Está en la página 1de 27

MAX BERRÚ CARRIÓN.

Agustín V
Publicado el 11 nov. 2011

Encuéntranos en Facebook: https://www.facebook.com/CANTO.LATINO... El músico


ecuatoriano Max Berrú Carrion (Cariamanga, Ecuador - 1942) es uno de los integrantes
originales del conjunto chileno Inti Illimani. De origen ecuatoriano, se radicó en Chile en
1962. Ingresó a estudiar en la Universidad Técnica del Estado (actual Universidad de
Santiago), se titula como Ingeniero Mecánico donde se gestó el movimiento conocido como
Nueva Canción. Junto a Jorge Coulón participa en un grupo que interpretaba música
folclórica argentina. En este período conocen a Horacio Salinas y a Horacio Durán, junto con
los cuales crea el grupo Inti-Illimani en agosto de 1968. Las composiciones y política del
grupo los acerca a los partidos y movimientos de la izquierda chilena de su época, ganando
fama entre ellos y participando en la candidatura presidencial de Salvador Allende en 1970.
El Golpe de Estado de Pinochet del 11 de septiembre de 1973 los obliga al exilio de quince
años en Italia. Regresa a su país al levantarse la veda en 1988, donde reside hasta la
actualidad. Berrú formó parte de la agrupación en calidad de miembro fundador hasta el
1997, cuando se retira. El año 2004 publicó su primera grabación como solista en el disco
Íntimo.1 Durante la polémica suscitada entre los miembros de la agrupación ante el conflicto
interno, Berrú asume una posición neutral y mediadora, aunque no obtiene resultados. Tras
un año de separación del grupo, Berrú se reintegra al trabajo del llamado Inti-Illimani Nuevo,
aunque desempeñando labores administrativas

Ismael Oddó Méndez está con Max Berru.


·
Tu imborrable humanidad permanece entre quienes tuvimos la suerte de conocerte. Vuela Alto Max
Berru, tan alto como tu canto fino y expresivo.

Myrna Andrea Diaz ¡No puede ser! ¡Mi alma solloza de tristeza! ¡Gran talento que deja un legado
imborrable! ¡Hasta la Victoria siempre!

Juan Carlos Diaz Nooooooo....!!!

Max Berrú, el mejor de los Inti


Por: Horacio Salinas
Horacio Salinas

• Max Berrú, el mejor de los Inti

Max Berrú nos ha dejado. Fue, en la historia de nuestro grupo quien organizó con entusiasmo
y desprendimiento muchos momentos que recordaremos siempre con gratitud; nuestro equipo
de fútbol en Roma, siendo él y Durán los cracks. Múltiples relaciones sociales que luego nos
permitía planificar vacaciones o alivianar ingratos trámites en Extranjería para obtener o renovar
las visas de permanencia durante el exilio. En fin. Cocinero entusiasta y generoso. Llegó
incluso a planificar un partido de fútbol con curas chinos que pasaban una temporada en
el Vaticano. Su simpatía y cercanía en el trato eran únicas y quizá si, efectivamente, Max fuera
de todos nosotros el mejor, el más dispuesto, el más feliz si los demás eran felices. Por eso fue
auténticamente muy querido y reconocido.
También Max fue nuestra conexión con el mundo Macondiano, con el mundo de las historias
fantásticas de su pueblo natal, Cariamanga, en el sur de Ecuador, que a ratos pensábamos las
inventaba para hacernos pasar un momento grato. Que los otros estuvieran agradados era la
preocupación que Max tuvo toda su vida.
Abrió de par en par la casa de su numerosa familia quiteña para que nos hospedáramos a gusto
cada vez que allá llegábamos, otro tanto con su casa de Ñuñoa.
Cuando lo conocí, a mediados de 1967, cantaba una canción de su tierra ecuatoriana de modo
fascinante: “Mi Quito tiene un sol grande / Y sus noches estrelladas / La luna por el oriente /
Alumbra en las madrugadas”.
Su timbre de voz era encantador y único. Lo mejor, cuando las dolidas rancheras, o
“Perdón”, de Daniel Santos, se apoderaban de su voz con sentimiento auténtico, por que
Max vivió seguramente en vida las desgarradas historias que cantaba.
En Abril de 1997 dejó el grupo en un memorable concierto que hicimos en el Teatro Caupolicán
que culminó con una banda de mariachis acompañándolo en una de sus canciones favoritas.
Max había perdido a fines de los ochenta gravemente la audición de uno de sus oídos y eso
hacía difícil su desenvoltura en el escenario, espacio de por si caótico en lo acústico. El Inti
perdió una de sus voces encantadoras y a uno de sus integrantes fundadores. Y este
episodio indeseado fue para Max una herida que nunca cicatrizó.
Pero bueno, creo finalmente que la vida del Inti fue para Max una canción gloriosa y también
dolorosa, como aquellas que coherentemente nos susurró desde el fondo de su corazón a
nuestros oídos y, que nunca olvidaremos, como aquel “pasillo” de su tierra natal.
“Oye, bajo las ruinas de mis pasiones
en el fondo de esta alma que ya no alegras
entre polvo de ensueños y de ilusiones
yacen entumecidas mis flores negras”.
Max nos deja a sus hijos músicos, que también son nuestros: Tocori y Cristóbal y a su hija
menor Aruma. En los ojos de ellos seguiremos viendo la tierna mirada de nuestro querido Max.

Camilo Aguinaga

Tu canto y tu música siempre estará en nuestros corazones. Ahora a cantar desde lo alto Padrino! Mi
abrazo fraterno para toda la familia Berrú Carrión... Ricardo Berrú Cristóbal Berrú Germain

Rocío Aguinaga El trascendió y nos dejó su canto. Estamos tristes todos quienes tuvimos el privilegio de su
cariño y amistad, pero no morirá “su voz, seguirá dándonos la inmensa ternura que solía dar Max”

Nathalia Anda Valdivieso Sintiendo muchísimo ñañito bello 💗

Te mando un abrazo lleno de cariño.


Que tu padrino te cuide desde el cielo a cada paso 😇 💕 🙏

Diego Aguinaga Max estará presente como bien lo dices, hijo, con su canto...

Martin Mafla está con Juan Carlos Gutierrez Navarro y Efrain Rolando Alvarez Carvajal.
·
#1deMayo
Parte en su vuelo al Infinito ♾ un combatiente más, pero deja su legado de lucha constante, su arte, su
música, su pasión por la vida y su incesante construcción por los derechos de los más humildes, por la
equidad y un mundo con gran justicia social.
Gracias por todo Max Berrú, Lojano de nacimiento, Chileno de corazón, universal de pensamiento y
convicción. Hace poco visitaste tu país natal como anunciando tu viaje sideral y que ingratos que
fuimos, teniéndote de vuelta no supimos valorar tu llegada como lo merecías, como siempre lo deseaste,
recorrer los escenarios que eran tuyos - pero te los negaron -
Inmenso abrazo y solidaridad con todos tus familiares y amigos cercanos, de manera muy especial a tu
hijo y amigo Cristóbal Berrú; gracias por haber compartido conmigo parte de tu andar en una inolvidable
conversación en camerinos allá en Valdivia (la tierra del calle calle) antes de salir a escena.
En este 1 de Mayo las galaxias y las millones de estrellas junto a tus grandes amigos de tertulias
musicales, seguro saldrán a tu encuentro para escuchar tu canto y tus melodías y así seguirle cantando a
la vida desde el infinito.
Buen viaje amigo.

Paulina Berrú Pólit está con Cristóbal Berrú Germain y Max Berru.
·
Mi querido Max Berrú gracias por regalarnos tanto talento, arte y sobre todo música y cariño, te
llevaremos siempre en nuestra mente y corazón. Mi más sentido pésame para toda la familia allá en
Chile en especial a Tocori Berrú y Cristobal Berrú Germain

Dabor Domic Tomicic en Inti Illimani Historico


·

Se fue un grande de verdad Max Berrú, busquemos una


Vasija de Barro.

