Está en la página 1de 4

TEMAS DE BIOÉTICA

Enfocar el sentido del término Bioética y reflexionar juntos sobre la bioética


como un fenómeno social.

Christian Byk
Comité Central de la UNESCO

Desde hace unos 30 años, cuando empezó a hablarse sobre la Bioética y


desde los años 80-90 del siglo XX hasta ahora hubo una evolución muy grande
en este ámbito, que obligó a la Medicina a salir de sus carriles tradicionales.

La relación entre médico y paciente también cambió, ya no es más una relación


entre dos personas sino una relación que implica muchos más actores por el
hecho de que en medio de esta relación aparecen también los técnicos en
imagenología, genetistas, los especialistas en los distintos ámbitos de lo que es
la medicina y la biología, entonces hay que tener en cuenta dentro de esta
relación que también hay una incidencia de lo que es la investigación
fundamental (básica) y por otro la investigación aplicada. Estos son todos los
factores que han contribuido al cambio de la relación entre el médico y el
paciente.

En esta primera etapa hubo todo un movimiento que le reprochaba a la


medicina haberse vuelto demasiado técnica, estar demasiado alejada
finalmente del paciente, y otra corriente que decía que la medicina tenía que
acercarse más a todos los aspectos que fueran sociales de ese paciente,
incluyendo temas que tuvieran que ver con, por ejemplo, la interrupción
voluntaria del embarazo (aborto digamos) o todo lo que tuviera que ver con
procreación asistida, es decir, son todos temas que entraron a formar parte del
ámbito de discusión de esta 1ª etapa de lo que es la bioética, o a lo que se dio
en llamar bioética.

Pero entonces lo que se estaba cuestionando era lo que tenía que ver con la
esfera de la práctica médica. Ahora estamos entrando en una 2ª etapa de
estas discusiones bioéticas. En esta nueva etapa no sólo se tiene en cuenta
todo lo que tiene que ver con la salud sino toda una serie de factores nuevos
que entran a tallar en la discusión como ser el medio ambiente, la biosfera, el
cambio climático, la convergencia de tecnologías que tienen que ver con
las ciencias de la vida, TIC’s, todas las que sean tecnologías digitales en
general y la interacción entre la naturaleza humana y lo que está vivo, lo
viviente, y esto plantea una serie de interrogantes que tienen que ver con lo
que es la construcción de la sociedad y el sentido que esa propia
sociedad tiene frente a esos elementos que acabamos de nombrar.
Aparece entonces la cuestión del post-humanismo, la sociedad comienza a
interrogarse sobre sus propios valores y se pregunta si el Hombre es el que
debe estar en el centro, en el corazón de esta sociedad; si hay un humanismo
que hay que tener en cuenta o si el hombre mismo va a transformarse por
todos estos nuevos factores que aparecen.

¿La Democracia va a funcionar de la misma manera? ¿Cómo va a funcionar,


por ejemplo, la democracia con respecto a lo que son ciencias aplicadas?

Lo que vemos en todo caso es que todo lo que conlleva la Bioética puede
transformarse en un factor de emancipación, entonces:

¿es la emancipación del Individuo con respecto a los dogmas, a los valores que
se le imponían socialmente, a toda una serie de cuestiones que estaban
impuestas al individuo?

Podemos tomar como ejemplo de todo esto lo que es la reproducción asistida y


lo que son procesos de reproducción desde el punto de vista médico.

También puede ser una manera de emancipación y de apropiación de la


bioética como un reflejo de lo que son las diferentes culturas, y digo, América
Latina, en ese sentido se ha apropiado de la Bioética de una manera muy
específica.

Pero lo que tenemos que plantearnos en todo caso es el hacho de saber


si la bioética puede ser un nuevo elemento de construcción social e
incluso un nuevo elemento de construcción a escala planetaria.

¿Qué sucede cuando la globalización reemplaza a la idea de universalismo?

¿Qué puede llegar a pasar con la confusión de lo que es en un mundo entre lo


que es un mundo en red y la fragmentación de actores y de ideas en distintos
puntos?

