Está en la página 1de 27

DOS TESTIMONIOS DE FE EN JESÚS:

ANÁLISIS NARRATIVO INTRADIEGÉTICO


DE MARCOS 5, 21-43

Fabián Rico, OP

Trabajo Escrito para el Seminario


Acercamiento narrativo a los Evangelios y Hechos de los Apóstoles
Prof. Jean-Noel Aletti, SJ

Pontificio Instituto Bíblico de Roma


2018
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 2

TABLA DE CONTENIDO

Introducción

Análisis Preliminar

ANÁLISIS NARRATIVO
a. Delimitación
b. Cuadro: División del episodio
c. Estructura del Episodio
d. Hacia una identificación de la función de los cuadros

INSTANCIA INTRADIEGÉTICA

1. La trama
2. La interpolación o sándwich como técnica literaria de Marcos
3. Los personajes
Jairo, un jefe de la sinagoga, ruega por su hija moribunda
La mujer con hemorragias que toca a Jesús
Jesús el obrador de milagros
4. Las acciones
5. Transformaciones espaciales y temporales

PISTAS INTERPRETATIVAS

Conclusiones
Bibliografía
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 3

Introducción

A través de la aplicación de los acercamientos sincrónicos en el estudio de los textos bíblicos


es posible llegar a una mayor comprensión de los testimonios bíblicos en su estructura,
figuras e interpretación. El análisis narrativo, perteneciente a dicho acercamiento, es el
instrumento de estudio propio para los textos narrativos, entre los que se encuentran los
evangelios. Como este trabajo se propone estudiar la perícopa de Marcos 5, 21-43 desde su
dimensión narrativa se propondrá seguir los lineamientos de dicho análisis, sin embargo,
debido a la extensión e interés del seminario el estudio de la perícopa se enmarcará dentro de
la instancia Intradiegética del método, es decir se ocupará del análisis de la trama, personajes,
acciones y lugares. Cabe anotar que dicho análisis tendrá que enfrentar las consecuencias de
la estrategia narrativa de Marcos conocida como la interpolación, o “sándwich Marcano”,
por ello se ha decidido tratar dicho fenómeno inmediatamente después del análisis de la
trama.
La elaboración del trabajo escrito seguirá la propuesta metodológica ofrecida en algunos
manuales de análisis narrativa aconsejados durante el desarrollo del seminario y otros
documentos adicionales,1 la estructura del trabajo seguirá el orden sugerido por J-N. Aletti
en el apéndice del libro Il racconto come teologia2 con algunas variantes, además de la
consulta de otras obras dedicadas a un análisis narrativo a otros textos de la obra de Marcos.3

I. Análisis Preliminar

El texto seleccionado cuenta con las características de una obra típicamente marcana. Su
comienzo con el genitivo absoluto διαπεράσαντος τοῦ Ἰησοῦ del v.21 es de uso frecuente y
por lo mismo identificable entre las características estilísticas que podrían reflejar la actividad
redaccional de Marcos. Algunos ejemplos de ello se encuentran en 1,32; 6, 2.54; 8.1; 9,9.28;
10, 17.46 etc, también los hay en un contexto cercano a esta perícopa como en 4,35; 5,1-2.
18 y 35 o en expresiones de transición en las historias de milagros. Esto vale también para el
vocabulario encontrado en 5,21 el cual además de ser marcano, tiene paralelos en 4,35-5,43.4
El episodio narra dos relatos con rasgos de estilo diferentes. El primero prefiere usar la forma
verbal presente, excepto en las conclusiones parciales de cada escena, tiene una narrativa

1
D. MARGUERAT – Y. BOURQUIN, Cómo leer los Relatos Bíblicos. Iniciación al análisis narrativo (Presencia
Teológica; Santander 2000) CVI; J. L. RESSEGUIE, L’exégèse Narrative du Nouveau Testament: Une
Introduction (Le livre et le rouleau; Bruxelles 2009).
2
Cf J.-N. ALETTI, Il racconto come teologia: Studio narrativo del terzo Vangelo e del libro degli Atti degli
Apostoli (Collana biblica; Roma 2009) 225-230.
3
G. BONIFACIO, Personaggi minori e discepoli in Marco 4-8: la funzione degli episodi dei personaggi minori
nell’interazione con la storia dei protagonisti (Analecta Biblica 1; Roma 2008); J. C. OSSANDÓN WIDOW,
«Bartimaeus’ Faith: Plot and Point of View in Mark 10,46-52», Roma Pontif. Ist. Biblico 93/3 (2012) 377-402;
J.-N. ALETTI, «Analyse Narrative de Mc 7,24-30: Difficultés et Propositions», Roma Pontif. Ist. Biblico 93/3
(2012) 357-376.
4
R. H. STEIN, Mark (Baker Exegetical Commentary on the New Testament; Grand Rapids (Mich.) 2008) 96.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 4

clara, directa, con frases cortas, pocos participios y la mayoría de las oraciones comienzan
con καί.5
El presente histórico recurrente en la historia de Jairo y su hija otorga vivacidad a la narración
y parece ser la forma normal de narrar en la tradición popular. El dramatismo de la narración
en la historia es señalado por esa forma del presente, un ejemplo de ello se evidencia en el v.
22 donde aparece reflejada ante el lector la desesperación de Jairo o en el v. 23 donde se
destaca la urgencia de la petición realizada.6
El relato de la mujer con hemorragias se narra en el pasado al igual que otros relatos insertos,7
se cuentan además en mayor número los verbos en modo imperfecto y aoristo. Sorprende la
recurrencia a las formas del participio: no menos de quince en todo el relato, especialmente
en los vv. 25-27, seis en total, conformando una grande y compleja oración que desentona
con la construcción paratáctica8 anterior (21-24) y dificultan la sintaxis y comprensión del
texto.9 La larga serie de participios culmina con la forma aoristo ἥψατο (v.27), formando una
inusual cadena de formas participiales precediendo un verbo finito.10

ANÁLISIS NARRATIVO

a. Delimitación
El capítulo 5 de Marcos relata tres milagros de Jesús. El exorcismo de un endemoniado
geraseno (Mc 5, 1-20), la resurrección de la hija de Jairo y la curación de la mujer con
hemorragias (Mc 5, 21-43). Según lo expuesto por R.E. Longacre,11 este capítulo podría ser
considerado como “el clímax activo” de la primer parte del evangelio antecedido por una
sección didáctica desarrollada en el cap. 4.
La parte inicial de la perícopa en el v. 21 está señalada por un genitivo absoluto
διαπεράσαντος τοῦ Ἰησοῦ, que describe a Jesús regresando del lado geraseno del mar (Mc 5,

5
Cf J. R. EDWARDS, «Markan Sandwiches: The Significance of Interpolations in Markan Narratives», Brill
Leiden 31/3 (1989) 193-216, 203.
6
Cf E. ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente: Cuerpo, Identidad y Discipulado en Mc 5,24b-34.
Un Estudio desde las Ciencias Sociales (Asociación Bíblica Española / Institución San Jerónimo; Estella 2003)
XL, 294.
7
Cf ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 300. Ver otros ejemplos: Mc 6, 17-29; 9, 9-13
8
Según el léxico razonado de Exégesis Bíblica la “parataxis” es un recurso frecuente en Marcos que consiste
“en la yuxtaposición de las proposiciones independientes, con conjunciones de coordinación o sin ella”. J.-N.
ALETTI ET AL., Lessico Ragionato dell’Esegesi Biblica. Le parole, gli approcci, gli autori (22012) 128.
9
A. Y. COLLINS – H. W. ATTRIDGE, Mark: A Commentary (Hermeneia: A Critical and Historical Commentary
on the Bible; Minneapolis, MN 2007) 276; ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 294; C. D.
MARSHALL, Faith as a Theme in Mark’s Narrative (Society for New Testament Studies Monograph Series;
Cambridge 1989) LXIV, 92.
10
R. E. LONGACRE, «A Top-Down, Template-Driven Narrative Analysis, Illustrated by Application to Mark’s
Gospel», Discourse Analysis and the New Testament. Approaches and Results (Journal for the Study of the
New Testament Supplement Series (JSNTS); Sheffield 1999) CLXX, 14.
11
Cf LONGACRE, «A Top-Down, Template-Driven Narrative Analysis», 149.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 5

1-20) hacia la otra orilla donde se desarrollará un nuevo episodio, al parecer hacia el costado
descrito en Mc 4, 35,12 esto podría deducirse por la presencia del adverbio πάλιν13
Este cambio geográfico implica un cambio de personajes segundarios. El sumario de Mc 5,20
afirma que el llamado “endemoniado geraseno” permaneció en la Decápolis mientras que en
Mc 5, 21 Jesús es presentado en medio de una gran multitud y en Mc 5, 22 se marca la entrada
de un nuevo personaje llamado Jairo, que será interlocutor de Jesús hasta Mc 5,43 y de la
mujer con hemorragias en el centro del episodio (Mc 5, 25-34). El suceso concluye en Mc
5,43 con dos órdenes dadas por Jesús: La insistencia en que nadie supiera lo sucedido y la
orden de dar de comer a la niña resucitada. La narración de Mc 6, 1 es el comienzo de un
nuevo episodio, la expresión: - Καὶ ἐξῆλθεν ἐκεῖθεν καὶ ἔρχεται (…) - es un criterio verbal que
indica un movimiento de partida de Jesús y sus discípulos hacia otro lugar – εἰς τὴν πατρίδα
αὐτοῦ - y la desaparición de los otros personajes segundarios: Jairo y su hija resucitada.
b. Cuadro14: División del episodio.
En el episodio se narran dos historias: la resurrección de la hija de Jairo y la curación de la
mujer con hemorragias. La modalidad usada por el redactor para amalgamar los dos relatos
consiste en interrumpir el desarrollo de la narración, la de Jairo y su hija, incrustando una
segunda historia, la de la mujer con hemorragias, para finalmente continuar con el primer
relato. Esta conocida técnica de Marcos es denominada de varios modos, entre ellos
“intercalación” o “sándwich”,15 más adelante se tratará en detalle este fenómeno estilístico.
c. Estructura del episodio16
Cuadro I: v. 21: Jesús, tras haber llegado en una barca, se encuentra en la orilla del mar
rodeado por una multitud17
Cuadro II: v. 22-24a: Jairo, jefe de la sinagoga, se postra ante Jesús y le suplica por su hija,
que está moribunda, para que imponga sus manos sobre ella y viva. Jesús va con él.
Cuadro III: v. 24b-34: Curación de una mujer que padecía flujos de sangre.
Cuadro III-1: v. 24b Una multitud oprimiendo a Jesús

