Está en la página 1de 326

VÍCTOR MIGUEL NIÑO ROJAS

Licenciado en Filología e Idiomas en la


Universidad Pedagógica y Tecnológica de
Colombia (Tunja). Especializado en la
enseñanza del español en el Instituto
Caro y Cuervo de Bogotá. Doctorado en
Filosofía y Letras (Lingüística hispánica)
en la Universidad Complutense de
Madrid (España). Cursos de Filología
Española en el Instituto de Cultura
Hispánica en Madrid y la Universidad de
Málaga (España). Profesor en prestigiosas
universidades como la UPTC (Tunja),
Pedagógica Nacional, La Salle, Nacional
de Bogotá, Javeriana y Libre de Bogotá.

Asesor profesional en el Ministerio de


Educación Nacional, donde participó en
proyectos, como evaluación y formación
de docentes. Hizo parte del equipo
académico que en 1983 dio origen a
Unisur, actual Universidad Nacional a
Distancia, UNAD.

Autor de: Redacción a su alcance (Norma,


1980), Los procesos de comunicación y del
lenguaje (Ecoe, 1985, 1994), Recreamos
(Migema, 2000), Competencias en la
comunicación (Ecoe, 2002, 2008), Los
medios audiovisuales en el aula
(Coautoría, Magisterio, 2005), La aventura
de escribir (Ecoe, 2006), Palabreando
sueños (Coautoría, Magisterio, 2007),
Competencias en la comunicación, tercera
edición (Ecoe, 2012), Cómo formar niños
escritores (Coautoría, Ecoe, 2009), y
Metodología de la investigación (2011).
Sexta edición

Semiótica y lingüística
Fundamentos

Víctor Miguel Niño Rojas


Catalogación en la publicación – Biblioteca Nacional de Colombia

Niño Rojas, Víctor Miguel


Semiótica y lingüística : fundamentos / Víctor Miguel Niño Rojas. – 6ª. ed.
– Bogotá : Ecoe Ediciones, 2013
322 p. – (Lingüística)

Incluye índice temático. -- Bibliografía al final del texto


ISBN 978-958-648-824-2

1. Semiología (Lingüística) I. Título II. Serie

CDD: 410 ed. 23 CO-BoBN– a830646

Área: Ciencias Humanas


Colección: Lingüística

Primera edición: Bogotá, D.C., julio de 1995


Segunda edición: Santafe de Bogotá, D.C., febrero de 1994
Tercera edición: Santafe de Bogotá, D.C., junio de 1998
Cuarta edición: Bogotá, D.C., octubre de 2002
Quinta edición: Bogotá, D.C., mayo de 2007
Sexta edición: Bogotá, D.C., 2013

ISBN: 978-958-648-824-2
e-ISBN: 978-958-648-825-9

© Víctor Miguel Niño Rojas


vimin2248@hotmail.com
© Ecoe Ediciones
E-mail: correo@ecoeediciones.com
www.ecoeediciones.com
Carrera 19 No. 63 C 32, Pbx. 2481449, fax. 3461741

Coordinación editorial: Alexander Acosta Quintero


Autoedición: Yolanda Madero Tiria
Carátula: Wilson Marulanda
Multi-impresos Ltda.
Calle 75 A No. 24-20 PBX: 2506442 Bogotá, D.C.

Impreso y hecho en Colombia.


Dedicatoria

A Dios,
fuente de
todo conocimiento.

A la memoria de mi padre y de mi madre,


y de mis hernados Isabel y Laureano.

A mis hijos Marcela, Mario Alberto y MiguelÁngel.

A mis colegas docentes, a mis alumnos y exalumnos.

A todas aquellas personas que me han estimulado


para gestar y sacar adelante esta obra.

El autor

V
Tabla de contenido

Prólogo ................................................................................................................................. XVII


Prefacio ................................................................................................................................. XIX
Introducción ....................................................................................................................... XXI

Capítulo primero. Campos de estudio de la semiótica ..................... 1


1. Raíces filogenéticas y antropológicas .................................................... 2
1.1 Manifestaciones zoosemióticas ....................................................................... 2
1.2 Crecimiento humano y lenguaje ...................................................................... 5
1.3 Función simbólica y semiosis .............................................................................. 10
2. Primeros desarrollos de la semiótica....................................................... 12
2.1 Orígenes .................................................................................................................... 12
2.2 La semiología ideada por Saussure .................................................................. 13
2.3 Las bases sentadas por Peirce ............................................................................ 14
3. Naturaleza disciplinaria y objeto ............................................................. 15
3.1 ¿Semiología o semiótica? .................................................................................... 15
3.2 Carácter disciplinario ............................................................................................ 15
3.3 El objeto de la semiótica ..................................................................................... 16
3.4 Clases de semiótica............................................................................................... 18
4. Relaciones interdisciplinarias de la semiótica.......................................... 19
4.1 Los tres momentos constitutivos, según Morris ......................................... 19
4.2 La semiolingüística.................................................................................................. 20
5. Semiótica, cultura y sociedad .................................................................. 21
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 22

Capítulo segundo. Los sistemas de signos verbales y no verbales 25

1. Naturaleza de los signos ........................................................................... 26


1.1 Los signos en la vida cotidiana de las personas.......................................... 26
1.2 El signo desde la perspectiva tripartita de Peirce ....................................... 27
1.3 Otras concepciones de signo ............................................................................. 29
2. Hacia una clasificación de los signos ....................................................... 31
2.1 Los signos según la relación con el objeto representado........................ 31
2.2 Clases de signos según Eco................................................................................. 33
2.3 Las señales naturales ............................................................................................ 34
3. Semiosis de la comunicación .................................................................... 35
3.1 La comunicación nutriente social cotidiano................................................. 35
3.2 Esquema general de la comunicación ............................................................. 36
3.3 Comunicación como intercambio ..................................................................... 38
3.4 Competencia y acto comunicativo.................................................................. 40

VII
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

3.5 Componentes de un proceso de comunicación .......................................... 40


Componentes internos ........................................................................................ 41
Factores externos .................................................................................................. 43
3.6 Comunicación interpersonal y social .............................................................. 44
4. Sistemas semióticos del lenguaje verbal ................................................. 45
4.1 Lenguajes y códigos ........................................................................................... 45
4.2 Características del lenguaje verbal ................................................................. 46
5. Los sistemas semióticos del lenguaje no verbal.......................................... 48
5.1 Características de los lenguajes no verbales ............................................... 48
5.2 El modelo de códigos según Guiraud .............................................................. 49
Los códigos lógicos ................................................................................................ 49
Los códigos prácticos ............................................................................................ 50
Los códigos epistemológicos .............................................................................. 50
Los códigos estéticos............................................................................................ 51
Los códigos sociales .............................................................................................. 52
5.3 La propuesta de lenguajes de Poyatos............................................................ 52
5.4 Los lenguajes según el tipo de canal............................................................... 53
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 54

Capítulo tercero. La adquisición y desarrollo del lenguaje ............. 57

1. Campos de trabajo de la psicolingüística ............................................... 58


1.1 Su objeto de estudio ............................................................................................. 58
1.2 Algunas bases conceptuales ........................................................................... 59
1.3 Problemática que cubre la psicolingüística ................................................... 60
2. ¿Cómo adquieren el lenguaje los niños? ................................................. 60
2.1 Etapas y manifestaciones .................................................................................... 61
Etapa prelingüística ................................................................................................ 61
Etapa lingüística....................................................................................................... 62
Etapa poslingüística................................................................................................ 66
2.2 Socialización y culturización .............................................................................. 66
2.3 El aprendizaje de la lecto-escritura ................................................................. 68
2.4 Alteraciones del lenguaje ................................................................................... 69
3. Teorías sobre la adquisición del lenguaje................................................. 70
3.1 Teorías ambientalistas........................................................................................... 71
3.2 Teorías nativistas..................................................................................................... 71
3.3 Teorías cognitivistas ............................................................................................... 72
Las teorías de Piaget.............................................................................................. 73
El desarrollo del lenguaje en el niño según Vigotsky .............................. 75
Teoría cognitivo-culturista de Bruner............................................................... 77
4. Algunas relaciones de lenguaje y pensamiento ...................................... 78
4.1 Dificultad para interpretar el sentido de los términos ............................. 78
4.2 Lenguaje, conocimiento y cultura..................................................................... 80
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 82

VIII
Contenido

Capítulo cuarto. Los estudios del lenguaje en la historia ................ 85

1. Primeros vestigios de análisis lingüístico ................................................. 86


2. Reflexiones lingüísticas entre los griegos .............................................. 86
3. Gramática tradicional de la lengua castellana ....................................... 88
4. La gramática general de Port-Royal.......................................................... 89
5. La lingüística histórico-comparativa ........................................................ 90
5.1 El método comparativo ....................................................................................... 90
5.2 Familias lingüísticas del mundo.......................................................................... 92
Familia lingüística indoeuropea ........................................................................... 92
Lenguas americanas................................................................................................ 92
Lenguas indígenas de Colombia ......................................................................... 92
6. La lingüística sincrónica de Saussure........................................................ 95
6.1 Lengua y habla ........................................................................................................ 95
6.2 Sincronía y diacronía .............................................................................................. 96
6.3 Relaciones al interior del sistema .................................................................... 97
Relaciones paradigmáticas ................................................................................... 97
Relaciones sintagmáticas ..................................................................................... 97
Relaciones asociativas........................................................................................... 98
7. El estructuralismo lingüístico .................................................................. 98
7.1 Características generales .................................................................................... 98
7.2 Escuelas lingüísticas estructuralistas de Europa ......................................... 99
Círculo lingüístico de Praga ............................................................................... 99
Círculo lingüístico de Copenhague .................................................................. 100
8. La lingüística en los Estados Unidos ........................................................ 102
8.1 Lingüística antropológica ..................................................................................... 102
8.2 Estructuralismo americano ................................................................................. 102
8.3 Gramática generativa ............................................................................................ 104
Teoría “standard” de Chomsky ........................................................................... 104
Gramática generativa semanticista .................................................................. 107
9. Lingüística del texto .................................................................................. 108
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 109

Capítulo quinto. Bases conceptuales de la lingüística ...................... 113

1. Naturaleza disciplinaria de la lingüística ................................................. 114


1.1 Objeto de estudio ................................................................................................. 114
1.2 Tareas ....................................................................................................................... 115
1.3 Métodos .................................................................................................................... 116
2. Propiedades del lenguaje .......................................................................... 117
2.1 Sentidos de la palabra lenguaje ........................................................................ 117
2.2 Características básicas del lenguaje verbal .................................................. 119
El lenguaje se apoya en un conocimiento intuitivo y en una práctica 119
Es sistemático y creativo ..................................................................................... 121
Se manifiesta primariamente como de naturaleza vocal ......................... 123

IX
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Sus significantes se realizan en la línea del tiempo................................... 124


Se produce en cadenas articuladas ................................................................. 124
Cumple diversas funciones ................................................................................. 127
Evoluciona con el tiempo .................................................................................... 128
3. Las funciones del lenguaje ........................................................................ 129
3.1 Concepto y generalidades.................................................................................. 129
3.2 Las tres funciones básicas según Bühler......................................................... 130
Función representativa ......................................................................................... 131
Función expresiva ................................................................................................... 131
Función apelativa .................................................................................................... 132
3.3 El modelo de Jacobson ........................................................................................ 132
4. Disciplinas y campos de la lingüística ..................................................... 133
4.1 Disciplinas básicas................................................................................................... 134
4.2 Ciencias complementarias................................................................................... 135
4.3 Interdisciplinas ......................................................................................................... 136
4.4 Ciencias auxiliares y afines .................................................................................. 137
4.5 La lingüística aplicada ........................................................................................... 137
5. Contextos de la lengua española ............................................................ 139
5.1 Ámbito histórico y geográfico ........................................................................... 139
5.2 Unidad de lengua y diversidad de hablas ...................................................... 141
Niveles sociolingüísticos ...................................................................................... 141
Norma general y normas particulares ............................................................ 142
Ejercicios de aplicación ........................................................................................ 143

Capítulo sexto. Los estudios sobre texto y discurso........................ 147

1. Deslindes disciplinarios .............................................................................. 148


2. Los actos de habla ..................................................................................... 149
2.1 ¿Qué comprende un acto de habla? ............................................................... 149
2.2 Los actos de habla ilocutivos ............................................................................ 151
3. Discurso y texto ...................................................................................... 153
3.1 Demarcación conceptual .................................................................................... 153
3.2 Unidades lingüísticas de un texto .................................................................... 155
3.3 Cualidades lingüísticas ........................................................................................ 155
3.4 Propiedades textuales ....................................................................................... 157
3.5 Estructuras globales ........................................................................................... 158
4. Dimensiones del discurso .......................................................................... 159
4.1 Dimensión cognitiva ............................................................................................... 159
4.2 Dimensión semántica............................................................................................. 161
4.3 Dimensión morfosintáctica ................................................................................. 164
4.4 Dimensión fónica .................................................................................................... 165
4.5 Dimensión semiótica .............................................................................................. 166
4.6 Dimensión pragmática ........................................................................................... 166
4.7 Dimensión sociológica........................................................................................... 167
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 168

X
Contenido

Capítulo séptimo. Marco teórico para el análisis semántico .......... 171

1. La semántica como ciencia del significado .............................................. 172


2. Construcción del significado..................................................................... 173
2.1 ¿Qué significa “significar”?.................................................................................... 173
2.2 Concepciones de significado .............................................................................. 174
Las tres teorías de Alston .................................................................................. 174
Codificación y comunicación ............................................................................ 174
Consenso social e intención comunicativa ................................................... 175
Negociación de la cultura ................................................................................... 176
Transformación de la experiencia humana..................................................... 176
Construcción mental sobre una triple relación .......................................... 177
3. Niveles de significación .............................................................................. 178
3.1 Nivel cognitivo o de representación ............................................................... 178
Referencias .............................................................................................................. 179
Conceptos ............................................................................................................ 181
Operaciones del pensamiento ........................................................................... 182
3.2 Significación expresiva ......................................................................................... 184
3.3 Significación de acciones e interacciones....................................................... 186
4. Características del significado ................................................................. 187
4.1 Significado, sentido y valores............................................................................. 187
4.2 Denotación y connotación ................................................................................. 188
4.3 Arbitrariedad y motivación ................................................................................. 189
5. Unidades de significación ........................................................................... 190
5.1 Unidades menores que la palabra .................................................................... 190
5.2 Las palabras ............................................................................................................. 190
Diversas concepciones.......................................................................................... 190
Clasificación de las palabras .............................................................................. 191
Análisis componencial .......................................................................................... 192
5.3 Significado de la oración ...................................................................................... 193
5.4 Análisis semántico del texto ............................................................................. 194
6. Fenómenos semánticos especiales........................................................... 197
6.1 Relaciones significante-significado .................................................................... 197
Sinonimia .................................................................................................................... 197
Antonimia .................................................................................................................. 198
Polisemia .................................................................................................................... 199
Homonimia ................................................................................................................ 200
6.2 Relaciones entre significados.............................................................................. 200
Comparación ............................................................................................................ 200
Ironía ........................................................................................................................... 201
Hipérbole................................................................................................................... 201
6.3 Inferencias ................................................................................................................ 202
Implicaciones ........................................................................................................... 202
Presuposiciones........................................................................................................ 203
Elipsis........................................................................................................................... 204

XI
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

6.4 Irregularidades semánticas .................................................................................. 204


Ambigüedad .............................................................................................................. 204
Anomalía semántica .............................................................................................. 205
Redundancia .............................................................................................................. 206
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 206

Capítulo octavo. Marco teórico para el análisis morfosintáctico 211

1. Enunciados y oraciones ............................................................................. 212


2. Estructura de la proposición .................................................................... 213
2.1 Conceptos y relaciones....................................................................................... 214
2.2 Clasificación de las proposiciones .................................................................... 215
3. Modo significativo de los enunciados ...................................................... 216
4. Estructura de la oración simple ............................................................... 217
4.1 Concepciones de oración .................................................................................... 217
4.2 Puntos de vista para el análisis .......................................................................... 218
4.3 Estructuras de frase ............................................................................................. 219
4.4 Las funciones sintácticas ..................................................................................... 220
Funciones sintácticas de sujeto y predicado................................................. 221
Las funciones sintácticas de complemento .................................................. 223
4.5 Clasificación de las oraciones simples............................................................ 225
5. Las partes de la oración ............................................................................ 227
5.1 El sustantivo............................................................................................................. 227
Naturaleza del sustantivo................................................................................... 227
Variaciones de género ........................................................................................... 228
Casos especiales de género ............................................................................... 229
La equidad de género ........................................................................................... 229
Variaciones de número.......................................................................................... 231
Clasificación de los sustantivos ........................................................................ 231
5.2 El adjetivo ................................................................................................................. 233
Naturaleza y variaciones ..................................................................................... 233
5.3 El artículo ................................................................................................................. 234
5.4 Los pronombres ................................................................................................. 234
Generalidades .......................................................................................................... 234
Pronombres personales ........................................................................................ 235
Pronombres posesivos ........................................................................................... 235
Pronombres correlativos e indefinidos ............................................................ 236
5.5 El verbo...................................................................................................................... 237
Variaciones morfológicas y su significado...................................................... 237
Paradigmas de los verbos regulares ................................................................. 238
Verbos irregulares ................................................................................................ 240
5.6 El adverbio ................................................................................................................ 240
5.7 Las conjunciones y preposiciones ..................................................................... 241
6. Las oraciones compuestas......................................................................... 242
6.1 Su estructura .......................................................................................................... 242

XII
Contenido

6.2 Clasificación ............................................................................................................. 243


Coordinadas.............................................................................................................. 243
Subordinadas ............................................................................................................ 244
6.3 La concordancia sintáctica .................................................................................. 245
7. Estructuras proposicionales y estructuras sintácticas .......................... 246
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 249

Capítulo noveno. Marco teórico para el análisis


fonético y fonológico ................................................ 255
1. Algunos conceptos básicos ....................................................................... 256
1.1 La lengua y el habla en la cadena fónica .................................................... 256
1.2 El circuito de la palabra ....................................................................................... 257
1.3 La cadena fónica en su calidad de significante ............................................ 258
2. El análisis fonético ..................................................................................... 259
2.1 Objeto y método de la fonética ...................................................................... 259
2.2 Producción de los sonidos del habla ............................................................... 261
La respiración .......................................................................................................... 261
La fonación ............................................................................................................... 262
La articulación ......................................................................................................... 263
2.3 Clasificación de los sonidos del español....................................................... 265
Según la participación de las cuerdas vocales ............................................. 265
Según se consideren como vocales o consonantes................................... 265
Según participación del velo del paladar ...................................................... 267
Según el punto de articulación ......................................................................... 267
Según el modo de articulación ........................................................................ 268
2.4 Trascripción fonética y fonológica ................................................................... 268
2.5 Características físicas de los sonidos del lenguaje .................................... 269
3. El análisis fonológico ................................................................................ 270
3.1 La fonología, su objeto de estudio .................................................................. 270
3.2 Los fonemas del español .................................................................................... 272
3.3 Rasgos pertinentes................................................................................................. 272
3.4 Alófonos y neutralización ............................................................................... 273
3.5 Algunas distinciones conceptuales .................................................................. 274
3.6 Rasgos supresegmentales .................................................................................... 275
Sílaba y acento ....................................................................................................... 275
La entonación .......................................................................................................... 275
Ejercicios de aplicación ......................................................................................... 277
Glosario ................................................................................................................ 281

Índice temático .................................................................................................... 289

Bibliografía referenciada ..................................................................................... 293

XIII
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Listado de figuras
Figura 1.1. Danza comunicativa de ciertas abejas. ......................................................... 2
Figura 1.2. Señales visuales de primates (Akmajian, Demers y Harnish, 1984). ... 3
Figura 1.3. Las dimensiones humanas .................................................................................. 7
Figura 1.4. Concepciones incluyentes............................................................................... 20
Figura 1.5. Concepción de complementariedad ............................................................. 21
Figura 2.1. Teorías de la triple relación, a partir de la versión de Eco (1976) ....... 28
Figura 2.2. El signo lingüístico, según Saussure (1961) .................................................. 30
Figura 2.3. Los signos por su vínculo con el referente, según Eco (1976) ............. 34
Figura 2.4. Los campos de experiencia, comunes y diferenciales ............................ 39
Figira 2.5. Componentes de la comunicación ................................................................. 41
Figura 3.1. Surgimiento de los signos del lenguaje desde la función simbólica .. 74
Figura 3.2. Desarrollo y funciones del lenguaje, de acuerdo
con teorías de Vigotsky (1996) ...................................................................... 76
Figura 3.3. Alcances conceptuales de lenguaje y pensamiento, según Vigotsky 79
Figura 4.1. Familia lingüística indoeuropea (Polo, 1980) ............................................... 93
Figura 4.2. Sincronía y diacronía .......................................................................................... 96
Figura 4.3. Relaciones asociativas ....................................................................................... 98
Figura 5.1. Las funciones según Bühler. ............................................................................. 130
Figura 5.2. Disciplinas y campos de aplicación de la lingüística ............................... 134
Figura 5.3 El español y las grandes lenguas el mundo ............................................... 140
Figura 6.1. Relaciones e implicaciones de discurso y texto....................................... 154
Figura 7.1. Triple relación generadora de significado .................................................... 178
Figura 7.2. Triángulo de Ogden y Richards ....................................................................... 179
Figura 7.3. Clasificación de las palabras como unidades léxicas y gramaticales 192
Figura 8.1. Fases de la configuración semántica y sintáctica .................................... 247
Figura 8.2. Emisión de la cadena fónica o escrita.......................................................... 249
Figura 9.1. Circuito de la palabra ........................................................................................ 257
Figura 9.2. Cuerdas vocales .................................................................................................. 262
Figura 9.3. Órganos de la articulación .............................................................................. 264
Figura 9.4. Triángulo vocálico ............................................................................................... 266
Figura 9.5. Diferentes zonas de la cavidad bucal.......................................................... 267

XIV
Contenido

Listado de tablas
Tabla 3.1. Habilidades que incluye la competencia comunicativa........................... 67
Tabla 3.2. Los estadios de desarrollo según Jean Piaget ............................................ 75
Tabla 3.3. Interpretación de los términos lenguaje y pensamiento ....................... 78
Tabla 4.1. Familias lingüísticas del mundo ....................................................................... 91
Tabla 4.2. Lenguas indígenas colombianas ....................................................................... 94
Tabla 4.3. Ejemplo de constituyentes inmediatos (CIN) ............................................ 103
Tabla 5.1. Enfoques del análisis lingüístico ...................................................................... 116
Tabla 5.2. Nivel de conocimiento y nivel de práctica del lenguaje ........................ 120
Tabla 7.1. Sentidos y valores .............................................................................................. 188
Tabla 7.2. Ejemplo de análisis componencial .................................................................. 193
Tabla 8.1. Elementos gramaticales del sujeto ............................................................... 222
Tabla 8.2. Clasificación de los sustantivos ..................................................................... 232
Tabla 8.3. Clasificación de los adjetivos .......................................................................... 233
Tabla 8.4. Las formas de los pronombres personales................................................. 235
Tabla 8.5. Las formas de los pronombres posesivos .................................................... 235
Tabla 8.6. Pronombres correlativos e indefinidos ......................................................... 236
Tabla 8.7. Paradigmas de verbales regulares................................................................... 239
Tabla 9.1. Los sonidos del español (Quilis, 1973)........................................................... 269
Tabla 9.2. Fonemas del español.......................................................................................... 272
Tabla 9.3. Sonido, fonema y letra. ..................................................................................... 274

XV
Prólogo

El libro de Semiótica y lingüística - Fundamentos (Sexta Edición), del profesor


Víctor Miguel Niño Rojas, es una excelente contribución a la promoción de
los conocimientos sobre lingüística hispánica y de la enseñanza de nuestra
lengua.

Se destaca el privilegio de encontrar en una sola obra, las más importantes


concepciones que se han generado y se encuentran en construcción sobre el
lenguaje humano, en una versión didáctica que la hace accesible al lector
de cultura media y superior. Es de admirar, cómo logró condensar en nueve
capítulos lo más destacado de los estudios en el campo de la semiótica,
psicolingüística, lingüística sincrónica e histórica, pragmática, semántica,
sintaxis, fonética y fonología, con miras a propiciar las condiciones para el
análisis del discurso, en sus dimensiones o componentes.

Lo anterior, se manifiesta en la secuencia temática y en el enfoque, sustentado


en una visión integradora e interdisciplinaria de los conocimientos sobre la
comunicación y el lenguaje. Con una posición original y sin los escrúpulos
de quienes aún piensan que no hay que salirse de los linderos de lo
estrictamente lingüístico, hace converger hacia el mismo fin, de manera
coherente, conclusiones diversas de destacados psicólogos, semiólogos,
teóricos de la comunicación y lingüistas contemporáneos, de variadas
corrientes del pensamiento.

Víctor Miguel es un humanista inquieto, formado en lingüística hispánica,


investigador, docente y autor de varias obras, muy conocido en los medios
educativos, especialmente universitarios. Fue alumno destacado del
Seminario Andrés Bello, en el Instituto Caro y Cuervo en las épocas doradas
en el que el maestro, Rafael Torres Quintero, de grata recordación, regentaba
la cátedra de gramática española en los predios de la Biblioteca Nacional.

XVII
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Se doctoró en Filología en la Universidad Complutense de Madrid, siendo


discípulo de Manuel Alvar, Rafael Lapesa y Antonio Quilis, con tesis laureada
sobre sociolingüística. Es sus libros aplica, además del saber lingüístico, su
experiencia pedagógica obtenida en proyectos que adelantó durante varios
años en el Ministerio de Educación y en la docencia universitaria, con la cual
ha contribuido a la formación de numerosos jóvenes licenciados en el área
del lenguaje.

Su obra, de estilo claro y sencillo pero con implicaciones profundas, deja


ver al maestro que invita al debate, a la reflexión, al estudio, a la práctica y a
la investigación. Sus lectores, los jóvenes universitarios, los educadores, los
intelectuales y profesionales, sin duda sabrán disfrutarla y sacarle los más
grandes beneficios.

Edilberto Cruz Espejo


Subdirector Académico del Instituto Caro
y Cuervo y miembro de la Academia
Colombiana de la Lengua.

XVIII
Prefacio

El presente libro tiene el propósito de poner a la disposición de la comunidad


académica un instrumento intelectual para animar la búsqueda, el debate, la
investigación y el aprendizaje sobre los tópicos fundamentales que cubren el
área de comunicación y del lenguaje, con referencia al estudio de la lengua
española. El deseo del autor es entablar un diálogo con docentes, estudiantes,
profesionales, intelectuales, empleados y demás lectores, en quienes se
encuentra vivo el deseo de superación, mediante un estudio que les abrirá
las puertas al conocimiento y al ejercicio de un discurso más significativo.
De manera particular, la obra busca brindar apoyo a la acción didáctica que
tiene lugar dentro y fuera del aula universitaria, facilitando el desarrollo de
contenidos vinculados con ese campo del saber, es decir, el desarrollo de cursos
o talleres relacionados con la semiótica, la lingüística y la comunicación.

La obra se inspira en los avances y nuevas tendencias de la semiótica, la


lingüística general, la textolinguística, la psicolingüística, la sociolingüística
y la ciencia sociales y de la información, entre otras. También es un intento
por encontrar respuesta a los requerimientos actuales de la educación superior
y recoger alguna experiencias investigativas y de trabajo en el aula.

Con este fin, se entrega la sexta edición del libro, en la cual se incorporan
los resultados de una revisión minuciosa y las actualizaciones requeridas por
las nuevas exigencias de las ciencias del lenguaje. De fondo se mantienen
los nueve capítulos, pero con cierta reorientación, lo cual se refleja en la
renovación de algunos títulos. Se buscó una mayor claridad y precisión en
muchos conceptos expuestos, a lo largo de su desarrollo. De igual manera, se
vio la conveniencia de abordar algunos cambios bien notables, especialmente
en los capítulos quinto y sexto. En el sexto se dio una reestructuración y
ampliación en lo que toca a texto y discurso, en aras de actualizar y presentar

XIX
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

al lector de manera más completa y clara la temática, de gran actualidad en el


campo de los estudios del lenguaje.

Por otro lado, se situaron los ejercicios al final de cada capítulo, por necesidades
prácticas y didácticas. Además se revisaron, buscando que fueran más ágiles y
accesibles al lector, y facilitarle así la aplicación de lo que previamente ha leído.

El lector encontrará a lo largo del libro algunas estrategias y símbolos que


le facilitarán la comprensión del mensaje escrito. Por ejemplo, cada capítulo
empieza con un epígrafe y una pequeña introducción a la temática del capítulo,
lo que genera y alimenta la reflexión sobre el contenido. El símbolo (Cf.) que
de vez en cuando aparece a lo largo de la exposición, remite a otras páginas
en las que también se toca el tema. Las continuas referencias bibliográficas,
además de sustentar, pueden también animar al lector para ir a las fuentes
primarias que han nutrido el conocimiento sobre este campo. El glosario y
el índice alfabético que van al final del libro, fruto de una labor paciente, se
ofrecen con la intención de clarificar ideas clave y facilitar la consulta de los
distintos temas tratados.

Finalmente, con esta edición quiero hacer una cálida memoria del dilecto
amigo, doctor Carlos Alzate Giraldo quien desde Ecoe Ediciones, por muchos
años fue gestor y apoyo para la divulgación de las letras y el saber. De la
misma manera, me permito hacer mis reconocimientos a la casa editorial,
Ecoe Ediciones, representada por sus directivos y el equipo de abnegados
funcionarios, todos entregados al servicio de la ciencia y la cultura, poniendo
en alto la misión trazada por su fundador. Mi reconocimiento también va
para mis colegas, de varias universidades colombianas y latinoamericanas,
mis estudiantes universitarios, los colegas del Instituto Caro y Cuervo,
los miembros de mi familia, mis compañeros y amigos más cercanos. Una
gratitud especial es para el doctor Edilberto Cruz por sus palabras de apoyo
en el prólogo. A todos, mil gracias por su paciente lectura, sus críticas, sus
opiniones y aportes, que siempre seguiré recibiendo con mucho aprecio.

El autor

XX
Introducción

“Y la palabra se hizo carne”.


Juan 1, 14.

Es indiscutible que el lenguaje, entendido como la facultad simbólica y sígnica


que tiene su máxima manifestación en las lenguas naturales y las prácticas
semióticas del discurso, se erige no solo como el vehículo de comunicación
cotidiana, sino también, ante todo, como la forma de canalización y construcción
del conocimiento y el medio esencial para la realización y el desarrollo de
nuestra especie. Es el instrumento para constituir el vínculo de cohesión entre los
miembros de todo grupo humano y, del mismo modo, es el punto crucial desde el
cual se configura la subsistencia misma de la sociedad.

Decir lenguaje es hablar de un medio valioso para la aprehensión del mundo real
y posible, la expresión de afecto, necesidades, intereses, deseos y experiencias, el
establecimiento de relaciones sociales, la creación y goce literarios y la promoción
del saber en los diversos campos. Por esto, el lenguaje cumple la triple función
de símbolo, síntoma y señal (Bühler, 1967). Como símbolo, hace posible la
representación mental de las cosas y fenómenos; como síntoma, le facilita al ser
humano proyectarse, expresarse, crear desde su interioridad; y como señal, le
permite interactuar con los demás, producir y compartir la cultura. Símbolos,
síntomas y señales equivalen a los signos del lenguaje.

La semiótica como disciplina que estudia los signos en el seno de la vida social
y, en un ámbito más particular, la lingüística como la ciencia de las leyes y
principios que rigen las lenguas naturales, han prestado servicios valiosos en
los avances del conocimiento en dirección de la comprensión de lo típicamente
humano. Malmberg (1974) afirma que la lingüística es “una ciencia del hombre,

XXI
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

quizá la más genuina de todas”. En otras palabras, la semiótica y la lingüística


fundamentan su interés y razón de ser, no únicamente en el atractivo intelectual
e inmensa utilidad práctica que ofrece, sino también y principalmente, en su
naturaleza profundamente antropológica. Desde esta óptica, interesarse por estos
estudios es buscar explicar los secretos que residen en lo más hondo y complejo
de las fibras humanas.

Es en el siglo XX que acaba de transcurrir, cuando se produce el florecimiento de


la lingüística sincrónica, la cual nos aporta elementos esenciales para develar el
misterio sobre el papel del lenguaje en la vida humana y valorar su trascendencia
en la creación y conservación de la cultura. Este florecer se mantiene a comienzos
del siglo XXI y del tercer milenio, fortalecido, ampliado y enriquecido por
los nuevos conocimientos. Pues todo saber que circula hoy día en los ámbitos
académicos se encuentra inevitablemente con los símbolos y los signos, y con el
uso de una lengua propia y de otras lenguas. El aprendizaje mismo, en cualquier
nivel educativo o área del saber, y la investigación científica se encuentran
sumergidos en los procesos de carácter semiótico y en la práctica comunicativa
de la lengua oral o escrita.

Entonces, constatamos que la semiótica y la lingüística no solo mantienen su


vigencia en los tiempos actuales sino que toman aún mayor auge, como vías de
acceso a la cultura. Además, ¿quién puede negar la importancia o la necesidad
de profundizar en el conocimiento de una de las maravillas latentes en nuestro
cerebro y en el ejercicio de las correspondientes prácticas sociales? Un estudio
de esta naturaleza resultará igual o más atractivo que la investigación sobre los
seres vivos, el medio ambiente, los cuerpos físicos, la historia, las matemáticas o
las nuevas tecnologías.

El reto de abordar los estudios del lenguaje no es solo para quien adelanta una
carrera humanística o de lenguas, sino también -por qué no- para todo aquel que
en algún campo del saber aborda el análisis de los problemas que se agitan en
el espíritu humano. Porque “el estudio de la lengua como conocimiento es un
intento por describir lo que sucede en el intelecto del individuo” (Halliday, 1984).

XXII
Capítulo primero

Campos de estudio de la semiótica


“No hay duda de que la semiótica trata de los signos como materia
principal, pero los examina en relación con códigos e integrados
en unidades más vastas, tales como el enunciado, la figura retórica,
la función narrativa, etc. […] estudia las relaciones entre código y
mensaje, y entre el signo y el discurso”

Umberto Eco

Introducción
Los interrogantes que se suelen suscitar sobre el lenguaje y la comunicación
se sitúan en la naturaleza del hombre, vale decir, en su desarrollo mismo. La
respuesta más generalizada es aquella en que se concibe el lenguaje como
una de las claves que erigen a este ser por encima de los demás de su especie,
permitiéndole asir el mundo de manera simbólica, conocerlo, desarrollar el
pensamiento y expresarse mediante signos para interactuar con los demás.

Esto obliga, de alguna manera, a contextualizar los estudios del lenguaje (como
sistemas verbales y no verbales) desde diferentes disciplinas, especialmente la
antropología cultural y la semiótica, además de la lingüística, con sus relaciones
disciplinarias e interdisciplinarias.

De lo anterior se desprenden los siguientes interrogantes: ¿cuáles son las raíces


filogenéticas y ontogenéticas del lenguaje? ¿Cómo entender el ser humano y
qué papel cumple el lenguaje en su desarrollo? ¿Qué es la semiótica y de qué se
ocupa? ¿Qué relaciones se pueden establecer entre la semiótica y otros campos
del conocimiento?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Raíces filogenéticas y antropológicas


1.1 Manifestaciones zoosemióticas
La comunicación entre las especies animales es maravillosa. Se observa que para
buscar el alimento, reproducirse y sobrevivir, establecen relaciones de grupo,
al interior del cual se asocian y comparten, logrando comunicación a través de
vocalizaciones, como gritos, cantos, silbos, graznidos y a través de distintos
movimientos y ceremonias rituales.

Las anteriores son señales (Cf. p. 34,35) que constituyen la comunicación animal
y las cuales varían, según la especie. En realidad son ciertos estímulos tendientes a
afectar los sentidos: hay señales acústicas o auditivas, visuales, etcétera. Mediante
dichas señales los animales expresan diversos estados y necesidades, tales como
alegría, placer, dolor, alarma, presencia de alimento o de enemigos, frío, soledad,
hambre, atracción sexual y diferentes reacciones frente al medio. El hombre llega
a entender sin esfuerzo la comunicación natural procedente de los animales y,
como se verá enseguida, la enriquece por el entrenamiento en nuevas señales. Un
caso muy particular es, por ejemplo, el perro, el amigo del hombre. Obsérvese
cómo se entienden con él los miembros de una familia humana, mediante formas
variadas de expresión. En muchas familias se suelen escuchar frases como “mi
perro es tan inteligente, que solo le falta hablar”. Pero este hablar lo suple con su
propia zoosemiótica: miradas, movimientos, aullidos, movimiento de la cola o de
la cabeza, etcétera.

Figura 1.1. Danza comunicativa de ciertas abejas.

2
I. Campos de estudio de la semiótica

Existen especies que sorprenden no solo por la perfección de su organización


social, sino también por la precisión en su comunicación. Las abejas, por ejemplo,
de acuerdo con los descubrimientos del científico Karl von Frish (Akmajian,
1984), logran comunicar con gran exactitud la distancia y la dirección donde se
encuentra el néctar, lo que es posible gracias a una danza en forma de ocho que
realiza la exploradora frente a las obreras, las cuales marchan enseguida al sitio
indicado.

Una de las especies que más ha atraído la atención del hombre, tanto por su
alto desarrollo en la inteligencia, como su mismo parecido humano, es la
de los primates. Por lo mismo, han sido objeto de estudio en lo que toca a la
comunicación, basada en su mayor parte en señales visuales y también en
vocalizaciones. Veamos cómo se clasifican las señales visuales de los primates,
en versión de A. Akmajian, Demers y Harnish (1984):

Figura 1.2. Señales visuales de primates (Akmajian, Demers y Harnish, 1984).

Como ejemplos de señales acústicas producidas por primates, se podrían citar:


llamadas del siseo de serpiente, chillidos, siseo-chillido, gritos, gruñidos,
diversos sonidos (guaa, oar, raaf…), y muchas combinaciones acompañadas
de gestos, según la clase de primate, y con mensajes como: petición de ayuda,
orden de huida, expresión de subordinación, no agresión, avisos de presencia de
depredadores y otros más.

Por los hechos mencionados, se ha llegado a pensar en la existencia de un


“lenguaje animal”. Y al menos muchos biólogos y otros investigadores de la
historia natural se hacen la gran pregunta: ¿dónde se encuentra la frontera entre lo
que es propio del animal y lo que es típico del hombre? El problema toca con las
relaciones entre filogenia y ontogenia (o filogénesis y ontogénesis) del lenguaje.

3
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

¿Hasta dónde aquella es la explicación de esta? ¿Hasta qué punto la segunda


es la repetición de la primera? La filogenia del lenguaje es el fenómeno que
comprende el origen y la raíz evolutiva universal hipotéticamente subyacente
en las relaciones del desarrollo humano, como especie y en comparación con
otras especies anteriores o contemporáneas. En la problemática de la filogenia
del lenguaje cabría preguntar: ¿qué relaciones son susceptibles de establecer entre
el desarrollo del lenguaje de los humanos y entre la comunicación o lenguaje de
otras especies? ¿Existen convenciones sígnicas entre los animales, o estas son
exclusivas del hombre?

En cuanto a la ontogenia del lenguaje, esta hace referencia a la adquisición


y evolución del lenguaje en las etapas de desarrollo del individuo como tal,
prescindiendo de consideraciones de especie. Al respecto surgen los siguientes
interrogantes, entre otros: ¿cómo adquieren y desarrollan los niños el lenguaje?
¿Qué procesos neuropsicolinguísticos se producen? ¿Cómo desarrollan el proceso
de lectura y escritura? En el capítulo tercero se tratará esta temática.

En lo que respecta a la filogenia, varios investigadores (Bühler, Luria,


Yerkes, Piaget, entre muchos) han dedicado esfuerzos encaminados a
encontrar respuestas. Y, como se anotaba anteriormente, algunos han puesto
en observación comportamientos de ciertos simios (de chimpancés) y de los
niños para contrastar conductas en cuanto al desarrollo de la inteligencia, y
averiguar sobre posibilidades del habla humana en los animales superiores.
Y es así como con base en la experimentación, se han logrado asombrosos
resultados de aprendizaje en los simios que, en apariencia, podrían cotejarse
con el lenguaje humano. Y una vez más se pone a flote el famoso sueño de
poner al mono a hablar en igualdad con el hombre. Así se lo propuso Yerkes
(Oléron, 1985), quien con gran paciencia buscó el efecto deseado, aprovechando
los mecanismos del condicionamiento, estableciendo en el animal conexiones
entre el estímulo (alimento) y la respuesta asociada (producción de sonidos
lingüísticos o habla). Sin embargo, la historia ha demostrado que este tipo de
experimentos lleva a un rotundo fracaso. Por lo general, el chimpancé no ha
logrado reproducir oralmente más de tres o cuatro palabras.

En cambio, sí se han dado respuestas positivas en investigaciones sobre el


aprendizaje del lenguaje gestual por parte de los chimpancés, como en el caso de
los esposos R.A. Gardner y B.T. Gardner, y de lenguajes visuales, experimentados
por Premack y Raumbaugh, (Oléron, 1985). En estas experimentaciones,
los simios llegaron a un estado en que se hicieron evidentes notables éxitos
comunicativos, por ejemplo en la labor educativa de los Gardner, mediante el
manejo del ASL (American Sign Language), sistema de señales gestuales basado
en el código de los sordomudos.

4
I. Campos de estudio de la semiótica

Sin embargo, esta clase de experiencias no permiten concluir que el animal esté
en condiciones de adquirir el “lenguaje humano”, como tal, si bien el campo
sigue abierto a la investigación. Es claro que los logros obtenidos en los monos
no provienen de un aprendizaje espontáneo, como lo es en el niño, sino de un
entrenamiento, bastante alejado de la realidad que presenta un desarrollo natural.
Es decir, el animal responde, según sus habilidades de especie, al condicionamiento
-mediante conductas repetitivas y estímulos- al que lo somete el hombre. Y no es
de otra manera como en los circos la gente admira conductas increíbles no solo de
simios, sino también de felinos, caninos, equinos y otras muchas especies.

De todas maneras, los etólogos, biólogos, zoosemiólogos (zoosemiótica = estudio


de la comunicación animal) y otros estudiosos del reino animal, siguen explorando
la naturaleza de los simios, que a veces sorprenden por sus capacidades de
inteligencia. Es así como la comunicación animal no únicamente seguirá siendo
el objeto de interés de los estudiosos, sino que será también una de las pistas para
comprender la semiótica. Al menos Serrano (2001) parece inclinarse a creer que
esta comienza y acaba con el estudio de las conductas comunicativas del campo
de la zoología y la biología, como se desprende de sus palabras:
El estudio de la comunicación no verbal ha añadido un nuevo interés a la
semiótica a la vez que la ha relacionado con el mundo de la zoología y, en
general, de la biología hasta el punto que cada vez hay más investigadores que
piensan que la semiótica comienza y acaba en la biología y que ciencia de los
signos y ciencia de la vida se compaginan.

1. 2 Crecimiento humano y lenguaje


Acometer el estudio del lenguaje verbal y de los signos no verbales, en general,
obliga a situarnos en la especie humana. Los hombres hablan por naturaleza y por
necesidad. Hablan y se escuchan, o se comunican entre sí a través de otros medios,
dando significado a todos sus actos, de donde se origina la semiosis. Y, justamente,
al ejercer esta facultad, contribuyen a autodefinirse como seres humanos.

En esta dirección, convendría empezar haciendo algunas reflexiones elementales


de tipo antropológico: ¿qué es el hombre? ¿Cómo se manifiestan los signos en su
ser y en su conducta? ¿Qué lugar ocupa el lenguaje? Es una inquietud universal,
casi una angustia existencial, saber lo que somos. Pensadores de todas las épocas
han intentado formular respuestas. Y se podría afirmar, sin riesgo a equivocación,
que cada individuo, cada grupo o sociedad, según su modo particular de pensar,
según sus creencias, su cultura y su contexto, posee una concepción diferente
sobre el ser humano. ¿Qué es el hombre para un filósofo, un médico, un político,
un militar, un comerciante, un mendigo, un campesino, un enfermo o un atleta?
¿Y qué representa el ser humano para usted, amable lector?

5
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Es preciso, reconocer, de acuerdo con Cassirer (1968), que el hombre es ante


todo “una criatura en busca de sí mismo”. Este hecho no deja de asombrar.
Las personas nacen, se desarrollan, conviven y tarde o temprano dejan de
existir biológicamente. El hombre ha logrado conquistar el espacio y descubrir
admirables secretos del universo, pero ¡no sabe aún con toda claridad lo que es
él mismo! Sin duda, esta es una importante tarea, como lo sugiere el célebre
aforismo de Sócrates: “conócete a ti mismo”.

A través de la historia son muchas las ideas que se han formulado sobre el ser
humano: se le ha entendido como “homo faber”, o artífice de instrumentos, en
quien lo importante es el trabajo. E1 “homo ludens” es aquel que toma a juego
su sobrevivencia, haciendo destacar su carácter lúdico-biológico. En el “homo
económicus” se llama la atención sobre su productividad de bienes, y en el
“homo políticus” (Platón), se hace énfasis en la sociabilidad o sentido gregario.
En fin, el “homo sapiens” y el concepto común de “animal racional”, tienden a
hacer relevante una concepción un poco más universal, privilegiando la idea de
inteligencia y razón primitivas. En algún instante de la historia, es de imaginar
que haya entrado en la posibilidad real de descubrir, crear y aplicar el instrumento
del lenguaje: es en ese momento, cuando se manifiesta como un nuevo “homo”: el
“homo symbollicus” y “homo loquens” (hombre que simboliza y habla).

Pero Morin (2001) cree que algunas de estas concepciones implican o llevan en sí
mismas sus propios caracteres antagónicos, porque cree que el ser humano puede
ser, al mismo tiempo:
Sapiens y demens (racional y delirante)
Faber y ludens (trabajador y lúdico)
Empiricus e imaginarius (empírico e imaginador)
Economicus y consumans (económico y dilapidador)
Prosaicus y poeticus (prosaico y poético)

Según Tobón (2004), la persona humana es un ser “singular” y “plural” a la vez,


entendida así:

La singularidad le permite al ser humano asumirse como diferente, como ser


único e irrepetible, sin que implique una lucha contra el otro o los otros, porque
la singularidad, a pesar de ser reconocimiento de sí, es abierta a las demás
personas. A la vez, todo ser humano es también plural y semejante a otros.
Pluralidad que va en camino distinto a la masificación, por cuanto no se trata
de integrarse a otros de manera acrítica, sino de reconocerse como miembro
de una sociedad y de una especie donde se comparte un destino común en lo
macro y se respetan unas mismas leyes con el fin de facilitar la convivencia.

6
I. Campos de estudio de la semiótica

El ser humano es un ser dinámico, un ser en “devenir” o en una “autopoiesis”


o autorrealización (Maturana, 1990), capaz de construir un saber y auto-
orientarse, en un constante reencuentro consigo mismo y con los “otros”,
sumergido en el mundo en sus “tráfagos y problemas” (Ortega y Gasset,
1996) y con “identidad terrenal” (Morin, 2001). Pero no es solo “singular” y
“plural”, como dice Tobón, es un ser complejo, con unidad y diversidad humana y
multidimensional, en quien se da a la vez una interdependencia e interrelación de
cerebro-mente-cultura, de razón-afecto-impulso y de individuo-sociedad-especie,
como lo plantea Morin (2001). En otras palabras, vive y se desarrolla fundiendo
lo cognitivo, lo biológico, lo afectivo, lo valorativo, lo ético, lo espiritual y lo
social, incluido lo simbólico y comunicativo, dentro de un proceso encaminado
a su realización.

Las anteriores manifestaciones antropológicas dan base para distinguir las


dimensiones humanas (Morin, 2001; Tobón, 2004; MEN, 1998), como se
representan en la figura. Dimensión sugiere riqueza, dentro de la unidad,
pluralidad e integralidad.

Figura 1.3. Las dimensiones humanas.

En lo cognitivo, el ser humano tiene el privilegio no solo de construir conocimiento


sobre el mundo, es decir, el don de llegar a saber, sino también de llegar a saber
que sabe. Sobre esta base es factible considerarlo como un ser auto-orientador
(en términos de Lev Vigotsky), porque esta dimensión, a la vez que constituye
el más alto nivel, sintetiza, integra y orienta a todas las demás dimensiones
humanas. La función auto-orientadora supone la capacidad de pensar. Y pensar,
por lo pronto, implica un proceso de conocimiento o aprehensión de la realidad
de manera simbólica, una reflexión sobre sí mismo y el mundo, natural y cultural,
y la elaboración de operaciones mentales. Esto es posible, casualmente, por los
símbolos del lenguaje.

7
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Como ser biológico, el hombre comparte muchas de las propiedades de su


naturaleza con los animales: nace, se alimenta, percibe el mundo físico por los
sentidos, sufre el dolor y goza el placer, expresa sus necesidades, se reproduce,
realiza actividad, descansa, protege a los suyos, tiende a la supervivencia y, por
último, con la muerte cesa en sus funciones biológicas. Como es de suponer, la
comunicación juega un importante papel en este desarrollo. E igual que los seres
animales, también produce señales.

Como ser afectivo, el hombre aspira a estar ligado con los demás seres y con el
mundo dentro del cual vive. Erich Fromm afirma: “El hombre no solo tiene mente
y necesidad de un marco de orientación que le permita darle sentido y estructura
al mundo que lo rodea; tiene también un corazón y un cuerpo que necesitan estar
enlazados emocionalmente al mundo -al hombre y a la naturaleza-” (Fromm,
1980). En otras palabras, el ser humano tiene necesidad de afecto, seguridad
y aceptación, además de una auto-orientación. Necesita amar y ser amado, y
expresar sus diversos estados afectivos. Tiene la capacidad de desarrollar, apreciar
y expresar, por diversos medios, su sensibilidad, sus emociones, su imaginación,
su creatividad y sus preferencias. Para ello, se suele valer de los síntomas o
señales que exteriorizan estados internos.

Lo valorativo le permite al hombre estimar o apreciar las profundidades de su


propio ser, a los demás y a la naturaleza, y asumir compromisos, categorizando
o priorizando, según sus concepciones y principios. Es también un ser ético.
Tiene el don de los valores morales, culturales, sociales y estéticos, que rigen
su conducta. Y, lo más sublime, posee la capacidad de asombrarse ante lo bello
de la naturaleza y del arte, y ante la búsqueda del conocimiento y la progresiva
aproximación a la verdad. Sobra recordar que son precisamente los signos los que
mejor les favorecen la valoración y expresividad a los humanos.

Junto a la naturaleza autorientadora, afectiva y valorativa, el ser humano se


manifiesta también como un ser volitivo. Esto le implica ante todo, su capacidad
para integrar las experiencias mentales, afectivas, valorativas y culturales,
para decidir entre diferentes opciones, y actuar asumiendo el riesgo de acertar
o de equivocarse. Esto conduce al ejercicio de la libertad y de la autonomía,
componentes esenciales de la maduración humana.

Según las concepciones religiosas y culturales que se posean, y desde el punto


de vista de la dimensión espiritual, el ser humano trasciende a su naturaleza
temporal, tanto por la legítima aspiración y creencia en un Ser Supremo y en una
supervivencia sobrenatural, como por la perpetuación de sus huellas espirituales
a través de la historia, por su acción constructiva y benéfica, y por su producción
y la transmisión de la cultura. Vale la pena anotar que el lenguaje es el medio

8
I. Campos de estudio de la semiótica

por excelencia para el desarrollo de la religiosidad y la comunicación con la


Divinidad. Porque el mismo Hijo de Dios es la palabra: “el verbo se hizo carne”
(San Juan).

Se podría también hablar de una dimensión histórico-cultural entendiendo que


el hombre es activo y que trabaja para bien suyo y el de su grupo, produciendo
cultura. Se ha dicho que el hombre es amo y señor del mundo y que, como tal, está
llamado a aplicar su inteligencia para transformarlo: quedan como producto de su
creación la ciencia, el arte, la tecnología y demás manifestaciones culturales, todo
lo cual se ha de constituir -con la incuestionable ayuda del lenguaje escrito- en
el sello de testimonio que dé cuenta, en cualquier tiempo, de su presencia en el
universo.

Como ser social, el hombre es un alguien que no vive solo, no puede vivir solo.
Ignace Lepp dice que “el hombre aislado no existe”. Desde que inicia su paso
por la tierra se halla indisolublemente unido, a la madre y a una familia, o núcleo
social primario, y a una comunidad, clan o tribu; después a grupos mayores, a una
sociedad regional o nacional. La dimensión social no se opone a lo individual,
antes bien, lo auténtica, porque el encuentro “con el otro” toca con la esencia
misma de la naturaleza humana. “Sus raíces -afirma Buber (1981)- se hallan en
que un ser busca a otro ser, como este otro ser concreto, para comunicarse con él
en una esfera común a los dos, pero que sobrepasa el campo propio de cada uno”.

De todo lo anterior es factible afirmar que en el lenguaje y mediante él, y los


demás signos, los seres humanos logran el desarrollo e integración de todas
sus dimensiones, y dentro del ejercicio de la función simbólica, expresiva e
interactiva (Cf. p. 129, 133, 160), interactúan con el mundo, construyen sus
conocimientos sobre él, desarrollan y expresan su pensamiento, sus necesidades,
sus preferencias, sus decisiones y sus estados afectivos, designan acciones,
interactúan y realizan procesos históricos y culturales. Por eso se habla de una
dimensión simbólica o semiótica y comunicativa. Son oportunas las palabras de
Sebeok (1996) en donde destaca la trascendencia del proceso sígnico, la semiosis
y, por tanto, de los signos en el desarrollo de la civilización humana:
Desde los albores de la civilización hasta nuestros días, siempre se ha
reconocido en la cultura occidental -al menos implícitamente- que existe una
conexión intrínseca entre el cuerpo, la mente y la cultura, y que el proceso
que une a estas tres dimensiones de la existencia humana es la semiosis, la
producción e interpretación de los signos.

Los signos del lenguaje nos humanizan. Al producir e interpretar mensajes, y


por medio de este proceso, al conocer el mundo, aprehenderlo y hacerlo nuestro,
nos desarrollamos como seres humanos, realizándonos como seres lingüísticos,

9
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

es decir, no solo “por medio del” sino también “en el” lenguaje. Así lo afirman
Maturana y Varela (1990): “Nos realizamos en un mutuo acoplamiento, no porque
el lenguaje nos permita decir lo que somos, sino porque somos en el lenguaje, en
un continuo ser en los mundos lingüísticos y semánticos que traemos de la mano
con otros”.

1.3 Función simbólica y semiosis


Volviendo atrás, si comparamos las formas de comunicación propias de las
varias especies animales con las formas de comunicación usuales entre los seres
humanos, podríamos sacar en claro algunas características semióticas comunes
a los animales y al hombre:
• Tanto animales como ser humano participan en situaciones comunicativas.
• La comunicación se basa en la emisión y recepción de señales, según la
especie.
• Las señales pueden ser respuesta a una necesidad.
• Las señales se circunscriben al ámbito trazado porcada especie, aunque
también se comunican entre sí unas especie con otras. Un caso especial es
la comunicación animal – hombre.
Pero, ¿en qué difieren la comunicación animal y la comunicación humana? En
realidad esta ha sido una preocupación común entre psicólogos, antropólogos y
lingüistas, entre otros. Las siguientes notas diferenciales pueden dar base para
una reflexión y discusión:

COMUNICACIÓN ANIMAL LENGUAJE HUMANO

• Está basada en un número limitado • L a comunicación se basa en sistemas


de señales, ligadas cada una a un abiertos que permiten una combina-
estado interno o necesidad, aunque toria y una creatividad ilimitada.
hay aprendizaje de señales nuevas. • Siempre es posible la producción de
• Se dan producciones y respuestas mensajes nuevos.
asociadas a situaciones concretas. • Permiten el desarrollo y expresión
• Asocia estados internos, pero no del pensamiento, mediante la simbo-
transmite información conceptual o lización.
simbolizada. Se da la inmediatez. • En el lenguaje verbal hay articulación
• No hay composición de unidades ni de unidades, categorizadas o subca-
articulación. tegorizadas.

Parece ser que el ser humano, aunque evoluciona de un estado similar al animal,
desarrolla rápidamente una capacidad para ejecutar actos libres de control externo,
tendientes a la elaboración y expresión del pensamiento y de la creatividad,

10
I. Campos de estudio de la semiótica

gracias a la ayuda mediadora de los símbolos. Estos serán justamente el medio


por excelencia para representar mentalmente la realidad, es decir, mediatizarla.

Los símbolos, en general, son los que permiten la cognición y la designación de


las cosas, de las cuales es posible hacer referencia en la comunicación, aún siendo
ellas entes abstractos o seres físicamente ausentes. Son la forma de representación
de todo lo que se produce en el pensamiento, bien sea como aprehensión del
mundo exterior, producto de la fantasía o la creación cultural, o bien sea una
elaboración en términos de la construcción del conocimiento, de organización
afectiva, volitiva o de interacción social.

Por tanto, son símbolos la bandera, porque en la mente representa la idea de


patria, y la paloma, porque esta representa la paz. Pero también es símbolo una
flecha porque representa el sentido de “dirección”, un mapa porque indica una
extensión geográfica, y, desde luego, también son símbolos las palabras del
lenguaje articulado o verbal (del idioma), en la medida en que representan la
realidad natural o cultural, como por ejemplo: la palabra “elefante” que alude a un
ser vivo, la palabra “casa” que se refiere a un objeto físico, la palabra “alegría”
que representa en la mente la idea de un estado afectivo y la palabra “fantasma”
que permite representar mentalmente un concepto sobre un ser imaginario.

A esta capacidad o facultad de representación mediadora de la realidad,


algunos autores (Cassirer, 1968 y Piaget, 1981, entre otros) la han denominado
función simbólica.

Ahora bien, la función simbólica habilita al hombre para asir cognitivamente


la realidad, representarla, transformarla y aludir a ella en la comunicación,
convirtiéndola en referente. Lo cual implica entrar necesariamente en el terreno
de los signos y su función en la construcción del conocimiento. Y es que la
formación de los signos, o sea la semiosis (Cf. p. 14, 17, 174, 178), se basa en
una configuración significativa que los seres humanos realizan del mundo y de
sí mismos: mediante la socialización del conocimiento que se construye, hacen
que los símbolos signifiquen algo de alguien sobre algo con destino a alguien.
En otras palabras, los signos son tales en la medida en que se constituyen en
medio para compartir o confrontar el conocimiento con otros, es decir, permitir la
comunicación. Como diría Eco (1992), los sistemas de significación sirven para
“designar estados de mundos posibles”.

Pero, al mismo tiempo, los signos son símbolos por cuanto representan las cosas
en la mente. Por tanto, de acuerdo con Piaget (1981), la función simbólica cubre,
a la vez, los símbolos y los signos, cuya diferencia se reduce a la simple función:
representativa (los símbolos) y comunicativa (los signos); pero en la práctica
los signos son también símbolos (Cf. p. 127, 160). Los signos se caracterizan

11
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

por ser convencionales, porque tienen su fundamento en una aceptación social


previa, y por llevar en ellos mismos (real o potencialmente) una intencionalidad
comunicativa.

2. Primeros desarrollos de la semiótica


2.1 Orígenes
En principio es posible pensar que la semiótica tiene su origen en el momento
en que el hombre se interroga acerca del sentido del mundo, acerca de cómo
interpretar la realidad y comunicarla mediante algún medio.

La semiótica se remonta a la antigüedad griega cuando en la cuna de la medicina


(principalmente con Hipócrates y Galeno) se aplicó para observar y estudiar los
síntomas como reveladores de enfermedades. Aún hoy día la ciencia médica se
vale de ella con el mismo fin. También en la antigua Grecia, en la medida en
que se tocó la significación (especialmente con Aristóteles), la naturaleza de las
palabras (Platón, en Cratilo) y las relaciones del lenguaje con el pensamiento, las
primeras ideas de semiótica estuvieron muy ligadas la filosofía, especialmente, al
campo de la lógica, la gramática y la retórica.

Los estudios del signo, como uno de los objetos de la semiótica, ha sido
preocupación constante a través de los siglos posteriores pasando por la Edad
Media y el Renacimiento hasta nuestros días. Un ejemplo de ello, lo constituye
San Agustín en la Edad Media, quien siguiendo la tradición de quienes basan el
signo en la clásica sentencia aliquid stat pro aliquid, “algo que está en vez de
algo”, llegó a afirmar que “son signos de otra cosa aquellos que no son empleados
sino como signos: por ejemplo las palabras” (Pérez Martínez, 1995). Otro de los
autores que se suelen mencionar como aportantes al surgimiento de la semiótica
(aun sin mencionarla directamente) fueron Leibniz, con su lenguaje aplicado
a la matemática y a la escritura de los ciegos y al alfabeto de los sordomudos
(Serrano, 2001).

Otros autores que tuvieron que ver con algún aspecto de la semiótica a través de
la historia, mencionados por Pérez Martínez (1995) y Walter (1994) son: Francis
Bacon, Antonio Arnauld (Escuela de Port-Royal), John Locke, Tomas Hobbes,
Gottfried W. Leibniz, Kant, Bernard Bolzano, J. Henri Lambert, Husserl, Charles
Anders Pearce, Charles Morris, Max Bense y Ferdinand de Saussure.

Pérez Martínez (1995) destaca, además, algunas escuelas contemporáneas de


semiótica, especialmente:

12
I. Campos de estudio de la semiótica

a) La semiótica rusa, desarrollada por Víctor Sklovski, B. M Eikhenbaum,


Yuri Tinianov, Roman Jacobson y J.M. Lotean, entro otros.
b) El grupo francés, constituido por Roland Barthes, seguido por J. Kriesteva
y A.J. Greimas. También es importante Pierre Guiraud con su semiología.
c) Escuela italiana, cuyo genuino representante es Umberto Eco.

Desde luego, dado el florecimiento actual de la semiótica, hoy día son muchos los
autores que habría que mencionar, así no se consideren clasificados en una de las
anteriores escuelas: Serrano, Sebeok, Heinemann, Poyatos, etcétera.

2.2 La semiología ideada por Saussure


Ferdinand de Saussure (1857-1913) fue ante todo un lingüista, pionero de los
movimientos de esta ciencia en el siglo XX. Sin embargo, tuvo la visión hacia el
futuro y predijo la semiótica, a la que llamó semiología. Para él, semiología cubre
de alguna manera la ciencia de los signos. Leamos sus propias palabras:

La lengua es un sistema de signos que expresan ideas y, por esta razón, es


comparable con la escritura, el alfabeto de los sordomudos, los ritos simbólicos,
las formas de cortesía, las señales militares, etcétera. Simplemente es el más
importante de dichos sistemas. Así, pues, podemos concebir una ciencia que
estudie la vida de los signos en el marco de la vida social; podría formar parte
de la psicología social y, por consiguiente, de la psicología general; nosotros
vamos a llamarla semiología (del griego “semejon”, signo). Podría decirnos
en qué consisten los signos, qué leyes los regulan. Como todavía no existe, no
podemos decir cómo será; no obstante tiene derecho a existir y su lugar está
determinado desde el punto de partida.

Pareciera que el aporte fundamental de Saussure fuera esta profecía. Sin embargo,
con sus teorías sentó unas buenas bases al desarrollo posterior de la semiótica,
especialmente en tres aspectos:
- La creación de la semiología como ciencia de los signos.
- La definición del signo, como una entidad de doble cara, en su naturaleza
bipartita: significante y significado.
- La concepción de sistema de signos, cuyo modelo más importante es
la lengua. También son importantes sus dicotomías, que se verán en
el capítulo cuarto: lengua/habla, sincronía/diacronía y sintagmático/
paradigmático, entre otros.

13
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

2.3 Las bases sentadas por Peirce


Por la misma época de Saussure, el americano Charles Anders Peirce (1839-
1914) proporciona las líneas generales de la semiótica, dándole el estatus de una
ciencia autónoma, que deja de depender de otras disciplinas como la lingüística.
Peirce se inscribe en una tradición lógico-filosófica, matemática, científica. Fue
muy conocedor, por tanto, de Descartes, Leibniz y Kant.

Las bases teóricas más importantes sentadas por Peirce, en la constitución de la


semiótica se resumen así:

- Definición de la semiótica como ciencia independiente y determinación


de su objeto: él mismo se consideró pionero de la semiótica: “… soy, por
lo que llego a saber un pionero en la tarea de clarificar y explorar lo que
denomino semiótica, es decir, la doctrina de la naturaleza esencial y de las
variedades fundamentales de cualquier clase de semiosis posible” (Citado
por Serrano, 2001). La semiosis la entiende como una acción, la cual
tiene su asiento en el origen mismo del signo como tal, y en su relación
con el objeto y su interpretante.

Peirce (1986) proclama la unidad de la semiótica. Por tanto, no


puede existir una semiótica de la significación y una semiótica de la
comunicación, porque el objeto es uno solo: “los modos de producción
de la significación social -de los cuales la comunicación interpersonal
(lingüística o no) configura una de sus tantas expresiones- sus formas de
manifestación y sus efectos”, o sea, la semiosis.

- Relación triádica o tricotomía del signo: como se explicará (Cf. p. 27),


el signo surge, ya no en una relación diádica como la de Saussure, sino
triádica. Son tres referencias: referencia al medio (el signo en sí), referencia
al objeto y referencia al interpretante, entendido este como una conciencia
interpretante, vale decir, lo que se puede decir con otro signo.

- Distinción de tres niveles de signos: índices, iconos y símbolos.


Hablaremos de ellos más adelante (Cf. p. 32, 34).

- Asignación de la semiótica como clave fundante de otras ciencias:


Peirce dio una amplia aplicación a la semiótica, a la que le imprimió la
misión de ser fundadora o clave para la comprensión de otras ciencias:
“nunca me ha sido posible emprender un estudio -sea cual fuere su
ámbito…- sin concebirlo como un estudio semiótico” (Peirce, 1986).

14
I. Campos de estudio de la semiótica

3. Naturaleza disciplinaria y objeto


3.1 ¿Semiología o semiótica?
Después del breve panorama histórico anterior, en que progresivamente
se dio vía a la semiótica, vale la pena ahora discutir cuál es su naturaleza
disciplinaria, cuál su objeto, su método y sus campos de trabajo.

Desde el punto de vista etimológico, nos remontamos al verbo griego


“semaino” que significa mostrar, dar la señal, indicar, significar. De allí se
derivan semiosis que quiere decir la acción de indicar, señalar, y “semeiotiké”,
o sea la técnica o el arte de señalar. Semiología viene de “semeion” = signo,
señal y “logos” = tratado, pensamiento. Estos dos nombres se originan en
la mente de quienes sentaron las bases: semiología, ideada por Saussure
y semiótica, fundada por Peirce. Con posterioridad siguieron hablando de
semiótica algunos autores, en especial de la tradición anglosajona, como
Frege, Russell, Ogden y Richards, Morris, Quine, Wittgenstein y Sebeok,
entre otros. También la ha llamado semiótica el italiano Umberto Eco. En
cambio han preferido el término semiología, además de Saussure, algunos
autores que siguen la tradición francesa, por ejemplo, Guiraud, Mounin,
Prieto y Barthes.

¿Son diferentes la semiología y la semiótica? En realidad se trata de un mismo


saber, con distintas tradiciones y nominaciones. Sin embargo, hay quienes se
atreven a deslindarlas: Rossi-Landi (citado por Pérez Martínez, 1995) propuso
que la semiótica fuera una ciencia general de los signos, mientras que la
semiología se consideraría una disciplina particular que buscaría describir los
fenómenos presentes en los signos. En efecto, en Brasil aún siguen pensando
en una semiótica general, y en una semiología particular, dedicada al signo
lingüístico, aunque este no fue el pensamiento de su creador, Saussure.

El nombre adoptado en la presente obra será el de semiótica, siguiendo las


recomendaciones del primer congreso de la Asociación Internacional de
Semiótica (1969), quien optó por esta denominación.

3.2 Carácter disciplinario


¿Qué es la semiótica? ¿Una metodología, una técnica de investigación,
una disciplina, una ciencia? Quienes afirman que es un método, basan su
razonamiento en que el objeto es muy amplio, porque a la larga cubre todos
los sistemas de signos, y un signo puede ser cualquier cosa. Uno de los

15
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

autores prestantes que opta por considerar la semiótica como un método es


el francés Roland Barthes (Guiraud, 1971).

Sebeok (1996) cree que la semiótica es un estudio. “Semiótica es el término


comúnmente utilizado para referirnos al estudio de la capacidad innata de los
seres humanos para producir y comprender signos de todas clases”.

Por su parte, Eco (1976) en principio cree que la semiótica es una técnica de
investigación y también una disciplina. O simplemente, “una teoría que debe
permitir una interpretación crítica continua de los fenómenos de la semiosis”
(Eco, 2000a).

Son muchas las discusiones, pero hay un punto en que todos están de acuerdo y
es que la semiótica esencialmente es investigación. Y si hay investigación, hay
teoría, si hay teoría, hay modelos, objetos, métodos y, si esto es así, al menos hay
una disciplina. Pero si tomamos en cuenta que la investigación semiótica tiene
que ver con las realidades sociales específicas en donde la semiosis tiene lugar,
con miras a interpretarla, explicarla y predecir sus leyes o principios, tal vez sea
una ciencia social. Como dice Eco (2000a), “para ser verdaderamente científico
no hay que ser más científico de lo que la situación permita. … La investigación
teórica es solo una de las formas de la práctica social”.

En fin, si consideramos la semiótica como ciencia, de pronto haya que darle,


además, una base epistemológica como la base de toda ciencia, es decir, como
la fundante de otras ciencias, siguiendo el pensamiento de Peirce. “Ella misma,
no es pues, solo una ciencia, sino que también, como teoría de la ciencia, es una
fundación de otras ciencias”, dice Walter (1994).

3.3 El objeto de la semiótica


Uno de los primeros problemas es la delimitación del objeto, porque si bien
sabemos en principio que se ocupa de los signos, la delimitación de estos
también debe producirse, lo que no es fácil. Estudia los signos pero en relación
con la sociedad donde se produce, con la cultura, con el pensamiento del cual
son mediadores.

Según Saussure (1961), la semiología estudia “los signos en el marco de la vida


social”. Peirce (1986) designa como el objeto de la semiótica a la semiosis, o
sea aquella relación triádica entre el signo, el objeto y el interpretante: “por
semiosis entiendo una acción o una influencia que implica la cooperación de tres
elementos, el signo, su objeto y su interpretante y esta influencia trirrelativa no
puede en ningún caso reducirse a relaciones entre pares” (Peirce, 1986).

16
I. Campos de estudio de la semiótica

Morris (1962) habla de la semiótica como “la ciencia de la semiosis”. Para él “el
proceso en el cual alguna cosa funciona como signo puede llamarse semiosis”.
“La semiótica -afirma el autor- no se ocupa del estudio de un tipo de objeto en
particular, sino del estudio de los objetos ordinarios en la medida en que (y solo
en la medida en que) participan en la semiosis”.

Como se infiere, en general, hay consenso sobre la semiosis como el objeto


central (Peirce, 1986; Morris, 1962; Walter, 1994; Eco, 2000a; Sebeok, 1996,
otros), en otras palabras, es el núcleo aglutinante de todo el campo de estudio de
la semiótica.

La semiosis, así entendida, implica no solo la constitución de los signos sino


también la producción de la comunicación, en que estos funcionan. Al respecto,
Serrano (2001) define la semiótica y su objeto así:

De una manera informal podemos definir la semiótica como una ciencia que
estudia las diferentes clases de signos, así como las reglas que gobiernan su
generación y producción, transmisión e intercambio, recepción e interpretación.
Es decir, la semiótica está vinculada a la comunicación y a la significación y, en
última instancia, de forma que las incluye a las dos, a la acción humana.

Por lo que se ve, el objeto de la semiótica se extiende al estudio de los signos


y los sistemas de significación y comunicación. En la actualidad existe la
tendencia hacia una semiótica como una disciplina cuyo objeto es más global,
va más allá: el texto semiótico (Lotman, citado por Pérez Martínez, 1995;
Lozano, 1982; Halliday, 1984). Por tanto, la semiótica toca con los estudios del
discurso (Dijk, 2000).

Desde esta última perspectiva, la semiótica moderna estudia el proceso sígnico


(semiosis) como generador de los procesos de significación, en la totalidad del
discurso, según la clase de comunicación y dando especial valor a los contextos,
en los distintos ámbitos de la actividad humana.

¿Qué método aplica la semiótica para aproximarse al objeto de estudio? Walter


cree que a través de la historia, la semiótica ha seguido tres métodos (los que
podrían convertirse, a su vez, en sus grandes tareas):
1. Determinar los rasgos característicos de todos los signos, lo que llevaría
a una teoría general de los signos.
2. Reunir todos los signos, lo que significa clasificarlos.
3. Partir de la función de los signos para investigar los signos mismos y su
aplicabilidad en la comunicación.

17
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

3.4 Clases de semiótica


Está claro, según Peirce (1986), que la semiótica es una y que no existe una
semiótica de los signos y una semiótica de la comunicación, como proponen
algunos. Sin embargo Morris habla de semiótica pura y de una semiótica
descriptiva. También se podría hablar de una semiótica general y una semiótica
específica. La primera sustenta una teoría que daría cuenta de los sistemas de
signos, cualquiera sea la práctica social en que tienen lugar. La segunda se refiere
a las gramáticas (o sea las reglas explícitas de cada sistema en su ámbito en que
tienen realización). Hablaríamos, por ejemplo, de la semiótica del cine, de las
historietas cómicas, de la kinesis y proxémica (Poyatos, 1994), de las vallas y
demás medios publicitarios (Lomas, 1996), etcétera.

También se podría pensar en una semiótica de la producción de mensajes y la


semiótica de la interpretación, según se mire desde quien produce los signos en
la comunicación o desde el intérprete de los mismos. Como se infiere, la semiosis
se produce desde distinto ángulo, pero buscando lo mismo: que se produzca o
interprete un significado.

Por su parte, Serrano (2001) distingue tres clases de semióticas:

 Semiótica teórica: su tarea es definir, clarificar y organizar las nociones


y los conceptos básicos. Entre otros deberá responder: ¿qué es un
signo? ¿Cómo entender sistema, código, significación y comunicación?
Naturalmente, desde esta perspectiva la semiótica tendrá que definirse
ella misma, deslindando su campo, determinando su objeto, trazando su
metodología.

 Semiótica descriptiva: busca describir procesos y situaciones de


comunicación en donde tienen aplicación los principios teóricos de la
semiótica. En esto es muy acertada la afirmación de Serrano (2001):
“Descripción y teoría, descripción y explicación son dos caras de la
comprensión de un fenómeno, son las dos coordenadas del universo del
conocimiento”. Según él, la semiótica descriptiva se basa en criterios
taxonómicos, ya que precede a la determinación y análisis de unidades:
“describir quiere decir establecer unidades, clasificarlas y ofrecer
las reglas combinatorias, la organización secuencial”. No obstante,
la tendencia hacia la semiótica textual, se sale de lo taxonómico: va a
la interpretación global. Entonces no se trata de aislar unidades sino
de relacionarlas. Sería más bien describir fases, procesos, cambios,
transformaciones y relaciones de significación en los mensajes.

18
I. Campos de estudio de la semiótica

 Semiótica aplicada: son muy variados los campos en que tiene aplicación
la semiótica. Las situaciones se extraen de la vida cotidiana, laboral,
científica. Entonces se aplica para comprender los juegos, el baile, las
fiestas, la publicidad, el cine, etc. También la semiótica se aplica para
comprender muchas disciplinas y ciencias (Peirce, 1986).

4. Relaciones interdisciplinarias de la semiótica


4.1 Los tres momentos constitutivos, según Morris
Sabemos que por mucho tiempo la semiótica dependió de la lingüística. Aún
más, como lo planteó Saussure (1961), surgió en sus predios. Dentro de esta
línea, la semiótica es mucho más amplia que la lingüística. Mientras aquella se
dedica al estudio de cualquier manifestación comunicativa, como lenguaje en
sentido amplio o total, la lingüística estudia los principios que rigen las lenguas
naturales, es decir, como lenguaje verbal o en sentido estricto (Cf. p. 117). Sin
embargo, en la práctica, estudiar lingüística implica también estudiar semiótica
y lo contrario. Esto por cuanto los campos se complementan o se entrelazan.
Recordemos que Saussure (1961), al hablar de la semiología como una ciencia
que no existía en su época, pero que tenía el derecho a existir, como lo es ahora,
afirmaba que la lingüística sería tan solo un capítulo de aquella (la semiología
o semiótica). Pero no todos los autores están de acuerdo. Por ejemplo, Barthes
(citado por Sebeok, 1996) invierte la fórmula de Saussure y cree que la semiótica
es parte de la lingüística. Pero además hay la tendencia a su integración en una
semiolingüística, como se indicará más adelante (Cf. p. 21).

