Está en la página 1de 48

Antología

Lengua Que Vive


Cuento, Poema y Leyenda en
Lenguas Mexicanas

H. AYUNTAMIENTO DEL MUNICIPIO DE PUEBLA


INSTITUTO DE LA JUVENTUD DEL MUNICIPIO DE PUEBLA
Directorio

José Antonio Gali Fayad


Presidente Municipal Constitucional de Puebla

Ricardo Horacio Grau De La Rosa


Director General del Instituto de la Juventud del
Municipio de Puebla

Lidia Graciela Adaya Soto


Jorge Jiménez Salgado
Inclusión

Rosa María Rojas Torres


Sandra del Carmen Sepúlveda Gallardo
Nicandro González Peña
INALI

José Abraham Méndez Hernández


Corrección de estilo en Náhuatl

Gastón Macín Pérez


Corrección de estilo en Totonaco

Enrique Espina Huerta


Diseño editorial

Jonathan Iván Aquino Alarcón


Ilustración
“Ma ontlami immixtzi,
immoyollotzin”
No desaparezca tu rostro,
tu corazón
Esta publicación fue posible gracias a los autores que
participaron en el 1er Concurso Juvenil Lengua
que Vive: Cuento, Poema y Leyenda en Lenguas
Mexicanas. Los trabajos forman parte de la tradición
oral de los pueblos indígenas de habla Náhuatl y
Totonaco de Puebla. Se ha respetado la gramática
original de los textos . Para cualquier uso de los trabajos
recopilados en esta publicación se deberá contar con
autorización previa y por escrito de los autores.
Índice

Presentación 11

Poema

Nimoyolcocoa 15
Náhuatl

Me siento triste 16
Vianey Pérez Pérez

Kintse 19
Totonaco

A mi madre 21
Dolores Santiago Francisco

Cuento

In zohuatzintli ixochihuan 27
Náhuatl

La mujer de las flores 29


José Abraham Méndez Hernández

In Pillo 33
Náhuatl

El Pillo 34
Francisco Ascensión Pérez García

Akgtum takatsin xlakgni xtalakgkaxtlaw tachiwin 37


Totonaco

Una enseñanza a través de la historia 41


Juan Manuel Santiago Francisco

Leyenda

Kalitanatáho 49
Totonaco

Kalitanatáho 52
Félix Cano Barqueras
Presentación

Ricardo H. Grau de la Rosa


Director General del Instituto de la Juventud del
Municipio de Puebla

En la lengua se guarda el gran tesoro de nuestras creencias,


hábitos, costumbres, habilidades, sueños, etc. Evocamos
y expresamos nuestros anhelos, gustos y disgustos. Las y
los jóvenes revivimos y compartimos los conocimientos
que nos fueron heredados, por ello queremos animar y
apoyar a que las Lenguas Indígenas de las comunidades
vivan, permanezcan y se transmitan, ya que sin ellas
perdemos infinidad de saberes y parte de nuestra cultura.
Agradezco enormemente a las y los jóvenes que
participaron en el 1er Concurso Lengua que Vive:
Cuento, Poema y Leyenda en Lenguas Mexicanas
impulsado por el Instituto de la Juventud del Municipio
de Puebla, su valiosa participación en la preservación
de su lengua son grandes ejemplos de lealtad a sus
principios. Los textos que conforman esta antología son
muestra de su compromiso, por lo que es un gusto poder
publicarlos, con el objetivo de difundir la riqueza oral de
las comunidades indígenas del Municipio de Puebla.
Las y los jóvenes indígenas representan la diversidad
cultural, por ello queremos impulsarlos y apoyarlos
como promotores de cambio, respetando su identidad y
fomentando la inclusión social.

11
Poema
Nimoyolcocoa
Vianey Pérez Pérez
Náhuatl

Chipini in noixayo
nimoyolcocoa
tlen nican nicchihua?
nimotlatlania, amo nihueliti
niaci in nochan?
Aco hueliti nimocuepaz

Niquitta in zoatzizin monenhuetzquilia


huan ne san nimonencholquilia

Chipini in noixayo
niquilnamiqui in notahtzin oixchichipicac
huan onechiliaya amo xia
tleca,tleca,tleca amo onictlacatucac

Chipini in noixayo
niquitta yotlayuac
nicnentemoa in nochan
huan nipehui nichoca
huan nicmolhuia tleca onihuala
nenhuehca

Ninennehnemi ipan ohtli


tlatotonia, cehua huan amo niaci
Nimocuepa ocachi nihuehue

15
Chipini in noixayo
huan amo nimoyolcehuia

Panoa in tonaltin, amitla onicneltocaya


axan nimomahtia, amo hueliti niaci
Nican ne nipanoa
San nocel nimoyolcocoa

Me siento triste
Vianey Pérez Pérez

Caen mis lágrimas,


me siento triste
¿Qué hago aquí, me pregunto?
¿No puedo llegar a mi casa?
¿No puedo regresarme?

Veo a las señoras reírse


y yo, solamente lloro.

Caen mis lágrimas


recuerdo a mi padre llorando
y diciéndome no te vallas
¿Por qué? ¿por qué?
¿Por qué no lo obedecí?

16
Caen mis lágrimas
veo que obscurece,
y busco mi hogar
comienzo a llorar y
me digo a mi misma,
¿Por qué vine tan lejos?

Camino en la calle
hace calor, hace frío
y no puedo llegar
me vuelvo más viejo.

Caen mis lágrimas


y mi corazón sigue triste.

