Está en la página 1de 19

GUATEMALA, 30 DE ENERO DE 1954

EL PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA

A propuesta de la Junta Monetaria y previo dictamen de la Superintendencia de Bancos, a


tenor de lo prescrito en el artículo 11 del Decreto 541 del Congreso de la República.

ACUERDA:

Otorgar su aprobación al siguiente:

REGLAMENTO DE LOS BANCOS DE AHORRO Y


PRÉSTAMO PARA LA VIVIENDA POPULAR

CAPITULO I
CONSTITUCIÓN Y RECURSOS

ARTICULO 1.
Los Bancos de Ahorro y Préstamo para la Vivienda Familiar, que en este Reglamento se
denominarán simplemente "Los Bancos", se organizarán y constituirán de acuerdo con los
artículos 6, 7 y 8 de la Ley de Bancos, y con el artículo 2 de la Ley de Bancos de Ahorro y
Préstamo para la Vivienda Familiar, se regirán privativamente por dicha ley y sus
reglamentos y, supletoriamente, en lo no previsto, en la una ni los otros, por las demás leyes
bancarias y comunes, vigentes, que fueren aplicables y que no se opongan al carácter y
fines específicos de los Bancos de esta naturaleza.

ARTICULO 2.
Los Bancos quedan facultados para aceptar depósitos de ahorro simple, en las condiciones
que determinen los reglamentos emitidos por sus propios directorios y aprobados por la
Junta Monetaria en armonía con el artículo 47 de la Ley de Bancos. Los citados depósitos
de ahorro simple quedan, además, sujetos a las garantías, tipos de interés, encajes y a los

1
otros requisitos que establezcan la ley, los reglamentos o las disposiciones de aplicabilidad
general que emita la Junta Monetaria.

ARTICULO 3.
Los Bancos pueden emitir bonos de ahorro que contengan las siguientes características:
a) Deben ser nominativos y transmisibles por medio de simple endoso, con la
correspondiente anotación en los registros del Banco emisor, sin la cual el endoso
no producirá sus efectos;
b) En caso de liquidación, tienen la prioridad que establece el artículo 7 de la Ley de
Bancos de Ahorro y Préstamo para la Vivienda Familiar;
c) Pueden ser vendidos mediante pago de prima única o de primas periódicas; y
d) Pueden contener oferta de premio u otra clase de alicientes que tiendan a facilitar
su colocación, así como las demás características que apruebe la Junta Monetaria.

ARTICULO 4.
Los Bancos pueden emitir bonos hipotecarios que tendrán las características que
determinan los artículos 55 a 62, inclusive, de la Ley de Bancos y las garantías que
establece el artículo 5 de la Ley de Bancos de Ahorro y Préstamo para la Vivienda Familiar.
Asimismo, quedan facultados para incluir los incentivos de venta que para los mismos sean
convenientes, siempre que hubieren sido aprobados por la Comisión de Valores.

ARTICULO 5.
Para mejor control y garantía de sus operaciones, los Bancos no deberán confundir los
recursos característicos del sistema de ahorro y préstamo con los recursos extraños a dicho
sistema; y están obligados para el efecto a llevar cuentas en forma separada para cada una
de estas dos clases de recursos, cuentas que tendrán relación únicamente para fines de
consolidación de estados financieros, sin perjuicio de que puedan los Bancos utilizar tales
recursos extraños al sistema de ahorro y préstamo.

ARTICULO 6.
Los Bancos podrán obtener empréstitos de personas individuales o jurídicas, con garantía
de parte de la totalidad de su cartera hipotecaria, así como vender dicha cartera total o
parcialmente y, en general, negociarla por cualquier otro procedimiento legal. Para la

2
contratación de empréstitos en el exterior, los Bancos deben obtener la aprobación previa
de la Junta Monetaria, de conformidad con la ley.

ARTICULO 7.
Los Bancos podrán asimismo obtener créditos y adelantos del Instituto de Fomento de la
Producción o, en su caso, de la entidad que funcione como institución hipotecaria central,
con garantía de parte o de la totalidad de sus carteras hipotecarias, así como descontar o
vender al uno o a la otra, parte o la totalidad de dicha cartera. Podrán, además, venderles
bonos hipotecarios, de acuerdo con los reglamentos específicos de cada emisión.
Se entenderá que los Bancos podrán recurrir a la institución hipotecaria central en demanda
de ayuda financiera, únicamente en aquellos casos en que se presentare una deficiencia
en el autofinanciamiento de sus operaciones de ahorro y préstamo, motivada por influencias
fortuitas o imprevistas en las hipótesis actuariales, y siempre que los recursos extraños al
sistema de ahorro y préstamo no fuesen suficientes para cubrir tal deficiencia.