Uno de los impulsores de la semiótica, Charles Morris (1963), dándole


razón a Saussure incluía en dicha disciplina la pragmática, la semántica y la
sintaxis, como se ilustra en la tabla. Es decir, la semiótica abarcaría disciplinas
convencionalmente consideradas propias de la lingüística.

Semántica (Signo referente): considera las relaciones


entre el signo y el objeto.

Sintaxis (Signo signos): comprende las relaciones


SEMIÓTICA formales de los signos en cadena.

Pragmática (Signo usuarios): estudio de los signos en


relación con los hablantes-oyentes, o sea, en los
actos de habla, en el discurso.

19
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

4.2 La semiolingüística
La semiolingüística surge como la tentativa de fundir o integrar las dos
disciplinas, la semiótica y la lingüística, lo cual, entre otros beneficios,
permitiría superar la discusión sobre cuál incluye a cuál o qué depende de
quién. Pero la tendencia es considerar el lenguaje natural (el lenguaje verbal)
como modelo o punto de referencia para los demás sistemas. Sebeok (1996)
habla de la “modelización de la lengua”.

Se piensa, en consecuencia, que las lenguas naturales son los únicos sistemas
a los que son traducibles los demás sistemas semióticos. Y ciertamente es
muy difícil concebir un sistema semiótico, cualquiera sea la naturaleza de los
signos que lo constituyen, que no tenga como referencia el lenguaje verbal, o
que no sea traducible a él.

Pero, al menos desde la perspectiva teórica, ¿por qué no pensar que todos
los sistemas de significación y comunicación tengan la misma posibilidad de
ser estudiados autónomamente, sin tener que acudir al modelo lingüístico?
Esa es la idea, concebir una semiótica como ciencia autónoma. Lo mejor
sería respetar la autonomía tanto de una como de otra disciplina, con objeto
y campos propios, pero dentro de una complementariedad, y aceptando que
se cruzan o encuentran en varios puntos. Es aquí donde podría pensarse en la
semiolingüística, como lo ilustran las figuras 1.4 y 1.5:

Figura 1.4. Concepciones incluyentes.

20
I. Campos de estudio de la semiótica

Figura 1.5. Concepción de complementariedad.

5. Semiótica, cultura y sociedad


Recientemente se ha llamado la atención sobre la importancia de resaltar la
cultura (Poyatos, 1994; Eco, 2000a) y las relaciones sociales incrustadas en
el proceso semiótico. Pérez Grajales (2001) menciona la existencia de una
semiótica social, influenciada por significados culturales e ideológicos. Hasta
tal punto los signos se introducen en la vida social, que Umberto Eco (1981)
llegó a preguntarse “si son los signos los que nos permiten vivir en sociedad
o si la sociedad en que vivimos no es otra cosa que un complejo sistema de
signos”. Al respecto Eco (1981) formuló dos hipótesis, una radical (“la cultura
por entero debe estudiarse como fenómeno semiótico”) y otra más moderada
(“todos los aspectos de la cultura pueden estudiarse como contenidos de una
actividad semiótica”).

Haciendo referencia a la primera hipótesis, Eco (1981) cree que esta “hace de la
semiótica una teoría general de la cultura y, en última instancia, un substituto
de la antropología cultural”. Anota enseguida que esto no quiere decir que “la
cultura en su totalidad sea solo comunicación y significación”. Mas bien que la
cultura se comprende mejor si se la estudia desde la perspectiva de la semiótica.

Pérez Martínez (1995) opina que la semiótica lleva en sí misma la cultura, sin
que necesite hacer una especificación. Al respecto afirma:

La semiótica no puede ser sino una semiótica de la cultura: es impensable una


semiótica, a secas, que no sea de una manera o de otra semiótica de la cultura.
¿De qué otra cosa puede ocuparse la semiótica si no es de los múltiples signos
y procesos de significación de que se compone la cultura y que posibilitan a los
seres humanos sus múltiples y variadas formas de comunicación?

21
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Por otro lado, Poyatos (1994), quien dedica una buena parte de sus planteamientos
a las relaciones de la cultura con los signos y, por tanto, con la semiótica, llega a
pensar en una ecuación entre lo que es cultura y lo que es comunicación. Afirma
que las conductas de comunicación se rigen por los patrones que rigen la cultura:
“La interacción, el intercambio de mensajes a través de signos con valor simbólico
(palabras, tono de voz, gestos, pancartas, la forma y distribución del mobiliario)
requiere un transmisor y un receptor, y sus conductas interactivas están formadas
o dictadas, por los hábitos mencionados en la definición de cultura”.

Ejercicios de aplicación

1. Raíces filogenéticas y antropológicas


Observe atentamente y tome nota sobre la comunicación de varios

animales: perro, aves, simios, delfines.
Compare y busque contrastes entre la comunicación de unos y otros, y

entre la comunicación de estos con el hombre, en aspectos tales como
medios (señales), mensajes y significados, reacciones ante diversos
estímulos y participación (del animal o del hombre).
Escriba un ensayo sobre la vida social de las abejas.

Participe en una discusión sobre la naturaleza del ser humano y escriba

las conclusiones:
- ¿Qué concepciones se tienen de hombre?
- ¿Cómo se dimensiona la naturaleza humana?
- ¿Cómo aparecen los signos del lenguaje en el desarrollo humano?
- Explique en qué y cómo se manifiestan las dimensiones humanas
en la vida: estudio, viajes, trabajo, amores, enfermedades.
 Lea con atención el texto de Gabriel García Márquez:
Fue Aureliano quien concibió la fórmula que habría de defenderlos
durante varios meses de las evasiones de la memoria. La descubrió por
casualidad. Insomne experto, por haber sido uno de los primeros, había
aprendido a la perfección el arte de la platería. Un día estaba buscando
el pequeño yunque que utiliza para laminar los metales, y no recordó su
nombre. Su padre se lo dijo: “tas”. Aureliano escribió el nombre en un
papel que pegó con goma en la base del yunquecito: “tas”. Así estuvo
seguro de no olvidarlo en el futuro. No se le ocurrió que fuera aquella la
primera manifestación del olvido, porque el objeto tenía un nombre difícil

22
I. Campos de estudio de la semiótica

de recordar. Pero pocos días después descubrió que tenía dificultades para
recordar casi todas las cosas del laboratorio. Entonces las marcó con el
nombre respectivo, de modo que le bastaba con leer la inscripción para
identificarlas. Cuando su padre le comunicó su alarma por haber olvidado
hasta los hechos más impresionantes de su niñez, Aureliano le explicó su
método y José Arcadio Buendía lo puso en práctica en toda la casa y más
tarde lo impuso en todo el pueblo. Con un hisopo entintado marcó cada
cosa con su nombre: mesa, silla, reloj, puerta, pared, cama, cacerola.
Fue al corral y marcó los animales y las plantas: vaca, chivo, puerco,
gallina, yuca, malanga, guineo. Poco a poco, estudiando las infinitas
posibilidades del olvido, se dio cuenta de que podía llegar un día en que
se reconocieran las cosas por sus inscripciones, pero no se recordaba su
utilidad. Entonces fue más explícito. El letrero que colgó en la cerviz de
la vaca era una muestra ejemplar de la forma en que los habitantes de
Macondo estaban dispuestos a luchar contra el olvido: “Esta es la vaca,
hay que ordeñarla todas las mañanas para que produzca leche y a la leche
hay que hervirla para mezclarla con el café y hacer café con leche”. Así
continuaron viviendo en una realidad escurridiza momentáneamente
capturada por las palabras, pero que había de fugarse sin remedio cuando
olvidaran los valores de la letra escrita (de Cien años de Soledad de
Gabriel García Márquez).

 Analice el texto para identificar cómo se manifiesta la capacidad


representativa o función simbólica del hombre, respondiendo las
siguientes preguntas:
- En relación con los objetos, ¿para qué le servían las palabras a los
Buendía?
- ¿Qué aspectos de la realidad representó José Arcadio con las
palabras?
- ¿Es el lenguaje una necesidad para la sobrevivencia del hombre?
¿Por qué?

2. Primeros desarrollos de la semiótica


¿Cuál es el origen de la semiótica?

¿Cuál fue el aporte de Saussure y de Peirce a la semiótica?

3. Naturaleza disciplinaria y objeto


Formule problemas que le corresponde estudiar a la semiótica.

Busque ejemplos de su entorno en donde tenga aplicación la semiótica.

23
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Escriba: ¿hay diferencia entre semiología y semiótica?



¿Cuál es el objeto de estudio de la semiótica?

¿Qué comprende la semiosis?

4. Relaciones interdisciplinarias
Consulte y amplíe: ¿qué relaciones se establecen entre la semiótica y

otras disciplinas?
Discuta: ¿qué implicaciones tendría una semiolingüística?

24
Capítulo segundo

Los sistemas de signos verbales y


no verbales
“No hay comunicación posible sin un código común, sin identidad
de códigos. Para comunicarnos eficazmente, necesitamos conocer
el código de nuestro destinatarios y transmitir nuestro mensaje en
ese código”.

Mario Kaplún

Introducción
Comunicarse es una necesidad esencial para la subsistencia de los grupos y
comunidades, para lo cual cuentan con el valioso apoyo del lenguaje hablado y
escrito, y con otros recursos y medios proporcionados por la semiótica. Poseen
el don de los códigos y los signos, que constituyen la forma como el ser humano
aprehende y categoriza la realidad, construye el conocimiento y transforma la
experiencia cultural y social en significado, para intercambiarlo en las diversas
actividades y contextos de la vida cotidiana, laboral y científica.

Es así como surgen en la vida social los sistemas verbales y no verbales de


significación y comunicación, de los cuales se ocupa la semiótica y lingüística,
entre otras disciplinas.

En el marco anterior, surgen los siguientes interrogantes: ¿qué comprende


la significación? ¿Cómo se entienden los signos y cómo se clasifican? ¿Qué
elementos constituyen un proceso comunicativo? ¿Qué son los códigos? ¿Cómo
son los sistemas verbales y no verbales de significación y de comunicación?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Naturaleza de los signos


1.1 Los signos en la vida cotidiana de las personas
En principio, “significación” etimológicamente es la acción de “significar”,
que equivale a producir o interpretar significado con el signo, desarrollar un
proceso sígnico o semiosis, la cual implica, entre otros hechos, transponer
de un plano significante a un plano significado, buscar y producir sentido,
interpretar el mundo y comunicarlo. “Los signos son creados y usados
-dice Walther (1994)- para cumplir con determinados fines, para aportar
determinados rendimientos: se quiere expresar algo a través de ellos,
representar algo y comunicarlo a alguien”.

Ahora bien, si los signos son el componente de la significación y también


de la comunicación (Peirce, 1986; Eco, 1976), como se infiere de algunas
reflexiones del capítulo anterior, es necesario, en consecuencia, examinar
dónde y cómo se producen, cómo se entienden y expresan, en fin, cómo se
agrupan y cómo se clasifican.

Para aproximarnos a la existencia de los signos, dejemos que la imaginación


divague mentalmente por los distintos momentos de la vida de un ser
humano, en alguna de nuestras ciudades modernas. Supongamos que
Alfredo, un joven trabajador de cierta empresa, despierta por el sonido
de un reloj (que él mismo programó). Después del desayuno observa el
periódico del día: títulos, fotografías, avisos. Oye el timbre del teléfono,
levanta el auricular y dice “aló”, como signo de que está listo para iniciar la
comunicación telefónica. Sale a la calle y busca el signo de “paradero”, para
hacerle la señal de parada a un taxi, que se reconoce por un rótulo encima
del vehículo. Escucha la radio, por la cual se entera de acontecimientos
nacionales. Observa por la ventana enormes nubes negras, agoreras de
lluvia. Se fija en el tablero del automotor: va a 40 kilómetros por hora y ve
que la gasolina está por mitad.

En las calles entiende diversos avisos: señales de tránsito, nombres de


almacenes, etc. Escucha voces y ruidos con alguna información: lotería,
dulces, golosinas. Oye la sirena de una ambulancia pidiendo prioridad. En
el ascensor capta signos que lo orientan sobre su uso: abrir, cerrar, arranque,
piso o nivel. Ya en la oficina, saluda y recibe como respuesta un cariñoso
gesto de la secretaria. En la cartelera recuerda instrucciones de trabajo y nota
una enorme paloma blanca como símbolo de paz.

26
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

Podríamos seguir imaginando la vida de Alfredo y comprobar que toda ella


está inmersa en los signos. En cada situación se advierte la existencia de un
objeto o estímulo sensorial, por medio del cual Alfredo comunica o interpreta
un “significado”, o sea, lo que él intenta dar a entender o lo que él supone que
otros le quieren comunicar. Como se ve, un signo se produce o se interpreta en
distintas circunstancias o contextos, que ayudan a precisar el sentido.

De ahí la riqueza polisémica de la palabra “signo”, porque es usada en


diversidad de situaciones y con variados significados. Valiéndose de tres
diccionarios de la lengua italiana, Eco (1976) recoge 38 acepciones de “signo”.
Y si le buscáramos sinónimos o palabras que se le aproximan en su significado,
en lengua castellana encontraríamos numerosas. Van las siguientes, a vía de
ejemplo: signo, símbolo, síntoma, índice, indicio, indicación, marca, señal,
indicador, trazo, huella, rastro, seña, gesto, contraseña, clave, manifiesto,
manifestación, figura, expresión, palabra, vocablo, representación, emblema,
enseña, imagen, icono, significante, estímulo, lenguaje, medio etcétera. Todos
estos términos tienen algo en común, aunque con alguna variación: se refieren
a una idea, a un sentido y facilitan su comunicación. Son rasgos propios de lo
que llamamos signo.

1.2 El signo desde la perspectiva tripartita de Peirce


Como lo hemos visto en el capítulo anterior (Cf. p. 14), Peirce (1986) sustenta
la idea de semiosis en tres referencias, vale decir, en la cooperación entre tres
elementos solidarios, así: Representamen (M) - Interpretante (I) - Objeto (O).

Las tres referencias del signo se consideran:


- Como referencia al medio (M), el signo es parte del mundo físico, es
material. Algo es signo, si se comporta como tal.
- Como referencia al objeto (O), pertenece al mundo de los objetos y
acontecimientos. Es la realidad que se representa.
- Como referencia al interpretante (I) se inserta en el “mundo espiritual”,
en “su reglas, normas, formas y relaciones de pensamiento” (Walther,
1994). El interpretante es su sentido, interpretado por otro signo, lo que
teóricamente da una cadena infinita. Es algo así como un sinónimo o una
paráfrasis. “El signo es signo si puede traducirse a otro signo que le da su
plenitud” (Peirce, 1986).

27
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Esta concepción tripartita de Peirce ha sido expresada de distintos modos (o tiene


coincidencias) a través de la historia de la filosofía, la lingüística y la misma
semiótica. Por ejemplo, la figura más utilizada es el triángulo de Ogden y Richards
(1964), cuyos vértices representan el símbolo, la referencia y el referente, tal
como se explica en el capítulo séptimo (Cf. p. 179).

Figura 2.1. Teorías de la triple relación, a partir de la versión de Eco (1976).

Tan clara ha sido históricamente esta visión tripartita del signo, por parte
de diversos autores, que Humberto Eco (1976) se ideó un triángulo con la
representación de las concepciones o teorías que implican esta triple relación,
como se puede observar en la Figura 2.1. El texto en letra destacada tiene que ver
con la versión de Ogden y Richards, y la de Saussure, en aspectos que parecían
faltar en el esquema original.

28
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

Como se puede observar, las diferencias van más por el lado terminológico que
por las concepciones en sí mismas. Parece que todos se refieren a lo mismo. Por
ejemplo, signo y símbolo se asimilan, y lo mismo interpretante, sentido y concepto.
El triángulo pretende ser una interpretación aproximada del problema desde los
diversos autores. Sin embargo, como bien lo anota Eco (1976), esta presentación
suscita problemas y al menos muchos interrogantes: ¿qué concepción de signo es
común a todos? ¿En qué punto reside el signo? Según parece estaría en el vértice
izquierdo inferior, como lo insinúan Peirce y Saussure.

Esto concuerda con el lenguaje corriente: por lo general, cuando la gente dice
“signo”, se refiere al significante. Pero recuérdese que no es posible aislar: no
existe signo si no hay significado (vértice superior).

1.3 Otras concepciones de signo


Guiraud (1971) entiende el signo como “un estímulo -es decir, una sustancia
sensible- cuya imagen mental está asociada en nuestro espíritu a la imagen de
otro estímulo que ese signo tiene por función evocar con el objeto de establecer
una comunicación”. Aunque, es verdad que todo signo se convierte en últimas
en una señal, es decir, un estímulo sensible, no es de buen recibo actualmente
tomar el significado mental como otro estímulo. Más que un estímulo asociado,
el significado es una construcción mental.

Según Buyssens, (citado por Eco, 1976), “un signo es un artificio por medio del
cual un ser humano comunica a otro ser humano su propio estado de conciencia”.
Obsérvese cómo se da relevancia a las funciones de comunicación y de
significación. Además se destaca la artificialidad y la participación intencional
del ser humano, de donde, como afirma Eco, se infiere que sería muy difícil
considerar como signos los síntomas y los indicios naturales. Claro, en otra de
sus obras Eco (1981) aclara que la garantía de la existencia de la significación es
el “destinatario humano”.

La definición clásica de signo, ya planteada por San Agustín, alude a la


sustitución de una cosa por otra, en latín, “aliquo stat pro aliquo”. Peirce dice
que es “somethings which stands to somebody for something in some respect or
capacity” (Eco, 1976), o sea “algo que para alguien se pone en lugar de otra cosa
en algún aspecto o capacidad”. Por ejemplo, el dibujo de una calavera substituye
la idea de muerte, mediante la cual representa la muerte en sí. Por esto, en cuanto
permite una representación, decimos más exactamente que un signo es el medio
por el cual representamos en la mente una realidad cualquiera construida
como significado. Pero, ¿qué comprende el significado?

29
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Se debe al gran lingüista Ferdinand de Saussure (1961) la concepción bipartita


de signo, como la unidad que resulta de asociar indisolublemente un significante
con un significado. Dicha asociación es de carácter psíquico, porque se produce
en la mente. Entonces, en el ejemplo citado, la imagen visual de calavera que se
forma en la mente asociada a la idea de “peligro de muerte” es lo que constituiría
el signo y no la relación con el dibujo material propiamente. Además de la
asociación entre significante y significado, todo signo para que sea tal, debe
reunir otros requisitos:

• Que lleve en sí la marca de una intención comunicativa, vale decir, que


intente dar a entender algo a otra persona.

• Que se base en un consenso o aceptación previa, por ejemplo, un


consenso en que la imagen de “calavera” signifique peligro de muerte,
o la palabra “bailar” dé a entender una acción de moverse rítmicamente.

En el caso de los signos de la lengua, o signos lingüísticos, Saussure habló de


la asociación de una imagen acústica con un concepto. Por ejemplo, como
se ilustra en la figura, al escuchar los sonidos materiales de la palabra “mesa”,
considerada como signo dentro de la lengua española, en la mente se asocia
una imagen acústica de dicha palabra con el concepto del objeto (mueble para
colocar objetos). Pero tanto los sonidos materiales, audibles, como el objeto real
en sí, están por fuera, no hacen parte del signo lingüístico, el cual se constituye
por la unión de la imagen acústica y el concepto.

Figura 2.2. El signo lingüístico, según Saussure (1961).

30
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

El estímulo sensorial es auditivo y está dado por la palabra en sí, cuya imagen
evocaría en la mente el concepto respectivo, operación posible gracias a un
acuerdo tácito entre quienes emplean la palabra “mesa”. Esto es lo que permite
entender que exista en forma subyacente una intención comunicativa, como lo
reafirma Guiraud (1971): “El signo es siempre la marca de una intención de
comunicar un sentido”.

Pero el significado no solo abarca los aspectos cognitivos, a la manera como


lo concibió Saussure (un concepto), sino también actitudes, valores, emociones,
sensibilidad estética, acciones y todo tipo de connotaciones socioafectivas y
culturales (Cf. p. 174, 178, 179). En consecuencia, un signo puede ser la expresión
de diversos tipos de significados.

En la línea marcada por Saussure, Hjelmslev (1988) explica la composición del


signo, también de manera dicotómica, mediante la asociación de la forma del
plano de la expresión con la forma del plano del contenido, haciendo abstracción
de la substancia del plano de la expresión y la substancia del plano del contenido,
que quedarían por fuera del signo, según se explica más adelante (Cf. p. 101).

Con base en lo anterior es posible afirmar que, aunque en realidad es indisoluble


la relación asociativa entre el significante y significado, en la práctica cuando se
habla de signo, muchas veces se alude solo al significante, aunque implicando el
significado. Así, las expresiones (significantes) “niño”, “¡ay!”, el movimiento
con la mano de “venga” y la imagen de rojo en el semáforo son signos, cuyos
significados son, algo así como “ser humano en la infancia”, “un sentimiento”
(dolor, horror, admiración...), “solicitud de aproximarse hacia acá” y “orden para
detener el vehículo”.

2. Hacia una clasificación de los signos


Es muy difícil clasificar los signos, pues son muchas por los puntos de vista desde
los cuales se les puede estudiar. En efecto, Eco (1976) cita once clasificaciones de
signos, aquellos que “intervienen en las relaciones interhumanas”. A continuación
nos permitiremos hacer referencia a tres formas de clasificar los signos: según
Peirce, Eco y Sebeok.

2.1 Los signos según la relación con el objeto representado


Los signos artificiales se originan en la creación cultural del ser humano. Peirce
(1986), seguido por Morris, Piaget, Eco y Sebeok entre otros, distingue en esta

31
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

clase los índices, iconos y símbolos, según el tipo de relación que guarden con
el objeto asociado.
Los índices guardan cierta conexión físico-espacial con el objeto al cual
señalan. La relación sígnica no es de representación, sino indicativa, mostrativa,
señalativa. Establecen una relación visual (ocasional, situacional) con el objeto.
Son índices por cuanto su asociación se basa en el señalamiento directo del
objeto: así, indicar con el dedo es un índice. También lo son muchas expresiones
lingüísticas, por ejemplo, los nombres propios, los pronombres, en especial,
los demostrativos: “este”, “allá”, “míralo allá”, “tu silla”, “aquel muchacho”,
“esa manzana”, “aquí”, “allí”, “él”, “el lápiz con que escribo”. Suelen llamarse
también signos deícticos (del griego “deixis” = ostensión, señalamiento).

Los iconos (del griego “ikonon” = imagen) son aquellos signos que logran cierta
representación directa o imitación de los objetos o de sus características, por
ejemplo, los mapas geográficos, las fotografías, las pinturas, las flechas, diseños,
modelos, diagramas, siluetas, metáforas y hasta las onomatopeyas. Una cosa
“es un icono de alguna otra cosa, en la medida en que es como esa cosa y en
que es usada como signo de ella” (Peirce, 1986). Los iconos son un medio muy
importante de comunicación moderna, y aparecen en las historietas cómicas, el
cine, la televisión, la publicidad, etcétera.

En cuanto a los símbolos, estos son signos basados en una asociación de


representación mental, más o menos convencional. Es decir, son socialmente
aceptados por el grupo o comunidad, según el contexto. Designan el objeto
libremente sin atarse a semejanzas o alguna conexión física. Representan un
objeto, como algo genérico, no individual: “perro” se refiere a todo ser vivo
que reúna ciertas características, como el ladrar, etcétera. Peirce (1986) cree que
hay dos clases de símbolos: símbolo singular (ejemplo, luna que solo hay una)
y símbolo abstracto, ejemplo la humanidad. Se dice que una “bandera” es el
símbolo de un país, en la medida en que los nacionales aceptan que representa
el concepto cultural de patria. Los signos del código de cada lengua particular
son símbolos. Así en lengua castellana el vocablo “libro” representa en la mente
el concepto de ese objeto que tiene páginas y sirve para leer. No obstante, para
las personas de habla inglesa el símbolo correspondiente es la palabra “book”,
para los franceses “livre”, para los antiguos griegos era “biblion”. Se producen
e interpretan en el contexto geográfico, cultural e histórico de las comunidades
que hablan el idioma correspondiente.

Los símbolos son signos de carácter arbitrario, porque no guardan relación natural,
racional o lógica entre el significante y el significado (Cf. p. 130). En cambio, los
índices e iconos, se consideran relativamente motivados (Cf. p. 189), porque
mantienen cierta relación racional con el objeto asociado. Pero, en últimas,

32
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

cualquier tipo de signo cumple la función de símbolo, facilitando al ser humano


la representación mental del mundo.

Además de los iconos, índices y símbolos que distingue Peirce, Sebeok (1996)
incluye otros tres elementos sígnicos (habla de “seis especies de signos”):
añade las señales, los síntomas y los nombres. Como se explicará más adelante
(Cf. p. 35), la señal es un signo producido de manera natural o artificial, que
“provoca alguna reacción en el receptor”. Los síntomas se producen de manera
“compulsiva, natural” y no son arbitrarios. Su uso es común en la medicina. Los
nombres son unidades sígnicas unívocas, de significado denotativo. Se refiere
a los nombres propios, cuyo referente no es una clase genérica sino algo único,
individual, como Pedro, Colombia, Cervantes.

2.2 Clases de signos según Eco


Los once criterios según los cuales Eco (1976) clasifica los signos, son los
siguientes:
- Por la fuente
- Por su significación e inferencia
- Según el grado de especificación sígnica
- Por la intención y el grado de conciencia de su emitente
- Por el canal físico
- Según la relación con su significado
- Por la capacidad de réplica del significante
- Por el tipo de vínculo con el referente
- Por el comportamiento que estimulan en el destinatario
- Por las funciones del discurso
- Por la tentativa de una clasificación general (criterio integral).
Como una muestra de esta rica taxonomía de Eco (1976), se transcribe a
continuación la clasificación de los signos, según el tipo de vínculo que se les
presume con el referente. Se trata de un replanteamiento y complementación de
la tipología inicialmente propuesta por Peirce (1986) sobre índices, símbolos e
íconos, que ya se explicó:

33
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 2.3. Los signos por su vínculo con el referente, según Eco (1976).

2.3 Las señales naturales


Retomando algunos de los signos mencionados por los autores anteriores,
es importante resaltar lo que se ha denominado las señales naturales, con
las cuales se relacionan los indicios y los síntomas. Recordemos que Sebeok

34
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

(1996) ya había hecho referencia tanto a las señales como a los síntomas, al
proponer sus seis especies de signos.

Son naturales las señales que, procedentes del mundo animado o inanimado,
le permiten al receptor relacionar en su mente un efecto ostensible, con su
causa: la nube negra como señal de lluvia, el humo como señal de fuego, una
huella en la arena como señal de una pisada, un grito en la oscuridad como
señal de miedo, una mirada como señal de desprecio.

Las señales naturales no implican una intencionalidad en la fuente y


tampoco constituyen códigos, así estimulen la asociación de algún tipo de
significado en el destinatario (ej. el humo, señal de fuego; ojos rojizos, señal
de enfermedad). Sin embargo, estas señales suelen ser consideradas como
signos por el hombre, en cuanto que, al atribuirles significado establecen su
uso como tales, es decir, como signos.

Una señal -sea de origen natural o artificial- se basa en un estímulo


perceptible por los sentidos, capaz de asociar algún tipo de significación.
Todo signo, en última instancia, se produce como una señal, en el canal o
medio respectivo. Según el sentido que afecten, se distinguen los signos
auditivos (los del lenguaje o la música), visuales (los de la escultura o la
pintura), táctiles (palmadas, los del alfabeto Braille), olfativos (perfumes) y
gustativos (sabores).

Los signos o señales naturales suelen ser indicios (Cf. p. 29, 73, 117), incluidos
por Eco en el grupo de los índices. Son una clase de señales que relacionan
un efecto con una causa, en cualquier ámbito de la naturaleza: ejemplo, una
huella, efecto de una pisada; el trueno, señal del rayo.

Una especie particular de indicios son los síntomas (señales expresivas),


señaladas por Sebeok (1996), las cuales relacionan una manifestación externa
(efecto) en un ser vivo con una situación interna o estado interior (causa), como
una mirada expresión de ira, el canto de las aves expresión de alegría, un llanto
señal de dolor o la fiebre como signo de una enfermedad (Cf. p. 130).

3. Semiosis de la comunicación
3.1 La comunicación, nutriente social cotidiano
No hay que olvidar que la comunicación es resultado del ejercicio de la naturaleza
social del hombre y que, como tal, reposa en la función semiótica (o función
simbólica), que en última instancia tiene como fin permitirle representar y

35
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

manejar la realidad, en una forma esencialmente compartida. Los procesos de la


comunicación, por lo tanto, realizados primaria y fundamentalmente mediante el
lenguaje verbal o articulado, pero también mediante diferentes formas semióticas,
son una necesidad vital. Son indispensables para sentir, pensar, actuar, vivir, en
fin, para el desarrollo personal y social, para la subsistencia de la especie humana.
¿Pero qué es y qué comprende un proceso comunicativo?

Exige una comunidad de seres humanos -mínimo dos- con la posibilidad


de compartir, en condiciones y contextos reales de la vida. Al respecto dice
Serrano (2001):

Pensemos que una comunidad comunicativa no es un conjunto de seres ideales que


mantienen unas relaciones ideales establecidas por alguien también ideal. Más
bien está formada por personas, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, de diferentes
clases sociales, que hablan, se saludan, se despiden, se tocan, conversan… es
decir, mantienen relaciones de comunicación.

3.2 Esquema general de la comunicación


Desde un punto de vista general, la comunicación podría entenderse como la
transferencia de una información de un punto (A) a otro (B), de manera que el
segundo (B) pase del estado de desinformado a informado, pero sin que por este
hecho, el primero deje su estado inicial de “informado”.

El esquema anterior es aplicable, hasta cierto punto, a la comunicación


animal, en la medida en que, en dicho caso, la información se toma como una
transmisión de estados asociados o necesidades (información empírica) y no
como conocimiento elaborado y representado conceptualmente (Cf. p. 2, 5, 10).
De la misma forma, podría hablarse en la era actual, de una comunicación con
las máquinas; pero, no se debe olvidar, que detrás de cualquier procesamiento u
operación, por maravillosa que sea, está el hombre, su creador y programador.

Tomando en cuenta la estrecha relación que guardan, es importante hacer una


distinción entre información y comunicación, elementos que se confunden con
frecuencia, tal vez porque el segundo incluye al primero. Situada la información

36
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

en el plano representativo, aquí se toma como el proceso de recolección,


acumulación y registro de los datos provenientes del mundo considerado como
algo objetivo, los cuales propician en el sujeto la apropiación y conocimiento
de dicho mundo. En consecuencia, el proceso incluye un sujeto que se informa
y un objeto sobre el cual se informa. Por ejemplo, Pedro se informa sobre un
eclipse de luna; en este caso, Pedro es el sujeto y el eclipse de luna el objeto
de la información. La información como tal no implica una comunicación, al
menos si se considera desde el punto de vista de la acción que ejerce el sujeto
sobre el objeto, sin que este aporte algo diferente a la función de proporcionar
datos empíricos necesarios y logre determinar así la acción del sujeto.

La comunicación exige otro sujeto con el fin involucrarlo en un nuevo proceso


de información, mediante el cual pasa de “desinformado” a “informado”.
Esto implica que un primer sujeto se informa de un objeto (información) y, si
es su intención, aplica los medios necesarios y produce mensajes para lograr
que un segundo sujeto también se informe sobre el objeto (comunicación).
En este caso, el segundo sujeto no se informa directamente sobre el objeto
sino por intermedio de la comunicación. Volviendo al ejemplo de Pedro, una
vez informado este sobre el eclipse, si desea compartirlo con María, le puede
enviar un mensaje buscando que ella también tenga la misma información
sobre dicho eclipse.

Como se ve, la comunicación comprende siempre algún tipo de información.


Además, la forma para obtener información no siempre se basa en el contacto
directo con los hechos (fuente directa); la mayoría de las veces, la gente se
informa a partir de procesos comunicativos, como puede ser un texto escrito,
un diálogo o la televisión.

A pesar de la presencia de un segundo sujeto, la comunicación puede convertirse


en un simple medio de información, si la participación del segundo sujeto no va
más allá de recibir la señal e informarse, sin entrar a un intercambio. Entonces
se dice que la información es mediada y el tipo de comunicación es de corte
unilateral y unidireccional.

La información que rodea al hombre es inmensa. Se da potencialmente en


la naturaleza, en la interioridad de nuestro ser, en los diversos fenómenos
y acontecimientos, y en los productos culturales de los pueblos. Desde el
amanecer del conocimiento humano, la información se ha registrado a través
de los más diversos medios: las tradiciones orales, los ritos y costumbres, la
creación del arte y de utensilios, los pictogramas, las inscripciones, los libros
y -más recientemente- las revistas, periódicos y medios electrónicos, como la
fonoteca, el vídeo, el computador y demás medios audiovisuales. Pero lo que

37
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

verdaderamente ha venido a revolucionar los sistemas de registro, manejo y


procesamiento de la información, ha sido la moderna informática, disciplina
tecnológica que en nuestros días ha llegado a los más sorprendentes adelantos,
facilitando operaciones comunicativas de increíble rapidez, lo cual le ahorra
energía y tiempo al cerebro humano.

3.3 Comunicación como intercambio


Serrano (2001) concibe la comunicación, como un proceso basado en la relación
y en la participación. Relación por la transmisión de un mensaje por parte del
receptor con destino a un receptor. Y participación, por los cambios que se busca
se operen en el receptor. No habrá comunicación si no hay un cambio, algo
nuevo, después de recibido el mensaje.

La comunicación de intercambio, bidereccional o bilateral busca propiciar el


diálogo para compartir experiencias, en un proceso de ida y vuelta, a un mismo
nivel de los comunicantes. Aún más: trasciende el encuentro de dos seres; se
extiende a la comunidad en una múltiple dirección o multilateralidad, como lo
afirma Mario Kaplún (1998):

La verdadera comunicación no está dada por un emisor que habla y un receptor


que escucha, sino por dos o más seres o comunidades que intercambian y
comparten experiencias, conocimientos, sentimientos (aunque sea a distancia o
través de medios artificiales). Es a través de ese proceso de intercambio como los
seres humanos establecen relaciones entre sí y pasan de la existencia individual a
la existencia social comunitaria.

En el contexto anterior, se entiende por comunicación el proceso mediante el


cual dos o más personas comparten una información o una experiencia sobre el
mundo, transmitida y recibida a través de un medio. La palabra “comunicación”
viene del latín “comunis”, “común”. Comunicar sería “hacer común”, es decir,
crear “comunidad”, comulgar en algo. Por tanto, implica una puesta en común
entre dos o más personas, consideradas en su integridad dimensional, las
cuales comparten conocimientos, pensamientos, ideas, opiniones, sentimientos,
sensaciones, actitudes, deseos, acciones e interacciones. Comunicar es, por tanto,
compartir la propia experiencia, y la de los demás.

Para explicar el intercambio de experiencias en la comunicación es útil el concepto


de campos de experiencia. Interpretando a Wilbur Schram (1966), llamamos
“campo de experiencia” el conjunto de conocimientos, opiniones, actitudes,
ideología y cultura, en general, resultado de las experiencias de la vida, lo
cual condiciona, de alguna manera, los procesos de comunicación entre las
personas. Por ejemplo, el campo de experiencia de una conversación sobre el

38
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

“comercio exterior”, cubrirá, entre otros tópicos, el conocimiento general de los


países latinoamericanos, la idea de organización política internacional, la idea
de mercadeo internacional, información sobre el relieve andino de ciertos países
suramericanos, productos importables o exportables, etcétera.

Figura 2.4. Los campos de experiencia, comunes y diferenciales.

Como se puede ver, los campos de experiencia son muy amplios: comprenden
el conocimiento del mundo (el saber general), el marco de referencia que
comprende el saber sobre el referente, en particular, y los diversos estados
afectivos y demás vivencias que caracterizan a una persona. Por ejemplo, la
idea de “necesidad” pertenece a un núcleo de experiencias diferente entre
campesinos, obreros, intelectuales, empresarios, sociólogos, promotores de
comunidad, líderes o políticos. Estas diferencias dificultarían un diálogo sobre
el tema, entre las personas de distinto grupo o sector. ¿En qué residen muchos
conflictos y malentendidos entre las comunidades, si no es en la falta de que
todos “hablen el mismo lenguaje”, es decir, que todos tengan el mismo marco
de referencia?

Hay campos de experiencia comunes y campos de experiencia diferenciales,


lo que permite enriquecer la comunicación. ¿Acaso en la comunicación no se
comparte con el otro la información y experiencias propias y no hace lo mismo el
interlocutor? Sin embargo, inicialmente algo en común tienen los interlocutores,
lo cual se constituye en el primer eslabón para abordar un tema o romper el hielo.
A veces, para iniciar una conversación se tocan aspectos sin importancia, pero
evidentes para las dos partes, como los aspectos relacionados con el tiempo o el
ambiente donde se encuentra, ejemplo, “Qué calor hace hoy, ¿verdad?”, “¿Qué
horas son?”.

Como se puede inferir, la comunicación exige abrir las ventanas de la conciencia


y de la personalidad para determinar los medios por los cuales se hace saber

39
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

a otros las intenciones de cada cual. Así entendida, la comunicación humana


transciende la transmisión de pura información y entra a lo profundo de la
naturaleza del ser humano. En otras palabras, la información que se produce
en la comunicación entre las personas desborda los datos cognitivos y se
convierte en síntoma, indicio o expresión de lo que ellas piensan, sienten o
quieren, desde su interioridad. Y, además, la comunicación va y viene, no se
queda en solo lado.

3.4 Competencia y acto comunicativo


Los seres humanos se encuentran dotados de la facultad semiótica o capacidad
para adquirir, crear, aprender y usar códigos de signos. Esta facultad, es
precisamente la que posibilita el desarrollo y ejercicio de la competencia
comunicativa (Cf. p. 40, 175), conocimiento diverso y amplio que abarca
un conjunto de subcompetencias de distinta índole (cognitivas, simbólicas y
semióticas, lingüísticas, pragmáticas, discursivas y otras), las cuales habilitan
a los interlocutores para producir o comprender mensajes con significado, en
diversos contextos.

Ahora bien, en el ejercicio de la competencia comunicativa se distinguen los


actos comunicativos y los actos de habla (Cf. p. 19, 43, 108, 140, 146-151 ).
Un acto comunicativo es una acción unitaria mediante la cual alguien produce
un enunciado con sentido sobre el mundo con destino a otro ser humano por
medio de un código, con la intención de dar a entender algo, y en un contexto
determinado. Por ejemplo, un acto comunicativo se da cuando alguien ofrece algo
en venta en voz alta, la acción de leer una noticia en la prensa escrita, un anuncio
radial o televisado, una valla publicitaria, un saludo, una pregunta, una respuesta,
etc. Se llama acto de habla un acto comunicativo que se realiza mediante el uso
de una lengua, oral o escrita. Todo acto de habla es un acto comunicativo, pero no
todo acto comunicativo constituye un acto de habla. En la práctica comunicativa
real, los actos comunicativos o los actos de habla, no se producen aislados sino
que se encadenan en la acción del discurso (Cf. p. 147-159).

3.5 Componentes de un proceso de comunicación


Para el análisis de la comunicación, como hecho sociocultural y como
proceso, que se manifiesta en la práctica en los actos comunicativos, se
han formulado a través de la historia diversos modelos, en los que se
distinguen cierto número de componentes. Aristóteles veía en el acto de
uso de la palabra, el orador, el discurso y el auditorio. Shannon y Weaver
montaron una teoría de la comunicación sobre la distinción básica de fuente,
transmisor, señal, receptor y destino.

40
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

De manera similar, David Berlo (1977) propone un modelo que comprende:


la fuente, el encodificador, el mensaje, el canal, el decodificador y el receptor.
Este autor incluye el código en el mensaje, aspectos que pocos consideran
separadamente como componentes del proceso total. Y así existen infinidad
de modelos. Sebeok (1996), por ejemplo, habla de seis factores, mensaje y
código, fuente y destino, canal y contexto, de los cuales afirma que todos y
cada uno constituyen el dominio de la investigación de la semiótica, si bien
acepta que “la noción central sigue siendo el signo”.
E1 modelo que aquí se adopta, según se ilustra en el diagrama que viene
a continuación, considera que en un acto comunicativo se distinguen unos
componentes internos o formales, y unos factores externos determinantes
del proceso.

Figira 2.5. Componentes de la comunicación.

Componentes internos
Entre los componentes internos o formales de un acto comunicativo se
distinguen principalmente: las fases de producción y comprensión, dos actores o
interlocutores (el emisor y el destinatario), el mensaje como unidad portadora de
la información, el código, el canal y la retroalimentación.

Fases y actores del proceso. En un acto comunicativo es necesario considerar


la existencia de dos fases, momentos o subprocesos, y dos actores. La
primera fase corresponde al subproceso de producción; la segunda fase,
complementaria de la anterior, comprende el subproceso de comprensión. La
producción implica la participación de un primer actor, el emisor (un primer

41
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

interlocutor), y subprocesos como el conocimiento del mundo (experiencias),


la codificación y la emisión de un mensaje La comprensión implica un segundo
actor, el destinatario (segundo interlocutor), y subprocesos como la recepción,
descodificación e interpretación del mensaje, de acuerdo con el conocimiento
del mundo, del código y del contexto.
El emisor (primer interlocutor) es la persona (o personas) que, identificando una
información por el conocimiento que tiene del mundo, asume el propósito de
comunicar algo (conceptos, ideas, actitudes, sentimientos, órdenes, solicitudes,
etc.) y con la ayuda de un código configura dicha información en un mensaje, el
cual es emitido a través del respectivo canal. El receptor (segundo interlocutor)
es la persona (o personas) que, situada al otro lado del canal, percibe y recibe el
mensaje, lo descodifica, ayudado por el conocimiento del código, y reconoce la
información que le quiso transmitir el primer interlocutor.
Código y canal. Son las formas semióticas como se realizan estas fases y, por
tanto, el proceso comunicativo. Es decir, constituyen el medio que hace posible
la producción de un mensaje por parte del emisor y la comprensión del mismo
por parte de un destinatario.
El código es el sistema de signos cuyo conocimiento habilita al emisor para
representar y transmitir la información en el mensaje, y al destinatario para
descubrir e interpretar la información comunicada y el propósito o intención
del emisor.
El canal corresponde a la substancia sensible a través de la cual se conforman
y materializan los signos de un mensaje. El canal puede ser simple, cuando el
mismo no presupone otros medios, como las ondas sonoras en la comunicación
interpersonal; y compuesto, cuando se basa en una cadena de medios, por ejemplo,
en la radio, donde se distinguen las ondas sonoras y magnéticas, o la prensa donde
se pueden encontrar como canal las letras, los dibujos, etc. Los canales compuestos
o complejos son propios de los llamados medios sociales de comunicación, en los
cuales no es fácil deslindar lo que es código, mensaje o canal.
Mensaje e información. La información se genera como conocimiento del
mundo referencial, real y posible, la asimila, simboliza como experiencias y
se la apropia cada sujeto (emisor o receptor), integrándola a sus experiencias
socioafectivas y culturales (Cf. p. 39). Es decir, la información surge dentro del
campo de experiencia de cada persona, el cual incluye su marco de conocimiento
(su propia visión del mundo) y su marco de referencia particular, es decir, su
conocimiento del tema o tópico sobre el cual se da la comunicación. Por eso la
información toma una caracterización según el nivel que predomine: información
a nivel cognitivo (conocimientos), experiencias socioafectivas o aspectos
interactivos o socioculturales.

42
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

El mensaje comprende la unidad que resulta de codificar una determinada


información. Es decir, en el momento mismo en que el emisor usa el código
para organizar y transmitir una determinada información, resulta el mensaje,
el cual llega al destinatario en forma de señal y a través de un canal, para ser
descodificado e interpretado con la ayuda del código correspondiente. “Un
mensaje es un signo o una sucesión ensamblada de signos transmitidos desde
un productor de signos, o una fuente, hasta un receptor o destino”, dice Sebeok
(1996). No se debe confundir información con mensaje. El mensaje es una
información codificada, es decir, incluye la información. Pero para recuperar la
información de un mensaje es necesario descodificarlo e interpretarlo.
La retroalimentación, llamada también información de retorno (feedback),
comprende las reacciones inmediatas o espontáneas del receptor ante el
mensaje. Dichas reacciones son percibidas por el emisor por diferentes medios
(por ejemplo, por la mirada y por los gestos del interlocutor destinatario, cuando
se halla interpretando el mensaje) y pueden resultarle significativas, para
reajustar su acción emisora. La retroalimentación no es propiamente la respuesta,
porque en este caso se cumplirá otro ciclo, en donde quien hizo de destinatario
inicial pasa a ser el emisor, y el emisor inicial se convierte en el destinatario. Sin
embargo, en la cadena del discurso dialogado, las respuestas de un interlocutor
pueden cumplir, al mismo tiempo, una función retroalimentadora.
La retroalimentación no es posible sino en ciertos actos comunicativos. Por
ejemplo, en una conferencia el expositor, a medida que va avanzando en su
discurso, puede ir enterándose, por la observación directa de sus oyentes, si su
mensaje les está llegando, si atienden, se interesan o no, si tienen dificultades,
etc. En cambio en la comunicación a través del periódico, el escritor (emisor) no
recibe retroalimentación, al menos inmediata: de primeras no sabe quién lo lee,
si lo entiende, si le interesa, si le gusta o si está de acuerdo.

Componentes externos
Se trata de elementos que no hacen parte propiamente del proceso
comunicativo, pero que se constituyen en factores del mismo por su estrecha
relación, muchas veces de carácter determinante. Los componentes o factores
externos de la comunicación son principalmente el referente (mundo
referencial) y el contexto.

El referente. Está constituido por el mundo referencial, es decir, los objetos,


seres o fenómenos de la realidad de que se habla en la comunicación. Es
posible que el referente se halle presente en el ejercicio de un acto comunicativo,
según el contexto, como cuando en una librería alguien toma un libro y pregunta
por su precio; pero más comúnmente, el referente se encuentra ausente, alejado

43
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

del escenario donde tiene lugar el acto comunicativo. De todas maneras, los
referentes hacen parte de un mundo objetivamente existente (físico, cultural,
social) o de un mundo posible o imaginario. Alrededor de estos mundos se
constituyen los ya mencionados “marco de conocimiento” (concepciones
generales del mundo) y “marco de referencia” (concepción particular del
aspecto del mundo que se constituye en referente). Así en el caso del referente
“libro”, los interlocutores pueden tener sus conocimientos generales sobre
diversos aspectos (marco de conocimiento) pero seguramente tendrán algún
conocimiento sobre diversos aspectos de los libros, sus características, partes,
precios, uso, etc., (marco de referencia).

Contexto. Hace referencia a la red de situaciones o circunstancias que rodean


el ejercicio de un acto comunicativo (o en el caso del código lingüístico, un
acto de habla). Estas circunstancias, involucran las condiciones reales en que
los componentes formales de la comunicación tienen existencia, como por
ejemplo, tipo de código, canal, la participación de los sujetos (su atención, su
voz, tono, mirada, distancia, etc.) y también los factores de tiempo y espacio.
El contexto es definitivo para el éxito de un acto comunicativo, para identificar
la intención comunicativa o solucionar un conflicto de ambigüedad, anomalía
u otra irregularidad semántica (Cf. p. 209). Así, por ejemplo, si el maestro
en clase, sin que esté lloviendo y sin que alguien tenga un paraguas a mano,
exclama “¡Présteme su paraguas!”, las circunstancias contextuales indican que
hay incoherencia. No se le entiende al emisor. Es inaudito, el maestro parece
como loco. Pero, si va a salir de clase a la calle, y además llueve, y un alumno
le puede facilitar su paraguas, el contexto aclarará que el mensaje es adecuado.

El anterior es el contexto extraverbal, pero existe también el contexto verbal,


que corresponde a las condiciones lineales en que se producen los enunciados
dentro del discurso. Así por ejemplo, una frase como “Se la volaron” puede
tener sentido si está antecedida de otro enunciado como “Hay mucho ladrón en
la ciudad, ¿qué pasó con su billetera?”.

3.6 Comunicación interpersonal y social


Dentro de la gama variada de tipos de comunicación que existen, según los
contextos en los cuales se desempeña el ser humano, vale la pena destacar la
llamada “comunicación interpersonal” y la “comunicación social”, aunque
desde cierto punto de vista los dos tienen de personal y social. Sin embargo,
en razón del uso más generalizado de los dos tipos de comunicación, y en
consideración de ciertos contrastes, es conveniente destacar algunas de sus
características, comunes y diferenciales.

44
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

La comunicación interpersonal es recíproca, fundamentalmente lingüística,


privada, casi siempre directa y más informal que formal. En cambio, la
comunicación social es unilateral, además de lingüística se apoya en diversos
medios, es pública, suele ser indirecta y es más formal que informal.

En la comunicación social no existen interlocutores directos y, por tanto, no hay


cambio de papeles de emisor y destinatario, es unilateral. En consecuencia, no
se esperan respuestas dentro del mismo proceso de comunicación. En el plano
emisor pueden estar una o varias personas para codificar una información personal
o institucional; los mensajes son transmitidos a través de los diversos canales que
proporcionan los medios, como la radio, la TV., la prensa escrita, las revistas,
la red de internet, etc., para ser recibidos y descodificados por personas de una
colectividad o grupo, el cual, en su papel de destinatario, adquiere la información
recibida, que puede traducirse en la llamada “opinión”. Individualmente, los
miembros del grupo pueden enviar respuestas, pero estableciendo otros actos
de comunicación, que en este caso pasa a ser interpersonal (por ejemplo, correo,
llamadas telefónicas, entrevistas).

4. Sistemas semióticos del lenguaje verbal


4.1 Lenguajes y códigos
Como se dice más adelante (Cf. p. 117), la palabra “lenguaje”, en cierta medida
es polisémica. Para el caso podríamos entenderla en tres sentidos: a) como el
lenguaje total, b) como lenguaje verbal, y c) como lenguaje no verbal. El lenguaje
total comprende la función del ser humano para simbolizar la realidad mediante
cualquier medio y comunicarse sobre ella. El lenguaje verbal está constituido por
los códigos de las lenguas naturales que se hablan en el mundo. Los lenguajes no
verbales se valen de los diversos medios semióticos que le proporciona la cultura
al hombre. En consecuencia, el lenguaje total cubre tanto los lenguajes verbales
como los no verbales.

Un lenguaje cualquiera se basa en algún tipo de código, o dicho de otra manera,


un código es la organización interna de un lenguaje. La noción de código, como
sistema de comunicación, con sus signos y reglas, pertenece al ámbito cultural y
social. Berstein (1997) define el código como “un principio regulador, adquirido
de forma tácita, que selecciona e integra significados relevantes, formas de
realización de los mismos y contextos evocadores”. Como se ve, este concepto
parte de principios comunes a un grupo de usuarios, y destaca el carácter
semántico y sociocultural, en el cual tienen lugar los “contextos evocadores”.

45
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Desde el punto de vista de su organización y funcionamiento, los códigos son


conjuntos organizados de signos, regidos por reglas para la emisión y recepción
de mensajes, y constituyen verdaderos “sistemas de comunicación”, por ser esta
su misión final. Sistema, en este caso, sugiere la idea de recurrencia de signos, a
partir de reglas, y la productividad de mensajes. Por ejemplo, el semáforo es un
sistema -de los más sencillos- porque a partir de cuatro o cinco signos (luces de
colores) permite la codificación o descodificación de cierto número de mensajes
(“siga”, “pare”...), de acuerdo con unas reglas establecidas para ese propósito:
por ejemplo, cada luz demorará un minuto, excepto el amarillo, este será paso
intermedio entre verde y rojo, etc. Un sistema de signos puede hacer parte de un
sistema mayor o suprasistema; igualmente un sistema puede contener, a su vez,
otros sistemas menores llamados subsistemas. Por ejemplo, el semáforo es un
subsistema del sistema de señales de circulación y tránsito, el cual hará parte del
suprasistema de señalización cívica o, simplemente, el sistema de señalización.

Por otro lado, un sistema puede ser simple, cuando maneja un solo tipo de signos,
como por ejemplo el semáforo, y complejo, cuando emplea signos tomados en
préstamo de otros códigos; tal es el caso de las señales de tránsito, en donde es
posible encontrar signos gráficos, iconos, colores, siglas y palabras del lenguaje
verbal. En fin, hay que recordar que en la emisión o recepción de mensajes en
cualquier nivel de comunicación, es muy frecuente la superposición en el uso de
códigos: en una exposición científica, por ejemplo, se dan códigos lingüísticos, el
código de la mímica, el código de la escritura, el código de la notación musical,
lógica, etcétera.

4.2 Características del lenguaje verbal


El lenguaje natural se manifiesta primariamente en lenguas o idiomas que se
extienden por el mundo en número aproximado de tres mil. Desde un punto de
vista semiótico o general, una lengua o idioma es un código lingüístico constituido
por signos y reglas, que son establecidas por la gramática respectiva (Cf. p. 118).

El lenguaje constituido por las lenguas naturales también se llama lenguaje


verbal, fónico o articulado, y es objeto de estudio de la lingüística (Cf. p. 114,
115). Como se explicará (Cf. p. 119), el lenguaje verbal tiene ciertas propiedades
fundamentales. Serrano (2001) propone 19 características las cuales definen lo
que es el lenguaje verbal. Estas son:
1) Carácter vocal auditivo del canal (lenguaje oral).
2) Difusión, transmisión y recepción direccional.
3) Extinción rápida.

46
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

4) Intercambiabilidad.
5) Especialización.
6) Retroalimentación completa.
7) La semanticidad.
8) Arbitrariedad.
9) Carácter discreto.
10) Desplazamiento (puede referirse a situaciones alejadas en tiempo y
espacio).
11) Secuencialidad.
12) Creatividad.
13) La tradición (nace del aprendizaje en la comunidad).
14) Dualidad (posibilidad de una doble articulación, Cf.).
15) Disimulación (puede generar enunciados falsos).
16) Reflexividad (con el lenguaje hablamos del lenguaje, función
metalingüística, Cf.).
17) Traducción e interpretación de otros sistemas.
18) Argumentabilidad (medio para el razonamiento y el conocimiento).
19) Capacidad de aprendizaje (una persona común y corriente puede aprender
cualquier lengua).

En el capítulo cuarto se retomarán algunas de estas características para precisar


más el lenguaje verbal, como objeto de estudio de la lingüística.

Es conveniente resaltar la característica 17, o sea la capacidad de traducir e


interpretar otros sistemas; vale la pena reproducir las siguientes palabras de
Serrano (2001) quien, recogiendo la teoría del interpretante de Peirce, expresa
lo siguiente:

El lenguaje verbal es el único sistema de comunicación, creemos que puede


traducir todos los demás. Bien, antes que nada debemos precisar que todo sistema
necesita ser interpretado y que la interpretación la hemos de dar también en algún
sistema. Es decir, hay sistemas interpretantes de otros que son interpretados.
No es una hipótesis excesivamente arriesgada afirmar que el lenguaje verbal
es el interpretante por antonomasia. Quizás podríamos definirlo como el único
interpretante y, por lo tanto, traductor de otros sistemas.

47
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

5. Los sistemas semióticos del lenguaje no verbal


5.1 Características de los lenguajes no verbales
Sin duda es inmensa la variedad, complejidad y heterogenidad de los lenguajes
no verbales de los que se vale el hombre para su actividad cotidiana, intelectual,
científica, profesional, laboral y social. Al respecto nos parece muy completa y
clara la exposición de Serrano (2001) que propone siete características a saber:
1) “La comunicación no verbal, generalmente, mantiene una relación de
interdependencia con la interacción verbal”: sabemos que en la práctica el
uso de un lenguaje verbal -especialmente de índole audioral- va acompañado
y complementado por otros signos como los de la expresividad corporal. Y,
a su vez, un acto de comunicación basado en un sistema no verbal, como
pudiera ser un código epistémico de la química o la matemática, siempre
necesitará de la explicación verbal.
2) “A menudo los mensajes no verbales tienen más significación que los
mensajes verbales”: es una verdad indiscutible. Aún más, es frecuente
que el significado de los lenguajes no verbales presentes en un mensaje
prevalezcan sobre la información proporcionada por las palabras. Es como
decir, por ejemplo, que lo que en un momento dado expresan los ojos, las
manos, el tono de voz prevalece sobre lo que explícitamente se puede estar
enunciando con el lenguaje verbal.
3) “En cualquier situación comunicativa, la comunicación no verbal es
inevitable”: al respecto añade Serrano (2001) que “no podemos no
comunicarnos”, lo cual quiere decir que estamos inmersos en un mundo
semiótico, queramos o no. De donde se infiere que todo tiene significado,
aún un silencio.
4) “En los mensajes no verbales predomina la función expresiva o emotiva sobre
la referencial”: esto depende mucho del tipo de código o lenguaje, porque
no es lo mismo referirnos a la kinésica o proxémica, donde la expresión de
emociones es la materia prima, que hablar de los códigos científicos o las
señales. Claro, muchos discursos realizados con el lenguaje verbal predomina
lo emotivo, como se dirá cuando hablemos de las funciones (Cf. p. 129).
5) “A culturas diferentes corresponden sistemas no verbales diferentes”: como
decíamos en otra ocasión (Cf. p. 21), la semiosis está indisolublemente
ligada a la cultura. Signos, códigos y cultura andan juntos. “La cultura no es
más que un código de códigos” (Serrano, 1980).
6) “Existe una especialización de ciertos comportamientos para la
comunicación”: se refiere a ciertas manifestaciones comunicativas que
toman como base la ritualización, en ciertas comunidades étnicas.

48
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

7) “El estudio en que encontramos este tipo de investigación es el descriptivo o


taxonómico”: esto quiere decir que el estudio de los sistemas no verbales de
comunicación requieren una análisis descriptivo en que se toman en cuenta
las unidades y sus relaciones, en cada situación comunicativa.

5.2 El modelo de códigos según Guiraud


Guiraud (1971) no habla de lenguajes sino de códigos. Distingue tres grandes
grupos de códigos: los códigos lógicos, los estéticos y los sociales. Cada uno
de estos contiene, a su vez, una gama de tipos y códigos que cumplen una
función propia.

Los códigos lógicos


Este tipo de códigos tiene como función “significar la experiencia objetiva y la
relación del hombre con el mundo” (Guiraud, 1971). Además de los códigos
lingüísticos o verbales, que en esencia caen dentro de los códigos lógicos,
estos cubren principalmente: los códigos paralingüísticos, los códigos prácticos
(señales y programas) y los códigos epistemológicos.
Los códigos paralingüísticos. Son sistemas de signos que operan en estrecha
relación con el lenguaje verbal, al cual apoyan, complementan o sustituyen en
los procesos de la comunicación. Pierre Guiraud considera tres tipos de códigos,
a saber: los relevos del lenguaje, los sustitutos del lenguaje y los auxiliares del
mismo. A continuación se indican algunas de sus particularidades.
Los relevos del lenguaje se constituyen como una “recodificación” del lenguaje
verbal, es decir, facilitan, generalmente por razones de índole cultural o de limitación
personal, una representación de los signos de una lengua. Por tanto, la estructura
lingüística no cambia, lo que cambia es la sustancia sensible significativa.
En primer lugar está la escritura alfabética corriente, la cual permite recodificar
con bastante fidelidad el lenguaje fónico, introduciendo peculiaridades lingüísticas
muy significativas, propias de la lengua escrita. También se incluye el Braille, el
Morse, el lenguaje de los sordomudos y cuanta señal pretenda representar más o
menos en forma equivalente los sonidos de la lengua.
Los sustitutos del lenguaje no representan el lenguaje propiamente sino que
pretenden sustituirlo. En esta pretensión, los códigos son autónomos, tienen sus
propias reglas, para establecer una comunicación en forma alterna a la lengua.
La escritura ideográfica china, en la que los caracteres no representan los signos
de la lengua sino ideas y conceptos, es considerada por Guiraud como un código
que sustituye al lenguaje. Pero también parece que aquí se incluyen también los

49
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

jeroglíficos, las pinturas y cuanta señal, distinta al idioma se use para “entablar
conversación”. Las siglas (ONU, OEA, Unesco, etc.) podrían desde cierto punto
de vista, considerarse también como sustitutos lingüísticos.
Códigos auxiliares del lenguaje tienen como fin apoyar los signos del lenguaje,
enriqueciéndolos o ampliándolos en su significación. Estos signos -casi siempre
síntomas- son eminentemente expresivos; aunque, en rigor, suelen acompañar la
emisión-recepción lingüística, muchas veces la sustituyen, por lo cual dejan de
ser auxiliares. Nos estamos refiriendo a la voz y entonación, lo mismo que a la
expresividad corporal que constituye el código kinésico y proxémico. La importancia
de estos códigos es inmensa. Una de las grandes ventajas de la comunicación oral es
precisamente la de poder ir apoyada de esta clase de códigos.
E1 código kinésico consiste en la utilización de los gestos, el manejo de la emisión
oral y la mímica en general: una mirada, una arruga en la frente, un carraspeo, un
movimiento de manos, el tono de la voz, etc., son formas intensamente cargadas
de significación. El código proxémico, según las culturas, suele entenderse como
la comunicación propiciada por el espacio dejado entre los interlocutores, la
posición y el movimiento del cuerpo y la utilización de los medios ambientales.
Los códigos kinésico y proxémico han despertado gran interés por parte de
muchos estudiosos, especialmente en los Estados Unidos (Davis, 1982).

Los códigos prácticos


Su función es constituirse en medio para significar y comunicar instrucciones,
avisos o llamados de atención, en los contextos de la vida cotidiana y social.
Por tanto, se producen como ejercicio de la función apelativa de acuerdo con las
funciones de Bühler (Cf.).
Entre los sistemas de señalización, los códigos prácticos más comunes son los
signos de circulación y tránsito, los de navegación marítima y aérea, entre otros.
También caen dentro de este grupo las señales de advertencia, como las sirenas
y las alarmas, algunos signos militares y deportivos, el bastón de los ciegos y
muchas otras señalizaciones convencionales adaptadas en las instituciones y en
el comercio.

Los códigos epistemológicos


Los más representativos de este tipo de códigos son los códigos científicos. Estos
pretenden apoyar la función del lenguaje natural orientada a la representación
del conocimiento, en las diversas áreas del saber humano. Por tal razón, dichos
códigos procuran defender la función representativa, (Cf. p. 132) substrayendo
la información referencial, conceptual y lógica de los influjos de los aspectos
subjetivos o afectivos, y de la interacción ideológica y sociocultural.

50
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

Según las ramas de la ciencia, los signos de los códigos científicos pueden ser
arbitrarios, como los símbolos numéricos y las fórmulas de la física y la química,
e iconos o figurados, como en la geometría y el diseño, en general. También pueden
ser clasificatorios o taxonómicos y operacionales, según permitan clasificar
entidades, o realizar procesos formales como los que se dan en la matemática, en
la lógica y en la gramática moderna transformacional. Casualmente los progresos
de estas disciplinas se han debido a la riqueza operativa e instrumental de los
códigos, los cuales han llegado a sutiles y delicadas complejidades en la época
actual. Veamos algunos ejemplos de signos científicos:

Los códigos estéticos


La peculiaridad de esta clase de código es la de buscar las mejores formas
expresivas para recrear la realidad estéticamente. Es decir, el hombre contempla
la realidad del mundo exterior y la problemática humana, para expresar por algún
medio su modo personal de percibir el mundo, de sentir y pensar, es decir, el
conjunto de sus propias experiencias, de manera estética.

Estos códigos se diferencian sutilmente unos de otros, aunque todos se rigen


por la genialidad, la creatividad, la expresividad y el empleo abundante de la
simbología. Su misión es exteriorizar la sensibilidad estética a través de diversos
géneros. La literatura utiliza sus códigos específicos en la creación de varios
géneros, pero sobre la base del uso primario de la lengua; la pintura se apoya en
los signos pluridimensionales, entre los que es destacable el color, la intensidad,
la perspectiva y el mayor o menor predominio de lo icónico; la música se vale de
signos acústicos, como lo hace el lenguaje articulado, pero aprovecha la riqueza
que proporciona el tono, la intensidad, la cantidad, el timbre, el silencio, el ritmo
y demás características del fenómeno sonoro y musical.

51
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Los códigos sociales


En toda sociedad hay una gama variadísima de códigos sociales. Estos nacen
de la experiencia objetiva, subjetiva y cultural del ser humano, y tienen como
propósito significar la relación entre los hombres y, por lo tanto, significar toda
clase de interacción social: normas, roles, costumbres, ritos, reglas, etcétera.

De acuerdo con Guiraud, los códigos sociales se catalogan así:


 Signos de identidad: los registros civiles, las insignias, los banderines,
símbolos patrios, uniformes, nombres y sobrenombres, maquillajes y
tatuajes.
 Signos de cortesía: fórmulas y saludos, tonos especiales y gestos
convencionales (inclinación de cabeza, estrechón de manos, abrazo,
beso, etcétera).
 Costumbres, hábitos y utensilios: alimentos, comercio, muebles,
arquitectura, instrumentos y maquinaria.
 Ritos y reuniones: los ritos religiosos, protocolos y etiquetas, fiestas,
regalos, noviazgo, matrimonio, clan, tribu, gremio y demás signos
relativos a las comunidades.
 Modas: como el vestido, danzas y costumbres predominantes.
 Juegos y diversiones: deportes, espectáculos, competencias.
 Patrimonio político y cultural: leyes, valores, medios de comunicación,
ciencias y artes.

Como se puede observar, muchos de los aspectos mencionados no tienen una


directa intencionalidad sígnica sino que esta puede atribuírsele; es decir,
muchas de estas realidades sociales cumplen una función primaria distinta
a la significativa, y se constituirán en códigos en la medida en que la gente
les atribuya significado. Por ejemplo, la moda cumple fines estéticos y de
protección, pero también puede ser significativa de sencillez, complejidad,
buen gusto, cultura de grupo, etcétera.

5.3 La propuesta de lenguajes de Poyatos


Una forma peculiar de agrupar los fenómenos del lenguaje (los lenguajes, y en
consecuencia, los códigos) es la propuesta de Poyatos (1980), que comprende la
“estructura triple del lenguaje”. Esta incluye la distinción de tres tipos de lenguaje:
 Lenguaje
 Paralenguaje
 Kinésica

52
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

Entiende por lenguaje, el que hemos denominado el lenguaje verbal basado


en el código de una lengua, el cual se extiende al uso de unidades segmentales,
como los fonemas, morfemas, palabras, frases y oraciones.

El paralenguaje tiene que ver con efectos nasales y vocales según la fisiología
de las personas y se refiere a las “cualidades no verbales y modificadores de
voz y sonidos y silencios independientes con que apoyamos o contradecimos
las estructuras verbales y kinésicas simultáneas y alternantes” (Poyatos, 1980).

Según el autor, son cuatro los grupos de rasgos paralingüísticos:


1. Cualidades primarias: por ejemplo, timbre de la voz, resonancia,
volumen, registros, campo entonativo y duración silábica.
2. Calificadores: control respiratorio, control laríngeo y faríngeo, control
lingual, mandibular y articulatorio.
3. Diferenciadores: risa, llanto, grito, suspiro, jadeo, bostezo, carraspeo,
eructo, hipo y estornudo.
4. Alternantes: clics, siseos, gruñidos e imitaciones de sonidos de
animales.

Con la kinésica, Poyatos (1980) asocia elementos relacionados con “la percep-
ción visual, audiovisual y táctil o cinestésica, que aislados o combinados con
la estructura lingüística y paralingüística”, llega a poseer un valor significativo
y comunicativo, intencionado o no. En la kinésica incluye, además, todos los
movimientos comunicativos basados en la expresividad corporal, por ejemplo,
el movimiento de ojos, parpadeos, mirada, rostro, sonrisa y otros.

5.4 Los lenguajes según el tipo de canal


Desde el punto de vista del tipo de canal en que se apoyan, Heinemann (1980)
clasifica los lenguajes así:
 Lenguaje no verbal auditivo: tiene que ver con la modulación de la voz
y la manera típica de hablar de las personas.
 Lenguaje visual: citando a Scherer, Heinemann (1980) incluye en este,
varias modalidades de signos, como: la expresión facial, el intercambio
de miradas, gestos y movimientos del cuerpo, distancia personal y
aspectos externos, por ejemplo, el vestido.
 Lenguaje táctil: abarca los roces, golpes, caricias, agarrones y demás
contactos.
Lenguaje térmico, gustativo y olfativo: en cierta medida también haría

parte del canal táctil.

53
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Ejercicios de aplicación

1. Naturaleza de los signos


Participe en un debate o escriba un ensayo sobre:
 ¿Qué papel cumplen los signos en un grupo social?
 ¿Qué es la significación?
 ¿Qué se entiende por signo? ¿Qué concepciones existen?
 ¿Por qué son indisolubles significante y significado?
 ¿Qué quiere decir semiosis?

2. Hacia una clasificación de los signos

 Abra una discusión sobre: a) concepciones y clasificación de los signos


según Peirce, b) concepciones y clasificación de los signos según Eco, c)
concepciones y clasificación de los signos según Guiraud.

 Averigüe el concepto y ejemplos de:


índice sistema
indicio semiosis
síntoma kinesis
señal símbolo
ícono signo
código significado

 Explique a qué grupo de signos pertenece cada uno de 1os siguientes


ejemplos:
Un mapa de Colombia. Llanto de un niño.
La palabra “elefante”. Una bandera deportiva.
Un cuadro pictórico. Una palmada de saludo.
Una nube negra. Una cruz en la iglesia.
Tos persistente. Graznidos de un animal.

 Discuta y escriba:
¿Por qué algunas señales no son signos? ¿Cuáles?
¿Por qué los signos siempre se producen como señal?

54
II. Los sistemas de signos verbales y no verbales

3. Semiosis de la comunicación
 Escriba un ensayo sobre: ¿qué comprende la información y en qué es distinta
de la comunicación?
¿Qué conceptos de comunicación se pueden formular?
¿Qué se entiende por campos de experiencia?

 Consulte otros capítulos y otras fuentes y amplíe los siguientes conceptos:


- Competencia lingüística - Competencia comunicativa
- Acto de habla - Acto comunicativo

 Analice los ejemplos e indique cuáles son los componentes formales y los
factores externos:
- Mi amigo invidente lee la frase “más vale tarde que nunca”, escrita en
Braille por su profesor.
- El vecino abre la ventana para observar, pues ladran los perros.
- En la calle Martha escuchó a un joven que decía en voz alta: “¡La
lotería, vendo lotería!”
- Mamá recibió una carta de mi hermano, en la que solicita el envío de
unos libros.
 Observe conversaciones y actos diversos de comunicación (conferencias,
entrevistas, programas de televisión, etcétera) y describa:
Interlocutores Códigos usados
Canales Mensajes
Contextos Referentes

 Escriba un corto ensayo sobre:


- ¿Es la retroalimentación exactamente la respuesta del receptor? ¿Por qué?
- ¿Qué comprende el contexto y qué importancia tiene en la comunicación?

4. Sistemas semióticos del lenguaje verbal

 Participe en una discusión: ¿en qué se diferencian los lenguajes de los


códigos?

 Encuentre ejemplos en que se manifiesten las características del lenguaje


verbal.

55
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

5. Los sistemas semióticos del lenguaje no verbal

 Busque ejemplos que tengan que ver con los siguientes tipos de códigos,
según Guiraud:
códigos auxiliares códigos sociales
códigos relevos códigos lógicos
códigos auxiliares códigos artísticos
códigos kinésicos códigos científicos

 Indique a qué clase de código pertenecen los signos empleados en las


siguientes situaciones comunicativas:
Uso del bastón blanco por los ciegos.
Una conferencia didáctica.
Una canción popular.
El poema del Mio Cid.
Las órdenes dadas en la milicia.
Mirada de desaprobación.
Distancia guardada entre dos personas
El alfabeto de los sordomudos.
La sigla OEA.
Las cifras de la numeración.

 Resuma el modelo propuesto por Poyatos sobre los tipos de lenguajes.

 Resuma lo que plantea Heinemann sobre los tipos de canal.

56
Capítulo tercero

La adquisición y
desarrollo del lenguaje
“La psicolingüística es el estudio de las relaciones entre
nuestras necesidades de expresión y comunicación y los medios
que nos ofrece una lengua aprendida desde la más tierna edad
o más tarde”.

Paul Fraisse

Introducción
Hoy sabemos que el lenguaje aparece en los dos primeros años del niño en un
aprendizaje espontáneo que, si se mira desprevenidamente, es bien admirable
por la fluidez y la rapidez natural con que se produce. Dicho aprendizaje implica
etapas evolutivas, procesos de adquisición y desarrollo personal y relaciones
sociales y culturales, que paulatinamente llevan a la aparición del lenguaje y
del pensamiento. Al respecto se han producido numerosos estudios, como los de
Piaget y los de Vigotsky, entre otros.

Lo anterior implica ver los fenómenos a la luz que arrojan la psicología, la


lingüística, la semiótica y especialmente la psicolingüística, como interdisciplina
que estudia de manera aglutinada e interrelacionada los procesos comprendidos
en la ontogenia del lenguaje.

En consecuencia, cabría interrogarnos: ¿cuáles son el objeto y los campos de


estudio de la psicolingüística? ¿Cómo adquieren los niños el lenguaje? ¿Qué
teorías explican este proceso? ¿Qué relaciones se establecen entre el lenguaje y
el pensamiento?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Campos de trabajo de la psicolingüística


1.1 Su objeto de estudio
La psicolingüística como interdisciplina o ciencia fronteriza que participa de la
psicología y de la lingüística, surge en la primera mitad siglo XX y su desarrollo
-como un saber autónomo- se consolida en la segunda mitad de dicho siglo.
Los aportes provienen tanto de parte de los psicólogos, en un comienzo los más
interesados en este tipo de problemática, y después también de los estudiosos de
la semiótica y la lingüística, que en los actuales momentos se han involucrado
en este campo del saber.

Siguiendo a Berko (1999), “la psicolingüística trata de descubrir los procesos


psicológicos mediante los que los humanos adquieren y usan el lenguaje”. Según
esto, son tres las cuestiones fundamentales de que se ocupa la psicolingüística:
q Comprensión: cómo comprenden las personas el lenguaje hablado y
escrito.
q Producción del habla: cómo producen el lenguaje las personas.
q Adquisición: cómo se aprende una lengua.

Desde luego, como lo diremos más adelante, esto abarca e implica muchos
componentes y factores, no solamente de orden psicológico y lingüístico sino
también semiótico, literario, pedagógico, epistemológico, sociológico, etc.,
campos con los cuales interactúan los estudios psicolingüísticos.

Desde un punto de vista cognitivo, el objeto de estudio de la psicolingüística


está constituido por los procesos mentales del lenguaje, o mejor, por los
conocimientos y capacidades que posee y desarrolla el individuo humano en
el aprendizaje y uso de la lengua, desde la primera infancia y en todas las
etapas de su vida. Considerado así el objeto, implica el estudio de los procesos
subyacentes que se producen tanto en la adquisición de la lengua como en la
producción misma del habla.

En el presente capítulo nos ocuparemos particularmente del los procesos


comprendidos en la adquisición y desarrollo del lenguaje en los primeros años
del niño. La comprensión y producción del lenguaje será objeto de otros libros1.

1
Para los efectos se recomienda al lector las obras del mismo autor (Niño Rojas, Víctor M.):
“Competencias en la comunicación (2012)” y “La aventura de escribir (2007)”, publicados
también por Ecoe Ediciones.

