Está en la página 1de 5

Bienvenidos a Zenda

01 Abr 2016
/
Arturo Pérez-Reverte
/

La idea surgió en una charla entre varios escritores amigos. En un tiempo en el que la
cultura y los libros atraviesan momentos difíciles, ¿por qué no crear un lugar nuestro,
libre, independiente, donde reunirnos como si se tratase de un espacio público, cada cual
con sus libros, sus comentarios o lo que esté en condiciones de aportar, unido todo eso a
reseñas de libros interesantes, lecturas felices, columnas de opinión, blogs,
recomendaciones, noticias y entrevistas? ¿Sería posible crear una especie de lugar o
plaza común, de legión extranjera donde a nadie se le preguntara sino por libros y
literatura, sin buenos ni malos, sin etiquetas ni ideologías? ¿Un lugar desde el que,
incluso, orientar a los lectores hacia las revistas de libros y los suplementos culturales
de los principales diarios españoles y americanos? ¿Un sitio donde lectores, periodistas,
editores, escritores, agentes literarios, autores noveles, libreros y todos los interesados
en el mundo de la literatura hispanoamericana se encontrasen cómodos y se relacionaran
unos con otros?

"¿Sería posible crear una especie de lugar o plaza común, de legión extranjera donde a
nadie se le preguntara sino por libros y literatura, sin buenos ni malos, sin etiquetas ni
ideologías?"

Alguien tenía que ocuparse de dar forma a la idea, de ponernos en contacto, y los
amigos y compañeros confiaron para eso en mí. Me hicieron el encargo de concretar y
difundir la idea. Leandro Pérez, escritor, periodista y experto en redes sociales, viejo
conocido de muchos de nosotros, se ofreció a ocuparse de los aspectos técnicos y a
coordinar los contenidos. Y muy pronto, numerosos escritores y periodistas, españoles e
hispanoamericanos, se fueron sumando a la iniciativa. Todos ellos, más los que se van
incorporando y aún vendrán en el futuro, han hecho posible que hoy Zenda sea ya una
apasionante y prometedora realidad: españoles, mexicanos, argentinos,
puertorriqueños… 500 millones de hispanohablantes dan mucho de sí. El territorio es
inmenso.

Hacía falta un nombre claro y fácil de retener, con el adecuado sabor libresco. En una
charla de café, entre algunos de nosotros, buscamos un nombre para ese lugar, y
decidimos ponernos bajo el patrocinio de un título mítico, de bella resonancia literaria y
cinematográfica: la novela El prisionero de Zenda, de Anthony Hope. No es, desde
luego, la más perfecta novela del mundo; pero sí una aventura apasionante, un folletín a
la antigua, en el mejor sentido del término, que no puede dejar de leerse con una sonrisa
agradecida y cómplice. De los que, leído en el momento adecuado, como El conde de
Montecristo o La isla del tesoro, hacen lectores para toda la vida. Zenda, por tanto,
Autores, libros & cía, es el nombre de este territorio de libros y amigos. Nuestro
objetivo inmediato es convertirlo, en poco tiempo, en un espacio de gran alcance puesto
a disposición tanto de los lectores como de los autores que participan en él, a fin de que
lo utilicen como libre plataforma de difusión de su obra, como medio para hacer visible
su trabajo y, cuando lo deseen, como vehículo para exponer sus comentarios, artículos u
opiniones personales.

"Zenda, por tanto, Autores, libros & cía, es el nombre de este territorio de libros y
amigos"

Nos hemos esforzado, y lo vamos a seguir haciendo durante mucho tiempo, a fin de que
transitar libremente por Zenda sea un privilegio de fácil acceso para cualquiera que a
título de ciudadano, transeúnte o simple turista ocasional desee visitar o habitar este
simpático territorio. Así que, desde hoy, las fronteras de Zenda, lugar del literario país
de Ruritania que imaginó Anthony Hope, están abiertas para todos. Sean bienvenidos.
Feliz estancia y felices libros.
Simplemente otoño
08 Oct 2017 /Beatriz Rodríguez PoeMAD

Poemad, el VII Festival de Poesía de Madrid, se celebra del 16 al 28 de octubre.


