Está en la página 1de 6

FACULTAD DE EDUCACIÓN

CARRERA DE LENGUAJE Y LITERATURA


Análisis de La Odisea
Curso: Clásicos de la literatura universal

Estudiante:
Jara Cachique, Rayza Edith 1512358

2018-I
Introducción

Desde hace mucho tiempo es sabido que las obras de Homero nos presentan
un cierto porcentaje histórico, desde la Ilíada esto ha venido siendo analizado
por especialistas en el caso; y así pues la Odisea no hace excepción al primer
poema épico del aclamado Homero. En esta obra más que ver la persecución de
un pueblo a otro y las desdichas de los personajes a causa de sus malas
decisiones, podremos apreciar a un hombre que es capaz de sobrevivir a un
sinfín de pericias tan solo con su inteligencia.
Lo extraordinario de esta obra es como Homero logra plasmar en el personaje
principal, Ulises, al hombre en sí, un hombre que tranquilamente puede estar
ubicado en cualquier contexto cronológico y cultural. En este personaje uno se
puede ver reflejado de forma inmediata ya que al enfrentar los obstáculos que el
destino le pone en frente, automáticamente lo relacionamos con los problemas
de la vida cotidiana que como se mencionó antes, los seres humanos afrontamos
sin importar la época en la que nos encontremos.
Ficción y dicción
Después de conocer los conceptos básicos de dicción y ficción, se realizará un
breve recuento de los acontecimientos en los cuales se verán presentes estos
dos elementos en la Odisea.
En el ámbito de dicción, podemos apreciar que Ulises es un hombre
completamente mortal, el cual tenía como única motivación, volver a casa; se
debe tener en cuenta que Telémaco prácticamente no conoce a su padre.
Después de una ardua lucha contra los troyanos es asediado por grandes
problemas pero, gracias a su inteligencia e ingenio es capaz de resolverlos uno
a uno, esto nos lleva a pensar en que la inteligencia se basa en la capacidad que
tiene el ser humano para resolver las adversidades que la vida nos presenta.
Podemos apreciar también el amor que tenía Ulises a su familia, pues a pesar
de todas las adversidades presentadas en su camino de vuelta, su deseo por
llegar con su amada y su hijo, lo llevaban a luchar con más ahínco pues
recordaba que tenía un reino que esperaba su llegada.
Además de esto, se sabe que uno de los obstáculos por el cual Ulises tuvo que
atravesar fue caer en la cueva del Ciclope, el cual le causó la perdida de alguno
de sus hombres pero, a pesar de los problemas, gracias a su ingenio salió
victorioso. Al parecer todo iba viento en popa pero, la suerte de Ulises no estaba
de su lado, el Ciclope al cual había mataba resultaba ser el hijo del Dios del mar,
o cual desata su profunda ira contra Ulises. Así como en el primer párrafo se
mencionó el amor por parte de Ulises a su familia, también se puede apreciar en
este acontecimiento como Poseidón, reclama venganza por la muerte de hijo,
causándole así más problemas al desafortunado Ulises.
Otro acontecimiento en donde podemos ver el elemento de ficción, es la
presencia del rey Aolo, el cual le brinda ayuda a Ulises, pues también tenía un
rango de rey. Se puede apreciar la ayuda se brindan ambos al poseer un mismo
rango político.
Después de recibir una especie de bolso, por parte del rey Aolo, Ulises enciende
la marcha otra vez pero, al quedarse dormido sus hombres, asediados por la
codicia y la curiosidad, abren el bolso que Aolo le había encargado a Ulises,
desatando así una tempestad más. Es claro que la codicia movió a los hombres
a robar el bolso, pues temían que Ulises fuera el único en quedarse con el botín.

Con respecto a la ficción, en esta primera parte de la Odisea, se verá como Ulises
es asediado por seres mitológicos, el caso más claro es el ciclope, y también por
una serie de adversidades que, muy pocos mortales serían capaces de pasar.
Además, se presenta a Aelo como el rey del viento, el cual le da a Ulises una
especie de bolso el cual lo ayudara a navegar sin problemas en su camino a
casa. Como se mencionó anteriormente, el Dios del mar se encontraba iracundo
por el asesinado de hijo, es por ello que desata su ira contra Ulises y sus
hombres, dejándolos indefenso en las turbulentas aguas del mar. A pesar de la
ayuda que le brindaba Atenea, Ulises fue rechazado por el rey Aeolo.
Luego de observar lo sucedido, el rey del viento decide no volver a ayudar más
a Ulises pues sospechaba que él estaba maldito y que iba a ser perseguido por
Poseidón. Aquí se puede apreciar dos cosas, la creencia en los dioses, el hecho
de ser castigado o estar maldito a por un Dios a causa de obrar mal y el respeto
y miedo por parte de Aeolo, ante la venganza de un Dios mayor.

