Está en la página 1de 16

El concepto de temperatura surgió para dar idea de cuán caliente o frío está un cuerpo o entorno con mayor

precisión, utilizando una escala numérica. La temperatura de un punto determinado de la Tierra depende del
calor almacenado que, al mismo tiempo, depende de las salidas y entradas de calor por radiación solar y
terrestre, respectivamente. El calor es energía. Cuando dos cuerpos están en contacto, el calor fluye desde el
cuerpo de mayor temperatura o mayor energía al de menor temperatura o de menor energía. Entonces, el
cuerpo más frío se calienta y el más caliente se enfría hasta que alcanzan el equilibrio térmico.

La materia está compuesta por átomos y moléculas que están continuamente en movimiento, es decir, tienen
energía de movimiento, que se conoce como energía cinética. Los repetidos choques entre los átomos y
moléculas transforman una parte de esa energía cinética en calor, cambiando así la temperatura del cuerpo.

Por lo tanto, la temperatura, más específicamente, es una magnitud física que expresa la velocidad con la que se
mueven los átomos y las moléculas que componen la materia. Si es elevada indica una mayor energía cinética
promedio de las moléculas, debido a que existen más choques entre ellas.

La temperatura atmosférica es el nivel de calor que posee el aire en un lugar y momento determinados y es uno
de los elementos del clima. Cuando decimos que tenemos frío o calor, estamos sintiendo el efecto de la
temperatura que tiene la atmósfera.

Por esa razón es una de las magnitudes que más se utilizan para describir el estado de la atmósfera. Es por esto
que cuando se da información meteorológica se le da gran importancia a este elemento del clima. La
temperatura del aire cambia entre el día y la noche, entre estaciones y entre ubicaciones geográficas.

En meteorología, las que se miden más frecuentemente son: temperatura del aire o ambiente en el instante de
la medición, temperatura de punto de rocío o a la cual se alcanza el punto de saturación del aire, temperatura
máxima registrada durante el día y la mínima registrada durante el día.

Medición de la temperatura

El instrumento que se usa más comúnmente para medir la temperatura es el termómetro de mercurio que,
básicamente, consiste en un una pequeña cantidad de mercurio almacenado en un recipiente con una escala
graduada. La materia, por lo general, aumenta su volumen o se dilata al calentarse y este fenómeno ocurre con
el mercurio. Entonces, la escala se usa para medir las variaciones de temperatura usando las variaciones en
volumen del mercurio.

El primer termómetro inventado fue en 1714 por Daniel Gabriel Fahrenheit aunque Galileo Galilei en el siglo XVII
inventó un termoscopio de aire y los científicos florentinos crearon termómetros de líquido, ambos muy
imprecisos.

Actualmente, no sólo se utiliza el termómetro de mercurio a modo de medición. Existen varios tipos de
termómetros, y su estructura y funcionamiento varía según el uso a que se destinan. Existe también el
termómetro de gas, los de cristales líquidos, los bimetálicos, los termopares, entre otros.

Escalas de medición

Existen varias escalas de medición y en todas se eligieron como valores de referencia los puntos de fusión del
hielo puro y de ebullición del agua pura, a nivel del mar.

Escala centígrada o Celsius


Es la escala más utilizada en el mundo. El valor cero (0 °C) se le atribuye a la temperatura a la que se funde el
hielo cuando la presión es una atmósfera (a nivel del mar). El valor 100°C corresponde a la temperatura a la que
el agua hierve. Esta escala se divide en cien partes iguales, cada una de esas cien partes representa el aumento
en un grado de temperatura.

Escala Fahrenheit

La temperatura de fusión del hielo es 32°F y el agua ebulle a los 212°F. Esta escala se divide en 180 partes
iguales que corresponden cada una a un grado Fahrenheit.

La relación entre la escala Celsius y la Fahrenheit viene dada por la siguiente expresión: t(ºF) = 1,8 • t(ºC) + 32,
en la que t(ºF) representa el valor de la temperatura en la escala Fahrenheit y t(ºC) corresponde a la
temperatura en la escala Celsius o Centígrada.

Escala Réamur

El cero de esta escala coincide con el cero de la escala en grados centígrados pero la temperatura de ebullición
es 80° grados. La escala se subdivide en 80 partes iguales. Esta escala se usa más comúnmente en Francia y
algunos otros países.

