Está en la página 1de 1

CAPÍTULO QUINTO

LA FAMILIA
CÉLULA VITAL DE LA SOCIEDAD

I. LA FAMILIA PRIMERA SOCIEDAD NATURAL


El hombre no debe estar solo. La intención de Dios la pareja es la expresión primera de la comunión
de personas humanas. Eva es creada semejante a Adán, lo completa para formar con él una sola
carne. Al mismo tiempo el hombre y la mujer tienen una misión de procrear. La familia es
considerada “el lugar primario de la humanización” la cuna de la vida y del amor. Es por eso que
Jesús nace y crece en una familia donde acepta las enseñanzas que caracteriza a la familia
aprendiendo a amar y respetar a Dios.
a) La importancia de la familia para la persona.-En la familia cuando un niño nace es
considerado un regalo al mundo, se debe crear un ambiente de vida donde el niño desarrolle sus
potencialidades y reconozca su dignidad preparándose para el destino. También debe aprender
lo que es amar y ser amado aprendiendo las nociones o el conocimiento de lo que es el bien y lo
que está bien.
b) La importancia de la familia para la sociedad.-La familia es una comunidad, es una unión y
es donde se aprende el significado de la relación tú-yo y nosotros, es la primera sociedad
humana, donde se inculca los valores morales, transmitiendo lo espiritual religioso y cultural de
la Nación. Se aprenden las responsabilidades sociales y la solidaridad. Todo modelo social que
busque el bien del hombre no evita la responsabilidad social de la familia. La sociedad y el
Estado, en sus relaciones con la familia, tienen la obligación de atenerse al principio de
subsidiaridad. Familias fuertes-sociedad fuerte.
II. EL MATRIMONIO FUNDAMENTO DE LA FAMILIA
a) El valor del matrimonio.- El matrimonio depende de Dios y el matrimonio tiene diferentes
fines de procrear, criar y educar personas que den una estabilidad divina al mundo, al mismo
tiempo entregando estabilidad a la sociedad. Además es insoluble y no existe quien pueda abolir
ni modificar el derecho al matrimonio. Una sola carne. En caso de no llegar a coronar la vida
conyugal pueden manifestar su generosidad adoptando niños abandonados.
b) El sacramento del matrimonio.- Asume la realidad humana del amor conyugal de apoyarse
mutuamente con todas las implicaciones, capacita y compromete a los esposos y padres a
buscar el Reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios.
III. LA SUBJETIVIDAD SOCIAL DE LA FAMILIA
a) El amor y la formación de la comunidad de personas.- El amor hace que el hombre se
realice mediante la entrega sincera de sí mismo. Amar significa dar y recibir lo que no se puede
comprar ni vender, sino sólo regalar. El amor se expresa también mediante la atención
esmerada de los ancianos que viven en la familia. Los ancianos son la escuela de vida, capaz de
transmitir valores y tradiciones y de favorecer el crecimiento de los más jóvenes: estos aprenden
así a buscar no sólo el propio bien, sino también el de los demás. El ser humano ha sido creado
para amar y no puede vivir sin amor.
b) La familia es el santuario de la vida.- Como comunidad de personas unidas en el amor
(communio personarum). La familia fundada en el matrimonio es verdaderamente el santuario
de la vida, el ámbito donde la vida, es acogida y protegida contra los múltiples ataques a los que
está expuesta. Se rechaza la esterilización y el aborto (un delito abominable, un desorden moral
grave, es un triste fenómeno crea una mentalidad contra la vida, amenazando peligrosamente la
convivencia social justa y democrática). No son moralmente aceptables todas aquellas técnicas
de reproducción como la donación de esperma o de óvulos, la inseminación y la fecundación
artificial homóloga, porque el hijo sería resultado de un acto técnico, no fruto natural del acto
humano de donación plena y total de los esposos.
c) La tarea educativa.- Enseñanza y transmisión de los valores culturales, éticos, sociales,
espirituales y religiosos, esenciales para el desarrollo y bienestar de sus propios miembros. La
familia ayuda a que las personas desarrollen su libertad y su responsabilidad, se comunican
algunos valores fundamentales, necesarios para ser ciudadanos libres, honestos y responsables.
Educación sexual.
d) Dignidad y derechos de los niños.- Derechos protegidos por ordenamientos jurídicos. Los
niños son el futuro y la sociedad se refleja en sus niños y jóvenes.
IV. LA FAMILIA, PROTAGONISTA DE LA VIDA SOCIAL
a) Solidaridad familiar.- Es una solidaridad que asume el servicio a quienes viven en la pobreza,
discapacidades, huérfanos, ancianos y otros, a la tutela o a la adopción. Familia debe ser
partícipe de la política familiar, ser responsables de transformar la sociedad.
b) Familia, vida económica y trabajo.- Protagonista de la vida económica (intercambio de
bienes y servicios), orden socio-ético del trabajo humano, como subsistencia. Se debe eliminar
los obstáculos que priven a los padres de ejercer su responsabilidad como padres.
V. LA SOCIEDAD AL SERVICIO DE LA FAMILIA
El estado debe garantizar y favorecer la identidad de la vida familiar y a evitar y combatir todo lo que
la altera y daña. Respeto de la vida naciente y la efectiva libertad de elección en la educación de los
hijos. El estado debe comportarse como apoyo y tutela.