Luigi Collu se siente triste con Cristóbal Berrú Germain y Max Berru.
Caro Max. Noi ti abbiamo conosciuto da sempre prima tramite la tua voce calda e romantica ascoltata e
riascoltata sui dischi, e poi la sorte fortunata ci ha dato la bellissima opportunità di conoscerti di persona.
Abbiamo condiviso con te i momenti pre concerto, dove (come in questa foto) sfogliavi il nostro repertorio
con interesse, abbiamo diviso con te il palco dove ho avuto l'onore di accompagnarti alla chitarra in "Run
Run se fue p'al norte", la cena post concerto dove pensavo che avevamo di fronte a noi a mangiare, un
mito, un pezzo di storia, fondatore dei nostri amati Inti Illimani. Ho un ricordo indelebile: la mia piccolina
Federica di pochi anni all'epoca, patita di due personaggi dei cartoni che si chiamavano Max e Ruby, ti
chiese seria e incredula: "Ma tu sei Max e Ruby?" chiosando con il tuo nome. E quando noi ti abbiamo
spiegato l'equivoco della bimba tu ridesti di gusto e le rispondesti: "Si, io sono Max e Ruby!"
Oggi ci hai lasciato. In questo giorno dedicato ai lavoratori dei quali hai sempre cantato la lotta. Noi non
ti dimenticheremo, e con le tue note sui nostri strumenti, la tua voce nelle nostre, siempre será canción
Nueva!
Hasta Siempre Max Berrú!

(Traducción: Querido Max, nosotros te habíamos conocido desde siempre a través de tu voz cálida y
romántica…escuchada una y otra vez en los discos; después la suerte y fortuna nos ha dado la bellísima
oportunidad de conocerte en persona. Hemos compartido contigo momentos antes del concierto, (como
en esta foto), que hojeabas nuestro repertorio con interés; compartimos contigo el escenario, y tuve el
honor de acompañarte en guitarra en Run-Run se fue p´al norte; en la cena después del concierto,
pensábamos de tener entre nosotros a un mito, a un pedazo de historia, fundador de nuestros amados Inti-
Illimani. Tengo un recuerdo indeleble: mi pequeña Federica, de pocos años entonces, seguidora de dos
personajes de cartones animados, que se llamaban Max y Ruby, te preguntó seria e incrédula: “Pero tú
eres Max y Ruby”?, relacionándolo con tu nombre. Y cuando nosotros te explicamos la equivocación de
la niña, tú te pusiste a reír con gusto y le respondiste: “Sí, yo soy Max y Ruby”!!
Hoy nos has dejado: En este día dedicado a los trabajadores, a los cuales siempre les cantaste sus luchas.
Nosotros no te olvidaremos, y con tus notas sobre nuestros instrumentos, tu voz en las nuestras, siempre
será canción nueva!!! Hasta siempre Max Berrú.

José Ricardo Toro Arancibia en Inti Illimani Historico


·

Descanse en paz Don Max. Vivirá por siempre en la


memoria y en la música.
Juan Miguel Monzó Martínez en Inti Illimani Historico

Gracias Max por tantos melodías que alegraron nuestros


corazones
Hasta siempre.
DESDE QUITO-ECUADOR

UNA ORACIÓN POR MAX BERRÚ

Querido Max: hoy nos toca despedirte a la distancia con nuestras lágrimas a flor de piel,
como en abrazo de tus hermanos menores que se sienten en desamparo ante el paso final que
has dado, ante este momento profundamente triste. Desde tus primeros consejos cuando
arrancábamos como grupo, hasta los preciosos encuentros en tu querido Ecuador, en tu
amado Chile y en varios espacios del continente, tu presencia quedó marcada en nosotros.
Tu voz melodiosa y sentida, se nos queda en el alma; solidaria con los empeños de nuestras
revoluciones y firme contra las opresiones donde quiera que se presentaren. Te agradecemos
por tu última visita y el concierto intimista y pleno de buenos recuerdos - canciones en el
Café de Juan, en octubre del año pasado. Creo que sentiste que nos debías una despedida, tal
como me expresabas en uno de tus últimos correos, ante la desaparición física de Daniel
Viglietti. Descansa hermamigo, trataremos de seguir tu senda y ser fieles a esa canción social
que abrazaste y amaste.

Miguel Mora Witt


PUEBLO NUEVO
Quito, mayo 1 de 2018

Francisco Villa

https://t.co/x1zO20bXtX... no sabes cuánta, cuánta tristeza me aprieta la garganta en este día, el de


tu partida. Hasta siempre viejo querido.

Luz Díaz Victor, te acompaño en tu dolor, no es el mío, mi sentimiento es de pesar, porque se va un


grande, en cambio lo tuyo es que se te va un hermano, un abrazo re grande.

Manuel Sepulveda: Gracias Luz...

Andres Alvarez Leiva está con Cristóbal Berrú Germain.


"Los artistas somos parte de la historia" Está frase me la regaló Max Berrú. Era una palabra de
aliento para mi relato desmotivado que tenía con él. Cuanta razón tenía. Al ver su despedida,
emociona ver tanto afectó, siempre con alegría y respeto. Un abrazo a mi amigo Cristóbal Berrú, a
sus hermanos y compañera de Max, Mónica.

Carlos Capitán Dragón Quintana en Inti Illimani Historico


· Villa Alemana ·

Exito en el Cosmos Max Berrú, gracias por


tanto ARTE.
El canto de Max Berrú Carrión
sobre los Andes.
INTI-ILLIMANI HISTÓRICO (SALINAS, SEVES, DURÁN)·MARTES, 1 DE MAYO DE 2018

Se nos fue esta mañana dejándonos su canto adherido a las hojas de los árboles y su
calendario eterno. Vivía compartiendo esa bella voz, también compartiendo
fraternidad y solidaridad. Dominaba ese sentido de la amistad que hace bien y que
abre las compuertas de la confianza y la esperanza a quien se cruzara en su camino.
Lo conocí desde las primeras grabaciones y ya regalaba la impronta de su matiz vocal
como primera voz a la formación de Inti Illimani de entonces. Cuando me sumé a ese
grupo aprendí a seguir su particular técnica vocal, impostación natural que resistía
todos los rigores de una gira permanente en exilio , de viaje en viaje y de concierto en
concierto. Aprendimos junto a él logrando un canto coral equilibrado y riguroso,
siendo menester atender su modo de usar inflexiones, dinámicas, crescendos y
pianísimos. Su consecuencia en materia de defensa de derechos , de sensibilidad hacia
los asuntos sociales y su lacras maduró en los procesos universitarios , en los mil días
de Allende y en los largos años de lucha contra la dictadura, donde amarró su canto
hasta sus últimos días. Aún venciendo los rigores de su enfermedad cumplió su última
participación el miércoles 25 en un acto por los Derechos Humanos en la ex casa de
tortura de la DINA y actual Casa de la Memoria de José Domingo Cañas.

Un abrazo comunitario de saludo al Canto de Max Berru, que nos seguirá


acompañando. Nuestro dolor junto a su familia.
Jose Seves Inti Illimani Histórico.

Lucia Malfermoni Gracias José, compartimos tus lindas reflexiones. Perdimos a un buen amigo y a una voz
extraordinaria de America Latina. Un abrazo.

Rocío Aguinaga Hasta siempre Max, mucho hay que decir de ti... hoy el alma te lleva dentro, como siempre
llevaremos tu canto...
“Vuela mariposa, cantan grillos, la piel se me pone negra y el sol brilla, brilla, brilla...”
Jazmin Margarita Vega Erazo Mis cariños y profunda tristeza

Patricia Carmona Lanfranco


·
Momentos dificiles.....desde mi Rancagua natal te lloro querido Max....tu partida duele y se aprieta el
corazoncito..te extrañaremos. Asi cantábamos juntitos en ocubre del año pasado, invitados por Daniel
Viglietti....dale de parte nuestra un abrazo a Daniel y dile por favor, que el canto contracorriente tanto de
ese lado, como de este lado, continúa, con más fuerza y convicción. ¡¡Te quiero cantor...hasta
siempre!!!!

Jazmin Margarita Vega Erazo Mis cariños y profunda tristeza

Ojota Omar Jara Hay pajaros que nacen vagabundos para volar por los cielos sin fronteras,cantan en la
lengua universal de los pajaros libres,hay pajaros que dibujan en su canto arcoiris multicolores,como las flores
de las primaveras,hay primaveras fecundas que traen al mundo jilgueros con piel de hombre.Arrivederci Max

Lucia Malfermoni Lo sentimos mucho, recordamos a Max con mucho cariño y aprecio. Expresamos nuestras
condolencia a la esposa y a los hijos de Max y a todos los compañeros. Un gran abrazo de toda la familia de
Vicenza.

