Está en la página 1de 9

Comunicaciones móviles de onda milimétrica para celular 5G: ¡Funcionará!

RESUMEN La escasez de ancho de banda global que enfrentan los proveedores de servicios inalámbricos ha motivado
la exploración del espectro de frecuencias de ondas milimétricas (ondas milimétricas) infrautilizadas para futuras redes
de comunicación celular de banda ancha. Sin embargo, hay poco conocimiento acerca de la propagación de ondas
milimétricas celulares en entornos interiores y exteriores densamente poblados. La obtención de esta información es
vital para el diseño y la operación de las futuras redes celulares de quinta generación que usan el espectro de onda
mm. En este documento, presentamos la motivación para los nuevos sistemas celulares de onda mm, metodología y
hardware para mediciones y ofrecemos una variedad de resultados de medición que muestran que las frecuencias de
28 y 38 GHz pueden usarse cuando se emplean antenas direccionales orientables en estaciones base y dispositivos
móviles.
TÉRMINOS DE ÍNDICE 28GHz, 38GHz, medidas de propagación de ondas milimétricas, antenas direccionales, modelos
de canales, 5G, comunicaciones móviles, móviles, MIMO.
I. INTRODUCCIÓN
El rápido aumento del crecimiento de datos móviles y el uso de teléfonos inteligentes están creando desafíos sin
precedentes para los proveedores de servicios inalámbricos para superar una escasez de ancho de banda global [1],
[2]. A medida que los proveedores de servicios móviles de hoy en día intentan ofrecer aplicaciones de vídeo y
multimedia de baja latencia y alta calidad para dispositivos inalámbricos, están limitadas a un espectro de frecuencia
de portadora que oscila entre 700 MHz y 2.6 GHz. Como se muestra en la Tabla 1, la asignación de ancho de banda del
espectro global para todas las tecnologías celulares no excede los 780 MHz, donde cada proveedor inalámbrico
principal tiene aproximadamente 200 MHz en todas las diferentes bandas celulares de espectro disponibles para ellos.
Dar servicio a usuarios heredados con teléfonos celulares más antiguos e ineficientes, así como a clientes con teléfonos
inteligentes más nuevos, requiere la gestión simultánea de múltiples tecnologías en el mismo espectro de banda
limitada. Actualmente, el espectro asignado para los operadores se diseca en bandas de frecuencias disjuntas, cada
una de las cuales posee diferentes redes de radio con diferentes características de propagación y pérdidas de
penetración. Esto significa que los diseños de estaciones base deben servir muchas bandas diferentes con diferentes
sitios celulares, donde cada sitio tiene múltiples estaciones base (una para cada frecuencia o uso de tecnología, por
ejemplo, tercera generación (3G), cuarta generación (4G) y Evolución a largo plazo - Avanzado (LTE-A)) [3], [4]. Para
adquirir un nuevo espectro, puede llevar una década de administración a través de organismos reguladores como la
Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Comisión Federal de Comunicaciones de los EE. UU. (FCC).
Cuando finalmente se licencia el espectro, los usuarios titulares deben ser retirados del espectro, causando más
retrasos y aumentando los costos.
Las redes de banda ancha móvil deben soportar las crecientes demandas de velocidad de datos del consumidor y
deberán abordar el aumento exponencial de los volúmenes de tráfico previstos. Una tecnología eficiente de acceso
de radio combinada con más disponibilidad de espectro es esencial para lograr las demandas continuas que enfrentan
los proveedores de servicios inalámbricos.
A. LA EVOLUCIÓN INALÁMBRICA
Hasta la fecha, se han adoptado cuatro generaciones de sistemas de comunicación celular en los EE. UU. Con cada
nueva generación móvil que emerge cada 10 años aproximadamente desde 1980: sistemas celulares FM analógicos
de primera generación en 1981; tecnología digital de segunda generación en 1992, 3G en 2001 y 4G LTE-A en 2011 [6].
La evolución de 1G a 4G se resume en la Tabla 2.
Las redes celulares de primera generación eran sistemas analógicos básicos diseñados para comunicaciones de voz.
Se realizó un cambio a los primeros servicios de datos y una mejor eficiencia espectral en los sistemas 2G mediante el
uso de modulaciones digitales y división de tiempo o acceso múltiple por división de códigos. 3G introdujo acceso a
Internet de alta velocidad, capacidades de transmisión de audio y video altamente mejoradas mediante el uso de
tecnologías como acceso múltiple por división de código de banda ancha (W-CDMA) y acceso por paquetes de alta
velocidad (HSPA). HSPA es una fusión de dos protocolos de telefonía móvil, acceso a paquetes de enlace descendente
de alta velocidad (HSDPA) y acceso a paquetes de enlace ascendente de alta velocidad (HSUPA), que amplía y mejora
el rendimiento de las redes de telecomunicaciones móviles 3G existentes que utilizan protocolos WCDMA. Un estándar
mejorado de 3GPP (3rd Generación Partnership Project), Evolved HSPA (también conocido como HSPA +), se lanzó a
fines de 2008 y su posterior utilización mundial comenzó en 2010. HSPA ha sido desplegado en más de 150 países por
más de 350 proveedores de servicios de comunicaciones (CSP) en múltiples bandas de frecuencia y ahora es la
tecnología de radio más vendida en todo el mundo [8], aunque LTE está cerrando la brecha rápidamente.
El estándar internacional de telecomunicaciones móviles avanzadas (IMT-Advanced) es la tecnología de
comunicaciones móviles de próxima generación definida por la UIT e incluye capacidades superiores a las de la
comunicación móvil IMT-2000 (3G). La UIT se refiere a IMT-Advanced como una tecnología de comunicaciones móviles
4G, aunque debe tenerse en cuenta que no existe una definición universalmente aceptada del término 4G. La
tecnología de acceso de radio LTE ha sido desarrollada por 3GPP para ofrecer una plataforma de banda ancha móvil
con capacidad total 4G [9]. LTE es una tecnología de acceso de radio basado en multiplexación por división de
frecuencia ortogonal (OFDM) que admite un ancho de banda de transmisión escalable de hasta 20 MHz y una
transmisión avanzada de múltiples antenas. Como una tecnología clave para soportar altas velocidades de datos en
sistemas 4G, Múltiple-Input Multiple-Output (MIMO) permite la transmisión multilínea para alta eficiencia de
espectro, calidad de enlace mejorada y adaptación de patrones de radiación para ganancia de señal y mitigación de
interferencia a través de conformación de haz adaptativo utilizando matrices de antenas [10] - [12]. La fusión de HSPA
y LTE aumentará las velocidades máximas de datos móviles de los dos sistemas, con velocidades de datos superiores
a 100 Mbps, y también permitirá un equilibrio de carga dinámico óptimo entre las dos tecnologías [8].
