Está en la página 1de 161

HISTORIA MEDIEVAL

[Escriba el subtítulo del documento]

[Escriba aquí una descripción breve del documento. Normalmente, una descripción breve es un
resumen corto del contenido del documento. Escriba aquí una descripción breve del documento.
Normalmente, una descripción breve es un resumen corto del contenido del documento.]
INDICE GENERAL:

Introducción. El Medioevo: problemática historiográfica……………………………….…pag. 9


El Medioevo: origen del concepto y periodizaciones…………………………………………………pag. 9

Representaciones historiográficas…………………………………………………………………………….pag. 9

La leyenda de los “dark ages”…………………………………………………………………………………pag. 10

Fuentes e historiografía para el estudio medieval………………………………………………….pag. 10

Grandes problemáticas de la historia medieval……………………………………………………...pag. 12

EJE NUMERO I. La preeminencia de las civilizaciones orientales (S. III-VII): la


antigüedad tardía o temprana edad
media……………………………………………………………………………………………………………………...pag. 13

EJE NÚMERO I-1. Germanismo versus Romanismo……..………………………………..pag. 13


El imperio después de la crisis del Siglo III…………………………………..……………………….…pag. 13

Transformaciones político-económicos-sociales……………………………..……………………...pag. 15

Las nuevas estructuras………………………………………………………………………….….………….…pag. 16

“el dominado y las estructuras absolutistas”…………………………………………..………..……pag. 16

“el poder absoluto y la concepción totalitaria”……………………………………………….………pag. 17

Difusión y oficialización del cristianismo…………………………………………………………………pag. 17

“roma y el cristianismo”………………………………………………………………………………………….pag. 17

1)-“el cristianismo, religión ilícita”……………………………………………………………………….…pag. 17

2)”el cristianismo, religión licita”………………………………………………………………….…………pag. 17

3)”Imperium Romano Cristianum”……………………………………………………………………….…pag. 19

“cristianismo y paganismo”…………………………………………………………………………………….pag. 19

Arrianismo…………………………………………………………………………………………………………..pag. 20

Nestorianismo……………………………………………………………………………………………….…… pag. 20

Página 1
Monofisismo……………………………………………………………………………………………………… ……………pag. 20

La iglesia: nuevo factor de poder…………………………………………………………………………….pag. 22

Los germanos…………………………………………………………………………………………………………..pag. 22

Migraciones y penetración en el occidente imperial……………………………………………….pag. 23

Grupos e instituciones……………………………………………………………………………………………..pag. 24

Pueblos Asiáticos…………………………………………………………………………………………………….pag. 24

Alanos……………………………………………………………………………………………………………………..pag. 24

Pueblos germanos…………………………………………………………………………………………………..pag. 25

Cambios, permanencias y nuevas realidades………………………………………………………….pag. 25

Los reinos germánicos……………………………………………………………………………………………..pag. 26

Pueblos Germánicos…………………………………………………………………………………………………………..pag. 27

Suevos………………………………………………………………………………………………………………………………..pag. 27

El Reino suevo…………………………………………………………………………………………………………………….pag. 28

Primera etapa (hasta 469)………………………………………………………………………………………pag. 29

Período oscuro (469-558)…………………………………………………………………………………………pag. 29

Etapa final (558-585) ……………………………………………………………………………………………………..pag. 29

Vándalos…………………………………………………………………………………………………………………………….pag. 30

Origen de los vándalos…………………………………………………………………………………………….pag. 31

La formación y apogeo del reino vándalo: el reinado de Genserico………………………..pag. 33

Genserico (428-477)..............................................................................................................pag. 34

Pueblo godo……………………………………………………………………………………………………………..pag.35

Contacto con el Imperio romano………………………………………………………………………………pag.36

Los reinos godos en el Imperio romano……………………………………………………………………pag.37

Pueblo visigodo………………………………………………………………………………………………………..pag.37

Página 2
Tervingios y greutungos…………………………………………………………………………………………..pag.38

Historia…………………………………………………………………………………………………………………….pag.39

Penetración en el Imperio romano…………………………………………………………………………..pag.39

El saqueo de Roma…………………………………………………………………………………………………..pag.41

Asentamiento en las Galias……………………………………………………………………………………..pag.41

Reino visigodo………………………………………………………………………………………………………….pag.42

Reino visigodo de Tolosa………………………………………………………………………………………….pag.42

Reino visigodo de Toledo………………………………………………………………………………………….pag.43

Pueblo ostrogodo……………………………………………………………………………………………………..pag.44

Tervingios y greutungos…………………………………………………………………………………………..pag.45

Historia…………………………………………………………………………………………………………………….pag.46

Orígenes de los ostrogodos………………………………………………………………………………………pag.46

El reino de Teodorico el Grande……………………………………………………………………………….pag.46

Características del Reino ostrogodo…………………………………………………………………………pag.47

La reconquista de Italia por los bizantinos……………………………………………………………….pag.48

La herencia de los godos en la Europa Occidental……………………………………………………pag.50

Cronología………………………………………………………………………………………………………………..pag.50

Reyes Greutungos………………………………………………………………………………………………….…pag.52

Ostrogodos……………………………………………………………………………………………………………….pag.52

Pueblo franco……………………………………………………………………………………………………………pag.53

Los francos en el Imperio romano…………………………………………………………………………….pag.55

Los merovingios……………………………………………………………………………………………………….pag.56

Clodoveo y la creación del reino de los francos………………………………………………………..pag.56

Pueblo burgundios……………………………………………………………………………………………………pag.58

Página 3
Primeras relaciones con los romanos………………………………………………….……………………pag.59

Pueblo alamán…………………………………………………………………………………………………………pag.61

Cronología………………………………………………………………………………………………………………..pag.61

Anglos………………………………………………………………………………………………………………………pag.62

Migración a Gran Bretaña……………………………………………………………………………………….pag.62

Conversión al cristianismo……………………………………………………………………………………….pag.62

Fusión de sajones y anglos……………………………………………………………………………………….pag.63

Organización social………………………………………………………………………………………………….pag.63

Pueblo sajón…………………………………………………………………………………………………………….pag.64

Hérulos……………………………………………………………………………………………………………………..pag.65

Alta Edad Media………………………………………………………………………………………………………pag.66

Rugios………………………………………………………………………………………………………………………pag.67

Reino de Noricum…………………………………………………………………………………………………….pag.67

Entrada en la Península Itálica………………………………………………………………………………..pag.68

Lombardos……………………………………………………………………………………………………………….pag.69

“Los vándalos en África”(429-534)…………………………………………………………………………..pag.69

Genserico (428-477)………………………………………………………………………………………………….pag.69

Hunerico (477-484)…………………………………………………………………………………………………..pag.70

Los ostrogodos en Italia (404-553)……………………………………………………………………………pag.70

El reino de los visigodos……………………………………………………………………………………………pag.72

EJE NÚMERO I-2.El imperio Romano de Oriente……………………………………………..pag.72


La supervivencia de Bizancio……………………………………………………………………………………pag.72

La vitalidad de Constantinopla durante un milenio…………………………………………………pag.73

Justiniano: expansión mediterránea………………………………………………………………………..pag.73

Página 4
Iglesia: querellas………………………………………………………………………………………………………pag.74

La querella iconoclasta…………………………………………………………………………………………….pag.74

Transformaciones…………………………………………………………………………………………………….pag.75

Peligros externos……………………………………………………………………………………………………..pag.76

Ataque musulmán……………………………………………………………………………………………………pag.76

Los eslavos y rusos frente a Bizancio………………………………………………………………………..pag.79

Cisma ortodoxo………………………………………………………………………..................................pag.80

Las cruzadas……………………………………………………………………………………………………………..pag.81

Usurpación latina…………………………………………………………………………………………………….pag.89

Decadencia de Bizancio (siglo XIII al XV)………………………………………………………………….pag.90

Los turcos y el sitio final……………………………………………………………………………………………pag.90

Prestigio cultural bizantino………………………………………………………………………………………pag.91

EJE NÚMERO I-3 El Islam……………………………………….………………………….pag.92


El despertar del cercano Oriente……………………………………………………………………………..pag.92

Arabia antes de Mahoma…………………………………………………………………………………………pag.92

El profeta Mahoma y la unificación de Arabia………..……………...................................pag.93

Expansión desde el desierto……………………………………………………………………………………..pag.94

Causas del éxito……………………………………………………………………………………………………….pag.95

Organización del imperio………………………………..……………………………………………………….pag.96

Dinastías Árabes y sus califas…………………………………………………………………………………..pag.97

1. Orígenes del Islam…………………………………………………………………………………………….pag.97

2. La Dinastía Omeya……………………………………………………………………………………………pag.100

3. El Califato de Bagdad………………………………………………………………………………………….pag.104

Los Omeyas…………………………………………………………………………………………………………….pag.106

Página 5
Los Abasidas………………………………………………………………………………………………………….pag.107

Los árabes en España……………………………………………………………..……………………………..pag.108

Fases de la conquista………………………………………….………………………………………………….pag.109

Conquista militar del sur de la península……………………………………...........................pag.109

Conquista del tercio meridional……………………………………………………………………………..pag.111

Conquista del centro peninsular…………………………………………………………………………….pag.112

Conquista del norte………………………………………………………………………………………………..pag.123

Capitulaciones de ciudades mediante pactos………………………………………………………..pag.114

Edad de oro islámica………………………………………………………………………………………………pag.115

Los mongoles………………………………………………………………………………………………………….pag.117

El Islam y los turcos otomanos……………………………………………………………………………….pag.118

Rasgos culturales del Islam…………………………………………………………………………………….pag.119

EJE NÚMERO I-4. El ascenso Franco……………………………………………………………..pag.119

El imperio Carolingio (siglo VII-IX)………………………………………………………………………….pag.119

El reino Franco: orígenes………………………………………………………………………………………..pag.120

Los Merovingios……………………………………………………………………………………………………..pag.121

Carlos Magno…………………………………………………………………………………………………………pag.122

Ideal imperial…..…………………………………………………………………………………………………….pag.123

Conquistas territoriales………………………………………………………………………………………….pag.123

Estructura estatal; sociedad y economía……………………………………………………………….pag.124

Renacimiento carolingio………………………………………………………………………………………..pag.126

El emperador y el papa…………………………………………………………………………………………..pag.127

División del imperio………………………………………………………………………………………………..pag.127

Página 6
EJE NÚMERO II. El Occidente y la formación del mundo europeo
(siglo IX-XV)………………………………………………………………..………..pag.128

EJE NÚMERO II-1. El Feudalismo…………………………………….….…pag.128


El Feudalismo: Antecedentes……………………………………………………………………………..…pag.128

Orígenes del Término……………………………………………………………………………………………..pag.129

Dualismo del termino…………………………………………………………………………………………….pag.129

El Asalto de Europa: Segunda Invasión………………………………………………………….………pag.130

Institucionalización del Sistema Feudal y Régimen Señorial………………………………….pag.131

“EL CONTRATO FEUDAL”…………………………………………………………………………………..……pag.132

“REGIMEN SEÑORIAL”………………………………………………………………………………………..….pag.132

Economía y Sociedad……………………………………………………………………………………………..pag.133

La Caballería…………………………………………………………………………………………………………..pag.133

EJE NÚMERO II-2………………………………………………………………………………………....pag.134


El renacimiento del siglo XI. Y Mediodía feudal…………………………………………………..…pag.134

Resurgimiento económico y recuperación demográfica…………………………………….….pag.134

Adelantos técnicos………………………………………………………………………………………………...pag.135

Ascensos de las repúblicas marineras…………………………………………………………………….pag.136

Las cruzadas: primer expansionismo colonial………………………………………………………..pag.136

EJE NÚMERO II-3. La civilización comunal……………………………………………………pag.138

Resurgimiento urbano (Siglo XII-XIV)…………………………………………………………………….pag.138

La ciudad medieval…………………………………………………………………………………………………pag.139

Nuevos contextos sociales………………………………………………………………………………………pag.140

La burguesía…………………………………………………………………………………………………………..pag.140

El común…………………………………………………………………………………………………………………pag.141
Página 7
Transformaciones económicas: el comercio, las hansas, gildas y ferias……………….pag.142

“EL COMERCIO”…………………………………………………………………………………………………pag.142

“LAS HANSAS”……………………………………………………………………………………………………pag.142

“HANSAS TEUTONICAS”……………………………………………………………………………………..pag.142

“LAS FERIAS”…………………………………………………………………………………………………………..pag.142

Formación del complejo atlántico………………………………………………………………………….pag.143

El trabajo y los gremios………………………………………………………………………………………….pag.143

Proyecciones Culturales………………………………………………………………………………………….pag.144

La universidad………………………………………………………………………………………………………..pag.144

EJE NÚMERO II-4………………………………………………………………………………………….pag.145


Los tiempos difíciles (siglo XIV y XV)…………………………………………………………………….pag.145

La gran depresión del siglo XIV: orígenes……………………………………………………………..pag.145

Las calamidades…………………………………………….……………………………………………………..pag.146

Disturbios sociales…………………………………………………………………………………………………pag.146

La guerra y la política……………………………………………………….…………………………………..pag.146

Hacia la formación del Estado Nacional…………………………………..……………………………pag.152

El fin justifica los medios………………………………………………………………………………………..pag.154

Las nuevas mentalidades: en busca de la modernidad………………………………………….pag.155

La contrarreforma católica…………………………………………………………………………………….pag.159

Página 8
Introducción. El Medioevo: problemática historiográfica.
El Medioevo: origen del concepto y periodizaciones.

En la actualidad, estamos lejos de identificar como antaño se hacia el Medievo como los
siglos oscuros, o dark ages. Esa identificación surgió como es sabido, entre los siglos XIV y
XV; que encontramos a:

*-Petrarca (n. 1304 Arezzo, Italia- m.1374 Padua, Italia): era un escritor humanista que
intento armonizar el legado grecolatino con las ideas del cristianismo, aunque identifico el
Medioevo como los “Siglos Oscuros”, como algo envueltos en tinieblas, un periodo de
crisis y de oscuridad.

*-Leonardo Bruni (n. 1369 Arezzo, Italia- m. 1444 Florencia, Italia): historiador y político
humanista, destacado por adaptar un método de historiador científico: con la
confrontación de documentos y alejamiento de una concepción “Medius Tempus”, para
definir el periodo transcurrido entre la destrucción de Florencia y su reconstrucción.

*-Celarius o Cristokal keller (n. 1638- m. 1707 Alemania): defendió en el siglo XVII el
término acuñado por Bruni, e introdujo la división clásica de las edades de la historia:
antigua, media y moderna.

*-Hornius o George Horn (n. 1620- m. 1670 Alemania): utiliza el término “imperio et
regna medii eivi” para ubicar al periodo comprendido entre la caída del imperio romano
de occidente (476), y la del imperio romano de oriente (1453) situándolo entre la historia
antigua y la historia Nova. En 1688 publica “historia Medii Aevi”, subdivisión de historia
antigua, Medievo y edad moderna.

*-Eugenio Garín (n. 1909- m. 2004 Florencia, Italia): estudioso del renacimiento, capta la
imagen del Medievo como “la imagen de un periodo de crisis y de oscuridad, de noche
después de la luz, esto relaciona, sin duda y encuentra en sus raíces, en la visión de
periodo de edades, de ritmos de civilización recurrentes, de mutaciones y
transmigraciones de imperios.

Representaciones historiográficas.

Saitta identifica las conceptualizaciones y las imágenes del Medioevo a partir de dos
momentos característicos de la historiografía sobre el Medioevo, una corriente
fuertemente negativa, representada por la ilustración aunque con precursores entre los
historiadores y los controversistas protestantes y católicos, acorde todos al menos en
juicio negativo sobre los barbaros, estructura de sostén del periodo. Por otro lado está la
corriente positiva representada por el romanticismo. Con el llegaría a su máxima
Página 9
expresión una línea interpretativa y reconstructiva de la cultura germana, trajeron en
efecto no las artes, sino naturaleza, no ciencias, sino sano sentido nórdico, costumbres no
refinadas, sino fuertes y buenas, aunque salvajes.

La leyenda de los “dark ages”.

En la historiografía europea, la palabra años oscuros se refiere al periodo que incluye


(aproximadamente) del 476 al año 1000.

Este concepto de un tiempo de oscuridad fue creado en el siglo XIV por


el erudito italiano Francesco Petrarca, y estaba pensado originalmente como una crítica a
la falta de carácter de la última literatura latina. Los historiadores posteriores expandieron
el término para referirse al período de transición entre la antigüedad romana clásica y
la Alta Edad Media, para describir un período caracterizado no sólo por la falta de
literatura en latín, sino también la falta de historia escrita contemporánea, la decadencia
demográfica general, y la limitada actividad constructiva y cultural (que se pone de
manifiesto, por ejemplo, en el empobrecimiento de la tecnología, como se ve en el caso
de la cerámica). Posteriormente, la cultura popular ha usado el término para describir
la Edad Media como un tiempo de atraso, extendiendo su uso peyorativo y ampliando su
alcance.

Los hallazgos de la arqueología y de otras disciplinas académicas en el siglo XX han


proyectado mucha luz nueva sobre este período, y nos han ofrecido una comprensión más
matizada de sus aspectos positivos. Han aparecido otros términos para ubicar
temporalmente este período: Última Antigüedad, Primera Edad Media, y Grandes
Migraciones, dependiendo de sobre qué elementos culturales se ponga el énfasis.

Cuando en el siglo XIX comenzó el estudio académico moderno de la Edad Media, el


término "Años oscuros" se quedó al principio, con todas sus connotaciones críticas. Hoy,
sin embargo, los historiadores usan el término "Años oscuros" en sentido neutro, es decir,
para expresar la idea de que los acontecimientos del período a menudo nos parezcan
"oscuros" sólo en términos comparativos con otras épocas.

Fuentes e historiografía para el estudio medieval.

Consideraremos fuentes históricas todos aquellos instrumentos, escritos, objetos, restos y


testimonios directos o indirectos que utilizamos para conocer los tiempos pasados y
escribir su historia (Riu. Textos comentados de época medieval). Para llevar a cabo un
buen entendimiento de la información que nos aportan las fuentes históricas debemos de
tener en cuenta el momento histórico y el ámbito geográfico donde nos encontremos.
Para el período de la Edad Media, el tratamiento de las fuentes nos acarrea grandes

Página 10
problemas y dificultades a la hora de establecer una clasificación o tipología. La primera
gran dificultad es la distinta distribución. Para Europa occidental toma vital importancia el
tema de los documentos de archivo considerados el elemento fundamental para la
reconstrucción histórica, mientras que en el islámico son poco significativos y en las
regiones de Asia y África son prácticamente inexistentes, por ello serán imprescindibles
los datos facilitados por el registro arqueológico. En el espacio europeo occidental,
podríamos hacer un acercamiento a las fuentes partiendo de la división cronológica de la
Edad Media y llegaríamos a la conclusión de que una de las grandes características de los
siglos alto medievales es la penuria y laconismo de las fuentes escritas, haciéndose
indispensables las fuentes no escritas. Estas penurias se ven progresivamente disminuidas
con el aumento y diversificación de las fuentes a partir del siglo XII. Otra característica es
la excesiva unilateralidad en su procedencia, hasta la baja Edad Media, los textos tienen
origen clerical. Esto obliga al historiador a actuar con prudencia a la hora de valorar unos
testimonios totalmente parciales ya que sus autores medían la importancia de los sucesos
en función del significado para la Iglesia. Es decir, los tópicos aceptados sobre el hombre
medieval, derivan de esta unilateralidad, pudiendo ser fácilmente cuestionadas cuando se
amplían las fuentes manejadas a otras que no se vinculan con la ideología dominante. El
medievalista debe utilizar el mayor número de fuentes y de variedad de procedencia ya
que así es el único recurso corrector para paliar las dificultades que presentan las fuentes
medievales. Con esta problemática, queda claro que una clasificación de fuentes
medievales debe estar regida por criterios de flexibilidad con objetivos indicativos y
didácticos. Ruiz de la Peña divide las fuentes medievales en dos grandes grupos: las
fuentes escritas y las no escritas. A continuación se muestra una tabla explicativa de las
fuentes medievales.

A. Fuentes escritas.
 Fuentes Narrativas.
• Géneros mayores o Historia (a partir de la tradición grecolatina y autores
cristianos) o Anales (nacidos en los primeros siglos del Medievo) o Crónicas
(género historiográfico más extendido en la época). o Historia de los nuevos
pueblos.
• Géneros menores o Gestas (Gesta Roderici Campidocti, sobre El Cid). o
Genealogías. o Biografías. o Autobiografías. 3 o Correspondencia privada.
• Fuentes hagiográficas (Vidas de santos) Fuentes literarias en el sentido
estricto.
• El conjunto de los géneros literarios medievales.
• Obras técnicas.
• Obras de orientación didáctico-doctrinal y escritos de tipo polémico.
• Literatura catequética.

Página 11
• Inventarios de bibliotecas.
 Documentos de archivos.
• Documentos cifrados y susceptibles de tratamiento estadístico.
• Textos legislativos y normativos.
• Documentos judiciales.
• Manuscritos musicales.
B. Fuentes no escritas.
 Fuentes monumentales.
• Arquitectura
• Artes figurativas.
• Artes industriales.
 Dominio de las ciencias auxiliares (heráldica, sigilografía, numismática, etc.).
 Paisaje y naturaleza.
• Fotografía aérea.
• Palinología, dendrocronología.
• Geografía, Climatología

Grandes problemáticas de la historia medieval.

La polémica está dada por los límites entre la Antigüedad y la edad media es, en el fondo,
tan antigua como la misma ciencia histórica. Tres opiniones se impusieron al respecto en
el siglo XIX: la primera fechaba el comienzo de la edad media en el 324, año en que
Constantino, primer emperador cristiano, se deshacía de sus rivales; la segunda, en 395,
fecha de la partición del Imperio; la tercera, en el 476, coincidiendo con el fin del imperio
romano de Occidente. Tales fechas aisladas no pueden significar censura alguna en el
proceso histórico. No existe ninguna frontera temporal en un punto dado, sino “amplias
zonas de graduales transformaciones”. Tal zona fronteriza se sitúa hoy en torno al año
600, coincidiendo la época que va desde Diocleciano a Constantino hasta tal fecha como
un periodo propio de la Antigüedad tardía. De hecho, a finales del siglo VI y principios del
VII, se produce una serie de acontecimientos que parecen caracterizar este espacio de
tiempo como zona fronteriza entre dos épocas: la creación por los lombardos de la última
formación estatal germana sobre suelo imperial (568); el papado de Gregorio el Grande
(590-604), la aparición eslava y avalos en los Balcanes. Además diferentes autores tales
como Saitta, Le Goff y Maier tratan la polémica de la dimensión espacial que comprende
el periodo de la edad media. Según Armando Saitta lo define entre la caída del imperio
romano de occidente en el 476 y la caída del imperio romano de oriente en 1453. Para Le
Goff la edad media comprende el periodo entre la caída del imperio romano de occidente
en 476 y el descubrimiento de América en 1492. Para el historiador Franz Maier, el

Página 12
periodo que comprende la edad media es una frontera poco claro, y de transición entre
los siglos VIII y XV.

EJE NUMERO I.
La preeminencia de las civilizaciones orientales (S. III-VII): la antigüedad tardía o
temprana edad media.

EJE NÚMERO I-1 Germanismo versus Romanismo.


El imperio después de la crisis del Siglo III.

Durante el periodo de anarquía del siglo III, comprendido entre la muerte del emperador Severo
Alejandro en el 235, y el accenso al trono de Diocleciano en el 284. Este es un periodo de profunda
crisis política, económica y social en el interior del imperio. Tanto en Italia como en las provincias
irán surgiendo poderes efímeros sin fundamento legal. De este periodo se han diferenciado dos
subperíodo: el primero es el de la “anarquía militar (235-268) en el que se produce una ausencia
casi constante de una autoridad central duradera y durante el cual los soldados de los ejércitos
fronterizos y de los limites imperiales, designas y eliminan emperadores a su voluntad. Varias
provincias de occidente y oriente se escinden para formar el imperio Galo (España, Galia, Britania),
y el reino de Palmira (Siria, Palestina, Egipto) respectivamente.

El segundo periodo es el de “los emperadores Ilirios” (268-280), tras los años anteriores de
anarquía militar diferentes emperadores de origen Ilirico y Danubiano lograron reunificar el
imperio y sentar las bases para restablecer la situación.

Los problemas empezaron en el año 235, cuando el emperador Alejandro Severo fue asesinado
por sus soldados a la edad de 27 años después de que las legiones romanas fueran derrotadas en
la campaña contra la Persia sasánida. Mientras un general tras otro peleaban por el control del
imperio tras la muerte de Alejandro Severo, las fronteras fueron descuidadas y sujetas a
frecuentes incursiones por parte de godos, vándalos y alamanes por el norte, así como de
los sasánidas en el este.

Finalmente, en el año 258, los ataques fueron internos, cuando el imperio se dividió en tres
estados separados que competían entre sí. Las provincias romanas de Galia, Britania e Hispania,
por inspiración de sus guarniciones militares, se separaron para formar el efímero Imperio galo, y
dos años más tarde, en el año 260, las provincias orientales de Siria, Palestina y Egipto se
independizaron tomando el nombre de Imperio de Palmira, con respaldo sasánida, dejando en el
centro al Imperio romano propiamente dicho que estaba basado en Italia, los Balcanes, Asia
Menor y las provincias leales del norte de África.

Página 13
Una invasión por una gran hueste de godos fue derrotada en la batalla de Naissus en 268. Esta
victoria fue significativa como punto de inflexión de la crisis, cuando una serie de enérgicos y
duros emperadores-soldados tomaron el poder. Las victorias del emperador Claudio II el
Gótico durante los dos años siguientes hicieron retroceder a los alamanes y recuperaron
Hispania del Imperio galo. Cuando Claudio murió en el año 270 de la peste, el prestigioso
general Aureliano, que había comandado la caballería en la batalla de Naissus, le sucedió como
emperador y continuó la restauración del Imperio. Aureliano condujo al imperio durante el peor
periodo de la crisis, ocurrido durante su reinado (270-275) derrotando, sucesivamente,
a vándalos, visigodos, palmirenos (véase Zenobia), persas y después a lo que quedaba
del Imperio galo. Al final del año 274 el Imperio romano fue reunificado del todo, y las tropas
fronterizas volvieron a sus puestos. Más de un siglo transcurriría antes de que Roma perdiera otra
vez el control sobre las amenazas externas.

Sin embargo, docenas de ciudades antiguamente prósperas, especialmente en el oeste


del imperio, resultaron arruinadas tras las guerras, sus poblaciones se dispersaron, y debido al
colapso del sistema económico la mayoría no pudieron ser reconstruidas. Las otras principales
ciudades, incluyendo la propia Roma, se encontraron rodeadas de gruesos muros defensivos que
no habían necesitado durante muchos siglos.

Finalmente, aunque Aureliano había desempeñado un papel significativo en la restauración de las


fronteras del imperio y su protección contra amenazas externas, persistían los problemas
fundamentales que habían causado la crisis inicialmente. En particular, el derecho de sucesión
nunca había sido definido claramente en el Imperio romano y se había permitido legalmente una
gran flexibilidad para que los emperadores pudieran adoptar personas adultas que heredarían
supuestamente su poder, lo que condujo a continuas guerras civiles al proponer distintas
facciones sus candidatos favoritos a emperador. Otro problema era el tamaño inmenso del
imperio, que dificultaba el que un solo gobernante autocrático afrontara con efectividad
múltiples amenazas simultáneas si es que carecía de una burocracia ágil y eficaz en cada
provincia. Todos estos problemas continuos fueron afrontados radicalmente por el
emperador Diocleciano a inicios del siglo IV, fueron las reformas de Diocleciano las que
permitieron al imperio sobrevivir durante más de cien años en el oeste (aunque sin recobrar su
antiguo esplendor), y más de mil en el este.

La población libre de las ciudades, mientras tanto, empezó a desplazarse a zonas rurales en
búsqueda de comida y protección debido a que el aumento de precios hacía cada vez más difícil
obtener alimentos en las urbes para quienes no fuesen comerciantes, burócratas o soldados.
Desesperados por la necesidad de sobrevivir, muchos de estos plebeyos de las ciudades, así como
muchos pequeños agricultores, se vieron forzados a renunciar a derechos básicos
de ciudadanía para recibir protección de los grandes aristócratas convertidos en terratenientes.
Los primeros se convirtieron en colonos. Sus puestos se hicieron hereditarios, por lo que quedaron
atados a la tierra. Esto formaría la base de la sociedad medieval feudal. Con el aumento de

Página 14
influencia del cristianismo, la esclavitud, desaparece casi por completo, solo se mantiene en zonas
marginadas, en las que todavía no había llegado la moral cristiana, ej: Escandinavia.

Incluso las propias ciudades empezaron a cambiar de carácter. Las grandes urbes abiertas de la
antigüedad dieron paso lentamente a las ciudades amuralladas más pequeñas, tan comunes en
la Edad Media, por temor a los ataques externos y ante la falta de tropas imperiales que
estuvieran dispuestas a guarnecerlas. Inclusive los antiguos comerciantes urbanos empezaron a
arruinarse si su ciudad no era sede de alguna gran autoridad imperial, en tanto ésta era casi la
única fuerza militar y económica capaz de asegurar la pervivencia del comercio. También
numerosos aristócratas romanos abandonaban las ciudades de provincias para refugiarse en sus
grandes propiedades rurales donde se hacían económicamente autosuficientes y podían mantener
una autoridad efectiva sobre masas de campesinos, creando el embrión de los señores feudales de
siglos posteriores.

Estos cambios no estuvieron restringidos al siglo tercero, sino que ocurrieron lentamente sobre
períodos muy largos, y se vieron puntualizados por reveses temporales. Sin embargo, a pesar de
las extensas reformas de emperadores posteriores, la red comercial romana nunca se recuperó
por completo, y la vida urbana entró en una larga fase de decadencia incluso en la misma
capital, Roma (en el siglo V sólo Bizancio conservaba el dinamismo de la típica gran urbe romana).
La disminución del comercio entre las provincias las condujo a una "insularidad" creciente entre
cada región del Imperio. Los grandes terratenientes, cuya autosuficiencia se había incrementado,
prestaban menos obediencia a la autoridad central de Roma y eran abiertamente hostiles hacia
sus recaudadores de impuestos, representantes de un Estado que en verdad no tenía fuerza para
proteger a dichos terratenientes ni para imponer su propia autoridad en las provincias.

La medida de riqueza en este periodo empezó a tener que ver menos con la autoridad civil basada
en las urbes y más con el control de grandes haciendas agrícolas. La población común perdió
poder político y económico con respecto a la aristocracia, y la antigua clase media disminuyó hasta
casi extinguirse en la mayoría de las urbes, en tanto el comercio y la industria que las sostenía no
pudo sostenerse por más tiempo (excepto en Bizancio). La crisis del siglo tercero marcó así el
comienzo de un largo proceso evolutivo que transformaría el mundo antiguo en el mundo
medieval.

Transformaciones político-económicos-sociales.

El impacto económico que sufrió el imperio fue el de una súper inflación, causada por
años de devaluación de la moneda. Esto habría empezado bajo los emperadores Serveros,
quienes aumentaron el tamaño del ejército en un cuarto y doblaron la paga base.

Página 15
Uno de los efectos más profundos y duraderos da la crisis del siglo III fue la disrupción de
la extrema red comerciales interna de Roma. La vasta red comercial del imperio fue
organizado sobre todo por acción de Diocleciano y Constantino.

Diocleciano estructuro el sistema de la tetrarquía, divino el imperio en una parte oriental,


que gobernó personalmente y otra a un occidental, que confió a Máximo. Esos dos
Augustos erigieron a un cesar cada uno, los cuales debían reemplazarlos en caso de
muerte o retiro. Esta solución no funciono en la práctica.

Para evitar el tradicional acoplamiento del poder militar Diocleciano puso al frente de los
ejércitos a “duces” (conductores) de extracción militar, sin nada que ver con el gobierno
civil de las provincias.

El ejército se estructuro en:

a)-guarniciones militares.

b)-un cuerpo móvil estratégico.

c)-la guardia palaciega.

En el plano económico se da el comienzo del intervencionismo estatal y de la fijación de


las clases sociales en el quehacer profesional.

Constantino, al establecer en Bizancio la seda del poder imperial y al disponer para su


muerte de un reparto dinástico del poder, contribuyo a la futura definitiva división del
imperio. Además acentúa el carácter oriental y deja de lado toda tradición romana como
la distribución de los altos cargos burocráticos entre la clase senatorial y ecuestre.

Las nuevas estructuras.

“el dominado y las estructuras absolutistas”: el dominado periodo conocido también


como bajo imperio, se halla caracterizado por:

a)-en lo político: por un régimen autocrático, absolutista, dinástico y de fundamentación


teocrática o carismática, y por una concepción totalitaria del estado.

b)-en la estructura imperial por una completa equipacion en el status de todas las
regiones del imperio, y por la división de este en dos o más partes gobernadas por
separado.

c)-en lo administrativo, por una mera separación entre una milicia civil-burocrática
cuidadosamente desarrollada y la milicia armada (el ejercito), de carácter profesional a
cuyos altos mandos tendrán acceso los barbaros.
Página 16
d)-en lo social, por una división en las clases sociales y por las concreciones de un sistema
de castas profesional obligatorias y hereditarias.

e)-en lo económico por un intervencionismo estatal y por una regresión a una economía
agraria y de autoabastecimiento.

f)-en lo político-social por una concreción del poder en los grandes señores latifundistas,
fenómenos que con la fragmentación política que significo la presencia barbará, vino a
construir uno de los precedentes de la feudalidad.

“el poder absoluto y la concepción totalitaria”: a la discrepasión que había ocupado el


princepo en la religión oficial, se habrían sobrepuesto las tendencias orientales y
hereditarias a acentuar el carácter carismático del poder. A la cabeza del imperio no se
hallo más un princepo, un primer ciudadano, sino un dominuo, un señor un personaje
sagrado, un dueño absoluto una encarnación del estado.

Cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial, subsistió el carácter sacro de todo


lo que rodeaba al emperador, este era un representante de dios en la tierra.

Aunque el emperador era la única fuente de la ley, no fue un régimen arbitrario, pues la
voluntad imperial se canalizaba a través de un ordenamiento jurídico, era jefe supremo
del ejército, era además juez supremo, nombraba a los magistrados y daba la investidura a
todos los funcionarios, en materia religiosa ejercía una función episcopal.

Difusión y oficialización del cristianismo.

El cristianismo es la religión de Cristo. Jesús nació en Belén, un pequeño poblado de Judea,


durante el principado de Octavio Augusto, y que murió durante el de Tiberio, sucesor del
anterior. En el año 63 Palestina- una de cuyas regiones es la Judea, quedo incorporada al
ámbito de los romanos. La Judea fue luego en el año 6 d.C. erigida en provincia romana y
gobernada por un procurador. Junto a este subsista el sanedrín, cuerpo colegial judío que
constituía una corte suprema de justicia. Jesús muere cuando regia el sistema gubernativo
descripto condenado por el sanedrín fue remitido al procurador poncio Pilatos, por cuanto
Roma se había reservado el derecho de decretar la pena capital.

“roma y el cristianismo”: se distinguen tres momentos.

1)-“el cristianismo, religión ilícita”: en el imperio romano durante el siglo III se vivía una
crisis enorme con guerras civiles, invasiones de pueblos barbaros, etc. y un pueblo que fue
dejando de creer que ser romano era un privilegio. En el marco de esa crisis también los
dioses fueron cayendo en desgracia, se fueron mezclando con ídolos orientales y otras
religiones de pueblos vecinos que en el marco de la total libertad de culto romana hacia

Página 17
crecer su influencia en el imperio. Una de ellas era el cristianismo que iba aumentando se
caudal de seguidores, pero no sin sufrir fuertes persecuciones, así como también edictos
que los obligaban a rendir culto a los dioses paganos. Pero el cristianismo no aceptaba
otro dios que no sea el suyo, por eso, no pudo agregarse a las religiones romanas.

En ese periodo la iglesia debió luchar contra dos obstáculos:

a)-desprecio, odio y desconfianza de grandes sectores de la sociedad. Este factor resultaba


de varias causas:

En primer lugar, cada pueblo tenía su propia religión. Los cristianos al no constituir una
entidad nacional, ya que provenían de varios países, carecían de una religión pública
nacional. En segundo lugar, quienes no habían asistido a la predicación del evangelio, lo
desconocían por completo. Esta falta de información fue cubierta por suposiciones que
atribuían a la doctrina vergonzosos actos. En tercer lugar, como en la eucaristía (misterio
fundamental de la iglesia), se comía el cuerpo y se bebía la sangre de Cristo se pensaba
que la incorporación celebraba sacrificios humanos. En cuarto lugar, la sencillez de vida de
los cristianos aparece como “ascetismo”, incomprensible en el mundo altamente
materialista. Y en quinto lugar, con su cuerpo dirigente esclarecido, aparecen como un
estado en pleno desarrollo dentro de otro estado, y esto alarmaba a las autoridades del
imperio.

b)-exigencia del culto oficial, particularmente del culto al emperador:

El cristianismo insertado en un mundo politeísta, era un monoteísmo intransigente, por


ellos, no podía participar de otros cultos sin desnaturalizarse. Para los paganos y
autoridades, la negativa de los cristianos de celebrar las cultos oficiales configuraba una
deslealtad para las instituciones. Y cuando la crisis sobre todo la peste, catástrofes o
calamidades fueron atribuidas a la indignación de los dioses patrios, ofendidos porque se
permitía que los cristianos se abstuvieran de rendirles culto.

Una primera persecución se dio tras el incendio de Roma en el año 64 d.C. el emperador
Nerón culpo a los cristianos y muchos de estos perecieron en los juegos del circo como
antorchas.

Una segunda persecución se da bajo el emperador Domiciano, en este primer siglo hay
clima de hostilidad, pero como legislación anticristiana. Durante el siglo II la situación no
cambia mucho el emperador Trajano señala reglas de procedimiento, tales como:

a)- los cristianos y convictos deben ser castigados.

b)-el acusado que se retracta debe ser absuelto.

Página 18
c)-los cristianos no deben ser buscados por las autoridades.

c)-los cristianos deben ser buscados por las autoridades.

d)-las denuncias anónimas deben ser desestimadas.

Bajo el emperador Marco Aurelio se registran casos de martirio, al igual que con su hijo
Cómodo.

A principios del siglo III comienza la legislación anticristiana a principios del siglo IV tiene
lugar la ultima persecución general de la iglesia, es la más intensa, prolongada y
sangrienta.

El emperador Diocleciano, entre los años 303 y 304, produce una serie de edictos,
tipificando los delitos y las penas entre las cuales figuraba la deportación de las iglesias.

En el año 311 Galerio, sucesor de Diocleciano, publica el primer edicto de tolerancia


parcial para el cristianismo.

Muerto Galerio, la persecución se realiza fugazmente hasta que en el 313, Constantino el


Grande dicta el “edicto de Milán”, que asegura la tolerancia general para todos los cultos.

2)”el cristianismo, religión licita”: este segundo periodo de relaciones entre la iglesia y el
imperio, se extiende desde el edicto de Milán (313) hasta los edictos de Teodosio el
grande que reconocen oficialmente la ortodoxia de la iglesia católica y condenan todas las
otras formas de culto.

“tolerancia religiosa general y preferencia por la iglesia”: en el año 313 Constantino el


grande y Licino se reunieron en Milán, allí, el cristianismo es reconocido oficialmente
como bienes confiscados a las iglesias. El palacio de letras en Roma, fue cedido al obispo
de la ciudad, dio donaciones para la construcción de iglesias. Luego del breve periodo de
Juliano el apostata (361-363) que restaurara el paganismo y persiguiera a los cristianos, el
cristianismo se verá aun más fortalecido que antes.

3)”Imperium Romano Cristianum”: este es el último periodo en el cual el cristianismo se


constituye en religión oficial y exclusiva del imperio, se extiende desde el 392 (edicto de
Teodosio el grande) hasta la destitución del último emperador de occidente (476).
Teodosio el grande es el fundador del imperio romano cristiano y a partir de aquí se
declara religión oficial del imperio.

“cristianismo y paganismo”: a la época de los edictos de Teodosio la población era


predominantemente cristiana. Al ascenso triunfal del cristianismo corresponde el
descenso fatal del paganismo, sin embargo, la iglesia tuvo que luchar con las herejías,

Página 19
algunas de las cuales tuvieron gran repercusión como el arrianismo, el nestorianismo y el
monofisismo.

Arrianismo: El arrianismo es una creencia no trinitaria. Afirma que Jesucristo fue creado
por Dios Padre y está subordinado a él. Las enseñanzas arrianas fueron atribuidas
a Arrio (c. 250-335 d. C.), un presbítero en Alejandría, Egipto. Las enseñanzas están
opuestas a las principales enseñanzas católico-romanas sobre la naturaleza de la Santa
Trinidad y de la naturaleza de Cristo. La cristología arriana dice que el Hijo de Dios no
existió siempre, sino que fue creado por Dios Padre.

Nestorianismo: El nestorianismo o difisismo (del griego δύς, dys, 'dos', y φύσις, physis,
'naturaleza') es una doctrina religiosa dentro del cristianismo que considera
a Cristo radicalmente separado en dos naturalezas, una humana y una divina, completas
ambas de modo tal que conforman dos entes independientes, dos personas unidas en
Cristo, que es Dios y hombre al mismo tiempo, pero formado de dos personas (prosopōn)
distintas. Enmarcado dentro de las disputas cristológicas que sacudieron al cristianismo en
los siglos III, IV y V, el nestorianismo fue propuesto por el monje Nestorio, oriundo
de Alejandría, una vez nombrado obispo de Constantinopla. Esto le llevó a enfrentarse
con Cirilo de Alejandría, obispo de dicha ciudad, que defendía la tesis de la unicidad entre
la persona humana y la divina de Cristo. Principalmente Nestorio sostenía que Cristo era
un hombre en el que había ido a habitar Dios, escindiendo la persona divina de la persona
humana.

Monofisismo: El eutiquianismo o monofisismo (del griego μόνος, monos, «uno», y


φύσις, physis, «naturaleza») es una doctrina teológica que sostiene que en Jesús sólo está
presente la naturaleza divina, pero no la humana.
El dogma definido en Calcedonia y mantenido por la Iglesia ortodoxa y la Iglesia
católica sostiene que en Cristo existen dos naturalezas, la divina y la humana «sin
separación» y «sin confusión», según el símbolo niceno-constantinopolitano. Sin embargo,
el monofisismo mantiene que en Cristo existen las dos naturalezas, «sin separación» pero
«confundidas», de forma que la naturaleza humana se pierde, absorbida, en la divina.
El monofisismo tiene su origen en las disputas cristológicas que tuvieron lugar en Oriente
durante el siglo IV, como consecuencia de la postura ortodoxa fijada en el Segundo
Concilio Ecuménico, celebrado en Constantinopla en 381 y que, para condenar
el arrianismo, mantenía la igualdad de esencia entre el Padre y el Hijo.
Posteriormente, Nestorio, como Patriarca de Constantinopla, y la escuela teológica
de Antioquía, defienden que en Jesucristo existen dos personas, la divina y la humana, las
cuales están totalmente separadas (nestorianismo). Esto sería refutado en el Concilio de
Éfeso del año 431.
Frente a esta postura se alzan Cirilo de Alejandría, como Patriarca de Alejandría y la
escuela filosófica de dicha sede patriarcal, los cuales afirman que Jesucristo es una

Página 20
persona en la cual existen dos naturalezas, la divina y la humana, las cuales no están
separadas.
La disputa, que no es sólo religiosa, sino también política, al estar detrás de ella la
supremacía patriarcal de Constantinopla o de Alejandría, obliga al papa Celestino I a
convocar un sínodo que se celebra en Roma en 430 y que condena las tesis de Nestorio
aprobando las de Cirilo, que sostiene que en Jesucristo no hay dos personas sino solo una
en la que sus dos naturalezas no están separadas.
Ante la condena, Nestorio convence al emperador Teodosio II para que convoque un
concilio que ponga fin a la discrepancia entre los nestorianos y los cirilistas.
Dicho concilio se celebra en Éfeso, Anatolia, en 431 y constituye el Tercer Concilio
Ecuménico en cuya primera sesión, aprovechando la ausencia de Nestorio y de sus
representantes, Cirilo consigue la aprobación de un decreto en el que se condenan las
tesis nestorianas y consigue la excomunión del patriarca constantinopolitano.
Cuando los nestorianos llegan al concilio celebran una asamblea en la que condenan las
tesis cirilistas y excomulgan a su vez a Cirilo.
Ante esta situación el emperador Teodosio II opta por encarcelar y declarar depuestos a
Cirilo y Nestorio, aunque posteriormente, es persuadido por los legados papales para que
aceptara las tesis de Cirilo y liberara a los dos patriarcas, volviendo Cirilo a Alejandría y
retirándose Nestorio a un monasterio de Antioquía.
Con este concilio no se llegó sin embargo a una solución, ya que el problema seguiría
existiendo y tendría una nueva activación cuando, tras la muerte de Cirilo, el abad
alejandrino Eutiques (378–454) lleva al extremo las ideas de aquél al afirmar además que,
después de la Encarnación, la humanidad de Cristo es en esencia distinta a la nuestra
(Monofisismo).
Esta nueva postura obliga a la celebración, en 449, de un nuevo concilio en Éfeso
presidido por Dióscoro, sucesor de Cirilo, quien, negándose a admitir a los legados del
papa León I y a los teólogos antioquenos más importantes, logra que se reconozca el
monofisismo como la doctrina oficial de la Iglesia.
El papa León no reconoció el resultado de dicho concilio, al que se referirá no
como concilium sino como latrocinium (Latrocinio de Éfeso), y convocará con el apoyo de
la emperatriz Pulqueria y su marido Marciano el Cuarto Concilio Ecuménico que celebrado
en Calcedonia en 451, depondrá a Dióscoro, condenará como herética la doctrina
monofisita y establecerá los cuatro adjetivos que establecen la ortodoxia tanto frente a
los herejes monofisitas: inconfuse e inmutabiliter, como a los herejes
nestorianos: indivise e inseparabiliter.
Sin embargo, la condena no fue aceptada por las congregaciones egipcias, por lo que
el Patriarca de Alejandría Timoteo Eluro en el 457 rechazó el concilio y excomulgó al Papa
y al resto de los Patriarcas dando origen a la Iglesia copta.
Los enviados armenios, que llegaron tarde al Concilio, tampoco aceptaron la condena
surgiendo la Iglesia apostólica armenia.

Página 21
Algunas comunidades en Siria también estaban contra Calcedonia, por lo que
posteriormente durante la época de Justiniano estas comunidades fueron organizadas y
lideradas por Jacobo Baradeo de Edesa, amigo de la emperatriz Teodora, fundando
la Iglesia Jacobita (también llamada Siriaca).
La Iglesia ortodoxa malankara que forma parte de la Iglesia Jacobita, junto a la Iglesia
copta etíope y la Iglesia copta eritrea que pertenecen a la Iglesia copta también siguen
doctrinas monofisitas.

La iglesia: nuevo factor de poder.

Desde la muerte de Teodosio el Grande (395) el imperio romano cristiano queda dividido
en 2 sectores, “Oriente y Occidente”, con organizaciones administrtivas y ejércitos
propios y con cortes imperiales independientes.

En el año 410 Roma es tomada por los Visigodos, sin embargo las iglesias fueron
respetadas, ya que los Visigodos habían sido convertidos al arrianismo, pero sobre todo
eran cristianos.

Los germanos.

Son un grupo de pueblos que conquistaron la mayor parte del oeste y del centro de
Europa en el siglo V después de Cristo, contribuyendo al fin del imperio romano de
occidente. Hacia el siglo III antes de Cristo, los pueblos germanos ya habían ocupado el
norte de Germania y el sur de Escandinavia desde donde procedían. Entre los años 235 y
Página 22
285, roma estuvo sumida en un periodo de caos y guerras civiles, esto debilito las
fronteras, y los germanos, en busca de nuevas tierras se desplazaron hasta la frontera
norte del imperio. Roma permitió el ingreso de los germanos bajo dos condiciones: debía
actuar como colonos y trabajar las tierras, además de ejercer como vigilantes de frontera.
Sin embargo la paz se acabo cuando Atila rey de los unos, comenzó a hostigar a los
germanos que invadieron el imperio pero esta vez los germanos se encontraron
sistemáticamente a un saqueo general del imperio y respetaron solamente te la autoridad
de su jefe.
Migraciones y penetración en el occidente imperial.

Como habitad primitivo de los pueblos germánicos podemos señalar a los países
escandinavos: Dinamarca, Suecia y Noruega.

De este ámbito saldrán (en diversas momentos históricos), oleadas de pueblos hay grupos
como los cimbros y teutones, que se ponen en movimiento ya en el siglo II antes de Cristo.
En el siglo III después de Cristo, francos y alemanes invaden el imperio romano de
occidente.

En la actualidad se considera que las invasiones del siglo III fueron más importantes que
las del siglo V puesto que implicaron una serie de consecuencias graves, por ejemplo la
retracción de la mayoría de las ciudades dentro de murallas. Hay numerosas pueblos; los
grupos abandonan en el siglo III su forma tribal para adoptar el modo de federación de
tribus asentados fuera del limes, por ejemplo: los godos, los ostrogodos estaban ubicados
en la región que se extendía entre Crimea y los rio don y dniester. Los visigodos ocupan la
zona entre los ríos dnieser y Danubio.

Los jefes romanos se apoyaban en su lucha por el poder y en uno u otro de los pueblos
desde mucho tiempo atrás.

Los barbaros habían sido elementos fundamentales en la fortificación del poder: los
gobernantes romanos fortificaban sus posiciones políticas apoyándose en l fuerza
guerrera de algunos de esos pueblos.

La despoblación del campo del bajo imperio determinada por la huída de los colonos
presionados por las cargas fiscales, llevo a los emperadores ya desde el siglo III, a
establecer barbaros en esos ámbitos despoblados. También en el ejército romano por esa
época ya se contaba entre sus filas soldados mercenario de orígenes bávaros. Tales así, en
los últimos tiempo del imperio, los jefes del ejército romano que hubieron de enfrentarse
con la soledad barbará eran también ellos germánicos.

A esta penetración paulatina y pacifica se agregan ya a fin del siglo IV otra que es violenta.