Miguel Davagnino
·
¡Con Enorme dolor!
Max Berrú ha partido definitivamente. Nos deja un un hombre ejemplar.
La partida de Max, si previsible. Sin embargo teníamos la esperanza que lograra superar la enfermedad
que lo aquejaba y contra la cual luchó con el coraje que lo caracterizaba.
Por desgracia perdió esa lucha.
Desgracia para él, su familia, y para todos nosotros que perdemos a un amigo de enorme y generoso
corazón, solidario como pocos.
Su vida estuvo ratificada por tantos gestos de esa solidaridad y consecuencia.
Porque Max era un hombre que actuaba tal como pensaba. Y pensaba como un hombre de bien.
Un recuerdo personal: Guardo en mi biblioteca el libro “Confieso que he Vivido” de Neruda que me
regaló en su casa de Roma, durante su exilio como muestra del mutuo afecto que nos teníamos.
He hablado esta mañana con amigos comunes. Han sido breves conversaciones en las que la partida de
Max, impide expresar el dolor que nos causa.
Max nació en un pueblito del Ecuador, pero era un chileno de corazón, comprometido con la realidad de
nuestro pueblo.
No dejo de pensar en la coincidencia que su muerte ocurra en este día en que recordamos las luchas de
los trabajadores. Estoy seguro que Max habría estado presente en los actos que hoy se realizan en
conmemoración de esas luchas.

Tito Escribar está con Max Berru.


·
Despidiendo a Max Berru, mucha gente , familia, amigos, compañeras y compañeros de lucha, músicos.
Mucha gente, me llama mucho la atención que Max siempre estuvo rodeado de mucha juventud. Hasta
pasada la media noche cantando y festejando la vida de un gigante. Gracias por alentarme y apoyarme
Maestro. Profunda tristeza y esperanza infinita.

Nora Tapia Rivera En paz y emocionada porque ayer tarde noche pude ir a la Casa Michoacan a estar junto
a ti querido Max llore por tu partida pero me reconforto el ver el cariño de ver tanto y tanto amor y
reconocimiento de muchas personas rindiendote homenaje y con musica la calle y todo se hizo estrecho para
todos los que fueron a despedirte como te quiere tanto la gente pero es facil entenderlo por como fuistes
siempre como la gran persona lo caballero tu humor la gran persona y gran musico siempre estaras en nuestro
recuerdo y toda tu despedida tan cerquita de mi casa descansa en paz querido amigo y todo.mi cariño a toda tu
amada familia

Max Berrú: el adiós a un


músico de la mitad del
mundo que hizo de Chile su
hogar
La vida del fundador de Inti Illimani fue prolífica: nació en Ecuador
y vivió hasta sus últimos días participando en lo que más le gustaba,
las presentaciones musicales.
La culpa fue de Pelé. Era 1962 y Max Berrú, un futbolero
empedernido, recorría en barco la ruta entre su Ecuador natal y Chile
para presenciar de cerca la magia de “O Rei”. La vida es misteriosa:
Berrú no tenía cómo saber que el mejor jugador de la historia
terminaría fuera del Mundial por una lesión. Y tampoco que su vida
estaría atada para siempre al país al que llegó como espectador.

Berrú, que partió este martes a los 74 años de edad, ingresaría a


estudiar a la Universidad Técnica del Estado, un polo artístico de la
época. Se hizo muy amigo de Víctor Jara, del que siempre
recordaba, entre bromas, que era “malo para la pelota”. Y de un
grupo de jóvenes que se dedicaba a la música como afán principal.
El ecuatoriano sería el más viejo de los jóvenes fundadores de la
agrupación a la que darían origen esas reuniones: Inti Illimani.
Si la vida de Berrú hasta entonces había sido una vorágine, los años
siguientes serían vertiginosos. Convertidos en un símbolo de los
años de la Unidad Popular, Inti Illimani recorrerían Chile apoyando
el proyecto de Salvador Allende, y luego deberían volar a Italia para
exiliarse tras el Golpe de Estado. En la dictadura de Augusto
Pinochet, su música se convertiría en un símbolo de resistencia. Y
Berrú volvería a su país adoptivo junto al grupo recién 15 años
después.

Así como fue el fundador con mayor edad, Berrú también se


anticipó al tumultuoso quiebre de Inti Illimani. Eligió partir antes de
que el quiebre entre los grupos de Horacio Salinas y Jorge Coulon se
concretara. Su idea, decía, era que Inti Illimani se convirtiera en una
corporación cultural, para proteger su legado histórico.

Pero tras su partida siguió siendo protagonista de la escena cultural


chilena. Abrió un restaurante, La Mitad del Mundo -recordando a su
jamás negado país natal, Ecuador-, donde la música era un elemento
central. Y siguió tocando junto a una banda cuyo nombre era toda
una declaración de principios: Los Insobornables.

El año pasado le detectaron un mieloma múltiple, un agresivo cáncer


a la médula ósea cuyo tratamiento es complejo. Fiel a su
personalidad, Berrú decía en septiembre pasado, entrevistado por
Culto, que “he vivido con normalidad y tranquilidad una experiencia
que para mucha gente puede ser tremenda”. Y con esa tranquilidad
vivió su enfermedad, sin dejar que le arrebataba lo que más quería:
sus presentaciones musicales, en las que participó hasta muy poco
antes de su muerte.

También en esa entrevista, Berrú hablaba de cariño. De todo lo


bueno que había recibido por su participación en Inti Illimani. Y
dejaba una frase que hoy, en el momento de su adiós, cobra especial
relevancia: “Me siento querido y me siento feliz. Y si me toca morir,
me muero feliz”.
SOBRE EL AUTOR:
Sebastián Rivas |

Mauricio Redolés despide a Max Berrú

El autor de "¿Quién mató a Gaete?" redactó un texto en homenaje al


fallecido músico de Inti Illimani.

VARIAS VECES MAX


Primero, fue la voz de Max que a nos llegaba a un grupo de jóvenes
del Liceo Miguel Luis Amunátegui interpetando “Vasija de Barro”,
y entendí que con las voces se podía hacer armonías.Eso me lo
enseñaba Luchito y Manuel Tapia, Jorge Nicosia y el Conejo
Hurtado.Faltaban meses todavía para que Lucho Tapia me eseñara
mi primera canción en guitarra, “Butterfly”,un éxito pop de
principio de los setentas. Una vez que empezé a manejar los acordes,
aprendí “Vasija de Barro”. Ahí estaba Max.

Yo quiero que a mí me entierren


Como a mis antepasados
En el vientre oscuro y fresco de una vasija de barro.

Después, en la celda 210, de la vieja Cárcel Pública de Valparaíso, y


a través de la voz de “un marino constitucionalista” me llegaba la
voz de Max cantando “Nuestro México, Febrero 23”. Ahí estaba
Max.

Luego, en Londres con un grupo de compañeros y compañeras,


formamos un grupo musical al que bautizamos “Pueblo”, para
interpretar canciones de Inti-Illimani y Quilapayún. Nos hicimos
unos ponchos amarantos, a la usanza de Inti-Illimani. Una
compañera llamada Haydé Pareja, quien había estudiado en la
Universidad Técnica y había conocido a los Inti cuando recién se
formaban, se hizo cargo del bombo y las percusiones. Como ese era
el rol de Max en el Inti-Illimani, a Haydé la empezamos a llamar
“La Ecuatoriana”. Ahí estaba Max.

Cuando se desató la crisis política e ideológica de principios de los


90, en el Partido Comunista, en una ocasión fui a un local que
quedaba por Macul a contarles a los Inti que quisieran escuchar mi
opinión de la crisis. Entre los que accedieron a oírme, recuerdo que
estaban Jorge Coulon y Max Berrú. Max me dijo, con su natural
bonhomía: “Redolés, no te metas más en política que vas a terminar
muy mal”. Ahí estaba Max.

