Está en la página 1de 1

DOSSIER DE COMENTARIO DE TEXTO

ASIGNATURA: Lengua y literatura castellana II

FECHA: 21-04-17 CURSO: 2º Bachiller

CARNÍVOROS
JUAN JOSÉ MILLÁS

¿Saben ustedes por qué la emisora de los obispos gastó una broma de mal gusto a Evo
Morales, el presidente electo de Bolivia? Porque es un presidente pobre, un presidente
indígena, una mierda de presidente, según su punto de vista. Los muy cobardes jamás se
habrían atrevido a gastársela a Bush, a Blair, o, por qué no, a Benedicto XVI. La Conferencia
Episcopal tiene una habilidad especial para atacar al más débil. Aunque el Vaticano se
manifestó en contra de la guerra de Iraq, en ningún momento se le pasó por la cabeza
excomulgar a sus patrocinadores, pero estigmatizaron a una pobre cría de trece años,
embarazada como consecuencia de una violación, a la que los médicos aconsejaron que
abortara. Hay que mantener la excomunión viva, para asustar, pero conviene
utilizarla en quien no se pueda defender.
A la emisora de los obispos le hace mucha gracia que un indígena gane las elecciones en un
país donde siempre han gobernado (mal) los blancos. La Iglesia, en su día, consideraba que
los habitantes del Nuevo Mundo no eran exactamente personas. Los conquistadores que se
enamoraban de las indias tenían serios problemas para formalizar su relación con ellas, al
considerar el Vaticano que, con ese tono de piel y esa estatura, tales individuos carecían de
alma. Ahora no se atreverían a decir que un indio es un animal, pero en el fondo lo siguen
pensando. De ahí la broma de los obispos, una broma que no se habrían atrevido a hacer a
ningún dirigente de piel blanca. La Iglesia es una de las organizaciones más consecuentes del
universo. Parece que ha pedido disculpas, pero con la boca pequeña. De momento, piensa
continuar insultando, mintiendo y propagando el odio
desde la emisora de la que es propietaria (en sociedad con Dios).
Esos tres chicos normales que quemaron viva a una indigente en el interior de
un cajero automático, no se habrían atrevido a prender fuego a una rica, ni siquiera a una
mujer de clase media. La maltrataron por pobre, por indigente, por indígena, si ustedes me
permiten la licencia. Hay gente que se ceba en el débil, como hay carnívoros o herbívoros. La
Conferencia Episcopal, evidentemente, es carnívora.

Levanteemv