Escala absoluta

Se ha demostrado que existe un límite mínimo de temperatura, por debajo de la cual no se puede bajar y ese
límite se ha definido como 273,16°C, y es denominado el cero absoluto. El punto de fusión del hielo en esta
escala es 273,16ºK (Kelvin) y el punto de ebullición del agua es 373ºK. Al dividir el intervalo que hay entre ambos
valores en 100, se obtiene el kelvin, que corresponde a la unidad de medida de la temperatura en el Sistema
Internacional. Se usa principalmente para experimentación y aplicaciones físicas.

La conversión de grados Celsius a grados Kelvin se realiza con el uso de la relación T=tc+273,16. En la que T es la
temperatura absoluta (o kelvin) y tc es la temperatura en grados centígrados o Celsius.

https://naturaleza.paradais-sphynx.com/atmosfera/temperatura-definicion-medicion-escalas.htm

Conducción:La mayor parte de nuestra explicación he supuesto la transferencia de calor por conducción
mediante colisiones moleculares entre moléculas vecinas. El proceso continua mientras haya una diferencia de
temperatura a lo largo de la barra.

Con esto tenemos nuestra primera definición.


“La conducción es el proceso por el que se transfiere energía térmica mediante colisiones de moléculas
adyacentes a lo largo de un medio material. El medio en si no se mueve.”

La aplicaron mas frecuente del principio de conducción probablemente es la de cocinar.

Cuando dos partes de un material se mantienen a temperaturas diferentes, la energía se transfiere por
colisiones moleculares de la mas alta a la mas baja temperatura. Este proceso de conducción es favorecido
también por el movimiento de electrones libres en el interior de la sustancia, los cuales se han disociado de sus
átomos de origen y tienen la libertad de moverse de uno a otro átomo cuando son estimulados ya sea térmica o
eléctricamente. La mayoría de los metales son eficientes conductores del calor porque tienen cierto numero de
electrones libres que pueden distribuir calor, además del que se propaga por la agitación molecular.

En general, un buen conductor de la electricidad también lo es del calor.“La ley fundamental de la conduccion
térmica es una generalización de resultados experimentales relacionados con el flujo de calor a través de un
material en forma de placa.”

1. La cantidad de calor transferido por unidad de tiempo es directamente proporcional a la diferencia de


temperatura (Δt=t´ - t)

2. La cantidad de calor transferido por unidad de tiempo es inversamente proporcional al área A de la placa.

3. La cantidad de calor transferido por unidad de tiempo es inversamente proporcional al espesor de L de la


placa.Estos resultados se pueden expresar en forma de ecuación introduciendo la constante de
proporcionalidad K. Así pues escribimos nuestra primera formula:

H= Q/Τ=kA(Δt/L)

Donde:

H representa la razón con la que se transfiere el calor. Aun cuando la ecuación se estableció para un material en
forma de placa, también se cumple para una barra de sección transversal A y longitud L.

La constante de proporcionalidad k es una propiedad de cada material que se conoce como conductividad
térmica.

A partir de la ecuación anterior , se puede observar que las sustancias con alta conductividad térmica son
buenas conductoras del calor, mientras que las sustancias con baja conductividad son conductoras pobres o
aislantes.

La conductividad térmica de una sustancia es una medida de su capacidad para conducir el calor y se define por
medio de la relación:”

Conveccion:Por otra parte, si colocamos la mano por encima del fuego, podemos sentir la transferencia de calor
al elevarse el aire caliente. Este proceso, llamado conveccion, difiere del de conducción porque el medio
material si se mueve. El calor se transfiere mediante el movimiento de masas, en vez de ir pasando a través de
las moléculas vecinas.

“La conveccion es el proceso por el que se transfiere calor por medio del movimiento real de la masa de un
fluido”

La conveccion se ha definido como el proceso por el que el calor es transferido por medio del movimiento real de
la masa de un medio material. Una corriente de liquido o de gas que absorbe energía de un lugar y lo lleva a
otro, donde lo libera a una porción mas fría del fluido recibe el nombre de corriente de conveccion.

Si el movimiento de un fluido es causado por una diferencia de densidad originada por un cambio de
temperatura, la corriente producida se conoce como conveccion natural.

Cuando un fluido es obligado a moverse por la acción de una bomba o unas aspas, la corriente producida se
conoce como conveccion forzada.

Muchas de las propiedades físicas de un fluido dependen de la temperatura y de la presión; por eso en la mayor
parte de los casos solo se pude hacer un calculo aproximado del proceso.A diferencia de la conductividad
térmica, la conveccion no es una propiedad del sólido o del fluido, sino que depende de muchos parámetros del
sistema.