Meses después, la disidencia del PC encabezados por Fanny


Pollarolo y Luis Guastavino, llevaron a cabo un día domingo un acto
en un sindicato de Valparaíso. Entre los artistas invitados estaban el
Dúo de Jorge Coulon y Max Berrú, o sea, la semilla de Inti-Illimani;
y mi persona, quien recitaba dos textos, el “Bello Barrio”, y otro
poema que recuerdo siempre me pedía que lo recitara la hoy
diputada Pamela Jiles. El poema se llamaba “Lenin no citaba a
Lenin”. Luego de esa actuación, fui acusado de “divisionista”,
“liquidacionista”, “amarillo”, “enemigo del Partido”. Y nunca más
me dieron la palabra en mi Célula. Pero siempre recibí la mano
generosa y la sonrisa del ecuatoriano Berrú. Ese era Max.

Recuerdo que una vez pasaba por la esquina de Antonia Lope de


Bello y Ernesto Pinto Lagarrigue, y me encontré con Max, que
paseaba junto a un señor de edad, me lo presentó. Era su padre. De
allí venía Max.

El año 1995, y gracias a la generosidad de Hernán Rojas, me


encontraba en su estudio grabando lo que sería “la demo” del álbum
¿Quién Mató a Gaete? Recuerdo que en un momento había un grupo
de compañeros y compañeras grabando el coro y las maracas de la
canción “El Espejo”. Por esas cosas de la vida, Max iba pasando por
un pasillo que daba a la sala de grabación cuando estaban grabando.
Max paró la oreja e intempestivamente entró a la sala de grabación.
Dijo: “No, no, no, no, las maracas no deben ir así, a ver, pásamelas”,
y empezó a hacer el patrón rítmico justo que necesitaba la canción.
Luego reordenó el coro –al decir de Vivi Méndez, una de las
coristas- lo hizo más doloroso, más preciso. Él también hizo una voz
de ese coro. Terminada la tarea, se fue rápidamente, como buen
géminis. Ahí estuvo Max.

Años después, uno de los hijos de Max, Tocori Berrú, me acompañó


como guitarrista o bajista indistintamente en varias ocasiones en el
grupo “Los Ex Animales Domésticos”. Una noche invitamos a Max
a vernos en la Sala Master. Tocori después me contó que él le había
comentado: “Que bueno e inteligente el trabajo de Uds.
Aprovéchenlo ahora, porque el tiempo se pasa volando”. No sólo el
tiempo pasó volando, sino además pudimos ver pasar volando las
espaldas de productores, festivales, canales de televisión, radios. Tal
vez, nuestro trabajo era realmente inteligente. Ahí estaba Max.

El año 2015, me ofrecieron el teatro del Parque Cultural Ex Cárcel


de Valparaíso. Ese año se cumplían 40 años de la primera vez que
yo había cantado en público. Esto había ocurrido un 1° de mayo de
1975. En aquella ocasión en una celda en que no cabían más de
treinta presos políticos apretujados. Canté tres canciones: “Los
Momentos” de Eduardo Gatti, “Que pena siente el alma”, tema
recopilado por Violeta Parra y “Nuestro México Febrero 23”, que
había grabado el Inti-Illimani con la voz principal de Max Berrú. Le
solicité a Max que me acompañara esa tarde y él aceptó gustoso.
Ensayamos en su casa por un par de horas. Un día hoy más
inolvidable que nunca. Cuando tocamos en la celebración, yo estaba
muy nervioso y me equivoqué una vez, él también se equivocó una
vez. Su hijo Tocori me diría después: “Tenían que equivocarse
ambos, pero en forma separada, porque son buenos géminis”.
Cuando salí del marasmo que me provocó el ataque cerebro
vascular, estaba tendido en una cama del hospital. Apenas podía
moverme y necesitaba defecar. En la habitación sólo se encontraba
mi hijo Sebastián quien me movió, puso la chata debajo de mi culo,
me limpió y retiró la fétida bacinica. Imitando el acento ecuatoriano
de Max Berrú me dijo: “¡Putah que cagai hediondo huevón!” y
agregó: “Como diría el Max”. Ahí también, estaba Max Berrú.
Humano, generoso, talentoso, digno, íntegro. Nos hará falta.

1° de mayo del 2018, Día Los Trabajadores.

Mauricio Redolés.

SOBRE EL AUTOR:
Mauricio Redolés |

Adiós a Max Berrú: el


ecuatoriano que dedicó su
vida a cantarle a Chile
El fundador y miembro emblemático de Inti-Illimani murió hoy a los
75 años. Sus cercanos destacan su permanente buen humor y su
compromiso social.
“Este grupo es una de las cosas más importantes a las que he
contribuido en mi vida. Me siento querido y me siento feliz. Y si me
toca morir, me muero feliz”, decía Max Berrú sobre Inti-Illimani a
La Tercera en septiembre pasado. La entrevista ocurría un mes
después de un diagnóstico de mieloma múltiple, un tipo de cáncer de
médula ósea.

En un período que terminaría siendo el último de su vida, Berrú se


mostraba tranquilo y satisfecho por una carrera que dejó como
principal legado la formación de uno de los conjuntos más
relevantes e influyentes de la música popular chilena. Y aunque se
retiró de Inti Illimani en 1997, nunca dejó de manifestar su orgullo
con el grupo, y posterior dolor cuando el conjunto se quebró y
dividió en dos facciones en 2004: la de Horacio Salinas y la de Jorge
Coulon. “Creo que se ensució el legado del grupo y me dio mucha
pena cuando me enteré de eso, sobre todo por los valores éticos y
morales que transmitíamos. Fue una decepción”, aseguraba en esa
entrevista de septiembre.

Finalmente, la enfermedad terminó quitándole la vida hoy, a los 75


años, apagándose de forma definitiva una de las voces más
importantes de la canción latinoamericana.

A pesar de ser ecuatoriano, Berrú dedicó su vida a cantarle al pueblo


chileno, y a través de este a todo el continente. El músico llegó a
Valparaíso en 1962, como parte de la delegación de fútbol de su país
que participaba del Mundial de Chile. Terminó echando raíces en
Chile, donde como estudiante de la entonces Universidad Técnica
del Estado conocería a Coulon y Horacio Durán, con quienes
formaría Inti-Illimani junto a Salinas. El trasfondo cultural de Berrú
sería fundamental en el sonido del grupo, mezclando el folclor
chileno con sonidos de toda Latinoamérica.

Su compromiso con las causas sociales lo transformarían en una voz


activa en los años de la Unidad Popular, donde trabó además
amistad con Víctor Jara, y lo llevarían al exilio por 15 años tras el
inicio de la dictadura militar en 1973. A pesar de ser extranjero,
Berrú vivió su vida personal y profesional como un chileno más.
“Fue un personaje del realismo mágico. Yo escuché las historias que
García Márquez escribiría después en Cien años de soledad de la
boca de Max, antes que saliera el libro. El Max era único. Uno
podría decir que es la personalidad de los ecuatorianos, pero él era
especial”, dice un muy emocionado Jorge Coulon. Su ex compañero
y amigo estuvo con Berrú en sus últimos días, visitándolo en su casa
la semana pasada. “Uno lo veía muy deteriorado, pero seguía siendo
el Max de siempre, haciendo planes. Quería viajar ahora en mayo a
Valparaíso. Pero él estaba muy tranquilo, muy sereno. Decía que ya
había hecho todo lo que tenía que hacer”, dice. Berrú seguía
pensando en tocar en vivo con su grupo Los Insobornables, además
de hacer un libro sobre su vida, trabajo que según Coulon, queda
inconcluso, ya que “sólo él tenía la documentación necesaria para
hacerlo”.

“Era un hermoso ser humano. Era muy difícil encontrarlo enojado,


al contrario, era muy conciliador. Disfrutaba mucho su trabajo y por
eso mismo se mantuvo al margen de los conflictos de Inti-Illimani,
porque los quería a todos.

Sus colegas también destacan la labor del fallecido músico en las


luchas sociales. “Uno siempre lo encontraba en los lugares en los
que había que ser solidario; sea de los detenidos desaparecidos, de
derechos humanos. Era un hombre inmenso. Es una pérdida
tremenda, porque se va un hueón grande en el día mundial de los
trabajadores. Y ese pueblo y esos trabajadores a los que les cantó
toda su vida no lo olvidarán”, dice Amaro Labra, líder de Sol y
Lluvia, y diputado PC.

