Está en la página 1de 18

Cuadernos de Trabajo Socia) ISSN: 0214-0314

2000, 13: 91-108

Ef Socia(ismo ético personalista de


Emmanuel Moun¡er y Jean Lacroix
Vicente MARTÍNEZ SIERRA*

Resumen Abstract
FI socialismo de nuestros autores participa The Socialism ot our aulhors follovgs the
de la utopía ¡lustrada de la Revolución Francesa y Utopian cultures of the French Revolutior, and the
de la creencia en una sociedad más justa, solida- belief in the fairer and rational society ot me
ria y racional delsocialismo francés, apreciándose Revolution vvhich appreciates in panicular the
de modo panicularía impronta del pensamiento de thooght o! Proudhon, Jaurés and Pegu. Tbey
Proudhon, Jaurés y Péguy. Denuncian la voraci- denounce Capitalism ?s voracily beca use it exerci-
dad del capitalismo por sacralizar el derecho de ses the right ofproperty as trae hoid. me Universe
propiedad, SI universo espara el capitalismo aque- is for the capitalist system anything tobe exploited.
llo que debe ser explotado. El capitalismo burgués Burgeois capitalism altacks human dignifr becau-
atenta contra la dignidad humana porque ala/a a se it ¡so/ates humar, beinga and degrades diera.
los seres humanos en la medida en que los envi- The Rurgeois isa man who bat the sense of Being
lece. El burgués es el hombre que ha perdido el anó Freedora and who only moyas within bis pri-
sentido del Ser y de la Libertad y que no se ‘nue- va le, n,ysterious domain, The Burgeola man looks
ve más que entre las cosas privadas de su miste- tor Capitalist benefil which generates a double
rio. El burgués persigue el beneficio capitalista que paraaitism, nne agaiaunot Natura and fha other
provoca un doble parasitismo, uno contra la against Man himself.
Naturaleza y el otro contra el Hombre mismo. FI Ihe Capitalist system questiona Ihe value
régimen capitalista cuestiona el valor de la demo- of dernocracy which in,plants ar, aristocracy of
cracia al implantar una aristocracia de hombres ambitious men and eats away al freedom and Ihe
ambiciosos que roe por un lado la voluntad elec- vtifl of the electorate and al Ihe sama time gnav’s
toral y la libertad neutralizando por otro el poder at executive power causing incompatence. We
ejecutivo provocando la incompetencia. El socia- haya nol invenled Socialism, cay ourauthors-it was
lismo no lo hemos inventado nosotros, dicen nues- boin cal of raen a rnisa,y ané 1/re danunciatior,s
tros autores, ha nacido de la miseria de los hom- against the stablishad order vvhich oppresses tham.
bres y de sus denuncias frente al desorden esta- The mistake of Economic Liberalism lies ir, the
blecido que les optime. El error del liberalismo reduction ofman to homo econornicus identifring
económico radica en reducir el hombre al «bomo human activity with a desire tor enrichment and
ceconomicus” ir,dentilicando la actividad humana reducing bis motivationa te mere riva/ry and intri-
con el simple afán de lucro, reduciendo sus moti- goe. Socialisra tries to introduce a fair society in
vaciones a la mera rivalidad e intriga. El socialis- v’hich triendsbip substitules vtar and education
mo trata de implantar una sociedad justa en la que laicas the place of slavery anó tyranny Being a
la amistad sustituya a la guerra y la educación ocu- Socialisí is notaboutprotessing one economic doc-
pe el lugar de la escalvitod y la tiranía. Ser socia- toña or anolberbuí about talring peri ir, ihe social

Prolesor de la Escuela Universitaria de Trabajo Social, universidad Complutense de Madrid.

91
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...

lista no es profesar tal o cual doctrina económica transtor,nalion of History. Personalisí Socialism
sino participar en la transformación social de la prometes Personalist anó Community Socialism
Historia. El socialismo personalista promueve la lqng te brin
0 te uve everlasting Humanist lo 11w
revolución personalista y comunitaria intentando
present.
encarnaren la hora presente elhumanisrno peren-
ne,

Socialismo ético El capitalismo ha sobrevivido a


personalista de ese no ser con su medida monótona, el
E. Mounier y J. Lacroíx dinero, sus sentimientos ya hechos, sus
ideas ya hechas, su educación ya

M
ounier desenmascara la utopía hecha. El capitalismo, bajo la máscara
fundamental del liberalismo eco- de viejos ideales, ha llevado la anarquía
nómico. Las libertades humanas hasta la peor tiranía, la tiranía anónima
no siempre conducen por sí mismas a la que suelda un magma de almas sin
ciudad armoniosa y lamentablemente, color y sin resistencia. ‘<El individualis-
permiten a los más fuertes desposeer y mo ha cambiado la persona por una
oprimir a los más débiles. En lugar de abstracción jurídica sin vinculaciones...
instaurar el reino de la libertad imponen Sin trama, sin contorno, el individualis-
la ley de la jungla, en la que ros privile- mo hace al hombre intercambiable,
giados monopolizan el poder y la cultu- entregándole a las primeras fuerzas
re. Siguiendo la trayectoria de su maes- que lleguen... Los órganos del régimen
tro Péguy denuncia las contradicciones capitalista favorecen la posesión... El
del capitalismo causante de la explota- rico es el hombre al que nada se le
ción del mundo del trabajo y responsa- resiste... Se fabrica un sistema de pose-
ble de la opresión de las personas y de sión anónima, garantía del Estado, que
la corrupción de los valores espirituales. le libere de la carga de sus propias res-
ponsabilidades... El capitalismo moder-
«Hay una realidad capitalista
aclual... unos hombres reducidos a la no es una especie de pecado social en
pasión del provecho que acumulan o el que todos participan, que tiene su
a la envidia del provecho que se les propia inercia, mas pesada2que la suma
niega; los beneficios y el control de la de las faltas individuales”.
economía concentrados en un pe-
El capitalismo ejerce un derecho
quefio número de fuerzas que regu-
lan absurdamente la producción, la de propiedad absoluto sobre el mundo.
esclavizan a los caprichos de las El universo es para él <~aquello que
finanzas y se apoderan en Su propio puede ser explotado». Desconoce cual-
interés de los gobiernos, la prensa, la quier otro valor y sentido. El sistema
opinión y La paz de los pueblos; un
maquinismo orientado a sus propios capitalista consagra como supremos
fines en lugar de servir al desarrollo valores el utilitarismo y el egoísmo
de una vida más humana imponen la como sistemas de vida y de acción. El
anarquía, el paro y la miseria. No afán del burgués es la felicidad, la ins-
cesaremos de denunciar incansable- talación. El espíritu burgués del capita-
mente a quienes todavía lo ignoran».’

