'~'""""'"'

,>r -
'~ TS,5
º'""º"'"'""'
""'ra"'""''""''""~""'"~""·"'""""''"""'
,' ! "

º'"'""'""""''
""'~"º"'''="'~"'~""'""'"-~''"~'"''.. ~

fel Statens vegvesen


~ Sogn og fjor<!•ne

"'
"""Ll """"º

Figura 8. Túnel de carretera Aurland - Laerdal. Noruega.


50

Figura 9. Túnel del Canal de La Mancha. Proyecto de Thomé de Gamond.

diversos proyectos entre 1833 y 1876, sien- proyecto de Boutet que en 1870 sugiere la
do pionero en la toma de muestras del fondo construcción de un puente con un único arco
marino por inmersión directa, logrando de 390 m de anchura por el que se permitiría
descender como submarinista hasta una el paso del tráfico marítimo.
profundidad de 30 m. Uno de sus proyectos
consistía en un túnel ferroviario de 9 m de En 1881 el coronel Beaumont consiguió
diámetro para dos vías y cuyo trazado era poner a punto una máquina tuneladora que
bastante similar al adoptado finalmente. llegó a perforar 1839 m a un ritmo de 400 m
Hacia la mitad del recorrido proponia la por mes sin utilizar bentonita ni escudo. En
construcción de una estación marítima que 1883 se paralizaron las obras que no po-
se asentaría sobre una isla artificial. Además drían reemprenderse hasta 1972.
se preveía la construcción de 13 islas artifi-
ciales de escollera ya que· un único pozo Ha de darse un gran salto en el tiempo hasta
para la ventilación de un túnel por el que llegar al momento en que se hicieron públi-
iban a circular ferrocarriles de vapor no era cas las directrices de los promotores intere-
suficiente; a su vez, estas islas eran posibles sados en el proyecto, hasta que de las
puntos de ataque para la perforación simul- cuatro propuestas presentadas en 1985 se
tánea del túnel. El proyecto descrito de adoptó la firmada por Eurotunel, consistente
Thomé de Gamond fue presentado a Napo- en la realización de un doble túnel ferroviario
león 111, quien nombró una Comisión de con trenes lanzaderas para el transporte de
estudio en 1856 que finalmente adoptó el vehiculos. El 29 de enero de 1986 se anun-
proyecto que fue presentado en la Exposi- cia oficialmente que el enlace fijo a través
ción Universal de 1867. del Canal, bajo una de las rutas maritimas
más transitadas del mundo, se haría reali-
Entre otras posibles alternativas estudiadas dad a partir de 1993. El Enlace Fijo se ha
cabe citar un puente de 400 vanos o el establecido entre las terminales de Folkesto-
51

Figura 10. Túnel del Canal de La Mancha. Solución final adoptada: Eurotune!.

ne, en Inglaterra, y Coquelles, cerca de del Canal de la Mancha no es sólo un pro-


Calais, en Francia y discurre en túnel entre yecto de ingeniería civil sino una obra de
el límite costero de ambas terminales, una dimensiones económicas, políticas y cultura-
distancia de 51 km, de los que 38 km discu- les.
rren bajo el fondo marino.

Como es bien conocido, el esquema consta 6. EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA E INNO-


de dos túneles de vía única y un túnel inde- VACIÓN EN EL ARTE DE LOS TÚNELES
pendiente de servicio entre los dos tubos
principales, comunicado con ellos mediante 6.1. La fuerza bruta y primeras herra-
galerías transversales. mientas rudimentarias

Las máquinas tuneladoras TBM empleadas Resulta impresionante la tremenda perseve-


para la perforación de los túneles principales rancia y el desprecio por el riesgo que
tenian un diámetro de 8,72 m y un peso en mostró el hombre desde los orígenes de la
torno a las 1.200 toneladas; cada TBM se Historia en sus intentos de perforar la Tierra,
prolongaba con un tren de servicio de 260 m partiendo inicialmente sólo de las propias
de longitud, constituyendo una verdadera manos y la fuerza bruta y, poco a poco,
fábrica móvil. confeccionando herramientas, rudimentarios
martillos, picos y cinceles.
La inauguración oficial del túnel tuvo lugar el
dia 6 de mayo de 1994 por la Reina Isabel 11 Si a esta absoluta precariedad de utensilios
y el Presidente Franyois Mitterrand. Así se de trabajo añadimos los elementales proce-
completaba el que se ha denominado Pro- dimientos de entibación y la ausencia de
yecto del Siglo, en el que 13.000 trabajado- sistemas de ventilación, comprobamos que
res, técnicos e ingenieros perforaron 150 km la perforación de túneles y galerias implica-
de túneles en el tiempo récord comprendido ba en la Antigüedad una formidable y enor-
entre 1986 y 1993, así como dos terminales memente sacrificada labor.
gigantescas. Para André Bénard, durante
ocho años Presidente de Eurotunel, el Túnel Los logros obtenidos, pese a las carencias y
Eil!i!!flMWZ 21

52
dificultades muestra lo que el género huma- d\éndose por toda Europa y permaneciendo
no es capaz de hacer cuando su mente está vigente hasta la introducción de la pólvora y
dispuesta a ello. No ha de ignorarse que la los explosivos.
utlización masiva de esclavos, sometidos a
unas condiciones inhumanas y cuya supervi-
vencia no importaba, fue una de las claves 6.3. La moderna industria de los túneles
en la perforación de galerías en la Antigüe-
dad. La construcción de túneles, como actividad
de ingeniería civil, se divide en dos ramas:
túneles en roca dura y túneles en terreno
6.2. La técnica del fuego blando.

Los primeros, que además de la fuerza bruta El principal objetivo de la perforación de


aplicaron la ciencia con una perspectiva de túneles en roca dura es horadar el macizo
mejorar la eficacia en la perforación de la rocoso mediante la fractura, excavación y
roca, fueron los Antiguos egipcios, aplicando extracción de la roca. Con frecuencia la
la técnica del fuego; este procedimiento, perforación es autoportante, pero en la
muy utilizado en la Antigüedad, consistía, actualidad es habitual proporcionar un reves-
como ya se ha descrito, en la habilidad de timiento al túnel, .si bien muchos de los
romper la roca provocando incendios con primeros túneles se dejaron sin revestir.
leña en el frente de ataque del túnel y apa-
gando bruscamente las !lamas con agua fria; Con anterioridad a 1850, los túneles cons-
este proceso de calentamiento y enfriamien- truidos en roca dura fueron perforados con
to, con el consiguiente gradiente térmico, métodos prácticamente idénticos a los de la
daba lugar a la fracturación y resquebraja- industria minera y que se remontan a la
miento de la roca que se agrietaba, despren- Edad Media, lo que incluso se pone en
diéndose y proyectándose con fuerza lajas y evidencia en la denominación de \os trabaja-
fragmentos con gran peligro para los trabaja- dores en el frente de ataque como mineros.
dores.
Tradicionalmente, en la construcción de
Este sistema pudo haberse descubierto por túneles en roca dura, el principal problema a
una casual observación de los moradores de resolver por el ingeniero era el de la excava-
las cuevas que comprobaron los efectos del ción del macizo propiamente dicha, dado
fuego en las paredes de sus cavernas. La que a menudo la excavación no precisaba
técnica del fuego fue copiada por los inge- ningún tipo de sostenimiento, caso de que el
nieros de la Antigua Grecia y Roma, difun- macizo estuviera libre de juntas. En aquellas

Figura 11. La técnica del fuego, según grabado de De Re Metalfica.


53

Foto 9. Entibación en la mina de Cook's Kitchen.

zonas en que se consideraba la roca más les empujados por ponies o por mulas, pero,
débil o fracturada se instalaba un revesti- en ocasiones, por hombres, e incluso niños.
miento de mampostería o ladrillo.
Si bien las prácticas de perforación de túne-
En el caso de construcción de túneles en les en roca dura surgen de la minería, se
terreno blando, la excavación es a menudo registraron notables avances en la segunda
más sencilla que si se trata de perforar un mitad del siglo XIX, época en la que el siste-
frente de roca dura, siendo en este caso la ma de perforación de túneles en roca dura
principal dificultad aquella de evitar que el se establece y consolida como una industria
terreno se desmorone en el interior del túnel. moderna a todos los efectos, marcándose
Resulta esencial la instalación de un revesti- un hito importante en este sentido la comple-
miento durable y resistente tan pronto como ja construcción del túnel de Hoosac, en
se haya efectuado la excavación. El procedi- Estados Unidos, que se inicia en el año
miento tradicional para la perforación de 1851.
túneles en terreno blando era la excavación
manual con pico y pala, seguida de una En el caso de túneles en terreno blando,
entibación elaborada para sostener los podemos datar el inicio de esta rama de la
hastiales, la bóveda y a veces, incluso, el ingeniería subterránea en 1825, año en que
frente. Estos procedimientos puede decirse Marc lsambard Brunei emprende las obras
que, salvo casos excepcionales, han pasado del túnel bajo el Támesis en Londres. Desde
a la historia. El sistema descrito no resultaba entonces, los avances e innovaciones regis-
viable bajo el nivel freático, lo que limitó en tradas en el Arte de los Túneles, en un
gran medida su uso impidiendo, por ejemplo, periodo de no más de 170 años, han sido
perforar túneles bajo los cauces fluviales. decisivos comparados con la inercia que
arrastró la construcción de obras subterrá-
En ambos casos, sea túneles en roca o en neas en periodos anteriores.
terreno blando, los escombros de la excava-
ción eran retirados en vagones sobre carri- Ya en 1603 Francis Bacon determinaba que
54
el trabajo del inventor, siendo asunto de del Mont Cenis. Así, desde el año 1863 los
menos pompa y boato, se siente en todas belgas investigaron la máquina perforadora
partes y perdura, pudiendo considerarse dos cara a su posible utilización en sus minas de
tipos de innovaciones: las basadas en la carbón.
ciencia y las que se fundamentan en la
tecnología. Las máquinas perforadoras en roca, o barre-
nadoras de aire comprimido fueron inventa-
das en Europa y en los Estados Unidos casi
6.4. Perforación con explosivos al mismo tiempo. En ambos casos la necesi-
dad era la misma, la de dar solución al
El desarrollo de túneles en roca ha dependi- problema de un sistema de perforación
do de tres aspectos principales: de las má- manual muy lento, y en cada caso la aplica-
quinas perforadoras, de las brocas y tala- ción era la misma, construir un largo túnel de
dros y de los explosivos. La pólvora dio paso ferrocarril atravesando un duro macizo
a la mucho más potente nitroglicerina, des- rocoso. Así, en el túnel de Hoosac, los pre-
cubierta por Sobrero a raíz de un programa cursores fueron las taladradoras de Couch y
de investigación química destinado al estu- Fowle mientras que Bartlett fue la referencia
dio sistemático del efecto del ácido nítrico en para el túnel de Mont Cenis. Igual necesi-
una serie de sustancias orgánicas. Sin dad, en diferentes Continentes, generó la
embargo, conscientes de los riesgos que misma solución innovadora. En ambos
comportaba, el propio Sobrero advirtió del casos, la taladradora de aire comprimido
peligro que su uso entrañaba. había tenido el mismo precursor, la perfora-
dora de vapor.
Nobel, en Europa y Mowbray en Estados
Unidos, lograron hacer de la nitroglicerina un Estas primeras máquinas resultaban dema-
explosivo utilizable. El peligro que llevaba siado pesadas para que un hombre las
aparejado el transporte y manipulación de la pudiera sujetar y accionar, por lo que se
nitroglicerina se superó mediante dos proce- diseñó un chasis o elemento soporte monta-
dimientos distintos: el primero, la congela- do sobre carriles, que, a su vez, cumplía la
ción de la nitroglicerina; el segundo, el des- función de mantener la posición de las tala-
cubrimiento de la dinamita fruto de la absor- dradoras perpendicularmente al frente de
ción de aquella por el kieselguhr, siendo avance.
introducida por Alfred Nobel en 1867.

La perforación de los túneles mediante 6.6. La Edad de Oro de la Ingeniería


explosivos es una técnica desarrollada Civil
durante los últimos 300 años y que permitió
la excavación de túneles en formaciones El siglo XIX vio más progreso económico y
rocosas de mayor dureza, así como unos técnico que cualquier otro anterior; fue un
ritmos de avance mucho más rápidos. siglo en el que se dio rienda suelta al opti-
mismo y constituyó asimismo la Edad de
En las técnicas de perforación de túneles Oro de la Ingeniería Civil. Tuvieron eso sí
con explosivos ha de destacarse como hito que afrontarse muchos obstáculos y los
trascendental el uso de aceros al tungsteno- túneles fueron utilizados de forma eficacísi-
carburo, material de gran resistencia, en ma para, precisamente, traspasar esos
útiles de perforación. obstáculos.

Desde la perspectiva que proporciona el


6.5. Túneles en roca: perforadora accio- transcurrir de las décadas, podría pensarse
nada por aire comprimido que, tal vez, los grandes túneles alpinos
cuya construcción se inicia en el último tercio
Del mismo modo que la perforadora de del XIX, deberían haberse aplazado varias
Burleigh despertaba el interés más allá del décadas hasta la puesta a punto de nuevos
túnel de Hoosac, otro tanto sucedía a la avances técnicos; pero, sin duda, supusieron
taladradora de Sommeiller puertas .afuera el motor decisivo para el desarrollo de inno-
55
vaciones en el arte de los túneles ya que se dable mejora cualitativa cara a la forma de
partía de la firme convicción de que no había acometer este tipo de trabajos en los que el
límite que no pudiera ser alcanzado. conocimiento y comportamiento de los mate-
riales a perforar es factor clave. El primer
Existía una insuficiente comprensión de los tratado de Geología data de finales del siglo
problemas inherentes a la perforación de XVIII, siendo la obra de James Hutton
grandes túneles. Nadie, ni geólogos, ni Theory of earth, publicada en 1795.
ingenieros, ni médicos tenían conocimientos
suficientes sobre cómo avanzar en la perfo-
ración de un largo túnel a través de roca o 6.7. Túneles en terreno blando: el escudo
bajo el agua, y esa ignorancia tuvo que ser
pagada, en accidentes y víctimas; en r_esu- Muchas grandes ciudades están construidas
men, había una gran escasez de medios junto a caudalosos ríos o estuarios y, en
pero existía una tremenda voluntad. consecuencia, están cimentadas en terreno
blando. A medida que crecían las aglomera-
Los numerosos profesores en geología, ciones urbanas era preciso acudir a la
ciencia aún incipiente, comenzaron a esta- solución subterránea con mayor frecuencia
blecer teorías acerca del gradiente geotérmi- y con una mayor diversidad tipológica, dán-
co; señalaban que el incremento de tempe- dose el fenómeno de desarrollarse en algu-
ratura iba a ser creciente a medida que la nas de estas ciudades escuelas de perfora-
perforación se adentraba en las profundida- ción de túneles en terreno blando, en parale-
des de la roca. De acuerdo con esta teoría, lismo a como lo hicieron las escuelas de
o a estas previsiones, la temperatura en las pintura en el Renacimiento.
entrañas de la tierra serían tan elevadas que
la sangre de los mineros podría hervir. En el caso de túneles en terreno blando se
puede datar de una forma precisa el naci-
Pero los ingenieros responsables de la miento de esa rama de la moderna industria
construcción del túnel del Frejús, el primer en 1825, fecha de comienzo de la construc-
gran túnel alpino, demostraron que todas ción por Marc Brunei del túnel bajo el Táme-
estas teorías no eran confirmadas por la sis entre Rotherhithe y Wapping.
realidad; pero, una década después, al
perforarse el túnel del San Gotardo, la falta El primer intento de perforar un túnel bajo el
de aire y las altas temperaturas junto con las Támesis se debió a Ralph Dodd, consistente
frecuentes inundaciones se puso dramática- en el hincado de un pozo de 3 metros de
mente en evidencia la complejidad de la diámetro, desde cuyo fondo se trataría de
construcción de túneles en situaciones perforar el túnel; los trabajos comenzaron en
adversas; la experiencia del túnel ferroviario 1800, pero el proyecto hubo de ser abando-
del Gotardo fue dramática y la muerte, la nado en diciembre de 1802, cuando el pozo
enfermedad y los accidentes de todo tipo se habia hundido hasta una profundidad de
arrastraron a trabajadores, ingenieros y al 26 metros bajo el nivel más alto de las aguas
propio contratista Louis Favre, que al com- del Támesis.
prometerse a ejecutar las obras en un plazo
temerario desencadenó unas condiciones de Esta experiencia fallida, sin embargo, mostró
trabajo y de vida en los campamentos abso- que la construcción de un túnel bajo el agua
lutamente inadmisibles. Una experiencia o por debajo del nivel freático deberia en-
amarga de la que se extrajeron conclusio- frentarse de forma eficaz ante posibles
nes. Así, cuando se acometió la construc- inundaciones de las obras. Con posteriori-
ción del túnel del Simplón, a caballo entre el dad, Trevithick intentó perforar una pequeña
XIX y el XX, las autoridades suizas lograron galería bajo el Támesis sin lograr completar
organizar y llevar a cabo la obra con dificul- su hazaña con éxito. Estos primeros intentos
tades mucho menores. pusieron en evidencia una serie de requeri-
mientos esenciales para lograr perforar un
E;:n íntima relación con la ejecución de obras túnel en terreno blando y con presencia de
subterráneas se encuentra la Geología. El agua, que podrían concretarse en los si-
desarrollo de 'esta ciencia supuso una indu- guientes:
56

Figura 12. Escudo de Marc Brunei.

Un sistema de sostenimiento del terreno y la idea le surgió en el Astillero Chatham, al


y de protección de los trabajadores en el observar cómo el gusano Teredo nava/is
frente de ataque durante las operaciones pertoraba una pieza de madera de un barco;
de excavación y revestimiento. su primera patente del escudo data del año
1818.
Un sistema de ejecución del túnel desde
el comienzo a sección completa en lugar El Tower Subway fue el segundo túnel cons-
de perforar un túnel piloto que habría de truido bajo el Támesis, siendo Peter William
Barlow el ingeniero responsable y James
ampliarse posteriormente.
Henry Greathead el encargado de las obras.
Un sistema de controlar y excluir la pre- El túnel se construyó en el año 1869, siendo
de sección circular de 2, 13 metros de diáme-
sencia de agua en los trabajos.
tro, revestido con segmentos de hierro fundi-
Para dar solución a estos requerimientos se do.
fue avanzando de forma progresiva en una
innovación de enorme repercusión, la inven- Barlow captó la idea del escudo para la
perforación de túneles de su experiencia de
ción de la máquina tuneladora con escudo.
Marc lsambard Brunei fue el inventor del hincado de pilotes cilíndricos para el puente
de Lambeth; el escudo no era otra cosa que
primer escudo para la perforación de túneles
57

Figura 13. Escudo hidráulico tunelador de Beach.

uno de aquellos cilindros girados 90°, por Tower Subway. Debe resaltarse que en la
supuesto incorporando otras caracteristicas construcción del túnel del río Saint Clair,
tales como diafragma y gatos. El túnel fue además de la técnica del escudo se utilizó el
pertorado en un firme estrato de Arcillas de aire comprimido, lo que nos permite enlazar
Londres, lo que permitió ejecutar apenas sin con esta otra innovación en el Arte de los
incidencias los trabajos, al tratarse de un Túneles.
terreno casi perfecto para la perforación con
escudo.
6.8. Aíre comprimido en el frente de
En un momento dado del desarrollo y evolu- trabajo
ción de la técnica de construcción de túne-
les, los principios científicos empezaron a La patente de Cochrane, experimentado
cobrar tanta importancia como el genio oficial de marina, de 1830 es la base tanto
intuitivo de ingenieros pioneros en este Arte del sistema de hincado de pozos mediante
como los Brunei, padre e hijo, o James aire comprimido, iniciado en 1839, como de
Brindley. la perforación de túneles con sobrepresión
ambiental, técnica aplicada desde 1879.
Además, el escudo de Barlow-Greathead
era mucho más sencillo de operar que el La primera vez que se llevó a cabo la cons-
ideado por Brunei, aunque no ha de olvidar- trucción de un túnel trabajando bajo aire
se que la sección transversal del Tower comprimido fue en el año 1879, cuando fue
Subway era tan sólo 1/20 de la del Túnel de utilizado por H. Hersant en el túnel de Kat-
Brunei. tendyk en Amberes. El túnel tenía como fin
servir como galería de drenaje asociada con
En la evolución de los escudos tuneladores la construcción de diques secos para el
ha de resaltarse el utilizado en la construc- puerto de Amberes. La galería se perforó 6
ción del túnel del ria Saint Clair, en la fronte- metros bajo el nivel freático, decidiéndose
ra entre Estados Unidos y Canadá, que era trabajar con sobrepresión ambiental para
del tipo Barlow-Greathead pero de una gran garantizar la seguridad de los trabajos, con
sección, en concreto de 6,65 metros de una única esclusa instalada en el extremo
diámetro, tres veces el del utilizado en el superior del pozo.
58
El primer túnel bajo el río Hudson fue pro- Durante los últimos 150 años el Arte de los
puesto en 1873 por Haskin, al objeto de Túneles ha progresado de forma espectacu-
proporcionar una conexión ferroviaria entre lar, hasta lograr el nivel de desarrollo tecno-
Nueva Jersey y Nueva York; Haskin consi- lógico que alcanza en la actualidad. Las
deró que el túnel podría perforarse en los transformaciones de orden social y econó-
limos bajo el río Hudson utilizando aire com- mico que dieron lugar a la necesidad cre-
primido para excluir el agua de los trabajos. ciente de construir túneles propiciaron la
razón de ser de la progresión tecnológica de·
Los trabajos se iniciaron en el año 1874 su industria, con procedimientos diferentes
hincando un pozo en la orilla de Nueva para perforación en roca dura y para terreno
Jersey hasta una profundidad de 16,40 blando; en todo caso, ambos tipos de cons-
metros; a la mitad de su altura se construyó trucción de túneles proporcionaron benefi-
una esclusa que se enlazó con el nivel del cios en las utilidades públicas.
túnel mediante un ensanchamiento de la
sección de forma cónica. Tanto este tramo La división del Arte de los Túneles en estas
como el túnel propiamente dicho se revistie- dos ramas, en roca dura y en terreno blan-
ron con anillos de hierro forjado fabricados do, resulta muy útil en la práctica, salvo en
con láminas delgadas unidas mediante aquellos casos en que se presentan situacio-
angulares; a su vez, los anillos fueron recu- nes de carácter mixto.
biertos con fábrica de ladrillo trabada con
mortero de cemento.
6.9. El proceso de innovación en la Inge-
El túnel consistía en dos tubos de carril niería de túneles
único, de sección eliptica, de 5,4 m de altura
y 4,8 m de anchura en su sección interior. Para Schumpeter la innovación consiste en
No se utilizó escudo o entibación para sopor- el establecimiento de una nueva función
tar el frente de excavación, decidiendo productiva y estaba asociada a nuevos
Haskin utilizar únicamente aire comprimido, hombres; así, Greathead y los dos Brunei
a una presión de 1,2 atmósferas. En su eran ingenieros que fueron innovadores en
construcción se emplearon por primera vez el desemperlo de sus carreras. Otra aproxi-
el teléfono y luces de arco eléctrico. mación a la innovación técnica es la que
aporta Twiss, asociándola a la clara identifi-
El mayor inconveniente, y peligro, que entra- cación de una necesidad y apuntando que
ña este sistema se presenta cuando el túnel resulta fundamental la transferencia de
se perfora en terreno muy permeable -como conocimiento de un campo del saber a otro.
arenas o gravas- y el aire encuentra vías de
escape a través de la superficie del frente de En la evolución del Arte de los Túneles cabe
avance, lo cual si se produce de forma destacar la introducción -en un momento
brusca da lugar a una fuga, con la consi- crítico de transformación- de dos nuevas
guiente pérdida de presión de aire seguida innovaciones: el escudo de Greathead, que
de una invasión de agua al quedar desequili- consistía en una simplificación de la patente
brada la presión hidrostática. de Marc Brunei, y la aplicación de la patente
de Lord Dundonald para el uso de aire com-
Así, los primeros túneles en los que se primido que contuviera la intrusión de agua
aplicó sobrepresión de aire sufrieron con en los túneles.
frecuencia importantes fugas. Cabe destacar
el escape que se produjo en julio de 1880 Así, los túneles históricos fueron perforados
por la bóveda del túnel bajo el río Hudson; primero sin escudo y sin aire comprimido, o
tan pronto sucedió, los mineros se refugia- bien sin escudo y con aire comprimido, con
ron en el interior de la esclusa, pero una de escudo y sin aire comprimido y finalmente,
las puertas de la cámara quedó obstruida con ambos. Aquí tenemos cuatro tipos de
por la tierra y las placas de revestimiento nuevas técnicas que se introdujeron en esta
desprendidas, a consecuencia de lo cual nueva Era de los Túneles. Se comprueba de
veinte hombres perecieron ahogados. esta forma la enorme transcendencia de
59
la ingeniería sino que dio lugar a! motor de
explosión, lo que condujo al desarrollo de las
carreteras y por tanto a la demanda de un
número creciente de túneles para vehículos
é:t motor, no sólo perforados bajo montañas
sino también bajo colinas menores o incluso
bajo los cauces de los ríos.

6.1 O. Métodos de excavación de túneles

Rziha ha estudiado y descrito el desarrollo


de los diversos sistemas de construcción de
túneles aplicados en Europa; fundamental-
mente han de considerarse los sistemas
inglés, belga, alemán y austríaco: con poste-
rioridad se introduciría el Nuevo Método
Austríaco, con una inmensa proyección y
aplicación de forma diversificada.

Revisemos de forma esquemática los diver-


sos métodos clásicos empleados en la
perforación de túneles y que se centran
fundamentalmente en diferentes secuencias
de excavación:

Figura 14. Máquina perforadora de Beaumont. Años


El Método Inglés: recibe su nombre por
1880. haber sido aplicado en túneles a través del
tipo de terreno que usualmente se localiza
estas dos innovaciones y su aprovechamien- en Inglaterra, como son las arcillas y arenis-
to simultáneo al final del proceso. cas. Siguiendo el ejemplo establecido en la
construcción del primer túnel bajo el Táme-
Como ha descrito de forma muy gráfica Sir sis, su principal característica es proceder el
Harold Harding: avance de la perforación a sección completa
del túnel, en una sola operación.
La historia de los túneles puede ase-
mejarse a la trayectoria de un cohete; El Método Belga: se basa en los principios
tenemos un largo módulo, que gra- que permitieron la construcción, en 1828, del
dualmente acelera el cohete hasta que túnel de Charleroi en el Canal que enlaza
hay una repentina explosión que im- Bruselas y Charleroi.
pulsa hacia adelante módulos separa-
dos, que a su vez explotan en una El Método Alemán: este sistema fue utiliza-
cadena sucesiva. do por primera vez en 1803 para construir el
túnel en el Canal de San Quintín, y desarro-
El primer estallido fue causado por la Revo- llado por Wiebeking en 1814, siguiendo el
lución Industrial, la maquina de vapor y los sistema de núcleo central, también emplea-
ferrocarriles. Los siguientes avances fueron do en la construcción de las amplias bode-
debidos a diversas causas: así, la electrici- gas de cerveza de Baviera.
dad y la potencia eléctrica propició los ferro-
carriles subterraneos; por otra parte, las El Método Alemán Modificado: se aplica
centrales de energía dieron lugar a los túne- en el caso en que durante la operación de
les para enfriamiento de agua y para con- perforación del túnel, a través de un terreno
ducción de cables. La maquina de combus- bastante firme, surja la aparición de agua, lo
tión interna, no sólo extendió la potencia de que origina una alteración en el Método
&&

60
construcción del túnel de Oberau, en el
ferrocarril entre Leipzig y Dresden, en Sajo-
nia en el año 1837. En 1839 Keissler lo
empleó en el túnel de Gumpoldskirch, cerca
3 de Viena-Neustadt.
4
Por último, el Método Italiano que fue
MEfOOO INGLES
utilizado por primera vez en la construcción
del túnel Cristina.

Salvo en el caso en que se perfore un túnel


a través de roca dura, el ingeniero tunelero
se enfrenta con dos problemas básicos:
soportar el techo, los hastiales y el frente de
ataque en el periodo de tiempo comprendido
entre las operaciones de excavación y las de
METODO ALEMAN revestimiento; en segundo lugar, ser capaz
de llevar a cabo las diversas operaciones
que -entraña la perforación de túneles,
2 4 excavación, entibación, arrastre y extracción
de materiales y revestimiento, en el forzosa-
5 3 5
mente reducido espacio de trabajo disponi-
6 6 ble en el interior del túnel.

A destacar asimismo la evolución en los


METODO AUSTRIACO
sistemas de revestimiento de túneles, repre-
sentando un gran avance la aplicación de
materiales prefabricados. Además de una
función resistente y estructural, proporcionan
un mayor confort interior y una mejora en la _¡
4 3 5 3 4 seguridad de las instalaciones.

1
METODO BELGA 6.11. Maquinaria para la perforación de
túneles

Seguramente no hace falta ser un genio


para sugerir la idea de llevar a cabo la
3 perforación de túneles con maquinaria,
5 5
4
aunque no cabe duda que esto que parece
obvio fue propuesto por Leonardo da Vinci.

METODO DEL TUNEL DE ST. GOTARDO Henry Drinker realizó un magnifico trabajo
en relación con el análisis de la historia y la
Figura 15. Secuencia de excavación de túneles. construcción de túneles, completando su
obra poco después de la década crítica para
Clásico Alemán en cuanto a las etapas la perforación de túneles, aquella comprendi-
sucesivas de ataque del frente. da entre 1860 y 1870. Tras ello se han
sucedido 125 años de trabajos en los que el
El Método Austríaco: los austriacos desa- escudo perforador fue el factor básico capaz
rrollaron un plan de trabajo basado en la de extender el ámbito de los túneles en
utilización de puntales de madera formando terreno blando.
un sistema de entibación, procedimiento
aplicado en las minas de Friburgo y que fue Registrar todas las innovaciones recientes
aplicado por primera vez por Meisner en la en maquinaria para la construcción de túne-
61

les exige un minucioso trabajo de investiga- forma muy significativa durante el último
ción, como el realizado por Barbara Stack siglo; entre los principales factores que han
que ha recopilado en un Manual todo aquel contribuido decisivamente a este avance,
equipamiento para excavación de túneles y Halcrow ha identificado -entre otros- los
explotaciones mineras, recogiendo del orden siguientes:
de 90.000 términos.
En relación con la excavación, las mejo-
Las máquinas excavadoras en escudo son ras en las técnicas de voladuras, tanto en
aquellas utilizadas en la perforación a sec- la fase de barrenado como en los tipos de
ción plena de túneles en terreno blando, y explosivos, el uso cada vez más eficiente
en las que los diversos mecanismos han de la energía, sea eléctrica o por aire
sido confinados en el interior de un escudo comprimido.
cilíndrico para protegerlos de las malas
condiciones del terreno y sus posibles des- En relación con el sostenimiento, los
prendimientos, proporcionando un soporte avances en materia de revestimientos,
inmediato y permitiendo la instalación del principalmente en hormigón y acero mol-
revestimiento definitivo desde su interior. deado, en mejora del terreno mediante
inyecciones· a presión así como el perfec-
En los últimos años se viene asistiendo a un cionamiento de máquinas tuneladoras a
proceso mediante el cual el éxito en la sección completa.
creación de nuevas máquinas perforadoras
de túneles induce a elevar el ritmo de cons- En relación con las características del
trucción de éstos, mientras que la posibilidad entorno de trabajo, cabe resaltar las
de nuevas necesidades de túneles alimenta notables mejoras en ventilación e ilumi-
la puesta a punto de maquinaria más evolu- nación, un más eficaz control del agua
cionada; de esta forma se logra una retroali- subterránea mediante equipos de bom-
mentación del proceso. beo o a través de sobrepresión ambien-
tal.
6.12. Experiencia en perforación de túne-
les 7.1. Hitos clave de la Ingeniería Subte-
rránea durante las últimas décadas
El Arte de los Túneles se ha ido consolidan-
do con firmeza, adquiriéndose experiencia
Enunciados los principales factores que
en las diferentes técnicas constructivas, en
están contribuyendo a hacer de la ingeniería
la adecuada aplicación de la maquinaria más
de túneles una disciplina innovadora y en
idonea en función de las características del
continua progresión, a continuación se
terreno así como en la organización sistemá-
apuntarán una serie de hitos clave registra-
tica del trabajo, protocolos de seguridad,
dos en las últimas décadas en el arte de los
entre otros aspectos.
túneles, tanto en materia de equipamiento y
La experimentación de los equipos humanos maquinaria, en avances tecnológicos así
de trabajo ha sido y es decisiva; asi, en como en aspectos de diseño y métodos
relación con los sistemas de sostenimiento constructivos.
o revestimiento temporal, ha supuesto un
reto constante a la pericia y experiencia de
los trabajadores al tener que adaptarse a la Equipamiento y maquinaria
complejidad cambiante de las caracteristicas
del frente de avance. Máquinas tuneladoras a sección completa

Conocidas también por sus siglas TBM o,


7. PRINCIPALES FACTORES EN EL PRO- coloquialmente, como máquinas topo,
GRESO DE LA INGENIERÍA SUBTE- tienen como finalidad la excavación de
RRÁNEA túneles circulares a sección completa,
normalmente en roca dura, provistas de
La ingeniería de túneles ha progresado de cabeza giratoria con cortadores. También
62
Rozadoras o tuneladoras de ataque pun-
pueden adaptarse para trabajar en terre-
tual
nos blandos.
Fueron fruro del proceso de innovación
Las primeras máquinas tuneladoras se
desarrollado integralmente dentro de la
inventaron hacia los años 1850, pero uno
de los primeros resultados que alcanza- industria minera del carbón.
ron el éxito corresponde a la perforadora
Se trata de máquinas aptas para terrenos
a sección completa de Beaumont-English,
de dureza baja o media, equipadas con
utilizada en 1881 en el túnel del Canal de
un cabezal cortador o rozador en el extre-
la Mancha. Las primeras aplicaciones de
mo de un brazo mecánico de libre movi-
TBM con buenos resultados en roca dura
miento que excava barriendo el frente
se registraron en los años 1950 en la
con movimientos horizontales, verticales
perforación de la presa de Oahe.
o aleatorios.

Las rozadoras fueron inventadas en la


antigua Unión Soviética en los años 1930
utilizándose en las minas británicas de
carbón a partir de los años 60.

Escudo perforador de túneles

Este escudo ha experimentado una


evolución muy significativa en décadas
recientes, diversificando sus posibilidades
y potenciando en gran medida sus pres-
taciones. Así, pueden citarse el EPBS o
escudo de presión equilibrado por tierras,
el escudo de cámara de aire presurizada
Foto 1O. Cabeza de máquína tuneladora. Sección al frente, el escudo perforador con lodos
completa.

Foto 11. Rozadora trabajando en el subsuelo de la Ciudad de México.


63

y cámara de presión, escudo bentonítico, La tecnología japonesa de túneles presenta


en el que la presión de tierras se com- avances punteros tanto en TBM, excavación
pensa mediante lodos a presión. Se trata en terreno blando, como en Jumbos para
de un escudo de frente cerrado diseñado perforación con explosivos, bulonados, etc.,
para excavar túneles en terrenos blan- en roca dura; destacan los sistemas de
dos, saturados y fluyentes. control automatizado y por ordenador, la
técnica de sondeos horizontales de hasta
1.000 metros de longitud por delante del
A vanees tecnológicos frente de avance y con sondeos de registro
geofísico; en fin, la robótica se incorpora
En diversos países se han registrado, en cada vez a más tareas y ámbitos de la
ocasiones casi de forma simultánea, durante construcción de túneles en Japón.
los últimos años innovaciones tecnológicas
en el arte de los túneles; así, Centroeuropa,
Escandinavia, Gran Bretaña y los Estados Métodos de diseño y construcción
Unidos han contribuido al progreso de la
tecnología subterránea. Entre los diversos métodos de diseño y
construcción de túneles destacamos el
Pero tal vez sea Japón el país donde se ha Nuevo Método Austríaco de construcción de
dado el proceso más espectacular y acelera- túneles (NATM). Si bien este método se
do en la expansión y desarrollo de la tecno- encuadraría dentro de los sistemas de sos-
logía de túneles, hasta alcanzar hoy día una tenimiento de túneles su alcance, trascen-
situación privilegiada gracias a la apuesta dencia y repercusión a nivel mundial permite
decidida por invertir en l+D durante los afirmar que el NATM supone una destacada
últimos 50 años. contribución a la ingeniería de túneles en
todo el mundo. Se trata de un método de
De hecho, el proceso que Japón experimen- gran versatilidad y que se está imponiendo
ta en relación con los túneles tras la 11 Gue- en numerosisimas obras importantes de
rra Mundial se nutre de factores muy simila- perforación de túneles en todo el mundo.
res a aquellos que dieron lugar al progreso
de la industria tunelera en Europa y América Tal y como ha escrito Whittaker y Frith, el
un siglo antes. Nuevo Método Austríaco es un sistema de
construcción de túneles que abarca todos
Tal vez, la construcción del túnel ferroviario aquellos elementos relevantes, incluyendo la
de Tana, de 7,8 km de longitud, uno de los ejecución o apertura, la retirada de escom-
mayores retos en la Historia de los túneles al bros, el sostenimiento, etc. En otros casos,
tener que afrontarse un catálogo completo se identifica el NMA (aplicaremos en adelan-
de dificultades extremas de todo tipo, repre- te el acrónico en castellano) como una
sentan el periodo clave en el que se cimentó filosofía para el sostenimiento de túneles
la tecnología japonesa en relación con la cuyo principal objetivo es lograr un sistema
ingeniería subterránea. de soportado de la estructura lo más estable
y económico posible.
El túnel, con una sección transversal de 8,4
m x 5,3 m, se construyó en el periodo com- Los principales hitos en el desarrollo históri-
prendido entre los años 1918 y 1934, en co del NMA, y seguimos a Sauer y Gold,
cuyo transcurso se presentaron importantes podrían sintetizarse en los siguientes:
problemas de derrumbamientos en la bóve-
da (de hasta 60 metros de altura), afluencia Años 1948 a 1920
de agua con altura piezométrica de hasta Desarrollo en el uso de morteros de fra-
200 metros y temperaturas máximas de 31 guado rápido como sostenimiento de
ºC. Asimismo surgieron dificultades a causa túneles y primeros usos de la gunita en
del fuego, gas e inundaciones. En algunos minería e ingeniería.
tramos hubo de acudirse a la utilización de
revestimientos de hormigón en bóveda de 2 1948
m de espesor. Desarrollo de conceptos relativos a de-
64

formación controlada de la roca y sistema lugar a que el proceso de construcción del


dual de revestimiento incluyendo anclaje túnel sea lo más seguro posible, reduciendo
sistemático para la construcción de túne- al máximo el margen de imprevistos.
les, postulados por Rabcewicz.
Pero, con todo y aún prestando la máxima
1958
Sistema de construcción de túneles en
atención y cuidado, en todos los trabajos de
ingeniería civil -y muy en particular en las
\
rocas deformables, denominado método obras subterráneas-, es muy dificil prever al
del hormigón proyectado, patentado por cien por cien accidentes laborales dado el
Brunner. riesgo que este tipo de obras supone. De ahí
la gran importancia de la prevención de
1960 accidentes, así como la puesta a punto de
Desarrollo de un procedimiento sistemáti- un riguroso control de todo el proceso cons-
co de medición de deformaciones, a tructivo estableciendo procedimientos efica-
cargo de Mueller. ces en relación con la seguridad e higiene
en el trabajo.
Pero fue en el año 1962 cuando Rabcewicz
utilizó por primera vez el término Nuevo Tradicionalmente, y todavia hoy, el mayor y
Método Austríaco para Túneles en una más frecuente peligro es la presencia de
conferencia celebrada en Salzburgo. agua, que puede presentarse de forma
repentina en grandes caudales, indepen-
En 1964 el NMA alcanza el reconocimiento dientemente del tipo de terreno que se
mundial al aplicarse en conjunción por Mue- atraviese. Así, podría recordarse la cons-
ller y Rabcewicz. El concepto del NMA ha trucción en el año 1890 del túnel de Totley,
sido desarrollado sobre una base teórica a de 5,6 km de longitud y en el que el agua fue
partir de una concepción original en tanto una pesadilla constante hasta el punto que
que método empírico. En la actualidad han el periódico Manchester Guardian resaltaba
de diferenciarse las aplicaciones del NMA en que cada trabajador parecía poseer' el poder
terreno blando y en roca dura. Más allá de milagroso de Moisés ya que siempre que
controversias en torno a la denominación de una roca era golpeada, el agua surgía inme-
este método, en particular los términos diatamente de ella.
nuevo o, incluso, austríaco, no cabe duda
alguna de la inmensa repercusión que el
NMA ha tenido, tiene y tendrá en el proyecto 8. TENDENCIAS DE FUTURO
y construcción de túneles.
En la actualidad, las nuevas tecnologías
abren inmensas posibilidades a la construc-
7 .2. Reconocimientos previos y seguri- ción de túneles y obras subterráneas; la
dad en el trabajo robótica, por ejemplo, aplicada en todo el
sistema de trabajo de perforación de túneles
Todas los métodos de perforación de túne- sin duda alguna está abriendo ya una nueva
les han supuesto importantes dosis de incer- y revolucionaria página en el Arte de la
tidumbre e imprevistos. Esto se debe a la Ingeniería Subterránea. Esta realidad ya en
posible aparición de fallas no detectadas, a nuestros días se proyecta hacia el futuro
desprendimientos en el frente de ataque, como una tendencia que apunta hacia mejo-
aparición de corrientes de agua o de estra- ras en los rendimientos, en la seguridad, en
tos de tremenda dureza muy difíciles de la precisión, transformando la organización
superar. Todo esto se tiende a superar con del trabajo.
la organización actual de los trabajos, que ·
parten de la realización de exhaustivas Los túneles tienen un futuro inmenso, que ya
campañas de sondeos y prospecciones es realidad en muchos casos; podemos citar
geológicas, geotécnicas y geofísicas, lo que así tres túneles claves como son el Seikan,
permite, con una pequeña inversión inicial el túnel del Canal de la Mancha, cuya recien-
en proporción al coste total de la obra, ga- te apertura tiene una gran significación no
rantizar unos márgenes de seguridad y dar sólo técnica sino geopolítica representando
65
un avance hacia la unidad europea, y el estas obras. Otro aspecto a resaltar es la
túnel del Estrecho de Gibraltar que si bien multiplicidad de aplicaciones de la solución
tardará algunas décadas en hacerse reali- bajo tierra; así, las obras subterráneas tran-
dad, los estudios de viabilidad, de reconoci- sitables, su aplicación en el campo de! trans-
miento y análisis del terreno ya han sido porte, para abastecimiento y evacuación de
emprendidos de forma coordinada entre aguas, para conducciones en plantas hidroe-
España y Marruecos, estando llamado a ser léctricas subterráneas, aprovechamientos
un túnel de gran trascendencia no sólo por energéticos, para almacenaniento de pro-
los avances técnicos que su proyecto y ductos que varían entre los petroliferos y los
construcción supondrán sino por su reper- alimenticios, como depósitos subterráneos
cusión social, politica y cultural. de agua potable, incluso como recintos
deportivos subterráneos tales como los
Destaca el inmenso futuro que se abre al polideportivos y piscinas bajo tierra existen-
desarrollo del Urbanismo Subterráneo; la tes en Escandinavia con una finalidad adicio-
seguridad que pusieron en evidencia los nal estratégica de refugio en casos de emer-
espacios e instalaciones de uso público del gencia, y otras muchas aplicaciones.
subsuelo ante el violentísimo terremoto que
sufrió recientemente la ciudad japonesa de
Kobe, y que contrasta con el mal comporta-
miento de infraestructuras a cielo abierto y
elevadas -como las autopistas- han venido a
reforzar el interés que representa el desarro-
llo del espacio subterráneo en áreas urba-
nas, como factor de mejora de la calidad y
de la seguridad del entorno.