58
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

1.2 Algunas bases conceptuales


Desde un punto de vista general o en sentido amplio, la palabra lenguaje se
aplica a la función semiótica humana, que se manifiesta en el aprendizaje y uso
de cualquier sistema de signos o símbolos, incluidas las lenguas naturales. Desde
esta perspectiva, cualquier código científico, cultural o social es manifestación
del lenguaje. A un lenguaje así concebido se le puede llamar lenguaje total (o en
sentido amplio).
Desde una mirada más restringida, el lenguaje se puede entender como la
facultad humana para adquirir y desarrollar una o varias lenguas naturales,
en función del desarrollo del conocimiento, la expresividad afectiva y la
interacción comunicativa, al interior de un grupo social (Cf. p. 118). En
consecuencia, el lenguaje es fónico, articulado y basado en una capacidad
creativa (Chomsky, 1973). Aunque casi siempre, cuando en la actualidad se
menciona la palabra lenguaje, especialmente en el marco de la lingüística, se
le suele añadir el calificativo verbal. Entonces hablamos del “lenguaje verbal”.
Y los demás lenguajes (paralingüísticos o extralingüísticos) se denominarán
“lenguajes no verbales”, conforme se había dicho ya (Cf. p. 45). El lenguaje
verbal más los lenguajes no verbales constituyen el lenguaje total.
Dado que hasta el presente la psicolingüística ha dedicado parte de su atención
a los procesos del lenguaje, son mayores los estudios relativos al aprendizaje y
uso de la primera o de segundas lenguas. Sin embargo, si de acuerdo con Piaget,
se considera que la función simbólica es más amplia que los signos del lenguaje
verbal, hemos de aceptar que de algún modo la psicolingüística se encuentra con
la semiótica. Es la época en que las fronteras de los saberes tienden a borrarse, al
menos en las ciencias que se preocupan por lo humano.
Una lengua se entiende como un sistema de signos vocálicos y articulados que
los integrantes de un grupo social o comunidad adquieren, acatan y usan en sus
necesidades no solo comunicativas, sino cognitivas, socioafectivas y culturales.
Ahora bien, al conjunto de conocimientos que un hablante-oyente posee sobre
su lengua y que lo habilita para producir mensajes lingüísticos bien formados,
Noam Chomsky (1975) los llamó competencia lingüística (Cf. p. 63, 86, 90). En
la actualidad, el problema se ha centrado más en la competencia comunicativa
(Cf. p. 40, 175), concepto psicolingüístico, sociolingüístico y pragmático más
amplio (D. Hymes 1972, Habermas 1996, Lomas 1996, Berstein 1997, Bogoya
2000), pues se refiere al conjunto de conocimientos intuitivos y prácticos que
los integrantes de un grupo poseen y que los habilitan para producir cualquier
tipo de mensajes. Entre otros conocimientos, la competencia comunicativa
comprende el conocimiento y uso de la lengua en sí (competencia lingüística), las

59
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

habilidades escritas y orales, y las capacidades de tipo semiótico y pragmático.


El dominio de una competencia comunicativa le permite al hablante saber, entre
otros factores, en qué momento, cómo, a quiénes y a quién dirigirse.

1.3 Problemática que cubre la psicolingüística


La psicolingüística se ha interesado por el estudio de un conjunto amplio de
problemas: desde el estudio de las condiciones psicobiológicas del lenguaje, la
adquisición del lenguaje por parte del niño (ontogenia), desarrollo de la función
simbólica y aprendizaje de códigos y signos (semiosis), las teorías que explican
la conducta verbal (conductistas, innatistas, cognitivistas, otras), las relaciones
filogenéticas en el desarrollo del lenguaje, sus usos y funciones, y el desarrollo
cognitivo lingüístico.

Algunos ejemplos de este último son las relaciones lenguaje y pensamiento,


lenguaje-conocimiento, producción y comprensión de discurso, desarrollo de
la lecto-escritura, desarrollo de distintos aspectos de la lengua (sonidos, léxico,
significado), en fin, hasta el estudio de fenómenos de aprendizaje de varias
lenguas, como el bilingüismo, entre otros (López García 1991, Berko 1999).

Dentro de una concepción y metodología interdisciplinaria, la psicolingüística,


además de entrecruzar la psicología y la lingüística, trabaja en estrecha
cooperación con disciplinas como la pedagogía, la literatura, la sociolingüística,
la biología, la pragmática y desde luego la semiótica misma.

2. Cómo adquieren el lenguaje los niños


La adquisición del lenguaje por parte de los niños es uno de los acontecimientos
más admirables que se dan a lo largo de la vida de un ser humano. De acuerdo
con una figura propuesta por Chomsky, si imagináramos que un extraterrestre
desprevenido observa atentamente este suceso, concluiría sorprendido que se
trata de un aprendizaje espontáneo y extraordinariamente rápido, si se considera
la complejidad del objeto de aprendizaje, sin la acción intencional de un
maestro.

Es entendible con mucha razón, que este problema haya sido inquietud común
de psicólogos, lingüistas y pedagogos contemporáneos quienes se plantean
interrogantes similares a los siguientes: ¿cómo logran los niños hablar una lengua?
¿Qué fases o etapas se distinguen en el proceso? ¿Qué otras manifestaciones se
observan? ¿Cómo superar las dificultades del lenguaje?

60
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

2.1 Etapas y manifestaciones


A continuación se presenta una relación de los hechos más importantes y un
corto análisis del problema, tomando en consideración algunos autores que han
tratado el tema (ejemplo, Jacobson, Vigotsky, Brown, Piaget, Chomsky, McNeill,
Bruner, Slobin y Oléron, entre otros) y también la observación directa que realizó
el autor de esta obra en la adquisición del lenguaje (español) desarrollada por
sus tres hijos: Marcela, Miguel Ángel y Mario Alberto. En una primera parte
haremos una descripción de los fenómenos en sí, sus fases sucesivas, tal como
los hemos constatado, o como los han observado los autores estudiosos del tema.
Después nos referiremos a las teorías más importantes que tratan de dar alguna
explicación sobre dichos fenómenos.

La adquisición lingüística se realiza en tres grandes etapas, a saber: etapa


prelingüística que se extiende aproximadamente de 0 a 8 meses, la etapa
lingüística propiamente, cuya edad más representativa es el segundo año que
se puede extender aproximadamente hasta la edad de cinco años, y una etapa
poslingüística que corresponde al desarrollo total de la función simbólica, que
se manifiesta en la creación y uso de los distintos códigos a lo largo de la vida
cultural del hombre (Cf. p. 66).

Etapa prelingüística
Se llama así justamente porque corresponde al momento evolutivo de
aprestamiento, previo al inicio del lenguaje. Dicha etapa se desarrolla en el
primer año de vida, más o menos hasta los ocho meses o el año, y comprende: las
primeras vocalizaciones, el balbuceo y la expresividad “kinésica”.

Primeras vocalizaciones: es necesario distinguir los gritos, llantos y la repetición


de sonidos indiferenciados. Los gritos y llantos (que perduran en la vida del
individuo) son manifestaciones expresivas espontáneas, producidas en función
de las necesidades internas y externas, casi siempre como conductas reflejas. Aún
así, es factible pensar que el primer grito que lanza un niño al nacer, es su primera
señal y, en cierta medida, su primera comunicación con el mundo, por cuanto le
hace saber que existe y que necesita de la protección y cuidados primarios.
La repetición de sonidos indiferenciados (ecolalia): se inicia en el primero o
segundo mes con la producción de sonidos vocálicos (ah, ay), otros similares
a sonidos silábicos como gu agú, ba, pa, ma, ta. Coincide con el surgimiento
de la sonrisa, expresión natural que enriquecerá definitivamente la capacidad
expresiva del niño. Por esta época, muchos padres y madres de habla española se
sorprenden con expresiones parecidas a “mamma” creando con ello la ilusión de

61
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

que el hijo ya dice “mamá”. Pero las repeticiones ecolálicas son un simple juego
fonético inicial, cuyos efectos acústicos son similares en los niños de cualquier
parte del mundo.

El balbuceo: se basa en un proceso más avanzado que las repeticiones ecolálicas


y se define como una gimnasia fonatoria o articulatoria, en la que el niño se
deleita produciendo y escuchando sonidos propios, pero confrontando con lo que
oye en su medio social y que tímidamente imita. Esto se da aproximadamente
entre los 3 y los 8 meses. A la edad de 6 meses, su labor se le facilita gracias a
que empiezan a nacerle los dientes y a que le es más cómodo observar los labios
de los demás, pues ya logra sentarse. Empiezan, entonces, con una mayor rapidez
las habilidades propias de la coordinación audiovocal, necesaria para el lenguaje.

La expresividad “kinésica”: no es propiamente una fase sino una capacidad


que surge en esta edad, y la cual perdurará de por vida. Comprende la
función expresiva ejercitada mediante la sonrisa, la mirada, los gestos y los
movimientos de cabeza, dedos y manos. Se ha constatado que a partir de esta
época y en momentos posteriores del desarrollo infantil (no necesariamente
en la etapa prelingüística), el niño domina un sistema propio de comunicación
expresiva llamado “lenguaje secreto” (Lewis, 1980), que los adultos no
siempre comprenden, pero en el cual los niños mantienen entre sí verdaderas
conversaciones, a través de mensajes, como: “me agradas”, “te odio”,
“juguemos”, “préstame el juguete”, “vamos” y otros.

Durante la etapa prelingüística el niño empieza a desarrollar la capacidad


comprensiva tanto de las emisiones auditivas, como de expresiones “kinésicas”
procedentes de los mayores. Es extraordinaria su sensibilidad a la expresión de
actitudes y demás formas de comunicación. Entiende los regaños o alabanzas, así
para él todavía no existan las palabras.

Etapa lingüística
Distinción de fonemas y emisión de palabras
Aunque el aprendizaje básico del lenguaje es un hecho que se sitúa en el segundo
año de vida aproximadamente, en realidad el primer acontecimiento significativo
que viene a marcar el límite entre esta y la etapa anterior, se produce entre los 8
y los 12 meses, al iniciarse la fase de la diferenciación de fonemas. Parece que
esta labor de diferenciación fonológica dura más o menos hasta los 18 meses
(Jacobson, 1973; Oleron, 1985; Lennerberg, 1981, otros). Por otro lado, la rapidez
en la producción sonora depende del propio sistema articulatorio sensomotor y
del influjo del medio social. El dominio fonológico llegará con el aprendizaje
de la lengua, hecho que culmina a los 5 o a los 6 años de edad. El niño a los 8

62
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

meses, abandona el balbuceo y la ecolalia de sonidos no existentes en el lenguaje


de su entorno, canalizando sus esfuerzos a las distinciones fonológicas, las
cuales entran a su aprendizaje, en la medida en que inciden en la significación:
así empiezan a aparecer en su comprensión las oposiciones de tipo fonológico
(Cf. p. 100, 170) como las siguientes: /m/ /p/, /m/ /b/, /p/ /t/ y otras, en la
medida en que diferencia, “pa” (papá) de “ma” (mamá) o “ta” (tía) de “pa”
(papá), etcétera.

Por tanto, el origen del lenguaje tiene su punto de apoyo en la asociación que hace
el niño de las manifestaciones auditivo-vocales con una significación. De todas
maneras se sabe que, aunque el aprendizaje se da tanto en la comprensión como
en la producción, aquella aparece antes que la producción.

Las primeras palabras (papa, mama, tata, dada, nene, tete) se oyen
aproximadamente a los diez meses o un año y desde entonces aumenta su caudal
vertiginosamente: a los 20 meses dominará más de 100 palabras, más de 300 a
los 2 años y más de 1.000 a los 3 años (Cf. Richelle, 1975).

Como nos recuerda Richelle (1975) y dentro de la doctrina saussureana de la


convencionalidad del signo lingüístico (Cf. p. 31, 38), el niño empieza a asociar
con los signos verbales, determinados significados, en el marco de la incipiente
socialización. Pero también asume su propia interpretación como el caso de
Marcela que a los 12 meses bautizó “Ca” a la empleada (Custodia) y de Mario
Alberto, quien a los 2 años llamó “cuqui” a su tortuguita.

Inicialmente el vocabulario es netamente referido a objetos; la aparición de


palabras funcionales (pronombres, adverbios, conectores...) es de aparición tardía
(2 y medio a 3 años). Por otro lado, el proceso de adquisición lingüística se apoya
en fenómenos interesantes como la repetición por imitación, la creación de
onomatopeyas y el manejo de la deixis (Cf. p. 32). Así, si a Marcela desde los l0
meses se le pide que diga o repita, ella trata de imitar y responder: “pavu”, “tete”.
Y entre los 13 y los 18 meses llamará a los animales y otros seres por el ruido
que producen: pío, guau-gua, ruun (carro). En cuanto a la deixis o uso de signos
deícticos (los índices, que señalan o muestran), es un medio de comunicación
temprana, pero que perdurará de por vida y se integrará a muchas formas
lingüísticas, como los pronombres (yo, tú, él, acá, allá, aquel, ese, etc.). Y aún
desde los 8 meses, si se les pregunta a los niños sobre objetos presentes (“¿dónde
está el gato?”), ellos responden indicando el objeto referente con el dedo.

Hay otro hecho observable y es la llamada magia de las palabras. Sirven al


niño para descubrir el mundo y accionar sobre él (Vigotsky, 1996). Y es que,
según anotó Piaget (1965), en los tres primeros años las palabras son una

63
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

parte o cualidad de los objetos que nombra. La época de las preguntas no es


otra que una manifestación del deseo de coger el mundo y socializarse, en
tanto que se tranquiliza con las respuestas del adulto: -¿Qué es esto?” - “Es
un balón”. - “Ah”.

Aparición de la frase
Después de la diferenciación de fonemas y la emisión de palabras sueltas,
llega un momento importante y es la aparición de las holofrases, o empleo
de una o dos palabras combinadas con funciones comunicativas equivalentes
a frases u oraciones. Es entonces, cuando decimos que el niño “suelta la
lengua” y trata de hablar. Sus expresiones holofrásticas constituirán verdaderos
enunciados, al estilo telegráfico. Estas expresiones estarán apoyadas por los
gestos o movimientos deícticos y su sentido será definido por los contextos,
que cumplirán un papel fundamental.

El siguiente paso parece ser la combinación de palabras. Primero, el uso de palabras


“pivotes”, (citadas por Slobin, 1974) consistentes en palabras “operadoras” que
acompañan a otras: “galleta allí”, “más juego”, “manzana encima”. Después
viene el uso de oraciones de dos palabras, con estructuras que incluyen diversos
tipos de léxico: “caer muñeca” “papá venir”, “niña quiere”. Slobin (1974) trae
un interesante cuadro con ejemplos registrados en seis idiomas.

Con las regularizaciones, el niño empieza a adquirir y aplicar creativamente las


reglas de la gramática, no sin antes encontrarse ante conflictos, un poco difíciles
de superar, relacionados con la regularización total de las flexiones de verbos
y la sistematización de otras expresiones, que chocan contra el uso impuesto
por norma social, (Cf. p. 142). Así, el niño dice “yo cabo”, “yo sabo”, “está
rompido”, “yo andé”; pero el adulto le corrige: “yo quepo”, “yo sé”, “está roto”,
“yo anduve”. Es conveniente saber que la labor correctiva o, mejor, la aprobación
o desaprobación de los mayores es más efectiva y menos traumatizante si se
apoya en el ejemplo y no en la censura en sí misma. Ejemplo:
- Niño: Mi carro está rompido.
- Adulto: ¿Tu carro está roto?

En relación con hechos como los anteriores cabría la pregunta: ¿quién tiene la
razón? Desde el punto de vista de la regularización la tienen los niños. Pero es
claro que en algún momento, así sea en la vida escolar, el niño tendrá oportunidad
para adoptar la norma de sus mayores, corrigiendo sus expresiones y adecuándolas
al uso más aceptable por su comunidad, aunque choque con la regularidad.

64
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Desarrollo semántico y sintáctico


En la adquisición del sistema gramatical y semántico, aproximadamente entre
los 2 y 4 años (y hasta más), es posible identificar las llamadas expansiones
gramaticales y las extensiones semánticas. La expansión gramatical se da en la
medida en que una expresión se amplía por algún tipo de recursividad, ejemplo:
Perro ladra.
Ese perro ladra.
Ese perro ladra al gato.
El perro que ladra al gato es negro.

Las extensiones semánticas, que explica ampliamente Oléron (1979), son ciertos
cambios en las relaciones del signo con los referentes. Las sobrextensiones
iniciales se basan en posibles similitudes entre los referentes, como cuando
el niño llama “perro” a cualquier animal o a los animales domésticos. La
subextensión, en cambio, implica una reducción, ejemplo: para el niño, en sus
experiencias subjetivas, “carro” es el taxi que conoció un día, pero no son carros
ni el bus, ni el camión, ni el campero; las asociaciones por intersección se dan
cuando el referente no es exactamente el mismo del adulto, pero hay aspectos en
común, como llamar “chicle” a la plastilina; la discordancia o disociación es el
desplazamiento total en los referentes, como en cuando el niño llama “teleguía”
al televisor, negándose a admitir que una cosa era una revista y otra el aparato o la
televisión. Finalmente, la relación de identidad de referentes sería el punto ideal
en que el niño se aproxima a la interpretación simbólica del mundo, tal como lo
hace el adulto.

Pero esto es un proceso lento, y lo más probable es que opere la imaginación y


la creatividad del niño, entre otras razones, por carencia de léxico. Un caso de
expresividad creativa es la de Mario Alberto quien a sus dos años, a un carro de
pala (que recoge tierra, como una mano), lo bautizó “carromano”. Esto lleva a
pensar no solo en una subextensión inicial sino en una verdadera analogía por la
similitud con expresiones como “carrotanque”.

Entre los 3 y los 5 (o los 6) años se afianza el aprendizaje del lenguaje con una
rápida ampliación de las capacidades lingüísticas, estudiadas particularmente por
los psicólogos. Algunos hechos significativos son el uso de palabras funcionales,
la designación de relaciones, la expresión del tiempo y las preguntas inquisidoras:
- ¿Qué es…? ¿Por qué…?

Caso común es el de Miguel Ángel y Mario Alberto, quienes a sus tres años
y medio titubean con el uso de “ayer”, “mañana”, “hoy”. Algunas veces

65
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

“mañana” es “hoy” o lo contrario. Al final uno de ellos optó por usar “un día”
para cualquier situación, lo cual parece una solución sumamente práctica.

Etapa poslingüística
Una vez adquirido el lenguaje, cabe preguntar si no es posible hablar también de
un poslenguaje, como ejercicio de la función simbólica a la cual hace referencia
Piaget. “El problema se plantea cuando el hombre adulto se halla enfrentado a
situaciones complejas, en las que el lenguaje natural es insuficiente para responder
a nuevas necesidades de comunicación y de acción, especialmente en el campo
de la expresión científica y de la utilización de esta” (Naville en Piaget y Otros,
1969). Lo cual quiere decir que, una vez adquirido el lenguaje -en su sentido
estricto-, subsisten los símbolos y los signos no lingüísticos (Cf. p. 98, 129, 143)
de los cuales sigue haciendo uso el hombre para su comunicación en todos los
campos del quehacer, es decir, necesita de un lenguaje en sentido amplio (total)
que comprende el uso de toda clase de signos y códigos.

Pero en rigor de verdad, el poslenguaje no es una etapa en cuanto a tiempo se


refiere, porque se desarrolla desde un comienzo cuando se inicia la función
simbólica, mucho antes de la adquisición del lenguaje, y perdura de por vida.

2.2 Socialización y culturización


Después de los cinco o seis años, el niño avanza hacia la socialización y entra
en una fase de afianzamiento, ampliación y concientización de las estructuras
lingüísticas ya adquiridas, a través del desarrollo de las habilidades comunicativas
(entre las que se cuenta la lecto-escritura), acontecimientos que coinciden con la
vida escolar. Pero, aunque en la edad adulta surge una estabilización, en realidad el
aprendizaje de la lengua es una tarea de por vida, que solo termina con la muerte.

En una etapa avanzada de maduración del lenguaje, se puede hablar de grados en el


desarrollo de la competencia lingüística y la competencia comunicativa (Cf. p. 40,
175), aunque en rigor, la última incluye la primera. ¿Qué comprende este desarrollo?

Desde luego, se parte de la base de una adquisición o aprendizaje de las


estructuras básicas de lengua, en su calidad de lengua materna, o de lo contrario
no se podría hablar del desarrollo de una competencia, propiamente. La
situación varía si se trata de una segunda lengua o cuando el niño es bilingüe,
por contacto cultural y social con dos o más lenguas, situaciones que no son
objeto del caso que nos ocupa.

66
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Tabla 3.1. Habilidades que incluye la competencia comunicativa

¿Pero qué es lo que se supone ha desarrollado o aprendido el niño cuando


adquiere el lenguaje? Gracias a la función simbóIica (que aún los sordomudos y
quienes sufren mudez logran desarrollar por otros medios distintos a la palabra
oral) los niños se apropian de un sistema lingüístico, lo cual implica desarrollos,
a distintos niveles, como los siguientes:

Los anteriores aspectos se distinguen a la luz del análisis sobre las prácticas
lingüísticas, pero en la realidad son inseparables unos de otros. Esto quiere decir,
que el lenguaje no se logra con simples sonidos, elementos o palabras aisladas, sino
como un todo, que culmina con la comprensión-producción macroestructural
del discurso, en un momento determinado de la vida de las personas.

En fin, es preciso concluir que la adquisición del lenguaje se da como respuesta


de mediación en el largo proceso de maduración personal y social. Y de tal
manera que aprender a hablar se constituye en parte de un continuo progreso
estructural. Es decir, se trata de una capacidad que no se desarrolla separadamente
de las distintas dimensiones de la naturaleza humana. No aprendemos la
lengua independientemente de los procesos del pensamiento, de la maduración
socioafectiva o de la organización de la personalidad, en general. Lenguaje

67
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

(símbolos y signos) y vida biológica, afectiva, volitiva, social, intelectual,


artística, científica y tecnológica, se desarrollan inseparable y solidariamente,
aunque con características propias y recorriendo diferentes caminos y a distintos
niveles, a veces, contrapuestos, pero complementarios.

2.3 El aprendizaje de la lecto-escritura


Dentro del proceso de socialización y culturación del individuo surge el
aprendizaje de la lecto-escritura, como una fase avanzada en la adquisición y
desarrollo de la lengua materna o primera lengua. De acuerdo con Vigotsky
(1996), “a diferencia de lo que sucede con la enseñanza del lenguaje hablado,
en el que el niño avanza espontáneamente, el lenguaje escrito se basa en una
enseñanza artificial”. Entiende el lenguaje escrito como “un determinado sistema
de símbolos y signos, cuyo dominio representa un punto crítico decisivo en el
desarrollo cultural del niño”.

¿Qué es leer y escribir? Se inscriben como dos habilidades complementarias


que surgen en el contexto del desarrollo de la competencia lingüística (el saber
intuitivo y práctico de la lengua) y de la competencia comunicativa (el saber
comunicarse en distintas situaciones y por distintos medios). Leer es interpretar
los signos de la lengua representados por la escritura para identificar y comprender
el sentido, el pensamiento que ha querido comunicar el autor del texto. Escribir
sería comunicar al lector su pensamiento por medio de los signos de la lengua,
utilizando el recurso de la escritura.

Como se infiere, leer y escribir exigen un aprendizaje especial, para lo cual


se requiere (Fajardo, 1999): la adquisición previa del lenguaje, un nivel de
desarrollo mental adecuado (maduro), el desarrollo psicomotor y perceptivo
correspondientes, y una maduración en cuanto a los factores emocionales.

Según Vigotsky (1996), son tres los puntos deseables en el proceso del aprendizaje
de la lecto-escritura:
1) Debe nacer de la necesidad del niño, ha de ser “importante para su vida”.
2) Debe poseer un significado para el niño.
3) El niño logra este aprendizaje de manera natural, como una etapa natural
en su desarrollo.

Por las razones anteriores, aunque existen muchos métodos para enseñar a leer
y escribir a los niños (fonético o tradicional, silábico, por palabras normales,
global o analítico, constructivista, etc.), el mejor es el que se inspira en la lúdica

68
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

y en el desarrollo infantil. “El mejor método es aquel según el cual, los niños
no aprenden a leer y escribir sino que estas dos actividades se encuentran en
situaciones de juego” (Vigotsky, 1996). Por eso, el autor cree que los niños
logran adquirir el lenguaje escrito “pasando de los dibujos de las cosas a los
dibujos de las palabras”.

2.4 Alteraciones del lenguaje


Como lo corroboran los especialistas e investigadores (Fajardo, 1999; Berko,
1999; Lenneberg, 1981, otros), el lenguaje es el resultado del desarrollo
biológico de los procesos cerebrales y también de las distintas interacciones
sociales y culturales. Y como todo desarrollo, puede encontrarse con obstáculos,
estancamientos o dificultades, es decir, lo que los neuropsicolingüistas llaman las
alteraciones del lenguaje.

Algunas afectan la adquisición del lenguaje audio-oral, otras tienen que ver
con el aprendizaje de la lectura y escritura. A continuación se hace referencia a
las alteraciones más significativas desde el punto de vista pedagógico y de los
estudiosos del lenguaje.

Disartria: tanto la disartria como la afasia, son desórdenes de la patología del


lenguaje, que se desencadenan por alteraciones del cerebro o de vías o núcleos
nerviosos. Para su diagnóstico y tratamiento no basta la reeducación. La mayoría
de las veces requiere una atención especializada (médica o psicológica).

La disartria se basa en dificultades relacionadas con la distinción o la producción


de los sonidos del lenguaje, es decir, los fonemas (Cf. p. 272). Es diferente a la
afasia motora, en cuanto la disartria no afecta la secuencia propia del lenguaje.

Afasia: (Del griego: a = sin, fasia = habla). “Se denomina afasia la imposibilidad
o dificultad para la expresión y comprensión de los símbolos verbales, lo cual
representa para el individuo que la padece, no solo una ruptura con su medio
ambiente sino un impedimento general en sus procesos mentales” (Fajardo,
1999). La mayoría de las veces la afasia se origina por enfermedades o accidentes
que afectan el cerebro o los centros del lenguaje.

Desde un punto de vista neurológico, los especialistas clasifican la afasia en


dos grupos (Fajardo, 1999): a) afasia motriz o afasia de Broca, entendida como
un trastorno de las imágenes motrices de la palabra (producción), y b) afasia
sensorial o de Wernicke, que afecta las imágenes sensoriales de las palabras (la
comprensión). Pero desde un punto de vista más lingüístico, para Head, citado
por Fajardo (1999), son cuatro las clases de afasia:

69
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Afasia verbal, que atañe a las perturbaciones de la pronunciación.


2. Afasia nominativa que tiene que ver con la comprensión y uso de las
palabras.
3. Afasia sintáctica, relativa a la alteración del orden de las palabras.
4. Afasia semántica, si afecta el significado.
Disfasia: más que una privación, es una disfunción en la expresión o en la
recepción del habla, especialmente en el desarrollo de los niños. Se debe a
múltiples causas, y suele estar asociada a alteraciones auditivas o neurológicas.
Dislexia: es una dificultad común que se suele encontrar en niños normales.
Consiste en alteraciones de la escritura o lectura, o simplemente dificultades de
los niños para aprender o afianzar el aprendizaje de la lecto-escritura. Es el dolor
de cabeza de muchos pedagogos en la escuela, en la etapa inicial.
En general, se mencionan dos tipos de dislexia: dislexia visual y dislexia auditiva.
La primera, de mucha frecuencia, se entiende como un trastorno o la confusión
en la percepción de las letras al leerlas o escribirlas. Por ejemplo, el niño ve o
escribe las letras al revés, las cambias por las más parecidas, las voltea de abajo
hacia arriba, etc. La dislexia auditiva es la dificultad para distinguir sonidos, por
ejemplo, vocálicos y consonánticos, para asociarlos con los símbolos escritos.
El tratamiento de la dislexia es una tarea de los pedagogos de la lecto-escritura y
se basa en una ejercitación sistemática, reforzada por actividades lúdicas.
Alexia: es una alteración de la capacidad para leer, si bien no se afecta la habilidad
del habla. Las personas que sufren esta alteración no pueden deletrear frases en
voz alta. Si la alexia es profunda, no basta la reeducación, requiere atención o
terapia especializada.

3. Teorías sobre la adquisición del lenguaje


Hecha la reseña anterior sobre los momentos y manifestaciones más destacados
del proceso de adquisición del lenguaje, cabría ahora preguntar sobre la
explicación del fenómeno de adquisición del lenguaje, como tal. Para tal fin
es necesario abordar las teorías, según distintos autores, la cuales buscan
explicar la ontogenia, es decir, el proceso de la adquisición del lenguaje por
parte de los niños.

Las más importantes teorías se agrupan en cuatro, así: ambientalistas,


nativistas, cognitivistas y culturistas.

70
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

3.1 Teorías ambientalistas


Coincidiendo con las concepciones tradicionales que atribuyen el aprendizaje
del lenguaje infantil a la fuerza de la imitación estimulada desde afuera y a la
repetición, estas teorías consideran decisivos los factores externos derivados
del entorno y del medio social. Es posible distinguir dos posiciones: la de los
lingüistas (Saussure y el estructuralismo) y la de los psicólogos (Skinner).

Ferdinand de Saussure (1961) considera que la lengua es la parte social del


lenguaje, cuya existencia real se deriva de su carácter de contrato o pacto
social. Así entendida la lengua, Saussure afirma que “el niño se la va
asimilando poco a poco”, es decir, la adquiere como una apropiación de algo
procedente del exterior: el “sistema de signos depositado en el cerebro de
todos los hablantes”.

Otra posición teórica ambientalista es la que planteó el conductismo uno de


cuyos más notables representantes, Skinner, trató de explicar cómo se instaura,
cómo se modifica y cómo se manifiesta en los individuos un repertorio verbal
(Skinner, 1957). Se basa en contingencias de refuerzo que operan sobre el
sujeto para propiciar respuestas positivas. Es decir, lo fundamental es la
acción de estimulación verbal, la cual se orienta en una dirección de afuera
hacia adentro del sujeto.

En conclusión, según el ambientalismo, el niño escucha, recoge, imita,


organiza, repite, forma analogías y logra hablar, gracias al influjo del
medio social. Pero esta explicación parece dejar un notable vacío: de darse
esto exactamente así, ¿por qué no logran también hablar ciertos animales,
expuestos al ambiente del lenguaje y con órganos fisiológicos similares a los
del hombre?

3.2 Teorías nativistas


En cierta medida como reacción a la concepción anterior, surgen las teorías que le
dan prelación a factores internos al sujeto, mentales o biológicos.

La posición más conocida es aquella que se deriva de las teorías lingüísticas


de Noam Chomsky (1971), teorías expuestas en el marco de su gramática
generativa y transformacional (Cf. p. 71, 102, 104, 117). Este planteamiento se
ha denominado teoría nativista mentalista del lenguaje, por cuanto argumenta a
favor de la idea de que ciertos principios intrínsecos de la mente proporcionan
estructuras fijas, como condición previa de la experiencia lingüística. Según esta
concepción, el proceso de adquisición lingüístico es inverso al del ambientalismo:

71
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

parte de los procesos mentales del sujeto, los cuales se privilegian, y se llega a un
desarrollo del lenguaje, en el cual se involucra el influjo del medio social.
Siguiendo a Humboldt, en quien se inspira, Chomsky (1971) afirma que “la
adquisición de la lengua es en gran parte asunto de maduración de una capacidad
lingüística innata, maduración que es guiada par factores internos, por una forma
de lenguaje innata que se agudiza, diferencia, y alcanza una realización específica
a través de la experiencia”.
Entre otros argumentos, Chomsky cita los siguientes:
• Los niños aprenden su lengua materna de una manera extraordinariamente
rápida y logran emitir y comprender, de forma ilimitada, mensajes nunca
antes escuchados.
• Esto implica la existencia de una estructura profunda, una “gramática
interiorizada” o conocimiento que habilita para la aplicación de la
creatividad lingüística en el ejercicio del habla.
• Lo anterior explica que existan propiedades universales del lenguaje,
comunes a todas las lenguas.
Una segunda teoría nativista corresponde a la posición biologicista de Eric
Lenneberg (1981), quien al preguntarse “por qué el hombre es el único que puede
aprender a hablar un lenguaje natural”, responde en sus extensivos estudios, que
existen unos determinantes biológicos o unas estructuras especiales en el cerebro
del hombre que permiten el ejercicio de las funciones del lenguaje.
En síntesis, dicho autor concibe el lenguaje como una “manifestación de
tendencias cognitivas específicas de la especie” (Lenneberg, 1981).

3.3 Teorías cognitivistas


Tanto las teorías ambientalistas (de Saussure, el estructuralismo y el conductismo),
como las nativistas (particularmente del lingüista Chomsky) le dan una especial
primacía al desarrollo lingüístico frente a lo cognitivo, o al menos otorgan una
categoría de realce a la existencia de estructuras propias del lenguaje. En cierta
oposición a estas tesis, se han venido divulgando y discutiendo, teorías que dan
más importancia a lo cognitivo, o basan sus principios en relaciones entre lo
cognitivo y lo lingüístico. La explicación cognitiva de mayor trascendencia
corresponde a la posición del maestro Piaget, expuesta a lo largo de sus numerosos
estudios. Pero también han tomado relevancia otras teorías, particularmente
la del psicólogo soviético Vygotsky sobre lenguaje y pensamiento (1964) y la
formulada por Bruner (1989).

72
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Las teorías de Piaget


La posición de Piaget frente a la adquisición del lenguaje, es la de otorgarle
una especial primacía al desarrollo de lo cognitivo, subordinando el lenguaje
al pensamiento. Tal como se señaló anteriormente (Cf. p. 61 y ss), los orígenes
del lenguaje en el niño se sitúan en la función simbólica, o sea en capacidades
representativas que se originan y desarrollan previamente al fenómeno lingüístico,
por ejemplo, en los juegos simbólicos y la imitación diferida (Piaget, 1974).

La esencia de estas manifestaciones reside en que el niño logra usar sus objetos,
juegos y acciones, como significantes símbolos, en forma tal que, al surgir el
lenguaje como sistema de signos convencionales, se da una socialización de las
representaciones y, entonces, lo lingüístico pasa a ser parte de una capacidad
más amplia, la función simbólica. “Existe una función simbólica más amplia que
el lenguaje que engloba, además de los signos verbales, el de los símbolos en
sentido estricto” dice Piaget (1974).

La función simbólica se manifiesta en ciertos juegos que son para el niño


situaciones significativas similares, como cuando un guijarro representa un
bombón, en una visita social o como cuando al abrazar la almohada o una muñeca,
estas representan la mamá.

El surgimiento de los símbolos permite el surgimiento de los signos y del mismo


modo los iconos, los índices, los indicios y los síntomas (Cf. p. 14, 32). Según
Piaget, la inteligencia es anterior al lenguaje y este, una vez adquirido, más o
menos a los dos años, va a servir a lo cognitivo, en la lógica de las proposiciones,
pero propiamente no las engendra. Y es que considera el lenguaje como necesario,
pero no suficiente para el pensamiento.

De todas maneras reconoce un apoyo mutuo entre lenguaje y pensamiento, pues


entre ellos “existe también un círculo genético tal que uno de los dos términos
se apoya necesariamente en el otro en una formación solidaria y en una perpetua
acción recíproca. Pero ambos dependen, en último término, de la inteligencia que
es anterior e independiente del lenguaje” (Piaget, 1964).

El siguiente mapa mental trata de recoger la idea de cómo surge el lenguaje en


el niño, según Piaget. Destaca la función simbólica, los períodos de desarrollo,
el desarrollo del pensamiento y el surgimiento de los símbolos y signos, punto
donde se origina el lenguaje.

73
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 3.1. Surgimiento de los signos del lenguaje desde la función simbólica.

Por otro lado, en el marco expuesto por Piaget, el lenguaje se desarrolla como
comportamientos que provienen de las interacciones entre el individuo y el medio,
y no se basa, como otros creen, en estructuras hechas sino por construir. De
ahí que considere unos estadios de desarrollo, a saber: inteligencia sensomotriz,
pensamiento preoperacional, operaciones concretas y pensamiento formal.

En el proceso evolutivo, Piaget distingue un lenguaje egocéntrico y un lenguaje


socializado, que hasta cierto punto se oponen. El lenguaje egocéntrico, que
cubre el 50% de la producción hasta los tres años, disminuye y se estaciona
entre los tres y los seis años, y después de los siete tiende a un descenso total.

74
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Consiste en que el niño habla no necesariamente para ser escuchado, ni toma en


cuenta al interlocutor. El lenguaje socializado, contrario al anterior, se basa en la
dimensión comunicativa, en que toma en cuenta al interlocutor y, según Piaget,
se da progresivamente a medida que se supera el lenguaje egocéntrico.

Tabla 3.2. Los estadios de desarrollo según Jean Piaget.

El desarrollo del lenguaje en el niño según Vigotsky


De manera distinta, Lev Vigotsky (1996) concibe la adquisición del lenguaje,
el cual comienza como un instrumento práctico en la vida del niño. Además,
interpreta de modo diferente la idea de lenguaje egocéntrico y socializado, como
se ilustra en el esquema de la página siguiente el cual pretende sintetizar el
pensamiento de este autor.

Considera, en primer lugar, que la ontogenia, tanto de lenguaje como de


pensamiento procede, de raíces genéticas diferentes, en cuya línea evolutiva
se distinguen una etapa prelingüística y una etapa preintelectual. Las dos
constituyen líneas de evolución separadas hasta algún tiempo -aproximadamente
a los dos años- en que “se encuentran, y entonces el pensamiento se torna verbal
y el lenguaje racional”.

75
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 3.2. Desarrollo y funciones del lenguaje, de acuerdo con teorías


de Vigotsky (1996).

76
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

En segundo lugar, Vigotsky (1996) plantea de otra forma, la tesis piagetana del
lenguaje egocéntrico y lenguaje socializado. La función organizadora de los
signos se manifiesta en el uso que el niño da al lenguaje como un instrumento
para su actividad práctica cotidiana.
Y a medida que resuelve problemas prácticos con el lenguaje, paralelamente
desarrolla su intelecto. Considera que el lenguaje en sus primeros momentos es
comunicación con otros (es decir, socializado) y que progresivamente puede
convertirse en instrumento de comunicación consigo mismo, es decir, en lo que él
llama el lenguaje interiorizado. Esta tesis concuerda en parte con el planteamiento
saussureano, sobre la adquisición de la lengua como sistema (social) de signos,
es decir como medio de comunicación. En cuanto al lenguaje egocéntrico, este
se constituye en una etapa intermedia entre el lenguaje socializado, en su paso
hacia lenguaje interiorizado.
Es interesante el parangón que hace con el mono, pues este también se vale de
instrumentos como el niño. Pero Vigotsky hace notar las diferencias entre la
manera como uno y otro soluciona los problemas con que se encuentra. Es aquí
precisamente en donde el niño se vale del lenguaje.
En la internalización que hacen los niños desde el lenguaje socializado hacia
el lenguaje interiorizado, pasa por varios momentos, en que cumple varias
funciones: uso interpersonal, función intrapersonal, función planificadora y
función cognoscitiva, comunicativa y emotiva. Finalmente, el lenguaje cumple
una mediación social como instrumento que le permite al niño asir los objetos y
comunicarse con las demás personas de su entorno.

Teoría cognitivo-culturista de Bruner


Jerome Bruner (1989) asume también la indisolubilidad en el desarrollo de lo
cognitivo y lo lingüístico, pero restándole importancia a cuál está primero o cuál
se subordina a quién. Prefiere considerarlos como dos procesos que coinciden,
en que el lenguaje es como un “amplificador” del pensamiento, pero no algo
esencial del mismo. Pero, además invita a rescatar la “acción” y particularmente
la “culturación” resultante de las interacciones niño-adulto.
De esta manera, no solo pretende superar o complementar la teoría innatista en
cuanto a que esta necesita de requerimientos sociales sino también al mismo
Piaget, a quien critica, por considerar que no solamente es imposible hablar de un
desarrollo cognitivo disociado del desarrollo del lenguaje, como en cierta forma
lo hacen los planteamientos piagetanos, sino que tampoco es posible disociar el
lenguaje del influjo que ejerce el medio, con lo cual Bruner estaría retornando, en
cierta medida, a los factores externos del ambientalismo.

77
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

4. Algunas relaciones de lenguaje y pensamiento


4.1 Dificultad para interpretar el sentido de los términos
Cualquiera sea la concepción que se tenga de pensamiento, es innegable que
se halla ligado -más o menos indisolublemente- a la semiosis, es decir al
surgimiento de los símbolos y signos (Cf. p. 174, 178). Es muy oportuna la
afirmación de Piaget (1981): “El pensamiento naciente, aunque prolonga la
inteligencia senso-motriz, precede de la diferenciación de los significantes y
significados y, por consiguiente, se apoya, a la vez, sobre la invención de los
símbolos y sobre el descubrimiento de los signos”.

Tabla 3.3. Interpretación de los términos lenguaje y pensamiento

Para tratar de comprender las relaciones del lenguaje y pensamiento habría


que aclarar cómo entenderlos, cómo interpretarlos. E1 problema no es tan fácil
ni sencillo. El alcance significativo dado a los términos varía de una corriente
filosófica a otra, de un autor a otro y de un contexto a otro. La controversia se
puede extender a relaciones como: lenguaje sin pensamiento, pensamiento sin
lenguaje, dualidad de procesos, etc. Desde el punto de vista lingüístico, en general
se podrían distinguir dos sentidos básicos, tanto de lenguaje, como de pensamiento:
un sentido estricto y un sentido amplio, como se ilustra en la Tabla 3.3.

78
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Con base en el cuadro anterior, cabría preguntar qué tipo de conceptos subyacen
en las teorías de la adquisición del lenguaje ya expuestas. Por ejemplo, Saussure,
Piaget y Chomsky tienden a un sentido estricto de lenguaje y pensamiento.
Vigotsky trabaja con un sentido amplio del lenguaje, y un sentido amplio
del pensar. Esta concepción permite imaginar una figura de intersección de
dos círculos, en la cual se hacen relevantes el pensamiento no verbal (A), el
pensamiento verbal (B) y el lenguaje no intelectual (C), según se ilustra en la
Figura 3.3.

Figura 3.3. Alcances conceptuales de lenguaje y pensamiento, según Vigotsky.

La figura es una interpretación y una proyección sobre la teoría que expone


Vigotsky. Para este autor, el pensamiento no verbal comprendería la “inteligencia”
de manifiesto en el uso de herramientas, el “intelecto” práctico y aun el ejercicio
personal del llamado “lenguaje interior”. Por otro lado, el lenguaje no intelectual
incluiría, entre otros, el lenguaje lírico, esencialmente motivado par la emoción
y el sentimiento.

La posición anterior no es compartida por Schaff (1964), para quien el pensamiento


es todo verbal, ni para Ortega y Gasset (1966), quien lanza la siguiente afirmación
sumamente radical: “El pensamiento no existe sin la palabra: le es esencial ser
formulado, expreso. Lo inexpreso e informulado, esto es, lo mudo, no ha sido
pensado, no es sabido y queda secreto”. Aún es posible entender el pensamiento
en sentido mucho más restringido, al menos un poco diferente a conocer.
“Conocer es tener los conceptos acerca de los objetos y fenómenos y acerca
de las relaciones entre ellos, en cambio, pensar es operar con estos conceptos,
fenómenos y relaciones” (Sánchez, 1983).

Cualquiera sea la interpretación del pensamiento por la que se opte, es necesario


concebir esta elevada función como parte integral del desarrollo humano. Se

79
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

comprende que pensar no es sentir, ni actuar ni interactuar, ni tampoco formular lo


“estético”; pero es indiscutible que hay un influjo mutuo que asegura el equilibrio
personal. Pensar implica conocer, desarrollar las operaciones intelectuales y
aplicar la razón, como parte rectora de la personalidad total, a donde es innegable
que convergen todas las vivencias, biológicas y emotivas, como el hablar y la
misma acción: la personalidad es una sola. Escuchemos la voz autorizada de
alguien que ha llegado a conocerse bastante a sí mismo, a través del psicoanálisis:

Cuando pensamos, nuestros cuerpos sienten, cuando nuestros cuerpos sienten,


nuestras mentes registran automáticamente la reacción. Fundimos sentimiento y
pensamiento, mente y cuerpo. Preguntamos: “¿Cómo está usted?” no “¿Cómo
está su mente?” o “¿Cómo está su cuerpo?”. Respondemos: “Bien” o “Mal” y
no “Mi mente se siente bien” o “Mi cuerpo se siente mal” (Freeman, Lucy. La
lucha contra el miedo, 1960).

4.2 Lenguaje, conocimiento y cultura


Cuando hablamos de conocimiento, nos referimos a la actividad y, a la vez,
al producto del ejercicio de la función cognoscitiva del hombre. Existe cierto
consenso en cuanto a que no es un mero reflejo, más o menos fiel, del mundo
externo, sino una mediatización aprehensiva que resulta de una interacción
del “sujeto” con la realidad “objetiva”, a través de la significación, propia del
lenguaje, dentro de lo cual es inherente la participación social. Es decir, el
conocimiento es un constructo en el que cabe lo objetivo, lo subjetivo y lo social,
viabilizado por los signos lingüísticos. Ahora bien, dicha mediatización es posible
fundamentalmente gracias a la función simbólica, de que estamos dotados los
seres humanos. Escuchemos una voz autorizada al respecto:

... El conocimiento y, más generalmente, toda actividad “espiritual” (o mental)


consiste en lo fundamental en una estructuración o categorización de la realidad,
gracias a la cual adquiere esta una dimensión significativa y una coherencia
semiótica. El conocimiento -en cuanto actividad y en cuanto producto de esta
actividad- es por tanto en esencia una mediación, una construcción intermediaria
entre los dos polos que lo definen: el sujeto y la realidad. Esta mediación, que
consiste en la configuración de un contenido, y cuyo producto es precisamente la
estructura objetiva (= estructuración en forma de objetos) de la realidad, es ante
todo una función simbólica (Gutiérrez López, 1975).

La formación del concepto parece partir de una observación, percepción y


abstracción de la realidad para, mediante la intervención del lenguaje, llegar a
identificar las características esenciales y comunes de las cosas que conforman
un mundo real y posible. Es decir, parece ser que el papel del lenguaje es
definitivo en la construcción y definición del concepto (Cf. p. 30, 32, 79, 80).

80
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

Por la observación el hombre llega a determinar los rasgos del “árbol”, los
cuales generaliza para aplicar a todos los objetos que sean árboles: ser, vivo,
vegetal, con ramas y hojas, alto, etcétera.

La formación de los conceptos también se apoya en operaciones mentales,


como la comparación, clasificación, definición, y otros, que permiten establecer
similitudes (“árbol” y “planta”), diferencias (“piedra” y “agua”) y relaciones de
toda índole (“padre” e “hijo”, “relámpago” y “trueno”, etc.). Uno de los autores
que más se destacó por sus estudios del concepto fue justamente Lev Vygotsky
(“Lenguaje y Pensamiento”).

Ahora bien, hasta tal punto ha llegado el lenguaje a convertirse en forma suprema
de canalización del conocimiento, que se ha pensado en la existencia de una
cosmovisión lingüística, o estructuración cognitiva del mundo inserta en cada
lengua. Se trata del llamado relativismo lingüístico, apoyado en las teorías
culturalistas del lenguaje (Cf. p. 102) de Whorf y Edward Sapire (1966). En
otras palabras, en cada lengua se analizan y organizan de manera distinta los
datos de la realidad para estructurar un tipo de conocimiento. Así se explica que
en la lengua de los esquimales se puedan nombrar muchos colores de la nieve,
operación que no es posible hacer en otras lenguas.

Sin duda, la realidad es la misma, pero es vista y nombrada de manera diferente


en cada lengua. ¿Por qué en griego, latín y alemán se distingue un neutro, además
de un masculino y femenino? ¿Por qué en griego antiguo se puede expresar un
número dual, frente al singular y al plural? La expresión en inglés “I asked for
it”, compuesta de cuatro palabras, expresa de una manera típica lo que en español
solo se diría con dos palabras: “lo pedí”. Los modismos o expresiones típicas
de cada idioma, casi intraducibles a otro, son una manifestación de este hecho.
Ejemplo de modismos en español: “un palo de agua”, “al pie de la letra”,
“perder el hilo”. En fin, no cabe duda que cada lengua hace parte de la cultura del
pueblo respectivo y que, en cierta medida, determina y estructura la manera de
conocer la realidad. Hablar una lengua es pensar en dicha lengua, involucrada
en cada cultura y, por lo mismo, en su cosmovisión.

81
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Ejercicios de aplicación

1. Campos de trabajo de la psicolingüística


 Consulte y amplíe: qué es la psicolingüística y qué comprende la producción,
la comprensión, el habla y la adquisición del lenguaje.
 Analice por escrito las diferencias de competencia comunicativa y lingüística.
 Formule cinco problemas de la psicolingüística sobre los cuales adelantar un
proyecto de investigación sobre tópicos como los siguientes: procesos de
lectura, beneficios de la lectura, métodos de enseñanza de la lecto-escritura,
dificultades especiales de habla, problemas semánticos, dificultades de
socialización, aprendizaje del idioma, problemas de bilingüísmo, etcétera.
 Diseñe su anteproyecto, discútalo y ejecútelo.

2. Desarrollo del lenguaje en el niño

 Establezca contacto con niños menores de seis años para observar y registrar:
edad, sexo, etapas de adquisición del lenguaje, ejemplos o manifestaciones.
Registre y explique el significado de:
- Primeras vocalizaciones. - Señales deícticas.
- Expresiones de balbuceo. - Onomatopeyas.
- Ejemplos de comunicación kinésica. - Regularizaciones fuera de la
norma del adulto.
- Primeros fonemas, primeras palabras. - Expansiones gramaticales.
- Holofrases, primeras oraciones. - Extensiones semánticas.

 Como alternativa al ejercicio anterior, observe niños de otras edades, para


determinar y registrar:
- Etapas y características del desarrollo infantil, según Piaget o según
Vigotsky
- Grado de avance en el desarrollo del lenguaje de los niños observados.
- Dificultades especiales: de lecto-escritura, trastornos (afasia, disfasia,
dislexia, otros), ortografía, comprensión de lectura, dificultades en la
comunicación oral, vocabulario, etcétera.
- Busque causas de estas dificultades y los correctivos correspondientes.

82
III. La adquisición y desarrollo del lenguaje

 Formule problemas que induzcan a investigar sobre el aprendizaje de la


lengua materna y sobre el aprendizaje de lenguas extranjeras.

3. Teorías sobre la adquisición del lenguaje

 Elabore un cuadro con las teorías sobre la adquisición del lenguaje, autores
y teorías.
 Participe en un debate, buscando argumentos en pro o en contra de las
teorías mencionadas.
 Escriba un ensayo corto sobre uno de los siguientes tópicos:
- ¿Qué factores influyen positivamente en la adquisición del lenguaje?
- ¿Qué propone Piaget para explicar la adquisición del lenguaje por parte
del niño?
- ¿Qué piensa Vigotsky al respecto?

4. Algunas relaciones de lenguaje y pensamiento

 Organice y participe en un debate sobre uno de las siguientes cuestiones:


- ¿Cómo se construye el conocimiento?
- ¿Cómo se forma el concepto?
- ¿Cómo se interpretan los términos lenguaje y pensamiento?
- ¿Es posible pensar sin lenguaje?

 Amplíe sus conocimientos leyendo obras de Piaget o de otros autores, y


presente un informe.

83
Capítulo cuarto

Los estudios del lenguaje


en la historia
“No solo se afirma que la historia de las lenguas debe ser
explicativa, sino también que la única explicación lingüística
admisible es la histórica”.
O. Ducrot y T. Todorov

Introducción
Desde los albores de la humanidad, en la cuna misma del pensamiento y del
símbolo, se cree que el hombre, en su incipiente comunicación lingüística, empezó
a interrogarse por el porqué de las cosas. La paulatina toma de conciencia de
sí mismo, seguramente lo condujo a darse cuenta que habla, y a preguntarse
igualmente por su explicación. Cualquiera diría que ahí surgió la ciencia, con el
despertar de la reflexión lingüística, que algún día se convertiría en el análisis
metalingüístico.

Cómo surgió la ciencia del lenguaje, cómo evolucionó, qué corrientes de


pensamiento se han dado en torno del lenguaje, involucra varios problemas,
cuya solución se construye progresivamente y de manera colectiva. Surgen
interesantes interrogantes como estos: ¿qué grado de conciencia han tenido
los pueblos en los distintos momentos históricos en torno del lenguaje? ¿Qué
concepciones se han logrado esbozar sobre las lenguas? ¿Qué tipo de análisis
lingüístico se han logrado realizar? ¿Han abordado aspectos morfológicos,
sintácticos, fonéticos, evolutivos y dialectales de las lenguas? ¿Qué aspectos
literarios, míticos, culturales, filosóficos y lingüísticos se han tocado en torno
del lenguaje? ¿Qué escuelas o corrientes de pensamiento se desarrollaron y qué
aportes nos dejaron?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Primeros vestigios de análisis lingüístico


Averiguar los vestigios sobre algún tipo de estudio sobre el lenguaje humano,
implica una tarea gigantesca que plantea múltiples problemas sobre la
autorreflexión, en el contexto de antiguas civilizaciones como la de sumerios,
babilonios, chinos, hindúes, fenicios, egipcios, hebreos y, más recientemente,
griegos y romanos. Y en verdad, al interior de cada una de estas civilizaciones
se encuentran sorprendentes aportes como los describe con acierto el lingüista
Georges Mounin en su libro Historia de la lingüística (1978), quien invita al
lector a profundizar en investigaciones, según su interés.

Aunque la escritura es una creación colectiva en la que participaron muchos


pueblos, la tradición y la historia les han atribuido a los fenicios la conformación
del alfabeto, aproximadamente similar a como existe hoy. Esta contribución a
la cultura de la humanidad coloca a quienes inventaron la escritura en el puesto
de los primeros y mejores lingüistas. ¿Por qué esta afirmación tan apresurada?
Si bien, solo a comienzos del siglo XIX se empezó propiamente a hablar de
lingüística, no cabe duda que el hecho de poder aislar y representar sonidos o
elementos del lenguaje es manifestación de una conciencia bien desarrollada
sobre los hechos lingüísticos. Y si no, ¿qué es lo que hacen los fonetistas y
fonólogos cuando describen y explican los sonidos del habla?

Entre los pueblos primitivos que más han desarrollado la reflexión lingüística se
destacan los antiguos hindúes. Ellos han dejado documentos que demuestran un
alto grado de rigor en la descripción de fenómenos del lenguaje, con aplicación
a su lengua, el sánscrito. Por primera vez, son los hindúes quienes describen
los sonidos lingüísticos y analizan elementos como los diptongos y la palabra
misma. De los gramáticos hindúes, el más conocido es Panini, quien vivió entre
los siglos V y IV a. C.

2. Reflexiones lingüísticas entre los griegos


Fue en Grecia donde surgieron las especulaciones más trascendentales de la
antigüedad y donde se sentaron las bases de la gramática, muchos de cuyos
aspectos han perdurado hasta nuestros días. Una de las polémicas inicialmente
desarrolladas, que ha seguido inquietando a filósofos y lingüistas de la
modernidad, es la referente a las relaciones entre el pensamiento y la palabra.
Así, según los diálogos de Cratilo, para Platón y algunos de sus seguidores,
los nombres designan las cosas de acuerdo con la naturaleza de estas (teoría
physei); es decir, las palabras por su expresión, estructura u origen etimológico,
se corresponden con las cosas a las que se refieren. Por ejemplo, la palabra

86
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

teología es así, porque viene de theos= dios y logos = tratado, estudio. Otros
pensaban que dicha designación era totalmente arbitraria o convencional (teoría
thesei). Esta última posición, la convencionalidad, fue defendida por Sócrates,
Aristóteles y Heráclito, entre otros; en cambio, Demócrito y los epicúreos
creyeron que los signos del lenguaje se basaban en una relación natural con
los objetos nombrados. Esta polémica ha perdurado hasta nuestros días, hasta
el punto que dio origen a la tesis de Saussure sobre la arbitrariedad del signo
lingüístico, en contraposición con la motivación. (Cf. p. 87, 189).

Otra polémica que se desató entre los griegos fue la de la analogía y anomalía.
Los que defendían la primera (Aristóteles) creían que el lenguaje estaba
basado en la regularidad (lo que actualmente llamaríamos sistematicidad); y
los partidarios de la segunda (los estoicos) pensaban que el lenguaje era más
irregular que regular.

Son muchos los aportes de los griegos al estudio del lenguaje. Platón sentó las
bases para la construcción del concepto de oración al plantear su famoso logos
(oración, proposición) compuesto de “onoma” (nombre, sujeto) y “rhema”
(verbo, predicado). Aristóteles asumió este mismo esquema, pero añadió los
relacionantes (syndesmoi). Además este filósofo dejó sentadas las bases para la
concepción de los universales lingüísticos, comunes a todas las lenguas y los
específicos lingüísticos o peculiaridades de cada una en particular.

El interés por conceptuar sobre la naturaleza del lenguaje, tanto en la India


como en la Grecia antigua, nacía de la necesidad de poseer una teoría para
interpretar adecuadamente los textos literarios y religiosos; de ahí que
estos estudios fueran de carácter eminentemente filológico. (Filología,
disciplina o mejor, conjunto de disciplinas que estudian la interpretación
de los textos literarios).

La palabra “gramática” se deriva precisamente de “grammata” (letras),


paralelamente a “litterae” del latín. Pero posteriormente, las nuevas
necesidades de fomentar los buenos escritores y oradores por medio de un uso
correcto y elegante de la lengua griega, condujeron a los estudiosos a concebir
una gramática para el bien hablar y escribir, es decir una doctrina en que se
sintetizaban los mejores preceptos de la época. Así surgió la gramática que la
tradición ha transmitido hasta nuestros días, de la cual la primera y más notable
representante es la gramática de Dionisio de Tracia (Siglo I a.C.), perfeccionada
y ampliada por Apolonio Díscolo. En ella, entre otros importantes aspectos,
se enuncian ocho partes de la oración que, con ligeros retoques, se han
repetido hasta nuestros días: nombre, verbo, participio, artículo, pronombre,
preposición, adverbio y conjunción.

87
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

3. Gramática tradicional de la lengua castellana


Los romanos prácticamente adaptaron al latín la gramática que crearon los
griegos, con el inconveniente de tener que suprimir el artículo, por no tenerlo
su lengua. Son, sin embargo, notables algunos aportes particularmente en
preceptiva y retórica, en escritos de Julio César, Cicerón, Marco Terencio
Varrón, Donato y Prisciano.

Con el surgir de las nuevas lenguas en Europa (las lenguas romances o


neolatinas, entre ellas el castellano, al interior de la Península Ibérica) nació
también la aspiración de darles una gramática y para ello se tuvo en cuenta la
latina, cuya enseñanza había predominado en el pénsum de la edad media, con
el apoyo de la Iglesia.

Con aportes valiosos, pero dentro de esta línea, se publica en España la primera
gramática oficial del castellano en el año del viaje de Colón, 1492: se trata de la
gramática castellana de Antonio de Nebrija, ampliamente patrocinada por los
Reyes Católicos y que sigue la línea la tradición de la gramática griega a través
de la latina. Con el transcurrir del tiempo y el auge de la lengua castellana en la
península y en América, y ante la amenaza constante de la infiltración francesa,
se fortaleció la idea de una gramática normativa, para el buen uso, de alguna
manera formalizada. Así surgió la Real Academia Española de la Lengua en
1713 quien, desde entonces ha impulsado una orientación, a más de normativa,
castiza y depuradora, señalando lo que es correcto y lo que no lo es, de acuerdo
con el uso de los mejores autores.

Es de anotar que en la actualidad, la Real Academia sigue siendo la máxima


autoridad académica de la lengua española, asesorada por los modernos
descubrimientos de la lingüística, y apoyada por las Academias de la Lengua de
cada uno de los países americanos en donde se habla esta lengua. El medio de
difusión del pensamiento oficial de la Real Academia todavía es el Diccionario
de la Lengua y su nueva gramática recientemente editada.

En América Española, a mediados del siglo XIX, Andrés Bello, preocupado


por la rutina de la gramática de la península, que se había dedicado a copiar de
la latina, retoma la tarea de los estudios de la lengua, y escribe su gramática
castellana, destinada al uso de los hispanoamericanos. Si bien su idea es
también de orden normativo, la historia le ha reconocido méritos científicos,
por la renovación implantada y algunos conceptos, muchos de los cuales siguen
teniendo valor en la actualidad (por ejemplo, la terminología usada para la
conjugación de los verbos).

88
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

La gramática normativa o tradicional, enseñada hasta el momento en las


escuelas, ha orientado su teoría al estudio de reglas para el buen uso de la
lengua. Por tal razón, no es explicativa, ni es de carácter científico. Una de
sus fallas iniciales fue haber dado toda la fuerza al texto escrito literario,
olvidando un poco la naturaleza oral de la lengua, aspecto que actualmente se
ha corregido. De todas maneras, hay que reconocerle sus méritos, como pilar
y precursora de la lingüística. Sin sus conceptos no tendríamos los avances de
hoy día. ¿Qué lingüística no ha trabajado con proposición, oración, sustantivo,
sílaba, complemento, función y otros términos?

Con frecuencia se desdeña el pasado, sin caer en la cuenta de que este es la base
para construir la ciencia del presente y del futuro. Desde luego, la gramática
tradicional, por su carácter normativo, tiene como función recoger las
conclusiones de la ciencia lingüística, y busca aplicarlas en función pedagógica,
importante tarea en que no ha perdido vigencia.

4. La gramática general de Port-Royal


En Francia, en 1660, la tradición gramatical impuesta por los griegos y latinos
vino a sufrir un novedoso sacudón, con la aparición de la Gramática general
y razonada (Gramaire génerale y raissonée) escrita por los monjes Claude
Lancelot y Antoine Aranauld (Calvet, 1996). Este sacudón se explica como el
intento por desplazar la atención dada a lo normativo de cada lengua en particular,
para enfatizar en las relaciones del lenguaje con el pensamiento lógico, del cual
aquel es su medio de representación. La propuesta busca que la lengua y la
razón armonicen, coincidan. Como todos los gramáticos, toman como base o
punto de partida el uso, pero se remontan a explicaciones lógicas, con la idea de
plantear una gramática que sea aplicable a todas las lenguas. De hecho, aunque
no logran referirse a más de unas seis lenguas, especialmente al francés, el latín y
griego, aludiendo apenas al italiano, español y valón, intentan formular principios
supuestamente universales. Un ejemplo es querer transferir los casos gramaticales
del latín y griego a las demás lenguas, cuestión que ha sido resucitada en los
tiempos modernos por los poschomkistas semanticistas (Cf. p. 214).

Un punto importante es la influencia de la lógica en la explicación de la


gramática. Creían, no sin serios argumentos, que las palabras correspondían a
determinados hitos del pensamiento. Así es como se afirma que el sustantivo
es la palabra que denota la sustancia, es decir, los objetos, y el adjetivo designa
los accidentes, o lo que llamaríamos las cualidades. En cuanto al verbo, si bien
recalcan la idea de tiempo, también enfatizan que es la palabra que permite
juzgar y afirmar de las cosas.

89
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

La teoría de Port-Royal en parte pasó desapercibida hasta el siglo XX, cuando


Noam Chomsky la desenterró para montar sobre ella sus relaciones del lenguaje
con el pensamiento, especialmente por la concepción de una estructura profunda,
además de la superficial, en el análisis sintáctico. Este mismo autor impulsó
también la idea de los universales lingüísticos, asunto que sigue en discusión,
sobre todo si se considera que las categorías de pensamiento subyacen por igual
en la organización de la gramática de las distintas lenguas.

5. La lingüística histórico-comparativa
5.1 El método comparativo
A finales del siglo XVIII y comienzos del S. XIX se alimentó la preocupación
de los estudiosos por conocer el pasado de cada lengua y el parentesco y las
relaciones de las lenguas entre sí. Se partía de la base del cambio lingüístico, el
cual se constituye en la clave para comprender y formular las leyes que rigen la
evolución y la diferenciación de las lenguas a través del tiempo, dando origen a
otras nuevas lenguas. Esta clase de preocupaciones permitió el surgimiento de la
lingüística, la que en sus orígenes recoge varios de los principios y metodologías
de las ciencias naturales. La consecuencia fue el surgimiento de muchos estudios
y el desarrollo de la lingüística histórica (gramática histórica o comparada),
cuyos resultados en términos de logros cognoscitivos y descubrimientos, aún hoy
día son dignos de admirar.

El florecimiento de este tipo de estudios tuvo como punto de partida el


descubrimiento por parte de los europeos de la lengua sánscrita, antigua lengua
sagrada de la India, cuyo parentesco con las lenguas clásicas, el griego y el latín,
suscitó el interés por la reconstrucción del esquema de las grandes familias
lingüísticas. El conocimiento del sánscrito fue introducido en Europa gracias a
las investigaciones del alemán Friedrich Schlegel en 1808. De tiempo atrás se
conocían muy bien las relaciones entre el latín y griego, y las lenguas romances,
germánicas y célticas. Pero solo con la introducción del sánscrito como objeto
de comparación, se pudo demostrar el origen común de las lenguas indoeuropeas.

La reconstrucción de las lenguas del pasado permitió pensar en “protolenguajes”,


a partir de los cuales se habrían desarrollado los grupos lingüísticos existentes
(germánico, eslavo, romances, etc.). Esto originó el método comparativo,
consistente en examinar antiguas muestras lingüísticas de cada grupo,
para identificar y señalar semejanzas o contrastes, o sea rasgos comunes y
diferenciadores, formular leyes, clasificar y jerarquizar las lenguas. Veamos un
ejemplo, en que se ve cómo una protoforma sustenta elementos comunes:

90
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

(sueco) hus
(noruego) hus
(danés) hus Protoforma husa
(inglés) house
(a. alem.) hause (h inicial propia de las
(holandés) huis lenguas germánicas).

Uno de los principales exponentes en el campo de los estudios comparativos fue el


danés Rasmus Rask (1787-1832). Su estudio sobre el origen del antiguo noruego
permitió sentar las bases de la fonética y la fonología comparadas, que fueron
bien aprovechadas por muchos de los lingüistas comparatistas. Pero el verdadero
fundador del método comparativo es el sabio alemán Jacobo Grimm, por su
obra Deutsche Grammatik (1819). Grimm logra interpretar las correspondencias
fonéticas como consecuencia del cambio lingüístico, haciendo relevantes las
correspondencias entre las consonantes oclusivas sordas (p t k) y sonoras (b d
g). A este tipo de correspondencias fonéticas, que muestran mutaciones de un
sistema de lengua a otro, fue lo que se llamó “Ley de Grimm”.

FAMILIA LINGÜÍSTICA LENGUAS REPRESENTATIVAS


Indoeuropea Según diagrama aparte.
Samoyédicas, fino-ungrias (finlandés, estoniano, lapón,
Urálica
húngaro).
Caucásicas
árabe, egipcio (copto, bereber), cananeo (fenicio, hebreo,
Camito-semíticas
arameo).
Lenguas del Sudán
Lenguas bantú
Lenguas hotentotes Bushman.
Altaica Turco-tártaras, mongólicas y otras.
Japonés
Paleo siberiana
yukagiriskas, chukchu-camchadálicas, oschaquiscas.
Yeniseyo ostiaco, tibetano-birmano, tai-chino (mandarín,
Chino-tibetana
siang, foochow, otros).
Andamanésica
Dravídicas
Austro-asiática malacas, munda.
Malayo-polinésica
Austrálica
Asco
Coreano
Esquimales
Lenguas amerindias Conforme cuadro aparte.
Tabla 4.1. Familias lingüísticas del mundo

91
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

De los lingüistas que contribuyeron a la lingüística comparativa en el siglo


XIX, además de los mencionados, se destacan Franz Bopp (1791-1867) con
sus estudios acerca de la gramática comparada de las lenguas indoeuropeas, y
H. Paul, investigador de Leipzig, de los “neogramáticos” (Junggrammatiker),
quienes lograron hacer relevante el carácter inexorable de las leyes fonéticas en
el proceso evolutivo de las lenguas.

5.2 Familias lingüísticas del mundo


Al culminar el siglo XIX, la investigación comparativa de las lenguas permitió
conclusiones trascendentales sobre las familias lingüísticas del mundo como se
ilustra en el cuadro de la página anterior. Una de ellas es la familia lingüística
indoeuropea, que se explica enseguida.

Familia lingüística indoeuropea


La familia lingüística más estudiada fue el indoeuropeo (protoindoeuropeo),
cuyo árbol genealógico se reconstruyó siguiendo el método comparativo. De esta
familia hacen parte las lenguas romances o neolatinas, entre las que se cuenta
nuestro idioma castellano o español, como se puede ver en la Figura 4.1.

Lenguas americanas
Las lenguas aborígenes de América, mencionadas como grupo geográfico en el
cuadro general de las lenguas del mundo (Cf. p. 91), comprenden varias familias
lingüísticas (unas veinte) y lenguas sueltas, todas muy distintas a las lenguas
europeas, ejemplos: lenguas caribes, mayas, quechuas, sioux, algonquinas, uto-
aztecas, etcétera.

Lenguas indígenas de Colombia


Las lenguas aborígenes de Colombia suman actualmente 63, con algunas
variantes dialectales, habladas por una población cercana al millón, compuesta
por comunidades pertenecientes a 81 etnias esparcidas por diversas zonas del
territorio nacional. Dichas lenguas también se agrupan en familias lingüísticas
(once, según el Instituto Colombiano de Antropología). También se suelen
reagrupar en siete grupos principales de los cuales se desprenden las lenguas
o dialectos correspondientes. Estos grupos lingüísticos son: arawak, chibcha,
chocó, caribe, tukano (oriental, central y occidental), huitoto, quechua y otras
lenguas no clasificadas (ver Tabla 4.2).

92
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

Figura 4.1. Familia lingüística indoeuropea (Polo, 1980).

93
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

TRONCO GRUPO DE
LENGUAS
LINGÜÍSTICO LENGUAS
Guajiro - Lengua guajira
Ipeca - Lengua ipeca, capité passé
Caquetío - Piaopoco, choque, achagua
Arawak
Tariana - Tariana, kabiyarí
Yucuna - Matapí (yucuna), resigero
Guahibo - Cuiba, guayabero, guahibo y macaguane

Chibcha - Tunebo o tame


Motilón - Lengua motilón,mape
Malibú - Chimila, malayo, moracasero
Chibcha Arhuaco - Tairona, cogui, arhuaco
Páez - Lengua páez
Coconuco - Lenguas polindara
Cuna - Lengua cuna

Chocó - Chocó (emperá o emberá), catío, chamí

Motilones - Dialectos yukpa y yucos


Pijaos - Pijao, naura
Caribe
Carijona - Carijona y riana
Opón - Yariguí

Occidental - Siona, coreguaje, eno


Yupua  Yupua
Oriental o Tucano  Tucano, desano, guanano,
Tucano siriano, macuna, barasano,
tuyuca, pinatapuyo,
carapaná y tatuyo.
Cubeo - Cubeo

Borás - Muiname, miraña, borás


Huitoto
Huitoto - Huitoto, ocaipa

Quechua - Quechua

- Puinabe
Otras - Macú
- Piaroa, sáliva

Tabla 4.2. Lenguas indígenas colombianas

La mayor parte de las lenguas indígenas colombianas coexisten con la lengua


nacional, el español o lengua castellana, y desafortunadamente, no todas gozan
aún de los beneficios de la escritura (adaptada en algunas comunidades por los

94
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

lingüistas con base en los símbolos del A.F.I.). No obstante, son consideradas
como un valioso instrumento para el fomento y conservación de las culturas
autóctonas del país.

6. La lingüística sincrónica de Saussure


Sin lugar a dudas la lingüística moderna empezó con el ginebrino Ferdinand
de Saussure (1857-1913), autor del libro que organizaron y publicaron sus
alumnos (Charles Bally y A. Sechehaye) después de su muerte, titulado Curso
de lingüística general (1916). Ferdinand de Saussure había nacido en 1857 en
Ginebra, Suiza. En 1879 publicó su obra Memoire sur le système primitf des
voyelles indo-euroepéenes (Memorias sobre el sistema de vocales indoeuropeas).
Pero su verdadera influencia partió de las doctrinas que expuso en los pocos
cursos de lingüística que dictó en la Universidad de Ginebra allá por los años de
1909 a 1911. Fue entonces cuando sus alumnos tomaron nota para el libro que
publicarían después de su muerte, ocurrida en 1913.

Las teorías de Saussure cambian el panorama de la lingüística, considerando


que eran ya suficientes las investigaciones históricas realizadas hasta la fecha,
y que era tiempo de asumir la tarea del estudio sincrónico de la lengua, es
decir, como hecho real presente, abstrayéndose de su evolución histórica.
Inaugura, así, una nueva posición científica, basada en el propósito de describir
no únicamente el lenguaje “correcto” (de la gramática normativa), sino todas
las formas de expresión.

Sus doctrinas marcaron pauta para el desarrollo de la lingüística en la primera


mitad del siglo XX, y después siguió siendo punto de referencia obligado en
la sustentación de la teoría sobre lingüística general. Por esta razón es muy
importante conocer algunos de sus más importantes postulados, como los que se
mencionan a continuación.

6.1 Lengua y habla


El lenguaje humano abarca dos elementos: la lengua y el habla. La lengua,
objeto de la lingüística según Saussure, es considerada como un sistema de
signos que se encuentra en el cerebro de los hablantes, en el ámbito de la
comunidad que habla dicha lengua; el habla es la realización individual de la
lengua. La lengua es de carácter social y psíquico, por cuanto es algo común a
todos los miembros. El habla, en cambio, como realización de la lengua, es físico-
fisiológica, en cuanto produce sonidos (o imágenes gráficas en la escritura), y
por tanto es individual. Por eso es diferencial. Así como cada miembro de una
orquesta tiene la misma partitura pero la interpreta individualmente desde su

95
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

instrumento musical, así cada hablante usa la lengua, que es común, según sus
capacidades y características individuales.
Ahora bien, Saussure considera que la lengua es un sistema. Este se entiende
como un todo, en donde los elementos son solidarios unos con otros, de manera
que el valor de cada uno depende de la relación de oposición con los demás. Así
la palabra mesa se opone a árbol (mesa / árbol = oposición léxica); el artículo “el”
se caracteriza por oponerse al femenino “la” (oposición gramatical), y el fonema
/s/ da significado a la palabra suena en oposición a otro como /b/ que imprime
significado a buena (suena / buena, /s/ / /b/ = oposición fonológica). El ejemplo,
por excelencia de sistema que cita Saussure es el del ajedrez, en el cual hay unas
reglas y unas figuras, cuyo valor depende de la posición que en un momento dado
ocupen en el tablero.

6.2 Sincronía y diacronía


Los estudios del lenguaje en el “eje de las sucesiones en el tiempo”, es decir, en su
evolución histórica, los llamó diacronía (del griego dia = a través de, y khronos
= tiempo), enfoque que predominó en el siglo XIX, como ya se dijo. En cambio,
llamó sincronía (del griego syn = con, y khronos = tiempo) al estudio descriptivo
del lenguaje en el “eje de las simultaneidades”, o sea como objeto constituido por
elementos, sin consideraciones históricas.

Dicho de otra manera, diacronía lingüística en adelante hace referencia a


la orientación histórica de la lingüística, y sincronía lingüística se refiere al
enfoque de la lingüística que estudia el lenguaje como un objeto presente, sin
consideración de su pasado. Por ejemplo, la evolución de las lenguas de tal forma
que unas dan origen a otras como sucedió con el latín y las lenguas romances,
corresponde a un estudio diacrónico. En cambio, el análisis de los fonemas de la
lengua castellana, es objeto de un estudio de tipo sincrónico.

Figura 4.2. Sincronía y diacronía.

96
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

6.3 Relaciones al interior del sistema


Relaciones paradigmáticas
Las relaciones paradigmáticas se establecen por asociación (mental) de una
categoría gramatical con otra del mismo rango, por la cual puede ser sustituida.
En la siguiente oración las relaciones paradigmáticas se establecen así:
Los meseros descansan.
Unos meseros descansan.
Unos niños descansan.
Unos perros corren.
Esos perros corren.

Las relaciones paradigmáticas se dan in absentia, es decir, en la mente, fuera del


habla. En ellas se sustentan las reglas morfológicas y léxicas en que descansa el
sistema. Para decir algo más concreto, cada uno de los modelos de la conjugación
del verbo en español constituye la base para distinguir un paradigma. Lo mismo
pasa con la formación del género, el número y la constitución de las categorías o
partes de la oración.

Relaciones sintagmáticas
Por otro lado, las relaciones sintagmáticas se basan en la distinción de unidades
lineales de signos, las cuales se forman como frases o construcciones en la
cadena sintáctica. Las relaciones sintagmáticas se dan en la construcción de las
oraciones, al producirse el discurso. A cada una de estas unidades que resultan de
las relaciones sintagmáticas se le llama sintagma. Un sintagma, equivale a una
frase o construcción, en donde sus partes se aglutinan alrededor de un núcleo
(que puede ser nominal o verbal). Ejemplo:

Los buenos amigos se conocen en la adversidad.

SINTAGMA SINTAGMA SINTAGMA

Como es de suponer, a diferencia de las relaciones paradigmáticas, que existen in


absentia, las relaciones sintagmáticas se producen in praesentia, es decir, en la
cadena del habla concreta, fónica o escrita.

97
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Relaciones asociativas
Además de las relaciones paradigmáticas, Saussure habla de relaciones
asociativas que se constituyen por asociaciones de diverso orden: semánticas,
fonéticas, gramaticales, léxicas, etc. Este tipo de relaciones también se da en la
mente y se actualiza en el habla. Por ejemplo, la palabra “meseros” es capaz de
desencadenar asociaciones como las siguientes:

Figura 4.3. Relaciones asociativas.