Pasan los días, no creía nada


ahora me espanto, y no puedo llegar
Voy de aquí para allá
Solo me siento triste.

17
18
Kintse
Dolores Santiago Francisco
Totonaco

Tlakg xastlan puskat: kintse;


wanti klakg’lini kililatamat,
xankgalhi kamakgaxkga’kganalh,
xpalakata akit ninkxni ktilakgmakgalh.

Wanti stlan xakgatlikgoy xkaman


chu xankgalhi kamakgtakgalha,
tani tlan takaxtul´kgonit
anta kxchik, limakgapaxuwtilakgoy xtalitsin.

Puskat wanti lapekwa skuja,


xpalakata xkaman tlan nalatamakgoy,
masinikgolh nakakninkgoy
lakum nachuna xchixku.

Lakum lanka xtakatsin lata’litsapanan


malulokglha xtamakgatokgat,
kgampalhuwa lakaxtluway
chu litamakgtapakgsiy katuwa xtlawnanin.

Kintse katuwa ntu liskuja


paks kakmaxkin kpuwan wantu anan
kxman wix tlakg kgalhiya takatsin,
xpalakata nchu akit kwaniyan mpi anta klakgawilan.

Naaluxakgalhilh lakum mintalakapastakgni


chu lata milistakgni,
kxman lata k’kintalakapastakgni
kanak´kaknitila militliwakga.

19
Xankgalni pi’na lakatin,
pa’la natakg’sa tamakgtay’
mapanutilaya tapokglhni,
makgapaxuwtilakgoya kinkuxmunkan.

Mintachiwin kimakgapaxuway,
kintamanxniya wantu k’klikgalhtowkgalh,
xankgalhi kimakgpuwntiniya
xpalakata nakgmakgantaxtily katuwa kakilhtamaku.

Wix makgapaxuwya kilatamat


tlakg akxni kmin’paxtun k’tulay,
ni’klimakgpuwnan wantu klakapastaka
lakum Lanka xtapalh kinkuxmun kmaxkiyan.

Paks nikaknikgoy tuku tlawaya


tlakg akxni kaks tulaya,
kxman akit katsiy mintaskujut
chu lukmakgapaxuwputunan.

Xlipulakgtu’ kintakachanan
nakgkiy tlakg xastlan xanat,
xpalakata nikxni nachin tasputni
chu xankgalhi nalitamakgapaxuwyaw.

20
A mi madre
Dolores Santiago Francisco

Para la más bella mujer: mi madre;


a quien le debo todo mi ser,
que su luz brille por siempre,
que yo no la dejaré de querer.

Quien a sus hijos habla dulcemente


y los mantiene al día
generando un gran ambiente
en casa, con su sonrisa de melodía.

Mujer que ha luchado incansablemente


para que sus hijos sean de bien
les enseño ser amablemente
y hasta a su esposo también.

Con su ardua habilidad de bordar,


con esa magia en la mano,
crea mucho para decorar
y es una magnifica artesana.

Madre con tu gran creatividad


quisiera ofrecerte todos los bienes,
pero gozas de esa habilidad
que solo te digo que aquí me tienes.

Quisiera poseer tu conocimiento

21
y ese gran espíritu,
pero solo en mi entendimiento
gozaré de tu gran ímpetu.

Siempre emprendes tu vuelo


para encontrar una solución
disipando las nubes del cielo
y alegrando nuestro corazón.

Tu voz me hace vibrar,


sueñas una profesión elegida
animándome en cada despertar,
para seguir luchando en esta vida.

Por ti grito de esperanza,


por tenerte a mi lado feliz estoy,
te tengo toda la confianza
y de mi corazón como preciosa joya te doy.

Todos ignoran tu sacrificio


y más cuando surge en ti una calma,
pero yo reconozco tu oficio
y quisiera alégrate el alma.

De mi único jardín
recogeré la más bella flor
para que no llegue el fin
y nos mantenga lleno de amor.

22
Cuento
In zohuatzintli ixochihuan
José Abraham Méndez Hernández
Náhuatl

C
Ceppa ce cahuitl ipan tlactipac tlen amo oyaya
xochime, ocachi tlen xihuitl, in tlencamo cualli,
san hueyi tepetl itoca Matlalcueyetl oquipiaya
xochime. Ompa oquinemia ce zohuatzintli tlen amaquin
quixmatia. Omoquilia tlen zohuatzintli oquipiaya
cecen xihuitl inye intoca xochime oyeya iztacxochime,
cozticxochime, chichilticxochime, xoxoctic xochime; achi
nepapan xochime, oyaya ce xochitl ocachi oquitlazohtlaya
itoca cuicuilxochitl inin oquipiaya miectin tlatlapaltin,
oyeya quemen cozamalotl, oyeya ixochi teocentli.
Quemen quipia miectin xochime ihuan xihuitl in
zohuatzintli pox quinequia cequi palehuiani, ihco zohuatl
oya altepetl.
Ipan altepetl in zohuatl oquixmat ce telpocatl itoca
Xuantzin, Xuantzin oquipiaya cempohualli xihuitl,
oyeya ce telpocatl iztac, cuauhtic ica tlilictzontli, cenca
oquipiaya ixompello ihuan ce axnoton. Xuantzin oquihto
in zohuatzintli:
Nozohuatzin, nehuatl nixochimiltequini, cualli niaz
nipalehuiz, ¿ma xiquihtohua?
-Cualli ca, yecce nicaciznequi titequitiz ipan chicuacen
yohualtzincopa, ¿quema?
-Ompa niaz nozoapil
Ipan moztla achi cualcan, niaci in telpocatl Xuanitzin,
in zohuapilli oquiachia ipan ichan, ical oyeya hueyi
oquipiaya miectin ixtololocaltin tlatlapaltin, oquipiaya