Como problemas actuales que presenta el


Metro hay que citar la necesaria mejora y
puesta al día, la actualización de Metros
maduros, como los clásicos de Londres,
París o Nueva York, entre otros. Como
tendencias de futuro destacan diversas Figura 16. Túnel carretero en dos secciones.
modalidades como el Metro Regional, cuyo
ejemplo más representativo es el de New-
castle upon Tyne, o el Metro Ligero como el 9. EL TÚNEL COMO VÍNCULO DE UNIÓN
de la ciudad francesa de Lille, punto clave
tras la entrada en servicio del túnel bajo el Los túneles a lo largo de su historia se cons-
Canal de la Mancha, tratándose de un Metro tituyen en un poderoso y heterogéneo víncu-
automático, el VAL, el más moderno del lo de unión; así, las cuevas prehistóricas
mundo, donde los trenes circulan de forma suponen un vinculo del hombre primitivo con
automática, las estaciones son recintos el más allá, con ese afán de lograr la caza a
cerrados con puertas que se abren y cierran través de las pinturas rupestres con su carga
sincronizadamente con las del material móvil mágica y de invocación, siendo las paredes
en el momento en que éste accede a la de la caverna un vínculo de unión con su
estación, donde se ha tenido en considera- sustento.
ción un tratamiento estético muy interesante,
así como la plena accesibilidad del sistema Después, los túneles de las sepulturas y
a personas con problemas de movilidad y de cámaras funerarias del Antiguo Egipto son
comunicación sensorial. también un vínculo de unión con el más allá,
del mismo modo que los templos indios
El túnel y el espacio subterráneo tienen un tallados en roca enlazan con la vida interior
inmenso futuro. El análisis histórico de los y con los dioses.
túneles y del uso del espacio subterráneo es
una fuente indudable de conocimiento y Los túneles o qanats para captación y abas-
arroja luz sobre el presente y el futuro de tecimiento de agua significaron un vínculo de
66

Figura 17. Suerte arriba.

comunicación con el preciado líquido ele- Fontaine y en la que describe como un preso
mento, bien para consumo bien para riego. ha pintado en el muro de su celda un paisaje
en el que un pequeño tren penetra por un
También los túneles para canales, para túnel; cuando los carceleros vienen a bus-
ferrocarril, de carretera, de Metro represen- carlo les pide amablemente:
tan vínculos indudables. Así, estos últimos
permeabilizan las ciudades, estableciendo Esperen un momento para que yo
una comunicación bajo tierra entre la Univer- pueda entrar en el treneci/fo de mi tela
sidad, la fábrica, los núcleos residenciales a fin de comprobar algo. Como de
de lujo o modestos, se enlazan jardines y costumbre, se echaron a reir porque
zonas áridas; siendo el Metro un vínculo de me consideraban como un débil men-
unión entre gentes diversas. tal. Me hice pequeño. Entré en mi
cuadro, subí en el trenecito que se
En definitiva, el túnel bajo el Canal de la puso en marcha y desapareció en fo
Mancha es un vínculo para la unión euro- negro del pequeño túnel. Durante unos
pea, el Seikan vincula las dos islas clave del instantes se percibió todavía un poco
Japón, y el túnel del Estrecho de Gibraltar de humo en copos que salían del pe-
en el futuro podrá unir África y Europa. queño orificio. Luego ese humo se
desvaneció y con él el cuadro y con el
El túnel sirve a menudo para permeabilizar cuadro mi persona.
montañas que son fronterizas, siendo tam-
bién vínculo de unión entre pueblos y cultu- Dentro de una serie de relatos cortos Ritos,
ras diversas. Así se tiene la Cordillera de los Julio Cartázar escribe su Manuscrito hallado
Alpes, un clásico, y ahora, los Pirineos. en un bolsif/o, pieza en la que el escritor
argentino traza un retrato psicológico en el
Pero, el túnel además es un poderoso víncu- interior de los túneles del Metro, que se
lo de unión con la libertad, como vía de convierten en lugar de encuentro, en esce-
escape; podríamos recrear aquella página nario de una fantasía que raya en la neuro-
de Hermann Hesse publicada en la revista sis, de una última esperanza. De esta forma
1
67

se inicia este cuento de amor imposible y neis". McGraw-Hill Book Company, INC.
espontáneo: Nueva York.

... en algún momento había empezado CARMODY, J.; STERLING, R. (1993) .


a sentir, a decidir que un vidrio de "Underground Space Design". Van Nos-
ventanilla en el Metro podía traerme fa trand Reinhold. Nueva York.
respuesta, el encuentro con la felici-
dad, precisamente aquí donde todo EUROTUNNEL (1993).: "The Channel
ocurre bajo el signo de ta más impla- Tunnel A 21st Century Transport Sys-
cable ruptura, dentro de un tiempo tem". The Channel Tunnel Group Limited.
bajo tierra que un trayecto entre esta-
ciones dibuja y limita así, inapefable- FLEMING; GRANT; MELLORS; SKIPP;
mente abajo. WORSFOLD. (1992).: "The Channel
Tunnel". Part 1: Tunnels Proceedings al
The lnstitution al Civil Engineers. Ed. Tim
i'. 10. BIBLIOGRAFÍA Rouse.

AETOS (1989).: "Diccionario Glosario HALCROW, WT. (1941).: "A century ol


Técnico de Túneles y Obras Subterrá- tunnelling". Proc. l. Mech. E.
neas". Inglés-Español. AETOS, Asocia-
ción Española de Túneles y Obras Subte- JUNCÁ UBIERNA, JA (1988).: "Historia
rráneas. Madrid. y Estética de los Túneles". Tesis Doctoral
en cinco volúmenes. Universidad Politéc-
BEAVER, P. (1972).: "A history al tun- nica de Madrid.
nels". Peter Davies. Londres.
JUNCÁ UBIERNA, JA (1990).: "El Túnel
BLACK, A (1937).: ''The Story ol Tun- l. Historia y Mito" Colegio de Ingenieros

TABLA 1. Túneles de ferrocarril de mayor longitud.

Nº NOMBRE PAiS LONGITUD (m)


1 Seikan Japón 53.901
2 Eurotune! Francia-Gran Bretaña 49.879
3 Daishinizu Japón 22.200
4 Simplon 1 Suiza-Italia 20.036
5 Simplon 11 Suiza-Italia 19.823
6 Shi-kanmon Japón 18.713
7 Apenino Italia 18.516
8 Rokko Japón 16.250
9 New Furka Suiza 15.384
10 Haruna Japón 15.350
11 Gotardo Suiza 14.998
12 Nakayama Japón 14.857
13 Lotschberg Suiza 14.612
14 Hokuriku Japón 13.870
15 Mont Cenis Francia-Italia 13.652
16 Shi-Shimizu Japón 13.490
17 Aki Japón 13.030
18 New Cascade EE.UU. 12.543
19 Kita Kyushu Japón 11.747
20 Fukushima Japón 11.705
21 Kubiki Japón 11.353
TABLA 2. Túneles de carretera de mayor longitud en servicio o en construcción.
"''"

INTENSIDAD
Nº PAÍS NOMBRE CARRETERA AÑO DE LONGITUD NºDE Nº CARRILES ANCHURA
MEDIA DIARIA
AÑO DEL
APERTURA (m) TUBOS POR TUBO ÚTIL (cm) TRÁFICO
DE TRÁFICO
1 Suiza Saint Gotardo N2 1980 16.918 1 2 780 16.163 1993
2 Noruega Oslo e 14.000
3 Austria Arlberg s 16 1978 13.972 1 2 750 5.655 1992
4 Taiwan Pinglin Taipei-llan C/2002 13.000 2 2 760 ··- --
Expressway
5 Francia-Italia Frejus 1980 12.901 1 2 900 3-469 1994
6 Francia-Italia Mont Blanc RN 205 1965 11.600 1 2 700 5 285 1994
7 Noruega Gudvanga RV 50 1991 11.428 1 2 600 760 1992
(Sogn og Fjordane)
8 Japón Kan'Etsusouthbound NE (Kan'Etsu) 1991 11.055 2 2 700 13.878 1988
northbound Expressway 1985 10.926
9 Italia Gran Sasso A24 1984 10.173 2 2 750 4 144 1988
1989 10.173
10 Austria Plabutsch A9 1987 9.755 1 2 750 12.600 1992
11 Noruega Oslofjord C/1999 9.700 -- --
12 Japón Baie de T okyo Trans~Tokyo C/1997 9.500 2 2 700
Bay Highway
NH 409
13 Suiza Seelisberg N2 1980 9.280 2 2 750 17.007 1993
14 Islandia lsafjOdur C/1995 9000 1 1-2 750
15 Islandia Strakar 1967 8800 1 2
16 Japón Enasaneastbound NE (Chuo) 1985 8.649 2 2 700 18 338 1988
westbound Expressway 1975 8.489
17 Pakistan Lowari Pass Peshawar-Chitral e(?) 8 500 1 2 -- --
18 Francia-España Somport -- C/1999 8.600 1 2 900 -- --
19 Austria Gleinalm A9 1978 8.320 1 2 750 7.760 1992
20 Noruega Steigen RV 385 {Norland) 1989 8.079 1 2 600 -- --

' #é""1
69
de Caminos, Canales y Puertos; CEDEX. is something new: from practice to theory
Madrid. in tunnelling". Trans. IMM. Londres.

JUNCÁ UBIERNA, JA (1992). "The SAUER. G.; Gold, H. (1989).: "NATM gro-
amazing Norwegian sub-sea road tun- und support concepts and their effect on
nels". Publicación nº 63. Norwegian Road contracting practices". RETC Proc.
Research Laboratory. Directorate of Pu-
blic Roads. Oslo, Noruega. STACK, B.: "Handbook of mining and
tunnelling machinery wiley". lnterscience
MULLER, L. (1978).: "Removing miscon- Publication.
ceptions on the New Austrian Tunnelling
Method". Tunnels and Tunnelling. SZECHY. K. (1967). "The art of tunne-
ll1ng". Akademiai Kiado. Budapest
NAVAILLES. J.P. (1987).: "Le Tunnel
sous la Manche. Deux siécles pour sauter WEST. G. (1988) "lnnovation and the
lepas". 1802-1987. Champ Vallan. rise of the tunnelling industry". Cambridge
University Press.
PEQUIGNOT, CA (1963).: 'Tunnels and
tunnelling". Hutchinson. Londres. WHITTAKER. B N, FRITH, R.C. (1990).:
"Tunnelling. Design, Stability and Cons-
RABCEWICZ, LV (1964-65).: "The Aus- truction". The 1nstitution of Mining and
trian Tunnelling Method". Water Power. Metallurgy. Londres.

RABCEWICZ, LV; GOLSER, J. (1973).: WILLETT, D.G. (1979).: "The develop-


"Principies of dimensioning the supporting ment of tunnelling and the use of under-
system for the New Austrian Tunnelling ground space through the ages". Tunnels
Method". Water Power. and Tunnelling.

SANDSTROM. G.E (1963).: "The history WINQVIST, T.; MELLGREN, K.E. (1988).:
of tunnelling". Barrie and Rockliff. Lon- "Going Underground". Royal Swedish.
dres. Academy of Engineering Sciences. Esto-
colmo
SAUER, G. (1988).: "When an invention
CAPÍTULO 2

EL PROYECTO DE TÚNELES

1. INTRODUCCIÓN dad del propio elemento estructural. Dicho


de otro modo, en el diseño del túnel el pro-
El Proyecto de una obra subterránea, como yectista no puede emplear libremente su
imaginación para llegar a definir un conjunto
el de cualquier otra especialidad ingenieril,
de elementos estructurales aportados, que
suele ordenarse en cuatro conjuntos docu-
han de dimensionarse sin más influencia
mentales, denominados memoria, planos,
externa que la comprobación de que su
pliego de condiciones y presupuesto '"·
apoyo o cimiento en el terreno es viable.
Puede decirse que esta ordenación es uni-
versal porque, aunque la forma de presen-
En efecto, como se verá más adelante, la
tación y, a veces, los títulos cambien, el
estructura a considerar en el caso de un
contenido documental es prácticamente el
túnel es tanto el elemento o elementos
mismo.
materiales aportados por el hombre, como el
terreno constitutivo del propio macizo. Puede
Los dos primeros documentos, la memoria y decirse realmente que el terreno próximo al
los planos, contienen lo que se podía llamar conducto forma patte de la estructura resis-
el diseño de la obra, entendiendo por tal la tente, con tanta o más incidencia en el Pro-
aportación personal del proyectista. A facili- yecto que los materiales que añade el pro-
tar su concepción está orientado el presente yectista.
capítulo, en el que no se tratan los otros dos
documentos, cuyo contenido viene impues- Por otra parte, el túnel es, quizás, la estruc-
to, respectivamente, por las normas o reco- tura ingenieril donde la interrelación Diseño -
mendaciones de carácter general y por la Sistema (y proceso) constructivo tiene la
situación del mercado, asuntos que el Inge- mayor importancia. La aplicación de una u
niero debe conocer, como profesional res- otra metodología de construcción puede, no
ponsable que es, pero que no exigen propia- sólo aumentar el coste hasta niveles de
mente una labor creativa. inviabilidad del Proyecto, sino llegar a condi-
cionar totalmente el diseño y, por tanto, el
Pues bien, el diseño de un túnel no puede Proyecto.
seguir el proceso ordinariamente aplicado al
resto de los tipos estructurales, porque Por último, además del sistema y proceso
existen hechos no habituales en otras espe- constructivos, hay otros condicionantes del
cialidades de la ingeniería, entre los que hay lugar o del entorno que han de tenerse en
que destacar, en primer lugar, la compleji- cuenta en todo Proyecto de ingeniería, para
comprobar si están relacionados entre sí, y
! 1 ) Puede haber documentos adicionales, en casos si plantean problemas adicionales de recu-
particulares. Por ejemplo, en los Anteproyectos rrencia. Pues bien, en el caso de un túnel
que sirven de base a Concursos de Concesión, todo ello no es una mera posibilidad a com-
se suelen distinguir dos tipos de Pliegos de probar, sino que todos aquellos diversos
Condiciones: uno para condiciones de diseño y
otro para condiciones de construcción, mientras
aspectos que influyen están relacionados
que en un Proyecto convencional el Pliego es entre sí, y hay que estudiar siempre su
exclusivamente este último. interrelación.
72

En resumen, en un intento de ordenar de del diseño de un túnel, hay que hacer dos
alguna forma toda esta problemática, que es observaciones, y la primera es que ambos
el objetivo del presente capitulo, se puede justifican sobradamente un tratamiento
decir que el proyectista de un túnel debe específico. Por ello, se expondrán aquí en
tener siempre en cuenta seis grupos de términos de gran generalidad, dado que son
temas básicos, que se tratan en los aparta- objeto de estudio detallado en otros capítu-
dos siguientes y que son: los de este texto.

El objetivo de la obra subterránea Lo mismo sucede con el Sistema constructi-


La geometría del Proyecto: trazado y vo, que se trata en este capítulo básicamen-
sección tipo te para dar una orientación acerca del estu-
La geología y la geotecnia del macizo dio comparativo que debe hacer el Proyec-
El sistema constructivo tista. No obstante, la importancia esencial
La estructura resistente. El cálculo que tiene hoy día la metodología de cons-
Las instalaciones para la explotación. trucción recomienda tratar este tema en
Temas varios. detalle, lo que se hace en otros capítulos.

Hay otros dos grupos de temas que no se Por último, hay que señalar que muchas de
incluyen aquí porque se estudian, usualmen- las dificultades encontradas en la ejecución
te, fuera del Proyecto propiamente dicho. No de las obras subterráneas han sido conse-
obstante, hay que señalar su enorme in- cuencia de que el Proyecto no ha tenido en
fluencia en Proyectos de gran envergadura cuenta los temas a que se refieren los otros
y plazo de ejecución muy extenso. Son los tres grupos básicos. El tratamiento de estos
relativos a la definición y evaluación de: problemas se ha venido haciendo exclusiva-
rr1ente por medio de la casuística, a lo largo
Los riesgos a asumir de los múltiples Casos históricos que se
La financiación del Proyecto. presentan en Congresos y Simposios espe-
cializados. De ahí que este capítulo se
El Propietario de la obra suele considerar referirá principalmente a estos tres grupos,
estos dos temas a través de estudios adicio- es decir, a las áreas no relacionadas directa-
nales, no incluidos ordinariamente en el mente con la Geotecnia del macizo, con el
encargo que hace a su equipo de Proyectos Cálculo o con el Sistema constructivo, y
o a un Proyectista externo. Solamente en ofrecerá una exposición ordenada, aunque
casos especiales, como es el de Proyectos no pueda ser exhaustiva, de la casuística
financiados o Proyectos para Concesiones, conocida, señalando los principales proble-
el equipo de Proyecto es multidisciplinar y mas y las soluciones recomendables.
entran en el encargo los ocho grupos seña-
lados.
2. EL OBJETIVO DE LA OBRA SUBTE-
Para terminar esta introducción, cabe decir RRÁNEA
que hubo una tendencia, muy generalizada
entre los Ingenieros, a considerar que todo Toda obra subterránea tiene un objetivo
el problema del diseño de un túnel consistia funcional, que es prioritario, pero existen,
en el Dimensionamiento y Cálculos de prácticamente siempre, otros objetivos
comprobación de la propuesta estructural. complementarios, de índole diversa, que
En los últimos años, por parte de una mayo- deben contemplarse y que pueden tener
ría de proyectistas de túneles, esta tenden- importancia decisiva.
cia se ha modificado, para abordar también
aspectos del tercer grupo de temas, es En cuanto a los objetivos funcionales, puede
decir, los relativos a la Geología y Geotecnia decirse lo siguiente:
del macizo y a su colaboración como parte
esencial de la estructura resistente del túnel. a) En Ingeniería civil, el túnel suele ser una
estructura singular que se integra en un
Pues bien, siendo ambos grupos de temas macizo para formar parte del trazado de
parte muy importante, por no decir esencial, una vía de comunicación, (ferrocarril o
73

carretera principalmente <1l) de una gale- radiación solar para calefacción o sumi-
ría o pozo de conducción hidráulica nistro), etc.
(aprovechamientos hidroeléctricos, sumi-
nistro de agua, alcantarillado, etc.), de Por lo que se refiere a los objetivos com-
una galería o pozo de servicios (gas, plementarios o adicionales a la funcionali-
teléfono, conductores eléctricos, etc.). dad primaria del túnel son de muy diversa
naturaleza, pudiendo decir que directa o
b) El objetivo de una obra subterránea es, indirectamente corresponden en su gran
otras veces, dar acceso a un punto del mayoría a exigencias de mejora medioam-
interior de un macizo y desarrollar a partir biental, bien sea a favor de la elección de la
de aquel una explotación minera o bien solución túnel para proteger el entorno
otra instalación de tipo industrial. Las existente, bien sea porque una vez decidida
peculiaridades de las primeras son objeto la solución túnel han de imponerse en su
específico de la Ingeniería de Minas diseño y construcción <3l. En concreto, puede
decirse que estas otras consideraciones son
Lo que se expone en este Capítulo puede las siguientes:
ser de utilidad para el estudio de una
explotación minera, pero, obviamente, no a) Impacto medioambiental del diseño
es éste su objetivo. Aquellos estudios son (que justifican la solución túnel).
la materia específica de otras áreas de
docencia. Preservar el valor medioambiental
del paisaje.
c) En cuanto a instalaciones de tipo in- Limitación de ruidos en la zona (vías
dustrial, distintas de la minería, pueden de comunicación).
citarse como más frecuentes: centrales Reducción de los volúmenes de
eléctricas (hidráulicas, geotérmicas o, tierras a mover.
incluso, nucleares}, depósitos de carbu- Reducción de los terrenos a adquirir.
rantes (líquidos o gases), almacenes de
alimentos, etc. b) Impacto medioambiental del proceso
constructivo
d) Hay otro grupo de importancia creciente
en el registro de las últimas construccio- Ruidos de la construcción.
nes subterráneas modernas, que com- Contaminación del freático.
prende los servicios comerciales, cultu- Afección a servicios existentes;
rales y sociales. Se trata de obras sub- derechos de paso y ocupación tem-
terráneas para auditorios, palacios de poral de terrenos, etc.
deportes, complejos comerciales urbanos
(Zl, etc. c) Prevención de daños físicos

e) En una visión futurista, respecto de la En la explotación (Prevención de


tecnología usual, el túnel puede llegar a incendios; salidas de emergencias,
emplearse para otros fines. Algunas etc.).
realizaciones existen ya, como son cier- En la construcción (Seguridad e hi-
tas instalaciones militares, (hangares, giene laboral).
muelles de atraque, etc.); almacena-
miento de agua caliente (obtenida por Como puede comprenderse, tanto los objeti-
vos de funcionalidad primaria, como los
(11 Pueden citarse además: galerlas para peatones; complementarios, son específicos de caja
pozos para ascensores; galerlas para transpor- Proyecto y dependen de la propia tecnología
tadores (de cinta, telesillas, etc.).
a la que éste pretende servir. Sólo algunos
2
! ) Hay ejemplos cada vez más numerosos en los
pueden ser identificados fácilmente por el
países nórdicos europeos y americanos. Po-
3
drlan citarse el caso de los complejos comercia- ! J Estos objetivos complementarios suelen ser
les de Montreal, o !os de diversos Centros en parte muy importante de los Estudios de Ries-
Noruega y Suecia. gos a asumir, citados en la INTRODUCCIÓN.
74

propio proyectista cuando corresponden a principio más adecuadas desde el punto


su especialidad básica, por lo que el consen- de vista geotécnico.
so con el cliente se consigue fácil y rápida-
mente: es el caso de un Proyecto de inge- La afección a obras subterráneas exis-
niería civil para un ingeniero proyectista civil, tentes. Se puede decir, sin exageración
o el de una instalación minera para un inge- alguna, que la información sobre los
niero proyectista de minas. Pero, obviamen- servicios existentes en el subsuelo de la
te, no siempre es ésta la situación, bien sea zona de la futura obra subterránea es tan
porque se trata de una rama singular y importante, por no decir más, que la
especializada, bien por ser una tecnología relativa a la geotecnia del macizo (2l.
no bien conocida por el proyectista.
La afección a obras exteriores existen-
Por ello puede decirse, en general, que cada tes. El fenómeno de la subsidencia del
caso concreto requiere que el proyectista de terreno superficial, debida a la ejecución
la obra subterránea reciba del cliente las de un túnel bajo el mismo, existe siem-
necesidades concretas de ese Proyecto, en pre, aunque, naturalmente, depende muy
cuanto a número y tipo de recintos, necesi- esencialmente de las características
dades de enlace entre ellos, número y di- geotécnicas del macizo.
mensiones de equipos a alojar, recintos
secundarios, instalaciones subterráneas au- Su manifestación principal son los asien-
xiliares necesarias o convenientes, etc. tos. Generalmente son de pequeña mag-
nitud en los macizos de rocas ígneas
Por último, en este apartado se presenta el (granitos, gabros, riolitas, basaltos, vi-
anterior resumen de objetivos para que drios volcánicos, etc.), mientras que
pueda servir como modelo de Checking list suelen alcanzar magnitudes importantes
al Proyectista de una obra subterránea, sin en las rocas sedimentarias, sobre todo
pretender que dicha lista de posibles temas rocas blandas y suelos (margas, argilitas,
a considerar sea exhaustiva. limolitas, etc.). Por ello, toda posibilidad
de implantación del trazado lejos de la
planta de obras exteriores existentes es
3. LA GEOMETRÍA DEL PROYECTO: esencial, sobre todo, en estos últimos
TRAZADO Y SECCIÓN TIPO casos.

3.1. Trazado en planta En casos muy concretos en que se con-


sidere conveniente (si no obligatorio)
Por lo que al trazado en planta se refiere, el un sistema constructivo, pueden condi-
Proyectista ha de considerar como principa- cionarse los radios del trazado. Así, con
les puntos de partida los siguientes: las máquinas integrales de túnel son
convenientes radios superiores a los 400
m en planta.
La geotecnia local del macizo a atrave-
sar. Desde el momento en que se tantea
De acuerdo con todo lo anterior, las reco-
el encaje de la posible solución (o solu-
mendaciones clásicas de definición del
ciones) en planta del Proyecto, hay que
trazado con criterios exclusivamente de tipo
disponer de una información de tipo ge-
económico, es decir, el trazado más corto
neral sobre las condiciones geotécnicas
del macizo a atravesar, aunque luego se
12 ¡ Son numerosas las referencias a soluciones
vuelva sobre el tema <1l. Ello permitirá
establecer las alternativas de trazado, en improvisadas, debidas a la presencia de servi-
cios urbanos no detectada en el Proyecto. Esto
ha sucedido con frecuencia al implantar nuevas
1
! I Nos referimos a la fase posterior en que el redes de metro en las ciudades y sigue suce-
Proyectista, disponiendo ya de un estudio diendo, pese a la indiscutible mejora de los
geológico de calidad, así como de los resultados bancos de datos de los organismos competen-
de los ensayos de laboratorio y reconocimientos tes (Municipios, Gerencias de Urbanismo.
de la traza, puede abordar el estudio geotécnico Compañías Concesionarias de Metro, Aguas,
de! macizo. etc.).
75

(con simples correcciones de acuerdo con


un conocimiento general de las condiciones
geotécnicas del macizo), no son suficientes.
De hecho, en la mayoría de los actuales
Proyectos de obras subterráneas, se cuida
cada vez más el estudio previo de los tres
primeros condicionantes previos o puntos de
partida básicos, que se acaban de señalar.
Por ello, merece la pena comentar algo más
sobre la casuística relativa a los mismos y
exponer el tratamiento de un caso, que sea
lo más amplio y representativo posible de
esta problemática.

La existencia de obras o servicios en el


subsuelo de la zona, es tema que puede
tener enorme complejidad en el caso de
túneles urbanos. Se han llegado a tomar
decisiones que han tenido que ir en con-
tra de todos los principios en que hoy se
fundamenta el diseño de un túnel por
razones de la calidad geotécnica del
macizo.
Figura 1. Secciones atípicas.
Así ha sucedido en dos proyectos japone-
ses en Hiroshima y Tokio, en los que se de las vías de transporte en zonas urba-
aplicó el llamado método DOT ' 11 , em- nas (calles, autovías de penetración y
pleando Escudos de sección en forma de ferrocarriles).
oo o de 8, Fig. 1. Se trata de un modelo de
TBM que excava dos secciones circulares Por lo que a la subsidencia se refiere, ya
secantes para un ferrocarril metropolitano es posible hoy día estimar las deforma-
de doble vía con gálibo mínimo (9,4 x ciones esperables en superficie, como
15,85 m'). En principio, la solución va en consecuencia del avance del túnel, y
contra de las formas recomendadas para adoptar los métodos de construcción más
terrenos de calidad dudosa, que son las adecuados para minorarlas o, incluso,
más próximas que sea posible a la total- actuar previamente para corregirlas. Por
mente circular. ejemplo, se puede provocar una entrada
en tensión y consiguiente deformación
No obstante, en este caso la forma adop- previa del terreno en sentido contrario y
tada se ha justificado por lo complicado de magnitud comparable a la del asiento
del encaje del trazado en planta, en una esperable, actuando con inyecciones
zona urbana con multitud de servicios en desde el exterior o desde una obra subte-
explotación, alojados en galerías existen- rránea auxiliar (2.). No obstante, la evalua-
tes. ción previa de las deformaciones no
siempre tiene la precisión deseable, por
Lo mismo puede decirse de las secciones lo que estos pretratamientos pueden ser
rectangulares tan frecuentes en los túne- arriesgados en ciertos tipos de terreno.
les, generalmente de poco recubrimiento,
Para terminar, el caso particular del Pro-
1
yecto de una línea de f.c. metropolitano
( l DOT son las siglas de "Double O Tunnel". Tam-
bién se ha ensayado un prototipo japonés de
triple sección circular. En los Proceedings de la ¡i¡ Así se está trabajando en !a construcción de los
ITA y de la RETC del año 1995 se han publicado nuevos túneles para el Metro londinense de la
referencias de estas obras recién terminadas. Prolongación de la Jubilee Line, en las proximi-
Ver Bibliografía. dades de la Torre del Parlamento (Westminster).
76
subterráneo, puede servir de pauta
general para otros casos. El trazado en
planta, incluyendo la localización de las
futuras estaciones es el estudio principal
a realizar y debe tratar los problemas
siguientes:

Reducción de la afección a estructuras


principales existentes próximas. Para
ello, se intenta que el trazado discurra,
en su mayor parte, bajo las grandes
avenidas o calles anchas de la ciudad.

Protección de edificios o estructuras


singulares (con pantallas o elementos
de efectos parecido) cuando sea insal-
vable la proximidad a las mismas, Fig.
2
TUNELES GEMELOS 0 6 m (SOL A)
Limitación de las necesidades de
adquisición o uso temporal de terreno,
derechos de paso, etc. El número de
puntos de ataque se limita al conve-
niente para cumplir el Programa de-
1

==e
L__J L,_j

c=:::i C:=:J
1

e
'

seable. Además, si es necesario, el RF


acceso en esos puntos se hará por 11 11
1 " ""
"" ""
pozo < l.
"
" 11 11 "
"" 11 11

Limitación de la afección al tráfico ro- " '


~=----
H
''
HOH?••••HUH
I•

dado durante la construcción. Se trata, +u+~


en primer lugar, del transporte de
escombros y también del suministro
de áridos, cemento o prefabricados.
-H-------+->
- ______ ..........
·-----···---~---·-----··---~--------···-----··-----··i-----···-----.~·
Viabilidad de los posibles métodos de L-i----'-1---------J,L-

construcción en los distintos tramos,


- -----~
====
==·=
-- --------··-----
estaciones y obras complementarias, -~ --·

de acuerdo con la geotecnia del maci-


TUNELES GEMELOS (]) 6 rn (SOL. B)
zo. De ello se trata en el epígrafe si-
guiente. Figura 2. Protección de edificios o estructuras
singulares.

3.2. El trazado en alzado: pendiente pendiente viene fijada (o ha de establecerse


entre límites estrechos) de acuerdo con el
En primer lugar, las pendientes del trazado funcionamiento hidráulico del canal. En otros
deben ajustarse a las necesidades funciona- casos no es así, y pueden darse criterios de
les del servicio a que se destina el túnel. Por tipo más general, como los siguientes:
ello, en algunos casos, como el de las con-
ducciones hidráulicas en lámina libre, la Carreteras ordinarias. !2J Con rampas
superiores a un 5°/o la ventilación se
!ll El acceso por pozo puede limitar de forma complica de tal forma que dicha cifra
importante los rendimientos si las instalaciones
con que se dota no tienen capacidad para cubrir
¡i¡ En general, se trata de túneles con tráfico en
ampliamente las necesidades de extracción de
escombro y suministro de materiales. ambos sentidos.
-------------

77

puede considerarse como límite máximo de estaciones muy próximas a la superfi-


recomendable para las pendientes, ya cie (o simplemente semienterradas) y
que tampoco debe ser rebasada por el túneles poco profundos. En tales casos,
tráfico descendente, por razones de la estación debe ser siempre un punto
seguridad vial. alto del trazado: con ello se facilita, tanto
la aceleración del arranque del tren des-
Autopistas. Generalmente se trata de cendente como el frenado del ascenden-
túneles con tráfico en un solo sentido. Se te, Fig. 3.
recomiendan pendientes no superiores a
un 2o/o en túneles ascendentes de más de Contrapendiente y desagüe durante la
0,5 km de longitud. En casos especiales construcción. El Proyecto debe tener muy
y, a ser posible, sólo en tramos cortos, en cuenta el caso en que las filtraciones
pueden llegarse a un 4%. Con cifras esperables sean importantes. Los avan-
mayores se complica la ventilación y ces entre los dos puntos de ataque de un
disminuyen las velocidades medias, lo túnel (las bocas) o de un tramo de túnel
que debe evitarse en este tipo de vías. (accesos intermedios por pozo o galería)
deberían hacerse siempre a favor de
En túneles para tráfico descendente, pendiente, ya que el desagüe por bom-
tampoco debiera rebasarse la primera beo complica el proceso constructivo.
cifra citada, por razones de seguridad
vial, dadas las altas velocidades de los El diseño para avanzar a favor de pen-
vehículos. En todo caso, de tener que ha- diente es posible en las conducciones a
cerlo, habrá que limitar la velocidad sensi- presión, con tal de mantener el trazado
blemente por debajo de la de diseño '''· claramente bajo la línea piezométrica
mínima esperable. En el resto de casos,
Ferrocarriles. Como cifras orientativas no hay más remedio que recurrir al bom-
límite se pueden señalar las de 25 milési- beo, siendo recomendable prever una
mas (2,5%) en tramos largos, con un reducción de ritmos en el avance del
máximo de 50 milésimas (5º/o) en tramos tramo en contrapendiente, al establecer
muy cortos. Esto último suele ser fre- el programa de trabajos.
cuente en el caso de ferrocarriles metro-
politanos para salvar servicios existentes
en puntos singulares del trazado. 3.3. La sección tipo

En los proyectos de Alta Velocidad las Para la definición de la sección tipo, hay que
cifras cambian radicalmente: los radios en considerar, por una parte, los gálibos reque-
planta han de superar los 2.000 m y las ridos funcionalmente y, por otra, la aproxi-
pendientes se mantienen por debajo de mación a la forma óptima deseable desde el
las 1O milésimas (1 %). punto de vista geotécnico, que es la circular.

Ferrocarriles metropolitanos subterrá- Las condiciones de gálibo resultan del fun-


neos. Se vienen recomendando última- cionalismo que se requiere de la obra termi-
mente, por múltiples razones, los diseños nada, pudiendo hacer algunos comentarios
superficiales '''. entendiendo por tales los como los siguientes:

!l I No suele haber Normas concretas y sólo En el caso más complejo de un túnel de


recomendaciones al respecto. As1, pueden carretera, hay que tener en cuenta los
indicarse los llmites máximos siguientes: 90 gálibos requeridos por el tráfico (general-
km/h (2°/o - 3°/o) y 80 km/h (3% - 5%). mente obligados por una Instrucción a
cumplir), las necesidades de aceras o
!21 Pese a que se puede complicar la construcción,
arcenes, los espacios para conducciones
et objetivo es mejorar la comodidad y la
seguridad del usuario (se facilita enormemente
de servicios, de drenajes, etc.
la vigilancia de las instalaciones) para hacer
más competitivo este medio de transporte. La En la Fig. 4 se representan dos alternati-
tecnologla actual permite aceptar este desafío. vas para unas mismas condiciones de
78

r POZO 1 r ESTACION r POZO 2


FINAL TRMIO

1 1 ARENA
L_:_:_j
FINA
Y LIMOS DM'IENA llli ARCILLA

Figura 3. Alzado típico de un F.C. metropolitano moderno.

gálibo. La superior puede adoptarse en --HDRMIGON O!


!VHTU<IUTO =
- -

terreno competente, mientras que la


inferior (solera en arco o "contrabóveda")
es recomendable en terrenos de baja
calidad.

En este mismo caso, hay que contemplar


la necesidad de ventilación, sobre todo
si la longitud del túnel supera cifras del
orden de los 250 m, lo que es tanto como
reservar espacio suficiente para los venti-
ladores (en el caso más simple de venti-
lación longitudinal) o bien para los con-
ductos de impulsión de aire fresco y de
aspiración para extracción del aire vicia- TUNEL DE CARRETERA (l! CARRILES)
do, en los casos más complejos (ll, que REVESTIMIENTO DE PAREDES
se comentarán en el epígrafe 7 (Instala-
ciones).

Lo mismo puede decirse de los túneles


ferroviarios por lo que se refiere a la
plataforma de via, sistema de toma de
corriente, etc., debiendo destacar que en
los ferrocarriles de alta velocidad el
efecto de impacto debe tenerse en cuen-
ta con una mayoración adecuada de la
sección (2l.

(l l En la séptima parte, se trata con algún detalle el


tema de las Instalaciones de Ventilación. Aquí
se recuerda sólo la necesidad de prever el TUNEL DE CARRETERA (2 CARRILES)
gálibo correspondiente.
SOLUC!ON ANILLO COMPLETO

(21 Hay publicaciones especiales al respecto que


pueden consultarse para los proyectos de estos Figura 4. Secciones de túnel de carretera.
ferrocarriles.
79

En todos los casos, incluso en los apa- doble vía, o bien diseñar dos secciones,
rentemente muy simples, como el de las cada una de simple vía (túneles gemelos
conducciones hidráulicas, hay que - "twin tunnels'}, cuando la calidad geo-
contemplar un margen razonable para el técnica del terreno es baja. Si se añade la
sostenimiento flexible de tipo medio que presencia de un nivel freático la solución
va a aplicarse a la sección. En España suele ser la de doble túnel: el gálibo mini-
suele despreciarse este tema, suponien- mo ha de respetar, en todo caso, las
do que se trata de unos pocos centíme- necesidades funcionales (plataforma,
tros (3 ó 4 cm) de espesor, cuando la sistema de toma de corriente, etc.).
realidad es que luego pueden ser necesa-
rias cifras de 8 - 1O cm o más a lo largo La solución de doble túnel (o túneles
de una zona muy grande de túnel. En gemelos) en carreteras suele venir
todo caso, la definición de una sección de también recomendada por otras razones:
excavación que cubra estos pequeños la conveniencia de tener el tráfico en un
márgenes, tiene un peso mínimo sobre el solo sentido en vías de cierta importan-
coste de la excavación. cia. En estos casos, la sección de dos
carriles es la mínima a considerar para
- Por supuesto, en todo caso el gálibo cada túnel sencillo.
necesario para el sostenimiento de un
túnel, debe estimarse a priori. Dado que En grandes autopistas, la circulación en
difícilmente la entibación requerida es cualquiera de los sentidos requerirá con
homogénea en toda la longitud, el Pro- frecuencia más de dos carriles. Pues
yecto debe prever unas pocas secciones bien, la luz de excavación máxima reco-
tipo a aplicar según las zonas. En todas mendable no debe pasar de los 20 m 1' 1,
ellas el gálibo de excavación debe corres- aún para macizos de buena calidad, pues
ponder al espesor máximo previsto en suele ser más barato añadir nuevas sec-
dicha sección tipo. ciones independientes que rebasar dicha
dimensión.
Los espacios requeridos para los ser-
vicios en túneles de ferrocarril o de En todo caso, es muy importante que el
carretera pueden ser de gran importan- macizo de roca entre cada dos secciones
cia, como sucede si hay que alojar arte- contiguas no sea inferior a los 2 diáme-
rias importantes de conducción de agua tros (o 2 veces la dimensión mínima, en
o de gas. En el límite, puede ser preciso el caso de carreteras, normalmente la
construir un túnel o galería auxiliar para altura de excavación), para evitar la in-
alojar estos servicios. fluencia negativa de la proximidad en el
comportamiento geomecánico de la roca
(2)
En túneles de gran longitud para carre-
tera o ferrocarril, casi siempre está
justificada la construcción de un túnel Gálibo funcional, constructivo y de
auxiliar paralelo, básicamente para servir explotación. En algunos casos de túne-
de obra piloto que permita ir conociendo les de sección pequeña (casi siempre por
realmente el terreno a atravesar por el debajo de los 10-12 m2), frecuentes enlas
túnel (o túneles) principal(es). conducciones hidráulicas, hay que consi-

Naturalmente, cuando se ha tomado esta lll Esta cifra admite 3 carriles de 3,50 m de ancho
decisión, el túnel auxiliar se emplea tanto más: 1 carril de incidencias y arcenes laterales,
para diseñar más holgadamente el es- tanto hacia la acera -de un !ado- como hacia el
bordillo -lado opuesto-.
quema de ventilación, como para alojar
los demás servicios. 12
i Son innumerables las referencias a las dificulta-
des sufridas en los casos de dimensiones meno-
Terrenos de calidad dudosa. En los res. Aún cuando en las bocas no pueda dispo-
casos de ferrocarriles, sobre todo metro- nerse de más terreno (problemas de expropia-
politanos, se presenta con cierta frecuen- ción) !os trazados deben separarse gradualmen-
cia el dilema de adoptar una sección para te de inmediato.
80

1,50m

2,20m

Figura 5. Tendencias de perfil definitivo.

derar otras necesidades que las del puro usándolas es por su mero valor descriptivo,
gálibo funcional (Solución A en la Fig. 5) pero las propuestas diversas para su justifi-
para llegar a la sección definitiva. Son, cación se han demostrado totalmente faltas
por ejemplo: de valor para ser utilizadas en los estudios
de su comportamiento (1l.
Gálibo de construcción: Solución B de
la Fig. 5. En túneles largos las necesi- Hoy hablamos de la roca, en general, como
dades de construcción (equipos, ven- el medio natural en el que ha de trabajar el
tilación, etc.) pueden imponer un gáli- ingeniero de túneles y su conocimiento pue-
bo mínimo. de decirse que viene dado por dos caminos:
la geología y la geotecnia del macizo.
Gálibo de explotación: Solución C de
la Fig. 5. Al caso anterior, en orogra- El estudio geológico de un macizo se con-
fías difíciles, puede añadirse la necesi- creta en el establecimiento de diversas ca-
dad de hacer visitable con vehículo racterísticas de las rocas del mismo, entre
una conducción larga, por ser antieco- las que destacan dos: la Estructura geológi-
nómica la construcción de accesos a ca que presentan (incluida la descripción del
varios puntos de entrada de la misma. origen, historia geológica y disposición de pi-
sos, etc.) y la Clasificación geológica habi-
Terrenos diflciles: A los casos anterio- tual (granitos, gneis, esquistos, etc.) junto
res cabe añadir la necesidad de ovali- con el posible estudio de su Mineralogía (y
zar la sección (de puntos en la Fig. 5). Cristalografía, si procede). Características
Esta consideración es análoga a la ya complementarias de un estudio geológico
hecha para los túneles de carretera. pueden ser una evaluación aproximada de
En el epígrafe 6 siguiente se volverá algunas propiedades mecánicas de dichas
sobre el tema. rocas matrices, como la Cohesión o la Dureza.