ARTICULO 8.
Para los efectos de las inversiones crediticias a que se refiere el artículo 13 de la Ley de
Bancos de Ahorro y Préstamo para la Vivienda Familiar, se entenderá por excesos de
recursos, los que provengan de las fuentes a que hace referencia el artículo 5 de este
Reglamento, exceptuados los correspondientes al sistema de ahorro y préstamo. Los
excedentes de recursos de ahorro y préstamo, que existirán desde el momento en que las
instituciones tengan un equilibrio o nivelación de obligaciones y recursos, podrán ser
invertidos únicamente en valores líquidos de los que comprende el citado artículo 13.
El monto y la aplicabilidad de tales excesos deberá hacerse constar en acta del Consejo
Directivo con los pormenores del caso.

ARTICULO 9.
La Junta Monetaria deberá fijar, para cada caso, el porcentaje máximo de dividendos que
los Bancos podrán pagar a sus accionistas, en tanto la realidad no demuestre el
autofinanciamiento de sus operaciones de acuerdo con la hipótesis actuarial formulada. Los
excedentes de ganancias que se originaren de esta limitación, y previas las aplicaciones
legales de prioridad, se destinarán a constituir e incrementar una reserva especial que
tendrá por objeto consolidar financieramente a los Bancos, y asegurar su mejor desarrollo
y el exacto cumplimiento de sus obligaciones. El monto de tal reserva deberá ser fijado por
la Superintendencia de Bancos, con base en los cálculos que procedan y atendiendo al

3
volumen y vencimiento de las obligaciones de los Bancos. Se entenderá por ganancias
distribuibles, para los efectos de este artículo, las siguientes:
a) La diferencia de intereses, en el exceso que se produjere sobre la tasa actuarial
computada;
b) El remanente que quedare de las cuotas para gastos bancarios, después de cubierto
el costo administrativo y de adquisición;
c) Los rendimientos obtenidos de la inversión de los depósitos de ahorro simple, y de
los recursos provenientes de la emisión de bonos de ahorro y bonos hipotecarios; y
d) Cualquiera otras que los Bancos obtuviesen en el desarrollo de sus actividades, de
acuerdo con la ley, y que no estuviesen comprendidas en ninguno de los casos
anteriores.

CAPITULO II
BASES DE ORGANIZACIÓN

ARTICULO 10. Los Bancos deberán satisfacer los siguientes aspectos dentro de las
bases de organización:
a) Aspecto Actuarial: Los Bancos deberán someter a la aprobación de la
Superintendencia de Bancos las cuotas de ahorro y amortización de cada plan,
acompañándolas de los cálculos correspondientes a cada uno de éstos, mediante
los cuales se demuestre que son autofinanciados individualmente, es decir, que en
todo momento los recursos de cada plan son superiores o iguales a las obligaciones
del mismo. Estos cálculos se harán para una producción unitaria mensual, bajo la
hipótesis de una producción mensual constante, haciendo una referencia detallada
de la ley de sobrevivencia de una de una generación de suscriptores que haya sido
utilizada en el cálculo de cada plan.
Para los cálculos mencionados en el párrafo anterior se tendrá en cuenta:
1. Para los ahorrantes que llegaren a obtener su préstamo, los intereses sobre
las cuotas de ahorro ordinarias y extraordinarias se utilizarán únicamente
para compensar las últimas cuotas de amortización, disminuyendo así el
período de amortización. Para los ahorrantes disidentes, dichos intereses
serán pagados a la fecha de deserción, debiendo entenderse por tal el
período cubierto por la última cuota pagada por los suscriptores que hayan
caído en la mora señalada en el artículo 20.
2. No se considerará la influencia de los pagos extraordinarios de ahorro y
amortización.
3. Para la determinación del pasivo de cada plan recursos afectos al proceso
financiero se deducirán las cuotas de gastos bancarios, las cuales tiene el

4
Banco el derecho de deducirlas de las primeras cuotas de ahorro. Por
consiguiente, los intereses sobre los ahorros se empezarán a abonar desde
la fecha en que cada suscriptor haya completado el pago de los gastos
bancarios que le corresponda cubrir.
4. Los intereses sobre ahorros ordinarios y extraordinarios se capitalizarán
mensualmente.
5. La diferencia entre los intereses cargados y abonados al suscriptor, no
puede ser distribuida hasta tanto no se haya cumplido el ciclo completo de
la primera generación de suscriptores de cada plan, es decir, que haya
transcurrido un período igual a la suma de los períodos de integración y
amortización y siempre que al cumplirse el período mencionado para cada
plan y por desviación en las previsiones actuariales, no exista saldo acreedor
a favor de la institución que hubiere descontado cartera hipotecaria.
De acuerdo con los elementos y bases a que se refieren los puntos
anteriores, los Bancos deberán presentar un cuadro con el resumen de las
características contractuales de cada plan, a saber:
a) Períodos de ahorro y amortización;
b) Porcentaje de integración;
c) Período inicial en que se cubren los gastos bancarios; y
d) Tiempo a que se reduce el período de amortización al aplicar los
intereses sobre los ahorros, al pago de las últimas cuotas de
amortización.

