Está en la página 1de 5

CONCEPTO DE BELLEZA EN EL MUNDO ANTIGUO Y

SU RECEPCIÓN EN OCCIDCENTE.

María Cristina, Nates Huertas

Apreciación al Arte

Jose Carlos Rodrigo Herrera

Universidad Santiago de Cali

15/02/2018

Medicina
INTRODUCCIÓN

El concepto de belleza en el mundo antiguo y su recepción en


Occidente es un texto que aborda los conceptos de belleza desde el
enfoque conceptual en las diferentes culturas, y los diversos
personajes al igual que los diversos lenguajes.

Establece estudio de los diversos enfoques a fin de identificar las


diferencias que se dan entre ellos, destacando la necesidad de
establecer parámetros para el entendimiento completo.

En el texto a pesar de la intención de unificación de conceptos sobre la


belleza, pero al finalizar el análisis no se logra el objetivo de la
identificación de la belleza en los cuadros presentados.
CONCEPTO DE BELLEZA EN EL MUNDO ANTIGUO Y SU
RECEPCIÓN EN OCCIDENTE

El concepto de belleza está basado en ideas de la antigua


Grecia, desde el Renacimiento, considerando las obras de arte y
poesía tanto griegas como romanas que se han considerado
siempre como los prototipos de la estética (Konstan, 2012).

O analizado de otra manera, como lo hace (Ruíz Noelia, 2017).

El concepto de belleza está ligado muy estrechamente a las


culturas antiguas como la egipcia y la romana identificando en
ese adjetivo lo placentero aunque a lo largo del tiempo haya
sufrido modificaciones sustanciales hasta llegar a considerar la
belleza como confluencia entre armonía serenidad y bondad

Como se puede ver, Identificar el verdadero sentido del concepto de lo


bello es quizás un reto, debido a que es muy subjetivo, esto por una
parte, por otra es importante cualificar a qué objetos se podría aplicar
este concepto, lo cual exige establecer códigos y parámetros de
medida.

El concepto de belleza es tan complejo y cambiante, que exige de


parte de quienes lo manejamos, establecer acuerdos en el momento y
tiempo preciso para poderlo entender en el mismo sentido. Por
ejemplo cuando el texto pregunta al presentar las dos imágenes, la
diosa romana y la imagen de la actriz, podríamos asegurar que las dos
son bellas, pero hay que entender que cada una de ellas ofrece sus
propios atributos. La primera se debe ver como una obra de arte,
mientras que la segunda carece de estos atributos y por lo tanto debe
ser mirada como algo natural, es decir en este caso se debe admirar la
belleza natural.

Igualmente este concepto decía, ha sido cambiante con el tiempo


puesto que lo que en algún momento se consideró como bello, o como
característico de la belleza y que fomentaba este estereotipo por
ejemplo abdomen aplanado, buena altura, cintura pequeña, silueta
marcada etc, cambian luego con gran aceptación e inclusión de la
mujer al deporte a la belleza físico atlética. Hoy por hoy, la mujer
siente necesidad de resaltar su belleza acudiendo a los vestidos que le
permiten resaltar su figura, pinturas que se pueden añadir a ojos, uñas
pómulos para convertirla en una obra de arte, esto en el menor de los
casos porque en casos más extremos abría que acudir a cirugías y
cambios extremos para lograr acceder al concepto básico del término
belleza que podría estar acompañado de sensualidad y que se torna
exigente en el caso de las clases adineradas.

Es por eso necesaria la exigencia de sentar parámetros sobre dicho


concepto a fin de entendernos y hablar todos en el mismo sentido, de
otra forma habría tanta divergencia que nos impediría entendernos.

La ambigüedad de conceptos en torno al término bello, nos enfrenta a


discrepancias entre ellos porque no está claro el fundamento base,
que logre hacer descripción de las dos representaciones.
Conclusión

Nada del estudio realizado nos permite dilucidar cuál de las dos
imágenes merece el calificativo de belleza