27
ipan xochimilla miectin xochime ihuan xihuitl.
In zohuatzin oquili in telpocatl:
-Nicnequi tlen tichihuaz ce milla ica inin
tlapalxinachtli, tlaticchihua cualli, nimitzmacaz ome
tomin teocuitlacoztic, quema.
-Cualli ca, zohuapilli, oquihto in telpocatl; open milla,
ica tlatlapalxinachtli; oquipanoaya cecen tonaltin amo
quizá in xihuitl.
In telpocatl oquili in tochtli:
-¿Mechpalehui?
-Cualli ca, xinechmaca cecen teteme tlen ca ompa
tleco, ipan huey tepetl.
In telpocatl Xuan oya ipan huey tepetl, ipan octli
oquixmat in zacuantototl, quicuicatica, icuac oquilli:
-Tototzintli ¿ticmati campa cate in teteme?
-Amo nicmati, tictlatlaniliz in atoyatl,
-In atoyatl ¿ticmati campa cate in teteme?
-Amo nicmati, yecce tictlatlaniliztli in ahuehuetl,
melahuac quimati.
-In ahuehuetl ¿ticmati campa cate in teteme?
-Axcanquema, xiquitta oztotl, ompoyon cate teteme,
yecce ome cihuame itocahuan cuetlaxochitl ihuan
cempoaxochitl quinemih ompoyon, ximocuitlahui in
cihuame.
Icuac oacic oztotenco, otetlahpalo ihuan oquilhui:
Mixpantzinco nocihuapilhuan, nihuala nictlatlauhtia ica
noyolo ipampa teteme nozoapil motechmonequi.
-¿Aquin mozohuapil?
-Nozohua in zohuapilli in xochime, mmm
timitzmacazque teteme, yecce tictoca ininque xochime,

28
inin ce itoca cuetlaxochitl inin ome cempoalxochitl.
-Cualli ca nozozohuapilhuan.
In telpocatl oacic ipan ichan, oquimacac in teteme
in tochtli, inin quitlalia in teteme ipan tlalli inahuac
yehuantin in xochime ihuan tlatlapalxinachitli, ipan milla
quimaca miectin tlatlapalxochime ye ohuihqui omome
xochime hueyi, cente cempoalxochitl occe cuetlaxochitl,
ipan nepantla in xochime ce cenxihuitl nozo mihli itoca
yauhtic tlaolin.
In zohuatzintli quipapaquitica tleca ichan yeca oyaya
tlacualli, tlazocamati in cenxihuitl ihuan telpocatl, ihuan
ica xochime itoca cempoaxochitl ihuan cuetlaxochitl
omochihuaya ce atepahtli ihhuipa cocohua itec. In zohuatl
ihuan telpocatl monamicti ica miec xochime ipan ichan
zohuatzintli in teozohuapille xochime.

La mujer de las flores


José Abraham Méndez Hernández

H
ubo un tiempo en la tierra en que no había flores,
más que yerba, la que no es buena, sólo en la
gran montaña que se llama Matlalcueyetl había
flores. Allá vivía una mujer que nadie conocía, se decía
que la mujer tenía unas plantas que se llaman flores, eran
blancas, amarillas, rojas, verdes, muy variadas las flores,
había una flor muy preciada se llamaba cuicuilxochitl, esta
tenía muchos colores, era como el arcoíris, era la flor del
divino maíz.

29
Como tenía muchas flores y plantas, la mujer quería
algún ayudante, así que la mujer fue al pueblo. En el
poblado, la mujer conoció a un joven nombrado Juanito,
Juanito tenía veinte años de edad, era un joven blanco,
alto, con cabello negro, siempre tenía su sombrero y su
burrito. Juanito le respondió a la mujer:
-Mi señora, yo soy jardinero, puedo ir a ayudarle ¿qué
dice?
-Está bien, pero yo quiero que llegues a trabajar a las 6
de la mañana, ¿sí?
-Allá iré, mi señora
En la mañana muy de mañana, llegó el joven Juanito,
la mujer lo esperaba en su hogar, su casa era grande,
poseía muchas ventanas de diversos colores, y en el jardín
tenía muchas flores y plantas. La mujer le dijo al joven:
-Yo quiero que tú hagas la siembra con esta semilla
multicolor, si lo haces bien yo te daré dos monedas de
oro, ¿sí?
-Está bien, señora, dijo el muchacho; comenzó a
sembrar con la semilla multicolor; pasaron unos días y
no salía la planta.
El joven le dijo al conejo:
-¿Me ayudas?
-Está bien, dame unas piedras que están allá arriba en
la gran montaña.
El joven Juan fue a la gran montaña y en el camino
conoció al ave zacuan estaba cantando, cuando le dice:
-Pajarito, ¿tú sabes dónde están las piedras?
-No lo sé, pregúntale al río.
-Río ¿tú sabes dónde están las piedras?