Como la demanda de capacidad en comunicaciones de banda ancha móvil aumenta dramáticamente cada año, los
operadores inalámbricos deben estar preparados para soportar un aumento de hasta mil veces en el tráfico total móvil
para 2020, lo que requiere que los investigadores busquen mayor capacidad y encuentren nuevo espectro inalámbrico
más allá del estándar 4G [13]. Para mejorar la red LTE existente, la hoja de ruta de la tecnología inalámbrica ahora se
extiende a IMT-Advanced con LTE-Advanced definido para cumplir con los requisitos IMT-Advanced, que teóricamente
serán capaces de obtener tasas de rendimiento máximo que superen 1 Gigabit por segundo (Gbps). LTE Advanced
admite redes heterogéneas con grandes macrocohetes, microcélulas y picocélulas coexistentes y puntos de acceso
Wi-Fi. La implementación de bajo costo se realizará mediante funciones de autoorganización y repetidores / relés
A medida que se desarrolle e implemente la quinta generación (5G), creemos que las diferencias principales en
comparación con 4G serán el uso de asignaciones de espectro mucho mayores en las bandas de frecuencia de onda
mm sin explorar, antenas conformadoras de haz altamente direccionales tanto en el dispositivo móvil como en la
estación base. duración de la batería, menor tasa de interrupción, tasas de bits mucho más altas en áreas de cobertura,
menores costos de infraestructura y mayor capacidad agregada para muchos usuarios simultáneos en espectro
licenciado y sin licencia (por ejemplo, la convergencia de Wi-Fi y celular). Las redes troncales de 5G se moverán de
cobre y fibra a conexiones inalámbricas de onda mm, lo que permite un despliegue rápido y una conectividad tipo
malla con la cooperación entre estaciones base.
B. ACTIVIDADES TEMPRANAS GLOBALES PARA Más allá de 4G (B4G) Y 5G INALÁMBRICO
La evolución de los sistemas de comunicación inalámbricos requiere una colaboración global, que involucra a las
empresas de comunicación móvil a nivel mundial y los gobiernos. El Instituto de Investigación de Electrónica y
Telecomunicaciones (ETRI) en Corea ha contribuido activamente al desarrollo de los sistemas 4G. En 2002, el
Laboratorio de Investigación de Comunicación Móvil (MCRL) de ETRI inició la I + D del sistema de transmisión de radio
4G para HSPA y propuso su visión de las comunicaciones móviles por radio 4G [14]. Según ETRI, el sistema 4G satisfaría
el requisito de velocidad de datos de 100 Mbps para alta movilidad con Sistemas Beyond IMT-2000 (SBIMT) y
proporcionaría un servicio de alta calidad para sistemas celulares de nivel bajo y alto.
A principios de la década de 2000, con la intención de integrar voz y datos web en un sistema de comunicaciones
móviles basado en IP (es decir, red inalámbrica 4G), los ingenieros de Sun Microsystems diseñaron e implementaron
protocolos y herramientas móviles basados en IP para implementar comunicaciones inalámbricas seguras, versátiles
y receptivas. tecnologías [15], [16].
Un memorando de entendimiento (MoU) fue firmado por el gobierno de Karnataka en India con Charmed
Technologies Inc. de Beverly Hills, California, y Software Technology Parks de India en Karnataka para desarrollar la
tecnología inalámbrica '' 4G '' en el año 2001 [17]
En 2005, Samsung previó las crecientes demandas de mayores tasas de datos y la eventual convergencia de los medios
digitales y la informática ubicua [18]. La visión 4G de Samsung se ha centrado principalmente en la convergencia digital,
incluidas las implementaciones de HDTV bidireccional, el aumento de los servicios de e-health y e-education y los
servicios de red inalámbrica ubicuos. Con una evolución de la banda ancha fija a la banda ancha móvil, se lograrán
servicios seguros más convergentes, personalizados, convenientes e ininterrumpidos, y Samsung ha realizado
contribuciones recientemente en el área de la tecnología de onda mm [2], [12].
Recientemente, Corea ha llevado a cabo una serie de actividades de I + D más allá de la evolución 4G [19]. Su objetivo
es establecer '' Giga Korea '' entre 2013 y 2020 para la implementación de infraestructura de TI hiperconectada. Esas
actividades incluyen la adquisición de un espectro más amplio, redes y dispositivos verdes, redes de propósito especial
y nuevas topologías y medios de red [19].
Nokia Siemens Networks (NSN) ha llevado a cabo actividades de investigación en radio, junto con socios industriales y
de investigación, haciendo contribuciones al estándar 3GPP LTE. NSN cree que, con la mejora en el poder de
procesamiento digital, el ancho de banda de implementación de radio y la disponibilidad de fibra óptica, la evolución
de la radio continuará. La próxima etapa evolutiva, más allá de 4G, es probable que soporte hasta 1,000 veces más
volúmenes de tráfico que los niveles de tráfico de 2010, con tasas pico y de celda superiores a 10 Gbps y 100 Mbps
respectivamente con latencia inferior a 1 ms para redes de área local [20]], y realizará implementaciones de gran
escala de células pequeñas (heterogéneas), coordinación y cancelación rápidas de interferencias, redes de radio
cognitivas (CRN) y redes de autoorganización (SON) [13]. Además, las redes futuras pueden requerir combinaciones
de diversas tecnologías de acceso por radio, como LTE, HSPA, Wi-Fi y B4G [13].
La Universidad de Surrey, Inglaterra, ha establecido un centro de investigación mundial para la tecnología móvil 5G
con el objetivo de expandir la investigación e innovación en telecomunicaciones del Reino Unido [21]. La Universidad
de Nueva York (NYU) y NYU-Poly recientemente establecieron el centro de investigación NYU WIRELESS, para crear
nuevas tecnologías y conocimientos fundamentales para futuros dispositivos y redes inalámbricas de onda mm [36].