7. El estructuralismo lingüístico
Aunque Saussure no lo previó ni llegó a saberlo (murió en 1913), de sus doctrinas
surgió un gran movimiento que vino a llamarse estructuralismo, el cual orientó
los estudios de lenguaje más o menos hasta la mitad del siglo veinte; sus diversos
aportes no solo lograron avances notables en la lingüística sino que también
enriquecieron a otras ciencias humanas, como la antropología, la sociología, las
matemáticas y la psicología, en especial a partir de los estudios de Jean Piaget
para quien “una estructura está formada por elementos, pero estos se encuentran
subordinados a leyes que caracterizan el sistema como tal” (1969). Según él,
dichas leyes “confieren al todo, como tal, propiedades de conjunto distintas
de las de los elementos”. Es decir, un todo es muy distinto de la suma de las
características de sus elementos.

7.1 Características generales


El estructuralismo se entiende como la concepción científica que considera el
objeto de estudio, es decir la lengua, como un sistema, o sea un conjunto de
elementos solidarios, en que cabe distinguir diferentes relaciones, tal como
lo concebía Saussure. En una estructura lingüística, como lo pudiera ser la
formación de unidades sintagmáticas a partir de morfemas, o la organización
sintáctica de una oración, se reflejan las leyes del sistema, es decir, las reglas que

98
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

rigen el funcionamiento de la lengua. Los estructuralistas, por tanto, tomaron


muy en serio la idea saussureana de lengua, como un sistema formal de signos.
En síntesis, las características generales del estructuralismo son:
• Se aborda el estudio sincrónico de las lenguas, marginando la lingüística
histórica.
• El enfoque es eminentemente descriptivo, basado en el análisis de
estructuras, sus elementos y relaciones.
• El método es básicamente inductivo, por cuanto las teorías se construyen
sobre la base del análisis del “corpus” representativo del habla
(grabaciones o textos escritos).
• No se toman en cuenta factores externos ni criterios extralingüísticos
(lógicos, filosóficos, etc.); predominan criterios inmanentes, lo cual
ciertamente fue una gran limitante.
• El análisis estructural, tarea del lingüista, implica la distinción de niveles
(fonémico, fonológico, morfológico, sintáctico) y la delimitación de
unidades jerárquicas.
• Se usó una variada terminología, acorde con cada escuela o corriente
(ejemplos: cenema, plerema, morfema, lexema, sintagma, etcétera).

7.2 Escuelas lingüísticas estructuralistas de Europa


Al extenderse por Europa y América, el estructuralismo dio origen a varias
escuelas y corrientes de las cuales se destacaron el Círculo Lingüístico de Praga,
el de Copenhague y la Escuela Americana, lo cual no quiere decir que no hubieran
sobresalido autoridades estructuralistas de otras tendencias como André Martinet
y J. Benveniste (Francia), Bertil Malberg (Suecia), Francisco Adrados (España)
y tantos otros.

A continuación se señalan los principios básicos, características y representantes


más notables de las tres escuelas europeas. La escuela estructuralista americana
se verá más adelante (Cf. p. 102).

Círculo lingüístico de Praga


También llamada Escuela de Praga, tuvo su sede en la ciudad que lleva su nombre,
creada en 1928 por iniciativa de Mathesius y consolidada con el manifiesto en el
Primer Congreso Internacional de Lingüística del mismo año (La Haya, 1928).
Sus representantes más genuinos son los rusos Karceskij, Trubetzkoy (1890-1938)
y Roman Jacobson. Las primeras investigaciones del círculo fueron publicadas
en su propia revista “Trabajos del círculo lingüístico de Praga”.

99
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Algunas de sus principales características son:


• Esta corriente también se llamó “funcionalismo”, por su orientación, ya
que consideraba como criterio o punto de vista para el análisis, la función.
La lengua tiene un fin y este es la comunicación.
• La rama de la lingüística en la que se dieron los mayores aportes fue
la fonología, disciplina que estudia los fonemas, o conjunto de rasgos
distintivos. Es complementada por la fonética, cuyo objetivo es el análisis
de los sonidos (con sus rasgos no distintivos o variaciones, llamados
alófonos) que comprenden el material acústico en que se realizan los
fonemas (Cf. p. 259 y ss).
• Los fonemas se transcriben con símbolos fonéticos encerrados entre
barras oblicuas. Ejemplo: casa: /kása/. Y los sonidos se representan entre
paréntesis cuadrados; ej: [dúda]. Los alófonos son variantes de realización
de un mismo fonema, como el caso anterior de duda:

[d] interdental inicial oclusiva

/d/

[ δ ] interdental medial fricativa

• Los fonemas constituyen oposición unos con otros, para lo cual se aplica
la conmutación (cambio de un fonema), método utilizado para comprobar
si una unidad es o no fonema:
casa/pasa /k/ / /p/ tasa/pasa /t/ / /p/

• Otro logro notable fue la consideración de los rasgos distintivos, que


facilitan el inventario de los fonemas de una lengua. Un rasgo es la
característica fonética que distingue a un fonema de otro: /b/ (sonoro) de
/p/ (sordo): /b/ / /p/.

Círculo lingüístico de Copenhague


Tuvo su sede en la ciudad de su nombre (Copenhague, Dinamarca) y se desarrolló
a partir de la publicación de Acta lingüística (1939) durante la Segunda Guerra
Mundial. Fue liderada por Louis Hjelmslev (1899-1965) cuya obra Fundamentos
de una teoría del lenguaje (o Prolegómenos) sienta las bases de la denominada
glosemática. Otros investigadores fueron Bröndall, Uldall y Togeby. En 1944
crearon también su propia revista titulada Trabajos del círculo lingüístico de
Copenhague. Sus características más notables son:

100
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

• La glosemática (gr. “glossa” = lengua) es el nombre que se le dio a la teoría


lingüística, bastante compleja, orientada al análisis estructural de cualquier
lengua. Los principios de esta teoría, que se derivan de la doctrina de
Saussure, parten de la idea de lengua como conjunto de elementos y de
relaciones, o sea forma y no sustancia. Esta construcción teórica, sumamente
rigurosa, condujo a la creación de numerosos términos técnicos, tales como
texto (sucesión, ej. una creación o el conjunto de frases, hasta una obra),
sistema (subyacente en el texto), proceso (realización del sistema), funciones
(relaciones), functivos (elementos de relación), etcétera.

• Tanto en el texto como en el sistema se dan complejas relaciones, por ejemplo:

- Interdependencias: cuando dos elementos se implican el uno al otro


(ejemplo: Oración proposición).

- Determinaciones: si un elemento implica a otro, pero no al contrario


(ejemplo: Adjetivo sustantivo).

- Constelaciones: si son elementos autónomos, susceptibles de coordinarse


entre sí (ejemplo: elementos unidos por conjunciones y, o).

• Algo destacado fue la interdependencia entre los functivos expresión y


contenido, base de cualquier lengua. En el plano del contenido y en el de la
expresión se distinguen la sustancia y la forma, de manera tal que, siguiendo
a Saussure, la lengua se constituye para ellos en una relación entre la forma
de la expresión y forma del contenido:

101
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

8. La lingüística en los Estados Unidos


La lingüística en los Estados Unidos en el siglo XX tuvo tres momentos
significativos: los estudios de las lenguas indígenas, el desarrollo de la escuela
americana estructuralista y el florecimiento de la gramática generativa. Abordemos
los aspectos más destacados de cada uno.

8.1 Lingüística antropológica


Entre los años 20 y 30 del siglo XX, la lingüística se impulsó en los Estados
Unidos con destacados estudios sobre las lenguas aborígenes de aquel país.
Iniciados por Franz Boas (1858-1939) y seguidos par Lee-Worf y Edward Sapire
(1884-1939, El lenguaje), dichos estudios permitieron describir varios idiomas
autóctonos, destacando su estructura y rasgos culturales, particularmente desde
la sociología y la antropología.
Los logros más destacados, particularmente tratados por Sapire, estuvieron basados
en un particular análisis de las estructuras fonético-fonológico del lenguaje y,
sobre todo, en la formulación de importantes planteamientos relacionados con
el lenguaje y pensamiento, lenguaje y cultura, lenguaje y grupos humanos,
lenguaje y raza, y lenguaje y literatura. Al respecto, su afirmación es tajante:
“las distintas lenguas no se dan independientes de la cultura, esto es, del conjunto
de costumbres y creencias que constituye una herencia social y que determina la
contextura de nuestra vida” (Sapire, 1966).

8.2 Estructuralismo americano


La lingüística estructural, también llamada descriptiva, tuvo su florecimiento
en Estados Unidos con la aparición de los trabajos de Leonard Bloonfield
(1887-1949, Language) y de lingüistas como Zellig Harris y Charles Hockett.
Los aspectos más notables que caracterizan a la escuela estructuralista
americana, son:

• Se inspiró en el empirismo, es decir, solo reconocía como fuente del


conocimiento lingüístico la experiencia, en este caso, los productos
del habla. Lo anterior condujo a un método descriptivista, que se basa
rigurosamente en los hechos registrados (“corpus”) y no en cualquier otra
posibilidad hipotética.

• Estuvo muy en la línea de las doctrinas del conductismo (“behaviorism”)


de la época (de Watson y Skinner), hasta el punto de llegar a explicar el
signo como respuesta a un estímulo intermedio (E R). Por ejemplo,
ante una manzana una persona con hambre puede reaccionar de dos formas:

102
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

acercarse y tomar la manzana o pedir por el uso del lenguaje a alguien


que le alcance la manzana. En el segundo caso, además de este estímulo y
respuesta, se dio una intermediación de otro estímulo (la emisión verbal) y
otra respuesta (la comprensión de la solicitud, que lo lleva a alcanzarle la
manzana):

E E R R
• Se pensaba que la estructura de la lengua estaba sustentada por dos clases de
subsistemas: centrales y periféricos. Los primeros comprendían el sistema
gramatical, el sistema fonológico y el sistema morfológico. Los periféricos
se referían al sistema fonético y al sistema semántico; este consistía en
asociar los morfemas a situaciones no lingüísticas. El desconocimiento de
relaciones con el pensamiento le acarreará profundas críticas a esta Escuela,
particularmente por N. Chomsky.

Tabla 4.3. Ejemplo de constituyentes inmediatos (CIN)

• El análisis estructural se basaba en los llamados constituyentes inmediatos


(CIN), resultantes de segmentar la cadena para determinar unidades, con el
criterio clasificatorio (taxonómico) y de distribución, como se ilustra en la
Tabla 4.3. Por lo general, se partía de la delimitación de las unidades más
pequeñas, hasta señalar las unidades mayores.

• En general, se acepta que los aportes más destacados se dieron en la


descripción de las estructuras morfológicas de la lengua, pero poco aportaron,
por ejemplo, en el campo del significado.

103
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

8.3 Gramática generativa


Teoría “standard” de Chomsky
A partir de 1957 se introdujo una importante innovación en la lingüística
contemporánea con la formulación de la llamada gramática generativa y
transformacional fundada por el norteamericano Noam Chomsky. Aunque en
realidad parte de algunas de las conclusiones a las que hasta entonces llegó el
estructuralismo, del cual, entre otros, tomó el concepto de estructura, Chomsky
impulsa un vuelco en los estudios lingüísticos, en su pretensión de llevarlos al
máximo rigor científico.

Y así, frente al método inductivo, propio del estructuralismo, propone aplicar el


hipotético-deductivo, tal como lo hacen la lógica y las matemáticas, a través de
formulación de reglas operativas y explicativas; frente a la modalidad descriptiva,
introduce la orientación explicativa buscando al máximo hacer explícita la
representación del fenómeno del lenguaje; y ante la concepción del sistema
establecido de la lengua, cree más bien en una capacidad especial subyacente en la
mente de cada hablante-oyente, la cual le permite el desarrollo del conocimiento
específico de la lengua y su uso.

Esta concepción mentalista no es nueva en la lingüística. Chomsky se inspira en


las ideas racionalistas de otros tiempos, particularmente en la Escuela de Port-
Royal (Cf. p. 89) y en Descartes, del siglo XVIII. También se inspiró en los
estudios del alemán W. von Humboldt, quien concibió el lenguaje como algo
esencialmente del espíritu, dinámico y creativo, y no algo ya hecho.

En síntesis, la gramática generativa se sustenta en los siguientes principios:

• De manera diferente a como concibe Saussure la lengua y el habla, Chomsky


plantea los conceptos de competencia lingüística y actuación lingüística. La
competencia lingüística (Cf. p. 63, 86, 90, 92, 102, 113) es el conocimiento
intuitivo que cada hablante-oyente nativo adulto y normal tiene de su lengua,
y el cual lo habilita para emitir o comprender oraciones, aun aquellas que
nunca ha dicho o escuchado. Según Chomsky, la competencia lingüística
es bien diferente de la idea de lengua de Saussure, a la que critica por
considerarla demasiado estática.

Por otro lado, la actuación lingüística (Cf. p. 104, 105) comprende el uso
individual de la lengua, en ejercicio de la competencia lingüística. Por lo que
se ve, es bien poca la diferencia con lo que Saussure llama el habla.

104
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

• En toda oración Chomsky distingue dos estructuras: una estructura


profunda que está dada por la estructura intencional (la proposición),
y una estructura superficial que es transformación de la primera y se
manifiesta como la organización sintáctica que se actualiza en la emisión
y recepción. Ejemplo: La estructura superficial “Dios invisible ha creado
el mundo visible” comprende una estructura profunda similar a esta:

“Dios es invisible. Dios ha creado el mundo. El mundo es visible”

Como se observa, se hace evidente la presencia de tres proposiciones


(estructura profunda) que en apariencia habían sido presentadas en una
sola oración (estructura superficial).

Las oraciones ambiguas se explican por tener una estructura superficial


y dos o más estructuras profundas. Así, la oración “Cómprame un libro”
se puede interpretar como:

Compra un libro para mí.

Cómprame un libro a mí (yo lo vendo).

• Se suele decir que la gramática generativa es un conjunto finito de reglas


capaz de generar un número infinito de oraciones. De acuerdo con el
modelo de Chomsky, la gramática generativa y transformacional consta
de tres componentes: uno generativo, la sintaxis, y dos interpretativos
que son la semántica y la fonología.

• A su vez el componente sintáctico comprende dos subcomponentes:


el subcomponente de base (que cubre las reglas de ramificación, de
subcategorización y el léxico), y el subcomponente transfomacional,
cuyas reglas permiten relacionar la estructura profunda con la estructura
superficial (Cf. p. 247 y ss).

Las reglas de ramificación o estructura básica tienen como función


describir la estructura profunda, que puede ser diferente, en muchos casos, a
la superficial. La representación de una estructura de frase suele hacerse en
forma de árbol, así, la estructura profunda de la oración “El profesor piensa
comprar el libro” es la siguiente:

105
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Ahora bien, la estructura superficial es el resultado de aplicar a la estructura


profunda (el diagrama anterior) ciertas operaciones, según las reglas
transformacionales. Así, por ejemplo, si aplicamos la regla de elisión, suprimiendo
la parte correspondiente a O (proposición), encerrada en un círculo punteado, y
aplicamos los morfemas de tiempo, número y persona (+ -a) al verbo principal
(pensar), se produce un cambio expresado en un árbol que representa la estructura
superficial, así:

106
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

Las reglas de transformación, según Chomsky, son:


Sustitución: o cambio de un elemento por otro.
Elisión: o supresión de elementos.
Adición: o agregación de elementos.
Extraposición: o cambio de orden de algún elemento.

Gramática generativa semanticista


Algunos discípulos de Chomsky, particularmente Lakoff y McCawley, entre
otros, introdujeron en la década de 1970, importantes cambios al modelo de la
gramática generativa (teoría estándar) del maestro americano, hasta tal punto
que se dio origen a un nuevo movimiento bautizado como el semanticismo (o
gramática generativa semanticista). Este consiste en considerar como componente
generativo el semántico, y no el sintáctico, si bien se conciben como dos niveles
indisolubles. De todas maneras el que genera las transformaciones es el primero,
o sea el semántico.

La gramática generativa semanticista amplía el campo de análisis estructural,


al incluir como parte elementos nuevos de reconocida importancia, como las
reglas de formación de las representaciones semánticas (basadas en estructuras
lógicas), antes de las reglas de inserción léxica, de la estructura superficial y la
interpretación fonológica y fonética.

De acuerdo con esta concepción, la estructura profunda corresponde a la


proposición, para cuyo análisis se requieren ciertos conceptos o relaciones
abstractas que son la expresión de la respuesta a preguntas como quién, (realizó
la acción o acción-proceso), qué, con qué, dónde, etc. Estas relaciones se han
llamado casos, ejemplo: agentivo, objetivo, instrumental, etc. La proposición
subyacente, de la oración “Las aves se comieron el cereal” se representa así:

Prop X ag Yacc-proc Xobj-pac

en donde se ve que la proposición es igual a: un objeto agente (Xag) que realiza


una acción-proceso (Yacc-proc) sobre un objeto paciente (Xob-pac).

Aplicando las reglas de transformación y de inserción léxica, la anterior estructura


se convierte en estructura sintáctica, cuyo árbol indicador sintagmático, estilo
Chomsky, sería una especie de estructura intermedia que da origen a la secuencia
final del enunciado o sea propiamente la estructura superficial; esta, a su vez, es
interpretada fonológica y fonéticamente (Cf. p. 247 y ss).

107
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

9. La textolingüística
Superando el análisis lingüístico tradicional, centrado principalmente en el
análisis de las microestructuras, en la década de 1970 surgió en Europa una
nueva orientación en el análisis del lenguaje, sustentada, entre otros, por los
alemanes Rieser, Petöfi, Weinreich y Schmidt, y por el holandés Teun van Dijk,
quienes considerando insuficiente el estudio de las estructuras oracionales,
tomaron como objeto, amplio y complejo, el texto, entendido como la red de
relaciones de articulación, coordinación y subordinación que subyace en la
secuencia oracional, producida en el discurso. Es de anotar que, de todos los
autores contemporáneos, quien más ha contribuido a esclarecer el campo de la
textolingüística y a los estudios del discurso, al menos en el contexto de la lengua
española, es el holandés Teun van Dijk.

Entre otros problemas, empezó por definir la gramática del texto la cual incluiría
la semántica referencial, una macrosemántica y la pragmática, ciencia esta que
estudia la acción resultante del uso de la lengua en la realización de los actos de
habla y, por tanto, de la emisión y comprensión del discurso (Cf. p. 253).

Es muy importante delimitar la textolingüística dentro del campo de la semiótica.


Ambas disciplinas tienen por objeto el estudio del texto. Pero mientras la primera
orienta sus esfuerzos al análisis del texto lingüístico, dentro de la comunicación
verbal, la semiótica trabaja con los textos en general, en un contexto más amplio,
en la comunicación no verbal sin excluir la verbal (Cf. p. 13, 15).

Algunas de las tareas de la textolingüística se encaminan al estudio de los actos


de habla y al análisis textual, para lo cual también se involucran las conclusiones
allegadas por la lingüística hasta el día de hoy. En el análisis del texto por tanto,
es necesario abordar problemas relacionados con la producción e interpretación
del discurso (papel del sujeto que enuncia y del que recibe, los contextos, las
motivaciones y propósitos comunicativos, etc.), los componentes y dimensiones
del discurso (que se estudiarán en el capítulo sexto), la estructura textual, los tipos
de texto (narrativo, poético, etcétera).

Seguiremos ampliando aspectos relacionados con la textolingüística,


especialmente en el capítulo sexto, dedicado al discurso, y el capítulo séptimo
al proponer algunos elementos para el análisis semántico del texto. Además,
conviene aclarar que tanto el capítulo séptimo, como el octavo y noveno serán
dedicados a la descripción de los componentes lingüísticos en que se apoya el
discurso (semántico, sintáctico y fonético fonológico), en el contexto de la lengua
española.

108
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

Ejercicios de aplicación

1. Primeros vestigios del análisis lingüístico

 Amplíe su información y escriba un corto ensayo sobre: “Orígenes de la


escritura”.
 Hable sobre los tipos de escritura.

2. Reflexiones lingüísticas entre los griegos

 Participe en uno de los siguientes debates, argumentando con ejemplos a


favor o en contra:

A FAVOR EN CONTRA
Las palabras corresponden a la Las palabras no corresponden a la
naturaleza de las cosas a las que naturaleza de las cosas, porque son
se refieren. convencionales.
El lenguaje es estrictamente El lenguaje es más irregular que
regular. regular.

 Escriba: ¿cómo se originó la gramática?

3. La gramática tradicional

 Amplíe su información y escriba un ensayo sobre uno de los siguientes


tópicos:
- ¿Cuál fue la primera gramática de la lengua castellana?
- ¿Por qué la gramática normativa no es en sí una ciencia?
- ¿Qué es la Real Academia Española de la lengua y qué papel cumple?

 Averigüe por su cuenta qué aspectos estudia la gramática tradicional

4. La gramática general de Port-Royal

 Escriba: desde un punto de vista mentalista, ¿cómo se definen las partes de


la oración? (Sustantivo, verbo, adjetivo...).

109
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

5. La lingüística histórico-comparativa
 Responda por escrito: ¿qué buscaban los estudios históricos del lenguaje?
 Seleccione un idioma extranjero sobre el cual tenga algún conocimiento
(alemán, inglés, francés, italiano...) y establezca semejanzas y diferencias
con su propia lengua.
 Diseñe un mapamundi y con símbolos señale las áreas correspondientes a las
familias lingüísticas del mundo y destaque la familia lingüística indoeuropea.
 En un mapa de Colombia sitúe las lenguas indígenas de nuestro país.

6. Lingüística sincrónica de Saussure

 Resuma por escrito los principios básicos de la lingüística de Saussure.


 Explique con un ejemplo qué se entiende por sincronía y diacronía.
 En el siguiente texto explique las relaciones sintagmáticas y paradigmáticas
existentes; busque diversas relaciones asociativas de las palabras destacadas.
Cuando Juan Gaviota volvió a la Bandada ya en la playa, era totalmente de noche.
Estaba mareado y rendido. No obstante, y no sin satisfacción, hizo un rizo para
aterrizar y un tonel rápido justo antes de tocar tierra. Cuando sepan, pensó, lo
del Descubrimiento, se pondrán locos de alegría. ¡Cuánto mayor sentido tiene
ahora la vida! En lugar de nuestro lento y pesado ir y venir a los pesqueros, ¡hay
una razón para vivir! Podremos alzarnos sobre nuestra ignorancia, podremos
descubrirnos como criaturas de perfección, inteligencia y habilidad. ¡Podremos
ser libres! ¡Podremos aprender a volar! (Richard Bach, Juan Salvador Gaviota ).

7. El estructuralismo lingüístico
 Discuta: ¿qué es el estructuralismo y cuáles son sus características?
 Consulte otras fuentes y amplíe los conceptos básicos de la Escuela de Praga
y del Círculo Lingüístico de Copenhague.

8. La lingüística en los Estados Unidos


 Contraste el empirismo frente al mentalismo: ¿en qué consisten?
 Analice los constituyentes inmediatos en la siguientes oración:
“La paz se sustenta en el amor”.

110
IV. Los estudios del lenguaje en la historia

 Consulte y amplíe la información sobre las características y principios de la


gramática generativa.

 Diseñe las estructuras arbóreas (profunda y superficial) de la siguiente


oración:
“El profesor decidió aplazar el examen”.

 Según el semanticismo, represente simbólicamente la siguiente oración:


“Mi hijo quería escribirle una carta a la mamá”

9. La textolingüística

 Discuta los conceptos de:


- discurso - texto - acto de habla - enunciado

 Amplíe la información con otras fuentes:


- ¿Qué es la textolingüística?
- ¿Cómo surgió?
- ¿Qué estudia la pragmática?

111
Capítulo quinto

Bases conceptuales
de la lingüística
“El lenguaje es una especie de estructura latente en la mente
humana, que se desarrolla y fija por exposición a una experiencia
lingüística específica”.
Noam Chomsky.

Introducción
Si bien es cierto que el desarrollo personal y social, dentro del cual cabe la
construcción del conocimiento acerca del mundo, y la posibilidad de compartirlo
a través de la comunicación, es un acontecimiento que se da, en y mediante el
lenguaje, también es cierto que este se convierte en objeto de estudio. En otras
palabras, el ser humano tiene el valioso don de volver a reflexionar sobre este
tesoro que posee.

Pero lo maravilloso es que los resultados de esta reflexión en términos de


conocimientos sobre el lenguaje se expresan, a su vez, en teorías formuladas
mediante el lenguaje. Es su función metalingüística.

Con el legítimo deseo de profundizar en el conocimiento reflexivo sobre tan


maravilloso instrumento humano, cabría formular los siguientes interrogantes:
¿qué es el lenguaje y cuáles son sus características esenciales? ¿Cuáles son
el objeto, el método y las tareas de la lingüística? ¿Qué funciones cumplen
los signos del lenguaje en la actividad humana? ¿Cuáles son las disciplinas y
campos de la lingüística? ¿Cómo es la lengua española?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Naturaleza disciplinaria de la lingüística


1.1 Objeto de estudio
La palabra “lingüística” se empleó por primera vez al comenzar el siglo XIX
para referirse a los estudios relativos al origen y a la evolución histórica de las
lenguas. Al iniciar el siglo XX, Ferdinand de Saussure (1961) amplió el campo
de la lingüística, señalándole además, la misión de “buscar las fuerzas que
intervienen de manera permanente y universal en todas las lenguas” y también
describir el sistema de una lengua en particular, desde el punto de vista de su
estructura. Después de muchas investigaciones, marcadas más o menos dentro
de los límites anteriormente mencionados, la lingüística moderna, aprovechando
la autonomía y madurez adquirida, y el enorme prestigio acumulado entre las
ciencias humanas, reafirmó su campo de estudio y amplió sus perspectivas y sus
métodos, sin desconocer los logros del pasado.

Con tal fin, adoptó y depuró muchos conceptos desarrollados a lo largo de más
de veinte siglos no solo por la gramática tradicional, sino por la filosofía, la
filología y literatura. Y, naturalmente, también acumuló y recogió algunas de las
conclusiones (conceptuales y metodológicas) a que, desde diferentes puntos de
vista, y dentro de distintas corrientes, llegaron lingüistas de todas las épocas,
para analizarlas con rigor científico ante las nuevas realidades y montar sobre
ellas las teorías. No se debe olvidar que la ciencia como tal, se basa en los logros
acumulativos del pasado, pero involucrando otros elementos e introduciendo
replanteamientos, lo que permite sentar las bases para interrogarse e indagar
sobre el futuro.

De esta manera, la lingüística ha constituido su objeto en el lenguaje humano en


el sentido de lenguaje verbal (sentido estricto), vale decir, el manifestado en las
lenguas naturales que hablan las comunidades humanas. Este objeto cubre un
campo muy amplio y diverso: abarca no solo las leyes y principios que rigen las
lenguas según su naturaleza y características, sino también su estructura externa
y sus relaciones externas de acuerdo con los contextos históricos y sociales, la
competencia lingüística, el habla y la comunicación, entre otros importantes
tópicos de investigación.

En los actuales momentos, la ciencia lingüística tiende a ampliar sus horizontes,


al introducir como objeto de estudio el discurso y texto (textolingüística), lo cual
no excluye el análisis lingüístico tradicional, porque los estudios de discurso y
texto se fundamentan en una visión de globalidad e integralidad.

114
V. Bases conceptuales de la lingüística

1.2 Tareas
Las tareas de la lingüística se derivan del objeto de estudio propuesto, según
la explicación que se acaba de dar. Después de Saussure y de Chomsky
(1975), las tareas fundamentales de la lingüística que se suelen señalar se
dan en dos direcciones:
1. Explicar la facultad del lenguaje manifestado en las lenguas naturales,
a través de la búsqueda de una teoría que haga explícitos los principios y
leyes que las rigen, o que son comunes a todas ellas.
2. Describir y explicar las estructuras de las lenguas, tanto en su evolución
histórica, como en su forma actual, considerando el conocimiento y uso
que los hablantes-oyentes nativos poseen de una o varias lenguas.

En desarrollo de la primera tarea se constituyó la “lingüística general” o


“lingüística teórica”, llamada a sentar las bases epistemológicas y metodológicas
para el análisis o, en decir de Ruwet (1974), “…elaborar un modelo del mecanismo
del lenguaje en general”, lo cual implica el progresivo descubrimiento de las
estructuras profundas, subyacentes de cualquier lengua.

La segunda tarea, asumida tanto por la lingüística diacrónica (histórica) como


por la lingüística sincrónica, pretende explicar el cambio lingüístico, en el primer
caso, y en el segundo, describir y hacer explícitos los mecanismos o estructuras
de una lengua en particular, aplicando los logros de la lingüística teórica; una de
las misiones básicas es la reconstrucción de la gramática científica de cada una
de las lenguas en particular, la descripción semántica y fonológico-fonética, y
además, la determinación de rasgos diferenciales, por el trabajo comparativo de
unas lenguas con otras.
Dentro de la dimensión sincrónica de la segunda tarea, Chomsky ha propuesto
como prioridades, en su orden, las siguientes:
§ Explicar la competencia lingüística, es decir, el conocimiento intuitivo
que posee el hablante-oyente nativo y que lo habilita para emitir o
comprender oraciones bien construidas.
§ Explicar la actuación lingüística, o sea la ejecución o puesta en práctica
de la competencia del hablante-oyente.
§ Explicar la adquisición del lenguaje por parte del niño, tarea que atañe
más a la psicolingüística (Cf. p. 58, 60).

Es importante saber que, después de Chomsky (tal vez en desarrollo de las dos
primeras prioridades que propone este autor), los expertos lingüistas han asumido
actualmente como tarea importante el estudio de los actos de habla y discurso, y
el análisis textual.

115
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1.3. Métodos
En relación con el método, este ha variado según la época, la escuela o corriente
y el enfoque. Sin embargo, en los estudios del lenguaje, a través de la historia, es
posible identificar cuatro enfoques como se explica en la Tabla 5.1: prescriptivo,
descriptivo, explicativo y predictivo.

Conviene aclarar que únicamente se le ha atribuido carácter científico a los


análisis descriptivo, explicativo y predictivo, y no al prescriptivo que, como
ya se anotó (Cf. p. 88), por su carácter normativo busca más la corrección del
uso, que el conocimiento en sí. Su utilidad es más pedagógica que científica.
Sin embargo, para comprender plenamente cualquiera de los enfoques científicos
es necesario conocer el enfoque tradicional. Toda ciencia tiene como sagrada
misión la construcción progresiva del conocimiento sistemático, razonado y
verificado de su objeto de estudio. En el presente caso, se trata de construir una
teoría consistente y explicativa a partir de la realidad del lenguaje, fenómeno
antropológico que, como afirma Saussure, es multifacético: a la vez, participa de
aspectos psicológicos, sociales, neurofisiológicos y físicos. Por eso en los días que
corren son muy importantes las interdisciplinas, tales como la sociolingüística,
psicolingüística, neurolingüística, etcétera.

Tabla 5.1 Enfoques del análisis lingüístico

116
V. Bases conceptuales de la lingüística

Desde su conformación como disciplina científica, la lingüística ha trabajado con


diversos métodos inspirados bien en el empirismo, el cual toma como punto de
partida la observación de los hechos, bien en el mentalismo, que basa su estudio
en principios racionalistas.
Desde otra perspectiva, los métodos más empleados en la investigación lingüística
se derivan de la clásica inducción y de la deducción. El método inductivo,
propio del estructuralismo, se fundamenta en el análisis de “corpus” o muestras
representativas del habla de una lengua dada; los “corpus” pueden ser grabaciones,
textos escritos, encuestas de carácter dialectológico. El método deductivo, que
aplican los movimientos de la gramática generativa y transformacional, se basa
en la formulación de hipótesis o teorías las cuales pretenden hacer explícito
o explicar el fenómeno del lenguaje, como facultad que habilita para emitir o
comprender oraciones.
En la práctica, la moderna lingüística no prescinde de ninguno de los dos métodos:
una inducción sin una teoría marco que oriente la investigación como punto de
referencia, es imposible; y una deducción que no tome como punto de partida y de
regreso los datos empíricos, fácilmente podrá caer en un teoricismo vano, alejado
de la realidad que busca explicar. En efecto, la moderna ciencia del lenguaje a
pesar de su avanzada formalización, ha procurado aplicar los dos métodos para
el análisis lingüístico.

2. Propiedades del lenguaje


2.1 Sentidos de la palabra lenguaje
Ante todo, es necesario hacer algunas precisiones sobre el uso de la palabra
“lenguaje”, empleada en diferentes contextos. Se oye con alguna frecuencia
expresiones como “el lenguaje de las flores”, “el lenguaje de las estrellas”, “el
lenguaje de la risa”, “el lenguaje de las aves”, lo cual indica la polisemia de la
palabra, ya que se aplica a diversas situaciones naturales, significativas en algún
aspecto para el hombre. Pero en realidad, en los ejemplos anteriores no se alude
al lenguaje verbal, propiamente. La palabra está usada más en sentido figurado,
para denominar lo que inspiran las flores o las estrellas, lo que manifiesta la risa o
lo que de manera natural comunican las aves. En estos casos, se habla de indicios,
síntomas o de simples señales naturales (Cf. p. 33, 34, 35).

Son muchas las concepciones de lenguaje de que se dispone, según la escuela, el


autor o la época. Saussure (1961) nos habla del lenguaje como una facultad, de
carácter “multiforme y heteróclito”, “a la vez físico, psíquico, fisiológico, social
e individual”. Lo definía en términos de “la facultad de constituir una lengua, es
decir, un sistema de signos distintos que corresponden a ideas distintas”.

117
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Por tal razón, y ante la vaguedad del concepto, decidió considerar como objeto
de la lingüística, la lengua, por ser esta “una totalidad en sí y un principio de
clasificación”. Edward Sapire piensa que “el lenguaje es un método exclusivamente
humano, y no instintivo, de comunicar ideas, emociones y deseos por medio de
un sistema de símbolos producidos de manera deliberada” (Sapire, 1966). Roca
Pons (1973) hace énfasis en el carácter “hablado” del lenguaje al afirmar que
“la palabra lenguaje en español se aplica a la facultad de hablar que tienen los
seres humanos así como a las diversas modalidades en que se ofrece”. De todas
formas, parece ser común la idea de entender el lenguaje como una facultad del
ser humano.
No obstante, se encuentra cierto titubeo entre considerar el lenguaje como un
sistema de signos hablados, y entenderlo más extensamente como un sistema de
símbolos en general. El mismo Saussure (1961), a pesar del culto a la lengua y
el habla, se atrevió a afirmar que “se podría decir que no es el lenguaje hablado
el natural al hombre, sino la facultad de constituir una lengua”, dando a entender
que la lengua se realiza en otras dimensiones diferentes a la oral, por ejemplo, la
escritura corriente, el Braille y el lenguaje de los sordomudos. De lo anterior es
posible concluir que, para asumir un concepto propiamente dicho de lenguaje,
es indispensable distinguir tres interpretaciones: a) un sentido estricto o lenguaje
verbal, b) el sentido de lenguaje no verbal, y c) un sentido amplio, como el
lenguaje total, que cubre los dos anteriores.
El lenguaje verbal se entiende como la función para adquirir, desarrollar o
aprender una o varias lenguas naturales, en función de la aprehensión
cognitiva de la realidad, el desarrollo del pensamiento, la socioafectividad, la
acción y la comunicación sobre estos aspectos. Tradicionalmente, se constituye
en objeto plenamente delimitado, susceptible de ser estudiado a nivel científico
por la lingüística. Se manifiesta en las lenguas naturales que habla y escribe la
humanidad en los distintos grupos humanos. En el presente capítulo (esencialmente
del campo de la lingüística) cuando aparezca la palabra “lenguaje”, si no se
especifica otra cosa, se referirá al lenguaje verbal.
La anterior concepción se sustenta en la idea de lengua la cual corresponde a un
sistema de signos de especiales características (vocal, articulado...), con reglas
propias, que los hablantes-oyentes de una determinada comunidad conocen,
aceptan y usan, en sus necesidades cotidianas. Dada su trascendencia en la vida
individual y social de los seres humanos, el lenguaje verbal se constituye en punto
de referencia para traducir a él cualquier otro lenguaje.
Cunado se habla de lenguaje no verbal, nos referimos a todos aquellos
sistemas de significación y comunicación que toman como base semiótica
signos y códigos diferentes a los de las lenguas humanas, como se explicó en
el capítulo anterior.

118
V. Bases conceptuales de la lingüística

El lenguaje total se concibe como la facultad (o la capacidad global) del


hombre para representar la realidad, desarrollar el pensamiento y comunicarse
a través de cualquier sistema de símbolos o signos. Es decir, se trata de una
facultad semiótica que implica el ejercicio cabal de la función simbólica, por
medio de los distintos signos y códigos que se producen culturalmente. Incluye,
en consecuencia, el lenguaje verbal y los lenguajes no verbales. La ciencia
psicosocial que se dedica al estudio del lenguaje en sentido amplio o lenguaje
total se llama semiótica o semiología, como ya se explicó (Cf. p. 13, 15).

2.2 Características básicas del lenguaje verbal


¿Cuáles son las propiedades esenciales comunes a todas las lenguas humanas,
que permiten hablar de un único fenómeno, el lenguaje verbal? En búsqueda
de la respuesta, Serrano (2001) ha propuesto 19 características, de tipo general,
las cuales se citaron en el capítulo segundo. Entrando más íntimamente a la
naturaleza interna de los sistemas verbales, los lingüistas están de acuerdo en la
selección de las siguientes propiedades.
• El lenguaje se apoya en un conocimiento intuitivo y en una práctica.
• Es sistemático y creativo.
• Se manifiesta primariamente como de naturaleza vocal.
• Sus significantes se realizan en la línea del tiempo.
• Se produce en cadenas articuladas.
• Cumple diversas funciones.
• Evoluciona con el tiempo.

El lenguaje se apoya en un conocimiento intuitivo y en una


práctica
Es forzoso reconocer en el fenómeno lingüístico dos niveles: un conocimiento
o saber que posee el individuo relacionado con el sistema sígnico de la lengua,
y el ejercicio correspondiente, o sea la puesta en práctica de dicha lengua en
los actos concretos de habla. Los dos niveles de lenguaje se desarrollan tanto
en un plano individual, en la consideración de un hablante-oyente, como en el
contexto social: así, el “saber una lengua” (por ejemplo, saber el español, el
inglés...) es una capacidad propia de cada individuo, pero con una aceptación
o consenso social. Y el “hablar” una lengua igualmente pertenece a la
conducta individual y, a pesar de la posibilidad excepcional del monólogo,
se introduce en la esfera social, ya que el ejercicio lingüístico exige como
mínimo la existencia de dos personas (hablante-oyente). Sin embargo, es fácil

119
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

comprender que el conocimiento (el saber la lengua) se da al interior de un


grupo o comunidad. En tanto que la práctica (el hablar la lengua) pertenece
más a acciones individuales.

Tabla 5.2. Nivel de conocimiento y nivel de práctica del lenguaje

Como se puede inferir, son muy diferentes el conocimiento del lenguaje, que
pertenece a la esfera interior y espontánea del individuo, y el conocimiento sobre
el lenguaje, que corresponde a las teorías construidas por los lingüistas. Lo claro es
que el conocimiento “del lenguaje” habilita para su puesta en práctica, y que esta
implica la existencia del conocimiento, tanto en la fase de emisión o producción,
como en la de comprensión. “El conocimiento del sistema es importante tanto si
se trata de generar habla como de recibirla, ya que toda operación lingüística se
basa en dicho conocimiento”, afirma D.B. Fry (1975).

La diferenciación de los dos niveles (conocimiento y práctica) es de aceptación


general, como constata en el cuadro anterior, el cual resume la posición
de Humboldt, Saussure y Chomsky. Desde luego, difieren en los alcances
conceptuales, el enfoque y aun en la terminología. Humboldt y Chomsky

120
V. Bases conceptuales de la lingüística

defienden una misma posición, la mentalista y creativa; en tanto que Saussure,


se queda en el dualismo estático (separa la lengua del habla), aunque resalta de
manera positiva la parte social de la lengua.

Es sistemático y creativo
El carácter sistemático del lenguaje se deriva no solo de la consideración
saussureana de la lengua como un sistema de signos sino de la organización del
conocimiento de dicha lengua, el cual habilita al hablante oyente para emitir y
comprender oraciones. La sistematicidad exige que se usen ciertos signos y se
apliquen determinadas reglas, de manera recurrente, es decir, reiterativamente. El
valor de los signos se determina por su relación con los demás, hecho que permite
distinguir las denominadas oposiciones (Cf. p. 96). Así, entre otras, se distinguen
las oposiciones fonológicas (por ejemplo, /b/ / /p/ en bata / pata), las oposiciones
léxicas (ej. perro / árbol, flecha / papel) las oposiciones semánticas (ejemplos,
blanco / negro) y en oposiciones morfológicas (ej. casita / mamita; rosa / rosal).

Los sistemas pueden ser cerrados o abiertos, según se limite o se amplíe


indefinidamente el número de elementos que lo componen. En el caso de los
sistemas de las lenguas, estos son a la vez, desde diferente punto de vista, abiertos
o cerrados. Son cerrados por los elementos de tipo gramatical (formas, categorías
y funciones; ejemplo, el género, el número, los artículos, pronombres). Son
abiertos, en cuanto permiten la entrada, teóricamente ilimitada, de elementos
léxicos (raíces y categorías nominales, verbales y adjetivales) y por la recursividad.

La recursividad, que se deriva de la creatividad en el lenguaje humano, se basa


en las posibilidades de ampliar una oración, utilizando diversas estrategias
comunicativas, hasta un límite teóricamente infinito. La oración “Los medios
influyen en el hombre” puede ampliarse así: Los medios de comunicación influyen
en el hombre que lee la prensa que se publica en la ciudad de Bogotá, pero los
medios radiales y ... En este ejemplo, los elementos de recursividad fueron “de”,
“que”, “pero” “y”. Teóricamente podría ampliarse la oración de manera infinita
con otros elementos y con signos de puntuación, especialmente, la coma. En la
práctica del habla, sin embargo, según lo anota Chomsky este tipo de ampliación
se dificulta, entre otras razones, por la limitación de la memoria en los humanos.

La creatividad, defendida por Descartes (Chomsky, 1969) como la nota diferencial


del hombre frente al animal, y por Humboldt y Chomsky como lo esencial del
lenguaje, se deriva del hecho indiscutible según el cual el hablante-oyente es
capaz de construir (producir o comprender) mensajes siempre nuevos, a partir
de los medios finitos que le da la lengua. Por tanto, la creatividad hace parte de
la competencia lingüística.

121
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

La creatividad, que es inmanente al lenguaje, se manifiesta, según Chomsky, de


doble manera: como creatividad que sigue las reglas y como la creatividad que
se sale de las reglas, caso que se registra en desviaciones en el uso por factores
socioculturales que corresponde a un enunciado agramatical.

En la comprensión y producción de enunciados en el discurso se distinguen


ciertos parámetros de gramaticalidad y semanticidad (o aceptabilidad semántica),
según las oraciones sean construidas de acuerdo o no con las reglas del sistema de
la lengua. La gramaticalidad y la aceptabilidad son juicios que se emiten sobre
enunciados oracionales, tomando como punto de referencia el sistema sintáctico
(gramatical) y el sistema semántico establecidos. De esta manera, una oración
podrá ser gramatical o agramatical, y aceptable o no semánticamente.

Combinando las posibilidades, se distinguirían situaciones como las siguientes:

(1) Una oración es gramatical y semánticamente aceptable:

“El maestro explica la lección al niño”.

(2) Una oración es gramatical y semánticamente inaceptable (ininterpretable):

“El punto se bebió la noche de piedra”. (Anómala)

“Le pido excusas por mi error”. (Impropia)

(3) Una oración es agramatical y semánticamente interpretable:

“Mañana habrán fiestas en el pueblo”.

“Córransen todos pa’ trás”.

(4) Una emisión hipotética es agramatical y semánticamente inaceptable e


ininterpretable:

“correo esa lo si de”

“es le raya caro vas”

Se manifiesta primariamente como vocal


De acuerdo con la teoría clásica de Saussure (1961) sobre el signo lingüístico,
este se constituye por un significante y un significado. Ahora bien, sabemos
que en las lenguas el significante es de tipo fónico, o sea, materializado en la
producción de una cadena sonora, principio sobre el que se ha venido a hacer

122
V. Bases conceptuales de la lingüística

énfasis a partir de la lingüística del siglo XX. De esta manera, la escritura se


llegó a considerar como paralingüística o manera cultural de proyectar un uso
de la lengua.
E1 carácter oral o vocal (lat.: vox-vocis = voz) del lenguaje se infiere de las
siguientes consideraciones:
 Históricamente la oralidad está primero, pues se pierde en la
historia del hombre; en cambio, sí es posible reconstruir el origen
de la escritura, como descubrimiento cultural, hecho que tuvo lugar
hace unos 5.000 años entre los sumerios y fenicios.
 Gran parte de las aproximadamente 3.000 lenguas del mundo no
poseen escritura: y en relación con aquellas que la tienen -el español,
por ejemplo-, se requiere un aprendizaje especial para leer y escribir,
capacidad que no llega a cubrir a toda la población hablante.
 Algunos consideran la escritura como una recodificación de la
lengua hablada; en su origen, primero se representaron las ideas o
conceptos expresados por los signos orales, como el caso del chino,
cuya escritura es ideográfica; después se llegó a la representación
de unidades sonoras (escritura fonética) las que pueden ser sílabas
(silabarios) o sonidos (alfabetos o abecedarios). La escritura del
español es fonética y alfabética porque cada letra o símbolo gráfico
pretende representar una unidad sonora; aún así las unidades sonoras
con que habla la gente (fonemas) no equivalen exactamente a las
letras.
Sin embargo, es importante aclarar que, aunque apareció primero la oralidad,
es indiscutible el enorme prestigio de la escritura, hasta el punto de que
hoy en día se ha convertido el texto escrito como el medio más importante
de la expresión del saber y de la experiencia literaria de los pueblos. El
alfabetismo es considerado cada vez más como una necesidad, igual que la
salud y la alimentación. Aún más, en la actualidad tanto a la lengua oral como
a la lengua escrita se les atribuye igual importancia y cierta autonomía.

Sus significantes se realizan en la línea del tiempo


Por la naturaleza vocal del significante, que se manifiesta en la emisión o
percepción de una cadena de sonidos, conviene distinguir una propiedad adicional
del lenguaje, señalada por Saussure: la linealidad del significante. Esta se refiere
a que las unidades sonoras con las que nos comunicamos en cada lengua se
materializan como sonidos perceptibles en la dimensión del tiempo. Una prueba
es la posibilidad de grabar y escuchar con la velocidad que se desee, cualquier

123
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

discurso producido oralmente. Por ejemplo, obsérvese la producción oral de la


siguiente oración:

‘’C-o-n-v-i-e-n-e-p-e-n-s-a-r-a-n-t-e-s-d-e-h-a-b-l-a-r’’

Sin embargo, la linealidad no es distinguible a nivel del significado, por cuanto el


pensamiento se rige par reglas muy distintas.

Por otro lado, la linealidad no se da en otro tipo de signos, en lenguajes


no verbales, como en la pintura o fotografía, donde es posible percibir
simultáneamente varias dimensiones.

Se produce en cadenas articuladas


Tradicionalmente se le ha asignado al lenguaje humano la característica de ser
“articulado”, pero no siempre se ha analizado por qué, es decir no se hace la
reflexión necesaria sobre lo que se entiende por articulación. Articular (del lat.:
“articulus” = eslabón de cadena) equivale a unir, encadenar o relacionar en
línea unas unidades con otras. Decir que el lenguaje es articulado, por tanto,
corresponde a afirmar que se basa en una producción de signos en cadena. Ahora
bien, ¿cuáles son las unidades sígnicas (o signos lingüísticos) susceptibles de
distinguir en la producción y comprensión de una cadena lingüística? En otros
términos, ¿qué componentes mínimos se constituyen en soporte (significantes)
de algún tipo de significado?

Los especialistas -particularmente el francés Martinet (1970)- han formulado


la respuesta considerando la existencia de dos clases de unidades sígnicas,
analizables en dos articulaciones: en la primera articulación se distinguen las
Unidades Mínimas Significativas (UMS), es decir, aquellas que son portadoras
de algún tipo de significado; en la segunda articulación, se analizan las
Unidades Mínimas Distintivas (UMD), o sea los elementos capaces de incidir
significativamente en el primer tipo de unidades, de las cuales son parte.

En cuanto a la primera articulación, cabe preguntar cuáles son esas unidades


mínimas significativas. Tradicionalmente se había creído que estos signos eran
las palabras, y aún se sigue pensando en ellas como unidades distinguibles a
nivel léxico, semántico, gramatical, fonológico-fonético y ortográfico (Cf.
p.). Sin embargo, si vemos el asunto a la luz de un análisis más minucioso, se
encontrarán en la cadena otros elementos significativos más pequeños que las
palabras. Ejemplo:
El jardin-er-o cuid-a su-s planta-s des-interes-ada-mente.

124
V. Bases conceptuales de la lingüística

En esta cadena se encuentran seis palabras y catorce unidades mínimas


significativas, cada una de las cuales representa una marca significativa de
carácter léxico (L=lexema) o gramatical (M=morfema), así:

(M) el indica determinación.


(L) jardin- designa el concepto léxico propio de la raíz.
(M) -er- es la base del sufijo que indica “oficio”.
(M) -o es la marca gramatical de género masculino.
(L) cuid- parte portadora del significado de la raíz verbal.
(M) -a marca gramatical del accidente verbal de persona,
tiempo y modo.
(M) su- indica posesión (3a persona).
(M) -s elemento que indica plural.
(L) planta- base léxica portadora de un concepto (ser vegetal)
(M) -s elemento indicativo de plural.
(M) des- prefijo que significa contrario, negación.
(L) -interes- base portadora del concepto de la raíz (utilidad).
(M) -ada- sufijo adjetival que permite formar el adverbio.
(M) -mente sufijo con función gramatical de adverbio.

A las unidades mínimas significativas, Martinet (1970) les da el nombre de


monemas, que pueden ser lexemas (jardin, - cuid-, planta, interes-) o morfemas
(por ejemplo: lo-s, -er-, -o, -mente). Pero en la terminología de los lingüistas
americanos, todos estos elementos se llaman simplemente morfemas, sin
distinguir los lexemas; para ellos existirían morfemas lexicales (jardin-, er-, des)
y morfemas gramaticales (-e, la-, -s, -o, -n).

Como se puede observar, ciertamente algunas unidades (UMS) coinciden


con palabras (ciudad, el) a las que se les dará el nombre de morfemas
o lexemas libres. Pero la mayoría constituyen parte de una palabra: son
morfemas o lexemas ligados. Vale la pena aclarar que ninguna unidad,
así sea importante, es portadora de significado por sí sola, excepto las
unidades que coinciden con lo que Martinet llama lexemas libres (palabras
plenas, como son los sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios). Enseguida
se resumen las unidades mínimas significativas, según Martinet y según los
lingüistas americanos:

125
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En la segunda articulación del lenguaje, se identifican unidades más pequeñas


(UMD) cuya función es incidir en la significación de los morfemas y lexemas
de los cuales son elementos constitutivos. Tales unidades, que oscilan
en número limitado de un idioma a otro, entre 20 a 40 aproximadamente,
se realizan como sonidos, y se llaman fonemas. Así por ejemplo, en “los
jardineros” se encuentran los siguientes fonemas: /l/ /o/ /s/ /j/ /a/ /r/ /d/ /i/ /n/
/e/ /r/ /o/ /s/ (13 en total, incluyendo los repetidos).

Los fonemas son las unidades mínimas que pensamos como imágenes
sonoras cuando escuchamos una cadena sonora significativa, y se clasifican
como vocales y consonantes. En el español de América existen 18 fonemas
consonánticos y 5 vocálicos, en tanto que en España, 19 consonánticos y 5
vocálicos (Cf. p. 272). Los fonemas no deben confundirse con los sonidos
como tales, ni tampoco con las letras, ni con los símbolos de representación
fonética (Alfabeto Fonético Internacional, AFI).

126
V. Bases conceptuales de la lingüística

Cumple varias funciones


Es tradicional y muy generalizado el hecho de atribuir al lenguaje, como
único fin, el de servir de instrumento para la comunicación. Y ciertamente,
esta es una de sus funciones, pero en rigor no es la única, como tampoco es el
único medio de comunicación, así este sea el más complejo, cercano y natural
de los que emplean los hombres (Cf. p. 129).

Sin embargo, existen algunas apreciaciones encontradas, como las de


Jacobson (1973) y Chomsky (1973), en cuanto a si la función comunicativa
del lenguaje es o no de carácter primario. Así, Jacobson considera al lenguaje
como “instrumento de comunicación” y hace énfasis en que es su función
“primaria” o “fundamental”, ya que en esta se apoya la esencia misma de
la sociedad. Chomsky, por el contrario, piensa que “el manejo del lenguaje
para la comunicación no es sino uno de sus usos “ y ni siquiera corresponde
a su “característica esencial”. Más bien, afirma el maestro americano, el
lenguaje es “un medio destinado tanto a la creación como a la expresión del
pensamiento en el sentido más amplio”.

Esta última posición se basa en la consideración de la existencia de los


monólogos, o actos de habla en los que no se implica necesariamente a un
oyente, y en el uso del lenguaje en los procesos mentales (según Vigotsky,
1964, “lenguaje interior”) como cuando una persona se encuentra sola y usa
el lenguaje para sí mismo, sin producir sonidos: es lo que llamó Jacobson, la
“comunicación intrapersonal” que se da, según él, además de la “interpersonal”.

No es el caso entrar a defender, separadamente ninguna de las posiciones


planteadas, sencillamente porque tanto la comunicación como la creación y
expresión del pensamiento (posible gracias a la función simbólica) son, en
igualdad de importancia, actividades esenciales del lenguaje, como también lo
son el desarrollo y expresión de la afectividad, la acción e interacción social.
Aun más, no parece viable aislar dichas actividades del proceso comunicativo,
porque cada una se sitúa en algunas de las relaciones que se establecen entre
el mensaje, el emisor, el referente y el receptor o destinatario.

Evoluciona con el tiempo


Del carácter arbitrario y convencional de los signos del lenguaje se deriva
una propiedad indiscutible, no menos importante que las demás: si bien desde
el punto de vista del hablante individual es prácticamente imposible hacer
cambiar un idioma, los hechos demuestran que las lenguas se transforman
con el correr del tiempo, por influjo de las distintas fuerzas sociales, tales
como las relaciones culturales y políticas.

127
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Este hecho, aparentemente contradictorio, que Saussure (1961) llamó la


inmutabilidad y, a la vez, la mutabilidad del signo lingüístico, se explica
por las siguientes consideraciones:

• La lengua es una herencia social, que se constituye en objeto


cultural transmisible por la tradición. El individuo la adquiere
inconscientemente y se adhiere a ella, en su socialización, entrando a
ser parte de un contrato tácito social. Por tal razón, para el individuo
es inmodificable. Cuando más, puede proponer innovaciones
lingüísticas, como en efecto lo hace, las que, de ser aceptadas por
el grupo, se constituyen en un cambio. Una muestra se encuentra en
los neologismos, extranjerismos y tantas expresiones que a diario
impulsan la renovación lingüística.

• Como producto social las lenguas están sujetas a la contingencia del


devenir histórico y, por tanto, desde este punto de vista realmente
cambian por la acción de factores culturales y de acontecimientos
de diversa índole: políticos, étnicos, religiosos, etc. Un ejemplo
significativo lo hallamos en la extensión del latín por la antigua
Europa y el surgimiento de las lenguas nacionales (romances,
románicas o neolatinas) que inicialmente se manifestaron como
dialectos.

El cambio lingüístico (Cf. p. 90, 91, 115, 128), objeto de estudio de la


lingüística histórica, es el paso de una lengua a otra, como en el caso
de la evolución del latín al castellano, o al interior de la historia de una
misma lengua. Tanto los cambios de un tipo como de otro, se pueden dar
en el plano fonético, léxico, semántico y sintáctico, y se orientan bien a la
evolución fonética del significante, la sustitución total del signo, la creación
de otros por nuevas necesidades, la alteración de las reglas y, en general, al
desplazamiento de la relación significante-significado.

Ejemplos de cambio lingüístico pueden ser:

Fonético: (Latín) hac hora > agora > ahora


(Latín) fermosa > hermosa
(Latín) lacteum > lacte > leite > leche

Semántico: (Cast. antiguo) fusil (chispa) > arma de fuego

128
V. Bases conceptuales de la lingüística

3. Las funciones del lenguaje


3.1 Concepto y generalidades
Se ha establecido, de manera general, que el papel fundamental del lenguaje
en la actividad humana es simbólico y comunicativo; simbólico, por
cuanto es no solo el desarrollo del pensamiento sino también principio de
organización y de expresión de la personalidad total, y comunicativo porque
es la clave para mantener los vínculos del “uno” con el “otro”.

¿Cómo se refleja este papel fundamental en la naturaleza de los signos del


lenguaje? ¿Cómo responde el uso del lenguaje a las exigencias de carácter
simbólico y comunicativo? En otras palabras, ¿qué funciones cumple el
lenguaje?

Dar una respuesta satisfactoria ha sido preocupación general de filósofos,


filólogos y lingüistas a través de la historia. Aristóteles le atribuía al lenguaje
el carácter expresivo y representativo; Santo Tomás pensó en las funciones
indicativa, imperativa y optativa; Vosler (1968) y Croce creyeron que lo
fundamental era la función estética de la expresión.

La palabra función se ha empleado con diferentes significados en los estudios


lingüísticos. Aristóteles la entendió como el fin de la comunicación; cierta
corriente del estructuralismo la definió como la relación que se establece
entre los elementos de una estructura lingüística (Hjelmslev, 1968); y
tradicionalmente, se ha llamado función (Cf. p. 233) el oficio que cumplen
determinados elementos en la oración (sujeto, predicado, complemento).
En el caso que nos ocupa, nos referimos a la función entendida como la
actividad o proceso que desarrolla el hombre con la ayuda del lenguaje.
Las funciones, por lo tanto, son las finalidades o propósitos de los usos
concretos de los signos lingüísticos.

3.2 Las tres funciones básicas según Bühler


Una de las propuestas que más eco ha tenido es la del austríaco Karl Bühler
descrita en su obra Teoría del lenguaje (1967). Bühler retoma el esquema de
Platón en el que se dice que el lenguaje es un “organum” para “comunicar uno
a otro algo sobre las cosas”. Con base en este esquema replantea un nuevo
modelo que le sirve para explicar precisamente las “funciones semánticas del
signo lingüístico”.

129
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 5.1. Las funciones según Bühler.

El “fenómeno acústico” (simbolizado por el círculo del centro) está llamado a la


categoría de signo por tres veces -señaladas por los lados del triángulo-, a saber:

• Es símbolo (signo-símbolo) en virtud de su ordenación a la realidad


objetiva, analizada como “objetos y relaciones” a la cual representa. En
este caso el signo cumple una función representativa.

• Es síntoma (signo-síntoma) por la dependencia del emisor, cuya


“interioridad” expresa. El signo cumple, entonces, una función expresiva.

• Es señal (signo-señal) por cuanto es una “apelación” al oyente, con el


fin de dirigir su conducta. Como tal, el signo desempeña una función
apelativa.

Función representativa
Comprende el ejercicio del nivel cognitivo del lenguaje y se extiende a los
distintos tipos de significación, que surgen en la línea que relaciona el símbolo
con la realidad (referente) a la cual se alude en un acto del habla. Tiene que ver
con la teoría referencial del significado expuesta por Ogden y Richard, según se
explica más adelante (Cf. p. 279).

130
V. Bases conceptuales de la lingüística

¿Qué es posible de representar mediante el lenguaje? Se representa la realidad


exterior y física como en “este perro”, “esa mesa” (significado referencial, signos
deícticos); pero también se representan los conceptos abstractos (“belleza”) y
culturales (“aprender”), las realidades sociales (“grupo”), los razonamientos, las
opiniones y hasta fantasías creadas por la imaginación (“hada”). Aún los mismos
estados subjetivos son susceptibles de ser representados mentalmente mediante el
lenguaje: “el dolor de la herida”, “la tranquilidad”, “el odio”, “la pasión”, en
donde se designan como realidades los sentimientos, sensaciones o emociones.

Empíricamente, en el desarrollo de cualquier tema o información -tanto


oralmente como por escrito- la función representativa cumple su cometido
facilitando a la mente el recorrido por los diversos factores y circunstancias
que pueden llevar a la búsqueda del conocimiento en sus diversos enfoques:
¿qué cosa? ¿Cómo es? ¿Qué partes tiene? ¿De dónde procede? ¿Cómo se da?
¿Cómo opera? ¿Por qué? ¿Qué relaciones se establecen? ¿Qué consecuencias
trae? ¿Para qué? ¿Qué se deriva de ahí? ¿Qué implica?

Función expresiva
También llamada emotiva, esta función permite la exteriorización de las
actitudes, sentimientos y estados de ánimo, lo mismo que los deseos,
voluntades y demás intencionalidades comunicativas de orden subjetivo (Cf.
p. 278, 279). La expresividad no se presenta aparte de lo representativo; tal
como lo da a entender Bühler y también Ogden y Richards, es una función
del signo lingüístico que permite la proyección del sujeto de la enunciación
pero con un soporte representativo. Así en expresiones del lenguaje corriente
como “buenos días”, “lo siento mucho”, “¡qué reunión tan larga!”, “eso
me fascina”, “qué cuadro tan hermoso” predomina, sin duda, la función
expresiva, pero con un fondo de representación simbólica.

La expresividad puede ser corriente, como en el lenguaje coloquial y familiar,


y estética, como en las piezas de oratoria, en la poética y en la expresión
literaria en general. Lo expresivo comprende -desde este punto de vista- la
denominada función estética que distingue Jacobson (1973), pero advirtiendo
que lo expresivo no agota lo estético; este va mucho más allá de la simple
expresión. Además hay expresividad que no es propiamente estética, como
la que se da en la ira o en la conversación corriente. No todo lo expresivo es
estético, ni todo lo estético es expresivo.

131
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Función apelativa
Bühler entiende la apelación como la propiedad de influir por medio de las
palabras en las actitudes, pensamientos y conducta del interlocutor. Aquí
se encontrarían las expresiones exhortativas o imperativas, y el lenguaje
normativo, como en “préstame tu libro”, “¿irás al cine conmigo?”, “te
ruego te quedes”, “ordenamos un registro de todos los artículos existentes”,
“es obligación presentarse ante el jefe” y otras expresiones del lenguaje
cotidiano de orden interactivo.

La apelación se refiere al carácter significativo del signo lingüístico percibido


por el destinatario o receptor. Por lo tanto, la información con fuerza
apelativa puede ser -de acuerdo con el modelo de Bühler- eminentemente
representativa (órdenes, encuestas, razonamientos, solicitudes) o cargada
de emotividad (deseos reiterativos, órdenes o solicitudes con emotividad).
De donde se infiere, que lo apelativo es la parte terminal del proceso
comunicativo, en el que preceden la representación y la expresividad, en
grado diverso. La función representativa y la expresiva pueden permanecer en
el plano del emisor, como en el llamado lenguaje interior (Vigotsky, 1964)),
en los monólogos y en muchos actos de expresión lingüística que no exigen un
inmediato destinatario (cuántos textos no los ha leído más que su autor). Pero
normalmente, el ciclo lingüístico concluye en un destinatario, para quien el
mensaje es una apelación, apoyada en alguna información y en una intención
comunicativa procedente del emisor.

Conviene incluir en la función apelativa lo sociocultural del lenguaje.


Constituye el instrumento básico de socialización, es decir, de adaptación
e integración del niño a su grupo, proceso mediante el cual llega a ser
partícipe de la vida en comunidad, en la que los roles, las normas, los ritos,
los valores, las creencias, costumbres y demás convenciones son parte vital.
La endoculturación es una consecuencia de lo anterior y consiste en la
apropiación de la cultura del grupo, lo cual supone un aprendizaje realizado
directa o indirectamente a través del flujo comunicativo.

3.3 El modelo de Jacobson


Dentro de la concepción estructuralista de la lengua como sistema que cumple
un fin, y como desglose de las tres anteriores, Jacobson (1973) propuso seis
funciones, a saber:

1. Función referencial: define la relación entre el mensaje y el objeto al


que hace referencia. Se trata de la propiedad del lenguaje de significar

132
V. Bases conceptuales de la lingüística

información objetiva, conceptual y lógica. Por ejemplo, en la oración


“Las manecillas del reloj dan la hora” se pueden distinguir referencias a
objetos y operaciones lógicas.

2. Función emotiva: determina la relación entre el mensaje y el emisor.


Corresponde a la expresividad de sentimientos, actitudes y emociones,
como en la frase “¡Qué horror, se desbordó el río!”, en que predomina el
asombro, el temor, etcétera.

3. Función conativa: define la relación entre el mensaje y el destinatario


y tiene por objeto obtener una reacción par parte del último. Es decir, se
trata de influir en la conducta de los demás, como en lo significado por la
frase imperativa del libertador “¡Coronel, salve usted la patria!”.

4. Función poética o estética: determina las relaciones internas del mensaje


en sí mismo, en el cual se aplican principios especiales de estilística,
como por ejemplo, en un poema o un relato literario.

5. Función fática: facilita establecer contacto comunicativo y también


mantener o detener el flujo de la palabra. Tal sucede en la expresión “aló”
en las llamadas telefónicas, o en expresiones como “¡hola!”, “en fin”,
etcétera.

6. Función metalingüística: posibilidad de parafrasear o de explicar


hechos del lenguaje, haciendo uso del mismo lenguaje. Esto es visible
en frases como “lo que le he dicho significa que es necesario ejecutar el
plan”, “las gentes pobres, es decir, los no favorecidos por la fortuna”.
Esta función se da también al estudiar el lenguaje. Las teorías lingüísticas
son metalenguaje.

4. Disciplinas y campos de la lingüística


¿Qué comprende la lingüística? Cualquiera sea el enfoque (diacrónico, sincrónico,
general o teórico, descriptivo, explicativo), la lingüística se apoya en disciplinas
básicas o propias, disciplinas complementarias y ciencias auxiliares, según la
figura. Además, mantiene estrechas relaciones con otras ciencias afines, y con
campos de aplicación, en las diversas actividades culturales, artísticas y científicas
de la vida de los humanos.

133
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 5.2. Disciplinas y campos de aplicación de la lingüística.

4.1 Disciplinas básicas


También se han llamado “niveles de descripción”, “niveles de análisis lingüístico”
o “componentes del análisis lingüístico”, y corresponden al quehacer primario
de la lingüística. Aunque aparecen seis disciplinas, en la práctica se integran en
tres bloques: semántica y lexicología (componente semántico), morfosintaxis
(componente morfosintáctico), y fonética y fonología (componente fonético-
fonológico). Agrupados así, se estudiarán en los capítulos 7, 8 y 9 de este libro,
con referencia a la lengua española; por tal razón en esta parte solo se dará una
noción introductoria.

134
V. Bases conceptuales de la lingüística

Semántica: la semántica (del griego “semaino” = significar) es la ciencia de


la significación. Si se parte de la premisa (Cf. p. 174, 176) de que el
significado se entiende como la resultante del ejercicio de las funciones
del lenguaje, hay que aceptar tres relaciones básicas: del signo con el
emisor, con el objeto (referente) y con el destinatario o receptor.
Lexicología: (gr. lexikón = vocablo, logos = estudio), como se dijo, en realidad
es una tarea complementaria de la semántica y auxiliar de la morfología,
orientada a analizar las palabras como unidades formales de la cadena
oracional y textual.
Morfología: (gr. morphé = forma; logos = estudio) tradicionalmente considerada
parte de la gramática, en la actualidad se considera más una dimensión
de la sintaxis. El objeto de la morfología también son las palabras, en
su formación y estructura, desde el punto de vista gramatical: raíces,
accidentes, flexiones, funciones dentro de la oración (ej. género,
número, accidentes verbales, etcétera).
Sintaxis: (gr. syn = relación; taxys = orden) su actividad se centra en el análisis de
la oración, en el que cabría distinguir estructuras, categorías y funciones,
tales como sujeto, predicado, complementos (Cf. p. 19, 135). Con el
progreso de la lingüística, la sintaxis se incorporó como disciplina básica,
reorientada hacia el nivel científico y ampliando su actividad hacia la
comprensión de las estructuras oracionales, tanto a nivel superficial,
como a nivel profundo (conceptual y lógico). Esto implicó involucrar
en la sintaxis no solamente la misma lexicología y la morfología
(morfosintaxis), sino también elementos que hacen parte de la semántica.
Fonología: (gr. phoné = voz, sonido, lógos = estudio) incorporada a la
lingüística por la Escuela de Praga (Cf. p. 99) y ampliamente difundida
en el siglo XX se ha constituido en esencial para la comprensión de una
lengua, en la medida que permite identificar e inventariar los fonemas
o elementos fónicos distintivos de la misma. Para el logro cabal de
su tarea, la fonología trabaja estrechamente con la fonética (phoné
= voz, sonido). Esta orienta su acción al análisis del material sonoro
(los sonidos) mediante los cuales se realizan los fonemas, en la cadena
acústica, audible (Cf. p. 259, 268).

4.2 Ciencias complementarias


Son disciplinas de alguna manera vinculadas con la lingüística, con la cual
intercambian e interaccionan, pero gozan de una relativa autonomía. Las más
importantes son:

135
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Semiótica: llamada también semiología, como se explicó más atrás (Cf. p. 15 y ss),
se considera por algunos como una ciencia más amplia que la lingüística.
Creada con el objeto de estudiar los “signos en el seno de la vida social”
(Saussure, 1961) ha tomado importancia en la ciencia contemporánea,
no solo como secreto para solucionar problemas relacionados con la
comunicación sino también como la clave para comprender las diversas
manifestaciones de la cultura.

Pragmática: considerando que el uso de la lengua en el discurso constituye una


acción, esta novedosa disciplina se orienta al “estudio de las emisiones
verbales como los actos de habla” (van Dijk, 1980) lo cual implica
involucrar el “contexto comunicativo” (Cf. p. 139) el cual comprende,
entre otros elementos, la participación e interacción de los interlocutores,
sus intencionalidades y motivaciones, la fuerza ilocutiva, las condiciones
cognoscitivas, etcétera.

La pragmática, por tanto, se dedica a estudiar las relaciones del discurso


con el usuario, y los factores internos y externos que rigen la acción
discursiva.

Geolingüística: (gr. geós = tierra) cubre los estudios de las variaciones de la


lengua, por factores culturales de los hablantes según los países, las
regiones y las localidades. A la geolingüística le incumbe estudiar
conceptos como idiolecto, que se refiere a la manera peculiar del habla de
cada individuo; dialecto, objeto de estudio de la dialectología (Montes,
1970), es una variante regional o local de una lengua (ejemplo, el andaluz
en España); lengua nacional o sea, el idioma oficial de un Estado, sin
excluir la posibilidad de que se hablen otras lenguas; bilingüismo, basado
en el dominio y uso de dos o más lenguas maternas.

Tradicionalmente se ha llamado dialectología a los estudios de geografía


lingüística, cuya tarea fundamental es la identificación de variantes (dialectos)
mediante el levantamiento de los “atlas lingüísticos”. Estos fueron iniciados en
Francia por J. Gilliéron e impulsados en España por Manuel Alvar. Actualmente
ya se ha levantado y publicado el Atlas Lingúístico de Colombia, bajo el auspicio
del Instituto Caro y Cuervo y la dirección de Luis Flórez y José Joaquín Montes.

4.3 Interdisciplinas
Como su nombre lo sugiere, son disciplinas que abordan su objeto de estudio
desde la perspectiva de dos ciencias. Nos referimos principalmente a:

136
V. Bases conceptuales de la lingüística

• La psicolingüística, cuya tarea es estudiar la “conducta verbal” o los


procesos subyacentes del desarrollo del lenguaje en el individuo. Para
ello, analiza las relaciones entre lenguaje y pensamiento y los procesos de
aprendizaje de la lengua, entre otros importantes problemas, como se dijo
en el capítulo tercero, dedicado casi por entero a la psicolingüística. Una
interdisciplina con la cual trabaja muy estrechamente es la neurolingüística,
basada en el estudio biológico del lenguaje, las funciones o centros
cerebrales que lo produce y sus perturbaciones, entre otros.

• La sociolingüística (estrechamente vinculada con la geolingüística, ya


mencionada), estudia las relaciones entre el lenguaje, la cultura y los
grupos humanos (la sociedad). Toca problemas relacionados con lenguaje
e ideología, la regulación de las conductas verbales (normas del lenguaje),
los niveles sociolingüísticos del habla (los cuales se mencionarán más
adelante, Cf. p. 141), los contactos lingüísticos, etc. Muy relacionada
con esta, la etnolingüística, tiene que ver con los estudios de las lenguas
asociadas a la cultura y la raza; tal es el caso de las lenguas indígenas (Cf.
p. 92) en Colombia.

4.4 Ciencias auxiliares y afines

Se trata de dos grupos de disciplinas muy estrechamente relacionadas con las


disciplinas que estudian el lenguaje:

• Las ciencias auxiliares (entre otras, la fisiología, acústica, lógica y


psicología), en sí autónomas por su objeto y método, prestan un servicio
a la lingüística, en cuanto aportan elementos esenciales para su estudio,
como la articulación, fonación y audición en el caso de la fisiología, el
análisis del sonido en el de la acústica, etcétera.

• Las ciencias afines son aquellas que guardan estrecha relación de


intercambio con la lingüística, bien sea porque se valen de sus métodos y
conclusiones o, al contrario, la nutren y apoyan. Las ciencias o disciplinas
afines son principalmente la literatura, la estilística, la retórica, la filosofía
y la historia.

4.5 La lingüística aplicada


El conocimiento en sí que proporciona la lingüística es un logro extraordinario,
pero incompleto, si consideramos las dimensiones humanas. En realidad la ciencia

137
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

le debe servir también al hombre para manejar la misma realidad, dominarla,


transformarla y vivir mejor.

En la lingüística aplicada el proceso científico se manifiesta como un ir y venir de


los hechos del lenguaje a la teoría, y de esta al enriquecimiento y transformación
de los hechos como conductas verbales, en el seno de la sociedad.

La lingüística aplicada presta utilidad en los siguientes campos:

• En la patología del lenguaje, con el fin de auxiliar a los terapeutas en el


tratamiento de los trastornos del lenguaje, tales como la dislexia y afasia,
entre otros.

• En el estudio y enseñanza de la lengua materna, tanto en la escuela


primaria, como en la media y en la universidad. La presente obra se
inspira precisamente en el anhelo de proporcionar algunas herramientas
técnicas y metodológicas que permitan un buen aprendizaje y dominio de
la lengua española, a nivel superior.

• En el aprendizaje de las lenguas extranjeras, para facilitar técnicamente


el conocimiento de una segunda lengua, distinta a la materna.

• En la traducción, tarea de primera necesidad del mundo moderno, en el


campo político y de los negocios.

• En el desarrollo de la epistemología, aportando elementos para


comprender la naturaleza del conocimiento y los fundamentos de la
ciencia, en general. Sin duda, el lenguaje es el instrumento natural para
representar el conocimiento.

• En la informática, en donde además de manejar lenguajes formales es


indispensable trabajar con el lenguaje natural en todo lo relacionado con
registro y procesamiento de información general, y el procesamiento de
texto.

• En la educación, dotando a los sujetos educativos de las herramientas


indispensables para el desarrollo exitoso del proceso pedagógico.

• Finalmente, en el desarrollo de la comunicación social, a través de las


tareas inherentes a cada uno de los medios auditivos (radio), escritos
(periódicos) y audiovisuales (TV, cine), las redes de Internet.

138
V. Bases conceptuales de la lingüística

5. Contextos de la lengua española


Antes de aplicar la teoría lingüística al estudio de la lengua española en
sus componentes semántico, morfosintáctico y fonético-fonológico, lo que
tendrá lugar en los próximos capítulos, conviene contextualizar nuestro
idioma, así sea someramente, desde la perspectiva histórica, geolingüística y
sociolingüística. Dicha contextualización la haremos no solo en relación con
el español hablado en España sino también el que se habla en América (Alvar,
2000) y de manera particular en Colombia. Todo esto permitirá comprender
mejor la naturaleza y los elementos del español, al momento de su análisis en
próximos capítulos.

5.1 Ámbito histórico y geográfico


Como es sabido, la lengua que hoy se habla en España e Hispanoamérica
proviene de la lengua latina (latín) que hablaron los antiguos romanos y la
cual impusieron (como un superestrato) al conquistar la Península Ibérica en
el siglo III a. C. Al evolucionar el latín por influencias culturales, debidas al
influjo de las lenguas locales o autóctonas (substratos) y de lenguas foráneas
(adstratos), por las invasiones de otros pueblos no latinos (pueblos germanos
del norte de Europa en el siglo V, y árabes en los nueve siglos posteriores),
empezaron a surgir dialectos o maneras de hablar locales en varias de las
nuevas naciones europeas.