Beatriz Rodríguez, su directora, lo presenta en este artículo.

Una joven poeta le pidió a su maestra que le enseñara a nombrar la belleza. ¿Cómo
podía ella hacerlo estando en la ciudad, con las afiladas líneas de los edificios cortando
el espacio y el cielo?

–En Madrid la poesía es templada y de días cortos —le contestó la maestra—, sin
duda prefiere la noche porque sus luces hacen que las certezas se tambaleen y las
nostalgias de veranos antiguos caminen a flor de callejón. Empiezan a caer las primeras
hojas que limpiarán un pasado ya invisible, pero todavía no hemos renunciado al ruido,
pues no tenemos al frío como antídoto del tiempo.

En Madrid –dijo acomodando la mirada sobre su discípula– la poesía es simplemente


otoño.

Desde Aristóteles hasta Hannah Arendt los grandes pensadores han coincidido en el
valor de la metáfora para traducir el pensamiento a través de la apariencia, pues era la
única forma conocida que tenía el lenguaje de nombrar lo innombrable. Y es
precisamente en esa búsqueda de la palabra perfecta que le dé sentido a una idea o un
discurso, donde el poeta se convierte en un creador indispensable, pues es capaz de
explicarnos el mundo a través de una mirada común. Esa esencia que va, como decía
García Lorca, del inconsciente del poeta al inconsciente del lector, se multiplica si
añadimos nuevos lenguajes al poema y nuevas llamadas a los sentidos del receptor.

Por este motivo, una de las vocaciones de Poemad es trabajar la comunicación


interdisciplinar: poesía con palabras, pero también con música, con danza, con imagen.
Esta vocación tiene una finalidad muy concreta, y es la de ampliar la mirada del lector a
sus cinco sentidos. Durante este VII Festival de Poesía de Madrid vamos a pasear por
las calles y oler el ritmo desencadenado de este otoño madrileño, vamos a tocar los
libros nuevos y relucientes que nos traen poetas y editores a librerías, vamos a escuchar
nuevas ideas para mundos viejos en las bibliotecas, vamos a ver, cantar, tocar y danzar
la poesía en el Auditorio de Conde Duque.

Reconforta saber que en esta atareada ciudad tan de consumo y esperpento como de
fortaleza y alma, la palabra poesía sigue suscitando un interés inusual en todos los que
se dedican a difundir la cultura: ahí vienen aquellos demiurgos de lo inservible, parecen
decir, qué ideas nos descubrirán este año.

En octubre todos seremos actores de esta comunidad de pensamiento que es la poesía y


tal vez, si la cosa se da bien, regresemos a casa extasiados como lo hacía la bella
Beatrice Russo en El cartero y Pablo Neruda cuando su madre, preocupada por la
mirada ensimismada que traía su hija después de estar con el cartero, le preguntaba:

–Pero ¿qué te dice?

Y ella, preciosa y distraída, con el suspiro en la boca, contestaba:

–Metáforas.

_________

Información sobre Poemad: Del 16 al 28 de octubre Madrid celebra su fiesta de la


poesía con presentaciones, recitales, conciertos, instalaciones y actividad
infantil. Dentro de la programación de Poemad las bibliotecas cuentan este año con el
ciclo Un verso propio: musas, místicas, sabias y modernas, sobre el papel de la mujer en
la historia de la poesía y su influencia en la poesía actual. El plato fuerte del festival
tendrá lugar, un año más, en el Auditorio del Centro Cultural Conde Duque, donde
poetas como Luis García Montero, Julia Uceda, Carlo Bordini, Juana Castro y Karmelo
C. Iribarren se encontrarán con las nuevas voces de la poesía actual, como Joaquín
Pérez Azaustre, Javier Vela, Mercedes Cebrián, Carmen Camacho, Patricia Benito,
Irege G Punto y Luis Ramiro. Más información en poemad.com.