Se sabe que varia según la geometría del sólido y el acabado de su superficie, la velocidad y la densidad del fluido
y la conductividad térmica. Las diferencias de presión influyen también en la transferencia de calor por
conveccion. Para entender como la conveccion es afectada por la geometría, solo hay que considerar las
diferencias evidentes que se presentan por un piso cuya cara esta hacia arriba o por un cielorraso cuya cara esta
hacia abajo. Se han desarrollado varios modelos para realizar estimaciones matemáticas de la transferencia de
calor por conveccion, pero ninguno es lo suficientemente confiable para incluirlo en esta exposición.

RADIACION

Por radiación la energía se transporta en forma de ondas electromagnéticas que se propagan a la velocidad
de la luz. La radiación electromagnética que se considera aquí es la radiación térmica.

La cantidad de energía que abandona una superficie en forma de calor radiante depende de la temperatura
absoluta y de la naturaleza de la superficie. Un radiador perfecto o cuerpo negro emite una cantidad de energía
radiante de su superficie por unidad de tiempo qr dada por la ecuación

Para evaluar la transferencia neta de energía radiante requiere una diferencia en la temperatura superficial
de dos o mas cuerpos entre los cuales tiene lugar el intercambio. Si un cuerpo negro irradia a un recinto que lo
rodea completamente y cuya superficie es también negra (es decir absorbe toda la energía radiante que incide
sobre él, la transferencia neta de energía radiante por unidad de tiempo viene dada por

T1: Temperatura del cuerpo negro en Kelvin

T2: Temperatura superficial del recinto en Kelvin

Si a una temperatura igual a la de un cuerpo negro emiten una fracción constante de la emisión del cuerpo
negro para cada longitud de onda, se llaman cuerpos grises. Un cuerpo gris emite radiación según la expresión

El calor radiante neto transferido por unidad de tiempo por un cuerpo gris a la temperatura T1 a un cuerpo
negro que le rodea a la temperatura T2 es

donde e 1 es la emitancia de la superficie gris, igual a la relación entre la emisión de la superficie gris y la emisión
de un radiador perfecto a la misma temperatura.

Si ninguno de los dos cuerpos es un radiador perfecto, pero poseen entre sí una determinada relación
geométrica, el calor radiante neto transferido entre ellos viene dado por

donde F1-2 es un módulo que modifica la ecuación de los radiadores perfectos para tener en cuenta las
emitancias y las geometrías relativas de los cuerpos reales.

http://www.unet.edu.ve/~fenomeno/F_DE_T-165.htm
Biofísica del sonido

El sonido humanamente audible consiste en ondas sonoras que se producen cuando las oscilaciones de la
presión del aire, son convertidas en ondas mecánicas en el oído humano y percibidas por el cerebro.

La propagación del sonido involucra transporte de energía sin transporte de materia, en forma de ondas
mecánicas que se propagan a través de un medio elástico sólido, líquido o gaseoso. Entre los más comunes se
encuentran el aire y el agua.

Si las vibraciones se producen en la misma dirección en la que se propaga el sonido, se trata de una onda
longitudinal y si las vibraciones son perpendiculares a la dirección de propagación es una onda transversal.

ONDAS SONORAS.

Las ondas sonoras se producen cuando un cuerpo vibra rápidamente. La frecuencia es el número de vibraciones
u oscilaciones completas que efectúan por segundo. Los sonidos producidos son audibles por un ser humano
promedio si la frecuencia de oscilación está comprendida entre 20 Hz y 20000 Hz. Por encima de esta última
frecuencia se tiene un ultrasonido no audible por los seres humanos, aunque algunos animales pueden oír
ultrasonidos inaudibles por los seres humanos.

1,- Onda mecánica.

Las ondas mecánicas no pueden desplazarse en el vacío, necesitan hacerlo a través de un medio material (aire,
agua, cuerpo sólido). Además dicho medio debe ser elástico y no rígido para permitir la transmisión del sonido.

2.- Onda longitudinal.

En las ondas longitudinales el movimiento de las partículas se desplazan en la misma dirección que la onda.

3.- Ondas transversas

En las ondas transversales el movimiento de las partículas es perpendicular a la dirección de la onda.

4.- Es una onda tridimensional.