12
S. HATTON, «Comic Ambiguity in the Markan Healing Intercalation (Mark 5,21-43)», Neotestamentica 49/1
(2015) 91-123, 96; COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 276.
13
ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 323.
14
En vez de usar la palabra “escena” usaré la expresión “Cuadro” siguiendo la versión española de D.
MARGUERAT – Y. BOURQUIN, Cómo leer los Relatos Bíblicos. Iniciación al análisis narrativo (Presencia
Teológica; Santander 2000) CVI, pues me parece más rico su significado, definido así por la RAE (Real
Academia Española): “Descripción, por escrito o de palabra, de un espectáculo o suceso, tan viva y animada,
que el lector o el oyente pueda representarse en la imaginación la cosa descrita.”
15
Esta técnica ha sido identificada de varias formas, como intercalations, interpolations, insertions, framing.
Una descripción gráfica la refiere como A-B-A Marcana convención literaria como sandwichetechnique.
EDWARDS, «Markan Sandwiches», 193. o “engaste”. Cf. MARGUERAT – BOURQUIN, Cómo leer los Relatos
Bíblicos, 86.
16
Ver la división escénica ofrecida por: MARSHALL, Faith as a Theme, 94; BONIFACIO, Personaggi minori e
discepoli in Marco 4-8, 133.
17
En el comentario de MARSHALL, Faith as a Theme, 94. se evidencia una estructuración escénica compuesta
de cinco escenas, la razón se halla en que el v.21 no es considerado como una escena en sí, sino como un
“preludio”.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 6

Cuadro III-2: v. 25-29 Una mujer enferma de flujos de sangre, tras doce años de
tratamientos infructuosos, toca el manto de Jesús y percibe su sanación.
Cuadro III-3: v. 30-32: Jesús, tras darse cuenta de que una fuerza ha salido de él,
pregunta a la gente quién lo ha tocado. Los discípulos lo cuestionan por su pregunta
pero Él continúa buscando con su mirada alrededor.
Cuadro III-4: v. 33-34: La mujer se postra ante Jesús y le revela lo sucedido mientras
que Él le responde de modo positivo.
Cuadro IV: v. 35-37: Noticias y evidencias de la muerte de la hija y la reacción de Jesús.
Cuadro V: v. 38-40a: Escepticismo de los dolientes.
Cuadro VI: v.40b-43: Milagro, asombro y mandato de silencio.
Esta estructura de la narración permite evidenciar un relato constituido por seis (6) cuadros,
de los cuales el tercero (3) corresponde al episodio incrustado de la curación de la hemorroisa,
el cual a su vez, aunque es más corto, podría ser estructurado también en cuatro (4) escenas.
d. Hacia una identificación de la función de los cuadros
A partir de la estructuración anterior se procede a determinar la función de cada uno de los
cuadros en el desarrollo de la trama:
Trama de Jairo y la resurrección de su hija Trama de la curación
(Mc 5, 21-43) de la mujer con hemorragias (Mc 5, 24b-34)

Situación Inicial: Mc 5, 21-24a Situación Inicial: Mc 5, 24b-26


Nudo: Mc 5, 24b-40a Nudo 1: Mc 5, 27-28
Acción transformadora: Mc 5, 40b-41 Acción Transformadora: Mc 5, 29
Nudo 2: Mc 5, 30-32
Desenlace: Mc 5, 42 Desenlace: Mc 5, 33
Situación Final: Mc 5, 43 Situación Final: Mc 5, 34

INSTANCIA INTRADIEGÉTICA

1. La Trama

Por razones metodológicas se tratará en primer lugar la trama correspondiente a la


resurrección de la hija de Jairo y posteriormente la de la mujer, luego se analizará la
correspondencia entre ellas.
- Trama de Jairo y la resurrección de su hija
Situación Inicial: Mc 5, 21-24a
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 7

Los versículos 21-24a, correspondientes a los cuadros I-II de la estructuración escénica,


brindan al lector la información inicial de los nuevos elementos de la narración, la cual podría
ser dividida en dos partes. En el v 21 aparece como personaje principal Jesús rodeado por
una gran multitud, en un marco geográfico nuevo que tiene como escenario la orilla del mar
aunque el texto no dice con exactitud cuál sea su destino final. Algunos autores consideran
esta primera parte como un preludio18 o un “snodo narrativo” debido a que contiene algunos
elementos de conexión con la narración precedente.19
La situación inicial del episodio se completa con la aparición imprevisible - Καὶ ἔρχεται - del
segundo personaje llamado Jairo, de quien se dice era “εἷς τῶν ἀρχισυναγώγων”, con quien la
narración adquiere movimiento. El narrador introduce a Jairo postrado a los pies de Jesús
dirigiendo una súplica insistente y explícita - ἵνα ἐλθὼν ἐπιθῇς τὰς χεῖρας αὐτῇ ἵνα σωθῇ καὶ
ζήσῃ - por su hijita moribunda - ἐσχάτως ἔχει -. La reacción inmediata de Jesús es ponerse en
camino - καὶ ἀπῆλθεν μετ᾽ αὐτοῦ -. De este modo, el narrador ha presentado cuatro personajes,
tres presentes y uno ausente, tres individuales y uno colectivo: Jesús, Jairo, la niña moribunda
(ausente) y la multitud (colectivo).
Nudo: Mc 24b-40a
Esta fase de la trama corresponde a los cuadros III, IV, V de la estructuración escénica. La
narración no dice exactamente cuánta distancia habían recorrido, ni dónde exactamente era
la sinagoga de la que Jairo fungía como jefe, sin embargo estando ya en camino, en el relato
se destaca de nuevo la presencia de una multitud que lo seguía, pero acentuando el hecho de
que era un gentío que “lo oprimía” - καὶ συνέθλιβον αὐτόν - , y por lo mismo les impedía
avanzar a un ritmo veloz, ya desde este momento se activa el carácter dramático y del
suspenso del episodio ¿Podrá llegar Jesús a tiempo donde la niña moribunda? No estaría mal
calificar esta situación como una complicación inicial.
En los vv. 25-34 se interrumpe la narración con la aparición y problemática de un nuevo
personaje. Hay quienes etiquetan la aparición de este personaje como una “intromisión”, que
a juzgar por las consecuencias posteriores pondrá en marcha una segunda complicación
propuesta para crear suspenso o acelerar el carácter dramático de la narración.20 El personaje
que entra en escena es una mujer que padece graves hemorragias de sangre, la cual, buscando
mejoría tras doce años de sufrimiento, aprovechando el tumulto decide acercarse a Jesús en
secreto a fin de tocar el borde de su manto, ella se percibe sana mientras que Jesús siendo
consciente de lo que estaba sucediendo se detiene interrogando a la gente; la mujer tras
revelar su situación recibe de Jesús la confirmación de su curación por la fe.
En el v. 35 se interrumpe de nuevo la narración, desaparece de escena la mujer curada y se
retoma la historia de Jairo y su hija que había sido interrumpida en el v.24. Una mala noticia
llega a oídos de Jairo - ἡ θυγάτηρ σου ἀπέθανεν -. Los emisarios de su familia se refieren a
Jesús como “Maestro”, es decir como a alguien que enseña y no como a alguien capaz de
hacer algo por la niña que acaba de morir, ello puede indicar la razón por cual recomiendan
a Jairo no molestar. La muerte de la niña es la tercera complicación en la trama de Jairo, y

18
Cf MARSHALL, Faith as a Theme, 94.
19
BONIFACIO, Personaggi minori e discepoli in Marco 4-8, 135.
20
RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 123. Dicha visión es criticada por EDWARDS, «Markan Sandwiches», 205.
El cual afirma el aporte interpretativo del relato incrustado en la trama de Jairo y su hija.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 8

quizás la más importante. Jesús, habiendo oído la noticia, reacciona invitando a Jairo a no
temer y a tener fe y emprende camino hacia la casa de Jairo, esta vez sin la multitud que lo
seguía antes.
Aunque no se afirma explícitamente si Jairo ha sido testigo directo de lo que ha sucedido con
la mujer, lo más seguro es que sí haya visto cómo la caravana hacia su casa se haya detenido
e inevitablemente haya escuchado las palabras de Jesús y las de la mujer, es decir,
probablemente sí presenció el milagro. La trama de Jairo y su hija llega, en todo caso, al
máximo grado de complicación: Su hija ha muerto. Sin embargo la reacción de Jesús en sus
palabras son reveladoras - μὴ φοβοῦ, μόνον πίστευε – (Mc 5,36), podría decirse que con estas
palabras se activa una trama reveladora de la identidad de Jesús, algo de lo que Jairo tal vez
ya presenció en la mujer. ¿Qué tipo de fe le pide Jesús? Jairo podría preguntarse ¿Fe en
quién? Podría responderse en el Dios de su fe, o en el Jesús que curó a la mujer con
hemorragias.
La trama avanza y con la llegada de Jesús y un selecto grupo a la casa de Jairo se comprueba
que la noticia es cierta, que en verdad la niña está muerta. La reacción de Jesús cuando dice
- τὸ παιδίον οὐκ ἀπέθανεν ἀλλὰ καθεύδει - es motivo de risa para los presentes, los cuales con
su reacción elevan la tensión dramática de la narración y al mismo tiempo los niveles de
ironía.
Acción transformadora: Mc 5, 40b-42
Esta sección corresponde a la primera parte del último cuadro de la división episódica, la cual
comienza con la reacción de Jesús frente a la situación de la niña y al comportamiento irónico
de los presentes: αὐτὸς δὲ ἐκβαλὼν πάντας. La trama se desplaza desde una esfera pública
hacia el ámbito privado de la que sólo harán parte el padre, la madre y los miembros de la
familia de la niña muerta. Ellos serán los únicos testigos del proceder de Jesús, un acto que
merece tal intimidad debía generar admiración entre los dolientes y familiares. ¿Jesús está
actuando con una autoridad superior a la de un maestro? ¿Quién es este y qué piensa hacer?
Según el texto la niña parecía estar en un lugar de la casa aparte, privado y solitario, esto es
comprensible desde el punto de vista de las reglas judías de lo puro e impuro frente a un
cuerpo sin vida, sin embargo el narrador presenta a Jesús entrando hasta el lugar donde se
encontraba la niña. El v. 41 encierra el clímax de la acción transformadora focalizado en
Jesús y la niña y narrando con detalle su modo de proceder, un gesto - καὶ κρατήσας τῆς χειρὸς
τοῦ παιδίου - y unas palabras, en este caso en arameo - ταλιθα κουμ - que el narrador ve
conveniente traducir al griego, en las que Jesús ordena a la niña, de un modo muy personal,
levantarse. Gestos que recuerdan el proceder de los profetas y palabras con autoridad, que
podrían generar admiración y misterio a un lector u oyente de otro contexto.
Desenlace: Mc 5, 42
El v. 42 narra las consecuencias de los gestos y palabras de Jesús como un hecho milagroso.
La forma introductoria καὶ εὐθὺς reviste el suceso con un halo de sorpresa e instantaneidad y
por lo mismo de una acción sobrenatural. El narrador enfoca su atención en el estado de la
niña, la cual no solo se levantó sino que también caminaba. La consecuencia decisiva y
permanente del hecho de levantarse esta expresada en la forma aoristo del verbo ἀνέστη y su
continuidad en la forma del imperfecto περιεπάτει. La trama de revelación llega con esta
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 9