“Yo he sido un hombre de bien, un hombre bueno y solidario. He


sido preocupado por los demás y eso hace que a uno lo quieran”
decía Berrú en la entrevista de septiembre. Los que hoy lo recuerdan
parecen darle la razón.

SOBRE EL AUTOR:
Matías de la Maza |
Periodista de La Tercera.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Max Seves San Martín


1h·
Hoy acompañe a mi madre a despedir a
Max Berru, un integrante histórico de Inti illimani, un extranjero que amo su país y el
nuestro, supo del exilio, de las penas, del amor a su familia y del amor eterno a la música ,
fanático del fútbol , un hombre consecuente y digno.
Nuestras más sinceras condolencias a sus compañeros de tantos escenario alrededor del
mundo y a su amada familia.

MAX BERRU actualizó su foto de portada.


·

Joaquin Figueroa

La pena camina por los poros del alma, queriendo ganarle a la dicha de haber conocido,
querido y compartido con un maestro de la canción latino americana. Las anécdotas son
tantas, las aventuras de tantos años, que uno llenaría una enciclopedia del buen vivir...

Porque este gran hombre era sobre todo un ser que sabía vivir la vida y saborearla con
alegría. Disfrutaba con todo, con cada pequeño acto realizado, como un guerrero tolteca.

Me impresionaban mucho sus historias, que narraba con una elegancia mágica. Entendí
aquello que me dijo una vez Jorge Coulon Larrañaga sobre lo "macondiano" de sus
cuentos, cuando nos fuimos de gira a su amado Ecuador. Ahí tomaban carne y cuerpo los
seres mágicos y aventureros de sus relatos fantásticos. Su bella familia es una familia
extensa oriunda de un pueblo al sur del Ecuador, llamado Cariamanga. Van mis
condolencias a todos los Berrú Carrión.

Comprometido hasta la médula con las causas sociales, volcó su trabajo artístico en todo el
mundo con su mítico conjunto, los Inti Illimani.

Mas de 3 mil conciertos en más de 60 países... No lo decía a la ligera. Desde los inicios de
su carrera musical, tenía la costumbre de poner cada día por escrito, en un proceso mágico
que se llama recapitular. Las famosas "agendas" de Max son un legado histórico. Ahí nos
hundimos mas de una vez en la memoria de sus andanzas. Anotaba los lugares, la cantidad
de gente, y lo que habían hecho, más algún comentario o chascarro que hubiese ocurrido.

Una vez que salió del conjunto, siguió con la manía de anotar todo.

Viajero empedernido, se sentía a gusto en todos lados. Lo relegábamos a una pieza solo,
porque roncaba con una fuerza inaudita. Una noche me tocó dormir con él. Mientras él
roncaba con fruición, yo no dormí nada. Le pregunté a Mónica, su compañera, cómo le
hacía: "costumbre" me dijo.

Max nos acogió a varios "jóvenes" (hoy ya no tanto) en su trabajo. Era generoso y le doy
gracias por permitirme conocer su mundo, ese que parte con la premisa de que la historia
no pasa de lado por uno, si no que uno se hace parte de ella y desde su trinchera, el arte,
transforma la realidad hacia un mundo mejor.

Le doy las gracias a su familia nuclear, Mónica, Aruma, Tocori, Cristóbal Berrú Germain
por dejarme entrar en sus vidas. A su familia en Ecuador,
a sus miles de amigos y "hermamigos" regados por chile y el mundo también.

Sin dudas, Max es parte de la historia del canto Latino Americano, que trascendió fronteras
e idiomas en todo el mundo.

dejo una frase de una amiga ecuatoriana, Andrea Armas, que me tocó la fibra mas
profunda, con el grito de guerra de su amado hermano Chamanita...

"Al corazón ponerle clavijeros y suelto al viento que lo afinen las estrellas..."

Que viva Cariamanga hijuepucta!!

Hasta siempre, Compañero Max Berrú!!!

Joaquin

José Cid Sánchez


Homenaje de despedida a nuestro querido Max Berru, el más chileno de los ecuatorianos y
el más ecuatoriano de los chilenos...

Carlos Buitron

Max Berru ha muerto por favor confirmar porque de ser asi hemos perdido un gran músico ecuatoriano y
el gobierno debería pronunciarse para en Loja su natal lugar hacer un homenaje digno de su trayectoria.

Rodrigo de la Ravanal

Mi respeto y agradecimiento!

Quilapayun
1 de mayo a las 13:30

Adiós al amigo y al gran artista Max Berrú. Lo conocimos desde los comienzos del Inti
Illimani cuando todo no era mas que un sueño. Fue uno de los protagonistas de ese sueño y
estuvo presente con su voz privilegiada y su simpatía en cada uno de esos primeros pasos
de uno de los grupos musicales más importantes de América Latina. Dejó su imborrable
huella en bellísimas canciones que no se olvidarán. Lamentamos su muerte y le entregamos
nuestras condolencias a su familia. Max, en nuestros corazones queda tu recuerdo. En tu
paso por el mundo dejaste muchas cosas bellas. Hasta siempre amigo.

Carla Valeria Chávez Vidal


2 de mayo a la 1:00
Vuela alto, has partido pronto y te reunirás con tus amigos y seguirán creando música
celestial.

Nancy Soledad Palavecinos Que pena mas grande Q.E.P.D condelencia para todos los
chiquillos y su familia

Francisco Salvador Ruz Becerra Hasta siempre maestro

Manuel Sepulveda compartió una publicación


Federico Bonadonna está con Cristóbal Berrú Germain y 6 personas más.

Oggi su Il Manifesto un mio breve ricordo di Max Berrù, poco più di una cronologia
stringata: impossibile in 3.000 battute raccontare la sua vita e il dolore per la perdita di un
punto di riferimento lontano, ma vicinissimo, nell'altra metà del mondo.
(Traducción: “Hoy, en el diario Il Manifesto, escribí un breve recuerdo de Max Berrú, algo
más que una pequeña cronología: imposible en 3.000 palabras narrar su vida y el dolor por
la pérdida de un punto de referencia lejano y a la vez tan cerca, desde la otra mitad del
mundo. Firma: Federico Bonadonna).

Cristóbal Berrú Germain compartió una publicación.


1h·
Aun en el torbellino como diría mi hermano Tocori... pero aquí está el legado verdadero
que sembró mi viejo en mi... me enseñó a sacar la voz, a "musicalizar" la vida, y es lo que
se ha hecho en estos tres días de fiesta de despedida!!!! Gracias a TODOS y TODAS (odio
las arrobas...perdonen), así como amo a los géneros (je je je). Más adelante podré escribir
algo más urgente y necesario... tantas cosas que siento por mi viejo!!!!

Banda ConmociónMe gusta esta página


1 de mayo a las 14:23 ·

Hoy en tu partida física te homenajeamos recordando tu canto y tu alegría


Gracias maestro por el inmenso legado y por levantar la cultura y la música
latinoamericana!
Hasta Siempre Max Berrú!

Ernesto Guerrero está con Joaquin Figueroa y 16 personas más.


2 de mayo a la 1:57 ·
Hoy se me fue un pedazo de la vida...hoy fallecio Max Berru, quien mas que mi primo, fue
mi idolo en la temprana juventud, mi guia en mi caminar con Pueblo Nuevo, consejero en
nuestros inicios como grupo, y referente en toda nuestra carrera. Un hombre consecuente
con sus ideales, hasta el fin de sus dias, un caballero en todo el sentido de la palabra, y su
ejemplo fue el que definio que haria yo en la vida.... su voz y su falsete, fueron las que
identificaban a su querido Inti Illimani, grupo que fundo con sus amigos chilenos Jorge y
Horacio.... Estan de luto tambien LDU de Quito y la U. de Chile, y su pasion por el futbol
que compartiamos en innumerables charlas ....Un abrazo grande para su esposa e hijos, para
sus hermanos, todos muy queridos por mi familia y mi grupo. Paz en la tumba de un
grande....toda una vida dedicada a la musica latinoamericana y a sus ideales...y a cantar
huapangos al estilo Cariamanga con Chamana en el mas alla.....Comparto algo mas de
recuerdos de toda esta vida con Max, junto a los que ya compartimos con el grupo....