Son ondas que se propagan en tres direcciones. Las ondas tridimensionales se conocen también como ondas
esféricas, porque sus frentes de ondas son esferas concéntricas que salen de la fuente de perturbación
expandiéndose en todas direcciones.

Un sonido grave corresponde a onda sonora con frecuencia baja mientras que los sonidos agudos se

http://bifisicaudg.blogspot.mx/2015/08/sonido-audicion-y-ondas-sonoras.html
Concepto de sonido
Es un movimiento vibratorio (foco de vibración) productor de energía, transmitido por un medio material
elástico, generalmente el aire, por medio de ondas mecánicas longitudinales, percibido por el sentido del oído.

La captación del sonido depende de la frecuencia de la vibración. Se mide en Hertz o ciclos por segundo. No son
en general percibidas por el oído humano las vibraciones de frecuencia menor a los 20 Hz. (infrasonidos) ni los
superiores a 20.000 Hz (ultrasonidos). La voz humana se produce por el paso del aire a través de las cuerdas
vocales.

Los sonidos poseen tres cualidades: la intensidad, que permite diferenciar los sonidos fuertes de los débiles; el
tono, que los clasifica en graves y agudos (el tono es más elevado cuanto mayor sea su frecuencia); y el timbre,
que permite diferenciar el foco emisor cuando dos sonidos tienen la misma intensidad y tono, esto nos posibilita
distinguir el timbre de un piano del de un violín, o una voz humana de otra.

La intensidad del sonido puede ser establecida en decibeles, que son mediciones efectuadas en forma
logarítmica, ya que linealmente sería imposible, pues es muy grande el intervalo de intensidades percibidas por
el oído, y es necesario reducirlo.. Una intensidad de 140 decibeles afecta considerablemente al oído humano,
por ejemplo, una explosión. Para tener una idea de relación, un murmullo alcanza los 25 decibeles.

La velocidad del sonido es mayor cuando se propaga en un medio sólido, y la menor velocidad es en los gases.
En los líquidos tiene una velocidad intermedia. El sonido en el aire viaja a 340 m/s.

La parte de la física que se ocupa del estudio del sonido se denomina acústica.

Clasificación del sonido


LA INTESIDAD DEL SONIDO
La intensidad del sonido se define como la cantidad de energía (potencia acústica) que atraviesa por segundo
una superficie que contiene un sonido.
La intensidad del sonido corresponde al flujo de energía sonora por unidad de tiempo, definición que nos puede
recordar la definición de intensidad de corriente eléctrica.
Dicho de otro modo la intensidad del sonido es una medida de la amplitud de la vibración.
Pero nuestro oído es un instrumento de medida con serias limitaciones fisiológicas, no es capaz de escuchar por
debajo de un determinado nivel, variables entre distintas personas y con la edad, y a partir de un nivel
demasiado alto, igualmente variable, recibe sensación de dolor imposibilitando la audición.
Figura 2: Rango audible.
El nivel mínimo de sonido que una persona joven puede oír es de 10 -12 w/m 2, aunque ya veremos que esta no
será nuestra unidad de medida habitual.
Nuestro oído presenta otras "anomalías":
La respuesta a la intensidad sonora es de tipo logarítmico, para multiplicar por dos la sensación no basta con
doblar la potencia.
La respuesta a distintas frecuencias será igual con intensidades distintas
Figura 3: Contornos de igual sonoridad.
Factores que determinan la intensidad del sonido

1. La intensidad de un sonido depende de la amplitud del movimiento vibratorio de la fuente que lo


produce, pues cuanto mayor sea la amplitud de la onda, mayor es la cantidad de energía (potencia
acústica) que genera y, por tanto, mayor es la intensidad del sonido.

2. También depende de la superficie de dicha fuente sonora. El sonido producido por un diapasón se
refuerza cuando éste se coloca sobre una mesa o sobre una caja de paredes delgadas que entran en
vibración. El aumento de la amplitud de la fuente y el de la superficie vibrante hacen que aumente
simultáneamente la energía cinética de la masa de aire que está en contacto con ella; esta energía
cinética aumenta, en efecto, con la masa de aire que se pone en vibración y con su velocidad media (que
es proporcional al cuadrado de la amplitud).