1
( ) Asl, la definición de roca como el material que
4. GEOLOGÍA Y GEOTECNIA DEL MACI- precisa el empleo de explosivos fue muy pronto
ZO descalificada por la existencia, desde los años
60, de equipos de corte mecánico de rocas
medias y duras. Otras propuestas basadas en
Las expresiones rocas y suelos, habituales los valores de la resistencia a compresión
en los antiguos tratados de Ingeniería de simple de probetas tipo, se vieron también
Túneles, tienden a desaparecer. Si se sigue inaceptables.
81

El estudio geotécnico tiene que ir mucho metodologías geológicas habituales que van
más allá, porque de lo que se trata es de desde la geomotfología observada en super-
prever el comportamiento mecánico del ficie (afloramientos y catas) o en fas colum-
macizo rocoso cuando se le someta a modi- nas de sondeos hasta reconocimientos
ficaciones en su estado tensional de equili- geofísicos.
brio, consecuencia de la construcción del
túnel. De ello responden no sólo las caracte- Los dos últimos apartados se refieren a la
rísticas intrínsecas de las rocas matrices, evaluaciótl de parámetros geotécnicos.
sino su disposición estructural natural, su De ellos, el tercero requiere principalmente
estado de fracturación y la presencia de ensayos de laboratorio y el cuarto una
agua así como de posibles discontinuidades combinación de ensayos de laboratorio con
o, en el límite, accidentes geológicos singu- nuevos datos de sondeos mecánicos pros- 1

lares. pecciones geofísicas o ensayos mecánicos


in situ.
En resumen, desde un punto de vista prácti-
co, el Proyectista debe considerar que un Este conjunto de trabajos tiene por objeto
macizo rocoso necesita una definición geo- llegar a calificar las formaciones presentes
técnica que ha de abarcar los cuatro aspec- en el macizo a través de datos que van
tos siguientes: desde la mera descripción geomoriológica a
la identificación concreta y, desde una pri-
a) Características intrínsecas del material mera clasificación de los materiales básicos
básico (las rocas matrices), entendiendo a la clasificación y calificación geotécnica de
que ha de extenderse a cada uno de los los diferentes tramos del macizo.
varios conjuntos de rocas matrices que
puede presentar un macizo aunque, en Ahora bien, los propios índices o paráme-
principio, parezca continuo y sano. tros, con los que se llega a evaluar propieda-
des muy concretas, pueden ser contradicto-
b) Evaluación de discontinuidades. Pue- rios. Por ejemplo, una elevada resistencia a
den señalarse la orientación de los planos la compresión en una roca matriz puede
de las mismas (rumbos y buzamientos); inducir a una elección equivocada de una
la frecuencia de tales discontinuidades; la TBM típica de roca dura o extradura, porque
apertura o separación de dichos planos; si dicha roca se presenta muy fracturada, lo
la naturaleza de los rellenos posibles; la recomendable es otro tipo de máquina que
rugosidad de los planos límites; la pre- ofrezca prestaciones más favorables al
sencia y circulación de agua, etc. autosostenimiento temporal o provisional, ya
que la alta fracturación de la roca permite el
c) Respuesta esperable de la roca matriz arranque con diseños más convencionales
(así como de las discontinuidades que en cuanto a capacidad de cortadores.
presente) en el supuesto de cambios en
el estado de equilibrio tensional "roca- Se podrían comentar otros ejemplos de
rellenos-agua". índices igualmente contradictorios: a) las
rocas blandas permeables o impermeables
d) Respuesta final esperable del macizo requieren tratamientos diferentes en cuanto
(es decir, del conjunto de rocas matrices al corte mecánico; b) una roca blanda pero
o componentes básicos) a los cambios tenaz (caso típico son las formaciones masi-
antes citados que es el objetivo final del vas de yeso) puede presentar dificultades de
estudio geotécnico del mismo. arranque muy peculiares, tanto si se em-
plean explosivos, como si se estudia su
Siguiendo la lista anterior, los dos primeros arranque mecánico, etc.
apartados se refieren a lo que se llama
usualmente descripción geotécnica de las Por todo ello, se ha visto la necesidad de
rocas del macizo y de su conjunto, es decir llegar a caracterizaciones de tipo global de
del propio macizo. Para ello se usan las los macizos, a partir de los trabajos e índices
82
Bieniawski, por su parte, define el Índice
que se han comentado y, así han nacido las
RMR de Valoración del Macizo Rocoso
actuales Clasificaciones Geomecánicas
1 (literalmente llamado Rock mass rating) en
de los Macizos Rocosos < l. función de: la resistencia a la compresión
simple, el índice RQD de Oeere; la separa-
Históricamente, puede decirse que nacen ción de diaclasas; la continuidad/rugosidad
con Terzaghi a mediados de los años 40, ya de las diaclasas y un factor por presencia de
que su Clasificación, aunque pueda llamarse
agua.
simplista, sigue dando hoy día, en general,
resultados del lado de la seguridad, pese a Hay, por supuesto, otras clasificaciones que
dicha simplicidad, y no cabe duda de su han buscado perfeccionar más algunas
aplicabilidad al diseño de los sostenimientos. cualidades concretas del macizo, pudiendo
Lo mismo se podría decir de otras Clasifica- decir que no hay inconveniente alguno,
ciones desarrolladas en los años 50 y 60 antes al contrario, en hacer adaptaciones
(Lauffer, Protodyakonov, etc.). para su empleo en casos concretos, si bien
debe contarse siempre con el asesoramiento
No obstante estos precedentes históricos de expertos.
reales, que se emplearon con profusión
particular en la minería, se considera que la La clasificación geomecánica del macizo
consagración universal de las modernas rocoso es, pues, en primer lugar, el banco
Clasificaciones geomecánicas tiene lugar de datos que se ofrece para el diagnóstico
con la publicación de las de Barton y de cualitativo del macizo que se estudia. Pero,
Bieniawski a mediados de los años 70, y además, y como se verá, en el epígrafe
presentadas ambas al Congreso Internacio- siguiente, es el elemento básico de lo que se
nal de Mecánica de Rocas de 1979, celebra- puede llamar métodos empíricos de dimen-
sionamiento y cálculo de la estructura resis-
do en Montreux (2l.
tente del túnel.
Estas dos Clasificaciones famosas definen
Por la importancia de estos temas, otros
sendos Índices globales de Calidad a partir
capítulos del presente texto los tratarán con
de algunos índices simples de las rocas
mucho más detalle. El propósito de este
matrices. Así, Barton define su Índice Q de epígrafe se limita a su presentación general
Calidad del Macizo Rocoso (que llama, al exponer las tareas con que se enfrenta el
literalmente, Rock mass quality) en función
Proyectista.
de los índices simples siguientes: el de
fracturación (índice RQD - Rock quality
designa/ion -de Deere-); el de diac/asado 5. EL SISTEMA CONSTRUCTIVO
(número de familias observables); el de
rugosidad de diaclasas (planas, onduladas, Desde un punto de vista exclusivamente teó-
continuas, etc.) y el de alteración de las rico, se dice con frecuencia que el sistema
mismas (alteración nula, ligera, con detritus, constructivo de un túnel es la simple conse-
milonitos, etc.). Añade a ellos dos factores, cuencia de los estudios básicos del Proyec-
el de reducción por presencia de agua y el to.
representativo del estado tensional.
Es cierto que las posibles alternativas cons-
tructivas pueden calificarse al final de un
! 11 Por comodidad, se suele hablar, de forma
proceso de diseño, realizado sólo con los
ciertamente poco apropiada, de Clasificación
Mecánica de Rocas, o expresiones parecidas. otros criterios básicos mencionados, para
Lo importante es no olvidar que la referencia es ofrecer al cliente una selección de las ofertas
el conjunto, es decir el "macizo rocoso", y el de construcción. Pero no es menos cierto
objetivo su "aplicación" a \a obra subterránea. que hoy día los proyectistas de túneles
tienen en cuenta, desde un principio, los
(2 l En general en España se conocieron entonces posibles métodos constructivos como uno
estas Clasificaciones, que inmediatamente
más de los temas básicos a considerar y,
fueron difundidas en la U. Politécnica de Madrid
por el Prof. Carlos Oteo.
esto se explica, una vez más, porque en las 1

L
83

obras subterráneas, más que en ninguna El posible interés de estas soluciones se


otra especialidad, las decisiones están basa, no sólo en el menor coste debido a
altamente interrelacionadas y si se prescinde los precios a cielo abierto comparados
del método de construcción, o no se le da la con los correlativos en subterráneo, sino
importancia debida, pueden llevarse grandes que, además, las ventajas de la colabo-
sorpresas. ración del macizo rocoso en túneles su-
perficiales son mínimas, pudiendo llegar
Entrando en el tema propio de este epígrafe, a desaparecer, lo que puede hacer que la
prácticamente todas las posibilidades actua- solución "en mina" resulte, no sólo más
les de construcción de túneles se pueden cara, sino también más arriesgada <3>.
reunir en dos grupos (1>:
Cuando por condicionantes medioam-
Cut and cover bientales, o de otro tipo''', no es posible
Excavación subterránea (o en "mina"). la pura excavación a cielo abierto, el
sistema cut and c·over requiere obras de
contención previa, tales como pantallas
5.1. Cutandcover continuas de diversa tipología u otras
estructuras con fines análogos.
Aunque pueda parecer una contradicción, lo
primero que debe considerar el proyectista Pues bien, aún en estos casos las solu-
de un túnel es la posibilidad de construirlo ciones mas económicas suelen ser las de
con técnicas de los trabajos a cielo abierto. tipo cut and cover, pudiendo añadir que
A este respecto, hay que tener en cuenta lo son las más frecuentes en el diseño de
siguiente: túneles urbanos o estaciones superficiales.

Estos tanteos deben entenderse limitados En resumen, hay que tantear siempre el
a los posibles trazados (o partes del encaje de posibles soluciones del tipo cut
trazado) superficiales, porque es en ellos and cover y sólo desecharlas totalmente
donde los métodos cut and cover repre- ante condicionantes extremos que obliguen
sentan alternativas viables y, probable- claramente a la excavación subterránea,
mente, más económicas. Pueden consi- pese a su mayor coste, como sucede, a
derarse, a estos efectos, como trazados veces, en zonas urbanas.
superficiales los que no superan los 20 m
de profundidad 121 •
11 ¡ No pueden incluirse en estos grupos, por ejem- 5.2. Excavación subterránea (o "en
mina")
plo, !os Túneles sumergídos, o las Cavernas en
sales excavadas por dísolución, pero son casos
muy especiales en fas obras subterráneas. En Los métodos de excavación subterránea de
cuanto a las expresiones que siguen, los méto-
3
dos de "Excavación Subterránea" se llaman por ! ) La expresión túnel superficial tiene otro significa-
algunos "Métodos de Perforación de Túneles" do, cuando se refiere a que se dan condiciones
en una traducción literal de la expresión inglesa de equilibrio tensional, bien distintas de las de
"Bored tunnels". En cuanto a los métodos Cut túnel profundo que, en la Mecánica de rocas, se
and cover a veces se designan en español con viene considerando a partir de !as teorías de
expresiones no muy felices como Falsos túne- Rabcewfk y otros. A profundidades como las
les, o bien, Túneles a cielo abierto, que repre- que se tratan aquí, no se dan claramente aque-
sentan una cierta realidad del proceso construc- llas circunstancias favorables y ello ha sido
tivo, pero sin la precisión ni, sobre todo, la motivo de polémica, por Jos accidentes ocurridos
universalidad de Ja expresión inglesa, que es fa en estos años {1993-95) en obras en que se
que se adopta. empleó el NATM, tema que fue objeto de discu-
siones en el último Congreso de ITA (Sttutgart,
12 ¡ Esto supone hablar de unos 3 a 4 diámetros 1995).
para túneles de ferrocarril o carretera. En cual-
4
quier caso, hay que tener en cuenta otros condi- i ¡ Es muy frecuente la necesidad de construir una
cionantes es·pecíficos previos, como son, por pantalla de contención del recinto, para evitar
ejemplo, las posibles estructuras importantes afecciones a calles, jardines, etc., o por seguri-
próximas. dad de estructuras convencionales próximas.
84

TABLA 1. Obras alemanas de los últimos 20 años. Congreso de la ITA, Sttutgart 1995.

A. Mecánico Túneles
TIPO de Open
Desde Explosivo Varios sumer- TOTAL
PROYECTO TBM Otros
Cut
gidos

1977 Metros(+ - 5 6 2 3 2 18
Suburbano)

1981 FF.CC. larga 2 1 8 1 - 3 15


distancia

1969 Carreteras 2 1 7 1 2 3 16

1986 Galerías servicio - 3 - 5 - - 8

1983 Cavernas almacen. - - 3 1 - - 4

TOTAL 4 10 24 10 5 B 61

Técnicas Complementarias:

Aire comprimido - 1 3 - 3 - 7

Jet-Grouting - - 2 - - - 2

Congelación - - 3 - - - 3

túneles ofrecen un gran número de modali- gía sólo en casos particulares. La Tabla 1,
dades. Considerando la metodología básica aunque se refiere a un país concreto, la
que emplean, se clasifican en cuatro grupos, República Federal Alemana, puede decirse
que a continuación se describen. El detalle que representa la tendencia actual de los
de la metodología de uno u otro grupo se países europeos (1>.
hará en otros capítulos; en este epígrafe, se
trata solamente de orientar al Proyectista en Las razones de dicha exclusión son varias.
lo que a este tema básico se refiere. El impacto medioambiental, unido a la exi-
gencia general sobre salubridad e higiene
laborales, deben figurar en primer lugar. No
5.2.1. Excavación con explosivos cabe duda que hoy es difícil de justificar el
uso de explosivos en túneles próximos a
Durante muchos años ha sido el método áreas habitadas: la población rechaza los
más empleado para excavar túneles en trastornos que esto causa, por innecesarios.
rocas de dureza media o alta, hasta el punto Por otra parte, las exigencias legales de
de que se conoció también como Método Salubridad e Higiene del Trabajo son eleva-
convencional de excavación (o avance) de das en la mayoría de los países y suponen
túneles. un sensible extracoste que precisa ser com-

Actualmente se sigue utilizando cuando se !ll En los países del tercer mundo siguen em-
trata de túneles de comunicación, o conduc- pleándose los explosivos, aunque en propor-
ciones hidráulicas de gran longitud, asi como ción también ligeramente descendente. Hay
complejos subterráneos con obras de muy que hacer, además, una importante salvedad,
diversas dimensiones y formas, que se la de Jos países nórdicos europeos (Noruega y
construyen en macizos de rocas matrices Suecia, sobre todo) y Canadá, en los cuales, a
una alta calidad de los macizos rocosos se une
competentes, .frecuentemente duras o muy
una importante tradición en la formación de
duras. Aparte de estos casos, puede decirse especialistas de alto nivel, imprescindibles para
que la tendencia general en los países conseguir rendimientos que puedan competir
desarrollados es a emplear esta metodolo- con los otros métodos.
85
pensado con altos rendimientos, que se do exclusivamente. Como consecuencia
aproximen, al menos, a los obtenidos por las de ello, en muchos paises este conjunto
Máquinas integrales (TBMs), lo que es dificil de métodos se conoce más como Shot-
de conseguir. Hay que considerar también la crete Method, que como N.A.T.M. Todo
dificultad de formar buenos especialistas (lo ello viene de la enorme difusión que ha
que, indirectamente, ya se ha comentado) y tenido el método y el uso de ambas ex-
no debe dejar de citarse el terrorismo como presiones para designar una cierta mane-
una razón adicional, que obliga a imponer ra de hacer sostenimientos <21.
duras exigencias en el uso de explosivos
comerciales, a fin de impedir su obtención Los rendimientos dependen mucho de la
ilegal. calidad geotécnica del macizo, pero son
perfectamente comparables con los mejo-
Finalmente, los costes de adquisición de res del empleo de explosivos. Por otra
equipo se sitúan hoy día por debajo de los parte, los costes de adquisición de equipo
de las TBMs, pero superan, en general, los son mucho menores que los de las
de las Máquinas puntuales a las que se hace TBMs, y menores, en general, que los del
referencia seguidamente. Ello hace, junto a equipamiento para explosivos. Si a esto
lo ya comentado, que sea dificil hacer com- se une que, en los países desarrollados,
petitiva esta metodología. prácticamente todos los tipos y modelos
pueden conseguirse en alquiler o con
fórmulas de recompra asegurada, es
5.2.2. Excavación mecánica con máqui- clara la ventaja económica y, por ello, el
nas puntuales que este grupo de métodos sea el más
convencional hoy día, para los casos más
Se consideran incluidos aquí todos los siste- frecuentes: túneles no muy largos y situa-
mas de avance por corte mecánico, exclu- dos en zonas urbanas o en sus proximi-
yendo sólo las Máquinas integrales. En dades.
definitiva, se consideran en este grupo los
túneles que se avanzan con Máquinas roza- La única limitación práctica de este Sub-
doras; con Excavadoras, generalmente grupo de métodos está en los casos de
hidráulicas -brazo con martillo pesado o con terrenos altamente inestables (suelos no
cuchara, sea de tipo frontal o retro-; con
Tractores y cargadoras (destrozas) e, inclu- !21 Otra cosa es que el N.A.T.M. fue inicialmente
so, con Herramientas de mano, generalmen- una forma de tratar el sostenimiento de rocas
te hidráulicas o eléctricas. poco competentes, en túneles profundos, con
"anillos flexibles", admitiendo sensibles deforma-
ciones (hasta su estabilización) del conjunto
• Modalidad A: Sostenimientos flexibles
roca/anillo. Ahora bien, al extender estos con-
ceptos a túneles poco profundas, se presentaron
Hay un elemento común en la utilización dificultades, porque estas deformaciones pue-
de estos sistemas que permite diferenciar den ser de larga estabilización, debido a los
un primer Subgrupo o Modalidad A: es el cambios en el estado de equilibrio tensional del
Sostenimiento, basado en la aplicación macizo, lo que, como mínimo, puede afectar al
de soluciones flexibles (bulones, cerchas gálibo de diseno.
y hormigón proyectado), siguiendo la
Por esto, al ocurrir algunos accidentes importan-
Sistemática del Nuevo Método Austriaco tes en túneles superficiales, apareció la contro-
de Túneles (N.A.T.M.) <11 . versia. Se ha estimado necesario adoptar, en
estos casos, criterios diferentes en la interpreta-
La tendencia actual para terrenos de ción y vigilancia del terreno, lo que, en definitiva,
calidad media, medio-baja o baja, es al se viene concretando en la adopción de anillos
empleo preferente del hormigón proyecta- más rlgidos, aunque con la sistemática y el
proceso constructivo del N.A.T.M., es decir, el
"trabajo por fases" y el uso del Shatcrete. Por
(l l Como es natural, la forma de organizar el traba- último, desde finales de 1994, en la bibliografía
jo difiere y los rendimientos son muy distintos, especializada aparece a veces, para sef'ialar
según se empleen unos u otros s'1stemas de esta diferencia, la expresión "N.A.T.M. MODIFI-
corte mecánico. CADO", que conviene conocer.
86

cohesivos, túneles bajo freático, etc.). puede haber máquinas usadas en venta,
Aún sin llegar al caso extremo, la aplica- hace que esta opción deba considerarse
ción a terrenos con cierto riesgo de ines- siempre como posible para un construc-
tabilidad precisa especialistas muy cualifi- tor, sobre todo si se trata de secciones
cados en el sistema de sostenimiento que convencionales (carretera de 2 carriles,
se ha comentado, lo que recomienda metro de simple o doble vía, etc.) que
pasar, al menos, a la Modalidad B si- tiene cierta posibilidad de reutilización.
guiente.
Finalmente, esta alternativa para el em-
• Modalidad B: Sostenimiento provisio- pleo de Máquinas puntuales nace de la
nal con "Escudo" (ll posibilidad de tratar rocas blandas y
suelos que presenten inestabilidad seña-
Los mismos sistemas de corte (rozadora, lada en túneles de poca longitud, cada
martillo pesado o cazos excavadores y vez más frecuentes en las obras de in-
herramientas manuales) pueden emplear- fraestructura urbana.
se trabajando al amparo de una coraza o
escudo que facilita el sostenimiento pro- • Variantes a las Modalidades A y B
visional. La estructura sobre la que se
monta el escudo tiene, además, los siste- Cuando se presentan situaciones de alto
mas de colocación del sostenimiento I riesgo por inestabilidad y/o se ha de
revestimiento definitivos. trabajar bajo freáticos, este grupo de
métodos y, sobre todo la alternativa de
Lo comentado anteriormente sobre orga- escudo, tienen la posibilidad de adoptar
nización y rendimientos puede extender- técnicas complementarios especiales de
se a esta modalidad, y también puede sostenimiento, básicamente la presuriza-
decirse que lo común del Subgrupo de ción total del túnel, o bien la congelación
métodos es el sostenimiento, en este del terreno.
caso con escudo, pese a la gran varie-
dad de los sistemas de éste (formas de Ambas tienen sus dificultades y limitacio-
sección; sistemas de carga de escombro; nes. Por eso, el protagonismo que alcan-
material, tipo y despiece del anillo de zaron en el pasado no existe hoy día, si
revestimiento; mecanismo de su coloca-
bien hay que mencionar la presurización
ción, etc.) <21.
como una técnica complementaria que se
sigue aplicando en bastantes casos (tú-
Hay que señalar, en cambio, que no se
neles cortos; obras complementarias.
mantienen las facilidades de mercado. El
etc.) en los que bastan presiones reduci-
escudo se encarga para un determinado
das y no se justifica un método especial
proyecto y suele ser un prototipo de una (3)
marca comercial determinada: por ello,
no existen las facilidades comerciales de
tipo alquiler o análogas. No obstante, l 3l La congelación del terreno tiene \a dificultad de
para prototipos poco sofisticados, el coste su coste elevado y de su difícil control. Su
no es muy elevado y ello, unidO' a que limitación más importante es la velocidad del
agua del freático, por pequeña que sea, que
puede hacer imposible el proceso.
!l l Muchos consideran estos montajes como las
TBMs o Máquinas integrales más simples, En cuanto a la presurización, perdió protagonis-
denominándolas escudos semimecanizados. mo al aumentar las exigencias de Higiene
Preferimos presentar este caso como la alterna- Laboral, relativas a las condiciones de descom-
tiva al empleo de Máquinas puntuales, consis- presión del personal, que encarecen el sistema.
tente en dar otro tratamiento al sostenimiento. No obstante, hay que reconocer que actualmen-
te se está empleando bastante, casi siempre por
!
21 Estas modalidades de escudo pueden adoptar debajo de los 0,3 MPa, para obras auxiliares
formas cualesquiera (ovoides, herradura, etc.}, tales como: ensanches locales en túneles de
pues aunque la circular es la deseable desde el carretera; conexiones transversales entre túne-
punto de vista geotécnico, el sistema de arran- les gemelos de carretera o ferrocarriles; galerías
que mecánico puntual no precisa adoptarla. de acceso en metros, etc.
r 5.2.3. Excavación mecánica con Máqui-
nas integrales no presurizadas
87

(TBMs convencionales)

La característica común de este grupo de


métodos es que la excavación del túnel se
realiza a sección completa, empleando las
''TOPO"(TBM de roca dura)
Máquinas integrales (en inglés ful/facer
tunnel machines) de primera generación o
"no presurizadas". Otro rasgo común es que, '"
en general, la sección de excavación es
circular (1J.

• TBMs para roca o "Topos"

Son las máquinas que, a partir de los


años 50, iniciaron la competencia del "ESCUDO"(TBM de suelos)

corte mecánico de rocas duras frente a


los métodos de arranque con explosivos. Figura 6. Principios básicos de las TBMs.
Su desarrollo ha sido constante desde
entonces y siguen teniendo un alto grado
de empleo. Siguiendo el esquema prime- lograr máquinas que puedan trabajar en
ro de la Fig. 6, se resume a continuación condiciones cambiantes del terreno. Se
e! principio de su funcionamiento: ha resuelto satisfactoriamente la aplica-
ción próxima al frente de bulones y cer-
La parte estática de la máquina se fija chas; no así de hormigones proyectados,
contra las paredes del túnel por medio de que sólo pueden emplearse, con rendi-
codales extensibles (grippers), lo que mientos aceptables, a bastante distancia
permite crear un fuerte empuje axial P de del frente, una vez que ha pasado el back
la cabeza giratoria (par de giro M,) contra upo estructura auxiliar de la máquina Pl_
la roca del frente. El corte mecánico de la
roca se logra por la combinación de es- TBMs para suelos o "Escudos meca~
fuerzos axiales y tangenciales que se nizados"
aplican por medio de cortadores de disco
de metal duro (2l, montados en la cabeza En el caso de suelos (o de rocas blandas)
y que giran libremente sobre sus ejes. no es posible trabajar con grippers a
causa de la baja competencia del terreno.
A partir de este principio, los diseños han Por otra parte, éste requiere una aplica-
evolucionado, desde los años 60, para ción inmediata del sostenimiento que,
prácticamente, consiste en anillos metáli-
!1 I Los intentos de diseñar máquinas para seccio- cos o de hormigón armado, aplicados al
nes de forma cualquiera vienen de antiguo y perímetro total de Ja sección <4l, lo que se
casi siempre conocieron el fracaso. En los dos
últimos años se ha vuelto con insistencia sobre 3
l l Los sistemas de back up ocupan, por lo menos,
el tema y cabe señalar: los escudos japoneses unos 50 a 60 m de túnel: no hay sección libre,
para túnel de doble via de sección mínima en por lo tanto, hasta unos 60 a 70 m del frente.
forma de 8 -o de 00 -(obras terminadas en Hiros- Gunitar en el tramo ocupado por el back up es
hima y Tokio); los prototipos de escudo multice- muy lento y penoso, por no decir impracticable,
lu!ar para lograr grandes secciones cuadrangu- en máquinas de diámetros de hasta 8 m.
lares, etc. (consultar bibliografía de la R.E.T.C.
americana y del Congreso Internacional de la 4
l l La entibación con cerchas metálicas pesadas es
ITA, ambos de 1995). posible. Se aplica en los proyectos mineros y se
ha empleado también en algunos proyectos de
¡z¡ Después de ensayos de diverso tipo, éste es el construcción civil hasta los años 80. En cuanto
modelo universalmente adoptado por los fabri- a los anillos, hoy día casi todos los casos se
cantes. Los diámetros de los discos suelen pueden resolver con anillos de hormigón arma-
variar entre 305 mm {12") (rocas de dureza do, teniendo que recurrir a los de acero sólo en
media) y 483 mm (19") (rocas extraduras). casos extremos.
88

Foto 1. Escudo de doble cabeza de la casa Hitachi Zosen.

hace al amparo de una estructura laminar corazas o picas con bordes de metal
de acero (el escudo) que envuelve a la duro, o bien simples incrustaciones de
máquina. Para este caso de los Escudos metal duro en la estructura de la cabeza
mecanizados, hay que partir, pues, de lo de la máquina. Éste es el principio de los
ya comentado para el caso de los Escu- Escudos mecanizados convencionales
dos manuales, o los Escudos semime- o abiertos.
canizados (Ver 5.2.2.)

Excavación mecánica con Máquinas 5.2.4. Excavación mecánica con Máqui-


puntuales - Modalidad B nas integrales presurizadas (TBMs
presurizadas)
Siguiendo el esquema segundo de la Fig.
6, se mantiene el mismo principio de Escudos presurizados
funcionamiento de las TBMs de roca,
pero aquí el esfuerzo axial contra el fren- La baja competencia del terreno suele
te se crea por el empuje de varios gatos asociarse a casos de alta inestabilidad y
hidráulicos contra los anillos.de sosteni- presencia de niveles freáticos a cota
miento O.: p), siendo el resto de procesos superior a la del túnel. La primera solu-
de corte análogo al descrito para rocas ción aplicada a los Escudos mecanizados
duras. Sólo cambian las herramientas de abiertos para trabajar en estas condicio-
corte, que en este caso son cinceles con nes fue la Presurización total del túnel,
r
'
técnica ya comentada. No obstante, las
dificultades de la misma hicieron que se
hace que, actualmente, en los países
desarrollados, las máquinas más frecuen-
89

desarrollasen, exclusivamente, dos tipolo- tes sean las E.P.B.Ms., sobre todo en
gías específicas de presurización de la obras urbanas o próximas a ciudades.
cabeza. Son las siguientes (1l:
TBMs de tipo mixto (el "Doble Escu-
Los Hidroescudos (Hydroshie/ds), do")
en los que se inyectan lodos bentoníti-
cos en la cámara de la cabeza, que Como bien puede comprenderse, en
forman con el producto de la excava- muchos casos el terreno presenta cam-
ción una mezcla viscosa, que se man- bios notables de características, que
tiene a presión para estabilizar el te- pueden ser radicales en túneles de gran
rreno del frente. Por otra parte, esta longitud, en los que es posible encontrar
mezcla es bombeable, por lo que se formaciones muy diferentes, con rocas de
impulsa hasta el exterior con una bom- naturaleza y estructura geológica total-
ba de lodos, parte importante de la mente distintas.
máquina.
Como ya se ha comentado, el gran desa-
Los Escudos de pres1on de tierra rrollo tecnológico, tanto de las TBMs de
( Earth Pressure Balance Machines o roca como, sobre todo, de los Escudos,
E.P.B.Ms) en los que el material y el ha conseguido máquinas de gran versati-
agua del propio terreno forman una lidad. Asi, es normal hoy día que un
mezcla plástica( 2>, con la que se logra escudo, aunque básicamente trabaje en
la estabilización y que es extraible por rocas blandas, pueda atravesar intercala-
tornillo sinfin, sobre cintas y vagones ciones de dureza notable, como son ca-
ordinarios. lizas o areniscas de resistencias próximas
a los 100 MPa. Por su parte, en TBMs de
En general, los hidros sólo son utilizables roca se han ensayado prototipos que
en materiales poco cohesivos (rocas permiten el hormigonado simultáneo al
arenosas o suelos granulares) por la avance (aunque con bajo rendimiento) o
dificultad de separación de los lodos de modelos con corazas del tipo de los escu-
transporte( 3l. A su vez, su empleo en dos, si bien empleando grippers.
túneles urbanos tiene dificultades crecien-
tes por el impacto ambiental que produce Pues bien, la solución definitiva, por el
la eliminación del escombro. Todo ello momento, está en las llamadas Máqui-
nas mixtas, o del tipo "Doble escudo".
(l l La presurización activa de la cabeza con aire Pueden definirse como máquinas aloja-
comprimido se considera muy arriesgada, por das en una coraza o escudo, usualmente
las posibles roturas "instantáneas" del terreno. dividido en dos cuerpos. El escudo ante-
Es una tercera tecnología que ha quedado como rior lleva alojados los grippers, empleados
complemento de !as dos que se describen aquí,
sea para acceder a la cámara frontal de la TBM para avanzar en roca dura, y el posterior
y proceder a reparaciones, cambios de herra- los gatos perimetrales para avanzar como
mientas, etc., siempre con la máquina parada, escudo. La máquina puede colocar anillos
sea como complemento para lograr una presión sólo en los tramos de roca blanda o bien
equilibrada en la cámara de los "hidros". en toda la longitud del túnel, solución que
está siendo adoptada frecuentemente,
(2 l A veces hay que añadir lodos de arcilla o bento-
porque mejora plazos y costes globales,
nita, si el terreno es muy poco cohesivo. Por el
contrario, con terrenos muy arcillosos es fre-
ya que la colocación de anillos no reduce
cuente tener que inyectar espumas de polime- sensiblemente el ritmo de avance.
ros, para facilitar que la mezcla se despegue de
las herramientas y que su consistencia sea Frecuentemente estas máquinas llevan
adecuada al transporte por cinta. una cabeza para poder trabajar a presión
de tierra, es decir, son también E.P.B.Ms.
(3 l Hay otra limitación, el tamaño máximo del
material, que suele fijarse alrededor de las 75 Desde el punto de vista de los costes, las
mm {3"), a partir del cual es muy dificil y costoso
TBMs no suelen estar en el mercado de
el bombeo.
90

alquiler. Lo que existe es una buena red desnudas de la gran caverna, excavada en
de información para adquisición de má- ganito y con un bulonado de cosido muy
quinas usadas que, en todo caso, se simple. La calidad del macizo permitió cons-
adaptan para usar en el nuevo proyecto. truir las vigas del puente guia ancladas a la
Debe decirse también que es cada vez roca y dejar también desnuda la bóveda, con
más frecuente la subcontratación a em- un simple revestimiento decorativo colgado.
presas muy especializadas, que disponen En los Alpes austriacos e italianos, se han
de parques de máquinas de gran impor- construido galerías de presión sin revestir,
tancia. excavadas con TBM. La excavación mecáni-
ca ha permitido calcular la rugosidad con
coeficientes similares a los de un revesti-
6. LA ESTRUCTURA RESISTENTE. EL miento de hormigón.
CÁLCULO
En el segundo caso, la estructura añadida
En otros capítulos de este libro se exponen por el proyectista es el único elemento resis-
en detalle las teorías y los métodos de tente capaz de soportar las cargas, siendo el
cálculo que se vienen aplicando actualmente terreno la simple materialización de una
en los proyectos de túneles. El presente hipótesis de carga de las varias a conside-
epígrafe pretende, simplemente, introducir rar, la de su peso propio.
dichos conceptos a partir de una exposición
lo más general posible de la problemática de La enorme mayoría, por no decir todos los
la estructura resistente de un túnel, presen- casos reales, están entre ambos supuestos.
tando, en líneas generales, tanto los plan- Por ello, actualmente se consideran solucio-
teamientos como las soluciones que se han nes en las que, prácticamente siempre, se
venido ensayando, desde las que llamare- considera que el propio terreno, junto con
mos Teorías clásicas, hasta los métodos estructuras de sostenimiento añadidas, es el
actuales, que se agruparán bajo la denomi- elemento estructural resistente del proyecto.
nación de Teorías modernas.

Como punto de partida, es bueno volver a lo 6.1. Sostenimiento y revestimiento


ya dicho, que el elemento estructural que ha
de considerar el proyectista de túneles es el Antes de continuar, conviene hacer algún
conjunto formado por el propio terreno y el comentario sobre estos dos conceptos.
material artificial que se añada. Pues bien, Desde hace tiempo se han considerado por
se podria retomar esta idea a partir de dos separado, asignando a cada uno de ellos
casos ideales extremos: funciones distintas, separación que hoy día
no es estrictamente aceptable. El resumen
La roca sana, que se aproxima a un de aquel planteamiento es el siguiente:
material isótropo y homogéneo capaz de
autosostenimiento, frente a El sostenimiento responde a exigencias
El suelo no cohesivo, sin capacidad algu- progresivas de resistencia, como son:
na para sostenerse por sí sólo.
Evitar los pequeños desprendllmentos (el
En el primer caso, el túnel no necesita com- "chineo" de rocas ligeramente fractura-
plemento estructural alguno: el terreno das), o bien el detenoro progresivo de las
constituye suficiente estructura resistente. rocas meteorizables.
No debe extrañar esto porque es lo que
sucede con cualquier pieza de un material Limitar las deformaciones incompatibles 1
1
estructural típico, por ejemplo el hormigón, con los gálibos de diseño, o bien resistir
cuando se dice que está sometida a su empujes ordinarios del terreno. 1
propio peso y lo resiste sobradamente.
Resistir los empujes extraordinarios, sean
1
Ahora bien, no se trata de casos teóricos. En del medio "terreno-freático", en casos de
la Foto 2, de la Central hidroeléctrica del presencia de niveles permanentes, sean
1
Santo de Almendra-Villarino (Provincia de los empujes de fallas activas o de terre- 1
Salamanca) pueden verse las paredes nos muy plásticos o expansivos.
r
91

Foto 2. Central de Villarino (Salamanca).

Al revestimiento se le asignan exigencias después de haber transcurrido demasiado


funcionales, prácticamente no resisten- tiempo desde la excavación).
tes, como:
La tendencia actual es algo diferente. Así, es
Asegurar el funcionalismo de la obra (el muy frecuente que la obra de sostenimiento
rozamiento de las paredes de una con- se considere perfectamente adecuada para
ducción hidráulica), o bien optimizar cier- atender también las funciones asignadas al
tas características del diseño (como la revestimiento (el caso más claro es el de los
impermeabilidad u otras). anillos colocados por las TBMs). Otras veces
el revestimiento tiene también funciones
Albergar, al menos en parte, las instala- resistentes, por ejemplo, si se quiere evitar
ciones de explotación (redes y algunos el deterioro a largo plazo del sostenimiento,
servicios de las mismas) o bien propiciar o bien la posible formación de cuñas inesta-
la estética de la obra. bles, por evolución del equilibrio interno del
macizo rocoso hacia situaciones futuras
Como se ve, las funciones descritas para el precarias <1>.
sostenimiento van, en sentido creciente,
desde mejoras inherentes a la calidad de la
roca hasta verdaderas soluciones estructu- ! 1l Un ejemplo frecuente es el del riesgo de arras-
rales, con base en conceptos análogos a los tres de finos, que puede presentarse en forma-
habituales en los tratados de Resistencia de ciones como las alternancias de areniscas, con
Materiales. Por el contrario, cuando se series de horizontes muy diferentes, desde
añade un revestimiento final, éste no tiene capas de roca dura, hasta otras de arenas
compactas susceptibles de arrastre, por el
casi nunca una función resistente clara
mecanismo de drenaje de las aguas subterrá-
(entre otras razones, porque se construye neas que provoca la construcción del túnel.
92
6.2. Teorías clásicas de cálculo y dimen- de los 60, ha supuesto la aplicación de la
sionamiento Geotecnía a los túneles, debiera haber
permitido mantener hoy día planteamientos
Se consideran aquí las primeras concepcio- formalmente análogos a los de las llamadas
nes de estructuras resistentes en las que no Teorías clásicas, que se acaban de comen-
se cuenta con colaboración alguna de la tar. Las leyes de carga podrían tener, por
roca. De acuerdo con esta definición, po- una parte, unos parámetros para identificar
drían quedar comprendidos, en primer lugar, familias de macizos de características globa-
los dimensionamientos pragmáticos que les análogas y, por otra, unos coeficientes, a
hacían los maestros del arte de las obras calibrar de acuerdo con el estado real de
subterráneas hasta la última mitad del Siglo alteración que, en cada familia, presentaran
XIX (y, en algunos países: incluso hasta los las rocas básicas. Pues bien, es tal y tan
primeros años del presente). errática la dispersión de tales coeficientes y
parámetros que este camino no es viable y
Un segundo grupo lo forman las proposicio- las nuevas teorías se orientaron de forma
nes de leyes de carga derivadas de la diferente.
obseivación real de los volúmenes de los
hundimientos (o de las formas de los above- Partiendo de que el terreno atravesado tiene
damientos consiguientes), que aparecen a siempre una posible participación en el
partir de mediados del siglo pasado. Estas elemento estructural (lo que ha quedado
observaciones se hicieron en diversos túne- evidenciado por la moderna Mecánica de
les en rocas de calidad mediocre (rocas rocas) es posible, aunque con una aproxi-
altamente fracturadas o terrenos poco cohe- mación grosera, su caracterización geome-
sivos). cáníca. A partir de ello, y aunque siguiendo
vías diferentes, se han establecido una serie
El último grupo lo constituyen las posteriores de Métodos modernos de cálculo y dimen-
formulaciones más concretas, que se han sionamiento, con soportes de muy diversa
venido empleando hasta bien entrados los naturaleza (empíricos, técnico'-analíticos, o
años 60 (e incluso, en algunos países, los matemáticos), que se describen a continua-
70). De entre ellas fueron muy utilizadas las ción.
hipótesis de carga de Terzaghí (1945-46)
primero, las de Protodyakonov (1952) y
• Métodos empíricos
otros después <1-1.
Cualquiera de ellos parte de una u otra
Sean unas u otras, éstas que suelen llamar-
Clasificación Geomecánica de Rocas,
se Teorías clásicas proponen leyes de carga
desde las cuales se llega a estimaciones
para las bóvedas de desprendimiento, por
una parte y, por otra, para las cuñas de de las cargas sobre los sostenimientos.
empuje sobre las paredes laterales del túnel.
A partir de ellas, se dimensionan las estruc- Los métodos se corresponden, por tanto,
turas de sostenimiento, sin contar para con las Clasificaciones, pudiendo citar
nada, con la colaboración del terreno, lo que como más famosas, ordenadas cronoló-
~
lleva, en general, a diseños que están muy gicamente, las siguientes: la de Terzaghi
(1945-46); la propuesta por Lauffer "
del lado de la seguridad.
(1958-59), o las más empleadas hoy día,
1
1
publicadas en los años 70, por Bieniawski 1
6.3. Teorías modernas
y por Barton, comentadas ambas en el ' l"
epígrafe anterior.
En pura teoría, el avance que, desde finales
• Métodos analíticos
1
! l La formulación de Protodyakonov, basada en
experiencias obtenidas en Rusia, fue recogida
por la Norma Soviética de túneles, que la utilizó
Parten de la hipótesis de comportamiento 1'"
hasta bien entrados los años 70. Por otra parte,
elástico del macizo, hasta llegar a una
hay una recopilación histórica muy completa, cierta deformación, en que se produce la
publicada por Szechy en 1968. plastificación.
93

Se acepta que hay una correspondencia • Métodos numéricos


entre presión interna y deformación radial
(algunos la llaman convergencia), según Se parte de una ordenación de los ele-
una curva, la cu/Va característica de Ja mentos constitutivos del macizo que se
cavidad, que es del tipo p, = f, (1\ 1) (Fig. 7) asignan a una modelización según mallas
'" de elementos finitos, en el caso más
sencillo y frecuente, o bien a una malla de
CURVA CARACTERlSTICA elementos discretos o discontinuos. La
DE LA CAVIDAD Fig. 8 recoge una propuesta del Prof.
C.Sagaseta para un caso concreto.
··"2 e.e.DEL
HORMIGON
PROYECTADO -- -
-
e.e. CE --
CERCHAS --
' '
' ' \
:----- 1----1'-.'
1 \ I /
/
,
/

-
'\ \ /
t ¡V I // /
'" " li¡(mm)
\
e---- r--_~f..::::::'- \ ¡y [[) {·12>:_-
Figura 7. Curvas características.
~ ~// ,..:::::i-- r--
e--- ~ ' ' r--
Por otra parte, el sostenimiento elegido / /
\

debe ser capaz de resistir una presión """-------/. __ \


'
igual a dicha presión interna p¡. Como la Figura 8. Túneles gemelos. Excavación sucesiva.
ley de presiones/deformaciones del sos- Malla de elementos finitos. (Prof. Saga-
tenimiento se conoce (curva característi- seta).
ca del sostenimiento) '"· el punto de en-
cuentro de ambas gráficas define la En el caso de elementos finitos, se puede
situación de equilibrio esperable. señalar:

Ya se comprende que si la deformación El método permite analizar el estado


(convergencia) no es aceptable, se puede tensionaf de cada fase o etapa del
elegir otra curva en la familia de las del proceso constructivo.
sostenimiento, lo que es tanto como
decidir el dimensionamiento de éste. En Las mallas suelen ser más densas en
el caso de anillos de hormigón proyecta- tas proximidades del contorno de la
do, por ejemplo, se elegiría un espesor cavidad, por ser la zona que interesa
mayor pasando a una recta diferente (3J. analizar con el mayor detalle.

(l l Tramos diferentes del macizo pueden tener Por último, en general, puede decirse que
curvas diferentes. Se puede hablar, por ello, de
la enorme capacidad y rapidez de cálculo
"familias de n curvas" del macizo.
de cualquiera de los distintos modelos
!21 Es claramente lineal para los anillos cerrados de existentes permite el estudio de un amplí-
hormigón proyectado (o bien de gunita), con simo conjunto de hipótesis de carga
pendientes variables según los espesores, hasta (diferentes intensidades, anisotropias,
el punto de rotura, tal como se expresa en la etc.) ofreciendo, pues, una amplia envol-
Fig.7. Para las cerchas metálicas también puede vente de situaciones.
admitirse la ley lineal si son cerradas.
• Crítica general de las Teorías moder-
l 3l El dimensionamiento se lleva realmente a cabo nas
estableciendo una condición límite, bien sea a la
deformación del contorno (o convergencia má-
xima), bien sea a la tensión máxima tolerable. Ninguna de las Teorías descritas son ni
Un ejemplo del primer tipo serfa que la conver- comparables entre si (el diferente origen
gencia no rebase un x por mil del diámetro de las abstracciones empleadas no lo
máximo (llamado también convergencia totaf). permite) ni igualmente apropiadas a
Un ejemplo del segundo tipo sería fijar un deter- cualquier tipo de macizo. Lo único posible
minado coeficiente de seguridad entre la tensión
es aceptar unas aproximaciones a la
de trabajo del sostenimiento y la teoría de rotura
del mismo. selección del Método más adecuado, de
94

acuerdo con una casuística de macizos, Además, como ya se ha comentado, su


como han propuesto algunos expertos( 1l. gran capacidad de cálculo permite abor-
Porque la realidad es que, dentro de cada dar estudios paramétricos con un amplísi-
grupo de Métodos, hay lagunas muy mo rango de variaciones. Pese a esta
importantes sin cubrir, a las que se hace realidad, si la calidad de los parámetros
referencia seguidamente. geotécnicos conocidos es precaria, esa
enorme envolvente de posibles situacio-
Métodos empíricos nes tiene un mero valor teórico, que es,
desgraciadamente, lo más frecuente.
La dificultad señalada se suele expresar
diciendo que cada macizo requiere esta- En resumen, hay que pensar que las
blecer su Clasificación geomecánica, o dificultades de unos u otros Métodos no
dicho de otro modo, que se puede partir son sino formas diferentes de expresar la
de una Clasificación típica, pero es nece- dificultad de calibrar adecuadamente la
sario adaptarla al caso particular, si se abstracción, sea ésta analítica o matemá-
quiere evitar sorpresas. tica, necesaria para esperar resultados
prácticos del estudio técnico del fenóme-
Cualquiera de las Clasificaciones famo- no (2l_
sas se ha consagrado por éxitos logrados
en una serie de casos particulares, pero Todo esto ha propiciado el gran desarro-
no fue posible extenderla, sin más, a llo de los procesos de dimensionamiento
macizos de tipologia diferente, lo que por iteración, a partir de las observacio-
significa que aquel éxito era limitado. nes del comportamiento real de sosteni-
miento y terreno, si se quiere, las técni-
Métodos analíticos cas que siguen la doctrina del llamado
Nuevo Método Austriaco de Túneles
Estos métodos son, en principio, muy (New Austrian Tunne/ing Method, mejor
sugestivos, por usar las leyes de la Elasti- conocido por sus siglas N.A.T.M.) al que
cidad, lo que facilita el dimensionamiento. se hace referencia brevemente.