Cuadernos de Trabajo Social


2000, fS: 91-108 92
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mouníer...

lismo liberal está unido, según Mounier, Felicidad que quiere decir la instalación,
a la tradición protestante del calvinismo el disfrute al alcance de la mano. No es
y del jansenismo, de cuyos elementos apto, decía Péguy, ni para el pecado, ni
se nutre el cristianismo de la burguesía para la gracia, ni para el infortunio ni
francesa. El pensador de Grenoble pre- para el gozo...».4
coniza la lucha contra el desorden
establecido, expresión que alude al El capitalismo burgués,
espíritu burgués, al liberalismo econó-
mico y al orden internacional que no es
atentado contra
más que una lucha de egoísmos nacio- la dignidad humana
nales. Desorden establecido en la medi-
Mouníer denuncia el principio
da en que subordina el hombre a las
metafísico del optimismo liberal, fruto
instituciones en vez de ser él quien las
de las especulaciones de los fisiócratas
controle. Desorden justificado legal- y utilitaristas ingleses del siglo xix quie-
mente, pero generador de injusticias y
nes proclamaban que las libertades
desigualdades. Desorden establecido
humanas, abandonadas a ellas mis-
que se materializa en la fuerza brutal
mas, establecerán espontáneamente la
del dinero. El dinero falsea las palabras armonía.
y las conductas y repliega al hombre
sobre sí mismo. El hombre ha perdido Los resultados de dicho principio
el sentido del ser, no se mueve más que no han podido ser más nefastos por
entre cosas, cosas utilizables, despoja- prescindir de un dato básico y funda-
das de su misterio... El burgués sólo mental: la corrupción de la condición
compra y vende, ha perdido el sentido humana. Este principio ha justificado el
del amor y de la gratuidad. Ignora el sistema de la libre concurrencia y todos
valor de la persona y lo que significa la los abusos consiguientes: la lucha de
clases, el uso indiscriminado de las
comunion...
cosas y de las personas y la opresión
El burgués ha perdido el sentido de los débiles. El capitalismo concibe la
de la libertad, para él ser libre es tener propiedad como una posesión perpetua
un capital para poder invertirlo en esta e incontrolada de todos los bienes don-
o aquella operación financiera. Si invier- de el dinero y la ley del más fuerte con-
te es para obtener nuevas y mayores centran y acumulan tesoros de iniqui-
ganancias que de nuevo le provean de dad y ejercen una tiranía inadmisible
capital disponible. La libertad es enten- sobre los desposeídos.
dida como indiferencia, como capital
El sistema capitalista europeo, a
avaramente retenido que sólo arriesga
juicio de Mounier, ha cumplido ya su
para ganar más. «No cree en los hom-
ciclo histórico, ha perdido mucha de su
bres, no cree en las iniciativas... Se
vitalidad, si bien es verdad que la inter-
rodea de seguridades y de aislantes, él,
vención y el expansionismo del capita-
sus bienes, sus hijos, su país... El bur-
lismo americano le ha suministrado oxí-
gués está ordenado a la felicidad.

Cuadernos de Trabajo Social


93 2000, IB: 91-108
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...

geno, pero no ha hecho desaparecer comunidades naturales, dios soberano


las contradicciones que lleva implícito en el corazón de una libertad sin direc-
en sí mismo. De ahí que Mounier lo con- ción ni medida, que desde el primer
ceptúe como una civilización que pre- momento vuelve hacia los otros la des-
tende emancipar la vida social de todo confianza, el cálculo y la reivindicación.
control ético, la glorificación del dinero Tal es el régimen de civilización que
y la exaltación de la economía constitu- agoniza ante nuestros ojos, uno de los
yen un grave desorden histórico que más pobres que haya conocido la his-
contrarían todos los principios sociales toria. ‘<No ignoramos el sentido vivo de
cristianos y constituyen un grave obstá- la libertad y de la dignidad humana que
culo para el florecimiento de la vida anima a ciertas apologías en favor del
espiritual. Mounier, después de haber individualismo más profundamente que
denunciado los desordenes que ha los errores cuyas fórmulas propugnan...
engendrado el capitalismo, analiza tres Y en ello radica su realidad tiránica... El
principios subsidiarios: primacía de la humanismo burgués está basado en el
producción, primacía del dinero y pri- divorcio entre el espíritu y la materia...
macía del beneficio. Lo espiritual cercenado de sus amarras
ya no es más que una pluma al viento
«El individualismo provocado por
vagando sobre este mundo brutal... Al
la cultura del capitalismo es decadente
reducir al hombre a una individualidad
porque aísla a los hombres en la medi-
abstracta, sin vocación, sin responsabi-
da que los envilece En el mundo bur-
lidad, sin resistencia.., a una sociedad
gués no hay ya más que una deidad
sonriente y horriblemente simpática: el anónima de fuerzas impersonales.«6
burgués. Los valores preconizados por
la burguesía son el gusto por el poder Primacía de la producción
fácil ante el cual el dinero disipa todos
los riesgos; el poder que engendra y da El personalismo y la crítica a la
seguridad. El espíritu burgués sustituye sociedad de consumo en tanto que ésta
la ganancia industrial por el beneficio es una sociedad de producción.
esnnní,lMivn In~ ~,nlnro~ rin lo rronti~,¡
‘No se regula la producción a
dad por la comodidad. De este modo, el partir del consumo ni ésta sobre una
espíritu burgués, se erige y se nos pre- ética de las necesidades de la vida
senta como la más exacta antípoda de humana, sino el consumo, y a través
todo valor espiritual. Lo que preconiza de éste la ética de las necesidades y
la burguesía contraria todo orden de la vida sobre una producción
desenfrenada. La economía se con-
humano, de ahí que el personalismo vierte en un sistema cerrado, con su
tome conciencia de este desorden y propio juego, y el hombre ha de supe-
preconice la ruptura con el desorden ditar a éste su modo de ser y sus pro-
establecido» .~
pios principios de vida. A partir de
este momento no existe para él nada
La civilización burguesa da lugar más, sólo hay mercancías, ya no hay
a un hombre abstracto, sin ataduras ni necesidades sino solamente precio. 0

Cuadernos de Trabajo Social


2000, 13:91.108 94
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mouníer...

Es la hostilidad visceral de
Mounier, treinta años antes de la
Mounier al mundo del dinero lo que
revolución de mayo del 68, critica la
explica su crítica de la cultura del espí-
sociedad de consumo desmontando el
ritu burgués. Nuestro pensador, en sin-
sistema en el que ésta reposa por la
tonía con Charles Péguy, nos ha deja-
inversión de valores que implica. «No
do un análisis de la descripción del bur-
es la economía la que está al servicio
gués que se ha vuelto tristemente
del hombre, sino el hombre el que está
célebre.
al servicio de la economía. «e
«El burgués. El hombre que ha
Una economía personalista, en perdido el sentido del Ser, que no se
cambio, tendrá como meta la humani- mueve más que entre las cosas pri-
zación creciente de la producción y vadas de su misterio.., el hombre que
ha perdido el amor cristiano sin
debe centrarse en la satisfacción de las inquietud, descreído, sin pasión,
necesidades elementales. La produc- derriba el universo de las virtudes en
ción ha de convertirse, según Mounier, su loca carrera hacia el infinito, alre-
en una actividad liberadora cuando dedor de un pequeño sistema de
ésta se haya subordinado a los valores tranquilidad psicológica y social: feli-
cidad, salud, sentido común, equili-
y a las exigencias de la persona. El brio, tranquilidad de vida, confort.”’0
liberalismo económico esclaviza y en él
el hombre se contenta con ser un pro- Para el burgués, su única meta
ductor en vez de creador, de este modo consiste en tener. Su meta ya no es el
se aliena en lo que produce. La revolu- amor que ha creado los mundos, es un
ción personalista deberá restaurar el código de tranquilidad social y psicoló-
orden económico al servicio del hom- gica. Sus valores fundamentales son la
bre. tranquilidad, el respeto a todo lo que
asegura el aspecto exterior del orden:
policía y ejército, salud, equilibrio y pla-
Primacía del dinero cer de vivir.