¿Qué papel pueden jugar los Comités de Ética a nivel nacional, regional o
internacional puesto que ambos formamos parte de estos tipos de comités y
qué aportes podemos tener estos comités en cada una de las logicidades?

Para sintetizar entonces, tendríamos que decir que hay toda una serie de
desafíos a nivel individual y más allá de lo individual que se plantean con la
bioética. También tenemos una mayor libertad pero tenemos que preguntarnos
si no vamos hacia cierto tipo de control social cuyos fines todavía están por
verse.

(Panelista: Silvia Siverino Bavio, abogada pro-aborto – Boética y DDHH BsAS


2000)
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………

–Byk: El aborto siempre ha suscitado polémica porque más allá de lo ético y lo


social y de lo médico hay una cuestión de poder. El poder de quien decide
sobre esa mujer que aborta o no, es decir un poder médico, un poder social, un
poder jurídico; hay toda una cuestión de poder detrás del aborto. Eso es lo que
suscita el debate.

Cuando se trata el tema del aborto en un país, se trata de una cuestión de


decisión política, no sólo una cuestión ética o una cuestión jurídica; entonces, si
estamos legislando de cierta manera respecto a la cuestión del aborto, lo que
estamos haciendo son elecciones políticas que pueden tener un costado ético
pero fundamentalmente se trata de establecer políticas públicas.

–(Intervención abogada pro-aborto: existe una fuerte avanzada de grupos


conservadores en Ecuador y en Costa Rica donde se pretende imponer
determinada visión de la vida en torno a la Bioética como Biopolítica. Para ella
la bioética es un conjunto de herramientas que le permiten guiar el debate para
establecer una ética de mínimos (relativo a lo común de la vida) y de máximos
(relativos a la conciencia)

–Byk: creo que acá tenemos una pequeña divergencia. En este momento no
hay un solo poder que podría imponer su voluntad. Hay una multiplicidad de
poderes que quieren cada uno jugar su papel al imponer su punto de vista y
hay una especie de falta de decisión del poder institucionalizado para jugar su
propio papel. Entonces, creo que lo que tenemos que tener en cuenta es esa
objeción de conciencia.

Lo que hay que preguntarse es si la objeción de conciencia en verdad es un


derecho. Si el médico puede plantearse eso. La cuestión también es saber que
no es el único que puede ejercer ese derecho y que hay alguien más, en este
caso la mujer, si hablamos del aborto. Luego está ver cómo se resuelve esto
desde el punto de vista político y legal.

Voy a países que han respondido de manera positiva al tema de objeción de


conciencia. Hay países que respondieron de una manera más amplia
(incluyéndolo en su legislación), pero el hecho exacto es, o el hecho que
tenemos que tener en cuenta es el papel que va a poder jugar la Bioética en
todo esto. La bioética en este caso es una herramienta más dentro de lo que es
la discusión. También se puede tomar, si quieren, más allá del aborto, se
puede tomar la cuestión de la anticoncepción, y pasa lo mismo. Hay quienes
decidirán tomarla en cuenta, hay quienes decidirán que no hay por qué
aplicarla. En todo caso, yo llegaría a esto, teniendo en cuenta lo siguiente: en
un juicio con jurados siempre se les recuerda a los jurados que en este tipo de
juicios hay intereses de varias partes, los intereses de la víctima, los de la
persona acusada y los de la sociedad; y en el caso de la Bioética, aborto,
anticoncepción, hay que tener en cuenta que hay múltiples intereses que hay
que considerar y conciliar si se puede, pero sobre todo, antes que nada tener
en cuenta todos esos intereses porque si no se tiene en cuenta alguno de ellos
la discusión no es equilibrada.

(Intervención abogada pro-aborto: Servicios no dispuestos a practicar el aborto:


la objeción de conciencia es un derecho personalísimo y no un derecho
colectivo; por otro lado denuncia la intención de sostener una práctica
profesional pro-abortista exclusivamente en el sector privado)