Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD EVANGÉLICA BOLIVIANA

Carrera de Teología
Libros Históricos
Unidad # 2 - Tema # 4. Transición de la teocracia a la monarquía de Israel.
LOS LIBROS DE SAMUEL
I. Introducción.
Actualmente la democracia está en boca de todos1. Por ella se hacen marchas y protestas, por ella
se hacen diversas consultas “al pueblo” pero al final la opinión del
común de la gente poco parece interesar. La defensa de esta
forma de gobierno ha sido la lucha de muchas generaciones, pero,
¿La democracia podría significar lo ideal para un pueblo? ¿Acaso las
sociedades no van de mal en peor aun teniendo, supuestamente, una
democracia auténtica?
En el Antiguo Testamento, más precisamente, en los libros de
Samuel, se expone lo que significó para Israel, el pueblo de
Dios, el inicio de la forma de gobierno monárquica, es decir, el
mandato de un rey sobre su pueblo y de forma hereditaria. La
historia cuenta que Israel no intuyó que el gobierno de una
persona no era para ellos, no se dio cuenta que Dios deseaba gobernarles y ser su Rey, la Teocracia,
vista más clara en el libro de los Jueces, era la forma ideal, segura y bendita en que los hebreos
debían someterse de forma voluntaria.
La historia del Cristianismo presenta situaciones bastante similares o muy parecidas en cuanto a
lo político y su relación con lo religioso. Como se mencionó
anteriormente el pueblo de Israel tuvo un traspié enorme con la
inclusión de “un civil” en las cuestiones políticas o de mando (en
este caso Saúl), como el relato bíblico lo muestra, éste hombre
fracasó. De la misma manera, ya muchos siglos después (s. IV) la
iglesia de ése entonces se vio invadida por el emperador romano y sus colaboradores, fue el
evento del edicto de Milán y sus posteriores disposiciones. Vemos entonces que la participación

1 Lademocracia hoy por hoy tiene un rostro diferente, esta ha adquirido un tinte populista, donde cierto grupo de personas dicen
estar por el pueblo, los pobres y menos aventajados, en realidad este movimiento populista sólo ha sembrado desconfianza y
falsas esperanza en ciertas sociedades.
1
de un lado religiosos y otro político siempre ha dado ciertas preocupaciones y ha significado a la
vez retos muy complejos a la hora de oficiar en lugares de autoridad.

II. Libros de Samuel. Datos generales.


Los aspectos introductorios y relevantes del libro serán abordados siguiendo el orden y
presentación de Benware2 respecto al Antiguo Testamento.
a. Paternidad y fecha de los libros de Samuel
Los libros de 1 y 2 Samuel, que originalmente formaban un solo libro, fueron
divididos en los presentes dos libros durante el siglo tercero a.C. El talmud
judío afirma que Samuel escribió parte del libro (Cap. 1-24) y que Natán y
Gad escribieron el resto. La idea de que haya varios autores no resta nada
a la unidad de los libros ni a la doctrina de la inspiración. La fecha estimada
de 1 y 2 Samuel es de 975 a.C.
b. Propósito de 1 y 2 de Samuel.
Primero de Samuel nos presenta la gran transición en la vida nacional de Israel, al abandonar Israel
la Teocracia y entrar en la monarquía. Samuel fue clave durante este período, y 1 Samuel da el
relato de su ministerio.
Por su lado 2 Samuel tiene como propósito proseguir el relato del desarrollo de la monarquía en
Israel. Segundo de Samuel es el registro del reinado de David, el más grande rey de Israel. Además,
2 Samuel, expone también los elementos del pacto davídico.
c. Consideraciones especiales de los libros de Samuel
El primer libro de Samuel comienza con el nacimiento de
Samuel (1100 a.C.) y termina con la muerte de Saúl (1011
a.C.) abarcando así un período aproximado de 90 años. El
segundo libro registra los años cuando David estuvo
entronizado realmente, el lapso de tiempo al que nos
referimos fue 1011-971 a.C. es decir, cuarenta años.