b) Aspecto Económico: Los Bancos presentarán un cálculo demostrativo del ingreso


probable por concepto de ganancias en lo que se refiere al movimiento de la cuenta
de gastos bancarios, deducidos los gastos de adquisición y administración, de
acuerdo con la definición de éstos que dará la Superintendencia de Bancos,
tomando como base la hipótesis probable de producción mensual. Este cálculo
inicial para el movimiento de la cuenta de gastos bancarios, debe abarcar un
período de dos años;
c) Aspecto de Producción: Los Bancos presentarán a la Superintendencia de Bancos
un proyecto completo sobre la organización del Departamento de Producción y de
su funcionamiento, anexando una tabla de comisiones que se pagarán al cuerpo
de vendedores, indicando cantidades, fechas y condiciones en que se efectuarán
los pagos; y
d) Aspecto Contable: Los Bancos deberán organizar s contabilidad de acuerdo con
las bases contables y el catálogo de cuentas que determine la Superintendencia de
Bancos, estando obligados a suministrar mensualmente a ésta:
a) Los estados financieros que den a conocer el movimiento de activo y pasivo
de la institución durante el mes, así como el movimiento de la cuenta de
Pérdidas y Ganancias. El movimiento de la cuenta de gastos bancarios y del
ahorro especializado se llevará separadamente para cada plan; y

5
b) Todos los datos estadísticos que para el riguroso control financiero y
económico requiera la Superintendencia de Bancos.

CAPITULO III
CONTRATOS DE AHORRO Y PRÉSTAMO

ARTICULO 11.
Ninguna operación de ahorro y préstamo puede llevarse a cabo sin la previa celebración de
un contrato, cuyos modelos impresos contendrán las condiciones generales que determinen
los propios Bancos, con sujeción a las disposiciones legales y reglamentarias.

ARTICULO 12.
La Superintendencia de Bancos debe aprobar antes de su vigencia, los modelos de los
contratos de ahorro y préstamo, y de las correspondientes solicitudes que pretendan usar
los Bancos. En lo que se refiere a los certificados de Bonos de ahorro e hipotecarios, la
aprobación previa corresponderá a la Junta Monetaria.

ARTICULO 13.
El contrato de ahorro y préstamo queda perfeccionado con el pago de la primera cuota de
ahorro y con el otorgamiento que del título correspondiente haga el Banco al suscriptor. El
contrato de préstamo hipotecario se entenderá parte accesoria del contrato de ahorro y
préstamo. Las solicitudes de ambos formarán parte de los mismos para todo los efectos
legales y reglamentarios.

ARTICULO 14.
Los menores de edad pueden suscribir contratos de ahorro y préstamo, por medio de sus
representantes legales conforme al derecho común.

ARTICULO 15.
Los directores, consejeros y los miembros del personal administrativo de un Banco de
Ahorro y Préstamo, así como sus parientes dentro de los grados de ley y sus socios en

6
sociedades colectivas, pueden suscribir contratos de ahorro y préstamo con el mismo, en
igualdad de condiciones con los otros suscriptores. Para el caso de los directores, sus
parientes y sus socios, debe mediar la aprobación unánime de todos los demás miembros
del respectivo directorio; para el caso de los consejeros, de los miembros del personal
administrativo, y de los parientes y socios de unos y otros, debe obtenerse, previamente, la
autorización unánime de todos los miembros del Directorio del Banco de que se trate.

ARTICULO 16.
El suscriptor debe comprobar los depósitos efectuados y los saldos que tenga depositados
a su favor, por medio de los comprobantes que le extenderá el Banco, en forma de recibos
o de libretas, suministrados y anotados por el propio Banco.

ARTICULO 17.
Se entiende por "período de ahorro" el tiempo necesario para la constitución del capital
mínimo de integración; y por "cuota de ahorro" la cifra resultante de dividir la suma del
porcentaje mínimo de integración y, en su caso, la de la cuota de gastos bancarios, entre
el número de meses que corresponda al período de ahorro del plan elegid por el suscriptor.
Tales cuotas se calcularán y pagarán por meses y no pueden ser de monto variable, aun
cuando los Bancos puedan recibir semanal o quincenalmente pagos por partes alícuotas
de aquéllas.