El éxito logrado en bastantes casos llevó


a los expertos que los promovieron a 6.4. Dimensionamiento y control del
abandonar los Métodos empíricos. Pronto sostenimiento. El N.A.T.M.
se vio, sin embargo, que lo que pareció
de posible generalización, lo era sola- • La Tesis del N.A.T.M.
mente en casos de macizos de caracte-
rísticas muy parecidas. En resumen, cabe En primer lugar, los estudios modernos
decir que si difícil es fijar previamente fa de Mecánica de rocas han aportado una
Clasificación geomecánica adecuada a serie de conclusiones generales, que
cada macizo, es igualmente dudoso conforman los principios de lo que ha
poder establecer las curvas característi- terminado llamándose Nuevo Método
cas de cada macizo previamente a su Austriaco de Túneles. Se expone a conti-
construcción. nuación un resumen de estas conclusio-
nes:
Métodos numéricos
(2 ) Es dificultad menor el hecho de que en ta
La atracción' inicial que producen estos aplicación práctica se recurra a simplificaciones,
métodos se basa en que los modelos como es la general de emplear modelos bidi-
matemáticos parecen capaces de adap- mensionales, cuando el fenómeno se sabe que
es tridimensional. También, en el caso de los
tarse con gran facilidad a las condiciones
Métodos analíticos, se usan formas circulares
cambiantes de los macizos. aproximadas a las formas reales de la sección.
Pero todo ello produce una imprecisión despre-
!ll Se pueden consultar, por ejemplo, las propues- ciable si se la compara con la representatividad
tas del Prof. José M. Rodriguez Ortiz en la precaria que hay que reconocer a los datos de
publicación que figura en la Bibliografla. partida (coeficientes y parámetros geotécnicos).
95
a) El terreno próximo al frente 1 una vez - Técnicas complementarias (paraguas,
tratado, debe ser capaz de autososM preserrado de anillos, inyecciones,
tenimiento. congelación).

a.1.) El sostenimiento inicial debe sopor- • Dimensionamiento previo y su control


tar las zonas sueltas y protegerlas
de futuros deterioros. Por último, en cuanto al dimensionamien-
a.2.) Cuanto más rápido sea el trata- to, el proceso puede resumirse así:
miento inicial menor será la zona
afectada. - El dimensionamiento previo del
Cuanto menor sea el área pendien- sostenimiento se puede hacer siguien-
te de sostenimiento, menores serán do cualquiera de las teorías modernas,
las tensiones y las deformaciones. antes señaladas, o bien establecerlo
a.3.) Es deseable la aproximación a for- directamente a partir de la experiencia
mas circulares. obtenida en formaciones similares.

b) El comportamiento del terreno es - El control del comportamiento de


dependiente básicamente del tiem- las soluciones aplicadas de acuerdo
po. con dicho dimensionamiento es lo que
permite su corrección posterior (au-
b.1.) Ha de procurarse el máximo ritmo mento de espesores de hormigón,
de avance: dividir la sección en número de cerchas, etc.).
fases es siempre favorable.
b.2.) Hay que lograr pronto, la máxima Las técnicas de control son, básica-
rutina de las operaciones de cons- mente, el seguimiento de las tensiones
trucción. en el terreno así como, el seguimiento
de las deformaciones por medio de la
c) Hay modelos generales de distribu- medición de convergencias (colocación
ción de tensiones máximas en la de extensómetros), que es lo más
proximidad del frente <1l. frecuente.

c.1.) El sostenimiento en su máxima La medición de las convergencias


intensidad debiera estar terminado se hace por las de las distancias entre
a una distancia del frente no supe- puntos diametralmente opuestos, en
rior a la mitad del diámetro. secciones circulares. En secciones de
forma cualquiera, por las distancias
• Tipología del sostenimiento entre puntos más representativos de la
deformación esperable.
En segundo lugar, hay un consenso
general sobre la tipologia más adecuada
del sostenimiento. Su resumen puede
ser:

- Sistemas flexibles'" (Bulones / Gunita


u hormigón proyectado I Cerchas I
Combinaciones de los tres anteriores)

- Sistemas semiflexibles (Preanillos Figura 9. Esquemas de control de convergen-


diversos) cias.

lll Estos modelos se refieren a terrenos homogé-


7. INSTALACIONES PARA LA EXPLOTA-
neos.
CIÓN. TEMAS VARIOS
!ZJ En general, sé tiende a soluciones de tipo mixto,
como se explicará en otros capitulas de este En este último epígrafe, se trata los siguien-
Libro. tes asuntos:
1
96 ~
l
general por medio de otros tubos trans-
Impermeabilización y drenaje
versales, distantes entre sí de 5 m a 1O
Pavimentos y revestimientos
m. También las filtraciones a través de la
Redes de servicios (energía eléctrica y
solera se llevan a este colector, bien sea
otras) por medio de tubos-dren, bien porque ba-
Iluminación del túnel
jo el pavimento se coloque un material
Ventilación
drenante, como indican las Figs. 4A y B.
Seguridad y control.
Esto es suficiente en la gran mayoría de
La mayoría de estos temas corresponden,
casos y sólo se debe añadir que los tra-
básicamente, a túneles para Vías de comu-
mos en falla o simplemente aquellos en
nicación (ferrocarriles y, sobre todo, carrete-
que se han sufrido desprendimientos
ras); para Servicios comerciales, culturales
importantes deben tratarse especialmen-
y sociales y, finalmente, para algunos tipos
te tanto para su consolidación como su
de Instalaciones industriales. En muchos
casos, la complejidad del diseño requiere la impermeabilización. En túneles superfi-
ciales en que estos accidentes se hayan
colaboración de especialistas, pero el Inge-
reflejado al exterior, deben hacerse obras
niero Proyectista debe conocer, al menos,
exteriores de regularización del terreno y
las ideas básicas que siguen.
drenaje, para evitar que, en caso de
fuertes lluvias, se produzcan filtraciones
7 .1. Impermeabilización y drenaje

l
importantes en el túnel.

Impermeabilización del túnel Canalización de filtraciones (u obras


de drenaje)
Puede tener diversos grados de exigen-
cia, que suelen depender del tipo de Ya se ha hablado del colector general,

l
instalaciones que el túnel vaya a albergar construido bajo la solera o aceras, al que
,,, deben encauzarse las filtraciones. Es la
fórmula óptima para túneles de carretera.
Generalmente, hay una primera etapa,
que consiste en captar las filtraciones En los proyectos de ferrocarriles, es más
singulares permanentes y encauzarlas económico disponer cunetas abiertas,
por medio de tubos u otro tipo de conduc- bien sean laterales o centrales.
tos que las lleven al colector general.
Sólo cuando la dispersión de puntos con De todas formas, en el caso de túneles
1
caudales sensibles es grande, cabe hacer de carretera, la adición de pequeñas

l
un tratamiento de la zona con inyeccio- cunetas laterales semiencajadas en el
nes. bordillo de acera o en el rodapié y conec-
tadas al colector, puede ser conveniente
En cuanto a las previsibles infiltraciones para resolver el caso de autorización para
a través del macizo, la impermeabiliza- el transporte de líquidos inflamables.
ción del túnel se hace colocando telas Como se sabe, en general este tráfico se
impermeables entre el terreno y el reves- desvía de los túneles, sobre todo si éstos
timiento, y recogiendo las filtraciones en
tubos perforados longitudinales al túnel,
son de gran longitud, pero hay última-
mente una cierta tendencia a resolver el 1
situados a ambos lados, al final de los problema del riesgo de vertido de estos
faldones de la tela. Las filtraciones se líquidos, estudiando adecuadamente las
conducen desde éstos a un colector rasantes del pavimento y disponiendo
conductos de evacuación rápida de los
! 11 Por ejemplo, en los "metros" con toma de co-
vertidos al colector de drenaje general.
rriente "por tercer carril" las condiciones de
impermeabilidad del revestimiento suelen ser
muy rigurosas, por lo que, a veces, se proyectan 7.2. Pavimentos y revestimientos
revestimientos en dos fases, siendo la imper·
meabilización rigurosa el único objetivo de la • Los pavimentos en túneles de carrete-
última fase.
97

1
;
%
í

I~k·
~
.
'

.,

••••• • •

I.~
¡.

'¡')

Foto 3. Ferrocarril Metropolitano de Barcelona.

ra pueden ser de tipo flexible o rígido, frecuencia ornamentales, son cada vez
predominando en España los primeros. más frecuentes, dado que las obras de
No obstante, los pavimentos rígidos de sostenimiento son suficientes para la
hormigón tienen ventajas indudables, estabilidad del túnel.
como son una larga duración (20 años sin
necesidad de reparación) y una buena Los revestimientos metálicos de chapa de
respuesta a la iluminación. acero no son muy recomendables por su
corrosión, sobre todo en zonas próximas
En cuanto a los revestimientos, los al mar. Si se trata de otro material dife-
hormigones colocados con bomba sobre rente del acero (aluminio, por ejemplo) los
encofrados metálicos(1l tienen un buen precios aumentan notablemente. La al-
acabado, lo que permite un alto grado de ternativa a estos productos laminares me-
calidad de iluminación, pudiendo, ade- tálicos son, en todo caso, los plásticos.
más, mejorarlo notablemente si se pintan
en tonos claros. Los prefabricados pétreos de tipo orna-
mental se prodigan cada vez más, pu-
Los revestimientos prefabricados, con diendo incorporar signos o dibujos graba-
dos en el cuerpo de los paneles.

1 (11 Si se ha proyectado una impermeabilización con


tela asfáltica, suele existir un hormigón de
revestimiento final. La colocación de éste ha de
La combinación de materiales pétreos y
prefabricados suele ser una buena solu-
hacerse limitando la presión de bombeo para no
ción, como puede verse en la Foto 3 de la
dañar la tela y no pueden hacerse hipótesis de
trabajo conjunto de sostenimiento/revestimiento Estación de URGELL en el Metro de
como si no existiese tela. Barcelona.
98

Por último, hay que tener en cuenta la Por último, en el Proyecto de la red eléc-
posible agresividad de las aguas subte- trica deben considerarse los siguientes
rráneas que, con frecuencia, no puede temas:
resolverse totalmente con las captaciones
y desvíos usuales por su enorme disper- - Aparamenta de protección, tomas de
sión. En esos casos, el material de reves- tierra y otros elementos auxiliares y
timiento debe ser resistente a su acción( 1l. de protección.

- Conductos o bandejas soporte del


7.3. Redes de servicios (energía eléctri- cableado, tanto de la BT como de la
ca y otras) AT de distribución interior. Los conduc-
tos suelen alojarse en las aceras y se
La red eléctrica
utilizan para alojar el cableado vario,
sea de BT o del control. A veces, las
En túneles de pequeña longitud esta red
comienza normalmente en una subesta- aceras se diseñan como un gran con-
ción de transformación situada cerca de ducto longitudinal con tapas, en cuyo
las bocas, conectada a la Red Nacional. caso pueden recibir bandejas de ca-
La Red de BT de interior se hace en bleado.
cable protegido, con tres fases y neutro,
lo que permite la alimentación para ener- Para la BT -fuerza- y la AT son preferi-
gía a la tensión entre fases y para ilumi- bles las bandejas que, preferentemen-
nación a la tensión entre fase y neutro. te, deben graparse al revestimiento del
túnel, o bien apoyarse en zócalos altos
No obstante, casi nunca el esquema es del mismo, como los que se ven en la
tan simple y la red eléctrica consta de dos Fig. 4.
partes: una subestación para pasar de la
tensión de la Red Nacional a una tensión - Cierre en anillo de la línea interior de
intermedia (entre 6 y 15 kV); de ésta A T, a ser posible con alimentación
parte el cable de distribución interior en desde dos fuentes independientes de
AT, que alimenta los centros secundarios la Red Nacional.
de transformación, desde los que se pasa
a la BT de distribución( 2>.
La red de información y control
Hay casos en que económicamente inte-
resa proyectar varias subestaciones de
transformación desde la tensión de la RN Comprende los servicios de señalización,
a la AT (o BT) de distribución, porque la detección de incendios, posibles circuitos
línea de la Red Nacional sigue por el ex- de TV y megafonía, etc.
terior el trazado del túnel, como sucede
con frecuencia en los ferrocarriles metro- La necesaria alimentación de energía a
politanos. los aparatos se hace desde la red eléctri-
ca de BT, mientras que el cableado de
Para el dimensionamiento de la red eléc- telemando y control, siempre de BT, va
trica de un túnel, ha de tenerse en cuenta en los mismos conductos (o bandejas)
una potencia máxima igual a la suma de citados al hablar de la red eléctrica, lo
las potencias puntas que necesitarían que hay que tener en cuenta para su
todos los servicios en funcionamiento dimensionamiento.
ventilación, alumbrado, desagüe por
bombeo, etc.
La red de agua a presión
ni En revestimientos prefabricados (caso de las
TBMs) es fácil hacer la protección con un trata- Existe en algunos proyectos, sobre todo
miento superficial del trasdós con resinas epoxy. como elemento básico de la lucha contra
incendios, empleándose también, caso de
(2 l Los transformadores de interior suelen ser
aparatos de intemperie de montaje muy simple.
existir, para el lavado de pavimentos y
99

paredes( 1l. Casi siempre la estación de Aunque teóricamente !a intensidad luminosa


bombeo es exterior al túnel y la tubería de explotación tiene relación con la veloci-
de distribución suele anclarse a las pare- dad de diseño, en !a práctica esto no se
des del túnel o apoyarse en los zócalos tiene en cuenta. Lo que se hace frecuente-
altos ya citados. mente es disminuir al 50°/o la iluminación en
las horas de poca densidad de tráfico, prácti-
Otras redes ca no recomendable, siendo, en cambio,
muy conveniente diseñar revestimientos en
La más frecuente es la red de desagüe tonos muy claros para las paredes, así como
por bombeo. Las tuberías suelen grapar- prever su mantenimiento y limpieza en la
se a las paredes o a los rodapiés, o bien explotación. Ello permite reducir ligeramente
alojarse en el hueco de la acera. la intensidad usualmente aplicada, lo cual
supone niveles de ahorro en la explotación
Las bombas deben accionarse automáti- tan importantes como pueden ser los de las
camente y su dimensionamiento ha de prácticas antes citadas.
ser amplio, previendo, en todo caso, las
hipótesis pésimas (posible afección por
tormentas, etc.). El tema es importante 7.5. Ventilación
siempre en los ferrocarriles subterráneos
metropolitanos, en los que el grado de La ventilación de un túnel se estudia, en
seguridad debe ser elevado. principio, para corregir la contaminación
producida por los gases de los escapes de
los vehículos. Son éstos, principalmente, el
7.4. Iluminación del túnel monóxido de carbono, los vapores nitrosos
y el anhídrido sulfuroso, destacando de
Los aparatos de iluminación pueden dispo- entre todos ellos el primero. Con ello, se
nerse en el eje del túnel, o bien lateralmente diseña lo que podemos llamar situación de
a la altura del arranque de la bóveda, lo cual explotación ordinaria.
se facilita si hay zócalos altos en el revesti-
miento. Las Regulaciones son cada vez más seve-
ras en todos los países, pudiendo decir que,
Los aparatos se orientan siempre hacia el en general, se procura que las concentracio-
pavimento de forma que haya un punto de nes máximas no rebasen las 150 a 200
luz, por lo menos, cada 5 metros. En túneles partes por millón. El accionamiento de los
de carretera, si la disposición es lateral los ventiladores suele ser automático, desde los
aparatos deben alternarse en una u otra detectores de CO, que se calibran para
pared. Hay proyectos en que todas las actuar a partir de una concentración prefija-
luminarias se colocan en una de las pare- da. El problema principal, en cuanto al pro-
des, por razones económicas, pero ello yecto se refiere, consiste en evaluar a priori
obliga a intensidades excesivas y, sobre las situaciones de concentración máxima,
todo, produce distorsiones en las curvas que generalmente debidas a tráfico lento, para
pueden ser peligrosas. dimensionar las instalaciones <2>.

Por supuesto, la intensidad en las bocas No obstante, la tendencia actual es a consi-


debe ser máxima, para paliar el contraste derar otra hipótesis de estudio, bastante
con la luz solar, disminuyéndose paulatina- más desfavorable, Ja eliminación rápida de
mente a lo largo de 30 a 50 m, hasta llegar humos y gases en caso de incendio. Ello
a la intensidad de explotación.
!Zl Hay muchas referencias de Proyectos de
! 11 En los túneles de autopistas es importante Ja Renovación de la Ventilación de túneles en
limpieza de los pavimentos y revestimientos, servicio. En ellos se trabaja sobre datos reales
tanto por razones generales de seguridad, como y el éxito está generalmente asegurado. No es
para lograr un buen balance consumo/lumi- tan fácil, por el contrario, evaluar ad futurum las
nosidad de la red de alumbrado. necesidades de un Nuevo Proyecto.
100

obliga a proyectar sistemas de ventilación Ventilación longitudinal. Es el sistema


que, en un momento dado, puedan duplicar, artificial principalmente utilizado hoy dia,
e incluso triplicar, los caudales necesarios tanto en los túneles urbanos como en los
para la explotación ordinaria, lo que se logra de carretera de no excesiva longitud. Los
con equipos de velocidad/caudal variable( 1l. equipos son turbo-ventiladores de eje
horizontal (aceleradores) que se disponen
Por otra parte, en proyectos de obras subte- en la parte superior de la bóveda, o ado-
rráneas complejas, sea por la variedad de sados a la parte alta de las paredes, y a
recintos, sea por las condiciones cambiantes distancias entre sí no inferiores a los 35-
de explotación (por ejemplo, estaciones de 40 metros. El esquema se ve en la Fig. 4.
ferrocarril metropolitano subterráneo de gran Estos aparatos producen un arrastre
afluencia; complejos comerciales), la venti- general del aire por el efecto Venturi que
lación ha de estudiarse simulando situacio- su propio caudal provoca.
nes muy diferentes.
Es el sistema más económico, tanto por
En tercer lugar, cada vez es más frecuente la inversión en equipos, como por el coste
tener que evaluar el impacto medioambiental de las instalaciones auxiliares y montaje,
que se produce en el entorno de las bocas por lo que debe ser solución siempre
de los pozos de expulsión de gases. tanteada en un proyecto.

Como consecuencia de todo lo anterior, se Este sistema puede presentar problemas


comprende que el estudio de la ventilación en túneles de cierta longitud (a partir de
de un túnel puede alcanzar gran complejidad unos 1.500 m) con tráfico en ambos
y precisar modelos matemáticos que recojan sentidos, en caso de incendio. En efecto,
esta complejidad, facilitando la simulación de los vehículos deben quedar detenidos a
hipóte.sis diversas. Estos modelos existen en ambos lados del fuego, pero sólo los
las empr:esas de Ingeniería especializadas, situados a favor de la entrada del aire
a las que debe recurrirse en tales proyectos. están protegidos. Para dar tiempo a la
salida de los otros, los ventiladores deben
Para el caso más simple de un túnel de ser reversibles y, además, poder ser
carretera (o ferrocarril metropolitano) de no accionados rápidamente y tener capaci-
excesiva longitud, pueden establecerse unas dad para frenar los gases del incendio, lo
ideas generales sobre los sistemas más que no es fácil de conseguir.
usuales de ventilación, que se resumen a
continuación. Estas soluciones simples se En el caso de túneles unidireccionales
consideran siempre, aunque se recurra a los (un sólo sentido de tráfico) se pueden
modelos complejos de estudio a los que se dominar longitudes importantes, sobre
ha hecho referencia. todo si se combina el sistema con pozos
de ventilación( 2l.
Ventilación natural. En un túnel siempre
se produce una corriente longitudinal de Ventilación transversal. El aire fresco
aire, con una cierta capacidad de ventila- se distribuye uniformemente a lo largo del
ción sin necesidad de equipo alguno. túnel por medio de un recinto (el espacio
Salvo casos excepcionales, las calmas entre la bóveda y un falso techo o un
pueden producir bolsas importantes de
contaminación y, aún no siendo así, las iz) El rendimiento crece con la separación entre
corrientes naturales suelen tener intensi- equipos, con máximos, para alineaciones rectas,
dades (y a veces orientaciones) muy a las distancias de 80 a 120 metros entre sí. Por
otra parte, se ha demostrado que el rendimiento
cambiantes, lo que hace obligada la
aumenta con la relación sección útil del turbo!
ventilación artificial. sección def túnef: el túnel San Rocco en Italia
de 4 km de longitud, se ventiló con eq~ipos de 3
!1 I Hay movimientos ecologistas en algunos países m de diámetro, a 200 m de distancia entre sí. Es
desarrollados que empiezan a hablar de cauda- importante también que el rendimiento mejora si
les de explotación incluso mayores, bajo exigen- los equipos están separados al menos 1 m de
cias de salubridad y calidad de vida. bóveda y paredes.
1

1
101

conducto bajo el pavimento), y a través dificultades. La construcción del Guada-


de toberas que lo impulsan al interior del rrama 11 resolvió este problema: el nuevo
túnel, que hace de conducto de aire vicia- túnel, destinado al tráfico ascendente,
do. tiene una pendiente inferior al 2°/o. La
solución adoptada fue del tipo Ventilación
La ventaja sobre la solución anterior es semitransversaf, que comentamos segui-
que, en caso de incendio, el sistema damente y se construyó, además, un
puede operar de forma reversible, aspi- pozo intermedio, destinado exclusivamen-
rando los gases del incendio, para facilitar te a mejorar el balance energético de la
lo cual, se intercalan toberas de mayores ventilación.
dimensiones que se abren sólo en caso
de emergencia. Ventilación semitransversal. Se dispo-
nen dos canales independientes del pro-
De este tipo es la ventilación del túnel de pio túnel: uno para impulsar por toberas
Guadarrama l. El esquema conjunto de aire fresco al túnel y otro para aspirar de
los túneles de Guadarrama se resume en éste el mismo caudal de aire viciado,
el gráfico siguiente, donde aparece tam- también por medio de toberas.
bién el trazado del ferrocarril.
El esquema tipo de la Fig. 10 es el más
El Túnel Guadarrama 1, hoy día destinado frecuentemente utilizado cuando la exca-
al tráfico descendente, tuvo primeramen- vación se hace con TBM, es decir, para
te tráfico en ambos sentidos, con el dis- secciones de forma circular.
positivo transversal comentado. Al alcan-
zarse intensidades horarias muy altas en En secciones no circulares, se suele
esta Autopista A-6, el sistema tuvo serias dividir en dos el espacio entre la bóveda

Foto 4. Trazado de los Túneles de Guadarrama.


102

Foto 5. Bocas Sur de los Túneles de Guadarrama.

construcción al que corresponde la Fig.


11 (1 ).

Si, por otras razones, existe un túnel


auxiliar o de servicios, el diseño de la
ventilación suele contemplarlo, para utili-
zarlo como uno de los canales indepen-
dientes de ventilación.

La ventilación semitransversal es el siste-


ma más ventajoso para dominar un in-
cendio y el que suele aplicarse en la
mayoría de los túneles de gran longitud.
En caso de incendio, el sistema de aspi-
ración se pondría a funcionar a la máxima
potencia y sus toberas se abrirían a la
Figura 10. Ventilación transversal. sección máxima. Una variante con venta-
jas económicas consiste en dimensionar
equipos menores para la aspiración de
y el techo del túnel (generalmente un
forjado plano), destinando cada mitad a ! 1 ) El futuro túnel
de Somport, con sus 8.600 m de
uno de dichos canales. Es la solución de longitud, será el túnel de carretera más largo de
Guadarrama 11 y la que se adoptará en el España. Es un elemento básico de los futuros
enlaces europeos Madrid-Zaragoza-Toulouse y
túnel de Somport actualmente en
Valencia-Zaragoza-Burdeos.
103

SECCION TIPO

AIRI! FRl!SCO 1 AIRE VICIADO AIRE FRESCO 1 AIRE VICIADO

EXTRAC. HUMOS

SALIDA VENTl~CION
0,20 x0,60 MENSULA DE HORMIOON
PREFABRICADA
SOPORTE CABLES
-----·-··-----
PUNTO DE LUZ
CAMARA TV
SEf\iALES DE TRAFICO

~:~~~c°H'°o~~_NALIZACl_DN
SEMAFORO

Hntldo FRANCIA·ESPANA HnUdoESPANA·FRANCIA

NICHO DE '
1
SEGURIDAD 3,60 t,bo 3,60

CAZ LIQUIDOS
l __ 1
-"""--- POTE. 2% I COMUNIC. t O 80
RED B.T. 8 1 60·-·
CONTAMINANTES REDM.T.21110

CAZ
DRl!N CALZADA

10,30

11,76

COL. DRENAJI! CONO. AIRE FRESO COL. DRENAJE


600mm 1100 mm i IOO mrñ" __ __
COL. LIQUJDOS CONTAM. RED INCENDIOS
DND21D mm

VENTILACION
GALERIAS DE VENTl~CION

INSTA~CION DE
VENTI~ClON INTERMEDIA
ESPAfilA 1 FRANCIA

-----~-A_MO_'-----./'-TRAMO ~-+--------~~AM0_3

Figura 11. Túnel de Somport.

aire viciado, cuya eliminación parcial se rán desde estaciones situadas en las
haría a través del propio túnel (nueva- bocas, mientras que el conjunto de los
mente una versión semi-transversal). tramos 2 y 3 se ventilará desde una
estación intermedia, que utilizará una
Por último, la mejora del balance energé- galería auxiliar, expresamente construida
tico de la propia efectividad de la ventila- para estos fines.
ción puede recomendar establecer esta-
ciones independientes y dividir en tramos
el esquema de ventilación. En la Fig. 11 7.6. Instalaciones de seguridad y control
puede verse el esquema que se adoptará
en Somport: los tramos 1 y 4 se ventila- Las Instalaciones de Seguridad y Control
104

tienen como objetivo la detección de cual- 8. BIBLIOGRAFÍA


quier anormalidad en el túnel, así como la
rápida puesta en marcha de las medidas AETOS - INVENTARIO. (1990).: "Los
correctoras. El manejo de estos medios túneles de España en cifras". Asociación
suele hacerse desde un despacho central de Española de los Túneles y de las Obras
control de más o menos importancia, según Subterráneas.
sea la del túnel. Dentro de este enunciado
general, seguidamente se hace una breve CEDEX.:"Curso sobre túneles en roca".
relación de las instalaciones concretas cuya Octubre, 1995.
necesidad debe considerarse:
OTEO, C.: "Introducción al proyecto y
Circuitos cerrados de TV construcción".

Detección de incendios. Pueden citarse: RODRÍGUEZ ORTIZ, J.M.: "El proyec-


detectores térmicos lineales y detectores to de túneles en roca".
de humo/fuego.
MORENO, E.: "Aplicación de clasifica-
Control automático de tráfico. Caso de ciones geomecánicas y curvas carac-
los túneles ferroviarios y, concretamente,
terísticas".
de los ferrocarriles metropolitanos.

Señales de tráfico. No olvidar los pane- SAGASETA, C.: "Métodos numéricos


les para mensajes variables. para el diseño de túneles".

Mención especial merecen las obras adicio- MENDAÑA, F.: "Elección de métodos
nales cuyo objetivo básico es la Seguridad de excavación y sostenimiento".
del usuario, y que son fundamentales en
túneles a partir de cierta longitud o túneles ESTEFANÍA, S. (1989).: "Criterios para
de alta densidad de tráfico. Nos referimos a: proyectos de túneles de carreteras".
Gobierno Vasco.
Ensanches o mejor, carril adicional
para averías. LÓPEZ GUARGA, R. (1966).: "Somport
Salidas de emergencia. Pueden ser tunnel: scope of works on the spanish
galerías o pozos, a partir de ensanches side/ventilation ceiling design". North
en el túnel principal. American Tunnelling 96. Washington.

Túneles transversales de conexión, PÉREZ LOZANO, F. y otros. (1988).:


para el caso de túneles gemelos. "Recomendaciones para la redacción de
proyectos de túneles de carreteras".
En este último caso (túneles gemelos), la
solución de conexiones transversales ha PROCEEDINGS YORK. (1982).: "Aerody-
pasado a ser convencional, tanto en túneles namics and ventilation of vehicle tunnels".
ferroviarios como, sobre todo, de carretera.
R.E.T.C. (1993).: "Comunicaciones a la
Por lo que respecta a los túneles de carrete-
ra de gran longitud, con tráfico en ambos Rapid Excavation and Tunnelling Confe-
sentidos, la solución de ensanches o, más rence (R.E.T.C.)", Bastan.
bien, cámaras de refugio a distancias no
superiores a los 750 m es un imperativo BURROUGHS, D. et al.: "Design of the
para la protección en caso de incendio. proposed speer/six/Lincoln tunnel",
Estas cámaras se comunican, bien a pozos Denver Co.
de salida, bien a galerías auxiliares, bien, si
1
existe, al túnel auxiliar o de servicio { l. SWOVODA, G. et al.: "Design based
on numerical modelling. A requeriment
(1l El Túnel de Somport utilizará como obra auxiliar
far an economical tunnel construction".
para estos fines el túnel de ferrocarril existente
desde principios de siglo, actualmente fuera de
servicio.
WESSIAK, H. et al.: "The Brenner
105

base tunnel. The core of the new rail- WORLD TUNNEL CONGRESS/STUVA-
way axis", Munich-lnnsbruck-Verona. TAGUNG'95: "Comunicaciones persona-
les", Stuttgart (Mayo 1995).
R.E.T.C. : "Comunicaciones a la Rapid
Excavation and Tunnelling Conference KOVARI, K.: "The two base tunnels of
(R.E.T.C.)", Las Vegas, Junio 1995. the alptransit project. Lótschberg and
Gotthard.
ELIOFF, M.A. et al.: "Geotechnical
investigations design alternatives far GRÜTER, R. et al.: "Decisions of ge-
tunnelling in the presence of hydrogen neral principie regarding the tunnels of
sulfide gas. Los Angeles metro". high-speed lines of the Deutsche
Bahn".
FONG, F.L. et al.: "Environmental
impact of groundwater discharge du- KUZUNO, T. et al.: "Subway station
ring tunnel construction". construction by slurry type triple circu-
lar tace shield machine in artesion
PRICE, H.R. et al.: "Occupational water-bearing sand beneath a buil-
health and safety ACT (OHSA) under- ding".
ground construction standard rules".
HERRENKNECHT, M.: "lnnovation
HIGASHIDE, A. et al.: "Application of and future development in the field of
dot tunneling method to construction of mechanized tunnelling".
multiservice utility tunnel, Adjacent to
important structures". SCHWENZFEIER, A. et al.: "Shield
monitoring. Ten years french experien-
Section 12: Majar Projects of the Futu- ces".
re ("High speed tunnels in CAL". "Na-
rraganset bay deep tunnel - North East EISENSTEIN, Z.D. et al.: "Geotechni-
coast, USA". "A perspective of under- cal criteria for double shield tunnel
ground construction in China". boring machines".

SZECHY, K. (1970).: "Traité de construc-


tion des tunnels".
CAPÍTULO 3
INFLUENCIA DE LAS CONDICIONES GEOLÓGICAS
DEL TERRENO EN EL DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN
DE TÚNELES

1. INTRODUCCIÓN Situación y orientación de discontinuida-


des, juntas, fallas y planos de estratifica-
Las cavidades subterráneas construidas ción.
para cualquier uso civil tienen como condi- Tensiones en los macizos rocosos.
ción principal el que mantengan su forma y Propiedades geomecánicas de los mate-
propiedades a lo largo del tiempo. En los riales.
proyectos de túneles pueden aparecer dife- Niveles freáticos y previsión de caudales
rentes tipos de problemas, desde los de tipo de agua de infiltración.
mecánico que se presentan cuando se
atraviesan, por ejemplo, rocas muy fractura- Cualquier actuación tiene que estar encami-
das, que pueden dar lugar a desprendimien- nada al reconocimiento completo y objetivo
tos en la bóveda y los hastiales, hasta inclu- de los terrenos que atravesará la excava-
so problemas de tipo químico, que se plan- ción, valorando las técnicas de construcción
tean en zonas con rocas capaces de reac- empleadas y los métodos de tratamiento y
cionar químicamente con el cemento del sostenimiento aplicables.
hormigón, que le hace perder su resistencia
mecánica. En cualquier caso, raro es el túnel en el que
durante su construcción y explotación no
Los estudios geológicos sirven para definir
acontecen problemas que puedan conside-
los terrenos que se van a atravesar, y las
rarse que superan el limite de seguridad, y,
peculiaridades lito-estratigráficas e hidro-
por tanto, obligan a realizar obras de conso-
geológicas relacionadas con la estabilidad
lidación y reparación.
mecánica. Estos estudios deben detectar,
cuando sea posible, las zonas menos fractu-
En este capítulo, tras una revisión de los
radas o alteradas, y, por tanto, más adecua-
conceptos básicos de geología, se analizan
das para excavar los túneles. Todas estas
diferentes fenómenos que aparecen con
investigaciones tienen como objetivo cono-
cer lo mejor posible las características frecuencia en la construcción de túneles en
geológico-geotécnicas de las formaciones, diferentes clases de terrenos y los procedi-
con el fin de disponer de los datos básicos mientos de actuación.
para el diseño de los túneles, la selección de
los métodos de excavación y el dimensiona-
miento del sostenimiento, pudiendo antici- 2. EL MEDIO ROCOSO
parse y evitar los problemas que pudieran
aparecer. Los túneles atraviesan a su paso práctica-
mente todos los tipos de rocas que distingue
Entre los aspectos más importantes de habitualmente la Geología, encargándose
información necesaria sobre la geología y paralelamente la Mecánica de Rocas de
geotecnia están: añadir calificativos que complementan sus
propiedades. De esta manera, la Geología
Descripción geológica detallada de los aplicada contempla tres grandes grupos de
materiales del lugar. rocas clasificadas por su origen:
108

Rocas ígneas. grandes cristales dentro de una masa o


Rocas sedimentarias. matriz de grano fino. Los tres tipos se en-
Rocas metamórficas. cuentran generalmente en forma de diques
con potencias de uno a decenas de metros.
El caso más normal es el de una velocidad
2.1. Rocas ígneas de enfriamiento moderada, que da lugar a
una roca masiva con un tamaño de grano
Las rocas ígneas son las formadas por medio, de 1 a 5 mm.
solidificación de una masa fundida, mezcla
de materiales pétreos y de gases disueltos, Durante el proceso de enfriamiento de un
denominada magma. Si la roca se ha enfria- magma su composición varía, pues se pro-
do en contacto con el aire o el agua de la duce una cristalización fraccionada, de
superficie terrestre, se la clasifica como roca acuerdo con la presión y temperatura en
ígnea extrusiva o volcánica. Cuando el cada momento. También, el líquido residual
magma se enfria por debajo de la superficie puede reaccionar con los minerales ya
terrestre se forma una roca ígnea intrusiva o solidificados y cambiar su contenido quími-
plutónica. co. Además, la composición química original
de los magmas puede haber sido muy distin-
ta.

Las diferentes condiciones físicas y químicas


que se dan durante la solidificación de un
magma hacen que exista una gran variedad
de rocas ígneas. Ellas están formadas por
diferentes minerales, de diversos tamaños y
agrupados de distintas formas, dando por
resultado que sus características físicas y
químicas sean muy heterogéneas. Por lo
tanto, su comportamiento ante la fragmenta-
ción, corte, desgaste y meteorización puede
ser variado; sin embargo, a efectos de su
perforación, todas las rocas ígneas sin
meteorizar son duras y compactas.

Si la roca tiene un contenido en Si0 2 supe-


rior al 62°/o, geoquímicamente, se la denomi-
na ácida, entre ese valor y el 52°/o interme-
dia, entre el 45 y el 52% básica, y finalmente
\) con valores menores al 45º/o ultrabásica. En
{il
el mismo sentido que las rocas ígneas son
más pobres en sílice, a la vez son más ricas
en minerales ferromagnesianos. Las ácidas
son más abrasivas y duras que las básicas;
pero estas últimas son más densas y resis-
Foto 1. Excavación de un túnel en terrenos volcá-
tentes al impacto que las primeras.
nicos.

2.2. Rocas sedimentarias


La velocidad de enfriamiento del magma da
lugar a que los minerales cristalizados ten- Las rocas sedimentarias se forman por la
gan tamaños de grano grandes si es lenta y acumulación de restos o detritus de otras
pequeños si es rápida. En el primer caso se rocas preexistentes, por la precipitación
forma una roca denominada pegmatita y en química de minerales solubilizado~ o por la
el segundo una aplita. Un caso intermedio lo acumulación de restos de animales o vege-
constituye el pórfido, en el que se observan lales.
109

TABLA 1. Clasificación de las rocas igneas (IAEG, 1981 ).

PIROCLÁSTICAS ÍGNEAS GRUPO GENoTICO

Masiva Estructura habitual

Al menos el 50o/o de Cuarzo, feldespatos, Feldespato, Minerales


los granos son de micas, minerales opacos minerales opacos
rocas ígneas opacos Composición

Acido Intermedio Básico Ultrabásico

(Granos Grano muy


redondeados) Pegmatita grueso E'
AGLOMERADO 60 .s
Piroxenita ~ro
(Granos angulosos) GRANITO DIORITA GABRO Grano
BRECHA grueso .Ee
VOLCÁNICA o
Peridotita 2 ~
~
DOLERITA Grano
o.
TUFITAS o
medio e
0,06 ~
~

TUFITAS DE Grano fino ~•o


GRANO FINO 'ºro
RIOLITA ANDESITA BASALTO 0,002 E
ro
TUFITAS DE Grano muy f-
GRANO MUY FINO fino

VIDRIOS VOLCÁNICOS VIDRIOS


AMORFOS

En el primer caso se producen los sedimen- 2.3. Rocas metamórficas


tas detríticos como son las gravas, conglo-
merados y arenas en cuya precipitación in- Las rocas metamórficas son las originadas
terviene la gravedad. En el segundo se en- por importantes transformaciones de los
cuentran, por ejemplo, las evaporitas o rocas componentes mineralógicos de otras rocas
salinas precipitadas por la sobresaturación preexistentes, endógenas o exógenas. Estos
de una salmuera sometida a una intensa grandes cambios se producen por la necesi-
evaporación. Las terceras son las acumula- dad de estabilizarse sus minerales en unas
ciones de conchas, esqueletos de animales nuevas condiciones de temperatura, presión
o restos de plantas, como son las calizas y quimismo.
conchíferas, los corales y el carbón. Este úl-
timo grupo se subdivide en bioquímicas or- Estas rocas son intermedias en sus c8racte-
ganógenas y bioquímicas minerales, según rísticas físicas y químicas, entre las ígneas
que sus componentes sean de la química or- y las sedimentarias, pues presentan asocia-
gánica o de la inorgánica. En el primer caso ciones de minerales que pertenecen a los
están los carbones y el petróleo, y en el se- dos tipos. Así, se encuentran en ellas mine-
gundo las calizas, dolomías y rocas fosfáticas. rales como el cuarzo, los feldespatos, las
micas, los anfíboles, los piroxenos y los
En una primera clasificación de las rocas olivinos, esenciales en las rocas ígneas,
sedimentarias se tiene en cuenta su proceso pero no tienen feldespatoides. Como en las
de formación, después se consideran los rocas sedimentarias, pueden tener calcita,
tamaños de los granos, las características dolomita, sílice y hematites, pero no tienen
de la unión de los mismos, además de los minerales evaporíticos. También, aparecen
tipos y cantidades de sus minerales compo- en ellas minerales comunes a los dos tipos,
nentes. como son: la turmalina, el zircón, la magneti-
11 o

TABLA 2. Clasificación de las rocas sedimentarias (IAEG; 1981).

SEDIMENTOS DETRÍTICOS SEDIMENTOS GRUPO GENÉTICO


QUIMICOS Y
ORGÁNICOS

Estratificado Estructura habitual

Granos de roca, cuarzo. feldespato, Al menos 50°/o de los Sales,


y minerales arcillosos granos son de carbonatos, Composición
carbonato silice y materia
orgánica

Sus granos son fragmentos de Grano muy


w roca ROCAS grueso
m

ü
·m Calciruditas
EVAPORITAS 60
~
o Granos redondeados Ha lita
°' Conglomerados
Granos angulares
Anhidrita Grano
grueso ~m
Yeso
Brechas e
2

w
Sus granos son principalmente '"
~
m
-~
E
o
~
1!
m fragmentos minerales e o.
~ 1! Calcaren itas
ROCAS
Grano o
·m .J!l CALCÁREAS e
e medio ~
1! '5
Areniscas g
"' w
m
•"'
~

0,06 o
~ •C
m CALIZAS m
Umotita (50º/o de () E
m
partículas finas) Calcilimo\ita Grano fino f-

w w
m m
ü [" 0,002
~-' Fangolita m Creta
Argilita (50°/o de DOLOMÍA
particu!as muy
finas)
" Grano muy
fino
Ca\cilutita

ROCAS
SILICEAS
Pedernal
VIDRIOS
ROCAS AMORFOS
ORGÁNICAS
Carbón

ta, el topacio y el corindón; todos ellos son 2.4. Grandes Unidades Geológicas de
minerales muy estables en cualquier medio España
exógeno o endógeno.
Existen muchos criterios para dividir un
Existe una serie de minerales que son muy territorio en dominios con ciertas caracteristi-
específicos de las rocas metamórficas, cas homogéneas. Desde el punto de vista
pudiendo formar parte de los granos de las geológico los criterios pueden ser fundamen-
rocas detríticas, debido a su estabilidad en talmente de tres tipos:
los ambientes exógenos, y otros son a la vez
productos de alteración meteórica de mine- Cronoestratigráficos: como son las eda-
rales de rocas endógenas. Realmente la des de los materiales aflorantes y su
meteorización es un proceso de transforma- distribución espacial.
ción mineralógica con carácter físico y quí-
mico, pero a temperatura y presión bajas. Litológicos: entre los que hay que desta-
111

TABLA 3. Clasificación de las rocas metamórficas (IAEG, 1981).