Página 23
En el año 375 los barbaros asentados en la zona del mar negro se mostraban inquietos por
la llegada de los hunos que, empujándolos los obligaron a flanquear el Danubio y a
instalares en la orilla derecha del rio. Los primeros en penetrar fueron los visigodos (año
376). Estos firmaron un pacto de federación con roma, o foedus establecidos en Tracia, los
visigodos se rebelaron en el año 377, Alarico se jefe firmo un nuevo pacto en el año 392,
pero estos rompieron nuevamente la obligación y sitiaron Constantinopla en el 395. Se
movilizaron arrasando la península balcánica y llegaron hasta Atenas en el 397 Alarico fue
nombrado magister militum (jefe de tropa) del ilirycum (zona de la actual serbia).

Los ostrogodos de frigerno se desplazaron por la península balcánica firmando el foedus


con Roma solo a fines del 382. Los ostrogodos se sublevaron en oriente en el año 400. El el
401 Alarico con su pueblo atravesó los alpes julianos, luego marcho sobre Milan,
residencia del emperador Honorio, un tratado lo llevo a Dalmacia, al nordico. Mientras, en
el 405 los ostrogodos y otros elementos nórdicos cayeron sobre Italia. En el año 406 los
vándalos, alanos y suevos franquearon el Rin.

Los visigodos saquearon roma en el 410, luego se dirigieron al sur en su intento de pasar a
Sicilia. Alarico murió a fines de ese año sin cumplir se propósito. Pero los visigodos ahora
al mando de Ataulfo volvieron al norte instaladose en Galia, se apoderaron de Narbona,
Tolouse y Bordeaux en el 413.

Bajo el gobierno de Valia pactaron con Roma, se obligaron a limpiar de barbaron la


península ibérica con este pacto se creó el reino visigodo llamado Tolouse (Tolosa).

Después del foedus de Walia con Roma en el año 418, justo antes de su muerte, el pueblo
visigodo puede asentarse por fin como pueblo federado y opta al reparto de tierras en
la Galia. De esta forma, se puede decir que comienza el Reino visigodo de Tolosa, si bien
este aún seguirá dependiendo de Roma, con más o menos capacidad de acción, en
función de la coyuntura política y los intereses propios de los monarcas germanos.

Grupos e Instituciones.

Estos pueblos eran de diferentes orígenes: asiático y germanos. Entre los asiáticos se
encontraban los Alanos y Hunos.

Pueblos Asiáticos:

Alanos: de origen asiático, lego del año 350 una parte de ellos su asocio a los Hunos; otra
se mezclo con Vándalos y Suevos en su camino hacia el occidente de Europa.

Eran un pueblo seminomada, que solo se alimentaban de carne pues desconocían la


agricultura. No constituían poblados sino que al encontrar pastos apropiados disponían

Página 24
sus carros en círculos y permanecían allí hasta que se agotaban las pasturas. Eran
excelentes jinetes y guerreros.

Hunos: los hunos son identificados como los hiung-un, nómadas de las estepas del Asia
Central. El grupo que penetro en Europa con el nombre de los hunos era en realidad un
conglomerado de pueblos que formaban una horda, esta tenía como jefe a un khan o jan,
que en el momento de la invasión era Atila.

Pueblos Germanos:

Conjunto de pueblos asentados fuera de los limes del imperio romano antes de las
grandes invasiones del siglo V. algunas de las teorías que explican las causas de la invasión
encontramos:

*-el empeoramiento del clima en el norte.

*-la explosión demográfica de los pueblos barbaros.

*-el nomadismo de típico de estos pueblos.

*-la presión de los pueblos asiáticos como el de los Hunos.

Los Germanos no vivían agrupados en ciudades, sino en chozas que se encontraban


dispersas por el campo distribuidas según las tribus a las que pertenecían. Elegían a sus
jefes entre los guerreros más valientes.

En el aspecto social cultivaban el amor a la familia; no tenían leyes escritas sino que se
basaban en las denominadas, leyes consetudinales, basadas más en costumbre y valores.

En cuestiones conflictivas eran sometidos al fallo de los jefes pero cuando se trataba de
asuntos de mayor interés eran considerados por la asamblea de la tribu.

Cambios, Permanencias y Nuevas Realidades.

Conforme se produjo la construcción de los reinos romanos-germánicos, se transformaron


las formas institucionales de los Germanos.

Mientras se mantuvieron como pueblos en desplazamiento estuvieron gobernados por un


caudillo, un dux. Con el asentamiento el caudillo se transforma en rey, pero en realidad los
príncipes barbaros siguieron dos conductas. Por un lado algunos afirmaron su carácter de
conquistadores, son los llamados autócratas, un ejemplo típico puede ser Clodoveo. Por
otro lado se encuentran los que respetan, conservan y mantienen en apariencia la
autoridad romana, aun que se actitud y mantienen en apariencia la autoridad romana,
aun que su actitud no sea sino una ficción, un ejemplo puede ser Teodorico.
Página 25
Los reyes barbaros fueron legisladores, concientes de la supremacía romana, trataron de
preservar sus normas legales tradicionales. Pero para ponerlas por escrito recurrieron al
latín.

También se produjo una transformación en el comitatus del monarca, conforme ese jefe
se hubo transformado en rey. El comitatus real estaba constituido por una aristocracia
guerrera que comenzó a tener nuevas funciones. Tuvieron a su cargo servicios de corte y
cumplieron funciones de administración territorial en general quienes tenían bajo sus
responsabilidades funciones públicas estuvieron en relación con el monarca como comités
(miembros de su comitatus).

De este término derivo la palabra conde, que se aplico a los administradores de la


circunscripción territoriales de los nuevos reinos.

Esta aristocracia acompaño el desempeño político de las nomarquías pero también se la


enfrento con frecuencia. La casa reinante que había salido de las filas de la aristocracia,
por lo tanto, los miembros de esta siempre se creían autorizados a aspirar a un reemplazo
de esa monarquía.

Los visigodos solucionaron ese problema al no fijar ninguna familia en el trono, estos
optaron por la sucesión electiva. Esta decisión le correspondía dar al senatus (asamblea de
la aristocracia provincial romana y visigoda) elegir a quién ocuparía el trono.

La asamblea general también cambio de características, dada la extensión del reino, no


podía reunirse con tanta frecuencia. A veces, el ejército en campaña actuaba como
asamblea electiva.

Los Reinos Germánicos.

Los pueblos Germanos o Germánicos son un histórico grupo etnolingüístico de pueblos


originarios del norte de Europa que se identifican por el uso de las lenguas germánicas (un
subgrupo de la familia lingüística indoeuropea que se diversificaron a partir de una lengua
original —reconstruible como idioma protogermánico— en el transcurso de la Edad de
Hierro). En términos historiográficos son tanto un grupo de entre los pueblos
prerromanos (en las zonas germanas al oeste del Rin —provincias de Germania
Superior e Inferior— en que se estableció una fuerte presencia del Imperio romano y
fueron romanizadas) como un grupo de pueblos bárbaros (exteriores al limes del Imperio),
situados al este del Rin y al norte del Danubio (Germania Magna); precisamente el que
protagonizó las denominadas invasiones germánicas que provocaron la caída del Imperio
romano de Occidente al instalarse en amplias zonas de
éste: suevos, vándalos, godos (visigodos y ostrogodos), francos, burgundios, turingios, ala

Página 26
manes, anglos, sajones, jutos, hérulos, rugios, lombardos, etc. Los vikingos protagonizaron
posteriormente una nueva oleada expansiva desde Escandinavia (la zona originaria de
todo este grupo de pueblos), que afectó a las costas atlánticas (normandos) y a las estepas
rusas y Bizancio (Varegos).

Algunos pueblos germánicos se fusionaron con la población romana dominante


demográficamente en las zonas que ocuparon de Europa suroccidental (galo-
romanos, hispano-romanos, ítalo-romanos); mientras que otros se convirtieron en la base
etnográfica de las actuales poblaciones de Europa
central y noroccidental (escandinavos o nórdicos –la mayor parte de los países
nórdicos: daneses, suecos, noruegos, islandeses, y los isleños de las Islas Feroe, con
excepción de bálticos, fineses y lapones–, alemanes –en el sentido del ámbito lingüístico
alemán, que incluye a los austriacos, la mitad de los suizos y otros grupos de habla
alemana de Europa central y oriental desde Francia hasta el Cáucaso–, las poblaciones de
habla neerlandesa –noroeste de Alemania, Países Bajos y norte de Bélgica–
y anglosajona). En Europa oriental los pueblos germánicos se vieron desplazados por otros
(especialmente los pueblos eslavos y los magiares), para pasar posteriormente a
protagonizar una nueva fase expansiva.

Las migraciones de los pueblos germánicos se extendieron por toda Europa durante
la Antigüedad Tardía (Völkerwanderung) y la Edad Media (Ostsiedlung). Estos términos
historiográficos se concibieron y utilizaron de forma no neutral, sino como justificación del
expansionismo alemán hacia el este en la Edad contemporánea (Drang nach osten).

Pueblos Germánicos:

Suevos:

Los suevos eran un gran grupo de los pueblos germánicos que se menciona por primera vez
por Julio César en el marco de la campaña de Ariovisto en la Galia, c. 58 a. C. Mientras que César
les trataba como una tribu germánica, aunque la mayor y más belicosa, autores posteriores
como Tácito, Plinio el Viejo y Estrabón especificaron que los suevos "no son, como los catos o
téncteros, constituyentes de una sola nación". En realidad ocupaban más de la mitad
de Alemania, y se dividían en una serie de tribus distintas bajo nombres distintos, aunque todos
en general eran llamados "suevos". En un momento, la etnografía clásica había aplicado el nombre
de "suevos" a tantas tribus germánicas que parecía como si en los primeros siglos este nombre
nativo reemplazaría el nombre extranjero "germanos".

Autores clásicos observaron que las tribus suevas, en comparación con otras tribus germánicas,
eran muy móviles, y no dependientes de la agricultura. Varios grupos suevos mudaron de la
ubicación del mar Báltico, convirtiéndose en una amenaza periódica para Roma. Hacia el final del

Página 27
Imperio, los alamanes, también conocidos como suevos, se asentaron en el Agro Decumates y
luego cruzaron el Rin y ocuparon Alsacia. Un grupo permaneció en la región que hoy todavía se
llama Suabia, un área en el suroeste de Alemania, cuyo nombre actual deriva de los suevos. Otros
se trasladaron hasta Gallaecia (actuales Galicia, Asturias y León en España, y el norte de Portugal) y
establecieron un reino allí que duró 170 años hasta su integración en el reino visigodo.

Etimólogos trazan el nombre del proto-germánico, *swēbaz, ya sea basados en la raíz proto -
germánica *swē- que significa "uno mismo" pueblo, o en la tercera persona del pronombre
reflexivo; o desde una anterior raíz indoeuropea *swe-. Las fuentes etimológicas enumeran los
siguientes nombres étnicos como también de la misma raíz: suiones, semnones, samnitas, sabelli,
sabinos, lo que indica la posibilidad de un nombre étnico indoeuropeo antes, "nuestra propia
gente". Alternativamente, puede ser tomado de una palabra celta para "vagabundo".

En sus migraciones, los suevos se dirigieron hacia el sur y el oeste, quedándose un tiempo en el
territorio de la Alemania moderna. Todavía existe una región alemana llamada Suabia (Schwaben,
cuyos habitantes en castellano actual se llaman suabos) que viene a equivaler a una parte del
antiguo reino de Wurtemberg, en el moderno estado federado de Baden-Wurtemberg, y la
zona sudoccidental de Baviera, con centros en Stuttgart, Ulm, Tubinga y Augsburgo, entre
otros. Asimismo, en Galicia existen dos parroquias de nombres suevos, en las comarcas de La
Coruña y La Barcala, y hasta cuatro pequeñas poblaciones más con dicha denominación.
Además, en Asturias también existe la Sierra del Sueve. En esta época, varias tribus se separaron
del grupo central de los suevos para formar los alamanes, de donde nos llega, a través del
francés, el nombre de Alemania.

Dirigidos por su rey Hermerico, en diciembre de 406 y en compañía de otros pueblos germánicos
cruzaron el Rin, que estaba helado, a la altura de Maguncia, penetrando en el Imperio romano
de Occidente. Durante dos años se movieron a sus anchas por las Galias, dedicándose al saqueo
y al pillaje. En 409, junto con vándalos y alanos penetraron en Hispania, atravesando
el Pirineo Occidental. Estos pueblos asolaron el norte de la península, hasta que en 411 suevos
y vándalos asdingos se asentaron en la provincia de Gallaecia, firmando un pacto (foedus) con
el emperador Honorio por el que el territorio se convertía en federado de Roma
como regnum (reino) y los suevos obtenían la ciudadanía romana, pasando a ser romanos (por
el Edicto de Caracalla), y estableciendo su centro político en Bracara Augusta (actual Braga, en
Portugal). Pronto surgieron desavenencias con los vándalos, los cuales se dirigieron a la Bética y
posteriormente pasaron al África romana. Debido a su escaso número (apenas unos 30 000), los
suevos vivieron agrupados.

El Reino Suevo

Los reyes suevos se extienden desde Hermerico hasta Andeca, que en el 585 fue derrotado por
el rey visigodo Leovigildo. En su Historia Sueborum, Isidoro de Sevilla deja constancia de que

Página 28
el Regnum Sueborum duró exactamente 177 años y fecha erróneamente su inicio en el 408 (ya
que los suevos no penetraron en la península Ibérica hasta el 409).

Para este período, o al menos para gran parte del mismo, las fuentes principales son las obras
de Isidoro de Sevilla y las de dos cronistas testigos de los acontecimientos que relatan: Hidacio,
obispo de Chaves (Portugal) nacido en los alrededores del actual Ginzo de Limia (Orense),
y Paulo Orosio, natural de Braga.

Primera Etapa (hasta 469)

El área territorial del reino de los suevos, así como su centro de gravedad, fueron variando con el
tiempo. En un principio, el grueso de la población sueva se cree que se asentó entre la
desembocadura del Duero y la ría de Vigo. Tras la marcha de los visigodos de la Península en
418, los vándalos se enfrentan a los suevos, derrotándolos en la batalla de los montes
Nervasos, y sólo la intervención de los romanos los salva del desastre. Los vándalos abandonan
posteriormente la Península para instalarse en África, dejando a los suevos como único pueblo
bárbaro en Hispania. Requila comenzó una etapa de expansión, logrando tener bajo su control
toda la península salvo la Tarraconense (en poder del Imperio). Trasladó su capital de Braga a la
capital lusitana, Mérida, y derrotó en 446 a Vito, general romano que intentó parar la expansión
sueva. En 453 Requiario, su sucesor, firma la paz con los romanos, entregándoles
la cartaginense, pero en 456 decide pasar a la ofensiva invadiendo la Cartaginense. Esto provoca
la intervención de los visigodos, que derrotan a los suevos en la batalla del río Órbigo (456,
cerca de la actual Astorga). Los visigodos persiguieron a los fugitivos hasta Braga, que saquearon, y
ejecutaron a Requiario, al que habían capturado, dejando como rey a Agiulfo, que cometió
innumerables tropelías, provocando una guerra civil que traería un periodo de caos en el reino.
Esto impidió una ulterior expansión del reino suevo, que a partir de ese momento quedaría
limitado al noroeste de la península ibérica.

En los años siguientes se sucedieron las luchas entre distintos pretendientes al trono, con una
activa participación visigoda. Remismundo consiguió unificar el reino, y durante su reinado los
suevos se convirtieron al arrianismo.

Período Oscuro (469-558)

Entre 469 y 558 hay una laguna histórica debido a la escasez de fuentes. Solo consta el nombre del
rey Teodemundo.

Etapa Final (558-585)

Los suevos empiezan a reaparecer en la historia a mediados del siglo VI. Por esta época, el rey
Charriarico o Karriarico o Carriarico (c. 550-559) introdujo el catolicismo, según el testimonio
de Gregorio de Tours, al invocar a San Martín de Tours, gracias a cuya intercesión un hijo del
rey se habría curado de una grave enfermedad, tras lo cual se trajeron unas reliquias del santo al

Página 29
reino suevo. La sustitución del arrianismo por el catolicismo pudo llevar aparejadas situaciones
de tensión de las que, sin embargo, no hay noticias. Isidoro cita como primer rey católico
a Teodomiro (559-570).

Asimismo, a finales del siglo V y principios del VI, contingentes de población celta procedentes
de Gran Bretaña y huyendo de las invasiones anglosajonas se instalan en la costa lucense,
aproximadamente entre el río Eo y la ría de Ferrol. Esta población se organizó en torno a una
diócesis propia con sede en Britonia (lugar que los expertos identifican habitualmente con la
actual parroquia de Santa María de Bretoña, ubicada en el municipio lucense de Pastoriza). Su
relación con los asuntos del reino queda atestiguada por la participación de su obispo Mailoc en
los Concilios de Braga de los años 561 y 572.

En tiempo de Charriarico parece haber predicado en el reino suevo otro Martín, San Martín
Dumiense o de Braga (c. 520-580), luego arzobispo de Braga, de quien se dice que realizó la
conversión de muchos suevos arrianos (quizás Gregorio de Tours confunda a ambos santos) y que
influyó notablemente en Teodomiro, al principio de cuyo reinado (hacia el 560), cuando ya se
había consolidado el catolicismo, estableció varios monasterios en el reino, entre ellos el de
Dumium cerca de Braga, del que fue abad hasta que los obispos del reino le aclamaron como
obispo (metropolitano) de Braga el 567.

El 575 Leovigildo, rey de los visigodos, penetró en las montañas de la actual provincia de
Orense, que aparentemente deberían haber estado bajo control del rey de los suevos. A caballo
entre los territorios actualmente leoneses —donde los visigodos aún no habían establecido su
poder antes del 573 (y que debieron independizarse después de 457)— y las tierras de los suevos,
habían surgido señoríos locales de vinculación incierta, probablemente iniciados después del 457,
al debilitarse el reino suevo, y consolidados posteriormente hasta lograr una independencia
efectiva (el reino suevo no había intentado combatir con los visigodos ni siquiera en los momentos
de mayor debilidad de éstos, con Atanagildo, cuando otros rivales aparentemente menos
poderosos se atrevían a desafiarle). Y tampoco consta que en ningún momento intentaran
someter las regiones asturleonesas, que antes les habían pertenecido y luego debieron
autogobernarse, ni Cantabria, donde en cambio penetraban los vascones. En esta zona Leovigildo
hizo prisionero a un señor local (loci senior) llamado Aspidius, junto a su esposa e hijos, y se
adueñó de sus dominios. Aspidius gobernaba al parecer sobre un pueblo conocido
por araucones o aregenses, que dieron nombre a las montañas de la zona.

Vándalos

Los vándalos fueron un pueblo germano de Europa central. Su lengua pertenece a la


rama germánica oriental que habitaban las regiones ribereñas del Báltico, en las
actuales Alemania y Polonia (sólo se conservan unos pocos fragmentos de idioma vándalo).

Página 30
A principios del siglo V cruzaron la Galia y la península ibérica, se instalaron brevemente en el
valle del Guadalquivir, pasaron el estrecho de Gibraltar y, comandado por Genserico, crearon
un reino en el norte de África, centrado en la actual Túnez, que finalmente fue destruido por
los bizantinos en 534.

Origen de los vándalos

Los lugiones o vándalos ocupaban el territorio al oeste del Vístula y junto al Oder, hasta el norte
de Bohemia. La palabra vándalo parece tener un doble significado y querría decir «los que
cambian» y «los hábiles», mientras que su otro nombre, lugios o lugiones, también con doble
significado, querría decir «mentirosos» y «confederados».

Parece ser que al principio las tribus de los vandulios (o vandalios) y la de los lugios (o lugiones),
junto con las de los silingos, omanos, buros, varinos (seguramente llamados
también auarinos), didunos, helvecones, arios o charinos, manimios, elisios y najarvales corr
espondían a pequeños grupos de origen similar, integrando otra rama del grupo de
los hermiones, que formaron después un gran grupo identificado generalmente como lugiones,
cuyo nombre predominaba para designar a todos los pueblos componentes incluidos los vándalos.
Más tarde, en el siglo II, acabó prevaleciendo el nombre de vándalos para el conjunto de pueblos.

La llegada de los godos los obligó a desplazarse hacia el sur y a asentarse en las riberas del mar
Negro, siendo por tanto vecinos y en ocasiones aliados de los godos. Durante el siglo I, las tribus
del grupo de los lugiones o lugios (incluyendo entre ellas a las tribus de la rama de los vándalos)
estuvieron en guerra frecuente con los suevos y los cuados, contando ocasionalmente con la
alianza de otras tribus, especialmente los hermunduros. A mediados de siglo derrocaron a un rey
de los suevos, y en el 84 d. C. sometieron temporalmente a los cuados. Durante parte de este siglo
y en el siguiente, se fusionaron las diversas tribus de lugiones y dieron origen a un grupo mayor,
conocido por vándalos.

En tiempos de las guerras marcomanas ya predomina la denominación de vándalos y aparecen


divididos en varios grupos: los silingos, los lacringos y los victovales, estos últimos gobernados por
el linaje de los asdingos (astingos o hasdingos), cuyo nombre evocaba su larga cabellera. Junto a
los longobardos, los lacringos y victovales o victofalios cruzaron el Danubio hacia el año 167 y
pidieron establecerse en Panonia.

Los asdingos o victovales, dirigidos por Rao y Rapto, no fueron admitidos en Panonia (donde se
habían establecido longobardos y lacringos), por lo que avanzaron hacia el año 171 en dirección a
la parte media de los Cárpatos durante las guerras marcomanas, y de acuerdo con los romanos se
instalaron en la frontera septentrional de Dacia. Más tarde se adueñaron de la Dacia Occidental.
Al parecer, los vándalos quedaron divididos únicamente en asdingos (o victovales) y silingos,
desapareciendo, mezclada entre ambos grupos y con los longobardos, la tribu de los lacringos
durante el siglo III.

Página 31
A partir de 275, los asdingos se enfrentaron a los godos por la posesión del Banato (abandonado
por Roma), mientras que los silingos, seguramente bajo presión de los godos, abandonaron sus
asentamientos en Silesia y emigraron junto a los burgundios para acabar estableciéndose en la
zona del Meno. Sus ataques a Recia fueron rechazados por Probo.

El rey asdingo Wisumarh (Visumaro) combatió contra los godos procedentes del este al mando
de Geberico, que atacaron sus territorios. Wisumarh murió en lucha contra los godos, y los
integrantes de las tribus de vándalos que no quisieron someterse a los godos, hubieron de pasar a
territorio imperial, instalándose en Panonia, donde también se asentaron los cuados. A principios
del siglo V habían abandonado Panonia (como también los cuados) y se unieron a
los suevos y alanos para invadir las Galias. En las primeras luchas del año 406 murió el rey
Godegisel (Godegisilio). Pocos años después, los dos grupos vándalos acabaron fusionados.

Llegaron a Hispania en 409, donde se establecen como federados. Hacia el 425 asolaron y
saquearon la ciudad de Carthago Nova, actual Cartagena, y en el 426 tomaron la ciudad
de Hispalis (Sevilla) con Gunderico al mando.

En tiempos de las guerras marcomanas ya predomina la denominación de vándalos y aparecen


divididos en varios grupos: los silingos, los lacringos y los victovales, estos últimos gobernados por
el linaje de los asdingos (astingos o hasdingos), cuyo nombre evocaba su larga cabellera. Junto a
los longobardos, los lacringos y victovales o victofalios cruzaron el Danubio hacia el año 167 y
pidieron establecerse en Panonia.

Los asdingos o victovales, dirigidos por Rao y Rapto, no fueron admitidos en Panonia (donde se
habían establecido longobardos y lacringos), por lo que avanzaron hacia el año 171 en dirección a
la parte media de los Cárpatos durante las guerras marcomanas, y de acuerdo con los romanos se
instalaron en la frontera septentrional de Dacia. Más tarde se adueñaron de la Dacia Occidental.
Al parecer, los vándalos quedaron divididos únicamente en asdingos (o victovales) y silingos,
desapareciendo, mezclada entre ambos grupos y con los longobardos, la tribu de los lacringos
durante el siglo III.

A partir de 275, los asdingos se enfrentaron a los godos por la posesión del Banato (abandonado
por Roma), mientras que los silingos, seguramente bajo presión de los godos, abandonaron sus
asentamientos en Silesia y emigraron junto a los burgundios para acabar estableciéndose en la
zona del Meno. Sus ataques a Recia fueron rechazados por Probo.

El rey asdingo Wisumarh (Visumaro) combatió contra los godos procedentes del este al mando
de Geberico, que atacaron sus territorios. Wisumarh murió en lucha contra los godos, y los
integrantes de las tribus de vándalos que no quisieron someterse a los godos, hubieron de pasar a
territorio imperial, instalándose en Panonia, donde también se asentaron los cuados. A principios
del siglo V habían abandonado Panonia (como también los cuados) y se unieron a

Página 32
los suevos y alanos para invadir las Galias. En las primeras luchas del año 406 murió el rey
Godegisel (Godegisilio). Pocos años después, los dos grupos vándalos acabaron fusionados.

Llegaron a Hispania en 409, donde se establecen como federados. Hacia el 425 asolaron y
saquearon la ciudad de Carthago Nova, actual Cartagena, y en el 426 tomaron la ciudad
de Hispalis (Sevilla) con Gunderico al mando.

La Formación y Apogeo del Reino Vándalo: el Reinado de Genserico

En la primavera de 429, los vándalos, liderados por su rey Genserico, decidieron pasar a África
con el fin de hacerse con las mejores zonas agrícolas del Imperio. Para ello construyeron barcos
con los cuales cruzaron el Estrecho de Gibraltar y llegaron a Tánger y Ceuta quince a veinte mil
1
guerreros.

Luego se desplazaron al este, haciéndose, tras algunos años de lucha, con el control del África
romana y la ciudad de Cartago que pasó a ser la capital de su reino, por tanto, las fuentes de
producción de la mayor región cerealista del viejo imperio, que en lo sucesivo tuvo que comprar el
grano a los vándalos, además de soportar sus razzias piratas en el Mediterráneo occidental.

Para ello contaban con el gran puerto de Cartago y con la flota imperial en él apresada. Sobre la
base de esta última, Genserico consiguió apoderarse de bases marítimas de gran valor estratégico
para controlar el comercio marítimo del Mediterráneo occidental: las islas
Baleares, Córcega, Cerdeña y Sicilia.

Según Procopio de Cesarea eran más de 80 000 vándalos y alanos, pero historiadores modernos
2
sostienen que esa cifra es una exageración, 20 000 o 30 000 personas es lo más probable. Como
en otras partes del Imperio romano, contingentes germanos de unos pocos miles hábilmente
3
pasaban a controlar poblaciones muy superiores.

En 461, el emperador romano occidental Mayoriano reunió en la ciudad de Carthago Nova una
flota de 45 barcos con la intención de invadir y recuperar para el Imperio romano el reino vándalo,
ya que su pérdida significaba el corte del flujo del cereal a Italia. La batalla de Cartagena se saldó
con una gran derrota de la armada romana, que fue totalmente destruida y con ella las esperanzas
de recuperar el norte de África para el Imperio.

Sin embargo, el dominio vándalo del norte de África duraría sólo algo más de un siglo y se
caracterizó por un progresivo debilitamiento militar del ejército vándalo, una gran incapacidad de
sus reyes y aristocracia cortesana para encontrar un modus vivendi aceptable con los grupos
dirigentes romanos y por la paulatina vida aparte de amplios territorios del interior, más
periféricos y montañeses, donde fueron consolidándose embriones de Estados bajo el liderazgo de
jefes tribales bereberes más o menos romanizados y cristianizados.

Página 33
La política de la monarquía vándala fue fundamentalmente defensiva y de amedrentamiento
contra todos sus más inmediatos enemigos: la propia nobleza bárbara y la aristocracia provincial
romana. Una labor de desatención social y descabezamiento político que a la fuerza habría de
afectar a las mismas estructuras administrativas heredadas del Imperio, lo que ocasionaría su
definitiva ruina. La causa profunda de dicha ruina no sería otra que la misma base del poder de los
reyes vándalos, el ejército y las exigencias del mismo.

Genserico (428-477), el auténtico fundador del reino vándalo, puso las bases del apogeo del
mismo, pero también las de su futura decadencia. El cénit de su reinado y del poderío vándalo en
África y el Mediterráneo lo constituyó la paz perpetua conseguida con Constantinopla en el
verano del 474, en virtud de la cual se reconocían su soberanía sobre las provincias norteafricanas,
las Baleares, Sicilia, Córcega y Cerdeña. No obstante, desde los primeros momentos de la
invasión (429-430) Genserico golpeó a la importante nobleza senatorial y aristocracia urbana
norteafricanas, así como a sus máximos representantes en estos momentos, el episcopado
católico, procediendo a numerosas confiscaciones de propiedades y entregando algunos de los
bienes eclesiásticos a la rival Iglesia donatista y a la nueva Iglesia arriana oficial. Tampoco pudo
destruir las bases sociales de la Iglesia católica, que se convirtió así en un núcleo de permanente
oposición política e ideológica al poder vándalo.

Respecto de su propio pueblo, Genserico realizó en el 442 una sangrienta purga en las filas de la
nobleza vándalo-alana. Como consecuencia de ello, dicha nobleza prácticamente dejó de existir,
destruyéndose así el fortalecimiento de la misma, consecuencia del asentamiento y reparto de
tierras. En su lugar, Genserico trató de poner en pie una nobleza de servicio adicta a su persona y a
su familia. Elemento importante de dicha nobleza de servicio sería el clero arriano, favorecido con
cuantiosas donaciones y reclutado entre bárbaros y romanos.

Con el fin de eliminar posibles disensiones en el seno de su familia y linaje por cuestión de la
sucesión real, suprimiendo así también cualquier papel de la nobleza en la misma, Genserico creó
un extraño sistema de sucesión, tal vez a imitación del que pudiera existir en los principados
bereberes, denominado seniorato o «Tanistry», en virtud del cual la realeza se transmitía primero
entre hermanos por orden de edad y sólo después del fallecimiento del último de éstos se pasaba
a una segunda generación. Los reinados de los sucesores de Genserico no hicieron más que
acentuar las contradicciones internas de la Monarquía, en medio de un debilitamiento constante
del poder central y su falta de sustitución por otra alternativa.

El reinado de su hijo y sucesor Hunerico, que gobernó entre 477 y 484, supuso un paso más en la
tentativa de fortalecer el poder real, destruyendo toda jerarquía sociopolítica alternativa.

Su intento de establecer un sistema de sucesión patrilineal chocó con la oposición de buena parte
de la nobleza de servicio y de su propia familia, con el resultado de sangrientas purgas.

El que dicha oposición buscara apoyo en la Iglesia católica supuso que Hunerico iniciase en 483
una activa política de represión y persecución de la misma, que culminó en la reunión en febrero

Página 34
de 484 de una conferencia de obispos arrianos y católicos en Cartago, en la que el rey ordenó la
conversión forzosa al arrianismo. La muerte de Hunerico en medio de una gran hambruna
testimonió el comienzo de una crisis en el sistema fiscal del reino Vándalo, que habría de serle
fatal.

Guntamundo, cuyo reinado comenzó en 484 y terminó en 496, trataría inútilmente de buscar
buenas relaciones con la antes perseguida Iglesia católica para impedir la extensión del poder de
los principados bereberes, y como legitimación del reino vándalo frente a un imperio
constantinopolitano que con la política religiosa del emperador Zenón había roto con el
catolicismo occidental.

Sin embargo, el reinado de su hermano y sucesor Trasamundo, que reinó entre 496 y 523, sería
una síntesis de los dos precedentes, claro síntoma del fracaso de ambos. A falta de apoyos
internos, Trasamundo buscaría sobre todo alianzas externas con Bizancio y el
poderoso Teodorico, matrimoniando con la hermana de éste, Amalafrida.

La crisis política del final del reinado del ostrogodo incitó a su sucesor y sobrino Hilderico, cuyo
reinado comenzó en 523 y terminó en 530, a buscar a toda costa el apoyo del
emperador Justiniano I, para lo que intentó hacer las pases con la Iglesia católica africana, a la
que restituyó sus posesiones. Política ésta que no dejó de crear descontentos entre la nobleza de
servicio.

Aprovechando una derrota militar frente a grupos bereberes, esta oposición logró destronarle,
asesinarle y nombrar en su lugar a uno de los suyos, Gelimer, que gobernó entre 530 y 534. No
obstante, un intento de crear una segunda monarquía vándala carecía de futuro. Falto de apoyos y
debilitado militarmente, el reino vándalo sucumbía ante la fuerza expedicionaria bizantina, de sólo
15 000 hombres, comandada por Belisario.

Pueblo Godo

Los Godos eran uno de los grupos pertenecientes a los pueblos germánicos orientales y
una de las muchas tribus del otro lado de la frontera oriental a las que los romanos
llamaban bárbaras o germánicas. Probablemente su origen esté en Götaland, lo que es
hoy el sur de Suecia, aunque para algunos autores su origen es báltico, pero no de la
península escandinava. Eran uno de los pueblos germánicos originarios
de Escandinavia que al expandirse por media Europa amenazaron el poder del Imperio
Romano. Durante el siglo III se dividieron en dos tribus independientes: los tervingios y
los greutungos. Ambas mantuvieron contactos y alianzas puntuales. Se han encontrado
muchos restos de los godos en la actual Polonia, donde permanecieron durante siglos1 y
llegarían hasta las llanuras de Ucrania.

Página 35
Jordanes, historiador bizantino del siglo VI, apunta a la región de una isla
llamada Scandza (Gotland, la actual Suecia ) el origen de los godos de donde emigraron
alrededor del año 1490 a.C.

La primera referencia histórica de los godos es hecha por el historiador romano Tácito en
el año 98 en su obra Germania (libro), que los sitúa en la región
del Vístula (actual Polonia), tierra que ellos llamaron Gothiscandza.

En el siglo II, los godos avanzaron hacia el Sur en pequeños grupos, siguiendo el curso
del Vístula para luego penetrar por las llanuras danubianas hasta las orillas
septentrionales del mar Negro, lo que hoy es Rumanía, Moldavia y Ucrania, llamando a la
tierra nueva Reidgotaland.

En su larga migración, dejaron tras de sí a numerosos pueblos afines (los esciros y


los gépidos en el Vístula, los hérulos y los rugios en Pomerania, los burgundios en la
cuenca alta del Elba y los vándalos en la desembocadura del mismo río). Los godos
poseían una fuerte organización dinástica que les permitió adquirir una capacidad de
choque y una penetración mayor que las demás tribus germánicas, invadieron Dacia y se
asentaron en ella por un periodo aún no establecido exactamente por las fuentes godas
(dado que eran una tribu semierudita) a pesar de haber sido derrotados en el 214 por el
Emperador Caracalla.

Contacto con el Imperio Romano

El contacto con el Imperio romano prontamente introdujo cierta civilización en las tribus
góticas, y fueron reclutados para luchar con los romanos en las guerras romano-sasánidas.
Sin embargo, la presión hostil en los confines del imperio se hizo cada vez más fuerte,
siendo una de sus causas el explosivo aumento poblacional de los bárbaros y el
simultáneo ocaso de la capacidad militar del imperio. En el año 251, los godos
encabezados por Cniva vencieron y asesinaron al emperador Decio en la batalla de Attrio.
Al mismo tiempo comenzaron con la invasión de los Balcanes hacia Bizancio, por una
parte, y la de Italia y Panonia, por otra. Contra ellos lucharon los emperadores Claudio
II (llamado El Gótico) y Aureliano, en la Batalla de Naissus del año 268 en la que dividieron
al pueblo en dos ramas. Y cuando los romanos abandonaron Dacia hacia 270, los godos
emprendieron la ocupación del territorio hacia 300. Y ya en esa época, en 291, está
documentada por primera vez la división de los godos en dos
grupos.2 Los tervingios aparecen establecidos al oeste del Dniéster y los greutungos al
este.3Más adelante se aliaron con Constantino II y se convirtieron al cristianismo por obra
del obispo Ulfilas, que tradujo la Biblia a su lengua.

Página 36
Las guerras entabladas entre los emperadores romanos y los gobernantes godos a lo largo
de casi un siglo devastaron la región de los Balcanes y los territorios del noreste
del Mediterráneo. Otras tribus se unieron a los godos y bajo el gran
rey Hermanarico establecieron en el siglo IV (350) un reino que se extendía desde el mar
Báltico hasta el mar Negro, teniendo como súbditos a eslavos, ugrofineses e iranios.

Los Reinos Godos en el Imperio Romano.

Hacia el 370, los Hunos arrasaron el vasto reino greutungo del rey Hermanarico, y los
tervingios cruzaron el Danubio y entraron como refugiados en el Imperio. En el
año 378 derrotaron y dieron muerte en la batalla de Adrianópolis, al emperador
romano Valente, pudiendo obtener así un tributo por una paz que sería solo temporal.

Las fuerzas visigodas dirigidas por Alarico I iniciaron a partir del año 395 una expedición
hacia la península itálica que llegó a Roma en el 410. El emperador Honorio concedió a los
visigodos la región de Aquitania, desde donde los visigodos derrotaron a los vándalos, que
accedieron a Hispania al permitirlo el general Geroncio, envuelto en una lucha por el
poder, entrando en la península hacia el 475, que estaba en situación de caos tras la
invasión de suevos, alanos, y vándalos, acceso sin violencia que hicieron presionados por
los francos católicos, que les expulsaron de las Galias por el arrianismo visigodo, fundando
a partir de estos hechos, un reino, centrado entonces en lo que hoy es Siria, que
terminaría desapareciendo por la invasión y ocupación islámica en el año 711.

Por su parte, los ostrogodos de Teodomiro se sacudieron del poder Huno tras la batalla de
Nedao en 454. A petición del emperador Zenón, Teodorico el Grande conquistó toda Italia
a partir de 488. El reino ostrogodo persistió hasta 553 bajo Teya, cuando Italia volvió
brevemente a control bizantino hasta la invasión de los lombardos en el 568.

Con el hundimiento de los reinos, los godos desaparecieron de la historia, habiendo


asimilado rápida y totalmente a la civilización romana. La rama que más tiempo perduró
fue la de los godos de Crimea, los cuales perdieron su independencia en el
año 1475 frente a los turcos, en tanto su lengua, aún viva en parte del siglo XVI, no parece
haberse extinguido hasta el siglo XVIII.

Pueblo Visigodo

Los visigodos fueron la rama de los pueblos godos perteneciente a los pueblos germánicos
orientales.

Los visigodos surgieron de grupos góticos anteriores (posiblemente de los tervingios)1 que
habían invadido el Imperio romano a partir de 376 y habían derrotado a los romanos en

Página 37
la batalla de Adrianópolis en el año 378. Los visigodos invadieron Italia bajo el mando de
Alarico I y saquearon Roma en el año 410. Se establecieron en el sur de la Galia como
federados del Imperio romano, y tras la derrota de Vouillé en el año 507 pasaron a
establecerse en Hispania creando un gran reino que abarcaba toda la península hasta que
fueron derrotados por los árabes en la batalla de Guadalete en el año 711, posteriormente
con la Reconquista, y posterior muerte de Fernando el católico, las coronas de Castilla y
Aragón se unieron abarcando un territorio similar al visigodo, excluyendo Portugal.

Tervingios y greutungos

La división de los godos se encuentra afirmada por vez primera en 291, donde aparecen
mencionados los tervingios; esta primera mención tuvo lugar en un elogio al
emperador Maximiano (285-305), pronunciado en el año 291 o poco después (o quizá
pronunciado en Tréveris el 20 de abril de 292 ) y tradicionalmente atribuido a Claudio
Mamertino, que dice que los «tervingios, otra división de los godos» (Tervingi pars alia
Gothorum) se unieron a los taifalos para atacar a los vándalos y a los gépidos. El término
«vándalos» puede estar equivocado y referirse en realidad a los «victohali» porque
alrededor del año 360 el historiador Eutropio narra que Dacia estaba entonces (nunc)
habitada por los taifalos, victohali y tervingios.

Las referencias contemporáneas a las tribus góticas usaban los


términos Vesi, Austrogothi, Tervingi y Greuthungi. La mayor parte de estudiosos han
concluido que los términos Vesi y Tervingi fueron usados ambos para referirse a una
misma tribu particular, mientras los términos Ostrogothi y Greuthungi fueron usados para
referirse a otra. Herwig Wolfram indica que mientras las fuentes primarias no mezclan los
nombres de los pueblos: estas mencionan por un lado la pareja Tervingios-Greutungos y
por otro lado la pareja Vesi-Ostrogodos y no en otra combinación, aunque ocasionalmente
se enumeran los cuatro nombres como Gruthungi, Austrogothi, Tervingi,
Visi. Según Herwig Wolfram, en la Notitia Dignitatum los vesi son igualados a los tervingios
en una referencia a los años 388-391; esto no está claro en la propia Notitia. Hay un gran
debate erudito sobre la identificación de los vesi con los tervingios y los greutungos con
los ostrogodos. Que los tervingios fueran los visigodos y los greutungos los ostrogodos es
algo que también indica Jordanes, que identificó a los reyes visigodos desde Alarico
I a Alarico II como los herederos del juez tervingio del siglo IV, Atanarico; y los reyes
ostrogodos desde Teodorico el Grande a Teodato como los herederos del rey
greutungo Hermanarico. Esta interpretación, sin embargo, aunque muy divulgada entre
los eruditos actuales, no es universal.

Para Wolfram existe una continuidad entre tervingios y visigodos, y entre greutungos y
ostrogodos. Las derrotas godas en época de Claudio II y Aureliano habrían hecho que los

Página 38
godos se escindieran. Al este del Dniéster permanecieron los greutungos, y en el Bajo
Danubio los tervingios constituyeron junto con otros pueblos como los taifalos o
sármatas, una confederación de pueblos que estuvo encabezada por un juez, Atanarico.
De esta confederación de pueblos surgirían los visigodos. Para Heather, por el contrario, la
división de los godos se produjo por la invasión de los hunos: los visigodos resultarían de
una mezcla de tervingios y greutungos, y seguidores de Radagaiso, y que se establecieron
al sur del Danubio a finales del siglo IV; mientras que los ostrogodos serían el resultado de
la unión de fuerzas de Teodorico II y Teodorico el Grande a fines del siglo V. Roger Collins
cree que la identidad visigótica surgió de la Guerra Gótica (376-382) cuando un conjunto
de tervingios, greutungos y otros contingentes "bárbaros" formaron un ejército federado
al este de los Balcanes que no se integró en la sociedad romana, y que por tanto no podía
ser reconocidos únicamente como tervingios.

Wolfram indica que "Vesi" y "Ostrogothi" eran los términos que cada tribu emplearían
para designar para autodescribirse, los vesi eran los buenos, y los ostrogodos eran los
godos del sol naciente; mientras que "Tervingi" y "Greuthungi" eran identificadores
geográficos con los que cada tribu describiría a la otra tribu, lo que explicaría que estos
últimos términos dejaran de usarse después del 400, cuando los godos habían sido
desplazados por las invasiones de los Hunos.

El término visigodo es una invención del siglo VI. Casiodoro, que era un romano al servicio
del rey Teodorico el Grande, inventó el término "Visigothi" para hacer la correspondencia
con el de "Ostrogothi", así mientras él pensaba que este último término significaba godos
orientales, se inventó un término para designar a los godos occidentales. El
término Visigodo fue empleado en el mismo reino visigodo pues así consta en sus
relaciones diplomáticas con Italia en el siglo VII.

Historia

Durante el siglo III los pueblos godos greutungos y tervingios, efectuaron incursiones
contra el Imperio, destacando las del 251 (contra Moesia y Tracia), la del 258-259 (contra
la costa del mar Negro, Propóntide, las islas del Egeo, Éfeso, Atenas y otros puntos) y la
del 269 (contra Creta, Chipre, Tesalónica y otros puntos). Entre los años 270 y 273, el
emperador romano Aureliano abandonó la Dacia, región sobre el norte del Danubio, y los
tervingios emprendieron hacia el 300 la ocupación del territorio, 16 y entraron como
mercenarios al servicio de los romanos.

Penetración en el Imperio Romano

Hacia el año 370 los greutungos estaban gobernados por un rey llamado Hermanarico o
Ermrich, el primer rey histórico de la dinastía de los Amalos, quien hubo de enfrentarse en

Página 39
el 375 a los hunos dirigidos por Balamber. Hermanarico, ya anciano, fue gravemente
herido en un atentado y se suicidó ante una inminente derrota, sucediéndole Vitimiro,
cuyo intento de resistir a los hunos no tuvo éxito y él mismo resultó muerto, de modo que
los gretungos fueron sometidos por los Hunos.

Pero los tervingios al mando de Alavivo y Fritigerno, que eran unos doscientos mil, se
reunieron en la orilla norte del Danubio y pidieron al Imperio, contra el que habían
combatido unos años antes, que les aceptara en sus territorios y se les otorgaran tierras
donde asentarse. A este grupo se le permitió asentarse en la orilla sur del Danubio y
los Balcanes (Tracia y Moesia). Pero la explotación a que fueron sometidos por los
funcionarios imperiales y por jefes militares romanos les creó una situación insostenible
para su orgullo. Fritigerno y los grandes terratenientes visigodos presentarían quejas y el
general romano Lucipino intentó asesinar a Fritigerno durante un banquete; el intento
fracasó y Lucipino resultó muerto. Fritigerno y los visigodos se rebelaron (377)
en Marcianópolis (Moesia Inferior), venciendo a las fuerzas imperiales en batalla de
Adrianópolis (9 de agosto de 378) en cuyo combate murió el emperador Valente. Su
sucesor, Teodosio, tras combatirles algún tiempo, ajustó con ellos la paz (381), pero hubo
de asentarlos más firmemente en el Imperio y darles un papel importante en el ejército.

Los visigodos obtuvieron una participación destacada en las guerras civiles


del 388 (contra Magno Clemente Máximo) y 394 (contra el pagano Eugenio). Cuando
murió Teodosio (17 de enero de 395) el imperio de éste se dividió: el Oriente quedó para
su hijo Arcadio y el Occidente se asignó a su segundo hijo, Honorio, que solo tenía 11
años, por lo que Teodosio le había designado como regente al general Estilicón, jefe de su
ejército. Los visigodos eran gobernados por Alarico I, al que Jordanes indicó que
pertenecía al linaje de los Baltos, como un medio de incrementar su prestigio.17 Alarico
atacó Constantinopla y asoló Grecia (395 y 396). El general Estilicón logró expulsarlos de
Grecia, pero el emperador, temeroso del poder del general, designó a Alarico gobernador
de Iliria, logrando con ello cinco años de paz (396 a 401). Gala Placidia, nacida en el año
391 e hija de Teodosio estaba, desde niña, comprometida en matrimonio con un hijo de
Estilicón, cuando los visigodos conducidos por Alarico penetraron el año 401 al norte de
Italia. Estilicón, fue ejecutado en las revueltas posteriores al año 406 y el compromiso de
Gala quedó sin efecto. Alarico dirigió sus ejércitos a Roma e impuso como gobernante a
un romano, Átalo. No pudo someter a Honorio, aunque en agosto de 410 pudo entrar a
Roma y sus godos la saquearon obteniendo también como la parte del botín más
importante a Gala Placidia. Luego se dirigió al sur para ocupar Sicilia camino a controlar
África,principal bastión de aprovisionamiento romano. Falleció a poco de intentar cruzar
el mar y su sucesor, Ataúlfo, desestimó este intento y se volvió al norte, pero para buscar

Página 40
un acuerdo con Honorio, para servirle, se casó con su cautiva Gala Placidia en Narbona, el
año 414.

El Saqueo de Roma

En 401, Alarico marchó contra Roma pero fue vencido cerca de Pollentia (6 de abril de
402) y después en Verona. Probablemente Estilicón negoció con Alarico su ayuda contra
otros bárbaros como Radagaiso, y se cree que le fue ofrecida la confirmación
como Magister Militum y gobernador de Iliria, con unos límites que entraban en
contradicción con las reivindicaciones territoriales de Oriente. El partido nacionalista
romano, tal vez instigado por el gobierno de Constantinopla, acusó a Estilicón de preparar
la entrega del Imperio a Alarico y urdió un complot. Estalló una revuelta de tropas que
obligó a Estilicón a refugiarse en una iglesia, siendo asesinado en el momento de salir (tras
prometérsele que salvaría la vida si salía) por Olimpo, bajo órdenes del
emperador Honorio (23 de agosto de 408). Alarico regresó a Italia y obtuvo nuevas
concesiones de Honorio que se había establecido en Rávena, pero una vez que se
retiraron los visigodos, Honorio no mantuvo sus promesas. Los visigodos marcharon
hacia Roma y apoyaron la proclamación de un usurpador llamado Prisco Atalo (409), que
era de origen jonio y probablemente arriano, el cual concedió a Alarico el título
de Magister Militum.

Pero Atalo no quiso o no pudo cumplir sus promesas y el rey visigodo regresó a Roma
poniéndole sitio. Por primera vez en su historia desde la invasión gala, Roma cae ante un
rey extranjero. Después de ser tomada por Alarico, éste depuso al usurpador (24 de
agosto de 410) y sus hombres saquearon la Ciudad Eterna durante tres días, tras lo cual la
abandonaron, llevándose con ellos a Atalo y a Gala Placidia, hermana de Honorio. De
Roma pasaron al sur, devastando Campania, Apulia y Calabria. Alarico murió en el sitio
de Cosenza (410) y le sucedió su cuñado Ataúlfo. Éste pactó con Honorio la salida de Italia
a cambio de la concesión del gobierno de las Galias (territorios que escapaban del control
de Roma, pues se habían sometido a Constantino). La caída de Roma fue un golpe muy
duro para el mundo romano de esa época, porque a la Ciudad Eterna se la creía
inexpugnable.

Asentamiento en las Galias

Los visigodos bajo Ataúlfo dejaron Italia (412) y a cambio de tierras por paz, fueron al
centro y al sur de las Galias y posteriormente, al norte de Hispania. Las largas y complejas
luchas de Ataúlfo para dominar el sur de las Galias le ocuparon varios años (411 a 414). En
el 414 el rey Ataúlfo, que tras una alianza con Honorio y con el Magister Militum
Constancio, había vuelto a actuar por su cuenta, se casó con Gala Placidia, hermana de

Página 41
Honorio que había sido raptada por Alarico. Constancio fue enviado a la zona y los
visigodos fueron derrotados en Narbona. Constancio logró desviar a Ataúlfo hacia
Hispania (lo que le permitía conservar el sur de la Galia), y los visigodos entraron en
la Tarraconense el 415.