C. UNA SOLUCIÓN DE ONDA MILÍMETRO PARA FUTURAS REDES CELULARES 5G
A pesar de los esfuerzos de investigación industrial para desplegar las tecnologías inalámbricas más eficientes posibles,
la industria inalámbrica siempre enfrenta una abrumadora demanda de capacidad para sus tecnologías inalámbricas
implementadas actualmente, debido a los continuos avances y descubrimientos en computación y comunicaciones, y
la aparición de nuevos teléfonos y casos de uso (como la necesidad de acceder a Internet). Esta tendencia ocurrirá en
los próximos años para 4G LTE, lo que implica que en algún momento alrededor de 2020, las redes inalámbricas
enfrentarán congestión, así como la necesidad de implementar nuevas tecnologías y arquitecturas para atender
adecuadamente las continuas demandas de los operadores y clientes. El ciclo de vida de cada nueva generación de
tecnología celular generalmente es de una década o menos (como se mostró anteriormente), debido a la evolución
natural de la tecnología informática y de comunicaciones. Nuestro trabajo contempla un futuro inalámbrico en el que
las velocidades de datos móviles se amplíen al rango de varios gigabits por segundo, gracias al uso de antenas
orientables y espectro de ondas milimétricas que podrían soportar simultáneamente comunicaciones móviles y
backhaul, con la posible convergencia de redes celulares y Servicios de Wi-Fi
Estudios recientes sugieren que las frecuencias de ondas milimétricas podrían utilizarse para aumentar las bandas del
espectro de radio actualmente saturadas de 700 MHz a 2.6 GHz para las comunicaciones inalámbricas [2]. La
combinación de tecnología CMOS rentable que ahora puede funcionar bien en las bandas de frecuencia de onda mm
y antenas dirigibles de alta ganancia en la estación móvil y base, fortalece la viabilidad de las comunicaciones
inalámbricas de onda mm [22], [23]] Además, las frecuencias portadoras de onda mm permiten mayores asignaciones
de ancho de banda, lo que se traduce directamente en mayores tasas de transferencia de datos. El espectro de onda
Mm permitiría a los proveedores de servicios ampliar significativamente los anchos de banda del canal mucho más
allá de los actuales canales de 20 MHz utilizados por los clientes de 4G [1]. Al aumentar el ancho de banda del canal
de RF para los canales de radio móviles, la capacidad de datos aumenta considerablemente, mientras que la latencia
del tráfico digital disminuye mucho, lo que permite un acceso a Internet mucho mejor y aplicaciones que requieren
una latencia mínima. Las frecuencias de onda Mm, debido a la longitud de onda mucho más pequeña, pueden explotar
la polarización y las nuevas técnicas de procesamiento espacial, como la MIMO masiva y la formación adaptativa de
haces [24]. Dado este salto significativo en el ancho de banda y las nuevas capacidades ofrecidas por ondas
milimétricas, los enlaces de estación base a dispositivo, así como enlaces de retroceso entre estaciones base, podrán
manejar mucha más capacidad que las redes 4G actuales en áreas densamente pobladas. Además, a medida que los
operadores continúen reduciendo áreas de cobertura celular para explotar la reutilización espacial e implementen
nuevas arquitecturas cooperativas como MIMO cooperativa, relés y mitigación de interferencia entre estaciones base,
el costo por estación base disminuirá a medida que se vuelvan más abundantes y estén más densamente distribuidos
en áreas urbanas, haciendo que el backhaul inalámbrico sea esencial para la flexibilidad, la implementación rápida y
la reducción de los costos operativos continuos. Finalmente, a diferencia del espectro inconexo empleado hoy por
muchos operadores celulares, donde las distancias de cobertura de los sitios celulares varían ampliamente en tres
octavas de frecuencia entre 700 MHz y 2.6 GHz, el espectro de ondas mm tendrá asignaciones espectrales que están
relativamente mucho más cerca Juntos, haciendo que las características de propagación de diferentes bandas de onda
mm sean mucho más comparables y "homogéneas". Las bandas de 28 GHz y 38 GHz están actualmente disponibles
con asignaciones de espectro de más de 1 GHz de ancho de banda. Originalmente destinados al uso del Servicio de
distribución multipunto local (LMDS) a fines de la década de 1990, estos licenciatarios podrían ser utilizados tanto para
telefonía móvil como para backhaul [25].
Un mito común en la comunidad de ingeniería inalámbrica es que la lluvia y la atmósfera hacen que el espectro de
onda mm sea inútil para las comunicaciones móviles. Sin embargo, cuando se tiene en cuenta el hecho de que el
tamaño de las celdas de hoy en día en los entornos urbanos es del orden de 200 m, queda claro que las celdas de onda
mm pueden superar estos problemas. La Fig. 1 y la Fig. 2 muestran la atenuación debida a la lluvia y las características
de absorción atmosférica de la propagación de ondas milimétricas. Se puede observar que, para tamaños de celda del
orden de 200 m, la absorción atmosférica no crea una pérdida de trayectoria adicional significativa para ondas
milimétricas, particularmente a 28 GHz y 38 GHz. Solo se esperan 7 dB / km de atenuación debido a los fuertes índices
de lluvia de 1 pulgada / hora para la propagación celular a 28 GHz, lo que se traduce en solo 1,4 dB de atenuación a
más de 200 m de distancia. El trabajo de muchos investigadores ha confirmado que para distancias pequeñas (menos
de 1 km), la atenuación de la lluvia presentará un efecto mínimo en la propagación de ondas milimétricas a 28 GHz a
38 GHz para células pequeñas [26].
D. MEDIDAS CELULARES DE Mm-WAVE: COMPRENSIÓN DEL CANAL
Las futuras tecnologías inalámbricas deben validarse en los entornos más urbanos, como la ciudad de Nueva York.
