Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD MAYOR DE SAN ANDRES

CONTADURIA PUBLICA
Universitario:
Docente: Dr. Ricardo Yugar Flores Ph.D.
Fecha de entrega: 06 de enero de 2016
A
PRODUCTOS SUBENCIONADOS POR EL ESTADO BOLIVIANO

La pregunta inicial: ¿Por qué en muchos países del mundo surgieron los subsidios? Para muchos países, en
especial los países en desarrollo (los pobres), fue muy difícil traspasar el notable y sostenido crecimiento de los
precios internacionales del petróleo a los precios domésticos, en particular los precios de la gasolina, diesel oil y
GLP. Ello originó una brecha cada vez más grande entre los precios internacionales y los precios dentro el país.

En todo caso, no para todos los países fue igual, aquellos con mucho dinero y economía diversificada el proceso
no fue tan complejo, menciono la palabra “tan”, porque aún en estos países los sectores productivos y de
servicios realizaron protestas significativas. Aún recuerdo las contundentes movilizaciones en España y los
problemas de las líneas aéreas en EEUU debido al incremento en los precios internacionales. Por otra parte,
países con menos dinero pero importadores netos de petróleo sufrieron pero “no les quedó otra” dado que no
producen petróleo en casa; aun ello, cuando estos precios comenzaron a subir más allá de lo previsto,
comenzaron los subsidios. Finalmente, los países con poco o mucho dinero pero exportadores netos de petróleo
(y gas vamos a decir) no incrementaron los precios en casa, dado que: o eran productores de petróleo y no
necesitaban importarlo o, eran productores de gas y con los beneficios de su exportación pudieron sostener
subsidios a los precios de la gasolina, diesel oil y GLP… ya saben de quién hablo.

LOS COMBUSTIBLES

Bolivia es una potencia en reservas de gas natural (convencionales como shale-gas) con posición económica-
energética envidiable en el Cono Sur.

En tanto no se cambie el paradigma: de ser simple exportador de gas (materia prima) a ser un país con industrias
de agregación de gas en valor agregado (industrialización, por ejemplo conversión de gas a diésel combustible
que se procesa a partir del petróleo o desde el gas natural), Bolivia seguirá perdiendo dinero en subvenciones.

Técnicamente, Bolivia produce poco diésel a partir del petróleo, cuando de cambiar la matriz de pensamiento y
con adecuadas inversiones podría producir mucho diésel a partir del gas. Ahora, hay importaciones y se paga
precios internacionales por barril, para venderlo a menor precio en el mercado interno, lo que genera pérdidas
fiscales.

La subvención crea desequilibrios fiscales en el país: se hacen boquetes al Tesoro y es dinero poco menos que
“quemado”. En 2012, Bolivia importó diésel a un costo impresionante de 880 millones de dólares, habiendo una
subvención (para el mercado interno) de casi 508,2 millones de dólares y esas cifras, para Bolivia, adquieren
otras magnitudes dado el tamaño del país (10 millones de habitantes y un mercado industrial y de negocios no
muy desarrollado).

La demanda interna de diésel va siempre en crecimiento, pero no los proyectos para cubrir demanda. Por
supuesto que las grandes industrias de gas o petróleo, que funcionan perfectamente en Qatar, Kuwait, Emiratos
Árabes, Arabia, Japón, China o Estados Unidos, aún no han logrado afianzarse en América Latina, menos en
Bolivia, cuya imagen en el mundo de los negocios no es muy alentadora dada nacionalizaciones/confiscaciones
que han sido sometidas inversiones internacionales en éstos últimos años.

La solución para Bolivia, recomendada por analistas y expertos, es ingresar a la era de tecnología de conversión
GTL (gas to liquids tech o gas a líquidos) como por ejemplo en Qatar. La ausencia de exploración de territorio,
baja producción y cero industrialización obedece además a la falta de una nueva LH Ley de Hidrocarburos que
esté sustentada en una NPE Nueva Política Económica de largo plazo y que el Estado tenga socios
internacionales: faltan proyectos específicos para energía (público-privados).

En 2013, las subvenciones llegaron a 1.060 millones de dólares, cifra espectacular considerando niveles de
pobreza, baja educación y pobre infraestructura en el país. Una barbaridad porque Bolivia es país gasífero: parte
del gas hay que convertirlo a diesel! La economía energética no puede estar sometida a caprichos neopopulistas,
sino ser ágil y atenta al mercado.

LA HARINA

Tras cuatro años de subvencionar la harina, ayer el Gobierno decidió poner punto final al asunto. A partir de la
fecha, los panificadores tendrán que asumir los precios que oferta el mercado nacional.
Actualmente, los precios del quintal de harina varían entre Bs 125 y 170 de acuerdo a la calidad del producto.

El Poder Ejecutivo subvencionó el precio de la harina para 103 asociaciones en el territorio nacional. Es decir,
esa política benefició a 2.490 productores de pan en 2011 cuando había escasez del producto.
Desde ese año se entregó más de 8 millones de bolsas de harina hasta en Bs 135, cada una, cuando en el
mercado se encontraba entre 190 y 193, a diferencia de lo que ocurre en la actualidad en que el quintal oscila
entre Bs 125 y 170 en el mercado nacional de productos importados.

En medio de esta situación, el precio de la harina sigue bajando debido al alto contrabando con la frontera de
Argentina y Brasil. En Salvador Mazza (Argentina) y en Yacuiba el quintal de harina oscila entre Bs 110 y 125

LA LECHE

En el departamento de Cochabamba la subvención de los alimentos que consumen sus animales para que no
incrementen el precio del litro de la leche de 3.20 a 4.10 bolivianos.

Hay varios productos en el tema de subvención, el gobierno se soltó, nos ha dicho les vamos a apoyar en el
afrecho, en el maíz y transporte, el afrecho, soya, maquinaria, también la energía está subvencionada para que
sus precios no suban en el mercado interno y beneficien al consumidor final.

El litro de gasolina y diésel cuestan 3,74 y 3,72 bolivianos, respectivamente. Mientras que en promedio su
precio en mercado internacional es de 9,56 bolivianos, lo cual implica que el Estado corre con el gasto de 5,84
bolivianos por cada litro. En 2013 se destinarán 1.060 millones de dólares en 2013 para subvencionar los
carburantes.
En cuanto a la generación eléctrica, según datos estadísticos de enero a junio de YPFB, el precio de exportación
del gas natural varía entre nueve y 13 dólares por millón de BTU (casi igual a mil pies cúbicos – mpc); en
cambio, para las empresas generadoras del Sistema Interconectado Nacional (SIN) es de 1,3 dólares por mpc.
Además, el litro de diésel, que en el mercado interno está a 3,72 bolivianos, para los sistemas aislados de
generación tiene un costo de 1,10 bolivianos.
En el caso de la harina, datos de Emapa que hasta octubre dotó de 1.353.542 bolsas de 50 kilogramos a los
panificadores, a un precio unitario de 145 bolivianos. El quintal de harina en los mercados de abasto está en un
promedio de 220 bolivianos. Si se contabiliza esa cantidad distribuida y el precio de 145 bolivianos, el costo del
subsidio alcanzaría a un valor cercano a 101.515.650 bolivianos (14,6 millones de dólares).
El ministro de Economía, informó que la subvención al pan llega a 250 millones de bolivianos por año.

Emapa puso a disposición del sector avícola, lechero y productores de huevos su reserva de maíz duro amarillo
en una cantidad de 78.000 toneladas (en diez meses), a un precio de 1.000 bolivianos (143,7 dólares) por
tonelada. Según el IBCE, el precio internacional de ese producto a noviembre es de 285,7 dólares por tonelada.