Está en la página 1de 6

Adicción al juego

Definición

Báez (2001) señala que la ludopatía consiste en la incapacidad de la persona


que juega para controlar su juego, de tal forma que su forma de jugar afecte
áreas significativas de su vida como la salud, la economía, la familia, el trabajo,
amistades, etc. A medida que se implica en un juego sin control, esta persona
dedica cada vez más tiempo y dinero a esta actividad. En este sentido, poco a
poco se va incrementando la pérdida de interés por otras actividades, el
aislamiento social, la aparición de deudas y otros problemas. La persona que
juega de esta forma es incapaz de dejar de jugar o controlar su juego de forma
eficaz, incluso si desea hacerlo.
Criterios Diagnósticos
Según el American Psychiatric Association (1994) los criterios diagnósticos son:

1. Preocupación por el juego.


2. Necesidad de jugar una cantidad cada vez mayor de dinero para obtener la
excitación deseada.
3. Hacer repetidos esfuerzos sin éxito para controlar, interrumpir o detener el
juego.
4. Inquietud o irritabilidad cuando intenta interrumpir o detener el juego.
5. El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas o para
aliviar la disforia.
6. Después de perder dinero jugando, a menudo se regresa otro día para
intentar recuperar lo perdido.
7. Engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar
el grado de implicación en el juego.
8. Comete actos ilegales, como falsificación, fraude, robo o abuso de confianza
para financiar el juego.
9. Arriesgan o han perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo, u
oportunidades educativas o profesionales debido al juego.
10. Confía en que los demás le proporcionen dinero que alivie la desesperada
situación financiera causada por el juego.
Tipos de jugadores

Delimitar la adicción al juego, es un tanto difícil, porque esta conducta fluctúa


desde la abstinencia hasta la dependencia, lo que origina una clasificación de
jugadores (González, 1989; Labrador y Becoña, 1994; Ochoa y Labrador, 1994):

a) Jugadores profesionales: para estas personas el juego es una forma de vida,


una profesión y se dejan llevar por las apuestas. Estas personas juegan a las
cartas o a otros juegos donde para ganar es importante la habilidad y la
experiencia.
b) Jugadores sociales: estas personas se dedican al juego por entretenimiento,
placer o socialización, y lo realizan de manera ocasional. Estas personas
pueden dejar el juego en cualquier momento, ya que el resultado de las
apuestas que realizan no influye en su autoestima personal, ya que
consideran más importantes otros aspectos, por lo que no perciben gran
ganancia.
c) Jugadores problemáticos: estas personas abusan del juego, por ello lo
realizan de manera frecuente, lo que genera un gasto excesivo que puede
terminar en problemas. El incremento en la frecuencia que dedica al juego le
lleva a la pérdida de relaciones sociales. En el caso de que la cantidad de
dinero invertido en este se incremente pueden llegar a convertirse en
jugadores patológicos.
d) Jugadores patológicos: estas personas ya han experimentado una pérdida
de control o ya carecen de la capacidad para dejar de jugar, lo que les genera
dependencia y les conlleva a que inviertan gran cantidad de tiempo y dinero.
Asimismo, tienen pensamientos recurrentes y deseos de jugar para que de
esa forma puedan recuperar el dinero perdido.
Tipología de jugadores patológicos

Blaszczynski y Nower (2002) establecen una clasificación más dentro de los


jugadores patológicos:

a) Jugador puro, es aquella persona que padece de juego patológico y los


síntomas que presenta (ansioso-depresiva, mentiras patológica, problemas
de pareja, autoestima, etc.) está estrechamente relacionada con la conducta
de juego.
b) Jugador con alta vulnerabilidad emocional, estos jugadores presentan una
conducta más problemática, resaltando algunos de los factores de su
personalidad que lo hacen mucho más vulnerables e inestables, lo que en
ocasiones dificulta su adaptación a la sociedad. También pueden presentar
un diagnóstico de otra dependencia, o haberla tenido.
c) Jugador multiimpulsivo con otras patologías asociadas, para estas personas
el juego ocupa un lugar mucho más importante en sus vidas, incluso más que
el dinero invertido, el tiempo dedicado y pérdidas personales y familiares.
Presentan mayor resistencia a abandonar el juego, por ello es importante que
exista coordinación con recursos sanitarios y/o sociales.
d) Enfermo mental que presenta juego patológico, es aquella persona que
además de presentar una adicción al juego presenta otro trastorno mental
grave como esquizofrenia, trastorno bipolar, trastorno de personalidad
(Gomez, 2006).

Fases
Custer (1984) señaló que el juego suele iniciarse en la etapa de la adolescencia,
y transcurre un promedio de 5 años desde las primeras apuestas hasta llegar a
la pérdida de control, esto se caracteriza por presentar 3 fases:

1. Fase de ganancias: existe poca frecuencia de juego y a veces obtiene


ganancias, lo que incrementa su optimismo y autoestima.
2. Fase de pérdidas: debido al optimismo de la fase anterior la conducta de
juego se va incrementando, ya que busca obtener más premios, por lo que
arriesga más, tanto la cantidad de dinero como las horas de juego, y esto lo
único que trae son pérdidas y también problemas. Ya no juega para ganar
dinero, sino para recuperar lo perdido.
3. Fase de desesperación: en esta fase, el juego es el que ocupa una parte
importante en la vida de la persona, se va incrementando más la frecuencia
como el número de horas que le dedica a ello. El jugador solo vive para jugar
y se desinteresa de la familia, amigos, trabajo y otros aspectos, lo que resulta
acrecentando los riesgos y se ve implicado en problemas económicos y
legales. Frente a esta situación tiene 4 opciones: suicidio, prisión, huida o
búsqueda de ayuda.
4. Fase de desesperanza o abandono: los jugadores se sienten invadidos por
pensamientos irracionales como “nunca podré dejar de jugar” (aun sabiendo
que no va a ganar continúa jugando hasta quedar agotado).
Alonso-Fernández, F. (1996). Las otras drogas. Madrid: Temas de hoy.
American Psychiatric Association (1994). Diagnostic and Statistical Manual of
Mental Disorders (4th. ed.), Washington, DC, APA.
Báez, K. (2001). Jugando a perder: la ludopatía. Material inédito. Departamento
de Sanidad.
Blaszczynski, A.P. y Nower, L. (2002). A pathways model of problem and
pathological gambling. Addiction. 97, 487-499.
CBP Psicólogos Madrid (PSICOACT). (2006). Centro de Bienestar y psicoterapia.
Recuperado de: http://www.cbp-psicologos.com/obesidad-trastorno-por-
obesidad.htm
Cía, A. (2013). Las adicciones no relacionadas a sustancias (DSM-5, APA, 2013): un
primer paso hacia la inclusión de las Adicciones Conductuales en las
clasificaciones categoriales vigentes, Revista Neuropsiquiátrica, 4, 210-217.
Custer, R.L. (1984). Profile of the pathological gambler. Journal of Clínical
Psychiatry, 45, 2-12.
Davis, R. (2001). A cognitive-behavioral model of pathological Internet use. Computers
in Human Behavior, 17, 187-195
Echeburúa, E. (1999). ¿Adicciones sin drogas? Las nuevas adicciones. Bilbao:
Descleeé de Brouwer.
Echeburúa, E. y Corral, P. (1994). Adicciones psicológicas: más allá de la metáfora.
Clínica y Salud, 5,251-258.
Echeburúa, E., Amor, P. y Cenea, R. (1998). Adicción a Internet: ¿una nueva adicción
psicológica?. Monografías de psiquiatría, 2, 38-44.
Faiburn, C. (1998). La superación de los atracones de comida. Barcelona: Paidós.
Fernández & López. (2010). Adicciones sin drogas: características y vías de
intervención. Formación Continuada a Distancia Consejo General de Colegios
Oficiales de Psicología. Recuperado de:
Fernández-Montalvo, J. y Echeburúa, E. (1997). Manual práctico del juego patológico.
Ayuda para el paciente y guía para el terapeuta. Madrid: Pirámide.
file:///C:/Users/Olga/Downloads/adicciones_sin_drogas_focad.pdf
García, E. (sin fecha), La Adicción a las Compras. Centro de Psicoterapia Vínculo,
Madrid. De
Goldberg, I. (1995). Internet Addiction disorder. Diadnostic criteria. Disponible en:
http://www.iucf.indiana.edu/brown/hyplan/addict.html.
Gomez, M (2006). Esquizofrenia y Juego Patológico. Revista de Formación
Continuada en Trastornos Adictivos de la Sociedad Española de
Toxicomanías. Vol. 2. Jornadas de Juego Patológico: 87-103.
González, A. (1989). Juego Patológico: Una Nueva Adicción, Madrid, Tibidabo.
Greenfield, D. (1999): Virtual Addiction: Help for Netheads, Cyber Freaks and Those
who love them. Oakland: New Harbinger Publications.
Griffiths, M. (1997): Tecnological addictions: looking for the future. Articulo presentado
en la 105th Anual Convention of de APA, Chicago, Illinois.
http://www.revistacultura.com.pe/revistas/RCU_28_1_adicciones-psicologicas-y-los-
nuevos-problemas-de-salud.pdf
https://www.vinculopsicoterapia.com/documents/adiccion-a-las-compras--centro-de-
psicoterapia-vinculo.pdf?x37554
Labrador, F.J. y Becoña, E. (1994). Juego patológico: aspectos
epidemiológicos y teorías explicativas (Ed.): Conductas adictivas: teoría,
evaluación y tratamiento, Madrid, Debate.
López Morales, José Luis, & Garcés de los Fayos Ruiz, Enrique Javier. (2012). Edorexia
and Sport: A Conception of the Obesity and Craving Food. Cuadernos de
Psicología del Deporte, 12(1), 139-142. Recuperado en 03 de mayo de 2018,
de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1578-
84232012000100013&lng=es&tlng=en
Morahan-Martin, J. & Schumacker, P. (1997): Incidence and correlates of pathological
internet use. Articulo presentado en la 105th Anual Convention of de APA,
Chicago, Illinois.
Newlin, D. (2008). Are “physiological” and “psychological” addiction really different?
Well, no!...um, er, yes? Substance Use & Misuse, 43, 967-971.
Ochoa, E. y Labrador, F.J. (1994). Juego patológico. Barcelona: Plaza y Janés.
Pratarelli, M., Browne, B. & Jonson, K. (1999): The bits and bytes of computer/Internet
addiction: A factor analytic approach. Behaviour research methods, instruments
and computers, 31 (2), 305-314.
Rojas (2018). Aspectos psicológicos y trastornos alimentarios. Sobrevivir.es club Gente
Saludable. de http://www.sabervivir.es/adolescentes/anorexia-y-
bulimia/aspectos-psicologicos-y-transtornos-alimentarios
Salas, E. (2014). Adicciones Psicológicas y los Nuevos Problemas de Salud. Facultad
de Ciencias de la Comunicación, Turismo y Psicología. Recuperado de:
Vacca, R. (1996). La coadicción y las adicciones no convencionales. Revista
Adicciones.
Vacca, R. (2001). Las drogas, historia, efectos y aspectos psicopatológicos del adicto.
Ed Hojas de coca. Lima Perú.
Young, K. (1996). Internet addiction: The emergence of a new clinical disorder. Artículo
presentado en la 104th annual meeting of the American Psychological
Association, August 11, 1996. Toronto, Canada.
Young, K. (1998). Internet Addiction: The emergence of a new clinical disorder.
Cyberpsychology & Behavior; 1: 237-244.