Para mejorar la capacidad y la calidad del servicio, la arquitectura de la red celular necesita una mayor reutilización
espacial. Las estaciones base MIMO masivas y los puntos de acceso de células pequeñas son dos enfoques
prometedores para el futuro celular. Las estaciones base MIMO masivas asignan matrices de antenas a las estaciones
base macro existentes, que pueden concentrar con precisión la energía transmitida a los usuarios móviles [24]. Las
celdas pequeñas descargan tráfico de estaciones base al superponer una capa de puntos de acceso de celdas
pequeñas, lo que en realidad disminuye la distancia promedio entre transmisores y usuarios, lo que resulta en menores
pérdidas de propagación y velocidades de datos más altas y eficiencia energética [24]. Ambas tendencias importantes
se apoyan fácilmente y, de hecho, se potencian mediante un cambio al espectro de ondas milimétricas, ya que las
diminutas longitudes de onda permiten ubicar de docenas a cientos de elementos de antena en una matriz en una
plataforma física relativamente pequeña en la estación base, o punto de acceso, y la evolución natural a celdas
pequeñas asegura que las frecuencias de onda mm superen cualquier atenuación debida a la lluvia.
Comprender el canal de radio es un requisito fundamental para desarrollar futuros sistemas móviles de onda mm, así
como técnicas de backhaul. Con una sólida comprensión técnica del canal, los investigadores y los profesionales de la
industria pueden explorar nuevos métodos para la interfaz aérea, acceso múltiple, enfoques arquitectónicos que
incluyen cooperación y mitigación de interferencia y otras técnicas de mejora de señal. Para crear un modelo
estadístico de canales espaciales (SSCM) para canales multitrayecto de ondas milimétricas, se deben realizar
mediciones exhaustivas en las condiciones y entornos operativos típicos y peores. Hemos llevado a cabo extensas
mediciones de propagación en entornos urbanos de la ciudad de Nueva York y suburbanos entornos en Austin, Texas
con el fin de comprender el canal de onda mm.
II. CAMPAÑA DE PENETRACIÓN Y REFLEXIÓN DE 28 GHZ EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK A. HARDWARE DE
SONDA DE 28 BANDAS DE BANDA ANCHA DE GHZ
Utilizando una sonda de correlación deslizante 400 Mcps con resolución multitrayecto de 2,3 ns, realizamos extensas
mediciones de propagación de onda milímetro a 28 GHz en la ciudad de Nueva York en 2012. El diagrama de bloques
del transmisor (TX) y receptor (RX) se muestra en la Fig. 3 Se utilizó un correlacionador deslizante de secuencia de
ruido pseudoaleatorio (PN) como la señal de sondeo, que se moduló a una frecuencia intermedia de 5,4 GHz (IF) y se
convirtió a 28 GHz después de mezclar con un oscilador local de 22,6 GHz (LO), en una manera similar a [27]. La
potencia del transmisor era de +30 dBm (un valor típico para femtocélulas de menor potencia), alimentada a una
antena de bocina dirigible de 10◦ de ancho de haz de 24,5 dBi o a una antena de bocina de 15 dBi de ancho de haz de
30◦ que giraba mecánicamente. El receptor usaba el mismo tipo de antenas de cuerno que el transmisor. Con el fin de
lograr un mayor rango dinámico de medición para una mayor distancia de cobertura, utilizamos un sistema de espectro
ensanchado deslizante [5]. El rango dinámico total medido fue de aproximadamente 178 dB entre el transmisor y el
receptor utilizando las antenas de cuerno más direccionales para obtener una SNR de 10 dB, del orden de futuras
celdas pequeñas. Todos los equipos de medición de propagación usaron tomas de corriente de CA que estaban
disponibles en varios edificios, evitando así cualquier problema de agotamiento de la batería.
B. MEDICIÓN DE PENETRACIÓN Y REFLEJO DE EDIFICIOS DE 28 GHz
Para comprender el entorno de propagación de ondas milimétricas en áreas urbanas, se requieren propiedades de
penetración de la señal y de reflexión de materiales de construcción comunes con superficies lisas y rugosas típicas
tanto para el interior como para el exterior [26]. Llevamos a cabo mediciones de penetración y reflexión a 28 GHz
durante el verano de 2012 en la ciudad de Nueva York [28]. Las mediciones de penetración y reflexión para materiales
comunes se realizaron en tres ubicaciones en el campus de NYU en la ciudad de Nueva York: (a) el décimo piso del 2
MetroTech Center (MTC) en Brooklyn, (b) el Othmer Residence Hall (ORH) en Brooklyn, y (c) Warren Weaver Hall
(WWH) en Manhattan [28]. El diagrama de bloques del hardware de sonido del canal utilizado en esta campaña se
muestra en la Fig. 3.
Las pérdidas de penetración a través de los materiales de construcción se obtuvieron primero realizando una medición
de referencia de espacio libre de 5 metros que da como resultado una pérdida de trayectoria de 75,3 dB, y luego
colocando el TX y RX en lados opuestos del material de prueba a la misma distancia. Los materiales probados para la
pérdida de penetración incluyen: vidrio tintado, ladrillo, vidrio transparente no teñido y paneles de yeso. La Tabla 3
resume los resultados de la pérdida de penetración para estos materiales de construcción comunes [28]. Como se
muestra en la Tabla 3, los pilares de vidrio tintado y ladrillo (superficies exteriores típicas de edificios urbanos) tienen
altas pérdidas de penetración de 40.1 dB y 28.3 dB, respectivamente. Esto ilustra el hecho de que la construcción de
penetración de ondas milimétricas será difícil para los transmisores exteriores, proporcionando así un alto aislamiento
entre las redes exteriores e interiores. Por otro lado, los materiales interiores comunes, como el vidrio transparente
no teñido y el panel de yeso, solo tienen pérdidas de 3,6 dB y 6,8 dB, respectivamente, que son relativamente bajas.
Además de las mediciones de penetración para materiales individuales, las mediciones de penetración también se
realizaron a través de obstrucciones múltiples en ambientes de oficina típicos, para determinar las pérdidas de
partición medias generales, como se hizo en [29] usando "trazado de rayos primario" donde se dibuja un solo rayo
entre TX y RX, y las atenuaciones de obstrucciones se determinan a través de mediciones. Como se muestra en la Fig.
4, se caracterizaron múltiples obstrucciones interiores en un entorno de edificio de oficinas utilizando 8 ubicaciones
RX, en las que cada ubicación RX se seleccionó para determinar la penetración a través del aumento de capas de
obstrucciones. Las capas de partición incluían muros, puertas, cubículos y un banco elevador (RX 8) [28]. Usamos una
potencia de TX inferior que limitaba la pérdida máxima de ruta medible a aproximadamente 169 dB.
