Está en la página 1de 3

NOVENA NAVIDEÑA

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Benignísimo Dios de infinita caridad, que nos has amado tanto y que nos diste en tu hijo la mejor
prenda de tu amor, para que hecho hombre en las entrañas de una Virgen naciese en un pesebre
para nuestra salud y remedio. Yo, en nombre de todos los mortales, te doy infinitas gracias por
tan soberano beneficio. En retorno de él te ofrezco la pobreza, humildad y demás virtudes de tu
hijo humanado, y te suplico por sus divinos méritos, por las incomodidades en que nació y por
las tiernas lágrimas que derramó en el pesebre, dispongas nuestros corazones con humildad
profunda, con amor encendido y con tal desprecio de todo lo terreno, que Jesús recién nacido,
tenga en ellos su cuna y more eternamente. Amén.

ORACIÓN A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Soberana María que por tus grandes virtudes y especialmente por tu humildad, mereciste que
todo un Dios te escogiera por madre suya. Te suplicamos que tú misma prepares y dispongas
nuestra alma y de la de todos los que en este tiempo hagan esta novena, para el nacimiento de
tu adorable Hijo. ¡Oh dulcísima Madre! Comunícanos algo del profundo recogimiento y divina
ternura con que le agradaste tú para que nos hagas menos indignos de verle, amarle y adorarle
por toda la eternidad. Amén. (Se reza tres veces el Ave María)

ORACIÓN A SAN JOSÉ

¡Oh Santísimo José! Esposo de María y padre adoptivo de Jesús. Infinitas gracias damos a Dios
porque te escogió para tan altos ministerios y te adornó con todos los dones proporcionados a
tan excelente grandeza. Te rogamos por el amor que le tuviste al Divino Niño, nos abraces en
fervorosos deseos de verle y recibirle sacramentalmente mientras en su divina esencia le
vemos y le gozamos en el cielo. Amén. (Se reza el Padre Nuestro, el Ave María y el Gloria al
Padre…)

OCTAVO DÍA LOS MAGOS DE ORIENTE ENCUENTRAN EL ROSTRO DE LA MISERICORDIA

Signo: Resaltar las imágenes de los reyes magos.

Lectura de la Palabra de Dios: Evangelio de San Mateo 2, 1-12:

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente
se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?
Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se
sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y
les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judea,
porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la
última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo
Israel”». Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en
que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad
cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a
adorarlo». Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en
que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «Id y averiguad
cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a
adorarlo». Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que
habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María,
su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron
regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran
a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.” Palabra del Señor.

Meditación

La luz de Jesús atrae a sabios venidos de lejanas tierras… se ponen en camino… indagan,
investigan, interrogan acerca del nuevo Rey… su búsqueda parte de lo natural, no tienen
muchos datos pero hacen lo posible por llegar a la fuente de la verdad, y su interés es
transparente pues lo que desean es “adorarle” y así lo hacen cuando al encontrarlo junto con
“María su Madre, se postran, lo adoran y le ofrecen sendos regalos”. Pues “la misericordia del
Señor llena la tierra” (Sal 33,5).

La Misericordia de Dios sobrepasa nuestro pensamiento. He aquí cómo el amor de Dios que
sobrepasa límites encuentra caminos para llevar el anuncio a lejanas tierras y atraerlos al
encuentro con Jesús. Estos sabios venidos de Oriente representan la humanidad que
encuentran en Jesús el rostro misericordioso del Padre. En cada rey mago reconocemos a las
diferentes razas y culturas que se encuentran con Jesús. Descubramos que cada una de ellas
tiene gestos de amor para con Dios, y que Dios a cada uno le manifiesta la abundancia de su
misericordia. En este día hagamos un esfuerzo para descubrir en las personas que piensan
distinto a nosotros para descubrir el rostro misericordioso de Dios y ofrezcamos al Señor el
incienso de nuestra oración por ellas.

VILLANCICO DE LAS POSADAS

/Les pido posada por el Amor de Dios/


/mi esposa está en cinta somos ella y yo/
/no los conocemos ya es tarde señor/
/siga su camino busque otro mesón/

/Yo soy carpintero y me llamo José/


/mi esposa es María y vamos a Belén/
/la casa es pequeña no hay habitación/
/ya es la media noche ya no hay atención/

/Ella es una Reina de un Reino de amor/


/es Madre del Verbo del hijo de Dios/
/si ella fuera reina en un carruaje vendría/
/ ¿Cómo es que va en burro y en noche tan fría? /

/Pasen caminantes que aquí sobra amor/

/¿Por qué no me lo dijo cuándo nos llamó?/


Pronto que ya nace el niño, el verbo el hijo de Dios

/Pasen caminantes que aquí sobra amor/


Gracias por darme posada
Gracias por tanto amor
Denle la bienvenida, al verbo, al hijo de Dios.

VILLANCICO TUTAINA
Tutaina tuturumá
Tutaina tuturumaina
Tutaina tuturumá turumá tutaina tuturumaina.
Los pastores de Belén
Vienen a adorar al Niño,
La Virgen y San José
Los reciben con cariño.
Tres reyes vienen también
Con incienso, mirra y oro,
A ofrendar a Dios su bien
Como el más grande tesoro.
Vamos todos a cantar
Con amor y alegría,
Porque acaba de llegar
De los cielos el Mesías.