30
-No lo sé, pero pregúntale al ahuehuete, de verdad él
lo sabe.
-Ahuehuete ¿tú sabes dónde están las piedras?
-Claro que sí, ves la cueva, ahí están las piedras,
pero dos mujeres que se llaman flor de noche buena y
cempaxochitl viven ahí. Cuídate de ellas.
Cuando llegó a la entrada de la cueva, saludó y dijo:
-Con permiso señoras, yo vengo a rogarles con el
corazón por las piedras, mi señora las necesita.
-¿Quién es tu señora?
-Mi mujer, la señora de las flores,
-Mmm nosotros te daremos las piedras, pero tú
sembrarás estas flores, la primera se llama cuetlaxochitl la
segunda cempoalxochitl.
-Está bien, mis señoras.
El joven llegó a la casa de ella, dio las piedras
al conejo, este colocó las piedras en la tierra junto a las
flores y a la semilla multicolor, y la milpa dio muchas
flores multicolores y también dos grandes flores una
cempoalxochitl y otra cuetlaxochitl y en medio de las
flores una planta de maíz o mata que se denominó de
maíz azul.
La mujer está muy feliz, porque en su casa ya hay comida,
gracias a la planta y al joven y con las flores que se llaman
cempoalxochitl y cuetlaxochitl se hacía remedio para dolor
de estómago. La mujer y el joven se casaron con muchas
flores en la casa de la mujer, de la divina señora de las flores.

31
In Pillo
Francisco Ascensión Pérez García
Náhuatl

I
n notahtzin onechtlapoiaya den Pillo que omotlatiaya
tepetl itec in coyoc. Ocatca inahuac nintahtzitzin
oyeya zaninye in pipiltontzin oquipiaya yei xihuitl;
oquipalehuiaya nitahtzin otlatlaliaya nitatzin in
pipiltontzin amo oquimatia quenin opanuaya in tequitl
nochi in yual in Pillo.
Oquichihuaya nochi otlanecia in Pillo, oquipiaya
nochi in tecol huan ye quinemaca; opanoc in tonal huan
opixque occe conetl huan ipan meztli oquimicti nicni
nihqui oquicua. Saninye oquinequia yez.
Ohualtemoque nin calitec in Pillo oquipiaya
nitlancuate huan omahuiltiaya ica chiras, nonora.
Otequitoya oquichichitoya in tiopantzintli, opanoque
in tonaltin in Pillo oquimomacacuenta oquichitoyan
in tiopantzintli in ye oacito can tequiti oquimat
oquimonequia ome tlatzinilique ihhuipa in tiopantzintli.
Niman in pillo quitemoto in tlaca amo oquineltocaya
omotlatlanique aquin oquicualic in tlatzinilique; in Pillo
ocuel oquicac in altepetl motlapalhuiz in tiopantzintli.
Ipan occe tonal oya omictito ce tlancuate niyezzo ica
oquitlapalhuique in tiopantzintli huan ninacayo ocuicac
ihhuipa tepetl oquitocato itec nicoyoc.
Huan icuac ohualtemoc den tepetl nitlancuatehuan
in Pillo oquihtoque yinye oquitlapalhui in tiopantzintli
denon tonal omoacoc in tlaca huan oquintemoto in
Pillo huan amo quieman ocacique tleca omotlatito itec
nicoyoc in tepetl huan aco quieman omohualmocuep.
33
El Pillo
Francisco Ascensión Pérez García

M
i papá me contaba de las leyendas del Pillo que
vivía en la Malintzi y nunca bajó.
Había una vez un niño llamado Pillo que vivía
en las faldas de la Malintzi con sus padres, era el primer
niño de la familia pero tenía poderes sobrenaturales, a
sus tres años de edad ayudaba a sus padres en el campo a
hacer carbón.
Los papás de Pillo no se explicaban cómo sucedían
las cosas que ocurrían porque al transcurso de los días
todas las noches Pillo salía a hacer las cosas de sus papás,
al amanecer Pillo tenía listo todo para salir a vender
el carbón. Al pasó de los años Pillo tuvo un hermano
menor, al mes de nacido Pillo lo mató y se lo comió para
seguir siendo el único hijo de la familia.
Al bajar al pueblo Pillo tuvo unos amigos con los
que jugaba canicas. En ese tiempo la gente del pueblo
estaba construyendo la iglesia, algunos días más tarde
Pillo se enteró de la construcción, al llegar donde
estaban trabajando Pillo se dio cuenta que necesitaban
2 campanas. Pillo consiguió las campanas y la gente
del pueblo, asombrados se preguntaban quién había
las traído. Tiempo después Pillo escuchó a la gente que
decían que necesitaban pintar la iglesia, a la mañana
siguiente Pillo mata a uno de sus amigos para pintar
la iglesia con la sangre del niño, el cuerpo lo lleva a la
Malintzin y lo entierra en su cueva.
Al bajar de la Malintzin la gente del Pueblo de nuevo
asombrados se preguntaban quién había pintado la

34
iglesia. Entonces los amigos de Pillo dijeron quién había
sido que había matado a uno de sus amigos y pintado la
iglesia con la sangre, entonces el pueblo se levantó para
buscar a Pillo pero jamás lo encontraron porque el Pillo
se quedó escondido en su cueva de la Malintzin y nunca
bajó.

