Está en la página 1de 2

c   


        - www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

  




c !" Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer.

Nuestro Señor Jesucristo nos considera amigos, ¿se han dado cuenta de eso?, a pesar de que somos malos, pecadores,
imperfectos, somos abominación ante sus ojos.

 Porque Jehová abomina al perverso;
Mas su comunión íntima es con los justos.͟

 Seis cosas aborrece Jehová,


Y aun siete abomina su alma:
 Los ojos altivos, la lengua mentirosa,
Las manos derramadoras de sangre inocente,

El corazón que maquina pensamientos inicuos,
Los pies presurosos para correr al mal,
 El testigo falso que habla mentiras,
Y el que siembra discordia entre hermanos.͟

Pero a pesar de que para Dios éramos abominables, nuestro Señor Jesucristo se entrego por ti y por mí. Entrego su
cuerpo, para recibir nuestro castigo, para que el pudiera hacernos Justos a los que en el Creemos.

La palabra Abominación acá significa: «abominación; asqueroso, cosa detestable» (Como cuando hay diferencia racial)

c !# Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de
echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.

Acá Temor puede significar: AMEDRENTAR, MIEDO, TENER MIEDO, RESPETAR, TEMER, TEMEROSO (SER), TEMOR, TENER
TEMOR

Tener temor de Dios es un temor que podemos tener de un padre, no es un temor malo, sino un temor al hacer cosas
malas, cuando uno realiza una mala acción se nos debe castigar y un buen padre debe estar para castigar, para felicitar,
para querer, para cumplir con las necesidades de su hijo, y sobre todo guiarlos en el camino de Dios.

Un hijo sabe que si realiza algo indebido viene un castigo, así mismo, nosotros debemos tener temor de Dios, ya que si
seguimos cometiendo pecado, sin tener miedo, si siendo rebeldes el castigo llegará tarde o temprano, pero lo peor será
cuando venga Cristo y deba decidir si realmente nos arrepentimos de lo más que hicimos o seremos castigados por la
eternidad.

El perder la vida es algo que es casi natural, tarde o temprano debemos morir por causa del pecado, pero sin embargo
nuestro lugar de destino no es cualquier cosa, porque es algo que decidimos, así como cuando uno se inscribe en el
registro electoral y tiene la oportunidad de tomar una decisión de votar o tal o cual persona así también nosotros
estamos con la facultad de elegir nuestro destino y una vez que se termine el plazo no podemos elegir, nacemos
tendiendo al candidato Satanás, a estar con el diablo por la eternidad en sufrimiento, pero existe un mejor candidato
que es nuestro Señor Jesucristo, que nos da miles de garantías y es más, entregó su vida por darte vida a ti. ¿Quién mas
puede mostrar tal amor?

Dios no es malo por tratarnos con justicia, Dios es amor por entregar a su hijo para darnos salvación a los que creemos.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica 




    
c    
        - www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

Dios como tiene la potestad de enviar al infierno, puede darnos la libertad de entrar en el cielo se realmente lo
recibimos en nuestros corazones.

c ! ¿No se venden cinco pajarillos por dos cuartos? Con todo, ni uno de ellos está olvidado delante de Dios.
Para entender esto debemos comprender que 2/4 eso sea que venden 2 pájaros por el precio de 1, como en las ofertas
de las tiendas, están a mitad de precio. Dos cuartos significaba la 16 parte de un denario, o sea 16 parte de lo que se
gana en un día de trabajo de un obrero, lo que es muy poco dinero.

Si Dios tiene misericordia con los pajarillos, ¿no tendrá mucho mas amor para con nosotros que somos sus criaturas y
por quien entrego su vida?

  Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las
alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?͟

c  !$ Pues aun los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; más valéis vosotros que
muchos pajarillos.

Nuestro Dios tiene un conocimiento total de nosotros, nos conoce físicamente y también interiormente, Dios nos da
seguridad, nos da la oportunidad de poder estar con Él y no ser castigados. Nosotros valemos tanto para Dios que dio a
lo más preciado suyo, que es su Hijo.

No despreciemos esta hermosa oportunidad de poder estar en gozo por la eternidad con Cristo.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica