Está en la página 1de 20

Crisis y soluciones romanas

Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo


III a. C.: desentrañando la batalla de Arretium, la
fundación de la Colonia Sena Gallica and All That

Fernando Fernández Palacios


Centre for Advanced Welsh & Celtic Studies
University of Wales

Introducción

La batalla de Alia hacia la primera decena del siglo IV a. C. y el saqueo de Roma por
los galos senones dirigidos por Breno alrededor del año 390 a. C. no constituyen sino el
primer, y también el más traumático para los romanos, encuentro militar relevante que las
fuentes literarias nos relatan entre celtas y romanos. Los problemas de Roma con diversos
populi celtas continuaron durante mucho tiempo, y de hecho fue aproximadamente un
siglo después cuando en este sentido tuvo lugar la segunda mayor crisis romana con la
derrota sufrida en la batalla de Arretium (actual Arezzo), una población etrusca aliada
de Roma. Las tres principales versiones de la batalla y sus circunstancias a cargo de
la historiografía antigua (Polibio, Apiano y los analistas) han constituido un auténtico
rompecabezas para los historiadores, rompecabezas compuesto por piezas como los se-
nones, los boii y Lucius Caecilius Metellus Denter, y orbitando a su alrededor dudas tan
importantes como la fecha de fundación de la colonia Sena Gallica (actual Senigallia,
Ancona) y las actuaciones coaligadas de celtas y etruscos (fig. 2)1. El trabajo pretende
despejar algunas sombras a partir no sólo de las fuentes literarias sino también de las
arqueológicas, y se centrará sobre todo en la fecha de fundación de la colonia.
Las fuentes antiguas y los autores modernos, al referirse a los celtas que nos ocupan,
suelen especificar que se trataba de galos, galli, palabra cuya raíz está presente también en
Galatae y que muy probablemente tiene relación con gal «audacia, ferocidad» (antiguo
irlandés), gâl «enemigo» (galés), y quizá también con el galés gallu «ser capaz, poder».
El término más general, Keltoí/Celtae, posiblemente es un anterior préstamo de la misma
raíz por parte de los griegos (y luego los latinos), distorsionado fonéticamente a través
de su paso por el etrusco. Los grupos galos que nos ocupan2, como señala David (1997,
1
Sobre las relaciones entre celtas y etruscos entre el siglo V a. C. y la romanización cf. Vitali (ed.),
1987.
2
Consúltese para una introducción a ellos Williams, 1997. Cf también Kruta y Manfredi, 1999,
Agostinetti y Morandi, 2004 así como Grassi, 2009.

G. Bravo y R. González Salinero (eds.), XIII Coloquio de la AIER. Crisis en Roma y soluciones desde el
poder, Signifer Libros, Madrid/Salamanca, 2016 [ISBN: 978-84-16202-08-9] pp. 123-139
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

pp. 15-6) en general de los celtas cisalpinos, habían permanecido en contacto con otros
grupos galos de más allá de los Alpes, tanto comercialmente como desde el punto de
vista de la afluencia de nuevas personas. Su peso se hizo sentir por lo menos hasta poco
antes de la época de Polibio (hacia 150 a. C.), cuando este declara (2, 35, 4) que los celtas
del sur de los Alpes se habían en gran parte fundido o extinguido, no sin antes dejar su
impronta en la propia lengua latina3. Un grafito de Suasa de inicios del siglo III a. C.
puede estar reflejando el proceso de latinización por parte de un galo (Gaucci, 2010).
Los senones4 fueron un elemento importantísimo en la Tercera Guerra Samnita (298-
290 a. C.) y al parecer el Senado romano, a su conclusión, decidió controlar la comuni-
cación entre ellos y los samnitas, para lo cual, entre otras acciones, pudo establecer la
colonia de Sena Gallica en la costa adriática sobre territorio arrebatado a los senones por
su participación en la mencionada guerra5. Esta postura, que básicamente la considero
correcta, intentaré reforzarla en las líneas que siguen.
Sena Gallica, llamada así para distinguirla de Saena Etruriae (hoy Siena), constituía
el punto más meridional de expansión gala a lo largo de la costa adriática, y había formado
parte en concreto del territorio de los Galli Senŏnes. El nombre de Sena puede ser celta, cf.
*seno- «viejo» (Lucano 2, 404, señala que la población tomó el nombre del río homónimo,
flumen Sena a quo et oppidum dicitur)6. Según Polibio (2,16,5), la colonia era el vértice
de un triángulo compuesto por el río Po, los Apeninos y la costa adriática y constituía un
espacio clave para entrar en la Galia Cisalpina, como se pudo comprobar repetidamente
en la propia historia de Roma, por ejemplo en la campaña de Metauro del año 207 a. C.
Sena Gallica está entre las seis colonias marítimas (Sículo Flaco: colonias autem omnes
maritimas appellaverunt) que tenían exención de enviar contingentes militares a Roma
(la sacrosancta vacatio de Livio) en 191 a. C. (Livio 27, 38).

Las fuentes literarias

Hasta hace bien poco las fuentes literarias habían sido prácticamente las únicas a las
que se había recurrido para tratar el asunto que nos concierne aquí. Se pueden consultar
cómodamente, por ejemplo, en una obra de Torelli (1978, pp. 80-4). La historiografía
moderna7 las ha dividido en dos grandes grupos: el grupo llamado de la «earlier version»,
representado fundamentalmente por Polibio 2, 19, que sitúa tal fundación en 284-3 a.
C.; y el de la «later version», que observamos por ejemplo en Tito Livio (perioch. 11),
el cual sitúa el hecho en 290-89 a. C. Como se ve, hay una horquilla de 6-7 años. En la

3
Véase, por ejemplo, el clásico libro de Whatmough, 1937, pp. 155-157.
4
Cf. Calvetti, 2006. Desde un punto de vista arqueológico cf. Kruta, 1981.
5
Así lo quiere Eckstein, 1987, p. 5.
6
Sobre la toponimia del territorio de los senones véase Agostinetti, 1992.
7
Entre otros, Fell, 1924, pp. 124-126, Salmon, 1935, Corbett, 1971, Morgan, 1972, Staveley, 19902.
Una lista bastante completa puede consultarse en Brennan, 1994, pp. 423-424, n. 1.

124
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

historiografía moderna Mommsen ha defendido la versión polibiana8, que es la que se


ha ido imponiendo casi completamente en los últimos años, mientras que, por ejemplo,
De Sanctis se inclinaba por el relato de Tito Livio9.
El hecho indudable e inmediatamente anterior a los acontecimientos que nos interesan
es la batalla de Sentinum en Umbría en el año 295 a. C., en la cual los romanos acabaron
por derrotar, no sin pocas dificultades, a una coalición compuesta por etruscos, umbros,
samnitas y galos (en la batalla hicieron frente al parecer sólo a fuerzas samnitas)10. A partir
de ahí vienen las dificultades. Vamos a continuación a ofrecer un cuadro cronológico
general de referencia de algunos hitos desde 295 hasta 280 a. C.:

295 a. C. Galos y samnitas derrotados por Roma en Sentinum.


292-290 a. C. El Samnium barrido por los romanos. Fundación de Venusia (291).
Anexión del territorio sabino y de los praetultii por parte de Manius
290 a. C.
Curius Dentatus.
290-286 a. C. Fundación de la colonia Hadria.
281 a. C. Los Fasti Triumphales recogen un triunfo de Etrusceis.
280 a. C. Vulci y Volsinii, derrotados por Roma.

La earlier version

Es de común acuerdo que Polibio (2, 18-20), máxima autoridad de la «earlier version»,
sigue a Q. Fabius Pictor, aunque es probable que dicho autor tocara este período sólo
de manera sumaria (cf. Brennan, 1994, p. 424, n. 2). Polibio (2, 19, 7) indica que los
senones asediaron Arretium diez años después de la batalla de Sentinum (διαγενομένων
δὲ πάλιν ἐτῶν δέκα), por lo tanto en 285-284 a. C. Entonces un tal Lucius stratēgós (que
debe ser L. Caecilius Metellus Denter, cónsul en el año 284 a. C.), continúa Polibio, fue
enviado para liberar la ciudad pero cayó derrotado y muerto junto con una gran fuerza. A
continuación los romanos nombraron como su sucesor a Manius Curius Dentatus (cos. I
290 a. C.), el conquistador en 290 a. C. del territorio sabino e impulsor de la vía Curia en
el corazón de la Sabina11, quien envió una embajada a los galos para negociar la recupe-
ración de prisioneros (ὑπὲρ τῶν αἰχμαλώτων). La embajada fue asesinada y los romanos
decidieron ir a por el enemigo (galos llamados senones), que fue derrotado y echado de
la Península itálica. Los romanos fundaron allí, en lo que se conocería como el Piceno
romano12, la colonia (apoikía es el término griego utilizado por Polibio) Sena Gallica en

8
Por ejemplo, Mommsen, 1879, pp. 365-377.
9
De Sanctis, 1907, pp. 375-379.
10
Sobre la batalla y la ciudad de Sentinum véase Astracedi y Barlozzetti, 2006 y Maura (ed.), 2008.
11
Cf. Forni, 1953; Montero Herrero, 1980.
12
Sobre los pueblos picenos antiguos véase Dardari & Annibaldi (eds.), 1992 (para nuestro tema
especialmente las contribuciones de Mansuelli y Kruta), AA. VV., 2000 (particularmente la contribución de
Kruta sobre los senones del Piceno), AA. VV., 2001, Naso, 2002, AA. VV., 2003, Antonelli, L. (ed.), 2003

125
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

284-283 a. C., la primera en territorio galo13. Brennan se ha ocupado monográficamente


de la derrota de L. Caecilius Metellus Denter y del mando de Manius Curius Dentatus
llegando a la conclusión de que Polibio nos cuenta una historia coherente y plausible
que Apiano ayuda a elucidar14. Más tarde nos detendremos en estos problemas, ahora
sigamos con el relato de Polibio.
La victoria romana sobre los senones alarmó a los boii, otro populus celta que ocu-
paba un gran área al sur del río Po. Los boii decidieron aliarse con los etruscos (esto
presumiblemente, aunque no lo dice explícitamente Polibio, sucedió ya en 283 a. C.).
Esta fuerza conjunta alcanzó el valle del río Tíber pero fue derrotada por los romanos en
el Lago Vadimón (Lago di Bassano, hoy desecado), a unas 40 millas al norte de Roma,
y sólo unos pocos sobrevivieron (Polibio 2, 20, 3). Al año siguiente la misma coalición,
recurriendo a sus jóvenes, volvió a ser derrotada. A continuación se mantuvo una inin-
terrumpida paz durante 45 años con los galos (Polibio 2, 21, 1), a los que se les otorgó
un lugar de asentamiento tres años antes de que Pirro cruzara a Italia (primavera de 280
a. C.) y cinco antes de que los galos fueran derrotados en Delfos (otoño de 279 a. C.)15.
(sobre fuentes literarias) y Luni & Sconocchia (eds.), 2008.
13
Polibio 2, 19 (se cita por la versión recogida en la Perseus Digital Library, ed. Theodorus Büttner-
Wobst, después L. Dindorf): ήσαντο καὶ συνθήκας. ἐν αἷς ἔτη τριάκοντα μείναντες ἐμπεδῶς, αὖθις γενομένου
κινήματος ἐκ τῶν Τρανσαλπίνων, δείσαντες μὴ πόλεμος αὐτοῖς ἐγερθῇ βαρύς, ἀπὸ μὲν αὑτῶν ἔτρεψαν τὰς
ὁρμὰς τῶν ἐξανισταμένων, δωροφοροῦντες καὶ προτιθέμενοι τὴν συγγένειαν, ἐπὶ δὲ Ῥωμαίους παρώξυναν
καὶ μετέσχον αὐτοῖς τῆς στρατείας. [2] ἐν ᾗ τὴν ἔφοδον ποιησάμενοι διὰ Τυρρηνίας, ὁμοῦ συστρατευσαμένων
σφίσι Τυρρηνῶν, καὶ περιβαλόμενοι λείας πλῆθος ἐκ μὲν τῆς Ῥωμαίων ἐπαρχίας ἀσφαλῶς ἐπανῆλθον. [3]
εἰς δὲ τὴν οἰκείαν ἀφικόμενοι καὶ στασιάσαντες περὶ τὴν τῶν εἰλημμένων πλεονεξίαν τῆς τε λείας καὶ τῆς
αὑτῶν δυνάμεως τὸ πλεῖστον μέρος διέφθειραν. [4] τοῦτο δὲ σύνηθές ἐστι Γαλάταις πράττειν, ἐπειδὰν
σφετερίσωνταί τι τῶν πέλας, καὶ μάλιστα διὰ τὰς ἀλόγους οἰνοφλυγίας καὶ πλησμονάς. [5] μετὰ δὲ ταῦτα
πάλιν ἔτει τετάρτῳ συμφρονήσαντες ἅμα Σαυνῖται καὶ Γαλάται παρετάξαντο Ῥωμαίοις ἐν τῇ Καμερτίων
χώρᾳ καὶ πολλοὺς αὐτῶν ἐν τῷ κινδύνῳ διέφθειραν. [6] ἐν ᾧ καιρῷ προσφιλονικήσαντες πρὸς τὸ γεγονὸς
ἐλάττωμ᾽ αὐτοῖς Ῥωμαῖοι μετ᾽ ὀλίγας ἡμέρας ἐξῆλθον καὶ συμβαλόντες πᾶσι τοῖς στρατοπέδοις ἐν τῇ τῶν
Σεντινατῶν χώρᾳ πρὸς τοὺς προειρημένους τοὺς μὲν πλείστους ἀπέκτειναν, τοὺς δὲ λοιποὺς ἠνάγκασαν
προτροπάδην ἑκάστους εἰς τὴν οἰκείαν φυγεῖν. [7] διαγενομένων δὲ πάλιν ἐτῶν δέκα παρεγένοντο Γαλάται
μετὰ μεγάλης στρατιᾶς, πολιορκήσοντες τὴν Ἀρρητίνων πόλιν. [8] Ῥωμαῖοι δὲ παραβοηθήσαντες καὶ συμ-
βαλόντες πρὸ τῆς πόλεως ἡττήθησαν. ἐν δὲ τῇ μάχῃ ταύτῃ Λευκίου τοῦ στρατηγοῦ τελευτήσαντος Μάνιον
ἐπικατέστησαν τὸν Κόριον. [9] οὗ πρεσβευτὰς ἐκπέμψαντος εἰς Γαλατίαν ὑπὲρ τῶν αἰχμαλώτων, παρασπον-
δήσαντες ἐπανείλοντο τοὺς πρέσβεις. [10] τῶν δὲ Ῥωμαίων ὑπὸ τὸν θυμὸν ἐκ χειρὸς ἐπιστρατευσαμένων,
ἀπαντήσαντες συνέβαλλον οἱ Σήνωνες καλούμενοι Γαλάται. [11] Ῥωμαῖοι δ᾽ ἐκ παρατάξεως κρατήσαντες
αὐτῶν τοὺς μὲν πλείστους ἀπέκτειναν, τοὺς δὲ λοιποὺς ἐξέβαλον, τῆς δὲ χώρας ἐγένοντο πάσης ἐγκρατεῖς.
[12] εἰς ἣν καὶ πρώτην τῆς Γαλατίας ἀποικίαν ἔστειλαν τὴν Σήνην προσαγορευομένην πόλιν, ὁμώνυμον
οὖσαν τοῖς πρότερον αὐτὴν κατοικοῦσι Γαλάταις, [13] ὑπὲρ ἧς ἀρτίως διεσαφήσαμεν, φάσκοντες αὐτὴν
παρὰ τὸν Ἀδρίαν ἐπὶ τῷ πέρατι κεῖσθαι τῶν περὶ τὸν Πάδον πεδίων.
14
Brennan, 1994.
15
Polibio 2, 20: οἱ δὲ Βοῖοι θεωροῦντες ἐκπεπτωκότας τοὺς Σήνωνας, καὶ δείσαντες περὶ σφῶν καὶ τῆς
χώρας μὴ πάθωσι τὸ παραπλήσιον ἐξεστράτευσαν πανδημεὶ παρακαλέσαντες Τυρρηνούς. [2] ἁθροισθέντες
δὲ περὶ τὴν Ὀάδμονα προσαγορευομένην λίμνην παρετάξαντο Ῥωμαίοις. [3] ἐν δὲ τῇ μάχῃ ταύτῃ Τυρρηνῶν
μὲν οἱ πλεῖστοι κατεκόπησαν, τῶν δὲ Βοίων τελέως ὀλίγοι διέφυγον. [4] οὐ μὴν ἀλλὰ τῷ κατὰ πόδας ἐνιαυτῷ
συμφρονήσαντες αὖθις οἱ προειρημένοι καὶ τοὺς ἄρτι τῶν νέων ἡβῶντας καθοπλίσαντες παρετάξαντο πρὸς
Ῥωμαίους. [5] ἡττηθέντες δ᾽ ὁλοσχερῶς τῇ μάχῃ μόλις εἶξαν ταῖς ψυχαῖς καὶ διαπρεσβευσάμενοι περὶ
σπονδῶν καὶ διαλύσεων συνθήκας ἔθεντο πρὸς Ῥωμαίους. [6] ταῦτα δὲ συνέβαινεν γίνεσθαι τῷ τρίτῳ
πρότερον ἔτει τῆς Πύρρου διαβάσεως εἰς τὴν Ἰταλίαν, πέμπτῳ δὲ τῆς Γαλατῶν περὶ Δελφοὺς διαφθορᾶς. [7]
ἐν γὰρ τούτοις ἡ τύχη τοῖς καιροῖς ὡσανεὶ λοιμικήν τινα πολέμου διάθεσιν ἐπέστησε πᾶσι Γαλάταις. [8] ἐκ
δὲ τῶν προειρημένων ἀγώνων δύο τὰ κάλλιστα συνεκύρησε Ῥωμαίοις: τοῦ γὰρ κατακόπτεσθαι συνήθειαν
ἐσχηκότες ὑπὸ Γαλατῶν οὐδὲν ἠδύναντο δεινότερον ἰδεῖν οὐδὲ προσδοκῆσαι τῶν αὐτοῖς ἤδη πεπραγμένων:
[9] ἐξ ὧν πρός τε Πύρρον ἀθληταὶ τέλειοι γεγονότες τῶν κατὰ πόλεμον ἔργων συγκατέστησαν, [10] τήν

126
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

Hasta aquí la versión de Polibio. Inmediatamente surgen a la mente varios proble-


mas que impiden aceptar al pie de la letra esta versión16: en primer lugar, se hace difícil
explicar la razón de que L. Caecilius Metellus Denter como cónsul estuviera al mando
cuando sucedió su derrota ya que no hay ninguna noticia de ello en los Fasti (Orosio 3,
22 sitúa su función como praetor en 283 a. C.); en segundo lugar, deberíamos entonces
considerar a Manius Curius Dentatus cónsul sufecto o dictador, pero los Fasti no le
otorgan tales cargos17; y en tercer lugar, se nos pide que en un corto espacio de tiempo
aceptemos la celebración de cuatro batallas.

La later version

La «later version» está representada por Tito Livio y otras fuentes derivadas de los ana-
listas sulanos (Floro 1, 8; Eutropio 2,10; san Agustín, De civ. dei 3, 17, 2; Orosio 3, 22;
Casio Dión frag. 39, 2, Boiss.), y también hasta cierto punto por los relatos de Dionisio de
Halicarnaso (19,13) y Apiano (Gall. 11 y Samn. 6). Según la «later version», la fundación
de la colonia Sena Gallica tuvo lugar en 290/289 a. C. y la guerra en 283 a. C. Domitio
et Dolabella consulibus. Durante dicha guerra los romanos enviaron una embajada a los
galos (legati ad exorandos Gallos según Orosio 3, 22), la cual fue aniquilada, y entonces
aquellos realizaron un ataque bajo el praetor L. Caecilius Metellus Denter, el cual fue
derrotado por una fuerza galoetrusca (cayendo el propio praetor, siete tribunos militares
y 13.000 soldados).
El mando pasó entonces al cónsul P. Cornelius Dolabella, que derrotó a los senones
en el Lago Vadimón hasta el punto de matar casi completamente a todos. En 282 a. C. los
boii se enfrentaron a los romanos con una fuerza de unos 10.000 guerreros pero fueron
derrotados por el nuevo cónsul, Q. Aemilius Papus, probablemente en Vetulonia.
En la «later version» la fundación de Sena se habría producido por lo tanto en 290-
289 a. C., en el consulado de Manius Curius Dentatus y P. Cornelius Rufinus. Como se
puede observar, los encuentros bélicos han quedado reducidos a tres, son los senones en
vez de los boii los que fueron derrotados en el Lago Vadimón, y L. Caecilius Metellus
Denter es denominado praetor (no cónsul) y su muerte situada en 283 a. C.
Tito Livio en concreto no dice nada sobre la victoria de Manius Curius Dentatus en
284 a. C., los acontecimientos comienzan en 283 a. C. Existe la posibilidad de que Livio
o sus fuentes la suprimieran o bien que la victoria que nos cuenta Polibio sea una ficción.
En la versión de Tito Livio, en 283 a. C. los etruscos se alían a los senones, estos matan
a los embajadores romanos y derrotan y acaban con el praetor L. Caecilius (Metellus
τε Γαλατῶν τόλμαν ἐν καιρῷ καταπληξάμενοι λοιπὸν ἀπερισπάστως τὸ μὲν πρῶτον πρὸς Πύρρον περὶ τῆς
Ἰταλίας ἐπολέμουν, μετὰ δὲ ταῦτα πρὸς Καρχηδονίους ὑπὲρ τῆς Σικελιωτῶν ἀρχῆς διηγωνίζοντο. Polibio
2, 21: Γαλάται δ᾽ ἐκ τῶν προειρημένων ἐλαττωμάτων ἔτη μὲν πέντε καὶ τετταράκοντα τὴν ἡσυχίαν ἔσχον,
εἰρήνην ἄγοντες πρὸς Ῥωμαίους.
16
A sumar a los ofrecidos en Salmon, 1935, pp. 24-25.
17
Sobre dicha imposibilidad véase además Corbett, 1971, p. 659, n. 9a. Brennan, 1994, p. 424, para
superar la dificultad, le asigna el cargo de praetor suffectus.

127
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

Denter) cerca de Arretium. En el mismo año 283 a. C. la derrota es vengada y el cónsul P.


Cornelius Dolabella vence a la coalición de etruscos y senones cerca del Lago Vadimón.
Mención específica a los boii y a la lucha en 282 a. C. no la hay.
Dionisio de Halicarnaso, Antiquitates Romanae 19,13, por su parte, señala que el
cónsul de 282 a. C., Q. Aemilius Papus, dirigió a las tropas contra los etruscos, lo que
debe corresponder a la batalla de 282 a. C. contra boii y etruscos. Después de esa fecha
no hubo más problemas con los galos. Frontino, a su vez, indica que Emilio Paulo casi
envió a las tropas a una emboscada preparada por 10.000 boii, pero evidentemente ha
sufrido una confusión entre Emilio Paulo y Emilio Papo. Este último, por cierto, no debe
corresponder al Emilio Papo que luchó contra los boii en 225 a. C. (cf. Salmon, 1935,
p. 26).
Se ha dicho que si la colonia se fundó en 290-289 a. C. o justo después del primer
consulado de M. Curius Dentatus, como nos narra Tito Livio (perioch. 11), conviene tener
en cuenta que una colonia exige la conquista previa del área, por lo que en principio se
explica mal que los senones fueran capaces de avanzar hasta el Lago Vadimón en 283 a.
C. Por otro lado, también se ha señalado que si fiándonos de Polibio los senones fueron
derrotados y la colonia establecida en 284-3 a. C. (con 300 colonos)18, no se ve la razón
para que los boii avanzaran justo el año siguiente hasta el Lago Vadimón19. Pero en ambos
casos hay que apuntar que una fuerza de 300 colonos es a todas luces insuficiente para
hacer frente a una acometida de la magnitud que supone el ataque galo, y que por otro
lado no hace falta pasar por Sena para llegar al Lago Vadimón20.
Apiano, por su parte, constituye un punto de referencia básico junto con Tito Livio
dentro de la «later version» debido a los datos que aporta. En Samn. 6, 1-4 = Gall. 1,1-4
(ambos fragmentos correspondientes a la compilación bizantina «Concerniente a las
Embajadas») apunta que los romanos estaban ya luchando contra los etruscos cuando su
embajada (los legati) fue aniquilada por los senones; que la embajada fue enviada porque
los senones habían roto su tratado con Roma al servir como mercenarios etruscos21; y
que Cornelius (P. Cornelius Dolabella) abandonó su campaña contra los etruscos y
atravesando áreas de sabinos y picentinos marchó a territorio de los senones y mató a
todo senón adulto masculino que pudo localizar22. Los senones mercenarios que estaban
entonces sirviendo en Etruria convencieron a los etruscos para atacar a los romanos.
Después de varias circunstancias, fue el otro cónsul, Cn. Domitius Calvinus, quien acabó
derrotándolos. Muchos senones fueron muertos y otros se suicidaron.
Los problemas que plantea la versión de Apiano son fundamentalmente dos: pri-
18
Sobre las características de una colonia como la de Sena en estos momentos véase Salmon, 1955 y
Salmon, 1982, pp. 44 y 52-53, además cf. las críticas que ha recibido su visión centrada en las actividades
militares y estratégicas, bibliografía de las cuales puede hallarse en Piegdon, 2013. Se destaca en concreto
el papel agrario de las coloniae maritimae en Mason, 1992 (en la p. 82 tratando el caso de Sena).
19
Así lo expone Salmon, 1935, p. 25.
20
Cf. Morgan, 1972, pp. 314-315.
21
Anota Apiano que el galo Britomaris, que había perdido a su padre en la guerra, mató a los legati
con sus propias manos. Sobre el mercenariado celta en estos tiempos véase Péré-Noguès, 2007.
22
Añade que P. Cornelius Dolabella torturó a Britomaris y luego lo exhibió en un triunfo.

128
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

mero, por un lado la omisión de la derrota de L. Caecilius Metellus Denter y por otro
la de la victoria de Q. Aemilius Papus en 282 a. C. de la que nos informa Dionisio de
Halicarnaso. Esto puede deberse a que sólo tenemos un fragmento de su narración. El
segundo problema es que Apiano o su fuente parece tratar de reconciliar las otras dos
tradiciones asignando a P. Cornelius Dolabella el papel jugado por Manius Curius Den-
tatus en Polibio y dando a Cn. Domitius Calvinus el papel que en la versión analística
había desempeñado su colega P. Cornelius Dolabella. Sin embargo, a estos reparos ha
contestado Brennan (1994, p. 427) diciendo que la campaña de P. Cornelius Dolabella
no es una confusión con la batalla del Lago Vadimón y que la victoria de P. Cornelius
Dolabella contra los mercenarios senones al servicio de Etruria hay que situarla después
de los hechos del Lago Vadimón pero todavía en el año 283 a. C.23.

Propuestas modernas

Como se ha visto hasta ahora, las posturas están enfrentadas y ello responde en buena
parte a la aparente imposibilidad de reconciliar todas las fuentes que nos han llegado. A
continuación paso a explicar esquemáticamente las posturas de cuatro estudios, fechados
entre 1935 y 1994, que se han ocupado de manera monográfica de los problemas que
nos atañen. Estos recogen en lo esencial los argumentos de los pioneros en el estudio
de los problemas que nos atañen. He añadido también la tesis que se defiende en la más
reciente edición de la influyente Cambridge Ancient History, que viene a representar, en
lo que se refiere a la fundación de Sena y otros asuntos relacionados, el triunfo de una
de las corrientes de opinión y la «victoria» en nuestros días de la «earlier version» y, por
consiguiente, de la opinión de Mommsen.
1. Según Salmon (1935), los romanos habrían sido derrotados en Arretium en 284
a. C., y no sería sino en 283 a. C. cuando con P. Cornelius Dolabella se produciría la
victoria del Lago Vadimón. Sena habría sido fundada después de todo esto. Estos serían
los hitos según Salmon:

• 284 a. C.: L. Caecilius Metellus, C. Servilius Tucca coss. Etruscos y senones


derrotan a Roma (mandada por L. Caecilius Metellus Denter) cerca de Arretium.
Manius Curius Dentatus es nombrado consul suffectus y gana una ovatio.
• 283 a. C.: P. Cornelius Dolabella, C. Domitius Calvinus coss. Etruscos y senones
avanzan hasta el Lago Vadimón. P. Cornelius Dolabella los derrota. Los senones
son expulsados de Italia y la colonia Sena es fundada.
• 282 a. C.: Q. Aemilius Papus, C. Fabricius Luscinus coss. Los boii se juntan a
los etruscos en sus ataques a Roma pero son bloqueados por la colonia Sena. El
cónsul Q. Aemilius Papus los derrota allí24.

23
Más apuntes sobre Apiano y la derrota de los senones, en Amat, 1992.
24
Objeciones a la reconstrucción planteada por Salmon, en Corbett, 1971, p. 664, n. 16.

129
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

2. Corbett (1971), por su parte, coloca la confiscación del ager gallicus y la funda-
ción de la colonia Sena después de las victorias romanas de fines de los años 80 del siglo
III a. C. Los galos asedian la ciudad etrusca de Arretium y los romanos acuden en ayuda
pero son derrotados y L. Caecilius Metellus Denter, cónsul en 284 y praetor en 283 a.
C., cae muerto en este último año en Arretium. Manius Curius Dentatus le reemplaza en
forma de tumultuarius dux, es decir, que habría sido elegido por el ejército de manera
provisional para salir de la coyuntura tan grave en la que se encontraban los romanos.
Así se evita el pensar en un consulado sufecto de Manius Curius Dentatus, quien no
habría obtenido ninguna victoria contra los galos25. P. Cornelius Dolabella sería el que
terminaría derrotando a los senones y disponiendo del ager Gallicus como ager Romanus,
donde se fundaría la colonia Sena Gallica en el mismo año de 283 a. C.
3. Morgan (1972) piensa que L. Caecilius Metellus Denter era procónsul cuando
sucedió su derrota y muerte (véase su estudio de la palabra stratēgós por parte de Po-
libio en las pp. 321-3, en contra de su postura Brennan, 1994, 430-1), y sitúa la batalla
de Arretium al principio de la campaña de 283 a. C. Aboga por quitar a Manius Curius
Dentatus de la narración de Polibio.
4. La última edición de la Cambridge Ancient History recoge en la contribución
de Staveley (19902) hechos que son de algún interés, como el inicio de construcción de
la Vía Clodia en 287 o 285 a. C., pero sobre todo canoniza la idea de que la derrota de
Arretium y la fundación de la colonia Sena Gallica sucedieron en 284 o 283 a. C. Piensa
que los boii o senones y etruscos fueron derrotados en el Lago Vadimón en 283 o 282
a. C., que hacia el primer año de los mencionados se iniciaría la construcción de la Vía
Caecilia y que en 282 o 281 a. C. sucedería el conflicto de los romanos con etruscos y
boii.
5. Brennan (1994) piensa que Polibio nos cuenta una historia plausible y coherente
que Apiano ayuda a elucidar. Subraya que, aunque haya sido asumido por la crítica pos-
terior, Polibio no señala en ningún momento que fuera Manius Curius Dentatus el que
batallara contra los senones ni el que estableciera la colonia de Sena Gallica, e incluso
defiende que Polibio no data la fundación de la colonia en 284 a. C. Opina que Manius
Curius Dentatus fue praetor suffectus y disfrutó de una ovatio.

La arqueología de Sena Gallica

Los resultados que va ofreciendo desde el año 2010 un proyecto arqueológico deno-
minado Archeologia urbana a Senigallia, proyecto que tiene una duración total que va
del año 2010 hasta 2019, son de interés para el tema que estamos tratando (Lepore et
al., 2012a). La fundación de la colonia ha dejado huellas en los siguientes lugares de
la ciudad: Via Baroccio, Via Cavallotti y Via Gherardi (Lepore et alii, 2012c, Lepore,
2014a y 2014b) (véase la fig. 3). El primer lugar, Via Baroccio (Boschi et al., 2013),

25
Todo esto es refutado por Morgan, 1972, pp. 310-311.

130
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

ha ofrecido un santuario extraurbano en el principal punto de acceso a la ciudad (Via


Baroccio nº 26). Fue en 2011 cuando apareció un complejo sagrado, probablemente
fundado por los primeros colonos romanos, que consiste en un pequeño templo (oikos)
con depósito de objetos votivos (piedras). Es clasificado como un santuario sub divo y
extra moenia cuya cronología abarca desde fines del siglo IV hasta 284 a. C. Aquí quiero
señalar que aunque los excavadores sitúan el comienzo de esta fase a fines del siglo IV
a. C. basándose en la evidencia, es decir, en los materiales26, ofrecen sin embargo una
fecha c. 290 a. C. para la fundación evidentemente influidos por las fuentes literarias. Con
un cipo y dos escharai, la fase se destaca por su tradición romana y producción local.
En una segunda fase, a datar a continuación y hasta la época augústea, se estructuró la
colonia y destaca el santuario en su esfera ctónica. Esta segunda fase del santuario está
en correspondencia con la erección de los muros de la colonia marítima y acabaría por
delimitar una superficie de al menos 18 hectáreas. A este propósito conviene recordar la
fundación de otra colonia marítima de derecho romano, esta más al sur, inmediatamente
después de 290 a. C, probablemente en 289 a. C. Castrum Novum (Giulianova), en el
ager praetutianus (Bandelli, 2002).
El segundo punto importante en cuanto a descubrimientos arqueológicos en Sena lo
constituye Via Cavallotti nº 24, donde se detecta una fase prerromana que abarca los siglos
V y IV a. C., otra (la más interesante para nosotros) en la que se destruyen e incendian
las estructuras anteriores, es decir, las estructuras prerromanas «picenas», desde inicios
del siglo III hasta la mitad del siglo II a. C., y una ulterior que va desde fin del siglo II
a. C. hasta la edad augústea con las mismas características que en las excavaciones del
Palazzo Masani de Ariminum, es decir, una domus que ocupa el área precedente (Lepore
et alii, 2012b). Aunque recuperado en un estrato posterior, conviene mencionar un grafito
ante cocturam más que probablemente en lengua celta (alfabeto lepóntico) procedente de
un nivel de los siglos III-siglo II a. C. y realizado en una olla de factura local: su lectura
es ?]-tits (Gaucci, 2014). En la fase que nos interesa a nosotros los excavadores hacen
hincapié en un primer contacto violento de los romanos con el lugar y relacionan los
hechos con los momentos inmediatamente posteriores a la batalla de Sentinum del año
295 a. C. (Lepore et alii, 2012a, p. 165).
El tercer punto importante es Via Gherardi, donde se ha detectado un pequeño esta-
blecimiento permanente. En efecto, debajo de una domus del siglo II-I a. C. situada en
el puerto fluvial de la colonia, se han rescatado restos de materiales de fines del siglo
IV-inicios del III a. C. Los romanos, por lo tanto, parece que se asentaron inicialmente en
una zona aluvial formada por la confluencia del río Misa y el arroyuelo Penna, atraídos
por las condiciones físicas que el lugar presentaba, procediendo a convertir el arroyuelo
en un canal que regulara las inundaciones del río (véase la figura 2).
Un cuarto lugar, el teatro «La Fenice» (figura 1), parecía no haber todavía ofrecido
datos de interés para nuestro período de tiempo, habiéndose descubierto allí tres domus a
datar a partir de fines del siglo III a. C. (Lepore et al., 2014), pero se apunta la aparición

26
Entre fines del siglo IV y los primerísimos años del siglo III a. C. en Lepore, 2014b, p. 228.

131
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

de restos que pueden ponerse en relación con la fundación de Figura 1: mapa general (se
la ciudad (Lepore, 2014b). subrayan algunos lugares
Los datos anteriores y otros más nos indican que en el mencionados en el texto).
Adaptada a partir de http://
ager de la colonia (fig. 4) existía poblamiento romano estable i45.tinypic. com/2br7s8.
antes propiamente de su fundación, incluso antes del comienzo jpg, tomada el 15 enero de
del siglo III a. C., y por lo tanto en los años inmediatamente 2016.
sucesivos a la batalla de Sentinum y antes de la fundación de
la colonia optimo iure de Sena.

Mi propuesta

En Roma, internamente, al finalizar las guerras samnitas ya se


habían afianzado cultos «de victoria» tales como el de Victoria
(294 a. C.), Iuppiter Victor (295 a. C.), Bellona Victrix (296 a.
C.) o Hercules Invictus, fruto de la expansión imparable que
los romanos venían llevando a cabo en los últimos decenios. A
partir de esos momentos, y en concreto de 290 a. C., comienza
la construcción de la vía Curia y es de suponer que Roma
regularía su relación con los vencidos en Sentinum a través
de indutiae (treguas por un año), no por medio de foedera. En

132
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

este contexto es indudable que como consecuencia de la de- Figura 2: plano del área
rrota de Sentinum los senones se vieron obligados a establecer urbana de Senigallia con
algún tipo de acuerdo más o menos oneroso con los romanos, indicación de los puntos
arqueológicos relevantes
probablemente en forma de indutiae. Así los territorios de la (figura realizada por M.
colonia Sena Gallica, como supuso De Sanctis (1907, p. 34, Silani y tomada de Lepore,
pace Corbett, 1971, p. 657), fueron cedidos entonces o poco 2014a, p. 298).
después (290-288 a. C.) a los romanos. Se ha pensado que esto
no podría haber sido así ya que supondría el situar una colonia
en medio de territorio hostil (Corbett, 1971, p. 657, n. 3), pero
la arqueología nos está mostrando que dicho territorio no era
ya tan homogéneamente senón como se ha venido suponien-
do. Si atendemos a la versión de Apiano los romanos tenían
bajo control a los senones hasta que éstos decidieron participar
como mercenarios al servicio de Etruria, lo que denota que el
territorio senón como tal no era considerado especialmente
peligroso, sobre todo la zona de Sena. Como señaló Walbank
(1957, p. 189), el establecimiento de la colonia Sena Gallica
«implies the ceding of land by the Senones, but not necessa-

133
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

rily their defeat and complete expulsion; and this may well Figura 3. Extensión de la
have followed the peace which must have been made after colonia maritima de Sena
Sentinum». Y desde el punto de vista de las fuentes literarias Gallica con el canal Penna
a mano derecha (figura
Morgan (1972, p. 316) ha ofrecido una buena razón por la que elaborada por M. Silani,
la fecha de los analistas debe ser preferida: la intermediación tomada de Lepore, 2014b,
de los Anales Maximi. Hacia esas fechas también, 290 a. C., p. 223).
la fundación de la colonia Hadria permitió a Roma el control
de la ruta costera y de los pueblos del Piceno.
Sin embargo, ni los etruscos ni los boii ni los senones
habían sido del todo derrotados, y la colonia Sena pudo servir,
entre otras cosas, para controlar el proceso de pacificación, el
cual se abortó hacia 284 a. C. Aunque no es mi intención entrar
con detalle en los ulteriores acontecimientos, me parece que no
es satisfactorio explicar las incongruencias de ambas versiones
«to Roman vanity, and to Roman vanity alone, that we have
the story of a revenge-victory in the same year as Caecilius’
death», como quería Beloch y Salmon (1935, p. 29), esto es,
que los analistas habrían sentido la necesidad de contrarrestar

134
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

una derrota romana con una inmediata victoria. Mayor sentido Figura 4. Probable exten-
tiene su otra propuesta (Salmon, 1935, p. 30) de que cuando sión del ager senogallien-
L. Caecilius Metellus Denter fue derrotado, Manius Curius sis (elaboración de M.
Silani, tomada de Serenelli,
Dentatus fue puesto en su lugar y durante 284 a. C. mantuvo Mariani, 2015, p. 3).
el tipo, por lo que habría obtenido por ello una ovatio. Esto
por lo menos ayuda a explicar algunas contradicciones. No hay
razón para dudar de la muerte de los embajadores romanos por
parte de los senones, a pesar de Salmon (1935, p. 31, n. 39,
pace Corbett, 1971, p. 661). Y, por su parte, Corbett (1971,
pp. 660-1) ha mostrado que Polibio no se refiere en ningún
momento a un consulado sufecto de Manius Curius Dentatus
ni a una gran victoria suya sobre los galos.
Hacia el fin del proceso que analizamos, en 280 a. C. Roma
ocupaba unos 16.000 km2, es decir, que había agrandado su
territorio en unos años de una manera casi exponencial. Arimi-
num (Rímini), mejor situado para la expansión romana sobre
las fértiles llanuras padanas, será el punto principal que los
romanos elegirán finalmente como base de las más impor-
tantes actividades ulteriores. Así en 268 a. C. fundaron allí
una colonia de derecho latino y de esta manera Sena perdió
importancia, había cumplido ya su papel, y esta pérdida de

135
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

importancia culminó en 220 a. C. cuando la apertura de la Via Flaminia27 dejó a un lado


la ciudad en el trayecto de Roma a Ariminum.
En definitiva, la colonia marítima de derecho romano de Sena Gallica fue, de acuerdo
a lo expuesto anteriormente, fundada hacia el año 290 a. C. en un intento de extender la
pacificación y el control de un ager gallicus que a raíz de la batalla de Sentinum había
pasado en buena parte a influencia romana en forma de occupatio (véase sobre este térmi-
no la bibliografía que ofrece Lepore, 2014b, p. 231, n. 31). No entraré en si tenemos que
dividir la fundación en una primera fase (290 a. C.) en la que los colonos se instalan en un
campamento fortificado y una segunda (283 a. C.) en la que la situación está controlada
y se procede a la erección de los muros de la colonia y la sistematización de su sistema
urbano, como quiere Lepori (2014b, pp. 228 y 231), intentando así reconciliar los relatos
de Tito Livio y Polibio, pero sí quiero señalar que no parece ser ésta la mejor manera de
contentar a dos relatos contradictorios entre sí por muchos motivos. No estoy negando
necesariamente la posibilidad de que pueda haber existido primero un establecimiento
colonial de alguna manera precario y más tarde uno definitivo, sino haciendo ver que los
argumentos escogidos no son los más adecuados.
El caso es que la política inicial seguida por Roma demostró ser eficaz hasta que a
partir del año 284 a. C. los senones, con el ataque sobre Arretium (ciudad etrusca aliada
de los romanos) y situada muy lejos de la esfera de influencia de Sena Gallica, alzaron
sus armas. Lo que vino a continuación y hasta el año 282 a. C. fue la incorporación defi-
nitiva de los boii y los senones a Roma y el debilitamiento casi definitivo de los etruscos.
De esta manera, considero que la «later version» se adecúa fielmente desde el punto de
vista cronológico a la fundación de la colonia Sena Gallica y a la batalla de Arretium y
que, tras más de ciento veinte años de exprimir las fuentes literarias, parece que sólo el
hallazgo de nuevos textos y, sobre todo, el desarrollo de excavaciones arqueológicas no
sólo en Sena sino también en otros lugares mencionados implícita o explícitamente en
el texto, serán capaces de ofrecer decisivos avances en un asunto tan complicado y a la
vez tan apasionante.

Bibliografía

AA. VV., I Piceni popolo d’Europa. Catalogo della mostra, Roma, 2000.
AA. VV., Eroi e Regine. Piceni popolo d’Europa, Roma, 2001.
AA. VV., I Piceni e l’Italia medio-adriatica: atti del XXII Convegno di studi etruschi ed
italici, Ascoli Piceno, Teramo, Ancona, 9-13 aprile 2000, Pisa, 2003.
Agostinetti, P. P., «Sul territorio dei Senoni: un contributo toponomastico», en M. Dardari
y G. Annibaldi (eds.), La civiltà picena nelle Marche: studi in onore di Giovanni
Annibaldi: Ancona, 10-13 luglio 1988, Ripatransone, 1992, pp. 402-431.
Agostinetti, P. P. y Morandi, A., Celti d’Italia: Archeologia, lingua, scrittura-Epigrafia

27
Cf. Laurence, 1999, pp. 21-23; Luni, 2002.

136
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

e lingua, Udine, 2004 (2 vols.)