METAMÓRFICA GRUPO GENÉTICO

Foliada Masiva Estructura habitual

Cuarzo. feldespatos, Cuarzo. feldespatos, micas y minerales oscuros y Composición


micas y minerales carbonatos
oscuros

Brecha tectónlca Grano muy


grueso
E
MIGMATITAS Cornean a 60
5
Mármol Grano ~o
GNEIS Granulita grueso e
Cuarcita 2 E
o
ESQUISTO "O
~
Grano o.
medio o
e
0,06 ~
m
Anfibolita ID
"O
Grano fino o
>C
FILITA o
E
PIZARRA o
0,002 f-
Grano muy
fino
Milonita

car la composición, textura y estructura Terrenos calizos: comprenden fundamen-


de los materiales. talmente los terrenos mesozoicos, aun-
que también se encuentra parte del Pa-
Morfo-tectónicos: que considera la rela- leozoico Superior (Devónico, Carbonífero)
ción del relieve con las macroestructuras e Inferior (Cámbrico). Las zonas que
tectónicas. ocupan esta clase de terrenos son las
Cordilleras Costeras Catalanas, los Piri-
Si se atiende al predominio de la composi- neos, País Vasco, Cantabria, la Cordillera
ción de los materiales, se puede dividir la Ibérica y la Cordillera Bética.
Península Ibérica mediante la siguiente
distribución: Terrenos arcillosos: se trata de materiales
que se sedimentaron con posterioridad a
Terrenos silíceos: son propios de la edad los grandes fenómenos orogénicos, per-
Paleozoica, estando formados por rocas maneciendo casi horizontales sus estra-
graníticas y análogas, así como pizarras tos; al no estar afectados por los plega-
bastante homogéneas. Corresponden a mientos, sus formas son horizontales, de
las raices de los plegamientos más anti- tipo tabular, formados por estratos roco-
guos y a terrenos de la Era Primaria, e sos delgados intercalados en materiales
incluso anteriores, en relación con intru- de contextura arcillosa. Corresponden a
siones de magmas ácidos y su envoltura terrenos del Terciario Superior y del Cua-
metamórfica (gneises, esquistos, etc.). Se ternario, como son las llanuras de las dos
extienden por Galicia, Asturias, el occi- Castillas, las planicies del Ebro y del
dente de la Meseta, la Cordillera Central, Guadalquivir.
Montes de Toledo y Sierra Morena; for-
mando el núcleo de los Pirineos, de las De una forma simplificada se puede hablar
Cordilleras Béticas y el sector septentrio- de las principales unidades geológicas de la
nal de las Cordilleras Costeras Catalanas. Península:
112

[]]] TERRENO SILICEO

~ TERRENO CALIZO

D TERRENO ARCILLOSO

o 100 200km

Figura 1. Geología de la Península Ibérica.

A. Macizo Ibérico se caracteriza por poseer una serie pa-


leozoica pre-carbonífera que incluye tanto
El Macizo Ibérico forma la mayor parte de la formaciones detríticas como carbonata-
mitad occidental de la Península. Por el N, O das con varias lagunas estratigráficas.
y SO este macizo está limitado con áreas
oceánicas (Golfo de Vizcaya, Océano Atlán- Zona Asturoccidental-Leonesa. Se carac-
tico). Al este del Macizo Ibérico se extiende teriza por poseer una serie Cámbrico-
un amplio dominio formado por materiales Ordovícico-Silúrico muy potente de tipo
mesozoicos y terciarios, bajo los cuales se pizarroso e importantes niveles de cuarci-
hunden los terrenos paleozoicos y precám- ta. La estructura es esencialmente de
bricos que forman el macizo, afectados por pliegues, incluyendo grandes pliegues
la orogenia Hercínica. acostados. La deformación ha estado
acompañada de metamorfismo y desarro-
El Macizo Ibérico es el macizo hercínico de llo de esquistosidades. Los granitos y
Europa más extenso y el que proporciona un rocas asociadas son escasas y de peque-
corte transversal más completo de la Cordi- ñas dimensiones en la parte este de la
llera Hercínica. zona, pero en su parte occidental (manto
de Mondoñedo) son bastante abundan-
La existencia en el Macizo Ibérico de una tes.
zonación transversal a la dirección de las
estructuras permite establecer la siguiente Zona Centroibérica. Es muy heterogénea
y comprende áreas con metamorfismos
división:
de alto grado y abundantes granitoides y
Zona Cantábrica. Forma el núcleo del áreas sin metamorfismos o con un grado
Arco lberoarmoricano (rodilla astúrica) y muy débil. Estratigráficamente el rasgo
113

~ ZONA CANTABRICA

F:D PRECAMBRICO DEL NUCLEO


Ld DEL ANllFORME DEL NARCEA

ZONA ASTUROCCIDENTAL LEONESA


-...._-=:._
~--
o
1111 a) PRECAMBRICO DEL NUCILO DEL
PLIEGUE ACOSTADO DE MONOOftEIJO

('O>?,
'-.. "
~
~ t,90R~Clg~ ~~f'.!)ROIDE
<:>.z( ~' , .x ' ZONA CENTRO-IBERICA
('~ ' b a) COMPL&JOS CATAZONALES DE GA!JCIA
-& ,rmllwm ~. NgR~N~J; ~~~O:,- P·a=g,errGAL;
~~ mw 5. MORAIS; 5. "FOSA Bl.ASTOMILON!TICAJ;
""" - ~ b) AFLORAMIENTOS DEL "OLLO DE SAPO

~ ~;;:~:.:~l BATOlJTO DE LOS PEDROCHES


\
~ ZONA DE OSSA-MORENA
·~a) AFLORAMIENTOS DE PRECAMBRICD

•1111 ZONA SUR PORTUGUESA


a) FRANJA PIRITIFERA

...__=""'100Km

Figura 2. Zonación transversal del Macizo Ibérico según Jullbert et al. (1972).

más característico de la zona es la dis- Estas zonas son el resultado de la evolución


cordancia de la Cuarcita Armoricana del Macizo-Ibérico después del Paleozoico,
sobre sustrato. fundamentalmente de la fracturación tercia-
ria y las desnivelaciones que sufrió el bloque
Zona de Ossa Morena. Estratigráficamen- Paleozoico que constituye el Macizo Ibérico.
te es muy variada, con afloramientos que De este modo se forman las zonas montaño-
van desde el Precámbrico al Carbonífero. sas que sobresalen de la altitud media del
El plutonismo hercinico es variado, inclu- macizo y las llanuras terciarias de las mese-
yendo abundantes cuerpos intrusivos tas. De estos sistemas montañosos los más
básicos. Como límite entre esta zona y la importantes son: la Cordillera Cantábrica, el
Centroibérica se toma el batolito de los Sistema Central, los Montes de Toledo y la
Pedroches. Sierra Morena.

Zona Surportuguesa. Formada exclusiva-


mente por materiales devónicos y carbo- B. Cordilleras Alpinas
níferos. Existe un importante complejo
volcánico detrítico en el Carbonífero Pertenecen a la gran cordillera europea que
Inferior con grandes masas de sulfatos les da nombre, y se caracterizan por sus
asociadas, fundamentalmente pirita. Este grandes alturas y sus formas apuntadas,
complejo aflora en una franja de 20 a 40 hendidas por valles estrechos y profundos.
km de anchura que llega desde la depre- Destacan los Pirineos, la Cordillera Ibérica,
sión del Guadalquivir hasta la cuenca gran parte de la Cantábrica y las Cordilleras
terciaria del Sado, en Portugal, y que se Béticas. En ellas predominan los terrenos
ha denomicado la faja piritica. pertenecientes a la era secundaria, principal-
114

mente calizas, depositados en la cuenca Zona axial, en la que afloran los materia-
sedimentaria mediterránea que se extendía les del zócalo. A la estructura hercínica
por gran parte del lado oriental de la Penín- de estos materiales se superpone la
sula. alpina.

B1. El Pirineo Zona Norpirenaica, constituida por mate-


riales mesozoicos deformados y meta-
La Cordillera Pirenaica comprende las mon- morfizados y rocas.de zócalo que afloran
tañas situadas en el ismo que une la Penín- en los denominados macizos norpirenaí-
sula Ibérica al resto de Europa. cos.

Las rocas representadas en el Pirineo pue- Antepais plegado septentrional, formado


den ser agrupadas en tres conjuntos: por materiales del zócalo y de la coberte-
ra, extensamente recubiertos por terrenos
El zócalo, constituido por terrenos de postorogénicos y débilmente deformados.
edad precámbrica y paleozoica. Estos
terrenos están intensamente deformados B2. La Cordillera Bética
por efecto de la Orogenia Hercínica y en
ellos están insertos algunos plutones de Es el conjunto montañoso que se extiende
granitoides. desde el Golfo de Cádiz hasta el sur del país
valenciano, alargado en dirección OSO-
La cobertera, formada por terrenos meso- ENE.
zoicos y terciarios afectados por las es-
tructuras de plegamiento del ciclo alpino. La Cordillera Bética pertenece al Sistema
En amplias áreas esta cobertera se pre- Alpino, del que constituye su segmento más
senta despegada de su sustrato y sus occidental y muestra las características más
estructuras son incongruentes con res- típicas de éste: evolución preorogénica
pecto a las de éste. En otras áreas la mesozoica, caracterizada por el desarrollo
cobertera muestra una estructura de de una tectónica extensional; estructura
revestimiento más congruente. compresiona!, fundamentalmente caracteri-
zada por el apilamiento de unidades alócto-
Los terrenos postorogénicos, que com- nas; procesos de metamorfismo dinamotér-
prenden al Neógeno y Cuaternario, más mico en las zonas internas; etc.
unos terrenos terciarios más antiguos,
que no están afectados por las estructu- En la Cordillera Bética se distinguen dos
ras de plegamiento del ciclo alpino. grandes conjuntos estructurales yuxtapues-
tos, desde el borde septentrional de ésta
En una primera aproximación el Pirinea hacia el sur: las zonas externas y las zonas
parece tener una disposición simétrica, con internas.
una zona central (zona axial) en la que
afloran materiales del zócalo hercínico, Zonas externas, el prisma sedimentario
bordeada por dos bandas de terrenos meso- de la cobertera del margen continental
zoicos y cenozoicos. Así pues, el Pirineo se meridional ibérico aparece actualmente
ha dividido en cinco zonas estructurales distribuido en dos conjuntos:
(Mattauer & Seguret, 1971), que de Sur a
Norte son: La zona prebética, correspondiente a
la parte más próxima del margen con-
Antepais plegado meridional, con mate- tinental meridional ibérico.
riales de la cuenca del Ebro afectados por La zona subbética, situada al sur de la
plegamientos suaves. anterior, corresponde a la parte distal
de dicho margen continental ibérico.
Zona Surpirenaica, caracterizada por
cabalgamientos y grandes mantos de La estructura de las zonas externas se
corrimiento de la cobertera, desplazados caracteriza por el despegue generalizado
hacia el Sur y despegados del zócalo, de la cobertera respecto al zócalo, no
1
115
1
apareciendo los rasgos del metamorfismo El basamento de la cadena está constituido
alpino en ella. Esta cobertera está afecta- por orcas paleozoicas y precámbricas del
da por pliegues y fallas de cabalgamiento ciclo hercínico y un tegumento formado por
que individualizan varios mantos de corri- el Pérmico, Buntsandstein y dolomías infe-
miento. Así mismo, se pueden encontrar riores del Muschelkalk. El tegumento se
estructuras halocinéticas de importancia adapta al zócalo a modo de revestimiento y
variable en varios sectores. sufren conjuntamente la tectónica de cabal-
gamientos asociada a las fallas inversas del
Zonas internas, a diferencia de las zonas zócalo.
externas en las zonas internas afloran
extensamente rocas paleozoicas, asimila- La cobertera está constituida por los terre-
bles a un zócalo hercinico. nos mesozoicos posteriores al Keuper (Jurá-
sico y Cretácico), fundamentalmente calizas
La estructura alpina de las zonas internas y dolomías. Se encuentra despegada del
es muy complicada. En ella se distingue zócalo mediante un nivel constituido por las
la superposición de varias etapas de formaciones arcillosas y yesíferas plásticas
deformación y un dispositivo en apila- de las facies Keuper. El deslizamiento de la
miento de unidades alóctonas (mantos de cobertera laminó la formación Keuper en
corrimientos, escamas, etc.), y no existe algunas zonas, mientras que en otras pro-
un despegue generalizado de la coberte- vocó un aumento de su espesor.
ra.
Las últimas etapas tectónicas que afectan a
Se identifican tres grupos de unidades la cordillera, de tipo distensivo, han sido las
estructurales con características litológi- responsables de la creación de campos de
cas y estructurales diferentes: fallas normales y de las cuencas intramonta-
nas terciarias que se encuentran en la cade-
Nevadofilábride, que aflora en Sierra na (Calatayud, Teruel-Alfambra, Requena,
Nevada y la de los Filabres, está cons- etc.).
tituido por rocas metamórficas.
Afpujárride, que comprende varios 84. Cadenas Costeras Catalanas
mantos de corrimiento, está constitui-
do por dos conjuntos: el inferior, com- Constituyen los relieves que se extienden a
puesto por micaesquistos y filitas, y el lo largo de la costa catalana entre la depre-
superior, formado por calizas y dolo- sión del Empordrá y la Cordillera Ibérica.
mías.
Mafáguide, situado en la parte occi- En ellas se observa una variación de las
dental de la zona bética, tiene como características estratigráficas y tectónicas
característica diferenciadora el que que permite dividirla en dos grupos de unida-
tanto las estructuras como el meta- des, denominados dominios y sectores. Los
moliismo alcanzan aquí un desarrollo dominios (sep1entrional, central y meridional)
mucho menor que en los otros dos se encuentran delimitados por alineaciones
complejos. de fracturas transversales a la cadena,
mientras que los sectores (externo, interme-
83. Cordillera Ibérica dio e interno) son unidades paralelas a la
línea de costa, delimitado por fracturas de
La Cordillera Ibérica aparece como una zócalo longitudinales.
cadena plegada de dirección general NO-
SE, que se extiende desde la provincia de La estructura compresiva que se observa en
Soria hasta el mar Mediterráneo, entre las cadenas se formó fundamentalmente
Castellón y Valencia. durante el Paleógeno. Este plegamiento
condiciona el afloramiento del basamento
Esta cordillera se puede dividir en dos ra- paleozoico en algunas áreas, a favor de
mas: Castellana u occidental y Aragonesa u fallas con movimientos verticales suficiente-
oriental, separadas entre sí por la cuenca de mente importantes para provocar desborda-
Almazán. miento de la cobertera e incluso del basa-

1
1
116

mento sobre el borde de la cuenca sedimen- carbonatadas y detríticas mesozoicas de la


taria paleógena. Cordillera Ibérica. La gran variedad litológica
de los materiales que forman estas unidades
El relieve actual se debe a la interacción de geológicas y que actúan como rocas madres
la tectónica y la sedimentación durante el de los sedimentos de relleno de la cuenca
Neógeno, controlado por grandes fallas hace que éstos muestren, a su vez, compo-
normales subparalelas a las cadenas. siciones litológicas diferenciadas.

Asociada a la tectónica distensiva neógena La disposición de los sedimentos de la


se desarrolla una inmensa actividad volcáni- cuenca sobre el sustrato es, en general,
ca en los dos extremos de las cadenas que discordante con los bordes S y O, mientras
produce numerosos depósitos de edad que en el N y E los bordes mantenían activi-
tortoniense. dad tectónica importante, lo que dio lugar a
potentes espesores de sedimentos y discor-
dancias progresivas.
C. Cuencas Sedimentarias
El relleno de la cuenca se produce, de ma-
El rasgo común de las grandes cuencas nera más o menos constante, mediante
sedimentarias terciarias de la Península abanicos aluviales que pasan, según nos
Ibérica es el haberse formado después de adentramos en la cuenca, a sistemas fluvia-
las grandes orogenias, por lo que las capas les de la red más diferenciada. La zona
que la rellenan permanecen horizontales. central de la cuenca muestra condiciones
Las depresiones del Ebro y del Guadalquivir lacustres y palustres. De estos modelos
y las llanuras castellanas de la Meseta resultan una variedad de facies sedimenta-
pertenecen a este tipo de relieve. Las dos rias que se interdigitan entre sí, proporcio-
primeras corresponden a fosas profundas nando una cierta complejidad litológica.
situadas entre el bloque de la Meseta y las
cordilleras alpinas. Las llanuras de la Meseta C2. La Meseta Sur
son más someras y están situadas en ondu-
laciones o hundimientos del bloque antiguo, Los depósitos terciarios de la Meseta Meri-
rellenadas posteriormente por sedimentos dional pueden describirse a partir de la
modernos. siguiente subdivisión:

C1. La Cuenca del Duero Borde meridional del Guadarrama y So-


1 i mosierra.
Constituye la depresión terciaria más exten- Cuenca de Madrid.
sa de la Península y está enclavada sobre el Cuenca del Tietar y Campo Arañuelo.
Macizo Ibérico, habiéndose originado a Depresión intermedia.
finales del Cretácico o principios del Paleo- Cuencas del Júcar y Gabriel.
ceno. Depresión manchega.

Está enmarcada por sistemas montañosos De todas estas áreas, es la cuenca de Ma-
de entidad geográfica y litología muy distin- drid la que por su entidad representa el área
ta. Al S y SO está limitado por rocas plutóni- de mayor interés para su descripción.
cas y metamórficas del Sistema Central. En
el borde occidental, en su mitad S, rocas La cuenca de Madrid constituye un amplio
plutónicas, mientras que en la mitad N, graben limitado al NO y O por los granitoides
rocas metamórficas y sedimentarias del y rocas metamórficas del Sistema Central, al
Precámbrico y Paleozoico. El borde N lo N por series paleozoicas formadas por
constituye la Cordillera Cantábrica, formada materiales metamórficos, al S por los grani-
por rocas detríticas paleozoicas hacia el O y tos y rocas metamórficas de los Montes de
por rocas carbonatadas al E. El límite con la T aleda, y hacia el E por los materiales calcá-
depresión del Ebro coincide con la divisoria reos de la Sierra de Altomira.
de aguas de ambas cuencas hidrográficas.
El borde oriental está constituido por rocas El relleno terciario se apoya sobre sedimen-
117

tos cretácicos en la parte N y E de la Cuen- niveles subordinados compuestos por detríti-


ca y sobre granitos y rocas metamórficas en cos gruesos o carbonatados, completando
la parte S y O (Montes de Toledo). un total de más de 1 km de espesor.

La sucesión de materiales que constituye el


relleno de la Cuenca de Madrid comprende 3. METEORIZACIÓN DE LAS ROCAS
desde el Cretácico hasta el Plioceno. El
Paleógeno posee bastante espesor en las La meteorización de las rocas es el proceso
zonas próximas a los bordes, encontrándose de modificación de su composición o estruc-
plegado en el borde E, donde está constitui- tura al estar en contacto con la atmósfera o
do por arcillas y margas rojizas o amarillen- en sus proximidades, teniendo efectos sobre
tas y niveles areniscosos a techo. En gene- las propiedades físicas y mecánicas del
ral, son facies terrígenas en bancos tabula- material rocoso.
res gruesos muy silicificados. El resto del
relleno sedimentario terciario se encuentra La meteorización se divide tradicionalmente
bien estructurado y definido. en dos categorías:

C3. Cuenca del Ebro La meteorización física, que es el proGe-


so de desintegración de las rocas sin que
Posee una forma sensiblemente triangular y varíe su composición química. Compren-
está limitada por tres cadenas montañosas: de:
los Pirineos, la Cordillera Ibérica y las Cade-
nas Costeras Catalanas. Arranque directo de partículas por
erosión.
En el relleno de la Cuenca del Ebro se pue- El mecanismo de helada-deshielo
den establecer dos grandes subdivisiones. (gelificación).
La primera de ellas hace referencia a los Cambios bruscos de temperatura.
depósitos de la parte N de la cuenca, de Deposición de sales en las diaclasas
carácter marino, sedimentados con anteriori- cerca de las costas.
dad a la individualización de la cuenca pro- Acción de los vegetales, especialmen-
piamente dicha. La segunda etapa del desa- te de las raíces de los árboles.
rrollo sed~mentario se inicia en el momento
en el que se pasa definitivamente de la La meteorización física es máxima cerca
sedimentación marina a la continental, es de los polos, en las altas montañas y en
decir, al finalizar el depósito de las formacio- los desiertos cálidos.
nes salinas de Cataluña y Navarra.
La meteorízación química, que es una
C4. Cuenca del Guadalquivir alteración química que se facilita cuando
la humedad es grande y la temperatura
Se encuentra situada entre dos grandes es elevada. De este modo la meteoriza-
dominios geoestructurales: la Meseta, repre- ción quimica es muy intensa en climas
sentada por Sierra Morena, y las Cordilleras cálidos y húmedos, y mínima en polos y
Béticas. desiertos.

Los materiales que constituyen el relleno de Los tipos de reacciones químicas de la


la cuenca pueden agruparse en dos unida- meteorización son:
des: unidad alóctona y unidad autóctona.
Oxidaciones.
La unidad alóctona se encuentra dispuesta
como acumulaciones de materiales hetero- El oxigeno se disuelve en el agua en
géqeos entremezclados en matriz margoar- cantidades variables según su presión
cillosa. La unidad autóctona, los sedimentos parcial en la atmósfera. Los iones
característicos de la cuenca, es de facies divalentes que hay en los minerales y
marina, con abundancia de arcillas de mayor que están en el estado de reducción
o menor contenido en carbonatos y otros pueden ser oxidados. Uno de ellos, el
118
Carbonataciones.
Fe 2 + será oxidado por el oxígeno pa-
sando a trivalente, que es insoluble en El agua lleva disuelto C0 2 que actúa
el agua. y de este modo no podrá ser sobre los carbonatos transformándolos
arrastrado por el agua y permanecerá en bicarbonatos que se disuelven y
en el sitio tiñendo de color rojizo el son arrastrados por el agua.
resto del terreno.
Disoluciones.
Hidrataciones.
El agua es capaz de disolver las rocas,
Hay minerales capaces de absorber, principalmente las evaporitas (halita,
en sus redes cristalinas, moléculas de silvinita), emigrando sus componentes
H 0 aumentando el volumen. Un con el agua, dejando en la superficie o
2
ejemplo son las arcillas expansivas. en el interior el hueco que ocupaban
las sales disueltas.
Hidrólisis.
Cuando la meteorización física se produce a
Depende del clima, del pH del aire y la vez que la química, esta última gana en
de la cantidad de iones que lleva di- intensidad y rapidez. Los terrenos que su-
suelta el agua. En general, la sílice fren esta meteorización tienen que ser refor-
permanece en el lugar donde se for- zados para que no se originen empujes ,
ma, pero si el agua tiene un pH alto desfavorables debido a que se hacen más
(básico) se disuelve y abandona el débiles mecánicamente, y, por lo tanto, son
menos adecuados para que sean atravesa-
lugar.
dos por túneles.
En un clima templado con un pH neu-
Los procesos de meteorización frecuente-
tro o ligeramente ácido, en el granito
mente no llegan a la profundidad a la que se
se alteran el feldespato y la mica,
realizan los túneles, pero una vez abiertos
permaneciendo el cuarzo (meteoriza-
las rocas pueden verse alteradas ligeramen-
ción sialítica). En un clima de tipo
te en algún caso. En España, como conse-
ecuatorial, con un pH básico, la sílice
cuencia del clima, la meteorización es más
permanece en el mismo lugar que la
frecuente en la zona norte del país.
alúmina (meteorización alítica).

a) ROCAS METAMORFICAS b) ROCAS IGNEAS INTRUSIVAS

ZONA
COLlNION U OTROS
SUELOS 1RANSPORTADOS

___ ,,.,..,
19 .,.,..-------

GRAIJD V

" ,,,./ ,,,--------


____
GRAOD IV

,.
rn.o.NSICION D( SN'ROUTO
A ROCA MEfEORIZIDA

11. ROCA METEORIZADA----

"' ,...,,..-------

111. ROCA SANA


----""
"'
GRADO 1 Y 11
l
:1
~
1.
Figura 3. Perfil tipo de meteorización de rocas metamórficas e ígneas íntrusivas (Deere y Patton, 1971).

1
l
119
N
4. ESTRUCTURA DEL MACIZO ROCOSO

4.1. Fallas

Cuando las rocas se pliegan por compresión


o cuando se estiran por tracción pueden
soportar una cierta distorsión, pero finalmen-
te se rompen y se forman las fallas. La o
aparición de fallas es uno de los mayores N
riesgos que hay que considerar en la cons-
trucción de túneles.

Existen varias clasificaciones, siendo la más


general la que divide las fallas en:

Falla normal o directa: en ellas el bloque b


hundido reposa sobre el plano de falla,
N
que suele tener un buzamiento grande.
En este tipo de fallas se suelen producir
esfuerzos de distensión, por lo que tam-
bién se conocen como fallas de tensión o
de gravedad.

Falla inversa: el bloque de techo se le-


.,
vanta y reposa sobre el bloque de muro.
En estas fallas se producen acortamien-
tos entre los bloques debido a esfuerzos
de compresión (fallas de compresión). Figura 4. Tipos de fallas: normal o directa, inversa y
de desgarre o direccional y sus proyeccio-
nes estereográficas.
Falla de desgarre: tienen el plano de falla
vertical y el movimiento no tiene compo-
nente vertical, desplazándose los bloques plo del dinamometamoriismo extremo; los
horizontalmente. Se llaman sinistrales si materiales se encuentran a lo largo de gran-
se producen de tal forma que un observa- des zonas ubicadas sobre una falla en la
dor situado en un bloque de la misma ve que debido a esta dislocación la roca ha sido
que el otro bloque se ha desplazado triturada.
hacia la izquierda, y se llaman dextrales
si ocurre lo contrario. Esta masa rocosa se altera con facilidad,
conteniendo muchos poros o vacíos que
Los principales problemas causados por las suelen rellenarse con agua de lluvia o con
fallas en relación con la construcción de agua subterránea. El agua en estas zonas
túneles se deben a los efectos que se co- de fallas puede fluir con mucha rapidez
mentan seguidamente. debido a la alta permeabilidad de la roca
triturada, reaccionando químicamente y
Las fallas suelen favorecer el flujo de agua, aportando una menor competencia a los
pero también pueden actuar como barreras materiales contiguos.
impermeables debido a la existencia de
materiales más impermeables en uno de los La orientación de las fallas con relación a la
flancos. traza del túnel es de vital importancia:

En el plano de falla lo más normal es que A medida que el rumbo de las fallas coin-
haya una zona de roca triturada que se cide con la dirección del túnel los proble-
llama brecha de falla si es grosera, y miloni- mas son mayores; de ahi que cuando sea
ta si el m.aterial está triturado muy finamente. posible, la dirección del túnel deberá ser
La brecha de falla y la milonita son un ejem- perpendicular al rumbo de las fallas.
120

Es preferible que el túnel se aproxime a ginado una vaguada-falla que requiere medi-
las fallas por el techo mejor que por el das de precaución y tratamientos especiales.
muro, debido a que si se acerca por el
muro puede producirse, sin aviso previo, En areniscas y cuarcitas los problemas
el desprendimiento de cuñas de rocas relacionados con las fallas son de menor
delimitadas por las fallas y el techo del consideración que los asociados con la
túnel. alternancia de materiales impermeables.

Cuando el buzamiento es pequeño pue- En calizas las dificultades aparecen en


den aparecer roturas en la clave, inde- mantos de corrimiento y fallas inversas, ya
pendientemente de cual sea el rumbo del que cuando la zona de calizas se encuentra
túnel. en el techo, éstas sufren mucha fracturación
que favorece el flujo de agua.
La existencia de acuíferos colgados que se
encuentran limitados por las fallas pueden En margas y argilitas el problema principal
provocar graves problemas, sobre todo si, es el fenómeno de expansión, así las fallas
como en el caso anterior, el túnel se aproxi- producirán problemas dependiendo de la
ma a las fallas desde el muro, ya que puede resistencia y de la humedad.
aparecer bruscamente agua a presión que
arrastre materiales de relleno. En terrenos metamórficos las fallas suelen
dar lugar a problemas delicados, ya que
El tipo de falla repercute mucho sobre los éstas son difíciles de localizar, se encuen-
problemas que pueden aparecer en la tran alteradas, con gran cantidad de diacla-
construcción de túneles. En las fallas direc- sas, decohesión de materiales y con rellenos
tas el problema radica en la existencia de arcillosos.
brechas de falla o milonitas, por tratarse de
rellenos fracturados por los que puede fluir En pizarras, las fallas suelen estar rellenas
el agua. de arcillas y cloritas; en las zonas que no se
encuentran falladas aparecen grandes em-

----
Las fallas inversas presentan más riesgos pujes y zonas de alteración que producen
que las directas al poseer un buzamiento problemas de grandes filtraciones.
menor, y el más que probable alto nivel de
tensiones horizontales que hace que la zona
próxima a las fallas se encuentre más fractu- -----_-_-_-_-___

11
rada.
-
En cuanto a las fallas de desgarre el riesgo
se encuentra en que pueden tener series de
diaclasas paralelas que forman bloques ¡
inestables. Las fallas entre bloques originan

~
muy pocos problemas ya que raramente
presentan rellenos. -_-_-_-_-_-_-_
=====-s;~?:

Los cabalgamientos, que son un caso parti-


:-::'--: ),:;·
cular de pliegues-falla, son muy peligrosos,
debido a que presentan los mismos proble-
mas que las fallas inversas, pero intensifi-
cando estos riesgos. En este contexto, se Figura 5. Influencia de las fallas en la estabilidad de
puede encontrar una correspondencia entre los túneles.
los problemas en la ejecución de túneles, se-
gún el tipo de fallas, y los terrenos donde se Como se ha visto, el problema de las fallas
encuentran. De este modo en terrenos íg- es tan importante que, muchas veces, deben
neos los problemas suelen surgir si el túnel es-tudiarse varias alternativas en el trazado,
es poco profundo, debido a que al ser la co- eligiendo la excavación que cruce un menor
bertera de poco espesor se puede haber ori- número de fallas.
121

Por todos estos problemas habrá que efec-


tuar reconocimientos geofísicos y sondeos
que permitan determinar la situación de las
fallas. Si se conoce con antelación la pre-
sencia de una falla, se tiene un gran porcen-
taje del problema resuelto, ya que los incon-
venientes causados por las fallas suelen ser
POSICION 1
mayores cuando aparecen bruscamente.

Entre los métodos más usuales que se


emplean cuando se atraviesan zonas de
fallas están las inyecciones de consolida-
ción, paraguas de micropilotes, colocación
de chapa Bernold, predrenaje, etc.

El empleo del predrenaje da buenos resulta-


dos si la permeabilidad no es muy alta y la
zona de la falla tiene una cantidad suficiente
de finos como para que las tensiones capila-
res del agua intersticial le aporten a los
materiales una cohesión aparente.

En las excavaciones con topos, éstos avan-


zan apoyándose sobre el suelo con una za-
pata y acuñándose lateralmente contra las
paredes del túnel mediante dos o más coda-
les -grippers-. La carga total sobre la zapata
POSICION 3
depende sólo del peso de la máquina, pero
la presión sobre los codales aumenta con la Figura 6. Problemas que presentan las fallas en el
resistencia de la roca, ya que deben sopor- avance con topos.
tar la reacción necesaria para aplicar los em-
pujes normales por los cortadores sobre el a compresión, se observa que están sujetas
frente. a un campo de esfuerzos representado por
tres componentes:
Cuando una máquina de este tipo llega a
una falla puede que las presiones sobre el Fuerza lateral activa: causante de la
terreno que aplican los codales y zapatas distorsión
sean excesivos y se produzca el hundimien- Fuerza de confinamiento lateral: debida a
to de las mismas impidiendo su avance, la rigidez de la corteza terrestre
además de los desprendimientos de rocas Fuerza de la gravedad: debida al propio
sobre la propia máquina. Según diversos peso de la roca.
autores la resistencia mínima necesaria de
los terrenos para que no se produzcan tales Si la fuerza lateral activa supera a las dos
hundimientos está en torno de 2 a 6 MPa. restantes, la masa total de roca es empujada
hacia arriba formándose los pliegues. Este
movimiento lateral provoca fisuras o grietas
4.2. Plegamientos paralelas a los ejes de los pliegues.

Cada tipo de roca puede experimentar defor- Los pliegues se producen en un amplio
maciones de tres tipos: elásticas, plásticas o rango de escalas, desde el orden de centí-
por rotura. La deformación plástica es la metros hasta kilómetros. La intensidad de
causante de los pliegues, y la deformación plegamiento refleja el grado de distorsión
por rotura de las fallas y diaclasas. localizada y el despegue/cizallamiento en las
diferentes partes del macizo rocoso afecta-
Si se analizan las rocas que están sometidas do.
122
Las rocas que presentan pliegues, general- a fuertes tensiones locales, lo que supondrá
mente, son las de materiales de baja compe- un alto estado de fracturación que las hará
tencia, como las sedimentarias y las rocas menos competentes.
metamórficas de comportamiento más plásti-
co. Si se tiene en cuenta la posición relativa de
la dirección de los túneles con respecto al
Los problemas más típicos que se pueden eje del plegamiento, se pueden considerar
encontrar en zonas de pliegues del macizo los siguientes casos:
rocoso mientras progresa la construcción de
un túnel son los que se comentan seguida- Túneles siguiendo la dirección del eje de
mente. plegamiento. Sufrirán menores presiones
si discurren por un anticlinal, que si van
Si el túnel discurre por una estructura anticli- por un sinclinal; además, en este segun-
nal donde existen estratos de baja permea- do caso recogerán las aguas de filtración
bilidad sobre otros de alta permeabilidad y del terreno.
porosidad, se pueden crear trampas para el
gas metano. Túneles con dirección perpendicular al
eje de plegamiento. Las presiones a lo
Si, por el contrario, el túnel discurre por una largo de su trazado serán variables, de-
estructura sinclinal y los estratos de baja pendiendo además de la disposición en
permeabilidad se intercalan sobre otros de anticlinal o sinclinal de los estratos. En un
alta permeabilidad y porosidad, se crean anticlinal en el núcleo se observarán
trampas para el agua, lo que hace que se presiones menores que hacia los flancos,
formen depósitos de agua que pueden sucediendo lo contrario en un sinclinal.
resultar peligrosos para la excavación.

Si se localiza un túnel dentro de una estruc- 4.3. Diaclasas


tura plegada habrá que considerar que las
rocas que se atraviesen estarán sometidas Las diaclasas o juntas son planos de debili-

Figura 7. Influencia de los plegamientos en la excavación de túneles.


123

dad que separan una masa rocosa en dos


partes, sin un movimiento relativo apreciable
de los bloques, que es lo que las diferencia
de las fallas.

Entre las diaclasas se distinguen las sine/a-


sas, que se producen por la diagénesis de
los estratos o la consolidación de las rocas
no sedimentarias, y las tectoclasas, posterio-
res a la formación de la roca y originadas
por esfuerzos.

Las familias de juntas también pueden origi-


narse debido a efectos del clima y meteori-
zación, como por ejemplo las debldas a
ciclos de expansión y contracción.

El examen de las rocas demuestra que el


espaciamiento entre juntas aumenta con la
profundidad, y la anchura de las juntas
decrece con la profundidad, es decir, que la
roca más profunda, a grandes rasgos, pare-
ce ser más sólida. La única excepción es la
roca caliza que se disuelve más fácilmente
con el agua y que, por lo común, contiene
muchas discontinuidades.

Entre los aspectos fundamentales de las Foto 2. Túnel en formación de calizas buzando hacia
la izquierda.
juntas de roca sobre la estabilidad de los tú-
neles cabe resaltar los aspectos siguientes.
El número de juntas que existen en un maci-
zo rocoso determina su comportamiento,
mediante el grado en que puede deformarse Si predomina la estratificación vertical se
sin que se produzcan roturas y la disposición puede llegar a una situación en la que las
de las mismas, ya que ésta determina la for- juntas se abran y los bloques caen por
ma de rotura. efecto de la gravedad, de ahí que sean
necesarios sistemas de sostenimiento dirigi-
Para que existan bloques inestables en un dos al control de estos bloques inestables.
túnel deben aparecer como mínimo tres
familias de juntas, siendo un condicionante En el caso de estratificación horizontal con
importante para la estabilidad del terreno la juntas de debilidad formando ángulos rectos
orientación relativa de éstas respecto a la con los planos de estratificación, aparecerán
geometría de la excavación. desprendimientos en forma de losas o ta-
blas.
Es muy común encontrar familias de juntas
paralelas y con ángulos uniformes, con la La influencia de la dirección de los estratos
formación de bloques inestables que repre- con relación al eje del túnel sobre la caída
sentan un riesgo apreciable de caída dentro de bloques puede resumirse en las Tablas 4
de la excavación. y 5.

Cuando las familias de juntas están orienta- Cuando el túnel es paralelo al rumbo de la
das en planos principales de debilidad, estratificación, en general, el frente es esta-
inclinados respecto a la dirección del túnel, ble; mientras que las condiciones del techo
esta situación puede causar bloques inesta- empeoran para buzamientos de estratos
bles situados predominantemente en un bajos si hay juntas conjugadas a la estratifi-
hastial y bóveda del túnel. cación alineadas con el túnel.
124

TABLA 4.

DISPOSICIÓN GEOMÉTRICA BUZAMIENTO TECHO HASTIALES


]UNELf';RAlfLO"-R"""°
(>[LAE<""TI"""""" a< 20 º Grandes roturas Estable

20º<a<45º Roturas Estable

a> 45 º Estable Rotura

y< 45 o Estable Estable

45º<y<75º Estable Algunas roturas

y> 75 o Estable Roturas

TABLA 5.

DISPOSICIÓN GEOMÉTRICA BUZAMIENTO TECHO HASTIALES


TUNE;t. PERPENOICUl,AA Al
RU~BO Of LOS ESTRATOS
~ > 60 o Estable Estable
;-,__
45º<~<60º Algunas caídas Caídas si se avanza
contra buzamiento

20º<~<45º Rotura de techo Muchas caídas

~ < 20' Roturas chimeneas Pocas caldas


Fuente: ROMANA, M. (1981)

En el caso de túneles oblicuos a estratos


subverticales, las condiciones del frente
suelen ser estables, presentándose inesta-
bles al atravesar fallas y accidentes con
milonita.

Y, por último. cuando el túnel es perpendicu-


lar a la estratificación, en general, los hastia-
les son estables, presentándose problemas
de caída de bloques en el techo y en el
frente, dependiendo del buzamiento y exis-
tencia de otras familias de juntas.

En cuanto a las presiones, un túnel perpen-


dicular a la estratificación soportará menores
presiones que uno paralelo a los estratos.

5. FLUJO DEL AGUA EN EL MACIZO


ROCOSO
/
El agua que llega a los túneles procede
principalmente de la infiltración de las aguas
meteóricas, como son el agua de lluvia, del
deshielo de la nieve. filtración de agua de
ríos, lagos, embalses, etc.; también pueden
proceder de las aguas juveniles, del agua
Figura 8. Influencia de las juntas o discontinuidades que quedó retenida cuando se formaron las
principales sobre la estabilidad de los tú-
rocas ígneas o ·sedimentarias, y del agua de
neles.
125
1
m,ar en el caso de excavaciones realizadas para interpretar, a partir de predicciones
bajo el mismo. geológicas de la situación de los acuíferos,
las direcciones más probables de circulación
En relación con el agua, hay cuatro puntos y posición de los niveles freáticos. También
1 que deben considerarse como muy impor- habrá que tener en cuenta el agua que
' tantes: circula por las discontinuidades, que es
proporcional al gradiente hidráulico y a la
Avenidas de agua en macizos muy fisura- permeabilidad direccional preferente.
dos.
Este agua puede acarrear problemas de
Presiones hidráulicas que se ejercen diversos tipos:
sobre los revestimientos impermeables.
La inestabilidad de la excavación provo-
La alteración de las propiedades plásticas cada por un gradiente hidráulico elevado
1 y resistentes de suelos y macizos roco-
sos por el agua.
cerca de los hastiales del túnel.

La disminución de las propiedades resis-


La reacción física y química del agua 'Con tentes del terreno.
ciertas rocas (yesos y anhidritas) necesi-
tándose sostenimientos importantes y Asentamientos de las estructuras apoya-
tratamientos especiales. das en depósitos de suelos.
i
Un aspecto del agua que irrumpe en las Los túneles que discurren bajo el nivel de la
excavaciones es su origen, así de una ma- capa freática están sometidos a la presión
nera global se pueden dividir en dos grandes del agua, que incrementa la presión del
grupos: agua superficial y agua subterránea. terreno. Esto ocurre sobre todo en formacio-
nes geológicas recientes de terrenos aluvia-
El agua superficial está relacionada con los les permeables, en túneles para ferrocarriles
arroyos, rios, lagos, estuarios y mares. Es metropolitanos, etc.
aconsejable disponer de registros de los
niveles de los ríos y lagos y su relación con Un buen drenaje en los túneles, con eva-
las precipitaciones; en el caso de que los cuación de las aguas recogidas, reducirá las
túneles estén cerca de una zona sometida a presiones hidrostáticas al rebajar el nivel de
las mareas es importante tener datos de las la capa freática.
mareas e información sobre oleajes; y para
el caso de estuarios es conveniente disponer
TUNEL A SER ...---::::_--,..._
de los registros de avenidas de los ríos. EXCAVADO ~~",....-- - ..... , ' ,
/>,/" OMBEO ~At,_E~IA PILOTO
Otro aspecto del agua en los lagos o panta- // \\
nos es que se puede generar metano en NIVE.h.B3._EATIC9--f-+-.--.
ORIGINAL 1 1
__ _j_+------r·-
11
lugares en que la vegetación haya sufrido un \ \ SONDEO i;
proceso de putrefacción. Además de estos \ '... ·' 1

problemas, los cambios en los niveles de ----:J-__~~':::.::~ -~=~-e_-:;- ---r


agua superficiales afectarán a los niveles ...___. /-~ NIVEL FREATICO
"'- / DEPRIMIDO
freáticos en el terreno.

La determinación de estos niveles y las


variaciones que sufren a largo plazo consti- Figura 9. Drenaje previo a la excavación de un túnel
tuyen un cometido importante de la investi- desde una galería piloto.
gación que se realiza por medio de sondeos
e instalación de piezómetros. Las corrientes de agua de filtración en senti-
do ascensional, en terrenos arenosos, pue-
Parn controlar y conocer la circulación del den reducir la capacidad portante del terreno
agua subterránea en una zona, habrá que llegando incluso a producir el fenómeno de
l realizar un estudio de la hidrologia local, fluidificación de las arenas.

1
i;.
¡ 126

En terrenos calizos se pueden cortar, con esto hay que realizarlo con prontitud des-
los túneles, zonas carstificadas con redes de pués de la excavación, pues las acumulacio-
galerías por donde, en determinadas épocas nes de agua pueden vaciarse rápidamente.
del año, circulan grandes cantidades de
agua que pueden irrumpir violentamente en Si se observa que el agua está teñida de un
las obras. color rojizo (Fe 3•), normalmente indica que
existe una variación del nivel piezométrico.
En zonas de rocas sanas, pero fisuradas, se
pueden cortar grietas o fisuras que comuni-
ll quen con bolsadas de agua colgadas que en TABLA 6. Infiltración de agua en túneles.
un momento dado pueden invadir el túnel.
GRADO DE DESCRIPCIÓN
En general, en las rocas rígidas y frágiles FILTRACIÓN
(brechas, areniscas, calizas, etc.) las tensio-
1 Paredes y bóvedas secas. No se
nes tectónicas existentes producen fracturas detectan filtraciones
¡' que tienden a permanecer abiertas, aumen-
tando la permeabilidad de las rocas. 11 Pequeña filtración. Algunas dis-
continuidades presentan un goteo
de agua
El agua se suele drenar con cierta facilidad,
pero suele continuar fluyendo o goteando, 111 Afluencia media. Algunas disconti-
nuidades presentan caudal conti-
en la mayoría de los casos, produciendo
nuo de agua
humedades en el revestimiento de hormigón
de los túneles, si no se aplican técnicas IV Afluencia grande. Algunas discon-
especiales de impermeabilización. tinuidades presentan fuertes cau-
dales de agua

Es norma de buena ejecución el llevar unos V Afluencia muy elevada. Fuentes


sondeos en avance, en corona, por delante de caudales de agua extraordina-

''
! i de las galerías de ataque para prevenir en
rios
1

!
Se estima el caudal en htrosfminuto/10 metros de
zonas fisuradas o con posible carstificación, túnel excavado.
el encuentro o proximidad de bolsadas
importantes de agua.

