Está en la página 1de 2

DOMINGO XIV DE TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA 09 DE JULIO


TEMA: SER MANSO Y HUMILDE DE ESPÍRITU
I. ENTRADA:
Buenos días/ buenas noches hermanos y hermanas.
Bienvenidos al Santuario de Nuestra Señora del Rosario. La liturgia de este día nos recuerda que
Cristo Jesús es nuestro Salvador. Pero no al estilo del mundo. Pues, el mundo concibe un Dios
todopoderoso que hace y deshace lo que se le antoje, olvidándose que Dios es humilde.
Nos ponemos de pie para recibir a nuestro sacerdote y cantamos:

II. ACTO PENITENCIAL:


 Perdón, Señor, porque siempre nos quejamos de ti y no somos capaces de aceptar tu voluntad.
Señor, ten piedad.
 Perdón, Señor, por las veces que diciendo ser discípulos tuyos actuamos como si no te
conociéramos. Cristo, ten piedad.
 Perdón, Señor, porque miramos más lo que nos falta que tus bendiciones. Señor, ten piedad.

III. GLORIA:
Dios se nos ha revelado para que reconociendo nuestro pecado nos demos cuenta de cuánto
nos ama. Por eso, llenos de alegría entonemos el Himno del Gloria.

IV. LITURGIA DE LA PALABRA


4.1. Primera Lectura Za 9, 9-10
El profeta Zacarías destruye la visión errónea que, a veces, tenemos de Dios. Nos presenta un
Dios humilde y manso, pero a la vez glorioso, ya que traerá la paz a las naciones. Escuchemos

4.2. Salmo 144


Respondamos al Salmo Cantando: “Bendeciré tu nombre por siempre, Dios mío, mi rey”

4.3. Segunda Lectura Ro 8, 9. 11-13


San Pablo nos exhorta a vivir según la nueva vida de Jesucristo resucitado, que hemos recibido
en el bautismo. Y no según los criterios del mundo, no según las tendencias de nuestra
humanidad, que se oponen a los planes de Dios. Escuchemos

4.4. Evangelio Mt 11, 25-30


Dios se revela y busca la intimidad de los hombres sencillos que encontrarán en Cristo el pastor
humilde y compasivo. Solo los humildes y sencillos de corazón están dispuestos a recibir y
entender los misterios de Dios. Jesús nos invita a encontrar nuestro descanso en Él. Antes de
proclamar el evangelio cantemos

Aclamación al Evangelio
“Bendito seas, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los secretos del Reino a
la gente sencilla”
4.5. Peticiones
A cada intención respondamos: “Haz, Señor, nuestro corazón semejante al tuyo”.

 Por la Iglesia, para que sea acogedora con todos, en especial con los que se sienten rechazados
y marginados. ROGUEMOS AL SEÑOR
 Por los niños y jóvenes de nuestra Parroquia y sus catequistas, para que crezcan en la fe y en
valores positivos. ROGUEMOS AL SEÑOR
 Por los países y personas que viven la pobreza y la marginación, para que reciban lo que en
justicia les corresponde, cesando el egoísmo de los países privilegiados. ROGUEMOS AL SEÑOR
 Por los enfermos y los que están pasando momentos de dolor y dificultad. ROGUEMOS AL
SEÑOR
 Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía nos ayude a vivir con la paz y la
alegría de sentirnos amados y acogidos por Dios, y sepamos transmitirlo a los que nos rodean.
ROGUEMOS AL SEÑOR.

V. LITURGIA EUCARÍSTICA
5.1. Colecta:
Hermanos, quien da con alegría y de corazón recibe la bendición de Dios.

5.2. Ofrendas:
Cirio encendido : Luz de Cristo que nos alienta perseverar en las dificultades.
Frutas y verduras : Primicias de la tierra que nos recuerdan tu amor.
Víveres : Solidaridad con los más necesitados.
Ramo de flores : Nos recuerdan la hermosura de todo lo creado.
Pan y uvas : que luego se convertirán en tu cuerpo y tu sangre.

5.3. Comunión:
Hermanos y hermanas, Cristo se ha hecho presente entre nosotros para fortalecer nuestro
espíritu débil a causa de los momentos de turbación. Alimentémonos del cuerpo y la sangre de
Cristo para ser fieles a Él en las tentaciones.

VI. DESPEDIDA:
Seguir a Jesús no es fácil, pero quién pone su confianza en el Señor nunca será defraudado.
Volvamos a nuestros hogares con la certeza de quienes ponen su confianza en un Dios que se
piada de nosotros y quiere consolarnos.
Repitamos nuestro Lema Diocesano: “Iglesia en salida… … Comunidad Evangelizada”.
Nos despedimos cantando.