acción sobrenatural a su clímax, Jesús no sólo cura enfermedades graves sino que también
tiene el poder de resucitar muertos.
Situación final: Mc 5, 43
Esta parte final de la trama cuenta con dos componentes, en un primer momento Jesús pide
a los testigos que nadie supiera de lo sucedido, orden que por cierto sería complicado de
observar ¿Cómo ocultar una niña que estaba muerta? Y la segunda parte al parecer tiene
como finalidad sustentar el estado de la niña resucitada, es decir, saludable y en capacidad
de digerir alimentos.
- La trama de la mujer con hemorragias: Mc 5, 25-34
Situación Inicial: Mc 5, 24b-26
La trama de la mujer con hemorragias de sangre está incrustada de modo inteligente en medio
de la trama de Jairo y su hija. La situación inicial narra no solo la situación de la mujer que
se acerca a Jesús (v.25-26), sino que también halla un contexto de arranque en la multitud
que lo seguía - καὶ ἠκολούθει αὐτῷ ὄχλος πολὺς - en su camino a casa de Jairo, pues para dar
sustento a la trama de la mujer por fuerza debe haber un gentío agolpándose sobre Jesús - καὶ
συνέθλιβον αὐτόν -, por ello se puede afirmar que la situación inicial de esta trama se encuentra
desde el v. 24b.
En los vv. 25-26 entra en escena una mujer anónima, ella es visible sólo para el lector u
oyente. No tiene contacto con los demás personajes. El narrador describe su condición interna
y su pasado marcado por un largo padecimiento de una enfermedad: Una hemorragia desde
hacía 12 años, paupérrima condición económica a causa de tratamientos inútiles y médicos
incapaces de curarla.
Nudo 1: Mc 5, 27-28
La trama de la mujer se pone en movimiento cuando la mujer, tras haber escuchado sobre
Jesús, agazapada entre la gente, toca su manto, pensando que con tocarlo alcanzaría
salvación. El desencadenamiento de la acción sucede cuando la mujer toca el manto de Jesús,
sin embargo el narrador revela la motivación por la cual ella decide tocar a Jesús y qué
buscaba. La trama genera simpatía entre los lectores y oyentes por la mujer y su dolor al
punto de cuestionarse ¿Bastará un toque para que la mujer se sane? ¿Se sanará o no se sanará?
Acción transformadora: Mc 5, 29
La introducción - εὐθὺς – resalta el modo instantáneo en el que sucede una acción, en este
caso de índole milagroso, cuando la mujer en el mismo acto de tocar a Jesús queda sana. La
escena destaca la supresión de su hemorragia y el bienestar de su cuerpo. La enfermedad ha
desaparecido, se ha resuelto, la trama de situación ha llegado a su climax.
Nudo 2: Mc 5, 30-32
Esta sección de la trama es provocada por el proceder de la mujer y es dirigido hacia ella, sin
embargo los interlocutores directos de Jesús son la multitud y los discípulos, de los cuales no
se había dicho nada en la entera trama narrativa. Jesús tras haber percibido - ἐπιγνοὺς – que
una fuerza había salido de él, pregunta quién lo había tocado. Los discípulos reaccionan de
modo irónico evidenciando la rareza de la pregunta, e inclusive repitiéndola. Jesús no se
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 10

inmuta y continúa su pesquisa. Hasta este punto sólo el lector, la mujer y Jesús saben de la
situación. Esta complicación acelera el acento dramático del relato, especialmente por la
condición de la mujer pues, aunque el relato no lo dice explícitamente, debido a sus
hemorragias la mujer sería considerada impura.
El texto en v. 32 dice explícitamente que Jesús buscaba a “la” que lo había hecho, usando el
articulo femenino τὴν. Esto no significa que Jesús supiera que lo había tocado una mujer, en
cambio el lector sí lo sabe, no es una novedad para él y a él va dirigida la información.
Con la reacción de Jesús frente al toque de la mujer, ella reconoce que Jesús no sólo es un
hombre que cura, sino que es alguien más. Ella podría cuestionarse: ¿Cómo percibió que yo
lo toqué? Al igual el lector u oyente, quien en verdad conoce la historia porque el narrador
se lo ha revelado, se pregunta ¿Cómo percibe que salió un poder diferente de él y que es
sanador? ¿Quién es este Jesús? La trama de revelación se pone en marcha con el proceder
de Jesús, es un hombre poderoso que puede reconocer la fe de quien se acerca
Desenlace: Mc 5,33.
Esta parte de la trama revela el tímido movimiento de la mujer desde el anonimato hacia la
dimensión pública. Su decisión, según el texto, se sustenta en la percepción de la curación.
La descripción de su comportamiento refleja el temor al que se enfrentaba, posiblemente por
el hecho de haber actuado ocultamente. El narrador destaca dos acciones, la postración ante
Jesús y la revelación de la verdad.
Situación Final: Mc 5, 34
Jesús se dirige a la mujer, la llama θυγάτηρ, le asegura que ha sido salvada por su fe, le dice
que vaya en paz y confirma la curación de su enfermedad. Estas palabras de Jesús confirma
su paternidad divina y lo revelan como un ser diferente que tiene el poder para curar y
recuperarla dignidad de quien lo busca con fe.

2. La interpolación o sándwich como técnica literaria de Marcos

La estructuración de los cuadros y la división de la trama que se acaba de realizar destaca el


fenómeno de la interpolación presente en el episodio, del cual ya se ha dicho es posible
llamarlo de diversos modos,21 sin embargo el lector que está familiarizado con la narrativa
de Marcos22 no encontrará rareza en esta convención literaria de interrumpir un relato para
insertar otro aparentemente no relacionado con la trama narrativa, dicho recurso sucede unas
nueve veces en el evangelio.23
La interpolación o intercalación en el evangelio de Marcos consiste
“en una amplia unidad narrativa compuesta por dos episodios narrados en tres
perícopas siguiendo el modelo A1-B-A2, en donde el episodio B representa una unidad
independiente mientras que la parte A1 requiere de otra parte para completar su
21
Ver nota 13
22
Cf ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 300.
23
Cf EDWARDS, «Markan Sandwiches», 193.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 11

narrativa, el episodio B consiste en un solo y breve relato buscando que el lector no


interrumpa la relación de A2 con A1.” 24
James Edward,25quien dedica un amplio estudio a este fenómeno, recoge las diversas
opiniones frente a este recurso narrativo. Rhoads y Redlich notan las interpolaciones sin
discutir su propuesta, otros creen que Marcos emplea su técnica para aumentar suspenso o
permitir el paso del tiempo, así también lo concluye D. Ninehan afirmando que es una
estrategia para que la acción pueda desarrollarse, Von Dobschütz aduce que la intención del
narrador es despertar en sus oyentes la ilusión de un largo periodo de tiempo o un amplia
distancia espacial; algunos críticos retóricos americanos coinciden en que la intercalación
tiene como finalidad establecer una relación entre las dos historias, Fowler sostiene que el
lector debe ver estos episodios juntos como un todo, T.A. Burkill piensa que con la técnica
se busca acentuar un paralelo o un contraste entre dos historias.
Hay quienes apuntan hacia una intencionalidad teológica en la estrategia de Marcos, entre
ellos R. Stein, quien afirma que “cuando el evangelista inserta un testimonio dentro de alguna
tradición lo hace en orden a comentar o explicar esa tradición a sus lectores, por lo tanto la
investigación de dicho comentario revelará algo de la teología particular del evangelista”,26
H.C. Kee por su parte opina que el recurso aumenta el impacto dramático pero lo hace más
aceptable para la comunidad de Marcos, J. Donahue insistirá en que Marcos usa la
intercalación para subrayar dos temas mayores de su evangelio: el camino del sufrimiento y
la necesidad de los discípulos de seguir a Jesús en su camino.