De la primacía de la producción
se deriva la primacía del dinero. <‘No es Primacfa del beneficio
el dinero el que está al servicio de la
economía y del trabajo, son la econo-
La peligrosidad del mundo del
mía y el trabajo los que están al servi-
dinero y del espíritu burgués que lo ani-
cio del dinero.»9.De ahí la primacía del
capital y el reino de la especulación ma estriba en que su dinamismo da
financiera. La primacía del dinero sobre lugar inexorablemente a la degrada-
la economía y el trabajo, tanto en lo ción de la persona. Mediante este pro-
concerniente a las relaciones económi- ceso del que ha nacido el capitalismo,
cas intraempresariales como en el mer- se ha pasado de la primacía del dine-
cado de dinero, acaban reduciendo la ro a la primacía del beneficio, última
persona a un medio más en el proceso escalada y móvil dominante de la vida
productivo. económica.

Cuadernos de Trabajo Social


95 2000, IB: 91-108
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...

El resultado es una sociedad carrera del dinero: la hipocresía en el


que —pese a algunos logros (a
estructurada en jerarquías basadas en menudo surgidos de la violencia),
el dinero: una sociedad en la que se pese a algunas infiltraciones mez-
produce la alienación espiritual de la quinamente preparadas— la ense-
persona. “El beneficio capitalista vive ñanza y las funciones de mando
constituyen en su conjunto un mono-
un doble parasitismo, uno contra natu- polio de casta, donde las sanciones
ra, respecto al dinero, y el otro contra el afectan en grado distinto a los ricos
hombre, respecto al trabajo.”’1 y a los débiles. La soberanía popular,
Así se entiende la denuncia mou- en el marco del capitalismo, no es
más que una fantasmagoría. El esta-
neriana que denosta el beneficio cuan- do político no representa a unos
do afirma que «el mal más pernicioso hombres o partidos sino a una masa
del régimen capitalista y burgués no es de gente ~libre,indiferenciada, que
hacer morir a los hombres, sino el vota de cualquier modo y se coloca
aplastar en la mayoría de ellos, sea por por su propia iniciativa bajo el domi-
nio de los poderes capitalistas», los
la miseria, sea por el ideal pequeño~ cuales, a través de la prensa y el par-
burgués, la posibilidad y hasta el gusto lamento, mantienen el circulo de
incluso de ser personas>’11 esta degradación.»14

Mounier es profundamente demó-


crata, pero la democracia real y perso-
La democracia capitalista nalista que defiende es una realidad
que se debe realizar en el futuro y no la
Mounier no se contenta con una situación actual. La democracia no se
crítica económica del capitalismo sino haré por si sola: no se podrá llevar a
que realiza una crítica política del mis- cabo sin las estructuras económico-
mo, ya que las repercusiones del libe- sociales, es decir, sin una revolución.
ralismo económico han llevado a escla-
vizar la política en aras de la defensa de
los intereses adquiridos. «Este régimen,
del que se ha podido decir que no era
Personalismo
al’ u,., Ulla ~IIOLlJtA~t,IU y. socalismo
de hombres ambiciosos y ricos, roe por
En octubre de 1944, según Henry
un lado la voluntad electoral; de otro,
Baudry Gerard, escribe Mounier:
invade el ejecutivo y provoca una
incompetencia y discontinuidad congé- «En Francia queda un espacio
nitas».13 para un socialismo nuevo, concebido
a la luz de un humanismo total cons-
«La democracia capitalista es truido para hombres nuevos. No tiene
una democracia que da al hombre por qué ir en contra de nadie, sino
libertades que el capitalismo le impi- que ha de fundamentarse en el amor
de usar. ¿La igualdad? se proclama ferviente a la verdad, al hombre y al
la igualdad jurídica y sobre todo, lo futuro. Esprit considera que, aunque
que para ella cuenta, la igualdad de al margen de la política, tiene tam-
oportunidades para todos en la bién la capacidad y el deber de con-

Cuadernos de Trabajo Social


2000,13:91-108 96
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mouníer..

tribuir a crear la atmósfera propicia reformista de talante revolucionario.


para el desarrollo de este laborismo Proudhon ha servido a Mounier, no
francés. En enero de 1945, Esprit sólo de instrumento para una crítica al
vuelve a formular: la necesidad, pare- capitalismo y al socialismo estatalista,
ce haber surgido de todas partes tan- sino también para afirmar la validez de
to en las formaciones heterogéneas
procedentes de la Resistencia como la autogestión a nivel industrial.
en el país en torno a un socialismo Mounier, sensibilizado con el pro-
francés revolucionario y sensible a
todos los valores humanos. “‘< blema de las relaciones entre cristia-
nismo y socialismo, permanece en una
Hay dos fuentes en el socialismo: cierta neutralidad hacia el partido socia-
de un lado un vivo sentimiento de justi- lista que bajo la guía de Guy Mollete, en
cia, una preocupación por la dignidad 1947 atravesaba por una profunda cri-
del hombre; de otro lado, un análisis sis de identidad fruto de una política
científico de la evolución económica con- oportunista que le priva del compromi-
temporánea hecha por Marx en 1850. so ideal que debía caracterizar la
‘<En el siglo pasado, nuestros acción de un partido que busca la con-
padres decían socialismo porque quista del poder y la reconstrucción del
frente a ellos no tenían sino las fuer- socialismo.
zas anárquicas y los intereses priva-
dos del capitalismo liberal. Nosotros No obstante, Mounier se pronun-
hemos llegado a decir personalismo cia favorablemente sobre el talante de
porque el adversario había cambiado
la doctrina de la social-democracia del
de figura: los trusts y los estados
totalitarios; parecía entonces que belga Henri de Man y alude muy res-
podía existir un colectivismo opresivo petuosamente a la actitud del cardenal
al lado de un colectivismo liberador, Sea, que autoriza a determinados cris-
y teníamos que poner el acento en tianos a permanecer como tales en el
esta dignidad del hombre que es una
partido laborista. Son significativas tam-
de las reivindicaciones permanentes
del socialismo... Pero las dos pala- bién determinadas afirmaciones que
bras, las dos exigencias, no se opo- Mounier realiza a lo largo de una entre-
nen, son complementarias,.. —So- vista radiofónica en abril de 1946:
cialismo—.. siempre hemos afirma-
do en Esprit que la revolución debe «La reflexión de los socialistas
ser a la vez personalista y comunita- en el siglo xix y sobre todo el intento
ria, o si se prefiere, personalista y de J. Jaurés de tratar de reconciliar el
socialista, siendo ambos términos socialismo de la era tecnológica con
casi sinónimos en la gran tradición el de Marx y con la tradición idealis-
6 ta y liberal del socialismo de 1789...
francesa.’’
Se puede afirmar también que la
El socialismo reformista de Henri aportación del socialismo francés al
de Man encuentra adeptos en el grupo acervo del socialismo no se puede
de Esprit porque por una parte recha- considerar significativo. Los comunis-
tas se limitaron durante veinte años a
za el materialismo histórico y el socia-
pensar cómo los comunistas rusos y
lismo de Estado, y de otra, por sus con- los socialistas se contentaron con no
notaciones éticas, genera una acción pensar.”17

Cuadernos de Trabajo Social


97 2000, 13: 91-lOA
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier..