Convenciones culturales
En lo que respecta a convenciones culturales, algo que es bastante digno de
resaltar es la fidelidad por parte de Ulises a su esposa y viceversa, ya que al
encontrarse en un contexto patriarcal y por ende machista, pudo haber aceptado
a cualquier otra mujer. Cabe resaltar que ambos tuvieron la oportunidad de darse
por desposar a otras personas, por su parte Ulises tenía el amor de la hija de
Alsinon, y el de la bruja Cirsce, la cual tenía el poder especial de convertir en
cerdo a los hombres. A pesar de que ella lo secuestra y lo usa para satisfacer
sus gustos, Ulises seguía a la espera de volver a ver a su esposa.
Además, Ulises llega a la isla de los lotófagos, donde existía el loto que era una
especie de narcótico que hacía a los hombres perder las nociones de la realidad
y desprenderse de todo problema. Ulises al saber que es rey de un pueblo y que
su familia espera por él, asume su responsabilidad y asume su rol. A
comparación de sus hombres, él decide no tomar el loto y no olvidar cuáles son
sus deseos, y el porqué de su viaje.
La creencia en los dioses y el demostrar de su poder sigue siendo un elemento
bastante frecuente en el mundo homérico, podemos ver como Poseidón hace
presente su gran poder, al causarle más problemas a Ulises en su camino a casa
y también, vemos como Atenea le brinda su ayuda. Cabe resaltar también que
el poder de los dioses mayores causa una especie de miedo entro lo demás
pues, Aeolo respeta y tema el poder que tiene el dios del mar.
Siguiendo con la temática religiosa, en uno de los cantos de la Odisea, también
se aprecia que verdaderamente hay una vida más allá de la muerte, y que las
creencias del pueblo resultan ser demostradas. Ulises desciende al infierno y ve
allí las almas de los guerreros, entre ellos se encontraba el alma del colérico
Aquiles.
Análisis fragmento
El fragmento presentado pertenece a la primera parte del poema,
específicamente al canto III, en el cual Telémaco va en busca de respuestas
sobre el paradero de un padre al cual no ha visto en muchos años.
Habíase levantado Helios, abandonando el hermosísimo estanque del mar,
hacia el broncíneo cielo para alumbrar a los inmortales y a los mortales caducos
sobre la Tierra donadora de vida, cuando llegaron a Pilos, la bien construida
ciudadela de Neleo. Los pilios estaban sacrificando sobre la ribera del mar toros
totalmente negros en honor del de azuloscura cabellera, el que sacude las
tierras. Había nueve asientos y en cada uno estaban sentados quinientos
hombres y de cada uno hacían ofrenda de nueve toros. Mientras éstos gustaban
las entrañas y quemaban los muslos en honor del dios, los itacenses entraban
en el puerto; amainaron las velas de la equilibrada nave, las ataron, fondearon
la nave y descendieron.
Entonces descendió Telémaco de la nave y Atenea iba delante. Y a él dirigió sus
primeras palabras la diosa de ojos briIlantes:
Telémaco, ya no has de tener vergüenza, ni un poco siquiera, pues has
navegado el mar para inquirir dónde oculta la tierra a tu padre y qué suerte ha
corrido.
Conque, vamos, marcha directamente a casa de Néstor, domador de caballos;
sepamos qué pensamientos guarda en su pecho. Y suplícale para que te diga la
verdad; mentira no te dirá, es muy discreto.
Y le contestó Telémaco discretamente:
Mentor, ¿cómo voy a ir a abrazar sus rodillas? No tengo aún experiencia alguna
en discursos ajustados. Y además a un hombre joven le da vergüenza preguntar
a uno más viejo.

A pesar de su inexperiencia, se puede apreciar el amor y la valentía como valores


fundamentales en el joven Telémaco. El tratar de buscar alguna respuesta sobre
su padre no le resulto tan fácil, incluso teniendo la guía y protección de la Diosa
Atena, lo hicieron andar de un lado a otro buscando a su padre. Al conseguir una
audiencia con el rey Néstor, este le comenta que no tiene información específica
sobre su padre y lo incita a viajar a Esparta, pues quizá Menelao supiera lo
sucedido con Ulises.
Podría resultar bastante paradójico el hecho de que Ulises se encontraba sumido
en una tormenta de obstáculos para llegar a casa, su hijo, Telémaco, se
encontraba en una situación similar al tratar de encontrar rastros de su padre, al
cual no había visto en casi veinte años.
Conclusiones

 La inteligencia y la astucia son dos armas importantes a la hora de


enfrentarse ante una adversidad y un claro ejemplo de ellos es el mortal
Ulises, pues eso le bastó para resolver cada uno de los obstáculos que
se le presentaban.

 La fidelidad y el amor ante la familia, logran ser un estímulo bastante


fuerte para aquel que está lejos de sus seres queridos.