Ese mismo año Ataúlfo fue asesinado en Barcelona. Walia, su sucesor, trató de establecer
a su pueblo en África, pero una tempestad dio al traste con sus intenciones. Los visigodos,
faltos de víveres, proponen una alianza con el Imperio romano, en nombre del cual se
encargarían de combatir a los suevos, alanos, vándalos, asdingos y silingos, que ocupaban
las provincias de Hispania (excepto la Tarraconense),[cita requerida] y a entregar a Gala
Placidia; a cambio Honorio les enviaría suministros. Así, los visigodos acaban con los
vándalos silingos de la Bética y los alanos de la Lusitania, pero Honorio cambia de planes y
vuelve a instalar a los visigodos en la Galia en el 418.

Reino Visigodo

Reino de Tolosa alrededor del año 500 (la imagen no es exacta pero es muy buena para
comparar).

Reino Visigodo de Tolosa

En 418, en virtud de un pacto se asientan en la provincia romana de Aquitania Secunda en


el sur de las Galias y logran fundar un reino con capital en Tolosa (la actual Toulouse).

Intervienen como aliados del Imperio para someter a otras tribus en Hispania y
en 453 participan en la derrota de los hunos en la batalla de los Campos Cataláunicos.

Página 42
La cúspide del poder visigodo fue alcanzada durante el reinado de Eurico (466-484), quien
completó la conquista de España, salvo la Gallaecia (en poder de los suevos hasta 585, año
que la conquistó Leovigildo).

En 507, Alarico II fue derrotado en Vouillé por los francos de Clodoveo I, perdiendo todas
sus posesiones al norte de los Pirineos excepto la Septimania o Galia Narbonense (de
población galorromana). Esta provincia, de vital importancia para el comercio de la época,
se mantuvo hasta el final en poder del Reino visigodo de Hispania. Las ciudades de
Narbona y Toledo (la capital de Hispania) constituyeron los polos de la política visigoda.

Reino Visigodo de Toledo

El reino visigodo conquistó la península ibérica en 415 en la época de transición de la Edad


Antigua a la Edad Media.

Entraron en la península en 427 al mando de Teodorico I con el encargo de someter a


otros pueblos germánicos a cambio de tierras. Arrinconaron a los suevos en Galleacia,
acabaron con los alanos y obligaron a los vándalos a trasladarse a África.

Tras un período de dominación ostrogoda, Amalarico restablece la independencia del


reino y establece la capital en Narbona, hasta que los francos penetran en la Narbonense
y huye a Barcelona. Posteriormente Toledo llegaría a constituirse en la nueva capital
visigoda de Hispania.

Bajo el reinado de Atanagildo los bizantinos se instalaron en el Levante, y no fueron


expulsados hasta el reinado de Suintila en 625. Durante el reinado de Leovigildo se
consolida el estado visigodo al que se incorpora el reino suevo. Su sucesor Recaredo se
convierte al catolicismo y bajo su reinado tiene lugar el III Concilio de Toledo.

El rey Recesvinto impuso (hacia 654) la ley visigótica común a ambos súbditos godos y
romanos, que hasta entonces habían vivido bajo diferentes códigos legales (ver leyes
Germánicas). Los Concilios de Toledo se convirtieron en la fuerza principal del Estado
visigodo, como consecuencia del debilitamiento de la monarquía.

Con Leovigildo se produjo la unificación territorial de la península ibérica, permitiéndose


los matrimonios con hispanorromanos. Con Recaredo se produjo la unificación religiosa.
Se abandonó el arrianismo y el reino se convirtió oficialmente al catolicismo, iniciándose
el distanciamiento de la Iglesia de Roma (favorable a Bizancio, en cuanto que heredera
del Imperio romano). A partir de entonces, se disolvieron las diferencias etnográficas
entre godos e hispanorromanos, abandonándose varias costumbres godas. Con

Página 43
Recesvinto, se produjo la unidad legislativa bajo un único Código de Derecho, el Liber
Iudiciorum.

A finales del siglo VII, las luchas internas por el poder entre dos grandes ramas de la
nobleza y el clero son continuas. Además, la crisis social y económica, llevaron al reino
visigodo a una situación límite de control. El rey Wamba, sucesor de Recesvinto, combatía
a los vascones en el norte de la Península cuando surgió una nueva rebelión en
la Septimania y aunque consiguió apaciguarla, fue depuesto en extrañas circunstancias.
Las contiendas se generalizaron durante los reinados de Égica y Witiza. Cuando el último
rey, Rodrigo, alcanzó el trono, sus rivales se avocaron al líder musulmán
norteafricano Táriq Ibn Ziyad, quien, con su victoria (711) en la batalla de Guadalete, cerca
de Medina Sidonia, inicia la conquista del reino. Entre el año 716 y el 725,
los musulmanes conquistan la Septimania, última provincia visigoda, poniendo fin al Reino
Visigodo e inaugurando el período islámico en la historia de España.

Pueblo Ostrogodo

Los Ostrogodos fueron un pueblo germánico procedente de la división que sufrieron


los godos en el siglo III.

Los Godos que se establecieron al este del Río Dniéster,1 en las tierras alrededor del mar
Negro (lo que hoy es parte de la actual Ucrania y Bielorrusia), formaron una confederación
con los pueblos de las estepas conocida como greutungos. 1 Los greutungos estuvieron
sometidos a los Hunos desde 375, año en que vencieron al rey Hermanarico, hasta
la batalla de Nedao, ocurrida en 454, cuando recobraron su independencia, y los
ostrogodos, como pasaron a denominarse,2 se establecieron como un pueblo federado
de Roma.

Posteriormente se les unieron otros godos que habían huido de sus tierras a la llegada de
los Hunos. En el año 474 fue elegido rey Teodorico, el más conocido de los monarcas
ostrogodos. Hubo varios períodos de guerras y treguas entre él y el emperador
bizantino Zenón. En 488, Teodorico invadió Italia y en 493 derrotó y dio muerte
en Adda a Odoacro, rey de los hérulos.

Tras su muerte en el año 526, la situación se volvió tan violenta que en el 535 el
emperador bizantino Justiniano I envió a su general Belisario contra los ejércitos
ostrogodos en Italia. La superioridad del ejército bizantino fue la clave para la derrota ,el
exterminio y el aplastamiento de la resistencia ostrogoda.

Este pueblo fue finalmente asimilado en forma gradual por otras tribus germánicas, tales
como los vándalos y los francos.

Página 44
Tervingios y Greutungos

La división de los godos se encuentra afirmada por vez primera en 291, donde aparecen
mencionados los tervingios; esta primera mención tuvo lugar en un elogio al
emperador Maximiano (285–305), pronunciado en el año 291 o poco después (o quizá
pronunciado en Tréveris el 20 de abril de 292 ) y tradicionalmente atribuido a Claudio
Mamertino, que dice que los «tervingios, otra división de los godos» (Tervingi pars alia
Gothorum) se unieron a los taifalos para atacar a los vándalos y a los gépidos. El término
«vándalos» puede estar equivocado y referirse en realidad a los «victohali» porque
alrededor del año 360 el historiador Eutropio narra que Dacia estaba entonces (nunc)
habitada por los taifalos, victohali y tervingios.

Las referencias contemporáneas a las tribus góticas usaban los


términos Vesi, Austrogothi, Tervingi y Greuthungi. La mayor parte de los estudiosos han
concluido que los términos Vesi y Tervingi se empleaban ambos para referirse a una
misma tribu particular, mientras que los términos Ostrogothi y "Greuthungi servían para
referirse a otra. Herwig Wolfram indica que, mientras las fuentes primarias no mezclan los
nombres de los pueblos, estas mencionan por un lado la pareja tervingios-greutungos y,
por otro lado, la pareja vesi-ostrogodos y no en otra combinación, aunque ocasionalmente
se enumeran los cuatro nombres como Gruthungi, Austrogothi, Tervingi,
Visi. Según Herwig Wolfram, en la Notitia dignitatum los vesi son igualados a los tervingios
en una referencia a los años 388–391; esto no está claro en la propia Notitia. Hay un gran
debate erudito sobre la identificación de los vesi con los tervingios y los greutungos con
los ostrogodos. Que los tervingios fueran los visigodos y los greutungos los ostrogodos es
algo que también indica Jordanes, que identificó a los reyes visigodos desde Alarico
I a Alarico II como los herederos del juez tervingio del siglo IV, Atanarico; y los reyes
ostrogodos desde Teodorico el Grande a Teodato como los herederos del rey
greutungo Hermanarico. Esta interpretación, sin embargo, aunque muy divulgada entre
los eruditos actuales, no es universal.

Para Wolfram existe una continuidad entre tervingios y visigodos, y entre greutungos y
ostrogodos. Las derrotas godas en época de Claudio II y Aureliano habrían hecho que los
godos se escindieran, Al este del Dniéster permanecieron los greutungos, y en el Bajo
Danubio los tervingios constituyeron junto con otros pueblos como los taifalos o
sármatas, una confederación de pueblos. De esta confederación de pueblos surgirían los
visigodos. Para Heather, por contra, la división de los godos se produjo por la invasión de
los hunos: los visigodos resultarían de una mezcla de tervingios y greutungos y seguidores
de Radagaiso, y que se establecieron al sur del Danubio a finales del siglo IV; en tanto que
los ostrogodos serían el resultado de la unión de fuerzas de Teodorico II y Teodorico el

Página 45
Grande a fines del siglo V. Roger Collins cree que la identidad visigótica surgió de la Guerra
Gótica (376–382) cuando un conjunto de tervingios, greutungos y otros contingentes
"bárbaros" formaron un ejército federado al este de los Balcanes que no se integró en la
sociedad romana, y que por tanto no podían ser reconocidos únicamente como tervingios.

Wolfram afirma que Vesi y Ostrogothi eran los términos que cada tribu emplearían para
autodescribirse, los vesi eran los 'buenos' y los ostrogodos eran los 'godos del sol
naciente'; mientras que Tervingi y Greuthungi eran identificadores geográficos con los que
cada tribu describiría a la otra tribu, lo que explicaría que estos últimos términos dejaran
de usarse después del 400, cuando los godos habían sido desplazados por las invasiones
de los Hunos.

El término visigodo es una invención del siglo VI. Casiodoro, que era un romano al servicio
del rey Teodorico el Grande, inventó el término Visigothi para hacer la correspondencia
con el de Ostrogothi. Mientras él pensaba que este último término significaba godos
orientales, se inventó un término para designar a los godos occidentales.

Historia

Orígenes de los Ostrogodos

Su historia escrita se inicia con la independencia del Imperio Huno, tras la muerte de Atila.
Aliándose con sus antiguos vasallos y rivales, los gépidos, los ostrogodos —dirigidos
por Teodomiro— logran vencer a las fuerzas hunas comandadas por los hijos de Atila en
la batalla de Nedao en 454.

Los Ostrogodos inician su relación con el Imperio Romano y se instalan en Panonia.

Durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo V, los Ostrogodos cumplirán en el
sudeste de Europa el papel que jugaron los Visigodos un siglo antes. Su relación con el
Imperio de Occidente estuvo marcada por acercamientos y alejamientos que llegaron
hasta algunas hostilidades. Todo esto duró hasta que, como antes los visigodos, se
mudaron de Oriente a Occidente.

El Reino de Teodorico el Grande

El más grande de todos los soberanos ostrogodos fue Teodorico el Grande, que nació
hacia el año 455, poco después de la batalla de Nedao. Su infancia transcurre como
«huésped» forzado en Constantinopla, recibiendo allí una educación muy completa.

Participa en varios conflictos, intrigas y guerras en el Imperio bizantino, teniendo como


rival a un pariente lejano, hijo de Triarius, conocido como Teodorico el Tuerto. Teodorico

Página 46
el Tuerto fue el jefe (no el rey) de la rama de ostrogodos que se habían instalado en los
territorios del Imperio unos años antes.

Teodorico el Grande fue tanto amigo como enemigo del Imperio, según las circunstancias.
Obtuvo varios títulos romanos, como el de patricio y el de cónsul, pero por encima de
todo seguía siendo el rey del pueblo ostrogodo.

En 488 conquista la península de Italia por orden del Emperador de Oriente Zenón I, de
manera de sacárselo de las cercanías de Constantinopla donde sus tropas ya habían
mostrado su fuerza. En la península gobernaba Odoacro, quien antes había destronado al
último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo en 476.

En 493, Teodorico conquistó Rávena, donde Teodorico en persona mató a Odoacro. El


poderío de los Ostrogodos estaba en ese momento en su cima en Italia, Sicilia, Dalmacia y
en las tierras al norte de Italia. Al momento de esta reconquista, los Ostrogodos y los
Visigodos comenzaron a colaborar y esa colaboración se estrechó con el tiempo haciendo
de Ostrogodos y Visigodos una sola nación.

El poder de Teodorico se extendió sobre gran parte de Galia e Hispania al convertirse en


regente del reino Visigodo de Tolosa (Toulouse).

Con la muerte del rey Visigodo Alarico II, yerno de Teodorico, en la batalla de
Vouillé contra los Francos de Clodoveo, el rey Ostrogodo asume la tutoría de su
nieto Amalarico y se reserva el dominio sobre la totalidad de Hispania y sobre una parte
de Galia.

Tolosa pasa a manos de los Francos, pero los Godos dominan Narbona y la Septimania:
esta región fue la última parte de la Galia en donde todavía los Godos dominaron y
durante muchos años fue conocida como Gotia. (El nombre de la vecina Cataluña deriva
de Godalandia, 'tierra de Godos y Alanos').

Durante la vida de Teodorico, los pueblos Godos y Visigodos se mantuvieron unidos.


También estableció en esa época una especie de protectorado con respecto a los pueblos
germánicos de occidente, exceptuando los Francos.

Características del Reino Ostrogodo

El dominio de los Ostrogodos por aquel entonces tan grande y mucho más espléndido de
lo que lo fue en tiempos de Hermanarico, pero fue sobre todo de un carácter
completamente diferente.

Página 47
Las dos naciones, que se diferenciaban en sus costumbres, lengua y religión, habitaban
una al lado de la otra en Italia. Cada una era dirigida por un soberano único pero bajo el
régimen de personería de las leyes.

Es sobre todo esta imagen del reinado de Teodorico el Grande la que surge a partir de
ordenanzas elaboradas en su nombre y en el de sus sucesores; en síntesis, los Godos
permanecieron concentrados en el norte de Italia. En el sur, apenas si establecieron
guarniciones.

Según la concepción de Teodorico, los godos eran los protectores armados de los
apacibles romanos; el rey Godo cargaba con la difícil tarea de gobernar, mientras que
el cónsul romano recibía los honores por ello. Asimismo, todas las formas de la
administración romana subsistieron bajo el reinado de Teodorico. La política y la cultura
romanas tuvieron también una gran influencia sobre los godos. Es allí donde la doble
cultura del rey bárbaro desempeña un papel fundamental.

Es de recalcar que la soberanía sobre otras naciones, distintas pero establecidas sobre el
mismo suelo, era necesariamente una concepción romana del poder, que dejaba sus
obligaciones pesando gravosamente sobre la libertad de las tropas germánicas. Pero tal
sistema tenía necesidad de un poder fuerte, ejercido por una personalidad como la de
Teodorico. A su muerte, el edificio se desmoronó.

En 526, ostrogodos y visigodos se escindieron una vez más. Algunos ejemplos en los cuales
todavía se ve que proceden de acuerdo se refieren a asuntos espaciados y sin importancia
real. Amalarico heredó el reino visigodo en Hispania y en Septimania. Se agregó
la Provenza al dominio del nuevo rey ostrogodo, Atalarico, nieto de Teodorico por parte
de su madre Amalasunda.

Ninguno de los dos soberanos pudo liquidar los conflictos que sobrevinieron en el seno de
las élites godas. Teodato, primo de Amalasunda y sobrino de Teodorico por parte de la
hermana de este último, le sucedió luego de haberlos asesinado cruelmente. No obstante,
esta usurpación desencadenaría mayores matanzas aún. Tres reyes godos se sucedieron
en el trono en el espacio de cinco años.

La reconquista de Italia por los bizantinos

La debilidad de la posición de los ostrogodos en Italia se mostró entonces con toda


evidencia. El emperador bizantino Justiniano I siempre se había esforzado, en la medida
de lo posible, por restaurar el poder imperial sobre la totalidad de la extensión
del Mediterráneo y no dejó escapar esta ocasión para actuar.

Página 48
En 535, encargó a su mejor general, Belisario, atacar a los ostrogodos. Éste invadió
rápidamente Sicilia y desembarcó en Italia, donde tomó Nápoles y luego Roma en 536.
Después marchó hacia el norte y conquistó Mediolanum (Milán) y Rávena, la capital de los
ostrogodos, en 540.

Es entonces cuando Justiniano ofreció a los godos un generoso acuerdo —algo demasiado
generoso a ojos de Belisario—: el derecho a mantener un reino independiente en el
noroeste de Italia, pero a condición de que lo compensaran con un tributo consistente en
la mitad de su tesoro para el Imperio.

Belisario transmitió el mensaje a los godos, aunque él mismo no lo aprobase. Los godos,
que no confiaban en Justiniano, temían una emboscada, pero, dado que en su opinión
Belisario se había comportado tan bien tras la reconquista de Italia, aceptaron reconocer
este acuerdo si Belisario daba su aprobación. Esta situación condujo a un impasse.

Una facción de la nobleza goda cedió: decretando que su propio rey, Vitiges, que acababa
de ser vencido, era un cobarde, y que necesitaban un nuevo soberano, se volvieron hacia
Belisario. Erarico, su jefe, ofreció la corona a este último. Belisario era un soldado fiel a
Justiniano y no un hombre de Estado. Hizo como que aceptaba el ofrecimiento, volvió sus
pasos hacia Rávena para hacerse coronar, pero rápidamente hizo detener a los jefes
godos. Acto seguido, reclamó la totalidad de su reino para Roma.

Justiniano estaba furioso: los persas habían atacado el Imperio de Oriente en el este, y él
deseaba que un Estado neutral y estable sirviera de tope entre la frontera de sus
posesiones occidentales y el reino de los francos. En efecto, estos últimos eran extraños y
parecían hostiles en opinión de la corte oriental.

Belisario fue entonces convocado y enviado a Oriente contra los persas, dejando a un
oficial romano, llamado Juan, como gobernador temporal de Italia.

En 545, cuando por fin pudo regresar a Italia, se encontró con una situación
considerablemente cambiada: Erarico había sido asesinado y la facción pro-romana de la
élite goda, derribada.

Los ostrogodos eligieron como nuevo jefe a Totila. Este godo «nacionalista», brillante
general, había recuperado toda la Italia del Norte y expulsado a los bizantinos fuera
de Roma.

Belisario entonces volvió a tomar la ofensiva: engañó a Totila para reconquistar Roma,
pero perdió de nuevo la ciudad luego de que Justiniano, celoso y temeroso de su poder, le

Página 49
cortase el aprovisionamiento y los refuerzos. El general, avejentado, se vio así obligado a
asegurar la defensa por sus propios medios.

En 548, Justiniano lo reemplazó por el general eunuco Narsés, en quien tenía mayor
confianza. Narsés no decepcionó a Justiniano.

Totila fue salvajemente asesinado tras la batalla de Taginae (Gualdo Tadino) en julio de
552, y sus partidarios Teya o Teias (Theias), Aligerno, Escipuarno y Gibal fueron muertos o
se rindieron después de la batalla de Mons Lactarius en octubre de 552 ó 553.

Widhin, el último jefe del que tenemos testimonio del ejército gótico, se rebeló a finales
de los años 550 con una ayuda militar mínima de francos y alamanes. La sublevación no
tuvo consecuencias: los ostrogodos se sublevaron en Verona y en Brescia, pero la revuelta
terminó con la captura de su jefe en 561. Finalmente, Widhin fue conducido para ser
ejecutado allí en 561 ó 562. Una minoría, sumisa a los romanos y convertida al
cristianismo, sobrevivió en Rávena.

La herencia de los godos en la Europa Occidental

Tras esta última derrota, la denominación de ostrogodos cayó en el olvido. La nación


prácticamente se disolvió a la muerte de Teodorico. La posibilidad de formar en Italia un
Estado reuniendo elementos romanos y germánicos, como los que surgieron
posteriormente en la Galia, en Hispania y posteriormente en las regiones de Italia bajo la
soberanía de los lombardos, se desperdició asimismo.

En consecuencia, el lugar ocupado por los godos en la memoria española difiere del que
ocupan en la memoria italiana: en Italia, los godos no fueron sino un invasor temporal,
pronto suplantados por los lombardos, mientras que en Hispania supieron constituir un
elemento importante de las naciones hispánicas en la Alta Edad Media.

Así, la imagen de los godos en la historiografía moderna española es positiva, y el aporte


que ellos constituyeron no ha sido olvidado ni desdeñado: una parte del norte
de España en la actual Cataluña, conservó durante algún tiempo el nombre de Gotia, lo
mismo que las antiguas posesiones godas al sudoeste de la Galia, no obstante haber
pasado primero a manos musulmanas y después a manos de los francos.

Cronología

242: Desmembramiento del mundo romano; el Bósforo Cimeriano (actual Crimea) cae
bajo la dominación de los greutungos instalados en Ucrania.

siglo III: Los godos se separan en tervingios y greutungos.

Página 50
271: En lo que constituye la primera retirada importante desde los comienzos del Imperio,
los romanos abandonan la Dacia.

371: El reino de los greutungos está en manos de los hunos.

375: Fuerte presión de los hunos, que destruyen el reino greutungo en Rusia del sur.

380: Una confederación de greutungos, alanos y hunos establecida por el emperador


Graciano en Panonia, de donde serán expulsados en 427.

456: Los ostrogodos se establecen en el Danubio inferior.

493: Teodorico el Grande, jefe de los ostrogodos, es ahora rey de Italia.

508: Comienzo de una campaña de los ostrogodos bajo el mando de Teodorico el Grande
en dirección a la Galia meridional, que termina en 511.

526: Atalarico sucede a Teodorico el Grande como rey de los ostrogodos.

526: Teodorico el Grande, rey de los ostrogodos y de Italia, muere de disentería.

534: Fallece el 2 de octubre Atalarico, rey de los ostrogodos.

535: Teodato, nuevo rey de los ostrogodos, estrangula a su mujer, la reina Amalasunda,
hija del rey Teodorico el Grande.

536: Los ostrogodos deponen a su pasivo rey, Teodato, y eligen a Vitiges, un general, para
que lo reemplace.

536: Los ostrogodos ceden la Provenza a los francos.

537: Habiéndose asegurado las espaldas concediendo a los francos la Provenza, en manos
de los ostrogodos desde 508, Vitiges se dirige a Roma y la somete a sitio.

539: Milán, la ciudad más importante de Italia después de Roma, es ganada nuevamente
por los ostrogodos y destruida. Los hombres son ejecutados y las mujeres vendidas como
esclavas.

540: Vitiges, rey de los ostrogodos, es capturado por Belisario, quien se apodera
de Rávena.

543: Los ostrogodos llevan a cabo una reforma agraria que beneficia a los campesinos
italianos.

Página 51
543: Totila, nuevo rey de los ostrogodos, se adentra en Italia y toma Nápoles luego de
sitiarla; Belisario regresa a Italia.

546: Totila, rey de los ostrogodos, conquista Roma luego de sitiarla durante un año.

552: Narsés derrota y mata a Totila, rey de los ostrogodos, en la batalla de Busta
Gallorum.

553: El general bizantino Narsés derrota a Teya, sucesor de Totila como rey de los
ostrogodos, en el monte Lactarius.

554: El emperador bizantino Justiniano I lanza un programa de reorganización de la


administración de Italia luego del caos de 20 años de guerra contra los ostrogodos.

Reyes Greutungos

291–350: Achiulfo

350–375: Hermanarico

375–376: Vitimiro.

Con la invasión de los hunos la mayor parte del pueblo greutungo estuvo bajo la
dominación de los hunos. Es un periodo de que Jordanes denomina interregno y que duró
dos generaciones.

Hubo una parte del pueblo que constituyó una confederación junto con los alanos y una
parte de los hunos, que escaparon a la expansión de los hunos cruzando el Danubio en
376. En 380 el emperador Graciano ubicó a los greutungos de Alateo y Safrax en las
provincias de Valeria y Panonia II, de donde no serían expulsados hasta el año 427.

376–¿?: Viderico (Widoric) Era un niño, mandato ejercido por los duces Safrax y Alateo

Finales del siglo IV y comienzos del siglo V: duces Safrax y Alateo.

376-386: Odoteo

Ostrogodos

?-447: Vandalario

447–469: Valamiro

469–474: Teodomiro

474–526: Teodorico el Grande


Página 52
526–534: Atalarico

534–536: Teodato

536–540: Vitiges

540–541: Hildibaldo

541–541: Erarico

541–552: Totila

552–553: Teya.

Pueblo franco

Los francos (del latín Franci o gens Francorum) fueron una comunidad de pueblos
procedentes de Baja Renania y de los territorios situados inmediatamente al este
del Rin (Westfalia), que al igual que muchas otras tribus germánicas occidentales entró a
formar parte del Imperio romano en su última etapa en calidad de foederati, asentándose
en el Limes (Bélgica y norte de Francia actuales). Las poderosas y duraderas dinastías
establecidas por los francos reinaron en una zona que abarca la mayor parte de los
actuales países de Francia, Bélgica y Países Bajos, así como la región
de Franconia en Alemania.

La palabra franco (Frank o Francus) significa «libre» en la lengua de los francos, ya que los
francos no estaban dominados por el Imperio romano ni por ningún otro pueblo. 1Dado
que la raíz frank- no es una raíz germánica conocida, se piensa también que podría derivar
de frei-rancken (libere vacantes) que significa libres viajeros.2

Página 53
Los francos en el norte de la Galia en la segunda mitad del siglo V.

No se sabe mucho de los inicios de la historia de los francos. El cronista galo-


romano Gregorio de Tours, autor de la Historia Francorum (Historia de los francos), que
cubre el período hasta el año 594, es la fuente principal. En ella cita a su vez como fuentes
a Sulpicio Alejandro y a Frigerido (los cuales serían desconocidos de no ser por él), además
de aprovechar su propia relación personal con muchos francos insignes. Aparte de
la Historia de Gregorio, existen además otras fuentes romanas anteriores,
como Amiano y Sidonio Apolinar.

Los estudiosos modernos dedicados al período de las migraciones han sugerido que el
pueblo franco podría haber surgido de la unificación de grupos germánicos anteriores más
pequeños (usípetes, téncteros, sicambrios y brúcteros), que habitaban el valle del Rin y los
territorios situados inmediatamente al este. Esta unión podría estar relacionada con el
aumento del caos y las insurrecciones acontecidas en la zona como resultado de la guerra
entre Roma y los marcomanos, que había comenzado en el año 166, así como de los
conflictos derivados de ésta durante la segunda mitad del siglo II y el siglo III.

La primera vez que los autores clásicos de la antigüedad nombran al territorio de los
francos es en la recolección de relatos laudatorios de emperadores romanos Panegyrici
Latini (Panegíricos Latinos), a principios del siglo IVEC. En esa época tal territorio se
correspondía con el área situada al norte y al este del Rin (la Renania actual), con unos
límites difusos encerrados en el triángulo entre las ciudades
de Utrecht, Bielefeld y Bonn de hoy día. En el citado territorio se situaban las tierras de la
confederación de pueblos francos de los sicambrios, los salios, téncteros,
usípetes, vindélicos, brúcteros, ampsivaros, camavos y catos. Algunas de estas tribus,
como los sicambros y los francos salios suministraban tropas a las fuerzas romanas que
protegían el limes (las fronteras del imperio).

En un principio, se dividían en dos grupos, cuyos nombres derivarían, según algunas


interpretaciones, de sus asentamientos en torno a dos ríos:

Los francos salios habitarían, a mediados del siglo III d. C., el valle inferior del río Rin, en
los actuales Países Bajos y noroeste de Alemania. Su nombre estaría vinculado, según
unos, al río Ijssel (forma antigua Isala, como otros cursos de agua: Isère, Yser, Isar); según
otros, al vocablo germánico «see» (mar), o también al germánico «i sala» (aguas oscuras).

los francos ripuarios habitarían el curso medio del río Rin, y su nombre derivaría del
vocablo latino «ripa» (río), en el sentido de la gente del Rin.

Página 54
Ya en el siglo IX la división entre ambos era prácticamente inexistente, pero durante algún
tiempo continuó siendo aplicada en el sistema legal que definía el origen de las personas.

Por su parte, Gregorio afirma que los francos vivieron originalmente en Panonia, pero que
más tarde se asentaron a las orillas del Rin. Existe una región al noreste de la
actual Holanda (al norte de lo que una vez fue la frontera romana) que lleva el nombre
de Salland, y podría haber recibido ese nombre de los salios.

Hacia el año 250, un grupo de francos, aprovechándose de la debilidad del Imperio


romano, llegó hasta Tarragona (en la actual España), ocupando esta región durante una
década antes de que las fuerzas romanas los doblegaran y expulsaran de territorio
romano. Unos cuarenta años después, los francos tomaron el control de la región del
río Escalda (actual Bélgica), interfiriendo en las rutas marítimas de Bretaña. Los romanos
pacificaron la región, pero no expulsaron a los francos.

Los francos en el Imperio romano

Entre los años 355 y 358, el emperador Juliano intentó dominar las vías fluviales del Rin
bajo el control de los francos, y una vez más volvió a pacificarlos. Roma les concedió una
parte considerable de la Gallia Belgica, momento a partir del cual pasaron a
ser foederati del Imperio romano, aunque el emperador forzó el retorno de
los camavos a Hamaland (un distrito ahora holandés en la actual Güeldres). De este modo,
los francos se convirtieron en el primer pueblo germánico que se asentó de manera
permanente dentro de territorio romano.3 El holandés hablado en Flandes (Bélgica)
y Holanda tiene su origen en las lenguas de origen germánico habladas por los francos
(ver fráncico antiguo), también el limburgués tendría el mismo origen.

Algunos francos prosperaban en suelo romano, como Flavio Bauto y Arbogastes, militares
que apoyaban la causa de los romanos, mientras que otros reyes francos,
como Malobaudes se oponían a los romanos dentro del Imperio. Después de que la caída
de Arbogastes tras su suicidio en la Batalla del Frígido, su hijo Arigio logró establecer un
condado hereditario en Tréveris, y después de la caída del usurpador Constantino III,
algunos francos apoyaron al usurpador Jovino (411).

A pesar de ser aliados de Roma —de hecho contribuyeron a defender las fronteras tras el
paso de las tribus germánicas por el Rin en el 406— desde la década de 420, los francos
aprovecharon la decadencia de la autoridad romana sobre la Galia, para extenderse al sur,
de manera que fueron conquistando gradualmente la mayor parte de la Galia romana al
norte del río Loira y al este de la Aquitania visigoda.

Página 55
La invasión de los francos presionó hacia al suroeste, más o menos entre el Somme y la
ciudad de Münster (en la Renania del Norte-Westfalia actual), y avanzó por la región
parisina, donde terminaron con el control romano que ejercía Siagrio en el 486, y
prosiguió hacia los territorios al sur del río Loira, de donde se expulsó a los visigodos a
partir del 507.

Los merovingios

Lo poco que ha sobrevivido acerca de los reinos de los primeros jefes


francos, Faramond (aproximadamente entre 419 y 427) y Clodión (aproximadamente
entre 427 y 447), parece tener más de mito que de realidad, y su relación con la dinastía
de los merovingios permanece poco clara.

Gregorio menciona a Clodión (Chlodio) como el primer rey que inició la conquista de la
Galia al tomar «Camaracum» (actual Cambrai) y expandir la frontera hasta el río Somme,
esto es, su territorio incluiría la región de la Toxandria (en el Brabante actual, entre las
desembocaduras de los ríos Mosa y Escalda) y tendría como centro la ciudad y obispado
de Tongeren (civitatus Tungrorum), desde donde se ampliaría hasta Cambrai (Camaracum)
y el río Somme. Sidonio Apolinar relata como Aecio tomó a los francos por sorpresa,
haciéndoles retroceder (probablemente alrededor de 431). Este período marca el inicio de
una situación que se prolongaría durante siglos: los francos germánicos se convirtieron en
soberanos de un número cada vez mayor de súbditos galorromanos.

En 451, Aecio pidió ayuda a sus aliados germánicos en suelo romano para repeler una
invasión de los hunos. Mientras que los francos salios le apoyaron, los renanos lucharon
en ambos bandos, dado que muchos de ellos vivían fuera del Imperio.

Los sucesores de Clodión son figuras poco conocidas. Las fuentes de Gregorio identifican
sin demasiada seguridad a Meroveo (Merovech) como el rey de los francos, epónimo de la
dinastía y posible hijo de Clodión. Meroveo fue sucedido en el trono por Childerico I, en
cuya tumba, descubierta en 1653, se encontró un anillo que lo identificaba como rey de
los francos, y al parecer gobernó un reino de francos salios
en Tournai como foederatus del Imperio romano.

Clodoveo y la creación del reino de los francos

Clodoveo I (Clovis en francés), hijo de Childerico I, comenzó una política de expansión de


su autoridad sobre las otras tribus francas y de ampliación de su territorio al sur y oeste de
la Galia. Así, comenzó una campaña militar con la intención de consolidar los varios reinos
francos en la Galia y Renania, dentro de la cual se enmarca la derrota de Siagrio en 486.
Esta victoria sobre Siagrio supuso el fin del control romano en la región de París.

Página 56
En la batalla de Vouillé (507), Clodoveo, con la ayuda de los burgundios, derrotó a
los visigodos, expandiendo su reino al este, hasta los Pirineos. Tras esta batalla, Gregorio
de Tours indica que Clodoveo llevó a cabo campañas para eliminar a los demás reyes
francos, tanto ripuarios como salios.

La conversión de Clodoveo al cristianismo, tras su matrimonio con la princesa


católica burgundia Clotilde en 493, pudo haber ayudado a acercarle al papa y a otros
soberanos cristianos ortodoxos. La conversión de Clodoveo supuso la conversión del resto
de francos. Al profesar la misma fe que sus vecinos católicos, los recientemente
cristianizados francos encontraron mucho más fácilmente su aceptación por parte de la
población local galo-romana que otros pueblos germánicos cristianizados de fe arriana,
como los visigodos y ostrogodos, los vándalos, los lombardos o los burgundios. De esta
forma, los merovingios dieron lugar a la que con el tiempo sería la dinastía de reyes más
estable de Occidente. La dinastía merovingia fundada por Clodoveo toma su nombre de
Meroveo, su antepasado germánico legendario y casi divino, que da legitimidad a su reino.

Esta estabilidad, sin embargo, no se extendía a la vida cotidiana durante la era merovingia.
Los francos eran ante todo un pueblo guerrero, una característica que lógicamente
impregnaba todos los aspectos de su cultura. Aunque en tiempos de los romanos existía
un cierto grado de violencia (sobre todo en la etapa final), la introducción de la práctica
germánica de recurrir a la violencia para solventar disputas y conflictos legales llevó a un
cierto grado de anarquía al final de esta época. Esto afectó al comercio, que llegó a verse
interrumpido ocasionalmente, dificultando de manera creciente la vida cotidiana, lo que
desembocó en una progresiva fragmentación y localización de la sociedad en villas. La
alfabetización, aparte de los pocos eruditos eclesiásticos, era prácticamente nula, como
en toda la Europa occidental.

Los soberanos merovingios, siguiendo la tradición germánica, tenían la costumbre de


dividir sus tierras entre los hijos supervivientes, ya que carecían de un amplio sentido de
la res pública, concebían el reino como una propiedad privada de grandes dimensiones.
Esto dio lugar divisiones territoriales, segregaciones y redistribuciones, reunificaciones y
nuevas particiones, en un proceso que originaba asesinatos y guerras entre las distintas
facciones. Esta práctica explica en parte la dificultad de describir con precisión tanto las
fechas como las fronteras geográficas de cualquiera de los reinos francos, así como de
determinar con precisión quién gobernaba en cada una de las regiones. El bajo nivel
de alfabetización durante el periodo franco agrava el problema, ya que se conservan muy
pocos documentos escritos.

El área franca se expandió aún más bajo el reinado de los hijos de Clodoveo, llegando a
cubrir la mayor parte de la actual Francia (con la expulsión de los visigodos), pero

Página 57
incluyendo también zonas al este del río Rin, tales como Alamannia (el actual sudoeste de
Alemania) y Turingia (desde 531); Sajonia, en cambio, permaneció fuera de las fronteras
francas hasta ser conquistada por Carlomagno siglos más tarde. A su muerte en 511,
repartió el reino entre sus cuatro hijos, hasta que su hijo Clotario I reunió temporalmente
los reinos, tras él, los territorios francos volvieron a dividirse
en 561 en Neustria, Austrasia y Borgoña, que habían sido anexionadas por los francos por
medio de matrimonios e invasiones.

En cada reino franco, el mayordomo de palacio ejercía las funciones de primer ministro.
Una serie de muertes prematuras que comenzaron con la de Dagoberto
I en 639 desembocaron en una sucesión de reyes menores de edad. A comienzos del siglo
VIII, esto había permitido a los mayordomos austrasios consolidar el poder de su propio
linaje, lo cual llevó a la fundación de una nueva dinastía: los carolingios.

Pueblo burgundio

Los burgundios fueron una tribu germánica oriental originaria de Escandinavia, que a
partir del año 200 inició una migración masiva hacia Europa central, seguida por
los vándalos, hacia Pomerania (actuales Polonia y noreste de Alemania). Luego se instaló
en la Galia, entre los francos y los alamanes, a orillas del Rin. La tribu estableció su capital
en «Borbetomagus» (actual Worms) y arrebató «Mogontiacum» (Maguncia) a los
romanos.

A principios del siglo V, los burgundios se asentaron pacíficamente en la zona del valle
del Ródano, en un área entre las actuales Suiza, Francia e Italia, que por ellos acabaría
tomando el nombre de Burgundia (y más adelante evolucionaria a la actual Borgoña). En
el año 534, los francos derrotaron a Gundemaro, el último de los reyes burgundios, y se
anexionaron su territorio tras la batalla de Tolbiac.

Sus leyendas y sagas, base del Cantar de los nibelungos, editado por vez primera en
la Edad Media en el Sacro Imperio Romano Germánico, les dieron trascendencia
mitológica. Como muchas tribus germánicas, se convirtieron al arrianismo, aunque los
católicos dominaron tras la conversión del rey Gundebaldo en 500.

Las tradiciones burgundias mencionaban un origen escandinavo y eso encuentra apoyo en


numerosas pruebas y evidencias arqueológicas (Stjerna), y muchos investigadores
consideran que esas tradiciones parecen ser correctas. 1 Posiblemente porque
Escandinavia estaba más allá del horizonte de las primeras fuentes romanas, incluyendo
a Tácito (que solo menciona una tribu escandinava, los de nuestros padres suiones), nada
se dice en ellas de dónde podrían venir los burgundios. El primero que los cita es Plinio el
Viejo, que los veía como una tribu integrante del pueblo vándalos, y luego Ptolomeo, en

Página 58
su obra Geographia, en la segunda mitad del siglo II, los cita como vecinos de
los semnones. La primera referencia romana a su procedencia es simplemente
el Rin (entre otros, Amiano Marcelino, XVIII, 2, 15), ya que para ellos los burgundios no
eran sino otra tribu germánica oriental.

Actualmente se cree que los los burgundios procederían de la isla de Bornholm, ya que
hacia el año 300, la población había desaparecido en gran parte de la isla. La mayoría de
sus cementerios habían dejado de ser utilizados, y los que aún se usaban tenían pocos
enterramientos.2 El nombre de la isla, en noruego antiguo, es «Burgundarholmr» («isla de
los burgundios»). lo que corrobora tal procedencia.3

Nicolás Maquiavelo, en su: 'Historia de Florencia', reseña que los pueblos nórdicos tenían
la tradición de que cuando la región donde vivían no daba suficiente para mantener a toda
la población que había ido aumentando, un tercio de ellos, hombres, mujeres, niños y
ganados, junto con sus autoridades, se ponían en marcha buscando nuevas tierras donde
asentarse. En el caso de los habitantes de la isla de Bornholm, no tenían otra opción que
emigrar hacia el sur.

Las excavaciones arqueológicas en Alemania en los últimos cincuenta años han puesto de
manifiesto la existencia de dos emplazamientos burgundios en Germania anteriores a su
contacto con el Imperio romano. Se han dado dos explicaciones sobre su existencia:

Nuevamente, que los cronistas romanos de las campañas militares no distinguieran a los
burgundios de otro de los pueblos germánicos, los alamanes, al escribir sus anales.

Que tal contacto no se produjese porque los burgundios se separasen de la liga de los
alamanes en el momento en que el Imperio romano estaba debilitándose y en
desintegración y ocupasen territorios de las actuales Suiza, Austria, el Franco Condado y
los Alpes.

Primeras relaciones con los romanos

Las primeras migraciones burgundias los llevaron e establecerse en la margen izquierda


del curso medio del Oder, aunque algunas tribus llegaron hasta las costas del lejano mar
Negro. Más tarde estarían viviendo en la cuenca del Vístula, de acuerdo con Jordanes, el
historiador de los godos de mediados del siglo VI. A mediados del siglo III, los burgundios
habían estado a punto de desaparecer, derrotados en batalla por otro pueblo que
habitaba la misma zona, los gépidos, que, encabezados por su rey Fastida, casi los
aniquilaron.

Página 59
Hacia la década de 270 d. C., los burgundios comenzaron nuevamente a emigrar y
entraron por primera vez en contacto con los romanos y hacia el final del siglo III, una
población lo suficientemente numerosa de burgundios había ocupado las antiguas tierras
abandonadas de los alamanes a orillas del Rin y el Meno. El pueblo alamán había
comenzado a desplazarse hacia el este, hasta la frontera del imperio (limes germánico),
que violaban con cierta frecuencia para hacer incursiones en gran parte de la Galia (hacia
el 259/260), hasta que fueron derrotados y se retiraron al otro lado de la frontera del Rin.
Durante casi un siglo no ocasionaron más problemas a Roma, pero hacia el año 352 habían
recomenzado sus incursiones. Al final del año 367 cruzaron por sorpresa el Rin, atacando y
saqueando «Moguntiacum » (Maguncia).

En el año 369, el emperador Valentiniano I solicitó la ayuda de los burgundios en su guerra


contra los alamanes (Amiano Marcelino, XXVIII, 5, 8-15), pero al final la campaña no se
llevó a cabo, ya que los romanos empezaban a ver en la llegada masiva de los guerreros
burgundios una amenaza aún mayor. Valentiniano contraatacó en «Solicinium» y con
ayuda de otros pueblos los derrotó pírricamente, pues las bajas del ejército
romano fueron tan numerosas que tuvo que abandonar la idea de continuar su campaña
contra ellos. En 374 los romanos firmaron la paz con Macriano, rey de los alamanes, que
desde entonces se convirtió en un fiel aliado suyo. Los siguientes tres años Valentiniano
reorganizó las defensas de la frontera del Rin, supervisando personalmente la
construcción de numerosos fuertes.

Al final del siglo IV, los burgundios expulsaron a los alamanes de la región entre
el Taunus y el Neckar y ellos mismos alcanzaron el Rin. Aproximadamente cuatro décadas
más tarde, los burgundios aparecen de nuevo. Tras la caída en desgracia y posterior
cautiverio y ejecución en Rávena del general y magister militum romano Estilicón, las
tropas visigodas de Alarico I volvieron a luchar (406-408) contra Roma, acompañadas esta
vez por las tribus del norte, que cruzaron el Rin y penetraron en el Imperio. Entre estas
tribus se encontraban los alanos, los vándalos, los suevos y, posiblemente, los burgundios,
que habrían emigrado hacia el oeste y se habrían establecido en el valle del Rin, en la zona
próxima a «Borbetomagus» (Worms).

Cuando el Imperio Romano se debilitó, autorizó a los pueblos germánicos a asentarse en


su territorio como «federados» (fœderati). Estos pueblos recibían la tierra y una parte del
impuesto sobre la renta a cambio de garantizar la seguridad del territorio. Entre ellos
estaban los burgundios, que a pesar de su condición de foederati, parecen haber tenido
una relación tormentosa con los romanos pues irrumpieron en las regiones fronterizas y
extendieron su influencia todo lo posible.

Página 60
Al parecer hubo a veces una relación amigable entre los hunos y los burgundios. Una
costumbre huna para las mujeres les llevaba a alargar artificialmente el cráneo de las
niñas mediante fuertes vendajes cuando eran tan solo bebés. En algunas tumbas
germánicas a veces se han encontrado adornos hunos y también cráneos femeninos
tratados de esa manera; al oeste del Rin, sólo las tumbas burgundias contienen un gran
número de esos cráneos.4

Los siguientes años vieron el nacimiento del primero de los reinos burgundios en torno a
Worms y su posterior destrucción en el año 436. Luego, ya dentro de los límites del
imperio, en el año 443 recibieron una región llamada Sapaudia (Saboya actual y gran parte
de la meseta de Suiza) y se expandieron luego a la Burgundia, donde lograron crear un
segundo reino que fue el más duradero y el que abarcó más territorio. Este reino vería su
final en el año 534 tras su definitiva conquista por los francos.

Pueblo alamán

Los alamanes (en alemán, Alemannen) eran un conjunto de tribus germanas establecidas
en el curso superior, medio e inferior del Elba y a lo largo del Meno. Fueron mencionados
por primera vez por Dión Casio en 213.

Según Asinius Quadratus, su nombre indica que eran el agrupamiento de varias tribus, y
significa "todos los hombres":

Los alamanes estuvieron en conflicto permanente con el Imperio romano. Inicialmente


situados al norte de la provincia de Recia, fueron contenidos por los romanos hasta la
mitad del siglo III, tras dos siglos de enfrentamientos. Logran desplazarse poco a poco
hacia el oeste para instalarse definitivamente sobre el territorio que comprende una parte
de las actuales Vorarlberg (Austria), Suiza, Baden-Wurtemberg y Alsacia.

De esta tribu germánica deriva el nombre de alemán en español y otros idiomas. El


nombre de Alamania es la latinización de una frase en alto alemán antiguo: Alle
Mannen (“todos los hombres”), que engloba a todos los pueblos que habitaban esa zona
en tiempos de Julio César teutones, bucinobantes, etc

Cronología

213: primera aparición de los alamanes en Germania Superior.

253: los francos y los alamanes invaden la Galia.

277: el emperador Probo libera la Galia y hace retroceder a los alamanes allende el Rin.

Página 61
352: los alamanes y francos derrotan al ejército romano, toman cuarenta ciudades y se
instalan entre el Mosela y el Rin.

378: los alamanes invaden la actual Alsacia.

496: los francos derrotan a los alamanes en la batalla de Tolbiac.

512: fin de la guerra entre los francos y los alamanes.

Anglos

Los anglos fueron uno de los pueblos germánicos procedentes de Europa septentrional
que ocuparon algunos territorios anteriormente pertenecientes al Imperio romano de
Occidente. Se establecieron en la actual Inglaterra y junto con los sajones darían lugar a
los anglosajones.

Migración a Gran Bretaña

Los anglos se habían asentado desde tiempos muy antiguos (no datados) en la zona
septentrional de la actual Alemania, concretamente en la región alrededor de Angeln.

En los siglos V y VI d.C., emigraron conjuntamente con los sajones y los jutos a las islas
británicas aprovechando la retirada del Imperio romano de esos territorios. Sin embargo,
la población autóctona (los britones) ofreció una dura resistencia. Se conservan muy pocas
crónicas escritas de esta oscura época, que dio lugar a la leyenda del rey Arturo.
Finalmente, los invasores quedaron organizados en siete reinos, conocidos como
la heptarquía anglo-sajona.

Los anglos colonizaron Northumbria (en el actual condado de Northumberland), Anglia


Oriental y Mercia. Los diversos reinos vivían en estado permanente de guerra, por lo que
en busca de un mayor poder, sus jefes tomaron el título de reyes (seguirían siendo
elegidos). Esta situación se prolongaría hasta cerca del año 600, cuando el rey Etelfrido de
Northumbria alcanzó una cierta hegemonía entre todos los reinos germánicos de la isla.
Su hijo, Oswy, amplió este poder ocupando Chester, Bangor y la isla de Carhile, cortando
así las comunicaciones entre los britones de Gales y los de Stratclud.

Conversión al cristianismo

La conversión al cristianismo de los anglos se produjo gracias a la labor llevada a cabo por
la misión gregoriana, enviada por Gregorio I y dirigida por Agustín de Canterbury. Durante
la invasión y colonización de la isla, éstos eran reacios a cualquier idea cristiana. Sin
embargo, su actitud cambió cuando recibieron predicadores enviados por Roma. El

Página 62
dificultoso proceso de conversión llegó a un punto de inflexión en el año 660, cuando fue
admitida la práctica del cristianismo en todos los reinos anglos.

El monje griego Teodoro tuvo un papel decisivo en la organización de la primitiva Iglesia


británica, al respetar la división original de los reinos. Todas las sedes dependían a su vez
del primado de Canterbury, a pesar de encontrarse éste en territorio sajón, y no anglo. Los
altos cargos eclesiásticos pronto empezaron a ocupar posiciones de influencia en todo el
país, además de una parte importante de la propiedad de la tierra, comenzando a
configurarse una primitiva sociedad feudal.

Fue en esta época cuando los anglos abandonaron la escritura rúnica para adoptar
el alfabeto latino, aunque a diferencia de los sajones, los anglos dejaron pocas obras
escritas, aparte de algunos monumentos con inscripciones.

Fusión de sajones y anglos

La hegemonía de Northumbria sobre la región dominada por los anglos terminó en 685,
siendo rey Esfredo. Agotado por las constantes luchas contra Escocia, el reino fue vencido
por los daneses. La posición dominante pasó al reino de Mercia, gobernado por el también
rey anglo Offa. Al terminar el siglo VII, solo estos dos reinos quedaban como fuerzas
representativas de los anglos, ya que los reyes inferiores habían ido perdiendo poder
hasta verse reducidos a simples nobles.

En esta conyuntura, el rey sajón de Wessex, Egberto, sometió a ambos. En primer lugar
entró en Mercia, rindiéndose con ella la Anglia Oriental. Más tarde ocupó Northumbria. A
partir del punto en que es reconocido señor de este territorio, en 827, podemos decir que
la historia de los anglos queda fundida con la de los sajones.