Socialización no implica zación social no implica que se


estatalización aprueben todas las medidas pro-
puestas en su nombre (en el del
socialismo). La necesidad de un
La socialización no supone nece- socialismo renovado, a la vez riguro-
sariamente estatalización, afirma reite- so y democrático es cada vez más
radamente Mounier. Se aprecia en esta apremiante. Esta es la intervención
fórmula un claro anti-jacobinismo, y ve que se pide a Europa y hacia la cual
en la descentralización económica y dirige el personalismo su camino
político actual... Este socialismo no lo
política un freno a la tendencia inter- hemos inventado nosotros. Ha nacido
vencionista del Estado. Por eso, el per- del esfuerzo de los hombres y de su
sonalismo de nuestro autor ha recaba- reflexión sobre los desórdenes que
do un equilibrio de los poderes y exigi- les oprimen-Nadie lo realizará sin los
mismos que lo han sacado de su
do que el Estado se subordine a la propio destino... Rajo el ángulo huma-
persona y se ponga al servicio de la no comporta dos exigencias capita-
sociedad pluralista. les. No debe sustituir el imperialismo
‘La abolición de la condición de los intereses privados por la tira-
proletaria; la sustitución de una eco- nía de los poderes colectivos.,’»
nomía anárquica fundada sobre el
lucro por una economía organizada Por una ciudad pluralista
sobre las exigencias integrales de la Nuestro autor, después de exigir
persona... debemos optar por la
socialización sin estatalización de los una ruptura con el desorden establec¡-
sectores de la producción que per- do, es decir, una ruptura radical con el
petúan la alienación económica, el capitalismo, nos ofrece como alternati-
desarrollo de la vida sindical, la reha- va una concepción descentralizada de
bilitación del trabajo, el primado del los poderes del Estado y una articula-
trabajo sobre el capital, la abolición
de las clases creadas por la división ción de los mismos.
del trabajo o la fortuna; el primado de “La ciudad pluralista se consti-
la responsabilidad personal sobre el tuirá sobre una interrelación de pode-
aparato anónimo... El personalismo res autónomos: poder económico,
considera que las estructuras del poder judicial, poder educativo,. Este
capítalismwse interponen hoy en el parceiamienlovertca[deberá articu-
movimiento de liberación del hombre larse horizontalmente según una ins-
y que deben ser destruidas en pro- piración netamente federalista... Con-
vecho de una organización socialista ceder demasiada importancia a los
de la producción y del consumo”’ poderes locales favorecería el parti-
Mounier describe las característi- cularismo de las naciones modernas
y llevaría a las comunidades naciona-
cas del socialismo sin comprometerse a les adultas a un cierto estado social
las exigencias de la partitocracia y pueril... Los poderes locales y regio
expresa las exigencias del socialismo nales deben desarrollarse para des-
compatible con la actuación política del congestionar el Estado. Francia ha
pasado de una fase centralizadora
personalismo. que ha conocido hace más de un
«La opción por el socialismo siglo a un deseo anárquico de los
como dirección general de la organi- poderes espontáneos y ha vuelto a un

Cuadernos de Trabajo Social


2000, 13: 91.108 98
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounuer...

pueblo, pronto desde el pretendido


reforzamiento centralizador. - - Es aho-
estado de paz hasta el imperialismo
ra, tras haber eliminado las realidades
locales de las subestructuras feudales militar y económico y desde el Estado
cuando puede, sin abandonar cierta por el capital. El nacionalismo se sir-
universalidad adquirida, mitigar el ve del patriotismo como el capital se
poder sobre las realidades concretas sirve del sentimiento natural de pro-
de la nación’2» piedad personal, a fin de dar a un sis-
tema de intereses o al egoísmo colec-
La ciudad socialista debe ser un tivo un alimento emocional al mismo
todo perfectamente vertebrado y diná- tiempo que una justificación moral.”2’
mico, en la que cada comunidad se
Uno de los objetivos básicos del
abra a la humanidad entera y en la que
personalismo es la constitución de una
cada uno esté al servicio de las perso-
internacional personalista. El derecho
nas. La nación no debe ser ya, como
internacional se convierte en una forma
piensan los nacionalistas, la culmina-
de protección de la persona contra la
ción y el fin absoluto del organismo
arbitrariedad de los estados mediante
social. La nación debe ser una estruc-
un estatuto internacional de la persona,
tura abierta al resto de las naciones e
incluso a la sociedad internacional. de carácter plural.
<La igualdad espiritual de las
Para nuestro autor, el nacionalis- personas, su derecho natural a reali-
mo es fundamentalmente un individua- zarse en las comunidades de su elec-
lismo a escala nacional: ción, no sólo rebasan exclusivamen-
te las fronteras de las naciones, sino
“El individualismo ha encerra- las fronteras de la raza: el persona-
do a las naciones igual que el indivi- lismo ataca al imperialismo del esta-
duo se ha plegado a sus propios inte- do-nación en su último frente: el
reses y a su propio prestigio... Aún imperialismo colonial.íí~
ayer era habitual que se calificase al
nacionalismo de derechas y se olvida Mounier y Esprit estuvieron a la
que el nacionalismo se constituyó cabeza de la lucha contra la descoloni-
como tal con la revolución francesa.
zación, incluso frente a algunos socia-
El jacobinismo de Moscú nos lo
recuerda oportunamente... El nacio- listas. La superación del individualismo
nalismo de los tiempos modernos es colonial ha de suponer el fin del nacio-
un fenómeno independiente de los nalismo económico mediante la redis-
partidos. Nace de una civilización a la tribución de la riqueza y el socialismo
vez anárquica por sus principios y
abre la vía que debe conducir a una
centralizadora por sus estructuras,
principalmente por las económicas. civilización universal.
La centralización ha dado a la exas-
peración nacional el carácter abs-
tracto y masivo que la separa clara- La democracia real,
mente del patriotismo directo de las antídoto contra la
personas; y sobre todo ha lorjado sus
armas asegurando sobre la nación dictadura del Estado
armada —mediante reclutamiento
forzoso— el dominio del estado y la Una democracia real y responsa-
sumisión de todas las energías de un ble, liberada de la dictadura del Estado,

Cuadernos de Trabajo Social


99 2000, 13: 91-108
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...

