Está en la página 1de 20

Métodos Hermenéuticos

Literalista
Hiperliteralista o letrista
Alegórico
Dogmático
Liberal
Histórico Crítico
Método Gramático Histórico

Es el primero de los métodos para la práctica de una


exégesis objetiva.

Atribuir a un pasaje significados acordes con la


«comprensión previa» o los prejuicios del intérprete,
pero ajenos a la intención del autor, no es interpretar,
sino violar el texto.
Método Gramático Histórico

tiene por objeto hallar el significado de un texto


sobre la base de lo que sus palabras expresan en
su sentido llano y simple a la luz del contexto
histórico en que fueron escritas. La
interpretación se efectúa de acuerdo con las
reglas semánticas y gramaticales comunes a la
exégesis de cualquier texto literario, en el marco
de la situación del autor y de los lectores de su
tiempo.
Método Gramático Histórico
Tanto Lutero como Calvino insistieron en que la función
del intérprete es exponer el texto en su sentido literal, a
menos que la naturaleza de su contenido obligue a una
interpretación figurada.

«Sólo el sentido simple, propio, original, el sentido en


que está escrito, hace buenos teólogos. El Espíritu
Santo es el escritor y el orador más sencillo que hay en
el cielo y en la tierra. Por lo tanto, sus palabras no
pueden tener más que un sentido simple y singular, el
sentido literal de lo escrito o hablado»
Método Gramático Histórico
Calvino: «La primera labor de un intérprete es permitir
al autor que diga lo que dice, en vez de atribuirle lo que
nosotros pensamos que habría de decir»

El estudio gramático-histórico de un texto incluye su


análisis lingüístico (palabras, gramática, contexto,
pasajes paralelos, lenguaje figurado, etc.) y el examen
de su fondo histórico. Consideraremos cada uno de
ellos por separado.
Método Gramático Histórico
LAS LENGUAS DE LA BIBLIA

Una interpretación a fondo de la Escritura exige el


sólido conocimiento de las lenguas en que sus libros
fueron escritos, pues ninguna traducción puede
expresar toda la plenitud de matices de los textos
originales. Los grandes exegetas bíblicos han de ser.
Verdaderos lingüistas que dominen el hebreo, el
arameo y el griego.
Método Gramático Histórico
El hebreo

En esta lengua está escrito todo el Antiguo


Testamento, con excepción de algunas porciones
escritas en arameo:
• Esdras 4:8-6:18; 7: 12-26;
• Jeremías 10:11 y
• Daniel. 2:4b-7:28).
Método Gramático Histórico
El griego

Como es bien sabido, el griego del Nuevo


Testamento no es el de la literatura clásica, sino el
koiné o dialecto común, hablado desde los tiempos
de Alejandro Magno (siglo IV a. de C.) hasta los de
Justiniano (siglo VI d. de C.) aproximadamente. Era
la lengua del pueblo y se usaba en todo el mundo
mediterráneo.
Método Gramático Histórico

Autenticidad del Texto

Una de las primeras tareas del exegeta es la de


examinar el pasaje bíblico que ha de interpretar a
la luz de la crítica textual, la cual tiene por objeto
acercamos al máximo al texto primigenio.
Método Gramático Histórico

Misión de los expertos en crítica textual es


recopilar y comparar los diversos manuscritos, así
como las versiones y citas antiguas, siguiendo
principios y normas por las que se detectan las
corrupciones del texto y se determina con certeza
o con un elevado grado de probabilidad cuál fue
el texto original.
Método Gramático Histórico

Respecto al proceso de corrupción de los


primeros textos, una serie de hechos y
circunstancias nos hace comprender lo
prácticamente inevitable de las alteraciones que
se fueron introduciendo en las copias sucesivas
de los libros de la Biblia en el transcurso de siglos.
Estas alteraciones pueden ser voluntarias e
involuntarias.
Método Gramático Histórico

La corrección de las corrupciones se lleva a cabo


siguiendo procedimientos técnicos de gran rigor
científico. En toda investigación crítica se toman en
consideración tanto los factores externos como los
internos. Son externos la fecha, el carácter y el
valor del manuscrito. De carácter interno, el estilo
y el contenido.
Método Gramático Histórico
Resumiendo lo que más ampliamente señala M.S.
Terry, podemos decir que la crítica textual debe
efectuarse de acuerdo con los siguientes principios:

1. Debe preferirse una variante que es apoyada por


el testimonio combinado de los más antiguos
manuscritos
2. La autoridad y valor de una variante no depende
del número de manuscritos en que se encuentra,
sino de la época, del carácter y del lugar de los
mismos.
Método Gramático Histórico
3. La variante que concuerda con el estilo
peculiar de un escritor, con el contexto y con
la naturaleza del tema es preferible a la que
carece de estos puntos internos de apoyo.
4. La variante más breve debe ser preferida a la
más extensa.
5. La más difícil y oscura es más fiable que la que
resulta más llana y sencilla.
Método Gramático Histórico

Por lo que respecta al Antiguo Testamento, es de


enorme valor el trabajo de los masoretas o críticos
judíos en el periodo comprendido entre los siglos v y
x d. de C. Ellos, basándose en manuscritos antiguos y
en las notas críticas acumulados en siglos anteriores,
legaron a la posteridad el llamado texto masorético,
punto de partida para toda investigación crítico-
textual del Antiguo Testamento.
Método Gramático Histórico
Esta investigación se completa con un estudio comparativo
de textos tales como los manuscritos descubiertos:
1. Genizah (Egipto)
2. Los de las cuevas de Qumrán, próximas al mar Muerto,
3. El Pentateuco Samaritano,
4. Los Targums,
5. la Hexapla de Orígenes,
6. La Septuaginta
7. La Siríaca o Peshitta.

En nuestros días el texto de la llamada Biblia Hebraica


Stuttgartensia es probablemente el mejor elaborado.
Método Gramático Histórico

La crítica textual del Nuevo Testamento se basa hoy


en el estudio de unos cinco mil manuscritos del
texto griego, de más de diez mil versiones antiguas
y de miles de citas de Padres de la Iglesia. Es de
destacar que ninguna obra de literatura de la misma
época alcanza, ni con mucho, un volumen tan
asombroso de material para su evaluación crítica.
Método Gramático Histórico
Los manuscritos griegos del Nuevo Testamento se
clasifican en dos grandes grupos: el de los unciales,
escritos con mayúsculas y sin separación de palabras,
y el de los minúsculos o cursivos, en tipo de escritura
que empezó a usarse a partir del siglo IX de la era
cristiana. Al primero corresponden los más antiguos y
valiosos:

• El Sinaítico (siglo IV),


• El Vaticano (siglo IV)
• El Alejandrino (siglo V).
Método Gramático Histórico

Según declaración de Fenton J. A. Hort, uno de los


más eminentes especialistas en crítica textual, menos
de una milésima parte del Nuevo Testamento está
alterado." y esa milésima escasa no afecta a ninguno
de los grandes hechos y verdades del Evangelio. Hoy
podemos tener la certidumbre de que los textos
logrados coinciden sustancialmente y de modo
incomparable con lo escrito por los autores sagrados.
Método Gramático Histórico
Es imprescindible que quien interpreta la Biblia, sea
cual sea su grado de especialización, tenga a su
alcance un texto depurado de la Escritura y trabaje
sobre el mismo. Cuanto mayor sea el respeto por la
auténtica Palabra de Dios, tanto mayor será el
empeño en beneficiarse de los logros de la crítica
textual.