ARTICULO 18.
Los Bancos pueden cobrar al suscriptor como única aportación para cubrir los gastos
bancarios de administración, expedición y servicio de cada contrato de ahorro y préstamo
un porcentaje calculado sobre el valor nominal de la suma suscrita, el cual será fijado por
la Junta Monetaria en uso de sus facultades legales (artículo 87 del Decreto No. 315 y
artículo 9 del Decreto No. 541). Esta aportación que se denomina "cuota para gastos
bancarios", debe ser pagada por el suscriptor en un solo pago en el momento de suscribir
el contrato de ahorro y préstamo o, de manera diferida, durante todo el período de ahorro.
En ninguna circunstancia la cuota para gastos bancarios es devolutiva ni aun cuando se
trate de rescisión del contrato de ahorro y préstamo.
En todo caso, el período de ahorro se calcula, para los efectos del derecho al préstamo
hipotecario, a partir de la fecha en que quede perfeccionado el contrato de ahorro y
préstamo.

7
ARTICULO 19.
Los Bancos pueden recibir del suscriptor, en las condiciones que aquellos determinen,
cuotas anticipadas, destinadas expresamente a cubrir las cuotas ordinarias de ahorro. El
pago de cuotas anticipadas debe ser por una semana equivalente a un múltiplo de la cuota
ordinaria de ahorro que corresponda al suscriptor y no reducirá el período de ahorro fijado
en el contrato de ahorro y préstamo.
Los Bancos también pueden recibir del suscriptor, en las condiciones que aquellos
determinen, ahorros extraordinarios destinados expresamente a aumentar el monto de sus
ahorro totales y contractuales, en el entendido de que no relevan al suscriptor de la
obligación del pago de las cuotas ordinarias de ahorro, en las oportunidades estipuladas, y
que tampoco reducen el período convenido de ahorro. Los pagos extraordinarios,
efectuados bajo estas condiciones, podrán ser por cualquier cantidad no menor de cinco
quetzales y sin fracción de quetzal, y se sujetarán a las siguientes reglas:
a) No serán reintegrables sino en caso de rescisión del contrato de ahorro y préstamo,
previa deducción de la portación necesaria para completar la cuota para gastos
bancarios, si se pactó el pago diferido de dicha cuota;
b) Podrán aplicarse para cubrir cuotas ordinarias vencidas del mismo suscriptor, a fin
de evitar a éste los efectos del artículo 20 de este Reglamento y del inciso a) del
artículo 30 del mismo Reglamento; y
c) La cantidad que exceda al porcentaje mínimo de integración será compensada con
una reducción equivalente en las últimas cuotas de amortización del préstamo.

ARTICULO 20.
El contrato de ahorro y préstamo cae en mora por falta de pago de una sola cuota ordinaria
de ahorro dentro del mes correspondiente. La falta de pago de tres cuotas mensuales
consecutivas de ahorro, faculta a los Bancos para rescindir el respectivo contrato.
El suscriptor puede rescindir el contrato en cualquier momento anterior al otorgamiento de
préstamo, siempre que lo comunique por escrito al Banco de que se trate. En los dos casos
los suscriptores recibirán sus ahorros ordinarios y extraordinarios y los intereses de ambos,
calculados hasta la fecha en que se haga efectiva la devolución de ahorros ordinarios y
extraordinarios al suscriptor, previa deducción de la correspondiente cuota de gastos
bancarios. En caso de rescisión voluntaria, las instituciones estarán obligadas a devolver el
valor neto de los ahorro e intereses dentro de los noventa días posteriores a la fecha en
que reciban la correspondiente comunicación del suscriptor. Cuando se trate de rescisión
automática, la devolución deberá efectuarse al requerirla el suscriptor.

ARTICULO 21.
Los Bancos pueden aceptar cambios de plan, de un período de integración menor a uno
mayor, así como la transferencia de un contrato a favor de terceros, que solicite el
suscriptor, previa autorización de la Superintendencia de Bancos.

8
ARTICULO 22.
Los Bancos reconocerán intereses sobre los ahorros constituidos en virtud de un contrato
de ahorro y préstamo, y sobre los depósitos de ahorro simple, únicamente de acuerdo con
las tasas que fije la Junta Monetaria.

ARTICULO 23.
Los Bancos acreditarán los intereses correspondientes a los depósitos de ahorro simple,
en las oportunidades y condiciones que indiquen los respectivos reglamentos aprobados
por la Junta Monetaria.
Los intereses que correspondan a las cuotas de ahorro ordinarias, se calcularán a partir de
la fecha en que queda cubierta la cuota para gastos bancarios, y los que correspondan a
los ahorros extraordinarios, desde el día primero del mes siguiente al de su constitución. En
ambos casos, se calcularán hasta el día en que el suscriptor cese en el pago de ahorros
ordinarios y extraordinarios. El producto de tales intereses será aplicado exclusivamente a
reducir el período de amortización, sin que pueda entenderse que aquel aumenta el monto
de a la suma suscrita, o que produce una cuota mensual de amortización inferior a la que
se hubiere pactado. En consecuencia los intereses acreditados tampoco pueden tomarse
como parte del porcentaje mínimo de ahorro exigido para cada plan.