3. La intensidad de percepción de un sonido por el oído depende también de su distancia a la fuente


sonora. La energía vibratoria emitida por la fuente se distribuye uniformemente en ondas esféricas cuya
superficie aumenta proporcionalmente al cuadrado de sus radios; la energía que recibe el oído es, por
consiguiente, una fracción de la energía total emitida por la fuente, tanto menor cuanto más alejado
está el oído. Esta intensidad disminuye 3dB cada vez que se duplica la distancia a la que se encuentra la
fuente sonora (ley de la inversa del cuadrado). Para evitar este debilitamiento, se canalizan las ondas
por medio de un "tubo acústico" (portavoz) y se aumenta la superficie receptora aplicando al oído una
"trompeta acústica".

4. Finalmente, la intensidad depende también de la naturaleza del medio elástico interpuesto entre la
fuente y el oído. Los medios no elásticos, como la lana, el fieltro, etc., debilitan considerablemente los
sonidos.

La intensidad del sonido que se percibe subjetivamente que es lo que se denomina sonoridad y permite ordenar
sonidos en una escala del más fuerte al más débil.
La intensidad de un sonido se mide en decibeles (dB). La escala corre entre el mínimo sonido que el oído
humano pueda detectar (que es denominado 0 dB), y el sonido más fuerte (más de 180 dB), el ruido de un
cohete durante el lanzamiento.
Los decibeles se miden logarítmicamente. Esto significa que la intensidad se incrementa en unidades de 10; cada
incremento es 10 veces mayor que el anterior. Entonces, 20 decibeles es 10 veces la intensidad de 10 dB, y 30
dB es 100 veces más intenso que 10 dB.
Un estudio reciente (año 2005) de la OMS arrojó que España es uno de los países con mayor porcentaje de
población expuesta a elevados niveles de ruido ambiental: uno de cada cuatro españoles soporta niveles
superiores a los 65 decibeles.
En la Unión Europea 80 millones de personas están expuestos diariamente a niveles de ruido ambiental
superiores a 65 dB y otros 170 millones lo están a niveles ente 55-65 dB.
LOS DAÑOS
Los resultados de la misma investigación señalan que la contaminación acústica constituye una seria amenaza
para la salud y la calidad de vida de la población.
El ruido ocasiona enormes gastos sanitarios, sociales e industriales, y es el responsable directo de miles de
accidentes, del 1,5% de la pérdida de jornadas de trabajo y de hasta el 20% de las consultas psiquiátricas.
Específicamente respecto de los efectos auditivos, una exposición prolongada a una fuente de ruido puede
producir sordera, perforaciones en el tímpano, desplazamiento temporal del umbral de audición y el
desplazamiento permanente del umbral de audición.
Además del efecto sobre la audición, la exposición continuada a elevados niveles de ruido puede provocar otros
muchos efectos fisiológicos que afectan en particular al sistema cardiovascular, respiratorio y digestivo.
Se ha observado que las madres embarazadas que han estado desde comienzos de su embarazo en zonas muy
ruidosas, tienen niños que no sufren alteraciones, pero si la exposición ocurre después de los 5 meses de
gestación, después del parto los niños no soportan el ruido, lloran cuando lo sienten y al nacer tienen un tamaño
inferior al normal.
A más de 60 dB se produce dilatación de las pupilas y parpadeo acelerado, agitación respiratoria, aceleración del
pulso y taquicardias, aumento de la presión arterial, dolor de cabeza, menor irrigación sanguínea y mayor
actividad muscular (los músculos se ponen tensos y dolorosos, sobre todo los del cuello y espalda).
A más de 85 dB se produce secreción gástrica, gastritis o colitis; aumento del colesterol y de los triglicéridos, con
el consiguiente riesgo cardiovascular. En enfermos con problemas cardiovasculares, arteriosclerosis, problemas
coronarios e incluso infartos. Aumenta la glucosa en la sangre, y en los enfermos de diabetes esto puede
ocasionar estados de coma y hasta la muerte.
Respecto a los efectos psicológicos derivados de la exposición al ruido, el más común es el de molestia. Esta
reacción psicológica tiene su origen, entre otras causas, en las múltiples interferencias que provoca el ruido en
las diversas actividades del hombre, como la comunicación y el sueño (insomnio), lo que a su vez puede
provocar accidentes causados por la incapacidad de oír llamados de advertencia u otras indicaciones.
Además de impedir el descanso adecuado, el ruido puede afectar negativamente a la capacidad de atención y
concentración, dificultando el aprendizaje y disminuyendo el rendimiento. Asimismo, puede producir
alteraciones en la conducta que, momentáneamente, puede hacerse más irritable e incluso agresiva.
Otros efectos: fatiga, estrés, depresión, ansiedad, histeria y neurosis, aislamiento social. Y todos los efectos
psicológicos están íntimamente relacionados, por ejemplo: el aislamiento conduce a la depresión. El insomnio
produce fatiga. La fatiga, falta de concentración. La falta de concentración conduce a la poca productividad, y la
falta de productividad al estrés.