Análisis de la interpolación en los dos relatos de Mc 5, 21-43

Tras abordar las diferentes propuestas de comprensión acerca de la interpolación en Marcos


James Edwards asume la tesis de la intencionalidad teológica del evangelista a través de una
técnica literaria; para él los sándwiches enfatizan un motivo mayor del evangelio,
especialmente en el significado de la fe, discipulado y testimonio, por lo general expresado
de modo concreto en el relato que se encuentra en el medio del sándwich, el cual sería la
clave de lectura.27
El episodio de Mc 5, 21-43 desarrolla dos relatos siguiendo el esquema de la interpolación.
Aplicando el modelo expuesto anteriormente la parte A1 correspondería a Mc 5, 21-24, la
interrupción B a Mc 5, 25-34, para luego retomar A2 en Mc 5, 35-43. A partir de este recurso
usado por el evangelista los comentaristas se preguntan por su función al interior del episodio
de la hija de Jairo y de la mujer con hemorragias y por las correspondencias y contrastes entre
los dos.
Quienes28 se preguntan por la función de la estrategia de la interpolación para narrar estas
dos historias en Marcos aducen que el relato en sándwich tiene el efecto de postergar u

24
EDWARDS, «Markan Sandwiches», 197; RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 62.
25
Cf EDWARDS, «Markan Sandwiches», 193-195.
26
Tomado de nota de pie página en EDWARDS, «Markan Sandwiches», 196.
27
EDWARDS, «Markan Sandwiches», 196.
28
HATTON, «Comic Ambiguity», 92; MARSHALL, Faith as a Theme, 92.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 12

aplazar la historia de Jairo y su hija, a fin de intensificar el suspenso y su impacto dramático,


como al hecho de que la enfermedad de la niña se agrave hasta morir, preparando al lector
para una acción mucho más prodigiosa, logrando con ello que el relato de Jairo se sirva de
un modelo aplicable a su trama y a su súplica por su hija moribunda. En dicho caso el efecto
de la superposición de los relatos es la de provocar un efecto espejo entre ellos y otorgar
profundidad a la intriga. 29 Sin embargo la función interpretativa es más relevante que la
finalidad dramática pues las dos narraciones se complementan en significado y transparentan
el énfasis teológico de Marcos.30
En cuanto a la correspondencia entre los dos relatos hay quien31 destaca elementos comunes
de tipo descriptivo y simbólico, se afirma además que el relato interno comenta al externo.
La relación no es simplemente narrativa, existe una conexión temática profunda, en el caso
de la hija de Jairo y la mujer con hemorragias, los dos relatos narran casos de sanación física
a través del contacto de mujeres en peligro, ritualmente impuras, una mujer adulta afligida
durante doce años por una enfermedad y una niña agonizando con 12 años de edad.
Tanto Jairo como la mujer con hemorragias buscan en Jesús una reparación total (σῴζω, v.23,
28, 34) ambos se postran delante de él (22.33), Jairo busca ayuda para su θυγάτριόν (v.23) y
la mujer es llamada por Jesús θυγάτηρ (v.34), las dos mujeres son llamadas “hija”,32 la mujer
siente un gran temor (v.33) y a Jairo se le pide no temer (v. 36), ella termina elogiada por su
fe (v.34) y a Jairo se le pide mantener la fe (v.36). La fe de Jairo pidiendo ayuda por la
salvación de su hija es comparada y relacionada con la fe que la mujer con hemorragias
exhibe buscando su propia salvación.33
Las divergencias entre los relatos también son notables, específicamente entre Jairo y la
mujer. Mientras que Jairo es descrito con su nombre, con una posición importante y por lo
tanto miembro respetable de la comunidad, al punto de pedir a Jesús que fuera a su casa, la
mujer es presentada sin un nombre y sin ninguna posición social, mucho menos pensar que
pudiera pedirle a Jesús que fuera a su casa al contrario su única cercanía a Jesús solo podía
ser a ocultas, ella es caracterizada por su enfermedad: una hemorragia menstrual.34
Los milagros están unidos por el motivo de la fe, como clave interpretativa,35 a través del
recurso de la intercalación, pues es a partir de la curación de la mujer con hemorragias que
es posible interpretar el significado del milagro de la resurrección de la hija de Jairo. La
curación de la mujer es paradigmática. Cuando Jesús dice a la mujer: ἡ πίστις σου σέσωκέν
σε (Mc 5, 34) reconociendo la fe que la ha salvado, lo está diciendo también a Jairo, es la fe
que le pedirá (Mc 5,36), provoca un efecto espejo.36 Las semejanzas lingüísticas y el
desarrollo entre uno y otro relato sugieren una comparación entre la conducta de Jairo y de
la mujer en donde la fe es la realidad discernidora del comportamiento de cada uno de ellos.

29
C. FOCANT, L’évangile selon Marc (Commentaire Biblique: Nouveau Testament; Paris 2004) 50.
30
FOCANT, L’évangile, 302.
31
HATTON, «Comic Ambiguity», 92.
32
MARSHALL, Faith as a Theme, 93; N. CALDUCH-BENAGES, Il profumo del Vangelo. Gesù incontra le donne
(La Parola e la sua ricchezza; Milano 2) 16; RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 170.
33
FOCANT, L’évangile, 207; MARSHALL, Faith as a Theme, 93.
34
EDWARDS, «Markan Sandwiches», 204.
35
ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 295.
36
FOCANT, L’évangile, 207.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 13

“El relato de la mujer es un ejemplo del poder salvífico de la fe”.37 Marcos al servirse de la
técnica de la intercalación realiza una conexión entre la fe y la superación de los obstáculos.

3. Los personajes

El evangelista crea un episodio habitado por numerosos personajes en los diferentes niveles
de la narración. El personaje principal del relato es Jesús, el cual está rodeado desde el
comienzo por una multitud, que funge como personaje colectivo figurante y ejerciendo un
rol importante en el desarrollo de la trama, y dos personajes menores, quienes comparten el
protagonismo con Jesús, un hombre, llamado Jairo y una mujer. Se encuentran además el
grupo de discípulos, quienes hacen su aparición en dos ocasiones, una de un modo colectivo
en v.31 para cuestionar a Jesús y la otra en un grupo más reducido: Pedro, Santiago y Juan.
Hay un personaje pasivo secundario: la hija de Jairo, quien es la causa y la finalidad del
suceso por su enfermedad, muerte y vuelta a la vida, la cual estaba a su vez acompañada por
otros personajes colectivos, sus familiares y dolientes.
La perícopa contiene relato de milagros en el que los personajes menores son el centro de
atención y la mediación por la cual la trama va en continua evolución hasta el punto de ser
puestos como modelo de respuesta a Jesús mediante la demostración de su fe y de un aspecto
del discipulado,38su aparición es breve, en muchos caso anónima, pero con un rol memorable
y persuasivo; la mayoría de ellos surgen de entre la multitud buscando sanación, muchos son
considerados impuros y usualmente ajenos al poder (Jairo es una excepción), irónicamente
serán ellos quienes, en vez de los discípulos, demuestren el servicio al reino de Dios.39 Estos
personajes menores son llamados por A. Smith40 como: “little people”, reconocibles por
cuatro características: 1. El anonimato, 2. Búsqueda de ayuda para sí mismos o para otros, 3.
Motivación de buscar a Jesús debido a lo que han escuchado de él, 4. Su presencia llena de
fe y de valor para enfrentar las dificultades.
A continuación se examinará en primer lugar los personajes menores presentes en el relato:
Jairo y la mujer con hemorragias y luego el análisis se concentrará en Jesús, el personaje
principal y los discípulos.

Jairo, un jefe de la sinagoga, ruega por su hija moribunda.

Personaje con nombre y oficio

37
ESTÉVEZ LÓPEZ, El Poder de una Mujer Creyente, 302.
38
Cf BENNEMA, CORNELIS, «Character Analysis and Miracle Stories in the Gospel of Mark», Hermeneutik der
Frühchristlichen Wundererzählungen: Geschichtliche, Literarische und Rezeptionsorientierte Perspektiven
(Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen Testament; Tübingen) CCCXXXIX, 419.
39
Cf D. M. RHOADS – J. DEWEY – D. MICHIE, Mark as story. An introduction to the narrative of a Gospel
(Minneapolis (Minn.) 3rd ed2012) 130.
40
Cf A. SMITH, Mark: shaping the life and legacy of Jesus (Phoenix guides to the New Testament 2; Sheffield
2015) 39-40.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 14

En el episodio de Marcos Jairo es el único personaje menor (plano) presentado con nombre
propio - ὀνόματι Ἰάϊρος - (v.23). Conferirle un nombre a un personaje significa hacerlo
memorable y personal para una audiencia,41 también es la única vez que aparece en todo el
evangelio, aunque la primera información que se da de él es su oficio - εἷς τῶν
ἀρχισυναγώγων-, apelativo que aparece 4 veces en el relato (Mc 5, 22.35.36.38). Un jefe de
la sinagoga sería, al parecer, una especie de “oficial cuya primera responsabilidad era la de
supervisar los asuntos de una comunidad local”,42 aunque según afirma G. Bonifacio43 no
debía ser un título de grande prestigio, sin embargo entre sus labores estarían las de gestionar,
representar la comunidad en un externo más amplio y procurar el bienestar financiero y físico
de la sinagoga; según la opinión de Stein44 dicho oficio podría ser recibido por elección o
herencia. Basados en Hechos 13,15 se podría afirmar que regulaba además las actividades
del culto como la lectura de la Torá e invitaba miembros del culto a predicar.
Poco se conoce del significado de su nombre, además porque en la continuación del relato
este personaje será identificado en razón de su oficio de jefe de sinagoga (35.36.38) o de su
carácter parental (v. 40), sin embargo G. Bonifacio45 añade una posible explicación para el
nombre Ἰάϊρος, el cual podría estar vinculado a un cierto valor simbólico que tendría como
significado ‫“ יאיר‬resplendente” o en un sentido más amplio “suscitar” o “hacer surgir” para
hacer alusión al acontecimiento de la resurrección de su hija; de todos modos el mismo autor
cuestiona esta interpretación por no ajustarse a las costumbres estilísticas de Marcos.
Caracterización del personaje
La manera de proceder de Jairo al acercarse a Jesús no se ajusta a la imagen que en general
pudiera tener un lector del evangelio acerca de las autoridades judías, pero sí es el reflejo del
comportamiento de un padre. Marcos parece querer revolucionar la concepción estereotípica
de las autoridades judías como solo oponentes46 y pone al mismo nivel una autoridad judía
ejerciendo el rol de un necesitado que suplica ayuda, y retrata de modo positivo cómo el jefe
de la sinagoga descuida su status y se humilla ante Jesús, estableciendo de paso una distancia
con la típica concepción de una autoridad judía e ilustrando la relación dialéctica entre el
poder humano y el poder de la fe.47
Jairo, tras ver a Jesús, se postra “πίπτει” (v.22) a sus pies. Esta descripción de la postración,
considerada como un motivo típico asociado a la fe o a la confianza,48 podría expresar varias
actitudes, entre ellas la de sumisión como en Mc 3, 11; 5, 33 o la de súplica (también en 7,
25), la cual revela el sentido de impotencia y necesidad frente a la situación de su hija y de

