Está en la página 1de 4

Nota

Historia, Geografía y Ciencias Sociales. Tercer Año Medio


Colegio Particular
Inicios del presidencialismo moderno en Chile (1920-1938)
Oxford.
Guía de aprendizajes y evaluación

Nombre:_______________________________________ Fecha: ___________________

Objetivos: Analiza el complejo comienzo del régimen presidencial moderno en Chile.


Analiza la influencia de países y acontecimientos internacionales en el desarrollo histórico nacional.
Contenidos: El fin de una época: fin del parlamentarismo, surgimiento de populismos, gobiernos militares, nuevos partidos políticos,
nuevos actores sociales.
La creciente influencia económica, cultural y política de los Estados Unidos y su proyección hacia el resto del siglo. La crisis
económica de 1929 y sus efectos en Chile. Nuevas corrientes de pensamiento disputan la hegemonía al liberalismo.
Recordemos: A inicios del siglo XX, nuestro país se encontraba bajo un sistema político supeditado al poder del Congreso, ya que
este tiene en sus manos el control del gobierno en Chile, en donde el Presidente de la República es una figura solo “decorativa”,
debiendo dar cuentas de su accionar ante el Congreso Nacional.
En cuanto a la economía, nuestro país alcanza su mayor auge con el boom del salitre, en donde el principal actor económico será la
imagen de los empresarios burgueses, quienes al poseer el capital financiero, deciden invertir en nuestro país, destacándose la
participación de los ingleses en el desarrollo del comercio internacional y la explotación del recurso salitrero. Sin embargo este auge
pronto enfrentará un proceso de crisis, gatillado por la invención del salitre sintético y la pérdida de los mercados externos que
requerían del salitre chileno.
Socialmente, en nuestro país, a raíz del auge del salitre, se experimentan cambios en las estructuras urbanas, producto de las
migraciones desde el campo hacia las ciudades, atraídas por el desarrollo de nuevas fuentes de trabajo y supuestas mejores
condiciones de vida. Con ello, surgen los sectores medios en nuestro país, como también da origen al surgimiento de un problema
mayor, conocido como la “cuestión social”, que tendrá fuertes repercusiones en el desarrollo de la política del régimen parlamentario.
Con todos estos antecedentes, tendremos entonces la irrupción de un personaje clave, que dará inicio a un nuevo periodo histórico en
nuestro país: Arturo Alessandri Palma.

Actividad 1: En tu cuaderno confecciona un cuadro resumen con las principales características del periodo parlamentario
antes del gobierno de Arturo Alessandri

II) El Primer gobierno de Arturo Alessandri (1920-1925):


El nuevo período político que ha de terminar con el parlamentarismo es iniciado con la elección presidencial de Arturo
Alessandri Palma, quien en sus discursos políticos intenta dar respuesta a los vastos sectores sociales que reclamaban una mejora en
sus condiciones laborales y de vida en la llamada “cuestión social”, problemas que durante el periodo parlamentario no fueron
escuchados por los dirigentes políticos y los diferentes gobiernos de la época, dando paso a nuevas corrientes sociales y políticas, entre
los sectores de la clase media.
Alessandri, es quien entonces simbolizará el anhelo de muchos sectores sociales que estaban descontentos con el accionar del
gobierno frente a las problemáticas que ellos vivían en sus trabajos y hogares.
Tras su desempeño político como diputado y senador, póstula su candidatura a presidente de la república, siendo electo en un
ambiente de excitación social; se expresaron los anhelos de cambio de la sociedad chilena con el triunfo del candidato de la Alianza
Liberal, Arturo Alessandri Palma. Su programa progresista, apoyado por los sectores medios y populares, proponía en sus puntos más
significativos, la libertad electoral entendida como el fin del cohecho, la estabilización de la moneda, el arreglo de los conflictos
internacionales pendientes, el fomento de la industria y de las obras públicas, la protección de los trabajadores y diversas propuestas
de legislación social. Las tareas del nuevo mandatario eran enormes: por un parte debía ejecutar medidas para reactivar la economía y,
por otra, responder a las expectativas de los sectores medios y populares que reclamaban medidas de protección social y laboral.
Sin embargo, durante el primer gobierno de Alessandri la economía se reactivó parcialmente y los proyectos de legislación social y
laboral no avanzaron en el Congreso Nacional.
El descontento en la población se reflejo en muchas partes e hizo crisis el 4 de septiembre de 1924, cuando un movimiento militar
tomó las riendas del poder y el Congreso aprobó sin mayor debate las leyes sociales que estaban pendientes.

Dicho movimiento militar conocido como el “Ruido de Sables” liderada por el joven coronel Carlos Ibáñez del Campo que pronto se
transformará en una de las principales figuras políticas de mediados de siglo, fue la primera incursión militar en la vida política del
país en más de 100 años.
Una semana más tarde la Junta Militar clausuró el Congreso mientras Alessandri hizo entrega del mando al Vicepresidente y partió de
viaje a Europa. En enero de 1925 un nuevo movimiento militar reemplazó a la junta anterior y promovió el regreso del Presidente
Alessandri.
En marzo de 1925 reasumió el poder, realizando importantes reformas. En materia política, una nueva carta fundamental, la
Constitución de 1925, que fortaleció el poder presidencial y terminó con el régimen parlamentario. En lo económico, se creó el Banco
Central y se estableció el régimen de patrón oro; asimismo, se promulgó una nueva legislación tributaria con el fin de compensar los
menores ingresos fiscales del salitre. A pesar del éxito obtenido, las divisiones y desconfianzas entre Alessandri y los militares se
fueron agudizando, hasta culminar con la renuncia del Presidente frente a las presiones del coronel Carlos Ibáñez del Campo, caudillo
de los militares que asumió la Presidencia entre 1927 y 1931, período en cual Alessandri se exilió nuevamente en Europa.

III) Ibáñez, crisis económica y la transición al presidencialismo moderno:


El coronel Carlos Ibáñez entró en la escena política nacional el año 1924 liderando a un grupo de oficiales que, desde las
galerías del Senado, expresaron su molestia contra el Parlamento. Este movimiento se denominó “ruido de sables” debido al estruendo
que produjeron los oficiales con sus armas. En pocos días consiguieron que los parlamentarios aprobaran las leyes sociales que habían
sido permanentemente aplazadas por el presidente Arturo Alessandri, al llegar al poder en 1920.

Luego de la renuncia de Arturo Alessandri, Ibáñez ocupó el puesto clave de Ministro de Guerra en los gobiernos de transición
que se sucedieron. Durante el breve gobierno de Emiliano Figueroa, que fue elegido en 1925 tras la segunda renuncia de Alessandri,
Ibáñez se convirtió en el verdadero poder tras las sombras.
En 1927, Figueroa renunció e Ibáñez arrasó en las elecciones presidenciales de ese mismo año, con más del 98% de los votos.
Instalado en el poder, introdujo un estilo claramente autoritario, reprimió a la oposición estableciendo censuras a la prensa y
sometiendo al movimiento sindical al control del Estado. A pesar de esto, su gobierno gozó de gran aceptación por parte de la
población, en un país que experimentaba un auge económico producto del alza de los precios del salitre, la instalación de la gran
minería del cobre en el país y la afluencia de créditos blandos.
El gobierno de Ibáñez se caracterizó por su frenética actividad, que lo llevó a realizar un programa de obras públicas nunca
antes visto, el fomento estatal a la producción a través del apoyo crediticio y aranceles proteccionistas y un vasto plan de reformas
institucionales. Se racionalizó la administración pública y se crearon importantes instituciones como la Contraloría General de la
República, Carabineros de Chile (1927) y la Fuerza Aérea de Chile (1929). Sin embargo, el alto nivel de endeudamiento público y la
errada política monetaria del gobierno frente a la gran crisis mundial de 1929, hicieron inmanejable la política económica y llevaron a
un colapso fiscal, productivo y financiero. En 1931, el apoyo al gobierno era nulo; las multitudes descontentas salieron a las calles y
los estudiantes universitarios junto con los profesionales iniciaron una gran huelga. El movimiento se hizo incontrolable y el
presidente Ibáñez se vio obligado a renunciar. Tras un breve intervalo constitucional, no tardaron en volver los militares al poder; esta
vez con la bandera de la revolución socialista

Principales obras del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo

En la segunda mitad de la década de 1920, Chile vivió una sensación de prosperidad económica, estimulada por una fuerte
expansión del gasto público del gobierno de Carlos Ibáñez del Campo y destinada a modernizar la infraestructura productiva del país.
Sin embargo, este auge tuvo su origen en un alto endeudamiento externo, producto de los créditos en dólares que fluían desde Nueva
York, que se imponía como la nueva capital financiera del mundo. Esta aparente prosperidad con endeudamiento, llegó a su fin con la
crisis económica internacional, que comenzó en octubre de 1929 con el derrumbe de la Bolsa de Nueva York. La crisis del mercado de
valores provocó una falta de liquidez que llevó a una drástica caída de los precios internacionales de las mercancías y de la mayoría de
los activos, ocasionando una crisis bancaria a escala mundial, especialmente en los países con sistema de patrón oro.
A comienzos de 1930, las consecuencias del hundimiento de la bolsa de valores estadounidense fueron vistas como algo temporal; sin
embargo, a mediados de 1932, ya nadie tuvo duda que se estaba en presencia de la mayor crisis económica de la historia, siendo
bautizada como la Gran Depresión.

El impacto de la crisis mundial en el país se dejó sentir con fuerza entre 1930 y 1932, estimándose por un informe de la Liga
de las Naciones que nuestra nación fue la más devastada por la Gran Depresión. Las exportaciones de salitre y cobre se derrumbaron,
provocando graves consecuencias sobre la economía interna, al caer los ingresos fiscales y disminuir las reservas. A mediados de
1931, la situación económica del país pareció tocar fondo, obligando a la suspensión del pago de su deuda externa por primera vez en
la historia. La crisis financiera aumentó las protestas en contra del gobierno de Ibáñez del Campo, quien se vio obligado a renunciar y
partir al exilio el 26 de julio de 1931. La caída de Ibáñez dio paso a una grave crisis política, sucediéndose en poco más de un año
varios regímenes de gobierno, entre ellos la mítica República Socialista, que sólo duro doce días. Finalmente, el retorno a la
normalidad política y la reactivación económica comenzó con la llegada al poder de Arturo Alessandri Palma, en octubre de 1932.

La mítica República Socialista (1932)


“La República Socialista será una República de trabajadores, no de esclavos, sino de dignos, libres y conscientes trabajadores”.
Eugenio Matte Hurtado, junio 1932.
A mediados de 1932 el nuevo gobierno de Juan Esteban Montero se encontraba en serias dificultades para enfrentar el impacto de la
“Gran Depresión” en Chile. A los graves trastornos económicos y sociales se sumaba una creciente inestabilidad política que se
expresó en movimientos conspiradores que buscaban la caída de un gobierno tildado de ineficaz e impopular.
El 4 de junio de 1932 un movimiento cívico militar compuestos por jóvenes socialistas liderados por el abogado masón Eugenio Matte
Hurtado, militares adeptos al coronel Marmaduke Grove y partidarios del ex presidente Carlos Ibáñez del Campo, aglutinados en torno
de la figura de Carlos Dávila, se atrincheraron en la base de la Fuerza Aérea de El Bosque y exigieron con éxito la renuncia del
presidente Juan Esteban Montero.
Al caer la noche, una Junta de Gobierno formada por el general Arturo Puga, Eugenio Matte Hurtado y Carlos Dávila ingresó a La
Moneda y proclamó la “República Socialista de Chile”. Por su parte el coronel Marmaduke Grove asumió el estratégico cargo de
Ministro de Defensa.
La proclamación de la “República Socialista de Chile” sorprendió y dividió a la opinión pública de la época. Sectores comunistas y de
federaciones obreras rechazaron el movimiento revolucionario por considerarlo militarista. Al mismo tiempo, estudiantes de la
Universidad Católica y los gremios profesionales y empresariales rechazaron el movimiento. Sin embargo, sectores demócratas,
socialistas y federaciones de empleados le manifestaron su apoyo.
Esta división también se manifestó al interior de la Junta de Gobierno, donde los sectores ibañistas liderados por Carlos Dávila
rechazaron la radicalización del movimiento socialista que impulsaban Grove y Matte, procediendo a expulsarlos del gobierno y
exiliarlos a Isla de Pascua el 16 de junio de 1932.
Con el apoyo del Ejército, Carlos Dávila, se autoproclamó Presidente Provisional de la “República Socialista de Chile”, declaró el
Estado de sitio, introdujo la censura a la prensa y con fuertes medidas económicas estatistas buscó revertir la crisis económica y social
imperante. Sin embargo, ante la falta de apoyo civil y militar se produjo la caída de Carlos Dávila el 13 de septiembre de 1932. De
inmediato asumió el mando del país el general Bartolomé Blanche quien llamó a elecciones presidenciales y parlamentarias. Era el fin
de la utópica “República Socialista de Chile”.

Actividad 2: Elabora un esquema que explique las transformaciones políticas en el país tras la caída del régimen
parlamentario
Actividad 3: En base a la información del ítem II, identifica los principales problemas a los que se vio enfrentado Arturo
Alessandri durante su primer gobierno.
Actividad 4: Confecciona una línea de tiempo con el primer gobierno de Alessandri, el ascenso al poder de Ibáñez, la crisis
económica de 1929 y las soluciones a la crisis política-económica de Chile durante este periodo.
Actividad 5: En base a la información sobre la “República Socialista” en Chile, argumenta en tu cuaderno, el por qué resultó
ineficaz la mítica República Socialista implantada en nuestro país en un período de crisis política y económica

IV) Nuevas ideas políticas, segundo gobierno de Alessandri y comienzo del Estado de Bienestar

Arturo Alessandri Palma volvió a la presidencia en 1932, al triunfar en la elección presidencial de octubre del aquel año, con
el apoyo de liberales, radicales y demócratas. La acción del segundo gobierno de Alessandri permitió estabilizar el sistema político y
terminar un período de caudillismo y anarquía social. Sin embargo, esta normalización de la vida política y social no habría sido
posible si no se hubiese logrado una reactivación de la economía, gracias a la acción del Ministro de Hacienda Gustavo Ross Santa
María. A pesar de lo anterior, su gobierno dejó un mal recuerdo debido a la fuerte represión ejercida en Ranquíl y en la denominada
matanza del Seguro Obrero.
En materia política, Alessandri puso en marcha un sistema electoral donde todas las fuerzas democráticas pudieron acceder a
representación parlamentaria. Al mismo tiempo acabó con los cuartelazos. Contuvo a los elementos revolucionarios, tanto de
izquierda como de derecha, con una enérgica represión policial y por último, los partidos de izquierda (Comunista y Socialista)
obtuvieron un espacio en el sistema político, y el gobierno respetó la legislación laboral y las organizaciones sindicales.
Esta normalización de la vida política y social fue posible por la reactivación de la economía lograda por el Ministro de Hacienda
Gustavo Ross Santa María, quien demostró su personalidad y pragmatismo en materia económica, mediante la aplicación de un
programa de reactivación basado en la austeridad fiscal y políticas de fomento sectorial, que logró reactivar la producción y el empleo,
al mismo tiempo que lograba una exitosa renegociación de la enorme deuda externa de Chile. Estas medidas económicas con
intervención del Estado, será la base para el futuro modelo de crecimiento económico aplicado en nuestro país conocido como “Estado
de Bienestar Social”.
Durante este periodo se comienza a dar un nuevo cambio en la vida política de nuestro país. La irrupción de ideas políticas
extranjeras durante principios del siglo XX, como las ideas del socialismo, comunismo, anarquismo y del nacionalsocialismo, darán
un nuevo espectro de pensamientos e influencias en la vida pública y privada del país, como del actuar de los distintos gobiernos.
Tras el fin del parlamentarismo se consolidan las presencias en el poder político de estas corrientes políticas, como las de orientación
de izquierda (comunista y socialista), como las de orientación ultraderechistas (nacional socialismo). También existen movimientos
anárquicos en nuestro país, que no alcanzan a lograr participación y representación política

En el mundo se vive un cambio, debido a las repercusiones causadas por la 1° Guerra Mundial, el advenimiento de una nueva potencia
como lo es los Estados Unidos de Norteamérica, la gran depresión económica de 1929 y el surgimiento de los totalitarismos europeos,
que marcaran e influirán en nuestro país.

Actividad 6: Analiza el siguiente gráfico. (Responde)


a) ¿Cuál es el periodo de tiempo con menor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita durante el siglo XX
(1900-1999)?
b) ¿Con qué hecho histórico se relaciona esa caída del PIB en Chile?
a) ¿Cuál es el periodo de tiempo con menor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita durante el siglo XX
(1900-1999)?
b) ¿Con qué hecho histórico se relaciona esa caída del PIB en Chile?

Gráfico. PIB PER CÁPITA 1810-2003

Actividad 7: Analiza la siguiente tabla. (Responde en tu cuaderno)


a) ¿Cuál es la diferencia entre el PIB per cápita de 1930 a 1950 y el de 1972 a 1983?
b) ¿Qué hechos históricos son los que marcan principalmente estos dos periodos?
Tabla. PIB Y PIB POR HABITANTE, 1810-2003