https://clasificaciondelostiposdesonido.wikispaces.com/Como+se+clasifican+los+sonidos
PROPAGACIÓN DEL SONIDO

Una oscilación que se propaga en un medio (con velocidad finita) recibe el nombre de onda.
Dependiendo de la relación que exista entre el sentido de la oscilación y el de la propagación,
hablamos de ondas longitudinales, transversales, de torsión, etc. En el aire el sonido se propaga en
forma de ondas longitudinales, es decir, el sentido de la oscilación coincide con el de la
propagación de la onda.

Medio

Podemos definir a un medio como un conjunto de osciladores capaces de entrar en vibración por la
acción de una fuerza.

Cuando hablemos de un medio, y a no ser que se indique específicamente otra cosa, nos estaremos
refiriendo al aire. Esto se debe nuevamente a razones prácticas, en la medida en que el aire es el
medio más usual en el que se realiza la propagación del sonido en los actos comunicativos por
medio de sistemas acústicos entre seres humanos, ya sea mediante el habla o la música.

Para que una onda sonora se propague en un medio, éste debe cumplir como mínimo tres
condiciones fundamentales: ser elástico, tener masa e inercia.

Las ondas sonoras no se propagan en el vacío, pero hay otras ondas, como las electromagnéticas,
que sí lo hacen.

El aire en tanto medio posee además otras características relevantes para la propagación del
sonido:

 la propagación es lineal, que quiere decir que diferentes ondas sonoras (sonidos) pueden
propagarse por el mismo espacio al mismo tiempo sin afectarse mutuamente.

 es un medio no dispersivo, por lo que las ondas se propagan a la misma velocidad


independientemente de su frecuencia o amplitud.

 es también un medio homogéneo, de manera que el sonido se propaga esféricamente, es


decir, en todas las direcciones, generando lo que se denomina un campo sonoro.

Propagación

Como ya mencionáramos, un cuerpo en oscilación pone en movimiento a las moléculas de aire (del
medio) que lo rodean. Éstas, a su vez, transmiten ese movimiento a las moléculas vecinas y así
sucesivamente. Cada molécula de aire entra en oscilación en torno a su punto de reposo. Es decir,
el desplazamiento que sufre cada molécula es pequeño. Pero el movimiento se propaga a través
del medio.

Entre la fuente sonora (el cuerpo en oscilación) y el receptor (el ser humano) tenemos entonces
una transmisión de energía pero no un traslado de materia. No son las moléculas de aire que
rodean al cuerpo en oscilación las que hacen entrar en movimiento al tímpano, sino las que están
junto al mismo, que fueron puestas en movimiento a medida que la onda se fue propagando en el
medio.

El (pequeño) desplazamiento (oscilatorio) que sufren las distintas moléculas de aire genera zonas
en las que hay una mayor concentración de moléculas (mayor densidad), zonas de condensación, y
zonas en las que hay una menor concentración de moléculas (menor densidad), zonas de
rarefacción. Esas zonas de mayor o menor densidad generan una variación alterna en la presión
estática del aire (la presión del aire en ausencia de sonido). Es lo que se conoce como presión
sonora. Ver Figura 01.

FIGURA 01: La distancia entre las barras representa las zonas de mayor o menor presión sonora

Si el cuerpo que genera la oscilación realiza un movimiento armónico simple, las variaciones de la
presión en al aire pueden representarse por medio de una onda sinusoidal. Por el contrario, si el
cuerpo realiza un movimiento complejo, las variaciones de presión sonora deberán representarse
por medio de una forma de onda igual a la resultante de la proyección en el tiempo del movimiento
del cuerpo. Ver Figura 02.
FIGURA 02: Variaciones de presión en el aire (condensación y rarefacción) en el caso de un
movimiento armónico simple.
Los puntos representan las moléculas de aire.

Como dijimos, en el aire el sonido se propaga esféricamente, es decir en todas direcciones.