Organización social

Entre los anglos, la posesión y distribución de la tierra era la base de todo derecho. Ésta se
repartió en lotes de extensión variable, desde el mínimo para alimentar a una familia
hasta grandes extensiones correspondientes a nobles y reyes. La excepción a esto era
el Folcland, extensión de tierra común a todos los reinos y que necesitaba aprobación de
una asamblea para venderse. El Folcland constituye así un curioso hecho diferencial que
no se encuentra en ningún otro pueblo germánico.

La sociedad estaba formada por familias de hombres libres (ceorlas), en las que el cabeza
de familia o mundobora tenía absoluto control sobre familiares, criados y esclavos. Las
mujeres eran literalmente compradas para contraer matrimonio con ellas.

Página 63
Los esclavos eran principalmente britones sometidos (especialmente en zonas
occidentales) y germanos traídos de guerras anteriores (en zonas orientales).

Pueblo sajón

El Imperio romano en los tiempos de Adriano (117–138), muestra la patria natal de


los Saxones, que se corresponde aproximadamente con lo que modernamente es el
territorio de Schleswig-Holstein.

Los sajones (en latín, Saxones) fueron una confederación de antiguas tribus
germánicas vinculados en el plano etnolingüístico a la rama occidental. Sus modernos
descendientes en la Baja Sajonia y Westfalia y otros Estados alemanes son considerados
étnicamente germanos; el Estado libre de Sajonia no está habitado por sajones étnicos; el
Estado de Sajonia-Anhalt sólo lo está en su parte noroccidental; los que se hallan en
los Países Bajos orientales están considerados étnicamente holandeses; aquellos que se
encuentran en el noroeste de Bélgica (Región Flamenca) están considerados
étnicamente flamencos; aquellos que se hallan en el norte de Francia son considerados
étnicamente franceses; y los que se encuentran en la Inglaterra meridional son
étnicamente ingleses (véase anglosajones). Su zona de asentamiento más antigua que se
conoce es Nordalbingia (Albingia septentrional), un territorio que se corresponde
aproximadamente con la moderna Holstein.

Los anglosajones participaron en el asentamiento germánico de Britania durante y


después del siglo V. No se sabe cuántos emigraron desde el continente a Britania, aunque
se hacen estimaciones de un número total de colonos germánicos entre 10.000 y
200.000.1 Desde el siglo XVIII, muchos sajones continentales se han asentado en otras
partes del mundo, especialmente en Norteamérica, Australia, Sudáfrica y en territorios de
la anterior Unión Soviética, donde algunas comunidades aún mantienen partes de su
herencia cultural y lingüística, a menudo bajo la denominación común de "alemán",
"flamenco" y "holandés".

Debido a las rutas comerciales hanseáticas y las emigraciones durante la Edad Media, los
sajones se mezclaron con otros pueblos y culturas, y también los influyeron, tanto con
los pueblos escandinavos y los bálticos, como con los pueblos eslavos
occidentales (polavianos y pomeranios).

Son mencionados por primera vez por el astrónomo y geógrafo griego Claudio
Ptolomeo en el siglo II de nuestra era, quien sitúa sus tierras en Jutlandia, entre el río
Elba y el mar del Norte, entre lo que hoy es el noroeste de Alemania y el este de los Países
Bajos. Esta región corresponde aproximadamente a Schleswig-Holstein, desde donde
parece que se extendieron hacia el sur y el oeste. En el siglo V, los sajones formaron parte

Página 64
del pueblo que invadió la provincia romano-británica de Britania. Una de las otras tribus
fueron los anglos germánicos, cuyo nombre, tomado junto con el de los sajones, llevó a la
formación del término moderno anglosajones.

Se cree que la palabra «sajón» deriva de seax o sax, que es una especie de espada o
cuchillo de piedra que usaban y por la que eran conocidos. 2 3 Las tribus germánicas
tomaban sus nombres de las armas que utilizaban. El seax ha tenido un impacto simbólico
perdurable en los condados ingleses de Essex y Middlesex, pues ambos tienen
tres seaxes en su emblema ceremonial.

Hérulos

Los hérulos eran una tribu germánica que invadió el Imperio romano en el siglo III,
provenientes de Escandinavia, seguramente tras ser expulsados.

Según algunos historiadores medievales, sus integrantes se aliaron con los godos y
participaron con ellos en varias expediciones de merodeo por las costas de los
mares Negro y Egeo (260). A principios del siglo VI, los lombardos vencieron a los hérulos y
disolvieron su reino, situado en la cuenca del río Elba. Algunos de sus integrantes
emigraron a Escandinavia y otros se enrolaron como mercenarios en el ejército
del Imperio romano de Oriente. Un jefe hérulo, Odoacro, depuso al último emperador
romano de Occidente, Rómulo Augústulo (476), y fue nombrado rey de Italia por sus
tropas. Gobernó Italia del 476 al 493, cuando los ostrogodos vencieron a su ejército y se
instalaron en la península itálica.

Se los menciona por primera vez en las fuentes romanas en el siglo III, cuando
en 268 y 269 participaron en una coalición bárbara que reunió a pecinos y carpos —
pequeñas tribus germánicas—, así como a gépidos y, sobre todo, a godos. El ejército
coligado, que se afirma que contaba con más de trescientos mil guerreros (cifra
ciertamente exagerada por los cronistas romanos y griegos), atacó a las fuerzas del
emperador Claudio II el Gótico junto al río Danubio.

En el siglo III, otro pueblo germánico, el lombardo, entonces establecido en la Panonia y


que irrumpió en el Occidente romano tardíamente en el 568, era aliado de los hérulos.
Más tarde, se hace mención de estos nuevamente durante las grandes invasiones, a partir
de la segunda mitad del siglo IV.

Alta Edad Media

En el siglo V, estos últimos poseen la apariencia de ser un reino ubicado a lo largo del
Danubio, aunque son sin duda pocos: probablemente proviene de allí la banda armada a

Página 65
la que se pone en cabeza Odoacro, uno de los suyos ya establecido en Italia. Este último
incendió Pavía, saqueó Roma y depuso al emperador Rómulo Augústulo, haciéndose
proclamar «Rey de Italia» (476). Este episodio es conocido sobre todo por haber sido
interpretado por la historiografía como la caída oficial del Imperio romano de Occidente.

No obstante, no parece que todos los hérulos se hubiesen establecido sobre el Danubio
entre los siglos III y V. Un contingente hérulo es atestiguado en efecto durante años
400/407 en los ejércitos bárbaros, al lado de frisones y de sajones, que practican la
piratería en el mar del Norte y las costas del canal de la Mancha. Estos bandidos dejan en
un estado lastimoso las defensas costeras del Imperio romano (la marcha militar costera
de Armórica o Litus armoricus) y establecen puestos avanzados de observación o
pequeños establecimientos de población sobre la costa atlántica. Así es como fueron
hasta Hispania, y hacia el año 456, cerca de 500 piratas hérulos fueron avistados en las
costas cantábrica y gallega, embarcados en ocho embarcaciones. Algunos hasta
permanecieron en la costa española y continuaron con la piratería. 1

Después del año 476, otros hérulos sirven en el ejército de Teodorico el Grande,
integrándose a los Ostrogodos, a los que el emperador de Oriente, Zenón, había
encargado recuperar Italia, entonces en las manos de los mercenarios bárbaros de
Odoacro.

Hacia 491, Teodorico, vencedor de los vándalos, anuda contactos con los hérulos
danubianos para prevenirse de la presión de los alamanes.

Odoacro es derrocado por Teodorico en 493 y su ejército es expulsado de Italia por las
fuerzas ostrogodas, mientras que el rey godo funda el Reino de Rávena. Cuando los
hérulos regresaban al Danubio bajo la dirección de su rey Rodolfo, fueron severamente
batidos el año 510 por los lombardos, por lo que muchos de ellos volvieron
posteriormente a Escandinavia, su lugar de origen.

En el año 550, la presencia aproximadamente de 3000 mercenarios hérulos es todavía


atestiguada a lo largo de la línea de defensa danubiana o limes danubiano,
en Sirmium y Singidunum, pero éstos se habían establecido allí hacia el 510. No olvidemos
que contingentes hérulos también sirvieron a Bizancio en su guerra contra los vándalos en
África entre 533 y 534, así como en Italia bajo el mando del viejo general eunuco Narsés,
contra los ostrogodos, a partir del 551. Desaparecieron como pueblo antes de la mitad
del siglo VII. De esta forma, los del norte se fusionaron con frisones y sajones, algunos
incluso regresaron a su patria de origen, en Escandinavia, de la que se habían ido siglos
antes (lo que demuestra bien el afecto a sus orígenes lejanos y posiblemente la

Página 66
supervivencia de lazos estrechos con las poblaciones nórdicas); finalmente otros se
fusionaron con ostrogodos y lombardos.

Rugios

Los rugios eran una tribu germánica cuyo origen se remonta a la región de Rogaland en el
sur de Noruega, significando literalmente "tierra arrugada", debido al relieve accidentado
de los fiordos nórdicos. Del siglo III a. C. hasta fines del siglo I a. C., la población de esta
área migra para el sur en búsqueda de áreas más calientes, debido a la bajada de las
temperaturas de Europa en este periodo. Se establecen en la isla de Rügen, en el mar
Báltico, dando su nombre a esta isla.

La tribu es mencionada por el escritor romano Tácito en el siglo I, en su libro Germania.


Según Tácito, los Rugii habitaban la costa del mar Báltico entre los ríos Vístula y Oder, eran
vecinos de los godos y utilizaban escudos redondos y espadas cortas. Existe un gran
intervalo de registro histórico, con los rugios siendo citados después de Tácito solamente
en el siglo V. Sin embargo, se pueden suponer indirectamente algunos eventos.
Presionado por guerras contra los godos en a finales del siglo I, los rugios son encontrados
desplazándose hacia el sur, hacia la región del Danubio y los Cárpatos entre los años 200 y
300. En el 390 se hacen un pueblo vasallo de los hunos invasores, junto a otras naciones
germánicas, como los ostrogodos. Se convierten al cristianismo arriano. En
el 451 participan, al lado de Átila, en la invasión de la Galia y en la Batalla de los Campos
Cataláunicos (batalla de Chalôns) (fuente Sidonio Apolinar). Después de la muerte de Átila,
en el 454 ocurre la Batalla de Nedao, donde una federación de pueblos germánicos
derrota a los hunos y alcanza la independencia.

Reino de Noricum

Una parte de la nación rugiana se separa y es aceptada dentro del Imperio romano de
Oriente, donde presta servicios militares al emperador en Constantinopla. Otros se juntan
a Odoacro en el golpe final contra el Imperio romano de Occidente en el 476. Otra parte
de la nación, sin embargo, recibe la provincia romana de Noricum, para asentamiento y
allá crean un reino después de la débacle del imperio. Este reino, en los márgenes del
Danubio en las áreas que hoy son Austria y Hungría, recibe el nombre de Rugiland. En este
periodo, se consideran aliados del poder romano, sin embargo sufren ataques de naciones
germanas extranjeras. Esta presión motiva al rey rugio Flaccitheus a desear migrar
para Italia, dentro de las fronteras del imperio. Para eso, necesita el permiso de cruzar el
reino ostrogodo de Panonia (hoy Hungría) que niegan pasaje y los amenazan. Los rugios,
bajo su rey Flaccitheus, se unen a otras tribus germánicas y atacan el reino ostrogodo en
el 469, siendo derrotados. Sintiéndose cercados por los godos, que controlaban las vías

Página 67
hacia Italia, Feletheus, hijo de Flaccitheus que se casa con la princesa ostrogoda Gisa. Esto
causa una división en la familia real rugía, con el hermano de Feletheus, Freduric,
entonces gobernador de Vindobona (Viena). En este momento aparece la actuación
de San Severino, un latino venido del imperio oriental.

Son tiempos de desintegración económica, administrativa y militar, después de la


desaparición de la autoridad imperial romana. San Severino auxilia la población rugía y
romana de Noricum, principalmente en el río Danubio. En un evento distinguido, la
población romana de Noricum se mueve hacia la ciudad independiente de Lauriacum para
escapar de los impuestos e imposiciones del rey rugio Feletheus. Este, temiendo que esta
población se junte a los alamanes y otros pueblos frontera, y deseando la renudación de
los tributos de esa población, se mueve hacia Lauriacum con la intención de forzarlos a
que vayan hacia ciudades controladas por el reino. San Severino interviene y convence a
Feletheus para permitir la vuelta de los romanos hacia sus propias ciudades. Se establece
una alianza entre Feletheus y San Severino.

Con la muerte de San Severino en el 482, Freduric, hermano de Feletheus, saquea los
monasterios de San Severino próximos a Vindobona. Dos años después, en el 484,
Freduric es muerto por venganza por Frédéric, hijo de Feletheus. Ese acto agrava la
relación del reino Rugio con el reino de Italia comandado por el germano Odoacro.
Odoacro teme una invasión rugía en su reino, sabiendo que el emperador en
Constantinopla Zenón I incentiva Feletheus a moverse en esa dirección. La relación entre
el reino de Italia, teóricamente vasallo al Imperio romano de Oriente, estaba deteriorando
desde años anteriores. Odoacro toma la iniciativa y ataca el reino rugio en
el 487 (fuente Paulo Diácono, cap.I.xix). En una batalla en el actual monte Kahlenberg en
Viena, los derrota. Lleva al rey Feletheus y la reina Giso prisioneros hacia Rávena, adónde
son posteriormente ejecutados. Frederic, hijo de Feletheus, intenta una reorganización
del reino, pero es derrotado por Onulf, hermano de Odoacro, en el año 488.

Entrada en la Península Itálica

Las campañas de Odoacro en Noricum dejan la región devastada. Onulf transfiere la


población romana del Danubio para la Península Itálica en 488, mientras Frederic y los
rugios derrotados también se mueven, en dirección al este. Llegando a Novæ, provincia
de Mesia, en los Balcanes, se unen a los ostrogodos bajo el mando de Teodorico en su
marcha para la invasión de Italia en el 489 en alianza con el emperador Zenón I. Odoacro
es el blanco de las fuerzas ostrogodas y rugías, con el incentivo imperial. Entrando en
Italia, los rugios son inicialmente asentados en Pavia y responsables de la protección
de Liguria. En el 491 Frederic se rebela contra Teodorico durante el ataque a Ravena y se
alía al general Tufa, de Odoacro. El motivo son los malos tratos a la población romana por

Página 68
Teodorico durante la guerra, a los cuáles los rugios tienen como amigos desde los años del
reinado en Noricum. Sin embargo Frederic muere en el 492 y se concluye la dinastía real
rugía. Los rugios entonces vuelven a aliarse a Teodorico.

En el 492 Teodorico derrota a Odoacro y termina la conquista de Italia por los ostrogodos.
En Italia, bajo el gobierno ostrogodo, los rugios mantiene su identidad nacional
(fuente Procopius) por medio de bodas inter-étnicas y de la posible separación geográfica
de los asentamientos ostrogodos.

En el 541, durante la invasión de Italia por el Imperio bizantino ordenada por el


emperador Justiniano y dirigida por el general Belisario, la muerte del rey
ostrogodo Hildibaldo deja el trono libre. En este momento, Erarico, un rugio, es
proclamado rey de los rugios y ostrogodos. Este movimiento osado de los rugios vasallos
tiene el consentimiento de Belisario, como condición para aceptación de una tregua en la
guerra, y también de los ostrogodos por falta de un sucesor entre los suyos. Sin embargo
su gobierno fue corto. Una facción ostrogoda desconfía de la fidelidad de Erarico y lo
asesina cinco meses después, declarando a Totila nuevo rey ostrogodo. Los rugios
continúan bajo gobierno ostrogodo hasta la derrota final por el Imperio Bizantino en
el 553. De este momento en delante cesan los registros históricos de ambos pueblos. Su
población se mezcla en la historia medieval con la población autóctona romano-italiana.

Lombardos

Los lombardos (en latín, langobardi, de donde procede el nombre alternativo


de longobardos) fueron un pueblo germánico originario del norte de Europa que se asentó
en el valle del Danubio y desde allí invadieron la Italia bizantina en 568 d.C bajo el
liderazgo de Alboino. Establecieron el Reino lombardo de Italia, que duró hasta el año 774
d.C, cuando fue conquistado por los francos.

“Los vándalos en África”(429-534): el reino de los vándalos fue fundado en el 429, estos
dominaron hasta el año 534 el norte de África, Sicilia, Cerdeña, y Córcega gracias a se
constituyeron en una potencia marítima.

Genserico (428-477): fundador del reino fue quien planeo el ataque a áfrica con lo que los
vándalos dominaron 1000 km de costa. Tres año después de la conquista de Cartago, la
capital de Genserico obligaba al gobierno imperial a un pacto (422), por el que se caída al
soberano de los vándalos todo el norte de áfrica a excepción de Mauritania y parte de
tripolitana.

Los vándalos conquistaron las baleares, Córcega, Sicilia y Cerdaña, al tiempo que
saquearon las costas de Italia; en el 455 roma fue sistemáticamente expoliada. El

Página 69
emperador Zenón hubo de reconocer en el 474 la formal independencia y soberanía
territorial del reino vándalo.

Hunerico (477-484): instauro un régimen de terror para la iglesia católica de África.


Guntamundo (485-496) hizo casar la persecución de los católicos, pero Trasamundo (496-
523) casado con la hermana de Teodorico, comenzó nuevamente la depostizacion de
obispos.

Hilderico crecido en la corte de Constantinopla y mas romano que vándalo, inicio después
de su ascenso al trono en el año 523, una política liberal con la iglesia para fue destituido,
con el pretexto de que se sirvió de Justiniano para su intervención en África en el 534.

Aquí la fusión con el sistema romano tardío fue menos acusada la ruda convivencia de lo
viejo y lo nuevo es más fuerte en el reino de los vándalos que en ninguna otra parte.

Las grandes propiedades de la nobleza provincial fueron enajenadas sin consideración. Las
sortes vandalorum se formaron a costa de los bienes raíces imperiales y de la propiedad
privada confiscadas en las provincias de África.

Para la administración de los súbditos romanos se conservo la vieja estructura provincial y


ciudadana, bajo el mando de una especie de primer ministro.

Genserico elimino la influencia de la nobleza y los derechos de reunión de los libres,


creando una autocracia militar. El poder absoluto del rey, en lo que se refería a la guerra y
a la paz, la dirección del ejército y la política, tenia rasgos de la época romana tardía.

El rey de los vándalos era completamente independiente del emperador de


Constantinopla, aquel entraba en relación con este como soberano de igual legitimidad. La
autocracia militar del reino vándalo dotado de una flota, integrada por la nobleza
constituía una necesidad ya que existía una amenaza para la clase dirigente. Esta se
encontró desde un principio en un doble frente contra sus súbditos católicos romanizados
y contra los Mauri pertenecientes a las grandes tribus bereberes.

Las iglesias y propiedades eclesiásticas fueron confiscadas, los obispos desterrados y el


servicio religioso católico se prohibió.

El reino vándalo cayó bajo el poder brantino con el desembarco de balisario en el 533 (por
obra de Justiniano).

Los ostrogodos en Italia (404-553): el domini del reino ostrogodo sobre Italia solo duro 60
años. En su historia pueden distinguirse dos fases: el reinado d su fundador Teodorico, y el
gobierno de sus sucesores. Teodorico fue el único monarca germánico que realizo una

Página 70
política que no solo iba dirigido a la expansión de sus territorios, sino que también tenía
como meta la conservación de amistosas relaciones con Constantinopla. Una segunda
meta política fue la seguridad de sus fronteras mediante un sistema de alianzas con los
demás soberanos germánicos, esto, además, le aseguraba su papel de mediador entre los
germanos y Constantinopla, sumado a su propósito de contrarrestar las tendencias
expansionistas de Constantinopla como medida en su política de alianzas exteriores, por
lo que Teodorico se caso con una hermana del rey franco Clodoveo; dio por esposa a una
de sus hijas al rey de los visigodos Alarico; y otra al heredero al trono de los burgundios
Segismundo; y su hermana contrajo matrimonio con el rey de los vándalos Trasamundo.

Este equilibrio se vio perturbado por el avance del poder merovingio, que aliados con los
burgundios infligieron una derrota al rey de los visigodos Alarico II en el 507. Decidido
Teodorico ordeno a su general Iba, que avance contra los burgundios, en nombre del rey
de los visigodo Amalarico, menor de edad, y por el que ostentaba la regencia. Con la
muerte de Clodoveo (511) se freno provisionalmente el expansionismo franco.

En los últimos años del reinado de Teodorico en política exterior se abría en juego
combinado de Bizancio con el rey católico de los burgundios, al tiempo que se hacían
visibles las pretensiones francas sobre la Italia septentrional. Los hérulos habían sido
ganados por Constantinopla como fue Rati, y los vándalos se encontraban enemistados
con Teodorico.

En política interior medidas antiarrianas del emperador de oriente provocaron una crisis
de confianza entre los godos detentadores del poder y la nobleza senatorial romana de
Italia. El rey enfermo y ya anciano, perdió la serenidad e hizo ejecutar a Boecio, su más
importante consejero, y encarcelar al papa.

El reino ostrogodo era por su estructura el reino germánico mas intensamente


romanizado, aquí existía una estructura estatal dualista. La idea de Teodorico era la
integración de ambos pueblos en una pacífica convivencia, aunque separados según sus
derechos y obligaciones. En política religiosa fue tolerante con respecto al catolicismo. Los
godos se asentaron en Italia siguiendo el sistema de la hospitalistas, sobre todo el norte
de Italia, donde se concentraron en Raven, Verona, Pavia y Milan.

Junto a los godos seguía subsistiendo en orden estatal y social romanos; división de los
provincias, constituciones municipales, administración de impuestos y sistema
burocrático. La administración de justicia para la población romana quedo en manos
romanas. La dominación ostrogoda conservo la cultura romana en Italia durante el siglo
VI.

Página 71
Teodorico murió en el 526, lo susedio su nieto Atalarico bajo la regencia de su madre
Amalasunta. Muerto Atalarico en 534 Amalasunta se dio envuelta en intrigas que
determinaron la intervención de Bizancio y el fin del reino ostrogodo en el 553.

El reino de los visigodos:

Estuvo ubicado en el sur de Francia y España, fue el estado mas duradero de origen
germanico, solo acabo con la conquista árabe de los años 711 al 713. Tuvieron que
enfrentarse con una población provincial romananizada y católica también con dos grupos
políticos independiente los suevos asentados en el norte y noroeste de España, y junto a ll

EJE NÚMERO I-2.El imperio Romano de Oriente:


la supervivencia de Bizancio.

Bizancio avía sido una colonia fundada en el año 567ac por marinos de las poli griega de
Megara en las orillas europeas del Bósforo. En el 325dc el emperador romano Constantino
eligió ese lugar para su capital denominándola Constantinopla. En el año 395dc con la
muerte del emperador Teodosio el imperio quedo dividido definitivamente. Nació así el
imperio romano de oriente que sobrevira 10 siglos más que el occidente.

Bizancio perduro hasta el año 1453, las causas de su prolongadas vidas son varias, pero
todas están en relación con su ubicación geográfica que la libro de los ataques terrestre
directo de los barbaros y determino su condición de puerto privilegiado. Su historia en la
edad media esta comprendido entre a caída del imperio romano de occidente en el 476d
hasta su propia derrota y caída en manos de los turcos otomanos 1453dc.

La supervivencia del orden bizantino se devio aun orden estatal social mente organizado.
El imperio bizentino pertenece a la caracterización que poseía otros grandes estados
absolutista y burocráticos de la historia.

Referente a la supervivencia de Bizancio, el historiador y medievalista Frank Maide da tres


razones:

 Bizancio logro consolidar un sistema de dominio político y de control del poder


gracias aun orden estatal altamente estructurado logran sobrevivir debido aun
fuerte poder autocrático.
 Ante los conflictos, Bizancio tuvo capacidad de regeneración, de sobreponer y
encontrar respuesta ante la crisis.
 La capacidad de la sociedad bizantina de adaptarse a forma de vida diferente o la
posibilidad de cambios y transformaciones.

Página 72
La vitalidad de Constantinopla durante un milenio.

Un factor geopolítico fundamental en la historia bizantina lo constituyo la condición de su


capital, durante más de 1000 años Constantinopla fue gracias a las ventajas de su
situación, el centro vital y último reducto de resistencia del imperio.

Constantinopla estaña situada en una línea estratégica de las principales comunicaciones


entre los persas y germanos, la ciudad controlaba también la ruta comercial entre la
cuenca del Danubio y el Éufrates. Disfrutaba también de una posición favorable desde del
punto de vista marítimo, al estar situada entre el mar negro y el egeo que comunicaba
directamente con siria Egipto el norte de áfrica e Italia.

Sus instalaciones defensiva continuamente modernizada la convirtieron en el mayor


centro comercial del mediterráneo y en la fortaleza más resistente de modo que en el
curso de su historia solo pudo ser conquistada dos veces en 1204 y en 1453.

Justiniano: expansión mediterránea.

Durante su reinado (527-565), el imperio llego al apogeo de poder. El emperador se


propuso recuperar las fronteras del antiguo imperio romano, para lo que, una vez
restaurada la seguridad de la frontera oriental tras la victoria del general Belisario frente
al expansionismo persa de Cosroes I, emprendió una serie de guerras en occidente.

Entre 533 y 534, un ejército al mando de balisario conquisto el reino vándalo, ubicado en
la antigua provincia romana de África y las islas del Mediterráneo occidental (Cerdeña,
Córcega y baleares). El territorio una vez pacificado fue gobernado por un funcionario
denominado magister militum.

En 535 Belisario avanzo hacia Italia, llegando en 536 a roma, tras ocupar el sur de Italia.
Tras una breve recuperación de los ostrogodos (541-551), un ejercito bizantino
comandado esta vez por Narses, anexiono nuevamente Italia el 553, creándose el
exarcado de Ravena. En 552, los bizantinos interviniendo en disputas internas de la
Hispania visigoda y anexionaron al imperio extensos territorios del sur de la península
ibérica, llamándola provincia de spania. La presencia bizantina en Hispania se prolongo
hasta el 620.

La época de Justiniano no solo se destaca por sus éxitos militares. Bajo su reinado,
Bizancio vivio una época de esplendor cultural, a pesar de la clausura de la academia de

Página 73
Atenas. Entre 528 y 533 una comisión nombrada por el emperador codifico el derecho
romano en el corpus turis civilis, permitiendo asi la transmisión a la posteridad de uno de
los mas importantes legados del mundo antiguo. Otra recopilación legislativa: el digesto,
dirijido por tribiano fue publicado en 533. El esplendor de la época de Justiniano
encuentra su mejpr ejemplo en una de la abras arquitectónicas mas celebres de la historia
del arte, la iglesia de santa sofia.

La iglesia reconoció al señor de Constantinopla como rey-sacerdote y restauro la relación


con Roma.

Las campañas de Justiniano en el occidente dejaron exhausta la hacienda imperial y


precipitaron al imperio a una situación de crisis que llegaría a su punto culminante a
comienzos del siglo VII. La necesidad de mas financiamiento permitió que su odiado
ministro de hacienda Juan de Capadocia impusiera nuevos y mayores impuestos a los
ciudadanos de Bizancio.

La revuelta nika (534) estuvo a punto de provocar la huida del emperador. Así, mismo, un
desastre se cernió sobre el imperio en el 543, se trataba de la peste Justiniana. Fue un
elemento clave que contribuyo a agudizar la grave crisis económica que ya sufría el
imperio. Se estima que un tercio de la población de Constantinopla pareció por esa causa.

Iglesia: querellas.

La vida religiosa del imperio bizantino conoció muchos conflictos y controversias uno de
los temas que más preocupo fue el de la existencia o coexistencia en Cristo de una
naturaleza humana junto a la divina. De origen persa Nestorio nombrado patriarca de
Constantinopla en el 428, sostuvo que las naturaleza divina y humana de Cristo estaban
unidas solo moralmente, que María había que llamarla madre de Cristo, pero no madre de
dios, de donde resultaba que Cristo era algo menos que dios.

La querella iconoclasta.

Entre los años 726 y 843 el Imperio bizantino fue desgarrado por las luchas internas entre
los iconoclastas, partidarios de la prohibición de las imágenes religiosas, y los iconódulos,
contrarios a dicha prohibición. La primera época iconoclasta se prolongó desde 726, año en
que León III (717-741) suprimió el culto a las imágenes, hasta 783, cuando fue restablecido por
el II Concilio de Nicea. La segunda etapa iconoclasta tuvo lugar entre 813 y 843. En este año fue
restablecida definitivamente la ortodoxia.

No fue un simple debate teológico entre iconoclastas e iconódulos, sino un enfrentamiento


interno desatado por el patriarcado de Constantinopla, apoyado por el emperador León III, que
pretendía acabar con la concentración de poder e influencia política y religiosa de los poderosos

Página 74
monasterios y sus apoyos territoriales (puede imaginarse su importancia viendo cómo ha
sobrevivido hasta la actualidad el Monte Athos, fundado más de un siglo después, en
963).4 Según algunos autores, el conflicto iconoclasta refleja también la división entre el poder
estatal —los emperadores, la mayoría partidarios de la iconoclasia—, y el eclesiástico —el
patriarcado de Constantinopla, en general iconódulo—; también se ha señalado que mientras
en Asia Menor los iconoclastas constituían la mayoría, en la parte europea del Imperio eran más
predominantes los iconódulos.

Transformaciones.

La recuperación de la autoridad imperial y la mayor estabilidad de los siglos siguientes trajo


consigo también un proceso de helenización, es decir, de recuperación de la identidad griega
frente a la oficial entidad romana de las instituciones, cosa más posible entonces, dada la
limitación y homogeneización geográfica producida por la pérdida de las provincias, y que permitía
una organización territorial militarizada y más fácilmente gestionable: los temas (themata) con la
adscripción a la tierra de los militares en ellos establecidos, lo que produjo formas similares
al feudalismo occidental. A principios del siglo IX, el Imperio había sufrido varias
transformaciones importantes:

Uniformización cultural y religiosa: la pérdida frente al islam de las provincias de Siria, Palestina y
Egipto trajo como consecuencia una mayor uniformidad. Los territorios que el Imperio conservaba
a mediados del siglo VII eran de cultura fundamentalmente griega. El latín fue definitivamente
abandonado en favor del griego. Ya en 629, durante el reinado de Heraclio, está documentado el
uso del término griego basileus en lugar del latín augustus. En el aspecto religioso, la
incorporación de estas provincias al islam dio por concluida la crisis monofisita, y en 843 el triunfo
de los iconódulos supuso por fin la unidad religiosa.

Reorganización territorial: en el siglo VII —probablemente en época de Constante II (641-668)—


el Imperio fue dotado de una nueva organización territorial para hacer más eficaz su defensa. El
territorio bizantino se organizó en los themata, distritos militares que eran al mismo tiempo
circunscripciones administrativas, y cuyo gobernador y jefe militar, el estrategos, gozaba de una
amplia autonomía.

Ruralización: la pérdida de las provincias del Sur, donde más desarrollo habían alcanzado la
artesanía y el comercio, implicó que la economía bizantina pasara a ser esencialmente agraria. La
irrupción del islam en el Mediterráneo a partir del siglo VIII dificultó las rutas comerciales.
Decreció la población y la importancia de las ciudades en el conjunto del Imperio, en tanto que
empezaba a desarrollarse una nueva clase social, la aristocracia latifundista, especialmente en Asia
Menor.

La mayoría de estas transformaciones se dio como consecuencia de la pérdida de las provincias de


Egipto, Siria y Palestina, que fueron arrebatadas por el islam.

Página 75
Peligros externos.

Entre los siglo VII y VIII constituyeron en la historia de Bizancio una especie de “edad
oscura”, es un periodo de crisis del cual a pesar de las amenazas externas (el
hostigamiento del islam que conquisto las regiones más ricas, los continuos ataques de
búlgaros y eslavos desde el norte y el reanudamiento de la lucha contra los persas en el
este) e internas (lucha entre conoclastas e iconodulos) el imperio salió transformado y
renovado.

El siglo VII comienza con la crisis provocada por la espectacular ofensiva del monarca
Cosross II que con sus conquistas en Egipto, Siria y Asia menor, llego a amenazar la
existencia misma del imperio. Esta situación fue aprovechada por los enemigos como las
avalos y eslavos que pusieron sitio a Constantinopla en 626, pero esta pudo salvarse.

Entre 633 y 645, la rápida expansión musulmana arrebata para siempre al imperio,
exhausto por la guerra persa las provincias de Siria, Palestina y Egipto. Los árabes
continuaron presionando, llegando incluso a amenazar la capital, pero la superioridad
naval bizantina, reforzada por sus magnificas fortificaciones y su monopolio del fuego
griego, salvo al imperio de la destrucción.

En la frontera occidental, el imperio se ve obligado a aceptar desde la época de


Constantino IV (668-685) la creación dentro de sus fronteras, en la provincia de moesia,
del reino independiente de Bulgaria.

Además pueblos eslavos fueron instalándose en los Balcanes llegaron incluso hasta el
Peloponeso. En occidente, la invasión de los lombardos hizo mucho más precario el
dominio bizantino sobre Italia.

Ataque musulmán.

El sitio de Constantinopla duró doce meses, desde el 15 de agosto de 717 hasta el 15 de


agosto de 718. Durante ese tiempo el emperador bizantino León III ofreció férrea resistencia y
derrotó en varias oportunidades a las fuerzas de tierra y mar del Califato Omeya, que estaban
bajo el mando del general Maslama y del almirante Solimán respectivamente.

La resistencia opuesta por el Imperio bizantino constituyó uno de los acontecimientos cumbres
de la Historia, porque salvó a Europa.

Constantinopla fue siempre el objetivo de los árabes. La primera tentativa de su conquista fue
en 655 por el califa Omán. Ese año envió una expedición naval contra la ciudad, pero fue
derrotado y su posterior asesinato en 656 obligó a los árabes a abandonar la empresa por el
momento.

Página 76
Muawiya, el fundador de la dinastía Omeya, en el 668 envió una expedición a Asia Menor,
ocupó Calcedonia y en 669 pasó a Tracia y atacó Constantinopla. Desde esa fecha hasta 677,
Constantinopla sufrió intermitentes ataques de parte de los árabes, aunque siempre fueron
rechazados por la flota del emperador Constantino IV.

Muawiya falleció el 680, sucediéndole el califa Abd al-Malik, que murió en 705, su sucesor
fue Walid I. Durante su reinado el Imperio árabe alcanzó su mayor expansión. En el año 710 llegó
al Atlántico y al siguiente conquistó el reino Visigodo de España. Por el oriente llegó al Asia
Central hasta la frontera China. En 715 falleció Walid cuando planeaba la conquista de
Constantinopla. La tarea quedó para su sucesor, el califa Solimán (Suleimán I, de igual nombre
que el general de la flota).

Constantino IV falleció el 685 siendo sucedido por su hijo de solo 15 a 16 años de


edad, Justiniano II. Tuvo éxitos militares en los Balcanes, aplicó una política de deportación de
los prisionesros eslavos, asentándolos en Anatolia que había quedado despoblada por las
recientes guerras contra los árabes. En el año 695 fue destronado por el general Leoncio que
lideró una revuelta popular contra su política fiscal de excesivos impuestos para financiar grandes
obras públicas entre ellas el palacio imperial. Fue deportado y luego de 10 años de exilio recuperó
el trono en el año 705 iniciado un reinado del terror que duró hasta su asesinato en el año 711.

Comenzó un período de inestabilidad en el que un general tomaba el poder hasta que era
derrotado por otro. El primero fue Filípico, lo siguió Anastasio II, el que designó a un militar
llamado León el Isáurico como comandante de las tropas bizantinas en Anatolia. Este general era
un militar brillante. Solimán, deseoso de llevar a cabo la conquista de Constantinopla, el 715 envió
dos ejércitos que partieron del Tauro y penetraron en Rumania. Uno iba al mando de un general
de nombre Solimán, avanzó por Anatolia y llegó hasta Amorio, al norte del lago Aksehir, pero
León la defendió exitosamente. El otro ejército árabe estaba al mando de Maslama, hermano del
califa. Avanzó por Capadocia y trató de apresar a León, pero también fracasó.

A Anastasio le sucedió en el trono bizantino Teodosio III y cuando éste fue despojado del trono,
se lo ofrecieron a León quién fue coronado emperador el 25 de marzo de 717 en Constantinopla
como León III.

León llenó los graneros y los arsenales, reparó los muros de las murallas y las equipó con
numerosas máquinas de guerra. Constantinopla era prácticamente inexpugnable siempre que
pudiera mantener sus comunicaciones marítimas. Estaba construida sobre un promontorio
protegido por el norte por el Cuerno de Oro y por el sur por el mar de Mármara. Por su lado
occidental tenía dos murallas, la exterior levantada por Teodosio II y otra interior levantada por el
emperador Constantino el Grande. En la época debería tener 500.000 habitantes. Era
prácticamente imposible tomarla por asalto por lo que el bloqueo era la acción posible. Para ello

Página 77
había que cerrar el Bósforo y los Dardanelos. León dependía principalmente de su flota
numéricamente inferior a la de su enemigo.

Maslama planificó avanzar contra la ciudad primero por tierra y por mar y luego rodearla. Según
los historiadores de la época, el ejército estaba compuesto por 80.000 hombres, que quedaron
bajo su mando, y la escuadra, al mando de Solimán, compuesta por 1.800 naves que
transportaban otros 80.000 hombres.

Inicialmente Maslama se dirigió a Pérgamo, en Asia Menor frenta a la isla de Lesbos y desde ahí
avanzó sobre los Dardanelos, que cruzó por Abidos y el 15 de julio de 717 se presentó frente al
muro exterior de Constantinopla. Intentó inmediatamente un ataque pero fue rechazado por las
máquinas de guerra de los bizantinos. Malasma comprendió que lo mejor era reducir la ciudad por
el bloqueo e hizo excavar una profunda trinchera frente a la muralla.

Solimán fue instruido de dividir su flota, dejando una parte estacionada en Eutropius y
en Anthemius, en la costa asiática, cortando los suministros provenientes del Egeo. La otra parte
de la flota navegaría el Bósforo más arriba de Gálata para dejar separada la ciudad del mar
Negro.

La segunda flota llegó el 1 de septiembre a Constantinopla y el 3 del mismo mes continuó hacia el
Bósforo. León la esperaba en el Cuerno de Oro, la entrada estaba protegida por una gran cadena
que se podía izar o bajar. En la punta Serrallo la fuerte corriente marina que ahí se producía
confundió a las naves árabes. León bajó la cadena y salió con sus naves atacando las galeras
enemigas con “fuego griego”, destruyendo 20 y capturando muchas más. Al ver que llegaba el
grueso de la flota de Solimán regresó a su refugio en el Cuerno de Oro. Este rápido ataque tuvo
consecuencias futuras, pues los árabes no se atrevieron atacarlo nuevamente lo que permitió el
libre abastecimiento de la ciudad.

En el internato, el califa Solimán, que acudía hacia el sitio con tropas de refuerzo, murió
repentinamente. Fue sucedido por Omar II, fanático religioso pero mal guerrero. El cerco árabe
continuó. El invierno fue muy crudo ese año, la nieve cubrió la tierra durante 100 días. Muchos
árabes murieron en esos cien días, pues no estaban acostumbrados a esas condiciones climáticas.
Entre los muertos estuvo el general Solimán.

En la primavera siguiente arribó a la zona una escuadra árabe compuesta de 400 naves al mando
de Sofiam que pasó ante Constantinopla de noche y arribó al mar Negro. Poco después llegaron
300 naves más al mando de Yezid. Un ejército de reserva al mando de Merdasam reforzó las
trincheras que habían sido diezmadas por las enfermedades del invierno.

El cierre del Bósforo pudo haber rendido la ciudad por el hambre, pero León tuvo la suerte de que
muchos tripulantes cristianos desertaron de las naves árabes proporcionando valiosa información
de las fuerzas musulmanas. Con esta información León se hizo a la mar y cayó sorpresivamente
sobre las naves árabes que estaban completamente descuidadas. Esto puso en fuga a los árabes y

Página 78
muchas naves fueron destruidas por el “fuego griego”. Esta sorpresiva acción fue seguida por una
persecución en tierra asiática derrotando a las fuerzas de Mersadam.

León había conseguido en el frente diplomático que Tervel, al mando de tropas búlgaras,
marchara contra Maslama al que derrotó en una batalla al sur de Adrianópolis, en la que
murieron 22.000 musulmanes. Para aumentar el terror se difundió el rumor que un ejército franco
se estaba preparando para defender, en tierra y por mar, a los cristianos.

Este último desastre hizo que el califa Omar llamara a Maslama que levantara el sitio, lo que
sucedió el 15 de agosto de 718, justo un año después de su inicio. Maslama embarcó los restos de
su ejército y lo trasladó a la costa asiática del mar de Mármara. Su flota se dirigió
al helesponto pero una tempestad la destruyó, contándose que de las 2.560 naves que la
componían se salvaron sólo cinco. La victoria de León III fue decisiva en la preservación del
Imperio.

En consecuencia la victoria de León III en esta oportunidad y en las batallas que siguieron al sitio,
se debieron, principalmente, a las excepcionales dotes como militar que tenía el Emperador. Los
árabes tuvieron que retirarse del oeste del Asia Menor. Se puede decir con justicia que estas
victorias salvaron al Imperio bizantino y a los pueblos del oriente europeo. Fueron los éxitos más
importantes de la historia romana; salvaron a Europa de la invasión árabe cuando se estaba
iniciando el poder del reino de los francos.

Los eslavos y rusos frente a Bizancio.

Para comprender el programa de los eslavos, hay que entender en qué situación estaban
las provincias balcánicas de Bizancio en época de Justiniano (en pleno esplendor).

Las guerras en occidente habían hecho que el imperio se olvidó de esta parte de sus
dominios, y por el poder. Luego del asesinato de Mauricio en el 602, los eslavos ven la
posibilidad de instalarse sin ninguna oposición y las gentes del lugar, sin soldados que los
defiendan, y con sus campos devastados, y ante gran cantidad de esclavos, se trasladaron
sin luchar a las ciudades de la costa y las islas principalmente.

La primera gran invención se da durante el gobierno de Justiniano desde 527, cuando


atravesaron los muros de defensa e invadieron los Balcanes, mientras el imperio
celebraba las victorias en la parte occidental, en las puestas de Constantinopla miles y
miles de eslavos saqueaban todo lo que había a su paso.

Los asentamientos se produjeron a fines del siglo VI y comienzos del siglo VII, es así como
a comienzos del siglo VII todo el dominio bizantino en la península balcánica se pierde a
manos de eslavos: macedonia, tracia, Dalmacia, las costas del mar egeo, víctimas de las
incursiones eslavas, pero lo grave es que comienzan a formar verdaderos asentamientos.

Página 79
Ya en la época de Heraclio los eslavos, que hacía unos años estaban bajo el yugo avaros,
pudieron sustraerse a estos luego la derrota de avaros y persas ante Constantinopla. Es en
esa época cuando croatas y serbios, con el consentimiento de Heraclio se establecen al
noreste y al sureste de la península relativamente, expulsando al resto de los avaros
luego, los búlgaros ampliamente eslavizados. También se sacaron de encima a los avaros.
De esta manera se reforzaba aun más la influencia eslava en los Balcanes.

En 658 fue constante II quien realizo la primera campaña para hacer efectivo el
reconocimiento de Bizancio por parte de los eslavos, realizando un ataque a las esclavinias
(asentamientos eslavos en macedonia).

En 680, sobreviene una gran invasión de pueblos búlgaros hacia el sur del Danubio, en una
región ocupada por tribus eslavas, pero con el tiempo estos son absorbidos, lo que dará
como resultado al primer estado eslavo organizado, que será una verdadera pesadilla para
el imperio.

Uno de los pilares del estado bizantino, la iglesia ortodoxa, se ocupo de los eslavos para
integrarlos al imperio. La política del imperio de convertir a sus vecinos al cristianismo fue
muy eficaz con el reino de Bulgaria y con los eslavos de los Balcanes. También los serbios
fueron convertidos. Pero esto no impidió que motivos políticos hicieran enfrentar a los
diversos reinos eslavos, Bulgaria, serbia con el imperio. Así por ejemplo Bacilo II empleo
muchos años en someter a una Bulgaria independiente con su mayor gobernante que fue
Samuel, mientras que en el siglo XII, Bizancio no lograba ningún tipo de soberanía sobre
estos dos reinos, de los Balcanes solamente le quedaba parte de Macedonia y Grecia.

También la ortodoxia fue fundamental en la relación con los eslavos del norte,
específicamente el principado de Kiev, origen del imperio cristiano ortodoxo de Rusia.

En la época de Basilo II y a raíz de la colaboración de los Varegos del príncipe Vladimir de


Kiev en la defensa de Constantinopla contra la sublevación de bardas focas, el emperador
consiguió la cristianización de este reino, el más grande y con más futuro de todos los
reinos eslavos, que a partir de este momento dependió religiosamente de Constantinopla.

Cisma ortodoxo.

El cisma entre las iglesias de oriente y occidente se fecha tradicionalmente en 1054:


muchas causas contribuyeron al creciente malentendido y enajenación entre ambos
grupos, en diferencias de comprensión filosófica, usos litúrgicos, lenguaje y costumbres,
pero también rivalidades y divisiones políticas. Las ocasiones de fricción habían ocurrido
mucho antes de 1054, por ejemplo, en el siglo IX.

Página 80
Lo controversial del filioque parece haberse originado en la España visigoda del siglo VI,
donde la herejía arriana era predominante. Los arrianos sostenían que la primera y
segunda persona de la trinidad no era coeternos ni iguales. En un esfuerzo de enfatizar la
teología tradicional, los eclesiásticos españoles agregaron la frase “ex patre” en el credo
de Nicea, la que enmendó la antigua formula, indicando que el espíritu santo provenía del
hijo tanto como del padre. Pero en el siglo IV se había convenido que no habría cambio
posible en la frase o logia del credo a menos que fuera por autorización conciliar. En el
oriente la frase del filioque pareció desafiar no solo el credo universal, sino también la
doctrina oficial de la trinidad.

Para comprender mejor hay que tener en cuenta que en la teología cristiana la cláusula Filioque es
una inserción en la versión latina del Símbolo Niceno-Constantinopolitano del Concilio de
Constantinopla I (381). Esa inserción expresa la doctrina católica sobre que el Espíritu
Santo procede del Padre y del Hijo. En latín el término Filioque significa: «y del Hijo».

La inserción de esta cláusula en el Credo litúrgico de la Iglesia latina dio origen a una disputa
entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa.

La fusión de la controversial del filioque con el incremento del poder papal fue lo que creo
la gran crisis de 1054.

En 1054, el papa Leon IX (1048-1054), envió una delegación encabezada por el cardenal
Humberto de Silva Candida a discutir los problemas entre el papado y Constantinopla, y
sobrevino el desastre.

El patriarca de Constantinopla Miguel Cerularios rechazo también las pretensiones


papales como el Filioque, los delegados occidentales acusaron a Constantinopla de haber
alterado el credo de Nicea. Finalmente el cardenal Humberto deposito una bula
excomunión contra Miguel Cerulario y el gran cisma se oficializo.

Las cruzadas.

Con la caída de Jerusalén en poder de los infieles, movieron al papado a predicar


expedición para recuperar tierra santa.

Las Cruzadas fueron una serie de campañas militares impulsadas por el papa y llevadas a
cabo por gran parte de la Europa latina cristiana, principalmente por la Francia de
los Capetos y el Sacro Imperio Romano. Las cruzadas, con el objetivo específico inicial de
restablecer el control cristiano sobre Tierra Santa, se libraron durante un período de casi
doscientos años, entre 1096 y 1291. Más adelante, otras campañas en España y Europa
Oriental, de las que algunas no vieron su final hasta el siglo XV, recibieron la misma

Página 81
calificación. Las cruzadas fueron sostenidas principalmente contra los musulmanes,
aunque también contra los eslavos paganos, judíos, cristianos ortodoxos griegos y
rusos, mongoles, cátaros, husitas, valdense, prusianos y contra enemigos políticos de
los papas. Los cruzados tomaban votos y se les concedía indulgencia por los pecados del
pasado.

Las Cruzadas fueron expediciones emprendidas en cumplimiento de un solemne voto para


liberar los Lugares Santos de la dominación musulmana. Se iniciaron en 1095, cuando
el emperador bizantino Alejo I solicitó protección para los cristianos de oriente
al papa Urbano II, quien en el concilio de Clermont inició la predicación de la cruzada. Al
terminar su alocución con la frase del Evangelio «renuncia a ti mismo, toma tu cruz, y
sígueme» (Mateo 16:24), la multitud, entusiasmada, manifestó ruidosamente su
aprobación con el grito Deus lo vult, o Dios lo quiere.

Posiblemente, las motivaciones de quienes participaban en ellas fueron muy diversas,


aunque en muchos casos se puede suponer un verdadero fervor religioso. Se arguye, por
ejemplo, que fueron motivadas por los intereses expansionistas de la nobleza feudal, el
control del comercio con Asia y el afán hegemónico del papado sobre las monarquías y las
iglesias de Oriente, aunque se declararan con principio y objeto de recuperar Tierra Santa
para los peregrinos, de los cuales los turcos selyúcidas, una vez conquistada Jerusalén,
abusaban sin piedad, a diferencia de los sarracenos, que trataban a los cristianos con más
respeto.

La primera cruzada se llevo por medio de Gregorio VII fue uno de los papas que más
abiertamente apoyó la cruzada contra el islam en la península ibérica y quien, a la vista de los
éxitos conseguidos, concibió utilizarla en Asia Menor para proteger a Bizancio de las invasiones
turcomanas.

Su sucesor, Urbano II, fue quien la puso en práctica. El llamamiento formal tuvo lugar en el
penúltimo día del Concilio de Clermont (Francia), el martes 27 de noviembre de 1095. En una
sesión pública extraordinaria celebrada fuera de la catedral, el papa se dirigió a la multitud de
religiosos y laicos congregados para comunicarles una noticia muy especial. Haciendo gala de sus
dotes de orador, expuso la necesidad de que los cristianos de Occidente se comprometieran a una
guerra santa contra los turcos, que estaban ejerciendo violencia sobre los reinos cristianos de
Oriente y maltratando a los peregrinos que iban a Jerusalén. Prometió remisión de los pecados
para quienes acudieran, una misión a la altura de las exigencias de Dios y una alternativa
esperanzadora para la desgraciada y pecaminosa vida terrenal que llevaban. Deberían estar listos
para partir al verano siguiente y contarían con la guía divina. La multitud respondió
apasionadamente con gritos de Deus lo vult ('¡Dios lo quiere!') y un gran número de los presentes
se arrodillaron ante el papa solicitando su bendición para unirse a la sagrada
campaña.8 La Primera Cruzada (1095-1099) había comenzado.