tiende a, y pronto culmina en, un


exige que la democracia política se dominio absoluto de la mayoria sobre
dedique a garantizar: la minoría’2»
«La independencia de la infor- La mayoría no reconoce ningún
mación mediante la reorganización
derecho por encima de ella. Queda así
de la prensa, de las agencias intor-
mativas, de la radio, y la honestidad una puerta abierta al fascismo que cual-
del sistema electoral mediante una quier aventurero puede franquear.
representación proporcional inte-
gral... garantizando en los períodos La democracia no se realiza de
electorales, el referendum de iniciati- una vez por todas sino que se constru-
va popular (radicalmente distinto del
ye sin cesar y tendrá que basarse en la
plebiscito, cuya iniciativa pertenece al
Estado) podrá poner término a las descentralización de los poderes eco-
libertades que la voluntad parla- nómicos y políticos, descentralización
mentaria esté tentada de73tomarse que postula un sistema federal pues
con la voluntad electoral.’ sólo él puede garantizar el equilibrio y
La democracia personalista es de la armonia de tales poderes. La ciudad
tipo federal, imitadora del poder central socialista aparece como un todo per-
sin exigir su eliminación. El Estado, ins- fectamente vertebrado y dinámico.
trumento necesario al servicio de la
sociedad y a través de ella y contra ella,
si fuese preciso al servicio de las per- Socialismo humanista
sonas. Bien entendido que nuestros
~mítnroQ ~n’ íeQtnn nnr uín~ r]emnrrnni~
de J. Lacroix
real porque lo importante no son los
La realidad del socialismo es
regímenes formales sino las estructuras
sobradamente conocida por nuestro
político-sociales.
autor, quedando constancia de ello en
“La democracia liberal reposa una amplia serie de publicaciones que
sobre el postulado de la soberanía nos ayudan a comprender la evolución
popular, que se basa a su vez en el
mito de la voluntad del pueblo... Si los de su pensamiento y compromisos.
demócratas se obstinan en defender
Trataremos de condensar su pos-
las libertades republicanas malogra-
das por su complicidad con la abs- tura ante el socialismo basándonos en
tracción capitalista, que no se asom- los artículos y en su libro Socialisme
bren si se despiertan mañana con para establecer unas conclusiones fun-
libertades convertidas en polvo.., que damentales. Partimos de la descripción
lleva en su germen no un tascismo
totalitario, sino una especie de fas- que nuestro autor hace del mismo: el
cismo relativista de igual naturaleza. socialismo es el producto de una evo-
La consecuencia es grave. Al identi- lución histórica basada en unas luchas
ficar democracia con gobierno mayo- pacificas y en un esfuerzo de los traba-
ritario se la confunde con la supre-
jadores por liberarse no solamente de la
macía del número, por ende con la
fuerza. En nuestras democracias miseria sino también de todo tipo de
centralizadas, el gobierno mayoritario mistificación.25

Cuadernos de Trabajo Social


2000, 13: 91-108 loo
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounuer..

Once años después, aludiendo al Marx decía que el proletariado


representa el corazón de la revolución
manifiesto comunista, recoge la denun-
y la filosofía su cabeza. De lo que no
cia marxiana contra diversas formas del
socialismo reaccionario y conservador: cabe ninguna duda, es que sólo la
socialismo crítico-utópico, socialismo acción de los intelectuales y de los pro-
letarios puede llevar al triunfo la revolu-
burgués, socialismo pequeño-burgués y
el socialismo clerical cuyo común deno- ción. Socialistas y capitalistas tienen
como proyecto común la conquista del
minador es la impotencia total para
comprender la marcha de la historia mundo, con la diferencia de que el par-
moderna. Lacroix hace suya la formula- tidario de la derecha es aquél que se
ción de Jaurés cuando afirma. imita a contemplar e incluso a utilizar el
mundo tal como es, en cambio el de
‘Le capitalisme fait le it du izquierdas es aquél que intenta trans-
socialisme. Mais pas dans un sens formarlo y sustituirlo por un entorno
mócaniciste et unilinéaire.. Le capi-
talisme est devenu l’opposition et la humano. Pero el trabajo no pertenece ni
contradiction vivantes dune civilisa- al ámbito de la necesidad ni al ámbito
tion du travail et dune civilisation de de la libertad, lo que nos lleva a discer-
largent. II faut se libérer de la secon- nir los condicionamientos de la libertad.
de pour faire aboutir la premiére’í.2» El dominio del mundo es necesario
Nuestro autor puntualiza que el para el dominio de sí mismo. Los hom-
socialismo como civilización del trabajo bres sólo pueden ser libres cuando son
ha sido analizado por Hegel cuando dueños y poseedores de la naturaleza.
alude a la revancha del esclavo y a los El socialismo ha de ser concebido
condicionamientos de la libertad. La como una organización económica y
revancha del esclavo está constituida, social que permita a cada uno el pleno
en primer lugar, por el sentimiento pro- desarrollo de su personalidad. Las
fundo que mueve a las masas. En pala- intuiciones y análisis de FranQois Re-
bras de Jaurés, el genial descubrimien- rroux, que insisten en una economía al
to de Marx consiste en establecer la servicio de los otros en la ayuda eficaz
conexión de derecho y de hecho entre a los paises subdesarrollados, nos ayu-
la idea socialista y la liberación del pro- dan a describir el socialismo auténtico
letariado. Como consecuencia de ello, como la transformación de la libertad
todo planteamiento socialista que no se formal del liberalismo en libertad real, lo
apoye en el movimiento de la historia es que implica el conocimiento de todos
utópico porque no existe un socialismo los condicionamientos de la libertad y
válido que pueda prescindir de la lucha su dominio. Sólo hay libertad para un
obrera. Pero son múltiples los requisitos hombre liberado27
para que la rebelión se transforme en
revolución. El amo de hoy tiene que En su obra Socialisme, Lacroix
saber que la motivación y el fin que per- afirma que “el gran error del liberalismo
sigue el esclavo no es sólo económico radica en reducir al hombre al homo
sino total. oeconomicus, identificando la actividad

Cuadernos de Trabajo Social


101 2000< 13: 91-108
El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...
Vicente Martínez Sierra

régimen en el que el traba¡ador repre-


humana con el afán de lucro y sus moti-
senta la categoría social dominante. La
vaciones reducidas a la mera rivalidad
democracia del mundo del trabajo ha de
y la intriga, cuando en realidad la activi-
insertarse en el seno de la planificación,
dad humana es más rica y compleja”28
sin la cual el control humano se con-
Nuestro autor apuesta por un
vierte en opresión. Democratización de
socialismo nuevo que encarne el huma- la gestión, democratización de la admi-
nismo eterno en el que tengan cabida
nistración y, por último, democratiza-
las aspiraciones de todos los hombres.
ción de la educación, son objetivos que
Por eso él califica este socialismo de
cobran hoy en dia más actualidad que
socialismo humanista que apunta a la nunca30
integración de todas las clases sociales
y los individuos en Francia. La actitud Concluyamos con la llamada
socialista debe ser revolucionaria si por esperanzada que Lacroix hizo en su día
revolución se entiende integración y uni- a la resistencia francesa y a los católi-
dad. Frente al socialismo internacional, cos:
el socialismo humanista es simultánea- «Etre socialiste, ce nest pas
mente nacionalista y supranacionalista seulement professer telle ou telle
por preconizar y comprometerse con doctrine économique, c’est participer
los valores universalmente humanos29 au mouvement de Ihistoire, cest
exister avec les masses. Combien de
El socialismo, como ya advertía chrétiens sont aujourdhui capables
Dostoyevski en el Gran Inquisidor, de le comprendre? et s<ils compren-
nent, de résoudre le probléme que
persigue establecer la dicha sobre la cela pose?... Le socialisme actuel ne
Tierra llevando a cabo un vasto proyec- peut étre que lincarnation présente
to organizativo que tendría como come- d’un humanisme éternel par lequel
tido la redistribución del bienestar a los Ihumanité intégre peu á peu á elle
hombres. tous les hommes.”3’

Retomando esta orientación, 3.


M. Domenach insiste en que el socia- Socialismo Francés en 1940
lismo tiene un doble cometido:
Como alternativa a la revolución
La voluntad de satisfacer las nacional proclamada por el gobierno
necesidades de la humanidad, y para de Vichy, las mentes más lucidas de la
ello de organizar racionalmente la pro- tercera República francesa preconiza-
ducción. ban una revolución social y nacional a
la vez. Entre 1940 y 1944 los movi-
La aspiración de una sociedad mientos de la resistencia francesa se
justa, armoniosa, en la que la amistad persuaden poco a poco que solamente
sustituiría la guerra y en la que la edu- la reimplantación del socialismo podrá
cación ocuparía el lugar de la tiranía. liberar Francia de la dependencia de
Socialismo no se identifica con Munich y reencontrar la identidad per-
estatalismo ni con tecnocracia. Es un dida.