Podemos imaginarnos al sonido propagándose como una esfera cuyo centro es la fuente sonora y
que se va haciendo cada vez más grande. O, lo que es lo mismo, que va aumentando cada vez su
radio. Por razones de comodidad, para estudiar el sonido podremos hacerlo desde uno de esos dos
puntos de vista, a veces como una esfera creciendo, o como un radio (eventualmente todos los
radios) de la misma (rayos).

Imaginemos entonces una cadena de partículas (moléculas) entre la fuente sonora y el receptor (un
rayo). Entre el instante en que la fuente sonora pone en movimiento a la partícula más cercana y el
instante en que la primer partícula transmite su movimiento a la segunda transcurre un tiempo
determinado. Es decir, cuando la primer partícula entra en movimiento, la tercera -por ejemplo-
aún está en su posición de reposo. Recordemos también que las partículas de aire sólo oscilan en
torno a su posición de reposo.

Podemos decir entonces que cada partícula se encontrará en una situación distinta del movimiento
oscilatorio. Es decir, cada partícula tendrá una situación de fase (ángulo de fase) distinta. En algún
lugar de la cadena encontraremos una partícula cuya situación de fase coincide con la de la
primera, aunque la primer partícula estará comenzando su segundo ciclo oscilatorio, mientras que
la otra recién estará comenzando su primer ciclo.

La distancia que existe entre dos partículas consecutivas en igual situación de fase se llama longitud
de onda ( ). También podemos definir la longitud de onda como la distancia que recorre una onda
en un período de tiempo T. La longitud de onda está relacionada con la frecuencia f (inversa del
período T) por medio de la velocidad de propagación del sonido (c), de manera que c = · f. Las
ondas sonoras tienen longitudes de onda de entre 2 cm y 20 m aproximadamente.

No debemos confundir la velocidad de propagación de la onda con la velocidad de desplazamiento


de las partículas. Éstas realizan un movimiento oscilatorio muy rápido, cuya velocidad es distinta a
la velocidad de propagación de la onda.

La velocidad de propagación de la onda sonora (velocidad del sonido) depende de las


características del medio en el que se realiza dicha propagación y no de las características de la
onda o de la fuerza que la genera. En el caso de un gas (como el aire) es directamente proporcional
a su temperatura específica y a su presión estática e inversamente proporcional a su densidad.
Dado que si varía la presión, varía también la densidad del gas, la velocidad de propagación
permanece constante ante los cambios de presión o densidad del medio.

Pero la velocidad del sonido sí varía ante los cambios de temperatura del aire (medio). Cuanto
mayor es la temperatura del aire mayor es la velocidad de propagación. La velocidad del sonido en
el aire aumenta 0,6 m/s por cada 1º C de aumento en la temperatura.

La velocidad del sonido en el aire es de aproximadamente 344 m/s a 20º C de temperatura, lo que
equivale a unos 1.200 km/h (1.238,4 km/h, para ser precisos). Es decir que necesita unos 3 s para
recorrer 1 km. (Como posible referencia recordemos que la velocidad de la luz es de 300.000 km/s.)

El sonido se propaga a diferentes velocidades en medios de distinta densidad. En general, se


propaga a mayor velocidad en líquidos y sólidos que en gases (como el aire). La velocidad de
propagación del sonido es, por ejemplo, de unos 1.440 m/s en el agua y de unos 5.000 m/s en el
acero.

Ondas estacionarias

Hasta ahora hemos hablado de ondas propagándose en un medio, es decir ondas viajeras.

Las ondas estacionarias son el resultado de la interferencia de dos ondas viajeras iguales
propagándose en direcciones contrarias. Por ejemplo, una onda que llega perpendicularmente a
una pared y se refleja sobre sí misma.

La característica de las ondas estacionarias es que se generan puntos (eventualmente líneas o


planos) en los cuales la amplitud de oscilación es siempre cero (nodos) y otros en los que es
siempre máxima (antinodos o vientres). La distancia entre dos nodos será la mitad de la longitud de
onda de la onda estacionaria ( / 2).

Dada una frecuencia que genera una onda estacionaria, los múltiplos de dicha frecuencia (es decir
los armónicos) también producirán ondas estacionarias. El orden del armónico determinará la
cantidad de nodos que se producen. Por ejemplo, el primer armónico generará un nodo, el
segundo dos y así sucesivamente.