Página 82
La predicación de Urbano II puso en marcha en primer lugar a multitud de gente humilde, dirigida
por el predicador Pedro de Amiens el Ermitaño y algunos caballeros franceses. Este grupo
formó la llamada Cruzada popular, Cruzada de los pobres o Cruzada de Pedro el Ermitaño. De
forma desorganizada se dirigieron hacia Oriente, provocando matanzas de judíos a su paso. En
marzo de 1096 los ejércitos del rey Colomán de Hungría (sobrino del recientemente fallecido
rey Ladislao I de Hungría) repelerían a los caballeros franceses de Valter Gauthier quienes
entraron en territorio húngaro causando numerosos robos y matanzas en las cercanías de la
ciudad de Zimony. Posteriormente entraría el ejército de Pedro de Amiens, el cual sería escoltado
por las fuerzas húngaras de Colomán. Sin embargo, luego de que los cruzados de Amiens atacasen
a los soldados escoltas y matasen a cerca de 4000 húngaros, los ejércitos del rey Colomán
mantendrían una actitud hostil contra los cruzados que atravesaban el reino vía Bizancio.

A pesar del caos surgido, Colomán permitió la entrada a los ejércitos cruzados de Volkmar y
Gottschalk, a quienes finalmente también tuvo que hacer frente y derrotar cerca de Nitra y
Zimony, que al igual que los otros grupos causaron incalculables estragos y asesinatos. En el caso
particular del sacerdote alemán Gottschalk, este entró en suelo húngaro sin autorización del rey y
estableció un campamento en las cercanías del asentamiento de Táplány. Al masacrar a la
población local, Colomán, enrabietado, expulsó por la fuerza a los soldados germánicos invasores.

Después los húngaros detendrían a las fuerzas del conde Emiko (quien ya había asesinado en suelo
alemán a unos cuatro mil judíos) cerca de la ciudad de Moson. Colomán de inmediato prohibió la
estancia en Hungría de Emiko y se vio forzado a enfrentarse al asedio del conde germánico a la
ciudad de Moson, donde se hallaba el rey húngaro. Las fuerzas de Colomán defendieron
valientemente la ciudad y, rompiendo el sitio, lograron dispersar las fuerzas cruzadas del sitiador.

Al poco tiempo, el rey húngaro forzó a Godofredo de Bouillón a firmar un tratado en la Abadía
de Pannonhalma, donde los cruzados se comprometían a pasar por el territorio húngaro con
pacífico comportamiento. Tras esto, las fuerzas continuarían fuera del territorio húngaro
escoltadas por los ejércitos de Colomán y se dirigirían hacia Constantinopla. A su llegada a
Bizancio, el Basileus se apresuró a enviarlos al otro lado del Bósforo. Despreocupadamente se
internaron en territorio turco, donde fueron aniquilados con facilidad.

Mucho más organizada fue la llamada Cruzada de los Príncipes (denominada habitualmente en la
historiografía como la Primera Cruzada) cerca de agosto de 1096, formada por una serie de
contingentes armados procedentes principalmente de Francia, Países Bajos y el reino
normando de Sicilia. Estos grupos iban dirigidos por segundones de la nobleza,
como Godofredo de Bouillón, Raimundo de Tolosa y Bohemundo de Tarento.

Durante su estancia en Constantinopla, estos jefes juraron devolver al Imperio Bizantino aquellos
territorios perdidos frente a los turcos. Desde Bizancio se dirigieron hacia Siria atravesando el
territorio selyúcida, donde consiguieron una serie de sorprendentes victorias. Ya en Siria,
pusieron sitio a Antioquía, que conquistaron tras un asedio de siete meses. Sin embargo, no la

Página 83
devolvieron al Imperio Bizantino, sino que Bohemundo la retuvo para sí creando el Principado de
Antioquía.
Con esta conquista finalizó la Primera Cruzada, y muchos cruzados retornaron a sus países. El
resto se quedó para consolidar la posesión de los territorios recién conquistados. Junto al Reino
de Jerusalén (dirigido inicialmente por Godofredo de Bouillón, que tomó el título de Defensor
del Santo Sepulcro) y al principado de Antioquía, se crearon además los condados
de Edesa (actual Urfa, en Turquía) y Trípoli (en el actual Líbano).

Tras estos éxitos iniciales se produjo una oleada de nuevos combatientes que formaron la
llamada Cruzada de 1101. Sin embargo, esta expedición, dividida en tres grupos, fue derrotada
por los turcos cuando intentaron atravesar Anatolia. Este desastre apagó los espíritus cruzados
durante algunos años.

Gracias a la división de los Estados musulmanes, los Estados latinos (o francos, como eran
conocidos por los árabes), consiguieron establecerse y perdurar. Los dos primeros reyes de
Jerusalén, Balduino I y Balduino II fueron gobernantes capaces de expandir su reino a toda la
zona situada entre el Mediterráneo y el Jordán, e incluso más allá. Rápidamente, se adaptaron al
cambiante sistema de alianzas locales y llegaron a combatir junto a estados musulmanes en contra
de enemigos que, además de musulmanes, contaban entre sus filas con guerreros cristianos.

Sin embargo, a medida que el espíritu de cruzada iba decayendo entre los francos, cada vez más
cómodos en su nuevo estilo de vida, entre los musulmanes iba creciendo el espíritu
de yihad o guerra santa agitado por los predicadores contra sus impíos gobernantes, capaces de
tolerar la presencia cristiana en Jerusalén e incluso de aliarse con sus reyes. Este sentimiento fue
explotado por una serie de caudillos que consiguieron unificar los distintos estados musulmanes y
lanzarse a la conquista de los reinos cristianos.

El primero de estos fue Zengi, gobernador de Mosul y de Alepo, que en 1144 conquistó Edesa,
liquidando el primero de los Estados francos. Como respuesta a esta conquista, que puso de
manifiesto la debilidad de los Estados cruzados, el papa Eugenio III, a través de Bernardo, abad
de Claraval (famoso predicador, autor de la regla de los templarios) predicó en diciembre de
1145 la Segunda Cruzada.

A diferencia de la primera, en esta participaron reyes de la cristiandad, encabezados por Luis VII
de Francia (acompañado de su esposa, Leonor de Aquitania) y por el emperador
germánico Conrado III. Los desacuerdos entre franceses y alemanes, así como con los bizantinos,
fueron constantes en toda la expedición. Cuando ambos reyes llegaron a Tierra Santa (por
separado) decidieron que Edesa era un objetivo poco importante y marcharon hacia Jerusalén.
Desde allí, para desesperación del rey Balduino III, en lugar de enfrentarse a Nur al-Din (hijo y
sucesor de Zengi), eligieron atacar Damasco, estado independiente y aliado del rey de Jerusalén.

Página 84
La expedición fue un fracaso, ya que tras solo una semana de asedio infructuoso, los ejércitos
cruzados se retiraron y volvieron a sus países. Con este ataque inútil consiguieron que Damasco
cayera en manos de Nur al-Din, que progresivamente iba cercando los Estados francos. Más tarde,
el ataque de Balduino II a Egipto iba a provocar la intervención de Nur al-Din en la frontera sur del
reino de Jerusalén, preparando el camino para el fin del reino y la convocatoria de la Tercera
Cruzada.

Las intromisiones del Reino de Jerusalén en el decadente califato fatimí de Egipto llevaron al
sultán Nur al-Din a mandar a su lugarteniente Saladino a hacerse cargo de la situación. No hizo
falta mucho tiempo para que Saladino se convirtiera en el amo de Egipto, aunque hasta la muerte
de Nur al-Din en 1174 respetó la soberanía de este. Pero tras su muerte, Saladino se proclamó
sultán de Egipto (a pesar de que había un heredero al trono de Nur al-Din, su hijo de solo doce
años que murió envenenado) y de Siria, dando comienzo la dinastía ayyubí. Saladino era un
hombre sabio que logró la unión de las facciones musulmanas, así como el control político y militar
desde Egipto hasta Siria.

Como Nur al-Din, Saladino era un musulmán devoto y decidido a expulsar a los cruzados de Tierra
Santa. Balduino IV de Jerusalén quedó rodeado por un solo Estado y se vio obligado a firmar
frágiles treguas tratando de retrasar el inevitable final.

Tras la muerte del rey Balduino IV de Jerusalén, el Estado se dividió en distintas facciones,
pacifistas o belicosas, y pasó a convertirse en rey, debido al enlace matrimonial que mantenía con
la hermana del fallecido patriarca, el general en jefe del ejército unido de Jerusalén: Guido de
Lusignan. Él mismo apoyaba una política agresiva y de no negociación con los sarracenos y
abogaba por su sometimiento y derrota en combate, cosa a la que sus detractores se oponían
habida cuenta de la inferioridad numérica que los cristianos tenían ante las tropas de Saladino. La
radicalidad religiosa y el apoyo al brazo más radical de la orden de los Templarios en sus ataques a
diversas localidades y estructuras sarracenas desembocarían en un enfrentamiento final entre Guy
de Lusignan y el propio Saladino. De hecho, se hace culpable a Guy de Lusignan de la derrota y
pérdida de Jerusalén por su obsesión en enfrentarse al ejército de Saladino y su falta de visión
para la protección de la ciudad y de sus habitantes.

Reinaldo de Châtillon era un bandido con título de caballero que no se consideraba atado por las
treguas firmadas. Saqueaba las caravanas e incluso armó expediciones de piratas para atacar a los
barcos de peregrinos que iban a La Meca, ciudad muy importante para los musulmanes. El ataque
definitivo fue contra una caravana en la que iba la hermana de Saladino, que juró matarlo con sus
propias manos.

Declarada la guerra, el grueso del ejército cruzado, junto con los Templarios y los Hospitalarios,
se enfrentó a las tropas de Saladino en los Cuernos de Hattin el 4 de julio de 1187. Los ejércitos
cristianos fueron derrotados, dejando el reino indefenso y perdiendo uno de los fragmentos de
la Vera Cruz.

Página 85
Saladino mató con sus propias manos a Reinaldo de Châtillon. Algunos de los caballeros
Templarios y Hospitalarios capturados fueron también ejecutados. Saladino procedió a ocupar la
mayor parte del reino, salvo las plazas costeras, abastecidas desde el mar, y en octubre del mismo
año conquistó Jerusalén. Comparada con la toma de 1099, esta fue casi incruenta, aunque sus
habitantes debieron pagar un considerable rescate y algunos fueron esclavizados. El reino de
Jerusalén había desaparecido.

La toma de Jerusalén conmocionó a Europa y el papa Gregorio VIII convocó una nueva cruzada en
1189. En esta participaron reyes de los más importantes de la cristiandad: Ricardo Corazón de
León (hijo de Enrique II y de Leonor de Aquitania), Felipe II Augusto de Francia y el
emperador Federico I Barbarroja (sobrino de Conrado III). Este último, al mando del grupo más
poderoso, siguió la ruta terrestre, en la que sufrió algunas bajas. Cerca de Siria, sin embargo, el
emperador murió ahogado mientras se bañaba en el río Salef (en la actual Turquía) y su ejército
ya no continuó hacia Palestina.

Barbarroja durante su estadía en el Reino de Hungría le había pedido al príncipe Géza, hermano
del rey Bela III de Hungría que se uniese a las fuerzas cruzadas, así, un ejército de dos mil
soldados húngaros partió al lado de los germánicos. Si bien luego de los conflictos bélicos el rey
húngaro habría llamado de regreso a sus fuerzas, su hermano menor, Géza, permaneció
en Constantinopla y desposó a una noble bizantina, puesto que no tenía buenas relaciones con
Béla III.

Los ejércitos inglés y francés llegaron por la ruta marítima. Su primer (y único) éxito fue la toma
de Acre el 13 de julio de 1191, tras la cual Ricardo realizó una matanza de varios miles de
prisioneros. Esta matanza militarmente le dio oxígeno para seguir hacia el sur a su meta final:
Jerusalén, y además le valió el nombre por el que sería reconocido en la historia, Corazón de León.

Felipe II Augusto estaba preocupado por los problemas en su país y molesto por las rivalidades
con Ricardo Corazón de León, por lo que regresó a Francia, dejando a Ricardo al mando de la
cruzada. Este llegó hasta las proximidades de Jerusalén, pero en lugar de atacar prefirió firmar una
tregua con Saladino, temiendo que su ejército diezmado de 12.000 hombres no fuera capaz de
sostener el sitio de Jerusalén. Pensando en una próxima cruzada y en no arriesgar militarmente
una derrota que no les daría a los cristianos la posibilidad del control posterior de la Ciudad Santa,
pactaron con el mismo Saladino, quien también estaba cansado y diezmado, la tregua que
permitía el libre acceso de los peregrinos desarmados a la Ciudad Santa.

Saladino falleció seis meses después. Ricardo murió en 1199 por una herida de flecha en su
regreso a Europa. De esta forma, se cerraba la Tercera Cruzada con un nuevo fracaso para los dos
bandos, dejando sin esperanzas a los Estados francos. Era cuestión de tiempo para que
desapareciera la estrecha franja litoral que controlaban. Sin embargo, resistieron aún un siglo más.

Página 86
Tras la tregua firmada en la Tercera Cruzada y la muerte de Saladino en 1193, se sucedieron
algunos años de relativa paz, en los que los Estados francos del litoral se convirtieron en poco más
que colonias comerciales italianas. En 1199, el papa Inocencio III decidió convocar una nueva
cruzada para aliviar la situación de los Estados cruzados. Esta Cuarta Cruzada no debería incluir
reyes e ir dirigida contra Egipto, considerado el punto más débil de los estados musulmanes.

Al no ser ya posible la ruta terrestre, los cruzados debían tomar la ruta marítima, por lo que se
concentraron en Venecia. El dux Enrico Dandolo se coaligó con el jefe de la
expedición Bonifacio de Montferrato y con un usurpador bizantino, Alejo IV Ángelo para
cambiar el destino de la cruzada y dirigirla contra Constantinopla, al estar los tres interesados en la
deposición del basileus del momento, Alejo III Ángelo.

Inicialmente, los cruzados fueron empleados para luchar contra los húngaros en Zadar, por lo que
fueron excomulgados por el papa. Desde allí se dirigieron hacia Bizancio, donde consiguieron
instalar a Alejo IV como basileus en 1203. Sin embargo, el nuevo basileus no pudo cumplir las
promesas hechas a los cruzados, lo que originó toda clase de disturbios. Fue depuesto por los
propios bizantinos, que coronaron a Alejo V Ducas. Esto provocó la intervención definitiva de los
cruzados, que conquistaron la ciudad el 12 de abril de 1204. A la mañana siguiente, fueron
informados de que disponían de tres días para dedicarse al saqueo y ejercieron su prerrogativa de
forma nunca conocida hasta entonces. El saqueo de la ciudad fue terrible. Se desvalijaron y
destruyeron mansiones, palacios, iglesias, bibliotecas y la propia basílica de Santa Sofía. Se ultrajó
y asesinó a hombres, niños y mujeres hasta tal punto que el historiador Nicetas consideró que los
sarracenos habrían sido más indulgentes. Europa occidental recibió un aluvión de obras de arte y
reliquias sin precedentes, producto de este saqueo.

Con ello llegaba a su fin el Imperio Bizantino, que se desmembró en una serie de Estados, algunos
latinos y otros griegos. De estos, el llamado Imperio de Nicea conseguiría restaurar una sombra
del Imperio Bizantino en 1261.

Los cruzados establecieron el llamado Imperio latino, organizado feudalmente y con una
autoridad muy débil sobre la mayoría de los territorios que supuestamente controlaba (y nula
sobre los Estados griegos de Nicea, Trebisonda y Epiro).

La Cuarta Cruzada asestó un doble golpe a los Estados francos de Palestina. Por un lado, les privó
de refuerzos militares. Por otro, al crear un polo de atracción en Constantinopla para los
caballeros latinos, produjo la emigración de muchos que estaban en Tierra Santa hacia el Imperio
Latino, abandonando los Estados francos.

La Quinta Cruzada fue proclamada por Inocencio III en 1213 y partió en 1218 bajo los auspicios
de Honorio III, uniéndose al rey cruzado Andrés II de Hungría, quien llevó hacia oriente el
ejército más grande en toda la Historia de las Cruzadas. Como la Cuarta Cruzada, tenía como
objetivo conquistar Egipto. Tras el éxito inicial de la conquista de Damieta en la desembocadura
del Nilo, que aseguraba la supervivencia de los Estados francos, a los cruzados les pudo la

Página 87
ambición e intentaron atacar El Cairo, fracasando y debiendo abandonar incluso lo que habían
conquistado, en 1221.

La organización de la VI Cruzada fue un tanto audaz. El papa había ordenado al


emperador Federico II Hohenstaufen que fuera a las cruzadas como penitencia. El emperador
había asentido, pero había ido demorando la partida, lo que le valió la excomunión. Finalmente,
Federico II (que tenía pretensiones propias sobre el trono de Jerusalén) partió en 1228 sin el
permiso papal. Sorprendentemente, el emperador consiguió recuperar Jerusalén mediante un
acuerdo diplomático. Se autoproclamó rey de Jerusalén en 1229 y también
obtuvo Belén y Nazaret.

En 1244 volvió a caer Jerusalén (esta vez de forma definitiva), lo que movió al devoto rey Luis IX
de Francia (san Luis) a organizar una nueva cruzada, la Séptima. Como en la V, se dirigió contra
Damieta, pero fue derrotado y hecho prisionero en El Mansurá (Egipto) con todo su ejército.

25 años después; Luis IX de Francia una vez más organizó otra cruzada, la octava (1269), el plan
era desembarcar en Túnez y moverse en tierra hasta Egipto; esto fue propuesto por Carlos de
Anjou rey de Nápoles, con la intención de reunir las tropas en la próspera región comercial de
Túnez dónde se obtendría fondos para la invasión. Desembarcaron desconociendo que había una
epidemia de disentería en la región, Luis fue infectado y murió a los pocos días. (1270).

La Novena Cruzada a veces es considerada como parte de la Octava. El príncipe Eduardo


de Inglaterra, después Eduardo I, se unió a la Cruzada de Luis IX de Francia contra Túnez, pero
llegó al campamento francés tras la muerte del rey. Tras pasar el invierno en Sicilia, decidió
continuar con la Cruzada y comandó sus seguidores, entre 1000 y 2000, hasta Acre, adonde llegó
9 de mayo de 1271. También le acompañaban un pequeño destacamento de Bretones y otro de
flamencos, liderados por el Obispo de Lieja, que abandonaría la campaña en invierno ante la
noticia de su elección como nuevo papa, Gregorio X. Eduardo y su ejército se limitaron a ser una
guerrilla que luego de un año acabó con la firma de una tregua el 22 de mayo de 1272 en Cesarea.
No obstante, era conocida por todos la intención de Eduardo de volver en el futuro al frente de
una Cruzada mayor y más organizada, por lo cual enviaron un agente Hashshashin que apuñaló al
príncipe con una daga envenada el 16 de junio de 1272. La herida no fue mortal pero Eduardo
estuvo enfermo varios meses, hasta que su salud le permitió partir de vuelta a Inglaterra el 22 de
septiembre de 1272.

Aunque Eduardo y algunos papas intentaron predicar nuevas cruzadas, ya no se organizaron más
y, en 1291, tras la caída de San Juan de Acre, los cruzados evacuaron sus últimas posesiones
en Tiro, Sidón y Beirut. A fin de cuentas, el único triunfo relevante de la Cristiandad durante los
dos siglos de más de ocho cruzadas fue la toma de Jerusalén por Godofredo de Bouillon en la
primera cruzada en el año 1099, la cual, a pesar de las matanzas de sarracenos y judíos (hombres,
mujeres y niños), logró sostener la Ciudad Santa por muchos años, y encontró los objetivos

Página 88
marcados inicialmente por los defensores de la idea de reconquistar la tierra llamada santa para
los cristianos de Europa.

Usurpación latina.

La cuarta cruzada (1202-1204), fue una expedición militar organizada para reconquistar
tierras santa, pero que vario su rumbo, terminando con la conquista y el saqueo de
Constantinopla, capital del imperio bizantino.

La ciudad-estado de Venecia, principal potencia marítima en el Mediterráneo oriental,


tenia fuertes interés comerciales en Constantinopla. Desde finales del siglo XII, gozaban de
privilegios especiales para comerciar en el imperio bizantino, pero en 1171 el emperador
Manuel I ordeno la detención de los comerciantes venecianos, lo cual provoco una
suspensión de la actividad comercial entre Venecia y Bizancio. En 1185 Venecia acordó
reanudar las relaciones comerciales con el emperador Andronico I.

El objetivo de Venecia era asegurarse la supremacía comercial en oriente, desplazando a


rivales como Genova y Pisa.

El ejercito cruzado desembarco en Galata, sus primeros intenciones de conquistar


Constantinopla no tuvieron fruto, pero el 17 de julio de 1204 los venecianos lograron abrir
una brecha en las murallas, el emperador Alejo II decidió huir, refugiándose en la cuidad
de Tracia. Los dignatarios imperiales, sacaron de la cárcel al depuesto emperador Issac II
angeló, padre de Alejo. Alejo IV fue coronado el 1 de agosta de 1203 en la iglesia de santa
Sofía.

Para cumplir las promesas que habían hecho a cruzados y venecianos, Alejo se vio
obligado a recaudar nuevos impuestos, se había comprometido también a conseguir que
el clero ortodoxo aceptara la supremacía de roma. Durante el resto del año 1203, la
situación fue volviéndose más tensa: los cruzados estaban impacientes por ver sus
promesas cumplidas. En febrero los cruzados dieron un ultimátum a Alejo IV, quien se
confesó impotente para cumplir sus promesa por lo que estallo una sublevación que
entronizo a Alejo V ducas.

El 6 de Abril de 1204, atacaron por vez primera la cuidad de Constantinopla, pero fueron
rechazados. Seis días más tarde reanudaron el ataque y los cruzados lograron abrir una
brecha en la muralla en el barrio blanquerna. Los cruzados y venecianos entraron en la
ciudad. Alejo huyo a Mosynopolis. Los nobles ofrecieron la corona a Teodoro Lascaris,
yerno de Alejo III, pero este la rechazo y huyo a con su familia. El patriarca de
Constantinopla y miembros de la nobleza bizantina se establecieron en Nicea, donde
fundaron el imperio de Nicea.

Página 89
La ciudad fue saqueada por varios días, del saqueo no se libraron las iglesias, ni los
monasterios y en la misma iglesia de Santa Sofía, donde fueron destruidos libros y objetos
de culto.

Se eligió emperador a Balduino IX de Flandes, primer monarca del imperio latino, imperio
que había de durar hasta el año 1261.

Decadencia de Bizancio (siglo XIII al XV).

Tras el periodo que supuso el renacimiento macedónico, comenzó un periodo de crisis,


marcado por la debilidad del imperio ante la aparición de dos poderosos nuevos
enemigos: los turcos selyúcidas y los reinos cristianos de Europa occidental, y por la
creciente feudalizacion del imperio.

En la frontera oriental, los turcos selyúcidas, que hasta el momento habían centrado su
interés en el Egipto fatimí, empezaron a hacer incursiones en Asia menor. Los intentos
posteriores de los emperadores con menos por reconquistar los territorios perdidos serán
infructuosos.

En occidente, los normandos expulsaron de Italia a los bizantinos en unos pocos años
(entre 1060 y 1076). Pocos años después, la primera cruzada se convertiría en un dolor de
cabeza para el emperador Alejo I. aunque teóricamente los cruzados se habían
comprometido a poner bajo la autoridad de Bizancio los territorios sometidos, los
cruzados terminaron por establecer varios estados independientes en Antioquia, Edesa,
trípoli y Jerusalén.

Los alemanes del sacro imperio, y los normandos de Sicilia y el sur de Italia siguiendo
atacando el imperio durante el siglo XII.

La cuarta cruzada tuvo el efecto más devastador sobre el imperio bizantino, que paso a
manos latinas desde el 1204 hasta el 1261.

El poder bizantino pasó a estar permanentemente debilitado en este tiempo Serbia bajo
Esteban Dushan, se fortaleció aprovechando el desmoronamiento de Bizancio, iniciando
un proceso que culminaría en 1346 con la constitución del imperio Servio.

Los turcos y el sitio final.

La historia del imperio bizantino tras la reconquista de la capital por Miguel Paleologo es
la da una prolongada decadencia. En el lado oriental el avance turco redujo casi a la nada
los dominios asiáticos del imperio, mientras que en los Balcanes tuvo que competir con los

Página 90
estados griegos y latinos que habían surgido a raíz de la conquista de Constantinopla en
1204.

Finalmente los turcos otomanos invadieron todo lo que quedaba de las posesiones
bizantinas a excepción de un número de ciudades portuarias.

El imperio apelo a occidente en búsqueda de ayuda, pero los diferentes estados ponían
como condición la reunificación de la iglesia católica con la ortodoxa. Algunos
combatientes occidentales llegaron en auxilio de Bizancio, pero muchos prefirieron dejar
sucumbir al imperio.

Constantinopla fue en un principio desestimada, pero con el advenimiento de los de los


cañones, las murallas ya no ofrecían la protección adecuada. La caída de Constantinopla
se produjo después de un sitio de dos mesas llevado a cabo por Mehmet II, el 29 de mayo
de 1453. El último emperador bizantino Constantino XI, fue visto por última vez cuando
entraba en combate con las tropas de jenízaros de los sitiadores otomanos.

Prestigio cultural bizantino.

El imperio bizantino fue un imperio multi cultural, que nació como cristiano y heredo de
la tradición romana y que desapareció en 1453 como un reino griego ortodoxo. Se
influencia fue un factor estabilizador en Europa, sirviendo de barrera contra los conquistas
musulmanas y actuando como enlace hacia el pasado clásico y su antigua legitimidad.

El conquistador otomano Mehmet II, y sus sucesores se consideraron asi mismo herederos
legítimos de los emperadores bizantinos hasta el derrumbamiento del imperio otomano a
principios del siglo XX.

Sin embargo, el papel del emperador bizantino como cabeza de la ortodoxia oriental fue
reclamado por los grandes duques de Moscú empezando por Ivan III sus sucesores apoyó
la idea que Moscú era la heredera de Roma y Constantinopla, la “tercera Roma”, desde el
punto de vista comercial, Bizancio era el eje económico que unía Europa con oriente, con
la irrupción de esta ruta por la desaparición del imperio Bizancio provoco la búsqueda de
nuevas rutas comerciales, llegando españoles y portugueses a América y África en busca
de rutas alternativas.

Bizancio desempeño un papel inestimable para la conservación de los textos clásicos,


tanto en el mundo islámico como en la Europa occidental, donde seria clave para el
renacimiento. Su tradición historiográfica fue una fuente de información sobre los logros
del mundo clásico. Hasta tal punto fue así, que se cree que el resurgir cultural económico

Página 91
y científico del siglo XV no hubiera sido posible sin las bases establecidas en la gracia
bizantina.

EJE NÚMERO I-3. El Islam:


El despertar del cercano Oriente.

En el siglo VII la historia de la cuenca del mediterráneo se ve convulsionada por la


aparición de un nuevo pueblo conquistador: “los árabes”. Hasta entonces los árabes no
constituían sino un pueblo nómade, dividido en pequeñas tribus por el desierto de arabia.

La galvanización del pueblo árabe fue obra de un profeta, “Mahoma”, que lo convirtió a
un monoteísmo militante, de raíz judeocristiana.

Mahoma pertenecía a la familia de los Cereichitas, a la que estaba confiada la custodia de


la Kaaba, este comenzó a elaborar un pensamiento místico que, sin poseer gran
originalidad, estaba movido por una fe ardiente.

Así nació la fe islámica, alrededor de la creencia en un dios único, denominado “ALA”.

A Mahoma se lo considero peligroso, y se vio obligado a huir de la ciudad de la Meca en el


año 622 de la era cristiana. Este episodio paso a la historia con el nombre de la “hégira”,
constituya el punto de partida de la era musulmana, y Mahoma se refugió en la ciudad de
Yatreb o Medina.

El profeta regreso a la ciudad de la Meca en el año 630, y toma el poder en la ciudad, y las
tribus árabes la reconocieran poco a poco como el profeta. Este murió en el año 632.
Luego de haber dado a su pueblo una unidad de que carecía y un ideal para la lucha.

El islam es la sumisión a dios y quienes creían en ella fueron los islamitas o musulmanes.
Sus deberes principales eran la declaración de la fe en Ala y en Mahoma, las 5 plegarias en
el día, el ayudo durante el mes del ramadán, la limosna a los pobres o necesitados y la
peregrinación una vez en la vida al menos a la ciudad de la meca.

Una especie de teocracia surgió entonces en el mundo árabe, en la que el califa (o


sucesor), del profeta reunía una autoridad política total y una autoridad religiosa
indiscutible.

Arabia antes de Mahoma.

Tanto Bizancio como Persia subestimaron la plena significación sobre cuyo destino venían
decidiendo los limites y no parecía una región controlable con los medios militares. Los
beduinos que vivían en federaciones de tribus eran los señores indiscutibles de las anchas

Página 92
estepas y del desierto de la península. Estos eran nómades y se reunían bajo los principios
comunes de las sociedades tribales. Estos despreciaban a todos los habitantes árabes y
solo serán leales con los miembros de las tribus y por eso creían tener derecho al saqueo
de las ciudades y tierras fértiles.

La autoridad de la tribu no permitía que surgieran planteamientos de una organización


política más amplia en la arabia septentrional y media. Solo en las regiones fértiles
ribereñas de la península existían ciudades dedicadas a la agricultura, que comerciaban
con países lejanos. La arabia meridional poseía una avanzada cultural urbana. Por su
condición a la salida del mar rojo era, punto de confluencia de las grandes rutas
mercantiles entre oriente y occidente y pieza de unión entre el comercio marítimo del
océano y las rutas terrestres hacia Siria y Egipto.

La arabia meridional cayó también por este razón bajo la esfera de influencia de las
grandes potencias como Bizancio y Persia.

A comienzos del siglo VII arabia era de hecho un espacio muerto en el plano político. Las
unidades políticamente más fuertes estaban aprisionadas en la esfera de soberanía de las
grandes potencias.

El profeta Mahoma y la unificación de Arabia.

Desde el puno de vista bizantino y sasánida, arabia era un espacio políticamente vacio.
Pero de este vacío irrumpió con fuerza en el año 632 el gran moviente de conquista árabe-
islámico. El comienzo de este movimiento fue obra del comerciante MUHAMMAB IBM
‘ABDALLAH (Mahoma) en torno al 610 fecha en que se manifestó vocación religiosa en el
monte Hira.

Después de su matrimonio con una viuda de un comerciante, Mahoma comenzó a


predicar su fe en primer lugar entre su familia, en la Meca se lo trato con indulgencia. Sin
embargo, sus predicaciones encontraron oposición en el año 622 la situación se hio mas
difícil para el profeta y sus seguidores, quienes se dirigieron a Yatribb (medina), con la
denominada Hegira (huida a Medina), se inicia la segunda fase de la vida de Mahoma, y el
año siguiente iba a marcar el comienzo de la cronología musulmana.

La ciudad de Yatrib ofrecía el campo de acción que necesitaba. Las tribus del oasis
enfrentadas entre si, esperaban al profeta, en cuyo menaje reconocieron la misión
religiosa, pero también una nueva ordenación política para Yatrib. Mahoma se vio
apoyado por los grupos políticos de los emigrados y por los axiliadores de Medina,
obteniendo en el año 627 la soberanía indiscutida sobre el oasis. Ahora fue cuando el
islam quedo plena y claramente configurado.

Página 93
La doctrina de Mahoma estaba ampliamente impregnadas por ideas e imágenes cristianas
y judías, aunque usos culturales árabes y tradiciones sociales contribuyeron a su
conformación. El trabajo fundamental de esta doctrina era el riguroso monoteísmo con
algunos fundamentos rituales y éticas en esta fórmula eran condenada como politeísta los
cultos de los dioses de la arabia pagana y también el concepto trinario cristiano. La
doctrina de la yihad (guerra santa), como medo de parcial de la realización de la vida
islámica en la comunidad que correspondía a la crecía fatalista de la predestinación.

Existían 5 mandamiento capitales: el primero era la fe incondicional en un solo dios Ala y


su profeta Mahoma, la segunda es la oración realizada 5 veces al día el tercero el dar
limosna y el cuarto el ayuno durante todo el mes del ramadán y la quinta que es la
peregrinación una vez en la vida al menos a la ciudad de la Meca.

El profeta no era solamente un maestro religioso, sino también el creador de una forma
de sociedad. La necesidad de organizar un número

Creciente de seguidores obligo a Mahoma a completar su doctrina con principios políticos


y sociales. En la ciudad de medina surgió la primera organización comunitaria de la unna.
Con esta organización se acelero la expansión y la conversión a la nueva fe, y el islam
estaba en comienzo de con vértice en una organización estatal cimentada en motivo
religioso.

En enero del 630 la ciudad de la Meca fue ocupada por Mahona y sus seguidores. La
conquista de la ciudad santa por parte de los musulmanes acelero la incorporación de las
tribus beduinas de la península arábiga bajo la bandera islámica

Cuando Mahoma murió en 632 las tribus de la península se encontraban muy unidas bajo
el profeta.

Expansión desde el desierto.

Ya bajo Mahoma había comenzado el islamismo a sobre pasar el marco de un moviendo


religioso.

La única salida al dilema entre las limitadas reservas económicas de la península y la


prohibición por parte del Corán de la lucha entre musulmanes era la ulterior expansión.

La expansión árabe alcanza su punto culminante bajo el segundo califa Omar I (634-644) la
expiación árabe tubo dos detenciones: una apuntaba hacia el norte contra el imperio
sasánida cayendo su capital Ctesifonte en el año 637 ubica en las márgenes del rio Tigris.
En el año 640 partiendo desde Siria fue ocupada la Mesopotamia superior. El ultimo

Página 94
sasánida, Yezgederd III, reducido el extremo nororiental de su reino, fue asesinado en 651,
así había terminado el antiguo imperio persa.

El segundo ataque islámico se dirigió hacia las provincias orientales bizantinas. El gran
ataque comenzó en el 633, un ejército árabe marcho sobre la palestina oriental, la batalla
fue dirigida por el mejor general de la primera época islámica Khalid ibn al-walid. Bajo su
mando cayo Jerusalén en 634, y después Damasco en 635. En el año 639 bajo el mando de
Amr ibn al-as se dio la conquista de Egipto. En el 640 perdieron las tropas bizantinas la
batalla cerca de Babylon en la parte noroccidental del Cairo. En 642 abandonanban
Alejandría las ultimas unidades. El África bizantina corrió la misma suerte que Egipto: en
647 fueron conquistadas Tripotania y Cirenaica.

Al término del reinado de Hereclio, se habían perdido nuevamente todos los territorios
reconquistados.

En el 646 comienza la conquista de armenia. Pero hubo tres factores que frenaron la
expansión: la resistencia de los bereberes en el norte de África, la superiodidad de
Bizancio y los trastornos interiores en el califato.

Abu Beker, el primero de los califas designo como sucesor a Omar (634-644), este fue el
verdadero fundador del gran imperio árabe influyo en la futura estructuración del estado
islámico.

En 644 Omar fue asesinado por un esclavo persa, el comité de elección designo como
califa a Otman (644-656), procedente de la familia de los Omeyas de la Meca. La debilidad
de Otman y la influencia de sus parientes, provocaron la oposición contra la familia de los
Omeyas. Un grupo militar egipcio asesino al califa en el 656 y designo sucesor a Ali,
sobrino-yerno de Mahoma con este califa la expansión árabe se detuvo.

Moawiya, gobernador de Siria, pariente de Otman, se negó con todo su ejército a


reconocer a Ali el cual fue asesinado en Kufa en 661. Su hijo Hasan renuncio al califato,
Moawiya fue proclamado califa en Jerusalén.

Causas del éxito.

La expansión árabe-islámica del siglo VII, transformo la faz política del mundo
Mediterráneo que del desierto arábigo surja un imperio mundial de tal duración y
dimensiones, es un fenómeno que debe tener varias causas.

Los árabes; se beneficiaron del viejo conflicto este-oeste: la debilidad momentánea de los
dos grandes contrincantes facilito la expansión, el ejército persa estaba desorganizado en
el momento del ataque. La capacidad de resistencia y de disciplina, así como la fuerza de

Página 95
las tropas había disminuido también en Bizancio, debido a la rigurosa política impositiva
con la que Heraclio intento llenar las arcas del estado. A esto se añadía la indiferencia de
una población habitada durante siglos a la soberanía extranjera. Esto tuvo como
consecuencia una falta de voluntad de resistencia y una tolerancia pasiva ante la
conquista árabe.

La última razón para explicar el éxito de la conquista árabe hay que buscarla en el islam: la
nueva fe, con su desprecio fatalista por la muerte, les confería al mismo tiempo fuerza de
choque y la capacidad de resistir solo esta región guerrera pudo dirigir, hacia una gran
meta política, las energías de las tribus árabes.

La política, estructura estatal, la duración y capacidad cultural del gran imperio árabe se
apoyaban en la vinculación indudable de la región y el estado: el Corán constituían
también ley política fundamental del temprano califato.

Las transformaciones de las doctrinas religiosas y éticas en una idea política condiciono la
supervivencia, la grandeza y éxito del islam; pero en él se mantuvo la idea religiosa y su
fuerza propulsora.

Organización del imperio.

Los musulmanes creadores del imperio, se encontraban con la necesidad de organizarlo;


lo más importante era definir la situación de las poblaciones sometidas y el Corán no
explicaba nada al respecto.

Mahoma expulso o aniquilo a los judíos de Medina, pero en los otros lugares acepto a los
no creyentes como protegidos tributarios, se exigió a las poblaciones conquistadas la
sumisión al dominio musulmán, pero no a la conversión al islam. Debían pagar un
impuesto personal (Yizya), y otro territorial (Jaray). Las propiedades de individuos que
habían huido o muerto durante la conquista pasaron a la comunidad islámica (Fay), los
bienes como botín de guerra conquistados constituían el Ganima y se repartía entre los
combatientes, reservándose una quinta parte para el califa.

La acumulación de ingresos obligo a los califas a organizar una administración financiera


encargada de la recepción y distribución de las ganancias: el sistema de reparto de botín
sustituido por el pago de sueldo a los creyentes. Aunque se mantuvieron el sistema
administrativo existente en las zonas conquistadas, hubo de establecer ellas autoridades
musulmanas. A la cabeza de cada provincia se situó un Wali o gobernador civil y militar,
auxiliado por un Amil, encargado de los servicios financieros de la región.

Página 96
Dinastías Árabes y sus califas.

Las Primeras Dinastías Califales del Islam: Califas Ortodoxos, Omeyas y Abbasíes (622-
892).

1. Orígenes del Islam

Muhammad ibn Abd Allah (570-632), conocido como Mahoma en Occidente, pertenecía a
la familia de los Hashim, rama de la tribuQuraysh venida a menos. La vocación religiosa de
Muhammad se manifestó después de su matrimonio con Jadiya, la rica viuda de un
comerciante, mucho mayor que él. La independencia económica dió la posibilidad a
Muhammad de viajar por Arabia y tomar contacto con los grupos cristianos sirios, que
contribuyeron a crear en él el estado de ánimo necesario para la especulación religiosa.
Primero predicó su fe en su familia. Cuando, en La Meca, se dirigió a círculos más amplios
se le trató con indulgencia, considerándole un khanif más (predicador asceta). Sin
embargo, sus predicaciones encontraron pronto fuerte oposición de los mercaderes de La
Meca. Al aumentar la hostilidad de los Qurayshíes, muerta Jadiya (619) y su tío Abu Talib,
decidió abandonar La Meca y emigrar a Yatrib: la fecha de esta expulsión (Hégira) servirá
de punto de partida de la cronología musulmana (622).

Con los adeptos que le acompañaron de La Meca y los convertidos en Yatrib formó su
primera comunidad, de la que él era, a la vez, jefe político y religioso, organiza el culto y
recibe la constante inspiración de la Divinidad. Rotos los lazos que le ligaban a sus
antiguos compatriotas, la lucha contra La Meca adoptó la forma tradicional entre los
nómadas, esto es, la de la razzia y golpes de mano contra las caravanas. Aunque hubo
algunos éxitos, en 625 los de La Meca derrotaron a los musulmanes en el monte Ohod,
cerca de Medina. La Meca y sus partidarios (beduinos y aún abisinios) cayeron sobre
Medina pero tuvieron que retirarse (627). En 629 Muhammad entró en La Meca como
peregrino tras las negociacoines de paz, acompañado de 2.000 musulmanes, y en 630,
argumentando la ruptura por parte de La Meca de dicho pacto, ocupó sin resistencia la
Ciudad Santa, y tomó posesión del Santuario de la Ka'aba. Poco antes había dirigido
expediciones y embajadas a Persia, Bizancio, Egipto y al Negus de Abisinia.

Tras La Meca, inició una nueva campaña contra Taif, ciudad cuya campiña abastecía de
víveres a aquella, y aunque no pudo tomarla, sus habitantes se convirtieron. Al derrotar el
ataque de los Hawazim, tribus de Arabia central, muchas tribus Tamim, Asad, Bakr, Taglib,
entre otras, reconocieron la misión religiosa de Muhammad. Una expedición que dirigió
contra Siria llegó hasta Murta, al sudeste del Mar Muerto, y fue casi exterminada por las
tropas bizantinas (629). En 632 su autoridad era reconocida en buena parte de la

Página 97
península. Se disponía a organizar una expedición contra Siria para vengar el desastre de
Murta cuando le sorprendió la muerte en Medina.

A la muerte de Muhammad no había previsto nada sobre la sucesión en la jefatura


semipolítica y semirreligiosa que él había ejercido en vida. La suerte de la comunidad
musulmana hubiera sido otra si desde el primer o se hubiera pensado un sucesor, que
como "vicario" o "califa" (khalifa) suyo ejerciera los poderes del Profeta. Tras algunas
vacilaciones se impuso el nombre de Abu Bakr (632-634), padre de Aixa, la esposa
preferida de Muhammad, y a quien éste, unos días antes de morir, había encargado de
dirigir la oración en su nombre. A su muerte fue sucedido por Umar y, en lo sucesivo,
durante 30 años, los cuatro califas que rigieron la comunidad musulmana fueron elegidos
entre los que estimaron más digno de continuar la obra del Profeta. Son los llamados
"Califas Ortodoxos". Todos habían conocido al Profeta, estaban emparentados con él. Los
tres primeros vivieron en Medina; sólo Alí trasladó la capital a Kufa, en el Iraq.

A la muerte de Muhammad muchas tribus se levantaron. Abu Bakr, con singular energía
acalló todas las propuestas y en un año consiguió someter a su autoridad a toda la
Península. La primera ola de la expansión árabe tuvo dos direcciones de ataque desde su
comienzo. Una apuntaba hacia el norte, contra el Imperio Sasánida, que aún se
encontraba bajo los efectos de la grave derrota sufrida a manos de Bizancio. En el año 633
se inició la irrupción de las tribus beduinas a través de la zona de protección fronteriza
sasánida, en estado de desintegración, en la Mesopotamia media, acción que pronto fue
apoyada por una unidad ansar al mando de Khalid b. al-Walid. Cayó al-Hira, y, después de
una batalla decisiva junto al Yarmuk en Siria las fuerzas árabes reforzadas infringieron al
ejército persa una derrota aniquiladora en las proximidades de Qasisiya (636-637). A esta
siguió la caída de la capital Ctesifonte, en las márgenes del Tigris. Hasta el año 640, y
partiendo de Siria, fue ocupada la Mesopotamia superior. En el 642 las tropas árabes se
encontraban ya en el Irán. El ejército sasánida sufrió su última derrota cerca de Nehavend.
El último rey sasánida, Yezdeguerd III (632-651) tuvo que luchar, no solo contra las
unidades árabes invasoras sino también contra los intentos separatistas persas. Reducido
al extremo nororiental de su reino, fue asesinado cerca de Marv en 651.

En el sector bizantino, los árabes arrollaron a los ghassaníes, el limes sirio y el ejército
bizantino. El gran ataque comenzó en 633. El gobernador Sergio sufrió una grave derrota
en Wadi Araba, que llevó a la pérdida de la provincia. Al mando de Khalid b. al-Walid,
consiguieron un éxito definitivo al oeste de Jerusalén en julio de 634 al que siguió la toma
de Bosra, y después de Damasco (635). El aniquilamiento de un ejército de socorro, el 20
de agosto de 636 a orillas del Yarmuk, batalla que llevó a la conquista de Siria, señalaría el

Página 98
destino de Siria y Palestina, aunque se conservasen algunas plazas fuertes (Akkon, Tiro, y
Sidón hasta el 637; Jerusalén hasta 638 y Cesarea en 640).

Tras los grandes combates de Siria, comenzaba en 639 la conquista de Egipto que para los
árabes, tanto desde el punto de vista económico (reserva de cereales y centro comercial)
como estratégico (a causa de la amenaza del flanco de Siria) era importante. En 640
perdían las tropas bizantinas la batalla que decidiría la guerra, cerca de Babylon, en la
parte noroeste de El Cairo. En septiembre de 642 abandonaban Alejandría las últimas
unidades. La soberanía bizantina había acabado. Por el norte, el ataque árabe fue
momentáneamente en la línea del Tauro. El África bizantina sufrió la misma suerte de
Egipto: durante 647 fueron conquistadas Tripolitania y Cirenaica.

Hubo tres factores que frenaron el ímpetu de la expansión árabe por más de un decenio:
la resistencia de los beréberes en el norte de África, la superioridad marítima de Bizancio y
los trastornos interiores del Califato, que culminaron con la disputa en torno a la sucesión
del cuarto califa, Alí.

Mu'awiya, gobernador de Siria, fue el primero en percibir cuan débil era la posición árabe
sin el poder marítimo. Lentamente comenzó la construcción de una flota propia, cuya
dotación se componía de griegos y sirios.

Abu Bakr designa, poco antes de morir, como sucesor a Umar ibn al-Khattab (634-644)
que procedía igualmente de un clan qurayshí. Umar I fue reconocido unánimemente como
"jefe de los creyentes" sin encontrar oposición. No solo fue el motor de la expansión, sino
también el verdadero fundador del gran imperio árabe.

En las provincias conquistadas sumían la dirección del ejército y cuidaban del


mantenimiento del orden interior los gobernadores nombrados por el califa. Estos
dependían directamente del gobierno central; pero las tierras conquistadas eran
administradas con preferencia por la provincia de la que había partido el conquistador.
Esto dio origen a un sistema centralista, nada rígido, sino, más bien, dotado de cierta
flexibilidad. Medina era el centro religioso y administrativo, pero los gobernadores
poseían una amplia autonomía. De aquí se desviaron pronto las tendencias particularistas,
aunque por el momento quedaban en un segundo plano por estar centrado el interés de
todos en la conquista. El control más bien esporádico del gobierno central y menos aún la
unidad de la Umma no estaban en condiciones de oponerse eficazmente a estas
tendencias.

En noviembre de 644 Umar fue asesinado por motivos personales por un esclavo persa . El
comité de elección, compuesto por seis qurayshíes designó como califa a uno de sus
miembros: al hombre piadoso y poco enérgico Uthman ibn Affan (644-656) procedente de

Página 99
la familia de los Omeyas. La debilidad de Uthman y la influencia de sus numerosos
parientes, llegados bajo su mando a altos puestos y que utilizaron su posición sin
escrúpulos, provocaron pronto la oposición contra la familia de los Omeyas. En el
trasfondo de la vida política jugaban un papel importante las viejas rivalidades entre las
familias de la nobleza de La Meca y de Medina. A esto se añadía la creciente oposición de
las provincias a la administración central. Revueltas apoyadas secretamente, tanto por
otros candidatos al califato (entre ellos Alí), como por los "piadosos" de Medina hicieron
su aparición. Un grupo militar de insurgentes egipcios asesinó al califa en julio de 656, y
designó sucesor en el mismo día a Alí, primo y yerno de Muhammad.

El califato de Alí ibn Abi Talib (656-661) hizo que se detuviera completamente la expansión
árabe, a causa de los constantes conflictos interiores. Alí, tenido por el asesino de Uthman
chocó inmediatamente con otros aspirantes al califato. En diciembre de 656, en la "batalla
del camello", Alí con tropas procedentes de Kufa pudo deshacerse de dos compañeros del
Profeta (Talha y Zubayr), apoyados por el ejército de Basora.

Más peligrosa fue la resistencia del gobernador de Siria, Mu'awiya, que como pariente de
Uthman, en nombre de la legitimidad se negó con todo su ejército a reconocer a Alí. Éste,
obligado por la fuerza de su oponente y la moral de sus propias tropas, aceptó un
arbitraje. Contra esta posición se alzaron entre sus mismos partidarios, los defensores de
la idea religioso-conservadora del califato, los kharidjies ("secesionistas"). En 658, Alí hizo
ejecutar a ocho hombres de su ejército, pero poco después fue asesinado en Kufa (enero
de 661) por un kharidjí. Su hijo Hasan renunció al Califato, a cambio de una compensación
monetaria y Mu'awiya fue proclamado califa en Jerusalén.

Con la muerte de Alí, el Islam se escindió en dos grandes corrientes cargada de conflictos:
el sunnismo y el shi'ismo (si'at Alí, "partidarios de Alí"). Como primer Imam de los shi'íes,
Alí ejerció una influencia en la historia del Islam que casi igualó a la del Profeta.

2. La Dinastía Omeya

Los Omeyas fueron, ya antes de Muhammad, uno de los clanes dirigentes del Hedjaz, a
pesar de su tardía conversión, y habían jugado ya un destacado papel entre los primeros
califas, y el tercero de estos, Uthman ibn Affan fue un Omeya. La soberanía de los Omeyas
señala la época mediterránez del califato, y coincide ante todo con una fase de la ulterior
expansión y fortalecimiento del estado árabe. Mu'awiya I (661-680) fue, después de Umar,
la figura política más destacada del periodo protoislámico y el segundo fundador del
califato. Gracias a su amplia visión de estadista fue el verdadero organizador del gran
imperio árabe.

