Está en la página 1de 5

UNIVERSIDA PRIVADA

DEL NORTE

Facultad de Negocios

JORGE FERNANDO GUERRERO FIGUEROA

Presentaciones efectivas
II Ciclo

Alumna:

Roque Silva, Xiomara Jennifer


Abanto Castañeda, Tatiana Rubí

Lunes, 30 de octubre, del 2017


MALTRATO INFANTIL EN PERÚ

Presentación

Nuestro grupo eligió este tema porque es interesante ya que algunas personas de las sociedades
no están bien informadas sobre el tema y no saben cómo actuar. Además, el maltrato infantil es
nocivo, tanto para víctimas como para el entorno familiar. Visto y considerando la falta de
información, este grupo quiso investigar, para así poder brindar información verídica,
concientizando a las personas de lo que es en realidad el maltrato infantil y de cómo se debe
reaccionar ante una situación semejante.

¿Qué es maltrato infantil?

Se denomina maltrato infantil o abuso infantil a cualquier acción (física, sexual o emocional) u
omisión no accidental en el trato hacia un menor, por parte de sus padres o cuidadores, que le
ocasiona daño físico o psicológico y que amenaza su desarrollo tanto físico como psicológico.

Maltrato infantil en Perú

Diariamente, miles de niños y niñas en el Perú son maltratados física y psicológicamente por sus
padres, madres, parientes, profesores, o por cualquier adulto que considere al castigo físico
como normal, aceptable y hasta “necesario”. Las víctimas de estos casos no aparecen en las
estadísticas, salvo que los “castigos” hayan originado graves secuelas o la muerte de quienes
recibieron los golpes. Aunque esto ocurre con mucha frecuencia, las diferentes formas de
castigo físico siguen siendo vistas como un método de disciplina y aprendizaje.

Tipos de maltratos

Existen diferentes tipos de maltrato, definidos de múltiples formas:

Maltrato físico: Acción no accidental de algún adulto que provoca daño físico o enfermedad en
el niño, o que le coloca en grave riesgo de padecer lo como consecuencia de alguna negligencia
intencionada.

Abandono físico: situación en que las necesidades físicas básicas del menor, (alimentación,
higiene, seguridad, atención médica, vestido, educación, vigilancia…), no son atendidas
adecuadamente por ningún adulto del grupo que convive con él.
Abuso sexual: Cualquier clase de placer sexual con un niño por parte de un adulto desde una
posición de poder o autoridad. No es necesario que exista un contacto físico (en forma de
penetración o tocamientos) para considerar que existe abuso sino que puede utilizarse al niño
como objeto de estimulación sexual, se incluye aquí el incesto, la violación, la vejación sexual
(tocamiento/manoseo a un niño con o sin ropa, alentar, forzar o permitir a un niño que toque
de manera inapropiada al adulto) y el abuso sexual sin contacto físico (seducción verbal, solicitud
indecente, exposición de órganos sexuales a un niño para obtener gratificación sexual,
realización del acto sexual en presencia de un menor, masturbación en presencia de un niño,
pornografía…)

Maltrato emocional: Conductas de los padres/madres o cuidadores tales como insultos,


rechazos, amenazas, humillaciones, desprecios, burlas, críticas, aislamiento, atemorización que
causen o puedan causar deterioro en el desarrollo emocional, social o intelectual del niño.

El 55% de casos atendidos fueron por maltrato psicológico, 16% por maltrato por negligencia y
maltrato físico y 13% por abuso sexual

Indicadores de Maltrato Infantil

El niño no sabe defenderse ante las agresiones de los adultos y generalmente no pide ayuda,
esto lo sitúa en una posición vulnerable ante un adulto agresivo y/o negligente. Los niños que
sufren maltrato tienen múltiples problemas en su desarrollo evolutivo, déficits emocionales,
conductuales y socio-cognitivos que le imposibilitan un desarrollo adecuado de su personalidad.
De ahí la importancia de detectar cuanto antes el maltrato y buscar una respuesta adecuada que
ayude al niño en su desarrollo evolutivo.

Los problemas que tienen los niños maltratados se traducen en unas manifestaciones que
pueden ser conductuales, físicas y/o emocionales. A estas señales de alarma o pilotos de
atención es a lo que llamamos indicadores, ya que nos pueden “indicar” una situación de riesgo
o maltrato.

A continuación, exponemos una serie de indicadores que nos pueden ayudar en nuestra
observación, sin embargo, hay que tener en cuenta que éstos por sí solos no son suficientes para
demostrar la existencia de maltrato, sino que además debemos considerar la frecuencia de las
manifestaciones, cómo, dónde y con quién se producen.

Algunos de los indicadores, entre otros, que se pueden dar son:

En el NIÑO:

Señales físicas repetidas (morados, magulladuras, quemaduras…)

Niños que van sucios, malolientes, con ropa inadecuada, a la escuela, etc.

Cansancio o apatía permanente (se suele dormir en el aula)

Cambio significativo en la conducta escolar sin motivo aparente

Conductas agresivas y/o rabietas severas y persistentes

Relaciones hostiles y distantes

Actitud hipervigilante (en estado de alerta, receloso…)


Conducta sexual explícita, juego y conocimientos inapropiados para su edad, masturbación en
público

Niño que evita ir a casa (permanece más tiempo de lo habitual en el colegio, patio o alrededores)

Después del fin de semana vuelve peor al colegio (triste, sucio, etc.…)

Presenta dolores frecuentes sin causa aparente

Problemas alimenticios (niño muy glotón o con pérdida de apetito)

Retrasos en el desarrollo físico, emocional e intelectual

Presenta conductas antisociales: fugas, vandalismo, pequeños hurtos, etc.

Intento de suicidio y sintomatología depresiva

Regresiones conductuales (conductas muy infantiles para su edad)

Relaciones entre niño y adulto secreta, reservada y excluyente

Falta de cuidados médicos básicos

¿Cómo son los padres que maltratan?

Los padres maltratadores son personas diversas, pertenecen a todas las clases sociales, tienen
distintos grados de educación y un muy bajo porcentaje tiene algún tipo de patología mental. Es
decir, no existe un perfil típico del padre maltratador. Sin embargo, las investigaciones realizadas
en los últimos años nos permiten hablar de “factores de riesgo”, o características de los padres
que los hacen de mayor riesgo para tener conductas de violencia con sus hijos.

“Es por tu bien” La mayoría de las personas que maltratan aprendieron y creen que el castigo y
la violencia son formas adecuadas y a veces únicas para educar y aprender.

“A mí me educaron así” Un número importante de padres que golpean a sus hijos, han sufrido
malos tratos y falta de afecto en su niñez.

“Debes hacer lo que yo digo, por eso eres mi hijo” Existe en muchos padres el convencimiento
de que los niños les pertenecen y que estos tienen un derecho absoluto sobre ellos y sobre su
destino. Estas concepciones están avaladas por creencias religiosas, teorías psicológicas, o por
la llamada “tradición”.

“Actúas así para molestarme” Se ha identificado como un factor importante para la reacción
agresiva de los padres hacia los hijos el dar una intencionalidad negativa en contra del adulto
(lloras para que yo no pueda dormir)

“No tenemos quien nos ayude” Los padres maltratadores poseen una red deficitaria de apoyo
social. Por apoyo social se entiende el grado en que las necesidades sociales básicas de una
persona son gratificadas a través de la interacción con otras personas.

“No me siento bien” Un nivel de malestar psicológico generalizado es frecuente en los sujetos
con problemas de maltrato físico a sus hijos. Se ha encontrado cierta relación entre la infelicidad,
el sentimiento de inadecuación y la baja autoestima con el maltrato físico.

¿Dónde y cómo se denuncia el maltrato infantil?


Hay que hacer la denuncia urgente ante la simple sospecha de maltrato a los niños,
inmediatamente hay que dar aviso a la justicia. Esta se puede dar de manera anónima en la
defensoría de menores, en la fiscalía de turno en la comisaría más cercana o en el caso de
Malargüe en desarrollo social (área de la mujer).

Inmediatamente se envía un trabajador social para que analice que está pasando en una familia
denunciada “lo último que se busca es llevar al menor a un instituto. Si la situación en el seno
familiar es grave se busca una persona cercana que se pueda hacer cargo”.

Los MAMIs son los Módulos de Atención al Maltrato Infantil en Salud que trabaja bajo seis
premisas: “Atención Integral” (tanto a la víctima como a su familia), “Atención
Multidisciplinaria” (apoyo de salud mental y social), “Trabajo en Equipo” (para coordinar
acciones de protección a la víctima además de la evaluación y reajuste de las estrategias de
intervención), “Entrenamiento y Capacitación” (jornadas informativas para el personal de
salud y para el equipo del MAMIs), “Intervención según Niveles de Complejidad” ( se
delimitaron los sistemas de abordaje según la complejidad de los establecimientos del salud) y
la “Intervención en Red” (donde el MAMIs se convierte en integrante de una red de servicios
complementarios e intersectoriales).

Durante el año 2011, los MAMIs reportaron un total de 164,019 casos en los que se brindó
atención en salud mental y hasta julio del 2012 la cantidad de casos atendidos fue de
76,688. El 55% de casos atendidos fueron por maltrato psicológico, 16% por maltrato por
negligencia y maltrato físico y 13% por abuso sexual

A modo de conclusión

Con la investigación realizada logramos cumplir nuestros objetivos informando a los alumnos
de la clase de Presentaciones Efectivas de la UPN sobre el maltrato infantil. Esta investigación
nos pareció muy interesante, ya que al realizarla nos dimos cuenta que es en realidad el
maltrato infantil, cuáles son los tipos, y el grado de noción que tienen los adultos y
adolescentes respecto al tema.