A mediados del siglo X se distinguían en la Península Ibérica un número no


inferior a diez dialectos latinos, repartidos en las distintas regiones o reinos.
En una de estas regiones, al norte de la actual España, específicamente en
Castilla la Vieja, que estaba situada en los alrededores de la actual Burgos,
la gente hablaba el castellano, distinto al portugués, al catalán, al leonés, al
aragonés, al andaluz y a otros dialectos propios de las regiones de España.

E1 Reino de Castilla muy pronto dominó políticamente en España, y con


el tiempo también predominó el castellano sobre la mayoría de los demás
dialectos y, poco a poco, se constituyó en lengua oficial, por lo cual con el
tiempo tomó el nombre de español.

Con la conquista española en gran parte del territorio americano en el siglo


XV y XVI, el castellano llegó a tener un lugar muy importante, hasta el punto
de que hoy en día se considera que ocupa el tercer lugar en las lenguas del
mundo por el número de hablantes.

139
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 5.3 El español y las grandes lenguas el mundo.

140
V. Bases conceptuales de la lingüística

Ya se acerca a trescientos millones de personas las que hablan el español en


diversas naciones así: España, Argentina, Uruguay, Chile, Perú, Bolivia, Ecuador,
Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, E1 Salvador,
Guatemala, México, Cuba y República Dominicana. También se habla en Puerto
Rico, alternando con el inglés, y en Las Filipinas, junto con el inglés y otro idioma
autóctono. Se habla igualmente por mucha gente en el sur de los Estados Unidos,
en Nueva York, Marruecos y Tánger.

5.2 Unidad de lengua y diversidad de hablas


Desde luego que el español no siempre ha sido el mismo. Desde sus orígenes
(siglo X) hasta nuestros días ha cambiado mucho fonéticamente, en el léxico, en
la gramática y en la ortografía. A pesar de todo, el español conserva una altísima
herencia del latín y, en menor porcentaje, elementos del griego y del árabe, a
los que se añaden también elementos de los idiomas indígenas y aportes de las
lenguas modernas, particularmente del inglés, francés, alemán e italiano.

Niveles sociolingüísticos
Desde un punto de vista geográfico y social, se registran mayores
diferenciaciones, especialmente en aspectos fonéticos y en el léxico, en
cuanto al uso de una misma lengua común. Las peculiaridades geográficas
constituyen regionalismos o localismos, propios de un país, región o
localidad. Es evidente que no hablan igual en España que en América, ni los
habitantes de Argentina y los de México, ni tampoco los habitantes de las
capitales y los del campo. Por ejemplo, mientras en España es legítimo el
empleo de vosotros y la pronunciación es diferente de z, c (+ e, i) y s (casar
/ cazar, cima / sima), en la totalidad de los países hispanoamericanos los
hablantes reemplazan “vosotros” por “ustedes” y pronuncian igual lo que se
escribe con z, c (e, i) y s. Y si en España le dicen “tinto” a una copa de vino,
“vestido” a la indumentaria de mujer, y “traje” a la de hombre, en Colombia
se le dice “tinto” a un delicioso café negro, y “vestido” tanto a la ropa del
hombre como a la de la mujer. En Venezuela le piden a un conductor que
“apriete la chancleta” al vehículo, en tanto que en Colombia dirían que “lo
acelere” para tomar velocidad.

Desde un punto de vista sociocultural, también se dan diferencias notables


en el habla de un grupo a otro. Las personas que han llegado a un mayor
grado de educación, suelen acercarse más al modelo general de la lengua
(lengua culta), aunque también pueden caer en diversificación por el uso
de tecnicismos o términos científicos (lengua especial). El habla familiar
o coloquial es la que se da en la mayoría de las situaciones corrientes de

141
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

comunicación cotidiana y se caracteriza por una pronunciación y un léxico


espontáneo, de confianza, poco formal.

El habla vulgar, es propia de la gente que no ha tenido la oportunidad de acceder


a la educación o la cultura, y da origen a lo que se ha llamado jergas o argots,
modos de hablar típicos de cada grupo social (lenguaje del zapatero, del albañil, del
conductor, de los pescadores en la costa, de los carpinteros, etc.). Tanto la lengua
culta, como el habla familiar y vulgar, aunque poseen contextos y características
muy diferentes, gozan de igual importancia en la vida de la comunidad y sus
usuarios merecen el mismo respeto.

Aunque se puede hablar de muchas variedades regionales e incluso de dialectos


geográficos, por ejemplo, de Las Antillas, de la Costa Atlántica de Colombia,
de la zona andina de Venezuela, de Argentina, de Andalucía en España, etc., por
encima de las diferencias según nacionalidades, culturas y costumbres, la lengua
española es una sola. ¿Cómo explicar que la lengua mantenga su unidad y a la
vez sea susceptible de diversificarse? En contra de los vaticinios del filólogo,
Rufino José Cuervo, quien anunciaba el advenimiento de nuevas lenguas en los
pueblos hispanohablantes, de manera similar a lo que aconteció con el latín en
Europa, hasta el presente hemos gozado de la unidad de la lengua que ha sido
de Cervantes, Paz, Cela, García Márquez, Vargas Llosa, Borges, Neruda y tantos
prestigiosos autores más.

Norma general y normas particulares


Desde un punto de vista de la teoría sociolingüística, para explicar la estructura
organizativa de la lengua, en el seno de la vida individual y social, el lingüista
Eugenio Coseriu propuso tomar en cuenta, además de la idea de sistema (Cf. p.
96, 97, 98, 107), también el de norma, ambos considerados como abstracciones
a partir del análisis de la realidad concreta del habla. E1 sistema de la lengua
comprende el conjunto de reglas funcionales que establece la gramática. Por
ejemplo, en español según el sistema, el presente de indicativo de los verbos
cuyo infinitivo es en -er, se hace añadiendo -o, -es, -e... (temo, temes, teme...), y
el pretérito de los verbos en -ar se forma con -é, -aste, -ó... (amé, amaste, amó ...).

Por otro lado, la norma corresponde a todo lo que se usa en la lengua por
imperativos socioculturales, pero sin que necesariamente sea de las reglas
funcionales de la gramática, que rigen el sistema. Así, lo sistemático en la
conjugación de los verbos caber y saber sería yo cabo, cabes... yo sabo, sabes...
y andé, andó. Pero la norma exige en estos casos que se diga yo quepo, yo sé,
yo anduve, anduviste, anduvo. De la misma manera, la norma exige en español
que se diga muerto, dicho, tuve, querrán e institutriz y no morido, decido, tení,

142
V. Bases conceptuales de la lingüística

quererán e institutora, que sería lo sistemático, tal como lo perciben los niños en
sus primeros años (Cf. p.), en quienes el sentido sociocultural no está aún muy
desarrollado. Para ellos solo existe, lo regular, lo del sistema.

Desde un punto de vista del uso social e individual de la lengua, la norma se le


presenta al hablante como una obligatoriedad; por tanto, un uso que no vaya con
la norma, acarreará censura social. Así como existe una lengua general, hay una
norma general y normas particulares. La norma general de la lengua es aquella
que todos o la mayor parte de los hablantes acatan como ideal. Las normas
particulares se asocian con usos especiales de un grupo social o regional.

Ejercicios de aplicación
1. Naturaleza disciplinaria de la lingüística
 Participe en un debate o escriba un ensayo sobre uno de los siguientes
interrogantes:
- ¿Cuáles son el objeto y las tareas de la lingüística?
- ¿Con qué prioridades propone Chomsky asumir el estudio del lenguaje?
- ¿Qué métodos han predominado en la investigación lingüística?

 Formule algunos problemas de los cuales se ocupa la lingüística general o


aplicada a una lengua.

2. Propiedades del lenguaje


 Discuta las concepciones de lenguaje: sentido figurado, lenguaje verbal, no
verbal, total.
 Debata: ¿para usted existe diferencia entre saber una lengua y hablar una
lengua?
 Indique la clase de oposición que se da en los siguientes casos:
alto / bajo dorado / morado
asno / clavel tizas / tapete
perrero / perrito mesa / musa
rima / lima verdad / mentira
 Busque ejemplos en que se aplique el concepto de creatividad en el lenguaje.
 Invente un sistema (signos y reglas) y produzca mediante él varios mensajes.
 Participe en un debate: ¿por qué el carácter vocal es anterior al carácter
escrito?

143
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

 En el siguiente poema, busque las unidades mínimas significativas (UMS):


identificándolas según la terminología americana o la de Martinet. Señale
si son libres o ligados, y la función significativa (de número, género, raíz,
etcétera).
Un perrazo enorme
y un gatote gris
cerca de la casota
reñían sin fin.

 Escriba un ensayo corto sobre uno de los siguientes tópicos: “El lenguaje
cumple diversas funciones y no es solo medio de comunicación”,
“Individualmente me es imposible cambiar la lengua, pero de hecho la
lengua cambia”.

3. Funciones del lenguaje


 Diseñe en una lámina el modelo de las funciones según Bühler y
explíquelas.

 Indique qué función según Bühler predomina en cada ejemplo y explique


por qué.
- Un periódico informa: “Descubren petróleo en una región selvática”
- El maestro explica su lección a los alumnos.
- Expresión de un amigo: “¡No corras tanto!”.
- Otra expresión familiar: “¡Qué día tan esplendoroso”.

 Determine las funciones, según el modelo de Jacobson, en el siguiente párrafo:

¡Colombianos! Yo apelo a vuestra gloria y a vuestro


patriotismo: reuníos en torno del pabellón nacional que ha
marcado el triunfo desde las bocas del Orinoco hasta las
cunas del Potosí; queredlo y la nación salvará su libertad y
pondrá en plena independencia a la voluntad nacional para
que decida sobre sus destinos (Simón Bolívar).

4. Disciplinas y campos de la lingüística


 Lea y discuta el siguiente texto y formule interrogantes:

- ¿Qué opina usted de la separación entre la lingüística y las restantes


ciencias conexas?

144
V. Bases conceptuales de la lingüística

- Creo que la mayor parte de los límites establecidos en este campo


son artificiales y que no existe ninguna razón particular para tener que
aceptarlos. Por otro lado, anular toda clase de deslindes equivale a dejar
en una vía muerta cualquier esfuerzo intelectual. Por ejemplo, no creo
que puedan considerarse próximas ciertas actividades, como la artística y
la científica. Al hablar de límites artificiales me refiero a dos subdominios
de la ciencia (el de la lingüística y el de las ciencias afines), incluso a
dos subdominios de las ciencias humanas, como la psicología y la
lingüística, o bien al estudio de la percepción y del lenguaje, por ejemplo.
Creo que lo más correcto es estudiar estas dos materias aisladamente y
descubrir las características de cada una de ellas, pues si se insiste en
estudiarlas conjuntamente solo se obtendrá un resultado ininteligible y se
comprobará la imposibilidad de llevar a cabo tal esfuerzo.

No obstante, me parece también que sería igualmente erróneo insistir


en que estos temas permanecen aparte, ya que entre ellos existen
interconexiones muy importantes. Ambos deberían ser estudiados de
modo global, pues de lo contrario, cada uno de ellos solo sería entendido
parcialmente. Por eso, opino, que la cuestión primordial es que ninguno
de ambos temas podría aprehenderse plenamente a no ser que uno y
otro se estudiaran aparte, pero que ambos resultarían mutilados en su
intelección de no ser investigados conjuntamente.

Cabe decir que no existe contradicción alguna entre ambos puntos de


vista. Esto significa que, en nuestra indagación intelectual, construimos
determinadas idealizaciones y abstracciones útiles en ciertos casos para
otros propósitos y para otros problemas que los que se suscitan.

(Noam Chomsky, en Revolución en la


lingüística, Madrid, Salvat, 1973).

5. Contexto de la lengua española


 Señale los países y regiones donde se habla actualmente el español.

 Precise el sentido de los siguientes términos y expresiones:


lengua habla jerga
norma sistema gramaticalidad
actos de habla neologismos nivel de lengua
gramática regionalismos aceptabilidad

 Busque ejemplos en donde la norma difiera del sistema (roto-rompido, sé-


sabo, etcétera.)

145
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

 Busque otras expresiones que puedan pertenecer a: Lengua culta / Habla


familiar / Habla vulgar.

 Observe las siguientes expresiones:


Tú corres en la vuelta a Colombia.
Siéntate tú a mi lado.
Tú regañaste al vendedor.

 Ahora observe el cambio en las palabras destacadas:


Vos corrés en la vuelta a Colombia
Sentate vos a mi lado.
Vos regañastes al vendedor.

 Discuta: ¿puede explicar en qué consiste el cambio? Según eso, ¿qué cree
usted que es el voseo? ¿En qué regiones de Colombia predomina el voseo?
¿A qué norma pertenece?

146
Capítulo sexto

Los estudios sobre texto y discurso


“Aunque estamos habituados a pasar de los sonidos a las
palabras y de estas al discurso, lo que es primero es el discurso”.

W. von Humboldt

Introducción
Hablar es una acción susceptible de ser descompuesta en pequeñas acciones
o subactividades llamadas actos de habla. En cada acto de habla se produce
generalmente una oración; pero en la realidad la gente no se comunica con
oraciones sino con cadenas de actos de habla, que contienen las oraciones, es
decir, en discursos contextualizados dentro de realidades sociales concretas.

Pero, “¿bajo qué condiciones son adecuados los actos de habla?”, se


pregunta el holandés van Dijk. “Hay que tomar en cuenta -responde él- que
los actos de habla son acciones (sociales), y que tanto en el monólogo como
en el diálogo los actos de habla forman parte de una secuencia de interacción
comunicativa” (1980).

Al aceptar la realidad del discurso como unidad real de comunicación, y el


texto como producto de dicha acción, surge la imperiosa necesidad de conocer
cómo se generan o interpretan, cómo se configuran y cómo se analizan. A ello
contribuyen, de alguna manera, disciplinas actuales como la semiótica, la
pragmática y, particularmente, la textolingüística.

De lo anterior, cabría inferir interrogantes como los siguientes: ¿qué es la


pragmática? ¿Qué son actos comunicativos y actos de habla? ¿Qué actos
de habla existen? ¿Qué es el discurso y qué el texto? ¿Qué dimensiones o
componentes cabe analizar en el discurso?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Deslindes disciplinarios
En el capítulo segundo veíamos, cómo la comunicación lingüística es desarrollo
de una capacidad humana, la competencia comunicativa, entendida como
el conocimiento y las habilidades que le permiten al hablante usar los signos
del lenguaje para aprehender conceptualmente el mundo y compartir dicho
conocimiento, a través de la producción de mensajes. Necesariamente una
comunicación así concebida, no solamente implica una acción e interacción (de
un oyente con otro), sino también una multiplicidad de relaciones y factores:
referente, marcos de conocimiento, campos de experiencia, intencionalidades,
ambiente cultural y social, lugar, tiempo, grado de participación de los oyentes,
etc. Por consiguiente, un acto comunicativo no se produce de manera aislada y
descontextualizada, sino con un claro carácter global.

Dentro del estudio del proceso total de los actos de la comunicación lingüística,
la tendencia actual en los estudios del lenguaje es tomar como objeto de
observación y análisis, ya no la oración, como se hacía tradicionalmente, sino una
unidad mayor que la involucra, el discurso; este se constituye por las prácticas
de enunciación e interpretación, en que median actos concretos de producción-
comprensión de enunciados.

Pero, si bien, el discurso se nos presenta en el paso de la lengua al habla, como


unidad pragmática del lenguaje, las relaciones abstractas de coordinación,
articulación, subordinación que subyacen en la secuencia del discurso, constituyen
lo que se ha venido a llamar el texto, por los tratadistas más recientes.

Como ya se dijo (Cf. p. 13, 15), la más amplia de las ciencias humanas que
analiza el proceso de comunicación es la semiótica, cuyo objeto ha sido el signo.
Pero en sus más recientes tendencias, aborda el texto como medio de producción
de sentido. En esta línea se ha llegado a proponer hablar de la semiótica textual
(Lozano, 1982), cuya tarea es averiguar la función que cumplen los signos dentro
del texto.

La tendencia anterior empata con la disciplina que se ha venido a llamar la


textolingüística o gramática del texto (Dijk, 1980), estudios que empezaron a
tener auge en la década de los ochenta. Según Dijk, “las gramáticas del texto
tienen que explicar las estructuras lingüísticas abstractas que subyacen en el
discurso”, las cuales constituyen lo que justamente se llama texto.

Ahora bien, si se considera el discurso en sus condiciones de producción y en sus


relaciones con los usuarios, estaremos hablando de la pragmática, disciplina que
haría parte de la semiótica, junto a la semántica y la sintaxis, según Morris (1962).

148
VI. Los estudios sobre texto y discurso

La pragmática no estudia el lenguaje en sí mismo, sino en sus relaciones con los


usuarios. No se refiere a la codificación, sino al uso de esta en la comunicación.
Toca con las acciones que producen los sujetos con el lenguaje. Por eso, uno de
sus objetos de estudio son los actos de habla, acciones de puesta en uso de la
lengua para producir mensaje. En consecuencia, estudia también los macroactos
de habla o sea, la producción misma del discurso.

2. Los actos de habla


2.1 Qué comprende un acto de habla
El siguiente texto es un fragmento producido en la acción de un discurso literario:

El corazón le latía apresuradamente a causa de la solemnidad del sitio en


que se encontraba y del silencio de la estancia. Y contemplaba la calavera y
la cara amable del rector.
- Bueno -dijo el rector-, ¿qué es lo que te trae por acá, jovencito?
Stephen se tragó una cosa que se le había parado en la garganta y dijo:
- Se me rompieron los espejuelos, señor.
El rector abrió la boca y comentó:
- ¡Caramba!
Después sonrió y dijo:
- Bueno, si se nos han roto los espejuelos hay que escribir a casa para
que nos manden otros.
- Escribí a casa, señor, y el padre Arnall me dijo que no estudiara hasta
que vınıeran.
- ¡Perfectamente! - dijo el rector.
Stephen volvió a tragar la cosa otra vez y trató de impedir que le
temblaran en las piernas y la voz.
- Pero, señor...
- ¿Sí?
- El padre Dolan entró hoy en la clase y me dio de palmetazos porque
no estaba escribiendo mi ejercicio.

(James Joyce. Retrato del artista adolescente).

149
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En una primera reflexión sobre el texto se pueden anotar, entre otros aspectos:
• Se trata de un mensaje escrito, producto de la acción del autor con destino
a un lector.
• Aunque contextualmente es parte de una unidad mayor (“El retrato del
artista adolescente”), constituye un mensaje global.
• Hay un referente (la rotura de los espejuelos) y un contexto histórico
determinado.
• Hay enunciados (expresiones producidas significativamente) atribuidas
al narrador o a los protagonistas, como interlocutores. La mayor parte de
los enunciados son oracionales, aunque en rigor, no todos.
• En la producción de los enunciados, se infiere la existencia de actos de
habla personales en los que cada interlocutor buscó hacer algo al hablar:
expresar, pensar, relatar, informar, advertir, pedir, aplaudir, reprochar,
etcétera.
• Se nota articulación en la secuencia, manifestada por el uso de medios
sintácticos y morfológicos (morfemas, palabras, oraciones).

Un acto comunicativo se da cuando se produce una acción con la intención de


comunicar algo a alguien, como en la producción de los enunciados anteriores. Si
el medio es la lengua, esta acción constituye un acto de habla (Cf. p. 19, 40, 115,
146-153, 212). Un acto de habla es una acción unitaria de comunicación y es
parte del discurso. Acto de habla no implica necesariamente que sea oral, puede
ser un acto de uso de la lengua escrita como el ejemplo de Stphen.

En los actos de habla se producen (se enuncian) expresiones significativas a las


que pueden llamarse enunciados. Los enunciados son las emisiones, productos
de los actos de habla. Estos pueden ser oraciones de tipo gramatical, como en el
enunciado “Se me rompieron los espejuelos”, en el cual se identifica una oración.
Si enunciado es el producto de una emisión, oración corresponde a la estructura
abstracta del enunciado, tomando como referencia la teoría gramatical de la lengua.

En principio, un acto de habla es la mínima unidad de comunicación lingüística,


en que un agente emisor produce un enunciado portador de una información y una
intención comunicativa, con destino a un receptor, en un contexto determinado.

Los tratadistas consideran un acto de habla como una acción o actividad que
incluye: el acto de decir algo, el que tiene lugar al decir algo y el que acaece por
decir algo. Austin (1971) los denomina, respectivamente, como acto locucionario,

150
VI. Los estudios sobre texto y discurso

ilocucionario y perlocucionario, “aun cuando no constituyen propiamente actos


distintos, sino tres subactividades analíticamente discernibles en cada ejecución
lingüística o acto de habla” (Lozano, 1982). Para el caso presente, se emplean los
términos ilocutivo, locutivo y perlocutivo. Los actos de habla corresponden, a
estas subactividades relacionadas con la enunciación y emisión-recepción de una
oración o expresión similar. El discurso es una cadena de actos del habla, es decir,
un macroacto de habla.

El acto locutivo se da por el hecho de producir un enunciado oracional en el que se


aplican las reglas de la gramática y en que se configura un significado conceptual
o proposicional, del cual hace parte el tema y un rema: así el enunciado “¿dónde
se te rompieron los espejuelos?” incluye la proposición “alguien rompió los
espejuelos”.

El acto ilocutivo añade al hecho de decir algo, cierta fuerza o intención


manifestada en el modo (Cf. p. 216), el cual se expresa mediante acciones
del hablante y las condiciones de la emisión lingüística; esto permite ejecutar
acciones comunicativas como aseverar, preguntar, mandar, amenazar, responder,
etc. La fuerza ilocutiva imprime, por tanto, el carácter social a los actos del habla
y les asigna una función o uso específico en el proceso comunicativo que media
entre emisor y receptor.

Se llama intención al propósito específico, deliberado o inconsciente que


motiva al hablante para realizar su acción comunicativa. Es lo que busca con la
intervención: aseverar, negar, pedir, prometer, expresar (algo), etcétera.

Por otro lado, los actos perlocutivos son aquellos que pueden darse como
consecuencia de los actos ilocutivos, en la relación del hablante-oyente. Así, una
cosa es amenazar (acto ilocutivo) y otra muy distinta, que el receptor se sienta
alarmado, airado, se irrite o busque mecanismos de defensa (efectos perlocutivos).
Los actos performativos de Austin (1971) hacen parte de un grupo interactivo
y consisten en que ciertos actos de habla cumplen la función de formular una
acción no propiamente lingüística, como el enunciado “declaro inaugurado el
congreso” en donde los hechos de inaugurar se dan con la formulación misma de
las palabras: “declaro inaugurado”.

2.2 Los actos de habla ilocutivos


Por lo anterior, se infiere que la gente se comunica con actos de habla ilocutivos.
Y comunicarse es no solo decir algo (contenido proposicional), sino también
imprimirle a ese algo una intención comunicativa. Y es que el significado de una
oración no es fijo, puede variar con la emisión.

151
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Por lo tanto, en la emisión de enunciados no solamente se manejan los tres niveles


básicos de significación (que se derivan de las tres funciones básicas) –contenidos
cognitivos, afectivos e interactivos- (Cf.), sino que al mismo tiempo el hablante
imprime a estos contenidos una orientación comunicativa en la práctica del uso.
De acuerdo con esto, se considera que los actos ilocutivos pueden ser de tres tipos
básicos, según sea el nivel significativo sobre el cual se enfatice la acción:
1. Actos ilocutivos aseverativos o informativos.
2. Actos ilocutivos expresivos.
3. Actos ilocutivos interactivos (o apelativos).

En el contexto del diálogo entre Stephen y el rector, se podrían registrar los


siguientes enunciados:
(1) Un muchacho rompió los espejuelos.
(2) ¡Ojalá no rompan los espejuelos!
(3) Rompan los espejuelos.

Están contenidas tres oraciones en que subyace un mismo contenido proposicional:


“alguien rompe los espejuelos”.

Pero los tres son actos ilocutivos diferentes por las siguientes razones:
• El enunciado (1) resulta de un acto ilocutivo de carácter aseverativo,
porque la intención comunicativa es dar a conocer una información. En
este caso se enfatiza sobre el nivel cognitivo, y el hablante se involucra
con una fuerza que compromete tan solo el querer dar a conocer y el
consiguiente entender a este nivel, por parte del oyente.
• El enunciado (2) es el resultado de un acto ilocutivo de índole expresiva,
porque la fuerza comunicativa radica en exteriorizar un sentimiento, en
este caso un deseo, lo cual sitúa la acción a un nivel afectivo. El hablante
se involucra como sujeto de una manifestación proyectiva y no hay
ningún compromiso más que el de exteriorizar sentimientos (sensaciones,
emociones, actitudes y apreciaciones) hacia un oyente quien podría
identificar y comprender dichos estados anímicos.
• El enunciado (3) proviene de un acto ilocutivo de tipo interactivo (o
apelativo) por cuanto la intención comunicativa es significar una acción,
en el presente caso, de influjo sobre el interlocutor para que este desarrolle
otra acción como respuesta. En los actos ilocutivos de índole interactiva
el destinatario suele aparecer como comprometido en una acción que
posiblemente desarrollará en relación con el emisor.

152
VI. Los estudios sobre texto y discurso

3. Discurso y texto1
3.1 Demarcación conceptual
Decíamos que discurso equivale a un macroacto de habla. Y, según Dijk (1980),
“un macroacto de habla es una acto de habla que resulta de la realización de una
secuencia de actos de habla linealmente conectados”.

En el estudio del discurso confluyen hoy día muchas disciplinas (ejemplo, la


filosofía del lenguaje, la psicolingüística y sociolingüística, la lingüística misma,
la retórica, etc.). Pero las ciencias que aportan más a la comprensión de lo que
se llama discurso son la pragmática que estudia de cerca los actos de habla y la
semiótica, que más allá de la simple teoría de los signos, analiza el proceso de
significación y comunicación mediante los textos. Como diría Lozano (1982), “lo
específico del hacer semiótico no es ya la aplicación de una teoría de los signos;
sino el examen de la significación como proceso que se realiza en textos donde
emergen e interactúan sujetos”.

Pero ¿en qué difieren los conceptos de texto y discurso? En verdad, en muy poco, si
es que existe alguna diferencia. En la práctica se suelen confundir, por su afinidad.
Sin embargo, discurso se entiende como la acción pragmática en sí (cadena de
actos de habla en que se usa la lengua); alude a un evento de comunicación cuyo
medio suele ser la lengua, oral o escrita. Texto, en cambio, es aquello que se teje,
construye y produce en la acción discursiva: la macroestructura que subyace y la
superestructura que aparece al analizar el discurso. La macroestructura se refiere
a la organización semántica interna del discurso; la superestructura a ciertos
esquemas usuales propios de algunos géneros (ejemplo, el esquema narrativo).

El discurso surge como punto de contacto comunicativo entre un hablante y un


oyente, y, por lo tanto, cubre y relaciona múltiples aspectos lingüísticos, dentro de
una interdisciplinariedad, en que se consideran aspectos semióticos, semánticos,
sintácticos, psicolingüísticos, sociolingüísticos, etc. Y es que el discurso se
produce en una acción de alguien y para alguien en un tiempo y lugar, vale
decir, dentro de un contexto verbal y extraverbal (Cf. p. 139).

Pero, ¿qué entendemos, finalmente, por discurso? “Discurso” viene del latín
“discurrere” (se podría traducir como “discurrir”) que, según el Diccionario de
la Real Academia, se asocia con las siguientes acepciones: inventar algo, inferir,
1
Por considerarlos pertinentes, el autor retomó varios de los conceptos expuestos en sus
obras anteriores, especialmente en el libro Competencias en la comunicación – Hacia las
prácticas del discurso, publicado también por Ecoe Ediciones, libro que se recomienda
al lector (Niño Rojas, 2012).

153
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

conjeturar, andar, caminar por diversas partes y lugares, correr, reflexionar,


hablar acerca de algo. Y en relación con la palabra “discurso”, entre otras
acepciones, la Real Academia lo interpreta como “reflexión, raciocinio sobre
algunos antecedentes o principios”, “serie de palabras y frases empleadas para
manifestar lo que se piensa o siente”, “razonamiento o exposición sobre un algún
tema que se lee o pronuncia en público”. Como se infiere, la idea de discurso
tiene que ver con un proceso que se genera en la inteligencia y se realiza mediante
la puesta en práctica de la palabra, oral o escrita, que integra el texto.

Figura 6.1. Relaciones e implicaciones de discurso y texto.

154
VI. Los estudios sobre texto y discurso

En la Figura 6.1 (Niño Rojas, 2012) se pretende representar las relaciones e


implicaciones del discurso como acción pragmática y del texto como resultado
de dicha acción, lo mismo que las unidades, propiedades y estructuras globales
allí comprendidas.

3.2 Unidades lingüísticas de un texto


Abordar el discurso como una producción global permite interpretarlo
estructuralmente, como texto, involucrando unidades, estableciendo nexos
lógicos, prioridades y núcleos temáticos, en una red jerárquica de ideas. En
consecuencia, encuentran sentido los títulos, capítulos, partes, secciones,
párrafos, oraciones y palabras, bajo una mirada general de la mente.

En la práctica, el texto puede estar constituido por palabras debidamente


articuladas, en una o varias oraciones, cadenas de frases u oraciones debidamente
conectadas, cláusulas, uno o varios párrafos, una conversación, un diálogo,
segmentos de textos menores, (por ejemplo, como un capítulo de libro), un
artículo, un ensayo, un cuento, un libro cualquiera, una intervención oral ante un
público o un relato corto.

El texto no se asocia únicamente a lo escrito, ni el discurso únicamente a la


producción oral, como a veces se entiende. Y así como la acción del discurso se
canaliza de manera oral o escrita, un texto se encuentra en piezas orales o en toda
clase de escritos, y también en mensajes construidos con la ayuda de otro tipo de
códigos, por ejemplo, un vídeo.

Aunque para algunos un texto es una unidad lingüística mayor que la oración, no
es tampoco la sucesión simple de oraciones, es algo más. El texto se destaca por
su carácter semántico, pues es una red compleja de sentido, expresado mediante
cadenas de oraciones y párrafos.

3.3 Cualidades lingüísticas


Son dos las cualidades lingüísticas que hacen parte del cúmulo de conocimientos de
quienes producen o interpretan discurso. Se constituyen en puntos de referencia
frente a los cuales se juzgan los usos, para afirmar si son o no admitidos en el seno
de un grupo lingüístico. Estas cualidades lingüísticas se definen desde dos puntos
de vista complementarios: el criterio gramatical y el criterio semántico, como se
explica a continuación.

Desde el punto de vista de la gramática de la lengua, las oraciones de la secuencia


textual se caracterizan por poseer gramaticalidad (o corrección lingüística). Una

155
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

oración es gramatical si se construye siguiendo las reglas establecidas por el


código de la lengua y será agramatical si se sale de ellas. También se habla de
usos correctos o incorrectos, según estén o no de acuerdo los usos socialmente
aceptados. Por ejemplo, es incorrecto “aquí habemos cinco personas”, lo
correcto es “aquí hay cinco personas”.

Son muchos los aspectos gramaticales en los que la gente puede cometer
incorrecciones y que, en consecuencia, son de alguna preocupación por parte de
quienes hacen discurso y producen texto. Es inherente a la práctica del discurso
la exigencia general para que el hablante/escritor evite errores, por ejemplo,
en la formación del género y número en sustantivos, adjetivos, pronombres y
artículos; en la conjugación y uso de los verbos regulares e irregulares; en la
concordancia de sustantivos con el verbo y de los adjetivos con los sustantivos,
la construcción de oraciones, uso de las preposiciones y adverbios, empleo del
vocabulario, etcétera2.

Desde el punto de vista significativo, los enunciados de la cadena textual


pueden gozar o no de interpretabilidad semántica. Se dice que los enunciados
son interpretables semánticamente si tienen significado y si ese significado es
el que el hablante/escritor ha querido comunicar y no otro. La interpretabilidad
semántica se suele poner en juego en varias situaciones relacionadas con
selección léxica o la construcción de oraciones. Mencionemos solo tres casos
de dificultad en la interpretación del significado: a) la impropiedad, b) la
redundancia semántica, y c) la ambigüedad, léxica y sintáctica.

La propiedad semántica es una cualidad del vocabulario y de la frase que


consiste en una adecuada relación entre la expresión empleada y el significado.
Cuando no hay relación entre las palabras y el significado que se les atribuye,
decimos que hay impropiedad. Es decir, se consideran impropias todas aquellas
expresiones que se emplean con un significado que no les corresponde, y en
consecuencia deben corregirse, como en la frase “les pido excusas”; el uso
propio es “les presento excusas”.

La redundancia semántica se da en expresiones en que se repite o recarga el


significado. Además de la falta de economía, en discursos informativos suele
crear dificultades de comprensión. Sin embargo, no siempre es un defecto
reprochable porque en el lenguaje literario puede tener un sentido especial.
Algunas redundancias son tan comunes, que a veces pasan desapercibidas:
“suba arriba”, “dibujen un círculo redondo”, “entren adentro”, “lo vi con mis

2
En el capítulo sexto del libro La aventura de escribir, del pensamiento a la palabra
(Niño Rojas, 2006), el lector encontrará un estudio más detallado tanto de las cualidades
lingüísticas como de las propiedades textuales, cuya consulta le será muy útil.

156
VI. Los estudios sobre texto y discurso

propios ojos”. En otros casos, el error se produce cuando se repiten palabras o


se usan palabras afines para reiterar la misma idea, ejemplo:
“Es la elección para elegir representante”. (Es la elección de representante).

Las construcciones ambiguas son aquellas en las cuales el significado, por


no ser tan claro, se presta para dos o más interpretaciones. Esta dificultad
semántica se debe al mal uso o combinación inadecuada de palabras, frases
y oraciones en la secuencia del texto escrito. Por ejemplo, hay ambigüedad
léxica en el enunciado “el cerdo estaba listo para comer”, pues si no se aclara
por el contexto, se puede entender de dos amaneras: “el cerdo estaba listo para
tomar su alimento” o “el cerdo estaba listo para comerlo”.

3.4 Propiedades textuales


Además de las cualidades de tipo lingüístico, se destacan tres propiedades
básicas que se le atribuyen al texto como tal, a saber: coherencia, cohesión
y adecuación.

La coherencia tiene que ver con la selección de la información y con la


lógica en que se apoya la organización de dicha información en el texto al
ser comunicada. Es decir, permite establecer qué información es relevante y
cuál no, su pertinencia, el tipo de lógica (interna y externa) y su estructura
comunicativa. La coherencia puede verse desde dentro del discurso en forma
lineal y global, o en sus relaciones externas. Esta mirada da como resultado
la posibilidad de establecer una tipología en cuanto a las formas como se
manifiesta la coherencia (interna, externa, lineal, global, etc.). Dichos tipos
de coherencia se explicarán más adelante al hablar de la dimensión semántica
del discurso (Cf. p. 162, 164).

La cohesión es la propiedad que consiste en organizar y conectar los diferentes


elementos del lenguaje (oral o escrito), siguiendo las reglas de la gramática
de la lengua. Por tanto, tiene que ver con la articulación de las palabras y
oraciones dentro de los párrafos y de unos párrafos con otros, dentro del texto.
En la práctica, son numerosos los mecanismos y recursos que proporciona la
lengua para dar cohesión al discurso y, en consecuencia, contribuir así a la
coherencia en su parte semántica. Algunos de estos mecanismos se abordarán
más adelante (Cf. p. 164, 165), al tratar la dimensión sintáctica.

Cuando se habla de adecuación textual se alude al ajuste de la cadena de


enunciados con las condiciones de la situación comunicativa en que se
produce el discurso. Dichas condiciones tienen que ver principalmente con dos
aspectos relacionados con el uso de la lengua: a) la selección de la modalidad

157
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

y variedad de lengua, y b) los registros, léxicos o de variedades lingüísticas,


determinados por el propósito, el tema y la relación que se establece entre los
interlocutores.

Existen dos modalidades de lengua: la que resulta de aplicar el código oral y


la que se constituye con el uso del código escrito (Cf. p. 45, 49, 50). Es obvio
que si se trata de una conversación, la modalidad escogida será la lengua oral.
Y si hay que escribir un ensayo, la selección es sobre el código escrito, con
todas sus implicaciones y exigencias.

Las variedades lingüísticas y los registros se manifiestan en los niveles de uso


de la lengua y las diferencias dialectales, culturales y sociales, como se dijo
en anterior oportunidad (Cf. p. 141). Es un hecho que los miembros de una
comunidad no hablan ni escriben igual una misma lengua. Es más, cada persona
tiene su habla peculiar (idiolecto) y estilo propio a la hora de hablar o escribir.

3.5 Estructuras globales


Las estructurales globales implicadas en el discurso son dos: la macroestructura
semántica del texto y la superestructura mediante la cual se moldea.

La macroestrutura (van Dijk,1980) corresponde a la estructura abstracta, la


organización semántica de un texto, su estructura profunda, el plan global que
tuvo en mente el autor. Lozano (1982) la entiende como “la representación
semántica global que define el significado de un texto concebido como un
todo único”. También se llama macroestructura semántica, por cuanto, es
la representación del significado, la cual “expresa qué elementos textuales
son más relevantes en la información semántica del discurso, considerado
como un todo y a la vez precisa los elementos textuales más importantes”
(Álvarez, 2000).

La superestructura es el esquema formal, que corresponde más al género


o tipología textual, común a varios escritos (van Dijk, 1980). Por la
superestructura sabemos si se trata de un texto periodístico, argumentativo, o
si es un informe, una factura, una receta, o una pieza retórica política. Como
se ve, es la organización externa del texto, pero se involucra semánticamente
en él, porque le imprime un orden, una finalidad, una razón de ser.

Volveremos sobre la idea de macroestructura y superestructura más adelante


al tratar la dimensión semántica del discurso (Cf. p. 162).

158
VI. Los estudios sobre texto y discurso

4. Dimensiones del discurso


El discurso en su calidad de unidad global portadora de significado, producida
con intención comunicativa dentro de una interacción social, comprende
diversos procesos de construcción: se produce como una red compleja e íntegra
de relaciones de orden cognitivo, semántico, sintáctico, fonológico-fonético,
semiótico, pragmático y sociológico. Es decir, su desarrollo implica una
elaboración en distintas dimensiones o con diferentes componentes, como se
explicará a continuación.

4.1 Dimensión cognitiva


La elaboración cognitiva del discurso implica el procesamiento de la información
o contenido que se maneja en la producción y comprensión, información que se
genera a partir de la realidad interna y externa de los agentes que interactúan y
que permite, finalmente, la representación conceptual. Las preguntas que generan
el análisis de esta dimensión o componente del discurso, son las siguientes: ¿a
qué realidad se refiere el discurso? ¿Qué tipo de experiencias sobre el mundo se
reflejan? ¿Qué cosmovisión subyace? ¿Qué conocimientos se implican? ¿Cómo
se representa la realidad de los hechos? ¿Cómo se transforma la información?
¿Cómo se almacena en la mente la información? En consecuencia se distinguen
los conceptos de referente y mundo posible, campos de experiencia, marco
de conocimiento, marco de referencia, hechos cognoscitivos, macrorreglas y
memoria a corto y largo plazo, entre otros.

El referente (Cf. p. 19, 34, 39, 43, 44) es la realidad sobre la cual se produce
la comunicación y, por lo tanto, es generadora de significado. El referente hace
parte de un mundo real y posible el cual se clasifica como natural, social, cultural
o ficticio. El mundo posible en el fragmento citado de Joyce se extiende desde
relaciones educativas de un ambiente educativo, hasta la existencia de conflictos
como aquel en que a Stephen se le rompen los espejuelos.

El campo de experiencia (Cf. p. 39) de una persona comprende el conjunto de


conocimientos, ideas, creencias, valoraciones, intereses, opiniones, intenciones,
deseos, cultura, y demás condiciones naturales, que son fuente de comunicación
o inciden en ella. Un discurso necesariamente está inmerso en los campos de
experiencia de los interlocutores y demás protagonistas de una comunicación.
Analícese el campo de experiencia del rector, de mayor edad, tranquilo y
comprensivo, el de Stephen, adolescente, sensible, angustiado, a quien acompaña
el complejo, el temor y el conflicto, y el del padre Dolan, injusto y rígido. A los
tres los une la experiencia educativa.

159
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En la realización del discurso, se parte de la aprehensión y conocimiento de la


realidad, proceso que compromete la función simbólica. Dentro de los campos de
experiencia, el marco de conocimiento consiste en el saber a cerca de sí mismo y
del mundo que rodea a los sujetos de la interacción comunicativa. Es la cosmovisión
de los sujetos participantes, entre los cuales se encuentra, desde luego, emisor o
autor. Habría que discernir, entre otros aspectos: qué concepciones subyacen en
el texto acerca del mundo (cosmovisión), y si el contenido se expresa como
nociones, referencias concretas, conceptos o proceso lógicos de pensamiento (Cf.
p. 174 y ss). En el texto de Joyce, se podría analizar cómo concibe el autor la
educación, la juventud, la familia, etc., lo cual puede reflejarse en las maneras de
pensar del rector, del Padre Dolan, de Stephen. En cuanto a los tipos de contenido
cognitivo, nótese la idea referencial y los argumentos comprendidos en la frase
“si se han roto los espejuelos, habrá que escribir a casa para que envíen otros”.

Un marco de conocimiento particular es el llamado marco de referencia, que


equivale al conocimiento y experiencia sobre la realidad u objeto específico de
que se habla. En este caso hay acuerdo en cuanto a los términos relativos a los
espejuelos (lentes, gafas), pero no hay un marco de referencia unificado respecto
de la causa del accidente. En el texto de Joyce se identifican conceptos como
solemnidad, colegio, cara amable, tragar, espejuelos, escribir a casa, etcétera.

La información procesada en el discurso se suele analizar como una


macroproposición en la que son distinguibles los hechos cognoscitivos. Un
hecho cognoscitivo es el que a Stephen se le rompieron los espejuelos, en donde
se reconocen una acción-proceso (romperse), un agente (Stephen), un objeto
(espejuelos), una localización (recinto rectoral), un tiempo (pasado), etcétera.

En cuanto al procesamiento de la información (Dijk, 1980), el discurso se compone


de proposiciones, expresadas en oraciones (microestructuras), de las cuales se
pasa a las macroestructuras textuales. Para este paso de las microestructuras a las
macroestructuras se requieren ciertas reglas, las macrorreglas. Estas son:
- Selección: permite acopiar solo la información relevante o
significativa dentro del texto. Implica la supresión de elementos que
no son relevantes para las macroestructuras textuales.
- Generalización: permite derivar o hacer inferencias de contenido
que contengan la secuencia de proposiciones del texto.
- Construcción: transforma la secuencia original en una unidad global
de contenido (macroproposición) que la represente o sustituya.

Por otro lado, la acción de la memoria en el procesamiento del discurso es doble:


a corto plazo (MCP) y a largo plazo (MLP). La Memoria a Corto Plazo (MCP)
actúa para apoyar el procesamiento de información en el momento del habla, por

160
VI. Los estudios sobre texto y discurso

tanto, es pasajera. Por el contrario, la Memoria a Largo Plazo (MLP) trabaja con
cierta perdurabilidad y según la intención o propósito del sujeto, para almacenar
la información y tenerla a la disponibilidad en actos del habla posteriores.

4.2 Dimensión semántica


La semántica incluye la dimensión cognitiva, como base de la significación.
Pero en la configuración significativa del discurso, aparecen otros elementos
igual de importantes, indispensables para cubrir la totalidad de la interpretación
semántica textual. Pues no toda la significación del discurso es estrictamente
cognitiva. Ahora bien, la dimensión semántica responde a interrogantes como:
¿qué significado local y global se puede interpretar? ¿Qué tipo de significación
predomina? ¿Qué unidades son portadoras de significado y cómo lo configuran?
¿Cuál es el tópico? ¿Cuáles son las relaciones textuales de contenido subyacentes?
¿Qué esquema sigue el texto? ¿Cómo son las relaciones semánticas secuenciales
de los enunciados? ¿Qué otras relaciones de significado se encuentran en el texto?

Por lo anterior es necesario reflexionar sobre: los diversos significados y sentidos,


ocultos o manifiestos en el texto, los niveles de significación dominantes, las
unidades significativas presentes y los factores estructurales que inciden bien
en la producción o en la comprensión, de los cuales cabe mencionar el tema y el
rema, el plan global (textual) o macroestructura, la superestructura, las distintas
clases de coherencia y los fenómenos semánticos.

Tipo de contenido semántico: se ve la necesidad de darle al discurso una


interpretación semántica que identifique la caracterización significativa. Esta se
manifiesta en el predominio y combinación de los significados básicos, acorde
con los niveles de significación: significados cognitivos o informativos, afectivos
y valorativos, e interactivos o socioculturales (Cf. p. 161, 178, 180). En el texto
de Joyce captamos particularmente contenidos estético-literarios, afectivos y
valorativos e interactivos.

Tema y rema: la representación del tópico central del discurso corresponde


al tema, que la mayoría de las veces equivale a la representación verbal o
designación del referente. Este responde a la pregunta: ¿de qué trata el discurso?
Así, en el caso de la escena descrita del joven, el tema se hace presente en la
oración “se me rompieron los espejuelos, señor” en donde se tiene información
previa, la existencia de los espejuelos.

La información nueva que va surgiendo en relación con el tema se ha llamado


rema. El rema responde a la pregunta: ¿cómo se dimensiona el tema, es decir,
qué información complementaria y pertinente se le adiciona? Así la información
que se inicia como “escribí a casa… y el padre Dolan…” corresponde a remas.

161
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

A veces en una misma oración aparece el tema y el rema: “Bueno, si se nos


han roto los espejuelos (tema) hay que escribir a casa para que nos manden
otros” (rema).

Macroestructura y superestructura (o plan global del discurso): la


macroestructura es la organización secuencial y estructural del contenido,
desarrollado como una gran proposición (macroproposición) y comprende
el tema, el rema y la red compleja semántica establecida para la cadena de
oraciones (microestructuras). La macroestructura se considera como el eje, árbol
o esqueleto semántico que sostiene el discurso, y se apoya en su característica
esencial: la coherencia.

Decir macroestructura no es lo mismo que superestructura. La primera es de


orden semántico, es la representación de la textura del discurso en su contenido.
La superestructura, según Dijk, es la estructura esquemática formal, la cual
corresponde más al género o tipología textual. Por la superestructura sabemos
si se trata de un texto narrativo, periodístico, argumentativo, si es una carta, un
informe, una factura, una receta, o una pieza retórica política. Como se ve, es la
organización externa del texto, pero se involucra semánticamente en él, porque
le imprime un orden, una finalidad, una razón de ser.

La coherencia textual: es la cualidad del discurso que regula la lógica del


contenido. Toca con las relaciones de adecuación semántica del texto, internas
o externas. A nivel interno, local y lineal, la coherencia es la relación de
adecuación lógico-semántica entre las proposiciones de la secuencia textual,
relación que se manifiesta en que la interpretación semántica de cada enunciado
depende de la interpretación de los demás que le anteceden o siguen en la
cadena. A nivel externo, la coherencia es la relación de adecuación lógica
entre el discurso, por un lado, y otros importantes elementos externos, como el
marco de conocimiento y las circunstancias contextuales que rodean los actos
de habla, por otro.

En el ejemplo de Joyce, a nivel lineal, se entiende como coherente el enunciado


“¡caramba!”, emitido por el rector ante la expresión “se me rompieron los
espejuelos, señor”; también se nota la coherencia de “pero, señor” emisión
del joven, que el narrador relaciona con el enunciado “Stephen volvió a tragar
la cosa otra vez y trató de impedir que le temblasen las piernas y la voz”. La
coherencia externa se hace relevante cuando el nerviosismo del joven, se logra
explicar como respuesta al tratamiento punitivo que le dio el Padre Dolan.

Como se desprende de lo anterior, la coherencia puede ser lineal (local o


verbal), global (o macroestructural) y externa (extensional o extraverbal). A su
vez, la coherencia externa puede ser referencial o pragmática.

162
VI. Los estudios sobre texto y discurso

La coherencia lineal nace de la secuenciación adecuada entre la cadena de


oraciones emitidas, como en los casos anotados anteriormente. Así, son coherentes
los enunciados:

- ¿Cómo viajaste a Cali? - Por avión.

En cambio, no es fácil hallar coherencia lineal en:

- ¿Por qué prefieres este libro? - Sí, efectivamente cuesta diez dólares.

La coherencia global es la cualidad que nace de las relaciones de adecuación


entre las microestructuras y las macroestructuras del discurso. Si la coherencia
lineal tiene que ver con la secuencia de proposiciones, la coherencia global
-que implica la coherencia lineal- se refiere a la adecuación semántica de las
proposiciones, en secuencia, y también a la relación de adecuación de estas con las
macroestructuras. La coherencia global es una cualidad de la macroestructura
de un texto.

De otro lado, la coherencia referencial permite una relación de adecuación entre


lo dicho en el discurso y el marco de conocimiento comúnmente aceptado. Desde
este punto de vista, parece muy coherente que el joven del fragmento no estudie
hasta que le envíen los nuevos espejuelos (sin ellos, no podría leer) y también
parece coherente la insistencia del joven para su diálogo: el Padre Dolan lo
castigó por no estar haciendo el ejercicio. La coherencia referencial puede darse
a un nivel lógico (como en el caso de los espejuelos), sociocultural (si se adecúa a
las costumbres, normas o roles establecidos) y ficticia en discursos de esta clase.
Si un discurso aparentemente parece mal formado por incoherencia lógica, puede
ser bien aceptado a un nivel ficticio o literario. Tal es el caso del siguiente poema:

Me lo contó el garabato

Un día yo dibujaba en el techo un garabato,


y el garabato me dijo: gracias por haberme dado...
- ¿Qué te di?
- ¿No ves? ¡La vida!
Ahora si quiero te encanto,
te convierto en otra cosa
y ahora si quiero me largo...
Cuando le cogí cariño,
se me marchó en garabato.
(Gloria Fuertes).

163
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Aseverar que yo dibujo en el techo un garabato y que este me habla es una


incoherencia, desde un punto de vista lógico. Pero no lo es desde el punto
de vista poético, en donde las dos aseveraciones toman un sentido figurado o
simbólico.

La coherencia pragmática es un tipo de coherencia externa que tiene que ver


con una adecuada relación entre lo significado por los enunciados del discurso
y las condiciones específicas de los interlocutores, como son la intención
comunicativa, tiempo, lugar, participación y demás circunstancias extraverbales.
Así, solamente es posible ver como coherente la expresión “¡perfectamente!”,
si la intención comunicativa fue de aplauso, de acuerdo con lo que consideraba
era una solución (no estudiar hasta que le enviaran nuevos espejuelos).

4.3 Dimensión morfosintáctica


En la configuración del discurso aparecen en los enunciados las estructuras de
oraciones simples y compuestas (microestructuras), y los factores y recursos
expresivos lingüísticos, que dan cuerpo a la secuencia del discurso y aseguran
la cohesión de los morfemas y palabras al interior de las oraciones, de estas
dentro de los párrafos o cláusulas, y de estas dentro de la totalidad textual. La
cohesión surge como una necesidad de acoplamiento de las partes del discurso.
Se trata de la cualidad gramatical, que consiste en la articulación, ordenamiento
y organización de las unidades en secuencia, de las que ofrece la lengua oral o
escrita. Pero, aunque la cohesión se da a nivel gramatical, se sabe que incide
directamente en la macrosemántica del texto. La cohesión y la coherencia
constituyen dos cualidades complementarias.

El componente morfosintáctico comprende las estructuras gramaticales de los


enunciados oracionales y las categorías gramaticales (partes de la oración) que
los constituyen, sin desconocer, en cada caso, su forma, función y significado.
Este componente se estudiará en el capítulo séptimo del presente libro. Por ahora,
en esta parte se destacan algunos factores sintácticos en la configuración del
discurso: los conectores, los deícticos, las formas sustitutivas, los correlativos,
los determinantes, la estructura modal y la expresión de tiempo y lugar, así
como el orden de las palabras en la oración, entre otros.

Los conectores: relacionan estructuras y aseguran la coherencia a nivel interno


(dentro de la oración o párrafo) y a nivel externo (con otras oraciones o entre
párrafos o secciones); son conectores las conjunciones, las preposiciones y
diversas expresiones relacionantes: ahora bien, por lo mismo, como se dijo, etc.
En el texto de Joyce se destacan los conectores y, bueno, pero.

164
VI. Los estudios sobre texto y discurso

Los deícticos: son formas eminentemente referenciales, que señalan realidades


extralingüísticas (“este”, frente a un libro por ejemplo) o aspectos del contexto
verbal (“lo dicho anteriormente” o “aquellos”, si se refieren a la expresión
“ángeles”, por ejemplo).

Las formas sustitutivas: suelen ser los pronombres en general, como “yo”, por
el nombre de quien habla, relativos (“la mesa que vendí”), indefinidos (“no tengo
ninguno”), etc. También son sustitutivos los apelativos y títulos (“el soberano
señor”, “el Altísimo”) y las paráfrasis y expresiones sinónimas (“los docentes o
quienes se dedican a enseñar”), entre otros.

Los correlativos: son formas paralelas que especifican, aclaran, amplían,


completan o contraponen una relación: “así... como”, “allí... donde”, “bien
o mal”, “ora corre, ora juega”, “¿dónde?”, “aquí, acá, allí, allá”, etc. La
expresión de persona, tiempo y espacio o lugar, suelen ser de tipo deíctico y
correlativo a la vez; ejemplo, “yo ahora, aquí, él, entonces”.

El orden de las palabras: es un factor no solo de cohesión y coherencia sino


también de sentido, en cuanto puede hacer variar el foco de atención psicológica
y la determinación del tema. Analícense los siguientes enunciados oracionales:

• En el jardín encontraron las llaves.

• Encontraron las llaves en el jardín.

• Las llaves las encontraron en el jardín.

Como se ve, la estructura proposicional o conceptual es la misma en los tres


enunciados, pero varía el foco de atención que se destaca psicológicamente al
comienzo: en el jardín (localización), encontraron (la acción-proceso), las llaves
(objeto-paciente).

4.4 Dimensión fónica


El discurso se realiza en la producción o comprensión de enunciados; y es
obvio que estos se emiten en una cadena de unidades fonológicas producidas
fonéticamente, o de manera alterna, en una cadena de signos escritos, lo cual
permite reconocer la existencia de un discurso oral y un discurso escrito. Pero la
importancia para el análisis del discurso no reside únicamente en que este sea la
parte terminal del proceso, sino porque muchos elementos contribuyen de manera
esencial en la organización discursiva y a la coherencia misma: tal es el caso del
acento (enfático), la entonación y las pausas, entre otros factores fonéticos.

165
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En consecuencia, es muy importante el análisis de la cadena fónica, desde el


punto de vista fonológico y fonético, en donde se aborden tópicos fundamentales
como los procesos del habla, los rasgos pertinentes, la fonación y articulación, los
fonemas, los sonidos de la lengua y los rasgos prosódicos, entre otros. Este tema
será objeto de estudio en el capítulo noveno.

4.5 Dimensión semiótica


En un análisis semiótico del discurso se parte de la base de considerar en él la
semiosis, vale decir, un proceso en que se construye texto con la ayuda de los
símbolos y signos que la cultura proporciona. Visto el discurso desde esta dimensión
surgen interrogantes como los siguientes: ¿cómo fluye la comunicación? ¿En qué
códigos o lenguajes se produce el discurso? ¿Qué tipología de signos apoya la
creación de sentido en el texto?
Entonces surge el interés de ver el discurso como un proceso de comunicación,
en el que se reconocen elementos como un emisor, código o códigos, el mensaje,
el contexto y el destinatario. Se estudiará si el discurso se produce en un lenguaje
verbal, en una primera o segunda lengua o en lenguajes no verbales como el
icónico, el sonoro o el visual.
Este reconocimiento está unido a la identificación de la tipología textual: por
ejemplo, una conversación, una pieza oratoria, un capítulo de libro, un artículo de
revista, una película, un aviso visual publicitario, un noticiero televisivo o radial,
un texto argumentativo, en fin, una pieza musical. Como en muchos de estos casos,
lo más seguro es que se combinen u superpongan diversos códigos o lenguajes.
Por ejemplo, en un programa de televisión son susceptibles de aparecer leguajes
verbales (hablados o escritos), kinésicos (movimientos, expresiones corporales),
pictóricos, etc. En un texto escrito, además de los signos de la escritura, es posible
que aparezcan imágenes, figuras, cuadros, etcétera.
Respecto del texto de Joyce, solo podremos decir que se produjo originalmente
en lengua inglesa, y el fragmento citado es traducción a la lengua española. Es
factible reconocer y analizar el código de la lengua escrita, pero no se hacen
presentes otros tipos de signos.

4.6 Dimensión pragmática


El discurso de por sí es una realidad pragmática, la cual supone tanto lo semántico,
como lo sintáctico y lo fonológico. Desde un punto de vista pragmático, el discurso
se caracteriza por la propiedad de imprimir una fuerza ilocutiva (o intención
comunicativa) a los actos de habla y a la totalidad del discurso (macroacto de
habla), en el contexto de una realidad social y extralingüística (Cf. p. 136, 151,
175, 186, 284).

166
VI. Los estudios sobre texto y discurso

La enunciación del discurso involucra, por tanto, al emisor y destinatario, el


verbal y a la expresión de persona, tiempo y lugar. Así, el enunciado “¿qué
es lo que te trae por acá, jovencito?” expresa la presencia callada del emisor,
que en la interlocución se atribuye al rector, pero en la realidad corresponde al
autor del texto literario (James Joyce). El rector se hace presente como primera
persona, con la que se correlaciona el lugar: “por acá”. Esta expresión sitúa a los
interlocutores en el recinto rectoral y, a su vez, correlaciona el tiempo que es el
“ahora” de la enunciación de interlocución (entre el joven y el rector), tiempo que
es diferente, tanto para el narrador como para el lector (para quienes seguramente
es pasado). Como se infiere, el tiempo es relativo, el cual puede coincidir con
ahora, antes o después de la enunciación, punto de partida y referencia para el
análisis respectivo.
De igual manera, la enunciación tiene un sujeto, a veces coincidente o diferente
del sujeto de la oración, de la proposición y del tema. Si aplicamos esto a la
oración “se me rompieron los espejuelos”, veremos que el tema es la rotura de
los espejuelos (en toda la oración), el sujeto de la proposición (el agente) es un ser
desconocido (“alguien rompió los espejuelos”), el sujeto de la oración (pasiva)
es el sintagma “los espejuelos” y el sujeto de la enunciación (emisor) es atribuido
en el diálogo al joven, pero en la producción corresponde al autor de todo el texto
(James Joyce escribió esta oración).

4.7 Dimensión sociológica


Es algo esencial en el discurso la interacción social comunicativa, en la que
intervienen como mínimo dos agentes (hablante-oyente). Dentro de esta
interacción, el contacto comunicativo exige la convergencia de elementos
dispares como la existencia supuesta de un referente, los campos de experiencia,
los marcos de conocimiento (incluyendo el de referencia), el código lingüístico
y otros, el situacional, las características y la misma participación de los agentes.

Aspecto importante del discurso es la caracterización sociológica, tanto de


la comunicación en sí, como de los participantes. Son de analizar el contexto
cultural y social, formación, ideología, motivaciones, intenciones, relaciones
económicas y políticas, organización de los grupos, ritos, costumbres y rol de
las personas, entre otros tantos aspectos. En el fragmento literario de Joyce se
menciona que los protagonistas difieren en cuanto a edad, formación, forma de
ser y rol que ocupan (Stephen es un joven seminarista, apenas en formación, el
Padre Dolan y el rector, en cambio, son sacerdotes maestros, aunque de manera
de ser muy distintos).

167
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Ejercicios de aplicación

1. Deslindes disciplinarios
 Consulte y amplíe: ¿cómo se relaciona la semiótica con los estudios del
texto?

 ¿Qué son la textolingüística y la pragmática?

 ¿Qué entiende por: acto comunicativo, acto de habla, macroacto de habla,


enunciado, oración?

2. Los actos de habla


 Escriba: ¿qué incluye un acto de habla? ¿Cuándo es un acto de habla
ilocutivo?

 Grabe una conversación o trascriba un texto y señale los actos de habla.

3. Discurso y texto
 Escriba: ¿cuáles son las diferencias y semejanzas conceptuales entre texto
y discurso?

 Elabore un mapa mental diferente a la figura del libro para representar los
elementos textuales básicos: unidades lingüísticas, propiedades, estructuras.

 Con ejemplos indique qué unidades del lenguaje comprende un texto.

 ¿Cómo entender la gramaticalidad, la corrección lingüística y la


interpretabilidad semántica?

 Explíquelo con ejemplos.

 Debata: ¿qué propiedades básicas se le atribuyen al texto?

4. Las dimensiones del discurso


 Elabore un cuadro o un mapa mental que encierre los aspectos que
comprenden cada una de las dimensiones del discurso.
 Lea atentamente el siguiente texto:

168
VI. Los estudios sobre texto y discurso

Las tareas escolares

Al culminar mi quinto año de primaria, mi maestro me pidió una redacción


sobre alguna de mis experiencias como estudiante de primaria. ¿Sobre qué
escribiré? No lo sé. Podría ser sobre mis compañeros, mis juegos favoritos sobre
la escuela. Pero... tengo tantas tareas que me confundo. ¿Tareas? ¡Ah, claro!
¿Porqué no escribo sobre las tareas? Tengo recuerdos inolvidables. Por ejemplo,
recuerdo la vez que me tocaba llevar para el lunes doscientas tapas de gaseosa
abiertas en forma de disco y ensartadas en un cordón. Mi papá se gastó el fin de
semana machacándose los dedos, pero al fin obtuvo lo que quería: la sarta de
tapas. El lunes en la noche mi padre me preguntó entusiasmado:

-¿Cómo te fue con la tarea? Pero tuve que decirle la verdad:

-No me la pidieron.

Claro que al día siguiente sí, y me fue muy bien, gracias a los machacones de
dedos de papá y no a mis méritos.

En otra ocasión tenía que hacer manualidades y llevar cajitas de fósforos y


rollos vacíos de papel higiénico. En casa no hay fumadores y mi mamá tuvo
que golpear en las casas vecinas para reunir 20 rollos y diez cajitas. La tarea me
salió bien y aprendí a armar cosas interesantes. Pero la cara que puso mi papá
cuando le pedí un animalito para llevar al colegio: podía ser un pescado, una
rana o un cangrejo. Estoy pensando en las aventuras que pasamos en el lago de
un parque buscando una rana. ¿Y qué decir de las tareas de español? Una vez
tuve que hacer una entrevista a un adulto que casi no hablaba, debí hacer planas
a montón, buscar palabras en el diccionario, en donde a veces no se encuentran,
o uno queda en las mismas sin saber el significado, hacer operaciones, sin saber
cómo, y buscar palabras terminadas en - ger, - gir, o en - uco. Encontré muchas,
pero no me valieron la palabra maluco. Qué maluco ¿verdad? ¡Ah! y la vez que
me tocó memorizar una poesía: toda la noche repitiéndola y al día siguiente fui
a declamarla y quedé mudo como una estatua... petrificado de miedo.

Otro día me pidieron que averiguara la vida de un personaje. Me pareció un


oficio chismoso, sin embargo pregunté: un chismoso me dijo que Cervantes era
un vecino, otro que un deportista y alguien que un escritor. Menos mal que
lo encontré en la enciclopedia de mi papá. Pero no pude entender por qué lo
llamaban “El Manco de Lepanto”: ¿sería su apodo?

En fin, tantas tareas: que arcilla, que papel periódico, que un cuento, que diez
sumas...¿Oh, Dios mío! Y no he hecho la tarea de hoy: la redacción. (Víctor
Miguel Niño R.)

 Con base en el texto anterior, analice las dimensiones del discurso, mediante
los siguientes ejercicios:

169
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

- Indicar el referente y el marco de referencia.


- Determinar la estructura temática (macroestructura).
- Señalar si hay coherencia y en qué se nota, o si hay incoherencia, qué
tipo de incoherencia y por qué.
- Explique en qué se nota la cohesión textual.
- Analizar las formas sintácticas y su función: conectores, deícticos,
correlativos, etc.
- Determinar las propiedades pragmáticas: personas, contextos, lugar,
tiempo, etc.
- Señalar aspectos de orden semiológico y sociológico.

170
Capítulo séptimo

Marco teórico para el


análisis semántico

“… Los significados son creados por el sistema social e


intercambiados por sus miembros en forma de texto. Desde
luego, los significados creados de ese modo no se encuentran
aislados; son sistemas integrados de potencial de significado”.

M.A.K. Halliday

Introducción
Todas las operaciones que se dan en la comunicación desde cuando representamos
el mundo hasta cuando enunciamos el discurso, ¿qué función cumplen? Expresar
significado y facilitar la interpretación de sentido, es decir, significar. Dice
Vygostky que “una palabra sin significado es una palabra vacía”. ¿Qué es
para un oyente una cadena de sonidos emitida en una lengua que no conoce?
A no dudarlo, los procesos de significación -semánticos- son la razón de ser de
cualquier otro proceso -semiótico, lingüístico o pragmático-. Son la justificación
esencial de la emisión de los enunciados en todo tipo de discurso.

Por tal consideración, es obvia la importancia de analizar el componente


semántico como parte fundamental en la configuración del discurso y la
producción, interpretación y análisis textual. Surgen, entonces, los siguientes
interrogantes: ¿qué se entiende por significado? ¿Qué es la semántica? ¿A
qué niveles se produce la significación? ¿Qué función semántica cumplen las
palabras? ¿Qué fenómenos semánticos se distinguen en la práctica del discurso?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. La semántica como ciencia del significado


Desde que Michel Bréal (1883) empezó a hablar de semántica (gr. semaino
= significar), como ciencia del significado, esta orientó sus esfuerzos a la
significación de las palabras. Fue la tendencia que predominó desde finales del
siglo XIX hasta la mitad del siglo XX (Cf. p. 190). Dentro del desarrollo del
estructuralismo, hubo esfuerzos por afianzar dicha orientación -del enfoque
de semántica de la palabra-, especialmente por parte de Stephen Ullmann en
Estados Unidos, y Pierre Guiraud y A.J. Greimas en Francia.

Se puede decir que la semántica entró a ser parte importante de los estudios
de la lengua como un componente de la gramática, de carácter interpretativo,
solo a partir de la lingüística generativa de Noam Chomsky. Entonces se
empezó a considerar la semántica de la oración, volviendo la atención sobre
su significado conceptual, la proposición. Posteriormente evolucionó hasta
el punto de que hoy en día se la considera como el soporte fundamental del
tejido lingüístico en el habla, por cuanto la significación es la razón de ser del
lenguaje, no exclusiva de las palabras sino extensiva a los morfemas, frases,
oraciones y a la secuencia textual que subyace en la práctica del discurso.
Entonces, entramos a la era de semántica del texto o la macrosemántica. En
síntesis, y desde el punto de vista de su desarrollo histórico, la semántica
ha tenido tres orientaciones: a) semántica de la palabra, b) semántica de la
oración, y c) semántica del texto.

Aunque Morris (1962) afirma que la semántica es la rama de la semiótica


que trata de la “significación”, si la consideramos desde un punto de vista
lingüístico, es la ciencia que estudia aquella parte a la que remite el signo:
el significado. Esto implica de por sí un olvido momentáneo y metodológico
de la existencia del significante. Pues no hay significado sin significante, ni
significante sin significado. Es una relación biunívoca. Solo estudiaremos el
significado aparte, haciendo una abstracción.

Según ciertas relaciones del significado, se suelen distinguir tres tipos de


semántica:

• Semántica filosófica: estudia el significado, en su relación con el


referente. Tiene que ver con problemas como significado y verdad,
significado y realidad, etcétera.

• Semántica lógica: analiza el significado como pensamiento formal,


como proposición, y también en la línea de relación con el referente.

172
VII. Marco teórico para el análisis semántico

• Semántica lingüística: su tarea es analizar las relaciones (denotativas,


connotativas, de sinonimia, etc., Cf. p. 187 y ss) que se establecen entre
el significado y el significante. Esta es la perspectiva que nos interesa
estudiar en el presente capítulo.

2. Construcción del significado


2.1 ¿Qué significa “significar”?
Cualquier hablante de una lengua natural, sabe que en sus actos de habla y
mediante los enunciados que produce, “quiere decir o dar a entender algo”,
y también sabe que como oyente le es posible “comprender” los mensajes
lingüísticos que percibe. Empíricamente conocemos qué es el significado, porque
lo manejamos en la comunicación; pero no es tan fácil definirlo teóricamente.
Filósofos, psicólogos y lingüistas se han esforzado por determinar con precisión
el alcance del “significado”, en razón de que es punto de encuentro de varias
ciencias humanas. Al respecto afirma Lyons (1995):
El tema del significado concierne a muchas ciencias sociales y no
es abarcado en su totalidad por una sola de ellas. Los psicólogos
quisieran saber el significado de ciertas desviaciones de la conducta; los
antropólogos, encontrar el significado de los ritos religiosos primitivos;
los etólogos, profundizar en el significado de las pautas de conducta de los
animales; y así sucesivamente.

Ogden y Richards recopilan 26 definiciones en El significado del significado (1964)


y William Alston (1974) señala nueve ejemplos en que la palabra “significar”
se usa en los enunciados con distinto sentido. Pero, ¿qué significa “significar”?
¿Qué sentido se le da a la palabra? Veámoslo en los siguientes ejemplos:
(1) Lo dicho por él significa hacer mención a este libro (referencia).
(2) Este suceso no significa mucho para mí (importancia).
(3) La compañía de Mary le significaba mucho (valor).
(4) ¿Qué significa esta reunión sin ser solicitada? (explicación).
(5) La marca de este producto significa calidad (asociación).
(6) Lo dijo con un significado muy hondo (emoción).
Como se ve en los ejemplos anteriores, cuando un interlocutor habla de
significar está dando a entender algo así como una referencia, importancia,
valor, explicación, asociación y emoción, en su orden. Se podrían seguir citando
otros enunciados en que significar indique causa, consecuencia, implicación,
señalamiento, sensaciones, sensibilidad estética, acciones, creencias y otros.

173
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En principio, “significar” etimológicamente es producir significado con el signo,


desarrollar un proceso sígnico o semiosis, la cual exige, entre otras condiciones,
pasar de un plano significante a un significado, buscar y producir sentido,
interpretar el mundo y comunicarlo. De ahí la riqueza polisémica de la palabra
que nos ocupa.

2.2 Concepciones de significado


Desde muy antiguo ha existido la preocupación por saber qué es lo que significa
el lenguaje. Y esta preocupación se ha manifestado no solo a nivel de la reflexión
lingüística, sino también desde ángulos disciplinares diferentes como la filosofía,
la psicología y la sociología. Inclusive hay quienes creen que el conocimiento
es una cuestión de lenguaje, es decir, de significado. Veamos algunas posiciones
frente a la concepción de significado, asumida desde variados ángulos. Son una
muestra no más de la riqueza teórica sobre la manera como se ha accedido al
problema y como se podría analizar en la actualidad.

Las tres teorías de Alston


Alston (1974) ha resumido las teorías del significado en tres: la referencial, la
ideacional y la comportamental. La referencial comprende el significado como
una mención o referencia a “algo” externo, es decir, a las “cosas” y “fenómenos”
existentes en la realidad del mundo. La teoría ideacional afirma que el significado
se hace fundamentalmente en la mente humana. En consecuencia, está conformado
por las ideas, creaciones, opiniones, en fin, por todo lo que cubre el pensamiento
del hombre. Y la teoría comportamental explica el significado como la respuesta
que suscita en el oyente una expresión concreta, en la práctica del uso.

Como anota Alston, cada teoría es insuficiente e inadecuada por sí sola para explicar
el significado, pero las tres contribuyen de alguna manera al esclarecimiento
del problema. En efecto, muchos significados son referenciales, muchos son
ideacionales y otros son producto de la acción humana en la cotidianidad misma
del discurso; pero en verdad estas teorías no parecen excluyentes, aunque
posiblemente involucren muy diferentes concepciones.

Codificación y comunicación
Decir “código” equivale a hacer referencia a los principios o leyes que presiden
el uso de un determinado tipo de signos. Estos existen como un recurso para
“significar”, en consecuencia, para hacer realidad el proceso de significación.

174
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Ahora bien, la significación es algo inherente al acto mismo de la


comunicación. O dicho de otra manera, toda comunicación se apoya en la
significación. Comunicarse es, por tanto, significar algo de alguien para
alguien acerca de algo.
Pero, ¿qué se entiende por significación? ¿Qué comprende? Es el proceso
en el cual los signos cumplen su razón de ser, producir el significado. “La
significación es el proceso que asocia un objeto, un ser, una noción, un
acontecimiento, a un signo susceptible de evocarlos: una nube es signo de
lluvia, un fruncimiento de ceño es signo de perplejidad...” (Guiraud, 1994).
Esta asociación se produce en la mente y es de carácter recíproco: del signo
al objeto asociado y de este al signo.
El significado es, por tanto, el resultado de una asociación mental posible
gracias a los signos. Entonces se produce una codificación, a partir de la cual
se accede a la emisión de señales.

Consenso social e intención comunicativa


Como lo anota Searle (1980) la significación de una cadena de signos depende
de dos factores: la existencia de una convención, consenso o acuerdo tácito
social previo (por ejemplo, de que “flor” signifique el concepto de ese ser
vegetal), y la existencia de un propósito o intención de dar a entender o querer
decir algo (Cf. p. 30).

La convencionalidad es la que les da existencia a los códigos en el seno de la vida


social. Los grupos humanos son los que definen qué virtualidad semántica posee
cada signo. Pero es preciso distinguir grados de participación o control por parte
de los miembros: en muchos casos intervienen más o menos de manera directa,
como proponer o cambiar alguna regla semántica del juego. Por ejemplo, en los
códigos científicos es posible proponer una simbología propia o hacer cambios
a otras existentes. Pero en otros códigos, o lenguajes que llama Guiraud (1971),
“la convención no es nunca explícita; el sentido del nuevo término se encuentra
implicado en la situación que permite al interlocutor reconocerlo e interpretarlo;
y en la medida en que esta nueva palabra es reconocida, aceptada y repetida, se
instituye la convención”.

La intención comunicativa se manifiesta en la fuerza ilocutiva de los actos


de habla (por ejemplo querer afirmar, ordenar, pedir, prometer, etc.). Pero esta
significación, más que de la semántica, es propia de la pragmática que estudia las
relaciones de los signos con los usuarios, es decir, la acción misma del discurso.
Sin embargo, es imposible deslindar lo que le corresponde a un campo o a otro,
precisamente por tratarse un mismo objeto: el significado.

175
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Negociación de la cultura
Jerome Bruner, en su obra Realidad mental y mundos posibles (1996), al ligar
la educación y la cultura con el lenguaje, conceptúa que el centro del problema
reside en una recreación o negociación social del significado. Escuchemos sus
propias palabras:

Si nos preguntamos ¿dónde reside el significado de los conceptos sociales:


en el mundo, en la cabeza del que le da significado o en la negociación
interpersonal? Nos sentimos impulsados a contestar que reside en esto
último. El significado es aquello sobre lo cual podemos ponernos de
acuerdo o, por lo menos, aceptar como base para llegar a un acuerdo
sobre el concepto en cuestión. Si estamos discutiendo sobre “realidades”
sociales como la democracia o la igualdad o, incluso, el producto bruto
nacional, la realidad no reside en la cosa, ni en la cabeza, sino en el
acto de discutir y negociar sobre el significado de esos conceptos. Las
realidades sociales no son ladrillos con los que tropezamos o con los
que nos raspamos al patearlos, sino los significados que conseguimos
compartiendo las cogniciones humanas.

La educación, según Bruner (1996), más que la recreación de la cultura es una


negociación y una toma de posición frente al conocimiento, todo mediante el
instrumento del lenguaje. Y este se considera como algo no neutral frente al
mundo; al contrario, se contamina en la medida en que “el lenguaje impone
necesariamente una perspectiva en la cual se ven las cosas y una actitud hacia lo
que miramos” (Bruner, 1996)”.

Como se infiere, la negociación del significado no va únicamente al conocimiento


en términos de proceso cognitivo, como pareciera entenderse. No. Va mucho más
allá, incluye la contaminación por las actitudes y manera propia de ver el mundo,
y por la cultura del entorno social. De otra manera no habría negociación, la cual
se da cuando tenemos algo propio que compartir.