35
Akgtum Takatsin xlakgni xtalakgkaxtlaw
tachiwin
Juan Manuel Santiago Francisco
Totonaco

X
wi akgtum talakgkaxtlaw kachikin katuwa
xtakatsin chu xtalakapastakgni tani xlñatamanin
paxuwan xwilakgolh chu wanti makxtum kchiki
xpaxtakatsinikgoy lata ntu xkgalhikgoy; maski ni paks;
kxman xwi kgamputu wanti xtalakgkaxtawalikgonit
lakum xa tlat, xa tse chu xa xkam; tani xa natlatni
xlimakgpuwankgoy xtakatsin xkgawasa, xpalakata
x´ukxilhtilakgoy mpi wa kaman xmapakgsikgoy
xnatlanikan chu nialh tlan xlatamatkan; wanchu
xpalakata xlakan xankgalhi k´xakgatlitilakgoy chu
xlimasinitilakgoy tachiwin xpalakata nitna nalay lata
makgapitsi, chu nachuna nialh xlakgatiy lata xwilakgolh:
-¡Makgapitsi tlan wilakgolh, xa luwanan chu akinin
nitu kgalhiyaw! ¿lakuntla chuna wilaw? Wa chu xa tse
tunkun, kgalhtilh:
-¿Wix lakapastaka mpi lu talimaxkgayaw, tlakg wix
mpi skgataku chu nitatatlaya?
-Tlan chuna, kpaxtakatsini kilitliwakga chu lata
skgataku akit; kxman wintu kinkatsankaniyan.
Wanchu xa tse makachapalh chu kgalhskilh:
-¿Na tamastaya nachukunikana mimakan kxpalakata
lanka pukuxtu?
-Ni, ni tlan.
-Namastaya natalakgpilakgalhiya xpalakata nakgalhiya
lhuwa tumin.
-¡Ni kalakaskilh puchina! Ni palh akgtum kilakgastapu

37
nakmastay lata xli paks tumin katuxawat.
-Ukxilhti -kgawasa- ¡Mpi nanitalimaxkgaya, kxman.
Lu talikg´sa!
Wa chu tunku xa tlan makgchiwinalh: Chuna xla
kinkgawasa, tlan ukxilhkgoyaw makgapitsi lakum
kgalhikgoy katuwa, kxman ni tapaxuwan wilakgolh osu
tatatlakgoy.
Chu xtse limalkgalhsputulh: Ni makgat kaputsa min
tapaxuwan… xankgalhi natakgstilaya lata kmilistakgni
chu lata kmi latamat.
Wanchu xa kgawasa kgalhtinalh: kapaxtakatsiniyan,
xpalakata wixin cuenta kintlawayatit.
Nema takgalhchiwin wa kgawasa lakgpalilh
xtalakapastakgni, xkgan k´xpukgalhtowkga, xpaxuway
xtan xtlat k´paskwa chu xmakgtayninan kxchiki.
Na chuna xanatlatni tapaxuwan xwilhkolh chu
kxakgatlitilakgoy xkgawasa lakum xatalakgkaxtlaw
takgalhchuwin xli malakapastakgkgoy. Makgtum xtlat
timakatsinilh tachiwin xla luwa:
-Lata xamakgan xlama chatum stlan puskat wanti
paks xlakgatikgoy; kxman wa lu Lanka xmakgkatsikan,
ni xkaknikgoy, chu ni kuenta xtlawanikgoy; lu xaxutax
xwanit hasta makgtum kawanilh xpaxkinin mpi
nalalitalachapakgoy chu wanti natlajanan namakamaxkiy
xnaku.
Tichintilakgolh xalakgtliwakgan lakchixkuwin
wanti xliniputunkgoy xtapaxkit; kxman wa latamanin
xla kachikin lipuwankgolh lata wantu xtalakapstakgni
uyma stlan tsumat chu skinkgolh tamakgtay, tani
xlakgachiwalika, chu chuna lalh.
La xlimakgas wa stlan tsumat nialhtu xtlawa, kxman

38
xlimakgas xla titsalalh chu ti alh ukxilha wa xmalana ni
xatlan, tani kiwa mpi paks wantu xkgaspuluma xkuenta
xamakgan xtapaxkit, tani ni mapakgwilh.
Tilakasaltilakgalh kilhtamaku wa chu xmalana ni xatlan
tikimakgnilh xamakgan tapaxkit, wanti kxman lanka
tlat wanti tunkun skilñh xtapatin uyma xamakgatlajana
puskat wanchu xmalana xa tlan tilimaxtulh uyma xa stlan
puskat lakum luwa, tani makgatsankalh xli stlan chu
xlitataxwatatilat.
Ni palh chuna tikamakgaxtakgli lakgkgawasan xpalakata
lata ktiji xtaxtutilaxachi pala namakgakglhakgoy…
-Ukxilhti chu kgawasa, ni paks wantu talakapastaka
kgantaxtuy, sinu tamakiy tlakg takglhuwit, ¡mpi tlan
kililatamatkan!
Chu kgawasa xkgalhtinan:
-Tlan, tlat; lakum wa´na; kgampalhuwa anan
talakapastakgni lakum tipalhuwa wilakgolh luwa, lata
kintiwani xla jikiluwa mpi makgtakgalha takachnana,
lata nti mastay tumin, wanti xtikat wan, kga´makgapitsi.
Chu xtlat xwan: chuna xla kgawasa, chuna kukxilha
mpi kgay kgatakgsnipat; lata xatatlaw lilatamat
makgat kxman kilikatsitkan lakuntla nalilakgtaxtuyaw
kgampalhuwa ta sakgalin. Wa tapaxuman takgalhiy lata
xlikstu talakapastakgni.
-A na chuna kin tata xwanit lu xkilitakgalhchuwinan
xla chun; xpalakata lakgachunin ni xakgtlaway wantu
xkiwanikan, ka kgaxpatti:
Makgtum xwanit, wa xtaskgwa Puchina
malakgachakgolh pala namakgtakgalhkgoy chu
na´ukxilhkgoy muxtunit wanti tipatikgolh kxalanka
unisen; xlakan kgan´kgolh, kxman xlakan lanka tasikgsnit