ARTICULO 24.
Los suscriptores podrán retirar sus ahorros ordinarios y extraordinarios, o sea los que
forman parte de la obligación de ahorro contraída a través de un contrato de ahorro y
préstamo y los intereses de ambas categorías de ahorros, únicamente en caso de rescisión
del respectivo contrato.
Los depósitos de ahorro simple, que son aquellos que no forman parte de la obligación de
ahorrar contraída en contrato de ahorro y préstamo, pueden ser retirados en el momento
en que así lo disponga el depositante, de acuerdo con la práctica de los depósitos
monetarios.

ARTICULO 25.
Los herederos, legatarios o beneficiarios del ahorrante podrán disponer del saldo de la
cuenta de ahorro de éste previa satisfacción de los requisitos legales.
Los Bancos podrán negarse a continuar los contratos de ahorro y préstamo con los
herederos, legatarios o beneficiarios del suscriptor, cuando las circunstancias especiales
de éstos o razones poderosas justifiquen tal negativa. Al formalizarse los contratos con los

9
ahorrantes, los Bancos se reservarán el derecho, de proceder en la forma indicada. Para el
ejercicio de este derecho, será necesario en cada caso que previamente la
Superintendencia de Bancos califique si las circunstancias o razones expuestas por el
Banco de que se trate, justifican la negativa. El Contrato de ahorro y préstamo se suspenden
temporalmente desde la fecha en que el Banco reciba aviso escrito del fallecimiento del
suscriptor hasta la fecha en que se dedica su rescisión o su continuación con los
interesados, sin perjuicio del derecho de los Bancos para diferir la concesión del préstamo
hipotecario en la forma establecida por este Reglamento.

ARTICULO 26.
Transcurrido el plazo mínimo de integración y una vez que el ahorrante haya acumulado el
porcentaje estipulado, los Bancos deberán concederle el crédito efectivo a que se hayan
obligado en el contrato de ahorro y préstamo, para ser invertido exclusivamente en la
adquisición, construcción, reparación o ampliación de la vivienda familiar convenida, o en
liberar ésta de un gravamen hipotecario.

ARTICULO 27.
Con suficiente anticipación, a la fecha en que cada suscriptor cumpla con su período de
ahorro, y complete el capital mínimo de integración, los Bancos deben notificarle la próxima
adjudicación a su favor del derecho al préstamo hipotecario, en carta certificada, dirigida a
su último domicilio, inscrito en los registros del Banco.
Notificado el suscriptor, debe indicar detalladamente al Banco de destino específico que
desea dar a sus ahorros constituidos y al préstamo que se le otorgue, acompañando los
planos, las especificaciones, los presupuestos, y los demás datos pertinentes, así como
toda la documentación requerida por la Ley para la formalización de préstamo.
Los Bancos gozan de un plazo de 30 días después de que el suscriptor haya completado
el porcentaje de integración, con el objeto de estudiar el proyecto presentado y de otorgar
su aprobación o de requerir las reformas que demande el plan de inversión para su mayor
efectividad.
El período de amortización comienza con la formalización del correspondiente contrato de
préstamo. Pero, si a la institución conviniere, dicho período podrá comenzar, en los casos
de construcción, reparación, modificación o ampliación de viviendas, después de un plazo
no mayor de seis meses, además de los treinta días a que se refiere el párrafo anterior, en
cuyo caso el suscriptor deberá continuar pagando la cuota ordinaria de ahorro, que será
tratada de igual manera que los ahorros extraordinarios y los intereses de éstos y los
ordinarios. Vencido este plazo, comenzará la obligación del suscriptor de cubrir la cuotas
de amortización correspondientes.

10
ARTICULO 28.
Si el ahorrante (ahorrador) dejare transcurrir un plazo de 180 días, a partir de la fecha de
adjudicación sin hacer uso de la suma suscrita, la institución ya no estará obligada al
otorgamiento del crédito.

ARTICULO 29.
El suscriptor tiene, en todos los casos, la más completa libertad de elección del inmueble
que desee comprar, y en su caso, del arquitecto, ingeniero, empresa constructora o
constructor autorizado a quien desee encargar la construcción, ampliación, modificación o
reparación de su vivienda; sin perjuicio, de la facultad del Banco de exigir al suscriptor el
cumplimiento de sus normas de fiscalización y supervisión, para mayor garantía del
préstamo que otorgue.

ARTICULO 30.
Los Bancos podrán diferir por sí mismos la concesión de los préstamos hipotecarios, en
cualquiera de los dos casos siguientes:
a) Cuando el contrato hubiere caído en mora durante el transcurso del período de
ahorro, en cuyo caso podrán establecer un mes de diferimiento por cada cuota de
ahorro que no hubiere sido pagada en el mes correspondiente; y
b) En los casos en que la situación económica del suscritor haya desmejorado, desde
la fecha de la firma de su contrato de ahorro y préstamo, a un grado tal que le
dificulte el pago puntual de las amortizaciones que le imponga el contrato de
préstamo hipotecario, o que constituya un riesgo notoriamente indeseable, el
diferimiento podrá durar todo el tiempo que el suscriptor permanezca en las
condiciones relacionadas. El Reglamento interno de operaciones establecerá los
criterios que haya de seguirse para juzgar acerca de dichas condiciones anormales.

