Está en la página 1de 2

Para empezar, leeré un diálogo entre un hermano y una hermana:

- Hermana: ¿Nada más que decir?


- Hermano: Una cosa, señor juez
- Hermana: ¡Vamos, entonces!
- Hermano: Muchas gracias, muchas gracias ... ¿está bien?
- Hermana: intenta ser más convincente.
- Hermano: lo intentaré.
- Hermana: No cubras tu cara con tus manos.
- Hermano: Está bien ...
- Hermana: ¡Vamos, entonces!
- Hermano: Gracias, muchas gracias, Señor ...
- Hermana: ¿Qué decir aún?
- Hermano: Es que estoy bastante confundido, señor ... pero intentaré ser claro ...
- Hermana: te recomiendo que te destaques, no puedo quedarme aquí todo el día ... -
Hermano: Ciertamente señor, por supuesto ... ¿Por dónde debería empezar?
- Hermana: ¡debes contar lo que te pasó!
- Hermano: Pero no sé por dónde empezar ...
Hermana: Simplemente diga los hechos.
- Hermano: Es que no pasó nada, no pasó nada, tú también lo sabes eso ...
- Hermana: dile la verdad, dile dónde estabas, quién eres, qué haces ...
- Hermano: nunca lo lograré ...
- Hermana: haz un esfuerzo, intenta ...
- Hermano: no ¡Nunca lo haré!
- Hermana: busca cualquier comienzo, cuéntales sobre tu infancia ...
- Hermano: no recuerdo ...
- Hermana: cuéntale sobre lo que querías hacer ... sobre tu familia, sobre
melocotón como un niño que habías plantado con tu abuela ...
- Hermano: ¡No recuerdo lo que te conte!
- Hermana: Te arrancaron, no puedes olvidarlo.
- Hermano: no recuerdo, te digo ...
- Hermana: e incluso arrojaron tu choza, y se escondieron o tal vez han tirado nuestra
colección de palos de colores y nuestros mármoles; ¿te acuerdas?
- Hermano: ¡No!
- Hermana: Pero los recuerdo muy bien.
- Hermano: no los recuerdo.
- Hermana: Y el ático, ¿lo tienes en mente? Todos esos baúles, esos zapatos viejos,
fotografías, sombreros de la abuela; y abuela?
- Hermano: (poniéndose las manos en el pelo) Lo siento ...
- Hermana: Cuando él preparó la albondiga y puso el huevo duro sobre ella y luego cuando
Hermana: Al juez tendrá que decirle algo ...
Hermano: le diré que lo he olvidado todo ...
Hermana: Solo dígale algo ...
Hermano: Señor Juez
Hermana: Dígame
Hermano Ya no recuerdo nada ...
Hermana: ¿Qué recuerdas?
- Hermano: A medida que mi abuela había plantado un árbol de durazno, pastel de carne,
ático, mi país, mi escuela, biciclettina roja que me dio para la Navidad, la colección de palos de
mis grapas tirando, el tiempo que Me escapé de casa y fui a esconderme en el sótano, el pelo
de una niña que vivía frente a mi jardín ...
Este diálogo es parte de un texto que Daniel escribió en 1988, titulado "ll Pesco".
Nunca ha sido publicado o representado en un escenario. Se puede decir que hoy es la primera
vez que se lee este texto en público.
Encontré esta historia mientras ordenaba en el archivo de la Compagnia Finzi Pasca. Era el
momento en que el Teatro Sunil e Inlevitas se convertían en Compagnia Finzi Pasca. Mi trabajo
consistía en hacer algo de 'orden de la creación en los documentos de diferentes espectáculos
que Daniel había escrito entre 1986 y 2011. Cada caja tenía una memoria, una sorpresa y
también una prueba de que todo el camino creativo él podía ver desde el principio.
El primer texto de Viaggio al Confine; la versión de Ícaro escrita en Roma, tan diferente del
espectáculo que nos impresionó; los planes del estadio de Turín para los Juegos Olímpicos; la
carta al Cirque du Soleil donde Daniele propone dibujar la escenografía de la Procesión a partir
de la Catedral de Chartres. Incluso el diseño, los dibujos a la luz de todos los espectáculos
estaban en esas cajas.

Intereses relacionados