39
xlinkgoy tani ni makgtakgalhkgolh sinu tsukukgolh
wakgoy nialhpal xtalakapastakgni; titaspitkgolh, chu
puchina kgalhskininalh:
-¿Ni wilakgolh muxtunin?
Xlakan ni xkgalhtinanputunkgoy chu akxni
xchiwinanputunkgoy, lixkan xkankalakgoy, chuna
nchu puchina atakgsli wantu xlanit, wanchu xpalakata
kamapatinika chu chun tikatlawaka.
-Kum lulakgatiyatit wayatit puksna´wanchu
nalilatapayatit.
Wantu tawa tilalh; lanchiyu ukxilhakgoyaw chun tani
ma´xanin takgalhin.
Akxni kgalhput´li limakatsinin, wa kgawasa tiwa:
kga´takgslita, tlat min tata nawalimakgatakgsni´
xatalakgkaxtlaw tachiwin chuna tlan; lakum xla chun
kililakapastakat´kan wantu na tlawayaw xpalakata wa
nalitaxtuyaw.
Wanchu xa tse xkgaltinan: tlan chuna kgawasa tasiyu
mpi stakgpata.
Nema nchu kgawasa tikgalhtil: chuna max, wanchu
paks wa lata mintamakgtaykan…
Chuna nchu xwilakgollh uyma makxtum kchiki wanti
xmakamaxtilakgoy Lanka tastakgyaw xkgawasa xlakgni
xtalakgkaxtlaw takatsin, wanti nachuna xankgalhi
lipaxtakasinilh lata kxlatamat.

40
Una enseñanza a través de la historia
Juan Manuel Santiago Francisco

É
rase una vez en un pueblo fantástico lleno de
costumbres y tradiciones donde la gente vivía
felizmente y cada familia agradecido por lo que
tenía, aunque no todos; pero existía una familia que era
familia más especial conformada por tres integrantes que
era el padre, la madre y el hijo; los papas siempre andaban
preocupados por la educación de su hijo, ya que veían a
sus alrededores que los hijos ya mandaban a los papas
y tenían muchos vicios por ello siempre platicaban con
el hijo contándole historias para que reflexionara y no
sucediera lo mismo pues el andaba reprochando de su
suerte:
-¡Los demás viven bien, son ricos y nosotros no
tenemos nada! ¿Cómo podemos vivir así?
La mamá luego luego le contesto:
-¿Crees que somos tan pobres y más tu que aun eres
joven y gozas de buena salud?
-Bueno, si me siento orgullosa de mi fuerza y mi
voluntad, pero hay otras cosas que me hacen falta.
Entonces la mamá le tomo de las manos y le pregunto:
-¿Te dejarías cortar estas manos por una gran extensión
de terreno?
-No, claro que no.
-Permitirías quedarte ciego por un montón de dinero
-¡Dios me libre de ello! No daría ni un ojo por todo el
dinero del mundo.
-Ya ves hijo ¡Cuanta riqueza tienes y sin embargo te
quejas!

41
Inmediatamente el papá intervino: -Así es hijo mío,
podemos ver otras personas con muchas cosas pero no
son felices o están enfermos.
Y la mamá concluyo: - No busques la felicidad muy
lejos… a menudo la hallarás en ti mismo y a tu alrededor.
Entonces el hijo respondió: les agradezco mucho, pues
ustedes siempre están al pendiente de mí.
A partir de esta plática el joven cambio su forma de
pensar, iba a la escuela, le gustaba acompañar a su padre
a las fiestas patronales y ayudaba en casa. De igual forma
los papás estaban felices y conversando siempre con su
hijo, contándole cuentos para que no olvidara sus valores.
Una vez el papá le conto la historia de la culebra:
-Hace mucho tiempo vivía una mujer muy bella
que todos la querían; pero ella era tan orgullosa, los
despreciaba y humillaba; era tan cruel que un día le dijo
a sus enamorados que pelearan entre si y el que fuera
vencedor entregaría su corazón.
Llegaron los guerreros más valientes dispuestos
a morir por su amor, sin embargo la gente del pueblo
decepcionado por la conducta de la doncella pidió ayuda
para que la encerraran y así fue.
Por algún tiempo la doncella pareció resignarse,
pero entre tantos días se escapó y fue a ver al dios del
mal diciéndome que todas sus desdichas se debían a su
antiguo enamorado sin mencionarle quien era.

Días después el dios del mal mato aquel antiguo


enamorado, hijo del gran sacerdote quien este a su vez
solicito luego el castigo para que aquella mujer tan
malvada y el dios justo convirtió a la doncella en culebra,

42
perdiendo toda la belleza y andaría arrastrándose.
Pero ni aun así los jóvenes se libraban de la crueldad de
la doncella, pues en los caminos salía a atormentarlos…
-Ya ves hijo, no todo lo que se desea se cumple incluso
a veces busca uno más problemas, ¡hay que actuar con
bien!
El hijo respondía: -Si papá; pero como tú dices; existen
muchas formas de pensar así como de diferentes clases de
víbora como la que me contabas que esta el mazacuate
que cuida de las siembras, la que da dinero, la que solo se
extiende en el agua, etc.
Y el padre decía: -Claro que si hijo, y veo que ya vas
comprendiendo; el sendero de la vida es largo pero a pesar
de ello hay que saber cómo actuar ante tantos obstáculos.
La felicidad depende de la voluntad de uno mismo.
-Mira mi abuelo me contaba mucho la historia del
zopilote, porque a veces no hacia lo que me decían,
escucha:
Cierta vez, los ayudantes de Dios los envío a recibir
y vigilar a los ahogados por los grandes diluvios que
había pasado; ellos fueron, sin embargo se cargaban con
un hambre que en vez de vigilarlos se los comieron sin
pensarlo a su regreso, Dios les pregunto:
¿Dónde están los ahogados?
Ellos no respondían y al momento de querer hablar
olían feos de ese modo Dios vio lo sucedido y por eso los
castigaron convirtiéndolos en zopilote.
Si les gusta comer muertos, por siempre han de vivir
de eso.
Dicho y hecho; ahora observamos a los zopilotes en
donde hay animales muertos.