Cuadernos de Trabajo Social


2000, IB: 9 1-108 102
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mouníer...

Mounier escribió en 1944, En ‘í


El hombre es un ser en perpetuo
Francia queda un espacio para el socia- cambio. El estar vinculado a un país
lismo nuevo concebido a la luz de un permite al hombre comprometerse con
humanismo total, construido para hom- una cultura. Gracias a ello podemos
bres nuevos, que no tiene que ir contra entender por qué el socialismo de ros-
nadie, sino que ha de fundamentarse tro humano es básicamente nacional
en el amor a la verdad. Este nuevo sin caer en el nacionalismo. El hombre
socialismo francés revolucionario debe tiene una misión que cumplir, y para lle-
ser sensible a todos los valores huma- varla a cabo recibe de la nación en la
nos’>.32 que nace la cultura. El socialismo
humanista debe reivindicar y ofrecer
Mauriac y Mounier hablan de
una cultura para todos.~»
socialismo humanista, en cambio la
revista «Combal” utiliza la denomina- La cultura constituye un inmenso
ción «socialismo liberal”; el editor de la esfuerzo de la humanidad por integrar
revista aludida utiliza una particular cru- en su seno a todos los hombres. Esta
deza refiriéndose a este socialismo integración se produce por medio de
cuando afirma que en nombre del amor cada entorno cultural-nacional. Fuera
por la humanidad se cree dispensado de la cultura no se es hombre. Si el
de ponerse al servicio de los hombres socialismo es una reivindicación de
y le tiene miedo a todo y a la revolu- humanidad, también es necesariamen-
ción.33 te una reivindicación de cultura, es
El socialismo verdaderamente decir, una reivindicación nacional. Po-
demos de este modo entender las
humanista apunta a la integración orgá-
razones por las cuales el socialismo
nica de todas las clases sociales y los
individuos en Francia. En este sentido, siempre ha estado sensibilizado con el
la actitud socialista es auténticamente problema de la cultura. Sin embargo, y
por no haberlo analizado a fondo, el
revolucionaria, si por revolución se
socialismo ha adolecido de una contra-
entiende integración, unidad.
dicción interna al proclamarse antina-
El socialismo humanista compati- cional y reivindicar para todos la cultu-
biliza sus exigencias con las del patrio- ra. La reivindicación de la cultura no
tismo. Frente al socialismo internacio- puede ser más que profundamente
nalista, éste es a la vez nacionalista y nacional. Será a esta conclusión a la
supranacionalista por preconizar valo- que tenga que llegar forzosamente un
res universalmente humanos? socialismo que quiera ser la encarna-
Lacroix 0pta por el socialismo ción actual de un humanismo integral.
humanista en el que cada hombre El socialismo de inspiración hu-
desarrolla su sensibilidad social, com- manista frente al socialismo tradicional
patible con una vocación personal que capta el nexo entre cultura y experien-
precisa para ser alcanzada su vincula- cia. Para él, la cultura constituye en
ción a una nación. suma la síntesis de todos los logros del

Cuadernos de Trabajo Social


103 2000, 13: 91-108
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier...

impone un control de organización y el


espíritu humano que deben beneficiar a
liberalismo exige plena libertad, Lacroix
todos. La transformación cultural debe
reconoce en Fourier un ejemplo de un
llevarse a cabo a través de la vida y de
socialista con connotaciones liberales.
la experiencia.»»
La libertad es necesaria para la creati-
La revolución cultural exige una vidad. Ser libre no es oponerse a, sino
revolución total, un cambio de civiliza- participar en. El socialismo liberal es el
ción. Lo quiera o no, el socialismo que permite al hombre participar de su
humanista está abocado a una trans- trabajo, para que el trabajo sea para él
formación radical: para posibilitar la cul- atractivo, es necesario que los hombres
tura a todos, tiene que elaborar toda participen en él como si de algo suyo se
una concepción del hombre. La fe en el tratara. No se puede disfrutar del traba-
hombre no significa nada sin un juicio jo, del mismo modo que no puede haber
sobre el universo y el destino humanos. libertad económica sin existir co-pro-
El socialismo tal vez pudiera contentar- piedad y co-gestión.38
se con ser una técnica económica en
un mundo que hubiera hallado su equi- Ser libre es asumir las propias
librio; en período revolucionario, no pue- responsabilidades. La libertad es difícil
de realizar plenamente, de ahí que en
de abstenerse de elaborar un plantea-
miento sobre el tipo de hombre que hay ocasiones el individuo o los grupos pre-
que crear, so pena de revelarse ineficaz fieran el bienestar a la libertad.
e incluso peligroso. Hablar de socialis- El socialismo liberal asume todos
mo humanista equivale a abarcarlo todo los compromisos que se derivan de la
ya que en el socialismo deseado sólo libertad y proporciona a todos los hom-
puede tener sentido y significado me- bres los medios económicos y cultura-
diante una profundización del problema les que le permitan vivir por si mismos.
del hombre y de la manera en la que ha El problema político de la libertad es
de salir de su aislamiento actual para básicamente un problema espiritual,
asumir al otro. ninguna libertad podrá mantenerse si
nn c.cf¿ ;n>,¡crornrio nrc.68io monto on nl
Frente al liberalismo Lacrnix nun-ET1 w271 228 m288 2281-’”-’
lSBT -

tualiza: corazón del hombre3»

‘El gran error del liberalismo El hombre mantiene las institucio-


radica en reducir al hombre al horno nes y éstas sostienen al hombre. Es el
oeconornicus, identificando la activi- método para compatibilizar y coordinar
dad humana con el afán de lucro y
las libertades espirituales y políticas en
sus pasiones fundamentales redu-
ciéndolas al gusto por la rivalidad y la un régimen de economía parcialmente
intriga, cuando éste es una realidad dirigida, o con otras palabras, una eco-
37
más rica y compleja” nomía social de mercado. Las liberta-
Parece que la denominación des de la ciudadanía no pueden ser
“socialismo liberal” es una contradic- protegidas más que en pugna contra
ción, en la medida que el socialismo todo estatalismo.

Cuadernos de Trabajo Social


2000, IB: 91-108 104
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mouníer...