Transformación de la experiencia humana


Una manera interesante de concebir el significado es desligarlo de la codificación
lingüística en sí y aproximarlo al proceso cultural en el que se halla inmerso el ser
humano. Esto implica, en últimas, una transformación de la experiencia humana
en significación (Bahena, 1989). Todo indica que la lengua está estrechamente
vinculada con la construcción del mundo, produciendo significado y sentido. La
significación permite la configuración del mundo por parte de los seres humanos
que usamos el lenguaje. En esta posición conceptual también se considera la
significación como la razón de ser de toda comunicación lingüística.

176
VII. Marco teórico para el análisis semántico

¿Pero qué se entiende por experiencia humana? Es muy difícil abordar una
definición satisfactoria. Al respecto Guiraud (1994) ya había planteado en su obra
La semántica:

Lo que se llama experiencia o conocimiento no es sino una “significación”


de la realidad, de la cual las técnicas, las ciencias, las artes, los lenguajes,
son los modos particulares; de ahí la importancia, la universalidad del
problema de la significación así planteado; vivimos entre signos, y una
ciencia general de la significación abarcaría el conjunto de las actividades
y de los conocimientos humanos.

Se nota la tendencia a equiparar experiencia con conocimiento humano o, al


menos, a darle cierta primacía. Pero quizás la experiencia humana es mucho más
amplia de lo que piensa Guiraud, al menos en la cita, pues en otro contexto,
él mismo habla de la “connotación”. A no dudarlo, el significado abarca los
intereses, opiniones, deseos, saberes culturales, gustos, actitudes, competencias
y demás contenidos de que se llena nuestro espíritu, no solo en la actividad
cultural y social, sino también en toda la actividad, incluida la expresividad
artística y cotidiana. Es todo lo que se puede “significar”. Esta sería la verdadera
transformación de la experiencia humana en significado, sin perder de vista la
realidad de la cual hace parte.

Construcción mental sobre una triple relación


Ante tantas concepciones ¿cómo entender el significado? ¿Sobre qué bases o
puntos de vista abordarlo? ¿Qué cubre o comprende? No es fácil responder así
de una, ni es el propósito responder con una definición. Obliga tocar aspectos
bien complejos relacionados con los estudios del lenguaje, en particular de la
semántica, algo de los cuales ya se han tocado.

Ahora bien, si analizamos las distintas maneras de ver la significación, señaladas


anteriormente, parece que la mayor parte de las teorías tienen algo en común,
constituido por las tres más importantes relaciones que logra establecer el ser
humano en su mente, como se ilustra en la Figura 7.1: relación del hombre con
las cosas y fenómenos del mundo, relación del hombre con su propia experiencia
subjetiva y relación o interacción del hombre con los demás.

La pregunta del millón es dónde aparece el significado. Ahora bien, si este se


entiende de manera similar a las posiciones planteadas, es decir, a manera de una
construcción sígnica, en términos de una interpretación o de una expresión, si
se toman en cuentan las tres relaciones, es factible concluir que el significado se
suscita como:

177
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

a) Representación de la realidad
b) Manifestación o expresión de la subjetividad
c) Expresión de la interacción cultural y social.

Relaciones

Figura 7.1. Triple relación generadora de significado.

Entonces, el significado emerge como la construcción mental que el hombre


realiza al contacto con el mundo, consigo mismo y con los demás de su
especie. El significado nace, según esto, del proceso sígnico y, de acuerdo con las
dimensiones humanas, se configura como resultado de la triple relación, según
las tres funciones del lenguaje (Cf. p. 129) de Bühler (1967). De ahí se deriva la
necesidad de referirnos a los niveles de significación.

3. Niveles de significación
3.1 Nivel cognitivo o de representación
Se trata de los diversos contenidos de conciencia que, dentro del ejercicio de la
función representativa, surgen a partir del proceso cognitivo de la construcción
del conocimiento, en la interacción del hombre con la realidad. Este tipo de
significados se expresan mediante los símbolos del lenguaje, con la posibilidad
de distinguir: referencias, conceptos y operaciones de pensamiento.

178
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Referencias
Coincidiendo en parte con teorías similares de diversos autores sobre la teoría
tripartita del signo (Cf. p. 28) ya expuesta (Charles Morris, Frege, Peirce, otros.),
Ogden y Richards (1964) han propuesto un triángulo para explicar las relaciones
entre el lenguaje, el pensamiento y el objeto (realidad), como se ilustra en la
Figura 7.2.

Figura 7.2. Triángulo de Ogden y Richards.

E1 diagrama explica las siguientes relaciones:

 Entre el pensamiento y el símbolo (la palabra) se da una relación causal:


cuando hablamos, el simbolismo es debido en parte a la misma referencia
y en parte a factores sociales y psicológicos. Cuando escuchamos, los
símbolos nos llevan a la referencia y a asumir una actitud similar a la del
hablante.

 Entre el pensamiento y el referente (las cosas, objetos) se da una relación


más o menos directa -como cuando pensamos en “este libro” o en “la
mesa que vemos”-, o indirecta, como cuando pensamos en Napoleón o
Bolívar, en cuyo caso se suele dar una cadena de situaciones-signo.

 Entre el símbolo y el referente se da únicamente una relación indirecta, es


decir, atribuida, a través del pensamiento o referencia. Pues es claro que
la palabra “perro” nada tiene que ver con la realidad de ciertos animales
amigos fieles del hombre.

179
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

E1 significado referencial surge como una mención a realidades objetivas


existentes (o supuestamente existentes), como son los seres y fenómenos que se
dan en la naturaleza (económica, social y cultural). Sin embargo, la referencia no
agota el significado, pues tiene sus limitaciones. En primer lugar, es ingenuo creer
que al hablar siempre nos referimos a “cosas”, como si la realidad se nos diera
fraccionada, a la cual solo faltara asignarle el rótulo de las palabras. Ni el mundo
se nos da parcelado, porque es un todo que el hombre transforma y estructura
cognitivamente, ni lo rotulamos con las palabras, pues estas nada tienen que ver
con las cosas, sino con el pensamiento y las experiencias del hombre.

En segundo lugar, los referentes no siempre son “cosas objetivas”; muchas veces
son “entes” mentales o culturales. ¿Cuál es el referente de “átomo”, es decir, a qué
se refiere? A algo distinto del signo en sí. Pero depende de lo que se entienda por
“algo”. “Algo” puede ser desde una “piedra” “una persona”, hasta una fantasía,
una apreciación, una creencia, una idea o un concepto, como el de átomo. Si
todos son “algo”, con igual derecho se considerarían también referentes, a partir
de los cuales se daría lo referencial. En este caso, los “referentes” no solo serán
realidades objetivas sino también realidades subjetivas y culturales.

Por otro lado, el referente no siempre determina el significado, en su sentido total.


Dos expresiones, como “el libertador de nuestro país” y “Simón Bolívar” se
refieren a una misma persona (referente). Pero su significado difiere, la primera
expresión enfatiza en que fue “el libertador” y la segunda solo designa su nombre.
Al contrario, hay expresiones con una misma función significativa y diferente
referente, como los nombres propios, y los pronombres personales: “yo”, “tú”,
“ustedes”. Siempre significan el primer interlocutor, el que habla, y el segundo
interlocutor, el que escucha, aunque tengan como referentes diferentes personas.

Lo anterior no pretende invalidar lo referencial dentro de la semántica, sino


delimitar sus alcances para la definición del significado: al fin y al cabo, el
conocimiento resulta de una interacción entre el hombre y el mundo que le rodea,
y lo referencial es lo que le da base a la significación.

Antes de los conceptos propiamente tales, se suele hablar de nociones como uno
de los grados del conocimiento. Una noción es la mención a objetos o seres,
como unidades individuales, sin el reconocimiento de los rasgos característicos,
que permiten la generalización para llegar al concepto. Así consideradas las
nociones, es posible entenderlas como las primeras referencias a los objetos del
mundo. Ejemplo, cuando el niño llama por primera vez carro al vehículo en que
lo transportaron, representa una noción y al mismo tiempo hace una referencia:
es como si señalara al vehículo. Pensemos en las nociones del niño sobre juguete,
agua, galletas, balón, televisión, etcétera.

180
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Son muchas las formas lingüísticas que sustentan un significado referencial.


Las más frecuentes son las expresiones deícticas (particularmente, pronombres
y demostrativos), los nombres propios y las formas que designan directamente
aspectos del mundo que nos rodea. Ejemplos:

§ “Mira ese aviso”. (Expresión deíctica)


§ “Pedro me habló por el teléfono”. (Nombre propio y designación de una
acción y un objeto concreto).
§ “El vestido que tengo puesto es nuevo”. (Enunciado oracional deíctico y
designación de una característica del objeto que se señala).

Algunas palabras del idioma le permiten al hablante-oyente mencionar objetos,


procesos, acciones, cualidades y relaciones, categorías que se consideran hacen
parte de la realidad. Sin duda, son aspectos de la realidad, pero no los únicos
que se analizan en ella. Por demás, ¿no son más bien categorías conceptuales
que facilitan la representación de la realidad? Desde esta consideración, dichas
categorías no serían referentes sino referencias (pensamiento). Es decir, maneras
de pensar la realidad. Una vez más, es importante distinguir los planos del
lenguaje, pensamiento y realidad, cuyas relaciones se hacen explícitas en el
triángulo de Ogden y Richards.

De todas maneras, la interpretación lingüística de una realidad puede variar


no solo de una lengua a otra sino también entre hablantes de un mismo idioma,
de región a región y de persona a persona, según la cultura, la perspectiva y la
apreciación. Como ejemplo, dos o más personas describan un mismo lugar, un
edificio o un aparato y se sorprenderán. Una luz en la noche puede interpretarse
como un lucero, la luna, un cometa, un faro, una antena, un relámpago, un avión,
un bombillo, una llama, una linterna, etcétera.

Conceptos
Toda referencia al mundo, en la medida en que es representada y elaborada, puede
llegar a constituirse en concepto. En tal caso, en el nivel cognitivo se incluirá
todo concepto que logre formar la mente del hombre acerca de los objetos y
fenómenos del mundo, dentro de la construcción del conocimiento.

Sin embargo, aquí se pretende hacer relevante aquel significado cuyo énfasis
no está en la relación con el referente sino en su elaboración mental. En él se
encuentran comprendidas las abstracciones corrientes y los conceptos culturales,
producto de saberes especiales del hombre.

181
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Hablamos de aquellos conceptos a los cuales no es fácil encontrarles un referente


en el mundo objetivo, bien sea porque son designados como cualidad (o conjunto
de cualidades) de los seres o fenómenos de la realidad (abstractos), o porque son
producto de la creación intelectual del hombre, dentro de la actividad cultural que
lo caracteriza, como en las ciencias y el arte. En estos casos, parece ser que los
referentes son entes “culturales” (o mentales). Ejemplos:

 Abstracciones corrientes: patria, riqueza, dolor, virtud, honradez, amor,


fantasía, humanidad, aprender, belleza, bruja.

 Conceptos culturales: ciencia, literatura, sistema, código, célula,


conocimiento, simbolismo expresivo, explicación ontológica.

Precisamente una de las propiedades del lenguaje es la de permitir la expresión


de conceptos, de por sí abstractos, o la creación y designación de otros nuevos;
desde luego, toda conceptualización es una elaboración mental posible gracias a
los datos que proceden de la realidad objetiva.

En la expresión de los conceptos, en la práctica del discurso, se suelen establecer


ciertas relaciones entre dichos conceptos o entre estos y los significantes, lo que
da lugar a fenómenos semánticos o relaciones semánticas de especial interés, de
común conocimiento (sinonimia, antonimia, presuposición, etc.). Más adelante
no referiremos a algunos de estos fenómenos. (Cf. p. 197).

En cuanto a las relaciones conceptuales propias de la proposición (agente, objeto


paciente, acción-proceso, etc.), que subyacen en los enunciados oracionales,
serán también objeto de análisis en el momento en que se aborde el estudio de la
cadena sintáctica (Cf.p. 213, 214).

Operaciones del pensamiento

Sabido es que el desarrollo del pensamiento exige unas operaciones, para las
cuales el lenguaje es el medio fundamental para su representación, creación y
expresión. Estas operaciones lógicas (análisis, síntesis, comparación, seriación,
generalización, etc.) toman como soporte los conceptos y la estructura
proposicional, cuya forma elemental es el enunciado aseverativo.

Ahora bien, en la lógica tradicional, la cadena de proposiciones que toma mayor


relevancia en la formulación del pensamiento verdadero es el razonamiento.
Desde un punto de vista de lo veritativo, el razonamiento puede realizarse
como comprobación empírica y como razonamiento formal. La comprobación
empírica de un enunciado exige una clara significación referencial (como sucede

182
VII. Marco teórico para el análisis semántico

en las ciencias naturales). Así, la verdad de la proposición “el vestido que tengo
puesto es nuevo” depende del grado de coherencia que se dé entre lo significado
y la realidad, es decir, que realmente sea nuevo, verificable por la observación
directa. De todas maneras la expresión sigue teniendo significado, incluso si es
falso lo que en ella se asevera. Lo cual quiere decir que la significación, al menos
como proceso semántico, es independiente de la comprobación veritativa.

La verificación como razonamiento formal no se basa en lo referencial, o sea, en


comprobaciones empíricas, sino en la aplicación de los procedimientos formales
regulados por la lógica.

Tradicionalmente, la aseveración implícita en una proposición se ha llamado


juicio. El razonamiento, tal como se ha entendido desde muy antiguo, es el
encadenamiento de varios juicios denominados premisas para llegar a una
conclusión. Los juicios se expresan mediante enunciados oracionales.

Premisas: Toda persona tiene derecho a una educación.


Los niños del barrio San José son personas.

Conclusión: Luego, los niños del barrio San José tienen derecho
a la educación.

Los razonamientos no siempre se dan en el discurso con las premisas expresadas


explícitamente. Con frecuencia se suponen o se toman como tales, afirmaciones
anteriores desarrolladas en párrafos o en un discurso anterior. En el lenguaje
corriente se enuncian muchas conclusiones válidas sin decir las premisas, como
el caso de Marcela de escasos tres años y medio, a quien se le dijo que no podía
salir porque hacía frío. Ella razonó así:
- No, papito, no hace frío; los árboles no se mueven.

La formulación explícita del razonamiento anterior es:


Si los árboles se mueven, es señal de frío.
Los árboles no se mueven.
Luego, no hace frío.

El razonamiento puede ser deductivo, y se llama silogismo, si las premisas se


ordenan en forma tal que la primera es más general que la segunda y que la
conclusión, es decir, estas se encuentran comprendidas en la primera. Ejemplo:
Todos los estudiantes aspiran a aprender algo. 1a. premisa
Mario es estudiante. 2a. premisa
Luego, Mario aspira a aprender algo. Conclusión

183
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En lógica, para que la conclusión sea verdadera, se tienen que cumplir estrictamente
ciertas reglas, entre las que se cuentan que la primera premisa sea cierta y que en
ella esté comprendida la segunda.

El razonamiento es inductivo cuando las premisas son datos particulares de los


cuales se puede inferir una conclusión probablemente válida:
Las plantas de mi casa necesitan agua.
Luego, las plantas necesitan agua.

Desde luego, existen otras muchas formas de razonamiento, que se suelen analizar
en el estudio del discurso argumentativo (consultar Niño Rojas, 2012).

3.2 Significación expresiva


Por la trascendencia en el hombre del nivel cognitivo, que se constituye en el eje
de auto-orientación en el mundo, se corre el peligro de reducir tan solo a este el
significado, olvidando que el signo también es síntoma de todo un cúmulo de
experiencias subjetivas que se asocian a lo conceptual o lo afectan.

La combinación de contenidos de tipo cognitivo y los significados que


se configuran sobre las experiencias subjetivas, será el termómetro para
clasificar semánticamente un discurso y la base para la determinación de la
intención comunicativa en los enunciados. Y no se trata tan solo de simples
valores expresivos o estilísticos, como afirma Guiraud (1960), sino de
verdaderos significados susceptibles de ser producidos e interpretados en
la cadena del discurso.

Pero los dos tipos de significado, el cognitivo y el afectivo, siempre serán un


ingrediente obligatorio en toda expresión salida de la boca del hombre, asociados
en algún grado de proporcionalidad. Al respecto Castilla del Pino (1974) afirma:

Por muy informativo que resulte ser la totalidad del discurso, este se
presenta también como expresivo de un modo de estar y de aprehender
la realidad por parte del sujeto hablante, precisamente por el carácter
doblemente opcional que representa, por una parte, el sector de la realidad
que resulta aprehendiendo y, por otra, la forma y contenido mismo del
mensaje a expensas del cual se verifica la comunicación. Y a la inversa,
por exuberante que resulte ser un determinado lenguaje en orden a la
expresión de puras estimativas, es decir, de meras referencias subjetivas,
estas proceden siempre de alguna manera de la realidad como estímulo
provocador y en consecuencia contiene también algún ingrediente
indicativo [o sea referencial].

184
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Analicemos los niveles semánticos de los siguientes enunciados:

(1) No estoy muy seguro de ello.

(2) En la pecera se ven varias piedrecillas.

(3) Siento una pena enorme por tu ausencia.

En los tres enunciados hay elementos referenciales (nivel cognitivo) y elementos


expresivos. En (1) subyace un juicio en una estructura proposicional, pero
predomina el sentimiento de inseguridad; en (2) se percibe un modo subjetivo
de apreciar la pecera y de nombrar unos objetos (piedrecillas), pero sin duda
predomina una intención descriptiva (indicativa), en relación con un referente
(pecera); y en (3) resalta el carácter eminentemente expresivo (de pesar, tristeza)
aunque están presentes ciertos conceptos (enorme, ausencia).

Los significados afectivos pueden ser conscientes o inconscientes, pero siempre


acompañarán al mensaje, aunque sea como manifestación de la autoría de la
enunciación, es decir, la presencia del hablante, cuyo rol a veces es explícito:
“yo digo”, “afirmo”, “expreso lo siguiente”, “yo...”. La significación afectiva se
extiende a una vasta gama de matices, los cuales se expresan, también por medio
de muchos mecanismos y recursos permitidos por la lengua y por el ejercicio de
la acción discursiva. Enseguida se indican algunos ejemplos.

§ Medios fonéticos: modulación, timbre e intensidad de la voz, entonación,


pausas, acento enfático, repetición y diversos énfasis dados a las
expresiones.

§ Expresividad kinésica: mirada, gestos y movimientos.

§ Fórmulas de cortesía: “¡Gracias!”,”¡Mucho gusto!”, “¡Felicitaciones!”.

§ Morfemas derivativos: “gatito”, “airecillo”, “mozuelo”, (diminutivos).


“Carrote”, “perrazo”, “animalucho” (aumentativos).

Los enunciados también son muy variados, según el tipo de afectividad que
expresan, como se puede constatar en los siguientes ejemplos:

Sensaciones y percepciones Actitudes


- Se parece a una nube. - Tal vez no me quieras creer.
- No me gusta ese postre. - Te veo muy seguro del triunfo.

185
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Sentimientos y emociones Apreciaciones:


“Hay días en que somos tan - Es una carga para su familia.
lúgubres, tan lúgubres...” - Seguramente serán las seis.
(P. Barba Jacob).

Deseos: Sensibilidad popular:


- ¡Hágase como tú dices! “A mí me gusta el sancocho
- ¡Dios mío, que ganemos! y la arepa calientica,
pero aún me gustan más
Sensibilidad estética:
tus ojos y tu getica”.
¿Qué es el gato?
(Popular)
“ El gato es una gota de tigre”.

(Jairo Aníbal Niño)

3.3 Significación de acciones e interacciones


En el flujo comunicativo surge un tercer tipo de significado que, según las
situaciones y la fuerza ilocutiva, se suele superponer a la significación cognitiva
y afectiva: se trata de la expresión de acciones en las que de alguna manera se
implica tanto el hablante como el oyente -uno más que otro, según el caso-. Los
significados de interacción se derivan de la función apelativa del signo y por lo
tanto, son de carácter social (Cf. p. 129, 132).

La esencia de estos significados reside en el propósito o intención: lo


principal no será informar en sí mediante una aseveración, ni expresar
sentimientos, sino formular la fuerza de alguna acción, aunque para ello
se supone que debe aseverar o expresar. Es decir, lo apelativo o interactivo
siempre supone lo cognitivo y lo afectivo. El enunciado “ya puedes
ingresar al parque” designa una exhortación del hablante al oyente, pero
subyace una proposición (“N.N entra al parque”), una referencia (a un
parque) y una expresividad concomitante (ya no hay problema).

A este nivel se suelen ubicar los propósitos de orden ideológico en la


comunicación interpersonal y social. Se trata de la comunicación afectada por
el compromiso a una causa, por ejemplo, en la afiliación a un partido político,
la adhesión a una causa social o credo religioso, la defensa de un equipo de
fútbol al cual se es devoto: desempeñan un papel importante el interés, la

186
VII. Marco teórico para el análisis semántico

motivación y, muchas voces, el agrado y la simple comodidad, aunque, en


otras ocasiones se destaca el heroísmo y la valentía. La comunicación a este
nivel se llama de compromiso o ideológica, según el caso.

Ejemplos de enunciados portadores de significados apelativos o interactivos:

Acciones que se formulan y Prescripciones:


ejecutan: - Se prohíbe fijar avisos aquí.
- Declaro inaugurado este congreso. - No interrumpamos la conferencia.
- Juramos cumplir fielmente la ley.

Órdenes y exhortaciones: Desempeño de roles:


“Amarás a Dios sobre todas las - Luis moderará la reunión.
cosas - Me debes rendir cuenta a mí.
y al prójimo como a ti mismo”.
(Biblia)

Solicitudes: Acciones afectivas:


- Envíame tu dirección. - Lo felicito por sus éxitos obtenidos.
- ¿Cómo se llama tu amigo? - Reciban un saludo muy cariñoso.

4. Características del significado


4.1 Significado, sentido y valores
Es frecuente encontrar el uso de las palabras significado y sentido, entendidas
de manera igual o diferente. Semánticamente es más amplia y genérica la
palabra significado, cubre el proceso y la totalidad de los contenidos, aún
prescindiendo de situaciones particulares. En tanto que sentido proviene
de la acción interpretativa de los humanos. Este depende más de factores
individuales y contextuales en que se producen los hechos de significación,
dentro del discurso. Así la palabra polisémica raíz, en su significación, soporta
la interpretación de varios sentidos, según el contexto: raíz del árbol, raíz del
problema, raíz del diente.

Se debe a Guiraud (1960) la propuesta de distinguir los sentidos y valores, de


acuerdo con la Tabla 7.1.

187
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

SEMÁNTICA ESTILÍSTICA
Sentido de base Valor expresivo

Sentido contextual Valor sociocontextual

Tabla 7.1. Sentidos y valores

Como se ve, existe la columna de los sentidos, campo de la semántica, y la


columna de los valores que pertenece más a la estilística, sin que se desconozca su
importancia para la semántica. El sentido de base está dado por la significación
primaria y más usual de una expresión. Por ejemplo, en la palabra “lagarto”
encontramos su primer sentido el de un animal reptil pequeño de sangre fría,
algunos de cuya especie se camuflan por cambio de colores. Pero si decimos “ese
lagarto gigante del Amazonas se lo tragó”, entendemos por el contexto que se
trata de un cocodrilo. Es el sentido contextual de la palabra “lagarto”.

Ahora bien, si alguien en Colombia hablando de Raúl, quien se la pasa pidiendo


favores en las oficinas, exclama: “¡Qué lagarto es ese señor!”, nos referimos a
la persona de Raúl, pero con un significado especial: ironía, sarcasmo, desprecio.
Es el valor expresivo. Finalmente, el valor sociocontextual se da en la misma
expresión, pero tomado en el contexto social colombiano: esta expresión con este
valor solo se entiende en este medio social.

4.2 Denotación y connotación


Por su importancia en la semántica, ya que toca dos aspectos importantes de la
significación, creemos necesario hacer la aclaración de estos conceptos.

Denotación: denotar es referenciar, es decir, establecer vínculos de


asociación representativa entre el signo y el referente. Así, las palabras
casa, río, árbol, niño, libro denotan ciertos seres de la realidad natural. La
denotación, corresponde, por tanto, al proceso de significación desde el punto
de vista puramente representativo y referencial, el cual predomina en el discurso
científico y técnico.

Connotación: diferente pero complementario de denotar, connotar es asociar


matices significativos afectivos y socio-culturales (valores). Por ejemplo,
la expresión “me pegaron en el coco “, con cierto tono y en el contexto
sociocultural colombiano connota confianza, sátira, burla o humor, para
referirse no a una fruta sino a la cabeza (sentido contextual). La connotación
presupone la existencia de algún tipo de denotación, así no corresponda al
significado corriente (sentido de base) como en los ejemplos anteriores. La

188
VII. Marco teórico para el análisis semántico

connotación es manifestación de la función expresiva y apelativa y, por tanto,


es común en los discursos cotidianos y en los literarios, pero también en
expresiones que manifiestan cultura, costumbres, según el medio o contexto
social y geográfico.

4.3 Arbitrariedad y motivación


Los signos del lenguaje nacen de un consenso tácito social. Si bien esta
tesis viene de los griegos, se debe a Saussure (1961) el haberla sustentado
más directamente: afirma que la relación que une al significante con el
significado no es motivada sino convencional. No hay ninguna razón para
que la gente haya llamado a ciertos objetos compuestos de páginas, “libros”,
“books”,”livres” o “bücher”. He ahí precisamente, la base para que existan
varios idiomas o dialectos en el mundo.

Sin embargo, es el mismo Saussure quien advierte sobre lo relativo de la


arbitrariedad del signo lingüístico. En primer lugar, en aparente contradicción,
se mencionan los casos de onomatopeyas o palabras que imitan los sonidos
o movimientos: “pío-pío”, “guau-guau”, “tragar”, “hipo”, etc. Se dice que
estas palabras son motivadas de forma relativa, por cuanto guardan alguna
relación con el referente; aún así las onomatopeyas varían de una lengua a otra,
lo cual indica diferencias de interpretación de la realidad aludida.

El ejemplo anterior constituye una motivación fonética, pero existe además


la motivación semántica (ejemplos: el ojo de la aguja, la cabeza del alfiler, el
coco de mi cabeza) basada en razones de similitud de significado, la motivación
morfológica (ejemplos: des-pegar, ante-ojos, corre-dor) que resulta de
la composición significativa de las palabras a través de ciertos morfemas y,
finalmente, la motivación etimológica (o histórica) que alude a razones de
origen léxico, como las palabras “bélico”, “lácteo” y “materno” que tienen que
ver con “bellum” (guerra), “lacteum” (leche) y “mater” (madre) del latín, o
“semiología” y “autónomo” vocablos formados del griego: “sémeion” (signo) y
“logos” (tratado), y “autos” (por sí mismo) y “nomos” (ley); de ahí la utilidad
de conocer la formación etimológica del léxico de cada lengua.

En conclusión, los signos del lenguaje son, en cierta medida, arbitrarios y


convencionales, por cuanto no guardan una relación lógica con el referente
y reposan en una aceptación social previa; sin embargo, esta arbitrariedad
es relativa, pues dichos signos poseen, en cierto grado, algún tipo de
motivación. Por otro lado, es lógico suponer que todas las palabras de la
lengua se hallan, de alguna manera, motivadas etimológicamente, por su
origen y constitución.

189
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

5. Unidades de significación
5.1 Unidades menores que la palabra
La semántica tradicional siempre había tomado la palabra como objeto de
significación y, con ciertas limitaciones, lo sigue considerando así. Posteriormente,
la lingüística descubrió la existencia de ciertas unidades menores que la palabra
las cuales también tienen que ver con el significado, aunque no tan directamente:
se trata de los morfemas y lexemas a nivel morfológico, y de los fonemas a nivel
fonológico, como ya se dijo (Cf. p. 126).

Un fonema es la unidad sonora ideal de la lengua que permite la distinción


de significado de unidades mayores (Cf. p. 272). Así en las palabras “toma”
y “doma” la diferenciación de las unidades /t/ y /d/ hace que las unidades
léxicas tengan diferente significado. En cuanto a los morfemas y lexemas
recordemos (Cf. p. 126) que son unidades mínimas significativas de
la primera articulación, portadoras de algún tipo de significado, lexical
o gramatical. Así, el refrán “Al que madruga, Dios le ayuda” incluye los
lexemas madrug-a, Dios y ayud-a, y los morfemas a-l que madrug-a ayud-a.

Los lexemas son el soporte de las unidades lexicales portadoras de conceptos;


los morfemas expresan ciertos significados o relaciones gramaticales. En
conclusión, aunque los lexemas y morfemas son en sí unidades morfológicas,
su razón de ser o función es de carácter semántico.

5.2 Las palabras


Diversas concepciones
El hecho de que la mínima unidad significativa no sea la palabra sino el
morfema y lexema (o monema, según Martinet), no impide desconocer
la importancia de la palabra como elemento léxico de la lengua, como
unidad significativa y como punto de referencia para las categorías
gramaticales. Tradicionalmente tuvo gran realce, hasta el punto de que
el término “palabra” se llegó a usar como sinónimo de lenguaje, de signo
lingüístico, de literatura, o con otros sentidos figurados como los que le
dio Fernando Soto Aparicio en la lectura que se reproduce en los ejercicios
del este capítulo (Cf. p. 207). Véanse algunos ejemplos, en donde se le
asigna un sentido diferente:

190
VII. Marco teórico para el análisis semántico

“Las palabras se las lleva el viento”. (Habla).

“El hombre tiene el bello don de la palabra”. (Lenguaje).

“Conviene buscar qué significa esta palabra”. (Signo).

“Ese señor tiene una palabra convincente”. (Retórica).

Pero no es fácil definirla, a pesar del esfuerzo de muchos autores, como


Bühler (1967) quien afirma: “la palabra es una serie de sonidos conformados
fonológicamente, provista de significación y capaz de recibir valores de campo”.

Tan solo es posible delimitar la palabra intuitivamente, con base en distintos


criterios, así:

§ Como unidad significativa es un lexema o morfema (libres), o un conjunto


de lexemas o morfemas ligados: ángel, sol, la, des-compon-er.

§ Como unidad fónica es solo distinguible ante la presencia de una pausa o


interrupción, por breve que sea, ya que en la cadena sonora no se percibe:
Cuando / el / río / suena,/ piedras/ lleva /.

§ Como unidad gramatical es un elemento categorial (nombre, verbo,


adjetivo, pronombre, artículo, adverbio, preposición y conjunción), con
significados y funciones propias.

§ Como unidad léxica es un signo de la lengua registrable en el diccionario,


con diversas acepciones o significados (ahora, tiempo, perro). Pero
frecuentemente, una unidad léxica es conformada por varias palabras
(unidad léxica compuesta): cerca de, sin embargo, Buenos Aires, a veces,
a tiempo.

§ Como unidad escrita se distingue por su separación en la cadena de


signos.

Clasificación de las palabras


En la Figura 7.3. se recoge los distintos criterios para su clasificación:

191
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 7.3. Clasificación de las palabras como unidades léxicas y gramaticales.

Análisis componencial
Para la interpretación del significado de las palabras del primer grupo, o sea de
las palabras plenas, los diccionarios de las lenguas proponen un significado, que
si bien no es muy exacto, considerado fuera del contexto en que se usan, es el
significado de base, el común y convencional para los hablantes de la lengua.

192
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Existe una teoría, derivada de la lógica, que facilita analizar este significado:
la teoría del análisis componencial (Lyons, 1975). Se trata de una técnica
propuesta para analizar las unidades léxicas en su sentido de base, mediante la
descomposición de sus rasgos semánticos o semas.

Semánticamente cada unidad léxica se define por la presencia o ausencia de


rasgos caracterizadores (semas). Por ejemplo, en la palabra manzana encontramos
los rasgos (semas) de no humano, vegetal, alimento, no mineral, etcétera. Para
confrontar los rasgos semánticos de varias unidades léxicas entre sí, son usuales
los cuadros como el siguiente en el que se presentan como ejemplos niño, mujer,
varón, gata, mesa, silla, agua, con su correspondiente análisis componencial.

Tabla 7.2. Ejemplo de análisis componencial

5.3 Significado de la oración


La oración será objeto de amplio estudio en el siguiente capítulo. Como allí se
afirma, tradicionalmente la oración ha sido de gran interés para los estudiosos
más como una unidad sintáctica que una unidad de significado propiamente. Y el
que desde los griegos se pensara que la oración es portadora de la proposición, se
dejó como un problema que pertenecía más a la lógica que a la gramática.

Se debe a Noam Chomsky (1975) haber rescatado para el estudio de la lengua


el análisis de semántico de la oración. Para él, la gramática se basa en tres
componentes: un componente generativo, el sintáctico, y dos interpretativos: el
semántico y fonológico (Cf. p. 107, 246). Sus seguidores llegaron a realzar la parte
semántica hasta tal punto que pasó a ser el componente generativo. Es decir, la
estructura semántica de la proposición es la que permite las transformaciones
mentales para llegar a la configuración de las estructuras sintácticas de la
oración (Cf. p. 107, 246, 247).

193
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Tradicionalmente se decía que las oraciones según la actitud del hablante


podían ser aseverativas, exclamativas e interrogativas. Actualmente este punto
de vista sigue siendo de interés por cuanto explica el modo significativo de la
oración, es decir, la manera como se expresa la proposición en la emisión de los
enunciados (Cf. p. 216).

5.4 Análisis semántico del texto


A partir de la lingüística del texto (Cf. p. 147, 287), o estudios del discurso, la
interpretación semántica toma un nuevo sentido. Ya no será suficiente considerar
el significado de las palabras y de las oraciones, únicamente, sino que estas se
integrarán a la macrosemántica o interpretación del discurso, como unidad global
portadora de significado. Su producción implica diversos procesos semióticos
y lingüísticos, en una red compleja e íntegra de relaciones de orden cognitivo,
semántico, sintáctico, fonológico-fonético, sociológico y pragmático.

Para un análisis integral del discurso convendrá tener en cuenta todos estos
elementos. Sin embargo, para los efectos del análisis semántico, de por sí son
relevantes el componente cognitivo y el componente semántico, propiamente. El
primero tiene que ver con la representación y procesamiento de la información, en
la relación con el mundo real y posible. A este nivel se distinguen conceptos como
referente, mundo posible, campo de experiencia y marco de conocimiento,
entre otros.

El análisis del componente semántico parte de la base de la representación


conceptual que se deriva de la dimensión cognitiva; comprende, además, los
diversos niveles de significación y los factores estructurales que inciden, bien
en la producción o en la comprensión, de los cuales los más importantes son: el
tema, plan global (textual) o macroestructura y la coherencia (Cf. p. 162).

Como ejemplo, analicemos algunos puntos del siguiente texto, tomado de El


Tiempo de Bogotá (agosto 7 de 2001), escrito por el pedagogo Francisco Cajiao:

DOS MUNDOS DE HOY:

Educación y Lenguaje
El proceso educativo en las comunidades humanas se inicia desde el nacimiento
y dura toda la vida. Este proceso es un continuo intercambio material, corporal
y simbólico que extiende desde las personas próximas de la familia y la
comunidad en la cual se nace y se crece, hasta la infinita extensión de razas,
pueblos, lenguas y culturas actuales y pasadas. En este sentido, la educación es
omnipresente, está en todas partes, se realiza a todas las horas y se realiza en

194
VII. Marco teórico para el análisis semántico

todas las direcciones de la relación humana. Todos educan a todos, cada quien
tiene algo que enseñar y algo que aprender.

Este incesante fluir de saberes, experiencias, interrogantes, imposiciones,


acciones y deseos constituye la principal actividad de la especie humana y a
ella se debe su evolución biológica y su desarrollo colectivo. El vehículo de
este constante murmullo que nunca cesa es el lenguaje, o mejor, un abundante
arsenal de lenguajes que van desde el gesto inmediato del cuerpo hasta la onda
electromagnética que mediante instrumentos satelitales trasmite la clave digital
de una fotografía o un número entre puntos distantes del planeta.

El lenguaje es el punto crucial de la experiencia humana y su domino y uso


constituye la posibilidad de progreso individual y colectivo. Por eso, hablar de
desarrollo humano es hablar de educación, y hablar de educación es hablar de
lenguajes, porque todo aquello que es humano requiere un lenguaje particular
para ser construido en el mundo propio de cada persona y en la red social en la
cual todas las cosas adquieren su significados.

En el extenso universo de los símbolos sociales existen grandes diferencias de


lenguajes y de significados que definen el mundo de la pobreza, de la exclusión,
del placer, de la violencia, de la opulencia, del poder. Mundos complejos que
disponen de objetos y actividades propias, de modas y apariencias, de actitudes
ante los demás, de deseos y necesidades. Cuando se vive en estos mundos se
aprenden sus códigos de comportamiento, sus lenguajes y se hace parte de
ellos... y por eso desde muy pronto en la vida se es parte de un país marginal, de
una población desplazada por la guerra, de una elite intelectual o de un pueblo
con poder sobre otros pueblos. Esta educación que viene de los recursos que se
cuenta, de los bienes que se pueden adquirir, de los amigos que se encuentran,
refuerzan todos los días una imagen propia. ¿Cómo es un colombiano promedio?
¿Cuál es su autoimagen? ¿Cuáles son los signos y lenguajes con los cuales
crece? ¿Cómo lo ven en el resto del mundo?

Pocas de estas cosas pasan por al reflexión de la escuela, pero todas ellas llegan
allí encarnadas en alumnos y maestros, y dentro de la escuela comienzan circular
dos mundos paralelos: el mundo real de todo lo que intercambian los habitantes
de esos asteroides sociales que son las instituciones escolares y el mundo ideal
escrito a través del abecedario fonético al cual se debe dedicar la mayor parte
de las horas disponibles de los muchos años que se pasan sentados en pupitres
áridos como un desierto.

La educación de los pueblos, como proceso de humanización colectiva, debe


hoy lograr un difícil equilibrio: satisfacer el derecho universal a poseer un
alfabeto porque es la llave de un mundo más humano, y saber que una educación
centrada exclusivamente en entregar mecánicamente un alfabeto puede fracasar
ante millones de vidas que antes que signos necesitan significados.

(Francisco Cajiao)

195
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Análisis del componente cognitivo: este exige indagar, entre otros, por aspectos
como los que sugieren los interrogantes:
(1) ¿A qué realidad o mundo se refiere el texto? Como sugiere el título, se
habla de dos mundos: uno social, el de la educación, y otro simbólico, el del
lenguaje.
(2) ¿Qué experiencia humana se refleja? Se nota preocupación por encontrarle
sentido a los procesos propios de la institución educativa: “hablar de
educación es hablar de lenguajes”; en lo colectivo y personal “las cosas
adquieren sus significados”. Lo educativo y simbólico permea todo el texto;
hay dominio, familiaridad, liderazgo.
(3) ¿Qué cosmovisión subyace? El texto se apoya en diversidad de concepciones
sobre los dos mundos: la educación, omnipresente, continua; es un “incesante
fluir de saberes y experiencias”; su vehículo es el lenguaje o los lenguajes;
lleva al progreso individual y colectivo, el progreso humano; los símbolos y
su significado definen los mundos; la educación como humanización busca
un equilibrio.
(4) ¿Qué hechos cognoscitivos se representan? El texto remite a varios
hechos: la educación como interacción múltiple, el papel del lenguaje, lo
que pasa en la escuela, el rol de la sociedad. Un hecho macro se resume en la
frase: “Todos educan a todos, cada quien tiene algo que enseñar y algo que
aprender”: allí los agentes son también sujetos de una acción-proceso, que
tiene lugar en diferentes espacios y escenarios.
Análisis del componente semántico: propiamente, cabría analizar aspectos
como los siguientes:
(1) ¿Qué tipo de significación predomina? Aunque el contenido es propio
de un ensayo de opinión en el que el autor plasma su concepción, visión,
compromiso y posición frente a la problemática (predomina un nivel
apelativo, argumentativo), hay muchos elementos indicativos o descriptivos
de realidades objetivas: la educación desde el nacimiento y de por vida, hablar
de educación es hablar de lenguajes, se parte de una población desplazada
por la guerra, etcétera.
(2) ¿Qué unidades significativas son relevantes? Lo primero que aparece es
el efecto semiótico del texto publicado en la página de opinión, con sus
títulos, fotografía del autor, el texto a dos columnas. Semánticamente toman
fuerza lo seis párrafos y dentro de ellos las oraciones (y proposiciones)
sustentadoras de verdades, bien conectadas: “En este sentido, la educación
es omnipresente...”. Hay palabras reiterativas muy significativas: proceso
educativo, lenguaje, símbolo, persona, comunidad...

196
VII. Marco teórico para el análisis semántico

(3) ¿Cómo está organizado el contenido del texto? La macroestructura se


apoya en una secuencia que va de lo global a situaciones específicas, de la
argumentación a la aplicación y a la conclusión. Se empieza contextualizando
y planteando una reflexión sobre el tema. Después pasa a situaciones
concretas: la escuela y las personas. La macroproposición es: “La educación
encuentra sentido en los lenguajes”.
(4) ¿Cómo se da la coherencia? Hay coherencia interna y externa. Interna, al
ver cómo relaciona con vigor lo educativo con lo simbólico, los códigos con
la comunidad, su reflexión con la población escolar y la escuela. Externo, al
destacar la actualización (la clave digital) y la mención a los desplazados,
tema muy colombiano.

6. Fenómenos semánticos especiales


En la configuración de los significados se suelen presentar ciertos fenómenos
especiales, importantes no solo porque facilitan una adecuada interpretación
semántica de los enunciados en el discurso, sino también porque son instrumento
para una mejor comunicación lingüística. Estos hechos corresponden a las
propiedades semánticas de la lengua y tienen que ver con las relaciones entre
los significados y los significantes, y de unos significados con otros. Algunas de
estas relaciones corresponden a la expresión de ciertas figuras lógicas y literarias
que analizaba la retórica.

6.1. Relaciones significante-significado


Sinonimia
Con frecuencia se oye afirmar “esto es lo mismo expresado de otra manera”,
“¿no podría usted decir lo mismo con otras palabras?”. Se trata de relaciones
de identidad (o mejor de semejanza) semántica, consistentes en mecanismos
lingüísticos que permiten expresar el mismo o un significado similar con
distintos significantes:
Ste. 1
Ste. 2
Sdo. Ste. 3
Ste. 4
Ste. N

197
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Los siguientes podrían ser ejemplos de sinonimia:

País en vía de desarrollo.


Nación subdesarrollada

Mandar Estudiante
Ordenar Alumno
Exhortar Colegial
Universitario

Una característica de los sinónimos es la de ser intercambiables; pero ¿en realidad


significan lo mismo? Si se quiere ser más preciso, los sinónimos no significan
exactamente lo mismo, significan algo similar o parecido. Por ejemplo, en
“país en vía de desarrollo” hay una visión optimista, en tanto que en “país
subdesarrollado” se expresa la cruda realidad. El “estudiante” puede estudiar por
su cuenta, sin ser “alumno”; “colegial” asocia la idea del plantel donde estudia, y
“universitario” indica que es de educación superior.

Una sinonimia especial es la paráfrasis, la cual permite expresar de otra manera


un significado, ampliándolo y haciendo énfasis en aspectos nuevos. Ejemplos:

 Los orientó el guía. Les ayudó el señor encargado de recibirlos y de


orientarlos.

 Se disolvió la asamblea. O sea, se terminó la reunión de los representantes.

Otra forma de paráfrasis consiste en cambiar el orden en los elementos de los


enunciados del discurso, sin que cambie el significado:

 Mi hermano se inventó un carro de chatarra.

 Un carro de chatarra fue inventado por mi hermano.

Como se puede observar, la paráfrasis es un buen recurso para la creatividad y


para la aclaración significativa, en el transcurso del discurso.

Antonimia
Es la relación semántica en la cual se confrontan dos expresiones, cuyo significado
excluye el uno al otro, como se ve en el siguiente ejemplo:

198
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Su figura me ahuyentó. / Su figura me atrajo.

Como se infiere, la antonimia puede darse a nivel léxico o a nivel oracional:

Antonimia léxica: frío / caliente, alto / bajo, bueno / malo, pereza / diligencia.

Antonimia sintáctica: existen varias expresiones sintácticas. Por ejemplo, en las


oraciones disyuntivas se suelen contraponer dos proposiciones antónimas, por
ejemplo: “O lo tomas, o lo dejas”. “O avanzamos, o vamos como el cangrejo”.
Otra forma común de contraponer juicios es la de las oraciones adversativas,
en donde la oposición no es total, solo se da en algún aspecto, ejemplos: “Se
encontró una fortuna, pero siguió pobre”. “El ciclista llegó de tercero a la meta,
sin embargo no lo satisfizo plenamente”.

Polisemia
La polisemia se asemeja a la homonimia y a la ambigüedad por cuanto los
tres son fenómenos que se basan en relaciones de pluralidad semántica (se
dan varios significados) con un mismo significante, en fórmula contraria a la
de la sinonimia:
Significado 1
Significado 2 Significante
Significado 3
Significado N

Lo particular en la polisemia consiste en que ciertas unidades léxicas (palabras)


tienen la propiedad de usarse con diversas significaciones, en distintos contextos
o situaciones, como la palabra “perro” en los siguientes enunciados:
Ese hombre es muy perro.
El perro salió ladrando.
Deléitese con un perro caliente.

Obsérvese que se trata de una misma unidad léxica con diferentes aplicaciones
semánticas. Por tanto, no es coincidencia de distintas palabras, como en la
homonimia.

La polisemia es fuente de riqueza expresiva, propiedad de la lengua, que se


suele manifestar en los diccionarios en forma de acepciones. Obsérvense las
siguientes expresiones posibles gracias a la polisemia de las palabras raíz,
operación y cabeza:

199
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Raíz Operación Cabeza


raíz del diente operación médica cabeza del Estado
raíz del árbol operación mental cabeza del alfiler
raíz del problema operación militar cabeza de la fila
lo suprimió de raíz operación matemática me duele la cabeza

Homonimia
Bastante común en la lengua española, varía de una lengua a otra. Se trata de
relacionar significados totalmente distintos, con coincidencia de la forma de los
significantes, como en la polisemia. Sin embargo, no son aplicaciones de una
misma palabra sino en realidad unidades léxicas diferentes, aunque coincidentes
en la forma fonética y, a veces, escrita. Por esta razón, en español existen dos
tipos de homonimia: la homofonía y la homografía. La primera es la expresión
de distintos significados con una idéntica forma fonética, aunque no coincide en
todo en la escritura.

Ejemplos:
hasta asta hay ay
vello bello casa caza
bota vota cima sima

La segunda, o sea la homografía, es el fenómeno en que se expresan significados


totalmente distintos con formas que se escriben de manera idéntica. Ejemplos:
haz (de hacer) haz (manojo)
paso (lugar de travesía) paso (de pasar)
oro (de orar) oro (metal)
lima (fruta) lima (instrumento)

6.2 Relaciones entre significados


Comparación
Se da cuando se relacionan significados para contrastar sus semejanzas o sus
diferencias. La comparación es un recurso del discurso persuasivo, en donde
cumple una función argumentadora, dando origen a otros fenómenos o figuras
literarias, como pueden ser la alegoría, el símil o la analogía. Ejemplos:

200
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Del discurso cotidiano:


- Así quedaste como una bruja.
- En lo fresco, mi amigo se parece a una lechuga.

Del discurso literario:


“El dormir es como un puente
que va de hoy al mañana.
Por debajo, como un sueño,
pasa el agua”. (Juan Ramón Jiménez)

Ironía
Es la relación de oposición entre un significado manifiesto y otro oculto. Uno
lleva al otro. En otras palabras, en la ironía se da a entender un significado
contrario al que aparentemente se expresa. El significado de la ironía lleva en
sí connotaciones afectivas de tipo picaresco o burlesco, como en los siguientes
ejemplos:
- ¡Pero qué generoso es usted! (Por el tono, le da entender que es tacaño).
- Era un tipo tan valiente que hasta le temblaba la voz.

Hipérbole
De manera similar al anterior, en este fenómeno se relaciona un significado
corriente, con otro que se sale de los límites de lo normal. Muchas veces se
registra en el discurso de tipo literario.

Ejemplo:

Erase una vieja


que vivía en un zapato
y tantos hijos tenía
que no paraba ni un rato.
(Javier Vilar)

201
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

6.3 Inferencias
E1 significado inferencial se interpreta cuando se asocian sentidos que no aparecen
totalmente explícitos en el discurso, pero que se desprenden del mensaje. Por
tanto, hacen parte de los propósitos subyacentes del escritor o primer interlocutor.
El destinatario deberá descubrir cuidadosamente estos significados, los cuales se
hallan más o menos ocultos en la cadena oral o escrita, en cada situación o
contexto.

Enseguida se mencionan dos casos en donde es posible interpretar el significado


inferencial: el de las implicaciones y la elipsis.

Implicaciones
Se dan en la relación lógica entre la información proporcionada por los enunciados
del discurso y la información de otros enunciados que necesariamente se encierran
en él o se derivan. Corresponden a la fórmula:

Si A entonces B. A B A⊃B

Ejemplo:
Si hay humo, entonces hay fuego.
Llegó el maestro, luego sí hay clase.

Entre otros sentidos, la implicación encierra aseveraciones derivadas de


proposiciones condicionales y de complementaciones. Las implicaciones pueden
ser de dos clases: las consecuencias y las complementaciones, las cuales se
explican a continuación.

Consecuencias: son enunciados que se producen como efecto de otros enunciados


anteriores causales o condicionales, ejemplos:
- Cuando el río suena, piedras lleva.
- Si apagas la luz no lo leerás.
- Si te casas tendrás que vivir con ella.
- Si era sordo, entonces no pudo oír.

Complementaciones: los complementos pueden ser el polo opuesto como partes


que se corresponden unas con otras. Ejemplos:
“Caliente” implica “frío”. “Prender la luz” implica “apagarla”
“Plural” implica “singular”. “Descansar” implica “cansado.
“Hijo” implica “padre”. “Mitad” implica “entero”.

202
VII. Marco teórico para el análisis semántico

Presuposiciones
Las presuposiciones caen en el campo inferencial y tocan de alguna manera con
el fenómeno de implicación.

La presuposición es la relación que se establece entre un enunciado y una


aseveración anterior, que se supone. Así “¿cómo te fue en el viaje?” presupone
la proposición “tú viajaste”; “muy bonito el regalo”, presupone “alguien regaló”
o “alguien piensa entregar algo como regalo”. Como se puede observar, la
presuposición es un fenómeno semántico que permite la inferencia lógica sobre
la base de un análisis de las estructuras conceptuales significadas y sus posibles
relaciones.

Eco (1992), al relacionar la presuposición con la pragmática -como una dimensión


de la semiótica-, afirma que la presuposición “cubre fenómenos semióticos
dispares”. Basado en distintos autores, Eco cita nueve casos de presuposición, de
diferente estructura sintáctica y léxica, a saber:
 Descripciones definidas: relacionadas con las expresiones referenciales,
ejemplo: “Pedro compró el vestido azul”. (presupone la existencia previa
de un vestido azul).
 Presuposiciones con verbos:
Con verbos factivos: “Me informaron que ya llegó el maestro” (presupone
la llegada del maestro).
Verbos implicativos: “El preso logró escaparse” (presupone que intentó
o buscaba hacerlo).
Verbos de cambio de estado: “Ya ha dejado de hacer frío” (presupone
que antes hacía frío).
Verbos de juicio: “Mi hermano le reprochó haber llegado tarde”
(Presupone que es reprochable el llegar tarde).
 Frases “clift”: “Fue Luisa quien llamó” (presupone que alguien llamó).
 Constituyentes acentuados: “El niño rompió el vaso” (presupone que
alguien rompió el vaso).
 Preguntas introducidas con interrogativos (quién, qué, cuándo,
etcétera): “¿Cómo averiguaste la noticia?” (presupone que alguien
averiguó la noticia).
 Verbos y adverbios iterativos: “Otra vez mi tío se ganó el premio”
(presupone que ya se lo había ganado al menos una vez).
 Condicionales contrafácticos: “Si hubieras ingresado a la universidad,

203
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

habrías aprendido mucho” (presupone que el interlocutor no ingresó a


la universidad).
 Proposiciones subordinadas temporales: “Después de terminada la
reunión, María habló conmigo” (presupone que hubo una reunión).
 Proposiciones relativas no “restrictivas”: “El joven que está de pie es
mi hermano” (presupone que un hombre joven está de pie).

Elipsis
Es un fenómeno muy común en el discurso cotidiano y también en el literario.
Se da cuando con una expresión, se logra hacer sobreentender un significado
adicional que no está explícito; esto es posible con la ayuda del contexto verbal
y extraverbal. Ejemplos:
En Colombia la expresión “Viajamos a la Costa” quiere decir “Viajamos a la
Costa Atlántica”. “Ayer llovió en la capital” quiere decir “Ayer llovió en la ciudad
de Bogotá”.
A veces las elipsis se pierden en la conciencia del hablante como la palabra
“Periódico”, pues ya casi nadie recuerda que quiere decir “Papel periódico” (que
sale periódicamente).

6.4 Irregularidades semánticas


Ambigüedad
Puede ser una consecuencia de la polisemia, de construcciones sintácticas
erradas o de la misma homonimia. Consiste en la posibilidad de interpretar en las
palabras o enunciados del discurso dos significados diferentes. Existen dos tipos
de ambigüedad: la ambigüedad léxica y la sintáctica. Ejemplos:

Ambigüedad léxica: “Tuvo problemas por falta de un gato”. Se puede entender


(en el contexto de Colombia) como: gato = animal doméstico, o gato = aparato
mecánico.

Ambigüedad sintáctica: “Se alquilan vestidos para novias de segunda”. Se


puede interpretar como: “Se alquilan vestidos de segunda, para las novias” o “Se
alquilan vestidos para novias, consideradas de segunda (sentido despectivo)”. La
oración “Encontraron el cerdo listo para comer” es ambigua porque se puede
entender como que “El cerdo ya iba a comer” o “La carne de cerdo estaba ya
preparada para comer”.

204
VII. Marco teórico para el análisis semántico

En ciertos discursos (los literarios) la ambigüedad cumple funciones de recurso


expresivo para buscar determinados efectos estéticos. Pero, la mayoría de las
veces es más una dificultad comunicativa, superable a la luz del contexto verbal
o situacional.
Anomalía semántica
Si bien las reglas del sistema gramatical se subordinan a la expresión de un
significado, según el propósito comunicable e inteligible, es posible imaginar la
emisión de enunciados gramaticalmente irreprochables, pero con una estructura
conceptual incompatible o, al menos, incomprensible aparentemente (sin
coherencia referencial), como en los siguientes ejemplos:
 El señor dio a luz un hermoso bebé.
 El unicornio reprochaba a los ojos del esmero desmesuradamente.

De acuerdo con las teorías de Chomsky (1975), estas oraciones se consideran


anómalas desde el punto de vista semántico, es decir, son incomprensibles. Aun
así, ¿no es posible encontrarles algún sentido? Podría ser, desde un punto de vista
figurado, poético o psicológico. El primer enunciado, por ejemplo, es significativo
si hace referencia de esta manera a la publicación de un libro valioso. Lo mismo
sucede con expresiones aparentemente anómalas, pero con sentido a un nivel
literario. Ejemplo:
La luna y el niño juegan
un juego que nadie ve;
se ven sin mirarse,
hablan lengua de pura mudez.
(Mariano Brull).

Redundancia
La redundancia se da en la reiteración o repetición del significado, una propiedad
no siempre reprochable en la comunicación. Se suele llamar también pleonasmo.
Ejemplos:
- Pinte usted un círculo redondo.
- Subieron para arriba.
- Salgamos de adentro.
- Entre para adentro.

Con frecuencia la redundancia se justifica por necesidades expresivas o de dar


algún énfasis especial en lo que se quiere dar a entender: “lo escuché con estos
oídos”, “le sale de muy dentro del alma”, “lo tomó en sus manos”.

205
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

A veces la redundancia se expresa mediante la repetición léxica o sintáctica, lo


cual puede ser, según el contexto, índice de pobreza de vocabulario. Por ejemplo:
“Lo demandó en una demanda penal”. Sin embargo, a veces es una estrategia
significativa: “Vivir una vida plena”.

Ejercicios de aplicación

1. La semántica como ciencia del significado


 Escriba: ¿qué estudia la semántica y dónde se origina?
 Discuta: ¿qué enfoque u orientaciones ha tenido la semántica?

2. Construcción del significado


 Busque respuestas: ¿qué significa significar?
 ¿En qué consisten las tres teorías del significado?
 ¿Qué otras concepciones existen sobre significado? ¿Qué tienen en común?
 ¿Dónde se origina el significado?

3. Niveles de significación
 Escoja una pregunta y escriba un ensayo dando ejemplos:
- ¿Por qué lo cognitivo subyace en cualquier enunciado?
- ¿Los enunciados siempre tienen referentes objetivos y externos? ¿Por qué?
- ¿Lo cognitivo y lo afectivo se dan par separado?
- ¿Qué matices significativos se distinguen a nivel de las acciones e
interacciones?

4. Características del significado


 Explique con un ejemplo:
- Conceptos de significado, sentido y valores
- Arbitrariedad y motivación
 Explique con ejemplos la denotación y connotación.

206
VII. Marco teórico para el análisis semántico

5. Unidades de significación
 Explique con ejemplos qué es un morfema y un lexema.
 Lea el siguiente texto sobre las palabras, del escritor colombiano Fernando
Soto Aparicio:

¿Qué es la palabra?
La palabra para mí es un elemento maravilloso. Desde muy pequeño aprendí
a amar las palabras, y a llenar con ellas el silencio; cuando supe escribir, ya
llené mis cuadernos, y es lo que he seguido haciendo a través de los años. La
palabra pinta, suena, abofetea, enamora, se dispara hacia el infinito o hacia
el corazón, que viene a ser lo mismo; la palabra no tiene límites como no los
tiene el hombre cuando aprende a entenderla, a servirse de ella y a dejar que
ella se sirva de su entendimiento para pronunciarse. Por la palabra he pintado
mundos sobre una página donde no existía nada, he oído el ruido del agua en
medio del desierto, he aprendido a amar a una mujer que solo había escrito una
frase en un papel cualquiera.
De la palabra y por ella han salido nombres, situaciones, quejas, revoluciones
y blasfemias, y por la palabra he comprendido personas, injusticias, llamadas
de auxilio, convulsiones sociales y plegarias. Yo creo que vivo en función de la
palabra; es mi aliada, mi instrumento, mi compañía. Tal vez porque hablo poco,
escribo mucho; creo en la escritura: lo que se dice pasa y se olvida, lo que se
escribe recuerda y compromete. Yo quiero que se recuerde lo que he escrito, y
que una generación de latinoamericanos se comprometa con ello. El escritor
no puede pensar en sí mismo sino en su mundo, y no puede salvarse solo sino
salvándolos a todos o hundiéndose con ellos. Las tiranías conocen muy bien el
valor de la palabra, y por eso junto a las tiranías solo hay silencio.

 Resuma en un cuadro los conceptos de palabra.


 Clasifique las palabras del texto anterior.
 Analice los semas de diez palabras del texto.
 Analice semánticamente el texto y responda:
- ¿Cuál es el referente y a qué tipo de mundo pertenece?
- ¿Qué campos de experiencia y marco de referencia están implicados?
- ¿Qué hechos cognoscitivos o informativos se involucran?
- ¿Cuál es el tema? ¿Está expresado en el título?
- ¿Qué esquema o plan global (macroestructura) se sustenta en el texto?

207
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

6. Fenómenos semánticos
 Sustituya la expresión destacada, por otra sin que varíe el significado:

Encontrar la frase de Jesús lloró, escrita en los evangelios, es muy


natural, pues sabemos que él amaba profundamente a sus amigos y
a su patria, y la muerte de uno de ellos y la desgracia de la otra, lo
conmovieron hasta las lágrimas.

(El Espectador, Bogotá, 1984)

 Sustituya la expresión impropia por otra que sea propia:


- Contrajeron náuseas en la iglesia del centro.
- Como no tuve dinero le presté a Juan.
- Se equivocó por falta de ignorancia.
- No tuvo suficientes actitudes para el servicio militar.
- Me parece muy accesible el premio ofrecido.
- Pronuncie bien esa letra.

 Construya oraciones con significados diferentes, empleando las siguientes


palabras (polisémicas):
tabla hacer rico curso
ley desarrollar fuerte elaborar
orden correcto derecho prestar

 Suprima la redundancia en las siguientes oraciones:


- Mandar una orden de captura.
- Vivió una vida muy feliz.
- La luz iluminó el recinto.
- La ley jurídica del derecho legitimó dicha exigencia.

 ¿Cómo se podrían desambigüizar las siguientes oraciones?


- Tuvo valor para subir las escaleras.
- Los perros de los vecinos comieron en sus platos.
- Se venden muebles para alcoba de segunda.

208
VII. Marco teórico para el análisis semántico

 Complete las oraciones con la forma verbal más apropiada. (Verbos: cooperar,
ayudar, contribuir, donar, apoyar, facilitar, asistir, felicitar, reforzar, alargar)
- Era un buen hombre; siempre me _________ con su consejo.
- Para que apruebe el curso es necesario que ____________ tu trabajo.
- Para superar esta necesidad mis compañeros me ______________ con
una pequeña cuota.
- Conviene que______________ al anciano; no olvidemos que hoy es
“por ti y mañana por mí”.
- Los fieles________________ con un aporte para pintar el templo.
- El joven logró___________________ a las víctimas del accidente.
- La anciana le____________________ su mano y lo saludó.
- Todos_________a la reunión y con ello la elección de una nueva junta.
- Antes de morir ________________sus bienes a los más necesitados.

 Busque implicaciones en los siguientes enunciados. Señale las


presuposiciones:

- Lo saludó como siempre y le entregó el informe solicitado.


- Su hermana le curó la herida causada por el accidente.
- Si hace buen tiempo, saldremos al parque.

209
Capítulo octavo

Marco teórico para el análisis


morfosintáctico
“... La gramática (...) existe esencialmente en el espíritu, al
que ofrece la manera de enlazar las palabras para expresar y
concebir ideas”.
W. von Humboldt

Introducción
Por mucho tiempo, la oración se consideró como una unidad poco importante
desde el punto de vista de su significado (únicamente lo tenían las palabras)
o, al menos, como elemento solo interesante por sus relaciones formales.
Después de Chomsky, la oración ocupó un lugar destacado en el desarrollo
de la competencia lingüística, al constituirse en objeto de la creatividad en la
producción y comprensión par parte del hablante-oyente.

Hoy se sabe que la oración es el esquema gramatical de los enunciados en


el discurso y, por tanto, una unidad importante en la secuencia textual, como
soporte que es de la proposición. Por estas razones, cabría asumir el enunciado
oracional, como una estructura proposicional y significativa, pero también
como estructura formal en la que se relacionan las palabras de la lengua, es
decir, de orden morfosintáctico.

Según esto, se podrían formular interrogantes como los siguientes: ¿qué


concepción se tiene de oración? ¿Qué significado posee la oración? ¿Cuál es la
estructura conceptual de la proposición? ¿Cómo es la estructura sintáctica de
la oración simple? ¿Cuáles son las partes de la oración y cómo se caracterizan?
¿Cómo se clasifican las oraciones compuestas? ¿Cómo se relaciona la
proposición con la oración?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Enunciados y oraciones
Tradicionalmente se ha hablado de la oración como la “mínima unidad del
habla con sentido completo”. ¿Pero es realmente la mínima unidad del habla?
Si recordamos, el habla es la acción individual mediante la cual ponemos en
práctica la lengua; por tanto, la mínima unidad es el acto de habla (Cf. p. 19,
40, 108, 149-151). ¿Dónde aparece la oración?
Obsérvese el siguiente pasaje de “E1 principito”:
La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda tierra
habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en
medio del océano. Imaginaos, pues, mi sorpresa, cuando al romper
el alba, me despertó una extraña vocecita que decía:
- Por favor ¡dibújame un corderito!
- ¡Eh!
- Dibújame un...
Me puse de pie de un salto, como golpeado par un rayo. Me froté los
ojos.
Miré bien. Y vi a un hombrecito enteramente extraordinario que me
examinaba gravemente (Antoine de Saint-Exupery).

Si en el texto anterior hacemos ciertos cortes, de acuerdo con la existencia de


posibles actos de habla, se distinguen algunos segmentos producidos en cadena
como soporte de la comunicación. A estos segmentos los llamaremos enunciados.
Un enunciado es una emisión con sentido, producto de un acto de habla, por
ejemplo, “La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda la tierra
habitada”. Ahora bien, en la emisión de un enunciado, el hablante (o escritor)
necesariamente aplica las reglas de la gramática. Es decir, el enunciado se emite
y se percibe organizado gramaticalmente. Esta organización en la cadena textual
es la que nos permite hablar de oración. Así, en la organización gramatical del
enunciado anterior de “El Principito” se percibe la estructura organizativa de
una oración. Pero otros enunciados, por ejemplo, la expresión ¡Eh! no encierran
en apariencia una oración, aunque mentalmente sí se puede entender como tal
(equivale a algo así, como “¡estoy sorprendido!”).

En consecuencia, la oración es un concepto que se refiere a la organización


gramatical del enunciado, emitido en las prácticas comunicativas del
discurso: por eso es posible hablar de enunciados oracionales, de enunciados
cuya estructura gramatical es una oración, o de oraciones cuya emisión son
los enunciados.

212
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Aunque la oración no es de por sí la mínima unidad del habla, sí se evidencia la


necesidad de seguir considerándola como la unidad básica de la organización
gramatical de los enunciados y como expresión de la proposición. Sin
embargo, su interpretación solo es posible, como parte de una unidad mayor.
¿Será fácil para un lector u oyente comprender plenamente el significado y la
intención comunicativa que encierra el enunciado oracional “Me froté los ojos”,
considerado aisladamente? Probablemente no. Según las situaciones, podría ser
la expresión de dolor, de cansancio, de sueño, de fastidio, etc. En la realidad
del habla, cada enunciado oracional se encuentra ligado a aquello que dicen
las oraciones que anteceden (“La primera noche dormí...” “Me despertó...”) y
también las que siguen (“Miré bien”). Por consiguiente, las oraciones tienen
fuerza como unidades de comunicación, al ser producidas como enunciados en
una secuencia y dentro de un contexto específico.
Es en este contexto donde se aborda el estudio de la oración y sus partes, con
referencia a la lengua española. Empecemos por analizar la proposición, como
significado básico de la oración, luego estudiaremos la oración simple y sus
partes, y después la oración compuesta. Finalmente, tocaremos las relaciones de
transformación que se operan entre la proposición y la oración.

2. Estructura de la proposición
En diversos contextos comunicativos (uno de ellos podría ser el contexto literario
de “E1 principito”) es posible la emisión de enunciados como los siguientes:
(1) ¡Dibújeme un cordero!
(2) ¿Me dibuja un cordero?
(3) Ojalá me dibuje un cordero.
(4) Tal vez me dibuje un cordero.
(5) ¡Oh, me dibujó un cordero!

Se trata de cinco enunciados emitidos en supuestos actos de habla. Es fácil captar


en cada cual una fuerza ilocutiva diferente, así: en (1) se interpreta una orden, en
(2) una pregunta o una solicitud, en (3) un deseo, en (4) una duda y en (5) una
expresión de admiración. Pero, aunque son actos de habla diferentes, a la luz del
análisis se identifica algo en común que subyace en los enunciados: la estructura
conceptual “alguien dibuja un cordero”, en la cual se relacionan conceptos sobre
los objetos y fenómenos del mundo.

Tradicionalmente, en lógica esta estructura conceptual se ha llamado


proposición. Se entiende por proposición la organización conceptual de un
juicio aseverativo, correspondiente al significado cognitivo de la estructura

213
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

gramatical, tradicionalmente llamada oración simple. Pero como se verá más


adelante (Cf. p. 246, 247), no corresponden exactamente las categorías de una a
otra. Por ejemplo, una oración puede contener una o más proposiciones, o varios
enunciados oracionales contienen una sola estructura proposicional, como en los
ejemplos relacionados con “dibújame un cordero”.

2.1 Conceptos y relaciones


Para el análisis de la estructura proposicional han resultado de mucha utilidad los
aportes de la lingüística de orientación semanticista, particularmente en cuanto
a las categorías, las relaciones y las estructuras proposicionales, lo mismo que
la simbología. Según este enfoque, la proposición se considera constituida por
los conceptos de las cosas (o seres) y fenómenos del mundo, en una red de
relaciones a los cuales se ha denominado casos, tomado este término de la
gramática griega y latina. Estos responden a preguntas como ¿quién realizó la
acción? ¿Qué objeto sufrió los efectos de la acción-proceso? ¿Con qué? ¿Por
qué? ¿Cuándo? ¿Dónde?, etcétera.

De acuerdo con la propuesta de Polo (1980), los conceptos de las cosas o


seres se representan con una X, las acciones, procesos o acciones-proceso en
que participan, con una Y, especificada con ac, proc o ac-proc. De manera
que si se quiere representar la estructura proposicional (estructura conceptual
subyacente) de la oración “el niño dibujó un cordero”, se procederá a diseñar
el siguiente esquema:

Prop Xag Yac-proc Xobj-pac


Dicho esquema se lee así: la proposición se define por los elementos X+Y+X que
representan una estructura conceptual en donde se evidencia un ser en relación de
agentivo (caso), una acción-proceso y otro ser en la relación de objeto-paciente
(caso). Las flechas indican relaciones de interdependencia.

Los conceptos de las cosas o seres se designan en la lengua por nombres


(sustantivos) y también, a veces, por adjetivos y verbos. Los procesos (Yproc) se
consideran como ciertos cambios que operan en las cosas (crecer, caer, disminuir);
cuando se produce por intervención de un agente (alguien hace algo) diremos que
se trata de una acción-proceso (Yac-proc) (dibujar, cortar) o simplemente una
acción (Yac) (reír, caminar). El verbo es la forma lingüística más común para
designar los procesos, acciones-procesos o acciones, pero también se designan
mediante nombres: la caída del árbol, la danza de las abejas. El verbo también
expresa procesos ambientales (Yamb).

214
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Los diversos casos semánticos se nombran en la lengua por medio de frases o


sintagmas nominales (las aves, un niño) o por construcciones preposicionales
(a la salida, con el hacha, en la ciudad, por el aire) y sintácticamente cumplen
funciones de sujeto, predicado o complementos (Cf. p. 221, 223). Los casos
más frecuentes son: nominativo, agentivo, objetivo, dativo, causativo, locativo,
instrumental, comitativo, materia, etcétera.

2.2 Clasificación de las proposiciones


Las estructuras proposicionales básicas son de dos clases:

• Estructuras proposicionales fenomenológicas: cuando se definen en


ellas la presencia de procesos, acciones o acciones-procesos y también
fenómenos ambientales. Ejemplos:
El vidrio se rompió (proceso).
La niña canta muy bien (acción).
Ella escribió una carta (acción-proceso).
Amaneció con buen sol (fenómeno atmosférico).
La forma sintáctica de este tipo de proposiciones corresponde a la expresión
de la oración simple, con predicado verbal (Cf. p. 219, 222).

• Estructuras atributivas: son estructuras proposicionales en las cuales se


relacionan conceptos de cosas o seres con otros, o con sus características.
Se atribuyen a un objeto (caso nominal) comportamientos, cualidades o
características a través de mecanismos lingüísticos como construcciones
nominales, adjetivales y frases preposicionales unidas por verbos
copulativos. La expresión sintáctica corresponde a las oraciones con
predicado nominal (Cf. p. 223). Ejemplos:
Mi tío es médico. (Atribución de un oficio).
La verdad es atractiva. (Atribución de una cualidad).
Esos niños están dormidos. (Atribución de un estado).
Las flores son para la sala. (Atribución de un fin).
En la cadena oracional las proposiciones subyacentes suelen establecer
relaciones lógicas, unas con otras, similares a las relaciones semánticas, ya
vistas. Ejemplos:
El licor es saludable, pero perjudica mente y cuerpo. (Contradicción).
Si llega hoy, lo invitaremos a la fiesta. (Condición).

215
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

No entró, pues ya habían cerrado. (Causalidad).


O preparas el examen, o descansas. (Disyunción).
En el plano sintáctico, este tipo de relaciones se expresan mediante
estructuras oracionales compuestas (Cf. p. 242 y ss) (condicionales,
causales, etc.), con el auxilio de distintos elementos gramaticales
(pronombres, conectores) y también de signos paralingüísticos (entonación,
pausas, signos de puntuación).

3. Modo significativo de los enunciados


El contenido conceptual de una oración o sea la estructura proposicional, al ser
enunciada lingüísticamente, toma otros significados por la fuerza ilocutiva de los
respectivos actos de habla, en ejercicio de las funciones del signo lingüístico. Se
dice que las oraciones configuran el “modus” o el modo significativo, proceso en
que se plasma la actitud del hablante, frente al contenido proposicional. Según
este punto de vista, se han distinguido tradicionalmente las oraciones aseverativas,
exclamativas, dubitativas, desiderativas, exhortativas e interrogativas, que se
constituyen en las formas oracionales expresivas de los matices significativos
señalados en los niveles correspondientes (Cf. p. 161, 178).

Según el modo significativo, los enunciados oracionales se agrupan en tres:

(1) Enunciados oracionales aseverativos: el hablante toma una actitud


afirmativa o negativa frente al contenido; estas son las formas típicas de la
expresión lógica, en donde se pueden plantear juicios de verdad. Ejemplos:

Las luces son azules. (Puede ser falso o verdadero).

Nunca llegó tarde al trabajo. (Puede ser falso o verdadero).

(2) Enunciados oracionales expresivos: (exclamativos, desiderativos,


dubitativos...) expresan actitudes o apreciación subjetiva frente al contenido
y, por lo tanto, son fruto del ejercicio de la función expresiva. Ejemplos:

¡Cuánto me alegra tu regreso! (Expresión de alegría).

Que se realicen tus sueños. (Expresión de deseo).

Tal vez, sean las siete. (Expresión de duda).

Son muchos los recursos de la lengua para la construcción de estas formas


significativas: interjecciones, uso del subjuntivo, empleo de expresiones

216
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

adverbiales, etc. Hay interjecciones que al ser enunciadas cumplen de por


sí una función exclamativa: “¡Ay de mí!”, “¡Santo cielo!”.

(3) Enunciados oracionales interactivos: (exhortativos, imperativos,


interrogativos y prescriptivos) expresan una actitud de interacción, bien sea
de influjo del hablante al oyente o de petición de una respuesta al interlocutor.
Ejemplos:
Sírvame un café, por favor. (orden o solicitud).
¿Qué ley está vigente? (pregunta).
Debe evitarse el contacto con el fuego (prohibición).

4. Estructura de la oración simple


4.1 Concepciones de oración
A pesar de tratarse de una noción tan antigua, no es fácil encontrar un acuerdo
entre los lingüistas y gramáticos sobre lo que se entiende por oración. Por lo
general, son tres los puntos de vista desde los cuales se la suele entender:

(1) Como la expresión lingüística de un juicio aseverativo, es decir, la unidad


gramatical portadora de una proposición (criterio semántico-lógico).
Ejemplos:
La luna es un satélite de la tierra.
El éxito nunca llega tarde.

(2) Como la “unidad lingüística más pequeña que puede usarse para ejecutar
una acción completa específicamente lingüística” (Alston, 1974), es decir,
equivale a un enunciado ejecutado en un acto de habla y, por tanto, portador
de una intención comunicativa (criterio pragmático). Ejemplos:
¡Miguel ganó la carrera!
¿Encontraron la gata?

(3) Como la unidad gramatical articulada o la estructura sintáctica dentro de


la cual se relacionan categorías gramaticales, siguiendo ciertas reglas.
La regla básica exige la presencia de una frase nominal (o sintagma
nominal) en relación con una frase verbal (o sintagma verbal). (Se aplica
el criterio gramatical o sintáctico). Ejemplo: en el enunciado oracional “El
enfermo tomó su medicamento”, se evidencia una estructura cuyas reglas
se representan así:

217
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

O SN+SV SV V+SN
SN D+N SN D+N

La anterior presentación se lee: (hay una) oración que comprende un


sintagma nominal y un sintagma verbal; a su vez, el sintagma nominal
incluye un determinante y un nombre, y el sintagma verbal comprende otro
sintagma nominal y este, a su vez, incluye un determinante y un nombre.
Según la gramática tradicional, se dice que el primer sintagma desempeña
el oficio de sujeto y el segundo sintagma cumple el oficio de predicado.
A su vez, en el sintagma de predicado se analizan un núcleo verbal y un
complemento directo: Sujeto + Predicado (Núcléo Verbal + CD).

