Está en la página 1de 3

Escuela de Lideres Victoria

Segundo Nivel

Resumen del Libro: La Cuarta Dimensión

Autor: David Yonggi Cho

Realizado por: Javier Cuzco

1. INCUBACIÓN: UNA LEY DE LA FE

Para poder usar nuestra fe debemos tener una clara visión de nuestro objetivo o una meta bien
específica, esto implica mantenernos orando y alabando al señor constantemente siendo
específicos en nuestros deseos y al debido tiempo llegaran las cosas que exactamente nosotros
pedimos al Señor.

En segundo lugar, si usted tiene una visión clara, puede sentir un deseo ardiente por esos
objetivos. Usted necesitara experimentar un deseo ardiente para conseguir esos objetivos. Los
tibios no le gustan a Dios, él trabaja solo con los que están a rojo vivo.

Tercero si usted tiene una visión clara y un deseo ardiente que llegue al punto de ebullición
entonces puede ponerse de rodillas y orar hasta tener la sustancia o la seguridad. Usted debe
esperar delante de Dios todo el tiempo que sea necesario para obtener la sustancia y la
seguridad a nuestra alma.

Cuarto usted debe dar muestras de su fe llamando a las cosas que no son como las que son, esa
es la categoría que necesita Dios para trabajar con nosotros. Por ende, hay que usar la ley de la
fe, la iglesia está en el interior de nosotros, vigile su corazón y su mente, la respuesta de Dios
viene de ahí, la palabra de Dios sale y crea.

Únicamente ora en el tu cuarto de oración cuando esté al frente de la batalla solo da órdenes
conforme a la palabra de Dios en el nombre de Jesús. El miedo es un limitante para no obedecer
lo que el espíritu santo, debemos dejar este miedo un lado y hacer lo que el espíritu santo nos
dice, proclamar sanidades pues el habita en nuestro interior y él tiene los dones. Las Dones nos
permiten marchar adelante, tenemos los recursos dentro de nosotros mismos.

2. LA CUARTA DIMENSIÓN

Según el libro hay tres espíritus en el universo el espíritu Santo de Dios, el del Diablo y el humano,
El espíritu santo que estaba incubando en las aguas cuando el mundo estaba desordenado
pertenece a la cuarta dimensión al igual que el reino espiritual de la fe. La cuarta dimensión
controla la tercera y a su vez la tercera controla la segunda.

El desarrollo de la esfera espiritual se obtiene en el desarrollo de la cuarta dimensión llenando


con la cuarta dimensión de Dios, los cuerpos humanos son la tercera dimensión, la cuarta
dimensión ejerce poder sobre la tercera. Otra gente puede hacer milagros por que tiene la
cuarta dimensión en sus espíritus, pero ese espíritu que tienen no es un espíritu con salvación,
por ende, irán al infierno de todos modos.

El subconsciente es vuestro espíritu, es el hombre oculto en el corazón, y es la cuarta dimensión.


El subconsciente tiene cierta influencia, pero no puede crear todo lo que Dios hace. Podemos
incubar muchas cosas buenas en nuestro subconsciente depende de que lo alimentemos, que
vemos que oímos. El espíritu santo puede incubar en toda la tierra debido a su omnipresencia.
Debido a nuestra limitación de nuestro cuerpo la única manera de incubar para nosotros es a
través de nuestras imaginaciones y sueños. Esta es la razón por la que viene el espíritu santo a
ayudarnos, él se comunica a través de visiones y sueños. En la cuarta dimensión se crea tanto lo
bueno como lo malo.

Dios usa la cuarta dimensión el lenguaje del espíritu santo (visiones, imaginaciones y sueños).
Dios nos creó en la cuarta dimensión. Ninguna verdad de la biblia es suposición, si usted no
utiliza las mismas leyes milagrosas de la fe es inútil que espere ver resultados, sus esfuerzos
personales (excepto la cuarta dimensión) no pueden por si solos no producir resultados.

La única manera de alcanzar dominio sobre el mundo material de la tercera dimensión es por
medio de tu imaginación, tus visiones y tus sueños, hablando el lenguaje profundo del espíritu
santo. La biblia pertenece a la cuarta dimensión. A los justos les será dado todo lo que desean.
Por el poder de la cuarta dimensión (el reino de la fe) usted puede dar órdenes a las
circunstancias y a las situaciones, dar belleza a lo feo, orden a lo caótico, sanar a los enfermos y
consolar a los que sufren.

3. EL PODER CREATIVO DE LA PALABRA HABLADA

Hay ciertos pasos que debemos seguir para que la fe sea debidamente incubada. Primero la
lengua es un miembro muy pequeño, pero se jacta de grandes cosas ya que una persona
simplemente hablando puede controlar todo su cuerpo de la manera que desea, por ende,
puede ayudarnos a tener éxito en nuestra vida personal. El uso apropiado del lenguaje es la
clave del éxito para una persona. Si habla de manera positiva siempre estará listo para hacerle
frente a cualquier desafío y listo para triunfar también. Debe enseñarles a sus hijos a hablar el
lenguaje apropiado, y lo podemos aprender de la biblia, repitiéndolas convirtiéndonos en
hombre victoriosos.

Una segunda razón de usar el poder creativo de la palabra hablada, es que el espíritu necesita
usarnos para dar cumplimiento a los propósitos de Dios, Pronunciando bajo la unción del espíritu
santo la palabra y con la fe que da Dios, con ello verán milagros. La presencia de las visiones de
sanidad me da la facultad de pronunciar la palabra para que esas visiones se exterioricen, el
pronunciar la palabra le da al espíritu santo el material adecuado con el cual crear.

Una tercera razón es que la palabra hablada puede poner en libertad la presencia de Jesucristo,
Las palabras están en nuestra boca y en nuestro corazón, y Jesús esta en esas palabras, por ende,
su presencia y su poder dependen de nuestra pronunciación de la palabra. En la familia es
importante hablar del altar familiar, con ello sus hijos tendrán la bendición de Dios y el
solucionara los problemas. Cristo depende de nosotros y de nuestra palabra hablada, para
manifestar su presencia.

4. RHEMA

5. LA ESCUELA DE ANDRÉS

6. LA DIRECCIÓN DE DIOS

Intereses relacionados