Frente a ese problema se pueden adoptar


6. DIFICULTADES DEL TERRENO DU-
RANTE LA CONSTRUCCIÓN DE TÚNE-
1
tres soluciones: LES 1
Permitir la entrada de agua en el túnel.
Ésta es sólo una solución aceptada en
El trazado y perfil de un túnel deben cumplir ¡
i t
túneles cortos o de tráfico escaso, debido
fundamentalmente al rechazo que entre
las condiciones impuestas por la utilización
futura de la obra, teniendo en cuenta que
éstas podrán estar a su vez afectadas por: !
'l]
¡'
'íi

los usuarios tiene el observar el goteo de
agua y, además, el riesgo que supone un
firme mojado.
La naturaleza de los terrenos que atravie-
san.

'_(!
La presencia de agua y los caudales
Controlar la entrada de agua mediante previsibles. 1i,
juntas abiertas. La orientación del túnel en relación con
las principales direcciones de las disconti- ~
Impermeabilizar con el revestimiento.
Este proceso tiene éxito si se coloca
nuidades
La presencia de accidentes geológicos
t
t
entre éste y la roca un drenaje para el La orientación y valor de las tensiones f.
agua. principales
~i;

¡
¡
La naturaleza y espesor de los terrenos
Es muy útil realizar una descripción, Tabla 6, de cobertera
de los caudales infiltrados en tramos indivi- La situación del frente de la excavación, ¡
duales relacionándolos con las diferentes
estructuras rocosas que atraviesan el túnel;
considerando las posibles zonas inesta-
bles, zonas húmedas, zonas que nece~-
l
~Xz:" J .~.j~ ~ ~s,\.\ft·L rfelC 1
,\c.v\h- ~~ ~ 1..¡; c\,J<-- ( llii)tJMM-
~~~"'!)
Qil
1
127

'
tan soportes especiales, zonas de fuerte llena de material con resistencia igual o
pendiente, y las estructuras orientadas mayor que la de la roca.
1 favorablemente (atacando perpendicular-
' mente a las lineas del nivel de vertiente). Cuando se han determinado estos paráme-
tros se podrán definir zonas o tramos con
Una primera fase corresponderá al estudio comportamiento similar con relación a la
de las propiedades de los macizos rocosos. resistencia y fracturación del macizo rocoso,
Para este fin se deben evaluar, al menos, en el conjunto del proyecto. En el capítulo
los siguientes parámetros (Nicholas 1981): siguiente se explica con mayor detalle las
técnicas de caracterización geotécnica de
Resistencia del macizo rocoso. Es la los macizos rocosos.
relación entre la resistencia a compresión
de la roca y la presión del recubrimiento:
esta última es función de la densidad de 6.1. Rocas expansivas
la roca y de la profundidad del túnel,
Tabla 7. El hinchamiento que sufren algunos terrenos
se debe principalmente a la tendencia a la
TABLA 7. Resistencia del macizo ro- absorción de agua de algunas rocas, origi-
coso. nándose un aumento de volumen debido a la
desintegración que sufren dichos materiales.
Débil <B
La absorción de este agua es un fenómeno
Moderada 8-15 lento y continuo que tiene lugar a partir de
Fuerte > 15 filtraciones, e incluso por el vapor de agua
que está presente mientras se realiza la
excavación.
Fracturación del macizo rocoso. Existen
El riesgo de la expansividad del terreno
varias formas de definirla, Tabla 8, siendo
depende en primer lugar de algunas caracte-
una de las más comunes el índice de
rísticas propias:
fracturas por metro. Otro método es el
RQD (Rock Quality Designa/ion) que es
Contenido en minerales potencialmente
la suma de longitudes de testigos mayo-
expansivos.
res o iguales a 10 cm dividido por la Estructura y fábrica con que se presentan
longitud total de la maniobra. los minérales arcillosos.
Contenido en materiales cementantes,
TABLA 8. Fracturación del macizo etc.
rocoso.
También depende de otros factores externos
GRADO DE Fracturas/m 0
/o RQO que permiten eliminar o aportar el agua
FRACTURACIÓN presente en su estructura:
Muy intensa > 16 O- 20
Variaciones climáticas.
Intensa 10 - 16 20-40 Variaciones hidrológicas.
Débil 3 - 10 40- 70 Variaciones tensionales.
Excavaciones y construcciones próximas,
Muy débil <3 70- 100 etc.

De esta forma hay que hablar de materiales


Resistencia al corte de fas discontinuida-
l des. Este parámetro se determina por
potencialmente expansivos más que de
materiales expansivos, pues si estos mate-
observación; será débil si las juntas tie- riales se encuentran siempre saturados no
nen superficies lisas y están rellenas de tendrán posibilidad de cambio de volumen.
material con resistencia menor que la

1 propia roca; moderada si la junta tiene


superficie rugosa, y fuerte si la junta está
El caso más característico de aumento de
volumen es la transformación que sufre la

1
r
.,
128
1
anhidrita en yeso, resaltando que este fenó-
meno en la práctica es poco frecuente ya
que no existen cantidades importantes de 1
anhidrita en las capas superiores de los
terrenos.

Las rocas expansivas más usuales son la


marga arcillosa, la argilita y la montmorilloni-
ta (se trata de arcillas consolidadas), aunque
también se presenta este fenómeno en las
milonitas de las fallas, en el relleno de las
juntas y en algunas rocas que han sufrido
1
alteraciones debido principalmente a las 1
heladas.
j
Las arcillas expansivas son más comunes
en rocas arcillosa& jóvenes: la proporción
varia del 65% en materiales del Plioceno y
Mioceno, a sólo el 5°/o en el Cámbrico y
Precámbrico. 1
~

Estas arcillas en contacto con el agua se 1


hinchan y ocasionan la expansión del maci-
zo rocoso. Las capas de arcilla que separan 1
capas permeables y arena impiden el flujo
del agua subterránea y la concentran, y
donde esto ocurre la zona de contacto se
satura de agua, y la resistencia de la roca
Figura 1O. Problemas de hinchamiento en túneles. 1
disminuye considerablemente. 1
Como el agua es la causa directa de estos
anclarse por debajo de la zona que sufre
la expansión; la medida se deberá combi- 1
problemas, la mejor medida de prevenirlos
consiste en conservar seco el lugar median-
nar con la utilización de algún revesti-
miento que resista y transmita las tensio-
1
,¡' te drenajes superficiales, túneles de desa-
güe o bombeo.
nes locales de la cabeza de los anclajes. 1
r
Perfilado: el perfilado invertido es la medi-
En los túneles las formas de rotura más típi-
cas que aparecen en este tipo de rocas son:
da menos cara que proporciona resulta-
dos satisfactorios, pero en la práctica sólo
se utiliza en túneles mineros debido a l
i
Levantamiento y rotura de solera. razones operativas.
Rotura de hastiales.
Rotura en hastiales y clave. Relleno con material blando: la lana de
vidrio (o material similar) sirve para ab-
Para reducir los efectos del hinchamiento de sorber la expansión que puede producirse
algunas rocas, diversos autores hacen las por transferencia de humedad cuando el
siguientes recomendaciones de diseño o
actuación en los túneles:

Arco invertido: el arco invertido o contra-


terreno es arcilloso. El relleno anclado de
las juntas es fácil de realizar por gunitado
y es bastante efectivo.
j
bóveda ofrece la posibilidad de reducir la
zona principal de expansión, y es la forma
Inyección: la aplicación de inyecciones
tiene la misión de evitar el contacto del
{
más efectiva de geometría para contra- agua con este tipo de rocas, para reducir
rrestar este problema.

Anclaje o bufonada: los bulones pueden


el riesgo del fenómeno de expansión.

Drenaje: u·n buen drenaje evita las fugas


j
129

' El proceso también implica fenómenos


tenso-deformacionales que ocurren en rocas
plásticas y semi-plásticas, milonitas, rocas
micáceas y piroclásticas que están altamen-
te alteradas.

Las condiciones más favorables para que se


desarrolle este fenómeno son:

Grietas amplias en granitos.


Fallas en esquistos altamente fractura-
dos.
Capas de cenizas volcánicas alteradas
(bentonita).
Foto 3. Construcción de un túnel con contrabóveda.
Capas de arcilla esquistosa escasamente
compactadas.
Zonas de gneises.
de agua que se conducen a través del Pórfidos de grano fino altamente altera-
túnel y así el riesgo es menor. dos.

Cuando se está realizando una excavación


subterránea, las tensiones que existían en el
6.2. Rocas agresivas
macizo rocoso se ven modificadas, generán-
dose nuevas tensiones en la zona más
En muchos casos los túneles se excavan en
cercana al hueco que se va creando.
terrenos que son agresivos, bien porque se
disuelven con el agua y se crean cavidades
Esta distribución de tensiones depende de la
que pueden llegar a producir colapsos, o
forma del túnel, pero no del tamaño del
bien por su propia composición química que
mismo, subrayando que el tamaño del túnel
puede afectar a la integridad del revesti- sí que influye en la estabilidad, aunque la
miento de hormigón o elementos de sosteni- distribución de tensiones no se haya modifi-
miento (bulones, cerchas, etc.). cado.

Un ejemplo de terrenos peligrosos son los El factor de sobretensión aumenta a medida


yesiferos, pero también existen muchas que el radio de curvatura del perímetro
rocas que contienen sulfuros -piritas- que en disminuye, de este modo conviene evitar
presencia de agua y oxígeno pueden dar secciones angulosas.
lugar a aguas ácidas fuertemente agresivas.
La forma de la sección más favorable es la
En estos casos es preciso utilizar elementos circular o mejor elíptica, cuando sea necesa-
de sostenimiento que no sean atacados por ria una relación altura/anchura mayor o
la corrosión y cementos sulforesistentes menor que la unidad; pero nunca se reco-
para la fabricación del hormigón. mienda diseñar secciones donde dicha
relación sea mayor de dos.
En ninguno de estos casos debe olvidarse el
empleo de láminas impermeables que permi- La gravedad de las presiones del terreno no
tan aislar del terreno al revestimiento. sólo depende del tipo de roca, sino incluso
de la profundidad, esto sucede principalmen-
te cuando la profundidad es tal que las
6.3. Presiones del terreno tensiones en las paredes del túnel superan
a la resistencia a la compresión de la roca.
Tan peligrosa como la expansión del terreno
son las presiones de éste; este fenómeno se
refiere a procesos que se presentan a menu- 6.4. Terrenos cársticos
do con el fenómeno de expansión, y es difícil
distinguirlos en el propio lugar de trabajo. El Carst es un conjunto de formas de disolu-
130

~ ... ·:.:' ·. . .. •. ' .


.. ~ ~ .....

Figura 11. Condiciones de desarrollo de proceso de convergencla en túneles.

ción que se han desarrollado sobre macizos do ácido carbónico, y éste ataca a la caliza
calizos, y a veces en los yesíferos, confirién- formando bicarbonato ácido soluble.
doles gran permeabilidad. La disolución
tiene lugar según las siguientes reacciones: El agua de lluvia, con el CO, disuelto, se
infiltra entre las diaclasas y se van ensan-
chando por la disolución. Una característica
Disolución de calcita en agua:
de la reacción química del carst es que la
Ca C03 ____. Ca 2
+ + CQ, 2

velocidad en la formación de bicarbonato
aumenta con la disminución de la temperatu-
ra. Así, en las aguas frías se producen carst
Hidrólisis:
más desarrollados y más rápidamente que
cot + H,O ~ H co,- + oH- en aguas calientes.

Dependiendo de la historia geológica de los


Formación del ácido carbónico:
materiales en los que se llevan a cabo la
excavación de los túneles podrán aparecer
CO, + H,O ~ H, C03
cavidades capaces .de generar grandes
cantidades de agua, grava y barro en el
Disociación del ácido carbónico:
frente de trabajo. El agua que fluye por estas
cavidades puede inundar el túnel, por esto si
H, co, ~ H co,- + w el espesor de roca sana no es suficiente
habrá que emplear un sostenimiento de
Reacción del ácido con la calcita:
seguridad durante la realización de la exca-
CaCO,+W ~Ca'•+HCO; vación.

La disolución de las calizas se favorece con


En resumen:
la acidez de las aguas de percolación; de
esta forma es frecuente encontrar calizas
CO, + Ca C03 + H,O ~ Ca'• + 2 H CO;
carstificadas encajadas en rocas más áci-
das, como resultan ser las areniscas. Por el
El co, y el H,O reaccionan entre si forman-
131

contrario, la presencia de estratos margosos tarios, especialmente cuando existe carbón


o arcillosos suele impedir la carstificación del o petróleo. El metano se ha formado por la
terreno. descomposición de dicha materia orgánica.
A veces también proviene de la putrefacción
El problema fundamental de la caliza carstifi- de las plantas en los lechos de los lagos, de
cada es su alta permeabilidad, por eso si se los depósitos de turba y de los vertederos de
utiliza un revestimiento impermeable se basura.
desarrollarán sobre él grandes presiones.
El peligro del metano radica en su combusti-
bilidad y su capacidad para formar una
mezcla explosiva cuando entra en contacto
con el aire y la concentración está compren-
dida entre el 5-6 % y el 14-16 %. Por com-
bustión y por explosión se transforma en
agua y anhídrido carbónico:

La explosión alcanza la máxima violencia


para la mezcla metano-aire del 9,5%.

Para combatir estos riesgos habrá que


prestar la atención debida a este gas me-
diante operaciones de control de la concen-
tración y realizando una correcta ventilación
de las zonas afectadas.

El dióxido de carbono es un gas incoloro,


:e que es soluble en el agua mediante la
1- formación de ácido carbónico. El dióxido de
:a carbono es el producto final de la combus-
la tión completa del carbono, de otras sustan-
o cias combustibles o de la reacción de un
J- ácido con caliza. No es tóxico, pero resulta
;t peligroso al desplazar el aire y reducir el
e porcentaje de oxígeno (concentraciones
Figura 12. Desarrollo de un carst. superiores al 20°/o causan la muerte en
pocos segundos). Al ser más denso que el
's aire se acumula en los pozos y sumideros.

"
IS
6.5. Gases en rocas El monóxido de carbono se forma de la
combustión incompleta de los mantos carbo-
el Los gases de origen natural que pueden níferos o de cualquier tipo de fuego. Se le
IS aparecer en los túneles deben controlarse, conoce fundamentalmente por ser el consti-
si como consecuencia de sus propiedades tuyente de los gases de escape de los moto-
:e explosivas o tóxicas. Entre ellos los que se res de gasolina. Es muy tóxico y un poco
le
,_ encuentran con mas frecuencia en las labo-
res subterráneas son: metano, dióxido de
más ligero que el aire.

carbono, monóxido de carbono, dióxido de El sulfuro de hidrógeno es un gas incoloro


azufre, sulfuro de hidrógeno, radón y rara- que se detecta fácilmente por su olor a
n mente hidrógeno. huevos podridos. Se origina por la descom-
e posición de la pirita y por sustancias orgáni-
IS 1::1 metano se encuentra principalmente en cas que contengan azufre. Debido a su
:i- lugares en los que la materia orgánica ha buena solubilidad puede aparecer disuelto
•I sido atrapada dentro de depósitos sedimen- en agua.
132

El efecto del sulfuro de hidrógeno se basa El hidrógeno es combustible, siendo las


en el pe~uicio que causa sobre la respira- mezclas con el aire explosivas entre el 4 y el
ción de las personas, siendo mortal en 75,6o/o en volumen, no presentando efectos
concentraciones superiores a 1.000 ppm. venenosos sobre el organismo humano.

La detección del SH 2 puede realizarse, por


ejemplo, con el empleo de tubitos calorimé- 6.6. Gradiente de temperatura
tricos, aunque en la actualidad existen medi-
dores de lectura directa. En zonas donde se Durante la construcción de túneles las ope-
haya detectado SH 2 es preciso prestar una raciones, a veces, tienen lugar en condicio-
atención meticulosa a la ventilación para nes de alta temperatura. Como regla general
conseguir limpiar la atmósfera. Puede estar se dice que Ja temperatura de la Tierra
presente en desagües en uso o abandonados. aumenta en un grado Celsius por cada 100
m de aumento de la profundidad, aunque
El dióxido de azufre es un gas formado por este promedio es mayor durante los prime-
la oxidación de sulfuros, como la pirita, que ros kilómetros de la corteza terrestre.
se originan en yacimientos hidrotermales y
sedimentarios que contienen altas concen- De este modo, en lugares donde el túnel sea
traciones de sulfuros. Por encima de 500 comparativamente poco profundo el efecto
ppm causa la muerte. de la temperatura influye poco en el trabajo.
No obstante, especialmente en zonas de
El radón es el gas más pesado que se cono- vulcanismo, actividad geotermal, y emana-
ce, formándose por la descomposición del ciones radioactivas puede aparecer una alta
radio. A temperatura ordinaria es un gas temperatura anormal. Un aspecto importante
inodoro con punto de fusión bajo, presentan- a tener en cuenta es que la temperatura de
do una fosforescencia brillante cuando se las rocas se incrementa, frecuentemente,
solidifica, volviéndose amarilla cuando la por la presencia de los depósitos minerales.
temperatura baja. Su descomposición origi-
na depósitos radiactivos, que alcanzan Para estudiar el comportamiento humano en
largos períodos de actividad. Es inerte pero un ambiente caliente habrá que considerar
puede reaccionar con el flúor dando lugar a otros factores, además de la temperatura,
fluoruro de radón. como son la humedad del aire, la velocidad
del aire en la proximidad del cuerpo humano,
Está asociado con las rocas graníticas, y al la radiación de las paredes, etc.
ser soluble al agua puede transportarse a
grandes distancias a través del flujo de Como norma a seguir, la ventilación que se
agua, sobre todo cuando se encuentran debe establecer tiene que ser capaz de diluir
series de calizas, en las que el agua se filtra y evacuar el polvo y los gases nocivos.
rápidamente. La contaminación en el aire del suministrando un aire respirable e impidien-
túnel se produce por diversos gases, en do la elevación de la temperatura, no exce-
especial con el dióxido de carbono. diendo de 33 ºC la temperatura equivalente,
siendo ésta:
El nivel permisible en el aire es de 1o-a mi-
crocurios por mililitro, lo que hace que en un
túnel sea mas que probable que una ventila-
ción normal pueda mantener el radón por donde:
debajo de niveles aceptables.
T. = Temperatura equivalente (ºC)
El hidrógeno es un gas inodoro, incoloro e Th = Temperatura húmeda (ºC)
insípido que no se encuentra libre en la T, = Temperatura seca (ºC).
naturaleza. Puede desprenderse hidrógeno
por la acción del agua sobre el carbón a
altas temperaturas, durante la carga y 6.7. Inestabilidad en terrenos no conso-
circulación de las baterías de acumuladores lidados
y por la descomposición de componentes
plásticos de los equipos eléctricos. Muchos túneles se deben construir en terre-
133

nos poco consolidados que precisan una P, = Presión de trabajo en el frente del
mayor atención, pues es más fácil encontrar- túnel.
se con problemas geológicos motivados por Su ;;;;; Resistencia al corte del suelo sin dre-
la inestabilidad. nar.

Existen dos categorías de material no con- El término de terreno blando comprende en


solidado: suelo granular (arenas y gravas) y general a las gravas, arenas, limos, arcillas
suelo cohesivo de grano fino (arcillas). La y depósitos aluviales. El comportamiento de
consistencia del suelo granular se debe a las estos terrenos dependerá del contenido y
fuerzas de fricción entre los granos, que movimiento del agua, siendo casi siempre
dependen de la forma, la distribución por necesaria la utilización de soportes inmedia-
tamaños y compactación de los granos. La tos mediante sostenimientos provisionales,
compactación es debida a la sedimentación uso de escudos o revestimientos permanen-
en el momento de la formación y a ta presión tes. Para lograr subsanar de una manera
a la que se sometió. En cuanto a las arcillas eficaz el problema del agua habrá que utili-
su comportamiento es diferente, pues su zar algunos de estos métodos: bombeo,
compactación también se debe a fuerzas congelación, inyección de sellado, aire a
electrostáticas y de tensión superficial. presión o abatimiento del agua en el suelo:

La inestabilidad se presenta, generalmente, Suelos granulares. La grava o arena, a


en terrenos con contenidos en agua mayo- no ser que estén cementadas natural-
res que el promedio; al mismo tiempo estas mente o se les haya inyectado algún
variaciones se corresponden frecuentemen- producto, no tienen resistencia a la ten-
te con cambios litológicos del tipo de mate- sión ni prácticamente cohesión, por lo
rial o a la presencia de discontinuidades o que habrá que asegurar cualquier cavi-
fallas. Una presión de confinamiento baja dad para impedir el desprendimiento de
condiciona que los materiales tengan un un gran volumen de suelo.
comportamiento frágil, mientras que si ésta
es elevada los materiales se comportan Limos. El limo es de grano más fino y
como dúctiles y se fracturan mucho menos. exige un mayor cuidado, debido funda-
mentalmente a que sus propiedades son
Es muy típico el caso donde una capa de muy sensibles a la presencia de agua (si
arena y grava no cohesiva cubre a una capa se dejan secar los limos se convierten en
menos permeable o en algunos casos im- frágiles, y si se humedecen se hacen muy
permeable. El agua pasa a través de la fluidos).
arena y se va concentrando, lo que provoca
el desplazamiento de la arena poniendo en Arcillas. La arcilla tiene propiedades
peligro la integridad del sostenimiento. cohesivas y plásticas que proporcionan el
medio adecuado para la construcción de
La arcilla es un material cohesivo, pero un túnel, exceptuando que éstas estén
algunas veces existen arcillas muy inesta- demasiado blandas, agrietadas o que
bles; las razones de esta diferencia se en- sean expansivas. La arcilla tiene una
cuentra en la microestructura de la arcilla, en permeabilidad baja, pero si el agua entra
las fracturas, o en las variaciones de per- a lo largo de sus grietas de retracción se
meabilidad. puede comportar como un fluido denso
que empuja en todas las direcciones.
Cuando el terreno se ha estabilizado y se ha
terminado de colocar el revestimiento alre- Otra forma de clasificar los suelos es la
dedor del túnel, el Índice de seguridad crítico debida a Peck (1969), que tiene en cuenta
en el frente debe ser inferior a 5: los problemas constructivos:

Ravelling ground o desconchamiento


del terreno. Se da en arenas ligeramente
donde: cohesivas, limos, arenas finas con cohe-
sión aparente y suelos residuales. Con-
Pz;;;;; Presión del recubrimiento. siste en desprendimientos de lajas que
q

134

caen desde la clave del túnel. El proceso


es progresivo y puede llevar a grandes
ma es bastante versátil. Las principales
aplicaciones son: prebóvedas desde la
11
1!
l.'· .
cavidades por encima de los túneles. superficie cuando la profundidad no es
muy grande; también prebóvedas en
1 Dentro de este tipo de terrenos se en- forma de paraguas desde el frente de la 1
' cuentran las arenas ligeramente cohesi- excavación, y reforzando el terreno en la
vas, los limos y las arenas finas con zona de hastiales desde la superficie, o
cohesión aparente y los suelos residuales desde el interior, o desde el frente de la
que conservan la estructura de origen. excavación, pantallas de estanqueidad,
etc.
Puede evitarse si se utiliza algún sosteni-
miento que impida que se inicie y se haga Sistema Premill o Precut. Consiste en
más desfavorable. Si existe cualquier flujo una sierra que se acopla en un brazo que
de agua, el fenómeno aumenta en inten- sigue el contorno de la excavación,
sidad, por lo que se sugiere la utilización abriendo una ranura de 3 a 4 m de pro-
de un predrenaje. fundidad y de 7 a 30 cm de anchura, que
se deberá rellenar de hormigón proyecta-
Running ground o terreno que corre. do creando una prebóveda de forma
Es propio de materiales no cohesivos cónica. Todas las pre bóvedas que se
como la arena seca y la grava limpia y realizan van solapándose a semejanza de
suelta. Estos materiales fluyen hasta que los paraguas de micropilotes. El Premill
forman un montón con el ángulo de repo- no es una técnica flexible y es sólo aplica-
so; se puede dejar el frente con ese talud ble en una determinada banda de condi-
si se ha utilizado un escudo con frente ciones geológicas. Las condiciones de
1 biselado o se han usado longarinas. suelo húmedo y blando requieren un

l
l
Flowing ground o terreno que fluye.
Se desarrolla cuando en el terreno ante-
escaso grado de apoyo en el suelo para
mantener el hueco abierto y rellenarlo con
el hormigón proyectado.
rior aparece agua fluyendo como una
1 masa espesa que puede invadir el túnel. Bulones de fibra de vidrio. Estos bulo-
nes tienen elevada resistencia a tracción
La aparición de este fenómeno acarrea
graves accidentes. Por este motivo habrá y pueden cortarse sin dificultad con los
que detectar los posibles lentejones con útiles de perforación de túneles. Los
bulones de fibra de vidrio se disponen
1 aguas confinadas mediante sondeos en
paralelos al eje del túnel en una malla
avance desde el frente.
regular.
1
En todo caso las técnicas más típicas para
Profundización del túnel. La calidad del
solventar los problemas de los terrenos de
terreno tiende a mejorar con la profundi-
mala calidad son:
dad debido a que los niveles superiores
suelen estar alterados. Si se aumenta la
Inyecciones de consolidación. El trata- profundidad de excavación se pueden
miento del terreno mediante la inyección evitar algunos de los problemas causados
de una amplia variedad de lechadas por la mala calidad del terreno.
químicas ha demostrado ser una impor-
tante técnica en terrenos difíciles, tanto Por último, y en el caso de recubrimientos
para reducir su permeabilidad, como para reducidos en los cuales resulta económica-
mejorar su resistencia a la cohesión. Es mente más conveniente el desmonte del
obvia la ventaja que representa el cono- terreno se utiliza el método de cut and cover.
cer de antemano los requisitos para las Se procede normalmente a la impermeabili-
inyecciones mediante la perforación pre- zación de la superticie externa de la estruc-
via del túnel y el control del flujo de agua tura con el fin de evitar infiltraciones. Des-
que se encuentre durante la perforación. pués de transcurrido el periodo normal de
fraguado y endurecimiento del hormigón se
Jet grouting. La aplicación de esta técni- procede al terraplenado del recubrimiento y
ca es muy variable debido a que el siste- al desencofrado de la estructura.

1
135

freático. La disposición en capas o lentejo-


nes alternantes más o menos regulares y
horizontales favorece la aparición de cual-
quiera de los problemas de inestabilidad
hidráulica.

En estos casos se han aplicado distintos


métodos de tratamiento del terreno: conge-
lación, inyecciones, soleras de hormigón
sumergido actuando como bóvedas virtua-
-- -_- -_-_-
- - -_-_- - -_-_- - -_--_--_-_- _-_-_-_-_- _-_-_-_-_--- -_- --_--- -_- -_- -_- - --
-'----~~r-.-- -
_-..::-..:- les, pre-contrabóvedas de columnas de jet-
- --------------------------------
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_:-_--_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_-_- grouting, predrenaje o rebajamiento del nivel
freático, instalación de pozos de alivio de
Figura 13. Fenómeno de Running Ground. subpresiones, etc. Los resultados son a
veces satisfactorios, pero han fracasado en
ocasiones por filtraciones y entrada de suelo
erosionado, muy difíciles de tratar y resolver.
Otra problemática especial es la que presen- Por otra parte, los espesores de los depósi-
tan los suelos sin cohesión bajo el nivel tos de suelos de ese tipo son grandes y la
freático en los que aparece la inestabilidad profundización de los túneles ·puede no
hidráulica. Los terrenos más proclives al solucionar los problemas o agravarlos.
sifonamiento son los suelos granulares finos,
sin cohesión, como las arenas finas o muy
finas, las arenas limosas y los limos plásti- 6.8. Fenómeno de estallido de rocas
cos. Por su pequeño tamaño de partículas,
sus poros son igualmente pequeños y, por El fenómeno de estallido de rocas en túneles
tanto, son suelos de baja permeabilidad; sin profundos es muy conocido y requiere la
embargo, carecen de cohesión, drenan mal toma de medidas especiales durante la
y el agua circula a su través con dificultad, construcción y sostenimiento de la excava-
precisando gradientes fuertes. Como conse- ción. La forma más común de estallido de
cuencia de todo ello, se sifonan más fácil- rocas se debe al repentino desplome dentro
mente que cualquier otro terreno. de la excavación de rocas fracturadas y
separadas de la periferia del túnel por el
Al mismo tiempo, son muy susceptibles a la rápido proceso de liberación de tensiones.
erosión superficial o interna. Por su carencia También existen otras formas de estallido de
de cohesión y el poco peso de sus partícu- rocas que se asocian a la alta concentración
las, éstas son removidas y arrastradas con de tensiones en los materiales como conse-
facilidad por las corrientes de agua, incluso cuencia de la tectónica.
con velocidades de filtración pequeñas o
moderadas. Este fenómeno se manifiesta con mayor
frecuencia en túneles relacionados con la
Cuando alternan capas de suelos impermea- minería, ya que éstos se excavan a mayor
bles y permeables y estas últimas están profundidad que los túneles en el campo de
saturadas con agua a presión, se pueden la ingeniería civil.
producir en las excavaciones problemas de
rotura de fondo de excavación si las presio- El estallido de rocas se puede presentar por
nes debidas al peso de las tierras en la base tres mecanismos diferentes:
de una capa impermeable no son suficientes
para contrarrestar las presiones debidas al 1. Caída de bloques inducida por sismicidad
empuje ascensional del agua.
Las caídas de bloques inducidas por
Problemas de este tipo se dan con frecuen- movimientos sísmicos ocurren cuando se
cia en túneles a cielo abierto o por el siste- registran aceleraciones de ondas sísmi-
ma cut and cover cuando discurren por cas de baja frecuencia que afectan a un
suelos aluviales o deltaicos con alto nivel volumen de roca que es marginalmente
,,/ !
136

estable. Este mecanismo se ve favorecí .. expulsión es más probable que aparezca


do cuando existe una fracturación natural en rocas muy fracturadas. La energía
!- i del macizo rocoso, o presencia de estruc- cinética en los bloques expulsados está
turas geológicas débiles que permiten el relacionada con la energía transmitida
movimiento cinético de grandes bloques desde la fuente sísmica.
o cuñas dentro de la excavación. Este
f i tipo de fenómeno puede causar daños El peligro del fenómeno y la violencia del
muy graves. proceso depende de:

Para contrarrestar este problema se Relación del nivel de tensiones exis-


incrementa la capacidad del sostenimien- tentes en el macizo rocoso y proximi-
to estático con el fin de resistir las fuerzas dad de la excavación.
adicionales debidas a los bloques y cuñas Efectividad del sostenimiento.
aceleradas. El factor de seguridad contra Rigidez local.
estas caídas se debe incrementar para Tensiones inducidas sísmicamente,
reforzar el terreno y los distintos elemen- aceleraciones o velocidades de vibra-
tos de refuerzo. ción de la roca.

2. Fracturación por d1!atación de las rocas

La fracturación por dilatación de las rocas


CAIO/\ DE 8LOQUES
se manifiesta cuando las tensiones cerca INDUCIDA POR SISMICIOAD

de la excavación exceden la resistencia


del macizo rocoso.

Aunque las ondas sísmicas puedan de-


sencadenar el proceso, el origen causan-
2- FAACTUR/\CION POR
te de la fracturación por dilatación de las DILATACION DE LAS ROCAS

rocas está influenciado por las tensiones


existentes alrededor de la excavación. A
profundidades pequeñas, estas tensiones
pueden despreciarse, y de esta forma las
caídas de bloques y cuñas dependen de
3, EXPULSION DE BLOQUES
la geometría, tamaño de la excavación y
de la estructura del macizo rocoso. Es
por esto que este fenómeno se suele
observar, con más frecuencia, en labores
Figura 14. Mecanismos de daño por estallido de
profundas en minería en las que el proce-
rocas.
so puede llegar a cerrar completamente
la excavación. En ocasiones puede llegar
a ser preciso reexcavar la sección perió- El peligro de este fenómeno también está
dicamente, pues ésta puede reducirse influenciado por la geometría de la exca-
gradualmente. vación, tamaño y orientación.

Se sugieren tres categorías de daños o


3. Expulsión de bloques peligrosidad:

Una onda de tensión sísmica que alcance Bajo, sólo en capas superficiales me-
la excavación puede llegar a causar vio- nores de 0,25 m de espesor. El túnel
lentos desprendimientos de bloques. En se deforma elásticamente fuera de la
este caso la velocidad de expulsión de los zona fracturada. Este tipo de peligro
bloques, y el peligro que esto supone, se se describe comúnmente como spit-
relaciona con la magnitud del evento ting, spa/ling o slabbing y se manifiesta
sísmico y la distancia a la excavación. La la primera vez durante el desarrollo de
137

túneles o galerías en dirección. El mineras a cielo abierto que se han rellenado


volumen total de roca desplazada es con materiales sueltos o más blandos que la
menor de 1 Um de túnel. roca circundante. De este modo cuando se
construye un túnel en esa zona y no existe
Moderado, implica la generación de la información que indique la existencia de
fracturación de la roca alrededor del ese relleno, se puede encontrar con el ines-
perimetro del túnel, entre 0,25 y 0,75 perado cambio de materiales y propiedades
m de espesor. La deformación de la del terreno mientras se ejecuta la excava-
roca en el anillo del sostenimiento no ción.
debe exceder de 50 mm como conse-
cuencia de la dilatación de la roca. Los sondeos y pozos ejecutados con ante-
Este tipo de peligro implica la fractura- rioridad pueden causar problemas, ya que
ción de la roca, deep spalling, onion se convierten en una vía para la entrada del
skinning. agua.

Severo, supone la fracturación en Otro peligro en los túneles de poca profundi-


profundidad y una dilatación de las dad es la contaminación del suelo por dese-
rocas mayores a 0,75 m, con violentas chos industriales cuando los contaminantes
caídas de bloques. En estos casos se se han filtrado hasta los estratos subyacen-
requiere un sostenimiento especial con tes durante un largo período.
un espesor mayor de O, 1 m.
Las minas subterráneas abandonadas son
otro peligro potencial, además de la modifi-
cación de las propiedades mecánicas del
terreno por la explotación, también por un
A DAflOS BAJOS
exceso en gases que pueden resultar conta-
minantes, como por ejemplo el dióxido de
carbono, metano, etc.

7. EMBOQUILLES DE TÚNELES
B. DAf;¡os MODERADOS

Cuando se estudian las boquillas se presen-


tan esencialmente dos aspectos que hay
que considerar: uno en cuanto a la ejecución
de la obra, ya que las boquillas son el primer
paso de la excavación del túnel, y es eviden-
te que cuando se comienza a excavar la
boca se induce un fenómeno de inestabili-
C. DAFIOS SEVEROS dad en la pendiente del terreno situado por
encima, alterando las condiciones de equili-
brio preexistentes. Es necesaria una rápida
y correcta ejecución de todos los trabajos de
emboquille con el propósito de comenzar el
Figura 15. Niveles de daños por estallido de rocas. túnel en el menor plazo de tiempo posible y
con la mayor seguridad.

6.9. Investigación de zonas peligrosas El otro aspecto se refiere a que las boquillas
son la única parte del túnel que es visible,
En la construcción de túneles existen riesgos por lo que es imprescindible que su diseño y
Que muchas veces no se tienen en cuenta ejecución resulte adecuada con el entorno e
porque no existen registros que hagan sos- integrada en el mismo.
pechar la existencia de estos peligros.
Aparte de estos aspectos, las boquillas
A menudo se encuentran explotaciones causan situaciones de gran dificultad debido
138

fundamentalmente a la estabilidad de los corona o bóveda en los materiales que


taludes de desmonte del emboquille, y a la quedan por encima de la excavación, o lo
propia estabilidad de la zona más exterior que es lo mismo, se desarrollan fuertes
tensiones tangenciales según líneas subver-
del túnel.
ticales que, partiendo de los bordes de la
En cuanto a las inestabilidades de los talu- excavación, pueden agotar la resistencia al
des, éstas se corresponden con los fenóme- corte del terreno.
nos siguientes:

Desprendimientos.
Deslizamientos planos.
Deslizamientos rotacionales.
Cuñas de roca.
Vuelco de estratos.

Los medios más usuales para la corrección (o\


de las inestabilidades de taludes son:

Modificación de la geometria. Es la
solución más económica, y para realizarla 1
se suelen utilizar bermas intermedias,
escolleras, descabezado, tacones de
hormigón, o también haciendo los taludes
más tendidos.
(di 1'
Drenaje, Con el fin de disminuir el conte-
nido de agua del terreno, que favorece la
inestabilidad, se suelen usar drenes hori-
zontales o verticales y cunetas perimetra-
les.

Anclajes. Proporcionan fuerzas contra-


rias a la inestabilidad, evitándose así que
(' 1 (11
se produzcan deslizamientos. Suelen
emplearse sólo cuando la roca es resis-
tente, o junto con otros métodos, como

J
los muros de contención cuando la roca
es blanda.
.
, Los primeros metros de los túneles presen- .
tan unos condicionantes especiales que
(h\
complican su ejecución. Al ser las zonas (9\
más cercanas a la su¡).erficie, la roca está
Figura 16. Métodos de estabilización de taludes.
más fracturada y meteorizada, de este modo
se necesitará un sostenimiento más potente,
pues cualquier tipo de desprendimiento
puede alcanzar a la superficie del terreno, y Por estos motivos, en los emboquilles de los
es en esta zona donde se pueden enlazar túneles se suelen emplear sostenimientos
las inestabilidades del túnel con las del talud especiales:
frontal al tener la cobertera escaso espesor.
Paraguas de micropilotes. Se suelen
No debe olvidarse que en tramos de túnel emplear junto con el sistema Bernold en
donde éstos están poco profundos, como los primeros 15 o 20 m de la sección de
sucede en los emboquilles, no se puede emboquillado. Consisten en una serie de
desarrollar suficientemente el efecto de perforaciones en las que se introduce un
139

tubo de acero y se rellenan con lechada


de cemento. Los paraguas, Fig. 17, con-
sisten en radiaciones de micropilotes
subhorizontales (perforaciones en las que
se aloja un tubo de acero y se rellenan Oe
lechada de cemento) realizados desde el
frente de emboquille en torno a la exca-
vación a llevar a cabo, o desde el interior
del túnel en avance. Se van solapando
sucesivamente, creando sobre la bóveda
una especie de forjado troncocónico. Son
semejantes a las longarinas, pero instala-
dos por pelforación en lugar de hincados. Foto 4. Ejecución de micropilotes en el emboquille
Los micropilotes trabajan a flexión, por de un túnel.
empotramiento en el terreno más allá del
frente de excavación de cada momento y,
eventualmente, en el revestimiento. Con
esa forma de trabajo sostienen el terreno Corona de bulones. Para reforzar los
en torno a, o por encima de, la excava- taludes frontales se utiliza una corona de
ción y limitan mucho sus deformaciones. bulones que refuerzan el terreno del
frente de emboquille, los alrededores y
los lados de la excavación. El refuerzo de
los bulones proporciona un confinamiento
interno, ya que si el terreno tiende a
deformarse hacia afuera, los bulones
trabajan a tracción y le aportan la com-
presión necesaria mediante el principio
de acción y reacción.

Pantallas de micropilotes ancladas.


Consisten en micropilotes verticales que
se con'struyen desde la superficie del
terreno, en coincidencia con el plano de
Figura 17. Paraguas de micropilotes (lschebeck
emboquillado, antes de empezar a exca-
Titan).
var. Por ser micropilotes, se pueden
En la mayoría de las obras los extremos construir en cualquier tipo de terreno. Los
de los paraguas de micropilotes se reco- anclajes se construyen en uno o varios
gen en un anillo de hormigón o zuncho en niveles, a medida que la excavación para
el plano de boquilla, que contornea el emboquillar llega a ellos, y sus cabezas
peri metro del túnel. De esta forma, se les se reúnen en vigas metálicas o de hormi-
dota de un cierto empotramiento en ese gón. Este tratamiento de los taludes
extremo, haciendo trabajar a torsión al frontales de boquillas se suele completar
anillo. En ocasiones se emplea con fre- con el gunitado de la pantalla de micropi-
cuencia un sistema de apoyo o empotra- lotes, con lo que se garantiza que no hay
miento de los micropilotes, que proporcio- escapes de terreno por los espacios
na mayor seguridad. Se dejan sobresalir libres entre micropilotes sucesivos. El
unos 4 m por fuera del plano de emboqui- sistema es costoso pero proporciona una
lle; esa longitud de los tubos se apoya en gran seguridad, limpieza y sencillez de
unas cerchas metálicas exteriores con la trabajo. Se combina generalmente con
forma del túnel, que se revisten de hor- las viseras de apoyo del paraguas de
migón formando una visera de apoyo del micropilotes.
paraguas de micropilotes, que puede
servir también de protección frente a Sostenimiento reforzado. Habitualmen-
pequeños desprendimientos del talud te se emplean cerchas y espesores de
frontal. hormigón proyectado de hasta 20 cm,
140

como complemento de las otras medidas son los criterios fundamentales para
comentadas anteriormente. decidir el emplazamiento y cobertera
mínima. Aunque sea posible excavar
Longitud de avance. Mediante la longi- túneles con coberteras menores de 4 m
tud de avance, realización de la excava- mediante sostenimientos especiales,
ción en fases, o empleando la excavación estas medidas hacen aumentar conside-
mecánica para los primeros metros del rablemente los costes.
túnel, se reduce la longitud del túnel sin
sostenimiento, además de emplear me- Economía. Generalmente se adopta un
nos carga de explosivos para evitar la criterio aproximado; y es que resulta
afección al macizo rocoso. actualmente más económico el desmonte
que la excavación en túnel hasta una
altura de talud de unos 30 m.

Estética. Si se atiende al criterio estético


se deberá emboquillar con poca coberte-
ra, con el fin de disimular mejor los des-
montes. En cuanto a los criterios artísti-
cos, éstos se tratan extensamente en otro
capítulo de esta obra.

Finalmente, hay casos en que los túneles


discurren por el pie de las laderas. Por
ejemplo cuando una carretera o un ferroca-
rril sigue el valle de un río, y la rigidez del
trazado frente a la sinuosidad del río deter-
mina que haya que ir tomando pies de lade-
ras, unas veces en desmonte o trinchera y
otras en túnel. También en estos proyectos
se da una situación de asimetría del recubri-
miento del terreno. Además, se presentan
con alguna frecuencia situaciones de laderas
ligeramente inestables, o que se inestabili-
zan por las excavaciones.

A veces los movimientos de las laderas son


muy lentos (por ejemplo, en las laderas en
Foto 5. Combinación de sostenimientos en boquilla
reptación) y sólo al cabo del tiempo se aca-
de un túnel en terreno malo (lschebeck
Titan}.
ban por notar los efectos, que suelen consis-
tir en empujes grandes sobre el revestimien-
to, marcadamente asimétricos, que lo defor-
Otro aspecto es la elección de los puntos man o rompen, en ocasiones con pérdida del
idóneos de los emboquilles de los túneles, gálibo necesario para el servicio que pres-
pues si el emboquille es oblicuo se da una tan. A veces incluso originan desplazamien-
situación de fuerte asimetria (la trinchera de tos completos del túnel.
emboquille tendrá un talud de desmonte
más alto); en estos casos conviene separar Desde el punto de vista de la seguridad,
lo más posible el túnel forzando el talud de cuando se puede presentar una de estas
desmonte para que aumente en lo posible el situaciones hay que hacer un buen estudio
recubrimiento mínimo. de estabilidad de ladera y, antes de excavar
el túnel y sus trincheras de emboquille o en
Para esta elección se pueden considerar el transcurso de la excavación, disponer los
ciertos criterios: elementos de estabilización precisos que
garanticen, durante y después de realizadas
- Estabilidad. El tipo y la calidad de la roca las excavaciones, que el factor de seguridad
141

sección, con plastificación del terreno en


1
clave y solera, y de presiones sobre el re-
·1 · ' :.
~' ' vestimiento irregulares.
A

8. BIBLIOGRAFÍA

BICKEL J.O. et al. (1996).: "Tunnel Engi-


neering Handbook". Chapman & Hall. 2'
Edición.

CEDEX (1995). "Curso sobre túneles en


roca". Tomo 11. Madrid.

F.G.P.: "Geología de España y Posibilida-


des del Espacio Subterráneo". Curso de
Geología Aplicada a la Ingeniería y a la
Edificación.

GEOCONSULT. (1996).: "Manual de


Túneles Interurbanos de carretera". Opto.
de Transporte y Obras Públicas. Gobier-
no Vasco.

GOODMAN R.E. (1993).: "Engineering


Geology. Rock Engineering Construc-
tion". Wiley lnternational Editions.

HARVEY J.C. (1987).: "Geología para


Ingenieros Geotécnicos". Editorial LIMU-
SA, S.A.

HUNT, RE. (1986).: "Geotechnical Engi-


neering Techniques and Practices".
McGraw-Hill Book Company.
·- _,
KAISER PK, McCREATH D.R & TAN-
Figura 17. Refuerzo desde la superficie para la NANT D.D. (1995).: "Support of tunnels in
construcción de un túnel en una ladera.
burst-prone ground". lnternational Con-
gress on Rock Mechanics. Vol. 11. Tokyo.
Balkema.
de la ladera sea suficiente como para que no
haya deformaciones postconstructivas signi- MEGAW, T.M. y BARLETT, J.V. (1988).:
ficativas. "Túneles. Planeación, Diseño y Cons-
trucción". Editorial LIMUSA, S.A.
En el caso de que el túnel se sitúe en el
fondo de un valle, se dan las condiciones ROMANA, M. (1981).: "Patología de
para que las tensiones internas del macizo túneles". Curso sobre Excavación de
puedan conducir a una situación de especial Túneles en Roca. Valencia.
dificultad. En efecto, mientras que las tensio-
nes verticales deben ser semejantes a las WHITTAKER, B.N. y FRITH, RC.
geoestáticas, puede suceder que las tensio- (1990).: "Tunnelling. Design, Stability and
nes horizontales sean mayores y muy eleva- Construction". The lnstitution of Mining
das. Esto da origen a inestabilidades de la and Metallurgy.
CAPÍTULO 4
CARACTERIZACIÓN GEOMECÁNICA
DE MACIZOS ROCOSOS

1. INTRODUCCIÓN mecánica de un macizo rocoso, la cuantifi-


cación de los parámetros resistentes y defor-
Una obra subterránea supone, normalmente, macionales, que gobiernan el comportamien-
un punto singular en lo que se refiere a su to tenso-deformacional de cualquier excava-
investigación geológica y geotécnica. ción, es uno de los principales problemas
que se plantea la mecánica de rocas. Sin
Su investigación solamente puede abordarse duda un macizo rocoso es un medio hetero-
mediante: géneo y discontinuo cuyas propiedades
resistentes y deformacionales no pueden ser
Extrapolación de datos de superficie. medidas directamente en laboratorio, exis-
Medidas indirectas. tiendo una diferencia muy apreciable entre
Medidas puntuales. los valores que se obtienen en los ensayos
de laboratorio y los que se obtienen median-
Los primeros datos proceden de afloramien- te medidas in situ que afectan, en el ensayo,
tos que en la mayor parte de los casos se a un volumen de terreno mayor. A esta
presentan discontinuos, recubiertos por diferencia se le conoce como Efecto Escala,
depósitos edáficos o cuaternarios. Este Fig. 2.
hecho impone a la investigación recomponer
la estructura del macizo rocoso mediante Esta diferencia es un reto que se plantea en
toda investigación geotécnica de un macizo
técnicas de cartografía geológica, que se
rocoso, y que ha supuesto la creación por
basan en numerosas disciplinas geológicas.
parte de la Sociedad Internacional de Mecá-
nica de Rocas (ISRM) de un grupo especifi-
Las medidas indirectas, básicamente debi- co de trabajo (Pinto da Cunha, 1990 y 1993),
das a técnicas geofísicas, suponen una gran encargado de valorar este efecto escala en
ayuda; pero no hay que olvidar que se trata la resistencia, deformabilidad y tensiones
de medidas de parámetros físicos, a lo largo naturales en un macizo rocoso.
del subsuelo, que requieren de un gran
esfuerzo riguroso de interpretación y, poste- Por todo ello, en el reconocimiento geológico
rior, de contraste de los datos obtenidos. de un túnel o excavación subterránea siem-
pre existirá un cierto grado de incertidumbre
Por último, los datos procedentes de los que debe ser minimizado de acuerdo con la
sondeos mecánicos suponen una medida fase del estudio (estudio previo, anteproyec-
puntual, muy localizada, sin duda de inesti- to, proyecto) y de las características de la
mable valía, pero que no dejan de ser sino obra. No obstante, viene a colación la frase
una pieza más a respetar, dentro del gran de Goodman (1993) que resume este con-
pasatiempo que supone establecer el mode- cepto: Con suficiente tiempo y dinero, se
lo geológico de un emplazamiento. En la pueden conocer todos los detalles geológi-
Fig.1 se ilustra este concepto. cos de un emplazamiento (personalmente
estoy convencido de que en algunos lugares
Por lo qu~ se refiere a la caracterización esto no será posible jamás).
144
...
-¡1,-----fJf.1
~ .,
~' ·~
''L ______________________ _
,.,
ARGIUTA
ARENISCA
INTl:RESTRATIFlCACION DE
• ARENISCA Y ARGIUTA

, 1

: \ í~
' 1
1 ·~ \
1 i \ \
1 1 \ 1
''
''
''
"~~~
Figura 2. Representación simbólica y estadística del
efecto escala en un macizo rocoso. (Pinto
da Cunha, 1993).

VISTO EN
AFLORAMIENTO OEDUC_IDD
ARGIUTA ~j\ [_-:J
Las incertidumbres del terreno deben ser re-
ARENISCA sueltas con la apropiada flexibilidad y sen-
sibilidad para obtener diseños constructi-
~iE:~g:_:;J'QCACION Wf&'!!I D vos que eviten consecuencias económica-
ARENISCA mente costosas debido a sorpresas geológi-
CONTACTOS GEOLOGICOS / /
OBSERVADOS Y SUPUESTOS / ,,- "' cas. En este negocio al final las predicciones
son comprobadas por la realidad del terreno.
g~E3.Cl~~T~T~F~g~~~T~VERTIDA /
g~E5_Cl~~~r?~¿:~l~~?NvERTIDA / 2. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA. CONSI-
OIRECCION Y BUZAMIENTO / DERACIONES ECONÓMICAS
DE LA ESTRATIFICACION VERTICAL

DIRECCION Y BUZAMIENTO DE LA
EXFOLIACION DE PLANO AXIAL / El objetivo final de todo reconocimiento
geológico es conocer y cuantificar los atribu-
DIRECCION E INMERSION ,/
DE PLIEGUES MESOSCOPICOS tos más relevantes en función de las carac-
terísticas de la obra, en dos aspectos dife-
Figura 1. (a) Vista esquemática de los afloramientos rentes:
vlsibles en una zona cuyas rocas han sufri-
do un plegamiento simple. (b) Mapa geoló-
gico de la región representada en la figura Modelo geológico.
(a) {Hobbs et al, 1981). Modelo geomecánico.

En principio, el modelo geológico debe


Por tanto, el ingeniero proyectista debe abordar los siguientes aspectos:
conocer las limitaciones intrínsecas a
cualquier estudio geológico y geotécnico, así Estratigrafía.
como ser capaz de interpretar el lenguaje Estructura del macizo rocoso.
geológico-geotécnico. Litología.
145

Contactos y distribución de litologías. de investigación sino, también, porque con-


Geomorfología. dicionan la calidad final del estudio. Como
Espesor y características del manto de resultado de esta fase se debe realizar una
alteración. minuciosa planificación del resto de los
Espesor de los materiales de recubri- trabajos de investigación, así como un deta-
miento. llado programa de ensayos in situ y de
Posición y movilidad del agua. laboratorio.

Todo ello debe tener reflejo en la elabora- Fase 2 (Prospeciones de campo): en esta
ción del denominado perfil geológico-geo- fase se realizarán el resto de los trabajos de
técnico de la excavación, que normalmente campo. No obstante éstos deben ejecutarse
será longitudinal y apoyado en perfiles trans- ordenadamente, de modo que la geofísica
versales. Resulta muy interesante, en exca- se realice en primer lugar, los sondeos en un
vaciones subterráneas, en general, y en segundo momento y, por último, los ensayos
túneles de gran sección (anchura) o caver- in situ.
nas, en particular, la ejecución de una plan-
ta estructural-geotécnica a le cota de la Fase 3 (Laboratorio): la tercera fase de
excavación. investigación está constituida por los ensa-
yos de laboratorio.
A su vez el modelo geomecan1co debe
incorporar al modelo geológico todos los Fase 4 (Interpretación): la cuarta y última
parámetros físicos, resistentes y deformacio- fase, está constituida por todos los trabajos
nales del macizo rocoso involucrado en la de gabinete, y que suponen la elaboración
excavación, tanto en sus valores medios de un modelo geológico representativo del
más representativos y locales, como en su terreno en el que se ubica la obra, así como
variabilidad. la caracterización geomecánica de roca
intacta, macizo rocoso y discontinuidades
Para alcanzar los objetivos de una adecuada estructurales.
investigación geológica de un emplazamien-
to concreto se dispone de los siguientes De acuerdo con estas fases de trabajo, se
medios: ha efectuado una recopilación de los costes
de ejecución de una investigación geológico-
Investigación bibliográfica. geotécnica referida a túneles carreteros y
Cartografía geológico-geotécnica (superfi- ferroviarios.
cie y/o excavaciones).
Estudio hidrogeológico. En la Tabla 1 se muestra la distribución del
Clasificaciones geomecánicas. presupuesto para tres grandes obras civiles
Levantamiento de discontinuidades. en las que existen túneles.
Técnicas geofísicas.
Sondeos. Como resumen, se puede concluir la si-
Ensayos in situ. guiente distribución:
Ensayos de laboratorio.
Cartografía geológico geotécnica 7-16%
En la Fig. 3 se muestra un diagrama en el Geofísica . . . 3-14%
que todas estas actividades se relacionan Sondeos 40-60%
entre sí ordenadamente. De esta forma, se Ensayos in situ . . . . . . . . . . . . 5-15%
podrían establecer las siguientes fases de Ensayos de laboratorio 8-15%
investigación: Caracterización geotécnica 4-20°/o

Fase 1 (Cartografía Geológico-Geotécní-


ca): se trata de trabajos de campo, básicos, 3. TRABAJOS PRELIMINARES
y que se realizan con carácter preliminar.
Sin duda, estos trabajos son las actividades Los trabajos preliminares se basan, sobre
más importantes, no sólo porque condicio- todo, en trabajos previos de campo, tales co-
nan económicamente el resto de la campaña mo la cartografía geológico-geotécnica, rea-
1
i
146

CARTOG~ ClA&FIC~CIÓN
Hll~ICO GEOLOOICO • GeOTÉClllCA. GEOt.ECAllCA F~

TÉCNICAS GEÓFISICAS

SONDEOS
ENSAYOS
•1N SITU•

ENSAYOS DE
LABORATORIO

PROPIEDADES DE
LOS LITOTIPOS

PROPIEDADES MEC.
MACIZO ROCOSO

Figura 3. Fases de investigación geológico~geotécnica de una excavación subterránea. (Galera, J.M., 1994).
147

TABLA 1. Distribución del presupuesto de una investigación geológico-geotécnica.


(Galera, J.M., 1994).

OBRA AUTOPISTA EIX AVE TÚNEL TÚNELES


MATARÓ- TRANSVERSAL BARCELONA- DEL CARAVIA-LLOVIO
GRANOLLERS GIRONA· FRONTERA PERTÚS
DESCRJPCION
LLE IDA FRANCESA

Nº de túneles (Uds.) 1 11 5 1 3

Longitud de túnel (km) 2 5,5 4,8 8,5 2,5

Dificultad Media Alta Media-alta Media- Alta


alta

Cartografía geológica (o/o) 16,4 13, 1 7,4 5 8

Geofísica (%) 3,0 4,6 13,7 6 10

Sondeos(%) 39,5 38,4 56,9 50,0 55,0

Ensayos in situ (%) 10,4 10,8 10,6 12.0 2,0

Ensayos laboratorio (o/o} 12,8 12,5 7,9 7,0 12,0

Anejo geotécnico (%) 17,9 20,6 3,5 20,0 13,0

lización de estaciones geomecánicas y previo, como utilizándola como herramienta


realización de un inventario de puntos de auxiliar en campo, no se entiende la realiza-

~
~
agua. ción de una cartografía geológica sin la
ayuda de la fotogeologia.
'

' 3.1. Cartografía geológico-geotécnica En la bibliografía especializada existen


excelentes libros que abordan las técnicas
Los mapas geológicos y documentos obteni- fotogeológicas, siendo el de López-Vergara
dos de la Administración, en nuestro país del (1978) uno de los más prácticos y aplicados
Instituto Tecnológico Geominero de España
a la geologia y caracteristicas de nuestro
1 '
(ITGE), servirán para encuadrar satisfacto-
riamente nuestro emplazamiento, pero raras
veces proporcionarán un grado suficiente de
pais.

detalle de los aspectos geológicos esencia- Fundamentalmente la fotogeologia aporta


les en una obra subterránea. Por ello, la información sobre los siguientes aspectos:
primera labor de una investigación de un
1
!
túnel consistirá en la realización de una
cartografía geológica cuya escala dependerá
Geomorfologia y depósitos de recubri-
miento.
'.1·.·.

del nivel de reconocimiento exigido en el


estudio. Asi para estudios previos se puede Estructura (plegamiento y fracturación).
';¡
·1¡·····
emplear 1/10.000, aumentando esta escala
a 1/5.000 en Anteproyecto y a 1/1.000 en Reconocimiento de litologías.
Proyecto. En aquellos puntos singulares que
1 se estime oportuno (emboquilles, zonas de
cobertura escasa, etc.) se debe ampliar la
Es, sin duda, en los dos primeros aspectos
donde la fotogeologia se revela como una
l
<
.
· .·1·
escala de la cartografía probablemente
herramienta indispensable. En las Fotos 1 y
~
hasta 1/500 o 1/200.
2 se muestra un ejemplo de una zona de
1 deslizamiento en una ladera de fuerte pen-

1 3.1.1. Fotogeología diente, mientras que en la segunda puede


apreciarse una falla afectando a un terreno
1
5J
Hoy en dia, tanto con carácter de estudio granítico.
148
3.1.2. Cartografía de afloramientos

La cartografía geológica del área de estudio


constituye, sin duda, el pilar de todos los
demás trabajos de reconocimiento y/o
caracterización, ya que proporciona el marco
o encuadre donde encajan todos los datos
que aquellos proporcionen, y, además, plani-
ficarlos adecuadamente.

Al igual que en cualquier cartografía geoló-


gica, previamente debe considerarse que es
lo que se cartografía, es decir, las unidades
cartográficas a emplear. En el caso de una
obra subterránea, y debido a la escala de
trabajo, la unidad que suele emplearse es de
carácter litológico o en todo caso litoestrati-
gráfico, siendo de especial interés la realiza-
ción de una cartografía de afloramientos de
las habitualmente empleadas en geotecnia.

En esta cartografía se diferenciarán los


materiales del substrato rocoso, y los mate-
riales de recubrimiento cuaternario. El objeti-
Foto 1. Ejemplo de deslizamiento de ladera. vo es la elaboración de un mapa de aflora-

Foto 2. Ejemplo de fallas en un macizo granítico.


149

mientas. Los principales trabajos a realizar B) Tectónica y estructura


serán los siguientes:
Además de los datos acerca de los materia-
A) Afloramientos les existentes, la cartografía incluirá todos
los datos necesarios para definir la estructu-
La cartografía a realizar diferenciará, clara- ra del macizo rocoso, tanto en lo que se
mente, los afloramientos rocosos del sustra- refiere a la estratificación y/o esquistosidad
to rocoso y los depósitos de recubrimiento de los terrenos, como también al resto de
superficiales. discontinuidades estructurales existentes en
1 En las formaciones del substrato rocoso se
el macizo rocoso.

evaluarán los siguientes aspectos:


C) Hidrogeología
Clasificación geomecánica (RMR y Q).
Resistencia de la matriz rocosa (escala Durante estos trabajos se realizará un ex-
ISRM). haustivo inventario de surgencias de agua,
Grado de meteorización y su espesor fuentes, etc., evaluando las características
(escala ISRM). hidrogeológicas del terreno y datos que
puedan aportar información acerca de la
En las formaciones cuaternarias se evalua- posición del agua en el terreno y su movili-
rán los siguientes aspectos: dad.

Morfología. En la Fig. 4 se muestra un ejemplo de carto-


Litología. grafia geológico-geotécnica realizada para el
Espesor de los depósitos. túnel de Tezangos.

Figura 4. Mapa geológico-geotécnico del túnel de El Fabar.


150

3.2. Estaciones geomecánicas Correlación diaclasas-fracturación regio-


l 1 nal.
l; Directamente relacionada con los trabajos
de cartografía geológica está la ejecución de Análisis de microestructuras para la esti-
estaciones geomecánicas en lugares previa- mación del estado tensional.
mente seleccionados.
El levantamiento de discontinuidades se
Los trabajos básicos a realizar en este senti- efectuará siguiendo las directrices y reco-
do son: mendaciones de la ISRM y de la AFTES.

Definición de litotipos. De cada plano de discontinuidad que se


Clasificación geomecánica. identifique se obtendrán los siguientes pará-
Levantamiento de la fracturación. metros:
Evaluación del estado tensional.
Tipo de plano.
A este respecto, a continuación se matizan Orientación (dirección de buzamiento y
algunos de los aspectos más relevantes: buzamiento).
Espaciado.
A) Definición de litotipos Continuidad (según rumbo y buzamiento).
Rugosidad (JRC).
Se definirán los diferentes litotipos de carac- Resistencia a compresión simple de los
terísticas mecánicas y litológicas similares labios de discontinuidad (JCS).
que existan en el área de estudio. Relleno.
Presencia de agua.
De cada uno de estos litotipos se deben
efectuar ensayos de carga puntual con una Una vez establecidas las principales familias
prensa Franklin o en su defecto con el de diaclasas, se obtendrán estereogramas o
esclerómetro Schmidt, para estimar su diagramas de rosetas de las mismas y se
resistencia a compresión simple. efectuará un estudio de correlación de estas
discontinuidades con la fracturación regional.
B) Clasificación mecánica del macizo En la Fig. 5 se muestra un ejemplo de estu-
rocoso dio estereográfico, donde se puede apreciar
como, partiendo de los polos medidos en
Con objeto de valorar la calidad geotécnica campo, se efectúan los diagramas de densi-
del macizo rocoso, se procederá a su clasi- dad de polos, para definir los c/usters que
ficación. Para ello se empleará la clasifica- representan la dirección y buzamientos
ción de Bieniawski (Índice RM R - Rock Mass medios de todas las familias de juntas exis-
Ratio), y la clasificación de Barton (Índice tentes.
Q).
D) Evaluación del estado tensional
C) Estudio de la fracturación
Durante los trabajos de obtención de datos
El estudio de la fracturación del macizo de campo se llevará a cabo el análisis de las
rocoso se efectuará como parte integrante microestructuras que pudieran servir para la
de la cartografía geológico-geotécnica, si estimación del estado tensional. En este %'
bien debido a su importancia, en el caso de orden de ideas se prestará especial atención
\as formaciones rocosas, se ha optado por a las fracturas rellenas de tipo distensivo,
individualizarlo en este apartado. fracturas subhorizontales y, en general, a
cualquier tipo de elemento estructural lineal
El estudio de la fracturación contemplará los o planar que pudiera indicar criterios cinemá-
siguientes aspectos: ticos y tensionales (reorientación de minera-
les, foliaciones, diaclasas, grietas en relevo,
Levantamiento de discontinuidades es- ganchos asociados en zonas de cizalla,
tructurales. etc.).

1
1
151

TU><Hfil. TRAtt<F<>HT!ER DU P"'HHU•


d, d
l_d L:o,
/~ LHR. H""ISPU"...AE INVERSA
cl<cl
&:a "o:
' " d,

~
)-d,
9
'"
DIRECTA
O>cl
o,
' "

~
d,
9 DIRECCIONAL
eJ)J l(-d,
• 0>6
' "· d,
><llIDODE •e >i> D,ITE•07'M/O•
cl< 6
' "'
TUttHE:L "'""'""""EA OU eERT<flJ' • C<>-'."m~'O! o;>rne

y • ~11:~~~:~:~~
~~ o '

J !!-·· ......
'
\, '
l. '
'
fllllli •

.
., '

~1.t* ~·
s w~

""º"'
·~ ""ttl<P'"""E

n ""~~\:ªª
".~i!!~~r~"....
~ /'
~~·
s •
D """"""" sc-oio º""'' .,,.,,,,,. Figura 6. Posición del elipsoide de esfuerzos en
8 diversos elementos estructurales de
tectónica continua y discontinua.
s M.>.!OR l'LAN1!$

l.
1-
1 ~ . ...
"º"'~"'"'"'"'
.,.,.,,~-,-
,

A este respecto interesa conocer la historia


"n geológica de la zona, sobre todo en lo que
1- respecta a la existencia de posibles tensio-
e nes residuales en el macizo rocoso, a activi-
s dad tectónica reciente y a eventuales cargas
de preconsolidación sufridas por los materia-
les menos competentes.

3.3. Hidrogeología
s Figura 5. Estereogramas de fracturación, mostrando
s polos de discontinuidades, clusters de El objetivo del estudio hidrogeológico es
a densidad de fracturación, polos y c1rculos determinar los acuíferos que afecten a la
máximos medios obtenidos. excavación. Esto incluye conocer:
e
n
), Se intentará hacer una estimación aproxima- Número y extensión de los acuíferos.
a da del elipsoide de esfuerzos (0 1, o,, a,) en Conductividad hidráulica de las formacio-
ll tantos puntos como sea posible, para tratar nes.
1- de evaluar el estado tensional local asociado lsopiezas.
1- a los dominios estructurales existentes. Accidentes hidrogeológicos (barreras im-
), permeables, huecos de disolución, etc.).
1, En la Fig. 6 se muestra cual es la posición
del elipsoide de esfuerzos en alguno de los Para ello, el estudio hidrogeológico a realizar
principales accidentes estructurales. deberá abordar los siguientes puntos:
152
como consecuencia de dicho análisis, planifi-
Localización de los niveles freáticos o
car meticulosamente la campaña de pros-
artesianos y piezométricos, así como su
variabilidad y su carga a lo largo del pecciones de campo.
túnel.
Delimitación de acuíferos y sus fuentes Esta campaña debe de ir encaminada no a
cumplir unos requisitos establecidos de
de alimentación o recarga.
Existencia o no de aguas agresivas para forma estandarizada, sino a completar por
un lado el modelo geológico en aquellos
el hormigón.
Localización de barreras o fronteras del lugares en los que la geología de superficie
flujo subterráneo. no arroje luz alguna y, por otra parte, a
Estimación en los diferentes terrenos de facilitar la realización de ensayos in situ para
la permeabilidad, transmisividad, capaci- caracterizar el macizo rocoso y a la obten-
dad de almacenamiento, etc. A este ción de muestras inalteradas para ser ensa-
respecto se realizarán ensayos de Lu- yadas en laboratorio.
geon o Lefranc en los sondeos de reco-
nocimiento. Debe considerarse que desde el punto de
Obtención de datos (especialmente cau- vista económico estos trabajos constituyen,
dales afluentes) para el proyecto de como se ha puesto anteriormente de relieve,
medidas de drenaje e impermeabilización un paso cuantitativo muy apreciable en la
y su adecuada previsión al avance de las investigación de un emplazamiento.
operaciones constructivas.
Prevención de problemas de afección a 4.1. Técnicas geofísicas
acuíferos (agotamiento de pozos, etc.).
Localización de zonas carstificadas o con Las técnicas geofísicas se aplican habitual-
fenómenos de disolución o erosión inter- mente para el estudio de puntos singulares.
na. Según el problema a investigar se aplicará
Localización de aportes puntuales de un método u otro.
agua (diques, milonitas, etc.).
Debe considerarse que los trabajos de
ingeniería de una obra subterránea requie-
'°' ren determinaciones razonables en la preci-
m
'·º sión de la medida de espesores de recubri-
"l ¡¡}1 mientos cuaternarios, posición del nivel
o
freático, localización de fallas y/o contactos
T0-2
~
litológicos, etc. Los métodos geofísicos
"
~
10- 3 normalmente proporcionan un relativamente
'"
~
~
~
_, '
amplio margen en sus determinaciones
w
~
'" como consecuencia de ser métodos inter-
w 10" 5
o pretativos que se basan en la medida de
w
~ contrastes entre diversos parámetros físicos,
z
w tratándose, por tanto, de medidas indirectas.
G 1()7
~
w
o
i : i! i
i '!
1
1i

o io-a
o.nn1
1 '
0.005
' 0.01 0.05 Q_ 1 Por ello, deben complementarse adecuada-
ABERTURA DE JUNTAS (cm) mente con sondeos u otras medidas directas
que actuarán como puntos de control. Sin
Figura 7. Estimación de la permeabilidad para
embargo, esas técnicas se revelan muy
medios rocosos fracturados (Hoek y
Bray, 1981). valiosas para extender y extrapolar cualquie-
ra de esas informaciones a lo largo del área
de estudio.
4. PROSPECCIONES DE CAMPO
Todas las técnicas geofísicas se basan en la
Una vez que se hayan realizado los trabajos detección de una anomalía geofísica que se
definidos en el apartado anterior se debe produce, como ya se ha indicado, cuando
realizar un análisis de toda la información, y, existe contraste lateral o vertical entre dos
153

materiales, en lo que se refiere a sus pará- través del macizo rocoso constituye una de
metros físicos. las medidas más empleadas para valorar la
ripabilidad de una formación.
Cualquier método o aplicación requiere de
un modelo interpretativo, de manera que Si además de medir la onda compresional VP
normalmente existe más de un posible se detecta la onda de cizalla V., será posible
modelo conceptual, por lo que no existe una conocer los módulos dinámicos de deforma-
solución única a las medidas. Escoger el ción mediante las expresiones:
modelo adecuado basándose en la experien- 2
cia del geofísico y sobre todo en la observa- E = 2 (1 +v) · p · V, (4.1 a)
ción de los modelos geológicos que propor-
ciona !a cartografía geológica y los sondeos,
garantizarán el éxito de la campaña.

Los métodos más empleados en la investi-


gación geológico-geotécnica de una obra v~
l~r 2

(4.1.b)

l~r
subterránea son los siguientes:
2 - 1
A) Métodos sísmicos

Los métodos sísmicos se basan en el estu-


dio y medición de la propagación de una B) Métodos eléctricos
onda sonora compresiona! y/o de cizalla a
través del medio rocoso. Existen numerosos dispositivos geofísicos
que se basan en la medición de Ja variación
El método más empleado, en geotécnia, es lateral (calicateo) o vertical (sondeo) de la
la sísmica de refracción, en la que se miden resistividad del terreno.
los tiempos de llegada de la onda sonora
reflejada emitida desde un punto fijo (punto La mayor parte de los materiales rocosos o
de tiro) hasta puntos retirados a distancias suelos no son conductivos, de manera que
crecientes (geófonos). la corriente eléctrica solamente se transmite
a través del agua intersticial existente. Por
Se trata de una técnica poco costosa y muy tanto la resistividad del terreno estará direc-
apreciada para la detección de espesores de tamente relacionada con la porosidad prima-
suelo, manto de alteración, y a veces en ria y/o el grado de fracturación de una roca,
materiales poco competentes (V, < 1.500 la salinidad del agua intersticial, y en menor
mis) para la detección del nivel freático. medida de la temperatura del terreno y de su
contenido en minerales arcillosos.
Tiene dos limitaciones. Por una parte debe
cumplirse que exista un incremento en Todos estos factores se ven afectados por la
profundidad de la velocidad de transmisión existencia de zonas de falla y/o fractura, por
del medio rocoso, y por otra parte la profun- lo que los métodos eléctricos proporcionan
didad de prospección es muy limitada, sien- un sistema muy adecuado para, mediante
do ésta de unos 15 a 20 m como regla gene- un dispositivo de calicateo, detectar la pre-
ral. Por ello, este método suele estar restrin- sencia de fallas.
gido a las zonas de emboquille.
Si se realiza un dispositivo de sondeo (SEV)
En la Fig. 8 se incluye el conjunto de dromo- es posible conocer la presencia del nivel
cronas obtenidas para un perfil sísmico freático y, con ciertas limitaciones e idealiza-
completo de 12 geófonos, en el que se han ciones, la existencia de capas horizontales
efectuado un total de cinco puntos de tiro. de contraste de resistividad.

Desde el punto de vista de caracterización, En la Fig. 9 se muestran los dispositivos más


el conocimiento de las velocidades v, de empleados (Wenner, Schlumberger y dipolo-
transmisión de la onda compresional a dipolo). En las Fig. 1O y 11 se muestran los
154

0018 DISPAROS: 104 103 102 100 101

30
-;;;-
.E,
on_ 20
"
w
¡=

10

o 2.5 5 7.5 10
NUMERO DE ESTACION

for1 GISA
FDNTFREDA - V!C
S reo.d• 0018 Do.te• 7/9/94 BARCELONA

Figura 8. Oromocronas obtenidas en un perfil de sísmica de refracción, con doce geófonos y cinco puntos de tiro.

resultados de aplicar un dispositivo de según se realicen calicatas o sondeos elec-


Schlumberger y de otro dipolo-dipolo para la tromagnéticos.
detección del nivel freático y de fracturas en
un granito respectivamente. Estos métodos deben restringirse a configu-
raciones geológicas relativamente sencillas,
C) Métodos electromagnéticos pudiendo, en función de éstas, operar en el
dominio de tiempos o frecuencias. En geo-
Estos métodos son normalmente comple- técnia los más empleados son el VLF (Very
mentarios de los métodos eléctricos, ya que Low Frequence) y los sondeos o calicatas
se basan en los cambios que el terreno electromagnéticos en el dominio de la fre-
induce sobre un campo magnético primario cuencia para la detección de freáticos o
emitido. fracturas. En las Fig. 12 y 13 se muestran

Para ello se emplean sistemas de bobinas


dos ejemplos de estas aplicaciones con su
correspondiente interpretación. l
emisora y receptora, de manera que la l
conductividad aparente del terreno (inversa Recientemente se está desarrollando el 11
de la resistividad) es proporcional a la inten- sistema conocido como Ground Probe Radar 1
sidad relativa de los campos primario emitido (GPR) o Georadar, que se basa en la ob- J
y secundario (medio). tención de perfiles de reflexión de ondas
electromagnéticas. En la Fig. 14 se muestra 1
Las aplicaciones de estos métodos son una aplicación para la detección de huecos
similares a la de los métodos eléctricos, empleando una antena de muy baja frecuencia.
1
155

J "'~ J
i------' ,---1
p, " 211~¡\'.' .a

(a)

J PlgP2
,, ,_----!
J
",,
11( 2
/!,,
1
(/¡)

ClA1---,
Pl~ ~
,-¡
"'
l'a " -- rrn (n
1
t \) (n + 2) a

(e)

Figura 9. Dispositivos de prospección eléctrica: (a) Dispositivo de Wenner; (b) Dispositivo de Schlumberger; {e)
Dispositivo dipolo-dipolo (Griffiths y King, 1987).

5
JOCSEV~4
~~~~~--'e,=-=-=-=-'-~-,-:_~~~~~
o ~
'
10