lismo, ese federalismo que proponía


La libertad de la persona es el
resultado de su inserción en varios gru- SaintSimon y que hoy se impone.
pos y de un justo equilibrio entre influ-
jos combinados... El peligro para la
libertad personal no procede de la exis- Socialismo versus
tencia de grupos múltiples y fuertes, cristianismo
sino del predominio de uno de ellos; no
es el grupo fuerte el que se ha de temer El socialismo es asunto de sus
sino el grupo único... La persona es tan- protagonistas: los trabajadores. El
to más libre cuanto que está socializa- socialismo ha surgido de la acción man-
da, en la medida en que participa al comunada de los movimientos popula-
mismo tiempo de varios grupos... La res y democráticos, pero seria paradó-
persona no puede realizarse sin un plu- jico plantear el problema de un nuevo
ralismo jurídico-social.40 socialismo si se omite la existencia del
Es importante recordar las intui- movimiento popular cuya expresión es
ciones dei. Lacroix en 1944. el marxismo. No puede darse una iden-
tificación entre marxistas y católicos
“El problema que actualmente
porque el socialismo es producto de
se plantea en Francia y que su pro-
pia revolución ha de resolver, se halla una evolución histórica, de una serie de
evidentemente en las relaciones de lo luchas sangrientas, de un esfuerzo de
nacional y de lo social. El error del los trabajadores por liberarse de toda
socialismo francés ha consistido en miseria y de toda mistificación. Para los
querer resolver el problema sin tener
suficientemente en cuenta el fenó- católicos doctrinarios, socialismo y cris-
meno nacional; el peligro de determi- tianismo implicaría una adhesión de
nadas formas de socialismo contem- algo que ha sido creado prescindiendo
poráneo reside en el hecho de haber de ellos y prácticamente la mayoría de
querido integrar al proletariado en la
las veces contra ellos.42
nación gracias a un empuje naciona-
lista, de naturaleza imperialista y gue- Es cierto que el socialismo ha
rrera. Nuestra concepción del nacio-
nalismo consiste en nacionalizar lo tendido más bien a desarrollarse histó-
social y socializar lo nacional pero ricamente fuera de la Iglesia y a menu-
evitando la caricatura nacional-socia- do en contra de ella y que el marxismo
lista. Es necesario promover la inte- se ha convertido en la filosofía inma-
gración del pueblo francés en nente del proletariado. Los cristianos a
Francia... la maese fran9aise dane
lEurepe et dane le monde”.” quienes no convence esta situación tie-
nen que reprochárselo así mismos. En
Un humanismo socialista tiene todo caso, esta es la situación que de
como misión en la actualidad llevar hecho existe. Ante este antagonismo,
a cabo la asociación tanto en el exte- ¿qué actitud se debe adoptar? Para los
rior como en el interior, siendo precisa- cristianos, y especialmente los católi-
mente el asociacionismo exterior lo que cos, la opción es trágica: o no respon-
se conoce con el nombre de federa- sabilizarse con el mundo obrero para

Cuadernos de Trabajo Social


105 2000. 13: 91108
Vicente Martínez Sierra El socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier.<

distanciarse de los marxistas y así las condiciones actuales, el cristianismo


renunciar a toda acción sobre el movi- no puede renunciar a la esperanza de
miento social, o aliarse con los comu- hacer que el socialismo supere sus pos-
nistas para actuar con ellos y el mundo tulados marxistas y reencuentre un
obrero, actitud no exenta de riesgos. humanismo integral.
¿De dónde proceden tales riesgos? Se
derivan del hecho de que en definitiva Los marxistas aportan la expe-
el marxismo se centra en la transfor- riencia de una técnica y los cristianos la
mación de la naturaleza física y social: experiencia de una espiritualidad...
para éste, la política, o, si se prefiere, el Somos conscientes de que debido a
advenimiento de la “Ciudad Socialista”, determinadas circunstancias, el ateís-
lo constituye todo para el hombre. Para mo e incluso la lucha contra Dios, ha
el cristiano la actitud es inversa. Si Dios podido ser para gran número de traba-
existe, la transformación del mundo y la jadores condición necesaria para su
sociedad no representa la única meta: liberación. En el peor de los casos serí-
el pensamiento no es solamente obre- amos más partidarios de un humanis-
ro y militante, sino contemplativo. La mo manifiestamente ateo como el de
trascendencia penetra como una espa- Marx o el de Proudhon, que de un suce-
da en el espíritu humano, lo corta en dáneo del sentimiento religioso tal
dos partes, creando en él algo así como como lo utilizaba el nazismo. Nos reser-
una escisión y una fisura, que le obliga vamos el derecho a oponer al ateísmo y
a buscar siempre una unidad más ele- al antiteismo frontales una experiencia
vada y a no fijarse como objeto de satis- humanista integral, como alternativa a
facción nada relacionado con lo pura- una experiencia socialista limitada.
mente inmanente. El cristiano no puede Diremos con Henri de Lubac que la
prescindir de lo que constituye el hom- causa de Dios y la causa del hombre
bre integral: como mínimo, en el campo están en la sociedad íntimamente liga-
político y social, su acción no puede das. No se trata de infundir al nuevo
sino inspirarse en un «humanismo socialismo una cierta filantropía pa-
abierto”, esto es, un humanismo inte- ternalista. Se trata de ponerlos medios
gral. Nunca iremos proclamando como para que todos los hombres accedan
Pierre Hervé: primero hay que actuar, a una experiencia integralmente hu-
ya que una acción que ignore estas difi- mana.43
cultades acabaría desembocando en
Es a la transformación del mundo
un callejón sin salida. Diremos más
económico y social, a la construcción
bien: hay que conocer en primer lugar
de un socialismo íntegramente huma-
las diferencias fundamentales, recono-
nista, a la que son invitados todos los
cerlas y, a pesar de todo, actuar juntos
hombres de buena voluntad, los que tie-
respetando en el cristianismo aquello a
nen el sentido histórico de las transfor-
lo que no podría renunciar sin renunciar
maciones necesarias.
a la vez a su propio ser Aun aceptando

Cuadernos de Trabajo
2000 13: QJ-fQQ ~ Social 106
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounuer..