MariaGrazia Pausler Che grande dispiacere.... Per sempre nel mio cuore, sit tibi terra
levis...
https://youtu.be/xeyRjHhWyqM

Francesca Colautti
2 de mayo a las 8:42 ·
Voglio dare anch'io l'ultimo saluto a Max Berru', dall'Italia che ha tanto amato e dove è
stato in esilio con gli INTI ILLIMANI denunciando ciò che stava accadendo al popolo
cileno sotto la dittatura di Pinochet. Ho avuto la fortuna di sentirlo suonare due volte: al
mio primo concerto a 4 anni con MariaGrazia Pausler e due anni fa in Cile grazie a suo
figlio Cristóbal Berrú Germain...la musica tiene uniti i cuori 💕

Angela Moya Marchant se siente nostálgica con Catalina Andrea Moya Marchant.
2 de mayo a las 11:37 ·

Siempre me acuerdo de mi Tata, tengo los mejores recuerdos de infancia, que hombre más maravilloso!
Ayer me acorde tanto de el, hoy también, mientras escucho al Tata de mi sobrino ellos eran como bien
amigos, el Nico ayer estaba feliz solo bailaba con la muquisa y jugaba entre las piernas de su papá
mientras muchos le entregaban su amor!
Eso que canta lindo este Max, Fuerza familia Berrú Cristóbal Berrú Germain

Nathalie Coulon Casanova está con Marcelo Coulon y 2 personas más.


2 de mayo a las 15:48 ·
Recuerdos... Echaré de menos llegar a Chile y salir de una a tu casa a saludarte. Se te quiere y echará de
menos...Va todo mi newén y mi amor para mis hermanitos Tocori y Cristóbal, para la Aruma,
Mónica, Olga, María Verónica y para toda la gente que te quiere, querido Max.

Claudio Val
2 de mayo a las 16:26 ·
ayer nos dejó un grande #MaxBerru , fundador historico de inti-illimani ...aun recuerdo cuando lo conocí
el año 94, cuando fui a buscar a mi amigo Tocori a su casa en Ñuñoa..tuve el honor de compartir
tertulias cargadas de musica e historias.. Hermanos amigos Cristóbal Berrú Germain y Tocori... tantos
años han pasado, mas el cariño y amistad sigue intacto...mucha templanza y enteresa en en estos
momentos.. tendrán una gran estrella que los guiará desde el cielo... un abrazo amigos, ya nos
juntaremos y se os daré personalmete...los quiero mucho.
Carlos Hernández Avila
2 de mayo a las 20:46 ·
Un orgullo y un verdadero honor haber podido cantar junto a un grande de la música latinoamericana!!!
Su bella voz se seguirá escuchando para siempre!!! Vuela alto Don Max Berrú!!!! Gino Angelo Galgani
Avila Duo Kilimanjaro ....Cristóbal Berrú Germain nuestras sentidas condolencias hermano!!!!

Catalina Andrea Moya Marchant


9h·
Estos días han sido de una intensidad brutal; de pena, de dolor, de muchas risas, bailes, cantos, cariños y
apañes. Yo sólo quiero ser una buena madre, que mi cholito sea un niño sano y feliz y eso implica que su
núcleo más cercano, su padre y yo también lo seamos. No me gusta hablar de mi vida privada por estos
medios, esta vez lo hago para compartir una experiencia, para ver si alguien más quiere intentar moverse
desde el amor ya que creo que si en nuestra vida cotidiana nos moviéramos desde el amor, del más puro,
sincero y transparente se evitarían tantas cosas, tanta violencia, abusos, crímenes y atrosidades. Hoy
siento una gran responsabilidad, la de acompañar, guiar y contener a mi hijo en un momento de perdida,
es un niño pequeño pero entiende todo, en estos 3 días ha entendido todo y me pregunto ¿qué voy a
hacer?, el ama a su tata Max, se veían constantemente, reían, regaloneaban y tocaban juntos. La familia
Berrú me abrió los brazos y me ha apañado en todo el proceso de convertirme en madre de este pequeño
tan especial, a nadie deja indiferente, a todos conquista, lleva en su sangre una herencia innegable. He
intentado ser un aporte en estos días, contener a mi hijo que como entiende todo, quería contener a su
padre y andaba pegado como lapa, mientras él estaba al centro de un torbellino. La gente nos ve, siempre
apañandonos, y salvo los más cercanos, creen que somos pareja, Tocori y yo siempre tenemos que andar
explicando que no es así, no lo somos ni lo seremos, no nos interesa, sólo amamos profundamente a
nuestro hijo e intentamos cuidarnos, relacionarnos desde un lugar amoroso para que nuestro pequeño sea
feliz, para que todos estemos bien. Mucho de ello lo he aprendido con la familia Berrú y no ha sido fácil.
Nuestra sociedad acostumbrada al odio no tolera que una ex pareja se lleve bien, hay que llevarse mal,
provocar odiosidades constantes y hacerle la vida imposible al otro. Yo no estoy de acuerdo con eso,
heredé ese patrón y hace años lucho para sanar mi mente y mi corazón, lucho para amar a mi padre, para
respetarlo y que lo respeten a pesar de los mil cagasos que se mandó, lo hago porque si no me reconcilio
con mi árbol, jamás encontraré la paz y la felicidad para mí y mi herencia. Lo hago porque no quiero que
Nicomedes cargue mochilas que no le pertenecen. Hay patrones que hay que romper, un millón de cosas
que hay que observar, reflexionar, criticar y desnaturalizar. Últimamente han ocurrido crímenes atroses,
¡tanto abuso de poder!, mucha información en redes sociales, mucho movimiento en las calles y estoy
absolutamente de acuerdo pero y en casa?.... Escribimos en nuestro facebook, como yo ahora, vamos a
marchas, denunciamos pero y donde quedan las pequeñas acciones de la revolución cotidiana?, esa que
sucede en casa con nuestras familias, tribus y amigos?... Loco sólo hay que amar!... entregarse!, palabra
consecuente y mirada a los ojos, comunicación verdadera y ya. En estos días he pensado mucho en mi
tata, cuanto amor había y derrochaba ese hombre, su funeral hace ya varios años atrás fue apotiósico
mundial, tanta gente, tantas pero tantas flores en su tumba. Creo que instintivamente mi alma busca y se
vincula con personas que las mueve una energía muy similar, como Tocori, como Max. El funeral de mi
tata fue claramente menos mediático y menos apotiosico mundial mundial sideral, a como ha sido la
despedida que hemos dado a Max Berrú, yo lo conocí hace 5 años aprox. como el papá de Tocori, no
como el fundador de Inti Illimani, ni la gran figura de la música nacional. Al principio conocí una faceta
que no me gustó, a veces me sentía incómoda con esa energía tan masculina, seductora, coqueta....
digamos que yo estaba coqueteando con su hijo, no con él.... en fin... pasó el tiempo, lo vi tocar y cantar
canciones que ya nadie canta, que hablan sobre la lucha de los trabajadores, sobre luchas políticas,
homenajeaba constantemente a Víctor Jara no sólo como el gran cantor, como hace todo el mundo, sino
como "compañero de luchas" y eso era muy bonito, y cuando contaba sus cuentos... ufffffffffffffffff....
ahora sí empecé a admirarlo un poquito. Quede embarazada y se transformó para mí, recuerdo lo
emocionado que estaba en sus primeros encuentros con mi cholito. Vino el quiebre con Tocori y me
alejé un rato de tanto acontecimiento social-familiar, no me hacía bien pero ellos se seguían viendo,
compartiendo junto a Stefano, mientras Mónica y Aruma Ch'iyara de alguna forma muy sutil y
silenciosa me expresaban su apañe las pocas veces que me veían, por su parte Max se ponía muy feliz y
me agradecía el nieto que le había dado. Y en estos 3 días, tanta gente, tanta pero tanta gente, tanta
música, tantos discursos sentidos en los que siempre se repetía el don que tenía Max de comunicación,
ese amor infinito, puro, sincero casi utópico que irradiaba hacia todas partes, la consecuencia, la
transparencia, la mirada sincera, la solidaridad sin límite y el apañe a sus compañeros y me acordé de mi
tata otra vez y estoy de a poco entendiendo cómo es esta nueva etapa familiar que salvo Tocori,
Nicomedes y yo entendemos. Tan raro para los demás, tan sincero y necesario para nosotros y entonces
agradezco infinitamente el encuentro en mi camino con estos seres de luz. Agradezco a Max Berrú,
a Cristóbal Berrú Germain, a Aruma Ch'iyara, a Mónica y a Tocori por enseñarme a amar de otra
forma... Salud! <3

