Está en la página 1de 1

Pontificia Universidad Javeriana

Odontología
Epistemología de la Ciencia
Natalia Bernal Ortiz
Mayo 25 de 2010

Aceptación de un nuevo paradigma

Desde la antigüedad, la Biblia se ha convertido en un elemento sagrado


para la cultura y la sociedad, sus libros han sido interpretados de muchas
formas dependiendo de la época; en el caso del Génesis se creía que aquello
que estaba allí escrito era en realidad el derecho de las cosas y la verdad del
origen de la humanidad. Charles Darwin, con la teoría sobre el origen de las
especies rompí el canon que había estado establecido desde mucho tiempo
atrás. Sabía que al publicar su teoría iba a causar desazón entre la élite
religiosa y victoriana, ya que la idea de que el hombre podría ser un
descendiente evolucionado del simio no cabía dentro de la idea de creación
que se entendía y esto causaba un choque ideológico con sus convicciones
religiosas.

En esta época de fe y a raíz de la publicación del libro, la duda acerca de la


creación aumentó, lo que ocasionó una batalla entre la ciencia y la religión,
pues se eliminó la posibilidad de la creación hecha por Dios. Pero para Darwin
no resultó fácil mantener en pie sus pensamientos ante esta nueva teoría,
pues, fue su familia era profundamente religiosa y él era creyente desde el
inicio de su vida y no quería entrar en discusiones con ellos. Una de las cosas
que más le atormentaba a Darwin era que lo acusaran de "blasfemo" y de
"revolucionario" pues era común en la época, y por eso evitó al máximo dejar
constancia en sus escritos de la irrelevancia de Dios en el proceso evolutivo, no
pretendió reemplazar la creación divina con la selección natural, pero si con
algunas proceso evolutivos.

La interacción entre la población y su entorno y la variación aleatoria de las


características son la esencia principal de la selección natural que planteó
Darwin. Implica la supervivencia y la reproducción de las especies que han
heredado una modificación que va a generarles una ventaja sobre las demás
especies que no tienen dichas modificaciones para hacer frente al medio
ambiente. Los individuos mejor adaptados son los que van a sobrevivir y se van
a reproducir con mayor facilidad. Este proceso requiere de un largo período de
adaptación de aquellas características repartidas a lo largo de toda la población
y el carácter de los cambios de las mismas. Se cree fundamentalmente que la
variación individual en la que trabaja la selección natural es al azar, es decir,
no hay fuerza que obligue a cualquiera de las especies a avanzar en la
jerarquía de la complejidad, no existe una escala de la evolución a la que todas
las especies deban ascender. Evolución, entonces, es un proceso abierto de
composición donde no hay una meta única.