Página 100
El califato, que de soberanía electiva se había convertido en dignidad dinástica hereditaria
permaneció durante un siglo en la familia de los Omeyas, pese a los constantes
enfrentamientos internos. Bajo la restauración de Abd al-Malik (685-705), la mayor figura
política después de Mu'awiya, el gran imperio árabe alcanzó el cenit de su poder y su
cultura. Abd al-Malik logró detener nuevamente los particulares intereses regionales y
otras tendencias hacia la autodestrucción del estado-nación árabe, no sin recurrir, si las
circunstancias lo exigían a un ejército profesional, neutral en estas cuestiones. Pero la era
de los últimos Omeyas se caracterizó por breves reinados, amargas querellas intestinas y
constantes revueltas. A la muerte del tercer destacado estadista Omeya, Hisham (724-
743) comenzó un periodo atormentado de luchas por la sucesión. Marwan II (743-750),
general experimentado, que reorganizó el ejército mediante la introducción de unidades
más pequeñas y ágiles, alcanzó la soberanía en las zonas centrales, en lugar del auténtico
heredero, Ibrahim. Retenido por levantamientos en Siria y Mesopotamia, no logró
dominar la conjuración de los Abbasíes, de la línea colateral de la familia de Muhammad,
apoyados por los árabes del sur de Khurasan. Al estallar abiertamente la rebelión fue
derrotado junto al Gran Zab por Abd Allah b. Alí, y cuando trataba de huir fue asesinado
junto a Busir, en Egipto.

La oposición contra los Omeyas venía de diversos partidos. Los "piadosos" de Medina
intrigaban contra la dinastía de los políticos y generales sirios, que manejaban el Califato
como un reino profano y que poseía un concepto de la soberanía más arábigo que
islámico. El Iraq se rebeló por intereses regionales contra la preeminencia de Siria, región
de la que procedían los Omeyas. Entre los descontentos se encontraban además los
irreductibles kharidjíes, peor más aún que los seguidores del shi'ismo, en torno a los
cuales se congregaban los musulmanes no árabes menos privilegiados. Con Husayn b.
Alí que bajo Yazid I (680-683) cayó en una revuelta de shi'íes de Kufa, cerca de Karbala, en
octubre de 680, ganó el movimiento un mártir. A la tradición local de Kufa y al recuerdo
nostálgico de los días en que esta ciudad había sido bajo Alí la capital del Islam, se unía el
legitimismo político para el que la descendencia de Alí constituía la única heredera leal del
Califato, además de una religiosidad emocional-sectaria impregnada de entusiasmo shi'í.

Tan peligroso como el shi'ismo fue el robustecimiento de las tribus. Grupos tribales o
clanes familiares se convirtieron nuevamente en factores de poder político. Sobre todo,
entre árabes septentrionales y meridionales (Qaysíes y Kalbíes) se creó una fuerte
enemistad política.

Sin embargo, el siglo de los Omeyas aportó la segunda gran expansión de Dar al-Islam. La
idea estratégica de Mu'awiya consistía en atacar a Bizancio en su centro político, en su
centro vital, Constantinopla, en lugar de continuar con las constantes inclusiones en las

Página 101
montañas de Anatolia. La lucha por el poderío marítimo como preparación de esta
estrategia comenzó ya en su época de gobernador.

La guerra marítima se prolongó durante medio siglo y culminó tres veces con el sitio
de Constantinopla (668-669; 674-678 y 716-717). Estos intentos fracasaron ante la
superioridad marítima bizantina y el famoso fuego griego, líquido explosivo, mantenido
en secreto. Independientemente, la expansión territorial seguía avanzando en otras
direcciones. Sobre el ala oriental fue conquistada Qabul (664); conquista que se vió
facilitada por la anarquía de las tribus en las que se disolvió el imperio del Gran Khan turco
en la frontera oriental. Diez años después caían Bukhara ySamarcanda. Por último, el año
715 fueron definitivamente sometidos, en campañas de más duración, el Khurasan,
la Corasmia y laSogdiana. Al mismo tiempo (711-712) el ejército islámico
alcanzaba Sind (con Karachi y Hyderabad) y el Punjab en los umbrales de la India. En su
última correría los árabes llegaron incluso al Turkestán occidental y al paso de Pamir, tras
la batalla junto al Talas.

En Occidente, en 642 había sido ocupada la Pentápolis para proteger los flancos; pero
varias regiones del exarcado de Cartago resistían aún. En 664 se inició un nuevo avance:
un ejército bizantino fue derrotado junto a Adrumeto y Djelula fue tomada. La posición
clave para la conquista del norte de África fue obtenida con la fundación del campamento
militar de Qayruan por Uqba b. Nafi en 670. Desde alí se alcanzó por primera vez en el año
681 la costa atlántica de Marruecos, al tiempo que se iniciaba una intensa guerra contra
los beréberes en la región del Aurés. Pero debido a la superioridad marítima bizantina en
el mar fueron necesarios casi veinte años de guerra y numerosos reveses para que
pudieran ser derrotados entre 693 y 700 (Cartago en 698) los últimos focos de resistencia
bizantina y beréber. El norte de África se convirtió en una provincia autónoma durante el
mandato de Musa b. Nusayr, y Túnez, la nueva capital en una gran base de la flota árabe
que controló el Mediterráneo.

El primer ataque a España, al mando de Tariq b. Ziyad, aunque estaba solo esperado como
una incursión de saqueo obtuvo un éxito inesperado en 711. El ejército visigodo sucumbió
al primer combate; solo algunas ciudades opusieron una seria resistencia. También cayó
Córdoba y Toledo. En 713 Musa proclamó en Toledo la soberanía sobre la nueva provincia
de Al-Ándalus; ya en 718 comenzaron las primeras correrías al sur de Francia; en 720 caían
la Septimania con Narbona, su baluarte más importante. El ataque a la Francia central
fracasó en 732 en Poitiers frente a todas las tropas francas dirigidas por Carlos Martel.

A medida que declinaba la dinastía Omeya, los avances se hacían más lentos y dificultosos.
Carlos Martel frenaba los avances por la Galia; León III Isáurico defendía Constantinopla

Página 102
(717-718) y derrotaba a los árabes en Asia Menor (740), la China de Ming-Huang actúa de
valladar a la progresión musulmana en Asia.

Un descontento general se extendía por el interior del mundo musulmán, alimentado por
los conversos (mawlas). Estos eran despreciados por los musulmanes árabes y no gozaban
de los mismos privilegios y exenciones de impuestos, pues en la práctica, los convertidos
seguían sometidos a las mismas contribuciones que antes de su conversión. De otra parte,
mientras que en Siria, Palestina y Egipto, los árabes habían sido bien recibidos por las
poblaciones cristianas, de ahí que recibieran un trato muy favorable. Por mucho tiempo
proveyeron de funcionarios a la dinastía Omeya, conservaron sus templos, la ciudad de
Jerusalén siguió recibiendo peregrinos de todas partes. En Egipto la situación no parece
haber sido tan favorable para los cristianos. En África del norte, donde la conquista se
había llevado a sangre y fuego, los musulmanes se condujeron con igual dureza contra
romanos y beréberes, pero estos, una vez incorporados al Islam, seguían siendo peor
tratados que los cristianos de Siria. Una sublevación que estalló en Tanger pronto
encontró eco en la masa de beréberes. Mataron al gobernador y rápidamente se extendió
a todo el Maghreb. La acaudillaba un tal Maysara, afiliado al kharidjismo, doctrina que
congeniaba perfectamente con todos los musulmanes que no fuesen árabes. El
gobernador de España fue derrotado y un enorme ejército enviado desde siria por el Califa
Hisham fue igualmente vencido cerca del río Sabu, al norte de Marruecos. Finalmente
nuevos contingentes de tropas enviados desde Egipto vencieron a los beréberes en dos
batallas.

Entre los árabes puros subsistía la vieja rivalidad entre kalbíes y qaysaríes. Las querellas
religiosas con sus sectas de shi'ies y kharidjíes hacían su aparición y con frecuencia servían
para ocultar el odio profundo que en extensos territorios del Islam se mantenía contra los
Omeyas. Los soberanos Omeyas, actuando cada vez más como déspotas orientales no
contando ni con la simpatía de las gentes de Siria, sostén de la dinastía, evitan el contacto
con la multitud.

Víctima de un complot urdido por la secta de los qadaríes cayó al-Walid II en la fortaleza
de Bakra (744). Los qadaríes le sustituyeron por uno de su secta, Yazid III, hijo de al-Walid
I, sin contar con el apoyo de nadie. Muerto aquel a los cinco meses, su
hermano Ibrahim nada pudo hacer para recoger el poder. La Mesopotamia apoyó
entonces a un primo hermano de su padre, Marwan II, que tras grandes esfuerzos logró
someter la Siria y entrar en Damasco. Pero sentía Siria como algo extraño a él y cambió la
capital a Harrán.

Mientras, el número de descontentos va en aumento en las provincias al este del Tigris. La


masa la constituyen los mawlas o conversos, a los que su situación de inferioridad les

Página 103
hacía mantenerse en estado de constante protesta. La secta kharidjí cuenta entre ellos
con numerosos adeptos, ya que satisface sus aspiraciones igualitarias dentro del Islam.
Pero en el Khurasan se concreta una oposición antidinástica.

Los descendientes de al-Abbas, afirmando que el hijo de Muhammad ibn Hanafiya (otro
hijo de Alí, aunque no de Fátima) les había transmitido sus derechos, desde su residencia
en el lindero del desierto crearon una organización en Kufa. Como emisario al Khurasan
enviaron a un hombre de origen oscuro, probablemente de raza irania, Abu Muslim. Era
capaz de formar un ejército y una coalición a partir de elementos disidentes, árabes y
otros, y de participar en la revuelta bajo el estandarte negro que sería el símbolo del
movimiento y en nombre de un miembro de la familia del Profeta. No se mencionó
específicamente a ninguno de los miembros, con lo cual aumento el apoyo al movimiento.
Desde el Khurasan, se traslado hacia el oeste; los Omeyas fueron derrotados en varias
batallas en los años 749-750, y el último califa de la Casa, Marwan II fue perseguido hasta
Egipto y muerto. Mientras tanto, el anónimo jefe fue proclamado en Kufa: se trataba
de Abu'l-Abbas, descendiente, no de Alí, sino de al-Abbas.

Los Omeyas fueron perseguidos y exterminados en todas partes, los cadáveres eran
desenterrados y sus cenizas aventadas; se destruyen sus palacios, acueductos y pantanos
para que nadie recuerde su memoria. Un solo miembro, Abd ar-Rahman, nieto del califa
Hisham consiguió huir y después de vagar algún tiempo por el norte de África, consiguió
instalarse en al-Ándalus.

3. El Califato de Bagdad

Una familia de gobernantes sucedió a otra, y Siria fue sustituida como centro del califato
musulmán por Iraq. El poder de Abu'l-Abbas (749-754), y de sus sucesores, conocidos por
su antepasado como Abbasíes, residían menos en los países del Oriente mediterráneo o
en el Hedjaz, que en los antiguos territorios sasánidas: el sur de Iraq y los oasis y mesetas
de Irán, Khurasán y la tierra que se extendía desde aquí hasta Asia Central. Para el califa
era más difícil gobernar el Maghreb, pero también era menos importante.

En cierto modo, el gobierno abbasí no difería mucho del de los últimos Omeyas. Desde el
principio se vio enfrentado al ineludible problema de toda nueva dinastía: cómo
transformar el limitado poder que deriva de una coalición inestable de intereses
independientes en algo más estable y duradero. Los Abbasíes habían conquistado el trono
mediante una combinación de fuerzas unidas solamente por la oposición a los Omeyas, y
ahora tenían que definirse las relaciones de fuerza dentro de la coalición. En primer lugar,
el califa se deshizo de los que le ayudaron a tomar el poder. Abu Muslim y otros fueron
eliminados. También hubo conflictos en el seno de la propia familia: primero, sus

Página 104
miembros fueron nombrados gobernadores, pero algunos de ellos alcanzaron un poder
excesivo, y en el lapso de una generación se creó una nueva élite dirigente. Algunos
fueron escogidos entre vástagos de familias iranias tradicionalmente dedicadas al servicio
del estado y recién convertidos al Islam. Otros procedían de la propia familia gobernante,
y otros más eran esclavos liberados.

Esta concentración de poderes en manos del soberano se produjo en tiempos de los


sucesores de Abu'l-Abbas, en especial de al-Mansur (754-775) yHarun al-Rashid (786-809),
y se expresó en la creación de una nueva capital, Bagdad. Estaba situada en la confluencia
del Tigris y el Éufrates, un punto en el que un sistema de canales había dado lugar a
fértiles tierras capaces de proveer al sustento para una gran ciudad y rentas para el
gobierno. Se hallaba en las rutas estratégicas que conducían a Irán y más allá, a la Jazirah
del norte de Iraq, donde se producía el cereal, y a Siria y Egipto, donde la lealtad a los
Omeyas continuaba inalterable. Como se trataba de una nueva ciudad, en ella los
dirigentes se hallaban libres de la presión que ejercían los habitantes musulmanes de Kufa
y Basora.

Los soldados del Khurasan, a través de los cuales accedieron al poder los Abbasíes estaban
divididos en grupos bajo el mando de diversos jefes. Para los califas no resultaba fácil
conservar la lealtad de aquellos, y a medida que se integraba en la población de Bagdad
pasaban a ser una fuerza militar menos efectiva. A la muerte de Harun al-Rashid estalló
una guerra civil entre sus hijos al-Amin y al-Ma'mun. Al-Amin fue proclamado califa y el
ejército de Bagdad luchó a favor suyo, pero fue derrotado. A principios del siglo IX, la
necesidad de un ejército efectivo y leal fue cubierta con la compra de esclavos y con el
reclutamiento de soldados de las tribus de pastores de habla turca, o de las que habitaban
al otro lado de las fronteras del estado, con extranjeros que carecían de vínculos con la
sociedad a la que ayudaban a gobernar, y que mantenían una relación de clientela
personal con el califa.

En parte para mantener a los soldados aparados de la población de Bagdad que se había
vuelto hostil al gobierno del califa, al-Mu'tasim (833-842) trasladó la capital de Bagdad a
una nueva ciudad, Samarra, situada río arriba del Tigris; pero, aunque se vio libre de la
presión del pueblo, sucumbió a la influencia de los jefes de los soldados turcos que
acabaron por tomar el gobierno del califa. Éste fue también un periodo en el que los
gobernantes de las provincias alejadas del Imperio pasaron a ser prácticamente
independientes y en el propio Iraq el poder del califa se vio amenazado por una
importante y prolongada revuelta de esclavos negros en las plantaciones azucareras y en
las salinas del sur del país: la rebelión de los Zanj, 868-883. Unos años después, en 892, el
califa al-Mu'tadid regresó a Bagdad.

Página 105
Los Omeyas.

Tras los conflictos después de la muerte de Ali, hace su aparición una nueva fuerza policía:
“la dinastía de los Omeyas”. Muawiya I (661-680) fue después de Omar, la figura política
más destacada del periodo protoislamico y el segundo fundador del califato.

El siglo de los omeyas aporto la consolidación del estado y una nueva fase de la expansión
territorial. Ya Muawiya tenía como idea principal atacar Bizancio en su centro vital,
Constantinopla. Para ello llevo a cabo la construcción de una flota y la conquista de varios
puntos de apoyo en el Egeo. La guerra marítima se prolongo durante casi medio siglo y
culmino tras veces en el sitio de Constantinopla (668-669; 674-678; 716-717).

El califato permaneció casi un siglo en la familia de los Omeyas, en los cuales Abd-El-Melik
(685-705) fue la mayor figura política después de Muawiya.

El último intento de un ataque directo a Constantinopla fue el sitio del año 717, que
fracaso gracias al accionar de Leon III isaurico.

Sin embargo la expansión territorial seguía en otras direcciones fue conquistada Kabul en
664. Diez años después caían Bujara y Samarcanda. En 715 fueron sometidos el Jorsan, la
Corasma y Sogdiana. También en occidente se producía la expansión islámica. El norte de
África se convirtió en una provincia autónoma durante el mando de musa Ibn Musair, y
Túnez, la nueva capital, en una gran base de la flota árabe. Los bereberes de la región se
pesaron fácilmente al islam.

El primer ataque a España, planeado como una incursión de saqueo, obtuvo en 711 un
inesperado éxito. El ejército visigodo, al mando de Rodrigo sucumbió en el primer
combate, Córdoba cayó dos meses después, mas tarde Toledo. Muza proclamo en 713, en
Toledo, la soberanía del califa sobre la nueva provincia Al-Ándalus.

En 718 comenzaron la incursiones en Francia, el ataque a la Francia central fracaso en 732


en Poitiers frente a las tropas de Carlos Martel.

Los árabes vivían como ejército de ocupación junto al viejo sistema social y administrativo.
La soberanía de la casta, fundada en la unidad religiosa y predominantemente árabe,
siguió siendo el rasgo fundamento del estado primitivo árabe.

La posición de la privilegiada nobleza árabe-islámica, como clase rectoral sometida al


califa, siguió siendo fundamental en la estructura del poder. Esta clase formada un grupo
social herméticamente cerrado y a ella estaban reservados las cargos en todos los puestos
de la administración. Estos, se mostro insostenible sobre todo cuando se inicio una
islamización de las clases altas de los territorios conquistados. Entre la clase dirigente

Página 106
árabe y sus súbditos, existió un tercer elemento: la pervivencia de la antigua estructura
administrativa sobre todo Siria y Egipto. También cambio poco la estructura social y
económica de los territorios conquistados. La vida económica seguía estando en gran
parte en manos de los súbditos. Se otorgaba a cada una de las comunidades el derecho al
ejército de la libre propiedad, al desarrollo económico y a la práctica de su religión.

La umma árabe-musulmana, las comunidades dinmi de súbditos y, como medida de


administración esencialmente bizantina, determinaron la estructuras del estado de los
Omeyas. Los árabes hicieron suya la floreciente culturas de los ciudades de Persia y del
oriente bizantino, dieron nueva vida a la vieja cultura con la conciencia de su nacionalidad
y la pasión de una religión en plena expansión.

La dinastía Omeya se identifico excesivamente con lo árabe y despertó recelos entre los
musulmanes no pertenecientes a este pueblo, especialmente los de Irak e Irán. En la
región del Kihragan, un descendiente de Abbas, tío de Mahoma, logro reunir a todos los
descontentos con el régimen, al que acusaban de prestar más atención a los asuntos
terrenales que a los espirituales. Abu-Al-Abbas levanto la rebelión y se proclamo califa en
Kufa en 749, Marwan II (califa Omeya), lo enfrento en la batalla de Gran Zab pero fue
derrotado. Los miembros de su familia fueron asesinados y solo Abd-Al-Rahmen logro
escapar a España, donde se hizo con el poder en el año 756 y pudo mantenerse
independiente.

Los Abasidas.

Aunque el fundador de la dinastía es Abu-Al-Abbas, corresponde a su hermano y sucesor


Jaffar-Al-Mansur (754-775), el merito de haber organizado la administración del nuevo
estado. El triunfo abasida había sido posible por la confluencia de todos los descontentos
del régimen anterior (persas y chiitas). Sin embargo, Al-Mansur tuvo que reprimir varias
sublevaciones de antiguos aliados con los chiíes y Jarichíes.

La tendencia autocrática de los omeyas continuo, aunque el califa resaltaba su dimensión


de jefe espiritual, y dedicaba especial atención a los asuntos religiosos. Al apartarse de las
tareas políticas, el califa se separaba del pueblo, rodeándose del lujo que habían tenido
los soberanos sasánidas. La administración fue reorganizada según esquemas sasánidas, y
los iraníes e iraquíes sustituyeron a los sirios en los puestos burocráticos.

El triunfo de Persia sobre Siria se observaba, también, en el traslado de la capitalidad del


imperio desde Damasco a Bagdad, ciudad fundada en 772 por Al-Mansur.

A Al-Mansur lo sucedió Harum-Al-Rashid (786-809), durante cuyo mandato la prosperidad


económica alcanzo su mayor apogeo. Pero ya entonces se producían los primeros

Página 107
síntomas de la fragmentación. En el norte de África varios principados siguieron el camino
de la independencia iniciado por Al-Andalus. Hansur murió combatiendo una sublevación
en el Khorasan.

El reinado de Al-Manun (813-833), supuso un intento de aproximación a los chiíes para


liquidar estos problemas, lo que se tradujo en un gran esplendor cultural al recibirse la
influencia de la gracia clásica.

El sucesor de Al-Mamun, Al-Mutasin, decidió trasladarse a una nueva residencia palatina


construida en el norte de Bagdad: la ciudad de samarra y prescindir de la tradicional
guardia Arabe-persa, sustituyéndola por mercenarios turcos, esta decisión tendrá
resultados nefastos para los abasidas. El alejamiento de Bagdad debilito su control sobre
ese estado, al tiempo que la guardia pretoriana fue aumentando su poder finalmente
logro controlar al califa.

El desprestigio del califato impulso aun mas las movimientos secesionistas en el Magreb
los chiíes controlaban una amplia zona y proclamaron el califato Fatimita, que se
expansiono hacia el este, conquistando Egipto, Khorasan, Transoxiana, Siria, Yemen, y
Bahrein escapan al control de Bagdad.

En estas regiones predominaban grupos sociales y étnicos muy diversos separados por
algunas divergencias religiosas.

La declimanacion del califato de Bagdad comenzó a fines del Siglo IX por la influencia que
alcanzaron las tropas mercenarias turcas, estos se hicieron fuertes en los conflictos
orientales del mundo musulmán, de allí vinieron hacia el oeste y ya en 1060 la autoridad
de los turcos selyúcidas era reconocida en todo el califato, así como también en Egipto y
otras regiones antes separadas.

Los árabes en España.

Se conoce como conquista musulmana de Hispania o etapa musulmana inicial de la


península ibérica al complejo proceso político y militar que a lo largo del principio
del siglo VIII explica la formación y consolidación de al-Ándalus, así como la génesis de los
principales reinos cristianos medievales peninsulares.

La conquista del reino visigodo por dirigentes musulmanes del Califato Omeya fue un
proceso largo, que duró quince años, del 711 al 726, en el que se llegó a tomar la
península ibérica y parte del sur de la actual Francia; si bien lo que era el territorio
peninsular del reino estaba ya conquistado en el 720, tras diez años del inicio de la
conquista. Un poco antes de acabar la conquista del reino visigodo en su parte

Página 108
nororiental, los conquistadores fueron echados de la costa y las montañas de la actual
Asturias. Aunque el proceso en total ocupó todo ese tiempo, la cronología no es exacta en
cuanto a los años y las fechas, sino solo aproximada, pues las fuentes difieren entre sí.

Fases de la conquista

Conquista militar del sur de la península

Según algunas fuentes, Musa ibn Nusayr, gobernador de Ifriqiya, dependiente del walí de
Egipto, ordenó a su lugarteniente, Tariq ibn Ziyad, que iniciase la conquista. Tariq
era bereber, ligado por una relación de clientela con una tribu musulmana, y liberto del
gobernador de Ifriqiya, Musa ibn Nusayr. Sin embargo, otras fuentes conjeturan que Musa
no conocía los planes de Tariq, que este actuó por su cuenta, y que Musa sólo vino en su
apoyo tras conocer su victoria.

Sea cumpliendo órdenes o por propia iniciativa, Tariq ibn Ziyad desembarcó a principios
del año 711, con el inicio de la primavera, en la bahía de Algeciras (llamada entonces Iulia
Traducta), con un ejército de unos 7000 hombres fundamentalmente bereber (sólo
recientemente sometidos), e incluso cristianos del norte de África. (Las fuentes
musulmanas hablan de entre 1700 y 12 000 hombres, considerando 7000 hombres una
cifra intermedia y bastante repetida en la historiografía). Tariq se asentó en el peñón de
Gibraltar (nombre que deriva de este conquistador, Ŷebel at-Tariq, 'Montaña de Tariq'),
bien protegida por su altura, mientras iba recibiendo todo su ejército en sucesivos
desembarcos. Desde allí comenzó a saquear zonas y ciudades de la baja Andalucía.

Tariq aprovechó militarmente el hecho de que el conde de la Bética estaba con Rodrigo en
una campaña en el norte, al parecer contra los vascones, ya que cuando el rey realizaba
una campaña militar solía llevar a los condes del reino con él. Esto era por una doble
razón: porque necesitaba de sus recursos humanos para reunir un ejército y para evitar su
sublevación mientras él realizaba una campaña militar por otras tierras. En años
anteriores hubo varias incursiones militares musulmanes contra algunas ciudades del sur,
que habían sido rechazadas o que se habían retirado al poco tiempo tras obtener
suficiente botín. Por ello, esta incursión de Tariq no despertó inicialmente una gran
preocupación.

Además, de acuerdo con las leyes para tiempo de guerra promulgadas por Wamba y
retocadas por su sucesor Ervigio, todos los súbditos residentes en un perímetro de cien
millas alrededor de la zona donde hubiese surgido el peligro tenían la obligación de tomar
las armas, sin necesidad de especial convocatoria, ante la sola noticia de la existencia del
mismo. Esto, a pesar de las duras sanciones previstas, no siempre se cumplía. Pero está
claro que los nobles terratenientes de la zona tendrían interés en defender sus

Página 109
propiedades y cosechas, y que el conde de cada territorio tenía como una de sus
funciones la defensa del mismo.

Batalla de Guadalete

Tras ver que las fuerzas locales del sur de la península no podían con Tariq, y que éste no
se retiraba como había ocurrido en anteriores ataques musulmanes, Rodrigo acudió
contra él. Rodrigo también retrasó su reacción porque se encontraba en plena lucha por
las tierras del norte. En ese momento estaba sitiando la ciudad de Pamplona, cuyas
murallas habían sido restauradas no hacía mucho por el rey visigodo Wamba. Esta ciudad
o bien había caído en poder de los vascones o bien estaba en manos de nobles witizanos
leales a Agila II. Rodrigo, en todo caso, partió hacia Toledo sin haberla recuperado. Cuando
las tropas comandadas por Rodrigo entraron en contacto con las de Tariq ya habían
pasado varios meses desde su llegada al sur. Durante ese tiempo Tariq ibn Ziyad había
obtenido el refuerzo de cinco mil bereberes más.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de que organizar un ejército no era fácil en los
últimos tiempos del reino visigodo. Ello se debía a que la pérdida de propiedades del
Patrimonio de la Corona, de donde se obtenía el reclutamiento de los siervos que
atendían tales propiedades, hizo que el rey tuviese un ejército propio muy menguado y
dependiera en gran medida de los efectivos aportados por los nobles. Aunque había leyes
que penaban y multaban fuertemente a quienes no acudían a apoyar al rey, muchos
nobles preferían mantener las labores agrícolas, fuente de sus ingresos. Si a ello unimos el
problema de Agila II en el noroeste y la división nobiliaria en su propio bando, el resultado
fue que, además de tarde, el ejército de Rodrigo no debía de ser muy numeroso. Este
ejército además de reducido estaba dividido, y surgieron desacuerdos que motivaron
luchas internas y deserciones. Parece muy probable que, incluso, Tariq recibiera en el
transcurso de la batalla apoyo de nobles witizanos que acompañaban al rey.

La consecuencia de todo ello fue que Rodrigo resultó derrotado en la batalla del río
Guadalete (aunque algunos historiadores la sitúan más al sur, en los ríos Salado o Barbate,
o junto al lago de la Janda, o incluso junto al río Guadarranque). Sea donde fuere, la
batalla tuvo lugar a finales de julio de 711, precedida de diversos tanteos y escarceos
durante varios días, muriendo en ella o inmediatamente después el propio rey Rodrigo.
Los nobles que permanecieron con el rey y sus opositores witizanos murieron también en
su mayoría.

La batalla de Guadalete, de Salvador Martínez Cubells. (Real Academia de Bellas Artes de


San Fernando, Madrid)

Página 110
Tariq se hizo con un gran botín, pues Rodrigo viajaba con un gran lujo, dado el fasto y lo
rico del ajuar que utilizaban los reyes visigodos desde Leovigildo, imitando la pompa y
riqueza de la corte de los emperadores bizantinos.

A la muerte de Rodrigo, un sector de la nobleza eligió a Oppa, hijo del rey Egica y hermano
de Witiza, si bien nunca fue aceptado mayoritariamente ni, al parecer, coronado como tal.
Hubo enfrentamientos entre los propios visigodos, con los leales a Agila II y con otros
nobles no witizanos que se negaban a aceptar al nuevo rey. Oppa pudo contar
inicialmente con la permisividad o apoyo de las fuerzas musulmanas, pero en todo caso
acabó por enfrentarse a ellos.

Tras haber asentado Tariq una pequeña cabeza de puente en el sur, Musa ben Nusayr,
gobernador de Ifriquiya, llegó a Hispania en ese mismo año. Desembarcó con otro
ejército, de unos 18 000 hombres, en la ciudad de Cádiz, ya bajo control musulmán.

Las fuerzas musulmanas, así reforzadas, conquistaron fácilmente, casi sin


resistencia, Medina Sidonia. Después se dirigieron a sitiar Sevilla, pero esta última solo
cayó tras un mes largo de asedio. Sevilla era importante, pues esta ciudad era la capital de
la provincia visigoda de Hispalis y de esta forma se evitaba una acción coordinada desde
esa zona. Así queda completada la acción inicial de la conquista, asentando un territorio
propio mínimo desde el que poder iniciar un proceso más amplio.

Conquista del tercio meridional

Guerreros musulmanes representados en el manuscrito musulmán de la Maqamat Al-


Hariri, aprox. del siglo XI. Yahya ibn Mahmud al-Wasiti

Una vez conquistada, Sevilla se convirtió en la base de las operaciones militares. Desde
esta ciudad salieron dos ejércitos, que empezaron a operar por separado en la península:
uno se dirigió hacia Córdoba, capital de la provincia visigoda de la Bética, y otro hacia
Mérida, capital de la provincia de Lusitania. Se trataba de rendir cuanto antes los centros
de poder administrativo y militar visigodos (ya se ha explicado antes la fuerza militar que
organizaba cada provincia), de forma que no pudiera haber una respuesta coordinada y
contundente de estos.

Además, Musa, muy bien informado y aconsejado, pretendía llegar cuanto antes a Toledo,
capital del fuertemente centralizado reino visigodo, y era importante eliminar pronto los
obstáculos para dirigirse hacia Toledo lo más rápidamente posible. Para ello, utilizaron el
trazado de las calzadas romanas, lo que facilitaba su traslado y la sumisión, por la fuerza o
por rendición, de las ciudades que se encontraban en su trayecto.

Página 111
Tariq avanzó por el Guadalquivir, y cerca de Écija tuvo lugar una nueva batalla en campo
abierto, dada por los restos del ejército real y refuerzos de la provincia Bética, que se
habían podido reorganizar gracias al mes que duró la resistencia de Sevilla. Los
musulmanes vencieron de nuevo, la ciudad de Écija también se les rindió y siguieron
rápidamente para tomar Córdoba por sorpresa (excepto la ciudadela, cuyos defensores
fueron asesinados en su totalidad por los musulmanes tras ser rendida por el conde
visigodo de la ciudad). Luego continuaron para tomar, ya casi sin resistencia tras la caída
de la capital de la provincia, otras ciudades de la Andalucía oriental, como Málaga y
Granada en el sur o Martos, Jaén y Baeza en el norte.

Mientras, Musa se dirigió hacia Mérida, utilizando la calzada que desde Sevilla iba hacia
esa ciudad y luego seguía hasta Toledo, discurriendo por Cáceres y Talavera la Vieja. Pero
Mérida se resistió fuertemente, abastecida por su puerto fluvial y agrupando el ejército
provincial en el interior de sus imponentes y fuertes murallas. Para no retrasarse, Musa
tuvo que dejar allí un contingente de asedio mientras él continuaba con el grueso del
ejército hacia su objetivo.

Musa continuó por la calzada romana, conquistando Cáceres y Talavera la Vieja, hasta
llegar a Toledo. Allí Tariq se unió al ejército de Musa. Para ello Tariq había seguido la
calzada romana que iba desde Linares, ciudad ya controlada por los musulmanes, pasando
por Despeñaperros y Consuegra (Consabura), hasta Toledo; dejando algunos contingentes
en el sur.

Conquista del centro peninsular

Toledo fue conquistada por Musa, casi sin resistencia, antes de acabar el año 711;
haciendo huir al nuevo rey, Oppa, que quizás murió pronto o que, al menos, ya no volvió a
ejercer como tal, y ejecutando a cuantos nobles había en la ciudad; aunque muchos de
ellos, como el propio Arzobispo, huyeron antes de que fuera sitiada. Abandonada de
antemano por quienes podían haberla defendido, la tímida resistencia que pudo oponer la
ciudad fue rápidamente vencida.

La caída de Toledo buscaba un efecto psicológico, que sin duda tuvo, y un efecto político,
pues la gran centralización del reino visigodo impidió una respuesta coordinada frente a
las fuerzas musulmanas. Salvo el nordeste, bajo el control del rey visigodo Agila II, el resto
de las zonas sólo pudieron oponer una resistencia aislada, sin coordinación entre sí,
dirigida por la aristocracia local de cada territorio. Además, conseguir Toledo permitió a
los conquistadores hacerse con el grueso del riquísimo Tesoro Real visigodo (fruto, entre
otros, del saqueo de Roma y de la conquista del reino suevo), que era el más importante
de los tesoros reales del Occidente barbárico. Esto tenía a la vez un efecto de restar poder

Página 112
económico a la resistencia y de golpe psicológico a la misma, pues era la primera vez que
dicho tesoro resultaba capturado.

Los nobles que lograron escapar, con todas las riquezas que pudieron reunir, huyeron
hacia el norte. Unos reforzaron al rey Agila II, en el nordeste (como el propio Arzobispo de
Toledo, Sinderedo), y otros se dirigieron hacia las plazas fuertes cercanas a la zona gallega.

Musa decidió acabar en Toledo el invierno. Con la llegada de la primavera, el ejército


musulmán avanzó por la calzada romana que unía Toledo con las ciudades de Alcalá de
Henares, Guadalajara, Sigüenza y Medinaceli, ocupándolas, y volvieron a dividirse a partir
de esta última ciudad.

Conquista del norte

Peña Amaya, capital del Ducado de Cantabria, en la ahora provincia de Burgos. En primer
plano a la derecha, los restos arqueológicos del poblado altomedieval de Amaya. La
fortaleza se situaría al fondo, en lo alto del promontorio de El Castillo.

Musa atacó el noroeste, menos organizado que la zona controlada por el rey visigodo
Agila II. En su campaña ocupó los centros administrativos y plazas fuertes de Clunia,
Amaya (que no pudo tomar y hubo de ser reducida por el hambre), León y Astorga, donde
estableció guarniciones militares. Allí hizo miles de prisioneros, entre ellos bastantes
nobles, apoderándose también de las riquezas que habían llevado consigo.

Táriq, mientras, se dirigió hacia el nordeste, pasando por Calatayud y llegando hasta
Zaragoza, ciudad que incendió en parte, matando incluso a los niños y crucificando a los
hombres por no habérsele rendido, mientras las mujeres eran esclavizadas. Esta masacre
tuvo un efecto psicológico importante en el resto de la península, como luego veremos.
Desde allí, Táriq avanzó hacia el oeste, siguiendo la vía romana de Zaragoza a Astorga, y
sometiendo el curso medio y alto del río Ebro. En esa zona aceptó un pacto de sumisión
con el conde de la familia Casius (Casio), de nombre Fortún, en la zona de Tarazona, puede
que similar al suscrito después con el conde Teodomiro en el sureste. Este Fortún era el
heredero de una rica familia hispanorromana, los Casio, terratenientes desde hacía siglos
en la ribera media del Ebro. Él y su familia se islamizaron, como luego veremos que
ocurrió con otras familias nobles, y llegó a formar la dinastía de los Banu-Qasi
(literalmente, los hijos de Casio), que varios siglos más tarde fueron reyes de la taifa de
aquella zona.

Continuando su trayecto, Táriq llegó, pasando por Amaya, hasta Astorga, capital de la
provincia visigoda Asturiensis o Autrigonia, donde de nuevo unió sus fuerzas con Musa, y
llegaron juntos hasta Lugo, capital de la provincia de Gallaecia o Galecia, ciudad

Página 113
fuertemente amurallada que fue sometida. En aquella zona recibió pacto de sumisión de
diversas ciudades de las ambas provincias visigodas, entre las que cabe destacar a Gijón
(ciudad fundada por los romanos), en la misma costa de Asturias.

Con la toma de Lugo, los musulmanes se habían apoderado ya no sólo de la capital del
reino visigodo, sino también de la cabeza administrativa de más de la mitad de las
provincias visigodas, excepto las ciudades de Tarragona y Narbona, y la aún sitiada
Mérida.

Antes de llegar a Lugo, Musa había recibido una orden del Califa para ir a Damasco. Desde
Lugo, Musa se dirigió otra vez a Toledo, pero esta vez por Salamanca, sometiendo
igualmente las poblaciones a su paso.

Sin embargo, muchas regiones y ciudades aún no reconocían su dominio, estando bajo el
control de nobles o de otras autoridades locales que capitaneaban la resistencia. Entre
ellas destacaba Mérida, la segunda ciudad, por entonces, del país por población y riqueza.
Mérida llevaba muchos meses resistiendo (casi un año), abastecida por su puerto fluvial y
protegido por una fuerte muralla, restaurado por los visigodos y que causó admiración a
los conquistadores musulmanes.

Fue Abd-el-Aziz, hijo de Musa, quien, aún bajo el gobierno de su padre, acabó el asedio de
esta ciudad, que se rindió a el 30 de junio de 712. El convenio de capitulación (llamado por
los musulmanes sulh) respetaba la vida y bienes de los emeritenses, permitiéndoles
celebrar sus cultos, mientras que los musulmanes se apropiaban de los bienes de todas las
iglesias (que servían para mantener hospitales, escuelas y viudas, y al propio clero) y de
quienes hubiesen huido.

Capitulaciones de ciudades mediante pactos

Tras los hechos sangrientos de Zaragoza, anteriormente citados, aterrorizadas por ese
ejemplo, al tiempo que desmoralizadas por la falta de un poder central, la mayoría de las
ciudades y regiones se rindieron a los musulmanes por capitulación (sulh), como ocurrirá
en general en los siguientes años de la conquista.

Estos pactos fueron muy diversos, dependiendo de las circunstancias, pues algunos
incluían el respeto del gobierno local, la conservación de algunos bienes y un mínimo
grado de tolerancia religiosa (tipo ’ahd, como luego veremos algún ejemplo) y otros eran
más similares al modelo de Mérida, con sumisión seguida por la entrega de bienes. Estos
acuerdos se extendieron también a los magnates que, aún sin el título de conde,
gobernaban de hecho sobre extensos territorios en los que no había ninguna ciudad
importante, manteniéndolos en sus propiedades a cambio de su lealtad.

Página 114
Pero las ciudades que se resistían eran destruidas y quemadas, sus iglesias derruidas, y su
población muerta o esclavizada, con el fin de dar un escarmiento y un aviso para otras
ciudades. A los hombres se les mataba, normalmente crucificado, y las mujeres y niños
eran esclavizados, siendo estos últimos islamizados a la fuerza. En algunos casos, los
hombres y jóvenes que se libraban de la muerte trabajaban como esclavos en sus antiguas
tierras, cultivadas ahora en provecho de sus nuevos señores.

Los conquistadores también se reforzaron ofreciendo la libertad a los esclavos que se


convertían al islam. Estos, sin embargo, debían jurar fidelidad al clan tribal del jefe militar
que los liberaba, e integrarse en su ejército. Musa no estableció ninguna modificación en
los impuestos, los cuales seguirían recaudándose en igual forma que hasta entonces, pero
su importe lo recibía el wali musulmán de Hispania (éste era el título que utilizaba Musa).
Con Musa, la legislación antijudía desapareció, lo que también le granjeó el apoyo de esa
comunidad.

Edad de oro islámica.

La Edad de Oro del islam, también conocida como Renacimiento islámico se data
comúnmente a partir del siglo VIII hasta el siglo XIII, si bien algunos la extienden hasta
el siglo XIV o XV. Durante este periodo, ingenieros, académicos y comerciantes del mundo
islámico contribuyeron enormemente en aspectos como las
artes, agricultura, economía, industria, literatura, navegación, filosofía, ciencias y tecnolog
ía, preservando y mejorando el legado clásico por un lado, y añadiendo nuevas
invenciones e innovaciones propias. Los filósofos, poetas, artistas, científicos,
comerciantes y artesanos musulmanes crearon una cultura única que ha influenciado a las
sociedades de todos los continentes.

Durante las conquistas musulmanas de los siglos VII y VIII, ejércitos de


nómadas árabes establecieron el Imperio islámico, el mayor imperio que el mundo había
conocido hasta el momento (comienzos de la Edad Moderna). La «edad de oro del islam»
comenzó poco después, a mediados del siglo VIII, con la ascensión al poder de los califas
abasidas y el traslado de la capital del Imperio desde Damasco a Bagdad. Los Abasidas
estaban influenciados por los preceptos del Corán y las tradiciones del Hadiz, cuyos
valores se expresan en frases como: "La tinta de los científicos vale tanto como la sangre
de los mártires", donde se pone en énfasis el valor del conocimiento.

Durante este periodo, el mundo musulmán se convirtió en el centro intelectual


indiscutible de la ciencia, la filosofía, la medicina y la educación, al tiempo que los
Abasidas lideraban la causa del conocimiento y establecían la Casa de la Sabiduría en
Bagdad. Allí, académicos musulmanes y no musulmanes trataron de recopilar y traducir

Página 115
todo el conocimiento mundial a la lengua árabe. Muchas obras de la antigüedad clásica
que de otro modo se hubieran perdido fueron traducidas al árabe para, posteriormente,
ser traducidas también al turco, persa, hebreo y latín. Durante este periodo, el mundo
islámico fue un caldero de culturas que recolectó, sintetizó y avanzó significativamente en
el conocimiento heredado a partir de las culturas de la antigua China, de la India,
de Persia, de Egipto, del Norte de África, de la Grecia Clásica y del Imperio
bizantino.5 Dinastías rivales a la Abbasí como los Fatimíes de Egipto y los Omeyas de Al-
Ándalus también constituyeron centros intelectuales en ciudades como El
Cairo y Córdoba, que rivalizaban con Bagdad.

Una de las mayores innovaciones de este periodo fue el papel (originariamente un secreto
celosamente guardado por los chinos de la dinastía Han. El arte de la confección del papel
fue obtenido a partir de prisioneros capturados en la Batalla de Talas (751), lo que resultó
en la construcción de fábricas de papel en Samarkanda y Bagdad. Los árabes mejoraron la
técnica china con el uso de la corteza de morera y el almidón. Los musulmanes también se
diferenciaron en el uso de la pluma contra la costumbre china de usar el pincel. Sobre el
año 900 existían cientos de establecimientos donde se empleaban a escribas y
encuadernadores de libros en Bagdad, y comenzaron a establecerse las
primeras bibliotecas públicas, incluyendo las primeras que prestaban libros. A partir de
aquí, el uso del papel se propagó hacia el Oeste, hacia Fez y de allí a Al-Ándalus, desde
donde sería exportado a Europa en el siglo XIII.

Gran parte de estas enseñanzas en desarrollo pueden enlazarse con la geografía. Incluso
anteriormente a la presencia islámica, la ciudad de La Meca servía como centro del
comercio en Arabia. La tradición de la peregrinación a la Meca la convirtió en un centro de
intercambio de ideas y mercancías. La influencia de los mercaderes musulmanes sobre el
comercio África-Arabia y Asia-Arabia fue tremenda. Como resultado, la civilización
islámica creció sobre la base de su economía mercantil, en contraste con los cristianos,
indios y chinos, quienes construyeron sus sociedades a partir de la nobleza terrateniente
agrícola. Los comerciantes musulmanes transportaron sus mercancías y su fe a China, a La
India (el subcontinente indio tiene actualmente 230 millones de creyentes musulmanes), y
a los reinos del oeste africano, regresando de estos países con nuevas invenciones. Los
comerciantes usaron su riqueza para investigar en textiles y plantaciones.

Al igual que los comerciantes, los misioneros sufíes también jugaron un importante papel
en la difusión del islam, llevando su mensaje a varias regiones. Estas regiones incluyen:
Persia, la antigua Mesopotamia, Asia Central y el Norte de África, aunque el misticismo
sufí también tuvo una importante influencia en partes del Este de África, Anatolia (la
actual Turquía), el Sur de Asia, el Este de Asia y el Sudeste asiático.

Página 116
Los mongoles.

Los mongoles son un grupo étnico que se originó en lo que en la actualidad


es Mongolia, Rusia y la República Popular China, principalmente en lo que hoy en día es la
región autónoma de Mongolia Interior y las
repúblicas Buriatia, Kalmukia, Tuvá y Yakutia de la Federación Rusa. Al año 2004 eran unos
8 500 000 y hablan el idioma mongol.

Originariamente, los mongoles fueron una confederación de tribus que se enfrentaban a


las confederaciones de los tártaros, keraitas, merkitas y naimanos. Posteriormente fueron
sólo una división de lo que hoy en día llamamos la nación mongol. Gengis Kan unificó el
pueblo mongol absorbiendo las otras confederaciones y el término "mongol" se empezó a
utilizar para designarlos a todos. A pesar de que no eran muy numerosos (unos 200.000
en el auge de su imperio), los mongoles tuvieron gran importancia en la historia
euroasiática. Bajo el liderazgo de Gengis Kan, los mongoles, crearon el segundo mayor
imperio de la historia, gobernando 35 millones de km² y a más de 100 millones de
personas, casi igual que el Imperio británico. En su momento de máxima extensión,
el Imperio mongol se extendía desde Corea hasta Hungría e
incluía Afganistán, Pakistán, Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Persia, Turquía, Rusia, China y
gran parte del oriente medio.

Los mongoles eran un pueblo nómada, estrechamente relacionado con las tribus
túrquidas. Sin embargo, ninguna de estas civilizaciones, con la excepción del Califato de
Bagdad, formó parte de un estado central poderoso. Asia, Rusia y Oriente Medio
declinaban los reinos o las ciudades estatales. Tomando la iniciativa de forma estratégica,
los mongoles explotaron su poder, enlazando estas áreas en una red de comercio que
servía de soporte mutuo.

Los mongoles dependieron de forma destacada de este comercio con los habitantes de las
ciudades pero no dudaron en asaltar los pueblos en tiempos difíciles. Como nómadas, no
podían acumular provisiones para los tiempos difíciles o para apoyar a los artesanos.
Cuando el comercio con el norte de China se redujo en los años 1200, poco después de
que Gengis Kan llegara al poder, los mongoles recuperaron su tradición de obtener los
bienes mediante asaltos al norte de China.

Pero la expansión militar de los mongoles no fue solo una parte de su larga tradición como
saqueadores. Al contrario, la unificación de las tribus mongolas por parte de Gengis Khan
hizo que se convirtiera en una posibilidad y una necesidad. Esto es debido a que en la
cultura mongol de la época, la gente respetaba a los líderes políticos, pero sobre todo
valoraban aquellos que demostraban sus virtudes en combate.

Página 117
Los arqueros mongoles contaban con flechas silbadoras para hacer señalizaciones, flechas
capaces de atravesar armaduras e incluso flechas acabadas en granadas. Una de las
tácticas de Gengis Khan consistía en prender fuego a animales vivos, como elefantes y
caballos, para después enviarlos a toda carrera contra las líneas enemigas. Los mongoles
fueron los primeros en utilizar la pólvora como arma de guerra.

Las conquistas para ellos no comportaban la subordinación de otras culturas al estilo de


vida nómada. Al contrario, las conquistas estaban ligadas a la destrucción en el caso de
que se ofreciera resistencia. Si nadie se oponía, los mongoles dejaban la ciudad no sin
antes exigir a sus ciudadanos que abonaran sus tributos. Como nómada, Gengis Khan no
entendía los beneficios de residir en una ciudad de un modo estable.

A medida que los mongoles aumentaban su poder, los asesores aconsejaron a Gengis Kan
construir un imperio de vasallos. Si a los ciudadanos de las ciudades se les permitía
continuar con su estilo de vida, podrían producir más alimentos y productos, una parte de
los cuales tendrían que ser abonados al Kan en concepto de impuestos. El Khan aceptó,
gravando a los ciudadanos con un impuesto del 10% pero permitiéndoles continuar con su
cultura. Hasta el año 1225, los mongoles siguieron expandiéndose a través de Asia
occidental, en Persia, Turquía y Rusia.

El Islam y los turcos otomanos.

Los turcos estaban situados entre el mar de aral y el caspio; islamizados en la segunda
mitad del siglo X, su entrada en el ámbito musulmán se produjo en esa centuria cuando
importantes contingentes entraron al servicio de los samanies, que habían constituido un
estado independiente en la región del Khorasan (iran oriental), allí los turcos desplazaron
del poder a los iraníes y crearon una dinastía, la de los Gaznavies.

Mientras tanto, otra rama turca, los selyúcidas, penetraban en el imperio a comienzos del
siglo XI; chocaron con los Gaznavies, a los que derrotaron y obligaron a retirarse al norte
de la india y acabaron controlando todo el mundo irano-iraqui, recibiendo del califa
abasida el gobierno del imperio con el titulo de sultanes (1055), como tales, los selyúcidas
sometieron: Mesopotamia, siria y palestina y penetraron en Anatolia.

El establecimiento de los turcos en la península de Anatolia databa de fines del siglo XI y


se había consolidado aprovechando la etapa de crisis que vivió Bizancio durante los dos
primeros tercios del siglo XIII, en el último tercio, la decadencia de los selyúcidas había
apropiado la fragmentación del poder político turco en múltiples unidades de base tribal,
de las que la otomana era una más, situada en el noreste del Asia menor. Partiendo de
este emplazamiento los otomanos iniciaron una expansión que les llevo a controlar, en
medio siglo, toda Anatolia, sometiendo a los restantes eméritos turcos y conquistaron los

Página 118
territorios que los bizantinos habían conservado a su obra, y a la política de tolerancia que
practicaron sobre las poblaciones cristianas que disgustados con Constantinopla no
ofrecieron resistencia.

Rasgos culturales del Islam.

La arquitectura fue su arte principal, tienen elementos distintos, la columna delgada, el


arte en herradura, a veces dentado y alisado, las cúpulas doradas, las torres altas y finas.