Christian David Aguirre No sé como describir la tristeza que me acaba de pegar como un juetazo en el
alma, enterarme que Max se nos ha ido fue un dolor que produce lágrimas en mi, me acabo de enterar
de esta triste noticia y a la vez agradecido por haber crecido con la música de su Inti Illimani, Max fue
maestro para todos y lo seguirá siendo, porque un grande no muere sino que siempre vivirá en
nosotrosCristian Infanta Díaz compartió una publicación.
4h·
Conocí a Max en el último concho de su agitada vida, hace unos 10 años. Era un volcán activo. Un
peligro al volante, para estar presente donde se lo pidieran. Porque eso tenía, parecía estar en todos
lados. Presente hasta en la más mísera causa y tiempo para regalar al paso algo de su vida al que se lo
pidiera, en el metro, después de un concierto, una tarea de colegio, lo que fuera. Desde la más gigante
reflexión política hasta alguna pequeña anécdota de una de sus tantas giras o de su natal Cariamanga.
Aprendí gran parte de mi repertorio con él, en su casa, ensayando, comiendo esas deliciosas pastas que
cocinaba o esos tremendos asados. Qué buena mano que tenía Max. Y qué gusto para elegir canciones,
que de tantas y tantas ya tenía un menjunje increíble en su memoria.
Agradezco a la vida la posibilidad de haberte conocido compañero Max, militante inagotable del Partido.
Oye si hasta a La U alentamos juntos, porque hasta en eso coincidimos. Agradezco que me abrieras las
puertas de tu casa y de tu vida. Que me consideraras para acompañarte en tanto paso, que caminaba
atolondrado pero guiado por tu paso gigante.
Aquí quedamos nosotros, un poco huérfanos pero robustecidos por tu vida. Algo haremos con Cristóbal
Berrú, Tocori, Joaquin Figueroa, Christian Duarte y tantos otros que pasaron por Los Insobornables, o
Insoportables, porque hay un legado que rescatar. Y no sólo de música, sino que de cómo ser artista.
Hasta siempre querido Max Berru.
y en su música.

José Cid Sánchez


23 min ·
A Max Berru. Hacia fines de los 90, cuando aún me encontraba reinsertándome en el nuevo Chile,
después de haber retornado de “mi voluntariamente forzosa” estadía en Ecuador, país que me acogió por
varios años con los brazos abiertos. Un día cualquiera, recibí una llamada… una voz pausada, serena,
muy cálida y con un tremendo acento, que no pude definir ni de quiteño, ni cuencano, pero absolutmante
de la sierra ecuatoriana, que me evocó todo el cariño recibido en esas tierras. -Mira, tu hablas con Max
Berrú y me dieron tu número los amigos del Centro Ecuatoriano, porque voy a inaugurar un restaurante
en la misma sede del centro. Me han hablado muy bien de ti y me contaron que has cantado en eventos
que organiza en este espacio la colonia ecuatoriana-. Efectivamente, había traído conmigo el repertorio
del cancionero ecuatoriano y lo cantaba esporádicamente, pero había dejado, desde mi retorno, la
guitarra y el canto, para concentrarme en la docencia. La propuesta de Max, consistía en cantar todos los
fines de semana en este naciente proyecto. Acepté gustoso y fue así como volví a cantar regularmente,
como solista, a dúo con Hugo Lagos, a veces fuimos trío con Toño Morales y el mismo Max se sumaba
a nuestro canto. Ese espacio era su querida “Mitad del Mundo”. Durante los siguientes dos años, fui
descubriendo a este maravilloso ser llamado Max y me fui percatando de la enorme calidad humana, la
humildad, el buen humor y la ternura. También de su gran talento como contador de historias. Conocí al
artista, voz emblemática del Inti Illimani, al gestor cultural, al emprendedor , pero por sobre todo al ser
humano, pues ese lugar daba la posibilidad de apreciar los afectos y las amistades que por allí circulaban
regularmente eran de lo más diverso, políticos, artistas, poetas, periodistas, fans, etc. En múltiples
conversaciones conocí sus relatos fundacionales de la nueva canción chilena, conocí a sus hijos, Tocori
y Cristóbal Berrú y a su Mónica. Sus historias con el Inti y también sus dolores. Su amor por la tierra de
Cariamanga, que lo vio nacer y su incondicional amor por Chile y también su amor por la música
mexicana. Ahora que has partido amigo lindo, me quedo con la gratitud de haberte conocido y la
responsabilidad de tu legado. Abrazo infinito querido Max, el más chileno de los ecuatorianos y el más
ecuatoriano de los chilenos.

Marcos Caceres Cabezas


Lo siguiente es una respuesta a un video subido por el Llona...
Hermano allí hubiera querido estar...la lejanía querida me lo impidió. Hoy he pedido a nuestro amigo Vitoco de llevarle
un clavel rojo, solamente uno en mi nombre al vecchio Mac (Escribir MAC, no es un error, asi lo llamábamos nosotros los
técnicos y quienes nos ayudaban en el montaje del palco)…Fue y sera mi maestro y profesor ...muchas
cosas recuerdo, frases y gestos al respecto.

Cristóbal Berrú Germain compartió una publicación.


23 h ·
Aun en el torbellino como diría mi hermano Tocori... pero aquí está el legado verdadero que sembró mi
viejo en mi... me enseñó a sacar la voz, a "musicalizar" la vida, y es lo que se ha hecho en estos tres días
de fiesta de despedida!!!! Gracias a TODOS y TODAS (odio las arrobas...perdonen), así como amo a los
géneros (je je je). Más adelante podré escribir algo más urgente y necesario... tantas cosas que siento por
mi viejo!!!!
Anna Sereni Un abbraccio forte forte a te e a Tocori. Ieri sera, a Roma, ci siamo riuniti per la despedida
della famiglia Barattini, che oggi torna in Cile. Ma al centro della serata c'era Max. Abbiamo pensato a voi e
lo abbiamo ricordato cantando, a volte a piena voce, a volte sotilmente.

Rocío Aguinaga esta con Cristóbal Berrú Germain


1 de mayo a las 23:21 ·
Cristobal, Tocori, un gran ejemplo deja vuestro Padre, que segura estoy, los llenará siempre de orgullo.
Un abrazo a la distancia; y mi respeto y cariño; estoy junto a ustedes... me parece escuchar su hermosa
voz, que nunca olvidaremos.
Su padre, un gran ser humano... su canto nos acompañará el alma!!
Sentido pesar, los abrazo profundamente

Osvaldo Torres.
4 de mayo

Tan simple y profundo. No compuso ninguna canción,


No hizo ningún arreglo…solo su voz y su ENORME
HUMANIDAD…
CHAU MAX BERRÚ.hizo ningún arreglo. Solo su

Inti-Illimani Histórico (Salinas, Seves, Durán)


Ayer a la 1:56 ·

Gracias!!! El Mejor!!!
Hoy día alzamos la voz
como una sola memoria.
Desde Ayacucho hasta Angola,
de Brasil a Mozambiqu
ya no hay nadie que replique,
somos una misma historia.

Ale Ramma compartió un video.

Ayer a las 12:05 ·


Tanta música, tantas historias, tantas letras... toda Latinoamérica recorriendo tus venas con tu canto que
le da calorcito al alma
Infintas gracias y buen viaje Max Berrú 😔 💗 Tocori Cristóbal Berrú Germain Joaquin
🙏🏼

Figueroa Christian González abrazos largos para ustedes y a todo el Inti 🙌🏼 🙌🏼 🙌🏼


Ivan Madrid Montes en Cristóbal Berrú Germain
Ayer a las 12:23 ·

Baldito amigo, un abrazo fuerte para ti y la familia.