ARTICULO 31.
Firmado el contrato de préstamo, los Bancos pondrán a disposición del suscriptor en las
condiciones estipuladas por dicho contrato y por el contrato de ahorro y préstamo la
totalidad de la suma suscrita.
En los casos de construcción, reparación, modificación o ampliación de inmuebles, se
entenderá que las primeras entregas hechas a los contratistas serán devolución de ahorros
a los suscriptores. Una vez agotados éstos, empezará a considerarse ejercido el crédito.

11
ARTICULO 32.
Los Bancos cargarán intereses sobre los préstamos hipotecarios otorgados, al tipo que
acuerde la Junta Monetaria y deberán ser calculados mensualmente sobre los saldos
deudores diarios, usándose la tasa mensual equivalente que corresponda.
Los intereses sobre los saldos dispuestos del crédito durante las obras de construcción,
modificación, ampliación o reparación de la vivienda, se capitalizarán a la terminación de
las obras, o podrán ser pagados por el suscriptor.

ARTICULO 33.
Los suscriptores pagarán los préstamos efectivos que les hayan concedido los Bancos, por
medio de cuotas mensuales iguales, que incluyan amortización de capital e intereses.

ARTICULO 34.
La falta de pago de tres cuotas de amortización consecutivas faculta a los Bancos para dar
por vencido el plazo de préstamo, y para proceder ejecutivamente contra el suscriptor, en
el cobro del saldo total, del capital, intereses y costas.
Los Bancos podrán adquirir, como activos extraordinarios, los inmuebles que les fueren
adjudicados en ejecución de préstamos vencidos, y deberán realizarlos de acuerdo con el
régimen que, para tales activos, contiene la Ley de Bancos.

ARTICULO 35.
El suscriptor podrá, durante el período de amortización del préstamo, hacer pagos
extraordinarios destinados exclusivamente a reducir dicho período, sin que pueda
entenderse que esos pagos liberen al suscriptor de la obligación de continuar pagando sin
interrupción alguna las correspondientes cuotas mensuales.
Asimismo podrá el suscriptor, durante el mismo período y en las condiciones que los Bancos
determinen, efectuar pagos extraordinarios destinados a reducir el monto de su cuota
mensual de amortización, correspondiente al plan que hubiere elegido.
Podrá también el suscriptor hacer pagos anticipados de amortización que no tengan
ninguno de los objetivos a que se refieren los dos párrafos precedentes.

12
ARTICULO 36.
El suscriptor garantizará el préstamo que le otorgue el Banco mediante constitución a favor
de éste de primera, única y especial hipoteca sobre el inmueble objeto de la operación,
entendiéndose por tal el predio y las respectivas construcciones.
La hipoteca será constituida hasta por el monto del préstamo a que tenga derecho el
suscriptor, de acuerdo con el respectivo contrato de ahorro y préstamo, y será exigible por
el saldo que aparezca a su cargo en los libros del Banco.

ARTICULO 37.
El inmueble objeto de la operación debe estar libre de gravámenes y de anotaciones;
también debe estarlo de limitaciones que puedan perjudicar a los Bancos. En caso
contrario, sin embargo, así como cuando se trate de inmuebles de difícil valoración o
realización, los Bancos podrán otorgar el préstamo si el suscriptor garantiza suficientemente
la obligación con bienes diferentes que reúnan aquellas condiciones.

ARTICULO 38.
Los Bancos pueden estipular que el importe parcial o total de la suma suscrita, sea
entregada por ellos mismos, por cuenta y con anuencia del suscriptor y previa celebración
de los correspondientes contratos elaborados por los Bancos, directamente al contratista
elegido por el suscriptor (arquitecto, ingeniero, constructor autorizado o empresa
constructora), en cuyo caso el constructor deberá otorgar la garantía prevista en el artículo
39 de este Reglamento.
En todo caso, y de conformidad con lo establece el artículo 84 de la Ley de Bancos, los
Bancos quedan obligados a velar por que el importe de la suma suscrita sea empleada
solamente por las cantidades y en las oportunidades apropiadas para los fines
especificados en el contrato. Si los Bancos comprobaren que los fondos han sido
empleados para fines distintos de los acordados, podrán dar por vencido el plazo del
préstamo, proceder ejecutivamente por el saldo a su favor y en su caso, exigir judicialmente
la intervención inmediata del inmueble, sin perjuicio de las demás responsabilidades en el
suscriptor pudiere haber incurrido.