41
RHOADS – DEWEY – MICHIE, Mark as story, 132.
42
COLLINS – ATTRIDGE, Mark. A Commentary, 279.
43
BONIFACIO, Personaggi minori e discepoli in Marco 4-8, 137. El autor realiza esta afirmación citando a
Witherington III quien afirma que el “jefe de la sinagoga” podría ser “simply and honorary title”, el cual a su
vez pretende contestar la teoría de MARSHALL, Faith as a Theme, 94-95.
44
STEIN, Mark, 265.
45
Ver nota de pie de página 19 en BONIFACIO, Personaggi minori e discepoli in Marco 4-8, 137.
46
E. S. MALBON, Mark’s Jesus: Characterization as Narrative Christology (Waco (Tex.) 2009) 112.
47
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 279; MARSHALL, Faith as a Theme, 91.
48
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 279.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 15

igual modo destaca la grandeza de Jesús y el reconocimiento que se hace de ella.49 La súplica
que acompaña la postración de Jairo revela el significado de su gesto de reconocimiento y lo
que representa Jesús para él. Su solicitud está compuesta por una breve y contundente
exposición de la situación de su hija y la petición detallada de lo que quiere que haga por
ella. El estado de salud de su hija es agónico, el texto griego resalta la gravedad de su
situación con la expresión ἐσχάτως ἔχει (Mc 5, 23) ¿Significa esto que ya habría buscado otras
alternativas de sanación y ninguna habría funcionado? Sin embargo, aunque Jairo es
consciente del grave estado de su hija ruega a Jesús de modo explícito lo que debe hacer para
que su hija sane y viva: imponer las manos. Conviene notar que la formulación griega ἵνα
ἐλθὼν ἐπιθῇς τὰς χεῖρας αὐτῇ ἵνα σωθῇ καὶ ζήσῃ. (Mc 5:23) de la súplica del Jefe de la sinagoga
cuenta con la fuerza de un aoristo proléptico que destaca una acción no realizada aún pero
destinada a realizarse en el futuro.50
El objetivo de su postración era suplicar ayuda por su hija, pues era necesario que alguien
interviniera por ella.51Hay quienes reconocen en este acto el motivo de la representatividad,52
a través del cual se manifiesta una fe severa y continuamente sometida a la prueba hasta el
límite de la muerte, y donde sólo al final se podrá obtener lo que desea: la restauración a la
vida de su hija.53
La noticia de la muerte de la hija de Jairo interrumpe el discurso de Jesús exactamente cuando
él está reconociendo la grandeza de la fe y el nuevo estado de salud de la mujer que lo había
tocado. Se podría suponer también que Jairo al escuchar a Jesús decir: θυγάτηρ, ἡ πίστις σου
σέσωκέν σε· (Mc 5, 34) identificara a su hija moribunda en esas palabras y encontrara un
sustento para seguir creyendo en una solución, pero la muerte de su hija habría ahogado de
inmediato esa esperanza, añadiendo no solo una dificultad mayor a su situación sino una
improbable solución. El interrogante que los mensajeros dirigen al jefe de la sinagoga: τί ἔτι
σκύλλεις τὸν διδάσκαλον; (Mc 5,35) representa una respuesta natural ante la muerte y funciona
como eco al conjunto de cuestionamientos que Jairo podría estar afrontando internamente,
entre ellos ¿es Jesús capaz de resucitar de la muerte o es sólo un διδάσκαλος?
En el v.36 Jesús interrumpe a los mensajeros54 para dirigirse al jefe de la sinagoga diciéndole:
μὴ φοβοῦ, μόνον πίστευε.55 Con esta expresión se reubican los dos personajes en el primer
plano de la narración y, aunque la situación ha sufrido una complicación aún mayor, las
palabras de Jesús revelan a Jairo la necesidad y llamado a una disposición interna y

49
El hecho de que un jefe de la sinagoga busque a Jesús sugiere de que no todos los judíos estaban opuestos a
él. STEIN, Mark, 266.
50
Cf. F. POGGI, Curso avanzado del Griego del Nuevo Testamento (Instrumentos para el estudio de la Biblia;
Estella 22013) XXII, 133.
51
RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 170.
52
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 279.
53
MARSHALL, Faith as a Theme, 91.
54
En los versículos 35-36 el lector se encuentra con una doble interrupción, la primera por parte de los emisarios
y la segunda por Jesús mismo.
55
La primera parte de esta expresión μὴ φοβοῦ (Mc 5, 26) aparece 10 veces en el Nuevo Testamento griego,
especialmente en el evangelio de Lucas (5 veces), dos de ellas en relatos de nacimiento. (Lc 1,13.30; 5,10; 8,50;
12,32; Jn 12,15; Hch 18,9; 27,24; Ap 1,17). W. F. MOULTON – A. S. GEDEN – I. H. MARSHALL, Concordance
to the Greek New Testament (Edinburgh 62002) 1078.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 16

permanente. La formulación griega de la solicitud que consta de dos verbos en modo


imperativo presente destaca el aspecto continuo de la sugerencia.
Las escenas posteriores revelan al jefe de la sinagoga el contenido de la solicitud que le hizo
Jesús, sin embargo es una revelación procesual de la que Jairo será testigo de modo
silencioso. El jefe de la sinagoga verá cómo Jesús actúa con autoridad y reduce el número de
asistentes, es decir la multitud que los apretujaba, hasta contar con los más cercanos: Pedro,
Santiago y Juan (Mc 5,37). La llegada a su casa es agravada por el drama con el que se
encuentran: “alboroto, unos que lloraban y otros que daban grandes alaridos” (Mc 5,38). El
duelo inconsolable de los asistentes contrasta con el silencio y la aparente tranquilidad del
Jefe de la Sinagoga. Ahora Jairo será un espectador del proceder de Jesús, no actúa ya como
presidente de culto, ni como jefe de casa. El proceder de Jesús revela a Jairo su identidad de
padre y al juntarlo junto a la madre de la niña para conducirlos hacia el lugar donde yace le
recuerda que no es el único que sufre, también la madre (Mc 5, 40).
Jairo y los presentes “quedaron fuera de sí, llenos de estupor” (Mc 5,42). El narrador muestra
la reacción de quienes presenciaron el milagro, entre ellos el jefe de la sinagoga. La narración
no ofrecía una expresión de los sentimientos o estado de ánimo de Jairo desde la apertura del
episodio cuando en los vv. 5, 22-23 manifestaba su insistencia por el estado de salud de su
hija, ahora al ver su vida restituida recupera también su identidad de padre.

La mujer con hemorragias que toca a Jesús.

En el v. 25 se interrumpe el ritmo de la caravana de los que van con Jesús hacia la casa del
jefe de la sinagoga al introducirse un nuevo personaje menor cuya caracterización sorprende,
pues el narrador no proporciona ningún detalle sobre su identidad. Se sabe que es una mujer
pero se desconoce su nombre, su estatus socio-económico, su origen o cualquier indicación
familiar o marital,56 en cambio el narrador sí revela otros aspectos de ella en los vv. 25-26
que llevan al lector a rotularla como “la mujer con hemorragias”.
El narrador concentra su atención en el sufrimiento que ha tenido que pasar la mujer. Un
padecimiento de larga duración (12 años) condiciona su vida,57 no sólo desde el punto de
vista fisiológico, sino además desde la dimensión social, religiosa y económica. Su
enfermedad ha hecho también de ella una marginada, pues debido a ella, según la ley judía,
entraba bajo el régimen de un sujeto ritualmente impuro (Lv 15, 19-30) y por lo mismo
sustraída de toda posibilidad de contacto humano con el agravante de una posible
contaminación. 58

56
C. BENNEMA, A Theory of Character in New Testament Narrative (Minneapolis (Minn.) 2014) 124.
57
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 280. Afirma que es improbable que la duración de su
enfermedad sea una cifra simbólica.
58
BENNEMA, A Theory of Character, 124.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 17

Aunque la narración no conecta de modo explícito las hemorragias de la mujer a la legislación


judía de la pureza sí “tiene un efecto social”59 y estaría demostrando sus implicaciones legales
en el hecho de que ella se acercara a Jesús a ocultas. La duración de su enfermedad ampliaba
la pena tipificada en la ley y la hacía excluir de cualquier participación en el culto y de todo
tipo de relación humana, familiar o sexual, dado el caso que fuera esposada, porque estos
hechos eran considerados abominaciones durante la menstruación; es decir probablemente
vivía aislada.60
En los vv. 25-27 mediante una focalización cero es resumido de modo dramático lo que ha
tenido que vivir la mujer y las dificultades que ha debido soportar. De esa información es
posible deducir varios elementos:61 Primero, su condición económica fue estable en algún
momento. Segundo, que a pesar de tener una enfermedad impura había personas disponibles
a tratarlas medicinalmente. Tercero, su grave situación física revela la ineficacia de los
tratamientos terapéuticos y la dudosa calidad de los médicos (curanderos) y la medicina.
La amplia presentación de sus dolores le da un mayor contenido a su decisión de tocar a
Jesús, de sobreponerse a las prohibiciones legales y éticas ligadas a su condena de impureza
y pecado y mostrar su iniciativa y coraje a la hora de atravesar la multitud.62Las noticias que
escuchó sobre Jesús alentaron la esperanza que yacía bajo el título de impura y le recordaron
su proactividad, persistencia, audacia y fe ejemplar que la motivaron a buscar una solución a
su enfermedad por tantos años. 63
El v. 27 concluye narrando la decisión de la mujer: ἥψατο τοῦ ἱματίου αὐτοῦ. Su deseo de
ser sanada pasa a través de sus manos, del tacto, ella transmite a Jesús su deseo de vivir
sanamente a través del contacto, sin mediación de las palabras.64Hay quienes afirman que
el autor toma la noción del texto del profeta Isaías 6,165 y, porque además de ello, el manto
solía representar el borde más externo de una personalidad. Sin embargo, el lector podría
llegar a sorprenderse con esta decisión de la mujer y hallarla como si actuara guiada por la
desesperación, o quizás por la superstición, al mezclarse entre la multitud violando las leyes
de la pureza, pero será Jesús mismo quien validará su proceder como una acción de fe
(5,34).66De otro lado, dada la fama de Jesús y sus milagros realizados entre las multitudes no
es extraño que la mujer haya decidido llegar hasta estos límites.
La vida de la mujer y su caracterización ha sido hasta el v. 27 descrita solo por la voz
narradora, pero es en el v.28 donde ella también comienza a tomar voz en el curso de la
narración y revela sus pensamientos internos. En este punto de la narración los v. 28-29