Max Berrú, cantante comprometido con América


Latina
J . P ATRI CE M CSHERRY M AY O 4 , 20 18

Max fue un amigo cercano desde mis primeros días en Santiago en junio de 2011. Cuando
llegué a Chile para empezar mis investigaciones sobre la Nueva Canción chilena, conocí a
Max después de un par de días. Fue en un pub/centro cultural, en la calle Cumming, en el
barrio Brasil, un lugar con sabor de peña de los años 60. El ámbito y la música de Max y su
grupo (que incluía a sus dos hijos) me llenaron de alegría y ánimo. Después de haber
estudiado intensamente la Nueva Canción chilena por un año en preparación para mi
trabajo de campo (y haber sido fascinada con esa música desde hace décadas), era muy
especial estar finalmente en Chile y conocer a uno de los músicos legendarios del
movimiento. Max fue amistoso y abierto desde el primer momento y expresó mucho interés
en mi proyecto. De hecho, anunció desde el escenario que había una autora en el público
que quería escribir un libro sobre la Nueva Canción. Acordamos una cita inmediatamente.

Como muchos saben, Max era ecuatoriano de nacimiento y fue miembro fundador de Inti-
Illimani—grupo emblemático de la Nueva Canción chilena– desde sus inicios en 1967,
cuando era estudiante en la Universidad Técnica del Estado. Con Inti-Illimani grabó 25
discos y participó en unos 3000 conciertos en todo el mundo a lo largo de los años. Se
involucró activamente en la política y la música desde los 60s en Chile, cuando surgió el
movimiento de la Nueva Canción en todo su esplendor cultural-político, como parte
integral de los poderosos movimientos populares de la época. Max también vivió el
gobierno de la Unidad Popular y Salvador Allende; el golpe sangriento de los militares
(desde afuera, debido a que Inti-Illimani estaba el 11 de septiembre en una gira
internacional); los largos años del exilio y la resistencia desde el exterior; el período del
desexilio después del retorno en 1988; y finalmente la época post-Inti (salió del conjunto en
1997).
En 2017 Max pensó que un autor de Ecuador iba a hacer una biografía sobre su vida, y me
pidió en noviembre de ese año un Prólogo para el libro. Estábamos sentados Max, mi
esposo Raúl y yo en el patio de su casa, disfrutando el sol y hablando sobre muchos temas
políticos y personales. El año había sido difícil para Max y sus seres queridos y de mucha
preocupación para sus amigos íntimos, como nosotros; había estado él en lucha contra el
cáncer. Pero Max nunca paró ni su música ni sus actividades políticas, y nunca perdió su
indomable espíritu. Siempre fue una persona comprometida, con un gran amor por Chile y
su gente, y con una profunda convicción sobre la posibilidad de construir una sociedad
distinta: incluyente, democrática, y con justicia social e igualdad. Y siempre fue,
igualmente, un músico comprometido con la riqueza cultural de América Latina y
exponente de la misma.

Me dijo Max que me pedía el Prólogo porque me consideraba una analista buena con las
investigaciones y la escritura y porque yo le conocía bien. Dije que sí, que con todo gusto
iba a escribirlo. Él había escrito un Prólogo para la versión en español de mi libro sobre la
Nueva Canción. Habíamos hablado innumerables veces sobre este movimiento cultural.
Max fue una fuente sumamente importante para mi libro, una enciclopedia de información
y recuerdos. Él y otros músicos y protagonistas de la época a lo largo de varios años
dedicaron muchas horas a conversar conmigo, recordando, analizando y explicando el
período antes del golpe, lleno de sueños, de participación popular, de creación y de
esperanza. Quería yo entender y analizar cómo el poder de la música se conectó con la
política y con los cambios sociales. La Nueva Canción tenía poder político inherente (no
era algo planificado o deliberado de los artistas): tenía una capacidad comunicativa
extraordinaria que forjó interconexiones humanas, vínculos sociales y causas comunes. La
música contaba emotivamente de las vidas, las penas y la nobleza de los campesinos y
obreros y las injusticias cometidas en su contra. Y las canciones no sólo denunciaron las
injusticias del país y del mundo sino que también articularon una visión de un mundo más
justo. La música y los músicos fueron parte clave de un movimiento democratizador de
trabajadores, estudiantes, pobladores, campesinos, artistas e intelectuales, exigiendo sus
derechos y luchando por un gobierno popular. Los artistas tenían un rol social como parte
de este movimiento de cambio social y político en Chile.

Las memorias y el análisis de Max fueron importantes para mi investigación, porque él


había sido testigo y actor de tantos momentos históricos en Chile y en el exilio. Me dijo en
2011, por ejemplo, que cuando ganó Salvador Allende en las elecciones en 1970: “Era
místico…Fui con mi esposa a escuchar el discurso que dio en la Alameda desde el balcón
de la Federación de Estudiantes de Chile, y era tan fuerte el sentimiento de alegría. Era
como si pudiera tocar las estrellas con las manos. Esa noche, yo, un extranjero, me sentí
profundamente chileno. Y luego me convertí en ciudadano, y Carlos Prats firmó mis
documentos”.

Además, Max tenía estrechas amistades con muchas figuras centrales de la cultura y la
política, algunas vivas y otras ya perdidas. Uno era Víctor Jara, torturado y asesinado por
los militares en el Estadio Chile después del golpe en 1973. Víctor Jara, con su consciencia
social, su presencia formidable como protagonista cultural y político, y su capacidad de
tocar y movilizar a muchas personas a través de su música, fue considerado un “enemigo
interno” por los militares. Su asesinato nos recuerda la calculada represión y las crueldades
cometidas por la dictadura civil-militar en Chile y por los otros Estados de seguridad
nacional en América Latina (respaldados por EEUU en la época) y sus profundos costos
humanos. Sobre Víctor, Max me contó en 2011: “Para mí, uno de los golpes más duros fue
su muerte (…) Cuando lo supe, nos encontrábamos en Italia en una gira con el Inti–
supimos del hecho y fue la muerte más dolorosa para mí. Y empecé a tener un sueño
recurrente acerca de él. Llegaba en una especie de nube, como en un torbellino. Estaba en
el centro de la nube y venía a un ensayo con nosotros en Santiago. Estaba ahí, hablándonos,
pero repentinamente este ciclón venía y se lo llevaba. Tuve ese sueño cientos de veces.
Seguí teniendo ese sueño durante 16 años. Al final, me preocupé y vi a una psicóloga y ella
me dijo que no me preocupara, que habíamos tenido una buena amistad, que se entendía
porque yo le quería y que se pasaría cuando yo regresara a Chile. Y fue verdad; después de
regresar a Chile nunca más tuve ese sueño.” Las memorias de Max enriquecieron mi libro y
nuestra amistad se profundizó rápidamente, con múltiples reuniones, visitas y encuentros
entre las dos familias y mucha música en tantas fiestas y guitarreos.

Finalmente el proyecto de una biografía no prosperó. Max empezó a considerar la idea de


escribir por sí mismo un libro de sus recuerdos. El proceso no era fácil para Max. Escribió
bastantes páginas pero no estaba convencido del valor del trabajo, aunque traté de alentarlo
a seguir escribiendo. Hace un par de meses ofrecí ayudarlo con la revisión y la organización
del libro y lo aceptó. Me envió varios archivos. Pero no logramos trabajar juntos en este
proyecto, ni estoy segura si me envió todas las páginas que tenía. Él estaba muy ocupado
con sus tratamientos, sus conciertos y sus nietos; yo con otros compromisos profesionales.

El Prólogo que escribí es, esencialmente, este artículo. A Max le gustó mucho. Tal vez en el
futuro cercano, si la familia está de acuerdo, trabajaré en los papeles de Max con el fin de
publicar su libro de memorias. Es importante para las generaciones futuras recordar y
apreciar a este ser humano tan generoso, talentoso y consecuente, como muchos otros
hombres y mujeres extraordinarios dentro del contexto de la historia de Chile,
especialmente durante un período tan excepcional, cuando el pueblo logró muchos cambios
sociales importantes y cuando luchadores y músicos como Max Berrú animaron a la gente y
contribuyeron a un impresionante movimiento popular y transformador.

*J. Patrice McSherry es profesora universitaria de ciencias políticas e investigadora


que colabora con IDEA.