Cualquiera sea el punto de vista o el criterio elegido, en síntesis cabe señalar las
siguientes características generales, atribuidas al concepto de oración:
• La oración se identifica en el enunciado que se produce en un acto de
habla, el cual cumple una función comunicativa dentro del discurso.
• Su estructura sintáctica básica se apoya en la relación de una frase o
sintagma nominal (SN), con función de sujeto, y otra frase o sintagma
verbal (SV), con función de predicado.
• Se le atribuye autonomía sintáctica, es decir, constituye una unidad
para cuya demarcación no se necesita de otros elementos externos.
• Como enunciado, producido oralmente, se caracteriza por una
entonación final descendente (o ascendente en las interrogativas).
• En la escritura su límite final se marca con los signos de puntuación:
punto seguido, punto y aparte, interrogación y admiración.
• Semánticamente la oración es portadora de una proposición.
• Como enunciado, expresa también el modo significativo, o actitud del
hablante.

4.2 Puntos de vista para el análisis


Vista la oración como expresión de la proposición y como enunciado portador
de una intención comunicativa (modos significativos), resta ahora estudiar los
componentes básicos de la oración como estructura sintáctica o gramatical,
sus partes y su clasificación. Es importante, sin embargo, considerar tres puntos
de vista para el análisis de la oración y sus partes, de los cuales es imposible
prescindir:

218
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

1) Punto de vista sintáctico


2) Punto de vista morfológico
3) Punto de vista semántico

Los tres puntos de vista son posibles de estudiar simultáneamente con respecto
a algún segmento. Así, al describir una cadena sintáctica, como el sintagma
nominal o verbal, se puede describir el aspecto formal de sus partes constitutivas
(sustantivo, verbo), al mismo tiempo, especificar las funciones sintácticas
(sujeto, predicado, complemento) y también interpretar el significado (agente,
proceso, acción-proceso, objeto-paciente, etcétera).

4.3 Estructuras de frase


Para la construcción de las oraciones, el hablante dispone en su lengua
de un número definido de elementos formales o categorías gramaticales,
tradicionalmente llamadas partes de la oración. Dichos elementos se agrupan,
de acuerdo con ciertas reglas gramaticales (de ramificación, categorización,
subcategorización) para dar como resultado las unidades sintácticas (frases o
sintagmas) que se articulan en una oración.

Las unidades sintácticas, categorías y grupos constitutivos de la oración, se


representan simbólicamente de la siguiente manera:

Unidad Símbolo Unidad Símbolo


Oración: #O# Adjetivo: adj
Proposición: O Adverbio: adv
Sintagma Nominal: SN Determinante (artíc.) D
Sintagma Verbal: SV Pronombre pro
Nombre: N Preposición P

Verbo: V Conjunción (Conector) C

El sintagma (o frase) constituye una agrupación mínima de elementos


categoriales alrededor de un núcleo y pueden ser dos: Sintagma Nominal
(SN), cuyo núcleo es un sustantivo, y Sintagma Verbal (SV), cuyo núcleo
es un verbo. También se llaman Frase Nominal (FN), Frase Verbal (FV) o
Construcción Nominal (CN) y Construcción Verbal (CV). Algunos distinguen
también Sintagmas Preposicionales (SPrep), Sintagmas Adjetivales (SAdj) y
Sintagmas Adverbiales (SAdv).

219
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

La estructura de frase, es decir, los elementos categoriales y la aplicación de las


reglas sintácticas de la oración “Los niños regresan a la escuela”, se visualizan
en el siguiente diagrama arbóreo:

Conviene aclarar que las estructuras de frase tal como se analizan en el ejemplo
anterior, tan solo representan la cadena sintáctica de oraciones, a la que
Chomsky ha llamado la estructura superficial, es decir, considerada en sus
elementos formales, tal como aparecen en la emisión de los enunciados, sin
relacionar con la estructura profunda, cuestión a la que se hará referencia más
adelante (Cf. p. 246 y ss).

4.4 Las funciones sintácticas


Son los oficios que, según la gramática tradicional, desempeñan los elementos
constitutivos de la oración, tales como las frases o sintagmas, palabras y demás
categorías. También podrían definirse como las relaciones que se establecen
entre los diversos elementos de la estructura oracional, con el fin de asegurar
la cohesión al interior de la misma, y así facilitar la expresión del significado.
Las funciones sintácticas principales en español son: sujeto, predicado y
complementos.

Pero las categorías o partes de la oración también cumplen alguna función:


el artículo determina al sustantivo, el nombre es núcleo del SN, el verbo es
núcleo del SV, el adjetivo modifica al nombre, el adverbio modifica al verbo o
al adjetivo, el pronombre sustituye al nombre y al adjetivo, las preposiciones y
conjunciones hacen de relacionantes y conectores.

220
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Funciones sintácticas de sujeto y predicado


Los conceptos de sujeto y predicado datan desde los griegos, aunque hasta hace
poco se confundían fácilmente con los elementos formales o las estructuras
lingüísticas (las frases o palabras), que desempeñan estas funciones. Pero no hay
que confundir los elementos formales de una estructura en sí, con la función que
cumplen. Una cosa es un sintagma nominal (estructura formal) y otra es que
cumpla la función de sujeto, predicado o complemento.

La distinción de sujeto y predicado viene de la lógica. Pues en toda proposición,


como expresión u organización de un juicio, siempre es necesario considerar la
existencia de algo sobre lo cual se hace el juicio (el sujeto) y aquello que se juzga
o piensa (predicado).

Desde un punto de vista gramatical, estas son las funciones de sujeto y predicado.
Independientemente de la lógica, en toda oración hay ciertos elementos que
cumplen la función de señalar o expresar el tema del cual se afirma o informa.
Es la función de sujeto de la oración. Igualmente, de manera solidaria y
complementaria, hay una estructura lingüística que cumple la función de expresar
o desarrollar la información que se refiere al tema. Esta segunda función se
llama el predicado de la oración.

Ahora bien, ¿qué elementos gramaticales o estructuras lingüísticas del español


cumplen las funciones de sujeto y predicado de una oración?

La función de sujeto
La función de sujeto la cumple siempre una estructura lingüística de sintagma
nominal, por tanto, toma como núcleo un nombre (o sustantivo), así se exprese
explícitamente o se sobrentienda: “Mi caballo trota”, “Comprende muy bien su
tarea” (alguien, alguno), “Envié un correo a José” (yo). Cualquier otro elemento
gramatical podrá cumplir la función de sujeto y entonces recibirá el carácter de
sustantivado.

Desde el punto de vista semántico, el sujeto tiene la virtud de designar el agente


(Xag) (“el niño desinfla el balón”), el objeto-paciente (Xobj-pac) (“el vidrio fue
roto por mi amigo”), el modo (“cómo me siento no importa ahora”), una acción
(“correr da salud”), una cualidad (“el blanco es mi color preferido”), una acción-
proceso (“estudiar inglés proporciona enormes satisfacciones”, y otros.

En la lengua española hacen de sujeto diversos elementos gramaticales, como


los siguientes:

221
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Elemento gramatical Ejemplo

Un sustantivo o nombre El vehículo pasó veloz.

Un pronombre Tú ejerciste una excelente tarea.

Un adjetivo sustantivado Los pobres serán bienvenidos.

Un verbo sustantivado Sonreír no cuesta nada.

Un adverbio sustantivado El mañana es incierto.

Una preposición sustantivada El “con” no lo necesita la frase.

Una conjunción sustantivada No me interesa el por qué.

Una proposición Que cumplieran la palabra parecía


muy fácil.

Tabla 8.1. Elementos gramaticales del sujeto

Muchas oraciones en español no llevan explícitamente la estructura o elemento


que hace de sujeto, lo cual no quiere decir que carezcan de él. Este se expresa
por medio del tiempo, número y persona del verbo y se infiere por el contexto.
Ejemplos:
Corría veloz por las calles (él, ella, alguien, el loco, el policía, Luis...)
Le vendaron las heridas con cuidado (ellos, los médicos, las enfermeras)

La función de predicado
La función sintáctica de predicado la cumple siempre una estructura lingüística
de sintagma verbal, así tenga insertados o encadenados otros sintagmas, de
cualquier clase. Existen dos tipos de estructuras con función de predicado:
predicado verbal y nominal.

La mayor parte de las oraciones en español se construyen con un sintagma verbal


que hace de predicado, por tanto con un verbo como núcleo (con expresión de
proceso, acción, acción-proceso o estado ambiental). Estas oraciones se llaman
predicativas o, semánticamente hablando, fenomenológicas (Cf. p. 215, 219, 222).

Obsérvese que el verbo de la estructura de predicado siempre está en forma


personal, en primera, segunda o tercera persona, y no en infinitivo, gerundio o
participio. Ejemplos:

222
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Los gatitos corrían hacia su presa.


Triunfaron con mérito, los jugadores de nuestro equipo.
Esa niña estudia sin descanso.
No escribimos nada en la clase.

Por otro lado, la estructura nominal de predicado está constituida por un


sintagma nominal o preposicional (por tanto, con un sustantivo o adjetivo
como núcleo) relacionado con la estructura de sujeto por medio de un verbo
copulativo, semánticamente vacío, como los verbos ser y estar, u otros que se
vuelven copulativos. Las oraciones con estructura nominal en el predicado se
llaman también oraciones atributivas (Cf. p. 215). Ejemplos:
Mis compañeros son ingenieros.
Aquellas plantas parecen secas.
Esas sillas están rotas.

Nótese que en ciertos casos algunos adjetivos cambian de significado, según


vayan con el verbo ser o estar:
Ser listo Estar listo
Ser bueno Estar bueno
Ser rico Estar rico
Ser vivo Estar vivo

Las funciones sintácticas de complemento


Estas funciones son cumplidas por elementos, palabras, frases o sintagmas,
que al articularse dentro de la oración en el sujeto o el predicado, la amplían o
complementan, como el nombre muy bien lo indica, para asegurar la cohesión
interna y la significación. Dicha significación suele tener su correspondencia con
algunos de los casos semánticos, de los cuales que ya se habló (Cf. p. 214, 215).
Complemento de nombre (C de N): se adiciona a un sustantivo o adjetivo por
medio de alguna preposición (de, sin, con, en) para añadir ideas de posesión,
pertinencia, materia u otra característica. Ejemplos:
El jardín de mi vecina está lleno de rosas.
Mi tía se compró un saco de lana.
Me encontré un pájaro con la patita rota.
Luis está seguro de su triunfo.

223
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Complemento Directo (CD): es la función sintáctica que cumplen los elementos


que se adicionan a los verbos transitivos para significar el caso de objeto-paciente
(Xobj-pac). El elemento gramatical de CD que se refiere a una persona siempre
está precedido de la preposición a (frase preposicional), pero si se refiere a otros
seres u objetos, va sin preposición. Ejemplos:
Amo a Dios.
Regañaron a Pedro.
El joven cortará el césped.
Los chicos perdieron el balón.
Ayer trasquilaron esa oveja.

Complemento Indirecto (CI): corresponde a la función que desempeñan


elementos que se adicionan en el sintagma verbal para designar el caso de dativo
(Xdat), es decir, para indicar el ser u objeto destinatario de una acción o acción-
proceso expresadas por el verbo. Los elementos que hacen de CI van antecedidos
de las preposiciones a o para (son sintagmas preposicionales), aunque esto no
siempre se cumple con los pronombres personales. Ejemplos:
Ana envió una carta a su novio
Le regalaron estas botas.
Mi mamá preparó un postre para mis amigos.

Complementos Circunstanciales (CC): son las funciones sintácticas que


cumplen diversos elementos gramaticales (palabras o sintagmas preposicionales)
para especificar significados que no expresan los otros complementos, como
las ideas de instrumento, tiempo, lugar, modo, etc., equivalentes a muchos de
los casos semánticos, de nombre similar, de los cuales que ya se habló (Cf.).
Ejemplos:
- Complemento Circunstancial de Tiempo (CCT):
Por la noche le llegó la visita.

- Complemento Circunstancia de Lugar (CCL):


Descubrieron petróleo en las selvas.

- Complemento Circunstancial de Instrumento (CCI):


Cortó el pan con su navaja.

- Complemento Circunstancial de Compañía (CCC):


Luis entró a clase con su amigo.

224
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

4.5 Clasificación de las oraciones simples


Una oración es simple, si contiene tan solo un verbo conjugado en forma
personal, por ejemplo: “Los jugadores del equipo estaban felices”, “Mi hermano
ganó una beca para la universidad”.

Desde un punto de vista gramatical, y según la naturaleza o las características


morfológicas, sintácticas y semánticas del verbo, las oraciones se han clasificado
tradicionalmente como: copulativas, transitivas, intransitivas, pasivas,
reflexivas, recíprocas, unipersonales e impersonales.

Copulativas: son las mismas oraciones atributivas o con estructura de predicado


nominal de que hablamos páginas atrás (Cf. p. 215). En consecuencia, se
caracterizan por el empleo de un verbo copulativo, generalmente ser o estar
(“Nepo es profesor”, “La mañana está asoleada”), aunque a veces otros verbos
se convierten también en copulativos (“El trabajo sigue paralizado”, “Josefa
se encuentra enferma”).

Transitivas: hablamos de las oraciones de verbo transitivo y, por tanto, de


aquellas que se construyen con complemento directo (CD). Son transitivos
los verbos que designan procesos-acciones, como amar, decir, cortar, pintar.
Ejemplos:
Lina ama mucho a su papá.
Le dijeron la verdad un poco dolorosa.
Con acuarelas pintó la niña su cuadro.

Es de anotar que muchos verbos, de por sí intransitivos (por ejemplo, correr,


dormir, soñar) suelen convertirse en transitivos, según el contexto y el uso:
“Luisa soñó una dulce historia”. Otros verbos son transitivos o intransitivos, en
distintos casos: “Las aves cantan” (intransitivo) o “La profesora cantó una linda
melodía” (transitivo).

Pasivas: resultan de la transformación de las oraciones transitivas llamadas


activas. En este caso es muy útil relacionar la estructura sintáctica y las funciones
con la estructura semántica de la proposición, o estructura profunda. Veámoslo
en la oración “El arquitecto diseñó la casa”. Diremos que el sintagma nominal
“el arquitecto” cumple la función de sujeto y designa el agente (Xag), y que el
sintagma verbal “diseñó la casa” cumple la función de predicado, con un verbo
transitivo (diseñó) que designa una acción-proceso (Yac-proc) y un sintagma
nominal en función de CD (la casa) que designa un objeto-paciente (Xobj-pac).

225
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Ahora bien, al transformar la oración de activa a pasiva queda “La casa fue
diseñada por el arquitecto”, en donde se dan las siguientes situaciones: el
anterior sintagma nominal en CD (la casa) pasó a cumplir la función de sujeto de
la oración pero semánticamente sigue designando el agente (Xag). El verbo pasó
a la modalidad de pasiva (fue diseñada), sin dejar de indicar la misma acción-
proceso (Yacc-proc) y el sintagma nominal que desempeñaba la función de
sujeto (el arquitecto) se convierte en sintagma preposicional (con la preposición
“por”) y pasa a cumplir una función de complemento de agente de pasiva, por lo
tanto, semánticamente sigue designando el agente de la acción-proceso (Xag).
El esquema queda así:

Reflexivas: son oraciones que se construyen con los pronombres reflexivos me,
te, se, nos como forma de CD o de CI, para significar que es la misma persona
o ser que se designa en el sujeto, la cual tiene que ver con la acción o la acción-
proceso del verbo:
Me corté un dedo.
El perro se rasca.
Luisa se miró en el espejo.

Fíjese cómo lo expresado en el verbo afecta, de manera directa o indirecta, a la


misma persona o ser, que en este caso hace de agente y se expresa en el sujeto:
Luisa miró a Luisa Luisa se miró.
Pedro cortó el dedo a Pedro. Pedro se cortó el dedo.

Muchos verbos exigen el uso de estos mismos pronombres, para expresar su


significado, como si fueran reflexivos, pero no lo son. Se llaman cuasireflejos:
oscurecerse, dormirse, romperse, enfermarse.

Recíprocas: son aquellas oraciones transitivas, aparentemente reflexivas, en las


cuales la acción-proceso del verbo se expresa como si fueran los mismos seres u

226
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

objetos los que se afectaran mutuamente como agentes (Xag) y objetos pacientes
a la vez (Obj-pac): “nos abrazamos”, “se besaron”.
Yo lo miré a él y él me miró a mí Nos miramos el uno al otro.
Marta ama a José y José ama a Marta. Marta y José se aman.

Oraciones impersonales: se llaman así porque no llevan explícitos los elementos


gramaticales que hacen de sujeto, es decir, este no está expresado. Ejemplos:
Dejaron abierta la puerta.
Se anuncia tiempo de prosperidad.
Se rieron de sus palabras.
Se robaron el cuadro.

Oraciones unipersonales: como las impersonales tienen un sujeto indeterminado,


pero con verbos especiales usados únicamente en tercera persona del singular.
Estos verbos no admiten ir en plural:
Mañana no habrá sesiones en el Congreso. (habrá)
Eso hace ya muchos años (hace)
Es de madrugada. (es)
Amaneció muy nublado. (amaneció)

5. Las partes de la oración


Como ha podido observarse, desde un punto de vista gramatical, una oración
se sustenta en una estructura lingüística constituida por otras estructuras (frases
o sintagmas), que resultan de la organización de diversos elementos formales.
Sintácticamente estos son las categorías gramaticales, pero es preferible seguir
con la denominación tradicional de partes de la oración. Desde la gramática de
los griegos, tradicionalmente se han considerado ocho: nombre (o sustantivo),
adjetivo, pronombre, artículo, verbo, adverbio, conjunción y preposición.

5.1 El sustantivo
Naturaleza del sustantivo
Por su forma, es decir morfológicamente, los sustantivos (a los que también se les
llama nombres) son palabras que varían en género y número, y en estos aspectos,
concuerdan con artículos, adjetivos, pronombres y verbos. Considerados

227
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

sintácticamente, los sustantivos siempre son núcleo de un sintagma nominal


o preposicional en función de sujeto o de complementos. Recuérdese que la
función sujeto, siempre la cumple en últimas un sustantivo.

Desde el punto de vista semántico, los sustantivos son palabras plenas que
designan los seres u objetos en general, como las cosas, las personas, animales,
plantas, entes sociales, culturales y conceptos abstractos: casa, joven, gata,
grupo, país, ciencia, alma. Por esto se afirma que los sustantivos designan
conceptos independientes, a diferencia de los adjetivos y adverbios que designan
conceptos dependientes.

Variaciones de género
El género gramatical tiene que ver con la clasificación de los sustantivos en
dos grupos, masculinos y femeninos, y no necesariamente se refieren a la
designación de sexo, aunque en el algunos coinciden. Así, los sustantivos libro,
carro, árbol son masculinos, pero no designan sexo masculino; igualmente,
tabla, mano, piedra pertenecen al género femenino, pero no indican sexo
femenino. En cambio, los sustantivos niño, varón, escritor, y niña, mujer,
escritora son sustantivos masculinos y femeninos y, al mismo tiempo, designan
sexo masculino y femenino, respectivamente.

La regla para saber si en español un sustantivo es masculino o femenino es la siguiente:


son masculinos los sustantivos a los que se les puede anteceder el artículo el o los, y
son femeninos los sustantivos a los que se les puede anteceder los artículos la o las:
“los enfermos”, “el río”, “la luz”, “las compañeras”. En general se distinguen los
sustantivos masculinos y femeninos por su forma y su significado.

Por su forma son masculinos


• La mayoría de los sustantivos terminados en el morfema – o: loco, perro,
dueño.
• Todos los terminados en (morfemas sufijos) -ón, -ote, -dor, -tor, -sor: león,
caserón, comedor, doctor.

Por su significado son masculinos


• Nombres de personas, animales y actividades propias del sexo masculino,
en cuyo caso sí coincide el género gramatical con la expresión de sexo:
amigo, toro, macho.
• Nombres de ríos, lagos, mares, montes y muchos lugares: el Magdalena,
el Atlántico, Los Andes.

228
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

• Nombres de vientos, días, meses, números: el martes, enero lluvioso, el


quince.

Por su forma son femeninos


• La mayor parte de los terminados en morfema -a y los terminados en
sufijos -triz,-ez, -dad, -ie, -icie, -idad, -tud, -umbre: esposa, emperatriz,
beldad, especie, multitud, cumbre.
• Nombres derivados de verbos y terminados en -ión, -ción, -sión: unión,
canción, mansión, pasión.

Por su significado son femeninos


• Los nombres de personas, animales y actividades propias del sexo
femenino, en cuyo caso también coincide el género gramatical con la
expresión de sexo: la dama, la médica, la enfermera.

Casos especiales de género


• Ciertos sustantivos admiten el artículo en masculino o femenino según
se refieran a mujer u hombre: el mártir, la mártir; el joven, la joven.
• Hay sustantivos que, sin referirse a personas, admiten bien el artículo en
masculino bien en femenino, pero cambian de significado: el corte, la
corte; el orden, la orden; el frente, la frente.
• Otros sustantivos también admiten el artículo en masculino o femenino,
pero no varían de significado: el mar, la mar; el lente, la lente; el margen,
la margen.
• Solo los sustantivos que se refieren a seres vivos con especificación de
sexo admiten la alternancia: niño, niña; gato, gata, amigo, amiga, maestro,
maestra. Pero algunos no hacen la alternancia con -o, -a, sino que cambian
de forma: toro, vaca; gallo, gallina; mujer, varón; caballo, yegua.
• En los casos en que se requiera alternancia en el género con expresión
de sexo y no existan las palabras, se usa el apósito “macho” o “hembra”,
según el caso: serpiente macho, serpiente hembra.

La equidad de género
Actualmente se habla mucho de la equidad de género: la idea es buscar un
equilibrio en la expresión del género femenino y masculino cuando nos referimos
a personas y oficios de sexo masculino y femenino. Hay razones importantes por
las cuales se inculca la equidad de género:

229
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

 En las sociedades, hoy día existe igualdad de derechos y libertades entre


mujeres y varones, por lo cual se espera que esto se refleje en el lenguaje.
 Desde hace mucho tiempo las mujeres han venido desempeñando
actividades que se consideraban únicamente de los varones, lo cual
también exigen correspondencia en el lenguaje: médico, médica;
ingeniero, ingeniera; alcalde, alcaldesa.
En la lengua española el género gramatical de masculino se aplica a los
sustantivos masculinos, designen o no sexo (lápiz, jardín, compañero). Pero,
además, el masculino sirve de genérico. Es decir, un sustantivo masculino con
expresión de sexo, usado de manera universal, se interpreta siempre como que
abarca a ambos sexos (a ellos y a ellas, a la vez), a no ser que explícitamente se
diga otra cosa, o el contexto precise un sentido diferente.
Igual sucede con el uso del vocablo “hombre”. Así, si no se especifica sexo o
el contexto lo aclara, al decir “los amigos”, se entiende que son “los amigos
y las amigas”; “los hombres”, se entiende que son “varones y mujeres”; “los
animales”, se supone que incluye a los machos y hembras; “los poetas”, se
entiende que abarca tanto varones poetas, como mujeres poetisas.
Hay sustantivos femeninos que se refieren a cosas sin designación de sexo
(mesa, luna). Pero en el caso de los sustantivos femeninos que designan sexo,
estos sí se refieren de manera específica y única a las personas, animales o
actividades del sexo femenino y no abarca el sexo masculino. En cierta medida,
el género femenino como expresión de sexo es privilegiado en español, pues
su interpretación es inequívoca. Las dificultades surgen, más bien, del mal uso
o confusión del masculino como específico (designación de sexo masculino),
frente al masculino genérico (como designación de ambos sexos), lo cual ha
llevado a muchos a pensar que hay discriminación con respecto de la mujer.
Una propuesta generalizada es hacer explícitos los dos sexos, echando al traste
con el genérico: los niños y niñas, los hombres y mujeres, los maestros y maestras,
etc. Sin embargo, esto no parece ser una solución clara a la discriminación. Y la
Academia de la Lengua no lo ve con buenos ojos. Bien parece que el problema
no se deriva del idioma, sino de las conductas sociales. Lo mejor es un cambio
de mentalidad y de comportamientos discriminatorios; seguramente, esto se
reflejará de manera natural en el lenguaje. Como se hace en los demás idiomas
del mundo.
Con la reiteración de los dos sexos en el lenguaje (niñas y niños), en apariencia
se supera el escollo; pero, además de la pérdida de la riqueza del genérico, es
una solución antieconómica pues habría que repetir en todas las palabras de un
discurso los dos géneros: “los doctores y las doctoras”, “los niños y las niñas”.

230
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

En efecto la mayoría de los autores y editoriales no caen en esta práctica. Aún


más, son raros los libros que la siguen.
Tampoco es aceptable el uso de @, signo que no lo tiene la ortografía española.
Lo que se querría expresar con este símbolo es justamente lo que designa el
genérico, bien usado.
En todo caso, la regla de oro en español es precisar los sexos, solo en las
situaciones en que quede la duda sobre la inclusión o exclusión de la mujer,
según el contexto.

Variaciones de número
Los sustantivos se encuentran en singular, cuando se refieren a un solo ser u
objeto, y en plural, cuando se refieren a varios. Las variaciones de número de
los sustantivos siguen las siguientes pautas:
 La mayoría de los sustantivos terminados en vocal forman su plural
con la marca -s (morfema de número plural): mesa, mesas; estudiante,
estudiantes; loro, loros; café, cafés; papá, papás.
 Los sustantivos que terminan en consonante forman su plural añadiéndole
-es (morfema de número plural): cónsul, cónsules; profesor, profesores;
rey, reyes.
 También toman -es, los sustantivos terminados en vocal acentuada que
no sea -é: ají, ajíes; champú, champúes. Excepto: sofá, sofás, papá,
papás; mamá, mamás.
 Hay otros casos especiales: los nombres de origen extranjero terminados
en consonante admiten solo la -s: complot, complots; bistec, bistecs.
El plural de “cualquiera” es “cualesquiera” y de “quienquiera” es
“quienesquiera”.
 Algunos sustantivos terminados en -s, no admiten otra -s para el plural: el
lunes, los lunes; la dosis, las dosis. Otros no tienen singular: las tijeras,
los pantalones.

Clasificación de los sustantivos


Para clasificar a los sustantivos se toman en cuenta diversos criterios o puntos
de vista, especialmente, considerando si su significación se basa en conceptos
abstractos o concretos, la extensión de su significado y la forma o constitución
de las palabras en sí mismas.

231
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

La clasificación de los sustantivos, según estos criterios, se presenta en la Tabla 8.2.

Tabla 8.2. Clasificación de los sustantivos

232
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

5.2 El adjetivo
Naturaleza y variaciones
Desde el punto de vista formal, los adjetivos son similares a los sustantivos,
pero se diferencian en que la gran mayoría admiten variaciones en los dos
géneros y en los dos números, por necesidades de concordancia con sustantivos
o pronombres, ejemplos: “muchacho activo, muchacha activa”; “árbol
frondoso, árboles frondosos”; “él es justo, ella es justa”. Sintácticamente los
adjetivos son modificadores del sustantivo al que acompañan. Paralelamente,
por su significado los adjetivos son partes de la oración que expresan conceptos
dependientes, en este caso de la significación del sustantivo. Designa cualidades,
características o propiedades de las cosas que nombran los sustantivos, ejemplo:
edificios altos.

* Comparativos irregulares de superioridad: ** Superlativos irregulares:


bueno: mejor bajo: inferior pequeño: mínimo grande: máximo
malo: peor alto: superior alto: supremo célebre: celebérrimo
grande: mayor pequeño: menor bueno: óptimo libre: libérrimo
bajo: ínfimo malo: pésimo
acre: acérrimo pobre: paupérrimo

Tabla 8.3. Clasificación de los adjetivos

233
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

En cuanto a la formación del género femenino, un buen número de adjetivos


toman el morfema -a en su terminación: malo, mala; juguetón, juguetona;
grandote, grandota. Pero la mayoría no tiene variación de género: ciudadano
libre, persona libre; cuaderno azul, camioneta azul. Los adjetivos forman el
plural igual que los sustantivos, con la adición de -s, si terminan en vocal, o
de la inflexión -es si terminan en consonante: dulce, dulces; frescos, frescos;
colosal, colosales. Para efectos ortográficos, nótese que en feroz, feroces y veraz,
veraces, cambia la z por una c.

5.3 El artículo
Formalmente los artículos sufren variaciones de género y número, como los
sustantivos y adjetivos. Desde el punto de vista sintáctico, los artículos se
comportan de manera parecida a los adjetivos, dependen de los sustantivos,
no pueden ir solos. Su función es determinarlos en su género y número.
Semánticamente los artículos son palabras bastante vacías, aunque los artículos
definidos (el, la, los, las) añaden un dato a la significación del sustantivo: se
trata de una clase (“el hombre es un ser mortal”) o indica que es algo conocido
previamente: “présteme el martillo” (se sabe de qué objeto se trata). Y los
artículos indefinidos (un, una, unos, unas) no hacen referencia a una clase o
conjunto, pero, especifican que se trata de cualquier unidad o individuo: “una
rana salió del agua”.
Los artículos sirven para la sustantivación de otros elementos gramaticales,
diferentes al sustantivo: “el ¡ay! de los enfermos”, “el qué de su respuesta”.
Existe un artículo llamado neutro (no es masculino, ni femenino, ni singular, ni
plural) para sustantivar ciertos adjetivos indicadores de conceptos abstractos: lo
bello, lo desconocido, lo terrible.

5.4 Los pronombres


Generalidades
Por su forma, la mayor parte de los pronombres son palabras variables en
género y número como los sustantivos, adjetivos y artículo: los cuales, las
cuales, ninguna, ningunos. El relativo “que” es invariable y se acomoda a los
dos géneros y números. Los pronombres personales y posesivos, además de las
anteriores características, poseen la variación de persona: Yo (1ª), tuyos (2ª),
ellas (3ª).
Etimológicamente, pronombre viene de latín: pro = en vez de, y nomen
= nombre o sustantivo. Justamente esto hace alusión a su significado y a su
función sintáctica, a la vez. Su significado consiste en hacer mención de personas
u objetos, de manera variable u ocasional, es decir, según el contexto. Por

234
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

ejemplo, el pronombre “tú” se refiere siempre a la segunda persona del singular,


es decir, la que escucha; pero puede ser Pedro, Susana o José, según la situación
contextual. Por lo general, los pronombres desempeñan las mismas funciones
sintácticas del sustantivo y, a veces, también del adjetivo.

Pronombres personales
Representan el nombre de las personas que se incluyen en la comunicación: 1ª,
2ª y 3ª persona. La mayoría son palabras monosílabas, pero algunas son tónicas
(tú, ti, él...) y otros son átonas: la, le, los, se. Las formas correspondientes a la
segunda persona (tú, te, ti) y las formas de plural “vosotros, vos” y el posesivo
“vuestro”, pronombres estos de uso en España, se suelen remplazar por “usted”,
“ustedes” y las formas de 3ª persona: se, lo, la, etc. Ejemplos: “se la regalo a
usted”, “se las regalo a ustedes”.

NÚMERO PERSONA FORMAS DE SUJETO FORMAS DE COMPLEMENTO

Singular Primera yo mí, me * conmigo


Segunda tú ti, te * contigo
Tercera él, ella, ello él, ella, ello, le, lo, la, sí, se * consigo

Plural Primera nosotros, nosotras nosotros, nosotras, nos


Segunda (España: vosotros, -as) (España: vosotros, -as, os)
Tercera ellos, ellas ellos, ellas, los, las, les, se, sí

Tabla 8.4. Las formas de los pronombres personales

Pronombres posesivos
Se ciñen también a las tres personas gramaticales. Las mismas formas que hacen
de sustantivo pueden cumplir funciones de adjetivos: “Encontré los libros; los
míos estaban subrayados” (Pronombre sustantivo). En cambio: “Mis libros
estaban subrayados”. (Pronombre adjetivo). Las formas de los pronombres
posesivos son:
NÚMERO DE POSEÍDOS
NÚMERO DE
PERSONA Uno Varios
POSEEDORES
Masc Fem Masc Fem
Uno Primera mi, mío mi, mía mis, míos mis, mías
Segunda tu, tuyo tu, tuya tus, tuyos tus, tuyas
Tercera su, suyo su, suya sus, suyos sus, suyas
Varios Primera nuestro nuestra nuestros nuestras
Segunda (vuestro) (vuestra) (vuestros) (vuestras)
Tercera su, suyo su, suya sus, suyos sus, suyas

Tabla 8.5. Las formas de los pronombres posesivos

235
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Pronombres correlativos e indefinidos


La mayoría tiene variaciones de género o número, con alguna excepción, como
el relativo “que”.

Son correlativos los pronombres demostrativos, los relativos e interrogativos.


Muchos pronombres de este grupo no siguen la línea de las tres personas, pero
en el caso de los demostrativos, señalan un ser u objeto próximo o lejano del
hablante. Dichos pronombres tienen muy pronunciada su función indicativa
propia de los signos deícticos, de los cuales se habló en otro capítulo (Cf. p.
32). Los pronombres relativos se caracterizan por tener un sustantivo como
antecedente, el que le precede en forma inmediata. Ejemplos: “en el aeropuerto
se ve el avión que aterrizó de emergencia”; “llegaron los amigos, de quienes
te hablé”; “me gustan las frutas, las cuales se producen en mi región”.
Los pronombres interrogativos tienen casi todos, las mismas formas de los
pronombres relativos, pero se acentúan, ejemplos: “¿qué camisa te gusta más?”
(función adjetiva), “¿quién te va a acompañar?” (función sustantiva).

CLASE DE PROXIMIDAD DEL GÉNERO


NÚMERO
PRONOMBRE OBJETO SEÑALADO Masc Fem Neutro
Singular este esta
Cercano Plural esto
estos estas

Demostrativos Singular ese esa


Próximo Plural eso
(Deícticos) esos esas

Singular aquel aquella


Lejano aquello
Plural aquellos aquellas

que, cual, quien, cuyo, cuya,


Relativos: reemplazan o relacionan un Singular cuanto, cuanta
nombre llamado antecedente. Plural que, cuales, quienes, cuyos,
cuyas, cuantos, cuantas

Las mismas formas de los


Singular y
Interrogativos relativos, con función de
Plural
preguntas. (Con tilde).

alguien, nadie, cualquiera,


quienquiera, algo, nada, todo, poco,
Indefinidos: designan una persona
Singular uno, alguno, ninguno, mucho,
o cosa de una manera vaga, sin
Plural bastante...
especificar.
cualesquiera, quienesquiera, unos,
algunos, ningunos, todos.

Tabla 8.6. Pronombres correlativos e indefinidos

236
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Los pronombres indefinidos también tienen como función señalar seres u


objetos, pero de manera vaga o indeterminada y sin mención a las tres personas
gramaticales, ejemplos: “no tengo mucho tiempo”; “algunos se sorprendieron
al verlo”.
Tanto los pronombres correlativos como los indefinidos pueden cumplir
funciones de sustantivos o de adjetivos. En el caso de los demostrativos, cuando
cumplen la función de sustantivos, tradicionalmente se les ha tildado, pero en
la actualidad se puede suprimir dicha tilde: “esta casa” (función adjetivan, no
lleva tilde), “compré dos libros; éste trata de lingüística” (función de sustantivo,
admite tilde, pero no es obligatorio), “mire las palomas, ésa tiene una pata rota”
(función de sustantivo, admite tilde), “son hermosas las flores, pero aquélla
está ya marchita” (función de sustantivo, admite tilde). La clasificación de los
pronombres correlativos e indefinidos se presentan en la Tabla 8.6.

5.5 El verbo
El verbo es la parte de la oración más completa y rica en variaciones morfológicas,
funciones y significados. Semánticamente, es la categoría que indica procesos,
acciones, acciones-procesos o fenómenos naturales, en una relación de tiempo,
modo, número y persona (Gili Gaya, 1961). Es, en consecuencia, la expresión
misma de un enunciado oracional. Desde el punto de vista sintáctico, el verbo
corresponde al núcleo del predicado, o sea la parte que define la existencia
misma de una oración. Ejemplos:
Mi amiga se durmió. Amanecía. Vamos a teatro.
Las aves nos despiertan con su canto. Ayer llovió.

Variaciones morfológicas y su significado


Las variaciones morfológicas del verbo y sus significados se manifiestan en la
expresión de persona, número, modo y tiempo, las cuales se explican enseguida.

Persona y número. Las variaciones de persona indican la relación con el


sujeto. Se expresan por los morfemas de persona: corro (1ª, yo), corrías (2ª,
tú), corren (3ª, ellos). La variación de persona se hace presente en todas las
formas verbales, excepto en el infinitivo, gerundio y participio. Como otros
elementos gramaticales, el verbo puede estar en singular o plural, según el
sujeto corresponda a una o varias personas, ejemplos:
Singular: ganarás, trabajaba.
Plural: aman, estudiemos, llegarían.

237
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Modo. Indica la manera como se da la significación del verbo. Existen dos grupos
de modo, los de formas personales y los de formas no personales. Los de formas
personales, que cubren la mayor parte de formas verbales, son tres: indicativo,
subjuntivo e imperativo. Cada uno de estos modos tiene varios tiempos simples
y compuestos.
El modo indicativo permite expresar la significación del verbo como si fuera
algo real o cierto, y no una conjetura. Es el modo por excelencia para la oración
aseverativa, expresión de la proposición, ejemplos: “las plantas florecieron”,
“mi amigo estudia todos los días”.
El modo subjuntivo expresa el significado verbal, como una conjetura o algo
supuesto. Siempre depende de otra expresión verbal en indicativo, por eso el
subjuntivo es propio de las oraciones subordinadas, ejemplo: “Marcela quería
(indicativo) que viajáramos” (subjuntivo).
El imperativo expresa el significado verbal como una orden o solicitud. solo existe
el tiempo presente y las formas de segunda persona, ejemplo: “ven” (singular),
“tomad” (plural, de uso en España). Con frecuencia le damos la función de
imperativo al presente del subjuntivo: “corramos”, “lean atentamente”.
Los modos de las formas no personales del verbo son el infinitivo, participio
y gerundio, con las cuales no se expresa la idea de persona ni de tiempo. En
consecuencia, no son núcleo de oración. (Cf. p. 222). El infinitivo es el nombre
del verbo, es decir, expresa la idea verbal pero con funciones sustantivas, ejemplo:
reír, el cantar, comer. El participio formula el significado verbal en forma de un
adjetivo, ejemplos: mi padre amado, paz deseada, viudas sufridas. El participio
hace parte de la conjugación de los verbos en los tiempos compuestos: me he
convencido, lo habrás logrado. El gerundio expresa el significado verbal como
un adverbio: trabajando, ofreciendo. A veces, en la práctica del uso, el gerundio
se emplea erradamente con sentido de adjetivo, como en “caja conteniendo
libros”. Excepcionalmente, es aceptado en expresiones como “agua hirviendo”,
“el rancho ardiendo”.
Tiempo. Expresa la significación verbal en presente, pasado y futuro con
referencia al momento en que se enuncia la oración. Hay tiempos simples (amo,
cantas) y compuestos (había amado, habrás sufrido) y tiempos que pertenecen
al indicativo, subjuntivo y uno al imperativo, como se observa en la Tabla 8.7
de los paradigmas, en la siguiente página.

Paradigmas de los verbos regulares


En su forma, todo verbo está constituido por un elemento básico, la raíz (lexema)
y elementos o marcas que se añaden, los cuales en lingüística corresponden a
morfemas. Existen morfemas de persona, número, modo y tiempo; a veces, un

238
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

solo morfema lleva en sí dos, tres o más marcas. Así, el morfema -a en “am-a”
marca la idea de persona (3ª), tiempo (presente), modo (indicativo) y número
(singular, por falta de -n, marca de plural).

La posibilidad de pasar la raíz de un verbo por todas las variaciones morfémicas


de persona, número, tiempo y modo se llama conjugación, lo cual constituye un
modelo o paradigma. En español existen tres paradigmas de la conjugación de los
verbos llamados regulares. Son regulares porque siguen o respetan la estructura
de RAÍZ + DESINENCIAS en todos los modos y tiempos. “Desinencias”, son
las terminaciones (marcas o morfemas). Dichos paradigmas son: verbos cuyo
infinitivo termina en -ar: amar, cantar, luchar; verbos cuyo infinito termina en
-er: comer, temer, correr; y verbos cuyo infinitivo termina en -ir: sufrir, partir,
añadir. En el cuadro siguiente se insinúa la conjugación de un verbo regular, por
cada paradigma:

MODO Y
PARADIGMAS
TIEMPO
1ª CONJUGACIÓN 2ª CONJUGACIÓN 3ª CONJUGACIÓN
INFINITIVO am-ar com-er sufr-ir

INDICATIVO
Presente am-o,-as,-a,-amos,-an com-o,-es,-e,-emos,-en sufr-o,-es,-e,-imos,-en
Pretérito am-é,-aste,-ó,-amos,-aron com-í,-iste,-ió,-imos,-ieron sufr-í.-iste,-ió,-imos,-ieron
Copretérito am-aba,-abas,-aba, ... com-ía,-ías,-ía,-íamos,-ían sufr-ía,-ías,-ía,-íamos,-ían
Antepresente he amado, has amado, ... he comido, has comido, ... he sufrido, has sufrido, ...
Antepretérito hube amado, hubiste ... hube comido, hubiste ... hube sufrido, hubiste ...
Antecopretérito había amado, habías ... había comido, habías ... había sufrido, habías ...
Futuro am-aré,-arás,-ará,-aremos... com-eré,-ás,-eré,-eremos ... sufr-iré,-irás,-irá,-iremos ...
Antefuturo habré amado, habrás ... habré comido, habrás ... habré sufrido, habrás ...
Pospretérito am-aría,-arías,-aría, ... com-ería,-erías,-ería, ... sufr-iría,-irías,-iría, ...
Antepospretérito habría amado, habrías ... habría comido, habrías ... habría sufrido, habrías ...

SUBJUNTIVO
Presente am-e,-es,-e,-emos,-en com-a,-as,-a,-amos,-an sufr-a,-as,-a,-amos,-an
Pretérito am-ara,-aras,-ara ... com-iera,-ieras,-iera ... sufr-iera,-ieras,-iera ...
am-ase,-ases,-ase,-ásemos com-iese,-ieses,-iese ... sufr-iese,-ieses,-iese ...
Antepresente haya amado, hayas ... haya comido, hayas ... haya sufrido, hayas ...
Antecopretérito hubiera amado, hubieras ... hubiera comido, hubieras ... hubiera sufrido, hubieras ...
hubiese amado, hubieses ... hubiese comido, hubieses ... hubiese sufrido hubieses ...
Futuro am-are,-ares,-are,-áremos com-iere,-ieres,-iere ... sufr-iere,-ieres,-iere ...
Antefuturo hubiere amado, hubieres ... hubiere comido, hubieres ... hubiere sufrido, hubieres ...

IMPERATIVO am-a, -e, (-ad), -en com-e, -a, (-ed), -an sufr-e, -a, (-id), -an

PARTICIPIO am-ado com-ido sufr-ido

GERUNDIO am-ando com-iendo sufr-iendo

Tabla 8.7. Paradigmas de verbales regulares

239
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Verbos irregulares
Son verbos irregulares aquellos, que al ser conjugados, se salen de las reglas
establecidas para los tres paradigmas, ofreciendo ciertos cambios. Por ejemplo,
es irregular el verbo saber, por cuanto al conjugarlo decimos yo sé; la forma
irregular según la regla sería yo sab-o, pues la raíz es sab- y la terminación -o,
de acuerdo con el segundo paradigma. También son irregulares los verbos pedir,
rogar, hacer, decir, andar, entre tantos que existen en español, por cuanto su raíz
cambia al ser conjugados: pido, ruego, haré, dije, anduve.

No se consideran irregulares propiamente los verbos que hacen cambios por


razones ortográficas, por ejemplo: de alcanzar, alcancen, alcancé; de llegar,
llegue; de afligir, aflijo; de seguir, siga.

Hay dos clases de verbos irregulares: los que se agrupan por tener irregularidades
comunes y verbos sueltos. Los de irregularidades comunes se clasifican por
grupos y respetan cierta lógica, por ejemplo, en un grupo el verbo diptonga la e
radical: e > ie, como en pensar > pienso, y otros verbos diptongan la o radical:
o > ue, mover > muevo. Los verbos irregulares sueltos no se pueden agrupar: de
saber, quepo; de errar, yerro; de morir, muerto; de decir, dicho.

5.6 El adverbio
Es una parte invariable cuya función es modificar la significación del verbo, la
del adjetivo o la de otro adverbio. Es decir, el adverbio desempeña con respecto
al verbo, el adjetivo u otro adverbio una función similar a la que cumple el
adjetivo respecto al sustantivo. Ejemplos:
Avanza veloz. Veloz califica la significación del verbo avanzar.
El cuchillo es muy afilado. Muy modifica el significado del adjetivo
afilado.
Roberta trabaja bastante bien. Bastante modifica el significado del
adverbio bien.

Como los adjetivos, los adverbios se clasifican en dos grupos: los adverbios
calificativos y los determinativos. Los calificativos especifican una cualidad del
verbo. Suelen llamarse adverbios de modo: bien, mal, mejor, peor. También son
de modo los que se constituyen con adjetivo y el sufijo -mente, por ejemplo:
rápidamente, ágilmente.
Los adverbios determinativos son:

240
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

• De lugar: cerca, lejos, encima, debajo, detrás, delante, ahí, allá,


donde, etcétera.
• De tiempo: antes, después, tarde, pronto, luego, nunca, jamás, ahora,
cuando, una vez, a veces, etcétera.
• De cantidad: muy, más, menos, mucho, poco, bastante, algo, nada,
etcétera.
• De afirmación: sí, ciertamente, también, sin duda.
• De negación y duda: no, en absoluto, quizás, tal vez.
• De modo: así, de este o de ese modo.

5.7 Las conjunciones y preposiciones


Tanto las preposiciones como las conjunciones son elementos invariables cuya
función sintáctica y significado consisten en establecer relaciones o nexos
entre categorías o entre estructuras gramaticales. Es decir, son conectores
dentro del discurso.
Las preposiciones relacionan categorías o partes dentro de la oración, ejemplos:
Viajo a Cartagena Libro de historia Confiado en vencer
(V) (prep) (N) (N) (prep) (N) (adj) (prep) (V)

La principal función de las preposiciones (pre-posición = se ponen antes) es


encabezar los sintagmas preposicionales (SPrep):
de las ciudades
para su hermana
hasta la mejilla
sin agua
con amor
sobre la mesa

Existen preposiciones propias y expresiones preposicionales. Las preposiciones


propias en español son:

a, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre,


hacia, hasta, para, por, según, sin, sobre, tras.

241
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Las expresiones preposicionales son frases que se forman con varios elementos
léxicos, ejemplos: desde el interior de, en dirección de, con base en, en relación
con, debajo de, al lado de, detrás de, y muchas más.

Las conjunciones (con-junción = unión con) enlazan categorías y estructuras


dentro de la oración, y también conectan oraciones dentro de las cláusulas o
párrafos, en la totalidad del texto.

Algunas veces conectan categorías (naranjas y manzanas, trabajo o descanso),


pero la mayoría de las veces establecen conexiones de tipo sintáctico o
supraoracional. Como conectores tienen como función principal asegurar la
cohesión (Cf. p. 157, 164, 241).

Igual que las preposiciones, existen conjunciones propias, y expresiones con


función conjuntiva. Las principales conjunciones propias en español son:
Copulativas: y, e, ni.
Disyuntivas: o (u), ya, bien, sea.
Adversativas: pero, mas, sin embargo, sino, no obstante.
Causales: porque, pues, ya que, puesto que.
Consecutivas: luego, pues, con que, puesto que.
Condicionales: si, con tal que, siempre que.
Finales: para, para que, a fin de que.
Concesivas: aunque, por más que, si bien.

Son muchas las expresiones que cumplen una función conjuntiva o conectiva, y
se usan con muy variados matices significativos, ejemplos: gracias a que (causal),
en razón de lo anterior (consecuencia), con la finalidad de (final), de manera
diferente a lo anterior (adversativa), a pesar de todo (adversativa), etcétera.

6. Las oraciones compuestas


6.1 Su estructura
Recordemos que una oración simple está constituida fundamentalmente por una
estructura de sintagma, en la que el núcleo es un verbo en forma personal,
es decir, un sintagma verbal. De todas maneras implica la presencia de otro
sintagma nominal con función de sujeto. Ejemplo:

242
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

#O#
Mi padre viajó ayer. O SN + SV
SN SV

Ahora bien, una oración compuesta es aquella estructura constituida por


más de un verbo (V) en forma personal, es decir, por más de una estructura
tipo 0 SN+SV. Por ejemplo:

Mi padre ordenó que todos recibamos una parte. (dos verbos)

Dado que cada oración simple, en últimas es portadora de una proposición,


tradicionalmente las oraciones simples que constituyen una compuesta, se suelen
llamar proposiciones. Diremos, entonces, que la oración anterior se compone
dos proposiciones, por cuanto tiene dos verbos en forma personal.

6.2 Clasificación
Coordinadas
Una oración es compuesta coordinada cuando las proposiciones de que consta se
encuentran a mismo nivel sintáctico, es decir, ninguna depende de otras. Veamos
un ejemplo:
Vine, vi, vencí.

Yo vine yo vi yo vencí

Las oraciones compuestas coordinadas pueden ser:


Yuxtapuestas, si van unas después de otras, unidas por comas, sin ningún
conector como, en el ejemplo anterior.

243
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Copulativas, si se conectan por conjunciones copulativas (y, ni): “Las


aves vuelan y cantan”, “Ni come ni duerme”.
Disyuntivas, cuando su conexión se da por conjunciones disyuntivas
(o, u, ya); indican distintas alternativas de interpretación: “Descansas
o trabajas”.
Adversativas, contraponen conceptos o puntos de vista opuestos o
diferentes; se conectan con conjunciones adversativas (mas, pero, sino,
sin embargo): “Estudió todo el día, pero no logró terminar la tarea”.
Causales, se conectan con conjunciones causales (porque, ya que, puesto
que, pues...) para relacionar una causa: “No puedo aceptar, pues mis
principios me lo impiden”.
Consecutivas, de manera similar a las anteriores expresan no una causa
sino una consecuencia por medio de conjunciones como: por tanto,
en consecuencia, entonces. Ejemplo: “El tiempo se agota, por tanto
trabajemos”.

Subordinadas
Las proposiciones son subordinadas cuando dependen sintácticamente de
otra oración llamada principal. Por ejemplo, en la oración “El padre pidió
que prestaras el vehículo”, hay dos proposiciones, una subordinada y otra la
principal: “que prestaras el vehículo” es la subordinada, en este caso sustantiva,
y la principal, “el padre pidió”.

Las subordinadas pueden ser de tres clases, sustantivas, adjetivas y adverbiales,


según desempeñen la función de sustantivo, adjetivo o adverbio.

244
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Subordinadas sustantivas: cumplen una función nominal en relación con la


principal. Por tanto, pueden ser subordinadas sustantivas con función de sujeto
(“Que triunfes es lo más importante”), sustantivas con función de complemento
directo (“Le rogó que se quedara”), o sustantivas con función de complemento
indirecto (“Compraron frutas para quienes las consuman”).

Subordinadas adjetivas: cumplen una función de adjetivo en relación con la


principal, y pueden ser: especificativas, ejemplo: “los alumnos que gritaban
fueron reprendidos” ( solo los que gritaban); o explicativas, ejemplo, “los
alumnos, que gritaban, fueron reprendidos” (todos gritaban). Nótese que el
sentido cambia, lo que se manifiesta en la puntuación, las pausas y la entonación.

Subordinadas adverbiales: si cumplen una función de adverbio, ejemplo:


“cuando llegué lo encontré mejor” (temporal), “lo devuelvo como me lo
entregaron” (modo), “colocamos la pintura donde le corresponde” (lugar).

6.3 La concordancia sintáctica


La concordancia es una cualidad de relación, según la cual las palabras guardan
armonía gramatical entre sí, dentro de la oración, especialmente en lo que
respecta a género, número, persona, modo y tiempo.

Se requiere la concordancia de número y persona entre el núcleo del SN (Sintagma


Nominal) y el SV (Sintagma Verbal) de una oración, es decir, entre el nombre y
el verbo. Por regla general, si el verbo se refiere a un solo nombre, concuerdan
en número y persona (en voz pasiva, también en género). Ejemplos:
El banco exigirá judicialmente el dinero.
Los cobros serán hechos por la compañía.

Si el verbo se refiere a varios nombres, la concordancia es en plural; si entran en


juego distintas personas verbales (la., 2a., 3a.), la segunda persona es preferida
a la tercera, y la primera a todas. Ejemplos:
Los obreros y los empleados hacen parte de la casa.
Tú y tu amiga seréis invitados a la fiesta (España).
La señora Irene, tú y yo tenemos un asunto para tratar.

En cuanto a los adjetivos, la regla general dice que un adjetivo referido a un solo
nombre concuerda con él en género y número (“las puertas rojas”, “la mujer
encantada”). Igual cosa sucede cuando el adjetivo es atributo (“las puertas son

245
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

rojas”). Con varios nombres del mismo género, el adjetivo va en dicho género y
en plural: “Luisa y su secretaria son encantadoras”. Cuando los nombres sean
de distinto género, el adjetivo irá en plural y en masculino: “el contrato y la
hipoteca consignados en el banco”. Si el adjetivo se antepone a varios nombres,
concuerda solamente con el más próximo: “intrépida operación y rescate”.
En fin, algunos nombres de tratamiento (Eminencia, Majestad, Alteza) pueden
permitir la concordancia de acuerdo con el sexo de la persona a que se refiere el
título: “Su Eminencia está invitada” (si es mujer) o “invitado” (si es un hombre).
Hay pronombres personales que en la frase se relacionan con los nombres a los
cuales se refieren, ejemplo, conviene evitar decir: “le envío este regalo a mis
amigos”, y más bien buscar concordancia en el número: “les envío”. También
se crean problemas con la mezcla de pronombres en distintas personas como “le
escribo esta carta para recordarte”; lo adecuado es “le escribo esta carta para
recordarle” o “te escribo esta carta para recordarte”.

7. Estructuras proposicionales y estructuras


sintácticas
Como se explicó en otra oportunidad (Cf. p. 72, 90, 105, 106, 107), la forma más
conocida de explicar la estrecha relación entre las estructuras proposicionales y
las estructuras oracionales, corresponde a las teorías de la gramática generativa
de Chomsky (1975). Según él, la estructura de frase de un enunciado oracional,
a la que llamó estructura superficial, es el resultado de aplicar ciertas reglas de
transformación a la estructura profunda, constituida por la estructura sintáctica
de base. Lo anterior se representa en el siguiente esquema:

Reglas de transformación

ESTRUCTURA PROFUNDA ESTRUCTURA SUPERFICIAL

Sin embargo, esta teoría evolucionó con los aportes de los poschomkistas,
de corte semanticista, quienes consideran que la estructura profunda no es
sintáctica sino semántica, y corresponde a la estructura de la proposición. Es
decir, previo al análisis de Chomsky, se introduce la distinción de una estructura
semántica, a partir de la cual se generan las estructuras sintácticas propiamente.

Esto nos obliga a considerar cuatro pasos o fases: 1) representación de la


estructura proposicional; 2) la configuración de una estructura intermedia (la
que Chomsky llamó estructura profunda); 3) la aparición de las estructuras de
frase (estructura superficial), que resulta de la inserción léxica y de la aplicación

246
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

de las reglas de transformación y las reglas morfológicas; y 4) la emisión del


enunciado oracional en una cadena de fonemas y sonidos o letras.

Resumiendo, las cuatro fases (F) por las que pasan la configuración semántica
y sintáctica de las oraciones y su emisión, se representan en la siguiente figura:

Figura 8.1. Fases de la configuración semántica y sintáctica.

Si aplicamos la fórmula anterior a la representación de la oración “Los alumnos


que estudien ganarán la beca”, registraremos las distintas fases, así:
Fase 1. Representación de la estructura proposicional

Prop Xag Yac-proc Xobj-pac


(alumnos (ganar) (beca)

Prop Xag Yac


(alumnos) (estudiar)

Fase 2. Configuración de la estructura sintáctica intermedia

247
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Como se puede inferir, la anterior estructura sintáctica (de base), se da a nivel


mental y no en la cadena emitida. Por eso se llama intermedia.

Fase 3. Transformación a estructura de frase


En este punto se operan algunos cambios:
• Se inserta el léxico, o sea, las • Se aplican las reglas morfológicas
categorías gramaticales. (morfemas de género, número,
persona, tiempo, modo, etc.).

• Se aplican las reglas de • Se genera una oración compuesta,


transformación, que en el y se manifiestan las funciones
presente caso, corresponde a una (sujeto, predicado, proposición
sustitución (pronominalización): principal, subordinada adjetiva).
los alumnos que.

El resultado corresponde a un enunciado oracional (estructura superficial), según


secuencia que se representa en el siguiente diagrama arbóreo:

Recordemos (Cf.) que las elementos de una fase a otra no siempre se corresponden.
Por ejemplo, el sujeto no siempre corresponde al agente, ni el complemento
directo al objeto paciente.

Fase 4. Emisión del enunciado en la cadena fónica

Culminada la fase de configuración sintáctica, la cadena es interpretada


fonológicamente y emitida de manera audio-oral (fonética) o visual (escrita),
dentro de la acción del discurso, permitiendo que culmine el proceso de
comunicación.

248
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

Figura 8.2. Emisión de la cadena fónica o escrita.

Ejercicios de aplicación

1. Enunciados y oraciones
Discuta: ¿cuál es la mínima unidad de la comunicación?

Escriba: ¿cómo se relacionan los conceptos de acto de habla, enunciado,

oración y proposición?

2. Estructura de la proposición
Represente la estructura proposicional que subyace en las siguientes

oraciones:
- Los futbolistas corrían hacia el arco.
- El carpintero cortó la madera con esa sierra.
- Esa tela es para las cortinas.
- Mi hermana está enferma.
Busque ejemplos de proposiciones fenomenológicas y proposiciones

atributivas.
Construya la oración que convenga a la siguiente estructura proposicional:

Prop Xag + Yacc-proc + Xob-pac + Xinst

249
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

3. Modos significativos de los enunciados


 Determine los modos significativos de los siguientes enunciados oracionales:
- Mi amigo se compró un gato.
- ¡Se ahoga un anciano!
- ¿Puede usted darme la hora?
- Ojalá pudiera hacerlo.
- Tal vez regrese mañana.

4. Estructura de la oración simple


Diseñe un cuadro con los distintos puntos de vista desde los cuales considerar

la oración.
- Mediante diagramas arbóreos, señale las estructuras de frase de las siguientes

oraciones:
Aquellas palomas recogen palitos para su nido.
Los niños que lloran tienen hambre.
En la librería central compré el libro que buscaba.
Señale las funciones (sujeto, predicado, complementos) en las oraciones

anteriores.
Explique con un ejemplo las clases de oración simple.

Transforme de activa a pasiva la siguiente oración: “Mi padre sembró un

árbol nuevo”.

5. Las partes de la oración


Participe en un debate sobre la equidad de género.

Lea atentamente el siguiente párrafo:

Mi padre murió a los setenta y cuatro años. Era un hombre de perfecta
salud. Comía sobriamente. Fumaba todo el día sin parar, cigarrillos
que él mismo liaba. Tenía su vida arreglada según un plan invariable.
Se levantaba temprano; leía; paseaba; charlaba con los convecinos;

250
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

tornaba a pasear; tornaba a leer. A la caída de la tarde, después de haber


caminado por el campo, era cuando él hacía las más largas lecturas.
Gustaba preferentemente de libros de historia y de viajes. Había leído
y releído a Roberston, Feneron, Thiers, La Fuente. Su memoria era
prodigiosa; narraba hechos y períodos históricos con los menores
detalles. (Azorín. Recuerdos de mi infancia).

Con base en el texto anterior realice los siguientes ejercicios:



- Determine las oraciones, indicando de cada una si es simple o
compuesta.
- Señale y clasifique las partes (sustantivo, adjetivo, etc.) de las primeras
cuatro oraciones.
- Señale las variaciones, función y significado de cada una de estas
partes oracionales.
- De los verbos, indique persona, número, modo y tiempo. Diga si son
regulares o irregulares.

6. Las oraciones compuestas


Con base en el texto anterior, continúe el ejercicio así:

- Extracte en una lista las oraciones compuestas del texto anterior.
Clasifíquelas.
- Determine en cada oración las proposiciones.
Analice en los siguientes ejemplos, las clases de oración, según sean simples

o compuestas y
explique por qué:
- Juan y María se miraron.
- La intención precede a la acción.
- Cuando termines el trabajo nos reuniremos en mi oficina.
- Pienso que los niños del jardín necesitan cariño.
- Las abejas vuelan, zumban, trabajan.

251
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

7. Estructuras proposicionales y estructuras sintácticas


Indique las fases de transformación de estas oraciones:

- La señora desea comprar un bolso de cuero.
- Ayer elaboré el informe que me pidió el profesor.

Transforme las siguientes oraciones, suprimiendo la negación y cambiando



el verbo por otro.
Ejemplo:
- No aceptó la invitación. - Declinó la invitación.
- El alma no muere.
- No quiso hacer frente a su enemigo.
- No revelaron la verdad.
- No te concedimos el permiso.
- No tuvo éxito en la gestión.
- No pongas mi nombre en esa lista.
- Por no hablar esa señora se ganó un premio.

Transforme las siguientes oraciones, sustituyendo la subordinada adjetiva por



un adjetivo o expresión adjetiva. Ejemplo: Él es una persona que titubea.
Él es una persona indecisa.
- Padece una enfermedad que le durará muchos años.
- Nos relató un cuento que daba miedo.
- Fundó una empresa que le proporciona muchas ganancias.
- Prefiero comidas que tienen pocos condimentos.
- Ese es un circo que entretiene mucho.
- Las palomas que llevan la razón vuelan a través del aire que calienta.

Transforme las siguientes oraciones sustituyendo la subordinada sustantiva



(encabezada por la partícula “que”) por una frase de infinitivo. Ejemplo:

252
VIII. Marco teórico para el análisis morfosintáctico

El profesor piensa que viajará pronto. El profesor piensa viajar pronto.


- Los alumnos esperan que pasarán en el examen.
- Esa señora cree que es tan inteligente como para desempeñar el cargo.
- Juan juzga que estará a tiempo en casa.

Escriba un corto ensayo utilizando oraciones simples y compuestas.


253
Capítulo noveno

Marco teórico para el análisis


fonético y fonológico
“La lengua, para ser capaz de entrar por los sentidos, ha de
estar hecha con algo que tenga una realidad física. Esa materia
prima es el sonido” .

Manuel Seco

Introducción
A no dudarlo, la producción de tipo sonoro y auditivo es la base material de la
comunicación cotidiana en cualquier idioma. Además, sabemos que la cultura
oral históricamente aparece primero que la cultura escrita, así esta se haya
convertido hoy día en un medio imprescindible. El uso mismo de la lengua en su
práctica oral se pierde en los orígenes del hombre.

En la realidad de la producción del habla, los enunciados del discurso son


interpretados en términos de una cadena de fonemas los cuales, a su vez, se
canalizan como una secuencia de sonidos. Se dice, entonces, que pasamos del
plano de la lengua al plano del habla, de lo abstracto a lo concreto, de un nivel
mental a un nivel material, de lo fonológico a lo fonético.

Si aplicamos la reflexión a estos hechos, surgen interrogantes como los


siguientes: ¿cómo se produce el habla? ¿Qué estudia la fonética? ¿Cómo se
articulan los sonidos del lenguaje? ¿Qué órganos biológicos participan en la
producción del habla? ¿Cuál es el campo de estudio de la fonología? ¿Qué es
un fonema? ¿Cuáles son los sonidos y fonemas del español?
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

1. Algunos conceptos básicos


Antes de abordar propiamente el estudio del componente sonoro del lenguaje, es
indispensable precisar ciertos conceptos básicos indispensables para delimitar
sus alcances y facilitar su comprensión. Nos referimos a las distinciones
tradicionales saussureanas de lengua y habla, y a las propiedades del significante
lingüístico dentro de la consideración del signo lingüístico.

1.1 La lengua y el habla en la cadena fónica


La lengua es el modelo general y constante que reside en el conocimiento
lingüístico de la totalidad de los miembros de una comunidad lingüística. Se
constituye en el código común, marco de referencia obligado para la emisión
y comprensión de enunciados. Como sistema semiótico, es de carácter
supraindividual, compuesto de signos y reglas de funcionamiento, que rigen los
actos de habla de todos los hablantes del grupo lingüístico.

En cambio el habla es la manifestación concreta del lenguaje (Cf. p. 95, 141,


149, 151). El término hace referencia al uso específico que le dan a la lengua los
miembros de la comunidad lingüística, en momentos y contextos determinados.
Es como la interpretación o puesta en práctica de la lengua, similar a como los
miembros de una orquesta interpretan y ejecutan una misma partitura. Así como
existe una pieza musical común, con distintas realizaciones, así una misma
lengua es empleada de manera diferente por cada individuo. Esto permite
distintos estilos, tonalidades, pronunciaciones, registros, léxico, etcétera.

Como se ve, hay una estrecha interdependencia entre lengua y habla. Gracias al
hecho de saber una lengua, es como el individuo logra producir o comprender
enunciados. Y por estos es por lo que podemos inferir la existencia de la lengua.

La lengua se manifiesta en el sistema fonológico propio y el habla en la práctica


oral o escrita, mediante el cual se realiza dicho sistema (Pinilla y Gutiérrez,
2012). Sabemos que cuando la gente habla produce sonidos. Pero hay que tener
en cuenta que no todo sonido lingüístico es realizado igual: varía según el lugar
dentro del signo, según la persona que lo produce, según el lugar y circunstancia
social. Así por ejemplo, la gente puede decir valle como ll o como y, como v
o como b, pero a pesar de las diferencias que se pueda registrar quien habla o
escucha en lengua española, siempre percibe las mismas unidades fonológicas
[λ] y [b]. Hay aquí pues hechos de lengua (las unidades fonológicas comunes)
y hechos de habla (las distintas realizaciones sonoras).

256
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

1.2 El circuito de la palabra


El habla implica, además de la codificación lingüística, procesos cognitivos,
actitudinales, fisiológicos y acústicos. El proceso de comunicación oral se
inicia con la observación y análisis de la realidad por parte del hablante
(primer interlocutor), lo cual le permite construir conocimiento y desarrollar
conceptos, juicios, raciocinios, impresiones, sentimientos y propósitos,
como fuente de la comunicación. Es decir, empieza con la representación
del mundo y la elaboración de significados.

Una específica intención comunicativa aprovecha esta fuente para organizar un


mensaje seleccionando significados y significantes, de las posibilidades que le
ofrece el código de la lengua, dentro de un marco de referencia y un contexto
específico. La intención desencadena órdenes cerebrales que ponen en acción
los órganos de la fonación y la articulación, para emitir finalmente el mensaje
en forma de una cadena, siguiendo una línea de entonación.

Figura 9.1. Circuito de la palabra.

El aire conduce el mensaje oral a oídos del oyente, para iniciarse un proceso
inverso de audición y comprensión. El oyente también ha tenido que pasar por
experiencias previas de observación y conocimiento, semejantes a aquellas que
dieron base a la información inicial. Los sonidos del mensaje son identificados
por el oído que los percibe y transmite en forma de sensaciones al cerebro
(percepción auditiva). Estas sensaciones se constituyen en imágenes verbales
que desencadenan conceptos, ideas y sentimientos que, al ser captadas
integralmente y asimiladas, constituyen una reconstrucción aproximada de
la información original enviada en el mensaje oral (comprensión). Al llegar
a esta etapa, se cierra la primera parte del circuito de la palabra, o sea la
comunicación oral en dirección del sujeto A (primer interlocutor) al sujeto B
(segundo interlocutor).

257
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

La segunda parte del circuito se da cuando se desencadena una información de


respuesta en el cerebro del sujeto B (segundo interlocutor), dando origen a una
segunda comunicación en que se repite el proceso reseñado en la Figura 9.1:
en este caso el sujeto B se constituye en nuevo hablante (nuevo emisor) y el
sujeto A en nuevo oyente (nuevo destinatario); cuando el nuevo oyente logre
comprender a cabalidad el nuevo mensaje de B hacia A, se habrá cerrado el
circuito de la palabra.

1.3 La cadena fónica en su calidad de significante


Un sistema semiótico está compuesto de signos, que en el caso de lengua, se
llaman signos lingüísticos (Cf. p. 30). Un signo es una entidad sensible que
permite relacionar o evocar un sentido en la mente. En el signo lingüístico, la
entidad sensible corresponde a una cadena fónica (o grafémica) perceptible
por los oídos o la vista, capaz de significar. Existe, pues, un significante
y un significado, como dijera sabiamente Ferdinand de Saussure. Los dos
componentes son de por sí indisolubles, se relacionan recíprocamente: el
significante lleva al significado y este conduce al significante como su medio
de expresión.

De esta manera, abordar el estudio por separado del significante y del significado
parecería una tarea imposible, porque difícilmente se entendería uno sin el
otro. Sin embargo, a vía de análisis, la semántica hace énfasis en el estudio de
la significación, la morfosintaxis atiende a la formación y articulación de los
signos, y la fonología y la fonética penetran en el estudio del significante como
cadena fónica.

Sin embargo, no es posible olvidar que la razón de los sonidos es la


expresión del significado. Por eso, además del análisis fonético, que
estudia el material sonoro como algo físico, existe el análisis fonológico
que determina la función significativa de los elementos sonoros dentro de
los signos del lenguaje. De esta manera, el soporte fonético tiene como
finalidad última la expresión del significado, lo que se hace evidente en el
caso de las oposiciones fonológicas. Ejemplos:
Signo lingüístico Significante Significado
pata /páta/ miembro de un ser vivo
bata /báta/ pieza de vestido
lodo /lódo/ barro
codo /kódo/ parte del brazo

258
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

Es fácil inferir que la realización fonética determina la expresión o comprensión


del sentido. La prueba es que muchas veces dificulta, oscurece, confunde o
cambia la interpretación de un signo lingüístico (como podría ser ruta / gruta,
terso / verso).

En conclusión, para el estudio del discurso lingüístico, el análisis de la cadena


sonora como material acústico es igual de importante a la interpretación fonológica
de dicha cadena, es decir, interpretada como una secuencia de símbolos que se
materializan en sonidos.

2. El análisis fonético
2.1 Objeto y método de la fonética
Tradicionalmente el estudio de los sonidos del lenguaje se consideraba desde un
punto de vista correctivo, dentro de la gramática tradicional. A esta parte se le
llamó la “ortología” (del gr. ortos = correcto, logos = pensamiento, lenguaje),
haciendo alusión más a la corrección en la pronunciación que a cualquier otro
aspecto lingüístico. En 1846 apareció el término “fonología” como “ciencia de
los sonidos del lenguaje”, el cual alternó con el de “fonética”, que fue tomando
mayor fuerza. Aunque, desde los lingüistas neogramáticos del siglo XIX, ya se
hablaba de la fonética como una ciencia descriptiva, fue propiamente a partir
de la Escuela de Praga (Cf. p. 100, 259) cuando se la vino a considerar como el
estudio de los sonidos del habla, inspirándose en las ciencias naturales.

Pero la fonética, aunque parezca, no puede escindirse ni independizarse


totalmente de la fonología. En realidad, su interpretación actual anda muy pareja
con la que se le atribuye a la segunda disciplina. Es así como los fundadores de la
fonología, los miembros de la Escuela de Praga, encabezados por el ruso Nikolai
Trubetzkoy, dan por sentado que, mientras la fonética se dedica a las infinitas
variables del habla, es decir, al estudio de la parte material de los sonidos
del lenguaje, separándolos de la función que cumplen dentro de la lengua, la
fonología, en cambio, orienta sus esfuerzos precisar en los hechos fónicos, su
función significativa, dentro del sistema lingüístico.

Así delimitada, la fonética se convierte en una disciplina básica instrumental de


la lingüística moderna, encaminada a describir los factores, procesos y órganos
que intervienen en la producción de los sonidos del habla, lo mismo que al
análisis de las propiedades o características físicas de dichos sonidos, como la
intensidad, el timbre y la cantidad, en la descripción de los hechos de habla en
el ejercicio de la lengua.

259
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Con un enfoque descriptivo, se pueden distinguir dos clases de fonética, según


el énfasis puesto en el objeto: a) fonética acústica, y b) fonética articulatoria
o fisiológica.
La fonética acústica centra su estudio en la naturaleza física de los sonidos
articulados del lenguaje. Describe, su producción, la forma como se desplazan,
la sensación que recibe el oyente, el registro de las ondas, la diferenciación
acústica. La fonética articulatoria o fisiológica describe el funcionamiento
del aparato fonador y de articulación, y los procesos que se realizan al
producir los sonidos del habla con la participación de los diferentes órganos
y cavidades. Este análisis facilita la clasificación de los sonidos en sonoros y
sordos, bilabiales, dentales, etcétera (Cf. p. 268, 269).
Por otro lado, considerados los usos o finalidades de la fonética, hay
quienes consideran otros tipos de fonética, como la fonética general, si
aborda las posibilidades articulatorias del hombre en las diferentes lenguas;
fonética especial de una lengua o dialecto, cuando se especializa en las
particularidades acústicas o articulatorias particulares; fonética contrastiva,
si analiza las diferencias o coincidencias en el material sonoro de dos o más
lenguas, como cuando se estudia la fonética del español comparada con la del
inglés o francés.
Los métodos de estudio de la fonética han variado a través de la historia
y, en general, andan muy parejos con el enfoque o tipo de fonética que se
desarrolla. La aplicación de los progresos de otras ciencias, como la física
y la fisiología, y el aprovechamiento de la tecnología, han contribuido no
solo al desarrollo de la fonética descriptiva, propiamente, sino también al
desarrollo de una fonética experimental, la cual orienta su tarea al análisis de
los sonidos del lenguaje a través de la observación directa, análisis y control
de fenómenos en laboratorios de fonética, apoyados por diversos aparatos.
Existen métodos mecánicos, plásticos y electrónicos. En un comienzo se usó
mucho el método palatográfico ideado por el lingüista Rudolph Lenz, que
consistía en el uso de un paladar artificial, cubierto de un polvo, en donde se
registraban los contactos de la lengua. Sin embargo, era muy limitado, porque
solo permitía conocer ciertas características de las operaciones realizadas por
la lengua en contacto con el paladar. Por eso se pasó a otros métodos, como
el fotográfico y el de la endoscopia. De esta manera se fue abordando el
estudio de otros importantes aspectos como el de la producción de la voz en
las cuerdas vocales, el susurro y la producción de consonantes.
Un método muy conocido tradicionalmente fue el del uso del quimógrafo. Este
era un aparato compuesto de un micrófono y un cilindro. Al hablar se producían
vibraciones las cuales eran registradas en un papel ahumando que envolvía

260
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

el cilindro, que giraba durante la experiencia para registrar las oscilaciones.


Así se logró avanzar en la descripción de importantes movimientos del habla,
como los de la voz, los respiratorios, los de la mandíbula, de los labios y
otros. Los registros del quimógrafo se llaman quimogramas.
Como era de esperarse, también se accedió al uso de aparatos eléctricos
y electrónicos, tales como el oscilógrafo y analizador o espectrómetro. El
primero tiene por objeto analizar las ondas sonoras, por medio de su conversión
a ondas luminosas. Por este método es posible fotografiar la amplitud de
honda, su duración, la frecuencia y los armónicos, entre otros aspectos. De
estos aparatos es de destacar el oscilador de rayos catódicos. El espectrómetro
también es una técnica que permite descomponer el sonido en formantes, los
cuales se manifestaban como zonas del espectrograma. Por este método se
logró determinar, por ejemplo, los formantes del timbre, tono y cantidad de
las vocales españolas, como lo demuestra el fonetista Antonio Quilis (1973).
En fin, sin abandonar totalmente los métodos tradicionales, la fonética
moderna se caracteriza por el aprovechamiento de los medios electrónicos,
ahora los computarizados, donde se abren posibilidades y expectativas para
realizar observaciones más sutiles y descripciones más precisas sobre los
fenómenos sonoros del lenguaje y de la voz. Y su aplicación ha llegado a
tener de tanta utilidad que su uso es decisivo en procesos judiciales en que se
necesita distinguir o estudiar casos relacionados con matices del timbre, tono
y demás características propias de la voz humana.

2.2 Producción de los sonidos del habla


En el habla intervienen muchos factores, principalmente, neuropsicolongüísticos
y fisiológicos. Para ello, es fácil entender que el ser humano dispone de dos tipos
de órganos biológicos: a) los centros del lenguaje, y b) los órganos ejecutores de
los sonidos, propiamente. En los primeros se genera el lenguaje y las órdenes
neuromotoras. En los segundos, se ejecuta el proceso del habla a través de la pro-
ducción de los sonidos. El primer tipo de órganos toca con los estudios neurolin-
güísticos y psicolingüísticos. A la fonética le incumbe describir el segundo grupo
y analizar su incidencia en la producción de los sonidos lingüísticos.
Para la emisión de los sonidos del lenguaje se distinguen tres fases: la respiración,
la fonación y la articulación, que se constituyen en el principio de agrupamiento
de los órganos fisiológicos que intervienen en cada caso. Veamos en qué consisten.