La Tabla 4 presenta un resumen del número y tipo de obstrucciones entre TX y RX, así como los resultados de pérdida
de penetración de 28 GHz causados por obstrucciones múltiples en un entorno de oficina típico. Tenga en cuenta que
las ubicaciones RX se ordenan para aumentar las distancias de separación TX-RX. Los datos se agrupan en tres
subsecciones: señal adquirida (con los valores listados), señal detectada y sin señal detectada. La señal adquirida se
define como una ubicación donde la SNR es suficientemente alta para una adquisición precisa, es decir, la pérdida de
penetración en relación con una prueba de espacio libre de 5 metros es inferior a 64 dB. La señal detectada es una
ubicación donde la SNR es lo suficientemente alta como para distinguir levemente una señal del ruido, pero no lo
suficientemente fuerte para ser adquirida, es decir, pérdida de penetración entre 64 dB y 74 dB en relación con una
prueba de espacio libre de 5 m. Ninguna señal detectada denota una interrupción, donde la pérdida de penetración
es al menos 74 dB mayor que la prueba de espacio libre de 5 m. Como se muestra en la Tabla 4, la pérdida de
penetración no depende en gran medida de la distancia de separación TX-RX, sino que depende principalmente del
número y tipo de obstrucciones. Los sitios RX con distancias de separación TX-RX de 25.6 my 11.4 m tienen pérdidas
de penetración medidas virtualmente idénticas de 45.1 dB; sin embargo, el sitio con una distancia de separación de
25.6 m tiene obstrucciones de cuatro paredes y dos cubículos, mientras que el otro sitio con una distancia de
separación de 11.4 m tiene obstrucciones de tres paredes y una puerta. Tenga en cuenta que se encontró una
interrupción en el sitio RX con una distancia de separación de 35,8 m, como resultado de la gran distancia de
separación y la incapacidad de las ondas de RF para penetrar en el banco metálico del ascensor.
La Tabla 5 resume y compara los coeficientes de reflexión para materiales comunes de construcción para interiores y
exteriores. Como se indica en la Tabla 5, los materiales exteriores tienen mayores coeficientes de reflexión de 0.896
para vidrios polarizados y 0.815 para hormigón en un ángulo de incidencia de 10◦, en comparación con vidrios no
teñidos claros y paneles de yeso, que tienen coeficientes de reflexión más bajos de 0.740 y 0.704. respectivamente.
Los resultados para el vidrio teñido al aire libre en ORH muestran consistentemente que una gran parte de la señal (=
0,896) se refleja y no puede penetrar a través del vidrio. Por el contrario, el cristal claro no teñido ubicado dentro del
edificio MTC tiene un coeficiente de reflexión más pequeño (= 0.740) y causa solo 3.9 dB de pérdida de penetración
en comparación con la pérdida de 40.1 dB para el vidrio tintado para exteriores en ORH. La alta pérdida de penetración
a través de materiales de construcción al aire libre y la baja atenuación a través de materiales interiores sugieren que
la energía de RF puede estar contenida en las áreas previstas dentro de los edificios, lo que reduce la interferencia y
hace que la penetración de la construcción en el interior sea más difícil. La Fig. 5 presenta fotografías de las mediciones
de penetración y reflexión de materiales de construcción comunes a 28 GHz.
III. CAMPAÑA DE PROPAGACIÓN URBANA DE 28 GHz EN LA CIUDAD DE NUEVA YORK
A. PROCEDIMIENTO DE MEDICIÓN
El sistema de hardware de Fig. 3 se usó en la campaña de medición de propagación al aire libre en la ciudad de Nueva
York. Seleccionamos un TX y 11 ubicaciones de medición RX en el campus NYU-Poly en el centro de Brooklyn. La
distancia entre el TX y el RX varió de 75 m a 125 m. En el campus de NYU en Manhattan, se eligieron 3 ubicaciones TX
y 75 RX (con 25 sitios RX para cada sitio TX) con separaciones TX-RX que varían de 19 m a 425 m para emular futuras
estaciones base celulares. En tres de los lugares de medición en Brooklyn, el RX se movió en una pista lineal
automatizada de 10 longitudes de onda (107 mm) en incrementos de media longitud de onda (5,35 mm) para estudiar
variaciones de nivel de señal a pequeña escala, es decir, desvanecimiento a pequeña escala. En cada posición de pista,
se realizó un barrido azimutal de 360◦ en pasos de 10◦ (si se usa la antena de haz de haz estrecho de 24,9 dBi de 10◦
de ancho de haz) o 30◦ (si se usa la antena de bocina de haz ancho de 30◦ de ancho de haz 15). Se investigaron las
características de propagación a gran escala en las ocho ubicaciones de RX restantes en Brooklyn y en todas las
mediciones de Manhattan utilizando antenas de haz estrecho de 24,5 dBi. En cada ubicación TX y RX, se realizaron
mediciones extensas para tres ángulos azimutales TX diferentes, -5◦, 0◦ y + 5◦ desde el punto de puntería hasta el
receptor, y para tres ángulos de elevación RX diferentes de -20◦, 0◦, y + 20◦ creando nueve posibles combinaciones de
punteros de antena entre TX y RX. Para cada una de las nueve combinaciones de punteros de antena, la antena RX se
barrió 360 ° en el plano acimutal en pasos de 10 °, y las mediciones se registraron si se recibió energía. Finalmente, se
realizaron mediciones de polarización cruzada en todos los sitios Brooklyn RX donde se midieron los campos de
polarización eléctrica vertical y horizontal.
Las medidas de propagación se llevaron a cabo en la ciudad de Nueva York alrededor de los campus de NYU en
Manhattan y Brooklyn. Cada ubicación tenía el potencial de recopilar 324 perfiles de retardo de potencia (PDP) para
todas las combinaciones (36 ángulos acimutales RX, 3 ángulos azimutales TX y 3 ángulos de elevación RX). No todos
los ángulos de acimut arrojaron una señal detectable.