59
I. FISCHER, «Déjà-vu for Proving Soteriological Pertinence: Gender-Relevant Reception of the Hebrew Bible
in the Narrative Texts of the New Testament», Gospels: Narrative and History (The Bible and women; Atlanta
(Ga.) 2015) 2.1, 81.
60
Ver algunas referencias bíblicas al respecto: Lev 12, 2.5, 15, 25-33, 18, 19; 20, 18; Ez 22, 10. FISCHER,
«Déjà-vu for Proving Soteriological Pertinence», 81.
61
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 280.
62
BENNEMA, A Theory of Character, 125.
63
RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 171.
64
CALDUCH-BENAGES, Il profumo del Vangelo, 26.
65
FISCHER, «Déjà-vu for Proving Soteriological Pertinence», 81. Así dice el texto de Is 6,1: “En el año de la
muerte del rey Ozías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de su manto llenaba el
templo”.
66
BENNEMA, A Theory of Character, 125.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 18

presentan una focalización interna que beneficia al lector el cual cuenta con una posición
superior frente a los demás personajes. Al decir: “si yo tocara su manto, me salvaré” está
haciendo a la audiencia partícipe mediante su monólogo interior de su gran confianza o fe en
el poder de Jesús para curar.67 Ambos, el narrador y la mujer misma, revelan algo de su vida
interior desconocida hasta ese momento para Jesús y sus acompañantes. Ella, por lo tanto, es
ubicada por el autor como un personaje en continua evolución.
La sanación de la mujer, en primer lugar percibida por ella a través de su cuerpo, es puesta
en evidencia por la reacción de Jesús. Su pregunta informa a todos los personajes que hubo
un toque extraño a pesar de estar oprimido por la multitud; ella en cambio al verse interpelada
surge de la multitud por una segunda vez atemorizada y temblando se echa a los pies de Jesús
(v.33). Su reacción temerosa podría deberse al riesgo que está asumiendo al hacer pública su
situación de impureza o a la vergüenza de tener que revelar la naturaleza de su enfermedad
en medio de una multitud, pero en la descripción de esta acción está sucediendo la
transformación total del personaje, ya no está más oculta en el anonimato, ni rechazada por
la sociedad, se atreve a contar toda la verdad, es decir verbaliza todo lo que le ha sucedido,
recupera su voz y ella se escucha llamar “hija” como se suele hacer con un miembro de la
familia, allí se recupera su dignidad, se expresa una nueva ética en relación a su cuerpo, con
ella misma y con la sociedad.68
La intriga que se suscita en torno a su trama avanza a la par de su evolución positiva, es “la
única mujer en suplicar curación para ella misma, y lo hace sin hablar con Jesús”69y al poner
a prueba su resolución y su fe revela, por sus acciones, la naturaleza y misión sanadora y
salvadora de Jesús.
Para quien sigue la trama de la mujer puede notar que a la par que su personaje evoluciona
emerge también la ironía dentro del relato especialmente en relación con la ley, pues por lo
sucedido se puede concluir que ella alcanzó la sanación y la salvación porque trasgredió los
preceptos que hipotéticamente debieran haberla salvado,70 su acción que podría ser
interpretada como una violación de un código bíblico de pureza es valorada al final como un
acto de fe,71y al final es el mismo Jesús quien certifica su curación, no una autoridad
sacerdotal como estaba prescrito en las normas sino en su propio cuerpo y en las palabras de
Jesús.
La caracterización del personaje femenino, ubicado en medio de la afanosa situación de Jairo
y su hija, parece poner estos personajes en una especie de confrontación positiva. El
desarrollo de las tramas parece hallar en la caracterización de la mujer un estímulo a la
esperanza de Jairo y su hija y un contraste revelador entre ellas, por ejemplo: La hemorroisa
toca a Jesús (Mc 5, 27) mientras que es Jesús quien toca a la joven muerta (Mc 5, 41). La
mujer toma la iniciativa mientras que es Jairo quien intercede por su hija joven, la niña de 12
años es pasiva mientras que la mujer con hemorragias es activa, la mujer habla mientras la
niña guarda silencio, ella se acerca a ocultas mientras que él se acerca a Jesús cara a cara, lo
que la mujer gana (curación) él lo pierde (vida de la hija), la mujer detiene a Jesús en su

67
COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 281.
68
RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 171.
69
Ver nota de pie página en MALBON, Mark’s Jesus, 84.
70
CALDUCH-BENAGES, Il profumo del Vangelo, 27.
71
RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 172.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 19

camino y Jesús detiene a la mujer en su huida.72 Ella es finalmente un ejemplo alentador para
Jairo y para otros que pretenden tocar a Jesús buscando su sanación.

Jesús, el obrador de milagros

El protagonista de la trama
Todos los personajes del episodio confluyen en Jesús y la narración halla en él unidad, por
esto se puede afirmar que es el protagonista del episodio. La trama pone a Jesús en
movimiento y representa sus acciones milagrosas sucediendo en entornos públicos y
privados, su peregrinaje revela sus intenciones y su persona. No desatiende la súplica de Jairo
por su hija, aun cuando implique distancias y caminatas y se detiene ante el asomo de fe
expresado por la mujer hemorroisa. Según estos relatos se destaca que su proceder no se
regula según un manual de funciones sino que actúa desde la libertad y su disposición para
el encuentro, al respecto afirma Nuria Calduch “a Jesús no le importa ni el día, ni la posición
social, ni la religión o nacionalidad del solicitante, ni el tipo de enfermedad, si sea contagiosa
o menos.”73
La situación narrada no solo pone a los personajes menores en situaciones límite sino que
ubica a Jesús en situaciones dramáticas y en sí misma exigentes a nivel humano y
sobrenatural, de un lado él cuenta con el carácter y la acogida para con una mujer en medio
de un dificultoso contexto público garantizando una cercanía personal e íntima, puede
percibir no sólo que ella lo toca sino que también percibe su fe y la fuerza que salió de él y
de igual modo enfrentarse a la muerte y a la experiencia del duelo e infundir ánimo, fortalecer
la fe y en medio de la privacidad de los dolientes restaurar la vida.
Construcción del personaje principal
El narrador inicia ipso facto introduciendo al protagonista del episodio. La voz narradora
destaca en el v. 21 la iniciativa dinámica de Jesús, como sujeto de la acción - Καὶ
διαπεράσαντος τοῦ Ἰησοῦ -, citándolo con su nombre propio. El narrador no necesita explicar
quién es este Jesús pues el lector y la muchedumbre que se aglomera entorno a él parecen
conocerlo. En el v. 22 el narrador describe a Jesús a partir de las acciones y palabras de Jairo
como un personaje de renombre, digno de reconocimiento y a quien se le pueden pedir
acciones milagrosas a través del contacto. En el v. 23 el narrador acentúa la disponibilidad
de Jesús frente a la súplica del Jefe de la sinagoga yendo a su casa y su fama repitiendo la
insistencia de la multitud que lo oprimía.
En el v. 27 en una focalización interna el narrador reafirma la fama de Jesús a través de un
personaje femenino enfermo. Aunque el narrador no relata la información que la mujer
conocía de Jesús se puede concluir por la presentación que hace de ella y de sus males que
estaba en estrecha relación con la curación de enfermedades. A partir del monólogo interno
y de la acción de la mujer el narrador resalta la percepción que las personas tenían sobre Jesús

72
Cf RESSEGUIE, L’exégèse Narrative, 170-171.
73
CALDUCH-BENAGES, Il profumo del Vangelo, 15.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 20

al punto de considerar su presencia y sus vestidos como potencialmente sanadores,


percepción que queda verificada a través de la sanación de la mujer en v.29.
El narrador revoluciona la caracterización de Jesús con una focalización interna (v.30a)
presentándolo como alguien capaz de percibir una “fuerza que salía de él” al punto de hacer
pública su extrañeza mediante la pregunta del v. 30b. Para el lector, que ha tenido una
información completa gracias a la posición privilegiada del narrador, la respuesta es sabida,
sin embargo, al igual que la mujer con hemorragias, se puede declarar admirado de que Jesús
haya percibido el toque en su manto. La sorpresiva respuesta interrogativa de los discípulos
en v.31, quienes aparecen por primera vez, podría ser considerada como una réplica que
refuerza el carácter misterioso e inédito de lo que está sucediendo pues manifiesta la
imposibilidad de reconocer una acción de ese tipo en dicha situación, y al mismo tiempo
elevar la intriga de la trama. De otro lado la reacción de los discípulos advierte la distancia
que hay entre ellos y los personajes centrales, debido a que el narrador, mediante el juego de
focalizaciones, los ha desplazado y los ha puesto al mismo nivel que los otros espectadores.
A partir de estas características se podría identificar a los discípulos como un personaje cordel
(ficelle).74El narrador, sin embargo, en v. 32 evidencia la determinación de Jesús en su
búsqueda, agudiza su claridad sobre lo que está sucediendo y descarta como errónea la
percepción de los discípulos.
La caracterización llega a su clímax en el v.33 a través de las acciones de la mujer. La
pregunta y reacción de Jesús es para ella una anagnórisis de la identidad especial de Jesús.
El narrador lo resalta mediante el modo de proceder de la mujer: εἰδυῖα ὃ γέγονεν αὐτῇ, ἦλθεν
καὶ προσέπεσεν αὐτῷ καὶ εἶπεν αὐτῷ πᾶσαν τὴν ἀλήθειαν. Las tres acciones indican un proceso
de reconocimiento que pasa de la revelación, la reverencia hasta la confesión.
Las palabras de Jesús a la mujer, puestas en evidencia por la voz narradora, son a su vez la
situación final de la trama de este episodio insertado, y aunque tienen por objeto directo a la
mujer dirigidas a la mujer también definen a quien las pronuncia. En la alocución cuando
Jesús llama a la mujer: θυγάτηρ, se autodefine como padre, que es precisamente el rol del jefe
de la sinagoga que lo ha buscado intercediendo por su hija, adopta para sí título que otorga
un valor e identidad a la mujer. Con la subsiguiente expresión: ἡ πίστις σου σέσωκέν σε· Jesús
se presenta como objeto de fe y sujeto capaz de reconocer a quien la porta consigo. La paz y
la curación definitiva son consecuencias de la fe profesada en él. A través de sus palabras
finales se describe como depositario de esa paz y portador de una gracia sanadora. El discurso
final de Jesús a la mujer es entonces un reconocimiento de las consecuencias de la fe en él y
una autodefinición de su persona.
La caracterización de Jesús realizada en el episodio de la mujer con hemorragias es contenido
abierto para la comprensión de lo que Jesús dice a Jairo en el v.36: μὴ φοβοῦ, μόνον πίστευε,
y es probable que sea la razón por la que Jairo haya permanecido en silencio frente a las
palabras de Jesús luego de haber recibido la noticia de los mensajeros. La revelación de Jesús
propiciada por las acciones de la mujer ha sido también revelada a Jairo como testigo
silencioso de lo que sucedía y aunque los mensajeros se refieren a él como “maestro”, modo