43
Al concluir la historia el hijo menciono: a ya entendí,
papá mi bisabuelo también te educo con cuentos y está
muy bien; pues la del zopilote nos indica que hay que
pensar bien de lo que vamos a hacer para ser.
Y la madre intervenía: Que bueno hijo, veo que ya vas
madurando.
Ante esto el hijo respondía: Creo que sí, pero todo se
los debo a ustedes…
De esta forma vivía la familia especial que brindaba
una educación cultural a través de cuentos e historias a
su único hijo, quien de igual forma vivió agradecido por
siempre.

44
Leyenda
Talikanatáho
Félix Cano Barqueras
Totonaco

M
at nakmuchukúku ahtín sipéj xwaní,
talhmantunká xyalh, antzá xtayujáchi mat
titawanán, chuwá mat antzá mat na xyúja
Talikanatáho.
Mat chatín chixkú mat waní ixpuskát:
-Nakán nak Xico lahalí, tzamá jatitapáya watzá, tzaj
napína mahtapáya, namín tzamá Talikanatáho nawayán.
-Tzamá chixkú alh nak Xico, eh tzamá puskát mat
jalhawaálh kwéntaj, mat tanúlh naxchík mat antzá
tamálh. A’tus tziswánli, chuwá mat atzá chalh tzamá
talikanatáho.
-¿Tanupá kisáta? ¿tanupá kisáta?- mat waní, jee mat
helhtinín tzamá puskát nakahapixán wakálh, alistán
mat kwésa tanúlh tsamá táho, ixpuchahantzá chik mat
ponh lakawantawílh, mat tzukuchá lahxaká ixmahsí, chi
ta’lamálh lakxaká ixma’hsiín, eh mat tzukuchá ahtixanán
tzamá puskát ti wakálh talhmán; chuwá mat wanií:
-Wakáchi kisáta, kayújti kayújti- mat waní, chuwá
mat talhmán mat ixwakálh litásna, mat chu utzá litásna
lhtun minchá mat yújli, mat chu utzá putawakatakílh
tzamá talikanatáho, chuwá mat lahtawakálh tzamá
puskát, mat waam kiiliipixchu’kúlh ixma’hsiín, mat
lhtun makaminchá, chuwá mat yújli tzamá Talikanatáho
wampaláj, mat antzatzá talakán mahníka tzamá puskát;
chuwaá mat lhawálh xacháuj.
Chilh ixholú tzamá puskát, mat wan tzamá
talikanatáho:

49
-Kawáya, kawayatzá- wanikán tzamá chixkú.
-Tzey- mat wan.
Mat tawílh wayán, mat lahtzín ixmahaxtáha ixpuskát
tanumálh lhawakaní xacháuj, ixlukút nak tankilhtín
wakálh, alistán chuwá mat wan:
-Chuwá nakpáxa he naktamahxtú, kamatánta xkan-
mat wanikán tzamá táho.
-Tzey- wan tzamá Talikanatáho.
-Max xatzéy nakxá, xakawíli antzá tzamá nakpáxa, he
inú chuntzá tzey nawán- wan tzamá chixkú.
Mat wilílh xatzamá Talikanatáho, chuwá alistán:
-lhkuho tzá- mat wanikán tzamá chixkú.
-Naktanu tzá chunú, póhtu wix natanúya, nalaneheyáj-
wan tzamá chixkú.
-Tzey- wan tzamá Talikanatáho, mat tatanúlh.
Chuwá mat xnehenimalhtzá tzamá chixkú, xnehemálh
tzamá táho.
-Xatzéy kit naknehepalayán-, wan tzamá chixkú.
Mat chipakanchá nehekán tzamá Talikanatáho utzatza
tunká tu xlikána ahnehenumákanakxá, chuwá:
-Jatzák patí, kalamakaminíuj xkan naklahachahán-
wan tzamá Talikanatáho.
Mat ja xwahoní ixpín mat iswahawiliní tzamá
Talikanatáho utzá kitayanílh mat akxní anachachuwá
xkan, ponhx lakamawakálh xataswáha pin, mat
chi tataahpuspíta tzamá talikanatáho, mat chi
lilakalhkutamahamálh pin.
Mat taxtúlh tzamá chixkú, malakchawanúlh
talakantunká, chipachá tamakpuní kiwi ixa.
Taahpuspitanumálh tzamá Talikanatáho, ásta mat
ixhelhnitzá aksála mat chalh tzamá táho antzatzá