ARTICULO 39.
Con respecto a la construcción, modificación, ampliación o reparación de viviendas, los
Bancos pueden exigir garantía de cumplimiento de contrato al arquitecto, ingeniero,
constructor autorizado o empresa constructora a cuyo cargo quedare la ejecución de la

13
obra. Los gastos inherentes a la constitución de la garantía serán por cuenta del encargado
de la obra.

ARTICULO 40.
Con la previa anuencia escrita de los suscriptores interesados y la aprobación de la
Superintendencia de Bancos, los Bancos pueden llevar a cabo proyectos de planificación,
financiación y ejecución de grupos de viviendas unifamiliares o multifamiliares, con los
siguientes fines:
a) Facilitar, por medio de empleo de sistemas de construcción en serie, la reducción
de los costos unitarios de la vivienda, y del tiempo de construcción de la misma;
b) Contribuir, por medio de la aplicación de sistemas más eficaces de ingeniería, a la
reducción de los costos proporcionales de urbanización de los predios de los
suscriptores, y
c) Permitir a los Bancos un control más eficiente de la calidad y del costo total de la
vivienda construida con el producto de los préstamos que otorguen.
Las facultades del presente artículo no limitan los derechos de libre elección que reconoce
al suscriptor el artículo 29 de este Reglamento.

ARTICULO 41.
Las obras de construcción, modificación, ampliación o reparación de viviendas deberán
ajustarse estrictamente a los planes y presupuestos aprobados por los Bancos. Cualquier
cambio o modificación que se introduzca en las obras sin la previa autorización de los
Bancos dada por escrito, faculta a éstos para poner fin al contrato respectivo y ejercer sobre
quien resulte responsable las acciones pertinentes.
Con el fin de dar la debida seguridad al cumplimiento de los contratos de construcción,
modificación, ampliación o reparación de viviendas, los Bancos formularán, en la forma que
corresponde el Reglamento al cual deberán sujetarse los constructores.

ARTICULO 42.
Los Bancos pueden reservarse, en los contratos de préstamo, la facultad de otorgar en
garantía o de ceder total o parcialmente sus derechos sobre el préstamo hipotecario, sin
necesidad de previo aviso o posterior notificación al deudor.

14
ARTICULO 43.
Los Bancos exigirán que los inmuebles que garanticen los préstamos hipotecarios estén
asegurados, a satisfacción de los propios Bancos, contra incendio, terremoto, o incendio
provocado por terremoto, por el valor destructible. El deudor cubrirá la prima que
corresponda.

ARTICULO 44.
Con motivo del otorgamiento de un préstamo, el suscriptor deberá cubrir los gastos en que
incurra el Banco en relación a:
a) Inspección y avalúo del inmueble objeto de la operación;
b) Honorarios y gastos legales inherentes a la operación;
c) Autorización a inscripción de escrituras y pago de los correspondientes impuestos;
d) Medición del predio y levantamiento del plano correspondiente;
e) Honorarios y gastos legales causados con motivo de modificaciones al contrato de
préstamo hipotecario; y
f) Los demás que sean estrictamente necesarios para el otorgamiento y formalización
del préstamo, o para la debida inversión del mismo.
Un reglamento especial, aprobado por la Junta Monetaria, determinará las condiciones en
que tales gastos pueden ser cargados al suscriptor.

ARTICULO 45.
Los Bancos pueden contratar, por cuenta del suscriptor y con la aprobación escrita del
mismo, seguros de vida de anualidad o seguros de vida sobre saldos insolutos en contra
del suscriptor, o cualesquiera otros análogos que tiendan a proteger a los beneficiarios del
mismo.

ARTICULO 46.
Los Bancos podrán conceder préstamos hipotecarios a no suscriptores de contratos de
ahorro y préstamo, hasta por el 50% del valor total del inmueble que sirva de garantía. Sin
embargo, cuando estas personas no posean otro inmueble, tales préstamos podrán serles
otorgados hasta por el 65% del citado valor, siempre que sean destinados a la construcción,
adquisición, ampliación, modificación, reparación o liberación de gravámenes hipotecarios
del hogar propio. Es entendido que estos préstamos podrán ser concedidos con los

15
recursos a que se refiere el artículo 8 del presente Reglamento, exceptuando los recursos
del sistema de ahorro y préstamo.

CAPITULO V
SUCURSALES Y AGENCIAS

ARTICULO 47.
Cuando las circunstancias lo requieran, podrán los Bancos establecer sucursales y
agencias en cualquier cabecera departamental o municipal de la República, con el fin de
atender de mejor manera la expansión del sistema de ahorro y préstamo, siempre que
cuenten con la aprobación previa de la Junta Monetaria, de conformidad con el artículo 7
de la Ley de Bancos.

ARTICULO 48.
Las facultades y atribuciones de las sucursales y agencias se determinarán por los
reglamentos dictados por la Junta Monetaria, y su organización y funcionamiento deberán
ajustarse a las normas que establezca el Directorio del respectivo Banco.

