Está en la página 1de 3

La interpretación jurídica

Interpretar en términos generales, quiere decir captar o aprehender el significado de una


expresión artística, científica, intelectual, etc. En este sentido, la interpretación tiene por
objeto conocer el significado de signos determinados, ya sean gramaticales, de signos
musicales, pictóricos o de cualquier otra materia que fueren; interpretando aquellos signos se
busca penetrar en la idea o concepto que se intenta expresar.
Para la interpretación de la ley, no basta con dar a conocer simplemente el
pensamiento expresado en las palabras contenidas dentro de las distintas legislaciones, sino
que en la interpretación jurídica, se busca dar con el juicio de valor que está expresado en los
preceptos legales, tampoco es suficiente con conocer el sentido lógico de la fórmula
empleada por el legislador, se tiene que identificar el pensamiento contenido con la estructura
lógico-jurídica de la norma y todo ello para poder aplicar dicha norma al caso concreto de
que se trata.
El proceso de interpretación implica una serie de pasos, entre ellos se encuentran los
siguientes: el signo representativo, la aprehensión de su contenido lógico-gramático, la
comprensión o intelección de la norma jurídica contenida.
La interpretación jurídica se torna compleja ya que, en la amplitud de las normas, no
sólo se toma en cuenta lo instituido en las leyes, sino intervienen un sin fin de actos sociales,
económicos, políticos y morales, dando por efecto que orden jurídico actúe en la totalidad e
influya en la vida de social según la época en la cual se viva. Este proceso de comprensión,
no debe ser únicamente cognoscitivo, debe tener un carácter más comprensivo.
Una vez que el intérprete ha logrado captar el sentido de la norma jurídica y después
de haber reconocido la estructura jurídica expresada en la legislación, entonces estará en
posibilidad de aplicarla. El intérprete habrá de comprobar que un determinado caso
específico, presenta los elementos contenidos en el supuesto normativo, para concluir de allí,
en la aplicación de las consecuencias de derecho derivados de la realización de la hipótesis.

 Métodos de interpretación.

 Escuela de la exégesis. Es de los métodos más antiguos, su formulación corresponde


al jurista francés Blondeau en el año 1841, este método expresa que la ley debe ser el
origen único de las de las decisiones jurídicas y debe interpretarse de acuerdo con lo
escrito. Postula que dentro de los códigos se encuentran la totalidad de los preceptos,
por lo tanto, la tarea principal del intérprete es indagar cuál era el pensamiento del
legislador. Negaban que el legislador tomara en consideración antecedentes sociales
y políticos para realizar las normas; si es imposible de conocer la voluntad del
legislador, se puede recurrir a los principios generales del derecho.

 Escuela dogmática. La escuela dogmática afirma que la fuente de todo derecho es el


espíritu del pueblo y concluye, que la ley no debe ser considerada como un hecho,
sino como una significación lógica que evoluciona y se transforma sin cesar,
considera al ordenamiento jurídico como un todo establecido sistemáticamente, en el
cual cada norma se encuentra vinculada con las demás, para constituir un sistema
coherente y uniforme.

 Método teleológico. Para esta escuela, el intérprete antes que cualquier otro elemento,
ha de tener presente la noción de fin de la norma jurídica, ha de preguntarse en primer
lugar, cuál es el interés que jurídicamente la norma trata de proteger y después de
conocer este elemento, decidir la controversia, interpretando el precepto de modo que
en su aplicación, resulte efectivamente protegido el interés que el precepto intenta
garantizar.

 Método de Saleilles. También conocido como método de la evolución histórica, este


método comprende a las normas como producto de las circunstancias sociales que
prevalecen en el momento de su elaboración, estas, pueden adaptarse a las nuevas
exigencias, que se van presentando al ritmo de la evolución social. Esa capacidad para
adaptar a la ley, se lleva a cabo a través de la interpretación, tomando en cuenta las
necesidades económicas y sociales. Se acude a elementos externos de la ley, a las
costumbres, a las concepciones morales y a las modificaciones que se operan en el
seno de la sociedad. Se trata pues, de una interpretación evolutiva que aparte de los
textos legales a los que el intérprete en consonancia con las transformaciones de la
sociedad.

 Escuela de la libre investigación científica. Esta doctrina, afirma que interpretar las
leyes simplemente comprender el contenido conceptual del precepto, por la fórmula
que expresa, labor que debe hacerse sin prejuicios sobre la perfección de la norma
que se va a descubrir, ni sobre su adaptación al medio social. Es necesario analizar a
la vez para poder apreciar su a1cance práctico, las relaciones de hecho que el
legislador ha querido regular, las circunstancias que las determina, las exigencias
morales, políticas sociales, económicas a las que el precepto tiende a satisfacer. Debe
tenerse presente también, el ambiente social y jurídico, el momento histórico en que
la ley fue elaborada, las ideas reinantes en la mente de sus autores; es decir, la ocasión
en que se promulgó el precepto.

 Método de Kantorowicz. Dicho método, rechaza toda interpretación racional y


dogmática de los textos, por lo tanto, en su opinión, la realización de la justicia
particularmente el llenar las lagunas de la ley, no puede a1canzarse a través de la
analogía, de la interpretación extensiva ni de los principios generales del Derecho.
Piensa que, en la ausencia de un precepto aplicable, autoriza al juez para ocupar el
lugar del legislador. En ese evento, el juez se encuentra libre de toda traba dogmática
y aún está autorizado para separarse del sistema del código, y realizar la justicia. Se
repugna todo concepto de la plenitud hermética del orden jurídico y sostiene que
frente a la insuficiencia de la ley, el juzgador debe realizar una labor personal creadora
del nuevo Derecho, colocándose en la misma situación del legislador.

 Método de la teoría pura del derecho. De acuerdo con esta teoría, cuando hay que
aplicar una norma grado inferior, el legislador o el intérprete encuentran que esa
norma superior prevé no sólo el procedimiento de la producción de la norma inferior,
sino el contenido de ella. Esta determinación nunca es completa, siempre queda un
margen de aplicación más o menos amplio, un marco de posibilidades dentro del cual
el aplicador de la norma puede moverse legítimamente, bien porque la norma superior
haya autorizado el arbitrio del juzgador, o bien porque la disposición de la norma que
trata de aplicarse, es ambigua y permite varias significaciones. La actividad del
intérprete debe iniciarse por fijar los límites de ese marco y por tanto, en el
conocimiento de las varias posibilidades que dentro de él están comprendidas.

También podría gustarte