E'
1
E
.e 4
~10
X

E'
~

.e
~
Q_
ru
o
31 .
a

a
a
100'-+--~~~crrr-~~~~,-~~,,-~ 4

100 1000 10

10 100 1000 RESISTIVITY (Ohm-m)
SPACING (m)
Figura 10. Ejemplo de un SEV interpretado con el programa RESIX®.
156
r
1

1
~
!' 1
~---¡- -
z z z

•• •• ;••
z
; ;¡
!1'i J '
< '
< ,,
''
!I

i-~-N-+f-f
¡---

:1!'
~
1

l
157

Los sondeos deben ser supervisados por un


geólogo-geotécnico que:
,o, Testifique el sondeo.
Dirija la toma de muestras.
,o, Supervise los ensayos in sítu.
Controle los parámetros de perforación de
relevancia geotécnica.
Realice ensayos in situ sobre el testigo
(ensayos de carga puntual, tilt-test, vane-
test, penetrometría o esclerometría).
P1,Pz = RESISTIVIDADES DE LA 1º- Y 2!! CAPA

t1 = ESPESOR DE LA CAPA Para la descripción del testigo se deben


emplear las normas de la ISRM.

En la Fig. 15 se muestra un ejemplo de testi-


ficación de un sondeo geotécnico. Por otro
lado, en la Fig. 16 se muestra la salida de un
sistema de registro continuo de parámetros
de perforación.

p 1
t 1 ~4-0m Resulta muy difícil precisar a priori el número
1
\
exacto de sondeos necesarios para obtener
\ el grado de definición exigido.
',,P2= Joom
'' Parece, sin embargo, razonable realizar al
--- ' ..
-----:::._-..
--~
menos un sondeo por emboquille de la
100 m excavación, siendo el número restante de
VLF FRECUENCA DE EMISION 20 kHz sondeos función de la dificultad de la obra,
características de ésta, existencia de pozos
de ventilación o rampas de acceso, etc. Para
Figura 12. Interpretación de una prospección VLF. tomar esta decisión, sin duda, el contexto
geológico y las sombras en las cuales la
cartografía geológica no ha sido capaz de
arrojar luz, serán los elementos que deben
Como resumen, en la Tabla 2 se muestran marcar el número de sondeos a pelforar.
las principales características de estas Resulta más interesante situar los sondeos
técnicas. basándose en criterios geológicos tales
como reconocimiento de zonas de falla,
cabalgamientos, charnelas de pliegues,
zonas carstificadas, etc., que reducir este
4.2. Sondeos mecánicos criterio a una mera equidistancia entre pun-
tos de sondeo. No obstante, la experiencia
Los sondeos mecánicos constituyen el indica que, para un túnel de dificultad media,
apartado económicamente más costoso de como cifra orientativa puede tomarse que la
una investigación, proporcionando una infor- longitud acumulada de sondeos debe supe-
mación fundamental, ya que es el único me- rar el 50% de la longitud del túnel.
dio de prospección que permite tocar el ma-
cizo rocoso a la profundidad a la que se En trabajos muy específicos puede ser
sitúa la excavación. necesario la toma de muestras orientadas.
Para ello pueden emplearse sistemas de
En general, la perforación más empleada es orientación relativa, o bien absoluta.
mediante el sistema wireline, empleando
batería sencilla, doble o inclusive triple en En sondeos que sobrepasen 200 m parece
función del tipo de terreno, para la toma de razonable realizar medidas de desviación del
muestras. sondeo. En la Fig. 17 se muestra el resulta-
-----~----------~-----------ce 200 ~m
1so E .:fil!

.....
l
SCALE
~ m< . ....._.,., "'"""'
"º TUNEL OELS P!RJNCIJS
11 "'
-~~
=-~~~ ;:~~ . :·, LA JCNCUEF!.l. O!RfiN4

Figura 13. Interpretación de una calicata electromagnética en el dominio de la frecuencia.

ción de ensayos in situ en detrimento de los


do de una medida de la dirección e inclina-
ensayos de laboratorio. Fundamentalmente
ción de un sondeo realizado con un equipo
existen dos claras razones para explicar esta
Eastman-multishot.
tendencia:

Dificultad de obtención de muestras inalte-


5. ENSAYOS GEOTÉCNICOS
radas (de especial aplicación a rocas
5.1. Ensayos in situ blandas y suelos).

A pesar de su elevado coste relativo hoy en Efecto escala claramente evidenciado en


día existe una clara tendencia a la realiza- macizos rocosos convencionales (paráme-
159

TABLA 2. Principales características de los métodos geofísicos más


empleados (Galera, J.M., 1994).

MÉTODO PARÁMETRO PARÁMETRO DE ALCANCE APLICACIÓN COSTE


MEDIDO INTERPRETACIÓN (m)

Sísmica de t (µs) Contraste vertical 20 Espesor, recubrimiento Medio


refracción de velocidades y alteración (módulos
dinámicos)

Eléctrico p (O) Contraste vertical 100 Freático, litologías Bajo


(SEV) de resistividades

Eléctrico p(O) Contraste 75 Fracturas Bajo


(calicatas) horizontal de
resistividades

Electromag- VEM (µV/A) Resistividad 100 Fracturas, fre8tico Medio


nético aparente

Georadar t (µs) Reflexión ondas 35 Fracturas, oquedades, Medio


EM litologías

Diagraffas Depende de la herramienta - Fracturas, módulos Alto


dinámicos, litologías

TABLA 3. Ensayos geotécnicos in situ (Galera, J.M., 1994).

ENSAYO REALIZACIÓN PARÁMETRO OBTENIDO COSTE

Carga puntual Testigo Indice de carga puntual -

Tilt-test Testigo bloque Angulo básico de fricción -

Vane~test Testigo Resistencia al corte -


Penetrómetro Testigo Resistencia al corte -
Esclerometrla Testigo IR (oo); JCS -

Permeabilidad Sondeo Permeabilidad Bajo

Presiometría Sondeo Módulo de corte, G (E) Medio

Dilatometrfa Sondeo Módulo de corte Medio

Hidrofacturación Sondeo Estado tensional natural Alto

tras de resistencia, deformacionales, dilatometría, permeabilidad, fracturación


discontinuidades y estado tensional). hidráulica).

Los ensayos in situ se refieren a dos tipos: En la Tabla 3 se presentan las principales
características de los ensayos.
Ensayos realizados in situ sobre mues-
tras de testigo. Otros ensayos in situ, tales como carga de
placa, penetraciones estáticas o dinámicas,
Ensayos realizados en el sondeo (presio- Vane test, tienen una aplicación limitada en
160

¡¡ o
o
,,;

o
o
m .,;
"
fil
~

~
"
·rl

~
~

"
Q
fil

o
".
"'

Figura 14. Pertil de georadar con antena de 35 MHz. Se observa la presencia de una cavidad en yesos/margas,
a la profundidad de 9 m.

obras subterráneas debido a la escasa 6. CARACTERIZACIÓN GEOTÉCNICA


penetración que éstos poseen. En las Figs. DEL TERRENO
18, 19 y 20 se muestran ejemplos de algu-
nos ensayos ín sítu. Una vez realizados todos los trabajos de
investigación, tanto en campo como en
gabinete, se debe proceder a la caracteriza-
5.2. Ensayos de laboratorio ción geotécnica de los materiales involucra-
dos en la obra.
Los ensayos de laboratorio más habituales
en obras subterráneas se pueden dividir en Normalmente, en macizos rocosos, una
ensayos de identificación, mecánicos, hi- buena caracterización incluye las siguientes
dráulicos y otros ensayos. En la Tabla 4 se fases:
muestran los principales ensayos habitual-
mente realizados, y otros de ejecución más Determinación de los parámetros mecáni-
reducida. cos de litotipos (roca intacta).
161

"~
§3
u
,.
~
j
~!
8
'' ! !'
¡¡¡ ~

, '
o
l ¡ J
""
~~ " 8 r•-
1 " o
1-~,;ri:::~--J-+-+-~~--t-t-t-t-t-tJ:::t:::t:l:t~::r=r::-,~ '
--1-l-l-l-i--j--j·;¡t-¡-Tl
8 ii ·eu
·ro
u
§~ •E
'
••
••
o
•e
"'o
!
' •~ • •
00

~
e
o
' "' ~
.E§
~~

"'uro
' "~
~.
·eu
$
o
·~ •
"'e
·O
·¡;
~~ ro
u


~§ "'2~
.~
~- •
,,
~~ "'·~
u ~


"'e_o
•• E

ü1
!! .;

u ,"'
~

~
i l ü:
A l '
] 1 H

le
m
!1
!i
:~~

11
l•
'
~
~

l•
}.
u

.~
a- ;¡; ~
~
a- ,., ,., ,., In
.
(CH) S'<S//96 O
~ :
DS/to/ZI 1 ~6/to/s~ >
18
's
;
• • ª o

li-
162

TABLA 4. Principales ensayos de laboratorio (Galera, J.M., 1994).

TIPO DE ENSAYO HABITUALES ESPECIFICOS

• Petrologia Hinchamiento
• Mineralogia Velocidad s[smica
IDENTIFICACIÓN • Densidad
•Humedad

• Compresión uniaxial Tracción directa


• Tracción indirecta Tenacidad al corte
• Compresión triaxial
MECANICOS
• Corte sobre discontinuidades

Permeabilidad
HIDRAULICOS
Porosidad

• Schimazeck Sfake durabiUty


OTROS ENSAYOS
• Indice Cerchar

- - - - - - ----,,,-,----"'~¡,~:~·11!=];:=::90~1
GEOCONTRDL S. A".,""," '"""'"''""'
S1t'- IUNEI. OEL PERlliUS
N<imde,onrtaoe '"'"""' ¡,,, ""
.eLOO 001"l[JN R'5[0NN: IN<rtcml """"'"''""'"
" llOLfrGl O~~ i ' '-" l "'"I ~'"'
4008001100

![
ll 1--

Figura 17. Medida de la desviación de un sondeo


con un aparato de Eastman multishot®.

L Esta metodología tiene como punto de


Figura 16. Ejemplo de un sistema de registro conti-
origen los ajustes de los criterios de rotura
de Mohr-Coulomb y Hoek-Brown a partir de
nuo de parámetros de pertoración.
los ensayos de laboratorio, con lo que se
obtienen las propiedades de la roca intacta
para cada uno de los litotipos existentes. En
Clasificación geomecánica del terreno. esta etapa se obtiene la cohesión, fricción y
Determinación de los parámetros mecá- parámetros m1 a nivel de la roca intacta.
nicos del macizo rocoso, en función del
estado tensional. Una vez caracterizados los litotipos a nivel
Determinación de los parámetros mecá- de roca intacta se evalúan las propiedades
nicos de las discontinuidades. del macizo rocoso empleando la clasificación
Estado tensional natural. de Bieniawski, que proporciona el índice
163

R•"'"'°"'"""'"""''~""'m•NFP0<>-1'1
IPROF.M
..
75-4 76.1
Hydrofrac - Test at 2B2.5 m
2B2.5 m

D! , ~ 1
!soNOAGE: 1 5C·313 1

•I Analy•e global
P(\<gl<.n

¡---·- 6 1
2
4
10 1 161
I mio)
10
0.93
10
J.ag
5.96
1
1 196,14
J
Js<.21
568.41
V(1
25
105
Porte
1

Um m~) P(>;p.¡

- , - ,- - 10 -·' 217 ! ~-.?!1~.--
10~~ T~ a.45 1 9B0.6Q
"---r 1 - 10 1 11a 1 ~-1!.~6~~
-· -,--,-,-,-T-,,-,-,-4_2< 1 4go.J1
~~- .;---+-+-~-Ws~---

·025735

--·- -i.~~::: "' 0.7143>

...'"
166604
--?--- 0.96645 '" <l.65774

......'"
3.62943
4.60113
9.7.< 5.57262
PERMEABILITE ("L)
1.51622
Overvlew • Plot
PERMEABLIT1' (mi•) 1.46E-06
1000 945961

----

1' i
.1º 100 :na '°" 400 """ '°" 100
"'"'°"d'1o¡«"••l>P•I

~el ... llJ


Es!irnalion ol P, Estimation ol P
Figura 18. Ensayo Lugeon.
Figura 19. Ensayo de hidrofracturación a 282,5 m de
profundidad para caudales crecientes.