74
Cf. ALETTI ET AL., Lessico Ragionato, 74; MARGUERAT – BOURQUIN, Cómo leer los Relatos Bíblicos, 98-
99.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 21

también usado por un discípulo para referirse a su líder, Jairo sabe bien que es superior a un
maestro.
Desde el v.37 se percibe un cambio de velocidad en la narración que otorga a la figura de
Jesús autoridad y autonomía frente a la situación y lo convierte en el responsable de las
acciones que siguen: él realiza una doble reducción de los espectadores en los vv. 37.40
dejando consigo a Pedro, Santiago y Juan y a la familia de la niña. Afronta y echa a los
participantes del duelo colectivo. Reúne a la familia y se acercan a la niña para despertarla y
da órdenes de guardar silencio sobre lo sucedido y de alimentar la niña. Para el narrador, tras
haber llegado a la casa del jefe de la sinagoga, se acentúa una definición y cambio de roles:
El jefe de la sinagoga asume el rol de padre y esposo y Jesús, en la casa de Jairo, asume un
rol de jefe que se extiende hasta el dominio sobre la muerte y la vida (v. 41).
¿Ironía frente a la muerte?
En el v. 39 el narrador pone en boca de Jesús una expresión contradictoria frente a la realidad
de la muerte: τί θορυβεῖσθε καὶ κλαίετε; τὸ παιδίον οὐκ ἀπέθανεν ἀλλὰ καθεύδει. La reacción
burlona de los presentes es todavía mucho más sorpresiva. Este parece ser un caso de ironía
dramática75que pone en contradicción la información ofrecida por el narrador sobre la muerte
de la niña y el duelo que se le está rindiendo con la actitud cuestionante de Jesús y su
afirmación, sin embargo si se atiende al modo en como Jesús revive a la niña, como si fuera
un acto de despertar, la afirmación de Jesús podría ser definida como un caso de prolepsis
interna.76
Apariciones concretas de Jesús en el episodio
Su nombre es pronunciado de modo explícito en cuatro ocasiones y las otras veces el narrador
se refiere a él a través de un pronombre personal. Ninguno de los personajes menores
pronuncia su nombre, es solo el narrador quien lo refiere y cuando lo hace coincide con las
partes relevantes de la trama: en la apertura del entero episodio (Mc 5,21), para argumentar
la aparición de la mujer enferma (Mc 5, 27), para reaccionar al toque de la mujer (Mc 5, 30)
y para retomar el curso de la narración pausada de Jairo (Mc 5, 36). En cambio, los únicos
en emitir una referencia sobre Jesús son los mensajeros de la casa de Jairo, lo llaman:
“maestro” (Mc 5,35). Quienes lo buscan, entre ellos la multitud, Jairo, la mujer hemorroisa,
lo hacen porque su fama como obrador de milagros se ha expandido, se acercan a él con la
confianza y la seguridad de que dará satisfacción a su petición y alivianará sus dolencias.
El contacto como método de curación
Los relatos de curación, y en especial los de Mc 5, 21-43, cuentan con una mediación corporal
a través de la cual Jesús, ejerciendo de terapeuta, curaba a quienes lo buscaban. En este relato
se encuentra una particular insistencia en el acto del “tocar”,77sucede con la mujer de las
hemorragias (el texto hace referencia cuatro veces a tocar) y con la niña, al tomarla de la

75
Cf MARGUERAT – BOURQUIN, Cómo leer los Relatos Bíblicos, 186-187. Aquí lo autores define la ironía
dramática o de situación como “la discordancia existente entre una situación de la historia contada y las señales
contradictorias emitidas por el narrador en cuanto a su significación”.
76
Cf ALETTI ET AL., Lessico Ragionato, 80. Donde se define la prolepsis interna como “la evocación de un
acontecimiento futuro interior al tiempo de la historia narrada”.
77
Cf CALDUCH-BENAGES, Il profumo del Vangelo, 19.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 22

mano. Sin embargo el modo en como Jesús resucitó la joven recuerdan al lector los milagros
realizados por Elías (1 R 17, 17-24) y Eliseo (2 R 4,18-37), los cuales también tuvieron una
mediación corporal o sensitiva a la hora de realizarlos, este fenómeno es llamado desde la
perspectiva narrativa: sýnkrisis, así lo recuerda Collins y Attridge,78 quienes además también
hacen referencias a “figuras legendarias, héroes y deidades” cuando comentan que Jesús se
había dado cuenta que una fuerza - ἐξ αὐτοῦ δύναμιν ἐξελθοῦσαν – (Mc 5,30), pues él es el
administrador de su fuerza sólo accionada por la fe.
Un caso de traducción
Si las acciones de Jesús identifican su persona, lo hacen mucho más sus palabras. En las
ocasiones en que Jesús interviene de modo oral lo hace para preparar su acción, para ahondar
en algún misterio o para infundir ánimo y reconocer la fe. La expresión pronunciada por Él
en la resurrección de la niña - ταλιθα κουμ – revela su cultura y su lengua materna, no
significa que Jesús haya usado alguna forma mágica o de encantamiento, sin embargo para
un oyente griego sí podían parecer fórmulas misteriosas o extrañas.79

4. Las acciones

Cada una de las dos situaciones a las que se enfrenta Jesús reclaman un modo diferente de
solución, los dos suplicantes buscan sanación de una enfermedad grave, una por su
antigüedad y dolores (Mc 5, 25-28) y la otra por su carácter crónico y agónico (Mc 5, 22-23)
que termina transformándose en una muerte.
En el relato de Jairo hay una insistencia en el movimiento, la selección de las personas y el
contacto. En el v.3 se cuenta mediante el verbo παρακαλέω sobre el deseo intenso de que
Jesús vaya ἔρχομαι (participio aoristo) a su casa, el cual fue respondido positivamente por la
acción de Jesús en v.24 con otro verbo de acción: ἀπέρχομαι. Con el verbo de escucha -
παρακούσας - en v. 36 se expresa cómo Jesús también se entera de la muerte de la hija de
Jairo, acción de la cual es posible que surja la petición esperanzadora de Jesús: μὴ φοβοῦ,
μόνον πίστευε, la cual, compuesta por dos expresiones verbales, expresa una modalidad de tipo
continuo. De inmediato Jesús hace una reducción y selección de los participantes, el autor lo
expresa mediante la expresión verbal οὐκ ἀφῆκεν en v. 37 que expresa un deseo realizado, lo
vuelve a hacer en v. 40 a través del verbo ἐκβάλλω con el cual expresa con una mayor
intensidad la reducción del grupo. Inmediatamente después, mediante una acción totalmente
contraria, expresa la acogida a la familia de la hija mediante el verbo παραλαμβάνω. En el v.
41 el autor también destaca el contacto de Jesús con la niña a través del verbo κρατέω y su
posterior mandato de levantarse mediante el verbo ἔγειρε.
En la historia de la mujer con hemorragias se ofrece una impresionante centralidad a los
verbos que implican conocimiento y contacto físico. En el v. 27 con el verbo ἀκούω se hace
referencia a lo que la mujer conocía acerca de Jesús a partir de la escucha, dicho conocimiento
tiene su consecuencia final en el contacto expresado en v. 27 con el verbo ἥψατο, y finalmente

78
Cf COLLINS – ATTRIDGE, Mark: A Commentary, 277 .
79
Cf MARGUERAT – BOURQUIN, Cómo leer los Relatos Bíblicos, 172.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 23

aclarado por el narrador a través de un monologo interno en el v. 28, luego en v. 30 con el


verbo se informa de nuevo mediante el v. ἐπιγινώσκω que Jesús supo del toque de la mujer,
su interés en preguntar, mirar a alrededor y buscar descubrir a la mujer. El v. 31 insiste de
nuevo en el verbo tocar mediante la réplica hecha por los discípulos a la pregunta de Jesús.
El v. 34 con la expresión ἴσθι ὑγιὴς se expresa la solución permanente a la enfermedad de la
mujer.

