Está en la página 1de 5

Cuando el amor te llame, síguelo; aunque sus caminos sean arduos y penosos.

Y cuando sus
alas te envuelvan, entrégate a él; aunque la espada escondida bajo su plumaje pueda herirte.
Cuando el amor te hable, cree ciegamente en él; aunque su voz derribe tus sueños como el
viento destroza los jardines.

Porque si el amor te hace crecer y florecer, él mismo te podará. Y nunca te creas capacitado
para dirigir el curso del amor; porque el amor, si te considera digno de sí, dirigirá tu curso por
los caminos de la vida. Esto hará el amor en ti para que conozcas los secretos del corazón.

El amor no da más que de sí mismo y no toma más que de sí mismo. El amor no posee nada
y no quiere que nadie lo posea, porque el amor, se sacia en el amor. Por eso, cuando ames
no debes decir: "Dios está en mi corazón", es mejor decir: "Estoy en el corazón de Dios".

Y así, despierta cada amanecer con el corazón agradecido por un día más de amor; al
mediodía, reposa y medita sobre la plenitud del amor; cuando decline el día, da gracias al
regresar a tu hogar; y duerme luego, con una plegaria en tus labios por el ser amado, y una
oración de alabanza a Dios en tu corazón.
Algunos dirán que hay dos formas principales diferentes de alimentarse

de la fuerza vital: la sangre y la energía psi; y que todas las otras de

formas de alimentación son subcategorías o especializaciones de la

alimentación mediante energía psi. Otros dirán que cada método es una

forma diferente de alimentación, por lo tanto, hay diferentes “tipos” de

vampiros.

Los vampiros sanguíneos (o sanguinarios) son vampiros que se alimentan

bebiendo sangre. Sin embargo, no es de la sangre en si misma de lo que

se están alimentando. Es de la energía de la fuerza vital contenida en la

sangre. Beber sangre es sin lugar a dudas la forma más potente de

alimentarse de la energía de la fuerza vital, y muchos sanguinarios

pueden mantenerse saludables durante varias semanas con una sola

toma (una toma equivale aproximadamente a una o dos onzas de la

sangre del donante. **Nota de traductor: 1 onza líquida inglesa equivale

a unos 28,41 ml y la estadounidense a 29,57 ml**). Los vampiros

sanguíneos a menudo describen beber sangre como una experiencia

sumamente gratificante, muy potente y algo embriagadora. Además es

una forma de alimentación bastante íntima.

Los vampiros psi (o psy) son vampiros que se alimentan psíquicamente

de las energías de la fuerza vital. La alimentación psi (en cualquiera de

sus formas) se puede hacer de la energía de una persona o de la energía

ambiental colectiva de un grupo o multitud de personas. La

alimentación psi se puede realizar de una persona sin que ésta se de

cuenta de ello, aunque muchos consideran que es poco ético hacerlo así.
Sin embargo, normalmente, la persona de la que se alimentan no

resulta perjudica en modo alguno. Hay que decir que no hay diferencias

entre un vampiro psi y un vampiro psy, salvo en la gramática. Con

respecto a esta diferencia, la única conclusión a la que he podido llegar

es que psi es una abreviatura de psiónica, mientras que psy lo es de

psíquica. Ambos términos, psiónica y psíquica, hacen referencia a

fenómenos psíquicos. Vampiros psi se usa para referirse a los vampiros

psíquicos, pero el campo de la psicología conductual ha acuñado el

término vampiro psíquico para describir a una persona que tiene una

necesidad psicológica de atención y hace todo lo posible para conseguir

dicha atención de todos y cada uno, dejando a aquellos que interactúan

con él como si se sintiesen agotados. Por eso los vampiros psi evitan usar

el término psíquico, para diferenciarse de los vampiros psíquicos de la

psicología del comportamiento. Algunos también se refieren a los

vampiros psi como vampiros pránicos, derivado del término prana, un

término sánscrito literalmente traducido como energía vital.

Los vampiros empáticos son vampiros que se alimentan de las energías

emocionales de la fuerza vital procedentes de las emociones de las

personas. Algunos dicen que los vampiros que se alimentan de las

energías emocionales negativas (ira, miedo, etc.) son vampiros negativos

/ caóticos y son, a su vez, un subtipo especializado de vampiros

empáticos. Otros dicen que los vampiros negativos / caóticos son

totalmente independientes de los empáticos. La razón es que los

vampiros empáticos, por lo general, se alimentan de cualquier emoción

que sienta esa persona sin provocar necesariamente dichas emociones.


Sin embargo los vampiros negativos / caóticos crearían situaciones que

estimularían las emociones negativas y caóticas para luego alimentarse

de esas energías.

Los vampiros del alma son vampiros que se alimentan directamente de

la energía del alma de una persona. Como resultado de alimentarse del

alma, estos vampiros a veces obtienen algunas o todas las habilidades de

la persona de la que se están alimentando. Los vampiros del alma a

veces reciben también recuerdos, pensamientos y deseos de la persona

de la que se alimentan. Alimentarse del alma es una forma muy intima

de hacerlo, incluso más que la alimentación sexual y sanguínea. Los

vampiros del alma a veces también puede referirse a los devoradores de

almas.

Los vampiros elementales son vampiros que son capaces de alimentarse

de las energías de la fuerza vital de los elementos tierra, aire, fuego y

agua. Algunos afirman que los vampiros elementales son elementalistas

que son capaces de manipular las energías elementales y luego convertir

esas energías en energías-fuerzas vitales que pueden ser consumidas.

Otros dicen que se alimentan directamente dichas energías elementales.

También hay quien dice que los vampiros que se alimentan de las

energías de la fuerza vital de plantas y animales también son vampiros

elementales. Sin embargo, algunos diferencian a estos últimos vampiros

como vampiros de la naturaleza. Otra forma de alimentación que con

frecuencia se considera una subcategoría o especialización de la

alimentación elemental es la alimentación eléctrica: alimentarse


indirectamente de las energías de los campos eléctricos y de los

relámpagos. Algunos se refieren a tales vampiros como vampiros

eléctricos.

Los vampiros astrales son vampiros que son capaces de viajar a través

del plano astral y se alimentan de las energías de la fuerza vital de

otras entidades del plano astral, y / o que son capaces de materializarse

de forma astral para alimentarse de las energías de la fuerza vital de

personas que, por lo general, están durmiendo.

Los vampiros oníricos son vampiros esencialmente astrales que son

capaces de entrar en el sueño de una persona, y se alimentan de las

energías de la fuerza dentro del sueño. Pueden ser observadores

invisibles dentro del sueño, o pueden manifestarse en él. Algunos pueden

influir en el curso del sueño.

Los vampiros mágicos son vampiros que se alimentan, y también

manipulan, las energías mágicas.