B. ANÁLISIS DE PÉRDIDA DE TRAYECTORIA Y ANÁLISIS DE SEÑALIZACIÓN
Dado el ambiente al aire libre altamente reflectante, los PDP mostraban numerosas trayectorias múltiples con un gran
retardo en exceso para los entornos de línea de vista (LOS) y fuera de línea (NLOS). El número promedio de
componentes multirutas resolubles en un entorno LOS fue de 7.2 con una desviación estándar de 2.2 para una
separación TX-RX de menos de 200 metros. Las mediciones NLOS con separación TX-RX de menos de 100 metros
mostraron que el número promedio de componentes multitrayecto recibidos es de 6.8 con una desviación estándar
igual a la de un caso LOS. Con una separación de 52 metros, en un entorno LOS, gran exceso de retardo 753.5 ns se
observó, y un exceso de retraso NLOS más de 423 metros se extendió a 1388.4 ns. Si bien estos resultados no se
observaron comúnmente, estos casos son evidencia de que suficiente fuerza de señal se puede propagar a través de
un entorno altamente reflexivo a gran distancia para crear un enlace TX-RX. Cuando se calculó la pérdida de ruta para
todas las ubicaciones, el mejor exponente de pérdida de trayectoria de los LOS (PLE) fue n = 1.68 (aquí '' mejor ''
significa '' más pequeño ''). El LOS PLE resultante de todas las medidas adquiridas en la ciudad de Nueva York fue n =
2.55 (que incluía muchos casos en los que el TX y el RX tenían un entorno óptico LOS entre ellos, pero las antenas
direccionales no estaban precisamente alineadas en el eje de puntería). El PLE promedio en todas las ubicaciones NLOS
aumentó a n = 5,76, como se muestra en la Fig. 6. Sin embargo, el NLOS PLE se redujo significativamente cuando se
apuntaron las antenas direccionales TX y RX a la mejor combinación de ángulos en cada ubicación RX, lo que resultó
en un promedio '' mejor '' NLOS PLE de n = 4.58, una mejora de 11.8 dB / década en la pérdida de ruta, que es
significativo para los proveedores de telefonía móvil para la extensión de rango. Al encontrar las mejores orientaciones
de antena en cualquier ubicación, el NLOS PLE de n = 4.58 es prácticamente idéntico a la pérdida de trayecto NLOS
experimentada en las bandas actuales de 700 MHz ~ 2.6 GHz [30].
Se realizó un estudio de interrupción en Manhattan, Nueva York, para encontrar las ubicaciones y las distancias donde
no se podía detectar la energía [31]. Como se ve en la Fig. 7, el mapa se secciona en sectores correspondientes a las
ubicaciones de TX. La señal adquirida por el RX para todos los casos estaba dentro de los 200 metros. Si bien la mayoría
de las ubicaciones de RX dentro del rango de 200 metros del TX detectó una señal, en algunos casos, la relación señal-
ruido (SNR) no fue lo suficientemente alta como para que el hardware adquiera una señal. De las mediciones realizadas
en Manhattan, se descubrió que el 57% de las ubicaciones sufrieron interrupciones debido a la naturaleza obstructiva
del canal, y la mayoría de las interrupciones se producen más allá de los 200 m del TX.
La probabilidad de interrupción se ve muy afectada por la potencia transmitida, las ganancias de la antena y el entorno
de propagación. La Fig. 8 muestra la relación entre la distancia de cobertura máxima de la estación base y la ganancia
de antena TX-RX combinada. Para calcular la distancia máxima de cobertura, restamos la ganancia de antena
combinada de 49 dBi de la pérdida de trayecto total medible de 178 dB (que se obtuvo utilizando las dos antenas de
24,5 dBi), lo que da como resultado el rango dinámico sin ganancia de antena. Dado que nuestro sistema requiere
aproximadamente 10 dB de SNR para un nivel de detección confiable, la pérdida máxima real del trayecto medible es
de 119 dB sin incluir las ganancias de antena, y esto se utilizó para calcular las distancias de cobertura correspondientes
a las diversas ganancias de antena. Las cuatro curvas azules indican los casos para PLE igual a 3, 4, 5 y 5.76. Los
cuadrados rojos en la Fig. 8 resaltan la distancia de cobertura correspondiente a las dos antenas de bocina de 15 dBi y
las antenas de bocina de 24.5 dBi en TX y RX. Obviamente, la distancia de cobertura máxima aumenta con el aumento
de las ganancias de antena y una disminución del PLE. Por ejemplo, las ondas de radio pueden propagarse unos 200
m en un entorno altamente obstruido con un PLE de 5.76 cuando la ganancia combinada de la antena TX-RX es de 49
dBi, lo que concuerda muy bien con nuestros valores medidos (200 m). Esto sugiere que podemos ampliar la región
de cobertura de una estación base al aumentar las ganancias de antena, y podemos usar menos ganancia de antena
(o potencia de TX) cuando estamos en condiciones de LOS.
C. 28 AHz AOA Y ANÁLISIS DE AOD
Empleando antenas de cuerno dirigibles altamente direccionales para simular un conjunto de antenas, pudimos
obtener los datos de ángulo de llegada (AOA) y ángulo de salida (AOD) necesarios para determinar la dispersión angular
multitrayecto en el transmisor para AOD y en el receptor para AOA. Al completar un barrido exhaustivo de 360◦ de las
antenas TX y RX, pudimos determinar los ángulos con la mayor potencia recibida. Los datos recopilados en entornos
clasificados como LOS, LOS parcialmente obstruidos y NLOS proporcionan una base para el desarrollo de un modelo
de canal espacial. Los diferenciales de retardo de pérdida de ruta y raíz cuadrática media (RMS) se pueden utilizar para
caracterizar con precisión el canal [31].
La Fig. 9 muestra una trama polar de potencia recibida en el RX en la esquina de Greene y Broadway en el centro de
Manhattan, una ubicación clasificada como un entorno NLOS. La distancia entre el TX y el RX fue de 78 m. En la figura,
cada punto representa el nivel de potencia recibido en dBm (indicado en el radio de la gráfica polar) en el ángulo de
acimut RX correspondiente. El número de componentes multirutas resolubles, la pérdida de trayecto en dB con
respecto a la referencia de espacio libre de 5 m, y la dispersión de retardo RMS en nanosegundos se muestran de
izquierda a derecha en la periferia de la gráfica. Como se puede ver, los enlaces TX-RX se establecieron con éxito en
22 de los 36 ángulos acimutales RX. Además, es obvio que existe una gran cantidad de componentes multitrayecto en
numerosos ángulos de puntería diferentes, lo que proporciona una gran diversidad que puede utilizarse para la
combinación de haces y la mejora de enlaces en futuros sistemas 5G.
