Está en la página 1de 2

1.

A partir de la película explique cómo la pérdida del aura potencia la melancolía


“Pero es el mundo el que ya no es refinado, ¿estoy en lo cierto?”
Para Walter Benjamin el aura es “…la manifestación irrepetible de una lejanía (por
cercana que pueda estar)” (p. 22). Vivir la experiencia de una cosa que parece único, pero
nunca se va a acercar a mí. Solo se puede participar en el aura, su característica ritual, es
con el sacrificio humano, ser uno con esa experiencia única que está recogida en el aura.
Ya no es importante el aura, porque aparecen las masas. Ellas tienen una tendencia a ir
en busca de las cosas, no soportan lo lejano, tienen un deseo de poseer. Podemos ver un
ejemplo de esto en la película La grande belleza (2013), en una de las últimas escenas,
cuando Gep Gambardella está viendo la muestra fotográfica. Además, esta escena es muy
significativa, porque después de ver las fotos vemos como Gep sufre un ataque de
melancolía.
La película hace un constante énfasis entre lo viejo y lo moderno. De hecho, casi todos
los personajes de la película tienen más de cincuenta años, por lo que la pérdida del aura,
para ellos, es más dolorosa. Esto se potencia al ser todos ellos un grupo de intelectuales,
que pueden percibir las señales de lo que sucede.
Son personajes que viven en un pasado histórico, casi con un desprecio hacia el presente
y el futuro. Hay dos ejemplos de esto; la primera es una frase de Dadina “El viejo es el
mejor que el nuevo” y una de las escenas más conmovedoras de la película; cuando
Elisabetta Colonna de Reggio visita su antigua casa. Ella plantea una interesante
dicotomía: seguro es la única persona en la película que lamenta el aura que ahora tiene
su hogar de infancia.
Al final de la película ocurre una de las metáforas más importantes, que funciona como
un resumen de la película. Cuando Romano -su nombre es intencional, nos da una idea
del rol que juega- se despide de Gep, dice que se va de Roma porque está decepcionado
de ella, véase que es a él a quien se le da esta identidad.
Decide irse cuando su novia se va en medio de su recital, que fue un éxito, y después de
oír estas palabras “¿Qué tenéis en contra de la nostalgia, eh?/ Es la única distracción
posible para quien no cree en el futuro./ La única.”. Vemos que su novia siempre fue un
personaje frívolo, distante y que, en realidad, no soportaba su presencia y lo usaba de
forma muy cruel.
Es en esta analogía donde podemos observar el sacrificio humano necesario para
participar en el aura. En términos históricos y estéticos, Roma parece más un museo que
una ciudad, es un museo a campo abierto.
El Romano intentó vivir esa experiencia única -su novia representando la ciudad-, él
deseaba poseerla, como alguien de la masa, pero ella era lejana con él. Por esta razón,
este personaje está tan decepcionado al final: se dio cuenta de que intentar consumir la
obra de arte produce desasosiego; porque estaba haciendo que la obra de arte perdiera su
aura.
Todos estos personajes tienen personalidades muy románticas. Por ejemplo, al inicio se
dice de Gep que “Estaba destinado a la sensibilidad”. Aunque él trataba de ser apático
ante lo que pasaba, no podía y presenciamos esto en el funeral. Sentía sus emociones y lo
que pasaba muy profundamente.
Al final, se dio cuenta que, como Romano, él también intentó vivir esa única experiencia
en Roma. Por eso dijo que no encajaba en la ciudad, y su actitud de melancolía durante
toda la película: comprendió que estaba colaborando en la pérdida del aura, aunque de
una manera menos tangible.
2. Concepto de arte para Adorno, Benjamin y Horkheimer.

Intereses relacionados