En las construcciones emplearon ladrillos y materiales frágiles recubriendo las paredes con
revestimiento de estuco o yeso, a veces con mosaicos. Los dos tipos principales de
monumentos consisten en mezquitas, que consta de una gran nave y un patio rodeado
por galerías de columnas, el acosar o palacio y fuentes de agua.

No tuvieron escultura ni pintura, porque el Corán prohíbe la reproducción de imágenes;


en las artes menores sobresalieron la cerámica y el cincelado de joyas.

En arte árabe ha dejado esplendidas manifestaciones en España como la mezquita de


Córdoba, el Alcázar de Sevilla y la Al-Hamba de granada.

Los árabes fueron muy aficionados a las letras, desarrollaban la geometría y la


trigonometría y puede decirse que crearon el algebra; en aritmética difundieron el actual
sistema de numeración.

EJE NÚMERO I-4. El ascenso Franco.

El imperio Carolingio (siglo VII-IX).

El reino de los francos conocido, a partir de la muerte de Dagoberto es una fase de


decadencia y anarquía como consecuencia de la falta de un poder centrar y fuerte y del
triunfó de las entidades regionales que los sucesivos repartos habían configurado: Austria,
Neustria, Aquistania y Borgoña. La guerra entre estos reinos, al tiempo que debilitaban al
conjunto y posibilitaban la emancipación de los territorios germanos sometidos por los
sucesores de Clodoveo, permitirá en engrandecimiento de la nobleza.

Al frente de cada reino una poderosa familia controlaba el gobierno con el titulo de
mayordomo del palacio, y reunía en torno suyo representante conocido de este linaje fue
Pipino el viejo. La prematura muerte de los hijos de Pipino y la minoridad de sus nietos
permitió que nuestra escapara del control de los pipinidas, pero Carlos Martel, un hijo
bastardo se hizo cargo de la herencia política. Carlos Martel marco las directrices de
actuación de la dinastía carolingia: control de toda la Galia, actuación en las zonas
periféricas y vinculación con el papado.

Página 119
En la Galia, los bretones se mostraban reacios a aceptar el dominio franco, Aquitania
mantenía una actitud de semiindependientes y en el antiguo reino Borgoñón, jerarquías
eclesiásticas y aristocracia galorromana ejercían el poder sin contar con la soberanía
Francia. Una victoria sobre los musulmanes en la batalla de Poitiers (732), dio argumentos
a Carlos Martel para exigir la sumisión de Aquitania y restaurar la soberanía de Francia en
el valle del Ródano. Las victorias y éxitos conseguidos dieron al mayordomo de palacio tal
prestigio que fue reconocido como el jefe natural de toda la Galia.

A la muerte de Carlos Martel le sucedieron en el gobierno del reino sus dos hijos Carloman
y Pipino el breve, los cuales para acallar reclamaciones, colocaron en el trono a Childerico
III (merovingio). En 747 Carloman decidió retirarse a un monasterio, dejando a su
hermano el gobierno de todo el reino. En 751 Pipino reunió una asamblea en Soissons en
la que depuso a Childerico y fue aclamado como soberano de los Francos.

La política de Pipino estuvo enmarcada en las coordenadas establecidas por su padre. En


el sur Aquitania se alzo en armas, pero sus tropas realizaron campañas que consiguieron
en 768 el sometimiento de todo el país.

La vinculación con el papado obligo a Pipino a intervenir en los asuntos de Italia y a


enfrentarse con los lombardos. Pipino realizo una primera expedición en 755 que
consiguió de Astolfo (rey de los lombardos), el compromiso de entregar el principado de
Ravena y conformar la pentápolis con el papado. Pero Astolfo lejos de cumplir asedio
Roma. Una nueva expedición en 756 obligo al rey lombardo a entregar los territorios
prometidos. Con ello y con la marca Ancona se formaron los estados pontificios

El reino Franco: orígenes.

Fundado en el año 486 sobre suelo galo, dos factores tuvieron una gran importancia: la
ausencia del sistema de la hospitalitas y de una barrera confesional, pues los fracasos en
su conversión al cristianismo en los años 498-499, no se hicieron paganos sino católicos.

En el norte y en el nordeste existió una zona de asentamiento relativamente intenso. Por


el contrario en las regiones mas meridionales apenas si se llego a la larga a una
colonización germanica. Mas hacia el sur y hacia occidente, los francos estaban
únicamente representados por el rey y por tropas de guarnición. Todo el sur del reino
franco se había habitado casi exclusivamente por provinciales romanos, esta región
contaba en el orden económico. Hacia el mediterraneo, se convirtió en el centro de
gravedad del poder merovingio.

Página 120
El estado franco de los merovingios estaba predominantemente constituido por Neustria,
así se llamaba la región media sudoccidental, y en la parte nororiental estaba conformado
por austracia.

Bajo la soberanía de Childerico (hacia el 464-481), y de su hijo Clodoveo los francos se


convirtieron en los señores de las Galias, y además en el estado germánico dirigente, junto
al reino ostrogodo.

Clodoveo era junto con Teodorico y Justiniano, la cabeza política más importante de
mundo Mediterráneo de aquel tiempo. En el 496 rechazo a los alamanes anexionando
parte de su territorio, y venció a los visigodos en Tours. En 507 conquisto aliado con los
burgundios la mayor parte de la Francia meridional visigoda Clodoveo en los años 498-499
se convirtió al catolicismo y se hizo bautizar con 3000 de sus soldados. La creación del
reino católico de los francos sobre suelo galo, contribuyo como ningún otro
acontecimiento a la suerte futura de los pueblos europeos occidentales.

Los sucesores de Clodoveo, que murió en 511, conquistaron Borgoña en 533-534, en el sur
anexionaron la región dominada por los visigodos a excepción de Septinamia.

Los Merovingios.

La dinastía Merovingia, procede de las tribus de los sicambros, situados en territorios


germánicos y que pronto empezaron a denominarse francos, cuando se desplazaron hasta
la zona norte de la actual Francia.
En el Siglo V, la invasión de los hunos, contra el Imperio Romano, provoca un vacío de
poder, que aprovechan los sicambros, y se desplacen hacia Francia y Bélgica,
concretamente las regiones de las Ardenas y Lorena, creando el reino de Australasia.

La dinastía merovingia fue una familia de estirpe germánica que gobernó la


actual Francia, Bélgica, una parte de Alemania y de Suiza entre los siglos V y VIII. Eran
descendientes de Meroveo, jefe militar franco, fundador de la dinastía. El primer
representante histórico de la dinastía merovingia, Childerico I, hijo de Meroveo, dominó la
antigua provincia romana de Bélgica Segunda.

Fue Clodoveo I (481-511) nieto de Meroveo, quien por sus campañas militares agrandó
verdaderamente el reino de los francos (Regnum Francorum) al este en Alemania y al sur-
oeste en Aquitania, dominada hasta entonces por los visigodos. Esta expansión fue posible
después de su conversión y bautismo hacia el 496 y gracias al apoyo de la aristocracia
galorromana y la Iglesia occidental. Instaló la capital en París en 507.

Página 121
A su muerte el reino franco fue dividido entre sus hijos según la costumbre de los
merovingios: Clotario I, rey de Soissons (511-561), de Reims (555-561) y de los francos
(558-561), Childeberto I, rey de París (511-558), Clodomiro, rey de Orleans (511-524)
y Teodorico I, rey de Reims (511-534).

Otro monarca destacado de la dinastía fue Dagoberto I (629-639) que, después de muchos
años de división territorial, volvió a unir los reinos francos bajo su gobierno. Después de
Dagoberto I, el poder de los merovingios se fue disgregando y, a medida que pasaba el
tiempo, los Mayordomos de palacio acabaron siendo los verdaderos dirigentes del reino
franco. Los mayordomos de palacio Carlos Martel y su hijo Pipino el Breve, fundador de
la dinastía Carolingia, acabaron con el poder de los monarcas merovingios y Pipino
destronó al último rey merovingio, Childerico III, para proclamarse rey de los francos. La
dinastía merovingia fue sustituida entonces por la dinastía Carolingia.

Carlos Magno.

Hijo del rey Pipino el breve y de Bertrada de Laon, sucedió a su padre y correinó con su
hermano, Carlomán I. Aunque las relaciones entre ambos se tornaron tensas, la repentina
muerte de Carlomán evitó que estallara la guerra. Reforzó las amistosas relaciones que su
padre había mantenido con el papado y se convirtió en su protector tras derrotar a los
lombardos en Italia. Combatió a los musulmanes que amenazaban sus posesiones en
la península ibérica y trató de apoderarse del territorio, aunque tuvo que batirse en
retirada y a causa de un ataque de los vascones perdió a toda su retaguardia, así como
a Roldán, en el desfiladero de Roncesvalles.1 Luchó contra los pueblos eslavos. Tras una
larga campaña logró someter a los sajones, obligándolos a convertirse al cristianismo e
integrándolos en su reino; de este modo allanó el camino para el establecimiento
del Sacro Imperio Romano Germánico bajo la dinastía sajona.

Expandió los distintos reinos francos hasta transformarlos en un imperio, al que incorporó
gran parte de Europa Occidental y Central. Conquistó Italia y fue coronado Imperator
Augustus por el papa León III el 25 de diciembre de 800 en Roma, gracias a la oportunidad
ofrecida por la deposición de Constantino VI y lo que se consideraba la vacancia del trono
imperial, ocupado por una mujer, Irene. Estos hechos provocaron la indignación de la
corte imperial, que se negó a reconocer su pretendido título. Tras unos frustrados planes
de boda entre Carlomagno e Irene, estalló la guerra. Finalmente, en 812 Miguel I
Rangabé reconoció a Carlomagno como emperador (aunque no «emperador de los
romanos»).

Comúnmente se ha asociado su reinado con el Renacimiento carolingio, un resurgimiento


de la cultura y las artes latinas a través del Imperio carolingio, dirigido por la Iglesia

Página 122
católica (cita requerida), que estableció una identidad europea común. Por medio de sus
conquistas en el extranjero y sus reformas internas, Carlomagno sentó las bases de lo que
sería Europa Occidental en la Edad Media.

Ideal imperial.

Las múltiples conquistas realizadas por Carlomagno lo hacían de arbitro de los destinos de
occidente, si, además era nombrado emperador se podría restaurar el imperio de
occidente.

La elección de Leon III había encontrado fuerte oposición entre la noción romana debido a
su modesto origen y esta oposición se tradujo en un atentado que tuvo lugar en 799 en el
que el papa se salvo gracias a dos missi francos. León III acudió a la corte carolingia para
solicitar la protección de Carlomagno. El rey actuó entonces como jefe supremo de la
cristiandad y reunió en la ciudad eterna una asamblea de obispos y partidarios laicos, ante
la que el papa rechazo las acusaciones de que era objetivo, al que declararon inocentes.
Dos días mas tarde (la navidad de (800) Carlomagno fue coronado por el pontífice en la
basílica de san Pedro como emperador de occidente.

Sin embargo, el imperio carolingio no resiste la comparación con el antiguo imperio


romano que servía de cohesión entre todos los países que lo componían, el carolingio era
un imperio continental, cuya capital no era roma sino Aquisgrán, mucho más pequeño que
el romano y mas rustico, con una vida económica bastante nortecina y parcelaria, su
escuadra económica quedaba reducido y centrado en las costas del mar del norte y en sus
ríos afluentes. Por mucho que el circulo religiosos-cultural lo pretendiera, no se había
restaurado el imperio romano, pero si se pusieron las bases para posibilitar en nacimiento
de Europa occidental.

Conquistas territoriales.

En el exterior de las Galias, Carlomagno sustituyo la política de expediciones de castigo


por la conquista efectiva del territorio y su asimilación mediante el establecimiento de
guarniciones y condes francos, asi como con la conversión al cristianismo de los pueblos
dominados.

En España, Carlomagno realizo un primer intento de penetración en 778, la cual termino


en una catástrofe. Pero aquel renovó mas tarde las operaciones, hasta que logro
apoderarse de toda la región situada entre el rio Ebro y los Pirineos, en la que organizo
una “marca” o provincia fortificada (la marca hispánica), que servía de escudo protector
para la Septinamia frente a los ataques islámicos.

Página 123
En 781 el ducado de Baviera fue incorporado al reino franco, aunque mantuvo su
individualidad como unidad administrativa y religiosa.

En Italia, pese al matrimonio con una hija del rey Pesiderio (rey Lombardo), Carlomagno
tuvo que hacer frente a la política de su suegro, que amenazaba con conquistar toda la
península, incluyendo los dominios pontificios.

Carlomagno repudio a su esposa y organizo un gran ejército que, entre los años 773-774
obligo a capitular a Pesiderio refugiado en su capital Pavia. Tras hacer algunas donaciones
territoriales al papado, Carlomagno se ciño la corona de hierro lombarda y anexiono este
reino al de los francos.

Carlomagno encontró las mayores dificultades en el ámbito Sajón por la aparición de un


caudillo Widukindo que convirtió la revuelta sajona en un peligro grave. Carlomagno
durante tres años consecutivos ataco Sajonia y obligo a Widukindo a capitular y jurar
obediencia, convirtiéndose al cristianismo. Las poblaciones más indómitas fueron
desplazados de las Galias y reemplazados por los francos y, poco a poco, el cristianismo
fue imponiéndose en estas tierras del norte.

El control de toda Germania puso a los francos en contactos con eslavos y avaros, situados
en las llanuras orientes. Respecto a los primeros, Carlomagno utilizo una táctica de
contención y amedrentamiento mediante campañas de castigo con los seguidos tres
expediciones sucesivas (791-795-796), arrasaron el país de los avaros. Una política de
suavidad atrajo al pueblo avaro al cristianismo y le convirtió en vasallos del imperio.

Así constituyo Carlomagno un vasto imperio, que reproducía el antiguo imperio romano
de occidente, sin España, pero extendiéndose hacia Germania, en el que se reunían los
antiguos reinos romanos-germánicos. La fuerza realizadora del nuevo imperio provenían
del poder del pueblo franco, pero la inspiración provenía del papado, que pugnaba a
reconstruir un orden universal cristiano.

Estructura estatal; sociedad y economía

Carlomagno realizo enorme esfuerzo para restaurar la noción de estado y crear unos
cuadros administrativos que le permitirán gobernar el imperio. El emperador aparecía
como el elemento básico sobre el que giraba todo el imperio; reunía en su presencia la
suprema autoridad, tanto en materia civil como eclesiástica, dirigía la acción política,
controlaba la hacienda, mandaba personalmente el ejercito, era el legislador supremo y
en su nombre se impartía justicia.

Página 124
En materia de organización política la estructura del imperio fue totalmente diferente de
la de los anteriores reinos. De hecho no escatimo esfuerzos para centralizar el poder, al
tiempo que procuro establecer una administración eficiente.

Los territorios dominados por Carlomagno, en espacial los de reciente conquista estaban
divididos en condados y marquesados; en los condados, los condes se encargaban de la
administración del ejército, la justicia y policía. En los marquesados o marcas, los
marqueses se ocupaban de cuidar las zonas fronterizas peligrosas a través de
acantonamientos militares permanentes. El trabajo desempeñado por condes y
marqueses era compensado mediante la cesión de grandes extensiones de tierra para su
explotación, donación que incluía en calidad de siervos a los campesinos que vivían en
ellas.

La administración imperial: la administración central se limitaba al palatium (conjunto de


servidores privados, vasallos y criados que vivían cerca del soberano y le según en todos
sus desplazamiento). Por una parte existía un grupo de clérigos que aseguraban el servicio
religioso de la corte. Por otra parte un grupo de dignidades laicas, que no eran más que
oficiales domésticos.

Existía una figura que suplía al monarca en el ejército de la suprema justicia: el conde de
palacio, dada la cantidad de casos que acudían al tribunal regio.

Pese a la diversidad de pueblos, la homogeneidad se aseguraba a través de los


funcionarios de la administración territorial. La espina dorsal de esta administración
territorial la constituían los condes, y el control sobre los condes se realizaba a través del
juramento de fidelidad, y de la inspección que sobre su labor ejercían los obispos y los
missi dominici, pareja de enviados reales (un clérigo y un laico) encabezada de recibir
denuncias.

La relación entre Carlomagno, como suprema autoridad del imperio y sus súbditos se
realizaba a través de estas instituciones, pero también mediante el vasallaje.

La sociedad: la sociedad carolingia quedo estructurada en dos grandes sectores; los


privilegiados y los no privilegiados.

En la cúspide se hallaba el emperador, después el alto clero (arzobispos, obispos y abates),


la alta nobleza, seguido de los señores, los caballeros y bajo clero, estos constituían el
sector privilegiado; en tanto que los no privilegiados eran los burgueses o comerciantes, y
artesanos adinerados, por debajo de estos se encontraban los campesinos con tierras,
pequeños artesanos y comerciantes, en la base estaban los siervos, campesinos pobres y
jornaleros.

Página 125
Economía: la economía del imperio carolingio forma parte de la economía de la alta edad
media; especialmente de la desarrollada en el centro de Europa. Se discute se trataba de
una economía agraria centrada en la subsistencia o, por el contrario, de intercambio y
generadora de un beneficio.

La tesis de Henri Pirene apuesta por que las invasiones germanas de los siglos V y VI no
habían destruido la esencial de la estructura del mundo antiguo, y el mediterráneo
continuaba siendo una vía de comercio entre un oriente más industrial y urbano y un
occidente más rural. Para él, el corte se produciría entre los siglo VII y VIII y haría que la
economía careciera de intercambios y no generara grandes riquezas, es decir, sería una
agricultura de subsistencia.

De acuerdo con Perroy no se puede decir que la economía carolingia sea totalmente
cerrada o de subsistencia, sino que hay un desarrollo del comercio local, incluso regional y
por supuesto un mercado internacional de productos de lujo destinados a la satisfacción
de las necesidades de una clase dominante.

Existe un comercio local caracterizado en los siglos VII y IX por la multiplicación de los
mercados. Una capitular de Carlos Martel obligaba a abrir un mercado en cada ciudad. En
el 864 un edicto de Carlos el calvo intenta restringir su número, ya que tenía dificultad
para controlarlos fiscalmente. La proliferación más que ser prueba de la prosperidad, es
síntoma de que las rutas eran poco seguras y que la población se vio obligada a comprar
en lugares próximos; también hay un gran comercio de productos de lujo que vienen de
oriente.

Renacimiento carolingio.

Durante el reinado de Carlomagno se asistió a un renacer de la cultura, en un movimiento


programado y dirigido por el propio monarca, que, atrajo a su corte a varios sabios
extranjeros, como Pedro de Pisa, Paulino el Dacono, los españoles Pirmenio y Teodulfo, en
mejor poeta de la corte palatina y, sobre todo, el anglosajón Alcuino de York, el verdadero
cerebro de este formidable despertar cultural.

Uno de los objetivos de este esfuerzo se dirigió a la producción y copia de libros. También
se prestó gran atención a la creación y organización de las escuelas, el objetivo de
Carlomagno era instruir al clero y procurar a todos los funcionarios públicos una mejor
preparación. No solo se crearon escuelas catedráticas, sino también escuelas rurales.

Página 126
El emperador y el papa.

Desde el periodo carolingio la iglesia empieza a tener posesiones territoriales, además de


representar un fuerte poder ideológico. Durante el reinado de Pipino el breve, hay una
situación de equilibrio entre la monarquía y el papado, una situación de cordialidad
cuando los lombardos amenazaban al papa, este pidió ayuda a los francos. Estos además
de liberarlos de la amenaza lombarda, cedieron al papa todo el territorio ocupado por el
reino lombardo, creando así el estado pontificio. Con Carlomagno, el emperador empieza
a tener más poder que la propia iglesia. Y con la coronación de aquel 25 de diciembre del
800 por el papa león III, la participación en el nombramiento de la jerarquía eclesiástica,
se conocerá como la investidura laica, proceso habitual a partir de Carlomagno. A partir de
este momento se da un proceso de identificación entre el cristianismo y el reino de los
francos.

El reinado de Luis el piadoso supone un cambio absoluto de los papales. El imperialismo


franco se detiene y comienzan los problemas que ya anuncian la descomposición del
reino, sin embargo la costumbre de la investidura laica se mantendrá, y mas adelante
desatara enormes conflictos entre los papas y emperadores.

División del imperio.

A la muerte de Carlomagno en el año 814 le sucedió su hijo Luis el piadoso o Ludovico Pio
en la jefatura del pueblo franco y al frente del imperio. El nuevo emperador estuvo
obsesionado por mantener la unidad del imperio.

En la mentalidad de Ludovico el imperio era un conjunto de pueblos cristianos unidos bajo


su autoridad; su misión consistía en proteger a sus súbditos y amparar a la iglesia. Pero el
gran tema que dómino todo el reino de Luis el piadoso fue el de la unidad del imperio, ya
que sus hijos se mostraban impacientes por la herencia que les correspondería. Al morir
Ludovico en el 840 comenzó la guerra entre sus hijos, pero se llego a un acuerdo mediante
el tratado de Verdum, firmado en 843, por el cual se dividían los territorios imperiales:
Lotario quedo como emperador de Italia y los valles entre los ríos Rodano, Saona, Mosa y
Rin. A Luis le correspondía la región este del Rin (Germania), y a Carlos a la región al oeste
del Rin (Francia).

A partir de entonces empezaron a sentirse cada vez más intensamente las fuerzas
disgregadoras. Los reyes carolingios perdieron progresivamente su autoridad y
acrecentaban su poder los condes, que llegaron a tener una completa autonomía. Desde
el siglo VIII y IX Europa Occidental sufre la invasión de nuevo pueblos: los Musulmanes, los
Normando, los Eslavos y los Mongoles que caracterizaban el saqueo y la depravación. De
esta circunstancia deriva una creciente autonomía de las comarcas, ya que los señores

Página 127
pudieron y supieron organizar una defensa efectiva de sus territorios y las poblaciones
que estaban bajo su custodia. Los territorios recibidos del Rey pasaron ser cada vez más
de la propia y absoluta jurisdicción de los señores. Así se formaron poco a poco los Feudos
una unidad básica de la nueva organización social que estaba terminando.

EJE NÚMERO II. El Occidente y la formación del mundo europeo


(siglo IX-XV).

EJE NÚMERO II-1. El Feudalismo.


Antecedentes.

El feudalismo se desarrollo entre el siglo VIII y IX y tubo por una la Francia Merovingia y
Carolingia. Esta fue una organización de muchos aspectos a la vez como política
económica y social y que tuvo por lo tanto sus bases esenciales en el fraccionamiento de
la soberanía, y en predominio en el campo sobre la ciudad y en la rígida distinción, entre
las clases de los señores el de los siervos y los vasallos.

Se manifestó en un complejo de instituciones organizadoras al rededor de la relación de


vasallajes que tenía como centro al feudo. Tres elementos constituida en este ultimo: el
beneficio (la concesión de una tierra por parte del soberano o del señor) y vasallaje con el
que el beneficiado declarada al señor ser suyo, y la inmunidad es decir, la transferencia al
vasallo.

Era la desaparición completa del concepto Romano del estado, sustituida por el vínculo
personal y jerárquico de las personas.

El proceso feudal no solo se desarrollaba desde arriba sino también desde abajo:
terratenientes libres pero pobres, acostumbraba mediante la encomendarían ponerse
bajo la protección de un señor poderoso declarándose vasallos suyos.

El beneficio era una institución ya el uso en el bajo imperio romano, que conoció también
la inmunidad, limitada en un primer momento a la simple exención de impuesto y más
tarde ampliada hasta abarcar la prohibición de los funcionarios imperiales, de ingresar en
los grandes latifundios (tesis nominal)

El vasallaje en cambio era de claro origen germánico muy vinculado a la práctica


germánica general del comitacus, o un grupo de guerrero, los cuales se ponían en forma
voluntaria al servicio de un jefe (tesis de la apropiación de funciones).

Página 128
En un primer momento se conjugaron beneficios y vasallaje; en el segundo periodo se
agrego la inmunidad. Esa evolución en la Francia merovingia, fue producto de una
poderosa aristocracia terrateniente en el siglo X constituye la edad de hierro del
feudalismo, que no solo convierte la autoridad imperial en un nombre vacio y agita la vida
de los organismos territoriales surgidos del disuelto imperio sino que no perdona ni
siquiera al papado.

A la anarquía política correspondiente también se le suma un progresivo


empobrecimiento económico y una grave desintegración del complejo social de las
ciudades a causa de la repetición del fenómeno migratorio.

Orígenes del término.

La palabra feudalismo fue creada por los historiadores a principios del siglo XVIII para
referirse a un sistema social que reinaba en Europa durante la edad media (siglos V al XII)
en donde los más altos mandatarios eran los reyes, quienes eran los soberanos de las
tierras, y los de mas abajo eran los vasallos los cuales trabajaban en las tierras de los
reyes, llamados feudos.

La palabra «feudalismo» es un término erudito y tardío (siglo XVII), que deriva de la


palabra «feudo» (del latín medieval, feodum o feudum)5 por intermedio del adjetivo
«feudal». Los términos «feudo» y «feudal» son mucho más antiguos. En su forma latina, la
única empleada originalmente en los documentos, «feudo» (fevum) se remonta al siglo X,
pero no se expandió su uso hasta el siglo XI. Por su parte «feudal» (feodalis) data del siglo
XI.

Dualidad del término Feudalismo.

Esta dualidad ha desencadenado querellas ideológicas que el simple empleo de


feudalismo en su sentido más amplio basta para conferir a quienes lo utilizan con la
etiqueta marxista, mientras que la historiografía tradicional se aferra al sentido restringido
e institucionalista del término, rechazando toda acepción que no sea puramente técnica,
dando en general dos definiciones de feudalismo:
Definición institucionalista
Conjunto de instituciones que respaldan compromisos generalmente militares, entre un
hombre libre, el vasallo (vasallus, vassus) y un hombre libre en situación superior. El
primero recibe del segundo un feudo (feodum, feudum) para su mantenimiento.
Puede definirse el feudalismo como un conjunto de instituciones que crean y rigen
obligaciones de obediencia y servicio –principalmente militar– por parte de un hombre
libre, llamado “vasallo”, hacia un hombre libre llamado “señor”, y obligaciones de
protección y sostenimiento por parte del “señor” respecto del “vasallo”, dándose el caso

Página 129
de que la obligación de sostenimiento tuviera la mayoría de las veces como efecto la
concesión, por parte del señor al vasallo, de un bien llamado “feudo”.
Definición marxista
Modo de producción con unas peculiares formas de relación socioeconómica, situado
entre el esclavismo de la Antigüedad y el capitalismo moderno. Concretamente, se lo
entiende como un conjunto de relaciones de producción y dependencia entre el
campesino y el señor, propietario de la tierra que aquél usufructúa, en un momento de
predominio de la agricultura como fuente de riqueza.
Un sistema bajo el cual el status económico y la autoridad estaban asociados con la
tenencia de la tierra y en el que el productor directo (que a su vez era poseedor de algún
terreno) tenía la obligación, basada en la ley o el derecho consuetudinario, de dedicar
cierta parte de su trabajo o de su producción en beneficio de su superior feudal.
El feudalismo se puede entender también como la ruptura de todas las estructuras de
poder antiguo, en un sistema de fragmentación de la tierra donde el señor es juez,
administrador y militar de la misma. Todos los señores responden al monarca. Los
campesinos ofrecen sus servicios y labran la tierra a cambio de la protección del señor
feudal, y entre los señores se forman las relaciones feudovasalláticas antes mencionadas.
La postura habitual entre los medievalistas distingue dos procesos:
Un complejo de compromisos militares, que, junto con la disgregación del poder político,
conlleva una privatización de funciones públicas en beneficio de una minoría de libres
privilegiados.

El asalto de Europa: segunda invasión.

La crisis interna que sufría el imperio carolingio se vio aumentada por la presencia de unos
pueblos invasores que asolaron todos los territorios, constituyendo a la desaparición del
poder central y favoreciendo las dinastías locales de condes y duques.

Los musulmanes habían sido detenidos por tierra en Poitiers (732) mediante la
constitución de la marca hispánica, pero en aquel momento de debilidad imperial
invadieron por mar las islas del Mediterráneo occidental (Córcega, Cerdaña, Balcanes,
Sicilia), desde donde lanzaron frecuentes ataques sorpresivos contra las costas cristianas.

Los escandinavos iniciaron un movimiento de expansión fuera de sus tierras en la segunda


mitad del siglo VIII. El establecimiento de fuertes monarquías que expulsaron a los
derrotados y quizás un exceso de población impulsaron a estos pueblos a buscarse un
espacio vital fuera de sus países.

Tres son las direcciones que tomaron y que coinciden con grupos étnicos diferentes. Los
noruegos marcaron hacia las islas como: Islandia, Groenlandia y al parecer llegaron a

Página 130
Norteamérica. Se trata de una expansión colonizadora. Los suevos y Varegos colonizaron,
a través de las rutas fluviales, una amplia zonas de estepas rusas, fundando ciudades
como Kiev y Novgorod. Desde aquí el Varegos entró en contacto con los mundos
bizantinos y musulmanes, con los que tuvieron relaciones comerciales.

Los que obtuvieron más fama en esta expansión fueron los normandos o daneses, en
parte porque sus correrías se hicieron sobre occidente. Los normandos extendieron sus
razas sobre Inglaterra, Francia Irlanda. Durante el último cuarto del siglo VIII. El sistema de
explotación de los pueblos vario, en un primer momento saquearon ciudades y
monasterios, mas tarde prefieren cobrar tributos a cambio de no invadir, finalmente
cuando los habitantes del imperio habían aprendido a defenderse, los normandos se
apoderaron de una zona concreta y crearon su propio estado, prestando fidelidad al rey,
así ocurrió en la Normandía que conquisto Rollón (911).

Por último s encuentran las invasiones precedentes del este. Los húngaros, pueblo de las
estepas asiáticas, vinieron a ocupar el espacio de los avaros, debilitados por las campañas
de Carlomagno.

Estas invasiones aumentaron el desprestigio de la nomarquía, cuyos ejércitos se


mostraron ineficaces, también significaron grandes daños materiales, produjeron la
despoblación de amplias zonas rurales, con la consiguiente reducción de la producción
agraria y el deterioro del comercio.

Cuando con el paso del tiempo estos pueblos se sedentarizaron, fueron incorporados al
cristianismo y a la civilización occidental, que de este modo se expansiono
considerablemente. Se ampliaron las zonas comerciales que desempeñaron un
importante papel se reactivaron los intercambios mercantiles. Por último occidente
recibió una importante inyección demográfica.

Institucionalización del sistema feudal y régimen señorial.

El feudalismo se estructuraba formal y definitivamente cuando las instituciones del


vasallaje y del beneficio se vinculan en el llamado contrato feudal.

A)-el vasallaje es la situación de dependencia y de servicio respectivo a un señor en la que


voluntariamente, por un acto llamado encomendación, entra un hombre libre.

B)-el beneficio es una concesión hecha por el rey o por un ser un beneficio de un hombre
libre cuya lealtad o servicios se quieren recompensar.

Otro de los factores que configuraron el feudalismo fue la inmunidad.

Página 131
“EL CONTRATO FEUDAL”: acto jurídico bilateral, que crea deberes y obligaciones
reciprocas, celebrado con formal expresión de la voluntad de los miembros de la clase
noble, es decir guerrera: uno de ellos es el señor, el otro es el vasallo.

El vinculo feudal se establecía mediante este contrato, no por escrito pero si en ceremonia
pública y ante testigos. Tenía dos fases; en la primera se establecía el vinculo del
beneficio, mediante la “investidura o entrega de un objeto que representa
simbólicamente la tierra, la segunda se establecía el “vasallaje” (equivalente a
encomendación) pero el juramento de “homenaje” que hacia el futuro vasallo a su futuro
señor, besando su mano o poniendo las suyas entre las de él.

El señor debía:

A) Dotar de un feudo al vasallo y garantizar su goce.


B) Justicia al vasallo.
C) Fidelidad correlativa a la del vasallo.

El vasallo aparte de su lealtad debe:

a) Auxilium (dar servicio militar).


b) Consilium (prestar consejo al señor).
c) Asistencia económica.

“REGIMEN SEÑORIAL”: la señoría es una extensión de territorios sometido a un jefe que


ejerce un poder político concebido y tolerado como emanación del dominio o de
usufructo hereditario sobre esas tierras, retenidas las unas, otorgadas las otras el feudo a
vasallos y en tenencia a campesinos.

Se distinguen: A) las grandes señoriales tituladas, es decir de señores con títulos, todos
ellos de origen guerreros: duques, marqueses, condes, varones y; B) las señorías inferiores
o castellanías, por comprender un cierto número de feudo que rodean un castillo y cuyos
titulares forman su guarnición.

El señor ejerce su autoridad sobre la población del territorio del que se pretende ser
propiedad. Tiene el poder militar y derecho de guerra, el reglamento necesita a la vida
social, económica y derecha de ejercer administración y política, con el derecho a percibir
tasas e impuestos.

Una parte del territorio señorial- exceptuando los feudos asignados a los vasallos es el
llamado dominio retenido, que rodea al castillo y que se explota por imposición de
corveas a los mismos campesinos a los que se les ha entregado lotes en la otra parte la
llamada dominio concedido.

Página 132
Economía y sociedad.

Durante el régimen feudal la sociedad estaba formada por tres clases diferenciadas por
sus ocupaciones y riquezas: la nobleza, que estaba constituida por el conjunto de señores
feudales legados por vinculados de vasallaje como la principal riqueza era la tierra, el
poder de cada señor era proporcional a la importancia y extensión de sus territorios. Esto
determino distintos grandes de nobleza que se distinguieron por medio de títulos. Los más
importantes eran los duques, marqueses, condes y vizcondes. Le seguían los varones,
castellanos y caballeros.

Otra clase bien diferenciada era en clero, estaba conformado por las personas que
pertenecían a la iglesia. Como muchos de sus miembros eran nobles, sus principales
dignatarios se convirtieron en señores feudales. De ahí, que por lo menos, un tercio de los
señoríos fueran feudos eclesiásticos, a cargo de obispos y abates.

Y la tercera clase eran los campesinos, los más importantes en el régimen feudal fue la
explotación de la tierra. De ahí que la mayoría de la población, estuviera constituida por
los campesinos, también llamados villanos.

La caballería.

La educación de los señores feudales era esencialmente militar. Poco sabían leer y
escribir, y carecían por lo general de otros conocimientos que no fueran destacarse en el
arte de la guerra y en perfeccionar sus armamentos y defenderlos.

El equipo de combate consistía en un casco de metal que cubría totalmente la cabeza, una
cota de malla de hierro le protegía el cuerpo, llevaba una pesada espada de doble filo, una
maza, una lanza y un puñal. Para completar se defensa tenían un escudo de hierro en el
que se hallaban grabados los emblemas familiares.

En el siglo XI la iglesia creo la orden de la caballería, una institución de carácter religiosa-


militar, en el que ingresaban los nobles.

Página 133
EJE NÚMERO II-2.
El renacimiento del siglo XI. Y Mediodía feudal.

La situación política fue mejorada por la dinastía sajona y poco después hubo también un
notable resurgimiento económico. El siglo XI determina, un viaje definitivo en el
evaluación de la sociedad Europea, una recuperación de razas que parecían nacer de la
humanidad; el hecho esencial es una recuperación demográfica, que se manifiesta tanto
en las ciudad de como en los campo, con consecuencias políticas diversas. En las zonas
rurales hubo un aumento de la población produce una aglomeración demográfica en
torno al castillo, que de simple fortaleza del señor se transforma en un burgos. Las
ciudades, la población en aumentó se agrupa alrededor del palacio episcopal. A su vez,
este fenómeno se resuelve en una recuperación de la vida económica: la rotulación de
tierras antes abandonadas, el beneficio de las tierras pantanosas.

Se desarrolla una transformación económica basada en la economía monetaria y en el


comercio en detrimento de la antigua economía natural. Esa reanudación de actividades
conduce a sensible modificaciones en la forma de vida de las personas y favorece un
renacimiento de la cultura.

En Italia ese resurgimiento en el año mil presenta los primeros albores de la futura época
comunal, y sobre todo señala el rápido ascenso de las llamadas republicas marineras.

En el resto de Europa, ese resurgimiento económico no significara el fin del feudalismo


como sistema de vida, ni tampoco como sistema político-social, mas bien, en ese periodo
el feudalismo termina por conformarse y conquistar casi todo el continente y constituye
una de las tres fuerzas que impulsan la primera cruzada.

Resurgimiento económico y recuperación demográfica.

Entre el siglo XI y finales del XIII se produjo en occidente un aumento considerable de la


población; la inexistencia de fuentes demográficas impide cuantificar el crecimiento, pero
un conjunto de indicios informa del fenómeno: poblamiento de nuevas comarcas en el
interior de occidente, rotulación de nuevas tierras, crecimiento de aldeas y ciudades,
aumento del precio de la tierra, colonización de amplias zonas periféricas.

Este incremento demográfico se debió no tanto al descenso de las tasas de mortalidad,


cuanto a la consolidación del excedente poblacional al haber más recursos alimenticios, y
la disminución de las epidemias y las guerras.

El perfeccionamiento de las técnicas agrícolas y el aumento de las tierras cultivadas


incrementaron la producción de subsistencias, haciendo posible el salto demográfico;
Página 134
pero, a su vez, el impulso demográfico proporciono los brazos necesarios para la conquista
de nuevas tierra y la intensificación de los cultivos

La conquista de nuevas tierras se hizo, sobre todo, a costa del bosque. Las modalidades de
avance fueron variadas: ensanchamiento de los campos antiguos por parte de los
campesinos; creación de nuevos terrenos y posiciones, dirigida por el señor, que buscaba
aumentar sus rentas; deseaban ciénagas y creación de polders, ganados terrenos a los
pantanos y mar; formación de fuertes asociaciones para la realización del trabajo y el
mantenimiento de canales y diques en gran Bretaña, Francia y sobre todo en los países
bajos. Por ultimo existen rotulaciones realizadas por iniciación individual.

A fines del siglo XIII la fiebre roturadora había cesado en occidente: los campesinos se
encontraron con tierras repulsivas o que dieron pronto sin más agotamiento, se había
roto el equilibrio entre ganadería y los campos cultivados al aumento estos en detrimento
de pastos, los señores frente al proceso rotulador prefirieron los bosques y prados. A
pesar de esto, el balance fue extraordinario ya que habían ganado para la agricultura
amplias zonas en toda Europa.

Adelantos técnicos.

En el aumento de alimentos disponibles influyen por el simple hecho de que se cultivaran


más tierras, pero también el incremento de la productividad, tanto de las viejas como de
las nuevas fincas al producirse una serie de mejoras técnicas. Aunque el utillaje básico
sigue siendo el mismo, se generaron los instrumentos férreos y, sobre todo se uso más el
arado de ruedas y vertedera, que, aunque exigía un uso más potente (de 6 a 8 bueyes),
permitía trabajar suelos más duros y realizar surcos más profundos. Mejoro también el
tiro de animales, con el uso de herraduras que protegían sus cascos, el caballo fue un
auxiliar extraordinario para las tareas agrícolas.

Paralelamente se produjo una intensificación de los trabajos del campo, la expansión del
molino hidráulico y eólico, supuso un cambio en la mano de obra utilizada hasta entonces,
el sistema de rotación bienal fue sustituido entre otros tantos lugares por la rotación
trienal, alternando los cereales invierno-trigo candeal, y en la primavera-avena, cereales
trigo tremesino y el barbecho. Las leguminosas, al tiempo que ampliaban la dieta
alimenticia, permitían una recuperación de los suelos.

Este aumento de la productividad, junto con la mejora de la demanda, permitió una


diversificación y especialización de los campos: hortalizas, frutales, viñedos, plantas
textiles para la industria, leguminosas, coexistían con los cereales, que siguieron ocupando
la mayor parte de las tierras. Se prestó también mayor atención a la ganadería, no solo

Página 135
como animales de labor o que proporcionaban materias primas sino como productores de
alimentos (leche y derivados, huevos y carne).

Ascensos de las repúblicas merineras.

En el siglo XII se da el surgimiento de un grupo de nuevos estados Mediterráneos y un


esfuerzo de expansión militar y comercial.

La expansión política y la expansión comercial que habían conducido a la creación de


vastas colonias demográficas como punto de apoyo de las rutas marítimas, se vinculan con
las sucesivas cruzadas, las cuales se convirtieron en un acontecimiento político en
detrimento de su original carácter religioso.

En el año mil, se señala un rápido ascenso de las llamadas repúblicas marineras, son
ciudades que por estar ubicadas en la costa no habían sentido el peso del dominio
lombardo, y por su carácter de tierras bizantinas, habían podido desarrollar una vida
política autónoma; hasta que la parálisis que afecto a Bizancio les devolvió la
independencia absoluta.

De esas repúblicas, la de desarrollo más rápido fue Amalfi, pero que también la primera en
desaparecer después del año 1137, por el saqueo que sufrió de parte de Pisa.

Como duelas absolutas del mar tirreno quedaron Pisa y Génova, que tuvieron un
desarrollo más lento porque habían sufrido la supremacía más exigente de lombardos y
francos.

Las cruzadas: primer expansionismo colonial.

Se entiende por cruzada, a las ocho expediciones religiosas-guerreras que la cristiandad


llevo a cabo entre los años 1096 y 1270 para rescatar los lugares santos de mano de los
musulmanes.

El inicio de estas expediciones estuvo determinado por acontecimientos bélico - político


del siglo XI particularmente el sometimiento de Damasco y la toma de Jerusalén por parte
de los selyuquies.

La primera cruzada se concreto luego del concilio de Clermont en 1095 definieron formas
concretas de apoyo, pero se expendieron los elementos preexistentes, entre ellos la
reconquista española.

La primera cruzada de 1097 se expreso en una expedición llevada a cabo por nobles y
también por gente del pueblo.

Página 136
La segunda cruzada (1127-1167), un poderoso ejercito musulmán había atacado y
apoderado del condado de Edesa. Ante este desastre se predispuso la segunda cruzada,
cuyo encargado fue San Bernardo tomaron parte en la empresa de Luis VII de Francia y
coronado III rey de Alemania.

Ate la noticia de la caída de Jerusalén, la cristiandad organizo una nueva cruzada, al


tercera. Participaron de ella el emperador de Alemania Federico I Barbarroja, el rey de
Francia Felipe II y el rey de Inglaterra Ricardo I corazón de león.

Una cuarta cruzada se predico en occidente por iniciativa del papa Inocencio III. Se
alistaron en la empresa barones franceses, alemanes e italianos bajo el mando de
Bonifacio de Montferrato. Esta expedición se desvió a Constantinopla.

La quinta cruzada fue ordenada por Inocencio IV en 1216, y se aliaron en la lucha el rey de
Hungria Andres II y el duque de Austria Leopoldo VI.

En la sexta cruzada, Federico II emperador de Alemania que se caso con Isabel hija de Juan
de Brienne en 1225, permitió que con este matrimonio Federico se proclama rey de
Jerusalén, ya que su esposa era heredera del reino.

La séptima cruzada, se da en el año 1244 en donde se pierde nuevamente Jerusalen.

La octava cruzada al igual que la séptima fue organizada por San Luis, rey de Francia,
dirigida contra Túnez, se malogro por la muerte del monarca.

Una de las consecuencias más importantes de las cruzadas fue la fundación de estados
latinos colonizadores. Estos estados implicaron bases cristianas en Siria, tuvieron una
difícil vida, puesto que hubieron de enfrentar a los musulmanes y relaciones con Bizancio,
y dependieron económicamente de las ciudades marítimas italianas. Esos cuatro estados
fueron: el principado de Antioquia, el condado de Edesa, el condado de Trípoli y el reino
de Jerusalén.

Otra consecuencia fue la apertura del ámbito mediterráneo para la cristiandad. El


mediterráneo se convirtió en un lago musulmán, pero las cruzadas afirmaron la
supremacía cristiana y establecieron rutas firmes; aunque las repúblicas italianas habían
mantenido relaciones comerciales con los musulmanes.

Ese intenso intercambio comercial hizo que las ciudades de Europa occidental florecieran;
es la gran revolución que tiene lugar luego del siglo XI.

Otro consecuencia fue el enriquecimiento cultural que derivo de esos movimientos para
Europa. Las cruzadas representaban la expansión de tipo colonial de la Europa occidental.

Página 137
EJE NÚMERO II-3. La civilización comunal.

Resurgimiento urbano (Siglo XII-XIV).

Según el historiador Henri Pirenne, la reactivación del comercio, a partir de fines del siglo
X, hizo reaparecer las actividades propiamente urbanas e incluso las mismas ciudades:
grupos de mercaderes errantes se habían instalado para albergar a sus familias y
mercancías al lado de la ciudades carolingias, del burgo o del monasterio fortificado,
fundando la que sería esencial de la futura ciudad medieval.

La función comercial, era el carácter defensivo, un centro colonizador de un área nueva, la


expansión de antiguos núcleos rurales, el establecimiento de la administración real, y
episcopal. El fenómeno de las peregrinaciones, el despertar cultural y la aparición de las
universidades, fueron todas ellas causas del nacimiento o renacimiento de las ciudades.

El fenómeno se observa en todo occidente; en el Mediterráneo y en la zona centro


occidental, donde la herencia urbanística romana se había conservado, aunque mas o
menos deteriorada como consecuencia de la desestabilización político-administrativa, el
número de ciudades fue mayor, y casi todos tienen un emplazamiento previo, por el
contrario, en el norte de Alemania, Escandinavia y los territorios eslavos, donde no
existieron ninguna tradición urbana, se crearon ciudades nuevas y su densidad fue mucho
menor.

La expansión urbana se manifestó no solo en la creación de nuevos núcleos o en la


reactivación de los antiguos, sino también en aumento de los recintos urbanos, con
frecuentes ampliaciones de las murallas, resultado de la afluencia de gente precedente del
campo, en busca de mejores condiciones.

En principio son las ferias Champagne las de mayor prestigio, pero pronto se incorporan
otras ciudades de Italia y Alemania del norte, pero también empiezan a destacarse
Venecia, Hamburgo y Genova. A esto debe agregarse el establecimiento de factorías
genovesas y venecianas en Asia menos.

Este fervor de actividades viene acompañado de su correspondiente actividad cultural: las


escuelas y el desarrollo artístico pasan de los monasterios de las universidades y las
corporaciones intelectuales.

La ciudad se diferenciaba de las aldeas y poblaciones rurales por el tamaño y número de


habitantes pero, sobre todo, por el tipo de actividades que desarrollaban sus poblaciones;
las tareas agropecuarias se redujeron, sobre todo en las ciudades medianas y pequeñas;

Página 138
por el contrario, aumento el número de artesanos, mercaderes, profesionales liberales,
eclesiásticos y funcionarios.

La ciudad medieval.

El nacimiento de las ciudades marca el comienzo de una nueva era en la historia de la


Europa occidental. La sociedad había comprendido hasta entonces dos clases activas: el
clero y la nobleza. La burguesía al ocupar un lugar junto a ella, la complementa o
perfecciona.

La burguesía, como el clero y la nobleza, es también una clase privilegiada que forma un
prototipo jurídico distinto y el derecho especial del que disfruta, la diferencia de la masa
del pueblo rural, a la que sigue perteneciendo la inmensa mayoría de la población.

La formación de concentraciones urbanas conmociono de manera fulminante la


organización económica del campo y cumplir con las obligaciones debidas al señor. La
gente se conformaba con atender sus necesidades cotidianas, seguros del mañana y sin
desear que se mejore su existencia.

El aumento de la población proporcionara los brazoz necesarios para los trabajos de


roturación y desecación. Desde finales del siglo XI el movimiento se muestra ya en todo su
vigor, los monasterios y los príncipes territoriales transforman las partes estériles de sus
posiciones en tierras productivas. En lugar de conservar en sus tierras la vieja organización
señorial, se adapta al nuevo estado de cosas. Adopta el principio del gran cultivo y en cada
región se dedica a la producción que le es más rentable.

Mientras tanto nobles o clérigos fundan “ciudades nuevas”, se llama así a una aldea
establecida en territorio virgen y cuyos ocupantes reciben parcelas de tierras mediante el
pago de una renta anual. Así aparece un nuevo tipo de campesino muy distinto del
antiguo, este se caracteriza por la servidumbre, los habitantes de las ciudades nuevas son
burgueses rurales, que, disfrutan de una constitución judicial y una autonomía local que
están copiadas de las instituciones urbanas.

Así las ciudades tuvieron una gran influencia en las transformaciones sociales, económicas
y políticas que se manifestaron en Europa occidental en el curso del siglo XII, podría
parecer a primera vista que no jugaron ningún papel en el movimiento intelectual; ya qye
hasta el siglo XIII la ciencia permaneció como monopolio exclusivo del clero. La enseñanza
de las escuelas se limito a la instrucción elemental, los que querían prolongar sus estudios
debían dirigirse a los instituciones del clero.

Página 139
Nuevos contextos sociales.

La expansión urbana generó una sociedad más dinámica que se plasmó en una mayor
diversidad de estratos sociales.

Los grupos privilegiados de la nobleza o patriciado, sobre todo al sur de Europa,


detentarán el poder debido a su control sobre la propiedad del suelo y su dedicación a la
actividad militar. En segundo lugar, el grupo social urbano mayoritario (artesanos,
comerciantes, asalariados, burócratas y hombres de cultura, generalmente vinculados al
clero) aspira a participar activamente en el gobierno ciudadano, especialmente los
artesanos que asociados en corporaciones monopolizan las distintas actividades
profesionales.

A grandes rasgos, la sociedad se divide en dos grandes grupos: los privilegiados (el
“popolo grasso” italiano) y el resto (el “popolo minuto”), a los que tendríamos que añadir
los marginados por motivos de extranjería, religión, pobreza o enfermedad.

A partir del siglo XI se desarrolla el concepto de “universitas” (conjunto de habitantes de


una ciudad) que reivindica una serie de derechos públicos frente al poder señorial.

Se diferencian dos modelos progresivos de organización urbana:

• El modelo italiano, que evolucionó desde una fase “precomunal” dominada por la
nobleza urbana, a un régimen de múltiples órganos representativos, encabezados por un
poder arbitral de carácter unipersonal: el podestá, que derivó en muchas ciudades en
regímenes autoritarios, incluso de carácter hereditario.

• En la zona de Flandes y el interior europeo, el pacto entre las asociaciones de


comerciantes, los grupos ciudadanos y la nobleza territorial derivarán en la concesión de
las “cartas de franquicia”, que definen las distintas magistraturas urbanas y sus
competencias.

La burguesía.