También se ha explorado el desvanecimiento a pequeña escala moviendo el RX en incrementos de media longitud de
onda (5,35 mm) a lo largo de una pista lineal a pequeña escala de 10 longitudes de onda (107 mm), mientras que el
TX se fijó en una ubicación determinada [32]. La Fig. 10 muestra los perfiles de retardo de potencia 3D del
desvanecimiento a pequeña escala para la combinación de ángulos TX-RX para la potencia más fuerte recibida. Las
potencias de señal máxima y mínima recibida fueron -68 dBm / ns y -74 dBm / ns, respectivamente, produciendo una
variación de desvanecimiento de ± 3 dB. Este resultado indica que los movimientos sobre la pista de pequeña escala
ejercen poca influencia en el AOA o en el nivel de potencia recibido de las señales multitrayecto.
IV. CAMPAÑA DE PROPAGACIÓN CELULAR URBANA DE 38 GHz EN AUSTIN
A. PROCEDIMIENTO DE HARDWARE Y MEDICIÓN DE CANALIZACIÓN DE CANALES DE BANDA ANCHA DE 38 GHz
En la campaña de medición de propagación de 38 GHz en Austin, se empleó un canal de correlación de deslizamiento
deslizante de ancho de banda nulo a nulo de 800 MHz. La secuencia PN estaba operando a 400 Mcps y 399.9Mcps en
TX y RX, respectivamente, para ofrecer un factor de deslizamiento de 8000 y una ganancia de procesamiento adecuada
[33]. La secuencia PN fue modulada por una señal IF de 5.4 GHz, que fue ingresada en el convertidor ascendente que
contenía multiplicadores de frecuencia LO para generar una frecuencia portadora de 37.625 GHz con una potencia de
salida de +22 dBm antes de la antena TX. En el TX se utilizó una antena de bocina polarizada verticalmente de banda
Ka de ganancia de 25 dBi con ancho de haz de media potencia de 7,8◦, y una antena idéntica (y también una antena
de bocina polarizada verticalmente con ganancia de 13,3 dBi de haz más amplio (49,4◦ de haz)). utilizado en el RX. La
pérdida de trayectoria máxima medible fue de aproximadamente 160 dB [23], [33] - [35].
Las mediciones de propagaciones celulares a 38 GHz se llevaron a cabo en Austin, Texas, en el campus principal de la
Universidad de Texas [33]. Las ubicaciones de TX se colocaron en cuatro tejados con diferentes alturas, WRW-A (23
metros), ENS-A (36 metros), ENS-B (36 metros) y ECJ (8 metros). Se midieron un total de 43 combinaciones TX-RX con
hasta 12 configuraciones de antena diferentes para cada ubicación de medición [33]. El RX se colocó en un número de
LOS, lugares LOS parcialmente obstruidos y ubicaciones NLOS representativas de un entorno urbano al aire libre que
incluye follaje, edificios de gran altura y tráfico de peatones y vehículos. En cada ubicación del receptor, las mediciones
se obtuvieron utilizando una pista circular con 8 puntos de medición de área local espaciados por igual separados por
incrementos de 45◦. El radio de la pista circular produjo una distancia de separación de 10λ entre puntos consecutivos
a lo largo de la pista circular. Para los enlaces LOS, TX y RX se apuntaban directamente entre sí tanto en azimut como
en elevación. A continuación, se promediaron los PDP capturados para cada medición de seguimiento completa y se
seleccionó una nueva ubicación de RX. Las condiciones de NLOS se tomaron sobre la pista circular y se realizó una
búsqueda de señal exhaustiva de azimut de 360◦ subsiguiente.
B. RESULTADOS DE LA MEDICIÓN AL AIRE LIBRE DE 38 GHz
Se demostró que las mediciones de AOA eran más comunes cuando el ángulo de acimut RX estaba entre -20◦ y + 20◦
sobre el eje de puntería del ángulo azimutal TX [34]. Después de examinar los datos de todas las ubicaciones de RX
para cada TX correspondiente, se demostró que es más probable que una altura de estación base más baja tenga más
enlaces con la variación del ángulo azimutal TX. Sin embargo, la ubicación específica del sitio del RX afecta la respuesta
AOA y multirutas observada. Diseñar para futuras estaciones base requerirá tecnologías de implementación
específicas del sitio. La pérdida de ruta se determinó para 38 GHz en Austin utilizando 13,3 dBi y 25 dBi antenas de
cuerno [35]. Para todas las ubicaciones de TX, las mediciones en ECJ arrojaron la mayor pérdida de trayectoria
utilizando ambas antenas. El LOS PLE para las antenas de 25 dBi se midió como n = 2.30 y se midió que NLOS PLE era
n = 3.86, como se demuestra en la Fig. 11. Comparado con las mediciones en Manhattan a 28 GHz, donde LOS PLE y
NLOS PLE fueron 2.55 y 5.76 respectivamente, está claro que el PLE a 38 GHz en el entorno urbano ligero de Austin es
considerablemente más bajo.
El análisis de la dispersión del retardo RMS a 38 GHz mostró sensibilidad a las ganancias de la antena [23], [33] - [35].
Si bien todas las funciones de distribución acumulada (CDF) para los enlaces LOS y NLOS son similares, se demostró
que una ganancia de antena menor tiene una mayor dispersión de retardo RMS, mientras que la antena de 25 dBi
presentaba menores retrasos con una mayor separación TX-RX. La figura 12 muestra las extensiones de retardo RMS
para las antenas direccionables de 25 dBi y 13,3 dBi trazadas en función de la longitud del arco.
Al realizar un estudio de interrupción en Austin, pudimos establecer aún más que las alturas de estación base más
bajas proporcionan una mejor cobertura de cerca. Comparando ENS y WRW, 36 y 18 metros de altura,
respectivamente, encontramos que no se produjeron cortes dentro de un radio de 200 m. Sin embargo, más allá de
200 m, el 52.8% de las ubicaciones fueron interrupciones, el 10% de ellas pertenecen a WRW y el 27.3% a ENS. El radio
de cobertura de 200 m es idéntico al medido en la ciudad de Nueva York, lo que sugiere que 200 m es un tamaño de
celda muy alcanzable para los futuros sistemas de comunicaciones celulares de onda mm 5G [23], [33] - [35].