50
tawakálh, he chi makilhtiníka achulá kíwi mat antzatzá
mat aklhkutawakálh.
Chuwá lhkulhtzá, mat wahtzá xalhkakán wánli, mat
mojóka ahtín naktzu tzukúli wanikán.
He chuwá mat kawanikán tzachamá slulúku he
chachahát:
-¿Chi wána wix napína xtéha? ásta nak pupunú nankán
mojokán wamá- mat wanikán slulúku.
-Max tzey wanhé kit naklenhé- mat wan slulúku.
-Xatzéy kit naklén, kit ahatúnu léwa iklhawán chi
mahatúnu- wan chachahát.
Mat chachahát lentakílh xman tzukú takílh len, max
stalatelhá tzamá slulúku wani:
-¿Tu tojomálh? tu tzej lipimpá- he mat wan tzamá
slulúku.
-Ja ikatzí tu klemálh- wan chachahát.
Mat tawilílh tzamá lhamám mat xwah aklhawálh
slulúku, mat chi hostaxtúlh tzamá lhúwa katuwálh tu
taxkanán xtatojomanálh chamá uxúm he heláh, ahstohoná
tu hanán kakilhtamakúj tzamá chuwá tu taxkanán, tzamá
kuxtán lahámakutú chi tamakawán mat tahostakútli,
tzamá chachahát mahpatílh mat kahexkawilílh, mat
kahexkawilíka tzamá ju chajulóh talehewán chachahát
he tzachamá slulúku, tzamá chuntzá xtalichiwinán tzamá
lahmahanín.

51
Talikanatáho
Félix Cano Barqueras

S
e dice que el Machukúku era un cerro, de lo más alto,
bajaban los que comían, ahí bajaba la Talikanatáho.
Un señor le dijo a su esposa:
-Mañana voy a ir a Xicotepec, no te vayas a dormir
aquí, mejor te vas a ir a dormir a la casa de otra persona,
porque va a venir la Talikanatáho y te va a comer.
El señor se fue a Xicotepec, su esposa no hizo caso,
se metió en su casa a dormir. Apenas oscureció, llego la
Talikanatáho.
-¿Estás ahí hija? ¿Estás ahí hija?- le dijo.
-No- contestó la señora que estaba en el tapanco;
después, a la fuerza entró la Talikanatáho, se sentó dentro
de la casa a mirar, empezó a afilar sus uñas, pero como
se afilaba las uñas, la señora que estaba en el tapanco
comenzó estornudar; entonces le dijo:
-¿Estás ahí arriba?, bájate, bájate- le dice.
Ahora ahí había una escalera, con esa misma subió
la Talikanatáho, después se encimo en la señora, y que
le corta el cuello con sus uñas y que la avienta al suelo,
que se baja la Talikanatáho de nuevo, y ahí la termino de
asesinar; después la hizo en tamales.
Llego el esposo de la señora, y la Talikanatáho le dice:
-Come, ya come- le dice al señor.
-Está bien- le contesta.
Entonces se sentó a comer, vio la mano de su esposa
dentro del tamal, y sus huesos que estaban colgados
afuera, después el señor dice:
-Ahora me voy a bañar y a cambiar, calienta el agua- le

52
dice a la Talikanatáho.
-Está bien- dice la Talikanatáho.
-Mejor en el temazcal, prepáralo ahí me voy a bañar-
dijo el señor.
Entonces lo preparó la Talikanatáho, después:
-Se calentó ya- le dijo al señor.
-Me voy a meter ya, también tu entraras, me vas a
echar aire- dice el señor.
-Está bien- dice la Talikanatáho, y entró con él.
Ahora la Talikanatáho le echaba aire al señor.
-Mejor yo te voy a echar aire- dice el señor.
Entonces le empezaron a echar aire, fuertemente,
después:
-Ya no aguanto, dame agua, me voy a lavar la cara- dice
la Talikanatáho.
La Talikanatáho no se había acabado la salsa que hizo,
él fue a traerla, entonces que le avienta la salsa en la cara,
y rueda la Talikanatáho de que se había quemado la cara
con la salsa.
Entonces el señor salió del temazcal, cerró bien, y le
metió más leña al temazcal.
La Talikanatáho estaba rodando adentro hasta que
termino encima de las piedras pómez, entonces le echaron
más leña hasta que se acabó de quemar bien.
Ahora que ya se quemó, se hizo cenizas, y la metieron
en olla que le dicen tzutzukúli,
Y ahora le dijeron a la lagartija y al sapo:
-¿Qué dices, tú lo vas ir a dejar? Hasta el mar lo vas a
ir a depositar- le dicen a la lagartija.
-Está bien que yo lo lleve- contestó la lagartija.
-Mejor yo lo llevaré, avanzo una legua con cada salto

53
que hago- dice el sapo.
Entonces el sapo se lo llevó, apenas empezó a caminar,
lo iba siguiendo la lagartija y le preguntó:
-¿Qué hay adentro? ¿Qué es lo que llevas?- pregunta
la lagartija.
-No sé qué es lo que llevo- le contestó el sapo.
Entonces pusieron el bote en el suelo, y la lagartija
que lo rompe, salieron muchos animales diferentes que
muerden y que estaban adentro como avispas y abejas,
lo que en estos días hay, las moscas hicieron bastante
ruido cuando salieron volando, el sapo sufrió porque lo
mordieron en la espalda, les picaron mucho y por eso
así están las espaldas del sapo y la lagartija, así narraban
nuestros antepasados.

54
H. AYUNTAMIENTO DEL MUNICIPIO DE PUEBLA
INSTITUTO DE LA JUVENTUD DEL MUNICIPIO DE PUEBLA
1er Concurso Juvenil Lengua que Vive: Cuento, Poema
y Leyenda en Lenguas Mexicanas. Para su composición
se usó tipografía AGaramond, Myriad Pro y Edwardian
Script. El tiraje fue de 1000 ejemplares impreso en papel
bond ahuesado de 75 g
Ciudad
deProgreso