saienf icur parfeul. cesí léconomisfe FranQois


Notas Perroux qui lance son maniteste peur la
1. MOlx, candide.: Pensamiento de Emmanuel Républigue du Travail. cesí le directeur
Mounier. Ed. Estela. Trad, Ana Ramón de dEspril, Emmanuel Mounier, en octobre 1944:
Izquierdo. Barcelona 1964, pág. 61. “La place est libre en France peur un socia-
2. MouNIER, E.: TI, Revolución Personalista y lisme neul, pensé á la lumiére dun humanis-
comunilaria. Ed. Síguemo. Salamanca 1992, me total, construil par des hommes neufs. II
pág. 213y 512. Recogemos sintéticamente los nesí besoin de lélever centre personne, mais
aspectos más signiticativos. seulement dans l<amour tervent de la várité, de
3. Ibid.: TI, R.Pc, oc,, pág. 431 y 432. lhomme et de ‘avenir. Ssprit a le sentiment
4. Ibid.: TI, R.Pc. c.c., pág. 432. 433. que. tout en se situant au delá du politigue,
5. Ibid.: TI. Manifiesto al servicio del personalis- peul aussi el dcit contribuer á susciter Ial-
mo. Ed. Sigueme. Salan-janca 4992, pág. 592- mosphére favorable á l’essor de ce travaillisme
93. fran9ais”. Ef, dans son numéro de janvier
6. Ibid.:TI, M.5.P. c.c., pág. 591, 592, 594 y 598. 1945, Esprit revenail Sur la guestion seus le
7. Ibid.: TI, R.P.c. c.c., pág. 308. titre: La Querelle du travaillisme. “Le besoin a
8. Ibid.: TI, R.P.C. c.c., pág. 308. semblé laillir de toutes paris. dans les forma-
9. Ibid.: TI, R.P.C. c.c., pág. 308. tions hétérogénes asues de la résistance,
10. MouNIER, E.: Manifiesto alse,vicio del per- aussi bien que dans le pays. dun socialisme
sonalismo, c.c., pág. 593 frangais révolutionnaire et respectueux de bu-
11. lbid.:TI, M.5.R oc., pág. 692. tes les valeurs humaines’.
12. Ibid.: TI, M.5.P oc., pág. 628. 33. Ibid.: oc., pág. 10
13. Ibid.: TI, M.5.P c.c., pág. 727. “Parlaní du socialisme ofticiel et puremení
14. MouNIER, E,: TI, R.P.C., c.c., pág. 335. parlementaire, léditorialiste de Combat étaif
15. GERARO, Henry Baudry.: Socialismeethuma- parficuliéremení sévére: “II y a une certaine
n,sme. cahiersteilhardiens, n.’ 5, Lille, France, forme de celle doctrine que neus détestons
1978, pág. 79. peutétre plus encore que les politiques de la
16. GERARD, Henry Baudry.: c.c., pág. 79. tyrannie. c’est cel-le gui se repose dans op.
17, GROFF, Jacgues Le.: Espril. nP 14, Feb.1978, fimisme, gui sauforise de lameur de Ihuma-
pág. 159. nité peur se dispenser de servirles hommes,
18. MouNIER, Ellíl, ¿Qué es el personalismo? du progrés inévitable peur esguiver les gues-
Ed. Sígueme. Salamanca 1990, pág. 265. tions de salaires et de la paix universelle pcur
19. Ibid.: 1111, c.c., pág. 265. évifer les sacrifices nécessaires. ce socialis-
20. MouNIER. E.: TI, M.5.P. c.c., pág. 731. melá est fait surtout du sacrifice des autres, II
21. Ibid.: TI., M.5.P c.c., pág. 733. najamaisengagéceluiguile professaif. En un
22. Ibid.: TI., M.5.P oc., pág. 738. mot ce socialisme a peur de tcut et de la révo-
23. Ibid.: TI., M.5.P. c.c., pág. 732. lution”. Indiguaní la raison de celte opposition
24. IbId.: TI., M.5.P c.c., pág. 726. au socialisme traditionnel”,
25. LAcRoIx, J.: Les catholiques et la Polilique. 34. Ibid.: c.c., pág. 64.
Cfn Esprit, Juin 1945, pág. 76. 35. Ibid.: c.c., pág. 65.
26. LAcRoIx, .J.: Un défí total, cí r. Esprit n.’ 238, ‘dyest que l’hcmme est essentiellement un
Mal 1956, pág. 835. étre vcué: une personne, c’est un étre gui a
27. Ibid.: c.c., sintetizamos las pág. 836 a 838. une vecation. Or, peur réaliser Sa vocation
28. LAcRoIx, J. Socialisme. Ed. Livre Fran9ais, humaine, 1 faut recevoir de la nation dans
Paris 1945, pág. 74. laguelle en est né la culture gui veus y intágre:
29. IbId.: c.c., pág. 10y 64. la nalion esí ainsi, comme neus le disions.
30. DoMENAcH, J.M.: La théorie el les hommes. conditien de vocation... Sa fonclion propre est
cf r. Esprit. n.< 238, Mal 1956, pág. 839 y 840. de fransmeltre la culture á tous ceux gui nais-
SI. LAcRoIx, J.: Les catholigues ella Politique. sent dans son sein. La nation saisit l’homme
cír. Esprit, c.c., pág. 76 y 78. comme un individu el lui feurnil, en méme
32. LAcRoIx, J.: Socialisme?. Ed. Livro Fran~ais, temps d’ailleurs guelle la lui impose, ía possi-
Paris 1945, pág 7. bilité de son développement culturel... Létiage
«Aussi nestil pas étonnant guau lendemain de son dévelcp—pement esí margué par son
de la libáration, anide du Figaro: Chrétiens el niveau de culture. Or, la culture, neus la rece-
Socialistes, oú Mauriac aftirmait Sa ‘.fci socia- vcns et précisément de la nation, gui peut ain-
liste”, alt cristallisé des tendances gui se fai- si se définir comme un milieu culturel. Le

Cuadernos de Trabajo Social


107 2000, IB: 91-108
Vicente Martínez Sierra El Socialismo ético personalista de Emmanuel Mounier..

socialisme, sil veul élre humaniste, doit donc devaní les sacritices néces-saires á la lerma-
étre en premier lieu une revendication de cul- tion dune jeunesse oú Ion ne treuvera pas
ture pour tous”. demain des membres ou des adhérents. mais
36. Ibid.: oc,, pág. 70. des ciloyens. Le probléme politique de la liber-
“Aussi le socialisme dinspiration humanisle té est dabord un probléme spiriluel ou. si Ion
comprendil rnieux que le socialisme tradition- préfére, pédagogique: nulle liberté ne se main-
nel la llaison nécessaire entre la révolulion des tiendra gui ne sera premiéremení inviscérée
structures économiques et la tormation des dans le coeur de lhomme”.
militants ouvriers. c-est en somme le joiní 40. Ibid.: oc., págs. 82-83.
entre la culture et lexpérience que doit réati- 41. Ibid.: oc., 85.
ser la nouvelle pédagogie ouvriére, ce joint 42. Ibid.: oc., 88.
déjá obtenu. guoique diftéremmenl, en Russie «Neus avons souvent dit ici que le secialisme
et en Amérigue el guon devrail buí de méme est dabord et avaní tout l’aftaire des premiers
peuvoir oblenir aussi dans le pays de intéressés. cestá-dire des lravailleurs. Neus
Proudhon. avons dil aussi quaujourdhui se pose da-
La culture. cesí en somme la synthése de bu- bord la question des liberlés démocratigues
tes les acquisitions de lesprit humain á notre et que le socialisme ne saurail sortir que de
protit personnel, la transformation par lespril tachen organisée des mouvements popu-lai-
de lévénemení en expérience. Elle résulte res et démocratiques. II neus parait parado-
essenliellemenl, disait le P. Deles. dune con- xal de poser le probléme dun socialisme
naissance. dune expérience ou dune oeuvre nouveau, sans faire état de lexistence dun
gui «donnení du jugement. Bu geOl, gui est mouvemenl populaire determiné. dení le mar-
la caractéristique de lhomme cultivé, Kant xisme est lexpression approximative. Le mar-
disail profondément guil est la discipline du x¡sme nesí pas seulement une théorie philo-
gónie... Pas de culture donc sans référence á sophique; it est á nos yeux ce meuvemení
une méthaphysigue et sans une commune méme, II ne saurait donc y avoir égalité sur un
sagesse: lhomme esí cultivé quand it sail se méme plan entre marsistes et catholiques, au
rattacher á lordre total du réel’. moins en ce domaine. Le socialisme esí le
37. Ibid.: oc., pág. 74. produit dune évolulion histerigue, dune sui-
38. Ibid.: oc., pág. 75. te de lutíes pacifiques ou sanglanles, dun
39. Ibid.: oc., pág. 81. eftort des travailleurs peur se libérer non pas
un socialisme libéral, gui veut la liberté, en seulement de la misére, mais aussi de la mys-
accepte dans leus les domaines les lourdes titicatien.. En conséquence, pour les catholi-
charges el lorganisatien quil próne na dau- ques de doctrine, it sagil auieurdhui dun
tre but que de donner á tous les hommes les ralliement á quelque chose gui s’est créé
moyens économiques el culturels de se pren- sans eux et la pluparí du lemps centre eux. It
dre en charge. Avoir le sens de la liberté el de me plairail dentendre quelquesuns le dire:
ses exigences. cest savoir que peur la main- ceta éviterail quelques contusions el dispen-
tenir it taut des hommes. c’est pourquoi neus serait de rappeler quelques vérités premiéres
disions que le premier moyen est tout dédu- désagréables”
cation. un socialisme libéral ne reculera pas 43. Ibid.: oc., 95.

Cuadernos de Trabajo Social


2000,13: 91-lOA 108