CAPITULO VI
DISPOSICIONES GENERALES

ARTICULO 49.
La propaganda de los Bancos de ahorro y préstamo para la vivienda familiar deberá ceñirse
estrictamente a la verdad y sujetarse a los siguientes requisitos:
a) Ser seria, responsable y expresada con claridad; y
b) Apegarse en absoluto a los planes en vigor, a las cláusulas de los contratos y a las
disposiciones legales y reglamentarias.
Los Bancos quedan obligados a enviar a la Superintendencia de Bancos, sin que sea
obligatorio hacerlo a priori, ejemplares de los textos de propaganda que lancen a la
publicidad; formalidad que deberá llenarse de manera oportuna, o sea dentro de la
actualidad de dicha acción pública.

16
Los formularios impresos para la suscripción de los contratos de ahorro y préstamo deberán
expresar las obligaciones y derechos que correspondan a cada una de las partes. Tales
contratos deberán suscribirse en duplicado, a fin de que un ejemplar quede en poder del
ahorrante.
Cualesquier contravención a los anteriores preceptos será sancionada de conformidad con
lo que prescriben los artículos 103, 104 y 105 de la Ley de Bancos.

ARTICULO 50.
Los agentes vendedores de contratos de ahorro y préstamo se sujetarán a los reglamentos
que sean dictados sobre la materia.

ARTICULO 51.
La Superintendencia de Bancos, cuando la situación de las instituciones de ahorro y
préstamo lo haga necesario, podrá proponer a la Junta Monetaria medidas para cambiar o
restringir los planes de operación de tales instituciones, así como para traspasar su cartera.

ARTICULO 52.
Los suscriptores podrán efectuar sus pagos ya sea en la oficina matriz de los Bancos o en
las sucursales o agencias de los mismos.

ARTICULO 53.
Cuando las partes hubieren pactado someter a la Superintendencia de Bancos la decisión
de las cuestiones que surjan con motivo de la ejecución del contrato de ahorro y préstamo,
la Superintendencia tratará de avenirlas dentro de un plazo no mayor de treinta días; y de
no lograrse conciliación alguna, la parte interesada podrá acudir a los tribunales
competentes a ejercer su acción.

ARTICULO 54.
De conformidad con lo que dispone al artículo 83 de la Ley de Bancos, el suscriptor debe
rendir al Banco una declaración de bienes y de ingresos y egresos en el momento de
solicitar la suscripción de un contrato de ahorro y préstamo, y una segunda en el momento

17
de cumplir con los requisitos que indica el párrafo segundo del artículo 27 del presente
Reglamento. Tales declaraciones las proporcionará el suscriptor en los formularios que le
suministre el Banco, y tendrán por objeto determinar la situación económica del suscriptor,
y su capacidad de cumplimiento con las obligaciones que le imponga el contrato.
El suscriptor es responsable de la veracidad de los datos que consigne en sus
declaraciones, y, si con posterioridad a la concesión del préstamo, el Banco comprobare
falsedad en las mismas, podrá dar por vencido el plazo del préstamo, proceder
ejecutivamente por el saldo a su favor, y en su caso, exigir judicialmente la inmediata
posesión del inmueble.

ARTICULO 55.
En caso de pérdida o destrucción del título (contrato de ahorro y préstamo), los Bancos, a
solicitud y previa identificación del suscriptor, deberán proceder a la reposición de dicho
documento, a cuyo efecto, deberá cumplirse con todos los requisitos legales. Los gastos
que ocasione la emisión del nuevo título serán por cuenta del suscriptor.

ARTICULO 56.
Cualquier duda que surgiere acerca de la interpretación del presente Reglamento, deberá
ser resuelta por la Superintendencia de Bancos. En caso de inconformidad, la parte
interesada podrá recurrir en apelación a la Junta Monetaria, quien resolverá en definitiva.

CAPITULO VII
DISPOSICIONES TRANSITORIAS

ARTICULO 1.
En tanto no sean dictados los reglamentos a que se refiere el artículo 50 del presente, los
agentes vendedores de contratos de ahorro y préstamo se sujetarán a las normas
supletorias que dicte o tenga establecidas la Superintendencia de Bancos.

ARTICULO 2.
Durante el período inicial de sus operaciones y en tanto fuere necesario, los Bancos
deberán mantener la reserva a que se refiere el artículo 9 de este Reglamento, invertida en

18
valores de calificada liquidez, a efecto de que los recursos que tal reserva represente se
incorporen al proceso financiero de ahorro y préstamo, en la medida y oportunidades
pertinentes.

ARTICULO 3.
Este acuerdo entrará en vigor inmediatamente.

COMUNÍQUESE

ARBENZ

EL MINISTRO DE ECONOMÍA Y TRABAJO


J. ROBERTO FANJUL G.

19