5. Transformaciones espaciales y temporales

La apertura del episodio ubica el comienzo del suceso a la orilla del Lago de Galilea, ese es
el lugar geográfico donde se desarrollan ambos relatos. La narración destaca un movimiento
que parte de la orilla del mar, es decir un lugar público, hacia un lugar privado, una casa de
familia convertida transitoriamente en un sepulcro, debido a la muerte de la hija de la familia.
Aunque el objetivo final es llegar a la casa del jefe de la sinagoga, a ese lugar privado ausente
de movimiento debido al asomo de la muerte, la mayoría de la historia sucederá en el camino,
un tránsito accidentado por una multitud que oprimía a Jesús y que al mismo tiempo limitaba
a quienes querían acercarse a Jesús, entre ellos la mujer con hemorragias.
El progreso de la narración revela un continuo estrechamiento de la audiencia que parte de
lo público hacia lo privado.80Jesús mismo será el responsable de la reducción de los
participantes en las escenas hasta garantizar el número de testigos necesarios para realizar el
milagro, es decir, al parecer esa continua selección de personajes busca otorgarle al espacio
pequeño y privado no solo intimidad sino circunscribirlo dentro de un entorno sagrado
propicio para la revelación, en Mc 5, 37 se realiza la primera reducción de personajes, luego
en Mc 5,40 se narra cómo realiza una segunda selección de participantes hasta llegar al v.41
donde aparece enfocado Él junto a la niña, es más, aun estando rodeado de multitud la
narración brinda la sensación al lector de que la curación de la mujer con hemorragias se
traslada hacia un entorno privado, íntimo, psicológico.
Podría afirmarse que la presentación de la situación de la mujer en los vv. 25-27, en donde
se narra su cadena de sufrimientos, pueda ser catalogado como un sumario, es decir el
narrador hace posible hablar de situaciones que han durado 12 años en un espacio reducido
del relato.

PISTAS INTERPRETATIVAS

Los episodios analizados destacan la fe de dos personajes que enfrentan graves dificultades,
las cuales se pueden contar entre los grandes enigmas del hombre: la enfermedad y la muerte.
Cada uno de ellos cuenta con una caracterización particular y un modo diferente de enfrentar
sus situaciones, sin embargo los dos confluyen simultáneamente en Jesús. Ello no significa
que hayan adquirido de inmediato lo que buscaban en Jesús, ellos en cambio fueron
sometidos a una sucesión de dificultades, no por cuenta de Jesús, sino por el suceder de los

80
Cf MARSHALL, Faith as a Theme, 91.
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 24

acontecimientos, y aun a partir de esos acontecimientos, tanto el uno como el otro, pudieron
recibir consuelo y al final, una solución definitiva.
Los relatos muestran que la búsqueda de Jesús tiene diferentes puntos de partida pero es la
fe la que guía y sostiene a quienes lo buscan. Los dos personajes simbolizan los dos polos de
la experiencia del creyente: uno interno y el otro externo. Desde esos polos, en este caso
dolorosos, se emprende una búsqueda. La respuesta de Jesús para los dos es la misma: la fe,
pero el modo de proceder para la rehabilitación de cada uno de ellos es diferente y siempre
personal.
La revelación de la identidad de Jesús sucede primordialmente desde que se da la
manifestación de un acto de fe. El reconocimiento de que Jesús atiende el dolor humano y de
que es capaz de hacer algo frente a él, genera una sucesión de acontecimientos que fortalecen
la fe y terminan revelando la identidad de Jesús. Dicha epifanía suele acontecer en el entorno
de lo íntimo y se hace pública cuando es él quien la acredita con su reconocimiento final, en
ocasiones superando las leyes establecidas.

CONCLUSIÓN

La estrategia narrativa de incluir un episodio dentro de otro ofrece una riqueza dramática e
interpretativa para quien tiene acceso a la perícopa, en este caso el lector; sin embargo, para
quien se acerca a una narración de este tipo con el interés de aplicar un análisis de tipo
narrativo, se enfrenta a numerosos interrogantes de tipo metodológico; el principal
cuestionante consistiría en definir el momento y el método para analizar el fenómeno de la
intercalación dentro de una trama narrativa a sabiendas que su presencia condiciona el
análisis de todos los demás elementos narrativos. Una posible solución consistiría en
consagrar un entero ejercicio de análisis a estudiar la intercalación en la perícopa, pero como
el propósito de este trabajo pretendía en poner en práctica las herramientas recibidas durante
las sesiones del seminario se decidió analizar todos los elementos pertenecientes a la instancia
Intradiegética, de modo que se optó por dedicar un apartado al análisis del sándwiche de
Marcos inmediatamente después de estudiar la trama con el fin de establecer desde un
comienzo la relación narrativa e interpretativa que había entre ellas.
El acercamiento narrativo hace uso de los resultados alcanzados mediante otros métodos con
el fin de poder comprender el texto que se analiza, y se pensaría que estos aportes podrían
ser válidos específicamente como parte de un análisis preliminar, sin embargo hay factores
dentro del análisis que dependen de las otras interpretaciones para poder entender mejor las
dinámicas narrativas de un texto ¿Es esto una indicación de una interdependencia entre los
métodos? Este interrogante haya asidero en la experiencia que este trabajo ha demandado
pues los resultados de ciertos análisis de tipo sociológico e histórico han permeado y
facilitado una mejor comprensión del texto. Se podría concluir afirmando que el texto según
sea su complejidad demandará los recursos de tal o cual método para optimizar su
comprensión.
Se pensaría que por el hecho de que un análisis sea de tipo narrativo deba para su misma
composición y redacción valerse de las estrategias narrativas a la hora de ponerlo por escrito,
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 25

asunto que no es cierto pues el método cuenta con una estructura, sistematicidad y
terminologías propias, sin embargo la claridad de uso e identificación de las herramientas
que el método ofrece requieren de una continua aplicación y estudio para poder usarlas y
expresarlas de modo sistemático y poder establecer una distinción entre la narración y el
análisis que de ella se hace. De no ser así se corre el riesgo de presentar narrativamente las
conclusiones del análisis del relato. Esta es una tensión a la que me he tenido que enfrentar
en el desarrollo del trabajo.

BIBLIOGRAFIA

Textos
STRUTWOLF, H. – NESTLE, EBERHARD – NESTLE, ERWIN, Novum Testamentum Graece
(Stuttgart 28th revised ed20).

ÉCOLE BIBLIQUE ET ARCHÉOLOGIQUE FRANCAISE (ed.), Biblia de Jerusalén (Bilbao Nueva edición
revisada y aumentada
1998).

Literatura segundaria
ALETTI, J.-N., «Analyse Narrative de Mc 7,24-30: Difficultés et Propositions», Roma Pontif.
Ist. Biblico 93/3 (2012) 357-376.
––––, Il racconto come teologia: Studio narrativo del terzo Vangelo e del libro degli Atti
degli Apostoli (Collana biblica; Roma 2009).
––––, Lessico Ragionato dell’Esegesi Biblica. Le parole, gli approcci, gli autori (22012).
BENNEMA, C., A Theory of Character in New Testament Narrative (Minneapolis (Minn.)
2014).
BENNEMA, CORNELIS, «Character Analysis and Miracle Stories in the Gospel of Mark»,
Hermeneutik der Frühchristlichen Wundererzählungen: Geschichtliche, Literarische und
Rezeptionsorientierte Perspektiven (Wissenschaftliche Untersuchungen zum Neuen
Testament; Tübingen) CCCXXXIX.
BONIFACIO, G., Personaggi minori e discepoli in Marco 4-8: la funzione degli episodi dei
personaggi minori nell’interazione con la storia dei protagonisti (Analecta Biblica 1; Roma
2008).
CALDUCH-BENAGES, N., Il profumo del Vangelo: Gesù incontra le donne (La Parola e la sua
ricchezza; Milano 2).
COLLINS, A. Y. – ATTRIDGE, H. W., Mark: A Commentary (Hermeneia: A Critical and
Historical Commentary on the Bible; Minneapolis, MN 2007).
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 26

EDWARDS, J. R., «Markan Sandwiches: The Significance of Interpolations in Markan


Narratives», Brill Leiden 31/3 (1989) 193-216.
ESTÉVEZ LÓPEZ, E., El Poder de una Mujer Creyente: Cuerpo, Identidad y Discipulado en
Mc 5,24b-34. Un Estudio desde las Ciencias Sociales (Asociación Bíblica Española /
Institución San Jerónimo; Estella 2003) XL.
FISCHER, I., «Déjà-vu for Proving Soteriological Pertinence: Gender-Relevant Reception of
the Hebrew Bible in the Narrative Texts of the New Testament», Gospels: Narrative and
History (The Bible and women; Atlanta (Ga.) 2015) 2.1.
FOCANT, C., L’évangile selon Marc (Commentaire Biblique: Nouveau Testament; Paris
2004).
HATTON, S., «Comic Ambiguity in the Markan Healing Intercalation (Mark 5,21-43)»,
Neotestamentica 49/1 (2015) 91-123.
LONGACRE, R. E., «A Top-Down, Template-Driven Narrative Analysis, Illustrated by
Application to Mark’s Gospel», Discourse Analysis and the New Testament. Approaches and
Results (Journal for the Study of the New Testament Supplement Series (JSNTS); Sheffield
1999) CLXX.
MALBON, E. S., Mark’s Jesus: Characterization as Narrative Christology (Waco (Tex.)
2009).
MARGUERAT, D. – BOURQUIN, Y., Cómo leer los Relatos Bíblicos. Iniciación al análisis
narrativo (Presencia Teológica; Santander 2000) CVI.
MARSHALL, C. D., Faith as a Theme in Mark’s Narrative (Society for New Testament Studies
Monograph Series; Cambridge 1989) LXIV.
MOULTON, W. F. – GEDEN, A. S. – MARSHALL, I. H., Concordance to the Greek New
Testament (Edinburgh 62002).
OSSANDÓN WIDOW, J. C., «Bartimaeus’ Faith: Plot and Point of View in Mark 10,46-52»,
Roma Pontif. Ist. Biblico 93/3 (2012) 377-402.
POGGI, F., Curso avanzado del Griego del Nuevo Testamento (Instrumentos para el estudio
de la Biblia; Estella 22013) XXII.
RESSEGUIE, J. L., L’exégèse Narrative du Nouveau Testament: Une Introduction (Le livre et
le rouleau; Bruxelles 2009).
RHOADS, D. M. – DEWEY, J. – MICHIE, D., Mark as story: an introduction to the narrative of
a Gospel (Minneapolis (Minn.) 3rd ed2012).
SMITH, A., Mark: shaping the life and legacy of Jesus (Phoenix guides to the New Testament
2; Sheffield 2015).
Dos testimonios de fe en Jesús: Análisis narrativo intradiegético de Marcos 5, 21-43 27

STEIN, R. H., Mark (Baker Exegetical Commentary on the New Testament; Grand Rapids
(Mich.) 2008).