La respiración
La respiración es el movimiento de la absorción y expulsión del aire, y se da
gracias a las vías respiratorias y a los fuelles de los pulmones. Las vías respiratorias

261
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

son las fosas nasales, la laringe, la faringe, la tráquea y los bronquios. Las
fosas nasales pertenecen a las cavidades supraglóticas, en tanto que los otros
conductos pertenecen a las cavidades infraglóticas (Quilis, 1973). Su función es
ser conductores de aire, del exterior hacia los pulmones y de estos en dirección
contraria. Los pulmones están situados en la caja torácica y se inflan y desinflan
como pelotas para tomar o arrojar el aire: el momento de la absorción se llama
inspiración y el momento de la expulsión se llama espiración.
La oxigenación se produce en la inspiración. En cambio los sonidos del lenguaje
se originan en la fase de la espiración al hacer vibrar las cuerdas vocales y
también con efectos de resonancia y la obstrucción sonora de la articulación.
Como se puede ver, la respiración, siendo vital para la vida del ser humano,
también es esencial para el habla. Sin el aire no sería posible producir los sonidos
del lenguaje, y los órganos quedarían como una flauta a la que no se sopla o una
guitarra a la cual no se toca.

La fonación
La producción de los sonidos del lenguaje pasa por un proceso bastante
complejo. En el caso de la fonación, que consiste en la formación de la voz o
tono fundamental del habla, nos situamos en la cavidad laríngea, la cual se sitúa
inmediatamente por encima de la tráquea, próxima al encuentro de esta con la
faringe. Esta cavidad está constituida por cartílagos (tiroides, o nuez de Adán,
cricoides y dos aritenoides) que envuelven las cuerdas vocales. En el centro
se hallan las cuerdas vocales, llamadas así porque son las que originan la voz.
(lat. voce = voz). Estas son dos pares de pliegues musculares o bandas delgadas,
que se extienden horizontalmente, de manera triangular, de adelante hacia atrás,
frente a la nuez o manzana de Adán. La abertura que dejan en el centro en su
estado de reposo, se llama glotis. La salida del aire, por arriba, tiene una válvula
llamada epiglotis.

Figura 9.2. Cuerdas vocales.

262
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

¿Cómo se produce la voz? En estado de reposo las cuerdas vocales dejan entrar
o salir el aire libremente. En la fase de espiración, estas se tensionan y se
cierran obstruyendo la salida del aire, lo cual hace que vibren y se produzca un
sonido nítido que es precisamente la voz. Los sonidos del lenguaje que allí se
forman se llaman sonoros, y son principalmente las vocales, que se diferencian
por la modulación de la voz en la cavidad bucal con la acción de la lengua.
También se originan las consonantes sonoras (b, r, g, etc.) que resultan de la
combinación de voz, generada en las cuerdas vocales, con sonidos articulados
en las cavidades supraglóticas, los cuales se producen con la participación de
los órganos de la articulación.
Como existen también consonantes sordas, o sin voz, con pura articulación (p,
t, s, etc.), se suele emplear un método popular para distinguirlas: se colocan los
dedos sobre la nuez de Adán y se propicia la producción del sonido puro, sin
vocal: si es sonoro se sentirá la vibración de las cuerdas vocales.

La articulación
A partir de la voz o sonido laríngeo, la articulación se suma como un sistema
de resonancia y de producción adicional de sonidos, con la intervención de los
órganos articuladores, activos y pasivos. Se llama articulación a este momento
de producción sonora, porque al ser la fase en que culmina la emisión, resulta
una combinación en cadena tan fina constituidas de vocales y consonantes, cuya
unidad de pronunciación es la sílaba, lo cual da origen a la emisión sonora, que
será medio de significación.
La resonancia y la articulación se producen en las tres cajas o cavidades
supraglóticas, a saber: la faríngea, la bucal y la nasal. La cavidad por excelencia
de mayor trabajo articulatorio en el habla española y la mayor parte de los idiomas
en realidad es la boca o cavidad bucal. Allí se producen la mayor parte de los
sonidos consonánticos con la intervención de los órganos de la articulación, que
se clasifican en dos: móviles o activos, e inmóviles o pasivos. Los órganos activos
son: la lengua, los labios, el velo del paladar y el maxilar inferior. Los pasivos
son: los dientes, los alvéolos, el prepaladar, el mediopaladar y el pospaladar. De
todos, el de mayor importancia y actividad es la lengua, en la cual es posible
distinguir la zona del ápice, el dorso y el posdorso.
En general, en la articulación de un sonido del lenguaje se distinguen tres
momentos: la intensión (con s) que es el momento en que los órganos, por
órdenes neurocerebrales, se aprestan a la producción del sonido correspondiente;
la tensión, en que se mantiene la misma posición pero activamente produciendo
el sonido, y la distensión, en que los órganos que intervinieron dejan su actividad
y regresan a su antiguo reposo. Haga usted la prueba al pronunciar un sonido o
sílaba, haciéndolo lentamente y deteniéndose a observar.

263
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 9.3. Órganos de la articulación.

Al culminar esta parte, conviene hacer algunas reflexiones y sugerencias en torno


de la higiene fonética. En relación con la respiración es importante recordar que
la acción del discurso o práctica del lenguaje será más eficiente y tendrá más
fuerza y seguridad, si el hablante mantiene una disciplina y hábitos respiratorios
adecuados, basados en una verdadera gimnasia respiratoria. Si, por ejemplo,
respira profunda y rítmicamente antes y durante el uso de la palabra.

En cuanto a la fonación, es sabido que el manejo de la voz es el fundamento de


una buena locución. De ahí la necesidad de educarla y cultivarla, como lo harían
los cantantes, a través de ejercicios y buenos hábitos apoyados por la respiración.
Es importante fomentar la buena salud fisiológica de los órganos de articulación,
particularmente las cuerdas vocales, evitando afecciones y efectos bruscos o
dañinos al hacerlas vibrar.

La higiene también tiene que ver con la articulación o producción de sonidos.


En la comunicación oral un requisito esencial es la articulación, clara, nítida
y precisa, proceso mediante el cual los fonemas de la lengua se convierten en
sonidos, como señal para los oídos de un oyente. Por eso es igualmente importante
ejercitarse en la articulación, de acuerdo con la cultura, la educación y el origen
geográfico de las personas, porque son factores que influyen en la pronunciación
de los sonidos.

264
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

2.3 Clasificación de los sonidos del español


Los sonidos difieren según las lenguas, la combinatoria de unos con otros al
pronunciarse y según las características individuales, sociales y geográficas de los
hablantes. Cada lengua tiene su propio sistema de clasificación y el español tiene
el suyo. Aunque hay quienes hacen énfasis en el aspecto o naturaleza acústica de
los sonidos, el punto de vista más común que se considera para la clasificación
de los sonidos del español es fisiológico-articulatorio. De acuerdo con esto, se
consideran los criterios de clasificación señalados a continuación.

Según la participación de las cuerdas vocales


Si al producirse los sonidos las cuerdas vocales vibran, hablaremos de sonidos
sonoros, como lo son las vocales y muchas consonantes [r, d, m...]. En el contacto
de unas consonantes con otras puede suceder que siendo sonoras pasen a ser
ensordecidas como en la [n] en [áηka], o siendo sordas se sonoricen como en la [s]
en [rásgo]. Si se articulan sin la intervención de las cuerdas vocales, hablaremos
de sonidos sordos [t, s, f].

Según se consideren como vocales o consonantes


Muchos lingüistas ponen en duda este criterio tradicional mediante el cual se
clasifican los sonidos en dos, las vocales y consonantes. Sin embargo, sigue
siendo válida la clasificación tanto pedagógica y metodológicamente, como por
razones fonéticas. Las vocales se caracterizan por una definitiva incidencia de
las cuerdas vocales en su producción con ninguna o casi ninguna articulación,
es decir, sin variar el sonido básico por el hecho de que se obstruya la salida del
aire, por la acción de algún órgano articulatorio, en las cavidades supraglóticas.
En realidad el timbre de las vocales se define en estas cavidades por resonancia,
según la mayor o menor abertura y según la posición de la lengua y los labios, y
no por fricción o por obstrucción.

La mejor manera para comprender la producción de las vocales es el triángulo


de Hellvag, en el cual se representan los puntos de la cavidad bucal donde se
define su timbre, permitiendo la clasificación entre vocales anteriores, centrales y
posteriores y vocales cerradas, y medioabiertas y abiertas.

265
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Figura 9.4. Triángulo vocálico.

En el triángulo anterior se visualizan las vocales del español, aunque la figura


está pensada para representar también las vocales de las diferentes lenguas.

En cuanto a las consonantes, estas se identifican con el aumento sonoro propio de


la articulación, así tengan o no participación vibratoria de las cuerdas vocales. Es
decir, lo propio de las consonantes es ser una modificación del sonido por algún
tipo de obstrucción que se produce en las cavidades supraglóticas, especialmente
la bucal, con la acción de los órganos activos sobre los pasivos. En general una
consonante se caracteriza por:

 La ausencia o presencia de la vibración de las cuerdas vocales.

 El punto de articulación.

 El modo de articulación.

Para comprender mejor la producción tanto de las vocales como de las


consonantes, véase la siguiente figura, que representa las diferentes zonas de la
cavidad bucal.

266
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

Figura 9.5. Diferentes zonas de la cavidad bucal.

Según participación del velo del paladar


Como el velo del paladar es movible, se convierte en órgano activo. Si el velo
del paladar se pega a la pared faríngea, haciendo que el aire salga por la cavidad
bucal, se producirán los sonidos orales o bucales, que son la mayoría en español.
Pero si el velo del paladar se encuentra separado de la pared faríngea, dejando
abierto el conducto nasal y cerrada la cavidad bucal, el aire saldrá por la nariz
dando origen a los sonidos nasales.

En español son nasales las consonantes [m, n, η]. En otras lenguas como el
francés es abundante la nasalización de otros sonidos.

Según el punto de articulación


La clasificación se define por la participación de los órganos activos y el sitio en
donde se producen los sonidos. Si bien las vocales no participan propiamente
de la articulación, pueden considerarse moduladas en un punto, y por esta razón
se pueden clasificar como: anteriores, centrales y posteriores.

267
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Como se puede observar en el correspondiente diagrama, según el punto de


articulación, las consonantes se pueden clasificar como:

• Bilabiales, si se producen por el contacto de los labios superiores y los


inferiores.
• Labiodentales, si se articulan con los dientes superiores y los labios
inferiores.
• Linguodentales, cuando se originan en el contacto de la lengua y los
dientes superiores.
• Linguointerdentales, en el caso de que se produzcan introduciendo la
punta de la lengua entre los dientes.
• Linguoalveolares, si se originan por el contacto de la lengua y los
alvéolos.
• Linguopalatales, cuando se forman por el contacto de la lengua y el
paladar.
• Velares, si se producen con la lengua y el velo del paladar.

Según el modo de articulación


El criterio se refiere a la posición que adoptan los órganos articulatorios en el
momento del contacto, cierre o abertura, en la producción sonora. En general
podría hablarse de sonidos abiertos, medios y cerrados o continuos.

Las consonantes, según el modo de articulación, se clasifican en: oclusivas, si se


da un cierre completo de los órganos; fricativas, si solo se da un estrechamiento;
africadas, si al cierre completo le sucede una pequeña abertura; nasales, cuando
se emite por la cavidad nasal; líquidas, que pueden ser: laterales, si la emisión
se produce por los lados del cierre, y vibrantes, cuando se produce con una o
más vibraciones del ápice de la lengua.

2.4 Trascripción fonética y fonológica


Para la representación fonética y fonológica se ha ideado una simbología
diferente a la ortografía corriente, aunque muy basada en esta. El más conocido
es el Alfabeto Fonético Internacional (AFI), usado para representar los sonidos en
las lenguas del mundo. También existen otros, como el ARFE, o sea el empleado
por la Revista de Filología Española. En el presente caso adoptamos el AFI, con
las adaptaciones hechas por Antonio Quilis (1973).

268
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

Tabla 9.1. Los sonidos del español (Quilis, 1973)

Conviene distinguir los símbolos que introducen la transcripción fonética,


de aquellos que introducen la transcripción fonológica: se usan los paréntesis
cuadrados para la representación fonética [sjudáδes] y las barras oblicuas para
la representación fonológica /serbésa/. Conviene marcar siempre el acento, así no
lleve tilde en la ortografía corriente.

Adicionalmente, es útil tomar en cuenta la combinatoria de las vocales, cuando


con ellas se constituyen los diptongos. Entonces se suelen distinguir las
semiconsonantes y las semivocales, así:

• Las semiconsonantes: [j] como en [bjén] y [w] como en [kwátro]


• Las semivocales: [i] en [áire] y [u] como en [áura]

2.5 Características físicas de los sonidos del lenguaje


Los sonidos del habla, como cualquier sonido, poseen cuatro características
o propiedades básicas que son: tono, timbre, intensidad y duración.

Tono. También llamado armónico o tono fundamental, indica la altura, es


decir, la línea melódica por la cual sabemos si un sonido es agudo (alto) o
grave (bajo). El tono depende de un mayor o menor número de vibraciones

269
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

en un tiempo dado, por ejemplo, por segundo. Las variaciones de esta


frecuencia hacen que varíe la voz melódica o entonación en el habla.

Timbre. Corresponde a la característica peculiar de cada sonido derivada


de la naturaleza del cuerpo vibrador, de la caja de resonancia o de los
dos aspectos a la vez. También depende de la abertura y del volumen de
las cavidades de resonancia. Por el timbre es reconocible la voz de una
persona. Nótese que por el timbre se reconocen las vocales.

El timbre varía de un instrumento vibrador a otro. Nótese cómo es el


timbre el que permite diferenciar la voz de una mujer de la de un caballero.

Intensidad. Comúnmente se entiende como la fuerza con que se emiten los


sonidos. Depende de la mayor o menor amplitud de onda en la vibración,
es decir resulta de la suma de todos los armónicos. Cuanto mayor sea la
energía con que se produce un sonido, mayor será la amplitud de onda
que le corresponde. Según la intensidad, un sonido será fuerte o intenso,
débil, suave o poco intenso.

Duración o cantidad. Corresponde al tiempo de la emisión o a la


prolongación del sonido en el tiempo. Es posible medirla en centésimas
de segundos, según el caso. En algunas lenguas la prolongación de un
sonido o de una sílaba tiene carácter significativo, de manera similar a los
segmentos fonológicos en nuestra lengua.

3. El análisis fonológico
3.1 La fonología, su objeto de estudio
Si bien en un comienzo el término Fonología (1846), y posteriormente también
el de Fonética, se usaron de manera poco precisa, para referirse al estudio de los
sonidos del lenguaje, con el transcurrir del tiempo, encontró su campo específico.
Esto se dio al descubrir que en los sonidos lingüísticos que produce un individuo,
existen elementos significativos comunes con los que emplean los demás.

Aunque es muy cierto que “hay tantas variantes de un sonido del habla como
combinaciones de dicho sonido con otros elementos fonéticos” (Malberg, 1967),
la verdad es que por encima de las diferencias en cada lengua tenemos unidades
que en el habla se reconocen como únicas. Veamos algunos ejemplos en lengua
española:

270
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

SONIDOS PRODUCIDOS UNIDADES ÚNICAS IDENTIFICADAS


[déδo] /dédo/
[soldáδo] /soldádo/
[dáδiβa] /dádiba/
[bóβo] /bóbo/

Existen, además de las variantes combinatorias, infinitos sonidos que varían de


un individuo a otro, según su edad, educación, condición social, temperamento,
país o región de procedencia y según su constitución fisiológica. Piense no más
en las posibilidades en español de pronunciación entre la vocal [i] y la [e], o las
que se dan entre la [u] y la [o].

¿Qué hace que varias diferencias de sonido correspondan a una sola unidad?
El que varias diferencias fonéticas correspondan a una unidad fonológica es la
razón por la que las personas se entienden entre sí. Cuando un hablante-oyente
percibe como una sola unidad /d/, según los ejemplos, quiere decir que capta la
significación. De esto se infiere la existencia de unidades sonoras comunes que,
aunque varíen en su realización, se usan para diferenciar y señalar significados
dentro de los signos de la lengua.

Es un hecho que el número de sonidos diferentes es infinito, en tanto que las


unidades comunes son limitadas en cada lengua. Los primeros son objeto
de estudio de la fonética, como se dijo anteriormente. Las unidades comunes
son objeto de estudio de la fonología y se suelen llamar fonemas, pues no son
propiamente sonidos sino prototipos de sonidos. Son haces de rasgos pertinentes.

La fonología de hoy, tuvo su origen en el Círculo Lingüístico de Praga en 1928,


durante el primer Congreso Internacional de Lingüistas de la Haya, en el cual N.
Toubeztkoy, R. Jacobson y Kacersky, sus máximos representantes, sentaron las
siguientes bases:
Toda descripción científica de la fonología de una lengua debe incluir,
en primer lugar, las características de su sistema fonológico, es decir, las
características del repertorio, propio de esta lengua, de las diferencias
significativas entre las imágenes acústicomotrices. (“Acta del primer
congreso internacional de lingüistas”)

La fonología, por tanto, analiza las unidades comunes, distintas en cada lengua,
es decir, las unidades ideales o modelos, que al ser producidas como sonidos
se convierten en señales fónicas en la comunicación lingüística, al interior de
una comunidad determinada. Estas unidades son los fonemas de la lengua, son
limitadas y varían de una lengua a otra.

271
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

3.2 Los fonemas del español


Según Quilis (Quilis, 1973), los fonemas del español son 19 consonantes
en España (18 en América) y cinco vocales, como se representan en el
siguiente cuadro:

Tabla 9.2. Fonemas del español

3.3 Rasgos pertinentes


Como se infiere de la posibilidad de clasificar los sonidos del lenguaje, explicada
anteriormente (Cf. p. 269), son varias las características acústicas y articulatorias
que se les pueden atribuir. Estas características se suelen llamar rasgos. Así la /b/
de /bóta/ posee los rasgos de bilabial, sonora y oclusiva. Mientras que la /g/ de /
góta/ es velar y también sonora y oclusiva.
Existen rasgos distintivos, como en el ejemplo anterior, donde la substitución de
/b/ por /g/ implicó una diferenciación de significado. Diremos que son unidades
fonológicas, o fonemas. También existen rasgos no distintivos, cuando no inciden
en el significado de las unidades mayores a las que pertenecen, como en las
siguientes variantes combinatorias: un palo [umpálo], un dedo [undéδo], diente
[djénte], donde las variantes no son distintivas, no son significativas, aunque se
registren como tales.
El método propuesto por la Escuela de Praga para saber si un rasgo es o no distintivo
es el de la oposición fonológica, la cual es posible establecer por la conmutación.
Conmutar es cambiar un elemento por otro al interior de un segmento con el fin

272
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

de identificar si los rasgos son o no distintivos, como el cambio de /b/ por /p/ en
/bóka/, dando por resultado /póka/. La oposición fonológica surge al confrontar
las diferencias y establecer si estas inciden o no en la diferencia de significado.
Una oposición se enuncia separando los elementos supuestamente opuestos, con
una barra oblicua, más larga ( ) que la usada para la trascripción fonológica para
evitar confusiones. Así que en el ejemplo anterior existe una oposición: /bóka/
/póka/, signos semánticamente diferentes. Esta diferencia de significado se
debió a la oposición /b/ /p/ que se logró por una operación de conmutación. Por
esta razón diremos que se trató de una oposición fonológica y, en consecuencia,
los rasgos de sonoridad de /b/ y sordez de /p/ son rasgos distintivos. Por la
misma razón, se infiere que tanto /b/ como /p/ son dos fonemas diferentes.
Como hay oposiciones con un solo rasgo, existen parejas correlativas: así, las
velares sordas p, t, k se oponen a sus correlativas sonoras b, d, g. A veces, la
oposición se da por varios rasgos como en /kása/ /káma/, cuya oposición de
/s/ /m/ pone en evidencia diferencias en rasgos de sordez / sonoridad, alveolar
/ bilabial y fricativa / nasal.

3.4 Alófonos y neutralización


De acuerdo con lo anterior, un fonema es la unidad fonológica constituida por
un haz o conjunto de rasgos distintivos. En el análisis y trascripción fonológica,
por ejemplo del refrán “A Dios rogando y con el mazo dando” se identifica la
siguiente cadena de fonemas: /a/ /d/i/ó/s/ /r/o/g/á/n/d/o/ /i/ k/o/n/ /e/l/ /m/á/s/o/
/d/á/n/d/o/. Como puede verse, los fonemas son recurrentes, es decir, se repiten.
Ahora bien un fonema puede tener distintas realizaciones fonéticas, por
ejemplo, por razones combinatorias. Así, no es la misma realización de /n/ en
luna, que en anda, un bote, enferma y tango. Veamos: [lúna], [ánda],
, [u bóte],
[enférma] y [tá go].
Los sonidos variantes en que se realiza el fonema /n/ se llaman alófonos o
simplemente variantes combinatorias. Como los fonemas, los alófonos son
distintos en cada idioma.
La neutralización se da cuando dos fonemas pierden en un momento dado su
función distintiva. En español el caso más destacado es el de la vibrante simple
frente a la vibrante múltiple. Resulta que estos dos fonemas solo se distinguen en
posición interior de palabra intermedia entre vocales como en:
pera / perra mira / mirra
coro / corro moro / morro

273
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Al final de palabra estos sonidos pierden su función fonológica. Así es lo mismo


pronunciar estudiar y fémur con vibrante simple o vibrante compuestas. Decimos
que se neutralizó la vibrante y se representa con el símbolo: R.

3.5 Algunas distinciones conceptuales


Es muy frecuente, especialmente en educación básica, confundir sonido, fonema
y letra. Por ejemplo, hay quienes dicen “pronuncie bien esa letra”; pero las letras
no se pronuncian, se escriben y leen. Para evitar confusiones comunes como
estas, y hacer las distinciones debidas, se propone el siguiente cuadro:

UNIDAD EXPLICACIÓN EJEMPLOS DISCIPLINA

Unidad material producida por la vibración de


cuerpos, perceptible acústicamente. Se produce
con variantes. Sus rasgos no son pertinentes. Los
sonido sonidos pertenecen al habla y son infinitos en
[dáδo]
cada lengua y situación particular. Los sonidos FONÉTICA
del lenguaje no se escriben, se producen o [béβo]
pronuncian. Es posible transcribirlos por ejemplo
mediante el AFI.

Unidad o modelo ideal de sonido, reconocible


mentalmente. Constituye un haz de rasgos
pertinentes o distintivos. Los fonemas son
/dádo/
limitados en cada lengua. No se pronuncian ni
fonema
se escriben, se distinguen e interpretan dentro FONOLOGÍA
de unidades mayores. Se pueden transcribir con /bébo/
los símbolos del AFI, pero en la cotidianidad se
representan por la escritura corriente.

Símbolo gráfico que permite representar los


fonemas en la escritura corriente. Aunque no
parezca, la escritura pertenece al habla, pues es
la ejecución individual de la lengua, no mediante
una cadena fónica o de sonidos, sino mediante
Letra una cadena grafémica. Los símbolos de la escritura
(o son también limitados, pero no tienen una
ORTOGRAFÍA
grafema) correspondencia uno a uno con los fonemas, como Dádo
se evidencia en las letras b, v y w que representan
un solo fonema /b/. Tampoco representan sonidos,
pues estos son muy variados. Las letras constituyen
el alfabeto y no se pronuncian sino que escriben o
leen, en mensajes mayores.

Tabla 9.3. Sonido, fonema y letra.

274
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

3.6 Rasgos suprasegmentales


Sílaba y acento
La mayor o menor intensidad en la cadena articulatoria nos permite distinguir las
sílabas y el acento. Las sílabas son unidades articulatorias cuyo núcleo en español
es una vocal, a la cual pueden anteceder o seguir otros sonidos consonánticos o
vocálicos: me-re-cer, trans-por-te, bui-tre. La distinción de las sílabas es útil no
solo por su importancia en la producción de la cadena fónica en sí, sino también
porque es la base para la comprensión del acento.

La agrupación de dos vocales en una sola sílaba constituye un diptongo (bue-no,


a-gua) y tres vocales pronunciadas igualmente como una sílaba hacen triptongo
(a-ve-ri-guáis). El hiato se da cuando dos vocales que se encuentran, se pronuncian
en diferentes sílaba: cam-pe-ón, be-bí-a.

El acento es la mayor intensidad con que se pronuncian ciertas sílabas en las


palabras (pa-pá, a-man) y de acuerdo con las reglas ortográficas, algunas veces
se señala con una tilde (‘) en la escritura. Nos referimos a las tradicionales reglas
de las palabras agudas, graves y esdrújulas, las de la tilde en el encuentro de
vocales y las de la tilde diacrítica.

En la cadena fónica el acento puede cumplir tres funciones: significativa,


rítmica y enfática. La función significativa se cumple cuando el acento es parte
esencial que incide en el significado, como en los casos de la tilde diacrítica, así
es muy distinto célebre, celebre y celebré, y dé del verbo dar y de preposición.
La armonía del habla y el ritmo musical de los versos también depende de los
acentos de las palabras.

El acento enfático es un recurso de expresividad significativa para destacar sílabas


o palabras, de por sí inacentuadas, para llamar la atención sobre algún matiz o
sentido particular; por ejemplo, en la siguiente frase oralmente se hace énfasis en
la idea de instructores:

Acento normal: LlegAron los instructOres.


Acento enfático: LlegAron los INStructores.

La entonación
Igual que el acento, la entonación tiene como papel hacer resaltar el sentido
de las frases y oraciones, y evitar la monotonía imprimiendo musicalidad a los
enunciados, e igualmente buscar algunos efectos expresivos. La entonación

275
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

corresponde a la curva melódica que puede desplazarse de tono medio, a tono


alto y bajo, según las necesidades expresivas. En español predomina el tono
medio, pero la voz sube y baja, particularmente en determinados mementos de
la cadena fónica, los cuales suelen coincidir con el límite trazado por una pausa.
Las inflexiones tonales o ascensos y descensos de la voz al final de un grupo
fónico, suelen clasificarse en cinco:

Inflexión de suspenso: He dicho que...//

Inflexión ascendente: ¿Se encuentra usted bien?//

Inflexión descendente: Lo declaramos inocente.//

Inflexión semiascendente: Ojos que no ven, / corazón que no siente.//

Inflexión semidescendente: Le gusta estudiar,/ ¿verdad?//

Las pausas son silencios o interrupciones cortas y se originan por razones


fisiológicas (pausas fisiológicas) como las de respirar y recuperar fuerzas, y
por razones lingüísticas (pausas lingüísticas), o sea por exigencias del sentido o
significado de la secuencia. Muchas veces coinciden estos dos tipos de pausas
en la práctica comunicativa. Las pausas pueden ser cortas (/) o largas (//) según
las exigencias de la locución o de acuerdo con la interpretación de los signos
de puntuación.

Por otro lado, el grupo de palabras limitado por una pausa y su consiguiente tono
o inflexión de voz, es lo que suele llamarse grupo fónico.

A continuación se transcribe un texto, en el que se indican las pausas, los grupos


fónicos y las correspondientes inflexiones tonales:

Me puse de pie de un salto, /como golpeado por un rayo.//

Me froté los ojos.// Miré bien. // Y vi un hombrecito / enteramente

extraordinario / que me examinaba gravemente.//


(De El principito).

276
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

La entonación suele ser un poderoso recurso para imprimirle fuerza ilocutiva a


los enunciados. En español se destaca la entonación aseverativa, la interrogativa
y la exclamativa.

La entonación aseverativa se caracteriza par la inflexión descendente. Ejemplos:

La lluvia se origina en las nubes. //

A caballo regalado,/ no se le mira el colmillo.//

En las interrogativas absolutas la inflexión final de la voz sube:

¿Comprendes lo que te digo? //

¿Piensan ustedes continuar el proyecto? //

En las interrogativas relativas la inflexión de la voz baja o sube:

¿Cómo lograste el premio? //

¿Cuánto valen estos libros? //

La entonación en las oraciones exclamativas suele ser de un ascenso y descenso


pronunciado, si bien el ascenso no se da al final:

¡Qué calor hace! //

¡Qué paisaje tan maravilloso! //

Ejercicios de aplicación

1. Algunos conceptos básicos

 Explique qué comprende el habla y cómo se relaciona con la lengua.

 Observe actos de habla en la vida cotidiana y explique todo el proceso del


circuito de la palabra.

 Grabe un poema o una conversación: describa las características que posee


la cadena fónica.

277
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

2. El análisis fonético
 Diseñe un cuadro que resuma los siguientes aspectos:
§ Orígenes y sentido de las palabras fonética y fonología
§ Clases de fonética
§ Métodos de análisis fonético

 Dibuje los pulmones y explique la inspiración y espiración

 Inspire profundamente y durante la espiración pronuncie, sílaba par sílaba,


la siguiente frase:
Al res-pi-rar se for-ta-le-cen mis pul-mo-nes

 Repita y vaya aumentando cada vez más las palabras:


Al respirar se me fortalecen mis pulmones.....

 Con palillos u otro material y unas cuerdas, elabore la glotis y explique


cómo funcionan las cuerdas vocales para la producción de la voz (fonación).
 Dibuje un triángulo y describa las vocales. Si le es posible, contrástelas con
las de otro idiomas.
 Dibuje los órganos de la articulación (o elabórelos con algún material), y
descríbalos señalando cuáles son activos y pasivos.
 Haciendo pausas fisiológicas, inspire y durante la espiración pronuncie las
consonantes pasándolas por todas las vocales: be, ba, bi, ba, da, de, di, do,
etcétera.
 Por medio de ondas o un instrumento sonoro explique las características
físicas del sonido.
 Lea o repita en voz alto el trabalenguas, procurando pronunciar bien todos
los sonidos. Hágalo cada vez más, con mayor velocidad:
Tras tres tragos y otros tres,
y otros tres, tras los tres tragos
trago y trago son estragos.
Trepo intrépido al través,
travesuras de entremés.
Trápolas, tramo y tragón,
treinta y tres tragos de ron,

278
IX. Marco teórico para el análisis fonético y fonológico

tras trozos de trucha extremo,


tris, tres, tras, los truene el trueno
tron, trin, tran, tran, torrotrón. (Vital Aza)

3. El análisis fonológico
 Discuta: ¿en qué se diferencian los rasgos distintivos y los no distintivos?
 Busque ejemplos de oposiciones fonológicas y transcríbalos.
 Transcriba fonética y fonológicamente los siguientes refranes: “Cuando el
río suena, piedras lleva”, “A colmillo regalado, no se le mira el colmillo”.
 Con ejemplos, explique la diferencia de fonema, sonido y letra
 Clasifique las vocales y consonantes del español.
 Marque las pausas y la entonación en el siguiente texto, y léalo en voz alta
procurando darle sentido. Repita el ejercicio, esforzándose por hacerlo
mejor:
El fogoso animal que me cargaba no veía inconveniente en morirse a la
salida de Santa Fe. Sin previo aviso se desplomó y yo hube de saltar, o de
lo contrario quedara debajo de aquellos huesos con forro. El alférez Angel
González dijo:
- Tendréis que seguir a pie, don Antonio, porque he recibido órdenes de
seguir adelante, pase lo que pase.
- ¿A pie? Supongo, señor alférez que no pensará usted que a pie pueda
llegar yo unos metros más lejos de lo que esta pobre bestia.
- Lo siento, don Antonio, yo tengo que cumplir mis órdenes; si por
mí fuera me devolvería y os daría un buen caballo; pero no puedo.
Sigamos. (Santos, E. Memorias fantásticas, 1970).

 Consulte y determine cuáles son los diptongos, triptongos y hiatos en


español. Averigüe cuándo llevan tilde los hiatos y en qué vocal.
 Indique en el texto anterior: sílabas, diptongos, hiatos.
 Lea nuevamente en voz alto el texto anterior, silabeando y dando unos golpes
en la mesa en cada sílaba tónica.
 Hable en voz alta o grabe su conversación y analícela fonética y
fonológicamente: voz, pausas, etcétera.

279
Glosario

Acto comunicativo: mínima unidad de in- acompañan y condicionan la comunica-


teracción entre emisor y receptor en ción.
que intercambian información con la
intención de hacerse entender. Canal: sustancia sensible por medio de la
cual se producen las señales que mate-
Acto de habla: mínima unidad de acción rializan y dan vía a la emisión de los
distinguible en el ejercicio o uso de la signos en el proceso comunicativo.
lengua en que se produce un enunciado,
generalmente oracional, con un signifi- Caso: 1. Variación morfológica de algunas
cado sobre algún aspecto de la realidad partes de la oración en lenguas como el
del mundo, con la intención de comuni- latín o griego. 2. Relación semántica de
cárselo a un receptor y en un contexto tipo conceptual dentro de la proposición
específico. que indica el agente, objeto paciente,
instrumento, materia, etcétera.
Apelativo: función de los signos del len-
guaje que permite al segundo interlo- Código: sistema de signos regido por reglas
cutor recibir la señal y al primer inter- constitutivas, mediante el cual le es po-
locutor establecer el contacto comuni- sible al emisor construir y producir un
cativo. mensaje, y al receptor comprenderlo.
Las lenguas son verdaderos códigos.
Arbitrariedad: cualidad del signo lingüís-
tico según la cual, la relación entre sig- Cognitivo: relativo al proceso de construc-
nificante y significado no es racional o ción del conocimiento o conceptualiza-
natural sino convencional. ción de la realidad mediante la función
simbólica del lenguaje (o función re-
Articulación: 1. Encadenamiento de unida- presentativa).
des. 2. Unión de lexemas y morfemas
en la cadena sintáctica. 3. Unión de los Coherencia: consistencia semántica de las
fonemas en la cadena fónica. 4. Pro- oraciones enunciadas en el discurso.
ducción de las consonantes. Cualidad mediante la cual la interpre-
tación de cada enunciado del discurso
Campo de experiencia: conjunto de cono- depende de la interpretación de los que
cimientos, actitudes, opiniones, ideolo- anteceden o siguen, o de la relación de
gía, educación, condiciones sociales y adecuación con la realidad significada
ambientales, y en general, la cultura y (referente) y con el respectivo contexto.
las vivencias del emisor y receptor que

281
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Cohesión: cualidad del texto mediante la las cualidades esenciales de los objetos,
cual se encadenan y articulan adecua- acción ejecutada por un sujeto con la
damente las unidades en la secuencia mediación del lenguaje.
del discurso.
Conectivos: categorías gramaticales (pre-
Competencia comunicativa: conocimien- posiciones y conjunciones) que rela-
tos intuitivos y prácticos que, gracias a cionan estructuras y elementos en el
la facultad semiótica (común a los seres discurso para asegurar la cohesión y la
humanos), habilitan a emisor y recep- coherencia.
tor para la producción comprensión de
mensajes en diversos contextos socio- Concordancia sintáctica: cualidad grama-
culturales. tical según la cual la palabras guardan
armonía entre sí, en la cadena oracio-
Competencia lingüística: conocimien- nal, en aspectos como el género, núme-
to intuitivo y práctico que el hablante ro, tiempo del verbo, etcétera..
oyente nativo de una lengua dada posee
de su propia lengua y que lo habilita Conjugación: posibilidad de pasar una raíz
para producir o comprender oraciones, verbal por todos los modos, tiempos,
de manera ilimitada, aun aquellas de personas y número, según los tres para-
las que carece de experiencia previa. digmas de la lengua española.
La competencia lingüística hace parte
de la competencia comunicativa. Connotación: cualidad del significado que
consiste en la adición de matices afec-
Complemento: función sintáctica que des- tivos, estéticos o socioculturales al sig-
empeñan algunos elementos gramatica- nificado de base.
les como el sustantivo: complemento
directo, indirecto y circunstancial. Conocimiento: proceso mental de aprehen-
sión de la realidad por parte del ser hu-
Comunicación: proceso semiótico en que mano (sujeto de conocimiento), lo que
un sujeto emisor intercambia infor- es posible por medio del lenguaje. Re-
mación o experiencias con un sujeto sultado de la interacción entre sujeto y
receptor, mediante la producción y objeto, con la ayuda del símbolo.
comprensión de mensajes construidos
gracias al uso de un código. Contexto: 1. Verbal: elementos que antece-
den o siguen a un enunciado en el dis-
Conativo: (también conminativo, interacti- curso, con los cuales se establece alguna
vo o apelativo) se refiere a la función relación de coherencia. 2. General o ex-
del lenguaje cuya base es la acción o traverbal: factores o circunstancias que
interacción entre emisor y receptor, rodean la acción del discurso, tales como
mediada para el mensaje, en que se dis- el tiempo, lugar, presencia del emisor y
tinguen contenidos como influjos, pres- receptor, modos, etc., lo que permite la
cripciones, valores, ideología, y en fin, coherencia externa.
todo lo sociocultural.
Copulativo: 1. Que permite la unión. 2.
Concepto: unidad de construcción del co- Función de ciertos verbos (ser, estar)
nocimiento en que se da una represen- para construir predicado nominal en las
tación mental de los elementos en que oraciones atributivas.
se analiza la realidad. Abstracción de

282
Glosario

Cosmovisión: conocimiento que tiene el Estructura: organización jerárquica de


sujeto de sí y del mundo (el saber del los elementos de un todo. Organiza-
sujeto), susceptible de variar según ción sintáctica y semántica de los sig-
cada lengua y cultura en particular. nos del lenguaje para configurar men-
sajes oracionales y permitir la enun-
Deícticos: formas lingüísticas referencia- ciación del discurso. La organización
les cuya función es señalar (deixis) una de carácter semántico y sintáctico de
realidad próxima al hablante (ej. ese la totalidad del discurso corresponde a
perro, acá). la macrosemántica.

Denotación: cualidad del significado me- La estructura oracional puede ser pro-
diante la cual los signos asocian obje- funda que corresponde a una estructura
tos o seres externos. Está dentro de la mental o conceptual, y superficial, que
función referencial. es la organización de las palabras en la
oración, propiamente.
Diacronía: enfoque o manera de ver las len-
guas en su evolución histórica. Estructuralismo: concepción científica y
metodológica en que se considera a la
Dialecto: modo de hablar de un grupo so- lengua como un sistema o un conjunto
ciocultural o geográfico con diferencias de elementos solidarios relacionados
muy notables en relación con la lengua entre sí.
general.
Facultad semiótica: (o función semióti-
Dimensión: se entiende en dos sentidos. 1. ca, o función simbólica) capacidad del
Aspectos en que se manifiesta el desa- hombre para aprender, adquirir, de-
rrollo integral de un ser humano: cog- sarrollar o crear símbolos y signos, y
nitivo, afectivo, cultural, espiritual, etc. emplearlos para representar la realidad,
2. Componente(s) que se determina(n) organizar los niveles significativos y
en el análisis del discurso: semántico, comunicarse. E1 desarrollo de una len-
morfosintáctico, fonológico, etcétera. gua y el conocimiento de otros códigos
hacen parte de dicha facultad.
Discurso: secuencia de actos de habla en
que se pone en práctica la lengua en Filogenia (o filogenesis) del lenguaje: fe-
la acción de producción de enunciados nómeno que alude al origen y evolución
oracionales, con un contenido signifi- universal del lenguaje en la especie
cativo y una intención comunicativa, humana y en sus relaciones con otras
en un contexto específico y en la inte- especies pasadas o contemporáneas.
racción de un hablante-oyente (o de un La ontogenia, en cambio, se refiere al
escritor-lector). El discurso constituye desarrollo del lenguaje en el individuo,
una macroacto de habla. sin consideraciones de especie.

Enunciado: estructura compuesta de sig- Filología: saber basado en el estudio histó-


nos lingüísticos emitida con algún sig- rico, gramatical, literario y filosófico de
nificado e intención comunicativa en los textos escritos.
un acto de habla ilocutivo. En él subya-
ce una oración. Fonación: producción de la voz en la glotis
con la participación de las cuerdas voca-
les, como el tono fundamental del habla.

283
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Fonema: unidad mínima distintiva de la Género: 1. Variación de algunas partes de la


segunda articulación del lenguaje. Está oración (sustantivo, adjetivos, artículos,
constituido por una unidad mental ca- pronombres) según la cual se clasifican
racterizada para un conjunto de rasgos como masculinos a femeninos. 2. Equi-
distintivos. Los fonemas son limitados dad de género: uso adecuado de estos
en cada lengua (en español: 19 conso- géneros cuando se refieren al sexo fe-
nantes y cinco vocales) y no se deben menino y masculino, para evitar discri-
confundir con los sonidos (son su rea- minación de la mujer.
lización, fonética) ni con las letras (son
símbolos gráficos de común represen- Glosemática: dentro del estructuralismo de
tación). la Escuela de Copenhague, es el estudio
de lengua.
Fonética: disciplina lingüística que deter-
mina y analiza el material sonoro de Gramática: 1. Reglas del sistema de la len-
una lengua, en otras palabras, estudia gua que el hablante conoce en forma
los sonidos mediante los cuales se rea- interiorizada e intuitiva para construir
lizan los fonemas de la lengua en los y comprender oraciones adecuadas.
actos del habla. 2. Formulación explícita de carácter
científico de esas reglas, en enuncia-
Fonología: disciplina lingüística que deter- dos (teoría), por parte del lingüista para
mina y analiza las unidades mínimas describirlas y explicarlas.
distintivas, es decir, los fonemas de una
lengua. Gramaticalidad: juicio que se puede emi-
tir sobre un enunciado oracional, to-
Fuerza ilocutiva: propiedad de un acto de mando como referencia la aplicación
habla (acto ilocutivo) para imprimir un de las reglas de la gramática (sistema
propósito o una intención comunicati- sintáctico).
va a un enunciado junto a un contenido
significativo. Un propósito o intención Habla: según Saussure, ejercicio o realiza-
puede ser aseverar, preguntar, amena- ción individual de la lengua. El ejerci-
zar, pedir, etcétera. cio concreto del habla exige la ejecu-
ción de actos en que, aprovechando los
Función: 1. Tarea u oficio. Actividad que recursos de la lengua, un emisor com-
puede realizar el hombre con la ayuda parte significados con un receptor, en
del lenguaje; es decir, la finalidad o diversos contextos de la realidad.
uso de los signos lingüísticos (funcio-
nes del lenguaje). 2. Oficio sintáctico Ícono: clase de signo que pretende imitar
de las partes formales de la estructura el objeto al cual se refiere; ejemplo, un
oracional (sujeto, predicado, núcleo, cuadro realista, un mapa, una imagen
etcétera). fotográfica.

Función simbólica: capacidad o facultad Idiolecto: conjunto de características pe-


de representar mentalmente la realidad culiares del habla de un individuo en
mediante la adquisición, creación y uso particular.
de símbolos. Corresponde a la también Índice: signo eminentemente referencial
denominada facultad semiótica. por cuanto se basa en la deixis, es de-
cir, señala, muestra (ej. al señalar con el
dedo, la palabra “allí”, “este”, etcétera).

284
Glosario

Indicio: señal (la mayoría de las veces, na- vos, verbos y adverbios, o en las raíces
tural) que propicia una asociación de de estas categorías.
un efecto a una causa; ejemplo, la nube,
indicio de la lluvia. El indicio suele to- Lingüística: ciencia social o humanística
mar la categoría de signo, si el hombre cuyo objeto es el estudio del lenguaje
así lo quiere considerar. (como facultad y como ejercicio) mani-
festado en las lenguas que se hablan en
Indoeuropeo: tronco común que permite las diferentes comunidades humanas.
agrupar en familias las lenguas de la
India, Asia Menor y Europa. Macroestructura: esquema o armazón de
tipo semántico que subyace en la or-
Información: conocimiento que un sujeto ganización del texto producido en el
construye sobre un objeto, con la me- discurso. Su característica esencial es
diación de los símbolos del lenguaje. la coherencia.
Este conocimiento es susceptible de ser
comunicado mediante una codificación Marco de conocimento: se refiere al co-
y una decodificación de mensajes. nocimiento que posee el hablante y el
oyente sobre el mundo (cosmovisión)
Intención comunicativa: propósito más o el cual hace parte del campo de ex-
menos deliberado de un acto de comu- perencia. El conocimiento específico
nicación, el cual puede situarse a un ni- sobre el referente o el objeto de la co-
vel cognitivo, afectivo o apelativo, se- municación se llama el marco de refe-
gún las tres funciones. Fuerza ilocutiva rencia.
de un acto de habla.
Mensaje: organización estructural de sig-
Interacción: acción expresada en actos co- nos portadora de significación o in-
municativos o de habla, en que media la formación, emitida con intención co-
emisión de mensajes significativos. Ac- municativa. Así entendido, el mensaje
ción comunicativa del emisor hacia el corresponde al enunciado o al discurso
receptor o viceversa. También se suele en general.
hacer referencia a la función apelativa
que, además de la acción propiamente Modo significativo (modus): proceso me-
tal, incluye lo sociocultural. diante el cual las oraciones toman,
además de los significados proposicio-
Lengua: sistema natural de signos articula- nales, ciertos matices acordes con la
dos que una comunidad conoce, acata y fuerza ilocutiva de los correspondien-
usa en su comunicación. tes actos del habla. En la taxonomía
tradicional, llamamos oraciones según
Lenguaje: en sentido amplio, facultad del la actitud del hablante.
hombre para adquirir y desarrollar có-
digos para comunicarse. Es el lenguaje Morfemas: elementos morfológicos, o
total. En sentido estricto se refiere a las unidades mínimas significativas anali-
lenguas naturales que se hablan en la zables, según la primera articulación;
humanidad, es decir, el lenguaje verbal. coinciden con palabras, raíces, flexio-
nes, afijos, etcétera.
Lexema: unidad mínima significativa que
se constituye en soporte de un concep- Norma: exigencia emanada del grupo o
to; se distingue en sustantivos, adjeti- comunidad hacia el uso obligatorio de

285
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

formas lingüísticas consideradas de güística, cuyo objeto de estudio es la


mayor aceptabilidad. conducta verbal, desde la adquisición
del lenguaje hasta los procesos neurop-
Ontogenia (ontogenesis): desarrollo evo- sicolingüísticos que se dan en la comu-
lutivo de un organismo en el individuo. nicación lingüística.
Desde la perspectiva del lenguaje, ad-
quisición y desarrollo del lenguaje en Referente: término con que se designan
el individuo sin considerar la especie. las realidades objetivas o consideradas
como tales (desde el punto de vista del
Oración: estructura sintáctica común de sujeto) sobre las cuales versa la comu-
los enunciados que se producen en los nicación, en el ejercicio de la función
actos de habla, portadora de una pro- representativa o simbólica.
posición y constituida por dos frases o
sintagmas (SN+SV). Regularización: acción de convertir a re-
gular lo que en la lengua es irregular,
Pragmática: estudio del lenguaje en rela- por fuerza de factores normativos. Por
ción con los usuarios. Estudio de la ac- ejemplo, anduve, decido, cabo son re-
ción del discurso en su función comu- gularizaciones de anduve, dicho, que-
nicativa (como secuencia de actos de po.
habla, en que se involucra el contexto
total, lingüístico y extralingüístico). Retroalimentación: información de re-
torno del receptor hacia el emisor, la
Predicado: función que cumple dentro de que permite reajustar la emisión.
la oración un sintagma o frase verbal,
en que se expresa la información acerca Sema: rasgo semántico que caracteriza o
del sujeto de dicha oración. define el sentido de base de las unidades
léxicas en una lengua.
Proceso: operación mental o psicofísica ca-
paz de actualizar virtualidades latentes. Semántica: disciplina lingüística que estu-
Transformación o cambio en etapas su- dia el origen, formación e implicacio-
cesivas de un objeto o ser. Si se toma nes del significado de los signos del
en cuenta la intervención de un agente, lenguaje.
hablamos de acciones u de actos. Movi-
miento progresivo y sistemático. Semiótica (o semiología): ciencia humana
que estudia el origen, formación, y ra-
Propiedad: adecuación semántica de las zón de ser de los signos (y códigos), los
palabras u oraciones, de tal forma que símbolos y la comunicación, en gene-
designen el significado que les corres- ral, en el contexto social y cultural.
ponde y no otro.
Semiosis: proceso en que, en ejercicio de la
Proposición: organización conceptual de un facultad semiótica, el sujeto da forma
juicio aseverativo que subyace en toda a los símbolos y signos, y los produce
estructura oracional. Corresponde al con su consiguiente significación.
significado conceptual y lógico de una
oración. Señal: estímulo sensible percibido por los
sentidos que puede convertirse en signo,
Psicolingüística: interdisciplina o ciencia es decir, en una expresión significativa.
fronteriza entre la psicología y la lin-

286
Glosario

Significado: contenido expresado en los Sistema: conjunto de elementos relaciona-


signos, de carácter representativo o bles entre sí según ciertas reglas (có-
cognitivo, afectivo o sociocultural. digo).
Producción cultural realizada mediante
los símbolos del lenguaje. Sujeto: función que cumple dentro de la
oración un sintagma o frase nominal,
Significante: imagen sensorial del signo mediante el cual se designa el tema del
que permite asociar o portar significa- cual se habla. Agente que interacciona
do. Señal. con el objeto para la construcción del
conocimiento.
Signo: asociación indisoluble de un signifi-
cante y de un significado, cuya unidad Superestructura: esquema formal que ca-
resultante hace parte de un sistema de racteriza a los distintos tipos de textos:
comunicación (código). narrativos, argumentativos, cuento, no-
vela, ensayo, etcétera.
Símbolo: es el signo en su función repre-
sentativa. E1 signo es símbolo en su Sustantivo: categoría gramatical o parte de
relación con el referente, es decir, en la oración que designa conceptos inde-
la medida en que le permite al sujeto pendientes, es decir, objetos o seres.
representar una realidad dada.
Texto: estructura organizativa del discur-
Sincronía: estudio del lenguaje como fe- so en que se identifican relaciones de
nómeno presente, abstrayéndolo de su coordinación, articulación y subordina-
evolución histórica. ción.

Sintagma: estructura lineal de signos lin- Textolingüística: enfoque u orientación


güísticos relacionados gramaticalmente moderna de la lingüística que estudia
alrededor de un núcleo y como parte de el lenguaje en la práctica del discur-
la oración. so, es decir, lo toma como una unidad
global, en el que se distinguen una ma-
Sintaxis: disciplina lingüística que propor- croestructura y una superestructura.
ciona la teoría para el análisis de las
microestructuras, es decir, las estruc- Zoosemiótica: disciplina que estudia los
turas que sustentan los enunciados ora- síntomas y señales en la comunicación
cionales. Parte de la gramática de una animal.
lengua que estudia la manera como se
enlazan las palabras para formar frases
y oraciones.

Síntoma: la señal en función expresiva. Re-


laciona una expresión externa con una
causa interna en un ser vivo. Por eso es
una clase de indicio.

287
Indice Temático

A Canal 35, 41-47, 53


Características Del Lenguaje 46
Acento 165, 185, 269, 275 Casos Semánticos 215, 223, 224
Actos comunicativos 40, 43, 147 Categorías Gramaticales 190, 217, 219, 227
Actos de habla 19, 40, 108, 115, 127, 136, Códigos 45, 49, 50, 51
146, 147, 149-151, 153, 167, 168, 173, 175,
Coherencia 157
212, 213, 216, 256, 277,
global 163
ilocutivo 151, 152
lineal 163
locutivo 151
referencial 163
perlocutivo 151
pragmática 164
Actuación lingüística 104, 105
Cohesión 157, 164
Adjetivos 125, 156, 214, 223, 227, 228, 233-
237, 241 Comunicación 35, 36, 38, 40, 44, 174
Adquisición del lenguaje 60, 61, 66, 67, 69, animal 2, 5, 10, 36
70, 73, 75, 79, 82 elementos (componentes) 36, 43, 53, 67
etapas 61, 63, 66 interpersonal 44
teorías 71 social 44
Adverbios 63, 125, 156, 203, 228, 240 Competencia comunicativa 40, 175
Alófonos 100, 273 lingüística 63, 86, 90, 92, 95, 99, 102,
Ambigüedad 44, 156, 157, 199, 204, 205 108, 113, 114, 133, 138, 155
Análisis Componencial 192 textual 157, 162
Análisis Textual 108, 115, 171 Componente Morfosintáctico 134, 164
Anomalía Semántica 205 Componente Semántico 134, 193, 194, 196
Antonimia 198 Concepto 30-32, 79, 80, 81, 282
Arbitrariedad Del Signo 87, 189 Concordancia Sintáctica 246
Articulación Del Lenguaje 126 Conectores 63, 164, 241, 242
Artículo (Determinante) 234 Connotación 31, 177, 188, 282
Conocimiento 80, 119
C Contexto 139
Cosmovisión Lingüística 81
Cadena fónica 256, 258 Creatividad 121, 122
Cambio lingüístico 90, 91, 115,128 Cultura 21, 80, 176
Campos de experiencia 39

289
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

D Funciones del lenguaje 129


apelativa 132
Deixis (Signos Deícticos) 32, 63, 283, 284 comunicativa 127, 131, 132
Denotación 188, 283 emotiva (o expresiva) 132
Desarrollo Humano 79, 195, estética 129, 131, 133
Diacronía 13, 96, 283 fática 133
Dialectología 136 metalingüística 133
Discurso 147, 153, 159, 283 referencial 130, 132
representativa 132
E simbólica 127, 160

Elipis 204
Emisor 160, 166, 167
G
Entonación 275 Género 228, 229
Enunciados 212, 216, Glosemática 100, 101, 284
Equidad De Género 229, 284 Geolingüística 136, 137, 139
Escritura 68 Gramática 88, 89, 104, 107
Escuelas Estructuralistas 99 general 89, 109
Estructura 98, 101, 103, 105, 106, 107 generativa 71, 102, 104, 105, 107, 117
de frase 219 normativa (o tradicional) 88, 89, 95
gramatical 65, 96, 97, 103, 121 semanticista 107
oracional 108, 122, 150 Gramaticalidad 122, 145, 155, 284
profunda 72, 90, 105, 106, 107
proposicional 165, 182, 185, 211, 214, H
215, 216, 246
sintácticas y ss 219, 220, 221, 223, 246, Habla 95, 141, 149, 151, 256, 261
superficial 105, 106, 107 Hipérbole 201
Estructuralismo 71, 98, 99, 102, 104 Holofrases 64, 82
Etapas (del lenguaje) 61, 63, 66 Homonimia 200

F I
Factores Fonéticos 165 Iconos 14, 32
Familias Lingüísticas 92 Implicación Semántica 202, 203
Fenómenos Semánticos 197 Indices 14, 32
Filogenia 3, 4, 283 Indicios 29, 34, 35, 73, 117
Fonación 137, 166, 262 Indoeuropeo 92, 285
Fonema 272 Inferencias 202
Fonética 259 y ss Información 36, 37
Fonología 100, 270 Intención Comunicativa 30, 175
Fuerza ilocutiva 136, 151, 175, 186, 213, 284 Ironía 188, 201

290
Indice Temático

K Método Comparativo 90
Morfemas 125, 185, 190, 238, 285
Kinesis 18, 54 Morfología 135
Motivación 189
L Mundo Posible 44, 159, 194

Lecto-Escritura 60, 66, 68


Lengua 68-75
N
conceptos 69, 81 Niveles De Significación 161, 178
española 139 y ss Nociones 180
sistema (de la) 71, 73, 77 Norma 142
Lenguas de América 92
de Colombia 92, 110, 136 O
del mundo 92, 110
indoeuropeas 92, 95 Onomatopeya 63, 189
Lenguaje 5, 45, 46, 48, 57, 85, 117 Ontogenia 3, 4, 60, 286
Oración 193, 212, 217, 227
adquisición 57, 58
compuesta 242, 243, 251
animal 3, 5, 10, 36
concepto 129, 181, 214, 256
concepciones 29, 174, 190, 217
estructura 158, 213, 217, 219, 243
egocéntrico 74, 75, 77
simple 217, 225
no verbal 48, 124, 143
Operaciones de pensamiento 178
verbal 45, 46, 119, 285
propiedades 117
Lexicología 134, 135
P
Lexema 190, 191, 207 Palabra 117, 190
Lingüística 63, 86, 90, 92, 95, 113 Paráfrasis 27, 198
aplicada 138 Pensamiento 78, 79, 182
disciplinas 133, 134 Polisemia 199
general 36, 98, 129, 142 Poslenguaje 66
histórica 90, 114, 189, 283, 287 Pragmática 19, 136, 164, 166, 286
métodos 116 Presuposición 203
objeto 15, 18, 31, 58, 259 Pronombres 235, 236
Propiedad (semántica) 117, 157
M Proposición 213, 214, 247
Psicolingüística 58, 60
Macroacto De Habla 149, 151, 153
Macroestructura 67, 153, 158, 162, 285
R
Marco De Conocimiento 42, 44, 160, 285
Marco De Referencia 39, 160 Rasgos Distintivos 100, 272, 273
Mensaje 41-46, 48, 59, 285 Rasgos Semánticos 193
Metalenguaje 133 Razonamiento 15, 131, 182, 184

291
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

Real Academia Española 88, 109 Sílaba 275


Recursividad 65, 121 Símbolo XXI, 287
Redundancia Semántica 156 Sincronía 96, 287
Referencia 179 Sinonimia 197, 198
Referente 19, 34, 39, 43, 44 Sintagma 97, 167, 217, 287
Reglas (de un código) 52, 64, 89 Sintaxis 19, 135
de estructuras de frase 219 Síntoma 35, 130
transformacionales 106 Sistema 96, 97, 98, 107
Regularizaciones 64, 286 Sociolingüística 137
Relaciones 19, 78, 97, 197, 200, 214 Socialización 66
asociativas 98 Sonidos del lenguaje 255, 260, 269
paradigmáticas 97 Sujeto (de conocimiento)
sintagmáticas 97 de la oración 227
Retroalimentación 43, 286 Sustantivo 227, 231

T
S
Teoría referencial 130
Semas 193, 207
Texto 132, 138, 287
Semántica 193, 194, 197, 198, 204, 205
Textolingüística 108, 147, 148, 287
Semanticismo 107
Semiología (o semiótica) 13, 15
Semiosis (proceso sígnico) 174, 178
U
Señal 34, 35 Unidades de significación 190, 207
Significado 173, 187
concepciones 174, 175, 176 V
niveles 178, 179, 184, 186
Significante 124, 197, 258 Verbo 237
Signos 25, 26, 31, 33 concepto 244
artificiales 31, 38 conjugación 238, 239
naturales 34, 35 Voz 123, 135, 245, 262, 278

292
Bibbliografía Referenciada

AKMAJIAN, Adrian y otros(1984). Lingüística: una introducción al lenguaje y la


comunicación. Adaptación y traducción de Violeta Demonte y Magdalena M. Madrid:
Alianza Editorial.

ALSTON, W.P. (1974). Filosofia del lenguaje. Madrid: Alianza Editorial.

ALVAR, Manuel (2000). América: la lengua. Valladolid (España): Universidad de Valladolid,


Secretariado de Publicaciones e Intercambio editorial.

ALWOOD, J. y Otros (1981). Lógica para lingüistas. Colección lógica y teoría de la ciencia.
Madrid: Paraninfo.

AUSTIN, J.L. (1971). Palabras y acciones. Cómo hacer cosas con palabras. Buenos Aires:
Paidós.

BAENA, Luis Angel (1976). “Lingüística y significación”, en Lenguaje, No. 6, Cali


(Colombia):Univalle.

BAQUERO Velásquez, Julia Marlén y Otros (2011). Elementos de pragmática y de teoría


de la traducción de textos publicitarios. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia,
Facultad de Ciencias Humanas.

BARTHES, Roland (1975). Elementos de semiología. Buenos Aires: Edit. Tiempo


Contemporáneo.

BEHI y Zani. (1990). La comunicación como proceso social. Madrid: Grijalbo.

BERKO Gleason, J. y Berstein R., N. (1999). Psicolingüística. Trad. de Ana M. Esquinas R.


2ª Edición. Madrid: McGrawHill.

BERLO, David K. (1977). El proceso de comunicación: introducción a la teoría y a la


práctica. Buenos Aires: El Ateneo.

BERNAL León-Gómez, Jaime (1982). Elementos de gramática generativa. Instituto Caro y


Cuervo.

_________ (1984). Tres momentos estelares de la lingüística. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

293
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

_________ (1986). Antología de la lingüística textual. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

BERNAL León-Gómez (Editor). (2001). Lenguaje y cognición. Bogotá: Instituto Caro y


Cuervo, Ediciones Universidad de Salamanca.

BERSTEIN, B. (1997). La estructura del discurso pedagógico. Vol. IV. Trad. De Pablo
Manzano. 3ª Edición. Madrid: Ediciones Morata, S.L.

BLOONFELD, L. (1935). Language. London: Allen and Unwin.

BOGOYA, D. y Otros (2000). Competencias y proyecto pedagógico. Bogotá: Universidad


Nacional de Colombia.

BORREGO Nieto, Julio y Otros (2003). Cuestiones de actualidad en lengua española.


Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

BUBER, Martin (1981). ¿Qué es el hombre? Bogotá: F.C.E.

BUHLER, Karl (1967). Teoría del lenguaje. Traducción de Julián Marías. Madrid: Revista
de Occidente.

BRUNER, Jerome (1996). Realidad mental y mundos posibles. Los actos de imaginación que
dan sentido a la experiencia. Barcelona: Gedisa.

_________ (1990). La elaboración del sentido. Barcelona: Piados.

_________ (1989). Acción, pensamiento y lenguaje. Madrid: Alianza Editorial.

CALVET, Louis-Jean (1996). Histoire de l’ecriture. Paris: Hachette, Litératures.

CASSIRER, E. (1968) Antropología filosófica. México: F.C.E.

CASTILLA Del Pino, Carlos (1974). Introducción a la hermenéutica del lenguaje. Barcelona:
Ediciones Península.

COSERIU, E. (1969). Teoría del lenguaje y lingüística general. Madrid: Gredos.

CHOMSKY, Noam (1969). Lingüística cartesiana. Versión Española de Enrique Wulf.


Madrid: Gredos.

_________ (1975). Aspectos de la teoría de la sintaxis. Madrid: Aguilar.

_________ (1971). “La lengua y la mente” en: Los fundamentos de la gramática


transformacional. Antología preparada por Heles Contreras. México: Siglo XXI.

_________ (1973). “Entrevista” en Revolución en la lingüística. Barcelona: Biblioteca Salvat


de Grandes Temas.

DAVIS, Flora (1982). La comunicación no verbal. Madrid: Alianza Editorial.

294
Bibbliografía Referenciada

DIJK, Teun van (1980). Estructuras y funciones del discurso. Una introducción disciplinaria a
la lingüística del texto y a los estudios del discurso. México: Siglo XXI Editores.

_________ (1992). La ciencia del texto. México: Paidós.

_________ (1980a). Texto y contexto. Madrid: Cátedra.

Dijk, Teun van (Compilador) (2000). El discurso como estructura y proceso. Vol. I. Barcelona:
Gedisa.

ECO, Humberto (2000). Los límites de la interpretación. Traducción de Helena Lozano


Barcelona: Editorial Lumen.

_________ (1981 y 2000a). Traducción de Carlos Manzano. Tratado de semiótica general.


Madrid: Editorial Lumen.

_________ (1976). Signo. Barcelona: Editorial Labor.

_________ (2009). Cultura y semiótica. Prólogo de Jorge Lozano. Traducción de Mario León
y Consuelo Vásquez de Parga.

FAJARDO, Luz Amparo y MOYA, Constanza (1999). Fundamentos neuropsicológicos del


lenguaje. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

FROMM, E. (1980). La revolución de la esperanza. Hacia una tecnología humanizada.


México: F.C.E.

GARCÍA, Diego Vicente (1963). “La unidad del español” en: Presente y futuro de la lengua
española. Volumen II. Madrid: OFINES.

GILI Gaya, Samuel (1961). Curso superior de sintaxis española. Barcelona: Spes.

GONZÁLEZ de Pérez, Ma. Stella y RODRÍGUEZ, Ma. Luisa (Coordinación científica)


(2002). Lenguas indígenas de Colombia. Una visión descriptiva. Bogotá: Instituto Caro
y Cuervo.

GUIRAUD, Pierre (1971). La semiología. México: Siglo XXI.

_________ (1994). La semántica. México: F.C.E.

_________ (1969). La estilística. Buenos Aires: Nova.

GUTIERREZ Ordoñez, Salvador (2002). De pragmática y semántica. Madrid: Arco/Libros..

FRY, D.B. (1975).”Recepción y percepción del habla” en Nuevos horizontes de la lingüistica.


Introducción y selecció y notas de John Lyons. Madrid: Alianza Editorial.

GUTIÉRREZ López, Gilberto A. (1975). Estructura del lenguaje y conocimiento; sobre la


epistemología de la semiótica. Madrid: Fragua.

295
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

HABERMAS, Jurgen (1996). Teoría de la acción comunicativa. Tomos I y II. Crítica de la


razón funcionalista. Madrid: Taurus.

_________ (1996). Teoría de la acción comunicativa: complementos y estudios previos.


Traducción de Manuel Jiménez Redondo. México: Rei.

HALLIDAY, M.A.K (1984). El lenguaje como semiótica social. México: F.C.E.

HEINEMANN, P. (1980). Pedagogía de la comunicación no verbal. Versión Castellana de


Claudio Gancho. Barcelona: Herder.

HJELMSLEV, L. (1988). El lenguaje. Madrid: Gredos.

HUMBOLDT, W. (1990). Sobre la diversidad de la estructura del lenguaje humano y su


influencia en el desarrollo espiritual de la humanidad. Traducción y prólogo de Ana
Ayud. Barcelona: Antropos.

HYMES, Dell (1972). “On comunicative competence” en Sociolinguistics. Jb. B. Pride y


Holmes (Eds.).

JACOBSON, R. (1973). Fundamentos del lenguaje. Traducción de Carlo Piera. Madrid:


Ayuso.

KNAPP, Mark (1980). La comunicación no verbal. El cuerpo y el entorno. Buenos Aires:


Paidós.

KAPLÚN, Mario (1998). Una pedagogía de la comunicación. Quito: Editorial Quipus.

LENNEBERG, Eric (1981). Fundamentos biológicos del lenguaje. Con dos apéndices de
Noam Chomsky y Otto Marx. Versión española de Natividad Sánchez Sáenz y Antonio
Montesinos. Segunda edición. Madrid: Alianza Editorial.

LEWIS, David (1981). El lenguaje secreto del niño. Bogotá: Círculo de Lectores.

LOMAS, Carlos y otros (1998). Ciencias del lenguaje, competencia comunicativa y enseñanza
de la lengua. Barcelona: Paidós.

LÓPEZ GARCÍA, Angel. Psicolingüística. Madrid: Ediotorial Síntesis.

LOMAS, Carlos (1996). El espectáculo del deseo. Usos y formas de la persuasión publicitaria.
Barcelona: Ediciones Octaedro.

LOZANO, Jorge y otros (1982). Análisis del discurso. Hacia semiótica de la interacción
textual. Madrid: ediciones Cátedra.

LYONS, John (1995). Lenguaje, significado y contexto.Traducción de Santiago Alcoba.


Barcelona: Paidós.

296
Bibbliografía Referenciada

_________ (1997). Semántica lingüística. Barcelona: Paidós.

LYONS, John (Compilador) (1975). Nuevos horizontes en la lingüística. Versión Española de


Conxia Lleo. Madrid: Alianza Editorial.

MALMBERG, B. La fonética (1991). Barcelona: Oiko-Tau.

MARTINET, A. (1970). Elementos de lingüística general . Madrid: Gredos.

MATURANA, Humberto y VARELA, Francisco (1990). El árbol del conocimiento. Las


bases biológicas del conocimiento humano. Madrid: Edit. Debate.

MONTES Giraldo, J. (1970). Dialectología y geografía lingüística. Bogotá: Instituto Caro y


Cuervo.

MORIN, Edgar (2001). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Bogotá:
Ministerio de Educación.

MORRIS, Ch. (1962). Signos, lenguaje y conducta. Buenos Aires: Losada.

MOUNIN, J. (1978). Historia de la lingüística. Madrid: Gredos.

NIÑO Rojas, Víctor Miguel (2003). Competencias en la comunicación. Hacia las prácticas
del discurso. Bogotá Ecoe Ediciones.

_________ (2007). La aventura de escribir. Del pensamiento a la palabra. Bogotá Ecoe


Ediciones.

OGDEN, C.K. y RICHARDS, I.A. (1964). El significado del significado. Buenos Aires:
Paidós.

OLERON, Pierre. (1985). El niño y la adquisición del lenguaje. Versión de Irene Agoff y R.
Rodríguez M. Madrid: Ediciones Morata, S.A.

ORTEGA y Gasset, José (1996). Lecciones de metafísica. Madrid: Alianza Editorial.

PALACIOS Mejía, Luz Amparo (1983). La comunicación humana. Teoría, elementos, bases.
Santa Fe de Bogotá: Ediciones Paulinas.

PARDO Abril, Neila (1995). Semiología. Estudio y enseñanza. Bogotá: UNISUR.

PATIÑO R., Carlos (1991). Español, lenguas indígenas y lenguas criollas en Colombia.
Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.

PATIÑO R., Carlos y BERNAL L., Jaime (coordinadores) (2012). El lenguaje en Colombia.
Bogotá. Academia Colombiana de la Lengua, Instituto Caro y Cuervo.

PEIRCE, Charles Sanders (1986). La ciencia de la semiótica. Colección dirigida por Armando
Sercovich. Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

297
SEMIÓTICA Y LINGÜÍSTICA. FUNDAMENTOS Víctor Miguel Niño rojas

_________ (1987). El hombre, un signo. Barcelona: Crítica.

PÉREZ Martínez, Herón (1995) En pos del signo. Introducción a la semiótica. Zamora,
Michoacán (México): El Colegio de Michoacán.

PÉREZ Grajales, Héctor (2001). Lenguajes verbales y no verbales. Bogotá: Magisterio.

PETÖFI, J. (1978). Lingüística del texto y crítica literaria. Madrid: Talleres Gráficas Montaña.

PIAGET, Jean (1965). El lenguaje y el pensamiento en el niño pequeño. Buenos Aires:


Paidós.

_________ (1974). Seis estudios de psicología. Barcelona: Barral Editores.

_________ (1980). Problemas de psicología genética. Barcelona: Edit. Ariel.

_________ (1981). Psicología de la inteligencia. Buenos Aires: Psique.

_________ (1979). La formación del símbolo en el niño. Imitación, juego y sueño. Imagen y
representación. México: F.C.E.

_________ (1969). El estructuralismo. Estudios y ensayos fundamentales. Traducción de


Floreal Mazía. Buenos Aires: Editorial Proteo.

PIAGET y otros (1969). Introducción a la psicolingüística. Trad. de Hugo Acevedo. Buenos


Aires: Edit. Proteo.

PINILLA Vásquez, Raquel y GUTIÉRREZ Ríos, Yolima (2012). La oralidad en contextos


diversos. Bogotá: Universidad Distrital Francisco José de Caldas.

POLO, Nicolás (198). Estructuras semántico-sintácticas del español. Bogotá: USTA.

POYATOS, Fernando (1994). La comunicación no verbal. I Cultura, lenguaje y conversación.


Madrid: Ediciones Istmo.

QUILIS, y Fernández, J. (1973). Curso de Fonética y Fonología Española. Madrid: C.S.I.C.

REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2001). Diccionario de la lengua española. Tomo I y II.


Madrid: RAE.

RICHELLE, M. (1975). La adquisición del lenguaje. Versión de Victoria Albillos. Barcelona:


Herder.

RUWET, N. (1974). Introducción a la gramática generativa. Madrid: Gredos.

SÁNCHEZ, Margarita.(1983). Enseñar a pensar. Caracas: Ministerio de Educación

SAPIRE, Edward. (1966). El lenguaje. Introducción al estudio del habla. México: F.C.E..

298
Bibbliografía Referenciada

SAUSSURE, Ferdinand de (1961). Curso de lingüística general. Buenos Aires: Losada.

SCHAFF, A. (1964). Lenguaje y conocimiento. Versión de Mireia Bofill. México: Edit.


Grijalbo., S.A..

SCHELER, M. (1968). El puesto del hombre en el cosmos. Buenos Aires: Paidós.

SCHRAMM, W. (Compilador). (1966). La ciencia de la comunicación humana. México:


Edit. Roble.

SEARLE, J. R. (1980). Actos de habla. Ensayo de filosofía del lenguaje. Madrid: Cátedra.

SEBEOK, Thomas (1996). Signos: una introducción a la semiótica. Buenos Aires: Paidós.

SECO, Manuel (1972). Gramática esencial del español. Madrid: Aguilar.

SKINNER, B.F. (1957). Verbal behavior. New York: Appleton Century Crofts.

SERRANO, Sebastián (2001). La semiótica: una introducción a la teoría de los signos.


Barcelona: Montesinos.

SLOBIN, Dan I. (1974).Introducción a la psicolingüística. Versión de Gladys Anfora de Ford.


Buenos Aires: Edit. Paidós.

TOBÓN, Sergio (2004). Formación basada en competencias. Pensamiento complejo, diseño


curricular y didáctica. Bogotá: ECOE Ediciones.

TRUJILLO, Ramón (1996). Principios de semántica textual. Los fundamentos semánticos


del análisis lingüístico. Madrid: Arco/ Libros.

VEGA Peñón, Luis y OLMOS Gómez, Paula (2011). Compendio de lógica, argumentación y
retórica. Madrid: Editorial Trotta.

VYGOTSKY, Lev S. (1964). Pensamiento y lenguaje. Teoría del desarrollo cultural de las
funciones psíquicas. Buenos Aires: Edit. Lautauro.

_________ (1996). El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Edición de Michael


Cole y Otros. Nota biográfica de A. R. Luria. Las letras de Drakontos. Barcelona: Crítica,
Grijalbo Mandadori.

WALTHER, Elisabeth (1994). Teoría general de los signos. Introducción a los fundamentos
de la semiótica. Traducción de Margarita Schultz y Jaime Cordero. Santiago de Chile:
Dolmen Ediciones.

WIDDOWSON, H. (1983). “Aproximaciones al discurso” en: Lenguaje y sociedad. Cali


(Colombia): Univalle.

ZULETA, Estanislao (1991). “El respeto en la comunicación” en Colombia: violencia,


democracia y derechos humanos.Bogotá: Altamir Ediciones.

299
Otros títulos de interés:

∙ Competencias en la comunicación
Hacia la práctica del discurso,
Víctor Miguel Niño Rojas

∙ Cómo formar niños escritores,


Víctor Miguel Niño Rojas

∙ La aventura de escribir,
Víctor Miguel Niño Rojas

∙ Cómo hacer tesis de maestría y


doctorado,
Miguel Ángel Gómez M. y otros

∙ Trabajo escolar, inteligente y vivencial,


Ángel I. Ramírez Castellanos

∙ Pedagogía y aprendizaje profesional


en la enseñanza superior,
Alexander Luis Ortiz Ocaña

∙ Lengua escrita en el aula,


Felisa Barreto Pinzón.
Semiótica y
lingüística
FUNDAMENTOS
El presente libro es la clave para abrir las puertas hacia un conocimiento integral
sobre el lenguaje, don maravilloso tan cercano a nosotros desde la primera infancia,
que nos acompañará de por vida y que nos permite realizarnos como seres humanos.
Haciéndonos partícipes de su saber consolidado en su experiencia como docente
universitario e investigador, el autor nos entrega una visión global y, a la vez,
profunda y actualizada, sobre la problemática que implica el estudio del fenómeno
lingüístico, desde la óptica de la teoría y de la práctica.

Para ello, contextualiza el lenguaje en el crecimiento humano, analiza el fenómeno


de la semiosis y el proceso comunicativo, muestra las bases de la semiótica y de la
psicolingüística, descubre los secretos de la lingüística, establece un marco teórico
para el análisis del discurso y, en fin, aborda de una manera didáctica el estudio de
los elementos más importantes comprendidos en la semántica, la morfosintaxis y
la fonología y fonética, tomando como punto de referencia la lengua española.

El lector se sentirá recreado intelectualmente, en el sentido exacto del término, ya


que recorrerá de manera natural y amena los caminos que llevan al saber semiótico
y lingüístico, muy cerca de la interdisciplinariedad. Como acertadamente afirma el
doctor Edilberto Cruz Espejo en el prólogo, la presente obra “de estilo claro y senci-
llo, pero con implicaciones profundas, deja ver al maestro que invita al debate, a la
reflexión, al estudio, a la práctica y a la investigación. Sus lectores, los jóvenes
universitarios, los educadores, los intelectuales y profesionales, sin duda sabrán
disfrutarla y sacarle los más grandes beneficios”.

Área: Ciencias Humanas


Colección: Lingüística.

e-ISBN 978-958-648-825-9