Está en la página 1de 3

UNIVERSIDAD

TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD DE CIENCIAS
HUMANAS Y DE LA EDUCACIÓN

CARRERA DE
CULTURA FÍSICA

Fundamentos Técnicos y Tácticos de Defensa


Personal

SEPTIMO SEMESTRE
OMAR PALACIOS

GARCES DURAN SANTIAGO ERNESTO

Fecha: 21-03-2018

Marzo - Agosto 2018

Ambato – Ecuador
HISTORIA DE LA DEFENSA PERSONAL
Las especies animales reaccionan ante el
peligro, todas y cada una de ellas por medio
de la evolución han podido desarrollar
herramientas para procurar su conservación.
El hombre no podía ser la excepción, es por
ello que, a pesar de no contar con garras,
colmillos filosos o fuerza superlativa, ha
desarrollado métodos para procurar dicha
supervivencia.

A medida que el ser humano fue evolucionando y se complejizó como especie,


este se encontró de frente con peligros que lo llevaron a desarrollar conocimientos
de defensa, ya no solo para el ambiente agreste y desconocido que lo rodeaba,
pero también de sí mismo, historia que se ha repetido desde las culturas antiguas
hasta nuestros días.

Se dice que desde mediados del año 4.000 a.C. ya existían en Egipto combates a
puño; pasando por la lucha libre a muerte y peleas a mano limpia en Roma en el
1.100 a.C., cruzando por la Dinastía Han en China cerca al 206 a.C., donde la
lucha con las manos cubiertas de cuero para romper las partes óseas del cuerpo
humano estaba al orden del día.

Cuentan que el monje Bodhidharma, padre creador de los guerreros Shaolin en el


año 526 d.C pregonaba un refrán a sus discípulos: - “que cada mano se convierta
en una espada, cada brazo en una lanza y cada pierna en un garrote”.

Aunque los conceptos se parezcan, sus enfoques y orientaciones son distintas.


Por un lado, las artes marciales tienen por objetivo la disciplina, el fortalecimiento
de mente y cuerpo, con reglas y normas propias de cada orientación. Las artes
marciales promueven el respeto, la humildad y la solidaridad, mientras que los
enfrentamientos o conflictos de la vida real no tienen normas y mucho menos
reglas.
Sobrevivir a la jungla de cemento no es tarea fácil, se requiere más que fuerza,
coordinación y destreza. Se necesita sobre todo inteligencia, adaptación y
anticipación a las situaciones de riesgo, sacando el mayor provecho de las
circunstancias para salir adelante.

La defensa personal es mucho más que una mezcla de artes marciales, es el


proceso hacia el autocontrol para saber cuándo o no evadir una confrontación.

Resulta difícil garantizar que nadie resultará ileso ante las situaciones de riesgo,
por lo que en primer lugar hay que aprender a manejar el entorno de dichas
situaciones, la defensa personal antes que el arte de vencer a cualquier agresor,
es el arte de la audacia ante situaciones de peligro, donde la habilidad más
importante es la que permita actuar con base a la intuición, evitando que la acción
se vea bloqueada por emociones tales como el miedo o la confusión.

También podría gustarte