2 BENWARE Paul. Panorama del Antiguo Testamento. Editorial PORTAVOZ. 1990. Págs. 95-96, 102-103.
2
III. Libros de Samuel. Pasajes y/o eventos claves e implicaciones teológicas.
a. Samuel y su ministerio.
Fue Samuel el que dio por culminado el tiempo de los Jueces en Israel (1 Samuel 12.11). Su
nacimiento fue del todo especial. De padres devotos, Samuel fue la respuesta del clamor materno;
la cual siendo estéril, concibió por la mano poderosa de Dios. Samuel, cuyo nombre significa
pedido a Dios, fue consagrado desde su concepción, él fue entregado al ministerio de la Casa de
Dios siendo aún pequeño sirviendo en el Tabernáculo en Silo. Fue preparado a los pies de Elí, el
sumo sacerdote despojado de su honra por el mismo Dios y, al parecer, este maestro hizo un buen
trabajo ya que el testimonio y los hechos de Samuel se hicieron conocidos. Al pasar el tiempo
todos llegaron a reconocer que Samuel fue fiel profeta de Jehová (3.20), tanto que hasta llegaron
a temer su presencia puesto que Dios obraba hechos poderosos mediante él. La mano de Samuel,
en sus días, siempre intervino frente a los ataques de los enemigos filisteos (7.7-14) librando a su
pueblo, pues Dios se manifestaba al clamor de su siervo Samuel.

b. Samuel y la teocracia
Siendo juez y profeta de Israel Samuel fue quien dirigió al pueblo en la perfecta voluntad de Dios.
Su condición de juez le proveyó el carácter necesario para llevar las riendas de la nación, además
de poder tener la correcta actitud ante el pueblo. Haciendo un pequeño perfil de Samuel podemos
ver a este de carácter firme, determinado y a veces estricto; su posición de profeta de Dios le
permitió desarrollar su conocimiento de Dios y a la para su sensibilidad a la voz de Jehová, esto
era tan necesario puesto que el pueblo requería una dirección clara y saber qué hacer. Por estas
razones Samuel un elemento importantísimo en la teocracia israelita, Dios gobernaba a su pueblo
mediante su siervo Samuel, el gobierno de Dios, en su momento, también considera la
participación del hombre, pero con las limitaciones necesarias.
¿Podríamos hablar entonces de que existe una teocracia pura? (Cuando Dios gobierna sin que
medie el hombre) ¿Habrá situaciones que muestren una realidad un tanto diferente?

3
c. Samuel y Saúl
Basta con considerar la posición divina en cuanto al
establecimiento de la monarquía israelita para entender que
este deseo no provenía de Dios sino del deseo imprudente
e infiel de los israelitas. Textualmente Dios mismo expresa
lo siguiente:
“Y dijo Jehová a Samuel: Oye la voz del pueblo en todo lo que te digan; porque no te han
desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos.”
(1 Samuel 8.7)
Bajo este marco y con mucha certeza entendemos que la monarquía no era la voluntad de Dios
sino la Teocracia, Dios reinando continuamente sobre su pueblo.
En cuanto a Saúl, si bien, Dios fue quien lo escogió, podemos afirmar que este joven rey comenzó
de buena manera su mandato, pero al final llegó a apartarse de Jehová y así considerado inclusive
como tipo del cristiano carnal. En muchas ocasiones este rey mostró más confianza en sus
instintos, razonamientos y sentimientos para guiarse que en la palabra y voluntad de Dios. Tan
penosa fue la decadencia de este ungido de Jehová que llegó a atentar contra su propia vida en
medio de una batalla que estaba ya perdida para el pueblo escogido. En resumen Saúl pudo
ostentar el linaje real para sí, pero a causa de sus continuas rebeliones fue desechado, el volvió la
espalda a Dios quien lo había escogido, y así llevó adelante su propia ruina.

4
UNIVERSIDAD EVANGÉLICA BOLIVIANA
Carrera de Teología
Libros Históricos
Unidad # 2 - Tema # 4. Transición de la teocracia a la monarquía de Israel.
Actividad grupal
Samuel Vs Saúl
¿Cuáles fueron los rasgos positivos que caracterizaron a Samuel y Saúl?
¿Cuáles fueron los rasgos negativos en estos dos personajes?
¿Quién de ellos, con las enmiendas o mejoras necesarias, podría haber sido una mejor autoridad?
¿Samuel pudo haber sido un buen monarca?
¿Saúl pudo haber llevado una buena monarquía? ¿Cómo?