Las ondas estacionarias son relevantes en el funcionamiento de los instrumentos musicales (las
cuerdas, las columnas de aire encerradas en un tubo), pero también en las resonancias modales
(los modos de resonancia) de las habitaciones.

http://www.eumus.edu.uy/docentes/maggiolo/acuapu/prp.html
VELOCIDAD DEL SONIDO

El sonido es un fenómeno físico que resulta de la perturbación de un medio. Esta perturbación genera un
comportamiento ondulatorio, lo cual hace que esta se propague hasta llegar al sitio donde se encuentra algún
receptor. Este tipo de movimiento en el cual no es el medio en si mismo sino alguna perturbación lo que se
desplaza se denomina onda. Existen muchos otros tipos de ondas, tales como las ondas de radio, la luz, la
radiación del calor, las ondas sobre la superficie de un lago, los sunamis, los movimientos sísmicos, etc. Cuando
la onda tiene lugar en un medio líquido o gaseoso se denomina onda acústica. Cuando resulta audible, se llama
onda sonora.

Como todo fenómeno físico el sonido tiene propiedades que determinan su comportamiento. Una de estas
propiedades es la velocidad del sonido, la cual es una propiedad bastante simple, pero que explica con gran
exactitud un patrón de comportamiento para cada onda.

La velocidad del sonido en un gas depende de la presión y de la densidad del gas de acuerdo con la expresión:

V = Ö(g * P)/j

Donde g es una constante adimensional que para gases diatómicos como el aire, vale 1.4.

Para un gas, P/j = RT/M.

Siendo R la constante de los gases (8.31 J/K mol), T la temperatura a la cual se encuentra el gas y M la masa
molecular del gas.

Si despejamos en la primera ecuación, obtenemos lo siguiente:

V = Ö (g * R * T)/M

De la ecuación anterior se concluye, que la velocidad de propagación del sonido es proporcional a la raíz
cuadrada de la temperatura absoluta, puesto que g, R y M son constantes. O sea, la temperatura influye sobre la
elasticidad y la densidad del medio, y por lo tanto sobre la velocidad de propagación de la onda.

La tabla que se presenta a continuación, nos muestra los diferentes resultados obtenidos en investigaciones
hechas acerca de la velocidad del sonido en diferentes medios.

MEDIO TEMPERATURA (°C) VELOCIDAD (m/s)

Aire 0 331.7

Aire 15 340

Oxígeno 0 317

Agua 15 1450

Acero 20 5130

Caucho 0 54

Aluminio 0 5100
Esto es muy útil, cuando usted está tratando de alinear con el tiempo un sistema de sonido. Usemos un gran
escenario para ilustrar esto. Digamos que usted tiene un montón de auto parlantes en el escenario de un gran
recinto, y otro poco de auto parlantes a 300 pies de distancia del escenario para cubrir el sonido trasero del
recinto. La gente sentada entre el escenario y los parlantes de atrás, no tendrán problema. Pero, los asientos de
bien atrás del recinto estarán cogiendo un gran delay o retraso del sonido entre los parlantes de adelante y los
de atrás. Para arreglar esto, usted demoraría los parlantes de atrás, un tiempo justo, para que el sonido del
escenario y el sonido de atrás, lleguen al receptor, al mismo tiempo. Puede usar la velocidad del sonido para
calcular esto, y luego, sacar líneas (outs) para los parlantes de atrás, a través de una línea de delay y así alinear
con el tiempo su sistema.

La velocidad del sonido tiene dos componentes básicas que son, la longitud de onda (l) y la frecuencia (F), y para
entender bien el fenómeno debemos conocer estos dos elementos.

La longitud de onda tiene que ver con lo siguiente: Cuando el tono o frecuencia sube o baja, el tamaño de la
onda varía. Cuando el tono o frecuencia baja, la longitud de onda se alarga y cuando sube es más pequeña.
Existe una fórmula para averiguar el tamaño de una onda. La fórmula es:

V quiere decir velocidad y ya sabemos la velocidad del sonido. F es la frecuencia que estamos buscando y el
signo Lambda, es la longitud de onda. Pongamos unos números para ver de qué estamos hablando. Si tenemos
una onda de 10KHz, ponemos 1130 en el espacio donde está la V y 10.000 en el espacio donde está la F, nos da
.113 pies. Así que una onda de 10KHz es un poco más de una pulgada. No muy grande. Ahora encontramos la
longitud de onda de 100 Hz. La respuesta es 11.3 pies. Gran diferencia. Lo que esto muestra, es que las ondas de
baja frecuencia no solo son más grandes que las ondas de alta frecuencia, sino que son completamente
inmensas