Amat, B., «Appien et l’extermination des Sénons», en M. Dardari y G. Annibaldi (eds.),
La civiltà picena nelle Marche: studi in onore di Giovanni Annibaldi: Ancona, 10-13
luglio 1988, Ripatransone, 1992, pp. 448-463.
Antonelli, L. (ed.), I Piceni: corpus delle fonti: la documentazione letteraria, Roma, 2003.
Astracedi, M. y Barlozzetti, U., Sentinum, 295 a.C. La battaglia delle Nazioni, Ancona,
2006.
Bandelli, G., «La colonizzazione medio-adriatica fino alla seconda guerra punica. Ques-
tioni preliminari», en M. Luni (ed.), La battaglia del Metauro: tradizione e studi.
«Atti del Convegno La Via Flaminia e la battaglia del Metauro (Fano, 23-24 ottobre
1994), Urbino, 2002, pp. 21-53.
Boschi, F. et alii, «Senigallia Urban Archaeological Project. Discovery, Protection and
Conservation of a Sanctuary of the First Roman Colonists during Urban Works in
Progress», en Proceedings of the 17th International Conference on Cultural Heritage
and New Technologies 2012 (CHNT 17, 2012), Viena, 2013, pp. 1-11.
Brennan, T. C., «M. Curius Dentatus and the Praetor’s Right to Triumph», Historia, 43
(4), 1994, pp. 423-439.
Calvetti, A., I senoni in Adriatico, s. l., 2006.
Corbett, J. H., «Rome and the Gauls 285-280 b.c.», Historia, 20, 1971, pp. 656-64.
Dardari, M. y Annibaldi, G. (eds.), La civiltà picena nelle Marche: studi in onore di
Giovanni Annibaldi: Ancona, 10-13 luglio 1988, Ripatransone, 1992.
David, J.-M., The Roman Conquest of Italy, Oxford, 1997.
De Sanctis, G., Storia dei Romani, 2:2, Turín, 1907.
Eckstein, A. M., Senate and General. Individual Decision Making and Roman Foreign
Relations, 264-194 B.C., Berkeley/Los Angeles/London, 1987.
Fell, R. A. L., Etruria and Rome, Cambridge, 1924.
Forni, G., «Manio Curio Dentato uomo democratico», Athenaeum, 31, 1953, pp. 170-240.
Gaucci, A., «Un alfabetario latino di III sec. a. C.», en E. Giorgi y G. Lepore (eds.),
Archeologia nella valle del Cesano da Suasa a Santa Maria in Portuno (Atti del
Convegno, Castelleone di Suasa, Corinaldo, S. Lorenzo in Campo, 18-19 dicembre
2008), Bolonia, 2010, pp. 215-219.
―, «Una iscrizione preromana dallo scavo di via Cavallotti 24, Senigallia (AN)», en
Epigrafia e Archeologia romana nel territorio marchigiano. In memoria di Lidio
Gasperini (Atti del Convegno, Macerata 22-23 aprile 2013), Tívoli, 2014, pp. 269-
295.
Grassi, M. T., I Celti in Italia, Milán, 2009.
Kruta, V., «Les Sénons de l’Adriatique d’après l’archéologie (prolégomènes)», Études
Celtiques, 18, 1981, pp. 7-38.
Kruta, V. y Manfredi, V. M., I Celti in Italia, Milán, 1999.
Laurence, R., The Roads of Roman Italy. Mobility and Cultural Change, London/New
York, 1999.
Lepore, G., «L’origine della colonia di Sena Gallica», en Epigrafia e Archeologia roma-

137
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

na nel territorio marchigiano. In memoria di Lidio Gasperini (Atti del Convegno,


Macerata 22-23 aprile 2013), Tivoli, 2014a, pp. 297-322.
―, «La colonia di Sena Gallica: un progetto abbandonato?», en M. Chiabà (ed.), Hoc
qvoqve laboris praemivm. Scritti in onore di Gino Bandelli, Trieste, 2014b, pp. 219-242
Lepore, G. et alii, «Nuovi dati sull´origine di Sena Gallica», Ocnus, 20, 2012a, pp. 1-25.
―, «Progetto “archeologia urbana a Senigallia” I: le ricerche di via Cavallotti»,
The Journal of Fasti Online 2012b (http://www.fastionline.org/folderindex.
php?view=yearindex&ste_cd=FOLDERit&pub_year=2012, nº 248, consultado el
30 de abril de 2015).
―, «Progetto “archeologia urbana a Senigallia” II: le ricerchedi via Baroccio e di via
Gherardi», The Journal of Fasti Online 2012c (http://www.fastionline.org/docs/
FOLDER-it-2012-265.pdf, nº 265, consultado el 23 de abril de 2015).
―, «Archeologia urbana a Senigallia III: I nuovi dati dall’area archeologica “La Fe-
nice”», The Journal of Fasti Online 2014 (http://www.fastionline.org/folderindex.
php?view=yearindex&ste_cd= FOLDER-it&pub_year=2014, nº 308, consultado el
29 de diciembre de 2015).
Luni, M., La Via Flaminia nell’ager Gallicus, Urbino, 2002.
Luni, M. y Sconocchia, S. (eds.), I Piceni e la loro riscoperta tra Settecento e Novecento,
Urbino, 2008.
Mason, G. G., «The Agrarian Role of Coloniae Maritimae: 338-241 B.C.», Historia, 41
(1), 1992, pp. 75-87.
Maura, M. (ed.), Sentinum 295 a. C.-Sassoferrato 2006. 2300 anni dopo la battaglia.
Sentinum 3. Una città romana tra storia e archeologia, Roma, 2008.
Mommsen, Th., Römische Forschungen, vol. 2, Berlin, 1879.
Montero Herrero, S., «M. Curius Dentatus y la vía Curia», Memorias de Historia Antigua,
4, 1980, pp. 61-64.
Morgan, M. G., «The Defeat of L. Metellus Denter at Arretium», The Classical Quarterly,
22 (2), 1972, pp. 309-325.
Naso, A., I Piceni. Storia e archeologia delle Marche in epoca preromana, Milano, 2002.
Péré-Noguès, S., «Les Celtes et le mercenariat en Occident (IVe et IIIe s. av. n.è.)», en
C. Mennessier-Jolannet (dir.), La Gaule dans son contexte européen aux IVe et IIIe
siècle av. n. è., Lattes, 2007, 353-261.
Piegdon, M., «Coloniam deducere. Colonisation as an Instrument of the Roman Policy
of Domination in Italy in the 3rd and 2nd Centuries BC, as Illustrated by Settlements
in the Ager Gallicus and Picenum», Electrum 20, 2013, pp. 117-41.
Salmon, E. T., «Rome’s Battles with Etruscans and Gauls in 284-282 B. C.», Classical
Philology, 30 (1), 1935, pp. 23-31.
―, «Roman Expansion and Roman Colonization in Italy», Phoenix, 9 (2), 1955, pp.
63-75.
―, The Making of Roman Italy, London, 1982.
Serenelli, R. y Mariani, L., Comune di Senigallia. Revisione PRG 2015. Misure per
l’accoglienza, l’inclusione sociale e la sicurezza idrogeologica. Valutazione ambien-

138
Fernando Fernández Palacios
Celtas contra romanos en Italia a inicios del siglo III a. C.

tale strategica, Senigallia, 2015.


Staveley, E. S., «Rome and Italy in the Early Third Century», en F. W. Walbank et alii,
The Cambridge Ancient History. Volume 7. Part 2. The Rise of Rome to 220 BC,
Cambridge, 19902, pp. 420-455.
Torelli, M. R., Rerum Romanarum fontes ab anno CCXCII ad annum CCLXV a. Ch. n.,
Pisa, 1978.
Vitali, D. (ed.), Celti ed Etruschi nell’Italia centro-settentrionale dal 5. secolo a. C.
alla romanizzazione: atti del colloquio internazionale Bologna, 12-14 aprile 1985,
Bolonia, 1987.
Walbank, F. W., A Historical Commentary on Polybius, I, Oxford, 1957.
Whatmough, J., The Foundations of Roman Italy, London, 1937.
Williams, J. H. C., «Celtic Ethnicity in Northern Italy: Problems Ancient and Modern»,
en T. Cornell y K. Lomas (eds.), Gender and Ethnicity in Ancient Italy, London,
1999, pp. 69-82.

139

También podría gustarte