V. MODELOS ESTADÍSTICOS PARA LA EXTENSIÓN DEL RMS
La Fig. 13 muestra la relación entre la dispersión del retardo RMS y la separación TX-RX para las mediciones de la
ciudad de Nueva York a 28 GHz. Observamos que el valor máximo de la dispersión de retardo RMS parece ser
aproximadamente de hasta 170 m de separación TX-RX, y luego disminuye para distancias superiores a 170 m. El
retraso propagado en separaciones de TX-RX relativamente grandes es causado por la propagación por trayectos
múltiples, que ilustra la naturaleza altamente reflexiva del denso entorno urbano en la ciudad de Nueva York. Sin
embargo, cuando la distancia entre TX y RX es demasiado grande (cerca o superior a 200 m), la pérdida de trayecto es
tan grande que la potencia de la señal transmitida desciende a cero antes de alcanzar el RX, lo que resulta en un
número menor o nulo de multitrayecto recibido. La relación entre la dispersión del retardo RMS y la separación TX-RX
para mediciones de Austin de 38 GHz se muestra en la Fig. 14. Como se ve en la Fig. 14, las señales en Austin, Texas
aún podrían adquirirse para distancias TXRX mayores de 200 m, y el promedio La dispersión del retardo RMS es mucho
más baja que la de 28 GHz, lo que indica el entorno urbano relativamente escaso del campus UT-Austin, donde había
menos edificios que causaran obstrucciones o reflejos.
La función de distribución acumulativa (CDF) de la dispersión del retardo RMS a 28 GHz en la ciudad de Nueva York se
ilustra en la Fig. 15. En los casos LOS, las antenas TX y RX se señalaban directamente entre sí, y existían muy pocas
trayectorias múltiples, lo que resultaba en la dispersión del retraso RMS prácticamente inexistente. En los casos de
NLOS, la mayoría de los componentes multitrayecto medidos tienen una dispersión de retardo RMS por debajo de 200
ns, mientras que algunos alcanzan los 700 ns. Como comparación, la propagación de retraso RMS promedio y máximo
en casos NLOS obtenidos de mediciones celulares de 38 GHz en Austin, Texas son 12.2 ns y 117 ns, respectivamente
(ver Fig. 16), que son mucho más bajos que aquellos a 28 GHz, más demostrando las condiciones de propagación en
la naturaleza menos abarrotada y menos densa del entorno urbano medida en Austin, Texas.
La variación de la dispersión de retardo RMS frente a la pérdida de trayectoria en NLOS para todas las combinaciones
de ubicación TX-RX a 28 GHz en la ciudad de Nueva York se muestra en la Fig. 17. De la gráfica se desprende que la
dispersión de retardo RMS aumenta con la pérdida de trayectoria, que es similar al resultado a 1.9 GHz en [30]. Se
adopta un modelo lineal para investigar la relación entre la dispersión de retardo RMS y la pérdida de trayectoria para
las mediciones de 28 GHz en Manhattan, donde σ denota el retardo RMS promedio extendido en nanosegundos para
un valor particular de pérdida de trayectoria, y PL es la pérdida de ruta en decibeles que van desde 109 dB hasta 168
dB. Combinado con la Fig. 6, los modelos de pérdida de trayectoria y dispersión de retardo RMS se pueden utilizar
para predecir rangos de interrupción en sistemas de comunicación de onda mm micro celda. Se realiza un ajuste similar
en la figura 18 para datos de medición de 38 GHz de Austin, en donde se encuentra que la dispersión de retardo RMS
promedio es virtualmente idéntica (14 ns) en el rango de pérdida de trayecto de 100 dB a 160 dB.
V. CONCLUSIÓN
Dada la necesidad mundial de espectro celular, y la cantidad relativamente limitada de investigación realizada en
comunicaciones móviles de onda mm, hemos llevado a cabo extensas campañas de medición de propagación a 28 GHz
y 38 GHz para obtener información sobre AOA, AOD, retraso de dispersión RMS, pérdida de ruta, y construyendo
características de penetración y reflexión para el diseño de futuros sistemas celulares de onda mm. Este trabajo
presenta datos recopilados en los entornos urbanos alrededor de la Universidad de Texas en Austin (38 GHz) y la
Universidad de Nueva York (28 GHz). Los estudios de interrupción realizados a 28 GHz y 38 GHz mostraron que se
puede lograr una cobertura uniforme teniendo estaciones base con un radio de celda de 200 metros. La pérdida de
ruta fue mayor en la ciudad de Nueva York que en Austin, debido a la naturaleza del entorno urbano más denso. En la
ciudad de Nueva York, los coeficientes de reflexión para materiales al aire libre fueron significativamente más altos,
por ejemplo, 0,896 para vidrios polarizados y 0,740 para vidrios transparentes no polarizados, en comparación con los
de materiales de construcción para interiores. Del mismo modo, las pérdidas por penetración fueron mayores para los
materiales para exteriores en la ciudad de Nueva York. Dado que las señales no pueden propagarse fácilmente a través
de materiales de construcción al aire libre, las redes interiores estarán aisladas de las redes exteriores y esto sugiere
que las duchas de datos, los repetidores y los puntos de acceso puedan necesitar ser instalados para entregas en las
entradas de edificios comerciales y residenciales.
Al observar la pérdida de trayectoria medida y los valores de dispersión diferida del pesado medio urbano de la ciudad
de Nueva York y del entorno urbano ligero de Austin, Texas, encontramos diferencias sustanciales en los parámetros
de propagación.
La propagación del retraso de multirutas se encuentra mucho más grande en la ciudad de Nueva York que en Austin,
debido a la naturaleza altamente reflexiva del entorno urbano denso.
El desvanecimiento a pequeña escala, un factor clave para el diseño del celular urbano, ha sido probado y muestra
pocos cambios en la potencia recibida y la respuesta al impulso cuando se usan antenas altamente direccionales y
señales de 400 Mcps.
Los datos recopilados en el transcurso de estas campañas de medición permiten el desarrollo de modelos de canales
estadísticos para entornos urbanos, y son muy valiosos para el desarrollo de las comunicaciones celulares 5G en las
bandas de onda mm en la próxima década.