Está en la página 1de 4

Música tradicional

mujeres bailan.
''Un aspecto interesante que pasaba en los pueblos del norte -y que
desgraciadamente se ha perdido- es que se manejaba una forma de
interculturalidad. Es decir, esos pueblos mantenían estrecha relación entre sí, no
obstante su nomadismo", explica la investigadora.

''Todos se juntaban y convivían, manejaban una sola fiesta y, lo más importante,


un lenguaje común, una lengua franca, independientemente de la suya.''

Ese vínculo tan cercano es muy evidente sobre todo en la música. Por ejemplo,
entre los pai-pai, los kiliwas, los k'imia y los cucapás los cantos de maracas y voz
son hasta la fecha extraordinariamente semejantes.
Mitos y Leyendas

Dicen que los indios cucapá vivían allá del Cerro Prieto para arriba y en una cueva
muy grande vivía una hechicera. La mujer cada día se comía un cucapá. Cuando
alguno se acercaba a la cueva donde estaba la hechicera y cuando entraba a la
cueva, la señora se paraba y le decía cor ni pa !ya llegaste!

Entonces la mujer bailaba y cantaba ey si ki wa; ey jo ki wa y bailaba y se movía


acercándose al cucapá y cuando se acercaba el cucapá, lo mataba y le cortaba la
cabellera. Cuando ya casi se había acabado a todos los cucapá, solo quedaba
una familia, formada por la mamá, el papá, un muchacho y una muchacha, con
una larga y negra cabellara. Un día la muchacha desapareció y el hermano la
buscó. Cuando pasó frente a la cueva reconoció la cabellera de su hermana y muy
enojado dijo -ahorita la voy a matar- y alistó el arco y las flechas. Las escondió y
entró a la cueva. La mujer empezó a cantar y bailar y se le arrimaba. El muchacho
esperaba el momento para matarla y en una vuelta que dio la hechicera se le
arrimó mucho, entonces el muchacho agarró el arco y le dio el flechazo y la mujer
cayó herida y empezó a temblar. Cuando el muchacho sintió que comenzó a
mecerse la tierra, a temblar se asustó y tomó el pelo de la hermana y corrió con
sus padres. Todos regresaron a la cueva y quemaron a la bruja.

La dejaron ardiendo y a los tres días volvieron y vieron un montón de la ceniza y


mucho humo y la tierra temblaba y de entre las cenizas salió volando un tecolote.
Así se hizo ese volcán, el Cerro Prieto, donde antes vivían muchos indios cucapá.

Versión de Inocencia González Sáinz 13 03 03

Comunidad El Mayor Indígena Cucapá

Los cucapás conservan cierta veneración por el sol. Cuando las misiones llegaron
a Baja California fueron obligados a cambiar su forma de vida.

Ellos tenían su forma muy particular de ver la vida y sus creencias, adoraban al
sol, a la naturaleza y tenían un Cerro, El cerro del Águila.
Formas de gobierno

Tienen una organización patriarcal y/o matriarcal. Su jefe es: Sr. Onésimo
González Sainz.

Nombraban a una persona que les ayudaba a conseguir alimentos, y los dirigiera
en tiempos de lucha; actualmente viven en familia. En el Cucapá el Mayor, quedan
ya pocas raíces indígenas.

Cosas tradicionales

Realizaban una ceremonia en donde subían al cerro, durante una semana. Se


pintaban su cuerpo de negro que simbolizaba todo el mal que había en su cuerpo
y alma y al transcurrir de los días se iban pintando rayas blancas, símbolo de
limpieza del espíritu. A la semana bajaban al río y se lavaban quedando
totalmente purificados. A esta ceremonia se le conoce como la Ceremonia del
Borrado o pintado y se lleva a cabo en la semana Santa.

Los grupos indígenas de Baja California han conservado sus mitos a través de la
tradición oral, sus principales mitos son sobre la creación, en donde ellos explican
como un dios o varios crearon al universo, al hombre y cada una de las cosas que
en el mundo existen las cuales por el árido panorama no pasaban de unos
cuantos animales, cerros y ríos.
Infraestructura

La comunidad cucapá de Pozas de Arvízu cuenta con servicios de agua entubada


y energía eléctrica en las viviendas. El alumbrado público fue instalado entre 1999
y el año 2000. Existe servicio de transporte en camiones que parten de San Luis
Río Colorado y recorren las carreteras rurales.

El Estado ofrece servicios educativos a través de la Escuela Primaria Unitaria


Federalizada “León García”, donde dos profesores imparten los seis grados en
español. La mayoría de los alumnos provienen de poblados cercanos.

En Pozas de Arvízu no existe centro de salud o clínica alguna. Las personas


acuden a atenderse a San Luis Río Colorado. La Secretaría de Salud recibe a las
personas que no cuentan con servicio médico, mediante una tarjeta que especifica
su pertenencia a la comunidad cucapá.

Problemas que enfrentan los cucapá