Está en la página 1de 3

desde Importancia de los Medios de Transporte

Los medios de transporte tienen una relevancia extraordinaria en la sociedad porque permiten la
circulación de bienes y de personas, logrando una integración social que favorece el desarrollo. Es
por esta circunstancia que con el paso el tiempo siempre veremos una mejora en la eficiencia de los
medios de transporte, con servicios mejorados y una utilización de recursos menor. En este sentido,
existe en la actualidad un verdadero interés en lograr que los medios de transporte utilicen menor
energía o formas alternativas de la misma, circunstancia en parte relacionada con los problemas
que pueden existir en el futuro en lo que respecta a provisión de petróleo.

En el pasado remoto, los medios de transporte terrestres estaban condicionados al uso de


animales. Así, era común que los mismos fuesen utilizados para empujar carros o directamente
siendo montados por jinetes. En cuanto a los medios de transporte por medios acuáticos, los
mismos eran impulsados por el viento o mediante la actividad humana, mediante el proceso de
remar. No existieron en estos primeros momentos muchas más variantes en lo que respecta a este
tema, circunstancia que debió esperar casi dos milenios para cambiar abruptamente. En efecto, el
desarrollo de la máquina de vapor y del motor de combustión significó el desarrollo de nuevas
formas de transporte, formas que revolucionaron a la sociedad y significaron un corte abrupto con
respecto al pasado. Así, en la revolución industrial se agregó el ferrocarril y el automóvil como
forma de transportar personas y bienes; los mismos significaron una baja en los costos de este tipo
de servicios.

Un medio de transporte que sin lugar a dudas cambio en gran medida la manera en que la sociedad
se relaciona es el avión. En efecto, el mismo permitió el transporte de pasajeros de un extremo al
otro del mundo con un costo en tiempo realmente bajo. El avión fue perfeccionado sus
características con el paso del tiempo, logrando transportar cada vez más personas, haciendo que
visitar continentes distantes sea de fácil implementación.

Hoy en día, el desafío se enfoca en lograr bajar más y más los costos de los medios de transporte.
En este sentido, la energía es un tema central y se han realizado muchas experiencias para alcanzar
nuevas formas de proporcionarla. Todavía el tema está en pañales, pero es esperable que existan
novedades en el futuro porque los intereses al respecto están muy extendidos. No obstante, puede
decirse que a pesar de esta búsqueda, paralelamente los motores de combustión han logrado
alcanzar una eficiencia mucho mayor, evitando en gran medida el despilfarro de combustible.
Hablar de transporte en logística es hablar del movimiento de carga en
todas sus formas conocidas: aérea, marítima y terrestre, mediante las
cuales se trasladan insumos, materias primas y productos terminados de un
punto a otro según una planificación de la demanda.

Si se analizan estas tres formas de traslado de productos se puede


determinar que el transporte aéreo se realiza mediante aviones cargueros
o comerciales, el transporte marítimo se ejecuta mediante barcos
cargueros, tanto para carga suelta (break bult) o contenedores, y el
transporte terrestre mediante trenes cargueros y camiones de todo tipo y
tamaño. Todas las formas anteriores constituyen los movimientos de la
cadena de abastecimiento logística.

La utilización de los distintos tipos de transporte dependerá, sin lugar a


dudas, de tres variables fundamentales: las distancia entre el origen y el
destino, la oferta de transporte y el destino final del transporte.

En el primero caso, la distancia entre el origen y el destino, es clave porque


define el tipo de nivel de servicio deseado y la elección de la forma de
transporte. Esto debido a que no es lo mismo que la distancia sea de 100
kilómetros en carretera (donde la decisión sería sin duda un camión) o
tener que despachar productos Chile a Estados Unidos, donde podría
optarse por las modalidades marítima o aérea; la realidad más probable es
que sea bimodal, es decir, que sume un segundo tipo de transporte
terrestre, ya sea ferroviario o carretero, para llegar al destino final.