Está en la página 1de 2

GARANTIAS INDIVIDUALES Y JUICIO DE AMPARO

Las garantías individuales


Las Garantías Individuales son medidas protectoras de los derechos
fundamentales del individuo. Se crearon como imperativos y deberes para
los gobernantes. Así, el legislador tiene que darnos leyes ajustadas a los
principios y límites contenidas en ellas, para su realidad a través de su
ejecución o aplicación.
Todos los individuos sin distinción por su raza, nacionalidad, sexo, edad,
creencias religiosas o políticas son dueños de estas garantías desde el
momento en que nacen. Nada ni nadie podrá violarlas y en tanto, es el
estado quien deberá salvaguardar que se respeten.
Entre los derechos constitucionales que otorgan garantías individuales se
reconocen a los derechos fundamentales o de primera generación, entre los
que se incluye a aquellos que atañen al ser humano, mientras que los
denominados como de segunda generación son los económicos, sociales y
culturales. En la tercera generación se ubican los derechos vinculados a la
vida en un ambiente óptimo y armónico.
A la declaración de garantías individuales se la puede dividir en varias
partes, las cuales, se encuentran compuestas por los derechos de libertad,
seguridad jurídica, igualdad y propiedad

El juicio de amparo:
En el amparo las partes son diferentes a las del juicio ordinario de primera
instancia (quejoso, autoridad responsable, Ministerio Público Federal y
tercero perjudicado en algunos casos), y en el recurso subsisten el mismo
actor y demandado en la primera instancia.
Se basa en la idea de limitación del poder de las autoridades
gubernamentales, la cual jurídica y lógicamente resulta de la decisión de la
soberanía que en los primeros artículos de la Constitución garantiza los
derechos humanos. Tan sólo los actos emitidos por la Suprema Corte de
Justicia y así como actos relacionados con materia electoral quedan fuera
de su acción.
El juicio de amparo es un medio de control constitucional a posteriori del
sistema jurídico mexicano al igual que la acción de inconstitucionalidad y
la controversia constitucional. A diferencia de estos dos últimos, el juicio
de amparo es promovido por cualquier particular que considere que sus
derechos humanos y/o garantías constitucionales han sido violentados por
normas generales, actos de autoridad o de particulares señalados en la ley.
Los efectos generados por virtud de una sentencia de amparo tienen
efectos inter partes pero que pueden llegar a ser erga omnes en los casos
previstos por la Ley de Amparo como lo es la llamada declaratoria general
de inconstitucionalidad.

Relación entre ambos:


La finalidad de las garantías individuales como la del juicio de amparo es
en esencia el de defender al individuo como ente social para que así este
este amparado ante cualquier circunstancia llámese injusticia por parte de
una autoridad o bien ante otro individuo, porque para el estado y la
sociedad todo debe marchar conforme a derecho para coexistir en perfecta
armonía y que la sociedad avance. Además que en un juicio de amparo van
de la mano las garantías individuales son inherentes del proceso.