RMR (Rock Mass Ratio) y que permite, a


partir de las expresiones de Priest y Brown,
minorar las propiedades de la roca intacta Como resultado de los trabajos de campo y
laboratorio se debe elaborar un informe
obteniendo los parámetros m y s del criterio
geotécnico que contenga todos los datos
de rotura Hoek-Brown para el macizo roco-
obtenidos, planos, anejos, protocolos de
so.
ensayo, fotografías, etc.
Sin embargo, todavía la mayor parte de los
En este capítulo se presentarán y analizarán
programas de cálculo utilizan internamente todos los datos obtenidos durante los traba-
leo el criterio de rotura de Mohr-Coulomb, defini- jos de caracterización. Como conclusión se
ro. do por la cohesión y la fricción, para el estu- realizará un perfil de la excavación en el que
dio de la plasticidad. Por ello se han desarro- se incluirán, al menos, los siguientes aspec-
llado las expresiones que permiten definir la tos:
de cohesión y la fricción a partir del m y del s, y
siempre en función del estado tensfonal Perfil estratigráfico (o distribución geomé-

de existente en el macizo rocoso a excavar. trica de litotipos).
se
eta Para la obtención de los parámetros elásti- Datos geométricos de la excavación,
En cos es preferible la realización de ensayos propiedades mecánicas del macizo roco-
ny presiométricos y dilatométricos in situ, que so, a nivel de la rasante de la excavación.
permiten no sólo conocer el módulo de elas-
ticidad, sino además correlacionar dicho mó- Posición del nivel freático.
vel dulo con los obtenidos en laboratorio. Esta
les relación es función de la calidad del macizo Método de excavación.
ión rocoso, ya que cuando peor sea ésta, mayor
ice será la diferencia entre uno y otro valor. Secciones constructivas tipo.
164
sentan los resultados de estos ensayos en el
plano o 3 - o, se obtiene un punto para cada
o sh ensayo. Los diferentes criterios de rotura
determinan una relación funcional entre
• SH
estos puntos; los utilizados en este caso han
o s, sido el de Mohr-Coulomb y el de Hoek -
E'
......, 250 Brown.
o
~
o El criterio de Mohr-Coulomb supone una
oz
~
~
relación lineal entre o3 y 0 1 de la forma:
o~
~ o (6.1.1.a)
1 \
1 \
300
1 \
1 \ Siendo Ja oc la resistencia a compresión
1 \ s, simple del litotipo y t. un parámetro relacio-
1 \
1 \ nado con el ángulo de fricción, según la
1 \
1 \
ecuación:
350.
4 8
A = 1 +sen<!> = tg 2 ( 45 +.T.) (6.1.1.b)
TENSION (MPo) 1 -sen<!> 2

Figura 20. Perfil de tensiones naturales para un


sondeo de 350 m de profundidad. A partir de Ay a, se pueden obtener el ángu-
lo de fricción <I> y la cohesión del litotipo C,
mediante la expresión:

Además de ello. en la memoria, se deben <I> = 2 · arelan J\ - 90º (6.1.1.c)


incluir recomendaciones acerca del:

Trazado en planta y alzado (en caso de


túneles).
Diseño preliminar del sostenimiento. 1 -sen<!>
e= oc·--~ (6.1.1.d)
Procedimiento constructivo. 2 · cos<I>
t
A continuación se resume la metodología
que se propone para caracterizar un macizo El criterio de Hoek-Brown supone una
1
rocoso. relación no lineal entre 0 1 y o3 de la forma:
2
1
(6.1.1.e)
o1 = o3 +Jm · oe · o3 +s · oe
6.1. Macizo rocoso
1
1
6.1.1. Parámetros resistentes donde m es un parámetro que depende del 1
1!1 ángulo de fricción, y ses un parámetro que
! El primer paso para la caracterización mecá- relaciona la resistencia a compresión simple 1
nica del macizo es establecer las propieda- de la roca intacta (a,) con la resistencia a i1
1 des de la roca intacta para cada uno de los compresión simple del macizo rocoso (a,m)
!
litotipos diferenciados. mediante la expresión:
(6.1.1.f)
A) Roca intacta
En el caso de los ensayos de laboratorio, s
Los parámetros plásticos se determinan a
vale 1 ya que se trata de roca intacta, y si se
partir de los ensayos a compresión simple, o
denomina m, a m, la ecuación adquiere la
uniaxial, ensayos de compresión triaxial y
ensayos de tracción indirecta. Si se repre- forma:
165

JI
a m, L [<a,,-a,;)' · a:] (6.1.1.m)
a n 03¡ Oc
e
n Si ahora se efectúa el cambio de variables:
(6.1.1.h) donde el subíndice "e" indica los parámetros
ajustados y el subíndice "i" cada uno de los
a puntos correspondientes a un ensayo, sien-
do n el total de los puntos triaxiales por
y = (a, - a 3
)
2
(6.1.1.i)
litotipo considerados. Los coeficientes de
correlación se obtienen de la expresión
conocida:
se obtiene la siguiente relación lineal para
n roca intacta: 2
L.( Yest - Ymed)
l-
(6.1.1.j)
r' (6.1.1.n)
a L(Ye-Ymed)2

Si se asume un valor de oc fijo, determinado y servirán para calibrar la bondad de los


J) en este caso por los ensayos de laboratorio, ajustes realizados.
se puede obtener el valor del parámetro m,,
que se utilizará más adelante para evaluar En la Fig. 21 se muestra un ejemplo de
J- las propiedades del macizo rocoso. ajuste para un litotipo a nivel de roca intacta.

Para determinar los valores de los paráme-


tros del criterio de plastificación, tanto del
o) criterio de Mohr-Coulomb como del de Hoek B) Macizo rocoso
- Brown, se realiza una regresión lineal de
los valores 0 1 y o3 obtenidos de los ensayos Una vez determinadas las propiedades de
de laboratorio. Así, para el criterio de Mohr- cada litotipo, a nivel de muestra intacta, es
Coulomb, se ajustará la recta de la fórmula preciso estimar sus propiedades a escala de
(6.1.1.a) anteriormente expuesta, y para el macizo rocoso. Para ello a cada litotipo se le
J)
de Hoek-Brown, en caso de roca intacta, el ha asociado un Rock Mass Ratio (RMR)
que se indicó en la expresión (6.1.1.j). aplicando la clasificación de Bieniawski. A
continuación se expone la metodología a
a En general, estos ajustes son muy sensibles seguir.
al valor de oc y, normalmente, el valor de oc
obtenido en laboratorio debería ser similar al La aplicación de la clasificación de Bieniaws-
l) de los ajustados para los dos criterios de ki, en esencia, consiste en asignar a cada
rotura. En general, se parte de una resisten- tipo de terreno un índice de calidad, denomi-
cia a compresión simple determinada en nado RMR, que depende de:
si laboratorio, por lo que las expresiones utili-
e zadas para estimar los parámetros son, para Resistencia a compresión simple de la
:e el caso del criterio de Mohr-Coulomb: roca matriz.
a Condiciones del diaclasado.
<!>, = 2 · arctan¡>::; - 90º (6.1.1.k) Efecto del agua.
")
Posición relativa de la excavación con
respecto a las diaclasas.
1 -sencj> 9
e, =a, (6.1.1.1) Para tener en cuenta la incidencia de estos
s 2 · coscl>c factores, se definen una serie de paráme-
•e tros, asignándoles unas determinadas valo-
la raciones, cuya suma en cada caso da el
y para el criterio de Hoek y Brown: RMR, que varía entre O y 100.
166

PropW/nf.O ©198.::i
Geocontrol S.A
~ T1 AGGIL Tl AGF/L T6 PIZ llRILT4 f'IZ 2YMl95

"11MPoi

Figura 21. Ejemplo de un ajuste de los criterios de Mohr-Coulomb y Hoek-Brown, para roca intacta de un litotipo.

En la Tabla 5 se muestran los criterios de siendo m¡ un parámetro dependiente de la


valoración para aplicar esta clasificación litología de la roca. Su valor puede tomarse
según la versión de Bieniawski presentada de la bibliografía, o determinarse, en cada
en 1.979, que ha sido modificada por Geo- caso concreto, mediante ensayos de labora-
control, S.A. torio.

En función del RMR obtenido los macizos Una vez conseguidos m y s se pueden
rocosos se clasifican en cinco categorías estimar los valores de la cohesión y fricción
mostradas en la Tabla 6. del macizo rocoso, ya que existe una rela-
ción para un determinado nivel de presión de
Con el valor del RMR es posible minorar las confinamiento representado por la presión
propiedades obtenidas para la roca intacta, de confinamiento, a, la curva de resistencia
empleando el criterio de rotura de Hoek - intrínseca envolvente de los estados tensio-
Brown expresado en la ecuación (6.1.1.g), nales últimos definidos por el criterio de
donde m y s son dos parámetros función de Hoek y Brown, puede sustituirse por una
la litología de la roca (m;) y del estado del recta definida por el ángulo de rozamiento y
macizo rocoso caracterizado por el citado la cohesión determinada por las siguientes
RMR. Esta dependencia viene dada, para un expresiones:
macizo rocoso descomprimido -caso de los
mo,
túneles- por las expresiones de Brown y C = (e · tgq>-cosq>) · - - O · tgq> (6.1.1.o)
Hoek (1988), basadas en las de Priest y 8
Brown (1983):

RMR-100]
[ 14
cp = arctg[4h · cos 2 (30 +
m := m 1 ·e (6.1.H)
RMR-100]
[ 6
+1arcsen(h -312))-11-112
s = e 3
167

TABLA 5. Clasificación de Bieniawski'.

l. PARAMETROS DE CALIFICACIÓN

RMR (1) RESISTENCIA A LA COMPRESIÓN SIMPLE DE LA ROCA INTACTA


2
VALOR (kg/cm ) j > 2500 1 1000-2500 500-1000 250-500 1 50 -250 10-50 <10
Valoración 1 15 1 12 7 4 1 2 1 o

RMR (2 + 3) RQD Y SEPARACIÓN DE DIACLASAS


JUNTAS POR METRO ¡o 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15
Valoración 140 34 31 29 28 27 26 25 24 23 22 21 20 19 18 17
JUNTAS POR METRO 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30
Valoración 17 16 15 14 14 13 13 12 12 11 11 10 10 9 9
JUNTAS POR METRO 3 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45
Valoración 9 8 8 7 7 7 6 6 6 5 5 5 4 4 4

RMR(4) ESTADO DE LAS DIACLASAS


PERSISTENCIA <1 1 -3 m 3-10 m 10-20m 20m
Valoración 6 4 2 1 o
ABERTURA o < 0,1 mm 0,1 - 1 mm 1-5 mm 5mm
J.
Valoración 6 5 4 1 o
RUGOSIDAD MUY RUGOSA RUGOSA LIGERAMENTE LISA ESPEJO DE
RUGOSA FALLA

a Valoración 6 5 3 . 1 . o
e RELLENO NO HAY DURO CON DURO CON BLANDO CON BLANDO CON
a ESPESOR< 5 mm ESPESOR> 5 ESPESOR< 5 ESPESOR> 5
,_ mm mm mm
Valoración 6 5 3 2 o
GRADO DE NO AFECTADO LIGERO MODERADO ALTO DESCOM-
1 METEORIZACIÓN PUESTO
1 Valoración 6 5 3 1 o

RMR (5) EFECTO DEL AGUA


1
a ESTADO SECO 1 LIG. HÚMEDO 1 HÚMEDO 1 GOTEANDO 1 CHORREANDO
,_ Valoración 15 10 7 4 o
1 1 1 1
e 1
Mod1f1cada por Geocontrol, S.A
a
y
s 11. CORRECIÓN SEGÚN LA ORIENTACIÓN DE LA OBRA

DIRECCIÓN PERPENDICULAR AL EJE DEL TÚNEL


l) DIRECCIÓN PARALELA
EXCAVACIÓN HACIA EL EXCAVACIÓN CONTRA AL EJE DEL TÚNEL BUZAMIENTO Oº - 20º
BUZAMIENTO EL BUZAMIENTO CUALQUIER
DIRECCIÓN
Buzamiento Buzamiento Buzamiento Buzamiento Buzamiento Buzamiento
45º - 90º 20º - 45º 45º - 90º 20º - 45º 45º - 90º 20º - 45º
Muy favorable Favorable Media Desfavorable Muy desfav. Media Media

o -2 -5 -10 -12 -5 -5
' Mod1f1cada por Geocontrol, S.A
168

TABLA 6. Categorías de clasificación de los macizos rocosos según el RMR.

RMR CATEGORIA ESTADO DE LA ROCA

81 - 100 1 Roca muy buena

61 - 80 11 Roca buena

41 -60 111 Roca media

21 -40 IV Roca mala

< 20 V Roca muy mala

en donde: a la propia experiencia, y sobre todo según


Hoek (1995) para taludes y obras superficia-
1 + 16 {mo+soc) les.
h = ------- (6.1.1.p)
La resistencia a compresión simple del
macizo rocoso, aes, viene dada por la fórmu-
Con ello quedan definidos los valores de la:
cohesión y fricción para un entorno específi-
co de presiones sobre el terrerno. (6.1.1.t)

Además de este ajuste que sigue la tangen-


En la Fig. 22 se incluye un ejemplo de ajuste
te de la curva de rotura para una a dada, es
siguiendo los dos métodos propuestos.
posible efectuar el ajuste para un intervalo
dado de la presión de confinamiento.a,,
mediante una recta de Mohr-Coulomb se-
6.1.2. Parámetros deformacionales
cante a la cuiva de rotura de Hoek-Brown, y
se cumple que:
La caracterización de un macizo rocoso
desde el punto de vista de su deformabilidad
es uno de los principales problemas que
a . .¡s cualquier estudio geológico-geotécnico debe
1--'--+
a, afrontar, si se desean realizar cálculos
tenso-deformacionales con posterioridad.
(6.1.1.q)
Un macizo rocoso es un medio inhomogé-
neo y sobre todo discontinuo, cuyas propie-
dades resistentes y deformacionales no
<Pm = 2 · arctg ¡¡::;, - 90 º (6.1.1.r) pueden ser medidas directamente en labora-
torio ya que existe una diferencia muy apre-
ciable entre los valores que se obtienen en
los ensayos de laboratorio y los que se
obtienen en los ensayos realizados in situ,
fo · a,(1-sen<jlm) (6.1.1.s) diferencia que es consecuencia del volumen
2 · coscpm de terreno afectado en cada caso y es cono-
cida como efecto escala.

donde el subíndice m indica el macizo roco- Para caracterizar el comportamiento defor-


so. macional del terreno bastan dos parámetros
que, habitualmente, son el coeficiente de
A este respecto hay que considerar que este Poisson y el módulo de Young. En la actuali-
segundo ajuste, sin duda más conservador, dad se admite la hipótesis simplificadora de
resulta en general más indicado de acuerdo que el coeficiente de Poisson del macizo ro-
169

CARACTERIZACIÓN MACIZO ROCOSO


PROGRAMA CGG (~1995, Gtoeonlrol, S.A.J

a1(MPo) '(MPa)

'" ~ ..
~_L~·-"r~·L;---21_,___!·_· _¡_···_

r--~
-- H-B CLÁSICO - - -
m= 5.4 o" Método de cálculo: R-L, R-LCondf, Sec, Tang
s=0.00674 SigmaCm {MPa) = 22.3, 8-2, 8.2, 27.0
,00 mi= 27.0 SigmaTm (MPa) =O.O, O.O, O.O, O.O
RMR = 55 Cm (MPa) =4.6, 1.5, 1.3, 5_4
-- R·L ~ .. F1m (') :45.6, 49.5, 54.7, 46.0
-R-LCond1
-- - - Secante
· -~angen\e

" ,¡'
'/'
" -t--
!

" --l--

,,
.,.., ....,
Figura 22. Ejemplo de un ajuste de los criterios de rotura Mohr-Coulomb y Hoek-Brown para un macizo rocoso.
'

coso es el mismo que el de la roca intacta y o con posterioridad a la debida a Serafim y


)
éste sí puede ser determinado en ensayos Pereira (1983):
j
de laboratorio. RMR-10
40 (6.1.2.b)
E (GPa) 10
Admitiendo esta hipótesis, sólo hace falta
s conocer el otro factor que define el compor-
tamiento deformacional de un macizo roco- En la Fig. 23 se representan gráficamente
so, que es el módulo de elasticidad, E,,, . ambas expresiones, que son función del
conocido índice RMR debido a Bieniawski.
,_
Este último es un problema importante que
o tiene planteada la Mecánica de Rocas y que
1-
ha llevado a la ISRM a la creación de un "
J90·~~-~-,--.--~-~-,--,---,,-~
grupo especifico de trabajo, como ya se ha
n dicho, encargado de valorar el denominado geo EM•2RMR-100 /
e efecto escala en un macizo rocoso, que m "
z
/, ejerce una acción preponderante sobre el oz '°
n ~ 50
módulo de Young real del macizo rocoso. z
)- ~ 40

o"
w
o
A) Aproximaciones empíricas g '"
-- 6 'º
~
s Para determinar Em suele recurrirse a las w 30 40 ~o 60 10 ao 90KJ0

e correlaciones de Bienawski (1978):


ROCK MASS RATIO (RMR)

i-
Figura 23. Correlación entre el módulo de defor-
e E (GPa) = 2 · RMR-100 (6.1.2.a) mación in situ y el RMR.
)-
170

Más recientemente, Hoek (1995) ha pro-


puesto afectar a la expresión de Serafim y
Pereira por la resistencia a compresión
simple de la roca intacta ac¡, que sin duda es
un parámetro muy relacionado con el módu-
Existe una segunda aproximación que rela-
ciona el valor de Em directamente con el de
la roca intacta E, a través del número de
fracturas existentes en el macizo rocoso.
Así, Kulhawy (1978) realiza esta correlación
a través del espacio tal como se aprecia en
r
lo de elasticidad de la roca intacta E, y a su
la Fig. 26, o más recientemente Kulhawy y
vez al del macizo rocoso Em· Así, Hoek
Goodman (1980) expresan:
(1995) propone la relación:
(6.1.2.d)
(6.1.2.c)

sustituyendo el RMR por el GSI (Geological


Strenght lndex), recogido en su último libro,
Hoek et al. (1995). En la Fig. 24 se repre-
senta esta aproximación.
DATOS REJ'"'1;Wl'AOOS

-. ,º_;.-.f. ~ ~~~~ ;:~.,, 1!0J


· CJ(MPo) -- •O<O<ONTROCS.A. 1
·~
'"' 1--~~-~--c_~~~~-~....:S:·,.·"·e:_º,0.1;:_•~··_ _ _ __ J
<OO
"' ROCK MASS RATIO (RMR)
00
"'
"s"
w
00
"
" Figura 26. Correlación entre E y RMR .
• "
10
~

10211D~5iJSJ71ll!09D
Siendo j el espaciado medio de las disconti-
GSI
nuidades expresado en metros, asumiendo
Figura 24. Relación propuesta entre e\ GSI. O.; y el un comportamiento razonablemente rígido
Em. de las juntas.

La experiencia indica que las expresiones


B) Métodos de medición in situ
anteriores, en general, suelen sobrevalorar
el valor de Em, que en realidad suele ser
Todas las expresiones anteriormente citadas
mucho'más bajo, tal como se aprecia en la
no dejan de ser sino una estimación de la
Fig. 25.
relación Er¡,IE¡, y que muchas veces propor-
cionan estimaciones que no se· ajustan a la
realidad del terreno.

De todos los métodos que se han venido


empleando para la medición in situ de la
deformabilidad del macizo rocoso, solamen-
te los de más interés son los presiodilató-
metros y los gatos planos (flat-jacks); ya que
los ensayos clásicos con placa de carga sólo
tienen utilidad para cimentaciones superficia-
les. 1
03 06 09 1.2- 1.5
ESPACIAMIENTO DE OISCONTINUIDADES, S(m) En la Fig. 27 se aprecia la influencia que 1
Figura 25. Correlación entre el factor de reducción pone el volumen involucrado en la realiza- j
del módulo y el espaciado de discontinui- ción de un ensayo en el resultado del módu- 1

~~~~~~~-d-ad_e_s_(-Ku•l•ha•w•y•,•19•7•8•) deto rm ación que se obtielnlelldlelellllal,lllll~


...........,..,...lo. .
d•e. .

111111111
l'

171

resulta indudable que el empleo de f/at-jacks Deformación plástica.


proporciona una mejor aproximación a la Rotura del terreno.
deformabilidad global del macizo. No obstan-
te, existe una desproporción importante
entre el coste de uno u otro ensayo, ya que "
un ensayo dilatométrico tiene un coste -de
realización de, al menos, un orden de mag-
nitud menor que el del gato plano.
z
o COMPORTAMIENTO'
00
' 8HD '
LFJ ~ E<ASTICO

o
'
i "'! u.

! Po
: :


,~1

o
''
i
1

'
:
1
1
~~

i
t+L
1
'
!
.
1
Do
~.>.CION ~

INCREMENTO DE D!AMETRO
DI
SONDEO :

i
Figura 28. Curva de un ensayo presiométrico.
1'

o 1
1
1 1 1 t 1

VOLUMEN ENSAYADO (m')


'"°
En la Fig. 29 se muestra una curva real de
Figura 27. Correlación entre deformabilidad y volú- un ensayo efectuado con el equipo
men ensayado. Elastmeter-2 de Oyo.

C) Ensayos presiométricos

Los ensayos presiométricos fueron introduci-


dos por Menard en los años 60 y fueron
-/
aplicados a suelos de relativamente alta z ,,
deformabilidad (E < 200 MPa) y que no ~ l
requerían gran precisión en las medidas de [ d1 --í ----
deformación, que se realizaba volumétrica- 31 ------/---
mente, ni en las de presión, estando esta ,,, _____,/
última limitada a unos 2,5 MPa. •'
Con posterioridad se han desarrollado equi-
11
-~2'::='"===·=ius=·=~==============::J
_ _ ¿•'"

pos presiométricos que permiten alcanzar


" RADIO INTERNO lrnml

presiones de 20 MPa, con medida directa de


Figura 29. Ajuste con el programa Presiometría de
la deformación del terreno durante el ensa-
una curva presiométrica con el método
yo. Estos equipos han permitido extender el Haberfield-Johnston.
rango de aplicación de estos ensayos, con
los aparatos llamados soft dilatometers o
presiómetros unicelulares, hasta terrenos
con módulos de deformación del orden de En términos de presiones se distinguen los
6.000 MPa. siguientes valores:

Como resultado de un ensayo presiométrico


se puede obtener, en el caso más general, P0 = Presión a la que la camisa se adapta
una gráfica como la que se muestra en la totalmente a la pared del sondeo.
Fig. 28. En ella se pueden distinguir las P, = Presión a la que el terreno deja de
etapas siguientes de deformación: comportarse elásticamente. Se llama
presión de fluencia.
Adaptación de la camisa al sondeo. P, = Presión a la que el terreno se cizalla y
Deformación elástica. no admite ningún incremento de pre-
172
r1
sión. Se llama pres1on límite (se módulo de deformación presiométrico del
toma, por norma, cuando se alcanza terreno.
el doble del volumen inicial).
A partir de la expresión (6.1.2.e) puede
En términos de desplazamientos se tienen definirse el módulo presiométrico como:
los siguientes parámetros homólogos:
E, o (!+V) Ap (6.1.2.f)
00 = Incremento de diámetro para el cual l:1r!r
la camisa de caucho está totalmente
en contacto con el terreno.
DF = Incremento de diámetro correspon- Denominando rigidez del terreno al cociente:
diente al inicio de la plastificación del
terreno.
(6.1.2.g)
DL = Incremento de diámetro correspon-
diente al cizallamiento del terreno.

Para que se pueda obtener una curva pre- y recordando la relación básica de elastici-
siométrica completa es preciso que se cum- dad
plan dos condiciones:
(6.1.2.h)
Que el sistema de presión sea capaz de
cizallar el terreno.
Que la camisa de caucho soporte el resulta:
1 incremento de diámetro sin llegar a rom-
l perse.
! La mayor parte de los equipos comerciales
G, 0
2·M·r (6.1.2.i)

1 trabajan con presiones menores de 10 MPa


y sólo algunos alcanzan hasta 20 MPa, lo La ecuación (6.1.2.i) pone de manifiesto que
! cual limita notablemente la posibilidad de
llegar a la presión límite que, normalmente,
el ensayo presiométrico es un ensayo de
corte que permite determinar directamente el
1 debe ser extrapolada después del ensayo. módulo de corte del terreno G.

1 En la práctica resulta mucho más restrictiva, Basándose en la ecuación (6.1.2.h), si se


¡ que la limitación por presión, la capacidad de conoce el coeficiente de Poisson sin drenar
la camisa de caucho para admitir incremen- el terreno v, se obtendrá el módulo de elasti-
1 tos de su diámetro. Para minimizar esta
restricción es muy importante que 0 0 sea lo
cidad sin drenar E y si lo que se conoce,
como es más frecuente, es el coeficiente de

1
i
menor posible, lo cual exige que el sondeo
se realice con gran cuidado y precisión.
Poisson obtenido en condiciones de drenaje
v' se obtendrá con la ecuación (6.1.2.h) el
módulo de elasticidad drenado E'.
1
11 Las condiciones del terreno en el ensayo
presiométrico pueden asimilarse a las de Las precisiones de medida de la defor-
if una cavidad cilíndrica de radio r sometida a
una presión radial p. En condiciones de
mación logradas con estos equipos son de 1
2.10·' m, que son ampliamente suficientes.
elasticidad las variaciones del radio de la
cavidad al incrementarse la presión están
1
dadas por la conocida expresión: D) Ensayos dilatométrícos 1'
!
(6.1.2.e)
Los ensayos presiométricos realizados con
los equipos comerciales, actualmente exis- 1
tentes, poseen un límite de aplicabilidad
para terrenos muy rígidos. 1
1 Siendo v el coeficiente de Poisson y E, el Los equipos dilatométricos surgieron en los
1
~
1 1
1
1
173

años 70 como adaptación al presiómetro del equipo son de 10-•, lo que permite medir
Menard, para su aplicación en rocas. módulos de corte de hasta 5 GPa, que
equivalen, aproximadamente, a módulos de
Estos equipos, siendo uno de los originales elasticidad del orden de 15.000 MPa.
el ideado por Rocha en el LNEC, permitían
alcanzar presiones superiores a 1O MPa, y Como puede apreciarse en la Fig. 30, la
realizaban varios ciclos de carga, midiendo lectura se efectúa en 6 canales, pudiéndose
la deformación del terreno tanto en carga posteriormente representar indistintamente
como en descarga, dado que el sistema de los tres radios medidos, o la curva media de
medida de la deformación no era volumétri- deformación, Figs. 31 y 32.
co sino directo.
Como resultado de un ensayo se puede
A diferencia de la gran parte de los suelos conocer la anisotropia del terreno, y además
un macizo rocoso es mucho más inhomogé- si es necesario medir módulos de deforma-
neo y discontinuo, y además dista mucho de ción en descarga. En la Fig. 33 se muestran
poderse considerar isótropo, resultando en los resultados del mismo ensayo anterior,
algunos casos (esquistos, pizarras, rocas realizado recientemente para el reconoci-
estratificadas, etc.) indispensable considerar miento del terreno a atravesar por el Túnel
la fuerte anisotropía existente, ya que afecta hispano-francés de El Perthus, que formará
fuertemente a su deformabilidad. parte de la línea de alta velocidad entre
Francia y España.
En un ensayo dilatométrico se suele medir la
deformación directa en seis direcciones, lo
que supone tres diámetros, tal y como se E) Campo de aplicación
aprecia en la Fig. 30 que muestra un ensayo
realizado con el dilatómetro HP de Cambrid- Desde 1989 Geocontrol, SA ha realizado
ge In Situ. Este dilatómetro puede operar a más de 1.000 ensayos presiométricos en
presiones mayores de 20 MPa en caso terrenos muy variados que van desde limos
necesario. costeros, con módulos inferiores a 5 MPa,
hasta granitos con módulos del orden de
La precisión de las medidas de deformación 11.000 MPa.

Pressur·e (kPa) Ali 6 Art'ls vs Total Pressure

11000

10000

9000

9000

7000

6000

5000
'
:)
4000

JOOO
1: r~oor 1
2000
2.2 P1
24.'011':'6
1000

10 11 12 13
íladial Oisolac:e11ent (1111)

Figura 30. Resultado de un dilatómetro en granito (6 radios).


174

Pressure (kPa> Art1 13airs vs Total Pressure

11000

10000

9000

8000 -

7000 -

6000

5000

4000

3000
../ .i.1
j{;
/Ji
:_:;; P500T 1
1
2000 2.2 ti
/ ....// 24/01/96
1

1000 '
/ ,:./
i .•.
;
1
~

1
3 • 6 7 8
Radial DisDli1c:e11ent (HM)

Figura 31. Resultado del ensayo para los tres dilatómetros.

-
P ressure (kPal
'11000
Ave of 6 ArMs vs Total Pressure

hoooo

~ººº
!.ooo

. . ººº
6000 .. -,·

5000

kooo

booo
/
PSOOT 1
12000 2.2 11
24/01196
~000

-o
6 7
' Radial Disclac:et1ent (t1t1l !

Figura 32. Resultado del ensayo.


175

AH! SOTROPY ANAL YSH


Po - Anis 1 & 4 : 2210 KPa Haior Stress: 2702 KPa
Po - Arns 2 & S : 2700 KPa Hinor Stress: 2005 l(Pa
Po - Artts 3 & 6 : 2150 KPa Hax Shear stress: 349 KPa
Theta: -57 deg

Arns1&4

Arr1sJ&6
Arr1s2&S

Test PSOOT 1

Date 24 Jan %
Der.th 2.2 Hetr·es

Figura 33. Análisis anisotrópico efectuado con el dilatómetro.

Esta empresa ha desarrollado una metodo- Al obtener tres medidas en un mismo


logía propia de calibración, Celada et al. plano se puede estimar la anisotropía del
(1995) y ha conseguido realizar ensayos terreno.
presiométricos en argilita a profundidades de
350 m con total satisfacción. El dilatómetro Cambridge In Situ permite
orientar perfectamente en el espacio las
A partir de la experiencia habida hasta aho- tres medidas obtenidas en cada ensayo.
ra, se puede afirmar que el presiómetro Oyo
que utiliza Geocontrol, S.A., es un equipo En el ensayo dilatométrico se puede medir
muy fiable y robusto que puede emplearse, el módulo de descarga en cada uno de los
con gran precisión, para determinar el ciclos de carga que se realicen.
módulo de elasticidad de terrenos que lo
tengan comprendido entre 5 y 6.000 MPa. · La precisión de las medidas de deforma-
ción son el doble de precisas, lo cual
Por encima del limite de 6.000 MPa resulta permite medir con rigor módulos de hasta
más recomendable emplear un dilatómetro, 15.000 MPa.
como el Cambridge In Situ, que Geocontrol,
S.A. está utilizando en el reconocimiento de Por todo lo anterior, se puede afirmar que
los terrenos, básicamente graníticos, en los los ensayos presiométricos y los dilatométri-
que se excavará el Túnel del Perthús. cos son totalmente complementarios. Así,
cuando se debe medir el módulo de elastici-
Los ensayos dilatométricos son unas tres dad en macizos rocosos muy resistentes o
veces más caros que los presiométricos; con gran esquistosidad y cuando se desee
pero hay que tener en cuenta las siguientes conocer el módulo en descarga será necesa-
ventajas: rio realizar ensayos dilatométricos. Sin
embargo, si el terreno tiene un módulo de
Cada ensayo dilatométrico permite medir Young inferior a unos 6.000 MPa, no presen-
el módulo de elasticidad en tres direccio- ta esquistosidad y no interesa conocer el
nes; lo cual, de hecho, equivale a tres módulo en descarga, con precisión, deben
ensayos presiométricos. realizarse ensayos presiométricos, que son
176
unas tres veces más baratos que los dilato- como rugosidad, abertura, resistencia a
métricos. compresión simple y fricción básica (o resi-
dual).
Por otro lado hay que recordar que, tanto los
ensayos presiométricos como los dilatomé- Una simulación realista del comportamiento
tricos, permiten obtener información comple- mecánico del macizo rocoso tendrá, como
mentaria sobre los parámetros plásticos del datos de partida, junto con la geometría de
terreno y, en algunos casos, estimar el las discontinuidades, el coeficiente de rugo-
coeficiente de reparto de tensiones (Haber- sidad de la junta JRC 0 , la resistencia a
field y Johnston, 1990). compresión simple JCS 0 , el ángulo de fric-
ción básico o residual et>, ó cj¡ y la abertura
Puede por tanto concluirse que el módulo de inicial e0 .
elasticidad del terreno debe ser conocido
con precisión si se pretende que los cálculos
tenso-deformacionales que, se realicen para 6.2.1. Modelo tensión tangencial -
dimensionar el sostenimiento de una exca- deformación
vación subterránea, para definir las condicio-
nes de cimentación o para cuantificar los Los procesos de corte comprenden tres
movimientos de una excavación protegida fases: pre-pico, pico y post-pico.
con pantallas, tengan una verosimilitud
razonable. Inicialmente, un pequeño desplazamiento
tangencial activa la fricción en la superficie.
El módulo de deformación del terreno pre- Según avanza el corte, la rugosidad de los
senta un importante efecto escala, debido a labios genera una dilatancia. La resistencia
las heterogeneidades y discontinuidades al corte de pico -rpico se alcanza en el mo-
existentes, que hace que sea muy distinto al mento de mayor incidencia de la rugosidad
determinado mediante ensayos de laborato- y puede evaluarse por el criterio de Barton
rio. (1971)

Hasta ahora, las correcciones empíricas


propuestas para conseguir el módulo de
elasticidad determinado en laboratorio y
= a. n · tg ¡JRC . · log[ JCSl
pico a'
'
+"' l
'l'r

pasar al módulo real del terreno no dan más (6.2.1.a)


que una aproximación que, en muchos
casos, es poco precisa.
La reducción gradual de la tensión tangen-
En los últimos años se han desarrollado cial en la fase de post-pico se debe a la
intensamente los ensayos presiométricos y menor contribución de la rugosidad por
dilatométricos que permiten conocer con aplastamiento de las irregularidades. Este
excelente precisión el módulo de Young del comportamiento puede modelizarse utilizan-
terreno, que constituye el primer paso para do diferentes valores de rugosidad, JRCmob•
que los análisis tenso-deformacionales sean obtenidos a cualquier nivel de desplazamien-
realmente verosímiles. to tangencial d". Ahora, dentro de este con-
cepto dinámico, la ecuación se transforma
en:
6.2. Discontinuidades

El comportamiento mecánico de una junta y,


con ello, el de un macizo rocoso fisurado,
está principalmente controlado por la presión (621.b)
normal efectiva a; y por el tamaño de blo-
que s. Las variaciones en las propiedades
mecánicas de los diferentes tipos de juntas Cuando dh = el¡, ,;00 , JRCmob toma el valor de
son debidas a diferencias geométricas y JRC,;,,, siendo, además, máxima la dilatan-
mecánicas en los planos de junta, tales cia. Cuando se alcanza la fase residual,
177

JRCmob se anula. La variación, prácticamen- 6.2.2. Modelo de dilatancia


te idéntica, de los ratios JRCmob I JRCpico Y
dh I dh pico para un amplio abanico de superfi- La dilatancia depende tanto de JRC 0 como
cies y tensiones, permite la creación de del ratio JCSJo,.. El efecto de escala en los
tablas estándar para ambos valores (Barton, valores JRC0 y JCS 0 afecta relativamente al
1976). La Fig. 34 reproduce series tipicas de valor de la dilatancia. El ángulo de dilatancia
valores coordinados (nótese la diferencia- de pico dn° pico puede aproximarse median-
ción en valores de JRC> y <5). te la expresión (Barton-Choubey, 1977):

El valor de dh pico puede calcularse mediante d: (pico) =

la ecuación de Barton & Bandis (1982), que


es el mejor ajuste obtenido para un elevado
número de ensayos:
1
- · JRC 0 (pico) · log 10
M
( JCS
--
a,
0
l
L, [JRC,]-º·"
dh pico = 500 . J;:- (6.2.1.c) M'
(6.2.2.a)

donde JRC, es el valor corregido para una donde M (coeficiente de daño) toma valores
longitud de junta Ln· Los subíndices "o" y "n" entre 1 y 2 en función de o,'.
se utilizarán para denominar los tamaños de
laboratorio (i. e. O, 1 m) y los tamaños de Cuando la tensión normal efectiva on' toma
interés, respectivamente. valores bajos, o el JCS0 muy altos, entonces

PICO
1.0

0.8

0.6

0.4
~
o
u
·o_ 0.2
~
RES.

~
u
O:'.
...., o
1 dh/dh (PICO)
"--- -0.2 1
~
1
> I< JRC m 4>m- 4>r
o ,~
JRCp =~
E -0.4 I~
~

I~ AL COMIENZO JRCm
JRCp -
--~
1
u 1"
O:'.
...., z
-1.6 1 o ; - JRC log 10 (JCS/O',)
¡:¡
I (.)

-1.8 °'
"-
"'<D
ci ci
q o
,.¡
o
.;
o 5.0 10.0 ~02
Figura 34. Modelo adimensional del comportamiento al corte de las juntas.
178

dn ° puede ser aproximadamente igual a la El comportamiento, tanto en procesos de


componente de rugosidad i. Si en la ecua- carga como descarga, puede aproximarse
ción (6.2.1.d) se sustituye JRC 0 (pico) por por la relación hiperbólica:
JRC 0 (mob) se obtienen el ángulo dinámico
de dilatancia d,º (mob), correspondiente a un K 00 = K 01 ( 1 a " ) (6.2.3.a)
desplazamiento cortante a partir del cual se Vmax. Kni+a·n
calcula la deformación vertical correspon-
diente dv.
siendo:
Un reciente trabajo de Bandis indica que el
modelo puede mejorarse aplicando un coefi- Kni = Rigidez inicial
ciente de daño dinámico, M (mob): V max = Cierre máximo.

Bandis et al. ofrecen la siguiente formulación


--'--- · JRC(mob) · lag( JaC"S) empírica para Vmax Y Kni:
M(mob) ..
(6.2.2.b) Vmax A + B [JRCal + e ¡JRECo º]º
(6.2.3.b)
Las variaciones de M mob con el desplaza-
miento tangencial relativo dh/dh pico• muestra
un incremento desde 2 hacia 4-5 de manera
asintótica. Esta tendencia puede observarse K 01 0,02 [J~~º] + 1,75 · JRC 0 -7
en la Fig. 35.
(6.2.3.c)
J~Cimool IOQ1JCS"'")
Mlrnool •
a.,tmooJ
El
5.0 El ¡\ Los valores de A, B, C, y D de la ecuación
~ o* I> o
¡;¡¡ + + (6.2.3.b) dependen de la historia tensional
g< 4.0 previa. El valor de entrada E0 , tanto en
o
IJ ~ r!>
(6.2.3.c) como en (6.2.3.d), debe ser corregi-
ºº~
w
o J.O 'j: I>
w
e
do en cada ciclo, teniendo en cuenta el
~+
I>
¡:¡ cierre irrecuperable V¡ sufrido en ciclos de
g 2.0
carga previos. La Fig. 36 muestra un ejem-
oo
..:!Q..6-10 plo del cierre sufrido bajo una carga normal.
1 .O º•
..JCS • 10 .

O.O 1
;:; 1
1
20 25 JCSo= 60 MPa x Uc= 100 MPG x JRCo = 10 X Eo= 450 µm
o 5 10 15
u/.,PEAK

Figura 35. Variación del coeficiente de daflo con el


o~+------1----+----l++---1:7f-!-I
desplazamiento tangencial (Bandis,
1990). ¿"
i
_,
2. U NUMERO INOK;A
L\ SECUrnCIA OE

6.2.3. Modelo de ensayo a carga normal ~ ~+-----~º='"=°'=º='"'="="':_+---¡l__H--'=Jf-1'f-t~


z
o
La dimensión del cierre obtenible en una § ~'+----+----+---f---++--!C-Jr,¡-¡
junta depende principalmente de la abertura /
inicial E,, así como de la rugosidad JRC 0 y
de la resistencia a compresión simple JCS 0 .
!OG ;OO
100 ~(l(l
(Bandis et al. 1983). CIERRE (micromelras)

A diferencia de lo observado para la rigidez Figura 36. Modelo de cierre bajo ciclo de carga y
tangencial, la rigidez normal es prácticamen" descarga normal. El tercer y cuarto ciclo
te independiente de la escala. reproducen condiciones in situ.
179
LO
Barton y Bakhtar (1984) sugieren como
abertura inicial la obtenida con la ecuación: 0.9
APROX. JRCo
0.8
- - --~ ®
E0 JRc(0,2·a,
= - - - 0,1 ) mm (623d)
· · · JRCn º·' -----1 @
5 JCS JRC 0 0.6
JRCo JRCn
º·' ¡¡z¡¡¡¡j W@j @
0.4 1--Lo~ 1---Ln --------!
En el caso de que la junta no esté rellena,
Bandis predice una variación que puede 0.3

estimarse mediante:
Knn(rellena) JRC · JCS · a'
2
• t,/i.. ' 8 10

2+ "
Knn(abierta) 2500
1.0
(6.2.3.e) 0.9

0.8
JRC
0
6.2.4. Medida y efecto de escala en los o.' ---®
datos de entrada º·'
El coeficiente de rugosidad de la junta JRC0
JCSn
JCS 0
º·'
0.4
JCS 0
'\JCS 0
---@
se obtiene de manera económica con perfi- ~ w:1 ::¡
@
les estandarizados, tilt-test, ensayos de 0.3 f-L 0-l 1------- L n ---1

corte directo, etc. 0.2

El valor de JRC 0 medido, anteriormente 8 10


referido como JRC 0 pico, corresponde a la
longitud de junta medida L0 y debe ser corre-
Figura 37. Estimación de JRCn y JC~ a partir de
gido para la longitud in-situ real L" corres-
valores de laboratorio JRC0 y JCS0 {Ban-
pondiente en cada caso. dis, 1981).

Bandis et al. sugieren la relación empirica:


L,)-0.02. JRC, El ángulo de fricción básico e!>, obtenido en
JRC = JRC - (6.2.4.a) tilt-test y ensayos de laboratorio, debe calcu-
" o( L
o larse para superticies sanas. Cuando están
alteradas, debe considerarse el ángulo de
fricción residual <Pr < Q>b, que puede estimar-

JOC~)
se con la expresión de Barton y Choubey
cP; = cP, -JRC lag ( (624b) (1977):

e!>, = e!>, -JRC · lag ( J~"s) (6.24d)


Análogamente, se debe aplicar una correc-
ción de escala a los valores de JCS 0 obteni-
dos con el Martillo Schmidt:
Dentro del concepto dinámico, Barton y
Bakthar proponen que el ángulo de fricción,
L i- 0,03 . JRC,
(6.24c)
a cualquier nivel de desplazamiento tangen-
JCSn "' JCS 0 ( L: cial, puede determinarse mediante:
,,

Los coeficientes de reducción para JRC,/JCS0


cP(mob) = JRC(mob) · lag ( J~"G_) ' cP;

y JRC,/JCS 0 obtenidos por Bandis (1981)


pueden observarse en la Fig. 37. (6.2.4.e)
180

donde JRC(mob) = AJRC (pico), siendo el otra aproximación será: