Está en la página 1de 3

PRÁCTICA DE TENSIÓN ARTERIAL

Introducción.

La presión arterial es la presión que ejerce la sangre contra la resistencia de las arterias. Esta es
impredecible para que la sangre circule por los vasos sanguíneos y aporte oxígeno y los nutrientes
a todos los órganos del cuerpo para que puedan funcionar.

La presión arterial tiene dos componentes:

 Presión arterial sistólica: corresponde al valor máximo de la presión arterial en sístole. Se


refiere al efecto de presión que ejerce la sangre eyectada del corazón sobre la pared de los
vasos.
 Presión arterial diastólica: corresponde al valor mínimo de la presión arterial cuando el
corazón está en diástole o entre latidos cardíacos. Depende de la resistencia vascular
periférica, se refiere al efecto de la pared de las arterias, es decir, el efecto de presión que
ejerce la sangre sobre la pared del vaso.

La presión viene determinada por la fuerza de bombeo del corazón y la elasticidad de los vasos.

La presión se mide en mmHg, según la ley de Laplace y se mide usando un esfigmomanómetro,


primero se anota el valor sistólico y después el diastólico, por ejemplo, en la medida 120/80
mmHg nos referimos a que la presión sistólica es de 120 mmHg y la diastólica de 80 mmHg.

El parámetro de la presión arterial nos refleja las variaciones del gasto cardíaco, frecuencia
cardiaca y resistencias vasculares periféricas.

Durante el ejercicio la presión arterial aumenta para mantener las exigencias de oxígeno y
nutrientes del músculo, pero aproximadamente 20-30 minutos después del ejercicio, la presión se
normaliza, en los deportistas se suele encontrar presiones por debajo de lo establecido como
normal debido al fortalecimiento del músculo cardíaco.

Es importante mencionar que la presión arterial varia en las personas a lo largo de las 24 horas del
día. Los factores externos como ejercicio, presencia de dolor, estimulantes como café, tabaco o
algunas drogas e internos como emociones intensas pueden alterar y variar la presión del
individuo, por lo que es importante registrar, preguntar y notificar si el paciente está o estuvo
expuesto a alguno de estos factores.

Materiales.

 Esfigmomanómetro
 Estetoscopio
 Reloj con segundero
 Ropa deportiva
 Libreta para anotar valores
 Cubeta
 Una bolsa de hielos.
PRÁCTICA DE TENSIÓN ARTERIAL

Valoración.

Para esta práctica primerio se midió la presión arterial, frecuencia cardíaca y respiratoria en
reposo posteriormente, se pidió hacer 15 minutos de ejercicio, de preferencia aeróbico como
correr o trotar luego se le tomo nuevamente la presión arterial y demás valo7res mencionados,
por último, se pidió al paciente sumergir en hielo su brazo esto para disminuir la inflamación,
trabajo muscular, y por tanto la exigencia de oxígeno, además, causan una vasoconstricción que
ocasiona un efecto rebote, los vasos vuelven a su calibre normal. Es decir, se produce una
hipertermia, a mayor aporte sanguíneo, mayor cantidad de oxígeno y esto disminuye el estrés del
sistema cardiovascular aligerándose la fatiga mediada por el sistema nervioso central. Esta
situación se asocia con la mejora de recuperación fisiológica a largo plazo y mejora el rendimiento
de procesos de reparación muscular y resistencia física.

Datos recolectados.

Reposo Ejercicio Aplicación de hielo


PA brazo izquierdo 110/60 mmHg 140/60 mmHg 120/75 mmHg
PA brazo derecho 120/70 mmHg 145/90 mmHg 130/80 mmHg
FC 100 lpm 126 lpm 114 lpm
FR 20 rpm 52 rpm 30 rpm
PRÁCTICA DE TENSIÓN ARTERIAL

Conclusiones.

El paciente evaluado corresponde a un masculino de 34 años con una altura de 1.74 m y un peso
de 92 kg, según los datos recolectados no padece de hipertensión o alguna complicación cardiaca
detectable por este medio, sin embargo, no podemos asegurar esto hasta realizar exámenes de
gabinete.

Podemos apreciar cambios en la presión y frecuencias respiratoria y cardiaca; un ligero aumento


durante el ejercicio, pero sin llegar a niveles extremos (200-250 mmHg en sístole), normalmente
se espera un aumento del 65% cuando la persona no hace ejercicio o practica algún deporte, en
este caso podemos apreciar el aumento fue muy leve debido a que el paciente no puede realizar
grandes esfuerzos por una lesión en sus rodillas por lo que la exigencia muscular fue menor
ocasionando menos demanda de oxígeno y por lo tanto menor aumento de presión, Fr y FC.

Al aplicar el hielo, se observa un descenso de las cifras, aunque no es muy significativo pues la
aplicación del frio fue a tolerancia del mismo, en otras palabras, a mayor tiempo expuesto al frío el
efecto rebote de hipertermia habría disminuido aún más las cifras, inclusive llegando a un valor
menor a las registradas en el reposo.

Sin embargo, los valores se mantienen sobre los estándares de normalidad ante factores como lo
fueron el ejercicio y la aplicación del frío.

Podemos concluir que el paciente posee un buen estado cardiaco y respiratorio, confirmando que
no consumió ningún tipo de fármaco o está expuesto a algún factor alterante de su presión
arterial.