Con la reactivación comercial y el renacimiento urbano nace un nuevo grupo social: “la
burguesía”. El término se refería a los habitantes de los burgos o barrios extranjeros que
habían surgido en los límites de las fronteras. Estas personas tenían en común su modo de
vida extranjera al feudoseñorial, basado en presupuestos distintos y una mentalidad
diferente: mayor independencia del individuo al no estar arraigado a la tierra, mayor
espíritu igualitario, mayor ambición política y económica, solidaridad y sociabilidad, con
una mayor profundización en la religiosidad.

Página 140
La población urbana estaba definida por la heterogeneidad, tanto en el plano laboral
como en el social. La ciudad era un microcosmos en el que convivían elementos
nobiliarios, ricos mercaderes y propietarios de grandes talleres. La movilidad social era
mayor en este mundo en el que las diferencias de fortuna y la pertenencia a un
estancamiento concreto introducía jerarquías y niveles.

El común.

Acontecimientos como la lucha por las investiduras y las cruzadas aceleraron el proceso
de disgregación del mundo feudal e influyeron en la realización de un nuevo tipo de
civilización común que predomino en Europa desde el siglo XIII hasta el XIV.

El florecimiento económico marca una fuerte diferencia entre ciudad y el campo, que no
se limita al nivel económico sino que afecto al terreno social, pues surge una clase de
comerciante y artesano. Aquel campesino, que cambiaba su casa por un trabajo de
artesano, el mercader errante que se asentaba en una urbe, o el médico que se establecía
en una ciudad, todos ellos, buscaban mejorar su situación económica, pero también,
escapar de un sistema feudal que les explotaba y controlaba.

La evolución de las ciudades muy pronto hace que los ciudadanos se asocien para
asegurar sus intereses y realizar con más seguridad sus actividades; a través de esta
asociación surge “el común”. Esta pretendía defender: las garantías en el ejercicio de la
justicia, libertad de movimiento de las personas y bienes, regulación clara de los derechos
económicos y servicios personales que el señor podía exigir. Tras una inicial resistencia, los
señores cedían para no perder a este grupo de consumidores, de productores y
profesionales calificados.

De esta manera, muchas ciudades obtuvieron el derecho al autogobierno en estos casos,


el poder residía en todo el pueblo en teoría, aunque en la práctica lo ejercía un consejo,
que entendía en los asuntos económicos y financieros de la ciudad. Existieron tres tipos de
comunes: a) común urbano: se desarrolla a la sombra del poder ejercido por los obispos.
b) común del condado: deriva del castillo feudal. C) común rural: surge de la asociación de
los agricultores no libres.

Las características que se encuentran en el surgimiento de los diversos comunes son: la


coniuratio, es decir, un pacto interno que vincula a todos los miembros del común; el
carácter voluntario jurado de ese hecho, y el hecho de ser una asociación privada.

El común fue al igual que el feudalismo, un movimiento vasto que abarco buena parte de
Europa, en especial Flandes, el norte y centro de Italia.

Página 141
Transformaciones económicas: el comercio, las hansas, gildas y ferias.

“EL COMERCIO”: desde mediados de siglo X, Bizancio, logro consolidar su desarrollo


comercial a expensas de los musulmanes, y apoyado por las industrias de tejidos lujosos,
fue la primera potencia mercantil mediterránea hasta finales del siglo XI.

Fue muy importante para el desarrollo comercial la introducción de mejoras técnicas en el


arte de navegar y la utilización de los carros de cuatro ruedas.

Las organizaciones corporativas llegaron a Europa en el siglo X, procedentes de Bizancio y


Bagdad. Las mercancías más usuales las constituían los paños y la lana, el trigo, pescado,
carnes, grasas, sal, quesos, vinos y frutas, hierro, cuchillos y cuerdas.

Hasta el siglo XII, los artesanos occidentales no se hallaron en condiciones de exportar sus
productos textiles, bijuteria y vidrio al oriente.

“LAS HANSAS”: Flandes se convirtió en el centro del comercio de Europa debido a las
grandes ferias existentes en la región, ferias las los mercaderes gozaban de toda suerte de
franquicias con el fin de lograr rentas. La base de la organización de la Hansas flamenca
(hansa=unir) residía en as corporaciones de maestros que vendían los géneros que
fabricaban en las ferias de la región.

El hansas era predominantemente económica porque sus fines son económicos; fue
poderosa en tanto la economía de la región la hizo fuerte y respetable. Tenía como
constitución sencilla: estar a cargo de la relación de las ciudades y asociada a sus
representantes que se reunían en distintos sitios.

“HANSAS TEUTONICAS”: las ligas de ciudades, organizadas con el fin de resistir los
ataques de señores y bandidos, fueron muy comunes en Alemania. Las ciudades
marítimas alemanas, que se encontraban aisladas y sin protección de parte del poder real,
porque en imperio romano germánico no pasaba de ser un nombre, se reunieron
estrechamente. Estas ciudades tenían en común que se encontraban construidas a orillas
del mar báltico o de los grandes ríos navegables. Las corporaciones y gremios alemanes
mantenían relación con sus similares de Rusia, Suecia, Noruega, Polonia, Dinamarca y
Flandes.

“LAS FERIAS”: el origen de estos organismos se remonta a la edad media y al propósito de


los señores de situar en sus tierras a los comerciantes con el objeto de adquirir rentas; por
supuesto que esto se hacía sin participación del rey. Mercados y ferias constituían un
mundo aparte, sometido a reglas y exenciones determinadas.

Página 142
Las ferias se distinguían del mercado por durar varios días seguidos, o por celebrarse solo
en determinados festividades del año y por atraer a gente de varios países en busca de
objetos exóticos. Las ferias de Brujas, Ipres, Lille, parís, Amberes y medina del campo
fueron las más importantes. Durante el tiempo que duraban las ferias los comerciantes
locales debían clausurar sus negocios.

El feudalismo acepto estas transformaciones a su régimen con el fin de lograr riquezas.


Por medio de las ferias. No solo concedieron los derechos señalados, sino que también
eximieron a los comerciantes de toda responsabilidad en el pago de deudas familiares.

Formación del complejo atlántico.

En los siglos bajomedievales comienzan las exploraciones y conquistas de los europeos en


el resto del mundo.

El marco geográfico será el ámbito atlántico, aunque se mantiene el interés en el extremo


oriente, por conocer rutas y posibilitar contactos abiertos tras la “pax mongólica” desde
mediados del siglo XIII: los viajes de Marco Polo y del franciscano Guillermo Robruk a los
dominios chinos, o los de Ruy González de Clavijo en tiempos de Enrique III de Castilla.

Los factores en el desarrollo de exploraciones y descubrimientos son variados. En primer


lugar por razones de carácter técnico: se perfeccionan las técnicas e instrumentales de
navegación, así como la construcción de barcos adecuados (carabelas), se mejora la
cartografía y los marineros son más cualificados. En segundo lugar por razones políticas: el
interés de los poderes políticos implica su participación financiera, lo que provoca un
mayor control sobre los armadores. Por ejemplo se crea la escuela de Sagres, por el
infante portugués Enrique el Navegante. En tercer lugar por razones económicas: el
colapso de las rutas terrestres hacia Oriente, provocado por el avance turco, el fracaso en
Tierra

Santa y las dificultades de genoveses, venecianos y aragoneses por mantener la actividad


en el Mediterráneo.

También existían motivaciones espirituales debido a la nueva mentalidad (había que


evangelizar) y además del interés de la empresa descubridora en sí misma. Los primeros
intentos son a finales del siglo XIII, cuando se comienza a utilizar el

Estrecho de Gibraltar. Estos primeros viajes acabaron en fracaso, los hermanos genoveses
Vivaldi emprenden un viaje hacia la India por el océano del que nunca regresaron, el
barcelonés Jaime Ferrer intenta llegar a las costas del Senegal y fracasa. La cartografía
avanza y explica el éxito de otras expediciones. Nos revela que en 1339 ya se conocía la

Página 143
existencia de las Islas Canarias, Níger, Mali y Etiopia. Aún así los resultados son limitados,
salvo el redescubrimiento de las Canarias.

El trabajo y los gremios.

Desde la época carolingia aparecieron asociaciones destinadas a la asistencia mutua y que


tenían un carácter religioso. En ellas ingresaban personas de todos los oficios que pagaban
una cuota para favorecer las necesidades de todos sus miembros. Cada cofradía contaba
con su patrocinio, su templo propio y sus festividades. Los primeros en organizarse fueron
los mercaderes, aunque se finalidad era económica. Los gremios tuvieron su jurisdicción y
privilegios, elegían anualmente a cuatro representantes que debían hacer valer sus
privilegios y monopolios en nombre de todos. En cada gremio existía una división y
jerarquización del trabajo, además imponían un fuerte control a la producción y la calidad
de los productos.

Proyecciones culturales.

Los siglos bajomedievales suponen un hito en la evolución de la cultura y el pensamiento


occidental. Se inicia el camino a la secularización, aunque el clero predomina, el laicismo
arranca pero no sustituye los valores esenciales, los modifica progresivamente.

La armonía entre fe y razón se pone en entredicho por el nominalismo de Ockam. Las


ideas se difunden gracias al desarrollo de las comunicaciones a través del comercio. Se
adoptan las lenguas vernáculas, en detrimento del latín, sobretodo en el campo literario y
los nuevos géneros: satírico (didáctico y moralizante), novelas de aventuras y crónicas de
la historia, están en auge llegando cada vez a más sectores de la sociedad. El humanismo
es más que una corriente intelectual, es una actitud ante la vida, abierta y receptiva al
conocimiento y será difundido sobre todo gracias a uno de los inventos más
transcendentales de la humanidad: la imprenta. La cultura clásica se recupera y se instala
en la vida cotidiana en detrimento de la religiosa (dioses, héroes), incluso la corte
pontificia de Roma fue uno de los centros más activos del humanismo italiano y los papas,
mecenas del nuevo arte renacentista inspirado en el mundo clásico. Este arte convive con
la eclosión del gótico: arte urbano, de grandes espacios bien iluminados que facilitan la
vida social (catedrales, lonjas, universidades…). Los avances en cartografía y el
conocimiento de nuevas tierras y civilizaciones también contribuirán al cambio de la
mentalidad colectiva.

La universidad.

Las universidades eran corporaciones de discípulos que se organizan para atraer


profesores para que establezcan sus cátedras, y de maestros que estructuran un complejo

Página 144
académico. El nombre universidad proviene del vocablo “universitas”, que en derecho
romano se utiliza para designar precisamente asociaciones de oficios, gremios, etc.

Hasta el resurgimiento urbano, los únicos sitios donde se impartía enseñanza


sistematizada era en los conventos y en las escuelas catedralicias sostenidas por el obispo.
Proto las universidades afirman su independencia respecto al obispo al depender
directamente del papado. También las universidades se emancipaban de los poderes
políticos locales.

En una universidad podía haber hasta cuatro facultades: la de artesanos, derecho, teología
y medicina.

Desarrolladas como respuesta a las necesidades de saber de la burguesía, las


universidades fueron instituciones de la iglesia, de carácter internacional por el
reclutamiento de profesores y alumnos.

EJE NÚMERO II-4.


Los tiempos difíciles (siglo XIV y XV).

Cuando en el primer cuarto de siglo se rompió el efímero equilibrio del mundo cristiano, la
Europa occidental entro en una larga era de desordenes que condujeron a una profunda
transformación de los estados, de las estructuras sociales y económicas, y de las
mentalidades.

Las convulsiones de la guerra de los cien años, las catástrofes demográficas, el repliegue
de la cristiandad ante la invasión otomana y los desgarramientos de la iglesia romana no
son más que aspectos negativos de ese penoso alumbramiento.

El orden social parece descomponerse por obra de la miseria de los campos y de las
divisiones en los centros urbanos donde estalló el rencor de los pobres contra un
patriciado a sus prerrogativas profesionales y municipales.

La gran depresión del siglo XIV: orígenes.

A las enfermedades que azotaban a la población medieval se sumo a mediados del siglo
XIV, una serie de epidemias, de las que la primera y más terrible tuvo lugar en 1348
conocida como peste negra. La epidemia respondía a la sintomatología de la llamada
peste bubónica. En 1348, la peste afecto a los países del sur de Europa; al año siguiente se
infesto Europa central y el sur de Inglaterra, en 1350 el resto de los islas británicas, las
llanuras bálticas y los países escandinavos, la peste fue aun más terrible por las pésimas
condiciones en que se encontraban las poblaciones en ese tiempo Europa, debilitadas sus

Página 145
defensas por una deficiente alimentación, los campos fueron menos afectados y a ellos
huyeron quienes pudieron. La peste redujo a un tercio la población de algunas se
despobló, provocando cambios profundos en la economía. Por ser muy grave la peste de
1348, aun fue peor la repetición de las epidemias (bubónica y septicémica), a lo largo de la
segunda mitad del siglo XIV y de todo el siglo XV, impidiendo una recuperación
demográfica hasta bien entrado el siglo XV.

Las calamidades.

En la baja edad media se batieron sobre occidente un conjunto de catástrofes que no


constituyen en si mismas una novedad, pero que tuvieron una trascendencia enorme por
su confluencia en un espacio de tiempo relativamente breve, por la reiteración de su
presencia y también por el fuerte impacto que provocaron en la sociedad.

Disturbios sociales.

Con la crisis señalada tiene su reflejo en el mundo rural, que se vio alterado por violentas
revueltas que estallaron por todo occidente. No se trata de movimientos de protesta ante
una mala situación, sino del planteamiento de reivindicaciones sociales y económicas
precisas: movilidad geográfica, mejoramiento de salarios, menores impuestos.

El campesino manifestaba así su negatividad a soportar todo el peso de la crisis y


reaccionaba contra las pretensiones de nobles y autoridades de aumentar las exacciones
sobre este grupo social.

La guerra y la política.

La guerra de los Cien Años fue un conflicto armado que duró 116 años (1 de
enero de 1337-17 de octubre de 1453) entre los reinos de Francia e Inglaterra. Esta guerra
fue de raíz feudal, pues su propósito era resolver quién controlaría las enormes
posesiones acumuladas por los monarcas ingleses desde 1154 en territorios franceses,
debido al ascenso al trono inglés de Enrique II Plantagenet, conde de Anjou. Tuvo
implicaciones internacionales y finalmente, después de numerosos avatares, se saldó con
la retirada inglesa de tierras francesas.

Entre los hijos de Felipe IV el Hermoso estaba Isabel (llamada la "Loba de Francia"), que
era la madre de Eduardo III de Inglaterra. El joven rey, de tan solo dieciséis años,
pretendió reclamar su derecho al trono de Francia, consideró que la corona francesa debía
pasar a su madre. Aun así, si la tesis inglesa tuviese acogida, las hijas de Luis X, Felipe
V y Carlos IV tendrían mayor derecho de transmitir la corona, por sobre su tía Isabel de
Francia.

Página 146
Francia no estaba de acuerdo, por lo tanto invocaron la ley sálica, que impedía la
transmisión de la corona a través de la línea femenina, y por ello decidieron que la corona
recién abandonada por los Capetos pasara al hermano menor de Felipe el Hermoso (y tío
de Luis X, Felipe V y Carlos IV): Carlos de Valois. Pero corría 1328, y Carlos había muerto
tres años antes. De ese modo, correspondió según la teoría francesa coronar al hijo de
éste, Felipe de Valois, bajo el nombre real de Felipe VI. Este fue el primer monarca de la
dinastía Valois, que reinó en Francia sin que Eduardo III pudiese hacer nada para evitarlo.
Ahora, correspondía que Eduardo rindiera (y pagase) homenaje al orgulloso Felipe por sus
exiguas posesiones, las pocas que aún conservaba en Francia.

A Eduardo III no le parecía lógico pagar a Felipe un homenaje por tierras que habían
pertenecido a sus antepasados desde hacía siglos y que él mismo tenía el derecho de su
parte para ser soberano de Francia. Se veía como un Rey derrocado en Francia al que se
obligaba además a pagar tributo al usurpador por el uso de sus propios territorios. La
situación no podía durar.

Encontró por fin el modo de dañar a Felipe: uno de los parientes del rey francés, Roberto
de Artois, se había revelado, y Eduardo lo acogió como a un hermano en su corte inglesa.
La reacción de Felipe VI fue inmediata: en un golpe de mano rápido y perfecto, invadió y
se anexionó la región de Gascuña, propiedad de Eduardo. Eduardo respondió reclamando,
por enésima vez, su derecho a ocupar el trono de París.

Una vez iniciadas las hostilidades (ya en toda regla, no como simples escaramuzas), la
suerte de ambos bandos fue fluctuante y pendular. Al principio, los ingleses de Eduardo
efectuaron unas muy importantes operaciones terrestres en 1339 y 1340, y obtuvieron
además una gran victoria naval en Sluys. Eduardo utilizaba una táctica copiada de sus
enemigos (la chevauchée). Atacaba la campiña desprotegida en sitios donde las tropas
francesas eran débiles o estaban ausentes, y se adueñaba de ella. Mataban salvaje y
cruelmente de manera indiscriminada a hombres y mujeres, adultos y niños, religiosos y
seglares, violaban a mujeres y niñas, incendiaban, saqueaban y robaban las posesiones de
los campesinos. Al ser estos parte de una sociedad de tipo feudal, se sobreentendía que
era responsabilidad y obligación de Felipe de Francia protegerlos contra estos salvajes
ejércitos extranjeros. De este modo, además de hacerse con tierras, suministros y
prisioneros, Eduardo socavaba la autoridad de Felipe ante los ojos de su pueblo
campesino.

En 1346 los franceses entablaron batalla con Eduardo en Crecy y en 1356 con su hijo
el Príncipe Negro en Poitiers. Ambos combates concluyeron con resonantes victorias
inglesas, en la segunda de las cuales los ingleses se garantizaron una mejor posición de
fuerza en las negociaciones posteriores al sorprender y capturar al rey Juan II de

Página 147
Francia (que había sucedido a su padre Felipe en 1350), y a un gran número de nobles y
caballeros. Prisionero el monarca, los franceses se vieron obligados a ceder y firmar
el Tratado de Brétigny (1360), que devolvía a Eduardo III todas sus posesiones originales
salvo Normandía.

Tras la victoria inglesa en la batalla de Sluys Francia decidió aplicar las mismas tácticas
navales. Comenzaron entonces, a partir de 1360, a hacer rápidas y devastadoras
incursiones contra la costa meridional de Inglaterra, que culminaron en el saqueo e
incendio de Winchelsea. Pronto se aficionaron a este tipo de operaciones, y los ataques
anfibios se convertirían en la pesadilla de las guarniciones y población civil inglesas
costeras por lo menos hasta 1401. Descubrieron además que Eduardo comenzaba a hacer
regresar sus tropas para defender sus islas, por lo que los campesinos franceses
empezaban a ver disminuir las espantosas chevauchées británicas. Así, los pocos ingleses
que aún recorrían la campiña francesa se vieron obligados a retroceder progresivamente
en medio de las tierras secas y arrasadas que los franceses dejaban a sus espaldas.
Muchos murieron de hambre y enfermedades (principalmente disentería y escorbuto), y
nunca se volvieron lo suficientemente fuertes como para plantar cara a los defensores de
Francia.

A pesar de la victoria en su propio país, Francia pagó muy cara la expulsión del invasor en
esta etapa de la guerra. Mandaba las acciones el delfín Carlos (más tarde coronado como
Carlos V). Su condestable, el ambicioso e inteligente Bertrand du Guesclin, le aconsejó no
enfrentarse, sino recurrir a una política de hostigamiento de las columnas inglesas en
retroceso, dejando ante ellas solamente tierra arrasada. Esta prefiguración de la táctica
de Von Clausewitz implicó, entonces, que los campesinos y civiles franceses vieran sus
tierras, antes quemadas por los invasores, nuevamente arrasadas y destruidas, esta vez
por sus propios protectores, con el afán de "salvarlas".

La guerra alcanza su mayor extensión en esta época, al rebasar por primera vez los límites
de Francia. Así, en 1367, los ingleses del Príncipe Negro auxilian a Pedro I de Castilla en
la batalla de Nájera, mientras que su hermanastro Enrique recibe la ayuda de caballeros
franceses dirigidos por el propio Bertrand Du Guesclin. La victoria final de Enrique en
la guerra civil castellana brindará a Francia un poderoso aliado en el plano naval (cuya
hegemonía había correspondido hasta entonces a Inglaterra de forma indiscutida) que
destruye la escuadra inglesa en La Rochela y saquea o incendia numerosos puertos
ingleses (Rye, Rotingdean, Lewes, Folkestone, Plymouth, Portsmouth, Wight, Hastings)
entre 1377 y 1380, año en que las flotas combinadas del almirante castellano Fernando
Sánchez de Tovar y su homólogo francés Jean de Vienne llegan incluso a

Página 148
amenazar Londres. De forma paralela, Du Guesclin protagoniza varias incursiones
en Bretaña, cuyo duque se había aliado con Inglaterra.

Inglaterra quiso, entre 1360 y 1375, retomar la iniciativa de una guerra que la estaba
devorando, pero la suerte había cambiado de bando y favorecía ahora a los franceses. Los
estrategas ingleses sir Robert Knolles, en 1360, y Juan de Gante en 1363 formaron cuerpos
expedicionarios que atacaron el continente, pero fueron masacrados por los defensores
franceses.

El rey Eduardo había muerto, y su sucesor, Ricardo II de Inglaterra, volvió a sufrir la


maldición que había perseguido a todos los reyes niños: tensiones políticas, convulsión
social, una fiera lucha por la sucesión o al menos la regencia, todo ello envuelto en el
espantoso caos de una guerra internacional que amenazaba con extenderse a Europa
entera. Depuesto Ricardo por iniciativa de su primo Enrique de Lancaster en 1399, los
vientos de guerra rotaron 180º una vez más. Hacía una generación entera que Inglaterra
sólo sufría derrotas frente a Francia, pero de pronto los desembarcos en las islas
comenzaron a ser rechazados y los ingleses invadieron Francia con moderado éxito en tres
oportunidades: en 1405, 1410 y 1412. Enrique de Lancaster fue coronado como Enrique IV
de Inglaterra luego del derrocamiento de Ricardo II, y su hijo, Enrique V, sería el
encargado de llevar la guerra nuevamente al corazón de Francia.

Nombrado caballero dos veces, Enrique se mostró desde muy joven como un jefe
confiable, decidido, experto en táctica y organización logística y muy fría y racional. Si se
considera que los estrategas franceses estaban mandados por un rey inestable, Carlos VI,
de escasa personalidad, enfermo, desorganizado y propenso a frecuentes ataques de
demencia, es fácil comprender las ventajas de que gozaron las tropas de Enrique.

Los nobles franceses se habían dividido en dos facciones que disputaban entre sí y
acorralaban a Carlos: los partidarios de la casa de Armagnac contra los de la casa de
Borgoña. Las virtudes de Enrique como general y gobernante así como esta división
interna de los franceses llevarían a estos últimos al desastre de 1415. A la edad de 12 años
(en 1399), el futuro Enrique V fue nombrado caballero por primera vez en un campo de
batalla irlandés por Ricardo II, que lo había tomado como rehén para garantizar el buen
comportamiento del padre de Enrique. El solo hecho de que un rey rival de su familia, que
sería asesinado por su padre, lo armase caballero en un campo de batalla y con sólo doce
años, demuestra a las claras el coraje y la bravura que el joven Enrique demostró desde
muy niño.

Página 149
Más tarde, muerto Ricardo y un día antes de la coronación de Enrique IV, el nuevo
monarca llamó a su hijo, que al día siguiente se convertiría en príncipe de Gales, y lo
nombró caballero por segunda vez. Este brillante joven conduciría la guerra en Francia.

Ya en vida de su padre, Enrique debió hacerse cargo de difíciles operaciones militares.


En 1400 prestó servicio contra los escoceses y algunos meses después se le ordenó reducir
la rebelión de Owain Glyndwr, un noble galés que se atribuía el derecho a ser Príncipe de
Gales.

Fue estudiando a los enemigos galeses (en 1402) y Enrique aprendió a utilizar las tácticas
guerrilleras que tan rendidos servicios le prestarían más tarde. Estaba, además, bajo la
supervisión de sus dos maestros de estrategia, genios militares ambos: Harry
Hotspur y Thomas Percy, conde de Worcester, parientes entre sí. Durante ese mismo año
y el siguiente Enrique se vería forzado a enfrentarse a los dos en combate, y se
demostraría capaz de vencerlos. En 1403 los dos maestros traicionaron al Joven Enrique y
a su real padre y se aliaron con Glyndwr. En una épica marcha forzada, Enrique consiguió
evitar que Hotspur y Percy unieran sus tropas con las del galés y los derrotó
en Shrewsbury. El príncipe en persona mandó el ala izquierda de su ataque en aquella
oportunidad. Shrewsbury fue su verdadero bautismo de fuego (donde murió su mentor
Hotspur) y también su bautismo de sangre, ya que Enrique recibió una flecha en pleno
rostro. Sin embargo, siguió luchando hasta el fin del combate con el astil sobresaliéndole
de la cara.

La guerra contra Gales duró todavía cinco años más, pero el joven no participaría en
ninguna otra batalla. Los combates campales no eran comunes en esos tiempos, y las
guerras se desarrollaban principalmente sobre la base de sitios de ciudades, asedios de
castillos y saqueos de zonas productivas habitadas solo por la población civil.

Enrique IV falleció en 1414, dejando el trono a su muy capaz primogénito. Así llegó al
trono un Enrique V con 26 años, veterano de dos campañas internas, herido en acción,
experto en táctica, alumno de los mejores maestros e inteligente en grado extremo. El
nuevo rey comprendió de inmediato que, derrotados los enemigos Escocia y Gales, tenía
que volver su atención hacia Francia de inmediato, o Inglaterra sería aplastada.
Rodeándose de hombres adictos y capaces, se dispuso entonces a hacer la guerra en
territorio del rey francés.

Apenas coronado, Enrique intentó, pese a todo, evitar la guerra con Carlos VI. Le ofreció
casarse con la hija de aquél y tratar de resolver el problema de las posesiones inglesas en
Francia sin derramamiento de sangre. Mientras negociaban, ambos monarcas armaban
grandes ejércitos en previsión de una traición o rotura de las conversaciones que

Página 150
condujera a un conflicto bélico. Las tentativas de paz se rompieron por fin en la primavera
de 1415 y Enrique decidió ejecutar su plan: una invasión en toda regla del reino francés.

Su ejército estaba compuesto de 8000 caballeros, 2500 soldados de otras categorías, 200
artilleros especialistas, 1000 hombres de servicios y apoyo y 10 000 caballos. Para cruzar
el canal de la Mancha se necesitó una gran flota de 1500 buques (aunque algunos autores
mencionan sólo 300), que Enrique había mandado construir, confiscar o comprar. Los
ingleses salieron de Southampton el 11 de julio y desembarcaron en el estuario
del Sena dos días más tarde. Luego de poner sitio y conquistar Harfleur, Enrique marchó
hacia Calais, partiendo de la primera ciudad el 8 de octubre, con su ejército debilitado por
una grave epidemia de disentería.

Pero los franceses no estaban ociosos: el anciano mariscal francés duque de Berry, recibió
la orden de interceptar a Enrique, mientras las tropas de Carlos VI se establecían en Saint-
Denis y las del mariscal Boucicault se preparaban en Caudebec, 48 km al este de Harfleur.
Por el otro lado, el condestable Carlos d´Albret vigilaba el estuario del Sena. Los ingleses,
que deseaban cruzar el Somme, descubrieron con horror que estaban quedándose sin
vituallas, por lo que Enrique decidió dirigirse hacia Pont St. Remy y hacer noche frente
a Amiens.

El día 21 de octubre los ingleses se pusieron en marcha hacia la pequeña aldea de


Agincourt, donde se enfrentaron con el grueso del ejército francés en la madrugada del 25
de octubre de 1415.

La batalla, trascendental para la guerra de los Cien Años, se desarrolló en tres fases:

Fase I

Los ingleses avanzan, atravesando la tierra de nadie de 1 km que los separa de los
franceses. Los arqueros ingleses lanzan una lluvia de flechas sobre las posiciones
francesas.

Los ballesteros franceses responden al ataque. La caballería ataca por ambos flancos, pero
muchos caballeros no llegan a tiempo de ocupar sus posiciones. Las monturas chocan
contra las estacas que los arqueros ingleses han colocado para protegerse, arrojando al
suelo a sus jinetes, que son masacrados.

Fase II

Derrotada su caballería, la infantería de Carlos intenta asaltar el centro inglés.

Página 151
Los arqueros ingleses reaccionan «canalizando» al enemigo hacia donde se encuentran las
unidades más fuertes de la infantería propia; los franceses caen en la trampa.

En la melée de infantería, los arqueros ingleses matan a muchísimos franceses,


disparándoles a corta distancia.

En medio del intenso combate, Enrique V recibe un golpe de maza en el casco, que abolla
el acero y le arranca los adornos. De no haberlo llevado colocado, hubiese perdido la vida.

Los infantes y caballeros ingleses (ahora a pie) se mueven con mayor rapidez que los
franceses, impedidos por sus pesadas armaduras. Los franceses se convierten en víctimas
fáciles y son obligados a retroceder.

Fase III

Luego de escasa media hora de combate, la victoria inglesa es total. Los de Enrique
poseen ahora incontables prisioneros, y calculan anhelantes los suculentos rescates que
recibirán.

A primera hora de la tarde, sin embargo, Enrique toma una decisión que ha sido
cuestionada por todos los historiadores posteriores. Al recibir noticias de que su
campamento había sido atacado, ordena la matanza de todos los prisioneros, que son
atacados con hachas por sus guardianes y asesinados en escasos minutos.

La increíble victoria de Enrique contra un enemigo que lo duplicaba en número no pudo,


sin embargo, ser aprovechada por el rey inglés. Enrique no poseía alimentos ni pertrechos
para continuar la campaña inmediatamente, por lo que retrocedió hasta Calais para
embarcarse hacia Inglaterra. Las tropas desembarcaron en Dover el 16 de noviembre. De
haber podido continuar hasta París y autocoronarse rey, es probable que la Guerra de los
Cien Años hubiese terminado antes del fin del invierno. Sin embargo, continuaría por
otros 38 años.

En 1420, el vencido Carlos VI se vio obligado a aceptar el Tratado de Troyes, que deshacía
los términos del Tratado de París, casaba a Enrique V con la hija de Carlos y reconocía al
monarca inglés como heredero al trono francés tras la muerte del rey.

Hacia la formación del Estado Nacional.

El Estado Moderno surgió entre los siglos XIV y XV, cuando los reyes aprovecharon la crisis
del feudalismo para retomar su poder, y su proceso de surgimiento se aceleró en el
Renacimiento, con profundas transformaciones en los mecanismos de gobierno y en el
ejercicio del poder. El nacimiento del estado moderno es una de las características que

Página 152
han definido el comienzo de la Edad Moderna, aunque muchos historiadores consideran
que el nacimiento del estado fue un proceso lento, que comenzó siglos antes del inicio de
la Edad Moderna, es decir, en la Edad Media.

Como génesis medieval del Estado moderno se entiende el proceso por el cual las
monarquías occidentales pasaron, durante la Baja Edad Media, de una organización feudal
de vasallaje a otra centralizada de características estatales y absolutistas.

Durante la mayor parte de la Edad Media la monarquía feudal impedía la organización de


un estado cuyo poder lo tuviera solo el rey.

Desde el siglo XIII, y fundamentalmente en los siglos XIV y XV, los reyes fueron aumentado
su poder, pero el Estado moderno como tal comienza a implantarse en Europa desde
finales del siglo XV. Pero su implantación no sigue un ritmo uniforme pues este proceso de
construcción del Estado moderno sólo se dio en tres países: la Francia de Luis XI, la
Inglaterra de los dos primeros Tudor y la España de los Reyes Católicos.

Pese a sus limitaciones, estas monarquías occidentales habían establecido firmemente las
bases del Estado centralizado y absolutista. En el resto de países, la monarquía autoritaria
no se implantó hasta bien entrado el siglo XVII.

La construcción del Estado Moderno supuso la afirmación territorial de la autoridad


monárquica frente a obstáculos interiores y rivales exteriores, una creciente centralización
política y económica, la extensión y ampliación de la capacidad decisoria de la
administración real (burocratización) y la consolidación de la monarquía autoritaria como
eje central de un sistema político complejo. Con esto, el rey consiguió la resignación de la
sociedad, a cambio de un cierto orden y progreso.

Los reyes fueron quienes iniciaron este proceso en el transcurso de los siglos XIV y XV.
Interesados en concentrar el poder en su persona, debieron negociar con los señores
feudales, quienes cedieron sus derechos individuales sobre sus feudos, a cambio de una
serie de privilegios. Los que no estuvieron dispuestos a transar, fueron sometidos a través
de violentas guerras. Para éstas, los reyes contaron con el apoyo de los burgueses, a
quienes les interesaba dejar de depender del señor feudal. De este modo, el concepto
feudal de lealtad fue reemplazado por los de autoridad y obediencia, propios de un Estado
con poder centralizado.

En el siglo XVII, el poder político de los monarcas se fortaleció hasta eliminar cualquier
representatividad, dando lugar a las monarquías absolutas.

Página 153
Uno de los más claros ejemplos del absolutismo fue Francia. Durante el siglo XVII, este
país se convirtió en la mayor potencia europea, después de consolidar sus fronteras,
gracias a innumerables guerras con los países vecinos. El rey Luis XIV (1643-1715) fue la
mejor personificación de la imagen del monarca absoluto. A él se atribuye la frase: "El
Estado soy yo".

El fin justifica los medios

El Príncipe fue un tratado que revolucionó las ideas políticas de la época. Escrito por
Nicolás Maquiavelo, se hizo eco de las tendencias individualistas que comenzaron a
dominar las costumbres. En él, Maquiavelo expuso un conjunto de reglas y
recomendaciones que debía seguir un político para vencer en las luchas por el poder.
Según estas, la sociedad y los hombres no se regían por el derecho divino o la ley moral,
sino que exclusivamente por las pasiones e intereses.

El político no puede cambiar a los seres humanos, sino que los debe tomar como son y,
por lo tanto, debe usar cualquier medio siempre que obtenga éxito. Eso dejaba abierta la
posibilidad de utilizar el engaño, la mentira e, incluso, el asesinato, pues todo se
justificaba si servía a los objetivos del gobernante para conservar y aumentar el poder.
Para el político solo debía regir la razón de estado.

Desde la perspectiva política, el fenómeno más relevante, como ya lo vimos, en la


configuración del Estado moderno son las primeras monarquías nacionales, las cuales se
irán abriendo paso a medida que se diluya la idea medieval de imperio cristiano con el
transcurso de las luchas de religión del siglo XVI.

El nacimiento del Estado moderno significará nuevas formas en la organización del poder,
como la concentración del mismo en el monarca; nacerá la concepción de un patrimonio
del Estado, que generará una burocracia y el crecimiento de instrumentos de coacción,
mediante el incremento del poder militar, o la aparición y consolidación de la diplomacia,
conjuntamente con el desarrollo de una teoría política útil.

Fórmulas que culminarían en el Estado absolutista del siglo XVII o en los despotismos
ilustrados del siglo XVIII, pero que no pueden ocultar la complejidad de la realidad política
europea y el desarrollo de modelos de gobierno alternativos, como las formas
parlamentarias que se fueron implantado desde el siglo XVII en Inglaterra, y que vaticinan
el posterior desarrollo del liberalismo.

Página 154
Las nuevas mentalidades: en busca de la modernidad.

Una de las características más resaltantes de este periodo es lo que se conoce como
Reforma protestante, o simplemente la Reforma, al movimiento religioso cristiano,
iniciado en Alemania en el siglo XVI por Martín Lutero, que llevó a un cisma de la Iglesia
católica para dar origen a numerosas iglesias y organizaciones agrupadas bajo la
denominación de protestantismo.

La Reforma tuvo su origen en las críticas y propuestas con las que diversos religiosos,
pensadores y políticos europeos buscaron provocar un cambio profundo y generalizado en
los usos y costumbres de la Iglesia católica, además de negar la jurisdicción del papa sobre
toda la cristiandad. El movimiento recibirá posteriormente el nombre de Reforma
Protestante, por su intención inicial de reformar el catolicismo con el fin de retornar a
un cristianismo primitivo, y la importancia que tuvo la Protesta de Espira, presentada por
algunos príncipes y ciudades alemanas en 1529 contra un edicto del Emperador Carlos
V tendiente a derogar la tolerancia religiosa que había sido anteriormente concedida a los
principados alemanes.

Este movimiento hundía sus raíces en elementos de la tradición católica medieval, como el
movimiento de la Devoción moderna en Alemania y los Países Bajos, que era una piedad
laica anti eclesiástica y centrada en Cristo. Además, la segunda generación
del humanismo la siguió en gran medida. Comenzó con la predicación del
sacerdote agustino Martín Lutero, que revisó la doctrina de la Iglesia católica según el
criterio de su conformidad a las Sagradas Escrituras. En particular, rechazó la teología
sacramental católica, que, según Lutero, permitía y justificaba prácticas como la "venta
de indulgencias", un secuestro del Evangelio, el cual debía ser predicado libremente, y no
vendido.

La Reforma protestante dependió del apoyo político de algunos príncipes y monarcas para
poder formar Iglesias cristianas de ámbito estatal (posteriormente Iglesias nacionales). Los
principales exponentes de la Reforma Protestante fueron Martín Lutero y Juan Calvino.

El protestantismo ha llegado a constituir la tercera gran rama del cristianismo, con un


grupo de fieles que actualmente supera los trescientos millones.

En el siglo XVI se produjo una gran crisis en la Iglesia católica, en Europa Occidental debido
a numerosas acusaciones de corrupción eclesiástica y falta de piedad religiosa. Fue la
venta de indulgencias para financiar la construcción de la Basílica de San Pedro en Roma,
lo que dio inicio a la Reforma protestante, la cual provocaría finalmente que la Cristiandad
occidental se dividiese en dos, una liderada por la Iglesia católica, que tras el Concilio de
Trento se reivindicó a sí misma como la verdadera heredera de la cristiandad occidental,

Página 155
expulsando cualquier disidencia y sujetándose a la jurisdicción del Papa, y otra mitad que
fundó varias comunidades eclesiales propias, generalmente de carácter nacional para, en
su mayoría, rechazar la herencia cristiana medieval y buscar la restauración de un
cristianismo primitivo idealizado. Esto dio lugar a que Europa quedara dividida entre una
serie de países que reconocían al Papa, como máximo pontífice de la Iglesia católica, y los
países que rechazaban la teología católica y la autoridad de Roma y que recibieron el
nombre común de protestantes. Dicha división provocó una serie de guerras religiosas en
Europa.

La Reforma Protestante se inició en Alemania y se explica en gran parte por las


condiciones económicas y sociales que tenía el Sacro Imperio Romano Germánico.
Numerosas ciudades eran muy ricas gracias al comercio, además los burgueses eran
partidarios del humanismo y de reformar la corrupción de la Iglesia católica. Pero el grupo
más importante en Alemania era la alta nobleza; los grandes nobles eran casi
independientes y señores de numerosas tierras y vasallos campesinos, siempre estaban
conspirando contra la autoridad del emperador germánico, que apenas tenía poder sobre
ellos. Pero junto a la alta nobleza existía una pequeña nobleza formada por los nobles más
pobres y los segundones de las grandes casas nobiliarias. A principios del siglo XV, esta
pequeña nobleza estaba completamente arruinada y para recuperar sus ingresos, los
pequeños nobles buscaban una oportunidad para apoderarse de los bienes y las
improductivas tierras de la Iglesia católica. La pequeña nobleza aprovechó las ideas de los
humanistas, que criticaban las excesivas riquezas, pompas y boatos de la Iglesia católica,
para proclamar que ella no tenía necesidad de propiedades e intentar apropiarse de sus
cuantiosas riquezas. Por esta razón, la pequeña nobleza será la primera en apoyar y
aprovechar las convulsiones reformadoras.

Al principio, la Iglesia católica no dio demasiada importancia a las ideas de Lutero, ni a sus
ataques contra la doctrina de salvación por las obras, pero muy pronto tuvo que
reaccionar ante las noticias que llegaban de Alemania, de que gran parte de la gente
estaba desafiando la autoridad del papa.

Lutero continuó atacando las indulgencias y la doctrina que sustentaba tal práctica
mediante escritos que la imprenta difundía por toda Alemania. Lutero hacía un llamado a
la nobleza alemana para que negase obediencia al Papa y apoyase la formación de una
Iglesia alemana; afirmaba también que, de acuerdo a la Biblia, todos
los cristianos eran sacerdotes sin necesidad de ninguna ordenación especial y negaba la
jurisdicción suprema del Papa sobre la cristiandad universal. Lutero criticaba así mismo
los sacramentos de la Iglesia católica, reduciéndolos a solo dos, que él pensaba eran
bíblicamente fundamentados y afirmaba también que los poderes civiles debían tener

Página 156
plena autoridad política sobre la Iglesia católica. Esto iba más allá de la doctrina de la
salvación por la fe y suponía una auténtica amenaza para el catolicismo. Finalmente, el
Papa declaró a Lutero un hereje y lo excomulgó, es decir, lo declaró separado de la
comunidad de la Iglesia católica.

En 1521, el recién elegido emperador Carlos V de Alemania (Sacro Imperio Romano) (rey
de España como Carlos I) convocó una Dieta (asamblea de todas las autoridades del
imperio) en la ciudad de Worms e invitó a Lutero a que asistiera a la misma para explicar
su postura. Muchos advirtieron a Lutero que se trataría de una trampa, pero Lutero
estaba decidido a acudir pese a todos los peligros. La Dieta se celebró y Lutero expuso su
doctrina ante el mismo Carlos V, pero este no quedó convencido por Lutero y, en cambio,
hizo una declaración de lealtad y fidelidad a los principios de la Iglesia católica. A partir de
entonces, la dinastía de los Habsburgo se convertirá en la primera defensora de la Iglesia
católica contra los protestantes. Como los Habsburgo eran también reyes de España, la
defensa del catolicismo se convertiría en una de las bases de la identidad española,
durante siglos.

La Dieta terminó y Lutero se dispuso a regresar a Wittenberg, pero en el camino de vuelta,


fue secuestrado por agentes de Federico III de Sajonia, que quería protegerle y que lo
escondió con nombre falso en el castillo de Wartburg. El duque quería salvar a Lutero de
posibles maniobras de la Iglesia católica, por lo que Lutero tuvo que quedarse en el castillo
y aprovechó ese tiempo para realizar su primera traducción al alemán de la Biblia.
Mientras Lutero estaba escondido, sus partidarios empezaron a interpretar sus doctrinas,
en un sentido que Lutero no había previsto, como producto de la doctrina de Lutero de la
interpretación libre de las Escrituras.

Varios seguidores de Lutero (pronto serían rechazados por el propio Lutero y


denominados "reformadores radicales") comenzaron a decir que se debían destruir todas
las pinturas, estatuas e imágenes religiosas, que los sacerdotes tenían el deber de casarse,
y no solo afirmaban que la Iglesia cristiana no debía tener propiedades, sino que, según la
Biblia, todos los cristianos debían tener las mismas propiedades y que, por lo tanto, se
debía abolir la propiedad privada y repartir todos los bienes entre los integrantes de la
comunidad cristiana. De esta manera, corrientes radicales que apoyaban todo esto, como
el anabaptismo, fueron criticadas por Lutero y posteriormente combatidas por católicos y
protestantes por igual.

La alta nobleza reunió un gran ejército que derrotó brutalmente a estos protestantes
radicales sublevados en una sola batalla. La represión fue durísima y miles de protestantes
fueron ejecutados con extrema crueldad; entre los ejecutados se encontraba el dirigente
más importante de esta reforma radical, Thomas Müntzer.

Página 157
Lutero apoyó desde un primer momento a la nobleza, ya que pensaba que su autoridad
era legítima y que su apoyo era indispensable para el triunfo de la reforma de la Iglesia
cristiana. Durante estos años, Carlos V no pudo intervenir en Alemania, pues debió
proseguir sus guerras contra Francia y sus campañas contra los turcos, pero
en 1529 consiguió un periodo de paz con Francia que le permitió ocuparse de la situación
religiosa en Alemania.

En 1529, Carlos V convoca una Dieta en la ciudad de Spira y en ella intenta convencer a los
nobles que se han convertido al luteranismo, para que se sometan a la jurisdicción del
Papa, pero los príncipes y señores luteranos se niegan y protestan en la convocatoria de la
Dieta, y a causa de esta protesta los católicos comenzarán a llamarlos con el nombre
de protestantes.

En 1530, Carlos V convocó otra Dieta en la ciudad de Augsburgo y en ella intentó


conseguir que los luteranos y los católicos se pusieran de acuerdo para aceptar una
doctrina cristiana común que superase la división religiosa. Lutero fue invitado de nuevo a
asistir, pero se negó y envió en su lugar a su discípulo Philipp Melanchthon. Los esfuerzos
de Carlos V en la Dieta fueron inútiles, pues Melanchthon se negó a cualquier acuerdo y
en su lugar los protestantes redactaron la llamada Confesión de Augsburgo, en la que
exponían sistemáticamente los principios de su doctrina. Los católicos seguirían pronto su
ejemplo, redactando también su compendio doctrinal, de modo que la cristiandad
occidental se había dividido irremediablemente.

Lutero muere en 1546 mientras Carlos V preparaba en Alemania una campaña contra
la liga de Esmalcalda, defensora del protestantismo. Carlos V presentó su campaña no
como una guerra contra los protestantes, sino como un castigo contra los nobles que se
habían rebelado contra su emperador; en su ejército había, sobre todo, tropas españolas,
pero también nobles protestantes que no se habían unido a la liga y que permanecían
fieles a Carlos V. El ejército de Carlos V derrotó a la liga de Esmalcalda en 1547 en la
gran batalla de Mühlberg. Parecía que el triunfo de Carlos V era total y toda Sajonia fue
ocupada por las tropas del emperador germánico.

Carlos V se proponía ahora encontrar una solución a la división religiosa de Alemania, pero
su triunfo había asustado a todos los nobles de Alemania, tanto a los católicos como a los
protestantes, que temían que el emperador se volviera demasiado poderoso. Todos estos
nobles van a formar posteriormente en secreto una alianza contra Carlos V anulando las
ventajas conseguidas por la victoria de Mühlberg.

Página 158
En un momento en que Carlos V se encontraba en Alemania sin tropas españolas, los
nobles alemanes se rebelan contra él y el emperador tuvo que escapar hacia Italia,
mientras su poder y autoridad se derrumbaban en Alemania.

Carlos V se vio obligado a aceptar las condiciones de los nobles rebeldes y en 1555 firmó
la paz de Augsburgo. Según esa paz, cada príncipe alemán podía profesar la religión que
quisiera sin que el emperador lo pudiese impedir (eius regio cuius religio), sin embargo,
todos los vasallos de un noble tenían que tener la misma religión. Finalizaba así el anhelo
de Carlos V de mantener la unidad religiosa en sus dominios.

La contrarreforma católica.

Durante aproximadamente 20 años, la Iglesia católica había visto cómo gran parte de sus
fieles se peleaban entre ellos en Europa, y obispos que dejaban de reconocer
al Papa como Primus inter pares o como máximo pontífice de la Iglesia católica, y se
separaban de Roma incluso algunos cardenales, en consecuencia, hubo muchos católicos
que requerían una reacción de la Iglesia que mejorase las costumbres, corrigiendo los
abusos que habían alimentado la Reforma Protestante. A esta reacción de la Iglesia
católica ante el protestantismo se le conoce generalmente con el nombre
de Contrarreforma Católica, aunque algunos historiadores consideran más preciso el
término "Reforma Católica". Aunque muchos creían que era necesario reformarse, no
sabían el modo de hacerlo. Pronto, se llegó a la idea de que la mejor solución era convocar
a un Concilio donde se pudiesen discutir las posibles reformas. Carlos V presionaba
también a los Papas para que se convocase ese concilio con la esperanza de que la Iglesia
católica volviese a existir unificada, pero los Papas desconfiaban de las pretensiones
políticas de Carlos V en Italia y no convocaron este concilio sino hasta 1545, reunión que
sería conocida como Concilio de Trento.

Las sesiones del Concilio de Trento duraron casi 17 años, ya que fueron interrumpidas
muchas veces. Varios Papas se sucedieron en Roma en ese lapso y cuando dicho concilio
finalizó, en 1562, ya había muerto Carlos V.

El concilio se desarrolló sin la participación de los adherentes al emergente


protestantismo (aunque fue Lutero quien primero propuso la necesidad de un concilio, en
1518), debido a que ellos mismos se negaron a participar, pues ya habían creado nuevas
iglesias separadas del catolicismo.

En el Concilio de Trento se reformaron los abusos anteriores: se cuidó la formación de los


obispos, se establecieron medidas de disciplina para los sacerdotes y se
crearon seminarios para que los nuevos sacerdotes tuvieran una preparación religiosa
adecuada para poder enseñar la fe católica.

Página 159
Se reafirmaron todos los puntos de la doctrina milenaria católica frente a las protestantes:

Rechazo a la idea de la Biblia como fuente única de doctrina (son de igual importancia la
Sagrada Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia católica que junto con la Biblia
hacen parte del único depósito de la fe).

La salvación es por gracia de Dios mediante la fe y las obras juntas (Decreto de la


Justificación).

La Eucaristía se definió dogmáticamente como la consagración del pan en el cuerpo de


Cristo y del vino en su sangre, que renueva mística y sacramentalmente el sacrificio de
Jesucristo en la Cruz.

La veneración a las imágenes iconográficas y a las Reliquias, muchas de ellas vinculadas al


culto cristiano de María (madre de Jesús) como virgen y a los Santos fueron confirmadas
como práctica cristiana, junto a la existencia del Purgatorio. Esto tendría una enorme
importancia en el desarrollo del arte en las iglesias católicas europeas, el llamado arte
barroco será la expresión artística de la Contrarreforma Católica, con gran abundancia de
imágenes para atraer al hombre común a la fe católica.

Se unificaron los ritos de la Iglesia católica Occidental en uno solo, la Misa tridentina.

La Contrarreforma alimentó un renacer en el catolicismo, impulso que se manifestó en el


reavivamiento de antiguas órdenes religiosas, como la Orden de los carmelitas descalzos,
reformada en España por Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, los dos grandes
escritores místicos de la Península Ibérica.

Pero la orden religiosa que más ayuda prestó a la Contrarreforma Católica fue
la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola, de la que se distinguieron
varios teólogos participantes en el Concilio de Trento.

Página 160